Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pensar el otro

 | 
Patrick Deshayes
, 
Barbara Keifenheim

Segunda parte. El otro aliado, el otro conjunto, el otro de dentro

Capítulo X. Los vocablos relacionales1

Texte intégral

  • 1 Recordamos que estudiamos aquí exclusivamente los vocablos relacionales y las relaciones que expre (...)

1Los betsa de un hombre pertenecen a la misma mitad, al mismo sexo y al mismo grupo de generaciones alternas. Dicho de otra manera, hace parte del mismo shutabu que él. Se llaman entre ellos: "en betsa" lo que significa literalmente "otro yo mismo". Esto expresa cuánto se parecen estos hombres. Entre los betsa de un hombre algunos llevan el mismo "nombre", kena que él; ello son sus shuta. Es entre estos shuta es en los que se perpetúan de manera directa las identidades. Poniendo el kena de tal o tal hombre a su hijo se hace de este hombre el "padrino" del joven. Paralelamente al deseo de alianza que ha podido motivar el gesto del padre se encuentra también la necesidad de transmitir los kena para que las identidades se perpetúen. Como se ha dicho anteriormente los destinos del hombre "padrino" y el niño están unidos a partir de ese momento. El hombre mayor es ascendiente vivo, el joven es el descendiente vivo. Su posición es simétrica y en esto es en lo que son semejantes. El uno representa la garantía de la transmisión del conocimiento, el otro, la promesa de la continuidad. De esta manera el grupo asegura su permanencia.

PUI

2Las pui de un hombre pertenecen a la misma mitad, al otro sexo y al grupo generacional correspondiente al suyo. Las mujeres de este grupo le están prohibidas como esposas. Paradójicamente es con ellas con quienes mantiene las relaciones más libres. En efecto, pueden darse cualquier regalo de carne, cualquier juego e incluso ciertas intimidades, pero nadie interpretará estos gestos en el sentido de una relación sexual.

AIN

3Las ain de un hombre pertenecen a la otra mitad, al otro sexo y al grupo de generación correspondiente. Es en este grupo donde un hombre puede elegir a su o sus mujeres. No es necesario decir que contrariamente de sus pui, con las que podía jugar, siendo niño o adolescente, sin que nadie le atribuya una significación sexual, la relación con sus ain tiene esta connotación. Si nadie presta atención a los juegos de un hombre con su pui, estos mismos juegos con sus ain le están prohibidos siempre. En efecto, no es la relación sexual la que interesa - puede suponerse incluso que se de, en el plano individual con una de sus pui -, es que tal situación puede evolucionar hacia el matrimonio y es lo que le da su dimensión pública.

ACHI

  • 2 Hay una sola excepción a la regla: las fiestas de la Kachanahua, durante las cuales los jóvenes no (...)

4Las achi de un hombre pertenecen a la misma mitad, al otro sexo y al otro grupo generacional. A diferencia de sus pui, con las que podían tener una intimidad sin que tenga ninguna consecuencia, con sus ain con las que toda intimidad se interpreta que puede tener una continuidad, con sus achi priman el respeto y la reserva sobre los otros comportamientos. El grupo corregirá cualquier libertad de lenguaje. Un hombre no puede hacer bromas sexuales delante de sus achi sin tener que disculparse2 ofreciéndole un regalo de carne. Entre estas mujeres están también las posibles suegras de un hombre. Una vez casado tiene para esta achi suegra, muchos más deberes que con su propia madre. Si su marido desapareciera son estos hombres, de los que es la achi, los que deberán hacerse cargo de ella económicamente.

CHAI

5Los chai de un hombre pertenecen al mismo sexo, a la otra mitad totémica y al grupo generacional correspondiente al suyo. Son los aliados por excelencia, pues las mujeres que pueden casarse con un hombre son de la misma mitad que sus chai. Dicho de otra manera, a esta clase es a la que pertenecerá su cuñado. Pero la alianza entre los chai es mucho más amplia que la de dos cuñados. Dos chai pueden encontrarse en posición de alianza si se han casado cada uno con la hermana del otro, pero también y sobre todo si se han casado uno o varios de sus hijos entre ellos.

KUKA

6Los kuka de un hombre pertenecen al mismo sexo, a la otra mitad totémica y al otro grupo generacional que el suyo. Este es el segundo grupo de aliados de un hombre puesto que no son de la misma mitad totémica que él. Los kuka de un individuo representan los hombres que pueden casarse con las achi de esta hombre. Los padres de todas sus ain son también sus kuka. De aquí se desprenden dos tipos de comportamiento:

  • El primero porque es joven: este kuka particular será el padre de tal ain con la que querrá casarse el joven. Las madres de sus ain serán sus achi. De este modo, paralelamente con sus relaciones con la joven, mostrará un cierto cuidado en ayudar más particularmente a este kuka en sus chacras.
  • El segundo, a la inversa del primero, será si es un hombre casado y tiene hijas en edad de casarse. Todos los posibles maridos de sus hijas (que son también sus achi) serán sus kuka. De los pretendientes de sus hijas recibirá una ayuda en su propia chacra.

EWA

7Las ewa de un hombre pertenecen a la otra mitad totémica, al otro sexo y al otro grupo generacional que el suyo. Estas mujeres son finalmente con las que un hombre tiene la menor relación cuando es adulto, al contrario de cuando es niño, puesto que una de sus ewa es su propia madre y, mientras es niño, la principal de las relaciones de un individuo se dan con su madre. Pero tan pronto como haya dejado el hogar materno ya no se preocupará de solucionar las necesidades de su propia madre. Estas necesidades están aseguradas, porque cuando un hombre o una mujer son ancianos, los yernos se preocupan de darles asistencia. Otra de sus ewa es su nuera, persona con la que tendrá poco contacto. Esta ewa es la mujer a la casa de cual irá su hijo cuando se case.

EPA

8Los epa de un hombre pertenecen a la misma mitad totémica y al mismo sexo pero al otro grupo generacional que el suyo. Uno de sus epa es su propio padre. A semejanza de la relación con su ewa, el epa de un individuo es el hombre hacia con el cual tiene el mínimo de obligaciones y de responsabilidades recíprocas. Sin embargo, hasta la iniciación, los epa serán para él grandes consejeros y una ayuda preciosa para su desarrollo físico y espiritual.

Notes

1 Recordamos que estudiamos aquí exclusivamente los vocablos relacionales y las relaciones que expresan del único punto de vista de un individuo masculino.

2 Hay una sola excepción a la regla: las fiestas de la Kachanahua, durante las cuales los jóvenes no se privan de reírse de sus suegras (que hacen parte de sus achi)

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr