Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La crisis ecuatoriana: sus bloqueos económicos y sociales

 | 
María Fernanda Cañete

Sistema politico : legitimidad y representación

La redefinición del rol de los militares1

Bertha García Gallegos

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

Introducción

  • 1 Las reflexiones contenidas en esta Ponencia se realizan en el marco del proyecto de investigación: (...)
  • 2 Felipe Agüero: “Las Fuerzas Armadas en una Época de Transición: Perspectivas para el Afianzamiento (...)

1En este Seminario, convocado para tratar, desde distintos ángulos, la crisis actual del Ecuador, y en el marco del Panel “Sistema Político: Legitimidad y Representación”, me corresponde analizar el tema de la “Redefinición del Rol de los Militares”. Considero adecuada la perspectiva de los organizadores, al colocar el tema en el marco del sistema político. Efectivamente, más allá de la visibilidad, las expectativas o el protagonismo que, en el contexto de una crisis como la que atravesamos, puede asumir el comportamiento de las Fuerzas Armadas, es preciso entender que, tanto esta problemática como las dimensiones que la constituyen, deben ser analizadas desde el punto de vista de la diversidad de formas, mediante las cuales los sistemas políticos organizan y utilizan la fuerza en los distintos momentos históricos. Sobre todo, como lo señala Felipe Agüero, esta discusión es pertinente en el contexto de las reflexiones sobre los difíciles e inacabados procesos de democratización, emprendidos por nuestras sociedades en las últimas décadas.2

2En esta ponencia trataremos, en primer lugar, de establecer un punto de partida analítico para entender la vinculación entre Fuerzas Armadas, Estado, sistema político y sociedad, la misma que configura procesos específicos en tiempos y espacios determinados. Consideramos que tales procesos ocurren en el contexto de relaciones más globales, por lo que, en segundo término, examinaremos, de manera general, las tendencias estratégicas a escala global y sus impactos en el ámbito hemisférico, regional y nacional. En una tercera parte analizaremos retrospectivamente el rol de las Fuerzas Armadas en el Ecuador, y sus tendencias actuales a la luz de las transformaciones y desafíos del actual proceso de transición.

I. Fuerzas Armadas, sociedad y política

  • 3 David Pión Berlin: “Autonomía Militar y Democracias Emergentes”, en: Ernesto López y David Pión Ber (...)

3Desde una perspectiva teórica, podemos considerar a las Fuerzas Armadas como organizaciones complejas, racionales y altamente especializadas, cuyo fundamento radica en el hecho de ser las administradoras del monopolio de la violencia legítima, ejercida por el Estado, con miras a lograr la supervivencia del propio Estado, en primer lugar, y a garantizar los fines de protección que éste ejerce sobre la sociedad. Se supone que esta misión esencial incide en sus procesos de organización internos, basados fundamentalmente en la anticipación de riesgos y amenazas, en la planificación minuciosa de acciones, en un sentido de organización jerárquica, en una rigurosa disciplina, en la obediencia a toda prueba, y legitimados por un conjunto de valores que tienen como última finalidad el garantizar su eficacia institucional. La propia dinámica institucional impele a la organización militar a desarrollar procesos de autonomía con respecto a la sociedad y, en ocasiones, hasta con respecto al propio Estado. La autonomía militar puede ser, al mismo tiempo, indicador y función de los procesos de profesionalización y no entraña, por sí misma, salvo consideraciones específicas, una amenaza a la sociedad y a la política.3 Los temas y tareas de la defensa, el desarrollo de doctrinas y tecnologías son cada vez más internacionalizados y estandarizados, en un mundo interdependiente y complejo, por lo que tienen que ser referidas también a este contexto.

4En la práctica, las Fuerzas Armadas son entidades esencialmente históricas, de allí que sus relaciones internas, como organización, y las relaciones que mantienen con la sociedad y la política, así como con el propio Estado, deben considerarse como contingentes, cambiantes y específicas para cada sociedad y cada tiempo.

5El concepto de relaciones civil-militares ha demostrado ser útil en los estudios sobre los temas relacionados con las Fuerzas Armadas. Sin embargo, su complejidad, sobre todo en el plano político, nos lleva a distinguir entre las relaciones político-militares y las societal-militares Sin descartar -más bien, al contrario, poner de relieve- el plano propiamente organizacional, interno, cuyo eje es la supervivencia institucional, espacio en el que se procesan las percepciones militares sobre la sociedad y la política, se elaboran las hipótesis de riesgo y amenaza y se orienta el curso de sus acciones.

  • 4 Johanna Mendelson Forman: Civil-Military Relations. Doc. Center for Democracy and Governance, Washi (...)
  • 5 Crf. David Pion Berlin, Ob. Cit. Pueden estar en juego un conjunto de decisiones que tienen que ver (...)

6Las relaciones político-militares ponen énfasis en la relativa distribución de poder entre el gobierno, las instituciones políticas y las Fuerzas Armadas.4 Puede caracterizarse como un continuo, cuyos extremos varían entre una estable neutralidad de las Fuerzas Armadas con respecto a las tendencias políticas e ideológicas de una sociedad, hasta situaciones de desbordamiento y desplazamiento hacia papeles evidentemente políticos. Este es un campo de fuerza donde se dirimen múltiples posibilidades de decisión, incluyendo las militares. El interés por los procesos de democratización ha llevado a los analistas a utilizar los conceptos de “control civil” o “manejo civil” de los asuntos militares, como uno de los parámetros que permiten identificar la madurez y el desarrollo de un sistema político.5 Sin embargo, consideramos que el rango de fenómenos incluidos puede requerir otras determinaciones analíticas que sólo la consideración de los casos específicos puede sugerir. De otra parte, debido a sus propias características profesionales, los militares suelen estar muy cercanos a la población civil y a los problemas sociales que ésta padece, por lo cual es necesario considerar, como una clase particular, las relaciones societal-militares, que enmarcan un conjunto de acciones que buscan el bienestar de comunidades. Al incidir en las percepciones institucionales o individuales, estas relaciones pueden rebasar los ámbitos del comportamiento organizacional esperados.

7Por último, como se enunció antes, los desempeños propios de las Fuerzas Armadas, esto es, la defensa de la soberanía e independencia de los Estados nacionales y de sus ordenamientos internos, están condicionados por su situación objetiva dentro de las relaciones externas, las cuales determinan las hipótesis de alianza, amenaza o cooperación con respecto a otras naciones, regiones, Estados, o por determinaciones situacionales de su relación.

II. El orden mundial y regional en transición: las nuevas agendas de seguridad y las tendencias estratégicas

  • 6 Felipe Agüero, en Rut Diamint, Ob. cit. Pp. 88 y ss. Héctor Luis San Pierre y Suzeley Kalil Mathías (...)

8Es indudable que nos encontramos frente a cambios globales, que se anunciaron ya en las últimas décadas. Algunos autores califican a esta era como una “nueva época de transición” o una “coyuntura en permanente mutación y reconfiguración”.6 Las líneas esenciales de su desarrollo están marcadas por cambios perceptibles en el ámbito de la economía, de la política y de las relaciones estratégicas. Afectan al orden global y repercuten, según las particulares condiciones, en los niveles regionales y nacionales, con desigual intensidad.

9En efecto, la expansión del mercado global, de la tecnología y la comunicación están transformando el mundo a una velocidad vertiginosa, jamás antes experimentada. Con el ímpetu de esta energía, nuevas e inusitadas formas de movilidad del capital y de fuerza de trabajo, de distribución y concentración del ingreso mundial en regiones, países y grupos sociales, han hecho su aparecimiento. El Estado nacional ha sido despojado de decisiones soberanas en el manejo de las políticas económicas internas y las decisiones económicas externas. Se han transformado las relaciones internas de los Estados, que han visto surgir en su interior nuevas identidades y percepciones ciudadanas sobre la organización y participación social. Otras formas de legitimación, basadas en la eficacia y no en la libertad y la igualdad, se han hecho necesarias para el sostenimiento de democracias que ven estrecharse cada vez más sus límites con formas autoritarias e, incluso, totalitarias, experimentadas en el pasado. Los Estados han variado, también, los parámetros de sus relaciones externas, al acentuarse las necesidades de cooperación, integración e interdependencia. Localismo y globalización son dos fuerzas actuantes, con igual intensidad, en todos los campos y en todos los niveles.

  • 7 André Beaufrc: Disuasión y Estrategia, Bs. As. Pleamar, 1990.
  • 8 Con referencia al comentario de Saint Pierre y Kalit Malinas a La Jornada, Mx. 25, 04-99, p.3, en e (...)

10Con el fin de la Guerra Fría ideológica, que servía como ordenador y controlador del antiguo sistema global de seguridad, el mundo creyó que pasaba de un equilibrio bipolar de fuerzas mundiales hacia una indefinida multipolaridad. Actualmente, luego de los hechos de Yugoeslavia y Kosovo, es evidente la supremacía de una sola potencia, los USA, que comanda un cada vez más coherente poderío bélico (conformado por mecanismos como la nueva OTAN y otros) y afirma su hegemonía en occidente, frente a las presiones de una Europa unida y a la presencia de nuevas potencias como China. En su conjunto, este aparato, basado en la estrategia de disuasión más eficiente de la historia: el uso moderado e insospechado del poder nuclear,7 tiende a constituirse en el más poderoso sistema arbitral de conflictos en el mundo, bajo el nuevo concepto estratégico de “gestión de crisis”8 y mediante mecanismos de intervención de variado matiz, tales como las “misiones de paz”, las “misiones humanitarias”, las “intervenciones de protección”, etc.

11Pese a todo, la soñada hipótesis de estabilidad y seguridad sigue siendo lejana. Antiguas amenazas de origen territorial, religioso o étnico se mantienen con fuerte persistencia y han aparecido otras, insospechadas e impredecibles, tales como las que se derivan del uso y la difusión subrepticia de la tecnología nuclear, del terrorismo internacional de variada ideología y del tráfico de armamento sofisticado. Actividades ilícitas han favorecido el aparecimiento de fuerzas mercenarias y ejércitos privados. Organizaciones paramilitares son propiciadas por las propias organizaciones militares oficiales, en países que mantienen enconados focos subversivos.

  • 9 A pesar de la larga transición democrática en América Latina, algunos sucesos parecen indicar el ma (...)

12Pero, quizá, el espectro más significativo de amenazas al nuevo orden mundial es el que proviene del acelerado deterioro económico y político de los países que no han logrado despegar hacia el desarrollo. Luego de casi veinte años de superación formal del autoritarismo, las democracias en América Latina enfrentan grandes desafíos y se revive el fantasma de las dictaduras.9 Como consecuencia de las medidas neoliberales de ajuste económico se agudiza el deterioro de la calidad de vida de las personas, se amplía la pobreza y la marginalidad, tanto económica como política. El recurso a la violencia urbana y a la criminalidad es una de las respuestas. La pobreza se convierte, así, en el detonante de la inestabilidad política.

  • 10 Sin embargo, como lo señalan Saint Pierre y Mathías, las manifestaciones actuales de conflicto tien (...)

13Esta es la nueva Guerra Fría, que ha significado el desplazamiento de la antigua confrontación ideológica Este-Oeste por una agenda desigual de conflictos Norte-Sur. La situación de pobreza sustenta grandes olas migratorias hacia los países ricos, que ensayan medidas protectoras cada vez más represivas. El narcotráfico implica todo un sofisticado complejo industrial transnacional, cuyos centros financieros, de consumo y tecnología están en el Norte, y los de producción y lavado de dinero en el Sur. El combate armado contra el narcotráfico, dirigido a los centros de producción y no de consumo, ha producido nuevos problemas, tales como la corrupción institucional, la constitución de ejércitos privados y la presencia de muchos otros actores no estatales. Todo ello complica el cuadro de violencia y conflictos en la región. “El deterioro ecológico y medioambiental no encuentra aún fórmulas de política pública para sustituir la economía de impacto ambiental por un desarrollo sustentable”. En América Latina aún no se encuentran salidas pacíficas y democráticas al fenómeno guerrillero y paramilitar, cuya situación más grave la vive Colombia. Esta es vista por las potencias más como un obstáculo para el desarrollo económico de la región que como una compleja situación política interna, que hay que resolver por estos mismos medios.10

  • 11 Los ejércitos del siglo xxi, como lo afirma Virgilio Beltrán en su artículo: “Buscando Nuevos Roles (...)

14Es lógico pensar que este nuevo panorama ha producido o producirá hondos impactos al interior de las organizaciones militares. De hecho, las sociedades desarrolladas han propiciado cambios sustantivos en este campo. Se espera que los ejércitos modernos estén adaptados a la versatilidad, movilidad y velocidad exigidos por los nuevos conceptos de guerra.11 En lo que se refiere a las sociedades estratégicamente dependientes, como las nuestras, cabe preguntar: ¿Cuáles serán los vínculos con el nuevo orden? ¿Cuáles serán los espacios autónomos de decisión y en qué campos serán posibles?

15El período inmediatamente posterior al fin de la Guerra Fría fue relativamente incierto respecto de la estabilidad del nuevo orden mundial y de la eficacia de los mecanismos de resolución de conflictos del sistema internacional, tales como la ONU o la OEA. Desaparecida la gran amenaza comunista del panorama de los conflictos continentales, se formularon numerosas preguntas sobre el destino, los roles y las misiones de las organizaciones militares de las sociedades nacionales, que fueron el sostén de la alianza hemisférica continental. La definición de la seguridad pasó formalmente del plano ideológico-militar hacia el económico; de la contrainsurgencia a las misiones de paz, a la negociación y al fomento de la confianza, sobre todo para sofocar antiguos conflictos regionales o interestatales que quedaron encubiertos durante la Guerra Fría.

16Algunos analistas sostenían que esta era la oportunidad de que los países estratégicamente dependientes aprovecharan los intersticios dejados por la reestructuración del nuevo orden, para desarrollar con mayor autonomía nuevos conceptos de seguridad, mecanismos regionales o subregionales de seguridad cooperativa, definir los roles de sus Fuerzas Armadas y los asuntos de organización de sus ejércitos, a partir de su particular evaluación de sus condiciones estratégicas, continentales y regionales.

17Sin querer postular relaciones deterministas, es posible que eso haya pasado, al menos en América Latina, frente a la contundencia con que se armó el nuevo orden y al notorio estrechamiento de la capacidad de decisión política de los gobiernos de la región. El marco conceptual de la antigua Guerra Fría persiste y se acomoda a la nueva Guerra Fría. Esta ya no se identifica necesariamente con ideologías, pero sí con los intereses y prioridades del mundo desarrollado. Pero, sin lugar a dudas, en el hemisferio el eje es la lucha contra el narcotráfico y sus temas afines. Todo parece indicar que ha surgido un sistema mucho más sofisticado que el anterior. Las aparentes autonomías estatales o regionales serán subsumidas bajo condicionamientos de ayuda económica, tecnológica y de comunicación, elementos absolutamente necesarios para que estos países puedan insertarse en la avasalladora globalización. En ese contexto, el concepto de soberanía se reduce al mínimo necesario para garantizar la existencia de la nación.

18Sin embargo, queda claro que es peligroso para la estabilidad democrática continental y para la nueva alianza hemisférica, desestructurar completamente instituciones como las militares, las cuales han sido casi el único soporte institucional en gran parte de los países que soportan tensiones sociales y políticas amenazantes de sus frágiles democracias, y frente a gobiernos corrompidos e incapaces.

19Los ejércitos nacionales deberán tener un papel en el sistema hegemónico, y, para ello, muchos aspectos de su organización y equipamiento tecnológico tendrán que modificarse sustancialmente en el futuro cercano. Los roles militares y de defensa de la soberanía exterior se mantendrán como esenciales, pero dentro de los nuevos parámetros de cooperación y confianza, provocados por los procesos de integración al mercado y los lincamientos de la nueva alianza.

III. Los roles externos e internos de las Fuerzas Armadas en el Ecuador

20¿Cuáles son los espacios de acción que quedan para los ejércitos nacionales? ¿De qué manera las determinaciones externas pueden influir en sus misiones específicas? ¿Cómo se expresan esas relaciones y determinaciones en el Ecuador? En la coyuntura actual las respuestas no son necesariamente evidentes.

21Las misiones de defensa exterior del Estado no han perdido sus connotaciones territoriales y es difícil que lo hagan en el futuro. Pero, en un mundo transnacionalizado, los intereses que convergen en la conservación del Estado son múltiples. Gran parte de las amenazas y riesgos rebasan los límites de una nación.

  • 12 Esta es definida por Francisco Rojas Aravena y Carlos Martín como: “un sistema de interacciones est (...)
  • 13 Hay un avance sustantivo en este campo, liderado por la OEA. Las Conferencias Regionales sobre Medi (...)

22Para estas sociedades, las posibilidades pueden estar en la participación dentro de sistemas de defensa cooperativa de carácter regional o subregional12, basados en intereses particulares de las naciones miembros, que consigan operar sin interferencia de las presiones del sistema hemisférico de defensa. Estos sistemas deberían contemplar no sólo aspectos militares y técnicos, sino también las realidades culturales y sociales de las poblaciones involucradas. Deberían postularse como un estadio superior de los acuerdos económicos y políticos entre los países y sustentarse en un desarrollo adecuado de las Medidas de Confianza Mutua.13 No obstante, la implementación de tales sistemas dependerá de la voluntad de los ejércitos nacionales, pero, ante todo, de una voluntad política regional (aún lejos de aparecer) suficientemente cohesionada frente a posibles interferencias de la alianza hemisférica. Dependerá también, en gran medida, de su capacidad para formular políticas gubernamentales de defensa regional, en torno a temas como, por ejemplo: preparación técnica y militar, desarrollo tecnológico y científico en el ámbito de la defensa, lucha contra el narcotráfico y la delincuencia, y otros más específicos: supervisión de áreas marítimas, cuestiones ecológicas regionales, protección de recursos pesqueros, misiones de paz y humanitarias, atención a las poblaciones en situaciones de desastre, etc.

  • 14 David Pión Berlin: “Autonomía Militar y Democracias Emergentes en América del Sur”: Ernesto López y (...)

23Quedan, también, los espacios internos que delimitan las relaciones Fuerzas Armadas - sociedad civil, y que dependen de las condiciones sociales y políticas propias de la sociedad nacional, del poder y prestigio que las instituciones militares hayan alcanzado o mantenido en la historia pasada o reciente. La soberanía del Estado-nación también se expresa en la capacidad de mantener el orden jurídico interno. Las Constituciones Políticas de nuestros países delegan a las Fuerzas Armadas, como integrantes de la fuerza pública, esta misión. Como sabemos, durante la Guerra Fría este fue el punto de partida de interpretaciones institucionales que permitieron el surgimiento de gobiernos militares represivos. En los más de veinte años de transición democrática, los militares han recordado y reflexionado sobre el peligroso desgaste institucional ocasionado por tal aventura. En la actualidad, como dice David Pion Berlin14, los militares podrían estar más interesados en “ahondar un nicho político respetado dentro del orden democrático que en derrocarlo”, tratando de buscar mayores espacios de autonomía para satisfacer sus intereses institucionales; igualmente, en ensayar tácticas defensivas frente a las exigencias de cambio institucional y redefinición de sus roles, que les plantea la democracia de la Posguerra Fría, una vez que, además, las perspectivas de que ocurran guerras interestatales por causas limítrofes y territoriales parecen haber sido superadas.

24La línea de análisis sostenida en esta ponencia, así como lo dicho sobre América Latina, tiene especial pertinencia para el análisis del caso ecuatoriano, situado en la misma órbita de influencia hegemónica. Las Constituciones Políticas han señalado escuetamente los roles tradicionales de las Fuerzas Armadas: defensa exterior del Estado y garantía del ordenamiento jurídico interno. Las últimas Constituciones introducen como una nueva misión la participación en el desarrollo social y económico. Como sabemos, la defensa exterior del Estado -rol tradicional de las Fuerzas Armadas ecuatorianas-, tuvo un papel preponderante durante todo el siglo xx, debido a la disputa limítrofe con el Perú, y contribuyó a conformar un modelo de relaciones cerrado y relativamente estrecho con la sociedad civil.

25Sin embargo, en los demás aspectos, el papel que cumplieron las Fuerzas Armadas fue más allá de las delimitaciones constitucionales, que han sido reinterpretadas por los militares a partir de sus percepciones institucionales del poder y la política. Desde los años veinte, cuando se acentuaron sus procesos de institucionalización, hasta fines de los años setenta, cuando terminó la última dictadura militar, su papel fue fundamentalmente político. En contraste con el desarrollo creciente de la institución militar, las fuerzas políticas y los liderazgos progresistas fueron crónicamente débiles en este país, como para disputar con las oligarquías agrarias y agroexportadoras, desentendidas de la conformación de un mercado interno. Los vacíos de poder fueron llenados por el populismo velasquista y con la intervención o influencia directa o indirecta de los militares. El populismo hizo participar a las masas en el sistema político, pero no produjo reformas institucionales que favorecieran realmente a los sectores populares. En ese contexto, los militares actuaron como un mecanismo de mediación política para permitir un paulatino y difícil proceso de modernización del Estado y de la sociedad. Ejercieron una suerte de control o “tutelaje” sobre los procesos políticos y las reformas sociales.

  • 15 Las tres últimas Constituciones ecuatorianas (1967, 1978, 1998) incluyen esa participación.

26Los militares trataron de interpretar un interés nacional desde su particular visión de los problemas nacionales y desarrollaron, en las diferentes coyunturas, una vocación política propia, corporativa, que intentó constituirse como una mediación de los intereses sociales en el Estado. Esa misma tendencia les permitió modificar, durante los años setenta, las doctrinas de la Seguridad Nacional, que en otros países alentaron procesos y dictaduras acentuadamente autoritarias en el combate al comunismo como enemigo interno. En gran parte debido a la importancia estratégica marginal que nuestro país tuvo en la lucha continental contra el comunismo, esa doctrina pudo ser planteada aquí como una lucha antioligárquica, una guerra contra el subdesarrollo, el atraso, la pobreza, y alentó a los militares a intervenir en acciones de desarrollo económico y social, influyendo evidentemente en las definiciones constitucionales que integraron la participación institucional en tareas del desarrollo afines a la defensa. La vaguedad e indeterminación con que se han manejado en el Ecuador los conceptos de seguridad y defensa ha permitido una creciente expansión de los roles y misiones militares en tales ámbitos.15

27Una vez entregado el poder, desde 1979 y durante toda la década de los ochenta, los militares abandonaron, por iniciativa propia o por desdén de los nuevos gobiernos democráticos hacia sus asuntos, el escenario político, y se dedicaron a la reconstrucción de sus dimensiones institucionales, propiamente militares. Este propósito fue incentivado por el resurgimiento del conflicto limítrofe con el Perú, en 1982. Los largos años dedicados a la política habían minado su capacidad militar, la misma que fue recuperada en los años noventa y probada exitosamente durante la Campaña del Alto Cenepa, entre enero y marzo de 1995.

28Durante los años ochenta, el Gobierno de León Febres Cordero instó a sectores militares a combatir la incipiente subversión urbana, ensayando medidas acentuadamente represivas. A comienzos de los noventa, la presencia de un nuevo y vigoroso actor político, el movimiento indígena, los puso en la alternativa de recurrir a la represión o asumir el movimiento como un aspecto importante de los procesos de democratización de la política ecuatoriana. La segunda alternativa fue elegida y ensayada como una nueva y más completa versión de su doctrina del enemigo interno: la prevención de conflictos a través de las tareas del desarrollo, especialmente dirigidas hacia el sector indígena. Hay que añadir que, en las últimas décadas, el rol militar en la seguridad interna ha sido interpretado genéricamente como un combate a la subversión, pero especialmente a sus posibles causas y fuentes: las situaciones de pobreza de los sectores sociales marginales. Esta idea de seguridad interna y el énfasis en la prevención de conflictos no han estado desvinculados, en modo alguno, de sus roles en la defensa externa del Estado.

29Efectivamente, desde el pensamiento militar, la “unidad de la nación” fue mantenida como una condición esencial para enfrentar el recrudecimiento y la actualización, durante los últimos años, del histórico diferendo con el Perú, y un elemento clave para haber logrado un balance estratégico en el enfrentamiento militar de 1995 con ese país.

30Con esos parámetros, durante la última década, las Fuerzas Armadas aumentaron sustancialmente el alcance de sus misiones no militares: tareas en el área de la salud y la educación de las poblaciones rurales y urbanas más deprimidas social y geográficamente, desarrollo forestal, desarrollo comunitario, infraestructura, etc. Luego de los Acuerdos de Paz con el Perú, Finalmente alcanzados en octubre de 1999, estas tareas se han desplazado hacia la atención a las poblaciones fronterizas, tradicionalmente rezagadas, entre otras cosas, como consecuencia del largo conflicto.

  • 16 Felipe Agüero: Uso y Misión de las Fuerzas Armadas en América Latina: Controversias y Desafíos. Pon (...)
  • 17 Como lo demostró la posición de los más destacados dirigentes políticos en el mencionado Foro.

31Gran parte de los especialistas en relaciones civil-militares consideran que la dedicación de las Fuerzas Armadas a sus funciones esenciales, militares y de defensa, y, por tanto, la limitación de sus usos y misiones en otros campos, es esencial para el fortalecimiento democrático.16 Además de propender a mantenerlas como fuerzas altamente eficientes, al no distraerlas de sus campos profesionales, induce a los gobiernos civiles y a las instituciones que deben velar por el bienestar ciudadano, a desarrollar responsabilidades en sus respectivos campos de competencia. En el Ecuador, lejos de entender esta problemática, las fuerzas políticas han delegado a las Fuerzas Armadas incluso más tareas de las que éstas están dispuestas a asumir.17 De ello pueden resultar, tarde o temprano, procesos atentatorios contra la modernización e identificación profesional de las Fuerzas Armadas.

32Es importante recordar que, a lo largo del siglo, como ocurrió en casi toda América Latina, los militares ecuatorianos ejercitaron con casi total autonomía las políticas que atañen a su propia institucionalización, profesionalización y organización, pero también las que se refieren a asuntos no militares, que mencionamos antes.

33Con algunas excepciones, los gobiernos civiles y las élites políticas se desentendieron crónicamente de la formulación y el mantenimiento de verdaderas políticas militares y de defensa, las cuales delegaron a los militares. Desarrollaron, en este sentido, un juego pernicioso: utilizaron a las Fuerzas Armadas para sus propios fines particularistas, mientras esquivaron la responsabilidad de asumir decisiones fundamentales sobre ellas. En los dos casos, un concepto democrático y transparente de “manejo civil” o “control civil” ha estado ausente.

  • 18 En los últimos años, el arbitraje militar ha sido probado, de manera sutil o abierta, en algunas op (...)

34El fin del conflicto con el Perú ha dejado a las Fuerzas Armadas sin importantes referentes de su identidad institucional. Este puede ser un momento que requiere de hondas reflexiones por parte de la sociedad, sobre las nuevas y adecuadas formas de utilización y organización de la fuerza. Frente a la extrema fragmentación de los intereses, organizaciones y movimientos políticos, y a la agudización de la crisis política, económica y social que afronta el Ecuador en las actuales circunstancias, el fantasma de una nueva intervención militar reaparece. Los militares han sido prácticamente puestos contra las cuerdas, por las mismas élites políticas que, en otros momentos, han reclamado su neutralidad. Han sido impelidos a convertirse nuevamente en instancias de arbitrio político, desvirtuando su papel en la defensa del ordenamiento jurídico-institucional y, por tanto, en la supervivencia del mismo Estado. Las sutiles formas que ha asumido el arbitraje militar, como fenómeno político, merece particulares reflexiones.18

  • 19 Héctor Luis Saint Pierre y Mathías. Ob. Cit. P. 7.

35La agudización del conflicto interno de Colombia, con un complicado e impredecible contenido, y la posibilidad de que muchas de sus dimensiones rebasen sus fronteras, ha puesto en alerta a los ejércitos circundantes. Desde el ámbito civil no se han dado señales claras de una política de contención y prevención, adecuada a la situación de las poblaciones involucradas y a la relación entre los dos Estados. Muchos han advertido, y no sin mucha razón, que, dado que este conflicto se vincula con la lucha contra el narcotráfico, eje de la nueva alianza hemisférica en consolidación, y, puesto que los países de la subregión andina, especialmente el Ecuador, han adquirido una nueva importancia estratégica debido al retiro de los USA de la zona del Canal de Panamá, el destinar a las Fuerzas Armadas a este frente puede tener consecuencias negativas incalculables. Como lo mencionan Saint Pierre y Mathías: dado que el combate al narcotráfico ha adquirido dimensiones militares, en detrimento de otras soluciones no prohibitivas y punitivas, se están generando respuestas tales como la constitución de ejércitos privados, el aumento de la sofisticación del armamento y del poder de fuego del crimen organizado, factores que acentúan las tensiones y los conflictos regionales, poniendo en entredicho el monopolio de la violencia legítima del Estado y corrompiendo sus estructuras burocráticas, incluyendo a las Fuerzas Armadas.19

  • 20 Felipe Agüero, “Las Fuerzas Armadas en una Época de Transición ...” Pp. 93-94.

36En CONCLUSION, al margen de la necesidad objetiva que las Fuerzas Armadas tienen, de mantener su potencial disuasivo en condiciones idóneas para enfrentar los riesgos y amenazas del mundo moderno; al margen, también, de la utilización de su potencial organizativo y técnico en tareas del desarrollo nacional, sobre todo cuando éste se convierte en un problema de seguridad, lo que realmente preocupa en el Ecuador, como en otros países de América Latina, es la ausencia de verdaderas políticas militares y de defensa, conducidas desde el poder civil. Como lo recuerda Agüero, desde el punto de vista del análisis del sistema político, “la clave fundamental a tener en cuenta en una democracia plena está dada por la supremacía civil. Esto implica la definición de esferas de competencia que son definidas por las autoridades representativas civiles en las áreas de defensa y militar, establecido como un verdadero objetivo democrático”.20

Notes

1 Las reflexiones contenidas en esta Ponencia se realizan en el marco del proyecto de investigación: “Aspectos Sociales de la Reconversión Militar en el Ecuador”, que realiza la autora con el patrocinio del CONUEP y la PUCE.

2 Felipe Agüero: “Las Fuerzas Armadas en una Época de Transición: Perspectivas para el Afianzamiento de la Democracia en América Latina”, en Ruth Diamint: Control Civil y Fuerzas Armadas en las nuevas Democracias Latinoamericanas. Bs. As., Nuevo hacer, 1999. En general, los análisis contenidos en este libro coinciden en impulsar, entre los académicos de la región, una línea de sobre la problemática de las relaciones civil-militares, desde una perspectiva de centralidad política. Esta línea de reflexión ha sido sostenida ya en nuestros anteriores trabajos, especialmente: “Militares, Economía y Lucha Política; Ecuador en los años setenta”. Tesis doctoral, Centro de estudios Sociológicos, el Colegio de México, 1987.

3 David Pión Berlin: “Autonomía Militar y Democracias Emergentes”, en: Ernesto López y David Pión Berlin: Democracia y Cuestión Militar, Bs. As., Universidad de Quilmes, 1996. El autor discute la pertinencia del concepto de autonomía militar para designar una situación excepcional, que implica una posición contestataria de las Fuerzas Armadas frente al sistema político o a la dirigencia civil. La autonomía militar ha sido un tema recurrente en este campo de estudios especializados.

4 Johanna Mendelson Forman: Civil-Military Relations. Doc. Center for Democracy and Governance, Washington, D.C.

5 Crf. David Pion Berlin, Ob. Cit. Pueden estar en juego un conjunto de decisiones que tienen que ver con aspectos de la vida militar, tales como los sistemas de ascensos y retiros, la dimensión y el tamaño de las fuerzas militares, educación y doctrina, reforma militar, presupuestos. £1 grado de control civil estará dado en la mayor o menor competencia de las autoridades y funcionarios civiles para participar en decisiones dentro de estos campos.
De otro lado, Ralp Goldman, en su Libro:
De los Conflictos Armados a las Políticas Partidarias, analiza los sistemas políticos de acuerdo a un modelo de desarrollo de sus instituciones parlamentarias y militares. Niveles bajos de desarrollo del sistema político implicarían la preeminencia de las organizaciones militares, mientras las instituciones representativas se sitúan en un nivel intermedio y las políticas en niveles subordinados. Niveles altos de desarrollo demostrarían la preeminencia de los partidos políticos; las instituciones representativas estarían en un nivel intermedio y la organización militar en los niveles subordinados. Bs. As. Devenir, 1995.

6 Felipe Agüero, en Rut Diamint, Ob. cit. Pp. 88 y ss. Héctor Luis San Pierre y Suzeley Kalil Mathías: “Defensa Nacional y Seguridad Públlica: Las Fuerzas Armadas Brasileñas Frente a los Desafíos del Siglo xxi”. Núcleo de Estudios Estratégicos (NEE-UNICAMP), Brasil, 1999.

7 André Beaufrc: Disuasión y Estrategia, Bs. As. Pleamar, 1990.

8 Con referencia al comentario de Saint Pierre y Kalit Malinas a La Jornada, Mx. 25, 04-99, p.3, en el documento citado, nota 7, pág.2: “gestión de la crisis” es el nuevo concepto estratégico discutido y aprobado por la OTAN en la reunión conmemorativa de los 50 años de existencia de la Organización, celebrada en Washington el 24 de abril de 1999.

9 A pesar de la larga transición democrática en América Latina, algunos sucesos parecen indicar el mantenimiento de la influencia militar en la escena política y en la opinión pública, como lo evidencian sucesos recientes en Chile (con ocasión del caso Pinochet) y Paraguay. En otros países, como Ecuador y Venezuela, los militares son percibidos, especialmente por los sectores populares, como alternativas frente a la corrupción generalizada en la vida pública.

10 Sin embargo, como lo señalan Saint Pierre y Mathías, las manifestaciones actuales de conflicto tienen diferencias sustanciales con relación a las de décadas pasadas. “No existe básicamente la contención legitimadora de una ideología, ni la orientación aglutinadora de utopías. Si antes el fin político era el socialismo, ahora parece ser la democracia; si el objetivo estratégico era la toma del poder por las armas, hoy éstas son usadas para forzar al gobierno a dialogar, a reconocer el grupo como interlocutor político válido; si la táctica era armar focos guerrilleros, hoy se trata de influenciar a la opinión pública nacional e internacional. En algún modo, esto significa ampliar la esfera de la ciudadanía”. Ob. cit. P. 11.

11 Los ejércitos del siglo xxi, como lo afirma Virgilio Beltrán en su artículo: “Buscando Nuevos Roles para los Ejércitos de América Latina”, Bs. As., SER 2000, 1994, serán relativamente pequeños, muy versátiles y flexibles para componer unidades mayores, estarán basados en alta tecnología bélica, especialmente convencional, conformados por personal extremadamente profesional, altamente especializado y dedicado a las tareas específicas de defensa de la seguridad externa e interna.

12 Esta es definida por Francisco Rojas Aravena y Carlos Martín como: “un sistema de interacciones estatales que, coordinando políticas gubernamentales, previene y contiene las amenazas a los intereses nacionales y evita que se transformen en crisis abiertas o confrontaciones” en: Bertha García Gallegos: “Reflexiones sobre el Rol de las Fuerzas Armadas hacia el siglo xxi”, en Estrategias Civil-Militares para el Ecuador del Siglo xxi. Quito, PUCE-CONUEP-DEMOCRACY PROJECTS/ AMERICAN UNIVERSITY Was. DC, 1999.

13 Hay un avance sustantivo en este campo, liderado por la OEA. Las Conferencias Regionales sobre Medidas de Confianza Mutua, Santiago de Chile, 1995, y San Salvador, 1998, sistematizan un amplio rango de M.C.M. suscritas por los gobiernos de la región.

14 David Pión Berlin: “Autonomía Militar y Democracias Emergentes en América del Sur”: Ernesto López y David Pión Berlin: Democracia y Cuestión Militar. Ob. Cit.

15 Las tres últimas Constituciones ecuatorianas (1967, 1978, 1998) incluyen esa participación.

16 Felipe Agüero: Uso y Misión de las Fuerzas Armadas en América Latina: Controversias y Desafíos. Ponencia presentada al Foro: “¿Qué Espera el Ecuador, Hoy, de sus Fuerzas Armadas?”, organizado por el Programa de Estudios Interamericanos/PUCE, ILDIS, Diario El Comercio y el Ministerio de Defensa Nacional, Quito, junio 1 de 1999.

17 Como lo demostró la posición de los más destacados dirigentes políticos en el mencionado Foro.

18 En los últimos años, el arbitraje militar ha sido probado, de manera sutil o abierta, en algunas oportunidades: durante las presiones de la cúpula militar sobre el Gobierno de Sixto Durán Bailen, en 1996, para conseguir la renuncia del Vicepresidente Alberto Dahik, acusado de corrupción; durante la intervención de los altos mandos militares en los acontecimientos que, el 7 de febrero de 1997, precipitaron el derrocamiento de Abdalá Bucaram por el Congreso Nacional, fenómeno que merece una minuciosa investigación.

19 Héctor Luis Saint Pierre y Mathías. Ob. Cit. P. 7.

20 Felipe Agüero, “Las Fuerzas Armadas en una Época de Transición ...” Pp. 93-94.

Notes de fin

1 Pontificia Universidad Católica del Ecuador -PUCE-.

© Institut français d’études andines, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr