Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pensar el otro

 | 
Patrick Deshayes
, 
Barbara Keifenheim

Segunda parte. El otro aliado, el otro conjunto, el otro de dentro

Capítulo II. Origen de las divisiones: Inu, Inani, Dua, Banu

Texte intégral

  • 1 Encontramos este mito, en un primer momento, en la forma más compleja en los cantos de los sabios, (...)

1Estas divisiones no han existido nunca. Los antepasados antediluvianos no las conocían. Los Huni Kuin no atribuyen a estos antepasados. Son precisamente estas tres divisiones y las reglas que de ellas se desprenden lo que distingue a los Huni Kuin de sus antepasados. He aquí el resumen del mito original1 :

  • 2 Nete: “estrella”: Bekun. “ciego”

Un día se puso a llover muy fuerte, como es frecuente en esta estación, pero esta vez la lluvia no se detenía; tanto y tan fuerte fue que las fuentes y los ríos se desbordaron. La única que llegó a salvarse fue Nete Bekun2 que se refugió en el techo de la casa. Fue llevada muy lejos por la corriente, hacia abajo del poblado. A la bajada del agua ella se encontró sola sobre la tierra. Llorando por sus parientes día y noche, llenó cuatro calabazas con sus lágrimas y con el moco que caía de su nariz. Lloró tanto que se quedó ciega. De las cuatro calabazas salieron en orden: un muchacho, dos niñas y un muchacho: Inu, Inani, Banu, Dua... Nete Bekun los crió como a sus propios hijos.
Cuando los niños fueron mayores comenzaron, junto con su madre, una larga migración hacia arriba de los ríos para encontrar el poblado de sus antepasados. Todo el tiempo que duró esta caminata, Nete Bekun les enseñó que ella era ¡a vida de los suyos.
Remontando a lo largo de los ríos encontraron restos de plantas cultivadas. Cada vez que los niños encontraban una planta nueva, Nete Bekun les enseñaba su nombre y la manera de cultivarla. Les recomendaba también coger un brote, una planta o una semilla para plantarlas más tarde. Pero la mayoría de las plantas se habían transformado en plantas salvajes. Una vez llegados al poblado encontraron la osamenta gigante de sus antepasados. Construyeron una casa y rehicieron nuevas plantaciones con las plantas recogidas por el camino. Enseguida, cuando todo estuvo terminado, se casaron de esta manera:
Inu se casó con Banu
Dua se casó con Inani

2A partir de aquí todos los hombres, son Inubake (bake = niños), o son Duabake, y las mujeres son Inanibake, o Banubake. Los hombres Duabake, son hermanos de los Inubake y no pueden casarse con las mujeres Inanibake.

3Desde entonces los hijos de un Inubake son Inubake y sus hijas, Inanibake. Los hijos de un Duabake son Duabake, sus hijas Banubake. De esta manera han aparecido los Huni Kuin. A los antepasados de antes del diluvio se les llama hiri. Los Huni Kuin dicen todavía hoy que las osamentas gigantes petrificadas que se han encontrado son los restos que atestiguan su existencia pasada. El tamaño de estos huesos hace pensar que estas "gentes" tuvieron una talla inmensa. Hemos preguntado a los Huni Kuin para saber si piensan que los hiri tenían forma humana. La pregunta nos fue devuelta, tal como hacen con frecuencia. El problema no es éste. Los hiri no eran humanos porque no había entre ellos la división Inu/Dua/Inani/Banu ni tampoco tenían reglas para el matrimonio. El paso al estado de ser humano se determina a partir de la noción de reciprocidad de las dos mitades con relación al matrimonio y al intercambio. Por otra parte, otro mito que no se cuenta siempre cuando se evoca la historia de Nete Bekun, habla de un "contemporáneo" de ésta: Nawa Pake Tawan. Poco antes del diluvio este hombre deseaba casarse con una mujer que era su pui (que en lenguaje de ahora “post diluviano” significa que los dos pertenecían a la misma mitad). Temiendo ser desaprobado por el grupo, se escapó con esta mujer hacia la parte baja del mundo. Esto es lo que les ha salvado del diluvio. Los únicos sobrevivientes de aquel cataclismo, por consiguiente Nete Bekun y Nawa Pake Tawan con su esposa, serán los que tendrán como tarea engendrar los primeros Huni Kuin. El hecho de que estos dos últimos hayan sobrevivido al cataclismo es muy interesante. El mito revela claramente el peligro que se deriva de una relación de matrimonio al interior de una misma mitad: es el grupo el que está en peligro, pero sólo el grupo. Esto es lo que aclara este mito; el hombre y la mujer que actúan así sobreviven en tanto que individuos, pero como consecuencia el grupo de los hiri desaparece para siempre. Destruida la humanidad por este hecho aNete Bekun no le queda otra alternativa que recrearla, pero teniendo cuidado de asignar a cada uno la pertenencia a una mitad, diciéndoles también que serán sus parientes y aliados.

Notes

1 Encontramos este mito, en un primer momento, en la forma más compleja en los cantos de los sabios, dewe, pero también en los relatos orales, miyui. Esta última versión es un resumen del relato que nos fue contado por Mwendo, habitante de Balta.

2 Nete: “estrella”: Bekun. “ciego”

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3719/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 117k

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540