Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Democracia pactada

 | 
Andrés Dávila Ladrón de Guevara

Presentación

Texte intégral

1Cada nueva publicación es una experiencia diferente, cuya dinámica, lógica, tiempos, obstáculos, impulsos, coincidencias, hallazgos, desafíos y búsquedas se presentan como vivencias únicas e irrepetibles. Las publicaciones e investigaciones previas, aunque tengan una naturaleza semejante, apenas sirven para corroborar la singularidad del nuevo proceso y su inatajable autonomía. Este libro confirma plenamente lo señalado y es tal vez por ello que amerita los siguientes comentarios y reconocimientos que resultan imprescindibles.

2En lo fundamental, el libro recoge mi tesis doctoral, elaborada entre 1995 y 1997, como requisito para obtener el título de doctor en Ciencias Sociales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Flacso, sede académica de México. Fue aquel un esfuerzo relativamente breve, pero muy intenso de indagación y redacción del trabajo que a continuación se presenta. En él, se intentó de manera novedosa elaborar una comparación entre dos momentos de cambio político de singular importancia en la historia reciente de la política colombiana: el Frente Nacional y el proceso constituyente de 1991. Tal comparación se enmarcó dentro de un ejercicio de aproximación de carácter comparado que tuvo relación con la literatura entonces en boga sobre las transiciones y la consolidación democrática en América Latina y otras regiones del mundo.

3Desde mi regreso a Colombia tuve la intención de publicar el texto, pero también, de revisarlo y ajustado para cumplir con los requerimientos de tal objetivo. Las labores como profesor de tiempo completo del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, primero asistente y luego asociado, que incluyeron la Dirección de la Maestría en Ciencia Política y la edición de la Revista de Estudios Sociales, así como mi posterior vinculación al Departamento Nacional de Planeación como director de Justicia y Seguridad, dificultaron enormemente la realización de tales tareas. Por ello, cuando el año pasado surgió la posibilidad de adelantar la publicación y tenía en mente el costo de oportunidad de no haber dado a conocer más este trabajo, fui claro frente a los interesados en una decisión básica: publicarlo con mínimos ajustes respecto de la tesis presentada y defendida con éxito en julio de 1997 en México, D.F. Y asumir, como lo hago en este momento, la responsabilidad de advertir al lector sobre algunas características del texto.

4La primera y fundamental, tiene que ver con el hecho de que no se actualizó, en ningún sentido, el contenido del texto a lo sucedido de mediados de 1997 a hoy. Por sus características, una comparación entre dos coyunturas políticas de cambio estrictamente delimitadas en el tiempo, esta decisión no afecta gravemente la pertinencia y oportunidad del texto. Por el contrario, refuerza una opción clara del autor en aquel momento de preparación del trabajo, por evitar al máximo la insoportable tendencia de los estudios políticos sobre Colombia de tener que analizar lo sucedido incluso la noche anterior a la conclusión del trabajo. Se hicieron, eso sí, los mínimos ajustes de redacción propios de una revisión de estilo del texto durante el 2002.

5Pero si en contenido esto resulta aceptable, cabe advertir al lector que ello implicó ignorar conscientemente la bibliografía aparecida de entonces a hoy. Y, precisamente como se ve en la sección correspondiente, tal decisión obligó a no tener en cuenta, de manera tajante, ninguna publicación que no estuviera mencionada en el texto original. Ni aquella profusa y de desigual calidad relativa a la situación política colombiana reciente, ni tampoco la de carácter teórico y comparado, también profusa pero en muchos casos con virajes temáticos importantes respecto de los tratados en este trabajo.

6En relación con la producción sobre el caso colombiano, implicó ignorar tanto trabajos producidos en el todavía estrecho mundo académico de las ciencias sociales y la ciencia política colombiana, como algunos textos de colombianistas extranjeros y de académicos colombianos residentes en el exterior, algunas compilaciones entre ellos. Entre los primeros, cabe resaltar que se dejó de lado la producción de tesis sobre temas muy afines, así como compilaciones y artículos varios que, ante todo, han removido y mejorado la aproximación a temas eminentemente políticos como los partidos, las elecciones, el régimen político y el clientelismo. No se hace mención, tampoco, a trabajos y proyectos de investigación que han intentado poner el caso colombiano de manera mucho más sistemática y rigurosa dentro de una perspectiva comparada. La pregunta por la democracia en el mundo andino es, sin lugar a dudas, el lugar preciso de reflexión para estos trabajos.

7Esta producción, sin duda importante, vigorosa, renovadora y que es muestra de un cambio cualitativo en el análisis político sobre la realidad colombiana, está sin embargo escondida y casi atrapada dentro de una producción reiterativa, empobrecida, pero con acogida en los medios y la opinión. Es la producción vigente desde finales de los años ochenta, que con escasas excepciones entre ellas la de los pioneros en tales planteamientos, reproducen lugares comunes sobre la crisis, visiones normativas y con muy poco o muy pobre trabajo empírico sobre la realidad política colombiana. Una producción mayoritariamente anclada en un discurso que se dice y se cree democrático, pero que en la práctica académica y política no lo es. Y una producción que ha impedido, ha bloqueado, ha cerrado, la necesaria e imperativa búsqueda de nuevos esquemas teóricos y metodológicos (nuevos para el caso colombiano, pero trasegados desde hace décadas en la ciencia política y las ciencias sociales a nivel regional y mundial). Pero no sólo ha bloqueado estas opciones, sino que ha desperdiciado recursos escasos, sin aportar absolutamente nada en el diagnóstico de nuestra compleja y cambiante realidad política nacional, regional y local.

8Ejemplo claro del carácter negativo del tipo de análisis que aún predomina sobre la realidad política colombiana, está en la ausencia de alguna aproximación académica de importancia y de un debate promovido por ésta alrededor de los diez años de vigencia de la Constitución de 1991. Así como la euforia del período constituyente generó todo tipo de materiales sobre el tema, y sobra decir que de todo tipo de calidades, los diez años no ameritaron ningún trabajo central y significativo al respecto. Y ni qué decir de la hoy todavía existente ausencia de un manual sobre los partidos políticos en Colombia, cuando enfrentan uno de los desafíos más grandes y son objeto de todo tipo de denuestos y (pre) juicios, sin que haya un trabajo de diagnóstico que soporte tanta tinta regada en las propuestas de cómo transformarlos.

9Cabe señalar, en aras de una visión equilibrada de la producción académica desde 1997 hasta hoy, que nunca como antes los rigores del conflicto tocaron las puertas del mundo académico. Ello, sin duda, disminuyó, acalló y generó efectos muy dañinos que hoy todavía se sienten en ese estrecho y todavía pequeño mundo de las ciencias sociales y la ciencia política en Colombia.

10En cuanto a los segundos, hay sin duda una producción reciente que hubiera servido para enriquecer, fortalecer y hacer más dinámico y actual el debate sobre varias de las discusiones que trae la comparación de las dos coyunturas y el esfuerzo por mirar a Colombia desde una perspectiva como la de las transiciones y la consolidación democrática. Pero es esta una tarea que sin duda desbordó las posibilidades del autor, aunque queda como desafío para quienes se tomen el trabajo de leer esta publicación.

11En cuanto a la producción de carácter comparado, no se incorpora la rica veta de estudios sobre las constituciones y los diseños institucionales que, con toda claridad, hubieran obligado a un reforzamiento conceptual y metodológico de este trabajo. Tampoco, las relecturas de las transiciones y la consolidación, que han obligado a replantearse preguntas y lecturas de los procesos, en algunos casos con un previo paso por temáticas que, como la de la rendición de cuentas, obligaron a repensar cuestiones centrales de los diseños institucionales vigentes hoy. Aun más, con los avatares de muchas de las sociedades que transitaron a la democracia y en principio parecieron consolidar tal tipo de régimen, hoy nuevamente resurgen algunas de las preguntas que este trabajo puso en un segundo lugar en aras de precisar la variable régimen político en su centralidad y de profundizar en los procesos de cambio político. Ello parece hacer parte de un aparente ciclo inevitable en torno a las preguntas y a las cuestiones sobre la democracia y los regímenes políticos que caben bajo tal denominación. Y en ello, este texto en su momento hizo explícitas las opciones analíticas, conceptuales y metodológicas, pero además aun hoy se atreve a mantenerlas.

12Es satisfactorio, sin embargo, releer en las conclusiones la agenda de investigación propuesta y encontrar que varias de las temáticas y los asuntos que allí se señalan como de necesaria atención y desarrollo para las ciencias sociales colombianas, han tenido alguna acogida en medios académicos. Tal el caso ya mencionado de algunos trabajos sobre los partidos, las elecciones, el clientelismo y los efectos y consecuencias de los cambios en los diseños institucionales y en el régimen político. Tal el caso, también, de los esfuerzos todavía por asentarse y consolidarse, de trabajar el caso colombiano en perspectiva de comparación, así sea la más cercana y referida a la región Andina o a algunas de las trayectorias convergentes y divergentes con nuestros vecinos.

13Y constatar, también, la utilidad y pertinencia que puede tener este trabajo, en momentos en que, como durante los últimos años y décadas, Colombia está o pretende estar al borde de un nuevo proceso de cambio político, de reforma política y, por qué no, de un nuevo proceso constituyente. Las conclusiones son, en tal sentido, un buen lugar para filtrar y decantar las reflexiones sobre qué y cómo hacer tal cambio.

14En su momento, este trabajo debía agradecer personal e institucionalmente a aquellos que entonces hicieron posible sacar adelante la tesis doctoral y obtener el apetecido título. Sintéticamente, caben allí los compañeros de la primera promoción del Doctorado de Investigación en Ciencias Sociales, con énfasis en Ciencia Política, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Flacso, sede académica de México. Caben allí también su entonces director, Marcelo Cavarozzi, y Soledad Loaeza, coordinadora del seminario de investigación. Todos ellos, desde sus hoy significativos logros profesionales saben que fue éste un excelente grupo humano e intelectual y que valió la pena compartir aquellos años de estudios y de vida.

15La dirección de Marco Palacios fue una experiencia singular y distinta. Aprendí a administrar su confianza y su profundo conocimiento de la historia política colombiana. Y agradezco la libertad y el respeto por mi forma de abordar los problemas. Lamento que no pudiera ser el autor del prólogo por sus múltiples ocupaciones, pero me satisface mucho saber que más allá de esta experiencia académica se ha forjado una valiosa amistad.

16Institucionalmente, el Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Nacional de Colombia fue no sólo un apoyo clave en un momento crítico, al postularme a la beca de Colciencias, sino un lugar de debate intelectual en su seminario interno, el conocido Gólgota. Su director de entonces, Gonzalo Sánchez, fue generoso y comprometido. En los años recientes, ese espacio lo he podido remplazar con el seminario del grupo de política comparada, al cual le debo un especial agradecimiento por mantener activa y viva la inquietud académica.

17Fue también muy importante el Departamento de Ciencia Política, primero al acogerme en plena etapa de elaboración de la investigación y luego al permitirme, con la Dirección de la Maestría en Ciencia Política, traer el bagaje académico y de investigación aprendido y experimentado en México. Creo por ello que me enorgullece el prólogo de Gary Hoskin quien, como director del departamento, fue ante todo un cómplice en varias de las aventuras académicas y de gestión que emprendimos desde 1997.

18Sería injusto, dado el paso del tiempo, olvidar al conjunto de instituciones que, con su apoyo financiero y administrativo, hicieron posible la realización del doctorado, la culminación de la tesis y la publicación de este libro. Hay que comenzar por la Flacso, seguir por la Fundación Ford, Colciencias, Icetex, la OIM y el Consejo Británico. Y en la fase reciente, de nuevo el Departamento de Ciencia Política, el CESO, la Facultad de Ciencias Sociales, el Instituto Francés de Estudios Andinos, IFEA, y Alfaomega Editores, quienes permitieron volver realidad la idea de publicar el texto.

19Termino con los agradecimientos de carácter más personal. Inicio con Martha Helena, Juan Andrés y Simón, que han sido apoyo, inspiración, pese a las vueltas que da la vida. Como lo decía en 1997, a ellos se debe, todavía, el sentido, la motivación y la validez de este esfuerzo. Detrás de ellos estuvieron y han estado esos dos clanes familiares, Dávilas y Saravias, que se encargaron de permitir condiciones propicias aun en épocas aciagas. Y los amigos que desde México y Colombia, en la academia o por fuera de ella, alentaron y acogieron este esfuerzo.

20Espero que los lectores encuentren en este texto, algunas pistas para entender por qué andamos como andamos.

© Institut français d’études andines, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540