Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La crisis ecuatoriana: sus bloqueos económicos y sociales

 | 
María Fernanda Cañete

La nueva ciudadanía y las respuestas políticas e institucionales

Introducción

Thalía Flores y Flores

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

1Un dramático círculo vicioso ha hecho de la nación ecuatoriana un espacio peligroso para su supervivencia como Estado: Gobiernos insolidarios siembran de pobreza al país y pueblos enfermos de pobreza escogen mal a sus gobernantes.

2Desencantados por sucesivas frustraciones, al ser convocados a participar en la formalidad de la democracia, los ecuatorianos se dejan enajenar por el poder hipnótico de la publicidad, por los golpes efectistas y por las imágenes equívocas. Así, cada vez que el gobernante elegido comienza su gestión, una nueva decepción recorre el cuerpo social de la nación, al comprobar el divorcio entre las ofertas de campaña y las decisiones del político.

3Pero el divorcio entre el Poder y la sociedad es parte, también, de un fenómeno universal, que Rodrigo Borja denomina la crisis de las intermediaciones: la gente no quiere ser representada, la gente quiere pensar con su propia cabeza, actuar por sí sola, no confiar sus destinos a nadie, no entregarse en manos de intermediarios.

4Este es un fenómeno universal. Y por eso en el mundo entero hay esta falta de cohesión de los grupos políticos y de los movimientos sociales.

5Pero lo que sucede en el Ecuador es aún peor, pues se cuenta con el agravante de la fractura social, de la desintegración total. Los intereses dispersos, incluso aquellos de los grupos emergentes, han llevado a que el país no logre articular una propuesta, una alternativa que pueda hacerle frente a lo establecido.

6Por eso, solamente el discurso neoliberal y los actores que lo portan han logrado penetran todas las esferas de la sociedad hasta constituir su hegemonía, mientras que, desde los sectores subalternos, no se logra articular una propuesta ni hallar espacio constante. Y es que, al parecer, no hay tampoco una visión conjunta de la problemática.

7En este ambiente el Poder formal ha contribuido, igualmente, a ese fraccionamiento y a esa dispersión, porque, a la hora de la negociación, por ejemplo, lo hace solamente con los grupos que representen alguna fuerza. Eso es lo que está pasando estos días con los indígenas, que han alcanzado una fuerza capaz de cambiar la historia del país, mientras que los demás grupos, por más importante que sea su accionar, no tienen, en absoluto, posibilidad de convertirse en una fuerza lo suficientemente importante como para que el Estado (o los que lo representan) les dé un espacio. El ejemplo más latente es el de las mujeres, que, pese a sus esfuerzos, no logran constituirse en un grupo con capacidad de diálogo directo.

8Pero en esta joven democracia no todo está perdido. Este momento es vital para el devenir, puesto que, ahora que se ha puesto en evidencia la mediocridad de los partidos y los políticos, así como sus relaciones con la corrupción, y se ha descubierto que no son personas de confiar, parece ser el instante propicio para que los demás sectores de la sociedad hagan escuchar su voz.

9Pero, para lograrlo, los grupos emergentes están obligados a hacer renunciamientos. Pensar más en el país como un todo y no como el reducido espacio de su influencia, puede ser la clave.

10Los ejemplos de la trascendencia de la participación ciudadana en el quehacer político establecido son mínimos. Quizá el único notorio haya sido el intento de Freddy Ehlers, de involucrarse en la actividad política formal -renunciando momentáneamente a su actividad periodística-. Pero este ejemplo difícilmente podría repetirse, pues dada la condición de la promoción política a través del marketing (o sea el dinero) es casi imposible que algún sector o alguna persona, por más méritos que tenga, pueda aspirar a competir en igualdad de condiciones con quienes representan a los partidos políticos.

11Por ello, la participación de Ehlers es, en verdad, el mayor esfuerzo ciudadano de traspasar desde la sociedad civil ese umbral invisible hacia la política.

12No obstante, y quizá para no perder la esperanza, parecería que el proceso de una gran unificación de los inconformes está en marcha a pesar del fraccionamiento de los grupos políticos y sociales en el país. Las mujeres han logrado, también, incursionar en estos reducidos espacios para hacer escuchar su voz, y bien podrían ser las que realmente lideren la redemocratización de la sociedad, que, en Estados como el ecuatoriano, hace falta con urgencia.

Notes de fin

1 Diario Expreso.

© Institut français d’études andines, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr