Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El naturalista francés Alcide Dessaline d’Orbigny en la visión de los bolivianos

 | 
René D. Arze Aguirre

Mr. Alcide d'Orbigny

Belisario Díaz Romero

Texte intégral

1Engalanamos nuestro presente número con el retrato de Mr. d'Orbigny, el eminente e ilustre naturalista francés que visitó y exploró nuestro patrio suelo.

2Nada más grato para nosotros, ni más justiciero en el sentimiento boliviano, que tributar a la memoria del distinguido sabio el homenaje debido a su talento, vasta ilustración y magna labor, que dio utilísimos y beneficiosos resultados, no sólo a la ciencia ni a su patria, sino en particular a nuestro país, cuyo nombre está tan íntimamente ligado al suyo.

3No sería posible condensar en pocos renglones, la vida y la obra de una personalidad tan culminante como d'Orbigny, este grande hombre que reunió en sí la pujanza de un cerebro de primer orden y la modestia y humildad de los abnegados obreros de la civilización. El pedestal de una gloria que es suya, exclusivamente suya, se levanta bien en alto, y el describirlo es tarea que requiere dotes peculiares, ajenas a nosotros por nuestra pequeñez en frente de un atleta tan vigoroso, como sobresaliente. El intrépido viajero y eximio pensador, supo remontarse con lento pero majestuoso vuelo a esas esferas superiores en que el espíritu dominó solo, donde los destellos de la inteligencia forman la aureola radiosa del trono del saber y donde únicamente tienen acceso los esforzados luchadores, que como d'Orbigny, llevaron los laureles de su heroísmo científico en redor de una frente noble, en que, cien veces también, el trabajo hizo verter el sudor de la fatiga material y física.

Alcide Dessaline d'Orbigny, (1802-1857)

4Nació Alcide Déssalines d'Orbigny en Coueron (Loira Inferior) en 1802 y murió en París en 1857. Hijo de un distinguido cirujano de la Rochela, Carlos María d'Orbigny, que fue también naturalista de nota; así, heredó las brillantes dotes de su padre, cultivando desde niño las ciencias naturales. Su hermano llamado Carlos ha dejado así también, como el padre, mombradía merecida por sus idénticos trabajos en Historia Natural y en especial con su importante Diccionario de Historia Natural.

5Su especial habilidad para hacer dibujos de objetos naturales hizo que entrase al Museo de París como empleado dibujante de aquella gran repartición científica. Pronto el gobierno francés, conocedor de las aptitudes y competencia del joven subalterno, resolvió encomendarle una misión de la más alta importancia: la exploración del continente sudamericano, tan poco y mal estudiado hasta entonces. Habíase dado a conocer con la publicación de varias memorias sobre zoología, que figuran en el Diccionario de su hermano Carlos. Engolfado en clasificar y coordinar un mundo de seres vivos que, en el torbellino de la naturaleza veía voltigear en derredor suyo, picando los sedientos anhelos de su viva imaginación, el joven naturalista no se limitó más a copiarlos con el lápiz, o colocarlos en los escaparates del establecimiento; resolvió conocer por sí mismo los parajes de donde procedían ellos, estudiándolos en el libro vivo del teatro vital, arrancando por sus manos a la naturaleza los secretos ocultos que encerraba aún. Animado por ese loable y sublime celo, aceptó pues la difícil y peligrosa misión que su patria creyera conveniente encomendarle.

6Antes de ponerse en marcha y correr las terribles aventuras de un peligroso viaje de exploración, en el seno de países turbulentos, de climas mortíferos y de regiones habitadas por salvajes, escribió aún en su gabinete de París importantes monografías, que le valieron el aplauso y aprobación de Jorge Cuvier y Esteban Ceoffroy Saint-Hilaire, especialmente su Cuadro metódico de la clase de los cefalópodos, publicado en 1826.

7Sus íntimas relaciones con Alejandro de Humboldt, a quien admiraba, y los sabios consejos de este gran viajero y filósofo, lo decidió definitivamente a su ya preparado viaje. Las prodigiosas adquisiciones con que el sabio alemán había enriquecido la ciencia, despertaron a su juvenil ardor la más noble de las emulaciones: la emulación a la vez patriótica y científica, pero como muy bien dice nuestro eruditísimo bibliófilo y publicista don Gabriel René-Moreno: ″d'Orbigny no se dejó ofuscar, como ciertos necios del estudio, por esas vislumbres subitáneas que en muchos cerebros no pasan de fuegos fatuos″.

8Fontanelle ha escrito estas frases que son la expresión de la más pura verdad y del todo aplicables a los sabios como d'Orbigny: ″La botánica (y toda la Historia Natural, seguramente) no es una ciencia sedentaria y ociosa que se puede adquirir en el reposo y en la sombra de un gabinete, como la geometría o la historia, o que a lo más, como la química o la astronomía, no exigen más que operaciones de poco movimiento; exige que se corra por montañas y bosques, que se trepe rocas escarpadas, exponiéndose a los bordes de los precipicios. Los únicos libros que pueden instruirnos a fondo en esta materia, han sido esparcidos al azar por toda la superficie de la Tierra; es necesario resolverse a la fatiga, al peligro de buscarlos y reunirlos″. Esto es lo que d'Orbigny sabía perfectamente, y por ello, confiando en su constitución fuerte y robusta, se puso sin vacilar más en marcha, hacia las ignotas selvas y montañas del Nuevo Mundo.

9El 29 de julio de 1826 se embarcaba pues en Brest, con dirección a la América, y llegó a Río de Janeiro con toda felicidad. Desde aquel momento comienza su peregrinación laboriosa y sembrada de obstáculos, en una formidable extensión de territorio que ha recorrido, pues que su itinerario abarca nada menos que 3.100 kilómetros de Norte a Sur y 3.600 de Este a Oeste en el continente sudamericano.

10No historiaremos su largo y notable viaje de ocho años, interesante, lleno de mil incidentes y penalidades, sembrado de escollos a causa de la falta de viabilidad y la turbulencia constante en que vivían entonces las jóvenes repúblicas sudamericanas, pero él fue de inmenso provecho para las ciencias naturales, para la geografía, arqueología y etnografía de esta parte del mundo. Recogió en su vasta travesía tesoros de inapreciable valor con que ha enriquecido las colecciones científicas existentes en su patria, y especialmente de Bolivia, que es lo que más ha estudiado y explorado, ha recogido un número colosal de especies animales y vegetales que desde entonces son conocidos y descritos en la ciencia oficial del mundo. Como él mismo refiere, tan pronto cruzaba los llanos bolivianos, así ascendía a las más altas crestas de nuestras inmensas montañas. A partir del puerto de Cobija, atravesando el árido litoral, penetra en las interminables llanuras de Carangas, hasta el Tacora, cruza en todas direcciones la frígida altiplanicie andina, escala las cumbres de nuestra Cordillera Oriental, entra en las candentes vegas y valles de Yungas, que admira como un lugar excepcional en el mundo, por su extraordinaria profusión de riquezas naturales. Siguiendo los contrafuertes orientales de la gran cadena, explora Ayopaya, Cochabamba, Mizque, etc., se interna a Santa Cruz, Chiquitos, Mojos, y las dilatadísimas selvas vírgenes del Beni; en fin, su ardor, su intrepidez y su febril celo por conocerlo y estudiarlo todo, hace que Bolivia haya sido para el infatigable viajero el principal y el más importante teatro de sus trabajos triples de naturalista, geógrafo y etnógrafo.

11Después de tan prolongada excursión volvió a Francia, donde fue dignamente recibido por sus colegas y maestros del Museo, así como el gobierno que lo enviara en comisión. Poco tiempo después, se hacía cargo del establecimiento en que comenzó su aprendizaje, en calidad de administrador y profesor de la cátedra de paleontología, que fue creada para él, y al propio tiempo comenzó la publicación de su viaje, la cuenta detallada y circunstanciada de sus estudios, obra monumental y de imperecedero mérito que comprende once volúmenes en 4° con el título de Voyage dans l'Amérique Méridionale. Esta obra vasta y tan bien escrita, consta de las siguientes partes: Historia del viaje, 3 tomos; Mamíferos, 1 tomo; Peces, 1 tomo; Insectos, 1 tomo; Moluscos 1 tomo; Zoófitos, 1 tomo; Botánica criptogámica, 1 tomo; Geología, 1 tomo; trabajo editado en París de 1835 a 1847.

12De esta obra magistral entresacó el autor el Fragmento de un viaje al centro de la América meridional, en el que se trata de Mojos y Chiquitos, volumen en 8° publicado el año 1845.

13El presidente de Bolivia General José Ballivián, mandatario tan inteligente como progresista, fue uno de los hombres competentes que sabía apreciar el verdadero mérito. Cuando creó la legión de honor boliviana, uno de los primeros miembros que para ella nombró fue Alcides d'Orbigny, a quien apreciaba y cuya magna labor supo reconocer. Le escribió y rogó publicara algo especialmente sobre Bolivia, cosa a que accedió gustoso el naturalista francés, y el propio año 1845 dio a luz en París la Descripción geográfica, histórica y estadística de Bolivia, de que sólo pudo darse a la estampa el primer tomo, a causa de que el Gobierno de Belzu, enemigo de Ballivián y de todo lo que era de la obra de Ballivián por útil, importante y sabia que fuese, suprimió en el presupuesto la asignación votada para la edición de la citada obra. La corrección y traducción española fue hecha por nuestro reputado escritor Ricardo J. Bustamante, a quien encomendó tal cosa el mismo d'Orbigny.

14El hombre americano fue otra de las obras que d'Orbigny entresacó de su Viaje a la América meridional, y publicó en edición especial el año 1839. Esta obra, que consta de dos volúmenes en 8o, es un estudio de etnografía sudamericana, la única hasta su tiempo y en la que se ha mostrado el espíritu de observación y análisis tan exquisitos en d'Orbigny. Allí se muestra el historiador, el filosófo y el verdadero hombre de ciencia. Si bien no siempre somos de su opinión, en lo tocante a clasificaciones de razas americanas y sus teorías sobre orígenes étnicos sudamericanos, en cambio es la base sobre la que posteriormente han fundado los etnógrafos sus distribuciones regionales de los pueblos aborígenes. Los dialectos, idiomas, mitología y costumbres de los pueblos y tribus de indígenas, que hoy viven en toda la región sudamericana, se encuentran tan bien pintados que cuanto más se lee L'homme américain se encuentra mayor encanto y placer por ese elegante, meditado y circunspecto estilo del autor con que bosqueja los interesantes episodios de la vida salvaje, así como los luminosos cuadros con que nos exhibe los monumentos prehistóricos de esos pueblos sepultados por siempre en el polvo de las edades que fueron.

15Las dotes literarias y de historiador que tenía d'Orbigny se reconocen con más precisión en el Viaje pintoresco en las dos Américas, que publicó en 1836. En este precioso volumen ha hecho con maestría y hábiles pinceladas la relación de los viajes de Colón, Ovindo, Gomara, Humboldt, etc.; es una historia bien nutrida de datos exactos y de vulgarización geográfica al alcance de toda clase de lectores.

16Nos llevaría demasiado lejos la apreciación detenida de todas y cada una de las obras de este fecundo ingenio y escrupuloso ordenador del reino zoológico. Basta que mencionemos las principales obras con que enriqueció la zoología sistemática, por una parte, y la naciente paleontología, por otra; esta ciencia nueva cuyos cimientos ponía recién Cuvier. He aquí sus producciones más importantes: Galería ornitológica de las aves de Europa, 1836-38; Monografía de los cefalópodos criptodibranquios, 1839-1840; Foramoníferos de la América meridional, 1839; Historia general y particular de los crinoides vivos y fósiles, 1840; Moluscos de la isla de Cuba y de las Antillas, 1841-42; Conchas y equinodernos y fósiles de Colombia, 1842; Moluscos vivos y fósiles 1843-47; Foramíníferos fósiles del lecho de Viena en Austria, 1846; Investigaciones zoológicas sobre la marcha sucesiva de la animalización en la superficie de la tierra, 1850.

17Aparte de estas publicaciones notables, y en particular sus trabajos sobre el entonces aún no establecido grupo de los ″foramíferos″, que le hizo valer el dictado de "fundador" de ese orden zoológico, como se lo han discernido Latraille y otros maestros de la zoología, dio además a la publicidad la Paleontología francesa, obra considerable, de largo aliento y de vastos alcances biológicos. En 1849-1852 salió a luz su Curso elemental de paleontología y geología estratigráficas, que completó en seguida con el Prodromo de Paleontología, en que hace figurar 18 mil especies fósiles. Bien merecía después de su prodigiosa labor ocupar el alto puesto de profesor de paleontología en el Museo, como ya dijimos antes. Ejerció ese cargo hasta sus postreros días.

18¿Juzgaremos últimamente a d'Orbigny como filósofo?

19No es fácil encontrar en este sabio nada que responda a un determinado sistema. Sus concepciones generales sobre la naturaleza y sobre el hombre se insinúan prudencialmente por acá y por allá, pero sin traslucir esos apriorismos, que son un defecto en la mayor parte de los filósofos naturalistas. Si bien él se da a conocer como materialista por sus ideas sobre la pluralidad de la especie humana, no es explícito en muchos pasajes en que puede declararse partidario de Lamarck. En fin, observador y analizador de los seres organizados, ante todo ha tratado de sintetizar sus ideas personales, sin plantear conclusiones, tarea que dejó indudablemente para los sabios que especializan ese orden de hechos.

20Y ahora que, con estos cortos y ligeros perfiles, hemos diseñado la ilustre figura de d'Orbigny, algún día Bolivia reconocida sabrá dar mayor realce al sabio explorador, que puso el continente de su preclaro talento en hacerla conocer, desentrañando de la ignota oscuridad en que vivían olvidados y desapercibidos los misterios de sus selvas, sus ríos, sus hombres, sus industrias, costumbres, seres orgánicos y fisonomía general.

Table des illustrations

Légende Alcide Dessaline d'Orbigny, (1802-1857)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3862/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M

© Institut français d’études andines, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter