Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pensar el otro

 | 
Patrick Deshayes
, 
Barbara Keifenheim

Primera parte

Capítulo II. La caza

Texte intégral

1Cada hombre adulto

  • 1 Sobre la clasificación de los animales y su relación con el tema ver Parte III. Capítulos 3 y 5.

21 tiene su propio territorio de caza. La repartición de estos territorios se hace de común acuerdo con el jefe que ejerce la función delicada de la coordinación y el cuidado de la cohesión del grupo. Estos territorios son muy grandes puesto que deben aportar toda clase de los animales que cazan los Huni Kuin. Entre éstos los principales son: sajino y huangana, venado, mono coto, maquisapa, mono blanco, sachavaca, majaz, armadillo, trompetero, paujil, lagarto, etc. Los territorios de caza son una prolongación del espacio social constituido por el poblado y las chacras que le rodean, y que van hacia la profundidad desordenada del monte donde no se encuentra ya ninguna presencia del hombre. En efecto lo que caracteriza los territorios de caza de la selva profunda, es que están formados por senderos bien cuidados. Estos senderos son considerados como parte del espacio social y en ellos el cazador está protegido. En consecuencia el cazador no se aleja casi nunca de ellos. Si desea hacerlo para seguir a un animal herido, tendrá cuidado de ir rompiendo pequeñas ramas a fin de encontrar el camino de vuelta.

3El cazador Huni Kuin, en general, sale solo para cazar. Una excepción a esta regla es cuando se realizan las cazas colectivas con ocasión de fiestas y ceremonias. A diferencia de las cazas cotidianas estas expediciones se desarrollan más allá del cerco de los territorios de caza habituales y duran varios días, incluso varias semanas.

4Tradicionalmente el cazador Huni Kuin mata la presa con el arco y la flecha. Utiliza tres clases de flechas:

  • Paka pia, la flecha con larga hoja de bambú extremadamente cortante que se destina a las piezas grandes.
  • Chada pia, flecha tridente de madera de palmera que se destina a los pájaros.
  • Kiri pia, la flecha con punta aguda de madera de palmera que se destina a los animales pequeños o los peces.

5El arte del cazador Huni Kuin se demuestra en su habilidad en el conocimiento profundo de los animales que persigue, aparte, naturalmente, de manejar el arco y la flecha. El buen resultado de una caza nunca se debe al azar. El cazador nunca mata un animal porque, al pasar por el campo, "se le vino a la mano". Por el contrario, siempre es el resultado de una paciente observación de las costumbres de los animales, sus itinerarios, su organización en bandas, etc. Para esto un cazador puede observar durante semanas o meses una banda de monos aulladores antes de tomar la decisión de intervenir. Estudiará sus movimientos cotidianos: la ruta del árbol donde duermen hasta los árboles donde van con más frecuencia para comer. Conocerá al jefe de la banda, observará como aúllan, "pierden la cabeza", cuando uno de sus pequeños cae más allá de los desplazamientos normales y el cazador, cuando quiera atacar al grupo, se ejercitará también imitando el grito de los monos pequeños para tratar de confundir a los monos viejos. Cuando llegue el momento de intervenir, se contentará con matar algunos monos y siempre muy lejos del árbol donde pasan la noche. Si atacara este árbol ciertamente haría un buena caza pero en consecuencia, se produciría la desaparición de la banda de su territorio de caza. Manteniendo cierto equilibrio entre las necesidades del cazador y las de la especie cazada, el hombre Huni Kuin garantiza una provisión de carne permanente y segura.

6La relación del cazador con su presa determina dos movimientos para el encuentro. En un primer momento el cazador va hacia el animal; es la fase de la localización y la observación. Durante esta localización tiene todos sus sentidos puestos en el mismo objeto: detectar la presencia de la pieza. La vista atenta le hace notar indicios seguros, como pequeñas ramas cortadas, fruías mordidas, huellas en el suelo; el oído guía su atención hacia los movimientos más insignificantes en los altos ramajes inaccesibles a la vista; el olfato le hace descubrir el paso de una banda de sajinos, por ejemplo, incluso con unas horas de intervalo. En un segundo momento, cuando el cazador ha decidido intervenir, hace que el animal venga hacia él. Entrará en contacto con su presa, en un primer momento, imitando su grito y permaneciendo en una posición inmóvil. El diálogo cazador oculto / presa puede durar un tiempo variable, pero poco a poco, el cazador atraerá al animal hacia su lado hasta la distancia precisa que le permita el tiro de flecha...

7Dume Taku Bena, uno de los mejores cazadores de Balta, sabe imitar alrededor de 120 gritos de animales.

8El aprendizaje de la caza es a la vez activo y pasivo. Activo, a partir de la edad más tierna del niño: su primer juguete es un arco y una flecha. Comienza entonces y no terminará hasta que sea un anciano. El lado pasivo se da diariamente a través de los relatos de caza. Con este fin los cazadores se reúnen todas las tardes para intercambiar las experiencias y observaciones hechas durante el día. También suele ocurrir que los ancianos cuenten por enésima vez historias de caza, que datan de varias décadas atrás. Cuentan estas narraciones muchas veces por la insistencia de los jóvenes que, aunque conocen estas historias, desean volver a escucharlas.

9Si bien es cierto que los relatos de caza ponen en escena al cazador que las cuenta, no es en ésto donde está su verdadero valor de enseñanza, puesto que a través de ellas transmiten sus experiencias en materia de caza, tanto individuales como las del grupo. Este saber basado en el conocimiento de las especies de animales tiene un valor atemporal.

10En su relato comunican observaciones cotidianas: cambio de itinerario de tal o cual grupo de pájaros, estado de maduración de los frutos preferidos por tal animal, desaparición de un jefe de monos aulladores, etc.

Notes

1 Sobre la clasificación de los animales y su relación con el tema ver Parte III. Capítulos 3 y 5.

© Institut français d’études andines, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540