Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pensar el otro

 | 
Patrick Deshayes
, 
Barbara Keifenheim

Segunda parte. El otro aliado, el otro conjunto, el otro de dentro

Capítulo V. El matrimonio entre los Huni Kuin

Texte intégral

1El nomadismo del hombre y el sedentarismo de la mujer se aplica también cuando se trata del matrimonio porque el hombre debe casarse con una mujer de la otra mitad totémica. El hombre deja su familia de acuerdo al segundo principio que organiza los matrimonios: la residencia uxorilocal de una joven pareja.

2Es conveniente definir lo que llamamos “matrimonio”, término que no tiene equivalente en la lengua Huni Kuin. No existe ninguna ceremonia nupcial que señale a la vista de todo el mundo el paso del celibato al matrimonio. Realmente se trata de un proceso continuo y no se sabría decir exactamente a partir de qué momento dos personas están verdaderamente “casadas”. Este proceso incluye un largo período de transición encuadrado por dos estados, estos sí, claramente definidos: el celibato y el estado matrimonial. El joven iniciado, beduna, todavía cazador novel, vive en el hogar de su madre. El producto de su caza es en gran parte destinado a ella. Por otra parte trabaja en la chacra que su padre prepara para su madre. La joven iniciada, chipash, vive al lado de su madre ayudándola y aprendiendo los trabajos de las mujeres: tejido, cerámica, cocina, etc. Este es el período que podemos llamar del “celibato”. El estado marital se caracteriza por una autonomía económica de la pareja, definida, del lado masculino, por la preparación de una chacra para su propia esposa. Por el lado femenino se caracterizaba tradicionalmente por la aparición de una fogata en la maloca. Hoy en día, aunque los Huni Kuin han adoptado la casa individual sobre pilares, esta aparición de una fogata es todavía más notoria, porque incluye un verdadero cambio de lugar para la construcción de una nueva vivienda, cerca del hogar de la madre de la esposa. En esta nueva casa la mujer se hace responsable de todas las tareas que antes incumbían a su madre. En este momento normalmente la familia ya está formada por varios niños. Si bien el período de transición es uxorilocal, el estado marital se realiza en una neo / localidad.

3El proceso de transición es continuo en el tiempo: el paso del joven iniciado (a) al estado de adulto: de beduna a huni, para los hombres, y de chipash a ainbu, para las mujeres. Y no sólo en el campo de las relaciones, sino también en el de la caza o las chacras.

1. En el ámbito de las relaciones

4El matrimonio es un acontecimiento relacional complejo orientado a responder a los intereses diversos de las personas más directamente implicadas: los jóvenes, sus padres y la madre de la joven:

  • Para los primeros se trata de pasar de uno a otro nivel del ciclo de la vida, es decir, de pasar a la situación de adultos.
  • Para los segundos los intereses son de orden político, puesto que la unión de sus hijos genera o refuerza su alianza particular.
  • Para la última los intereses son de orden económico: cuantos más regalos de carne y otras cosas apreciadas le lleve su yerno más estará en condiciones de hacerse responsable de una carga que la hará relativamente independiente de su marido y de los hijos solteros.

5De todas maneras, una mujer alcanza una situación más libre cuando llega a ser suegra.

6Los motivos de orden afectivo pueden jugar un papel importante para cada una de las partes nombradas. No podemos decir a quién pertenece la decisión del matrimonio: a los padres de los jóvenes, a las mujeres como suegras, o a los mismos jóvenes. Cada uno tiene un interés particular en ello, pero a veces puede ser un riesgo hacerlo permanecer sin provocar una grave crisis. Por ejemplo, dos hombres que tienen el deseo de reforzar sus alianzas pueden muy bien decidir casar a sus hijos en unos años. Pero llegado el momento no lo podrán hacer contra la voluntad de los últimos. De la misma manera, por muy deseable que sea su cualidad de buen cazador para su suegra no podrá establecerse un matrimonio estable si no es del agrado de la joven.

7En cuanto a las relaciones para garantizar la continuidad de un matrimonio deben unirse tres intereses distintos. El de los jóvenes, deseo amoroso, y también deseo de llegar a la condición de adultos. El de la política de los padres respectivos y el económico de la madre de la joven que, una vez en la situación de suegra, goza de una consideración notable, puesto que todo debe realizarse en torno a su hogar.

2. En el ámbito de la caza

8El cambio de hogar de un joven produce un cambio a dos niveles económicos principales; la caza y las chacras. Hasta ese momento él ha llevado la caza casi exclusivamente a su propia madre; ahora comienza a ofrecer regalos de caza a su suegro para que su suegra los cocine, con la finalidad de hacerse destacar como buen cazador y, por consiguiente, pretender llegar al estado de adulto por su notable generosidad. Podrá también ofrecer sus regalos directamente a la joven lo que es una proposición sexual directa. En respuesta, la aceptación de la carne equivale a la aceptación de la joven como amante. En este campo de la caza se da una continuidad que comienza con dones de carne esporádicos para llegar el pretendiente a convertirse en uno de los principales abastecedores de carne de su familia política.

3. En el ámbito de las chacras

9El joven pretendiente ayudará, durante las etapas más penosas del trabajo en las chacras, al hombre que espera que un día será su suegro. Esto hace relación principalmente a la fase del desbroce, trabajo ejecutado colectivamente, pero también en el derribo de los árboles grandes, trabajo ejecutado por el marido ayudado por sus hijos solteros. El joven pretendiente revela sus aspiraciones por el mismo hecho de ofrecer su ayuda. En cuanto a las chacras se da también una continuidad que comienza por una ayuda puntual y notable que evoluciona hasta una asistencia ya esperada por el suegro. El estado marital se caracteriza porque el joven pasa de la ayuda efectiva a su suegro a la preparación de una chacra para su propia esposa. Podemos distinguir dos momentos importantes que encuadran la amplia fase de transición que constituye el matrimonio Huni Kuin. Estos momentos no se dan como tales, pero el hecho de formularlos puede ayudar a clarificar lo expuesto. El primer momento de una relación que se orienta al matrimonio se caracteriza por:

  • Regalos esporádicos de carne
  • Ayuda puntual en las chacras
  • Presencia episódica de la casa de los futuros suegros
  • Relaciones sexuales esporádicas.

10Estas cuatro circunstancias alejan al joven de su familia de origen al mismo tiempo que le acercan a su nueva familia: la de su mujer.

11El segundo momento que precede al estado matrimonial se caracteriza por:

  • Trabajo regular en la plantación de su suegro o, más precisamente, en la que el suegro prepara para la madre de la joven
  • Aporte diario de carne en el hogar de la suegra
  • Relaciones sexuales regulares
  • Nacimiento de los primeros hijos de la joven pareja

12Podríamos calificar este período como de “bodas prolongadas”. Se extiende por un tiempo bastante largo puesto que puede permanecer hasta el nacimiento del segundo e incluso del tercer hijo. Muchas parejas se hacen y se deshacen durante esta fase. Pero se puede comprobar que la frecuencia de las rupturas disminuye en la medida que se afianza el paso del celibato al estado matrimonial. Como entre los Huni Kuin el matrimonio es un estado lentamente establecido es muy corriente que se quede al nivel de regalos de carne, relaciones sexuales esporádicas, y luego se deshace. Es normal que un hombre o una mujer haya estado “casada” varias veces antes de comprometerse en una unión estable. En este caso una ruptura no tiene ninguna consecuencia negativa ni para el hombre ni para la mujer, incluso aunque haya nacido un niño. En esta situación una ruptura no perjudica la “cuota” de esposo o de esposa del hombre o de la mujer. Tampoco se origina una consecuencia económica penosa porque como en este período de transición la “pareja” vive en el hogar de la joven, no ha adquirido autonomía económica. Por otro lado todavía se les llama beduna y chipash. Si en el momento de la ruptura hubieran nacido uno o dos niños, éstos quedarán a cargo de la madre de la joven, en la mayor parte de los casos; ella con frecuencia tiene también niños de la misma edad. Por esta razón una mujer embarazada o madre de un niño tiene toda la libertad para tomar la iniciativa cuando quiere proponer una ruptura. Para mandar a un pretendiente a casa de sus padres, ella desata la única cosa que le pertenece en el hogar, es decir, su hamaca, y la tira delante de la puerta. Es interesante constatar que la mujer Huni Kuin posee, gracias al sistema del matrimonio, una seguridad económica admirable y, por consiguiente una independencia muy grande con relación a su marido. Sin perderse en cálculos complicados se puede percibir rápidamente que para una mujer la fase de fragilidad económica es relativamente corta. Si, por un lado, una mujer comienza a ser madre hacia los 14 o 15 años y continúa viviendo en la unidad económica de su propia familia durante los primeros años del matrimonio y, por otro lado, su primera hija podrá llevarle un yerno a partir de los 12 años, más o menos, se deduce que la pérdida del marido por ruptura, abandono o muerte la afecta económicamente sólo durante un corto período de tiempo, en el caso que no encuentre otro marido. Es muy posible que ésto explique la clara preferencia de las mujeres por el nacimiento de hijas, preferencia por demás activa, pues muchas mujeres practican curas con plantas que influyen en la concepción de niñas.

13Sin duda la ruptura es igualmente posible para un joven. Puede romper el matrimonio sin dificultad durante el período de prueba en cualquier momento. En cambio no podrá marcharse sin que todo el grupo lo desapruebe si deja a su mujer con varios niños. En todo caso, estas rupturas se producen extraordinariamente pues el período de prueba es lo suficientemente largo como para permitir a todos el tiempo de reflexionar.

Table des illustrations

Titre Hombre
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3722/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 66k
Titre Mujer
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3722/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 46k

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr