Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La crisis ecuatoriana: sus bloqueos económicos y sociales

 | 
María Fernanda Cañete

Cambios del estado y sistema financiero

Introducción

Zonta Palán T.

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

1En los momentos críticos que vive el país y frente al nuevo escenario de la dolarización, la realización de este panel sobre el tema “Cambios del Estado y Sistema Financiero” nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre cuáles fueron las causas y cuáles los efectos de una de las más dolorosas situaciones que vivimos todos y todas.

2La crisis del sistema financiero es la expresión de lo que significa el libre mercado. La desregulación del quehacer de la banca, la falta de normas y la dejadez de los organismos de control, así como los compromisos políticos traducidos en el financiamiento de campañas electorales, convirtieron a los banqueros en los principales beneficiarios de las políticas económicas del gobierno. Paradójicamente, miles de pobres y medianos depositantes se convirtieron en los financistas de los banqueros; el Estado se transformó en el aparente “salvador de los pobres”, creando la AGD, cuando en realidad fue el protector de los banqueros.

3Para las mujeres ecuatorianas las crisis bancaria y financiera, a las que se agrega ahora la dolarización, no sólo significan modificaciones de la política monetaria o cambiaria, sino que, fundamentalmente, implican cambios en nuestra vida cotidiana. El congelamiento de fondos, el desempleo -que afecta sobre todo a las mujeres-, los escasos ingresos, así como el creciente aumento de precios, se reflejan directamente en el aumento de la canasta básica familiar. Para las mujeres, en tanto somos las encargadas, en primer término, de garantizar la sobrevivencia de la familia, los indicadores macroeconómicos se convierten en indicadores cotidianos de carencias y angustias.

4Las mujeres ecuatorianas tenemos que valorar estos espacios -hasta hace poco escasos o nulos para nosotras-, que nos permiten participar con nuestras opiniones y con voz propia en los análisis de temas de la realidad nacional.

5Muchas mujeres nos abrieron el camino y hoy, en esta misma mesa, contamos con una mujer que, con su profesionalismo, dedicación y ética ocupa la Dirección de Rentas Internas, la Economista Elsa de Mena. Desde ahí, ella ha podido dar muestras de que sí se puede eliminar la evasión y elusión tributaria, y luchar contra la corrupción. Sus acciones no sólo que han permitido recaudar más ingresos para el presupuesto del Estado, sino que han merecido el reconocimiento de toda la ciudadanía, especialmente por su actuación para evitar la impunidad en el caso de un banco que no transfirió el impuesto del 1% al Estado, a pesar de haberlo retenido del público depositante.

6Asimismo, quiero destacar la presencia de Pablo Lucio Paredes, quien ha logrado, a través de un programa de televisión, hacer de la complejidad de la economía un asunto de la vida cotidiana. La ciudadanía valora sus opiniones y aportes en la búsqueda de soluciones a los problemas del país.

7Es hora de que ecuatorianos y ecuatorianas participemos en el debate nacional, seamos tolerantes con las diferencias y, sobre todo, desde nuestras posiciones, aportemos a la construcción de propuestas para avanzar en la construcción de un Estado y una sociedad distintos, en los cuales primen la solidaridad, la equidad y la justicia.

Notes

1 Coordinadora Política de Mujeres -CPME-.

© Institut français d’études andines, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr