Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pensar el otro

 | 
Patrick Deshayes
, 
Barbara Keifenheim

Segunda parte. El otro aliado, el otro conjunto, el otro de dentro

Capítulo XII. La primera concepción del otro1

Texte intégral

  • 1 Hemos dicho en la introducción que íbamos a presentar dos concepciones del Otro entre los Huni Kui (...)

1El sistema Huni Kuin no es un sistema de parentesco, incluso entendido en sentido etnológico. Demostraremos en la tercera parte que el sistema de parentesco es un sub sistema del sistema relacional.

2¿Qué es lo que mantiene a los Huni Kuin unidos si no se da entre ellos fuerza coercitiva? La respuesta más sencilla se encuentra en el parentesco. Ahora bien, el tamaño de los poblados Huni Kuin, por una parte, y la estructura del sistema relacional, por la otra, invalidan esta hipótesis. Entonces ¿qué son estos indígenas que desde siempre han vivido cerca a las sociedades organizadas y estáticas, por lo tanto sociedades divididas, (en un principio los incas, después los españoles y los portugueses y finalmente peruanos y brasileños), pero que han conservado su sistema social teniendo a la vez un remedo de jefe más burlado que escuchado y seguido con la única condición de que exprese, no su propia convicción e interés personal, sino que diga en voz alta lo que todo el mundo piensa? Si estas gentes viven juntas, se nos dirá, es que forman una de esas unidades socioeconómicas "clásicas" que mantienen un grupo en cohesión sin orden social y más bien en un orden definido y generado a partir de la familia limitada: familia extensa, linaje, parentesco.

3Ahora bien, observando los poblados Huni Kuin hemos visto que están constituidos por varias familias extensas, unidas por un sistema relacional que asigna a cada uno una categoría de personas desposables y ésto sin tomar en cuenta el parentesco. En cuanto a la totalidad de los poblados, éstos no expresan ninguna unidad de parentesco. Son unidades socio-políticas en su totalidad con una conciencia de su propio cuerpo social. Uno de los fundamentos que organiza este cuerpo social así, de manera no coercitiva, es el sistema relacional. Y esta cohesión se apoya en un principio que explica la exogamia, a saber, que la prioridad se da al Otro, el Otro que por ésto mismo se convierte en un aliado. En cuanto al Sí, ¿quién es? Por el momento un no-aliado, porque la relación que une a los miembros del Sí es la de no-desposables.

4El parentesco es ciertamente una restricción del sistema relacional, pero el sistema relacional es en sí mismo mucho más extenso que un parentesco amplio. Es un modelo de cohesión social capaz de organizar unidades evidentemente más grandes que dos familias extensas o emparentadas. El orden del Sí y del Otro, en algunas sociedades, puede confundirse con los parientes de los aliados, como lo ha demostrado R. Jaulin. Pero para los Huni Kuin es mucho más. Se trata de un sistema arbitrario que no tiene absolutamente en cuenta las familias extensas que constituyen los poblados. En el interior define un Sí y Otro, tanto si en la familia extensa de un hombre hay mujeres desposables y no desposables como en cualquier otra familia extensa. Lo que el sistema relacional Huni Kuin genera aquí es un orden del Sí y del Otro que no tiene en cuenta los parientes sino únicamente la alianza.

5La relación con el Otro es un principio social y no un principio familiar. Por esta razón la sociedad Huni Kuin es una sociedad en pleno derecho. El sistema relacional Huni Kuin define al Otro, en primer lugar, como aliado y esta restricción del Otro es la única posición de aliado que hemos llamado la primera concepción del Otro. En efecto, el Otro ofrece diversos aspectos y no se reduce siempre y forzosamente a la función de aliado. Los Huni Kuin viven en una región donde también viven otros indígenas del grupo Pano a los que llaman globalmente Yaminahua. Por otra parte han tenido contactos con los Incas y con los Blancos. Todos estos seres son también Otros y ciertamente no pueden considerarlos como aliados. Al lado de éstos los aliados son personas con las cuales los Huni Kuin quieren afirmar que no hacen la guerra.

6¿No se agrupan el concepto de aliado y de enemigo en una misma concepción del Otro? Si bien personalmente uno puede escoger un aliado, socialmente no se elige nunca su aliado. Los hijos de Jaguar son desde siempre los aliados de los hijos de la luz radiante. Las fiestas recuerdan que intercambian entre ellos todo lo que tienen y nunca se hacen la guerra.

7La primera concepción del Otro distingue Otro con el que uno establece alianza. Esta alianza representa un movimiento centrífugo, exogámico. Este Otro es constitutivo de la identidad.

Notes

1 Hemos dicho en la introducción que íbamos a presentar dos concepciones del Otro entre los Huni Kuin. Hemos hablado de esto primero, pero esto no tiene en principio ningún carácter con relación a la segunda. Era preciso comenzar por una de las dos para respetar la literalidad de la escritura y sólo esto explica el orden elegido.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540