Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Violencia y estrategias colectivas en la región andina

Dinámicas & representaciones del conflicto armado en el mundo andino

Las ONG colombianas de defensa de los DD HH de cara a las violencias

Sophie Daviaud

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

  • 1 El debate sobre el derecho a la injerencia se configura a comienzos de los años ochenta; un encuent (...)
  • 2 Badie, B. (1999), p. 260.
  • 3 Gauchet, M. (2000), p. 268 - 270.

1A comienzos de los años ochenta con el final de la Guerra Fría, la extensión del modelo capitalista y la aceleración de los fenómenos de mundialización, el discurso sobre los Derechos Humanos parece lograr un surgimiento espectacular. La afirmación de un derecho de injerencia humanitaria1, el proyecto de creación de una Corte Penal Internacional (cpi) y el juicio de parte de los Lores ingleses contra el ex dictador Pinochet por crímenes contra la humanidad, son algunos de los hechos que manifiestan el surgimiento de un espacio internacional de Derechos Humanos, en función del cual “los derechos fundamentales de cada uno tienden poco a poco a convertirse en incumbencia de todos”2. Ya no se conciben como una herramienta en contra del opositor sino que se convierten en el instrumento para construir un nuevo orden internacional. Algunos analistas incluso interpretan “la consagración actual de los Derechos Humanos” como “el principal acontecimiento ideológico y político de los últimos años”3.

  • 4 Papacchini, A (1997), p. 17.

2Sin embargo, este nuevo impulso de los Derechos Humanos no deja de suscitar una serie de contradicciones y cuestionamientos. Nos invita a preguntarnos sobre lo que puede suceder cuando estos se convierten en nuevos fundamentos de la política. Teniendo en cuenta que la difusión del discurso sobre los Derechos Humanos parece ir de la mano de una creciente ambigüedad sobre el concepto, es conveniente precisar la forma en que nosotros utilizaremos esta expresión. Para los fines de este artículo, los Derechos Humanos serán considerados bajo su dimensión jurídica y ética, como “puntos de encuentro entre la moral y el derecho”4.

  • 5 Ibidem.
  • 6 Ibidem.

3¿Será que el advenimiento de esta nueva “religión” de los Derechos Humanos señala la dimisión de lo político? Este cuestionamiento que ya ha dado pie a virulentos debates académicos parece, hoy más que nunca, de gran relevancia. Para Claude Lefort, los Derechos Humanos pueden representar una herramienta de renovación democrática en la medida en que su carácter meramente declarativo y ficticio los lleva a evadir cualquier poder susceptible de apropiarse de ellos. Marcel Gauchet, por el contrario, hace hincapié en los riesgos que implica para la política el que los Derechos Humanos se conviertan en una norma de la acción pública. Llamados a llenar el vacío de los actuales discursos políticos y sociales, los Derechos Humanos parecen paradójicamente acrecentarlos ya que “hacen coincidir la instalación de la democracia en lo incontestable en cuanto a sus fundamentos, con una proyección hacia la incertidumbre radical en lo que se refiere a su funcionamiento”5. Dado que se limitan a enunciar una política de intenciones e imágenes, ellos serían “la tumba de la política” al reducirla a “un cascarón vacío, a un puro teatro de sombras”6.

  • 7 De Maillard, J. (1995). pp. 83-90.
  • 8 Cifras presentadas por la Consultorίa para los Derechos Humanos y el Desplazamiento – codhes en un (...)

4El ejemplo de Colombia no puede sino incitar aún más a la circunspección y a la prudencia frente a lo que algunos denominan “la nueva ideología de los derechos homnistas”7. Colombia nos permite analizar lo que sucede con estos derechos en una situación supremamente compleja y alarmante. Se trata, en efecto, de uno de los países del mundo en el que más se violan los Derechos Humanos. Es el país en el que se lleva a cabo el mayor número de secuestros. Adicionalmente, entre 1985 y 1999, 1.843.000 colombianos fueron desplazados por la violencia8. En fin, frente a la constante degradación del conflicto, ninguno de los actores ha dado prueba de su voluntad de respetar los principios de base del derecho humanitario y de no involucrar a la población civil.

5Si bien el derecho ha ocupado tradicionalmente un lugar preponderante en la sociedad colombiana, la avanzada del discurso sobre los Derechos Humanos parece un fenómeno relativamente reciente. La agravación del conflicto y la generalización de la violencia se han visto acompañadas de una difusión notable del lenguaje sobre los Derechos Humanos en la sociedad colombiana; no existe un campesino en Colombia que no apele a los derechos fundamentales. Los informes sobre la situación de los Derechos Humanos, las organizaciones que se dedican al problema, y las divulgaciones formativas sobre el tema se multiplican.

  • 9 De esto da fe el lugar que ocupa el argumento sobre los Derechos Humanos desde el inicio del actual (...)

6Por otra parte, mientras que el país atraviesa una crisis mayor, los Derechos Humanos se convierten en la referencia ineludible del discurso político y el eje de todos los debates9. Sin embargo, los “efectos de repercusión” de dichos discursos a nivel interno parecen limitados. Los Derechos Humanos acaban con frecuencia convertidos por los protagonistas del conflicto en instrumentos estratégicos, y la guerra se prolonga igualmente en este terreno. En lo que se refiere a la Comunidad Internacional, aunque esta expresa una creciente preocupación, no existe un consenso sobre el tipo de apoyo que se debe brindar a Colombia. ¿Por qué en el contexto colombiano, a diferencia de otros países latinoamericanos, hay tanta dificultad para aplicar los Derechos Humanos? Esto es, seguramente, en parte debido a que la violencia colombiana es difícil de aprehender por medio de esquemas simplistas. El conflicto no es una guerra civil clásica sino más bien el resultado de interacciones entre múltiples actores enfrascados en una lucha por el control de los recursos territoriales y económicos, pues la mayor parte de la población colombiana continúa rechazando la violencia.

7En este artículo, deseamos analizar la situación de los Derechos Humanos circunscribiéndonos a un contexto particular. Estudiaremos el campo de los Derechos Humanos en Colombia vinculando la evolución de sus diferentes configuraciones con la de “las violencias” y centrando nuestro interés en sus incesantes metamorfosis. Efectivamente, al igual que la violencia que no cesa de asumir nuevas formas, el lenguaje sobre los Derechos Humanos también se modifica constantemente. Las Organizaciones No Gubernamentales (ong) colombianas de defensa de los Derechos Humanos figurarán como referente central de nuestro análisis; son ellas quienes primero introdujeron el tema en el espacio político colombiano a comienzos de los setenta. Puede ser interesante estudiar el uso dado a los Derechos Humanos por aquellas organizaciones que se definen oficialmente como neutras. ¿Logran ellas construir un espacio de reflexión y de acción alrededor de los Derechos Humanos escapando así realmente a la dinámica del conflicto?

8Con el fin de responder a estas interrogantes, enfocaremos primero la configuración del campo de los Derechos Humanos en sus inicios, período en el cual las primeras ong comienzan su accionar en medio de un contexto de violencia política en el que desempeñan, junto con el Estado y los grupos guerrilleros, un papel protagónico. Mostraremos enseguida como esta situación inicial se ve trastornada debido a la generalización progresiva de la violencia. Nuevos protagonistas surgen para apropiarse del discurso de los Derechos Humanos con sus propios fines estratégicos. Así el campo de acción de las ong se ve cada vez más concurrido y disputado y ellas se ven abocadas a redefinir los fundamentos de su intervención. Finalmente, deseamos recalcar los límites impuestos a la acción de las ong a pesar de cambios recientes en sus estrategias y de sus intentos por adoptar un discurso más neutro. La creciente frecuencia con la que los actores armados recurren a la creación de un clima permanente de terror y de amenaza naturalmente coloca a quienes actúan a favor de los Derechos Humanos en una situación bastante delicada. La naturaleza atípica y convulsiva de la situación colombiana invita, sin embargo, a reflexionar con prudencia sobre cuál podría ser el nuevo enfoque a desarrollar sobre los Derechos Humanos a manera de darles una carácter operacional.

La defensa de los DD HH en sus inicios: una confrontación político-jurídica entre las ONG y el Estado colombiano

El contexto de surgimiento de las primeras ong colombianas

9En la mayoría de los países de América Latina, las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos se crean en tiempo de dictaduras y representan un espacio de refugio para la conformación de partidos de oposición. En Colombia, la situación es un poco diferente ya que es un país que prácticamente no ha conocido lo que es un período de dictadura militar. El Estado colombiano se caracteriza ante todo por su precariedad; jamás logró emanciparse de redes privadas ni promover la unidad nacional. Diversos actores armados se disputan su soberanía: grupos guerrilleros, paramilitares y delincuencia común. Según Daniel Pécaut:

  • 10 Pécaut, Daniel (1987), p. 29.

La violencia es consustancial al ejercicio de una democracia que, en lugar de tomar como referencia la homogeneidad de los ciudadanos, descansa sobre la conservación de sus diferencias “naturales”, sobre adhesiones colectivas y redes privadas de dominación social; y que no aspira a institucionalizar las relaciones de fuerza que irrigan la sociedad, ya que hace de ellas el resorte de su continuidad10.

  • 11 Entre 1958 y 1974, el Sistema Político colombiano se rige por el Pacto del Frente Nacional. Este ac (...)
  • 12 Pécaut, Daniel (1989), p. 23.

10De esta manera, en Colombia, diferentes oleadas de violencia se suceden la una a la otra. El nacimiento de las ong se inscribe dentro de un contexto en el que predomina una violencia socio-política cuyo aspecto más visible es la expansión de la guerrilla. Este período de la historia colombiana con frecuencia ha sido comparado con las condiciones de los países del Cono Sur, mostrando como la lucha armada era la única respuesta posible para una población sometida a una dictadura. Sin embargo, si bien el Frente Nacional sí recurrió a medidas de excepción11, no podría este compararse de ninguna manera a una dictadura. Durante los años setenta se presenta un desgaste del sistema frentenacionalista ante su incapacidad para asumir las transformaciones de la sociedad colombiana. Aunque el régimen promulga una serie de medidas represivas, “no deja de ser muy civilista”, “ampliamente implantado en la sociedad colombiana” y “capaz de transformarse”12.De tal manera, las experiencias de oposición política como la Alianza Nacional Popular (anapo) o el Movimiento Revolucionario Liberal (mrl) surgen en el seno de los partidos tradicionales sin que en ningún momento la democracia se vea amenazada. Se puede más bien hablar de una “democracia restringida” en cuyo seno la sociedad no está totalmente bajo el control del Estado sino que, al contrario, se ve abocada a un Estado semejante en sus características a los estados del siglo xix. El régimen no es por lo tanto irreprochable y se muestra más bien poco respetuoso de los derechos fundamentales.

  • 13 Se señalan 615 casos en 1970, 4.271 en 1973, 7.914 en 1977, 6.819 en l980. A partir de este año, el (...)
  • 14 La práctica de la ejecución también se expande: 49 casos en 1970, 101 en 1973, 139 en 1977, 105 en (...)
  • 15 El primer caso de desaparición es el de Omayra Montoya en 1977. Para 1981 ya se señalan 101 desapar (...)

11Las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos se consolidan en particular bajo el gobierno de Julio César Turbay Ayala (1978-1982) para protestar contra las medidas de excepción, el ejercicio de la tortura, y el número creciente de prisioneros políticos en Colombia en ese momento. Las cifras ponen en evidencia el claro aumento de los fenómenos de violación de los Derechos Humanos durante este período: más precisamente en el número de detenidos13, asesinados14 y desaparecidos15.

  • 16 La uso o Unión Sindical Obrera es un sindicato formado por la Empresa Colombiana de Petróleos –ecop (...)

12El Comité de Solidaridad con los Presos Políticos nace en 1973 como la primera organización de defensa de los Derechos Humanos creada en Colombia. Al comienzo surge como una organización de lucha popular más que como una ong. Sus vínculos con diversos partidos de izquierda y con los sindicatos es bastante fuerte, en particular con la Unión Sindical Obrera (uso)16. Diversos intelectuales participan en la creación de la organización; entre otros, el famoso escritor, Gabriel García Márquez.

13Otros grupos de abogados constituyen asimismo organizaciones para la defensa de los prisioneros políticos, principalmente, el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo dedicado a la defensa de los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (eln), Ejército Popular de Liberación (epl), el M-19, y de dirigentes populares. El Primer Foro para la Defensa de los Derechos Humanos (1979) da origen al Comité Permanente para la Defensa de los Presos Políticos. Algunos sectores de la Iglesia Católica, bajo la influencia de la Teología de la Liberación, comienzan a trabajar directamente en el campo de los Derechos Humanos. Este es el caso del Centro de Investigación y Educación Popular (cinep) y de la Corporación para la Promoción Popular. Finalmente, a comienzos de los años ochenta, se crea la Asociación de Familiares detenidos y desaparecidos (asfaddes) a fin de responder al surgimiento de esta nueva modalidad de represión.

El universo político de los militantes y su concepción de los derechos humanos

  • 17 Comité de Solidaridad con los presos políticos, (1974), pp. 18 - 205.

14Las primeras ong se apoyan gustosas –a propósito, o estratégicamente– en una representación schmitiana de la política fundada sobre una división bipolar en términos de amigos-enemigos. Así, estas organizaciones utilizan categorías prestadas a las experiencias del Cono Sur con el fin de endurecer el perfil del régimen colombiano: “terrorismo de Estado”, “dictadura”, “fascismo dependiente”. El Libro Negro de la Represión, Frente Nacional, 1058-107417, analiza el período del Frente Nacional como el espacio de tiempo en el que todas las formas represivas puestas en práctica durante las dictaduras de América del Sur se podían observar en Colombia: fusilamientos de dirigentes agrarios por parte del ejército, práctica de la tortura, toque de queda en ciertas zonas campesinas, asesinatos de opositores políticos, la creación de grupos paramilitares y hasta de escuadrones de la muerte.

15La representación que los militantes de las ong hacen de la sociedad civil nace del mismo efecto de amplificación. La visión del Estado se ve de alguna manera invertida frente a una sociedad civil totalmente magnificada e idealizada. Esta inclinación contribuye a reforzar la percepción de que todos aquellos que están en contra del Estado se encuentran del lado del pueblo. En la categoría “Pueblo”, los militantes jamás incluyen otros que no sean campesinos, obreros, organizaciones sociales, e indígenas. Es decir, todos aquellos que sufren la represión estatal.

16La guerrilla ejerce durante este período una atracción fuerte en el medio intelectual de izquierda, y las organizaciones conciben su misión como de apoyo a las luchas populares de las cuales la guerrilla es una expresión. Surge entonces el riesgo de confundir los roles y no saber distinguir entre la finalidad de una organización de defensa de los Derechos Humanos y los objetivos de una organización armada.

  • 18 La Declaración del Derecho de los Pueblos hace hincapié preferencialmente en los derechos colectivo (...)

17Los Derechos Humanos se ven con frecuencia asimilados a un instrumento de lucha revolucionaria o para la liberación del pueblo colombiano. Los militantes conservan un posicionamiento crítico frente a la visión liberal del los Derechos Humanos y se inspiran más bien en la Declaración Universal del Derecho de los Pueblos firmada en Argelia en 197618. El discurso de las ong de defensa de los Derechos Humanos se dirige, por otra parte, a un sector muy restringido en la medida en que la mayoría de estas organizaciones se dedica a la defensa de prisioneros políticos.

18Estas percepciones de los Derechos Humanos inspiran en buena parte la defensa asumida por los abogados, que se asemeja a un combate jurídico en contra del Estado. Por lo general, se trata de revindicar un tratamiento más favorable del rebelde. Ellos denuncian la “militarización de la justicia colombiana” y se apegan a la reivindicación de la perpetuación de ciertas categorías jurídicas, principalmente la conexidad. Esta noción permite incluir en la categoría de delito político otras prácticas que pueden considerarse como derivadas de este delito. La interpretación hecha, con frecuencia bastante laxa, pone en evidencia la politización y hasta el carácter instrumental de su defensa: los daños a los oleoductos, a las instalaciones industriales o a los sistemas de transmisión de energía son consideradas actos legítimos de sabotaje y no como prácticas terroristas, como lo afirma el gobierno.

19Así mismo, las ong han procedido a la reconstrucción de las características del sistema penal colombiano. Este último, sin embargo, no se distingue por su severidad; pocos países confieren un tratamiento tan privilegiado a los rebeldes:

  • 19 Rubio, M. (1999), p. 138. Esa observación es válida hasta el momento de la decisión de la Corte Con (...)

(...) Es indudable que el sistema penal colombiano ha sido siempre particularmente tolerante con la violencia. (...) El delito de rebelión no sólo se ha considerado como menos grave que el homicidio sino que además ha cobijado y protegido legalmente otras conductas punibles violentas, siempre que estas se hayan cometido en una situación de combate (...)19.

20La figura de la rebelión sirvió no sólo para dejar impunes muchas muertes violentas, o para sacar presos políticos de las cárceles, sino además para darle, a través de los juicios, una amplia difusión a las justificaciones sociales y políticas de la violencia guerrillera.

La violencia que golpea a las ONG

• La generalización de las violencias

  • 20 Medina Gallego, Carlos (1990).

21Desde comienzos de los años ochenta, el panorama de la violencia colombiana cambia y el conflicto asume otra dinámica. De una violencia socio-política y relativamente aislada, se pasa progresivamente a una violencia ya como fenómeno mayor que se extiende al conjunto de la sociedad. La irrupción del narcotráfico surge como el principal factor de base de las transformaciones del conflicto colombiano. Parece que en efecto, gracias a su fuerza debilitadora, el narcotráfico ha logrado modificar considerablemente el panorama inicial de la violencia. Estas mutaciones en los hechos se traducen en el fortalecimiento de algunos de los protagonistas armados del conflicto, principalmente de los grupos guerrilleros, y en el surgimiento de nuevos actores cuyo papel perturbador va a ser determinante: los paramilitares, milicias, sicarios y bandas terroristas varias. Luego de un período de crisis y división, las guerrillas conocen una clara recomposición bajo el efecto de la economía de la droga. El surgimiento del paramilitarismo con la creación del mas (Muerte a Secuestradores) a comienzos de los años ochenta coincide con el fracaso del proceso de paz del gobierno de Belisario Betancur (1982-1986). El caso de Puerto Boyacá20 en el cual los paramilitares se aliaron con el grupo de narcotraficantes de Gonzalo Rodríguez Gacha representa una experiencia piloto que será posteriormente reproducida en otras zonas. Bajo el efecto del narcotráfico, la violencia ha adquirido autonomía y es cada vez más delicado establecer la separación entre lo que tiene origen político y aquello que depende de otras dimensiones:

  • 21 Pécaut, Daniel (1996), p. 91.

En realidad, los progresos de la economía de la droga han llegado a alterar todas las separaciones bien delimitadas. Son ellos los que subtienden las interferencias entre protagonistas, ponen a su disposición recursos hasta este momento desconocidos, provocan efectos sobre el conjunto del funcionamiento de la sociedad y de las instituciones; en una palabra, contribuyen a la formación de un nuevo contexto21.

22La violencia colombiana posee al mismo tiempo una verdadera especificidad, ella es totalmente inédita en América Latina. Las ong tendrán cada vez mayores dificultades para enmarcar esta violencia dentro de esquemas simplistas.

• Las ONG víctimas directas de las violencias

  • 22 A la fecha, las estimaciones del número de miembros de la UP que fueron asesinados
  • 23 La mayoría de las organizaciones tienen sus listas de los defensores asesinados y Colombia sigue si (...)

23Esta transformación de la violencia se traduce, entre otras, en el aumento del número de asesinatos de militantes de los partidos de extrema izquierda. La Unión Patriótica (up), partido político nacido en 1985 a raíz de los acuerdos de paz entre el gobierno de Belisario Betancur y las farc, es un blanco privilegiado22. Las ong también se ven duramente golpeadas23.

  • 24 Gallón, Gustavo (1992), p. 15.
  • 25 En un solo año se señalan más de 130: La Negra y Honduras, La Mejor Esquina. San Rafael, Segovia.

24Además de amenazar la existencia misma de los militantes, las transformaciones en el campo de la violencia trastornan totalmente el panorama de las violaciones de los Derechos Humanos. Entre comienzos de los setenta hasta comienzos de los ochenta, el sistema de represión era relativamente centralizado, institucional y basado sobre el recurso a la legalidad del Estado de Sitio (de Excepción). De acuerdo con Gustavo Gallón, los años 1981-1982 marcan un giro en la medida en que la dominación con base en un régimen de excepción se ve acompañada por un aumento considerable de las ejecuciones extrajudiciales, de desapariciones forzadas y del accionar de grupos paramilitares24. A partir de 1988, se generaliza la práctica de masacres colectivas25. Según el gobierno, se estaría modificando el marco político y jurídico de la acción represiva. Como esta última ya no se podía llevar a cabo por medios institucionales legales, la represión paraestatal y la práctica de la guerra sucia se consolidan. Las ong por lo general proceden a una lectura bastante lineal de estos cambios, siendo el Estado el actor principal, aquel a partir del cual se elaboran las diferentes estrategias de acción contra los medios populares. Nos parece que las modificaciones de la violencia nacen principalmente de las particularidades del régimen político colombiano y del carácter fragmentado del Estado. La “Guerra Sucia” no parece ser una estrategia centralizada y orquestada de manera homogénea por el poder político sino más bien una expresión contradictoria de la penetración progresiva de actores de extrema derecha al interior del régimen político colombiano.

25La generalización de la violencia influye igualmente en el concepto de la responsabilidad por las violaciones de los Derechos Humanos, tal y como lo vislumbraban las ong. Inicialmente, estas organizaciones recurrían a un discurso clásico de Derechos Humanos en el cual se hacía del Estado el único garante y responsable de estos derechos. Cuando se desata la Guerra Sucia y aparecen nuevos actores, se vuelve cada vez más delicado hacer un señalamiento neto y tajante de las responsabilidades y el discurso clásico revela sus límites. De igual manera, el trabajo de identificación de los autores materiales de los actos de violencia se complica a causa de la diversidad de los actores implicados; en numerosos casos, sus móviles y acciones se entremezclan.

26Así, los sentimientos de incertidumbre e impotencia de las ong van creciendo. A pesar del proceso de paz iniciado por el gobierno de Belisario Betancur (1982-1986), las masacres se intensifican y las organizaciones aún no saben si son atribuibles al Estado o a los para-militares. Este período de duda conlleva a la sustitución en sus reivindicaciones del concepto de Derechos Humanos por la categoría del “derecho a la vida”. A partir de 1986 y a raíz de las masacres de los miembros de la up, las manifestaciones por el derecho a la vida se multiplican a lo largo de todo el territorio colombiano. La utilización de estas fórmulas vagas refleja al mismo tiempo la impotencia de las organizaciones durante este período y la dificultad para desarrollar sus estrategias. La asimilación de los Derechos Humanos a los derechos a la vida arriesga con hacer olvidar que la vida solo existe en virtud de aquellos derechos que son parcialmente despreciados por todos los protagonistas.

• La instrutnentalización creciente de los Derechos Humanos

27La generalización de la violencia se ve acompañada por un recurso creciente a los Derechos Humanos. Sin embargo parece que entre más se amplía el campo de los Derechos Humanos más se presta el tema a interpretaciones y utilizaciones diversas. El carácter “desdibujado” y particularmente flexible de los Derechos Humanos hace de él un recurso suplementario de poder para los diferentes actores armados en el seno del conflicto. Los Derechos Humanos se ven convertidos en instrumentos estratégicos y todos los actores se prendan de ellos con el fin de legitimar su accionar o condenar el de los demás.

  • 26 El presidente Turbay llegará al punto de negar la existencia de prisioneros políticos en Colombia, (...)
  • 27 La mayoría de los miembros de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía ha sido amenazada u obli (...)

28El Estado colombiano no está presto a abandonar el tema de los Derechos Humanos. Al contrario, los programas institucionales y las leyes a favor de los Derechos Humanos proliferan en Colombia. Si bien en un principio el Estado prefirió ignorar el problema26 y señaló toda responsabilidad con base en la existencia del movimiento armado, su actitud ha cambiado progresivamente. La presidencia de Virgilio Barco marca realmente un giro en el tema pasando de una incipiente institucionalización de los Derechos Humanos que se prosigue principalmente a través de la promulgación de la Constitución de 1991 bajo el gobierno de César Gaviria, la creación por el gobierno Samper de nuevas entidades-organismos y finalmente una actitud de cooperación con la Comunidad Internacional. Sin embargo, aunque el gobierno admite la gravedad del problema de los Derechos Humanos en Colombia, no por lo tanto acepta su responsabilidad; la mayor parte del tiempo procede a una “privatización” del concepto de Derechos Humanos. Así, el énfasis en una actividad pedagógica va de la mano con un discurso oficial que tiende a traslapar la responsabilidad de las violaciones de los Derechos Humanos a otros agentes, incluso al conjunto de los colombianos. El Estado no sería sino una víctima más de las múltiples violencias. Por otra parte, el desfase entre la legislación colombiana sobre estos derechos y su ejercicio en la práctica parece revelar la extrema precariedad del Estado. Este último raramente está en condiciones de hacer respetar las normas que él mismo sanciona o de proteger a sus propios funcionarios27. De tal manera, las leyes que persiguen a los paramilitares pueden parecer bastante fútiles en un momento en el que este movimiento adquiere poder y autonomía propia y en el cual la impunidad en materia de violaciones de los Derechos Humanos se acerca al 100%.

29Sí bien el movimiento de institucionalización de los Derechos Humanos les otorga una mayor visibilidad, tiene por otro lado un efecto perverso. Efectivamente, a medida que el poder de control del Estado se torna más y más precario, los actores armados han aprendido a esgrimir la polisemia del concepto de los Derechos Humanos y a jugar con ello. Hacen un llamado a estos derechos para denunciar las atrocidades cometidas por los demás, pero todos los violan de manera continua.

30Como lo hace notar Jean-Michel Blanquer, la noción clásica de estado de derecho se ve quebrantada o modificada en beneficio de una “sociedad de derecho”:

  • 28 Blanquer Jean Michel (2000), pp. 156-157.

La noción de ‘sociedad de derecho’ que surge como consecuencia de la adaptación de las sociedades latinoamericanas al nuevo contexto del estado de derecho internacional puede ser definida como una instrumentalización por las personas (...) de mecanismos y contenidos de diferentes niveles de derecho (internacional, nacional, infranacional) en el marco de estrategias particulares de defensa de sus derechos28.

31Precisamente, uno de los jefes de las farc afirmaba en una entrevista:

  • 29 Entrevista con el Mono Jojoy en Cambio 16 Abril de 1995.

Las farc no violamos los Derechos Humanos. Si nos levantamos, lo hicimos para luchar por esos derechos (...) Nosotros nunca violamos los Derechos Humanos. El gobierno sí lo hace. Nosotros somos los defensores de tales derechos desde Marquetalia29.

32Las farc se encuentran, no obstante, lejos de estar por encima de toda sospecha en el tema y multiplican los secuestros, masacres, ataques a la población civil, reclutamiento de menores.

  • 30 El Protocolo adicional a los Acuerdos de Ginebra de 1949 fue ratificado por el gobierno colombiano (...)

33Se han opuesto hasta ahora a la ratificación de acuerdos humanitarios bajo la consideración de que el Derecho Internacional Humanitario (dih) no es aplicable a los conflictos internos. Añaden que su código revolucionario se encarga de velar por el respeto de los principios humanitarios. El protocolo ii de junio de 1977 o protocolo adicional de los Acuerdos de Ginebra del 12 de agosto de 1949 se refiere, sin embargo, a la protección de las víctimas de guerra de conflictos armados que no exhiben carácter internacional30. Deseosas de afirmarse como actor político, las farc recurren a algunos conceptos de dih: prisioneros de guerra, tratamiento humanitario del adversario. La interpretación de estos principios ha dependido en buena medida de sus propios intereses en el seno del conflicto. De tal manera, las farc afirman que no practican secuestros sino la retención de “prisioneros de guerra” en el marco exclusivo del combate. La definición de la población civil es, por decir lo mínimo, ambigua ya que fija como objetivo militar: sapos y colaboradores de los paramilitares [...], en general todo lo que huela a paramilitar.

  • 31 Acuerdo de Puerta del Cielo firmado entre los representantes de la sociedad civil colombiana y el e (...)
  • 32 El 12 de abril de 1999, el eln secuestra 46 pasajeros de un avión de la compañía Avianca que viajab (...)
  • 33 La explosión de un oleoducto en Machuca el 19 de octubre de 1998 provoca un incendio y múltiples ví (...)

34El eln en sus pronunciamientos se ha mostrado un poco más dispuesto a la aplicación del dih, hasta el punto de celebrar acuerdos humanitarios parciales31. Esto, sin embargo, no ha impedido los secuestros colectivos32 ni las voladuras de oleoductos por parte de esta misma organización33.

35Los militares también se han apropiado del discurso de Derechos Humanos. Desde hace algunos años, los cuarteles cuentan con unidades de Derechos Humanos y no es raro ver en Colombia a militares diplomados en esta área. El Ejército lleva a cabo sus propias denuncias sobre las violaciones a los Derechos Humanos contabilizando los secuestros, extorsiones, homicidios y otros delitos cometidos por la guerrilla. Toda esta información con el fin de restablecer lo que los militares denominan “la verdad”:

  • 34 Ejército Nacional, Brigada xx (1996), Violación de los Derechos Humanos de la población civil por p (...)

Los enemigos de Colombia no son los humildes defensores contra las injusticias tal como ellos mismos lo pretendieron mostrar sino los peores detractores y violadores de los Derechos Humanos34.

36El discurso de Derechos Humanos se ha vuelto parte indispensable de la estrategia de los paramilitares y de su reconocimiento como actores políticos. De tal manera, el jefe de los grupos de Autodefensa de Córdoba y Urabá –accu–, Carlos Castaño, buscado por la justicia colombiana y responsable de la pequeñez de unas cincuenta masacres colectivas, multiplica sus alusiones a los Derechos Humanos. Los hace figurar como uno de los objetivos principales de su organización: el artículo 8 g de los estatutos de las Autodefensas señala que ellas tienen por objetivo “Respetar y hacer respetar los Derechos Humanos en toda su concepción”. Se constata que ellas insisten sobretodo en la dimensión de Derechos Humanos pues

  • 35 Castaño Gil, Carlos (1997), p. 8.

basan su ideología política y militar en el principio de legítima defensa (...) nuestra legitimidad de restablecer, por nuestros propios medios los derechos que nos fueron violados, es nuestro derecho natural a la defensa de la vida, la propiedad, la libertad y la paz ciudadana que no tutela eficientemente un Estado...35.

  • 36 Declaración de Córdoba del 2 de julio de 1998, suscrita por los miembros del Consejo Nacional de Pa (...)

37En lo que se refiere al dih, los grupos de Autodefensa dicen aceptar sus postulados éticos36; no obstante, siempre declaran que es inaplicable dentro del contexto de la “guerra irregular” colombiana. Así las autodefensas se comprometen a respetar a la población civil precisando que en esta categoría ellos no incluyen a “los guerrilleros camuflados-disfrazados de campesinos que cumplen labores de espionaje y así participan en los secuestros”. Llegan al punto de presentarse como sustitutos del Estado en su misión de proteger los Derechos Humanos. Durante una reciente entrevista televisiva, Carlos Castaño declaró:

  • 37 Castaño Gil, Carlos (2000).

Las autodefensas, así sea de manera inadecuada e inconstitucional, defienden los derechos de los colombianos porque el gobierno no es capaz de hacerlo37.

  • 38 Ibidem

38Con el fin de descargarse de toda responsabilidad frente a las violaciones de Derechos Humanos cometidas, la mayor parte del tiempo utiliza un tipo de argumentación perversa que se basa en el hecho de que su estrategia es una copia de los métodos de la guerrilla: “Si cometimos a veces algunas violaciones de Derechos Humanos, es la guerrilla la que nos lo enseñó”38.

  • 39 Al respecto la Comisión Nacional de Televisión de Colombia emite el siguiente mensaje a favor de la (...)

39De tal manera, no parece haber acuerdo entre los actores sobre lo que es condenable39; cada cual encuentra su propia interpretación de los Derechos Humanos.

Las tentativas de consolidación de un espacio de Derechos Humanos fuera del alcance de los actores armados

40¿Será posible poner fin a estos fenómenos de instrumentalización de los Derechos Humanos? Se desea examinar y evaluar las diferentes estrategias desarrolladas por las ong colombianas en este sentido ¿Proponen ellas otro uso de los Derechos Humanos?

41Consejo Nacional de Paz, la sociedad civil y las Autodefensas de Córdoba y Urabá con respecto al inicio de un proceso de paz con esta organización.

Esbozo de cambio en el seno de las ONG

42La internacionalización creciente de la violencia colombiana y la evolución de la dinámica del conflicto van a conllevar a una serie de cuestionamientos en el seno de las ong colombianas de defensa de los Derechos Humanos.

  • 40 Comisión Colombiana de Juristas Defensoría Del Pueblo, 1997.
  • 41 Es más, las amonestaciones al Ejército colombiano no dejan de surtir unos efectos reales: el desman (...)

43Con respecto a los países del Cono Sur y de América Central, el problema de Colombia, considerada por muchos como la democracia más estable de América Latina, parecía menor. El examen de las diferentes decisiones de entidades y organismos internacionales sobre Colombia entre 1980 y 1997 muestra hasta qué punto la mirada fue cambiando progresivamente40 hasta llegar al establecimiento en Bogotá de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. La mirada de los Estados Unidos sobre Colombia también se modifica en el sentido de una mayor exigencia en materia de Derechos Humanos; el discurso del Departamento de Estado se ha endurecido41 considerablemente durante los últimos años.

44A comienzos de los años ochenta las ong comienzan a salir de su aislamiento y a tomar consciencia de la necesidad de desarrollar sus acciones a nivel internacional y de trabajar en redes. Hasta ese entonces no habían considerado necesario participar en las discusiones en el seno de los espacios intergubernamentales internacionales (onu, oea). Este tipo de apreciación nacía no solamente de sus concepciones políticas sino también de un desconocimiento profundo de los mecanismos internacionales. La creación en Colombia de la Comisión Colombiana de Juristas con el objetivo principal de contribuir al desarrollo del derecho internacional de los Derechos Humanos y del dih en Colombia, facilitó un importante cambio de percepción.

  • 42 En el caso de Amnistía Internacional la decisión de denunciar igualmente las violaciones de Derecho (...)
  • 43 Echandía, C. (1997), p. 25.

45La utilización del dih y la actitud a adoptar frente a las violaciones de Derechos Humanos cometidos por la guerrilla son igualmente objeto de discusión durante este período. Hasta ese entonces, las ong consideraban que no les competía denunciar las violaciones de los Derechos Humanos cometidas por la guerrilla. Sentían además cierta reticencia frente al dih temiendo que este fuese a ser utilizado por el Estado para culpar a la guerrilla y descargarse así de sus propias responsabilidades. El discurso de las ong internacionales sobre la guerrilla tiende a modificarse durante el transcurso de los años ochenta. Anteriormente, la mayoría de ellas consideraba que su mandato consistía exclusivamente en denunciar las violaciones de los Derechos Humanos cometidas por el Estado. A finales de los ochenta, la multiplicación de los conflictos internos las lleva a asumir otro punto de vista42. A partir de ese momento, a las ong colombianas les será imposible ignorar estas transformaciones. Por otra parte, los métodos de las guerrillas se tornan cada vez menos irreprochables. Un estudio reciente sobre los medios de financiación de la guerrilla señala que más del 41% de su financiación proviene ahora de los cultivos ilícitos, aproximadamente un 21% de los secuestros, 16% de extorsiones al sector minero y ganadero, y el resto a las empresas del Estado43. La guerrilla colombiana es la que comete el mayor número de secuestros en el mundo. Según un estudio de la Fundación País Libre, entre enero y noviembre de 1999,1.531 personas fueron secuestradas por las guerrillas, es decir, un 56% del total de secuestros en el mundo (Bureau du Haut Commissariat des Nations-Unies pour les droits de l’homme, 1999). Esta evolución en las modalidades de financiación no deja de tener consecuencias sobre el deterioro de las costumbres. Alfredo Rangel escribe:

  • 44 Rangel Suárez, Alfredo (1999), p. 6.

Lo que diferencia más que todo a la guerrilla de hoy con la del pasado es el recurso permanente y sistemático a una nueva arma contra la población civil: el terror44.

46La creación de las primeras instituciones estatales a favor de los Derechos Humanos bajo el gobierno de Virgilio Barco (1986-1990) y a continuación de espacios de interlocución con las ong, conlleva progresivamente a ciertas organizaciones a modificar sus percepción del Estado. La preparación de la Asamblea Nacional Constituyente y la posterior promulgación de la Constitución de 1991 contribuyeron a la creación de nuevas ong más institucionalistas. De tal manera, las ong que conforman el grupo Viva la Ciudadanía se apegan a la promoción de nuevos instrumentos a favor de los Derechos Humanos y a construir una ciudadanía democrática. Más que oponerse al Estado, se trata es de consolidarlo.

• La puesta en marcha de nuevas estrategias

47El período de cuestionamiento mencionado anteriormente convergió en la formulación de nuevas estrategias por parte de las ong a comienzos de los años noventa. Procedieron a cambiar sus métodos de trabajo a nivel interno y a construir redes nacionales e internacionales.

  • 45 La mayoría de los departamentos se encuentran allí representados. Se observan sin embargo, grandes (...)

48La Coordinación Colombia Europa reúne actualmente unas setenta organizaciones de defensa de los Derechos Humanos. La mitad trabaja en Bogotá con todo y ocasionales antenas regionales y la otra mitad la conforman organizaciones estrictamente regionales45. La Coordinación se articula por lo tanto alrededor de tres redes principales: la red local, la red nacional y la red internacional con enlaces específicos en cada uno de estos espacios. Transmite las informaciones sobre la situación de Derechos Humanos a una oficina en Bruselas, Oficina Internacional de Derechos Humanos Acción Colombia (oidhaco). Esta oficina es la encargada de consolidar los espacios de interlocución con la Unión Europea, las Naciones Unidas y las ong europeas. Uno de los grandes éxitos de la Coordinación es el haber colaborado todos los años desde su creación en la redacción, con otras organizaciones, de una declaración conjunta que se presenta en la sesión de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

49Recientemente, se abrió en Washington un espacio de coordinación Estados Unidos y Colombia.

  • 46 El 23 de enero de 1994, un grupo de hombres armados irrumpió en un barrio de invasión denominado La (...)

50Adicionalmente, el contenido de las denuncias de ciertas ong se ha modificado. Tardíamente, algunas organizaciones deciden romper el silencio sobre las violaciones al dih cometidas por la guerrilla. En 1994, producen el primer documento conjunto condenando a la guerrilla cuando la Masacre de la Chinita en el Urabá46. Por primera vez en febrero-marzo de 2000, en su declaración conjunta presentada ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, las ong colombianas dedican un párrafo a las guerrillas:

  • 47 Declaración conjunta de las Organizaciones no Gubernamentales colombianas durante la sesión No. 56 (...)

Las partes en conflicto cometen graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario. Las farc secuestraron y asesinaron civiles, incluso tres reconocidos indigenistas. El eln introdujo como nueva práctica los secuestros colectivos: 42 pasajeros en un avión, 59 personas en una iglesia, 14 personas que estaban pescando47.

51Desde hace unos años, las ong de Derechos Humanos tienden a involucrarse más en el tema de la paz y de la negociación del conflicto. Se han unido a varios de los espacios de trabajo y de las grandes reuniones promovidas por las principales organizaciones de la llamada “sociedad civil” colombiana: Asamblea Permanente por la Paz, Redepaz, Paz Colombia. Ciertas organizaciones han desarrollado iniciativas a favor de la construcción de la paz y de la resistencia a los actores armados en zonas particularmente violentas. Los diferentes proyectos de las Comunidades de Paz apoyados por el cinep desde 1997 representan primordialmente laboratorios de la aplicación del dih. Si la ong ha participado en la formación del campesinado sobre los principios básicos del dih y lo ha acompañado en su reinserción, progresivamente, los miembros de la comunidad han adquirido autonomía. Elaboran sus propias normas y llevan a cabo sus propias negociaciones directamente con el Estado y los actores armados. Se comprometen a no colaborar con ninguno de los grupos en conflicto y exigen a los actores del conflicto que reconozcan su existencia y respeten sus principios (autonomía de la comunidad, diálogo, dimensión colectiva como medio de resistencia de la población civil, la no colaboración indirecta con la guerra). Claro está que estas iniciativas han tropezado con las estrategias de los diferentes actores armados. La guerrilla ha asesinado a varios miembros de las Comunidades de Paz en medio de procesos pretendidamente revolucionarios y los paramilitares han matado a personas que tildan de colaborar con la guerrilla. Por otra parte, el carácter particularmente agudo de los enfrentamientos en esta zona contribuye a perpetuar la vulnerabilidad de las Comunidades. A pesar de esto, las tres grandes Comunidades de Paz del Urabá chocoano (San Francisco de Asís, Natividad de María y Nuestra señora del Carmen), que acogen más de 8.000 personas, continúan revindicando su neutralidad.

• Los límites a la construcción de un espacio de Derechos Humanos

52Las transformaciones observadas no se deben, sin embargo, sobrestimar. El universo de las ong sigue siendo conflictivo, su resistencia a los actores armados particularmente frágil y ante todo su capacidad propositiva es todavía limitada.

  • 48 Se trata de una estrategia nacional integral de lucha contra la violencia en diferentes planos: nar (...)
  • 49 La Conferencia Internacional de Costa Rica se llevó a cabo los días 16, 17 y 18 de octubre de 2000.
  • 50 El Congreso Nacional Paz y País se llevó a cabo en Bogotá los días 10,11 y 12 de mayo de 2000.

53Los conflictos políticos entre las ong persisten y la mayoría de los encuentros revelan numerosos desacuerdos. Los esfuerzos a favor de transformaciones en los métodos de trabajo y la búsqueda de una mayor neutralidad encuentran una seria resistencia de parte de un sector partidario de un discurso radical. Así se constata que la toma de decisión conjunta sobre los principales puntos es un proceso extremadamente largo y doloroso. La posición de las ong respecto a la aplicación del dih está lejos de ser consensual y algunas organizaciones siguen rehusándose a referirse a ellas. Temporalmente, la oposición de las ong al Plan Colombia48 parece haber restablecido una cierta cohesión entre ellas. Han expresado conjuntamente sus preocupaciones frente a las posibles consecuencias del Plan sobre las condiciones de Derechos Humanos, y esto último constituye el eje del debate actual. Este tipo de protesta, sin embargo, difícilmente disimula la débil capacidad de propuesta de las organizaciones. Los componentes de un proyecto alternativo siguen siendo bastante difusos: enfrentar los problemas estructurales, democratizar el sistema político, llevar a cabo una verdadera reforma agraria, elaborar un proceso de sustitución de cultivos. Con esta finalidad fue pensada la Conferencia Internacional sobre la Paz y los Derechos Humanos en Costa Ric49 y más recientemente el Congreso Nacional Paz y País50. Resulta a menudo más dable protestar por la militarización y la invasión de Colombia que formular propuestas concretas. La persistencia de divergencias entre organizaciones muestra hasta qué punto difieren las concepciones sobre los Derechos Humanos, la visión del conflicto, y la relación con lo político. Se puede, sin embargo, subrayar la existencia actualmente de tres grandes grupos de ong:

  1. Las ong que continúan adhiriendo a una representación schmitiana de lo político. La lectura del conflicto en términos estructurales las lleva a privilegiar la reivindicación de derechos sociales, económicos y culturales. Conciben los Derechos Humanos ante todo como el derecho a la resistencia frente al Estado. Con frecuencia se trata de un discurso de origen de extrema izquierda abierto al lenguaje de los Derechos Humanos. Estas organizaciones se oponen por lo general a la denuncia de violaciones de los Derechos Humanos cometidas por las guerrillas. Conciben por demás que el paramilitarismo es una estrategia del Estado. Sus posturas radicales las han llevado a desinteresarse del tema de la negociación.

  2. Las ong que se pronuncian claramente a favor de una estrategia negociada del conflicto. Aspiran a una cierta neutralidad y denuncian indistintamente las acciones cometidas por todos los actores armados, recurriendo esencialmente al dih. Estas organizaciones se encuentran asociadas a los diferentes movimientos de la sociedad civil por la paz (Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz, Redepaz). Trabajan por el fortalecimiento del Estado y la consolidación de las instituciones políticas colombianas. En este grupo convergen diferentes visiones de los Derechos Humanos, desde organizaciones de la Iglesia que redescubren sus antiguas concepciones de los Derechos Humanos en términos de derecho natural, hasta organizaciones que tienen una visión más jurídica y adoptan una concepción moderna de los derechos fundamentales que integra las tres generaciones principales de los Derechos Humanos.

  3. Las ong, nacidas recientemente, en el seno de sectores de Derecha y que denuncian exclusivamente las violaciones de Derechos Humanos cometidas por la guerrilla. Este es el caso de la organización País Libre que se consagra a denunciar el secuestro desde comienzos de los años noventa o del Comité Nacional de Víctimas de la Guerrilla.

  • 51 Pécaut, Daniel (1996).

54El período actual se caracteriza finalmente por la difusión creciente de las violencias y por la “embrollada” de los discursos de Derechos Humanos. La diversidad de sus acepciones es tal que pareciera que los Derechos Humanos fuesen un verdadero “caleidoscopio jurídico”. A su manera, los Derechos Humanos se insertan dentro de las configuraciones de la violencia, cuyo carácter “caleidoscópio” es recalcado por Daniel Pécaut51.

55Este análisis ha mostrado, así, el desfase entre la extrema difusión del lenguaje de Derechos Humanos y sus efectos concretos. El conflicto se va intensificando y, entretanto, todo se reduce a los Derechos Humanos. Esto, a pesar de que esta noción polisémica y polémica, se ve con frecuencia convertida en un instrumento a nombre del cual se cometen las peores violaciones. Los protagonistas se apropian de estos derechos con el fin de legitimar sus actos y denunciar los de los demás. Aunque las ong colombianas han intentado recientemente adoptar un tono un poco más neutral, no parecen poder llegar a la instauración de un “metadiscurso” sobre los Derechos Humanos. Hasta el momento, su discurso no ha sido constitutivo en la medida en que no les ha permitido construir un espacio de Derechos Humanos que escape a la dinámica del conflicto. Por su parte, la mayoría de la población colombiana continúa asociando la defensa de los Derechos Humanos con un lucha entre partidarios y desinteresándose. La opinión pública colombiana, ya de por sí bastante debilitada por la violencia, realmente no necesitaba esto.

56Esta constatación nos puede incitar a cuestionarnos sobre la manera de restablecer el carácter operatorio de los Derechos Humanos. Eso supondría, primero que todo, evitar el servirse de ellos como instrumentos de un análisis simplista por medio del cual se designan los buenos y los malos. Considerando que el conflicto colombiano difícilmente se presta para este tipo de esquemas, las ong han podido verse enredadas en esta complejidad. Lo menos que se puede hacer es alentar las iniciativas que tienden a reforzar las actividades de investigación y de análisis que permitan abarcar mejor la complejidad del conflicto colombiano. Dadas unas configuraciones de la violencia cada vez más movedizas, es delicado mantener representaciones estáticas.

57Se hace notoria la necesidad de deshacerse del esquema clásico de responsabilidad y de hacer de los Derechos Humanos unas herramientas capaces de juzgar a todos los actores. No se trata de abandonar la perspectiva tradicional sino de integrar su uso con el dih. Este instrumento se adapta bien a aquellos contextos en los cuales la separación entre víctimas y victimarios es confusa. Es sin duda prudente no limitarse a un enfoque jurídico de los Derechos Humanos, y reintegrar su dimensión ética:

  • 52 Restrepo. Luis Alberto (1996), p. 46.

Es necesario, pues, ir más atrás de la formulación ya casi tradicional de la doctrina de los Derechos Humanos para rescatar su significación originaria y ortodoxa. En efecto, el sentido de la declaración de los Derechos Humanos era de darle a la sociedad inerme un arma ética y política de defensa frente a las eventuales arbitrariedades de los actores políticos armados que pretenden representarla (...) todo actor armado que aspire a contar con alguna legitimación social, está sometido al tribunal de la sociedad civil cuyo principio central es el respeto a los Derechos Humanos52.

58Efectivamente, mientras que en medio de un conflicto interno las normas son susceptibles de una multiplicidad de instrumentalizaciones, si se emprende la búsqueda de la dimensión moral de los Derechos Humanos podra atribuírseles nuevamente un sentido. La mayor parte del tiempo, las ong colombianas han adoptado una concepción muy jurídica de los Derechos Humanos. El recurso a la ética indudablemente facilitaría el llegar a un acuerdo alrededor de principios fundamentales y representaría un freno frente a los actos de barbarie cometidos por todos los actores armados. En un momento en el que cada una de las organizaciones tiende a adoptar su propia concepción de los Derechos Humanos, la tarea principal de las ong consiste sin duda en definir claramente el término. Podrían así contribuir a establecer criterios evidentes, a trazar los límites entre lo tolerable y lo intolerable.

59Más aún, ya que todo parece indicar que el conflicto colombiano se intensificará, es urgente que las organizaciones desarrollen estrategias que les permitan trabajar en tiempos de guerra y diferenciarse claramente de los actores armados. Ciertamente, esta tarea no es nada fácil. Los diferentes proyectos de Comunidad de Paz representan un aporte interesante en la medida en que pueden prefigurar el comienzo de una reorganización social. Los actores armados han mostrado poca inclinación por respetar estos derechos y parece arriesgado pensar que puedan constituir algo más que una solución puntual y limitada. Parece que la mayor parte de la soluciones pensadas por esta vía no pueden ser sino parciales.

  • 53 Consideran que los Derechos Humanos son unos principios nuevos de reconfiguración del espacio socia (...)
  • 54 Uribe. María Teresa (1999), p. 463.

60En efecto, el problema supera los solos Derechos Humanos para abarcar lo político en su conjunto. Los fenómenos de instrumentalización, de recomposición permanente del lenguaje de los Derechos Humanos y el hecho de que se hayan convertido en elementos centrales de los debates políticos, traducen sin duda a su manera la extrema fragmentación de lo social, la dislocación de la opinión pública y la dificultad para dar sentido a la violencia. ¿Acaso el poder simbólico que confiere Claude Lefort53 a los Derechos Humanos y que lo hace entrever en ellos la posibilidad de un nuevo relacionarse con lo político no presupone dos elementos de los cuales se carece cruelmente en Colombia, un poder consolidado y una sociedad civil capaz de organizarse? En cuanto a los referentes institucionales se debilitan, los derechos se tornan precarios y la ciudadanía se vuelve “virtual”54. La prioridad de la organizaciones de defensa de los Derechos Humanos es sin lugar a dudas la de contribuir a la reconstrucción de lo político en Colombia. Se trata de consolidar su capacidad propositiva y participativa, ante todo, en la actual coyuntura de intensificación de la guerra. Las ong, que con frecuencia han parecido reproducir el funcionamiento de los actores políticos tradicionales colombianos, deben afirmarse en calidad de actores autónomos y proponer otro tipo de discurso. La coyuntura actual las sitúa al corazón de los principales debates. De las ong depende el saber apropiarse de esta oportunidad.

Bibliographie

Bibliografía

Badie B. (1999): “Un monde sans souveraineté, les États entre ruse et responsabilité” en L’espace du politique, Paris, Fayard.

Bettati M. (1996): “Le droit d’ingérence, Mutation de l’ordre international” en Odile Jacob, Paris.

Blanquer Jean Michel (2000): “Entre o ‘Estado de direito’ e a ‘sociedade de direito’: A América Latina em busca de um conceito diretor” en Teoria e Sociedade. ufmg, No. 5, Junio.

Castaño Gil, Carlos (1997): Compendio de Entrevistas, Bogotá, Talleres Colombia Libre.

Comité de solidaridad con los presos políticos (1974): El libro Negro de la represión en Colombia, Frente Nacional 1958-1974, Bogotá, Editorial Gráficas Nuevo Mundo.

Echandía, C. (1997): “Expansión territorial de la guerrilla colombiana: geografía, economía y violencia” en Programa de estudios sobre seguridad, justicia y violencia de la Universidad de los Andes, Bogotá.

Gallón, Gustavo (1992): Conflicto Armado y Derechos Humanos en Colombia, Bogotá.

Gauchet, Maurice (2000): “Quand les droits de l’homme deviennent une politique” en Le Débat.

De Maillard, J. (1995): “Critique d’une religion nouvelle” en Commentaire.

Medina Gallego, Carlos (1990): Autodefensas, paramilitares y narcotráfico en Colombia, Bogotá, Editorial Documentos periodísticos.

Papacchini, Angelo (1997): Los Derechos Humanos. Un Desafío a la Violencia, Bogotá, Altamir Ediciones.

Pécaut, Daniel (1987): Orden y violencia: Evolución socio-política de Colombia entre 1930 y 1953, Bogotá, Norma.

— (1989): Crónica de dos décadas de violencia política colombiana 1968-1988, Bogotá. Siglo xxi Editores.

— (1996): “Passé, présent et futur de la violence”, en Blanquer, Jean Michel & Gros, C. (Coord). La Colombie à l’aube du troisième millénaire. Credal. Paris y 2001. “Guerra contra la sociedad” en Presente, Pasado y Futuro de la Violencia. Bogotá, Espasa.

Rangel Suárez, Alfredo (1999): Colombia: Guerra en el fin de siglo, Bogotá, Tercer Mundo Editores.

Restrepo, Luis Alberto (1996): Responsabilidad en Derechos Humanos, Bogotá, Facultad de Derecho Universidad Nacional de Colombia.

Rubio, M. (1999): Crimen e Impunidad. Precisiones sobre la Violencia, Bogotá, Tercer Mundo Editores.

Informes

cinep. 1982. Colombia: Represión 1970-1981, Bogotá, Cinep.

Comisión Colombiana de Juristas, Defensoría Del Pueblo. (1997): Contra viento y marea, Conclusiones y recomendaciones de la onu y la oea para garantizar la vigencia de los Derechos Humanos en Colombia: 1980-1997, Bogotá, Tercer Mundo Editores.

Oficina Del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Informe del año 1999.

Otras referencias citadas

Castaño Gil, Carlos (2000): Entrevista del canal rcn, el 9 de agosto de 2000 Oficina Del Alto Comisionado Para la Paz, Presidencia de la República.

— (1996): Entrevista de la revista Cambio 16 al “Mono Jojoy”. Abril de 1995 en Paz Integral y Diálogo Útil, Bogotá, Imprenta Nacional. Tomo II.

— (1996): Declaraciones de Manuel Pérez sobre el dih. 15 julio de 1999 en Paz Integral y Diálogo Útil, Bogotá, Imprenta Nacional. Tomo ii.

Uribe, María Teresa (1999): “Las soberanías en disputa, ¿conflicto de identidades o de derechos? Ponencia presentada en la Conferencia Museo, Memoria y Nación. Bogotá, 24 de noviembre de 1999.

Notes

1 El debate sobre el derecho a la injerencia se configura a comienzos de los años ochenta; un encuentro en París sobre el tema de la moral humanitaria preconiza el derecho a la injerencia. Véase en Bettati M (1996), p. 12.

2 Badie, B. (1999), p. 260.

3 Gauchet, M. (2000), p. 268 - 270.

4 Papacchini, A (1997), p. 17.

5 Ibidem.

6 Ibidem.

7 De Maillard, J. (1995). pp. 83-90.

8 Cifras presentadas por la Consultorίa para los Derechos Humanos y el Desplazamiento – codhes en un seminario internacional sobre el tema de los desplazados, organizado en Bogotá del 30 de mayo al 2 de junio de 2000.

9 De esto da fe el lugar que ocupa el argumento sobre los Derechos Humanos desde el inicio del actual proceso de negociación entre el gobierno y los grupos guerrilleros. La muerte de seis niños el 16 de agosto de 2000 en Pueblo Rico (Antioquia) –víctimas de un supuesto fuego cruzado entre el ejército y la guerrilla– provoca fuertes condenas de parte de la Comunidad Internacional y de la sociedad civil colombiana. Esta exige a los actores armados el respeto de la población civil y la firma de un cese de hostilidades.

10 Pécaut, Daniel (1987), p. 29.

11 Entre 1958 y 1974, el Sistema Político colombiano se rige por el Pacto del Frente Nacional. Este acuerdo reparte el poder entre los partidos Liberal y Conservador.

12 Pécaut, Daniel (1989), p. 23.

13 Se señalan 615 casos en 1970, 4.271 en 1973, 7.914 en 1977, 6.819 en l980. A partir de este año, el número de detenidos se reduce.

14 La práctica de la ejecución también se expande: 49 casos en 1970, 101 en 1973, 139 en 1977, 105 en 1979. La tendencia al aumento se prosigue de ahí en adelante

15 El primer caso de desaparición es el de Omayra Montoya en 1977. Para 1981 ya se señalan 101 desapariciones, cinep y Justicia y paz. Base de Datos. Comité permanente para la defensa de los Derechos Humanos. Informes, cinep. 1982. Colombia: represión 1970-1981. cinep. Bogotá.

16 La uso o Unión Sindical Obrera es un sindicato formado por la Empresa Colombiana de Petróleos –ecopetrol–. Situada en Barrancabermeja en la región del Magdalena Medio ha desempeñado un papel importante en el movimiento social colombiano desde los años veinte.

17 Comité de Solidaridad con los presos políticos, (1974), pp. 18 - 205.

18 La Declaración del Derecho de los Pueblos hace hincapié preferencialmente en los derechos colectivos: derecho a la autodeterminación, derechos económicos y culturales, derecho a la educación, derecho al medio ambiente y al acceso a los recursos naturales, derechos de las minorías. Es de inspiración tercermundista y socialista.

19 Rubio, M. (1999), p. 138. Esa observación es válida hasta el momento de la decisión de la Corte Constitucional de septiembre de 1997, la cual abroga el artículo 127 del Código Penal de 1980.

20 Medina Gallego, Carlos (1990).

21 Pécaut, Daniel (1996), p. 91.

22 A la fecha, las estimaciones del número de miembros de la UP que fueron asesinados

arrojan números que varían entre 2.500 y 3.000.

23 La mayoría de las organizaciones tienen sus listas de los defensores asesinados y Colombia sigue siendo uno de los países donde más peligro corren los defensores de Derechos Humanos.

24 Gallón, Gustavo (1992), p. 15.

25 En un solo año se señalan más de 130: La Negra y Honduras, La Mejor Esquina. San Rafael, Segovia.

26 El presidente Turbay llegará al punto de negar la existencia de prisioneros políticos en Colombia, y su ministro de Defensa divulgará la tesis de una “autotortura” por parte de los prisioneros puesto que la acusación de tortura no podía ser más que una farsa.

27 La mayoría de los miembros de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía ha sido amenazada u obligada a emprender el camino del exilio.

28 Blanquer Jean Michel (2000), pp. 156-157.

29 Entrevista con el Mono Jojoy en Cambio 16 Abril de 1995.

30 El Protocolo adicional a los Acuerdos de Ginebra de 1949 fue ratificado por el gobierno colombiano en 1995.

31 Acuerdo de Puerta del Cielo firmado entre los representantes de la sociedad civil colombiana y el eln el 15 de julio de 1998, en Maguncia. Alemania.

32 El 12 de abril de 1999, el eln secuestra 46 pasajeros de un avión de la compañía Avianca que viajaba entre Bucaramanga y Bogotá. El 30 de mayo de 1999. el mismo grupo secuestra 59 personas en una iglesia de Cali.

33 La explosión de un oleoducto en Machuca el 19 de octubre de 1998 provoca un incendio y múltiples víctimas entre la población civil.

34 Ejército Nacional, Brigada xx (1996), Violación de los Derechos Humanos de la población civil por parte de la subversión. Bogotá, p. 46.

35 Castaño Gil, Carlos (1997), p. 8.

36 Declaración de Córdoba del 2 de julio de 1998, suscrita por los miembros del Consejo Nacional de Paz, la sociedad civil y las Autodefensas de Córdoba y Urabá con respecto al inicio de un proceso de paz con esta organización.

37 Castaño Gil, Carlos (2000).

38 Ibidem

39 Al respecto la Comisión Nacional de Televisión de Colombia emite el siguiente mensaje a favor de la paz. “Para comenzar a estar bien debemos ponernos de acuerdo en lo que está mal”.

40 Comisión Colombiana de Juristas Defensoría Del Pueblo, 1997.

41 Es más, las amonestaciones al Ejército colombiano no dejan de surtir unos efectos reales: el desmantelamiento de la xx Brigada a raíz del informe de 1997 del Departamento de Estado estadounidense y el arresto de militares de alto rango. El informe del Departamento de Estado para el año 1998 señala el arresto del coronel Bernardo Ruiz Silva, comandante de la xx Brigada en 1995, la condena del coronel Luis Felipe Becerra por su responsabilidad en la masacre de Riofrío en 1993, la condena a 18 años de prisión de los tenientes coroneles Marco Báez Garzón y Alejandro Londoño Tamayo por su responsabilidad en la masacre de Segovia.

42 En el caso de Amnistía Internacional la decisión de denunciar igualmente las violaciones de Derechos Humanos cometidas por actores no-estatales data del Consejo Internacional de Amnistía de 1987 en Aguas de Lindao, Brasil. De hecho, los informes posteriores sobre Colombia examinan la cuestión de violaciones cometidas por las guerrillas. Se observa una evolución similar en los discursos de las ong estadounidenses Wola y Americas’ Watch.

43 Echandía, C. (1997), p. 25.

44 Rangel Suárez, Alfredo (1999), p. 6.

45 La mayoría de los departamentos se encuentran allí representados. Se observan sin embargo, grandes disparidades a nivel de la distribución territorial de las ong. Así, encontramos un gran número de estas organizaciones en Antioquia, amenazadas por los actores armados, lo que sin duda no es la única explicación. Efectivamente, a pesar de la situación de violencia extrema, el Urabá es la región que reúne el mayor número de ong.

46 El 23 de enero de 1994, un grupo de hombres armados irrumpió en un barrio de invasión denominado La Chinita en Apartadó; ejecutó a 35 personas e hirió a doce. La determinación de responsabilidades era asunto complejo en la medida en que todos los actores armados presentes en la zona caían en sospecha: el eln, las farc, los militares, los paramilitares.

47 Declaración conjunta de las Organizaciones no Gubernamentales colombianas durante la sesión No. 56 de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Marzo de 2000.

48 Se trata de una estrategia nacional integral de lucha contra la violencia en diferentes planos: narcotráfico, guerrilla, desarrollo económico, protección de los Derechos Humanos. Los Estados Unidos ha acordado la financiación de una parte del Plan Colombia y su ayuda está orientada a reforzar el Ejército colombiano en su lucha contra el narcotráfico.

49 La Conferencia Internacional de Costa Rica se llevó a cabo los días 16, 17 y 18 de octubre de 2000.

50 El Congreso Nacional Paz y País se llevó a cabo en Bogotá los días 10,11 y 12 de mayo de 2000.

51 Pécaut, Daniel (1996).

52 Restrepo. Luis Alberto (1996), p. 46.

53 Consideran que los Derechos Humanos son unos principios nuevos de reconfiguración del espacio social y generadores de democracia. Constituirían un campo en el cual se podría expresar el lazo simbólico de copertenencia de los individuos dentro de un espacio dividido.

54 Uribe. María Teresa (1999), p. 463.

Notes de fin

1 Doctorante en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (ehess) de París. Asistente de Investigación en el Instituto de Altos Estudios de América Latina (iheal) de París.
daviauds2002@yahoo.fr

© Institut français d’études andines, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr