Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Globalización y crisis social en el Perú

 | 
Víctor Carranza

I. La crisis social

Texte intégral

1El actual proceso de globalización evidencia con fuerza inusitada un hecho que nuestros liberales intentan esconder a todas luces: las crisis que afrontamos los peruanos expresan la confluencia dramática de históricas fracturas internas con un orden mundial que implica la postración de las sociedades subordinadas.

2Por ello, los dos escenarios, nacional y global, donde se construyen las identidades sociales de nuestras poblaciones, y en los que se desenvuelven sus formas de hacer economía, política y cultura, están hoy día en el centro de un debate en el cual se juega nuestro futuro: ¿cómo articular liberadoramente lo local y lo mundial?

  • 2 Bhagwati Jadish, 1973.

3Si se contempla el siglo xxi desde las consecuencias prácticas del neoliberalismo actual, coincidimos con la indignación de Jadish2 ante el futuro inmediato de los países subdesarrollados: representarán el 83% de la población mundial a inicios del año 2001. Por otro lado, son preocupantes las radicales conexiones económicas y políticas nocivas al interior de nuestros países que refuerzan la construcción de un poder estatal culturalmente excluyente de sus grandes mayorías.

4Felizmente, por el lado del escenario mundial, éste no es monolítico. Extraordinarias fisuras culturales se muestran con evidencia por las mismas áreas geográficas donde las trasnacionales van estableciendo su predominio casi absoluto sobre las relaciones económicas. Tradición, modernidad y postmodernidad son, en adelante, los horizontes conflictivos por los cuales transitan los actores de un mundo que -por lo demás-siempre «se ha movido».

LOS MUROS CAÍDOS

5Octubre de 1989. En la mirada y en la actitud de los alemanes que cruzan, en una y otra dirección, los restos del muro que sólo horas antes separaba a las dos Alemanias, la pasión y el desconcierto eran alentados por un saber compartido en todos ellos: había caído algo más que un muro. El 16 de octubre en el diario El País, de España, un artículo de Fukuyama sugería las consecuencias: «El fin de la historia».

6Ni fin, ni principio. Simplemente la historia parecía cobrarle una vieja apuesta a las burocracias estalinistas que olvidando la sentencia de Fourier, en el sentido de que anular la contradicción entre la sociedad civil y el capitalismo no implicaba matar a ambos al mismo tiempo, hicieron precisamente lo contrario: en nombre de su lucha contra el capitalismo, fueron acabando con la sociedad civil. El resultado: un creciente rencor de sus ciudadanos, cada vez más interesados en el reconocimiento del individuo y de las libertades democráticas, y que al no verlas cristalizadas en el socialismo «realmente existente», terminaron imaginándolas, maniqueamente, como categorías consustanciales al capitalismo.

7Sin capacidad para asumir la articulación del socialismo y la democracia, y bajo una colosal presión de las masas populares en sus países, las burocracias de Europa oriental terminaron rindiéndose al ya no tan discreto encanto de las burguesías supranacionales que les ofrecían, en el marco de una globalización capitalista sin precedentes, el paraíso perdido. Era la revancha de la Revolución de Febrero de 1917 contra la Revolución de Octubre. Después de 73 años los bolcheviques devolvían el poder al fantasma de Kerensky.

  • 3 En El horror económico, Viviane Forrester (1997) puntualiza que entre 1979-1994 en el G-7, los des (...)

8Las imágenes de sociedades opulentas y «democráticas» que las trasnacionales supieron vincular con el proceso de mundialización bajo su liderazgo, encandilaron a las resentidas poblaciones de la órbita socialista. Sus deseos de tránsito a la otra orilla, a pesar de que no todos resultarían beneficiarios de la agenda de reingeniería mundial,3 eran tan contundentes que, desde 1990, los gobernantes que no quisieron adaptarse a esta tendencia empezaron a caer uno a uno. «Antes que apertura económica, crecerán peras en los manzanos de Bucarest», dijo Ceausescu. Esa misma tarde, los estudiantes de teatro salieron a colgar en los manzanos peras hechas con papel plateado. Al día siguiente, una sublevación militar derrocaba a Ceausescu, y, en un sumarísimo proceso, lo fusilaban.

9Con la caída del muro, la historia parecía dispuesta a cobrarse, además, otra vieja apuesta: esta vez contra los estados-naciones bajo cuyas estructuras la triunfante burguesía de Francia levantó un modelo político paradigmático para el resto del mundo. Un modelo, instituido como el dogma de la modernidad y que se impuso a nivel planetario, aún cuando no existieran, en cada caso concreto, las dos condiciones que lo hicieron viable en la sociedad francesa: la articulación capitalista del mercado interno y la avanzada cohesión étnica de sus poblaciones regionales. El resultado fue que, haciendo de lo económico la instancia básica, las burguesías de Europa y de sus ex colonias integraron discriminatoriamente, bajo sus nuevos estados-naciones, a otras colectividades étnicas, dejando larvados conflictos sociales cuya naturaleza explosiva sólo pudo ser atenuada por la represión militar y política.

  • 4 Mumford, Lewis, 1945(tomo 11): 222.

10Como no hay crimen perfecto, ya en 1945 Lewis Mumford advertía una realidad subversiva donde todos veían coherencia: a través de la tenue envoltura de la unidad nacional, afloraban, para él, los colores básicos de las realidades geográficas, económicas y culturales presumiblemente desaparecidas. En una visión anticipada de lo que está sucediendo hoy día, Mumford indica: «Desde que se inició el movimiento regionalista, ciertos observadores inteligentes como Auguste Comte, y más tarde Le Play, no solamente observaron que estaba destinado a culminar, dado que satisfacía las condiciones básicas de la existencia política, sino que, además, Comte predijo que dentro de un siglo Europa contaría con algo así como ciento sesenta entidades regionales. Aunque esta predicción no se ha cumplido totalmente, el hecho es que hay en existencia ahora un número mayor de estados que a mediados del siglo xix; y, lo que es más importante quizá, se habla en la actualidad un número mayor de idiomas que hace un siglo».4

11Ello explica que cuando el poder de las trasnacionales logra -al margen de los estados- la globalización de los mercados a nivel mundial por la expansión de la industria y el comercio, y por la integración de los circuitos financieros, se desestabiliza la homogeneidad estructural en la que primaba la función integradora de la política desde el estado-nación, y se reactivan, al mismo tiempo, expectativas de autonomía en las colectividades étnicas sujetas al interior de esos estados. Consecuentemente, si es a través de la lucha por la hegemonía en el mercado interno que la burguesía nacional procede a homogeneizar a la población, al margen de su diversidad étnica y regional, será en la desnacionalización de los mercados -léase mundialización- que la burguesía trasnacional «sacará la vuelta» a los estados-naciones, con el consiguiente reacomodo de las tradicionales lealtades étnicas y regionales.

  • 5 Gorbachov, reelecto en 1990, en el xxviii Congreso del PCUS con un programa de distensión mundial (...)

12Esta compleja relación entre expansión del mercado y autonomía cultural y regional es común a todos los estados conformados por diversidades étnicas. Si Ceaucescu no quiso comprender la necesidad de la apertura económica, Gorbachov comprendió demasiado tarde que no bastaba sólo la apertura económica, pues no obstante iniciar la «perestroika» se vio desbordado por los habitantes de ciento dieciséis nacionalidades que exigieron no sólo una economía de mercado, sino también un nuevo estatuto nacional. La resistencia de Gorbachov a reformar el estado multinacional soviético terminará catapultando a Yeltsin, quien, alentando reformas liberales en un marco de autonomías nacionales, logró encumbrarse en el gobierno.5

13Situaciones similares, insinuándose y extendiéndose en uno y otro continente, indicaban la presencia de un nuevo punto axial en la historia, donde se condensaban dos hechos aparentemente contradictorios: por un lado, el rompimiento del mundo bipolar Este-Oeste y la ampliación del proceso de globalización de la economía capitalista; y por otro, la exigencia de autonomías (el Québec francófilo, los vascos, Galicia, Cataluña, la minoría húngara en Rumania o la minoría rumana en Moldavia), de emancipación (Irlanda, Escocia, Gales, Palestina), de separación estatal (checos y eslovacos; croatas, serbios y bosnios, en Yugoslavia; lituanos, letones y ucranianos al interior de la URSS), de cambio de correlación de fuerzas en estados multiétnicos (Burundi, Sudáfrica), de cohesión nacional (Alemania, Corea, China); así como de integración-restitución de pertenencias nacionales (toma de Kuwait por Irak, que trata de rehacer sus fronteras, cercenadas en los años ‘20 por la corona británica).

  • 6 Debray, Regis. Entrevista. Diario La República. Lima, 2 de abril, 1995.

14El factor étnico adquirió tanta o más actualidad que el conflicto de clases. Un proceso dialéctico en que cada paso hacia adelante por la unificación económica mundial suscita en los pueblos un reclamo de autonomía cultural y política. Cada nuevo equilibrio definido por las integraciones en curso provoca un reequilibrio étnico. Regis Debray anota: «El planeta se globaliza cada vez más en sus objetos, pero también se vuelve más tribal en sus temas».6

  • 7 Nandy, Ashis, 1996.

15Este fenómeno cobra fuerza inusitada no sólo en los países del Tercer Mundo, donde se asientan las culturas «tradicionales» que son la mayoría del planeta, sino también en los países de Europa. La cultura ha mostrado más elasticidad de la esperada en relación con la «razón de estado» siempre dispuesta a reproducir los patrones de modernización trasnacional. Ashis Nandy advierte que cuando entidades culturales relativamente grandes se han opuesto a las necesidades y razones de sus estados, a menudo es el estado el que ha cedido frente a la cultura.7

  • 8 Touraine, Alain, 1998: 215.

16Cabe anotar que, como consecuencia de las reivindicaciones culturales y regionales, sobre todo en la década de los ‘90, en Europa el número de estados se ha duplicado, mientras que en África y Asia se ha triplicado. El continente americano, en un hecho que debe ser estudiado con mayor detenimiento, ha sido la excepción. Para el caso de América latina, en 1990, los problemas económicos y la atracción ejercida por la apertura neoliberal como solución a ellos, no estaban asociados con la preocupación sobre las cuestiones étnicas y regionales. Ello no obstante que, como apunta Alain Touraine, sólo una parte de la sociedad se halla integrada al estado a través de un sistema político relativamente abierto, mientras que la mayor parte es marginada y reprimida, sobre todo cuando su identidad étnica es diferente de la del centro como sucede en la mayoría de los países andinos.8 Las propuestas neoliberales toman impulso bajo el liderazgo de Collor de Mello en Brasil; de Carlos Menen en Argentina; de Violeta de Chamorro en Nicaragua, y de Patricio Alwyn en Chile, quienes asumen la presidencia de sus países denunciando la impotencia de los programas «nacionalistas» para superar los problemas sociales en la región. Una región donde (según el Informe sobre el Desarrollo, publicado por el Banco Mundial), los contrastes entre la pobreza y la riqueza son los más notables del mundo. En términos individuales, los latinoamericanos estaban peor que hace 10 años. Mientras los países de Asia meridional crecieron en la década al 5,5 % anual, América latina lo hizo al 1,6 %. Un porcentaje menor a su crecimiento demográfico.

17Casi en forma paralela a la «Iniciativa para las Américas», con la cual el presidente estadounidense Bush prevé un Mercado Común en todo el continente, y a su invitación a México a integrarse al Pacto de Libre Comercio (NAFTA), Brasil y Argentina promueven el MEKCOSUR e invitan a Uruguay, Paraguay y Bolivia en ese intento. Ampliando la coincidencia en potenciar el rol de América Latina en la economía mundo, se realiza, en ese mismo año, la reunión cumbre de los países andinos. El viejo sueño integracionista de Bolívar se puso a andar nuevamente.

18Mas, sumergidas bajo la ola expansiva de los provectos trasnacionales, las muchedumbres mestizas y las «culturas vencidas» de América latina replanteaban, paso a paso, sus viejas reivindicaciones. En 1990 Octavio Paz, al recibir el premio Nóbel, resume en la imagen de un México mágico y mestizo -cuya cultura proviene de pasados superpuestos: mercantilismo anacrónico español y misticismo trascendentalista indígena-, la compleja realidad social de los pueblos de este continente. En cuanto a los sujetos de la cultura mexicana (y de gran parte de Latinoamérica) dirá: «Los mestizos destruimos mucho de lo que crearon los criollos y los indios, y hoy estamos rodeados de ruinas y raíces cortadas. ¿Cómo reconciliarnos con nuestro pasado?»

19Hoy sabemos que los indios y mestizos de Chiapas se estaban haciendo la misma pregunta.

LA CRISIS SOCIAL «A LA PERUANA»

20La crisis que Alan García había intentado remontar, con una orientación contraria a las exigencias liberales del mercado internacional, se volvió contra su propio gobierno con una intensidad tal que, a inicios de 1990, los peruanos tenían la impresión de estar viviendo en un estado en ruinas. El «futuro diferente» ofrecido se había transformado en un presente dolorosamente insoportable: desgarrada por una guerra interna, que registraba ya 22 000 muertos, miles de mutilados y pueblos andinos desolados aún más por la migración compulsiva de 700 000 desplazados a las ciudades de la Costa, la sociedad peruana sufría una de las crisis más profundas de su historia republicana. A la hiperinflación (promedio anual de 130%), a la recesión productiva, al desempleo, al hambre, a la corrupción, a la impotencia del gobierno para articular una salida, se asociaba la imagen del terror político (impulsada tanto por las fuerzas subversivas como por el estado), impredecible en sus alcances.

  • 9 Tanto en su obra Éxodo como en diversas publicaciones, Teófilo Altamirano advierte la importancia (...)

21De este escenario 240 000 peruanos, en un verdadero éxodo,9 lograron emigrar al extranjero hacia un futuro incierto, mientras que otros, entre los que destacan 50 000 niños huérfanos, iniciaban el peregrinaje, por las calles de Lima y otras ciudades, hacia la miseria, la mendicidad y las drogas.

22La administración aprista revela, de ese modo, los límites de su proyecto populista y las enormes carencias de su gobierno asistencialista (de los de arriba para los de abajo). Es este fracaso el que hizo descubrir a su militancia que los centros verdaderos del poder estaban fuera de su gobierno y fuera de su país.

23El caos vivido evidenciaba algo más que una crisis económica (proceso endógeno y cíclico por el cual la ruptura de la acumulación cobra sólo la forma de destrucción de capital), es decir estábamos más allá de la forma de manifestación económica del proceso social real, por el cual se arruinan los capitalistas y se arrebata a las masas obreras, vía la desocupación, sus medios de subsistencia.

  • 10 En relación al concepto de crisis social, Agnès Heller, en Para cambiar la vida (1981), señala: «H (...)

24A la pérdida de riqueza (crisis económica), se añadía la pérdida de legitimidad (crisis política), y se exacerbaba la carencia de motivación social (crisis cultural). La situación involucraba a los tres sistemas que se desarrollan en el modo capitalista de producción: el económico, el político y el sociocultural, y por lo tanto se había transformado en una crisis social.10

25Frente a este hecho, la intervención del estado peruano se tradujo solamente en acciones de regulación y de represión en los ámbitos económico, político y cultural, para permitir con ello la reproducción del capital y, sin quererlo, reproducir también las condiciones del surgimiento de nuevas crisis. De este modo, al no resolverse radicalmente las fuentes de la crisis social, se instalará en el país una complementariedad dinámica: la tendencia a la crisis económica se retroalimentará también de la crisis política y de la crisis cultural.

  • 11 Debemos a Habermas, la clasificación de las posibles tendencias de la crisis social sustentadas en (...)

26Asistimos así, en el Perú de los 90’ a una crisis social en la cual actúan las siguientes tendencias: 1) El sistema económico muestra su irracionalidad al no producir las proporciones adecuadas de valores consumibles; 2) el sistema político no aporta decisiones legítimas, ni procura justificaciones generalizadas en el grado requerido y 3) el sistema sociocultural no genera, en el grado requerido, «sentido» motivante a la acción.11

  • 12 Al recuperar el volumen del PBI de 1987, reducir el índice inflacionario e incrementar las Reserva (...)

27Mas, si lo que caracteriza a una crisis social son las disfunciones en los tres sistemas, no cabe deducir que estas disfunciones deberán actuar simultáneamente. Por el contrario, podrán presentarse varias combinaciones posibles relacionadas a las diferencias en el período de maduración de los conflictos, hecho que otorga relativa autonomía a cada uno de los sistemas antes de manifestarse en crisis social. En esa perspectiva, en el Perú hemos asistido a las siguientes etapas: a) 1990-1992: crisis que involucra simultáneamente a los sistemas económico, político y sociocultural; b) 1992-1996: crisis en el sistema sociocultural, no obstante la relativa estabilidad económica y política,12 y c) 1997-1999: crisis en el sistema sociocultural, disfunciones en el sistema político en el marco de la oposición de masas al gobierno y percepción de los límites del sistema económico, sobre todo en los campos de la recesión y del desempleo generalizado.

  • 13 En lo que consiste una revisión a sus tesis iniciales que anunciaban el fin de la historia, Fukuya (...)

28Cabe destacar que los intentos para revertir la crisis social en el Perú sólo han estado dirigidos a los sistemas económico y político. La ausencia de una visión totalizadora que reconozca que los fenómenos económicos no pueden ser comprendidos al margen de sus fuentes socioculturales,13 no ha hecho sino reproducir una permanente crisis de identidad y de motivación social que empuja a la mayoría de los peruanos a un callejón sin salida.

  • 14 Habermas, Jürgen, op. cit.

29El mismo Habermas reconoce que si hasta ahora las estructuras de la intersubjetividad no han sido suficientemente investigadas, ello no nos hace olvidar que los sistemas de sociedad pueden mantenerse frente a la naturaleza exterior mediante acciones instrumentales (siguiendo reglas técnicas) y, frente a la naturaleza interior, mediante acciones comunicativas (siguiendo normas de validez). Esta reorganización se cumple en las estructuras de una intersubjetividad producida lingüísticamente.14 Pues bien, en nosotros tanto las reglas técnicas como las normas de validez están disociadas de los intereses concretos de las diversas colectividades étnicas y regionales. Ello, en última instancia, retroalimentará los procesos de crisis que se originan en problemas de autogobierno no resueltos.

***

30En el marco de un estado-nación capitalista relativamente homogéneo en lo étnico, los sistemas económico, político y sociocultural son generalmente analizados como si se hallaran integrados en una misma dimensión clasista y étnica a la vez. Se asume por ello que la correspondencia entre estos diversos sistemas permiten la coherencia de las soluciones al interior de nna crisis social. Es esta «certidumbre» lo que ha llevado -incoherentemente- a los ideólogos del neoliberalismo a caer cautivos de los discursos según los cuales los pueblos son básicamente grupos sociales particulares, que no deben estar unidos los unos con los otros más que como «instrumentos de desarrollo».

  • 15 Alain Touraine desarrolla esta tesis en «Las clases sociales». Ver Touraine, Alain, 1987: 26.

31La homogeneidad clasista y étnica no se presenta en la realidad del Perú. Aquí la ampliación del mercado capitalista no ha podido evitar la persistencia de diversidades étnicas y regionales que no han sido integradas totalmente a los patrones de identidad criolla exigidos por el estado-nación peruano. Esto nos permite hablar de la coexistencia de dos dimensiones sociales: en una de ellas se encuentran los modos de producción y los actores de clase de la dominación económica y política (dimensión vertical), y en la otra se encuentran los mismos actores; pero en su condición étnica, como agentes de enfrentados y/o convergentes proyectos histórico-culturales (dimensión horizontal). El establecimiento de coordenadas étnico-clasistas en la sociedad peruana, y la percepción bidimensional de sus relaciones, hacen más compleja toda interpretación, pero enriquece la perspectiva de análisis. Nos acerca a las reflexiones de Touraine en el sentido de que las relaciones sociales se presentan como una combinación de ideología y de utopía: si la dimensión utópica está ausente, el conflicto de clase corre el riesgo de perder su referencia a la historicidad y de reducirse, por lo tanto, a una lucha economicista. Pero si la ideología está ausente, la reivindicación histórica se reduce a un movimiento modernizador o antimodernizador, entre dos formas de sociedad y de cultura enteramente opuestas, conduciendo el análisis no ya en términos de relaciones sociales, sino de relaciones intersociales, como si se tratara de una lucha entre dos estados, planteándose una concepción antisociológica, y la imagen de un conflicto meramente político y casi territorial.15

32Confundir las condiciones étnicas y clasistas en una sola dimensión de análisis lleva a conclusiones erráticas, como sostener que las colectividades indígenas (andinas o amazónicas) son, básicamente, un estadio inferior a las clases de una economía de mercado. Por lo tanto, la integración de estas colectividades al modo capitalista de producción implica «inevitablemente» su conversión en bloque en una de las clases modernas: en adelante se disolverán como indios y serán sólo campesinos, proletarios o burgueses. En esa línea reduccionista de análisis, la dinámica «de indio a campesino» es presentada como el derrotero ineludible por el que deberán transitar los nativos de este país hacia la «modernidad».

  • 16 Enrique Urbano, en un análisis que no compartimos, señala: «Seamos realistas. La sociedad incaica, (...)

33Las limitaciones de esta matriz especulativa radican, por un lado, en ver a una colectividad étnica como una naturaleza socioeconómica vacía, predispuesta a encuadrar en el molde clasista que exige su ubicación integrada en el estado-nación; por otro lado, en querer ver el modo capitalista de producción que se desarrolla en el Perú como un escenario en el cual la escala social se reduce tan sólo a las clases sociales. En ambos casos se despoja a la sociedad de las particularidades culturales, lingüísticas e históricas que definen a las diversas colectividades étnicas y regionales y, por lo tanto, a las mismas clases sociales. Por este camino no sólo se le niega a lo étnico un rol en la economía sino también en la ética, en el arte, en la política, y en cualquier otro campo de la vida moderna.16

34La cuestión a resolver es entonces: sin desconocer la predominancia de las relaciones capitalistas de producción en el conjunto de la sociedad peruana, ¿se puede hablar de quechuas-campesinos, de aymaras-burgueses, o de asháninkas-obreros? Es decir, ¿pueden interactuar sin exclusiones la condición de clase y la de identidad étnica en un hombre peruano en particular, o en un colectivo de hombres en general?

35Aún más, y esta es otra pregunta esencial: ¿cómo reinsertarnos en la aldea global de Mc Luhan sin quedar reducidos a un país-factoría, de ensambladores, sin historia ni tradiciones?

  • 17 Enriqueciendo las posiciones de Peter Berger y Thomas Luckman que señalan que las fuentes del encu (...)
  • 18 Gonzalo Portocarrero indica que lo que permitiría la sobrevivencia de lo andino es una atmósfera d (...)

36Reconociendo las limitaciones de las categorías que caracterizan a la identidad social17 consideramos que en ésta sí pueden interactuar la condición de clase con la pertenencia étnica, a condición de situar en el análisis las características bidimensionales de los peruanos. Esa manera de acercarnos al problema atenuaría en parte el desconcierto, cercano al fatalismo, en las argumentaciones de muchos sociólogos que, con las mejores intenciones, advierten sobre el destino catastrófico de las culturas andinas al interior de una globalizada economía de mercado. En sus planteamientos aparece explícita la siguiente tesis: si la expansión del mercado capitalista tiende a liquidar a las culturas andinas, entonces éstas asegurarían su supervivencia sólo si se limita la expansión del mercado. Sin embargo, de lo que se trata es de buscar caminos por los que, a la par que nos desenvolvamos como agentes económicos modernos, mantengamos las pertenencias étnicas.18

***

37El hecho de encontrarnos con sistemas económicos, políticos y socioculturales que no están ni integrados en sí mismos, ni coherentemente articulados al sistema capitalista peruano, dificulta extraordinariamente la explicación de nuestra crisis social y amplía la complejidad de las soluciones posibles.

38Es aleccionador, en este aspecto, el desnivel entre el diagnóstico certero de César Hildebrandt cuando señala: «El marxismo en el Perú tiene que considerar al racismo al margen de la lucha de clases, como una mecánica de la sociedad peruana», y su salida perezosa de apostar básicamente por la «clase exportadora» como la solución a los desgarradores conflictos sociales. Al respecto, cito algunos de sus argumentos desarrollados en el libro Sobre el volcán, de María del Pilar Tello:

  • 19 Tello, María del Pilar, 1989: 234 y 241.

C. Hildebrandt: «Mariátegui murió muy joven y no pudo desarrollar aquello que se esbozó en la polémica sobre el indigenismo, sólo se esbozó y fue una lástima que esa polémica se truncara tan prontamente porque creo que ahí estaban los ingredientes de algo que Marx no pudo prever y que trastorna cualquier análisis académico.»
(...)
María del Pilar Tello: Yo creo que estamos hablando del Perú, de una revolución social necesaria y de una redistribución de la riqueza imperativa para evitar el conflicto desatado...
César Hildebrandt: De acuerdo, el problema es cómo. ¿Cómo subsidias un proyecto de redistribución del ingreso que significa mejores salarios? Eso implica necesariamente un acuerdo con la clase exportadora para obtener divisas. No hay otra salida…19

39Es cierto: lo que relaciona a la naturaleza con la sociedad es la tecnología. Y que el impulso de ésta, por la presión del mercado, influye notablemente en el progreso social; pero es cierto también que el desarrollo es algo más que el crecimiento económico: implica la movilización de todas las potencias creativas de los pueblos, con equidad e identidad. Pero no basta con reconocerlo, hay que aceptar todas sus consecuencias. Parecen ser precisamente las consecuencias radicales que entraña la comprensión de las aberrantes exclusiones las que hacen retroceder, intimidados, a aquellos que se atreven a ver de cerca el filo del abismo social.

¿EL FUTURO DIFERENTE?

40Como era obvio, los efectos de la interrelación con la aldea-mundo se manifestaban, con todas las posibilidades y limitaciones, en el Perú a inicios de los 90'.

41Pero serán las limitaciones de esta interrelación las que derrotarán el acuerdo «nacionalista» de la administración aprista, de amortizar la deuda externa con una suma equivalente al 10% del valor de las exportaciones y no con el 60% como exigía el Fondo Monetario Internacional. Tras la convocatoria, sin éxito, a formar un frente latinoamericano de países deudores, el gobierno peruano recibe una categórica respuesta: el FMI le declara la guerra tratándolo como «país inelegible» e incluyéndolo, desde 1986, en su lista de parias financieros.

  • 20 Durante su proceso judicial, por defraudación al listado, enriquecimiento ilícito y otros cargos, (...)
  • 21 Alan García logra que el Congreso apruebe la ley de estatificación; pero ésta además de ser totalm (...)

42Internamente, las cosas marchaban por rumbos parecidos. La intención de afianzar un pacto social entre el estado, las clases medias y el sector «progresista» de la burguesía para dinamizar la acumulación interna, en oposición a la corriente neoliberal mundial, fue siendo derrotada paulatinamente. Las fuerzas centrífugas eran tan intensas que las medidas preferenciales asumidas por el gobierno en favor de los empresarios -para forzar la eficiencia productiva-, se convirtieron en un boomerang: la especulación financiera, la fuga de capitales y la corrupción (de la que Alfredo Zanatti20era sólo la punta del iceberg), fueron ahogando al modelo. Producto de la desesperación, el Poder Ejecutivo decide, en julio de 1987, la intervención de 10 bancos, 6 financieras y 17 compañías de Seguros como medidas previas a la estatificación de la Banca para asegurarse el control sobre los recursos financieros. Esta medida terminó en otra debacle para el gobierno: por un lado, al negarle su propia mayoría parlamentaria la aprobación de las normas jurídicas, y por otro lado, al generar la respuesta en bloque del conjunto de las clases propietarias. El hecho adquirió contornos políticos de primera magnitud cuando Mario Vargas Llosa, liderando intensas movilizaciones opositoras a la medida, forja el movimiento político «Libertad» apoyado por la misma clase empresarial que, con esa viveza criolla que Menéndez y Pelayo había asociado con un «un no sé qué indefinible de gracia desenvuelta y no pensada», terminará rompiendo lanzas contra el gobierno aprista que la había sostenido.21

  • 22 García Pérez, Alan, 1982.

43Para Alan García, que había hecho explícito que el dilema de la economía peruana era «o luchar contra la inflación aceptando el desempleo y la recesión como factores necesarios, o impulsar la economía productiva a costa de presiones inflacionarias», el camino a optar era el segundo.22 Y continuará en esta opción no obstante los conflictos en los frentes externo e interno. Cabe resaltar que, independientemente de lo errático de las formas asumidas, el objetivo era reforzar la actividad intervencionista: el estado no se debía limitar a asegurar las condiciones generales de la producción capitalista, sino que debía incorporarse, él mismo, al proceso de su reproducción. Con esta acción no debilitaba las bases del sistema capitalista, como sugerían los ideólogos del Movimiento Libertad, sino que, por el contrario, cargaba sobre los hombros del propio estado la tarea de apuntalarlas.

44Ciertamente, el gobierno aprista continuaba la política del capital con otros medios. Consciente de que un régimen basado en una distribución asimétrica de la riqueza social no puede obtener ni lealtad de masas ni legitimación política sino en la medida en que se constituya como arbitro, más fuerte mientras más radicales se manifiesten las luchas sociales, tratará entonces de «provocar» el bienestar común no sólo con la redistribución de los recursos fiscales sino también con la ampliación del empleo.

45Del nivel de eficacia de esta medida dependía, según los dirigentes apristas, la capacidad del sistema de defenderse de la opción socializante impulsada desde la izquierda legal y desde los movimientos subversivos. Efectivamente, para los izquierdistas, los indicadores del deterioro económico y de sus efectos sociales eran atribuidos a la incapacidad del gobierno (y también de la burguesía, de las clases medias, y de los poderes fácticos de la sociedad peruana) para lograr un modelo de acumulación eficaz en condiciones de estabilidad política.

CRUCE DE SENDEROS

  • 23 En 1989 los cinco grupos empresariales más importantes del país eran del Estado. En The Perú Repor (...)

46La orientación aprista logra detener la ola privatista del gobierno anterior y hacer del estado el empresario más importante del país (controlaba 186 empresas cuyas actividades generaban alrededor del 20% del PBI). Pero, por eso mismo, por cuanto el estado era el encargado de la redistribución del mayor volumen del producto social,23 logra también el desplazamiento de los conflictos que se daban entre las clases, hacia el escenario de las clases contra el estado.

47Por ello, no serán únicamente las clases propietarias, alentadas por la tendencia neoliberal, las que se opondrán al modelo estatista de acumulación; también se opondrán los pequeños y micro empresarios de la ciudad y del campo, así como las masas de desocupados, pugnando por superar los límites de la capacidad redistributiva del estado y la ausencia de empleo. Se refuerza de ese modo la tendencia migratoria hacia las ciudades por millones de campesinos indígenas y mestizos, que presionan sobre todas las formas de organización social existentes para efectos de sobrevivir, como invasores de tierras, productores clandestinos o vendedores ambulantes. El dinamismo de este fenómeno no parecía tener límites: en octubre de 1988, la revista Perú Económico afirma que del total de transacciones financieras, el 80% se efectúa al margen del sistema financiero formal.

48En 1990 los pequeños y medianos industriales daban empleo (incluyendo a ellos mismos) a alrededor de 3 670 000 personas: el 50% de la PEA. Estaban nucleados en la Asociación de pequeños y medianos industriales del Perú (APEMIPE), organización creada por Máximo San Román como una escisión de la Sociedad Nacional de Industrias dominada por las grandes empresas. Si comparamos el empleo ofrecido por estos empresarios «chichas», con los 2 600 000 trabajadores agrícolas de entonces (en su mayoría parceleros y pequeños propietarios) se hace evidente la gran importancia social y económica del sector.

49Las nuevas correlaciones sociales adquieren una doble característica: el rol protagónico de las masas populares, fundamentalmente andinas y mestizas en la expansión informal de la economía y, asimismo, la presencia cada vez más notoria, sobre todo en Lima, de prácticas inherentes a las culturas regionales que amplían el proceso de interculturación de la sociedad en todos los niveles. Esta vez la gran densidad migratoria, al articularse conflictiva pero creativamente en el sistema económico, informalizándolo en gran medida, crea mejores condiciones de defensa de las tradiciones regionales que en el pasado. Por lo tanto, el modelo de las «ciudades-molino», que se tragan la cultura de los asimilados, ya no funciona mecánicamente.

  • 24 De Soto, Hernando, 1988.

50A contracorriente de ello, sublimando sólo el referente económico del fenómeno migratorio, Hernando de Soto venía sosteniendo, desde 1986, que la nuestra era ante todo una crisis de transición hacia nuevas formas de capitalismo y que los actores más interesados en superarla eran los migrantes andinos y desocupados costeños, cuyas prácticas económicas informales creaban, al margen y contra el estado «mercantilista», formas eficaces de sobrevivencia y condiciones para la expansión del capitalismo en su versión liberal. De Soto fue más allá: alertaba que los niveles del conflicto de estas masas emergentes con su estado tendrían un límite. En el caso de Francia, anota, la revolución de 1789 superó el conflicto. Para evitar la revuelta, a la peruana, exige un programa que transforme nuestro estado y reestructure las ineficientes formas mercantilistas de acumulación.24

  • 25 Superando la dicotomía de De Soto, otros autores como Fernando Viliarán, Sergio Alvarez y Carlos M (...)

51En el fondo, su propuesta es más superficial y menos dramática. En su estudio se impone una visión legalista (formalidad-informalidad) de la economía peruana y la sublimación del rol transformador, bastante esquemático, de los informales.25 Su entusiasmo por la iniciativa privada de origen popular no parece tener límites. Y en esto se parece a Proudon, el cual consideraba como la mejor salida a la condición expoliadora de la gran propiedad, la extensión de la propiedad «sin sus taras, sin sus robos». ¿No es ésta acaso, tal como señalaba Marx una forma oportunista de pretender suprimir la alienación del «no tener» de los desposeídos, mediante la ilusión del desarrollo generalizado de la posesión? Por lo demás, al obviar los horizontes culturales de los agentes económicos, el mercado «liberador» que ofrece De Soto a los migrantes andinos se convierte en un nuevo mecanismo extirpador de idolatrías.

LAS TRAMPAS DEL DOGMATISMO

52En ese escenario de crisis social habrá otros actores igualmente desconcertados: las masas asalariadas de las ciudades y del campo, así como sus organizaciones sindicales y políticas que militan bajo la orientación socialista. Politizados bajo paradigmas estatistas y clasistas, los partidos de izquierda se encontraron de repente en un callejón sin salida: sus concepciones reduccionistas no les permitieron encarar una estrategia de alianzas con los otros sectores discriminados por el gran capital, entre ellos con los pequeños productores y con los micro-comerciantes, de la ciudad y del campo, que veían en el estado corporativo la fuente de su situación de emergencia y de informalidad. Cabe anotar que en 1990 las agrupaciones de izquierda incluyeron a un solo pequeño industrial, Luis Valer, en sus listas parlamentarias, pero en un lugar sin ninguna chance.

  • 26 En el Diario La República (19 de octubre de 1997), Eduardo Cáceres, ex secretario general del Part (...)

53Al no ofrecer un discurso para ese sector extraordinariamente dinámico en la economía y en la recreación cultural, la izquierda se encerraba en sí misma. El clasismo demostró ser necesario; pero insuficiente para subvertir a la sociedad civil en su conjunto. Esto se manifiesta aún más cuando, como producto de las derrotas de los socialismos «realmente existentes» frente a la corriente neoliberal, los partidos de izquierda creyeron que su supervivencia pasaba por quitarle el filo socialista a sus programas de gobierno, pero sin atinar a ofrecer respuestas creativas que no viniesen sólo desde el estado. A la propuesta fundamentalista del libre mercado le oponían otro fundamentalismo: el del estado benefactor. No vislumbraban intermediaciones posibles. La negación absoluta de la importancia del mercado26 hizo que las organizaciones izquierdistas, expertas en la crítica a la economía política, no se dieran cuenta de sus limitaciones en un nuevo contexto nacional y mundial que exigía no sólo transferir con equidad la riqueza, sino además, refundar las bases institucionales de su creación.

  • 27 Rodrigo Montoya. «Los de abajo empiezan a encontrar el lugar que nunca tuvieron». En Revista Sí. 4 (...)

54Por otro lado, la noción absolutista que considera la estructura económica como determinante del conjunto de las relaciones sociales, perfiló una visión clasista del estado anulando, en la práctica, la autonomía de las variables étnica y cultural. Ese ejercicio reduccionista fue aislando a la izquierda en la medida que no tenía propuestas creativas, ni para los «cholos» exitosos, ni para los excluidos que se alistaron en Sendero Luminoso. Al respecto es aleccionadora la referencia de Rodrigo Montoya: «En una oportunidad, cuando sugerí que era pertinente incluir en el debate de la refundación de la izquierda, los problemas étnicos, de la democracia y de la libertad para el conjunto de la sociedad peruana y no sólo para el segmento criollo limeño, la respuesta de Agustín Haya de la Torre fue que yo estaba proponiendo una guerra civil como en África del Sur. Si los dirigentes de izquierda están pensando de esta manera, es que no entienden este país. No saben en qué país están viviendo».27

55Además de estas carencias, como para hacer leña del árbol caído, un sector considerable de la opinión pública empezó a identificar a la izquierda legal como parte del poder en descomposición, cargando también sobre ella el desprestigio por los efectos de la crisis. La actitud defensiva que asumieron los izquierdistas fue privando al movimiento popular de su soporte intelectual y político alternativo al sistema.

LOS «INDEPENDIENTES»

56Al mismo tiempo que el deterioro económico colocaba a los sectores populares en una situación de emergencia y de informalidad, la violencia política en curso los llevaba a un estado de gran desorganización social. La ansiedad por la sobrevivencia acentuó en los migrantes la descomposición de los lazos comunales y en los asalariados erosionó las solidaridades gremiales. El aumento del individualismo en la sociedad peruana, es un fenómeno que se da en los umbrales de la desesperación. Aunque es también desde la desesperación que la gente tiende a recrear nuevas identidades sociales como una cobertura frente a la crisis.

57Por el lado del modelo de acumulación, si tomamos en cuenta las premisas de la economía clásica, asumimos que la ampliación del mercado en términos liberales desplaza hacia éste, en cuanto escenario de relaciones contractuales libremente ejercidas, la legitimidad política requerida por el sistema. Es decir el crecimiento informal de la economía fue ampliando la forma no política de la relación entre trabajo asalariado y capital, creando condiciones para atenuar el arbitraje de los partidos políticos. De ese modo, la inmensa masa de pequeños productores y comerciantes de la ciudad y del campo descubren su situación de relativa independencia frente al clientelaje de las organizaciones partidarias.

58La economía de mercado, en su versión no estatal adquirió tal dinamismo que descolocó toda pretensión dogmática de encasillar, en patrones puramente ideológicos, a los procesos de construcción de las identidades sociales. Las muchedumbres, empujadas por el hambre y la guerra hacia las ciudades, ampliaban el mercado al margen del discurso «nacional unitario», acentuando, en su práctica cotidiana de sobrevivencia, frente al estado y a las clases dominantes, su filiación a diversidades étnicas y regionales excluidas.

59Todos estos factores (economía informal, autoritarismo, segregación cultural, racismo, centralismo, etc.), que erosionan la autoestima de la mayoría de los peruanos, no tenían, sin embargo, su correlato en las propuestas programáticas de las organizaciones partidarias de centro, izquierda o derecha. En la ausencia de propuestas reparadoras de la diversidad social, encontramos las mayores carencias de los políticos para comprender las expectativas de las masas.

60El descolocamiento actual de los partidos políticos obedece precisamente a esa visión congelada de la sociedad peruana a la cual siguen ofreciendo -en el ámbito de la economía, la política y la cultura-, discursos homogeneizadores que chocan frontalmente contra su configuración policlasista, multiétnica, pluricultural y de acentuado regionalismo. Ello explica, en gran parte, que el caudal electoral, alcanzado conjuntamente por los partidos a nivel nacional en las elecciones municipales (que ofrecen mayor margen de autonomía -tanto a los candidatos como a los electores-), baje desde el 93% que obtuvieron en 1983 hasta el 35% en las elecciones de 1993. En contraparte, los «independientes» subirán, en el mismo período, del 77, al 65%.

  • 28 Tuesta Soldevilla, Fernando, 1994.

61El divorcio entre las masas y las organizaciones partidarias más representativas será sancionado en las elecciones municipales de noviembre de 1989 en las que los candidatos «independientes» alcanzan el 28,5% de la votación nacional. El caso más espectacular es Lima, donde Ricardo Belmont, que se enfrentó como «independiente» a los partidos de centro, derecha e izquierda, logra derrotarlos con una votación casi similar a la de todas esas agrupaciones juntas, modificando la anterior correlación electoral por la cual esos frentes se repartían un tercio del electorado cada uno.28

EL FUNDAMENTALISMO LIBERAL

62Es un hecho que la «mundialización del mundo» al mismo tiempo que trasnacionaliza la economía, alienta -como mecanismo de defensa- la diversidad cultural y regional en todos los continentes. En el Perú nos encontramos con una paradoja: no son los logros del crecimiento capitalista, sino más bien su deficitario crecimiento lo que alienta la persistencia de diversidades culturales y regionales sumamente dinámicas. Esto descalifica a aquellos que apostaron a la visión economicista como única opción viable para el desarrollo del país y que previeron la liquidación de las diversas culturas como un hecho ineludible de la modernidad.

63Si los proyectos promovidos por el discurso del estado-nación -ya sea en su versión liberal o en su versión dogmática del marxismo-, que asociaban el desarrollo con la extirpación de diversidades, estaban siendo revaluados ¿significaba ello que se habían abierto a los peruanos condiciones favorables para revaluar «su» desarrollo?

64Y si esto era así, ¿cambiaban las ideologías de los peruanos al mismo ritmo que los acontecimientos?

65Una atenta revisión de los programas políticos y de la producción intelectual nos muestra que, salvo raras excepciones, el desfase entre teoría y praxis era evidente. Ni la ofensiva neoliberal a escala planetaria, ni la búsqueda de seguridad de los pueblos en su condición étnica y regional, encontrarán respuestas creativas en las organizaciones políticas o en sus líderes, arrinconados en posiciones dogmáticas. Irónicamente, en el mismo período en que las reivindicaciones étnicas y culturales amenazaban con cambiar la agenda mundial, en el Perú la mayoría de sus ideólogos seguían proclamando que, para superar nuestro deficitario desarrollo, era imprescindible anular la diversidad cultural y regional.

66La simetría es el orden de los seres opuestos. Pero esta visión del mundo, alentada por Pitágoras, no estaba a la orden del día en el escenario peruano. Al interior de la intelectualidad, sólo algunos de sus integrantes exigían que lo esencial del debate pase por reconocer no sólo la crisis económica y las limitaciones del modelo de acumulación sino, fundamentalmente por encarar la crisis social y definir sus alternativas, pero al nivel de las oposiciones en la esfera de la sociedad civil. Efectivamente, no afrontar el problema desde esta perspectiva significaba despojar al movimiento social de estrategias reales y arrinconarlo a soluciones de corto plazo.

67En otras palabras, los desfases macroeconómicos son elementos notorios que caracterizan la crisis; pero, ésta es mucho más amplia y más profunda. La emergencia de nuevos actores e inéditos roles en la sociedad peruana pone al descubierto necesidades que van más allá de la simple sobrevivencia o de la justicia económica. Destacan entre las demás necesidades «radicales» la identidad social y la de institucionalizar la diversidad. Necesidades que reclaman respuestas estratégicas que no pueden venir sólo de la economía ni de la política formal.

68La crisis en el Perú estaba asociada entonces con la necesidad de revaluar, con todas sus consecuencias posibles, los contenidos y las formas de la construcción de la nación. Y por qué no, de revaluar también la pertinencia o no de su construcción.

69Al margen de todas estas evidencias y depurando al máximo el esencialismo economicista, el discurso neoliberal de Vargas Llosa, explicitado durante la campaña electoral de 1990, subraya que la crisis peruana sólo puede ser resuelta si se acelera la desvinculación del sistema económico respecto de los sistemas político y sociocultural. Surgiría entonces en la sociedad civil un ámbito económico emancipado de los lazos tradicionales, de tal modo que la estabilidad y el desarrollo sociales se asienten básicamente en la acción estratégico-utilitarista de los que participan en el mercado.

  • 29 Vargas Llosa, Mario, 1997: 259.

70Para él, la debacle del gobierno aprista significó la derrota de una ideología nacionalista que no había querido renunciar a los tambores de guerra de la revolución mexicana. La única alternativa posible la veía en un estado moderno que se insertara en la corriente mundial neoliberal con todos los costos posibles que ello implica. Más, consciente de la diversidad étnica que caracteriza a los peruanos, y de su resistencia frente al carácter excluyente de la cultura trasnacional, Vargas Llosa recurre al apoyo de Popper. Se trata, para ambos, de combatir «el espíritu de la tribu»: «aquella cultura rural, colectivista, de religiosa identidad entre el hombre y el mundo natural, para reemplazarlo por un mundo urbano, secularizado, impersonal, de individuos aislados y gobernado no por los dioses, ritos y creencias ancestrales sino por leyes abstractas y mecanismos económicos».29

71Una modernidad radical en la que ya no hay tiempo para las grandes preguntas del nacionalismo político y de la diversidad cultural. Una imagen apocalíptica del nuevo Perú, en la que el progreso, como en la visión de la tierra prometida, amenaza convertir en estatuas de sal a los que vuelvan la mirada. Anular la injerencia estatal en la economía y reducir el estado representan para Vargas Llosa el ensanchamiento de la libertad individual y la integración a la aldea global con todos los atributos que puede otorgar una ciudadanía planetaria. «Sincerar» la economía, en el juego de la oferta y la demanda globalizadas, será en adelante su única fórmula para restituir la legitimidad de los actos sociales. Era la advertencia de una dinámica inicial de ajuste y estabilización financiera extraordinariamente dura para las masas populares.

72En esa cruzada, no le fue difícil a Vargas Llosa contar con la adhesión de «intelectuales» y de masas medias juveniles anarquizantes. Paradójicamente, su problema era convencer a los empresarios -beneficiarios de ese estado corrupto y corporativo-, que el anti-estatismo es condición previa del progreso. Vargas Llosa se encontraba en un laberinto; la suya era una lucha que parecía absurda: proponía un programa que reposaba sobre una burguesía moderna, inexistente, y pedía, por lo tanto, a los viejos burgueses, que se autodestruyeran. Hasta el último momento, la tensión no desapareció. Sus socios del Fredemo no avalaron el discurso ni firmaron el plan económico que presentó Vargas Llosa ante el CADE′89 en el cual sugería eliminar el proteccionismo, los reintegros tributarios, las exoneraciones, el crédito subsidiado, el tipo de cambio diferenciado, entre otras ventajas que el estado otorgaba a los empresarios.

73No obstante estas fisuras internas del Fredemo, la candidatura de Vargas Llosa parecía invencible frente al errático populismo aprista, y a la dispersión suicida de las izquierdas. Su victoria estaba al alcance de la mano; aunque, para alcanzarla era necesario algo que el escritor comprendió de mala gana: la campaña electoral debía transitar por caminos tortuosos: la subjetividad de las gentes. Se le sugirió adular a las masas, halagar sus gustos, visitar barriadas miserables, bajar el tono despectivo frente a las tradiciones populares.

74El hizo todo eso; pero insistió en dos condiciones, ambas innegociables: la primera, su exigencia de un programa de ajuste neoliberal y de integración compulsiva al mercado mundial; la segunda, su propuesta de construir una nación «moderna» en la que no cabía ninguna reivindicación étnica ni cultural por cuanto éstas implicaban «congelar el tiempo, detener la historia».

75Si su primera exigencia encajaba más con la tendencia mundial que con las formas de expansión del mercado informal peruano, la segunda, desencajaba tanto local como mundialmente. Eran los días en que «Los Chapis», creadores de la música «chicha», la cumbia andina, vendían más discos que cualquier otro conjunto musical criollo o extranjero. Días, asimismo, en que los alemanes pasaban sobre los restos del muro de Berlín buscando ansiosos su vieja unidad nacional.

  • 30 Vargas Llosa ha recalcado en diversas entrevistas periodísticas que su noción de identidad naciona (...)

76Pero él era inflexible. Parafraseando a Bertoldt Brecht la posición de Vargas Llosa sonaba fundamentalista: «¡Si nuestro pueblo no nos deja llegar a la modernidad, cambiemos de pueblo!».30

EL DESENLACE ELECTORAL DE 1990

  • 31 Cisneros Vizquerra, Luis. «¡Esta es un guerra ideológica!». En Tello, María del Pilar, 1989: 148.

77Luis Cisneros Vizquerra, tenía una visión muy particular de las elecciones: «En nuestro país no se vota por las ideas, se vota por los caudillos, por el hombre. Barrantes es una opción y seguirá siendo una opción. Si lo comparamos con Mario Vargas Llosa veremos que en tanto Barrantes es provinciano, Vargas Llosa es internacional; Barrantes es cholo, Vargas Llosa es blanco; Barrantes es bajo; Vargas Llosa es alto; Barrantes habla el lenguaje sencillo que entienden todos los niveles, en tanto el discurso de Vargas Llosa es intelectualoide que está dirigido a una élite; Barrantes habla quechua y Vargas Llosa habla inglés y francés... ¿Por quién va a votar este país de cholos en 1990, con estos dos esquemas sociológicos?31

78A contrapelo de muchos «científicos sociales», el general Luis Cisneros, acertaba al situar la identidad cultural como uno de los ejes de la contradicción fundamental de la sociedad peruana. Sin embargo, peca de mecanicista no sólo por no avizorar los otros dos ejes de esta contradicción, que son el político y el económico, sino por sujetar a los «cholos» a la figura de Barrantes, un personaje cuyo propio caudillismo llevó al declive su liderazgo.

  • 32 «Izquierda Unida» el frente político formado en 1983, sin trotskistas (a los cuales se satanizó po (...)

79Efectivamente, repitiendo la experiencia sectaria de Hugo Blanco, que llevó al rompimiento de la Alianza Revolucionaria de Izquierda (ARI) de 1980, Alfonso Barrantes, ensoberbecido por su enorme caudal electoral, consumó la ruptura de Izquierda Unida en 1989 obligando a sus militantes a presentarse en listas separadas, hecho que definirá la derrota de todos ellos. Si Blanco quiso salvarse de los «reformistas», Barrantes quiso salvarse de los «radicales». Esta vez, la historia se repitió como comedia y como tragedia. Ambos influyeron en la dispersión y el desaliento de los simpatizantes izquierdistas. Ambos entablaron un combate no sólo con sus propios enemigos, sino con los enemigos de sus enemigos.32

  • 33 Cisneros Vizquerra, Luis, op. cit.: 142.

80En el caso de Barrantes la situación es más compleja por cuanto su obsesión de aislar a los militantes «radicales» de Izquierda Unida, lo hace desconfiar de toda radicalismo en una sociedad sobre la cual, el mismo general Cisneros, tildado de «ultrarreaccionario», afirmaba: «si vamos a las razones diría que éste es un país que ha debido vivir en guerra siempre».33

81Obviamente, entre «las razones» que alude Cisneros estaban no sólo la explotación económica, sino, además, la opresión social, la discriminación étnica y el racismo en la sociedad peruana. A ninguna de estas razones satisfacía ya la imagen de Barrantes. Y por eso mismo, por carecer de un proyecto de transformación radical de la sociedad que desarmara los contenidos y las formas en que se asentaba la herencia colonial -centralismo político, parasitismo económico y etnocidio cultural- las gentes empezaron a desconfiar de este provinciano al que habían encumbrado a la alcaldía de Lima en 1983.

82Por el efecto de los vasos comunicantes, Barrantes y su grupo transfieren su descrédito a los otros tres bloques electorales de izquierda que, por otra parte, ofrecían también sólo optimizar el estado-nacional «unitario», sin querer ver ni las tendencias informales y privatistas de la economía peruana, ni el resentimiento de siglos de colectividades pluriculturales contra ese mismo estado.

83Disminuidas notablemente las posibilidades de triunfo del Apra y de las izquierdas, los conflictos y las expectativas en juego, en el escenario electoral, se concentraron básicamente en el campo de la derecha. Económicamente, la hegemonía burguesa tendía a ser desplazada desde su fracción industrial-exportadora a la fracción financiera trasnacionalizada. Políticamente, la corriente neoliberal liderada por Vargas Llosa exigía la presencia directa de los burgueses en el gobierno en reemplazo de la pequeña burguesía tecnocrática y populista. Se trataba de poner en una única mano el poder económico y el control del gobierno. Lo que no se ponía en duda era el papel sustentador de las fuerzas armadas cuyo poder aumentaba en la misma proporción en que se ampliaba la guerra interna.

84Sólo hoy sabemos que para las masas las propuestas privatistas de Vargas Llosa no eran suficientes. Su mayoritaria pertenencia al gran sector de humillados y ofendidos del sistema, hacía de ellos portadores de reivindicaciones económicas, pero también de exigencias políticas y culturales. Por ello, desde las imprecisas fronteras de sus identidades sociales, sin haber logrado construir un discurso alternativo, los excluidos por la cultura oficial marcaron sus diferencias con los candidatos «blancos» del Fredemo tan propensos a recordarles su origen. Lo nuevo que buscaban no estaba en ellos.

  • 34 Apoyo, «Informe de opinión». Lima, diciembre, 1989.

85Por otro lado, una propuesta que hubiera convocado a las masas sólo desde una opción culturalista, enfrentando la cultura de la reciprocidad andina contra el sistema capitalista, tampoco hubiera cautivado: su proceso de ideologización no había madurado en esa perspectiva. Necesitaban recuperar la estima de sus identidades sociales (que se componían de aspectos muy diversos y generalmente contradictorios), pero no cuestionaban al sistema de acumulación en su conjunto. En una encuesta de Apoyo, en diciembre de 1989, el 74% del estrato popular consultado opinaba que el estado debería quedarse con sólo pocas empresas eficientes, mientras que el 45% de este mismo estrato estaba de acuerdo en que todas las empresas estatales debían pasar a manos privadas.34

86A fines de marzo de 1990 los sondeos de opinión vaticinaban un triunfo contundente para el Fredemo. Lo sorprendente era que no obstante ser las más vulnerables a la crisis social en curso, las masas parecían apostar por el escritor y su corte como la única opción posible: el final parecía previsible. Mucho después «descubrimos» que en el estado de ánimo de la gente la «contundencia» de las encuestas era relativa. Había confusión en sus actitudes frente al profeta de «la modernidad», que se transformó en un sentimiento de sospecha y de rechazo ante la millonaria campaña publicitaria de los candidatos del Fredemo. Conscientes de estar sobreviviendo al margen y generalmente contra el estado, en una situación de aguda crisis económica y de extrema violencia política, los sectores populares exigían reformas radicales y apoyaban a Vargas Llosa; pero, previendo también que ellos serían quienes más sufrirían las consecuencias de los ajustes económicos (el shock, el despido masivo), se replegaron en sus exigencias antiestado y se pusieron a la sombra de mensajes populistas cuya ventaja adicional radicaba en la fuerza propagandística de toda la maquinaria gubernamental que aún manejaban los apristas y en las lealtades que su partido había creado en una frondosa burocracia tras cinco años de administración pública.

87Complejidad extrema: las masas populares querían el fin del terror, pero las condiciones sociales creaban en ellas un estado de ánimo extremadamente conflictivo, política y culturalmente hablando. Se volcaba en los gestos cotidianos todo el resentimiento racial y étnico contra los sectores dominantes, pero se ponía mucha expectativa en la expansión del modelo económico de esos mismos sectores dominantes. Es por todo ello que la subjetividad de las masas estaba lista a escuchar mensajes diferentes de los populismos de centro e izquierda y del neoliberalismo de la derecha; mensajes que rompieran con la vieja polarización ideológica y los viejos métodos de explicarla. Ciertamente, sus modalidades de resistencia no se expresaban en un proyecto de nación alternativa. Más que una ideología, era sólo una atmósfera de desasosiego la que crecía en el ambiente. Muy a pesar suyo, si no se hubieran presentado otros candidatos, las masas habrían ido a las elecciones como aquellos que sólo pueden escoger la salsa con que habrán de engullírselos.

88Hasta que, de repente, un rumor sordo, persistente, contagiante, se fue apoderando de la gente: «El chinito es la voz». Nadie sabía el origen del rumor, de donde venía, pero se escuchaba en el mercado, en el microbús, en las fábricas. Y resultaba más extraño aún, porque el personaje, Alberto Kenya Fujimori Fujimori, era un perfecto desconocido que se enfrentaba a las poderosas alianzas políticas de derecha, centro e izquierda, y que aparecía en las encuestas periodísticas con sólo el 1% de preferencia. Pero el rumor crecía y crecía, sobre todo en las capas populares de Lima y de los pueblos de la sierra y de la selva: sólo dos semanas antes de la elección presidencial, todos teníamos la sensación de estar viviendo una escena de política ficción. (¿Se habría expresado así -como rumor-convulsión- la religiosidad andina del Taqui Onkoy?).

89Después de todo, la nuestra es una sociedad acostumbrada a los rumores. Sendero Luminoso, con su preferencia por la acción directa, sin mensajes que la explicasen, y, por otra parte, el celo de las fuerzas armadas en mantener en reserva sus planes antisubversivos, habían exacerbado en los peruanos una actitud de convivencia con el rumor: «Dicen que habrá paro armado», «Parece que Abimael está muerto». Si a ello añadimos el frecuente rumor sobre vírgenes que lloran y cuanto milagro fuera pregonado, diríamos que los rumores habían alcanzado un estatus de vida oficial. Lo diferente en este rumor era que encauzaba una polarización extraña en un momento electoral en el que, según los analistas políticos, los peruanos parecían ya haber comprometido sus lealtades, con uno u otro candidato, al margen de Fujimori. Se «sabía» que Mario Vargas Llosa llegaría primero y que el segundo lugar sería disputado entre Alva Castro y Alfonso Barrantes: «Tendríamos que ser una sociedad prelógica -y no lo somos- para que un rumor desestructure lealtades políticas de años» comentaba un periodista. Las clases medias y altas, por su lado, lo asumían como un runrún folklórico, como un comportamiento «chicha» sin mayores consecuencias.

90Sólo faltando una semana para las elecciones las empresas encuestadoras advirtieron, en forma privada, que lo de Fujimori era imprevisible, que estaba sucediendo un fenómeno que podría alterar los resultados: sin partido, sin propaganda en los medios de comunicación, sin historia política, sin casi nada, Fujimori crecía y crecía, los últimos 15 días, a un promedio de 1% diario.

91¿Comprendió Fujimori la intensidad de este fenómeno? Él sería el primer sorprendido. Sabemos cabalmente sus intenciones cuando presentó su lista: aspiraba como máximo a alcanzar una cantidad de votos que le permitieran ser senador. ¡Y eso ya era dificilísimo! Pero cuando las masas corren el rumor de querer votar por él, y la derecha empieza a ridiculizarlo por ser hijo de inmigrantes japoneses, (lo que equivale a decir, en el Perú, ser miembro de una etnia discriminada), por un mecanismo de defensa, por un racismo a la inversa, sin prever los resultados, Fujimori y su entorno definen magistralmente la campaña: «Sí, -proclama- somos un chinito y cuatro cholitos!... ¡Es la hora del cambio!».

  • 35 Francisco Loayza afirma haber sido él quien, días antes de la primera vuelta electoral, entregó a (...)

92En esta estrategia jugará un destacado papel Francisco Loayza, sociólogo y ex-asesor del Servicio de Inteligencia Nacional, integrado al grupo de Fujimori en plena campaña. Loayza nos dice: «Me di cuenta de que las alusiones racistas en la campaña electoral habían hecho erupcionar un volcán que parecía apagado. Propuse por ello «descolocar» a Vargas Llosa no sólo desnudando su racismo sino expropiándoselo, pasando a la ofensiva. El instinto nos decía que ello podría conferirle a Fujimori solidaridades étnicas que compensarían todas las carencias del movimiento y nos pondría en una situación muy favorable; pero el huaico de adhesiones que obtuvimos superó todas nuestras ilusiones».35

  • 36 «Atacan a Fujimori por ‘chinito’, es decir por que no es blanco, nosotros tampoco lo somos. Si des (...)
  • 37 Degregori, Carlos Iván, 1991.

93Habiendo roto vínculos con casi todas las orientaciones partidarias, un sector considerable de la población decodificó el ataque-defensa racista de Fujimori como algo que los involucraba existencialmente.36 La discriminación étnica la sentían con mucha intensidad y el que ¡al fin! alguien se atreviera a meter en la política este elemento, motivó en ellos el despertar de sentimientos encontrados. Fue el momento culminante: se consumó el hechizo. Algo similar a la adhesión mostrada hacia Barrantes, el «frejolito» auroral de la década de los ‘80; pero más espectacular, por estar asociado a un carisma irracional y a roles inéditos bautizados como «El aprendiz de brujo y el curandero chino».37

94En todos aquellos que se inclinaban por Fujimori había el desconcierto por la opción asumida. Era casi imposible triunfar con él; empero, los cálculos electorales formales no pesaban en sus decisiones. Probablemente no ganaran; pero era la mejor forma de cobrarse la revancha contra los demás candidatos a los que, antes de sacárselos de la cabeza, se los habían sacado del corazón.

***

  • 38 Sin alcanzar ningún partido la victoria absoluta con el 51% de los votos, corno exige la norma ele (...)

95Abril 8 de 1990, tres de la tarde. Un flash televisivo anuncia las proyecciones de voto de las elecciones presidenciales que acaban de realizarse. Contra todos los pronósticos, en lo que se ha llamado el mayor vuelco político que la historia republicana del Perú recuerde, al no haber alcanzado nadie la mayoría absoluta, Vargas Llosa deberá competir, en segunda vuelta, con Alberto Fujimori y con los empeñosos micro empresarios y pastores evangélicos de su entorno.38 Para el escritor, experto en diferenciar la cálida empatia de la gris teoría, el veredicto era claro: lo habían sepultado.

96Su temor tenía sentido pues sus cálculos electorales habían fallado. Conociendo los irreconciliables antagonismos entre sus contendores apristas e izquierdistas que hacía improbable que se unieran contra él en segunda vuelta, los atacó y los satanizó sin cuartel, sin preocuparle la posibilidad de competir contra cualquiera de ellos en segunda vuelta. Los apristas e izquierdistas sólo serían peligrosos si apareciera un tercer candidato que pasando a la segunda vuelta los convocara como aliados contra el Fredemo. Pero eso para él, ducho en la ficción literaria, era imposible. Éste era también el pronóstico que ese mismo día, en horas previas a los resultados, en un panel televisivo, asumía el periodista Jaime de Althaus. Descartando cualquier sorpresa, comentaba socarronamente: «Fujimori, es un mito». Para él, la montaña, el colosal rumor a favor del chino, también esta vez, pariría una pulga.

  • 39 «No obstante que Fujimori no tenía ascendencia china, igualmente recibíamos agresiones de los simp (...)

97Las masas patearon el tablero. Fueron, sobretodo, aquellas identificadas como los estratos pobres del país, concentrados en los barrios de migrantes andinos en Lima, o en las regiones centro y sur de la sierra: «la mancha india». Eran masas marginales también en relación a los discursos políticos en juego. Es por esa condición de marginalidad extrema que los militantes fredemistas, como la Antígona de Sófocles, dirán de esta gente: «¡Tienen demasiado orgullo para ser alguien que está en desgracia!». No se quedaron en palabras. Desataron una «histeria blanca» grancada en el cartel de «Ningún japonés gobernará el Perú», con el que los fredemistas llegan al hotel donde Vargas Llosa recibía los resultados de la primera vuelta. Las agresiones verbales a los peruanos de rasgos asiáticos durante el transcurso de la segunda vuelta se volvieron moneda corriente.39 En estas actitudes, el entorno criollo del Perú, se atrevió a mostrar con crudeza su racismo. La «Sudáfrica solapa» ya no lo era tanto.

98Cuando se releen las crónicas de esos días, es tanto el desconcierto en ellas que hacen pensar en aquella historia en que tres ciegos intentan, al tacto, describir un elefante. Lo evidente era que la masiva votación por Fujimori, en primera vuelta, transformó profundamente el sistema político y social peruano: las tradicionales alianzas construidas para mantener la estabilidad en el país se habían erosionado y parecían romperse. La inestabilidad afectó a la misma jerarquía eclesiástica que, en un intento desesperado por llamar al orden a sus fieles para que no votasen por candidatos evangélicos, improvisó, por las calles de Lima, una procesión del «Señor de los milagros».

  • 40 Romeo Grampone, ha analizado el papel exitoso de los circuitos alternativos y los formadores de op (...)

99La polarización estaba en marcha. A ella ayudaba, también, el perfil carismático de personajes como Máximo San Román y Julián Bustamante, integrantes de «Cambio 90»: provincianos, andinos, quechua hablantes; cuzqueño, dirigente nacional de la pequeña y la mediana empresa el primero; huancavelicano, mediano empresario y dirigente evangelista, el segundo. Ellos fueron, entre muchos otros, los que demostraron, contra todo pronóstico, la eficacia de una contracultura informativa de masas, en la que San Román sostenía, de boca en boca: «la crisis que vivimos los peruanos y cada uno de los pueblos de América mestiza, será vencida cuando los privilegiados del sistema político sean obligados a ceder paso a los hombres de trabajo...».40

100Al prever su derrota, en segunda vuelta, Vargas Llosa propuso retirarse de la campaña si Fujimori, que no tenía un programa de gobierno, cumplía las tesis neoliberales del Frente Democrático. No llegan a ningún acuerdo. Vargas Llosa se impacienta. «Si no aplican mi programa habrán ganado en vano», indica. Ésta, como en la vieja alusión a Emiliano Zapata, le parecía ser la historia de unos hombres que hicieron una revolución en las urnas, para no cambiar nada.

101Las muchedumbres que votaron por Fujimori sí querían el cambio. A su manera. Por supuesto, anhelaban la apertura económica y otro estado; pero en función de los intereses de una sociedad pluricultural. No llegaban todavía a anhelar, es cierto, la reformulación de la nación desde la sociedad civil; ni la recuperación, en la ideología, de su conciencia histórica; les bastaba con que se les tomase en cuenta, se les respetase. Más que un programa político levantaban un estado de ánimo. Por eso a «su» candidato tampoco le exigieron un programa; bastó con que Fujimori, como medium, hubiera sintonizado, como ninguno otro antes, sus anhelos y pasiones condensadas. Frente al proyecto «civilizador» de Vargas Llosa se estableció, aparte de otros cálculos políticos, un pacto secreto entre colectividades discriminadas para cobrarse una vieja revancha. O por lo menos, así lo entendieron esas masas.

  • 41 Tuesta Soldevilla, Fernando, op. cit.

102Para la segunda vuelta, con la adhesión de los simpatizantes del Apra y de las izquierdas, a los cuales Alberto Fujimori ofrece un estado distributivo (en oposición a la propuesta neoliberal de Vargas Llosa), el candidato de «Cambio 90» obtiene el triunfo electoral con el 62,4%. Vargas Llosa alcanzará sólo el 37,5% de la votación nacional.41

  • 42 Al conocerse los resultados de la segunda vuelta, Alan García concentró en el patio del palacio de (...)

103No sólo las masas que (en consideración a su ubicación conflictiva en el mercado y a su procedencia étnica o regional discriminada) catapultaron a Fujimori a la presidencia celebraron el triunfo electoral en segunda vuelta. Apristas e izquierdistas asumían que la derrota del Fredemo era también su victoria:42 el discurso fundamentalista de Vargas Llosa contra el estado quedaba, por lo pronto, suspendido. Al menos eso indicaba la campaña de Fujimori contra las medidas privatizadoras del Fredemo. Había otra razón, tan importante como la primera, para estar alegres: la rivalidad por la conducción de las capas medias y de los sectores laborales, desde opciones políticas encontradas (el reformismo populista del Apra y el socialismo estatizante de las izquierdas) no necesitaba ser suspendida. El cálculo mutuo era claro: sumando sus votos a los de «Cambio 90», sin necesidad de aliarse orgánicamente, «sepultarían» la opción neoliberal y realinearían sus propias fuerzas.

104Eso fue precisamente lo que pensaron y lo que hicieron. Una probable lucha, en el futuro, contra el nuevo gobierno, los tenía sin cuidado. «Apoyaremos a Fujimori contra Vargas Llosa -hizo público Hugo Blanco, líder del Partido Unificado Mariateguista-porque es más fácil luchar contra unos hombres sin partido que contra un elefante».

105No se equivocaba en cuanto a lo genérico de la estrategia: quien intenta jalar a un elefante para cambiarle de rumbo, termina siendo desbordado. Pero, si al hablar de elefante, Hugo Blanco pensaba sólo en las fuerzas políticas y empresariales ligadas al Fredemo, se había quedado corto. Detrás de ellos (o delante) estaba el verdadero mastodonte: el auge planetario de la liberalización radical de la economía y la mundialización sin precedentes de la sociedad y de la cultura. Aunque esa es otra historia.

***

106Son los resultados de la primera vuelta, los de abril, los que definieron entonces el ascenso y gloria de Fujimori. Ellos, al hacer estallar todas las formas tradicionales de interrelación social, reforzaron en las masas, en los pueblos y regiones que componen el país, las bases de una informalidad política que los llevó a independizarse, aún más, de las consagradas representaciones partidarias. Sobre los grises programas partidarios, se había impuesto la realidad existencial, estremecida, de las vidas singulares.

107La victoria en segunda vuelta, en junio, es, en cambio, producto del cálculo político y de explícitos compromisos entre cúpulas partidarias, muchas de las cuales habían sido conducidas a una extrema precariedad por los acontecimientos en curso. Fue un cargamontón contra Vargas Llosa y por lo mismo, la disolución de las contradicciones en un no-querer-algo, y no la propuesta orgánica de una salida coherente a la crisis social.

108Por ello, serán los eventos de la primera vuelta los que realmente develen la situación social en sus «nuevas» contradicciones o, en todo caso, en el estallido formal-electoral de viejas reivindicaciones. Para su decantamiento fue necesaria la confluencia de diversos elementos, entre los cuales destaca, en primer lugar, el hecho de que Fujimori se forjó una imagen radical y un discurso «subversivo» que sintonizó con la situación de crisis social que vivía el país: frente a la pérdida de la radicalidad política y social en la izquierda legal, y en oposición al violentismo-terror de los grupos subversivos, las masas apoyaron a quien les ofrecía la radicalidad sin el terror.

109Frente a la defensa del estado hipertrofiado, que hacían las clases medias burocráticas y la pequeña burguesía intelectual de centro e izquierda, Fujimori es la expresión de una pequeña y mediana burguesía informal en ascenso, que para ampliar su influencia en el mercado interno debe luchar precisamente contra la burocracia estatal. Así mismo, en oposición a la propuesta neoliberal y trasnacional del Fredemo de eclipsar al estado, Fujimori representaba la posibilidad de un estado regulador fuerte que defienda a los micro y pequeños empresarios, de la gran burguesía trasnacional.

110Frente a la condición étnica de los peruanos, cuyo debate era eludido en la izquierda por peligroso, y despreciado en la derecha por arcaico, Fujimori desnuda el racismo de la sociedad peruana y representará el sentimiento de rechazo hacia la discriminación imperante. En fin, denigrando del centralismo limeño, «Cambio 90» se apoya en líderes regionales; y frente a las jerarquías católicas, dominantes en la ideología de los peruanos, Fujimori se rodea de empeñosos grupos evangélicos.

  • 43 «Su error (de Vargas Llosa) fue no reconocer que el centro es, más bien una zona psicológica donde (...)

111Sin embargo, toda esa capacidad de situarse al margen de las propuestas electorales en curso no indica, como sugiere Alfredo Barnechea, que Fujimori triunfa por haber ocupado el espacio de centro político que Vargas Llosa cometió el error de abandonar.43 Es todo lo contrario. Fujimori adquiere una imagen de radicalidad frente a opciones políticas conservadoras de sus rivales en relación con la situación social en su conjunto. El hecho de que la imagen de Fujimori no correspondiera realmente con su esencia y que lo que estaba sucediendo era el clasico juego de espejos de las visiones invertidas, es otro asunto. En todo caso, lo que ha dado en llamarse «la clase política», tenía sólo discursos para los estratos altos y medios de la población. Fujimori abría expectativas para los sectores emergentes y para todos los discriminados.

  • 44 Jochamowitz, Luis, 1993: 86.
  • 45 Diario La República. Entrevista de Mariela Balbi, 2 de marzo de 1992.

112¿Quién era realmente Alberto Kenya Fujimori Fujimori? De acuerdo con la visión sociológica, Fujimori era lo más parecido a todo pequeño burgués. Añadimos: sí, pero todo pequeño burgués no es como Fujimori. Su biografía revela horizontes dramáticos que tratará de superar en su práctica política: «Mi padre me dijo que la primera palabra que pronuncié fue en dialecto Kumamoto»,44 nos narra Fujimori, en cuya niñez, tras el saqueo de la tienda de sus padres y el cierre de la escuela para japoneses (Perú apoyaba a los aliados en la segunda guerra mundial), es obligado a estudiar con cholos y mestizos en una escuelita fiscal, donde los niños, que suelen reproducir la crueldad étnica de sus padres, lo toman «de punto». Un ambiente de hostilidad que volvería a reproducirse durante la guerra de Corea. «Me trataban como coreano y no como peruano. No me lo explicaba...».45

113Fujimori entonces no es un accidente electoral. Su ideología no salía de la nada: además de expresar los intereses económicos y políticos de la clase más numerosa del país, los pequeños y medianos productores de la ciudad y del campo, se retro-alimentaba del resentimiento étnico y de la búsqueda de identidades sociales de la inmensa mayoría de los peruanos.

114Fujimori expresaba una imagen difusa, pero enervada, de un país lleno de enfrentamientos no resueltos, en donde la informalidad económica y la pluriculturalidad habían abierto cauces sumamente conflictivos y prometedores a la vez. Si las masas discriminadas étnicamente y sojuzgadas socialmente catapultaron a Fujimori, los conflictos a nivel de toda la sociedad hicieron inevitable su triunfo electoral. En ese sentido, Fujimori representa no «el error fatal de aquellos que buscando un inca encontraron un mandarín», sino la maduración de imágenes plurales de una sociedad construida sobre un volcán.

Notes

2 Bhagwati Jadish, 1973.

3 En El horror económico, Viviane Forrester (1997) puntualiza que entre 1979-1994 en el G-7, los desocupados pasaron de 13 a 24 millones. Quienes ya dejaron de buscar empleo suman cuatro millones. «Ya no sirven ni siquiera para ser explotados...».

4 Mumford, Lewis, 1945(tomo 11): 222.

5 Gorbachov, reelecto en 1990, en el xxviii Congreso del PCUS con un programa de distensión mundial (había suscrito con Bush y otros 34 gobernantes La Carta de París que marca el fin de la Guerra Fría), no puede evitar la influencia política de Yeltsin que, reclamando la soberanía rusa, proyecta crear sus propias fuerzas de defensa y anuncia que tratará con las 15 repúblicas que forman la URSS como un «poder extranjero».

6 Debray, Regis. Entrevista. Diario La República. Lima, 2 de abril, 1995.

7 Nandy, Ashis, 1996.

8 Touraine, Alain, 1998: 215.

9 Tanto en su obra Éxodo como en diversas publicaciones, Teófilo Altamirano advierte la importancia que está alcanzando la emigración como un fenómeno social en el Perú. Estima que, hasta 1994, los peruanos que han emigrado al exterior son más de 1 400 000. En las últimas olas destacan la edad juvenil de los migrantes: principalmente entre 18 y 25 años, así como el mayoritario porcentaje de mujeres (54%) en relación con los hombres (46%). El volumen de dinero estimado que envían a sus familiares que se han quedado en el país es alrededor de mil millones de dólares anuales.

10 En relación al concepto de crisis social, Agnès Heller, en Para cambiar la vida (1981), señala: «Habermas ofrece propuestas teóricas significativas por que no escinde los elementos sociales de sus elementos económicos, y aunque analiza estos últimos hasta el final, atribuye al concepto de crisis social un peso teórico más importante. Hay que señalar que su trabajo fue hecho en una fase en la que la crisis económica no había llegado todavía a un nivel tan serio y, en consecuencia, algunos aspectos quedaron sin definir, pero creo que todos los que nos dedicábamos a la teoría en aquella etapa, llegamos a considerar que el problema central era la crisis social más que la crisis económica. A largo plazo se confirmará que esa concepción era acertada. Tal vez la crisis económica actual vaya a ser algo más larga que las anteriores, pero en todo caso es razonable pensar que tras ella vendrá un período de gran crecimiento, mientras que por el contrario no se estará en condiciones de dar ninguna respuesta a la crisis social. Por ello, el trabajo de Habermas será en mi opinión aún más importante a largo plazo».

11 Debemos a Habermas, la clasificación de las posibles tendencias de la crisis social sustentadas en las interrelaciones que se establecen entre los elementos de los diversos sistemas: económico, político y sociocultural. Ver: Habermas, Jürgen, 1986.

12 Al recuperar el volumen del PBI de 1987, reducir el índice inflacionario e incrementar las Reservas internacionales netas (RIN), el gobierno de Fujimori alienta la inversión trasnacional, generando de ese modo un entorno macro-económico menos vulnerable que el de 1990. En el sistema político, el triunfo electoral en 1995, los éxitos militares sobre las organizaciones subversivas, así como la dispersión de los partidos de la oposición permiten a Fujimori gozar de una estabilidad política relativa.

13 En lo que consiste una revisión a sus tesis iniciales que anunciaban el fin de la historia, Fukuyama destaca en La confianza (1996), la innegable relación entre la economía de los países y sus respectivas culturas.

14 Habermas, Jürgen, op. cit.

15 Alain Touraine desarrolla esta tesis en «Las clases sociales». Ver Touraine, Alain, 1987: 26.

16 Enrique Urbano, en un análisis que no compartimos, señala: «Seamos realistas. La sociedad incaica, pese a sus logros y laureles, o lo que el desgraciado dios Con signifique no posee gran cosa que pueda servir de modelo a la sociedad contemporánea». A su pregunta: «¿Cuáles serían las circunstancias más favorables para propiciar el advenimiento de lo arcaico andino en un discurso crítico (moderno)?», contesta que la posibilidad estaría en «la capacidad de asumir símbolos impregnados de lógicas distintas a las andinas». Con ello, interesadamente, Urbano reconoce que si por algo la razón andina puede llegar a la modernidad será (paradójicamente), por su capacidad de integrarse, de disolverse. Ver Urbano, 1991.

17 Enriqueciendo las posiciones de Peter Berger y Thomas Luckman que señalan que las fuentes del enculturamiento no son sicológicas sino sociológicas, Bourdieu señala que lo que en verdad se internaliza es el «habitus», la identidad social. Este enfoque de «identidad social» tiene la ventaja de liberar al actor de la determinación directa de la gama total de sus actuaciones por su cultura»y al mismo tiempo conservar la idea central del culturalismo de que las actuaciones individuales expresan la identidad social de los actores. Bourdieu acepta, asimismo, la tesis situacionalista de que el actor es capaz de producir comportamientos sin antecedentes, en respuesta a las circunstancias cambiantes en que se encuentre.

18 Gonzalo Portocarrero indica que lo que permitiría la sobrevivencia de lo andino es una atmósfera de tolerancia y apertura que favorezca la hibridación y el pluralismo cultural. Y añade: «Pero si el progreso económico es más rápido que la democratización el resultado podría ser una aculturación masiva, o sea una deculturación a gran escala. Del choque con el occidente y la modernidad sólo quedarían cenizas de lo andino». Portocarrero, 1993: 278.

19 Tello, María del Pilar, 1989: 234 y 241.

20 Durante su proceso judicial, por defraudación al listado, enriquecimiento ilícito y otros cargos, Zanatti involucrará en la corrupción al mismo ex presidente Alan García.

21 Alan García logra que el Congreso apruebe la ley de estatificación; pero ésta además de ser totalmente modificada por la Cámara de Senadores, de mayoría aprista, será boicoteada después por funcionarios del mismo gobierno que bloquearán su implementación. Al final, utilizando diversos recursos judiciales, los banqueros continuarán en la propiedad de sus empresas financieras, lográndolo además en el marco de una consolidación gremial burguesa (se refuerza la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas-CONFIEP), de una abierta ofensiva económica en contra del gobierno, v de un amplio apoyo financiero a la oposición de carácter político, que los partidos Acción Popular, Popular Cristiano y el incipiente movimiento Libertad representaban como alternativa de poder.

22 García Pérez, Alan, 1982.

23 En 1989 los cinco grupos empresariales más importantes del país eran del Estado. En The Perú Report, Lima, 1989.

24 De Soto, Hernando, 1988.

25 Superando la dicotomía de De Soto, otros autores como Fernando Viliarán, Sergio Alvarez y Carlos Mendoza muestran en Perspectivas del Desarrollo de la Pequeña y Micro Industria en un contexto de crisis económica (1988), que, dentro de la estructura industrial en el Perú, el sector informal, enfocado desde la heterogeneidad tecnológica, evidencia una baja productividad (por la escasa dotación de maquinaria y equipo) que mantiene a los trabajadores en niveles mínimos de subsistencia.

26 En el Diario La República (19 de octubre de 1997), Eduardo Cáceres, ex secretario general del Partido Unificado Mariateguista (PUM) y otros líderes de izquierda, reconocen que, en los años previos a la victoria electoral de Fujimori, no prestaban atención adecuada a la expansión del mercado ni a los comportamientos sociales inherentes a ese proceso.

27 Rodrigo Montoya. «Los de abajo empiezan a encontrar el lugar que nunca tuvieron». En Revista Sí. 401. Noviembre de 1994. Entrevista de Víctor Carranza.

28 Tuesta Soldevilla, Fernando, 1994.

29 Vargas Llosa, Mario, 1997: 259.

30 Vargas Llosa ha recalcado en diversas entrevistas periodísticas que su noción de identidad nacional cabe toda ella en la arenga del caudillo Salaverry: «Que levanten las manos todos los que quieren ser peruanos».

31 Cisneros Vizquerra, Luis. «¡Esta es un guerra ideológica!». En Tello, María del Pilar, 1989: 148.

32 «Izquierda Unida» el frente político formado en 1983, sin trotskistas (a los cuales se satanizó por el rompimiento de ARI en 1980), fue la segunda fuerza electoral nacional a lo largo de la década del ‘80. Conquistó, además de la alcaldía de Lima en 1983, las comunas de Arequipa, Cuzco y de cientos de pueblos del país. En 1985, Barrantes, el candidato presidencial, pasó a la segunda vuelta electoral, a la cual renunció, favoreciendo la asunción inmediata de Alan García al gobierno. No obstante ello, la presencia parlamentaria de IU era bastante representativa. En 1986 IU volvió a ocupar la segunda colocación en las elecciones municipales a nivel nacional. Tras el desastroso gobierno del Apra (1985-1990), la Izquierda Unida era el único frente que podía competir auspiciosamente contra Vargas Llosa.
En su etapa agónica, en las últimas elecciones presidenciales de 1995, la IU obtuvo algo más de 42 mil votos, apenas el 0,57% del electorado, mientras que en los resultados para el Congreso su «fuerza electoral» ascendió al 1,88% de los votos.

33 Cisneros Vizquerra, Luis, op. cit.: 142.

34 Apoyo, «Informe de opinión». Lima, diciembre, 1989.

35 Francisco Loayza afirma haber sido él quien, días antes de la primera vuelta electoral, entregó a Fujimori información confidencial del Servicio de Inteligencia en la que se confirmaba la creciente adhesión popular hacia su candidatura. Entrevista de Víctor Carranza.

36 «Atacan a Fujimori por ‘chinito’, es decir por que no es blanco, nosotros tampoco lo somos. Si descalifican a él, es porque se parece a nosotros. Sus padres vinieron a trabajar para ellos, como los nuestros, como nosotros». Juicios como éste son recurrentes en los informantes de Isidro Valentín (1993: 113).

37 Degregori, Carlos Iván, 1991.

38 Sin alcanzar ningún partido la victoria absoluta con el 51% de los votos, corno exige la norma electoral, el triunfo relativo, lo alcanza Vargas Llosa con el 32,5%; pero tendrá que competir en segunda vuelta con el candidato de «Cambio ‘90", cuyo líder el Ing" Alberto Fujimori Fujimori, obtuvo el 29,1% de los votos válidamente emitidos, por encima del Apra (22,5%), de la Izquierda Unida (8,2%) y de la izquierda socialista (4,7%). En esta oportunidad la suma de ausentismo, y los votos nulos y blancos representan el 33,6% del electorado.

39 «No obstante que Fujimori no tenía ascendencia china, igualmente recibíamos agresiones de los simpatizantes del Fredemo. Estábamos muy preocupados por ello. incluso, sé que este tema se trató en la Colonia China v que la conclusión fue que esperáramos, que ya pasará.» José (informante). Entrevista de Víctor Carranza.

40 Romeo Grampone, ha analizado el papel exitoso de los circuitos alternativos y los formadores de opinión en las elecciones que encumbraron a Fujimori en su ensayo «Fujimori: razones y desconciertos». En: Demonios y redentores en el nuevo Perú. Una tragedia en dos vueltas. IEP. 1991.

41 Tuesta Soldevilla, Fernando, op. cit.

42 Al conocerse los resultados de la segunda vuelta, Alan García concentró en el patio del palacio de gobierno a la Banda Republicana y le hizo tocar -irónicamente- la canción utilizada en los spots televisivos del Fredemo contra el Apra: «La mecedora».

43 «Su error (de Vargas Llosa) fue no reconocer que el centro es, más bien una zona psicológica donde se coloca esa instintiva vocación de equilibrio que se expresa en casi todas las votaciones de cualquier país». En Barnechea, Alfredo, 1995.

44 Jochamowitz, Luis, 1993: 86.

45 Diario La República. Entrevista de Mariela Balbi, 2 de marzo de 1992.

© Institut français d’études andines, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr