Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La independencia del Perú y el fantasma de la revolución

 | 
Gustavo Montoya

Presentación

Heraclio Bonilla

Texte intégral

1LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ Y EL FANTASMA DE LA REVOLUCIÓN es un importante texto escrito por un historiador de las nuevas generaciones y que ha sido planteado desde la vía opuesta a las modas historiograficas en curso. El tema, por cierto, no es nuevo y es parte de la obsesión constada por Pierre Chaunu en la década de 1960, cuando se preguntaba sobre el por qué del abultamiento de libros y artículos sobre un asunto que la misma historiografía calificaba como algo desprovisto de significación. Lo que sí son nuevas son la coyuntura elegida para el análisis y las preguntas que el autor abre o que el lector atento puede formularse a partir de su texto.

2El período elegido es la coyuntura que va desde la declaración de la independencia del Perú, aquel lejano 28 de julio de 1821, y el inicio de la dictadura de Bolívar en setiembre de 1823. Coyuntura brevísima, para el gusto de historiadores que prefieren centurias y milenios, pero que condensa el pasado colonial y que anuncia los avatares del presente. En efecto, esos fueron los años en que llegaron los ejércitos liderados tanto por San Martín como por Bolívar, en circunstancias que el ejército español se encontraba todavía en Lima. También fue ése el período de ascenso y caída del Protectorado, bajo la clara dirección del argentino Bernardo Monteagudo como ministro de Estado y de Relaciones Exteriores. Luego, la instalación del primer Congreso Constituyente el 20 de setiembre de 1822, así como el primer golpe de Estado realizado por Riva Agüero el 28 de febrero de 1823 y la disolución de ese congreso cinco meses más tarde, con su consiguiente fraccionamiento y las traiciones sucesivas de Riva Agüero y Torre Tagle, quien declaraba que prefería morir como más español que el propio Fernando VII. Cierra este ciclo el inicio de la dictadura de Bolívar en setiembre de 1823, bajo cuyo liderazgo se emprendieron las decisivas batallas de Junín y de Ayacucho, así como la liberación del Alto Perú.

3Hasta ahora el abigarramiento de estos hechos no había sido tratado sino bajo la forma de crónicas muy puntuales, porque el tratamiento del proceso de la independencia en el Perú giró en torno a los temas clásicos si los “peruanos” de esos tiempos quisieron o no separarse de la madre patria y, de manera más reciente, el papel de los sectores populares en el desenlace de ese proceso. En términos cronológicos, por otra parte, estas indagaciones terminaban con el análisis de la derrota de Túpac Amaru II, y sólo excepcionalmente incluían las revueltas de Huánuco y del Cusco, en 1812 y en 1814. Después de esta fecha, los fulgores de Junín y Ayacucho terminaban nublando la mente de estos nuevos cronistas. Era muy claro que una agenda de este tipo, por mucho que inflamase los corazones de sus historiadores, no era apropiada para un avance real en el conocimiento de la crisis del sistema colonial, tanto por sus limitaciones temáticas como cronológicas. Es aquí donde radica la importancia y el interés de los cuatro trabajos reunidos en este libro inaugural de Gustavo Montoya.

4El tratamiento de esa coyuntura extremadamente fluida le permite reconocer el papel central que ésta tuvo en la configuración del naciente Estado republicano, por lo mismo, se trata de una suerte de aceleración de la historia que si bien emerge de todas las premisas propuestas por la gran rebelión de 1780 y de la gran crisis que atravesara la Metrópoli española a raíz del descoyuntamiento de Fernando VII, termina sin embargo encerrando en sí misma las claves para entender el sentido del proceso posterior que 1821 inaugura. Un elemento nodal de ese proceso fue la actuación ambivalente de Bernardo Monteagudo y sus “cuerpos cívicos”, es decir las milicias urbanas y de negros pero bajo el encuadramiento de la clase propietaria, que constituyera en ese año clave de 1821-1822 como el principal alter ego de San Martín. El análisis de su acción y de su pensamiento que nos propone Montoya me parece ejemplar: un cesarismo aparentemente democrático, nacido, al igual que en el caso de Bolívar, de la simple constatación de la ingobernabilidad de su población, pero cuya instalación, por paradójico que parezca, requería de la combinación de una movilización controlada de la plebe en el marco de una coartada de terror contra la clase propietaria y, en particular, contra los españoles. Que no se trataba de una estrategia ni nueva ni última, los anales de la historia del Perú se han encargado ampliamente de demostrarlo. Fue ese terror también el que explica las acciones controladas de los ejércitos realistas y de los patriotas, cuyos ideales de combate y el sentido de sus acciones estuvieron en la práctica supeditados al temor de no alentar la acción independiente de estos grupos populares, como el no dejar desprotegido los intereses de la clase propietaria. Es decir, exactamente aquello mismo que inspiró el ruego bochornoso del alcalde Rufino Torrico para que las tropas chilenas de ocupación no demorasen la ocupación de Lima en el marco de la guerra contra Chile en 1879.

5Me parece no menos significativo la insistencia del autor en enlazar lo ocurrido en esta coyuntura con las vicisitudes de la historia política de la metrópoli, desde el retorno de Fernando VII al trono, la abrogación de la constitución liberal en 1814 y su restablecimiento en 1820 bajo la imposición de las armas del coronel Riego. Y en ese sentido preciso, la comprensión de la ruptura frente a España supone el reconocimiento del carácter determinante de las fuerzas externas, expresada en la presencia de las tropas “extranjeras” en el territorio peruano y en el significado profundo de la crisis de la Metrópoli abierta por la invasión de las tropas de Bonaparte a la península. No se trata, en este caso, de practicar un “dependentismo” de un nuevo tipo, sino el simple reconocimiento de lo obvio. Como también, el señalamiento de que esa clase propietaria, cuyas bases materiales insiste el autor habrían sido destruidas en el curso de estos acontecimientos, era lejos de ser una clase homogénea. Los comerciantes, por ejemplo, más proclives a la defensa del estatus colonial, estaban opuestos a una clase terrateniente más inclinada al compromiso ofrecido por el ejército libertador. Con todo, la afirmación de Montoya que “con la Independencia se liquidó a la clase propietaria” (p. 46) y que “las elites coloniales fueron efectivamente las grandes derrotadas”, debiera ser tomada con beneficio de inventario. Su comprobación, en efecto, supone un cuidadoso escrutinio de los costos y beneficios de la independencia para esta colonia, así como la comparación exhaustiva de la estructura de la propiedad antes y después de 1821. Las anécdotas que a este respecto se recitan de cuando en cuando son claramente inconvincentes.

6Las banderas del Rey y de la independencia fueron asumidas por vastos sectores populares. Por la fuerza y por el engaño, cuando eran reclutadas en las filas de ambos ejércitos en contienda. o de manera más autónoma y a favor del Rey como en el caso de Pasto (Colombia) o Iquicha (Ayacucho), o a favor de la causa patriota como en las guerrillas estudiadas de manera pionera por Raúl Rivera Serna y Gustavo Vergara. Pero esas investigaciones primigenias contienen un claro sesgo reinvidicatorio que impide utilizar sus resultados para una mejor comprensión de la crisis colonial. Y en ese sentido, la sugerencia de Montoya de analizar su liderazgo, las características del entorno de su movilización, así como su programa, me parecen nuevamente pertinentes. Después de todo, las investigaciones de Nelson Manrique y de Florencia Mallon sobre las “montoneras” del “Brujo de los Andes” (Andrés A. Cáceres) de la sierra central en el marco de la guerra del Pacífico han mostrado la utilidad de esos esfuerzos.

7Todo este recuento, finalmente, permite plantearse de una manera nueva, no la intonsa pregunta de si los “peruanos” querían o no ser libres, sino el significado concreto de los conceptos de “nación” y “nacionalismo”, en un contexto colonial mezclado por la articulación heterogénea de identidades de diverso tipo, y no sólo las de “clase” sino las propiamente raciales. La revisión bibliográfica que realiza el autor en el primer capítulo sobre los resultados de la historiografía reciente es en ese sentido necesaria y esclarecedora por las críticas que formula. Pero dar una respuesta convincente a estas cuestiones centrales supone analizar las yuxtaposiciones de todo tipo que se dieron en el marco de esta contienda. No sólo la disputa frente a un ejército español, desprotegido por su metrópoli y atravesado a su vez por profundas fisuras ideológicas, sino también las reivindicaciones enarboladas por los distintas y heterogéneas clases populares frente a una tambaleante burocracia colonial que desde Abascal había establecido claras distancias frente a los imperativos de la Metrópoli, para no mencionar los intereses específicos y los temores frente a las tropas de ocupación integradas por argentinos, chilenos y colombianos, en el contexto, por si todo esto no fuera poco, de la mirada atenta de Inglaterra y sus agentes, los nuevos garantes del orden internacional emergente.

8No estoy seguro de compartir la convicción de Montoya sobre la pertinencia de estos análisis para comprender el caos del Perú contemporáneo, por las reticencias que tengo frente a los historicismos extremos. Pero estoy seguro, en cambio, que este libro sustenta la esperanza en un pensamiento que puede abrirse camino en medio de las frivolidades y de la irracionalidad.

9Bogotá, marzo 26 del 2002

Auteur

Universidad Nacional de Colombia

© Institut français d’études andines, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr