Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pensar el otro

 | 
Patrick Deshayes
, 
Barbara Keifenheim

Tercera parte. La alteridad, el otro desligado, el otro desjunto

Capítulo VII. El sí y el otro de fuera

Texte intégral

1Hemos demostrado que el kuin determina el orden del Sí, mientras que bemakia se refiere al orden del Otro. Pero este Sí y este Otro tienen propiedades muy diferentes del Sí y del Otro que se expuso en la primera concepción. La primera oposición ocupaba todo el campo concerniente y tenía dos propiedades fundamentales: el Sí y el Otro estaban a la vez disociados y eran complementarios. En esta concepción el Sí se confundía con el no-Otro, mientras que el Otro se confundía con el no-Sí. Este modelo era válido a partir de la relación de alianza dando prioridad al Otro con detrimento del Si.

  • 1 Recordemos brevemente estas características:
    Complementarias: son complementarios dos conjuntos cuy (...)

2En esta oposición, el Sí y el Otro no cubren la totalidad del campo concerniente. No son complementarios el uno del otro. Por el contrario cada uno tiene un complemento: Kuinman para kuin y kayabi para bemakia. Estos dos términos expresan respectivamente el no-Sí y el no-Otro. No vamos a encontrar para este Sí y este Otro las dos propiedades fundamentales de la primera concepción. Estudiemos con relación a estas dos cualidades, discreta y complementaria1, los diferentes sub-conjuntos, los unos con relación a los otros

3Los dos conjuntos, kuinman y bemakia, por una parte, y kayabi y kuin, por otra parte, no son ni complementarias ni discretas. En efecto el bemakia está completamente incluido en el kuinman, y el kuin está completamente incluido en el kayabi. Esto está de acuerdo con las definiciones propuestas para las cuatro categorías que se deducen de cada campo: el Otro (bemakia) no es más que una parte del no-Sí (kuinman), mientras que el Sí (kuin) no es más que una parte del no-Otro (kayabi).

4El kuinman y el kayabi sí son complementarios, pero no discretos. En efecto, el no-Si y el no-Otro abarcan la totalidad del ámbito, aunque de manera imprecisa; hay muchos elementos que pertenecen al uno y al otro de estos dos sub-conjuntos: elementos que son a la vez no-Sí y no-Otro. La última pareja, kuin y bemakia, no son en absoluto complementarias, sino más bien discretas. Las categorías están incluso separadas por una zona no cubierta:

5Hablar en términos Sí / Otro considerando la pareja kuin / bemakia, ocupa, por consiguiente, toda la zona no cubierta.

6Esto puede hacerse de dos maneras: se puede negar esta zona como tal y comportarse de manera diferente con relación a los elementos que la componen. Podemos también negar estos elementos, o podemos asimilarlos a otras dos categorías. Si hablamos por ejemplo de la caza, podemos considerar los animales de la zona no cubierta como si no existiesen (al menos en el discurso), lo cual es lo mismo que negar la zona en cuanto tal. O también podemos decidir que un animal de esta zona sería kuin y otro sería bemakia.

7Para abarcar la totalidad de un ámbito con dos calificativos es preciso que éstos sean complementarios. Ahora bien, no es éste el caso en la oposición kuin / bemakia. Para utilizarlo con la finalidad de referirse a todo el ámbito, tenemos las dos posibilidades siguientes, en las que cada una niega la existencia de esta zona no cubierta, pasándola en silencio o integrándola a la oposición.

81. Pasar en silencio la zona no cubierta llega a reducir el ámbito a los dos únicos sub-conjuntos kuin y bemakia. Este concepto es el que prima como visión colectiva sobre el mundo exterior. Está presente en los mitos y en todos los discursos. Discursos que hablan del mundo polarizado de arriba abajo, pero que no tienen en cuenta el hecho de que este alto y este bajo no constituyen la totalidad del mundo. Queda toda una zona de transición que permite pasar de lo alto a lo bajo e inversamente y que no es ni lo uno ni lo otro. Esta zona se pasa en silencio. El discurso colectivo da cuenta de las globalidades inmutables e intemporales, pero no de las contingencias. Forma un tejido sobre el que cada cual se sitúa.

92. Integrar a la oposición la zona no cubierta significa hacer el sistema complementario, ésto no es posible a no ser que se extiendan las categorías hasta cubrir la totalidad del ámbito. La zona no cubierta será integrada de este modo en parte, al sub-ámbito kuin y en parte, al sub-ámbito bemakia. Este es el discurso que se encuentra en la expresión personal, lo cual da la posibilidad de que cada individuo interprete a su propia elección los elementos de la zona no cubierta, como kuin o como bemakia. Esto, ciertamente, no constituye un verdadero sistema puesto que esta clasificación depende de cada persona. Veremos más adelante, con relación a la caza, como un hombre, teniendo en cuenta que le han enseñado los dos sistemas: el uno kuin, el otro bemakia, puede elegir un comportamiento personal, y, de acuerdo a su decisión, clasificar los animales de la zona no cubierta en parte kuin y en parte bemakia. Se trata de una decisión circunstancial que varía de un individuo a otro, pero también puede variar durante la vida de una persona. Esta elección compromete a cada uno individualmente y nunca comprende la responsabilidad al grupo entero. Podemos ahora presentar estos dos discursos:

  • El concepto del mundo.
  • La conducta personal.

Notes

1 Recordemos brevemente estas características:
Complementarias: son complementarios dos conjuntos cuya unión es igual para la totalidad del campo.
Discretas: son discretos dos conjuntos que no tienen absolutamente ningún elemento en común.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr