Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La laguna de los villanos

 | 
Daniel Parodi Revoredo

Capítulo V. Los aliados en la encrucijada

Texte intégral

«La campaña de Arequipa para los chilenos tenía gran proyección político militar, porque si caía Arequipa, Bolivia quedaba aislada y, por lo tanto, se destruía la Alianza Perú — Boliviana».
Héctor Ballón Lozada

1En el presente capítulo estudiamos los acontecimientos vinculados con la expedición chilena a Arequipa, que se realizó entre los meses de setiembre y octubre de 1883, y que implicaron la ocupación de esta ciudad, el fin de la Alianza Perú — Boliviana y de la Guerra del Pacífico.

2Ponderamos, en primer lugar, cuáles eran los objetivos militares y geopolíticos que orientaron la decisión chilena de ocupar la capital del sur del Perú. Además, presentamos las diferentes estrategias defensivas que, en mayo de 1882, delinearon los líderes de la Alianza y que debían aplicarse de producirse la mencionada expedición.

3Además, estudiamos los movimientos militares del ejército peruano, previos a la ocupación de Arequipa, relacionándolos con las estrategias a las cuales hemos aludido en el párrafo anterior.

4Asimismo, analizamos las determinaciones que adoptó el alto mando peruano, luego de que, sin mayores sacrificios, sus posiciones militares fueron ocupadas por las fuerzas chilenas. También en este caso, vinculamos las decisiones que se tomaron con las tácticas militares que, con bastante anterioridad a estos acontecimientos, diseñaron los líderes de la Unión.

5Por otro lado, examinamos los hechos que tuvieron lugar entre los días 24 y 25 de octubre de 1883, y que concluyeron con el levantamiento de parte de la población arequipeña. Este hecho propició la dispersión del ejército regular, el retiro de las autoridades del gobierno, así como el abandono y la pérdida de los elementos bélicos que logró reunirse para la defensa.

6Finalmente, discutimos el significado de la ocupación de Arequipa, acontecimiento que pone término a la segunda fase de la Guerra del Pacífico, a la Alianza Perú - Boliviana; que implica la consolidación de la victoria chilena y el logro de todos sus objetivos militares, territoriales y geopolíticos.

1. OBJETIVOS DE LA EXPEDICIÓN CHILENA A AREQUIPA

7Los objetivos de Chile en la Guerra del Pacífico pueden dividirse en económicos, geopolíticos y territoriales. En primer lugar, para consolidar su posición económica debía apropiarse de las salitreras bolivianas y peruanas. En segundo lugar, pretendía obtener la hegemonía regional en el Pacífico sur, lo que lograría siempre y cuando pudiese separar al Perú de Bolivia y viceversa, esto es destruir la Alianza Perú - Boliviana. En tercer lugar, sus objetivos territoriales, que se desprenden de los otros dos, consistían en conservar Tarapacá, y de ser posible o necesario, Arica y Tacna.

8En los últimos dos años del conflicto bélico, Chile delinearía su estrategia militar, subordinándola a los objetivos antes mencionados y de acuerdo a situaciones imponderables, como lo fue la resistencia peruana. Desde esa perspectiva, su primera misión consistió en derrotar a Cáceres, cuyas acciones bélicas mantenían vigente la guerra. Paralelamente, tras el advenimiento de Iglesias, negociaba con este último caudillo las bases del futuro acuerdo de paz.

9En mayo de 1883, en Chorrillos, representantes chilenos y de la disidencia peruana firmaron un acuerdo preliminar. Dos meses después, el diez de julio, las fuerzas de Cáceres fueron derrotadas en Huamachuco. Los acontecimientos señalados modificaron sensiblemente el escenario de la Guerra del Pacífico. El primero de ellos debilitaba las gestiones diplomáticas de la Alianza, y el segundo desarticulaba su resistencia militar.

10Poco a poco, el panorama se despejaba favorablemente para Chile. Sin embargo, la Unión seguía vigente y se presentaba como el último obstáculo por salvar. El marco de legalidad que rodeaba a los gobiernos que la componían y el robustecimiento de sus fuerzas militares impedían al invasor finalizar a su modo la confrontación. Fue por eso que en agosto de 1883, pocas semanas después de derrotado Cáceres, las autoridades políticas chilenas ordenaron a sus furezas que expedicionen sobre Arequipa.

11La mencionada expedición pudo realizarse con anterioridad, pero la presencia de Cáceres en la Sierra Central obligó a aplazarla. En abril de 1883, el presidente chileno Domingo Santa María declaró lo siguiente:

  • 1 Estado Mayor General Del Ejército Chileno. La campaña de Arequipa a través de la correspondencia de (...)

«Aunque por el momento no veo muy clara la necesidad de expedi-cionar sobre Arequipa, no sería raro que al fin nos viéramos obligados a develar a Montero, si es que persiste en ser el embarazo para la celebración de la paz».1

12En setiembre de 1883, hacía tiempo que Chile había alcanzado varios de sus objetivos: poseía el salitre y los territorios de los que pretendía apoderarse al iniciarse el conflicto. Sólo le faltaba consolidar su hegemonía regional y para lograrlo debía acabar con la Alianza. Esta sola pretensión prolongó considerablemente la duración de la guerra, y explica, per se, la expedición chilena a Arequipa, la que hubiese resultado innecesaria si se hubiese celebrado la paz entre Chile y los gobiernos aliados. Sobre la importancia de incursionar sobre Arequipa, el presidente Santa María declaró:

  • 2 Ibíd., p. 50, 51. Carta de Domingo Santa María a José Velásquez, de 8 de agosto de 1883.

«Pero una vez que Chile sea el dueño de esta importante ciudad y del ferrocarril hasta Puno, podrá dictar al Perú y a Bolivia las condiciones de paz que sean verdaderamente una garantía para la tranquilidad y el porvenir de nuestro país».2

2. LA DEFENSA DE AREQUIPA: ESTRATEGIA MILITAR DE LA ALIANZA

13El 16 de mayo de 1882, en la ciudad de Oruro, se reunieron Narciso Campero, que por aquellos días se encontraba en la mencionada ciudad reorganizando el ejército de su país, y Manuel María del Valle, ministro plenipotenciario del Perú en Bolivia. A la reunión también asistió el coronel Manuel Velarde, Comandante en Jefe del Ejército del Sur del Perú.

  • 3 A.RR.EE.B.TC. n. 80. f. 79a.

14La razón de la conferencia, que un memorando del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Bolivia consigna, era «coordinar los procedimientos que debían adoptar los ejércitos del Perú y Bolivia, en el caso de una invasión enemiga sobre los departamentos del sur del Perú».3

15En aquella reunión se expusieron las dos posiciones, la del Perú y la de Bolivia. Su conocimiento es importante porque explica, en parte, las estrategias que en el contexto de la expedición chilena a Arequipa adoptaron las naciones aliadas.

2.1. LA ESTRATEGIA MILITAR BOLIVIANA

16En la mencionada conferencia, los comisionados peruanos preguntaron al mandatario de Bolivia cuál sería la actitud de su país si se llevase a cabo una expedición chilena sobre los departamentos del sur del Perú.

  • 4 Ibíd., n. 80. f. 85.

17Campero manifestó que no le era posible mover sus fuerzas sobre Arequipa. Señaló que de hacerlo dejaría desguarnecida su retaguardia facilitando la ocupación de su territorio por las fuerzas chilenas. Añadió que de producirse esta situación, se interrumpiría la comunicación con Argentina, cortándose la posibilidad de obtener armas y recursos provenientes del extranjero.4

18Asimismo, entendía Campero que las fuerzas peruanas de Arequipa no debían presentar batalla por si solas, porque las consideraba insuficientes para hacer frente a las chilenas. Entendía que de ocurrir este enfrentamiento se produciría un inútil derramamiento de sangre.

19El Presidente de Bolivia propuso desmantelar las líneas férreas de Moliendo a Arequipa, en el caso de presentarse esta situación. Añadió que en tal caso debía simularse la intención de resistir, emprenderse la retirada hasta Puno y luego destruirse la vía férrea que comunica Arequipa con el mencionado departamento limítrofe.

  • 5 Ibíd., n. 80. f. 86.

«Piensa S.E. que efectuada la expedición, debería hacerse el aparato de resistirla, para evitarla, y que si esto fuese inútil, sería necesario entonces retirar el ejército sobre Puno, destruyendo antes las líneas férreas de Moliendo a Arequipa y de Arequipa a Puno, para dejar al enemigo la tranquila posesión de la primera de estas poblaciones».5

  • 6 Ibíd., n. 80. f. 86.

20Por último, señaló Campero que de proceder las fuerzas peruanas de este modo era probable que las de Chile declinasen la idea de actuar sobre el departamento de Puno. No obstante, añadió que de evolucionar la soldadesca invasora hasta la región altiplánica, las fuerzas conjuntas del Perú y Bolivia ejecutarían una estrategia defensiva consistente en el movimiento de columnas ligeras y en acosar al enemigo a través del hostigamiento de guerrillas y montoneras.6

2.2. LA ESTRATEGIA MILITAR PERUANA

  • 7 Ibíd., n. 80. f. 87.

21Manuel Velarde y Manuel María del Valle observaron la propuesta del mandatario boliviano y, en su lugar, plantearon una táctica alternativa. Comenzó Velarde señalando que Arequipa era el último baluarte peruano y que resignarlo traería consigo la ruina de su país. Pensaba que el abandono de este departamento supondría la pérdida de las mejores posiciones del Peni y su mayor fuente de recursos; sostuvo también que en Puno no se contaba con los medios indispensables para garantizar la subsistencia del Ejército del Sur. Por añadidura, observó que la pérdida de Arequipa afectaría sensiblemente la moral de sus fuerzas y podría desencadenar su dispersión.7

22Por otro lado, indicó Velarde que las fuerzas chilenas, una vez poseedoras de Arequipa, no tendrían inconveniente alguno para cercar a Cáceres y colocarlo entre dos fuegos, pues podría ser atacado también desde el Cuzco. Finalizó afirmando que con el nuevo armamento adquirido, el Ejército del Sur se encontraba en capacidad de resistir la acometida del invasor.

  • 8 Ibíd., n. 80. f. 88.

«Propone que Arequipa resista la invasión enemiga, saliendo el ejército y la guardia nacional a ocupar posiciones ventajosas fuera de la ciudad: que en el caso de un desastre, se replieguen las fuerzas sobre la población, para hacer allí su defensa, con el auxilio del pueblo, y que ocupada Arequipa por las fuerzas chilenas, se verifique la segunda retirada sobre Puno, para dar lugar entonces a las evoluciones militares insinuadas por S.E. el Sr. Gral. Campero».8

  • 9 Ibíd., loc. cit.

23En cuanto a la participación que le correspondería a las fuerzas bolivianas, Manuel María del Valle propuso que éstas se escalonasen desde Oruro hasta La Paz y Puno, manifestando que su sola presencia en territorio peruano alentaría las fuerzas de Arequipa.9

24Luego de escuchar la propuesta peruana, el presidente boliviano se manifestó favorable a aceptarla, reservándose la potestad de ordenar, según las circunstancias, el avance o repliegue de sus tropas.

  • 10 Ibíd., n. 80. f. 89.

«El Exmo. Sr. Capitán General, dada la situación actual del Perú y la fuerza de las razones aludidas para apoyar el plan propuesto por el Sr. Coronel Velarde, convino en aceptarlo, comprometiéndose a escalonar sus fuerzas en la extensión de los Departamentos de Oruro y La Paz, hasta el territorio del Perú, y reservándose toda la amplitud de sus facultades, para dar a esas fuerzas la dirección que reclame el curso de los acontecimientos, ya sea adelantándolas hacia Arequipa, si a su juicio fuese necesario y conveniente, ya sea haciéndolas retroceder hacia el interior de Bolivia».10

25Efectivamente, Narciso Campero aceptó el plan defensivo del Perú. No obstante, como veremos en las páginas siguientes, los acontecimientos previos a la ocupación de Arequipa nos llevan a pensar que fue más bien el plan boliviano el ejecutado por Lizardo Montero.

3. ARMAS Y RECURSOS BOLIVIANOS

26En el capítulo anterior nos referimos a las donaciones de recursos y armamento que Bolivia otorgó al Perú. En aquellas páginas no hicimos mención a las dotaciones correspondientes a octubre de 1883 por considerar que correspondían a un contexto distinto: el de la expedición chilena a Arequipa.

27En efecto, apenas conocida la noticia de que iniciaban sus movimientos los contingentes militares chilenos, el gobierno de Bolivia inició coordinaciones con su homólogo peruano para preparar la defensa. Ya a principios de setiembre, Campero tenía conocimiento de la expedición, aunque esperaba que se realizase posteriormente.

  • 11 BNP.SI. Sección correspondencia. Lizardo Montero. Carta de 8 de setiembre de 1883.

«A pesar de los rumores que circulan frecuentemente relativos a una invasión sobre esa plaza, me inclino a creer que el enemigo no ejecutará tan pronto su pensamiento. Ojalá pues, prolongara su tardanza porque así nos proporcionaría la ocasión de preparar mejor la defensa».11

  • 12 Ibíd., Carta de 29 de setiembre de 1883.

28Pocas semanas después, a sabiendas de que la soldadesca chilena había iniciado su movilización, el presidente Campero tomó más resueltamente cartas en el asunto. Fue así que escribió a Montero informándole que había dado orden para que se remitiese al Peni «una batería de cañones Krupp, con su correspondiente dotación, mil rifles Remington y cien mil tiros, destinados al ejército del Peni, con cargo de reintegro».12

29La orden suprema se expidió el día 4 y se cumplió rápidamente. Los primeros días de octubre, desde Oruro, comenzaron a partir las expediciones de armas hacia Puerto Pérez, cumpliendo así con el encargo de trasladar los cañones, rifles y municiones al Perú.

30La artillería, conducida por el sargento mayor Benito Corral Alcerreca, partió el día seis. Por su parte, fueron diversas las comisiones que cumplieron el encargo de trasladar los rifles y la munición.

31El mismo día seis, se remitió la primera remesa comandada por el teniente coronel Segundo Báscones; la segunda partió el siete, y fue conducida por el subteniente Casimiro Mendoza; el tercer cargamento, cuyo traslado se asignó al teniente Coronel Manuel Klaure, partió el ocho de octubre. Ese mismo día, al atardecer, partió Delfín Rodrigo conduciendo 99.000 tiros de munición.

32La última expedición partió de Oruro el once de octubre de 1883, conducida por el comandante Narciso Aviles. En oficio remitido a José María Pando, Ministro de la Guerra de Bolivia, Genaro Salarzuela informó lo siguiente:

  • 13 A.N.B. MG.13.1883. Oficio de 8 de octubre de 1883.

«El día 11 de los corrientes salió de este cuartel general con destino a Pto Pérez el cdte. Narciso Avilés, conduciendo trescientos cuarenta rifles Remington n.43 y cuarenta y tres mil tiros de munición con lo que quedan completos los mil rifles y cien mil tiros que ordenó el Supremo Gobierno se enviasen al Puerto Pérez».13

33Por su parte, Manuel María del Valle indicó a Mariano Nicolás Valcárcel que el día 15 de octubre, en el Titicaca, debía embarcarse todo el armamento que pudiese llegar a Puerto Pérez antes de esa fecha. El resto se remitiría a Puno días después.

  • 14 Acerca del embarque del armamento en Puerto Pérez véase: A.RR.EE.P. Servicio diplomático del Perú e (...)

34Efectivamente, el día 15 se embarcaron la batería de cañones y 32.000 tiros de munición que salieron ele Oruro el día 6. Es probable que también lo hayan hecho las dotaciones que salieron del cuartel general boliviano los días 7 y 8. La última remisiva, que salió de Oruro el once, debió trasladarse en fecha posterior.14

35Las armas que se embarcaron en Puerto Pérez el 15 llegaron a Arequipa el 17, dos días después. La posibilidad de trasladarlas de Puno a Arequipa por ferrocarril explica su rápida llegada a la entonces capital peruana.

  • 15 A.RR.EE.P. Servicio diplomático del Peni en Bolivia. Libro copiador 5-7 A. 1882 - 1883. Oficio de 1 (...)

«En contestación al oficio de Ud. (n.451) de fecha 12 del presente, me es grato decirle que el Sargento Mayor del ejército boliviano Benito Corral Alcérreca ha llegado el día de ayer, conduciendo los cañones, municiones y bayetón; y tan pronto como la Comandancia general me remita los datos que le he pedido, relativos a la exactitud de la entrega, se los comunicaré a Ud».15

36Debido a las convulsiones sociales que tuvieron lugar en Arequipa, y a su posterior ocupación por las fuerzas chilenas, no nos ha sido posible recabar las fechas exactas en las que llegaron a Arequipa las demás armas remitidas por el gobierno de Bolivia, puesto que la documentación consultada sólo consigna información hasta el día 19 de octubre. Tampoco nos ha sido posible establecer la cantidad exacta de rifles y municiones que el vapor que zarpó de Chilicaya el día 15 de octubre condujo hasta Puno, para luego ser enviados a Arequipa. No obstante, lo más probable es que en vapores zarpados los días siguientes se haya trasladado el resto del armamento y que éste haya llegado en fecha oportuna, toda vez que, como hemos visto, la distancia entre aquel puerto y esta ciudad se transitaba en dos días.

37Pero el refuerzo al Ejército del Sur no se limitó a la dotación armamentística que hemos señalado: además, el gobierno boliviano donó al Perú una importante suma de dinero para la manutención de sus fuerzas.

  • 16 Ibíd., n. 282. Oficio de 11 de octubre de 1883. n. 282.

«Al acusar recibo del oficio de Ud. (n.447) correspondiente al 6 del que cursa, me es grato manifestarle que el Sr. Emilio de Ojeda, Ministro de España en esa república, ha entregado al excmo. Sr. Montero una letra por valor de nueve mil trecientos dos soles treinta centavos que el Sr. general Campero se ha dignado enviarla para sufragar las necesidades de nuestro ejército».16

38Como veremos más adelante, una importante dotación armamentística adquirida por el Perú no pudo arribar a tiempo a su destino. Sin embargo, por aquellos días los aliados realizaron esfuerzos para lograrlo. Al carecer de recursos la legación peruana en Buenos Aires, su homologa boliviana, por orden de su gobierno, asumió los costos de su traslado.

  • 17 BNP. SI. Sección correspondencia. Mariano Felipe Paz Soldán. Carta de 25 de octubre de 1883 dirigid (...)

«El señor encargado de negocios de Bolivia don Santiago Vaca Guzmán proporcionará fondos para el transporte de las armas del Perú que existen en Salta y en el Rosario, en poder de los SS. Dávalos y Machain y que deben remitirse a Bolivia a la orden del señor ministro don Manuel María del Valle. En esta virtud y poniéndose Ud. de acuerdo con el señor Vaca Guzmán, encargado de negocios de Bolivia y recibiendo las instrucciones que le de consonantes con la presente, se pondrá Ud. en marcha, cuidando de la pronta y segura entrega de dicho armamento».17

39Pocos días antes de su cancelación como producto de la desaparición formal de una de sus partes, la Alianza Perú - Boliviana mantenía plena vigencia. El envío al Perú de un importante contingente armamentístico, de recursos pecuniarios para mantener al ejército peruano y el costeo de los gastos del traslado de las armas que aún se encontraban en territorio argentino demuestran la permanencia de Bolivia en la Unión y por lo tanto su continuidad.

4. ARMAS PERUANAS

40Como señalásemos en los párrafos anteriores, en octubre de 1883 aún permanecía en la Argentina una porción de los pertrechos adquiridos por el Perú, esperando ser trasladada a Arequipa.

41Parte de dicha dotación llegó a la entonces capital peruana días antes de su ocupación y fortaleció las fuerzas de Lizardo Montero. Sin embargo, buena parte se encontraba en la Argentina o Bolivia el día en que una revuelta popular desbarató al gobierno oficial del Perú.

42La información consultada revela que una importante cantidad de rifles, municiones y otros artículos, que condujo el Capitán Benavides desde Argentina, fueron embarcados en Chilicaya, en el vapor que zarpó el día 15, y que, como mencionásemos en el acápite anterior, también condujo una fracción del armamento boliviano.

  • 18 A.RR.EE.P. Servicio diplomático del Perú en Bolivia. 5-7 A. Set - dic 1883 Oficio de 12 de octubre (...)

«El resto de la expedición conducida por el capitán Benavides, que hoy hace pascana en Viacha, para estar en Chilicaya el Domingo próximo temprano; expedición que como sabe Ud, se ha compuesto de mil rifles, doscientas noventa mil municiones, quince cuñetas de pólvora, seis mil espoletas y mil ochocientos estopines».18

43Este armamento llegó a Arequipa el día 17 de octubre. Sin embargo, parte de los pertrechos adquiridos por el Perú en Europa, gracias a las exitosas gestiones de su ministro Francisco Rosas, no pudieron reforzar al Ejército del Sur. Diferentes documentos oficiales, de noviembre y diciembre de 1883, dan cuenta de esta situación.

  • 19 BNP.SI. Sección correspondencia. Mariano Felipe Paz Soldán. Carta de 7 de noviembre de 1883.

44En correspondencia de 7 de noviembre de 1883, dirigida a Mariano Felipe Paz Soldán, quien en setiembre de ese año reemplazara a Cesáreo Chacaltana como agregado del Perú en Argentina, la casa comercial Machain informaba acerca de los elementos bélicos que aún se encontraban bajo su custodia y de aquéllos que todavía estaban depositado en la aduana de Rosario. Machain tenía en su poder 450 cajones de cartuchos y 125 con rifles. Por su parte, en la aduana del Rosario había 433 cajones con armamento cuyo contendido no se precisa.19

45La historia de los medios militares adquiridos por el Perú durante-la Guerra del Pacífico no ha terminado de escribirse. Las fuentes consultadas no nos permiten precisar su número, aunque días después de ocupada Arequipa, Manuel María del Valle, cuyo testimonio consideramos fidedigno, señaló que en sus dos años de gestión al frente de la Legación peruana en Bolivia logró trasladar a aquella ciudad 8.000 fusiles y 2.000.000 de municiones, cifra que recogen diversos investigadores.

46Los datos ofrecidos nos permiten sostener que un importante contingente armamentístico pudo ser trasladado hasta Arequipa y que si esta plaza resultó ocupada por el invasor no fue precisamente por carecer de medios militares y económicos. Más bien, es la manera como aplicaron las autoridades peruanas su estrategia defensiva, la que explica la ocupación de la capital del sur del Perú. En los acápites siguientes evaluaremos esta situación.

5. «EL CONTRALMIRANTE EN SU LABERINTO»

  • 20 Véase Rude, George. La multitud en la historia. Buenos Aires: Siglo xxi Argentina, 1971, p. 12.

«Un tipo de muchedumbre es susceptible, merced a la intrusión de lo inesperado o de fuerzas exteriores a ella misma, de convertirse en otro».20

47El análisis de la materia que seguidamente vamos a tratar resulta dificultoso. Intervienen en ella elementos subjetivos que atañen a la psicología de los individuos y de las masas. Asimismo, las fuentes documentales resultan insuficientes y bastante sesgadas por tratarse, en algunos casos, de testimonios voluntarios redactados por sus protagonistas.

48Alrededor de la revuelta del 25 de octubre de 1883 giran elementos vinculados con las pasiones colectivas, las que aparecen en instantes de suprema angustia. En estas situaciones, las decisiones de los líderes pueden despertar insospechadas reacciones y activar revueltas en pocos minutos.

49Es este el contexto que rodea los acontecimientos que vamos a analizar. Es por ello que advertimos al lector que los resultados a los que hemos llegado son el fruto del intento de interpretar acciones y contenidos documentales que, per se, resultan insuficientes para responder todas las interrogantes. Pretendemos por ello que el contenido de las siguientes páginas sirva de orientación a futuras investigaciones que, necesariamente, deberán incluir elementos teóricos de la historia social para esclarecer científicamente sucesos cuya apasionada discusión se sigue reproduciendo, colectiva y cotidianamente, en diversos espacios de la vida pública y privada del Perú.

5.1. LA DEFENSA PERUANA EN HUASACACHE

50Señalamos, páginas atrás, que considerábamos que era la táctica propuesta por Narciso Campero la que habían aplicado las autoridades peruanas en este contexto bélico. En otras palabras, creemos que la idea de Lizardo Montero era presentar solamente un amago de resistencia a la expedición chilena para luego ordenar la retirada a Puno y unir sus fuerzas con las de Bolivia.

51Para sostener este planteamiento examinamos las características de la línea defensiva que se instaló en las alturas de Huasacache, paraje obligado en el camino hacia Arequipa, cuyas características geográficas, al parecer, lo tornaban inexpugnable. Estas posiciones fueron defendidas por un contingente de soldados de número muy limitado que no recibió instrucciones precisas acerca de su modus operandi.

  • 21 Véase Nieto Vélez, Armando. «Vicisitudes del gobierno provisional de Arequipa (1882-1883)». Revista (...)

«Por la tarde del 18 de octubre las tropas avanzadas de Godínez ocuparon las alturas de Jamata y Huasacachi. Eran 290 hombres de los batallones «Constitución y Ayacucho», pero no se les dieron instrucciones precisas sobre la táctica y las acciones que debían adoptar».21

52Además, el refuerzo de estas posiciones se decidió tardíamente, cuando hacía días que la expedición chilena se encontraba frente a ella. Cuando finalmente se resolvió reforzarlas -el día 23 de octubre -éstas ya habían sido ocupadas por las fuerzas enemigas y José Godínez, su jefe, se encontraba apurando la retirada de su división rumbo a Puquina y Arequipa.

53La vulnerabilidad de la posición defensiva peruana llamó inclusive la atención del coronel José Velásquez, jefe de la expedición chilena, quien escribió lo siguiente al ministro de Guerra de ese país:

  • 22 Estado Mayor General del Ejército Chileno, Op.cit., p. 191. Carta de 31 de octubre de 1883.

«En efecto señor, no pudiendo el enemigo reforzar considerablemente sus posiciones, tenía que dejar descubiertos sus flancos, so pena de no poder ofrecer sino una débil resistencia en un ataque por diversos puntos de su línea. Y para una sorpresa, nosotros no necesitábamos de un gran ejército».22

  • 23 Los informantes de Lizardo Montero lo mantuvieron al tanto del desplazamiento de la expedición chil (...)

54Debe considerarse también que el gobierno peruano tenía conocimiento de los movimientos militares chilenos, con lo que podía establecer un seguimiento bastante preciso del acercamiento de las fuerzas invasoras. Es por eso que difícilmente puede sostenerse que éstas sorprendieron a la vanguardia defensiva peruana. En este sentido, reiteramos que estos movimientos militares peruanos bien pudieron ser un amago de resistencia cuyo objetivo era, tras ser desbaratado, justificar la retirada del ejército hasta Puno.23

5.2. LA ORDEN DE RETIRADA

55Los acontecimientos posteriores parecen comprobar nuestra hipótesis. Efectivamente, la retirada fue acordada el día 25 de octubre por el Consejo de Ministros que se reunió para decidir la política que debía adoptarse en circunstancias en que las posiciones defensivas peruanas habían sido desbaratadas por la expedición chilena.

  • 24 Ahumada Moreno, Pascual. Guerra del Pacífico. Recopilación de todos los documentos oficiales, corre (...)

56Asimismo, un día antes una comisión representativa de la Junta Municipal de Arequipa acudió a entrevistarse con Lizardo Montero para solicitarle que evitase el combate dentro de las murallas de la ciudad. En esta conferencia el Vicepresidente le respondió que de ser necesario llevaría a cabo la resistencia que pretendían evitar los comisionados municipales.24

  • 25 Véase A.RR.EE.B.TC. n. 80.

57La postura asumida por Montero en esta entrevista, aparentemente contradictoria, pudo responder a la necesidad de mantener en reserva el plan de retirada que, formalmente, aún no había sido adoptado. No obstante, éste no tardaría en aprobarse: en las primeras horas del día 25 de octubre, en sesión del Consejo de Ministros, Mariano Nicolás Valcárcel lo formuló de acuerdo con lo establecido por el Perú y Bolivia en la ciudad de Oruro.25

  • 26 Ahumada. Op.cit., T. VIII. p. 363. Carta de Mariano Nicolás Valcárcel a Manuel María del Valle de 2 (...)

«El día 24 tuve ocasión de formular el plan de retirada en Consejo de Ministros, haciendo presente la necesidad i conveniencia de marchar en el acto sobre Puno con el ejército, la parte de la Guardia Nacional que quisiese ir voluntariamente i todo el material de guerra; pues situados en Puno e inutilizando la línea férrea, teníamos tiempo para que se realizase el plan acordado con el gobierno de Bolivia, que se ponía en el caso de una derrota en Arequipa i de una retirada anterior a la llegada del enemigo».26

58Conforme con la estrategia militar aliada, las autoridades peruanas acordaron el desplazamiento de sus fuerzas hasta Puno con el objeto de unirlas con las bolivianas. Pocas horas después, el acuerdo fue ratificado por la Junta de Guerra.

5.3. LOS EJÉRCRROS BOLIVIANOS

59Como recordamos, en Oruro se acordó que el ejército boliviano debía escalonarse desde esa ciudad hasta el departamento de Puno, en el que establecería una segunda línea defensiva que debía permanecer a la expectativa de lo que pudiese suceder en Arequipa. Sin embargo, se halla difundida la versión que sostiene que estas fuerzas se negaron a asistir al Perú y que no llegaron a cruzar la frontera boliviana.

60El desconocimiento y la falta de estudios han permitido la difusión de imágenes sesgadas e incompletas sobre este aspecto de la guerra. Estas fuerzas sí llegaron al Perú: salieron de Oruro el día 11 de Octubre al mando del Ministro de Guerra Boliviano José M. Rendón.

  • 27 A.RR.EE.P. Servicio diplomático el Perú en Bolivia. 1883 Set.dic. Oficio n. 448 de 11 de octubre de (...)

61Como hemos visto, su objetivo no era desplazarse hasta Arequipa, sino esperar en Puno. Sobre el particular, del Valle escribió a Valcárcel lo siguiente: «el batallón Chocolpe y el regimiento de caballería Bolívar se dirigen a la frontera, se confirma pues el conocimiento que tengo de que si la expedición chilena tomase el camino de Puno, el ejército boliviano le saldrá al encuentro para evitarlo».27

62El día 24 del mismo mes, el Plenipotenciario peruano en Bolivia instruía al Prefecto de Puno acerca del trato que debía dispensar a las fuerzas bolivianas que ya se encontraban en dicho departamento.

  • 28 A.N.B. papeles sueltos. Oficio de 24 de octubre de 1883.

«Hoy también por motivos militares ocupan algunos puntos del territorio peruano en el departamento de Ud. las fuerzas que obedecen las órdenes del Sr. General Rendón, Ministro de la Guerra de ésta República. Esas fuerzas tienen, luego, los recursos necesarios para comprar los elementos de subsistencia; y puedo asegurar á Ud. que emplean esos recursos en tal objeto».28

  • 29 Ahumada. Op. cit., p. 387. Testimonio de 31 de diciembre de 1883, suscrito por Armando de la Fuente (...)

63Algunos testimonios sostienen además que estas fuerzas abandonaron el territorio puneño, retrasándose hasta su línea fronteriza, apenas enteradas de que las chilenas sitiaban Arequipa, y que esta situación influyó en la resolución de retirada adoptada por el gobierno peruano. Señalan, asimismo, que en la Junta de Guerra celebrada el 25 de octubre, Lizardo Montero informó sobre este hecho mencionando que había recibido una nota de José Rendón en la que le comunicaba que «por orden de su gobierno debía regresar a Bolivia».29

64Nosotros no hemos encontrado documentos que comprueben esta afirmación. Por el contrario, el plan de retirada de Válcarcel, formulado en el Consejo de Ministros del mismo día, se delineó sobre la base de los previos acuerdos suscritos entre el Perú y Bolivia, con el objeto de unificar a las armadas de la Unión en Puno.

65Asimismo, Lizardo Montero, al responder a una interpelación parlamentaria de la fue objeto en 1886, se expresó dentro de estos lincamientos, señalando que el plan de retirada perseguía la finalidad de unir las fuerzas peruanas con las bolivianas.

  • 30 Véase Ballón Lozada, Héctor. Documentos de Arequipa en la Guerra con Chile. Arequipa: 1979, p. 4.

«Cuando tuve conocimiento de la funesta retirada de las fuerzas que comandaba el Coronel Godínez, el Consejo de Ministros resolvió por unanimidad la marcha sobre Puno, tanto porque se consideraba que las tropas que se habían retirado tan intempestivamente no estarían dispuestas a pelear con éxito 24 horas después, en terreno desventajoso; cuanto porque en Puno podía esperarse más eficaces auxilios de Bolivia».30

66Sobre estos aspectos quedan algunas interrogantes sin respuesta. En primer lugar, debe aclararse si Lizardo Montero vertió esta manifestación en la Junta de Guerra. De ser así debe puntualizarse si la información fue fidedigna o persiguió la finalidad de reforzar su defensa del plan de retirada. Asimismo, debe verificarse si efectivamente se produjo este retroceso de fuerzas y determinarse si significó el abandono boliviano de la Unión o si respondió a lo estipulado en el plan militar adoptado por sus representantes en Oruro.

5.4. LAS CAMPANAS QUE ANUNCIARON UNA REBELIÓN

  • 31 Ahumada. Op. cit.T VII, p. 363. Carta de Mariano Nicolas Valcárcel a Manuel María del Valle, de 27 (...)

«Esa medida del Jefe de Estado, que obedeció sin duda al deseo de normar sus actos a la voluntad popular, no me fue conocida antes de su ejecución; i al escuchar el rebato, hice presente a S.E. mi profunda contrariedad, i le auguré sus funestas consecuencias para el orden público».31

67El 25 de octubre de 1883, a las 8 de mañana, comenzaron a desarrollarse en Arequipa acontecimientos que en horas de la tarde provocarían una revuelta popular. Primero tuvo lugar el Consejo de Ministros que decidió la retirada a Puno de las fuerzas peruanas. Seguidamente, siempre en horas de la mañana, la Junta de Guerra ratificó esta decisión.

68Promediando la una de la tarde, el rebato de las campanas de la comuna arequipeña alteró el ánimo de la población, ya bastante afectado por los sucesos que se venían desarrollando. Se trataba de una convocatoria del gobierno a la población a Cabildo Abierto para refrendar, en la Plaza de Armas, las decisiones adoptadas por el Poder Ejecutivo.

69La intención de Lizardo Montero era obtener el espaldarazo de la ciudadanía; es decir, buscaba que ésta consienta la retirada del ejército. Parece ser que, confiado en la solicitud que en ese sentido le hizo la representación municipal, el Vicepresidente del Perú esperaba una fácil aceptación de las decisiones adoptadas: se equivocó.

70Diversas fuentes sostienen que Montero, al dirigirse a la población, exageró la dimensión de las fuerzas enemigas que sitiaban la ciudad, para de este modo alcanzar sus objetivos.

  • 32 Véase BULNES, Gonzalo. Guerra del Pacífico. Ocupación del Perú - La Paz. Valparaíso: Universo, 1919 (...)

«La autoridad hizo tocar la campana municipal para que el pueblo se congregara en la plaza, como en la Edad Media, i allí Montero le habló diciéndole que un ejército de 16000 hombres magníficamente armado, i que no era posible detener, amenazaba a Arequipa; después de este sujestivo preámbulo le preguntó si quería combatir, ofreciéndose a morir por su cabeza».32

71La respuesta que obtuvo de la asamblea parece manifestar una divergencia de criterios entre las clases sociales de Arequipa. En ese sentido, resulta probable que hayan sido sus sectores populares los que se manifestaron a favor de la resistencia; mientras que los grupos encumbrados, cómo lo expresara la comisión municipal un día antes, preferían evitar el combate.

72Poseemos pocos testimonios acerca de estas circunstancias, pero el de Rosendo Zevallos resulta ilustrativo. Zevallos era miembro de la Junta Municipal de Arequipa y sus conceptos parecen reflejar la divergencia que hemos consignado. Así, señala Zevallos que minutos antes del rebato de campañas se presentó a la Casa de Gobierno un grupo de hombres cuyas características eran las siguientes:

  • 33 Ahumada. Op. cit. T. VIII, p. 381.

«Una turba de hombres entre los que no veía ni un solo artesano, ni uno solo de los industriales, ninguna de aquellas fisonomías que se distinguen en los talleres con el sello de la honradez y del trabajo».33

73En este caso en particular, los notables sesgos del testimonio que estamos analizando nos resultan útiles porque expresan prejuicios de clase que permiten concluir que quienes pedían la guerra no eran individuos que formaban parte de los sectores medios y acomodados de la ciudad.

  • 34 Ibid. T. VIII, p. 382.

74En sus siguientes líneas, señalará Zevallos que la turba en cuestión, mayoritaria, fue la que impuso la adopción de una postura bélica en el Cabildo Abierto del 25 de octubre: «El grupo de que he hecho mención antes, gritó: ¡mueran los cobardes, mueran los traidores!. La minoría sensata i no menos patriótica, a quien se dirigían aquellas destempladas voces calló. ¿Podía pedir la paz?».34

75Este clamor popular, que como hemos visto no era esperado por Lizardo Montero, lo obligó a instar a la ciudadanía a acuartelarse para ser armada y organizar la defensa. Sin embargo, ya se había iniciado la ejecución del plan de retirada; por lo cual, al acercarse la población a los cuarteles notó que las armas estaban siendo evacuadas y trasladadas a la estación del ferrocarril, para luego ser conducidas a Puno.

76Esta gran contradicción exasperó el ánimo de los habitantes; asimismo, varios batallones de la Guardia Nacional se negaron a ser desarmados y parte del ejército regular, que en esos instantes ingresaba a la ciudad luego de los sucesos de Huasacache, se dispersó y acrecentó el desorden.

77En horas de la madrugada, Montero y otros miembros de su gobierno, tras intentar sin éxito controlar la situación, se vieron obligados a huir de la ciudad y dirigirse a Puno, para luego cruzar la frontera boliviana. Pocas horas y una medida desafortunada, bastaron para echar por tierra los esfuerzos de la Alianza a lo largo de dos años.

78Días después, tras una conferencia en Paucarpata que convocó a las autoridades ediles de Arequipa y a los jefes de la expedición chilena, la ciudad fue ocupada tranquilamente. Simultáneamente, Bolivia al fin se decidía a negociar la paz con Chile y el tratado de Ancón, pocos días después de ser acordado, se revestía de un marco de legalidad que hasta ese entonces no tenía.

CONCLUSIONES

79El estado actual de la disciplina histórica no es proclive a dejar al azar la explicación de conmociones sociales como la que tuvo lugar en Arequipa el 25 de octubre de 1883. Tampoco acepta operaciones fáciles de causalidad para analizarlas.

80A pesar de esto, nosotros sostenemos que fueron circunstancias imponderables las que precipitaron esta extrema situación. Creemos que ese día las campanas no debieron doblar en Arequipa y que la decisión de las autoridades políticas, sea cual fuere, debió aplicarse sin dilación y sin someterse a la aprobación ciudadana.

81Sin embargo, al igual que Mariano Nicolás Valcárcel, reconocemos en la adopción de esta medida, la intención de refrendar en el pueblo las grandes decisiones nacionales. Recordemos que también para suscribir la tregua, Montero prefirió recorrer previamente algunos departamentos para conocer la opinión de los vecinos. No obstante, nos preguntamos si en el contexto de una conflagración bélica no hubiese sido preferible el rigor castrense a la consulta popular.

82Por otro lado, la actuación de la ciudadanía arequipeña en estas circunstancias merece tratarse de acuerdo a los lineamientos de la historia social. Hemos creído identificar comportamientos distintos según la procedencia de la población. No obstante, sostenemos que estos distingos no deben coadyuvar a rápidas generalizaciones ni al establecimiento de juicios de valor, sino al análisis científico que emana de la disciplina histórica.

83La expedición a Arequipa favorece la demostración de la continuidad de la Alianza hasta las instancias finales de la Guerra del Pacífico. La remisión boliviana a esta ciudad de nuevos elementos bélicos y dinero sugieren su plena vigencia; también lo hace la aplicación del plan defensivo que acordaron los aliados en Oruro.

84Por otro lado, evidencia los esfuerzos desplegados por el gobierno oficial del Perú para obtener recursos que permitiesen el robustecimiento de sus fuerzas militares. Como vimos en capítulos anteriores, esta medida tenía por objeto favorecer su posición diplomática, aunque en tal coyuntura el armamento debió servir a la defensa militar de la Alianza, lo que a última hora no sucedió.

85Con el éxito de su expedición militar a Arequipa, Chile alcanzó todos los objetivos que tenía trazados: confirmó su anexión de Ata-cama y Tarapacá, conservó en sus manos los recursos salitreros de estas provincias y destruyó la Alianza Perú - Boliviana, con lo que pudo en los años venideros consolidar su posición de supremacía regional.

86Por su parte, Bolivia, aislada tras la caída del régimen de Arequipa, no tuvo más alternativa que apurar sus propias negociaciones de paz con Chile, las que finalmente sancionarían la pérdida de sus territorios y recursos litorales.

87Finalmente, el descalabro del gobierno de Lizardo Montero significaría para la disidencia iglesista la posibilidad de legalizar su situación y acaso el disfrute de una efímera victoria. Poco tiempo después, una revolución encabezada por Andrés Avelino Cáceres le pondría fin a una gestión política cuyas motivaciones y significación requieren ser esclarecidas a la luz de futuras investigaciones.

Notes

1 Estado Mayor General Del Ejército Chileno. La campaña de Arequipa a través de la correspondencia del Coronel José Velásquez Bórquez, Coman-dante en Jefe de la expedición. Santiago: Departamento de publicaciones del Estado Mayor General del Ejército Chileno, 1949, p. 13.

2 Ibíd., p. 50, 51. Carta de Domingo Santa María a José Velásquez, de 8 de agosto de 1883.

3 A.RR.EE.B.TC. n. 80. f. 79a.

4 Ibíd., n. 80. f. 85.

5 Ibíd., n. 80. f. 86.

6 Ibíd., n. 80. f. 86.

7 Ibíd., n. 80. f. 87.

8 Ibíd., n. 80. f. 88.

9 Ibíd., loc. cit.

10 Ibíd., n. 80. f. 89.

11 BNP.SI. Sección correspondencia. Lizardo Montero. Carta de 8 de setiembre de 1883.

12 Ibíd., Carta de 29 de setiembre de 1883.

13 A.N.B. MG.13.1883. Oficio de 8 de octubre de 1883.

14 Acerca del embarque del armamento en Puerto Pérez véase: A.RR.EE.P. Servicio diplomático del Perú en Bolivia. 5-7, set-dic-1883 n.45. Oficio de 12 de octubre de 1883, y para la salida del armamento de Oruro véase: A.N.B. MG.13.1883. Oficio de 8 de octubre de 1883.

15 A.RR.EE.P. Servicio diplomático del Peni en Bolivia. Libro copiador 5-7 A. 1882 - 1883. Oficio de 18 de octubre de 1883.

16 Ibíd., n. 282. Oficio de 11 de octubre de 1883. n. 282.

17 BNP. SI. Sección correspondencia. Mariano Felipe Paz Soldán. Carta de 25 de octubre de 1883 dirigida a José R. de la Puente.

18 A.RR.EE.P. Servicio diplomático del Perú en Bolivia. 5-7 A. Set - dic 1883 Oficio de 12 de octubre de 1883. En oficio N° 1097 de 17 de Octubre de 1883 y dirigido al Prefecto de Puno, Manuel María del Valle, confirma que el 14 de ese mes el mencionado armamento llegó a Chilicaya. Sobre el particular ver A.D.P. Sección Prefecturas.

19 BNP.SI. Sección correspondencia. Mariano Felipe Paz Soldán. Carta de 7 de noviembre de 1883.

20 Véase Rude, George. La multitud en la historia. Buenos Aires: Siglo xxi Argentina, 1971, p. 12.

21 Véase Nieto Vélez, Armando. «Vicisitudes del gobierno provisional de Arequipa (1882-1883)». Revista Histórica, T. XXXII, 1979-1980, p. 108, 109.

22 Estado Mayor General del Ejército Chileno, Op.cit., p. 191. Carta de 31 de octubre de 1883.

23 Los informantes de Lizardo Montero lo mantuvieron al tanto del desplazamiento de la expedición chilena. Sobre el particular recomendamos ver B.N.P. SI. Sección correspondencia. Lizardo Montero.

24 Ahumada Moreno, Pascual. Guerra del Pacífico. Recopilación de todos los documentos oficiales, correspondencias y demás publicaciones que ha dado a luz la prensa de Chile, Perú i Bolivia, conteniendo documentos inéditos de importancia. T. VIII. Valparaíso: Imprenta de la Librería El Mercurio, 1891, p. 392. Entrevista a Lizardo Montero en La Prensa de Buenos Aires.

25 Véase A.RR.EE.B.TC. n. 80.

26 Ahumada. Op.cit., T. VIII. p. 363. Carta de Mariano Nicolás Valcárcel a Manuel María del Valle de 27 de octubre de 1883. (Valcárcel refiere que la sesión tuvo lugar el día 24 de octubre, pero las actas del Consejo de Ministros consignan su realización el día 25, al igual que otras fuentes. Probablemente se trate de un error involuntario del autor de la carta). Sobre este aspecto recomendamos ver Nieto. Op. cit., p. 147.

27 A.RR.EE.P. Servicio diplomático el Perú en Bolivia. 1883 Set.dic. Oficio n. 448 de 11 de octubre de 1883.

28 A.N.B. papeles sueltos. Oficio de 24 de octubre de 1883.

29 Ahumada. Op. cit., p. 387. Testimonio de 31 de diciembre de 1883, suscrito por Armando de la Fuente, miembro de la Junta Municipal de Arequipa.

30 Véase Ballón Lozada, Héctor. Documentos de Arequipa en la Guerra con Chile. Arequipa: 1979, p. 4.

31 Ahumada. Op. cit.T VII, p. 363. Carta de Mariano Nicolas Valcárcel a Manuel María del Valle, de 27 de Octubre de 1883.

32 Véase BULNES, Gonzalo. Guerra del Pacífico. Ocupación del Perú - La Paz. Valparaíso: Universo, 1919, p. 554. Sobre este aspecto recomendamos también Ahumada. Op. cit. T. VIII, p. 381 (testimonio de Rosendo Zevallos, testigo presencial del Cabildo Abierto de Arequipa del 25 de octubre de 1883 y miembro de la Junta Municipal de Arequipa).

33 Ahumada. Op. cit. T. VIII, p. 381.

34 Ibid. T. VIII, p. 382.

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr