Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las confesiones de don Juan Vazquez

 | 
Luis Millones

3. Las razones de la defensa

Texte intégral

1La acusación se construye a base de las declaraciones de las dos curaciones fallidas que aparecen en el expediente. El padre Bartolomé de Alberca estaba enfermo ”con dolores y falta de vista” y dado que el curandero fue a atender a una española de la localidad (hacienda de Guascata, situada en el valle de Ate alto, al este de Lima), una tía de Bartolomé buscó a Vazquez para que lo sanase. La descripción del procedimiento llevado a cabo no coincide con ninguno de los otros pacientes, salvo con la del otro acusador, el presbítero Joseph Fernándes, propietario de la hacienda Guascata (hoy Huascata), donde Alberca era capellán.

2En el testimonio de este último, Vazquez había afirmado que traería ”un bicho que cure a usté” (folio 14v), a continuación pidió ”tabaco en umo y se lo dieron y lo metió en la boca y empesó a hacer estremos con el rostro como que escupía para arriba dando a entender que llamaba a un viejo y después de tres o quatro veces que lo hiso [,] dixo [:] el viejo no quiere entrar porque ay lus y están éstos aquí [,] báyanse y apaguen la bela y entrará [.] Y este testigo en su cama debajo de su pabellón sintió que el mesmo indio fingiendo ser el tal viejo que avía de venir se tapó con el pabellón por un lado disimulando la bos con un pedaso de tabaco en la boca le dijo a este testigo[:] yo soy el que te e de curar [,] y poniéndole la mano a este testigo sobre la cabeza le dixo le curaría y que tenía remedio...” (folio 15v).

3De acuerdo con este testimonio, esta vez Vazquez pide compensación por sus servicios, ”disiendo [:] yo bengo de muy lexos y e menester llanques para el camino” (llanques o usutas u hojotas, son zapatos rudimentarios que usa la población aborigen). Además, desde su lecho de dolor, Alberca dice haber descubierto ”a el mismo Juan Basques que se tendió luego en el suelo antes de traer la lus después de aver echo el fingimiento referido” (folios 15-15v). Aun así, el padre Bartolomé consintió que el curandero le ”refregara” todo el cuerpo con cuyes y le diese a beber ”chicha con salbia” (planta silvestre, labiada, sus hojas son medicinales). Dos días después, Vazquez lo hizo sudar ”con yerbas” y le pidió un cabrito para ”matar los dolores”. Declara el testigo, que esta fue la última vez que vio a don Juan y a su cabrito.

4A lo dicho, y con abierta intención, Alberca agrega que Vazquez tiene ”diez y ocho diablos” que le asistían y que le enseñaban todos los ”entierros y guacas y que no se las querían descubrir porque [el curandero] no le [s] daba gente que si se la diera se la enseñaba” (folio 16). Como se ve, finalmente asomó la codicia del casi ciego Alberca, que reprochaba a don Juan por no ”dar gente” al demonio, es decir por no haberse decidido a sacrificar en cuerpo y alma a otras personas para ubicar las tumbas, supuestamente colmadas de riquezas. Esta auto-confesión, por lo menos de sus intenciones, fue silenciada por el aparato judicial (provisor, fiscal y defensa) que se concentraron en las acusaciones contra Vazquez.

5El siguiente denunciante contra Vazquez dijo que ”abía tres años poco más” padeció de una enfermedad que fue consultada a diferentes médicos de Lima ”que le dieron veinte sangrías y nunca tuvo mejoría”. Fue entonces cuando Alberca le avisó de las curaciones de don Juan Vazquez. El curandero lo examinó y pidió unos días (”hasta el viernes”) y llegada la ocasión le explicó que ”a ti te an echo mal porque tu tubiste un gran pleyto por esta chácara y la persona con quien lo tubiste te a echo mal”. Para aliviar a su paciente, Vazquez recurrió a la fórmula habitual de pasarle un cuy por el cuerpo y abrirlo luego para descubrir en sus entrañas la zona dolorida del enfermo. Lo que constituye una de las maneras tradicionales de detectar el órgano afectado, que se practica aun en nuestros días. A eso, el cliente agrega algo que dice haber presenciado: Vazquez había ofrecido su sangre [la del cuy] ”no se aquerda vien por el tiempo que a mediado [,] si fue al sol o al diablo”. Implicando al curandero en dos posibles delitos, si el acto de adoración fue al sol, estaría comprendido en la idolatría por adorar a dioses no cristianos, nada menos que al Inti o Sol de los inkas, y si la reverencia fue prestada al demonio, Vazquez, era indudablemente un hechicero. El padre Fernández, redondea su alegato diciendo que no se sanó y que el curandero fue a visitarlo pero ”se afligió mucho” cuando el testigo le contó que iría a pedirle salud a la Virgen de Guascata. Desde ese momento, don Juan desapareció y no volvió a verlo (folio 17v). La última declaración intenta confirmar el pacto diabólico de don Juan, que no resistiría la presencia de la Virgen.

6En cierta forma, los acusadores acuden a dos argumentos que, pese a los cambios políticos, aún tenían fuerza en el universo hispano. En 1700 había muerto Carlos II sin heredero varón, y pese a las presiones de última hora, se decidió por ofrecer la Corona al nieto de Luis XIV, rey de Francia, que ascendió al trono como Felipe V, primer gobernante español de la dinastía borbónica. Si bien esto no quiere decir que se disipasen las brumas del mundo de fantasmas que rodearon al desdichado hijo de Felipe IV, fueron notables los cambios frente al ambiente vivido en la corte de los Austrias.

7No puede decirse lo mismo con respecto al sistema de creencias. En 1628, Pedro Antonio Iofreu publicaba por segunda vez, en Barcelona, el influyente tratado de Pedro Ciruelo, donde se reafirmaba la presencia de brujas y su pacto diabólico para afligir al género humano; allí se distingue entre una pretendida concurrencia a la misa negra (ilusión desatada en las brujas), y el vuelo real a su reunión con el demonio para el autor, ambas situaciones coexisten. Su escrito confirma la necesidad de combatir con energía los ejércitos del Enemigo (1628: 37-39).

8Estas permanencias también pueden identificarse en el arte y la literatura, a pesar de los cambios implantados por la dinastía francesa y el desgaste propio en la producción del Siglo de Oro. Hacia el final del XVII ya no tenemos ni el talento de Calderón de la Barca (muerto en 1681), ni pintores como Claudio Coello, ni Luca Giordano, cuyas obras adornaron el Escorial. Sin que por ello pensemos que las obras de estos últimos puedan calificarse de la misma manera que a la pintura de Velázquez.

9Con el cambio de dinastía el proceso artístico tomó otros rumbos. Así se aprecia en el palacio de La Granja, en las afueras de Segovia, construido por el arquitecto Teodoro Ademans entre 1721 y 1723, con los jardines diseñados por René Carlier que prosiguió la obra en un estilo rococó que marca un desprendimiento, muy independiente de las formas usadas, por los arquitectos de los Austrias (Tomlinson 1997: 113-122).

10Tampoco España era la misma. El imperio se había retrotraído a límites impensables para Carlos V. En 1713 se firmaría el tratado de Utrecht, por el que se aceptaba perder extensos territorio en los Países Bajos, a favor de Austria, y a Inglaterra se le entregaba la isla Menorca y el peñón de Gibraltar, en propia tierra española. Ganada la paz a tan duro precio, había que pensar en el desarrollo de la ciencia, el mismo año de Utrecht se creó la Real Academia de la Ciencia.

11Pero los fantasmas no abandonaron a la Península Ibérica: en pleno siglo xix, otro formidable pintor, Francisco de Goya, hará reaparecer a las brujas y al demonio. Así puede verse en las sombrías pinturas que hicieron notable su producción, sobre todo aquella que desarrolló en la quinta donde vivió los últimos años de su vida, a las afueras de Madrid, cruzando el río Manzanares.

12Con todo, en el juicio de Vazquez se aprecian aires muy diferentes a los que hubiesen campeado durante el período de las extirpaciones de idolatrías, o los momentos en que la Inquisición persiguió a los alumbrados, los presuntos judíos o a los protestantes.

13Melchor de Carvajal, abogado de nuestro curandero, abandona la incuria habitual de los defensores de oficio, y desarrolla un brillante escrito aprovechando los argumentos del fiscal y las debilidades de los dos acusadores. Aunque más adelante nos ocuparemos de las declaraciones de Vazquez (tres ”confesiones”: 21 de enero, 22 de enero, 5 de febrero), conviene anotar que el acusado se desdice de lo expresado en la primera de sus declaraciones, negando la visión que habría originado su dedicación a las curaciones:

”siendo niño se le apareció un viejo blanco con una cruz en la mano”.

14Don Melchor sostiene con su defendido que tal cosa no ocurrió y si Vazquez lo dijo fue por ”el temor que lo castigasen respecto de las graves curaciones que hacía”. Como la misma aparición había hecho que don Juan repare que en su brazo había una cruz formada por lunares, eso hizo que uno de sus denunciantes aludiera a ellos como ”granos” y por tanto era la señal que probaba su pacto demoníaco. Carvajal hace revisar el brazo y al no encontrarse tales señales, descarta el argumento.

15Con mucha habilidad esquiva la acusación de los días faustos e infaustos (miércoles y viernes que Vazquez dedica a atender a sus pacientes). El abogado dice que al curandero lo buscaban todos los días y que trataba a los enfermos de acuerdo a sus ocupaciones.

16Sobre los entierros o guacas deAlberca, y los cuyes, sangre ofrecida al sol o al diablo de la declaración de Fernández, la defensa acusa a los sacerdotes, sin tapujos, de que han mentido ”porque no se detuviese a curarlos” y por esa razón quieren ”destruirlo y aniquilarlo” (folios 44v- 45).

17Las curaciones con saliva tampoco impresionan a Melchor de Carvajal:

”no es novedad que los médicos por el esputo y por la orina reconozcan la enfermedad, sin que se puedan dar otras diferencias que adquirir aquellos conocimientos por las letras, y mi parte [es decir Juan Vazquez] por la gracia de Dios le a dado”.

1. La ciudad de Cajamarca (foto Hiroyasu Tomoeda).

2. Mujeres en vestido típico (foto Hiroyasu Tomoeda).

3. Portada de la iglesia de San José (foto Hiroyasu Tomoeda).

4. Vendedora en la puerta de la iglesia (foto Hiroyasu Tomoeda).

18Con respecto a las yerbas medicinales su argumentación es muy sólida. Sostiene el abogado que su conocimiento deviene de la Divina Majestad, dado que durante ”la gentilidad” no habiendo médicos, quiso Dios que supiesen sanar de sus enfermedades y fue el abuelo de su acusado quien le enseñó a hacerlo, como don Juan lo mencionó en una de sus últimas confesiones. Carvajal en este punto se remonta a ”los etíopes y otras gentes que habitan regiones abrasadas por el sol” y por tanto Dios los proveyó del loto para que les calme la sed, por lo que se llaman ”lothófagos”.

19A su argumento se suma un recurso que el fiscal sacó de la manga, pero se volvió contra él. Decidió hacer revisar las plantas por tres especialistas: Francisco Bermejo y Roldán, protomédico; Joseph de Avendaño, catedrático de medicina; y Juan Calderón, examinador de farmacopea. El juicio de los convocados quita fuerza a cualquier sospecha de maleficio portado por las plantas:

las yerbas que se me remitieron [responde Bermejo, Catedrático de Vísperas de Medicina de esta Real Universidad] debo formar juicio de ser algunas conocidas y otras no y es cierto que en las yerbas ai virtud natural para curar accidentes muy grabes y que las noticia de sus virtudes y alcanzar por medios naturales... y aunque no se aya podido conseguir entera noticia de todas las demás yerbas es posible que aya algún otro sujeto que por medios naturales y por tradición de sus mayores aya adquirido puntual conocimiento de sus virtudes... pero contrayéndome al caso presente y al modo y forma con que este reo a usado de dichas yerbas no debo en punto de religión formar dictamen de propio juicio” (folio 48).

20¡Vaya respuesta! El catedrático no encuentra nada malo en el uso de las plantas que reconoce y abre la posibilidad de que otra persona sepa las aplicaciones de las que salen de su conocimiento, pero no quiere opinar sobre su empleo sobrenatural. A la defensa le cayó de perillas este dictamen.

21Hay que agregar que en esta fecha España ya se sacudía de la medicina tercamente leal a la ciencia de fines del Medioevo, los médicos que practicaron, incluso a lo largo del Renacimiento, seguían todavía las teorías de Galeno, el sabio griego del siglo ii, que atribuía las enfermedades al desbalance de los ”humores” del cuerpo. Para el diagnóstico había que observar el globo ocular y el color y la consistencia de la orina. La curación se asentaba en la restauración de dicho balance a través de purgas (sobre todo por enemas) y de sangrías (Cantor 2001: 9). La contribución del milanés Giambattista Giovanni (luego castellanizado como Juan Bautista Juanini) conmovió el tratamiento de las enfermedades con el Discurso político y phísico (1679).

”Su tema central es el estudio químico de las sustancias que impurificaban el aire de Madrid y de sus consecuencias higiénicas y sanitarias. Ello le da ocasión para ocuparse de diferentes cuestiones fisiológicas patológicas y terapéuticas interpretadas desde los esquemas iatroquímicos. Defiende asimismo de pasada la doctrina de la circulación de la sangre” (López Piñero 1979: 405).

22A Giovanni le siguieron los médicos españoles José Lucas Casalete y Juan de Cabriada, abriendo un nuevo capítulo en la historia de la ciencia en la Península Hispana (López Piñero et al. 1983; Grajel 1978).

23Finalmente, el Procurador General de los Naturales y defensor de Vazquez se mueve con mayor facilidad cuando enfrenta los argumentos teológicos del fiscal y los inquisidores. Argumenta don Melchor que a los sospechosos de vehementi se les conoce por las palabras o por los hechos. Por las palabras cuando dice algo contra ”los siete géneros de las católicas verdades”. Por los hechos cuando se hace judío, cuando no acude a la citación para responder asuntos de la fe, cuando está excomulgado por un año, cuando es relapso de la herejía que había abjurado, cuando adora ídolos y les ofrece ”yncendios”, cuando adora o reverencia a los demonios, cuando se venera a las estrellas, cuando huye de la conversación frecuente de los fieles, cuando tiene comercio con los infieles, cuando asiste raras veces a los oficios divinos, ”y otros modos y maneras que sobre este punto refieren los autores”.

24Nada de esto compete a Juan Vazquez. En su confesión y la de los testigos ”se manifiesta su observancia de los divinos preceptos, la frecuencia de el sacramento de la penitencia; pues antes de executar las curaciones las consultó al confesor y le puso precepto para que curase a los enfermos y debajo de esa condición le absolvió”, argumento aducido por el curandero y que más de un testigo lo comentó con él.

25Culmina su alegato con la fórmula siguiente:

”A Vuestra Señoría pido y suplico se sirva de absolver y dar por libre de la culpa que se le opone debajo de la dicha protesta reciviendo esta causa a prueba pido justicia y juro a Dios y a una cruz en ánima de mi parte que lo referido en este escrito es sierto y verdadero” (folio 46).

Table des illustrations

Légende 1. La ciudad de Cajamarca (foto Hiroyasu Tomoeda).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/371/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 98k
Légende 2. Mujeres en vestido típico (foto Hiroyasu Tomoeda).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/371/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 57k
Légende 3. Portada de la iglesia de San José (foto Hiroyasu Tomoeda).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/371/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 79k
Légende 4. Vendedora en la puerta de la iglesia (foto Hiroyasu Tomoeda).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/371/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 75k

© Institut français d’études andines, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr