Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. II

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte cuarta. Identidad cultural, valores y representaciones sociales

El enfoque biográfico a prueba de interpretaciones

Formas temporales de causalidad*

Frédéric de Coninck et Francis Godard

Texte intégral

La interpretación de datos biográficos

  • * Traducido por Mónica Silva.
  • 1 Referirse al artículo de Jean-Claude Passeron. «Biographies, flux, itinéraires, trajectoires», Rev (...)

1Si la tentación permanente del proceso biográfico es como creemos, lo que Jean-Claude Passeron llama «un objetivo utópico de exhaustividad cuya finalidad es la impresión de comprensión de la ilusión de inmediatez»,1 entonces se hace necesario aclarar mejor las formas de objetivación que permiten construir sociológicamente itinerarios biográficos. Para ello —y éste es el objetivo del texto— es importante tratar de elaborar las formas de inteligibilidad sociológica que se utilizan cuando se interpretan datos biográficos. El concepto de formas temporales de causalidad guiará nuestro proceso.

2Ante todo, es importante aclarar qué entendemos por formas / temporales / de causalidad. Comencemos por la causalidad. Uno puede fácilmente ponerse de acuerdo en llevar la crítica hasta una definición lógico-experimental ingenua, basada en modelos formales cerrados. Tenemos en mente el ejemplo clásico de definición de causalidad: siendo x e y dos acontecimientos observados, x es la causa de y si y solamente si: a) x es anterior a y; b) p(y/x) p(y); c) no existe ningún acontecimiento z susceptible de ocultar a x frente a y; d) fuera de x e y, todas las demás variables son constantes.

3Prácticamente todo el problema de esta definición está en lo referido a la toma en consideración del tiempo, pero sobre todo a la ausencia de «máscara» que nunca llega a estar presente, y nunca podrá desempeñar allí el papel de variable pura, totalmente independiente de cualquier z, ni tampoco se puede estar seguro de que no exista una «variable oculta» z que sobredetermine a x y a y. Y ni siquiera se habla de causalidad en red... Luego, como lo ha demostrado en detalle J.-C. Passeron (1980), la principal imposibilidad característica de las ciencias de observación histórica es, precisamente, la de encontrarse ante una situación experimental que separe las variables observadas del resto del mundo. Además, la fórmula p(y/x) p(y) supone que esta relación no depende del tiempo. Ahora bien, ésta puede depender de la duración, de efectos de umbral, o ser válida en ciertos momentos de un proceso y no en otro. En fin, la noción de anterioridad no es evidente. En realidad, definir la anterioridad es un problema complejo. La anterioridad no existe como tal, debemos construirla. Un ejemplo, a menudo citado por los especialistas en econometría, es el de las tarjetas de Navidad. Si nos limitamos a una definición estricta de la anterioridad, es evidente que dichas tarjetas desencadenan la Navidad con una correlación muy fuerte y una muy buena independencia con respecto a cualquier otra variable. Pero es insuficiente criticar el «porqué» en nombre del «cómo»; describir significa haber explicado, y cualquier descripción para darle sentido a su objeto debe crear enlaces causales.

4En realidad, razonar en términos de causalidad no implica en sí, ni positivismo, ni determinismo. Una causalidad no necesariamente es mecánica, estamos más cerca, en el caso de la historia de vida, de la singular imputación causal explicada en detalle por Max Weber.

5Nos parece más útil enfrentar la cuestión de las diferentes formas que puede adoptar la causalidad, que negarnos a razonar en términos de causalidad. Cuando se practica este rechazo, uno se ve a menudo obligado a desarrollar toda una retórica de eufemización, incluso de «enmascarado» de la causalidad. El texto sociológico está colmado de todo tipo de figuras vergonzosas de causalidad: esto depende de aquello; esto conlleva o produce aquello; esto tiene influencia sobre aquello; existe una relación entre esto y aquello, esto ha sido posible gracias a aquello, ciertos acontecimientos desencadenan otros; ciertos factores o ciertas situaciones favorecen ciertas prácticas: ciertos acontecimientos reflejan o refractan, o se constituyen en síntomas de otros acontecimientos...

6Resaltamos la dimensión temporal puesto que ésta constituye, a nuestro modo de ver, el primer principio de inteligibilidad de una biografía. Principio de inteligibilidad situado en un plano material, si nos referimos a las secuencias de acontecimientos objetivas que constituyen una trayectoria de vida o una trayectoria social; principio de inteligibilidad semántica, si uno se refiere a los esquemas narrativos a partir de los cuales se construye una historia de vida. A propósito de la cuestión de las formas, una vez el investigador efectúa su compilación, ¿acaso se contentará con hacer un simple informe del material que ha recogido? Creemos que no. La escritura sociológica se basa en la generalización, en la comparación de casos diferentes; ahora bien, esta comparación se basa en las formas que el investigador efectúa para subsumir historias individuales bajo lógicas más vastas. De manera aún más fundamental, nos parece que el trabajo del sociólogo consiste precisamente en crear nuevas formas temporales de causalidad para dar a conocer nuevas vías de inteligibilidad de las prácticas sociales. El trabajo de producción de forma, es el núcleo de las disciplinas históricas: ofrecer una nueva lectura de fenómenos interpretados hasta ese momento de una manera diferente.

7Así pues, este concepto de formas temporales de causalidad nos parece reunir lo que hace la inteligibilidad de la escritura sociológica en relación con las biografías. Lo impensado del procedimiento biográfico reside pues en la falta de reflexión sobre la construcción sociológica de las temporalidades biográficas y sobre las formas de causalidad que de allí se desprenden (o que las acompañan).

  • 2 Este concepto de biografema ya ha sido utilizado por Roland Barthes (1971) en un sentido casi tota (...)

8Se plantea entonces el problema de las condiciones sobre la posibilidad de un tipo de gramática temporal de las prácticas, no para alcanzar un lenguaje estándar unitario, ilusión permanente del empirismo lógico, sino con el fin de llegar a un acuerdo sobre el reconocimiento de figuras temporales que ayuden a controlar el hecho de tener que recurrir a enlaces temporales complejos en la interpretación del material biográfico. Estas figuras temporales podrían llamarse «biografemas».2 Pero a este respecto se dirá que lo anterior depende de las conceptualizaciones específicas utilizadas en cada investigación, es decir, de lo que uno busca averiguar.

9Las diferentes investigaciones que colocan al tiempo como núcleo de su reflexión son en efecto muy heterogéneas: uno puede hacer énfasis en las trayectorias y la ocupación de lugares, en las trayectorias y la manera de acceder a estos lugares, el efecto de la posición en el ciclo de la vida en ciertas prácticas, las representaciones imaginarias de la existencia y las historias que dan cuenta de ella, etc. Nos preguntamos entonces, ¿es pertinente hablar de todas las investigaciones como si tuvieran algo en común?

10El primer punto en común que podríamos proponer sería el de la técnica de investigación. El problema estaría entonces resuelto de antemano: uno estaría confrontado a la mera cuestión de afinar las técnicas de recolección de datos. Y esto no es, como ya lo hemos dicho, el tema del que queremos hablar. Si buscamos un lugar de referencia común, debemos buscarlo por el lado de la manera de construir las biografías o de diseñar la lógica de enlace de las prácticas y de los acontecimientos en el transcurso de la existencia.

11Si pretendemos tomar el conjunto de investigaciones que ponen en práctica formas de comprensión de procesos de enlace de acontecimientos y que pretenden construir temporalidades constitutivas de existencias individuales, es porque creemos que éstas convergen en los principios de inteligibilidad de lo social que producen.

12No queremos proponer, pues, una definición restrictiva del campo de las investigaciones «biográficas», pero podemos destacar los criterios a partir de los cuales es posible considerar que se pone en juego un modo de inteligibilidad de las prácticas que nosotros calificaríamos de biográfico.

13Uno no puede en efecto, dejar de lado un cierto número de interrogantes comunes a las investigaciones que utilizan el enfoque biográfico y, en primer lugar, a la investigación de las formas temporales de causalidad. Tanto más cuanto que la generalización prudente de la eufemización de las figuras causales tiende a oscurecer el enunciado de las relaciones establecidas. Por otro lado, la referencia necesaria a la especificidad de los objetos teóricos y de los contextos empíricos de la observación, tampoco puede ser una incitación a una pereza que se contentaría con la comodidad de las teorías ad hoc de los casos particulares. El ejercicio que emprendemos consiste pues en esbozar en un primer momento una especie de sintaxis de los procesos temporales, teniendo claro que el verdadero análisis biográfico comienza a partir del momento en que estos modelos de base se abren hacia combinaciones más o menos decidibles en el sentido en que una semántica se distingue de una sintaxis en el análisis de las lenguas naturales.

14Intentaremos en una primera etapa, buscar los modelos temporales que soportan los análisis biográficos. Analizaremos luego algunos trabajos biográficos para mostrar cómo estos modelos pueden combinarse explícita o implícitamente y las retóricas causales que son utilizadas.

15Ningún determinismo es permitido, pues, en un ejercicio que busca ubicar algunas de las figuras causales o temporales que son utilizadas con mayor frecuencia en los trayectos biográficos, en la medida en que el determinismo implica que el conocimiento pasado y presente de una situación permite predecir con precisión su evolución futura (dicho de otro modo, el determinismo plantea que si ciertas condiciones se cumplen, ciertas consecuencias se desprenden de allí necesariamente). No existe pretensión alguna por construir un discurso del método o sistematización post festum de un campo sociológico, sino un control de los esquemas temporales que se ponen en juego con el fin de permitir la comparación de los casos analizados y de hacer eventualmente posible la transposición de dichos esquemas de una investigación a otra.

16Podemos entonces entender que la distinción entre causalidad intencional y causalidad no intencional es secundaria dentro de la perspectiva en la que nosotros nos situamos. Consideramos la forma temporal del proceso y nos situamos en el registro de la investigación de las buenas categorías de explicación (por las causas primeras, los fines perseguidos por los agentes o los azares de los efectos perversos). Intentamos por allí mismo, plantear el problema en términos que eviten, por lo menos en una primera etapa, la oposición entre hermenéutica y ciencias positivas.

17Sin embargo, antes de pasar a la presentación de estos modelos, desearíamos mostrar, a partir de un primer ejemplo, que incluso aquellas investigaciones que pretenden ahorrarse la construcción de formas temporales de causalidad, las utilizan sin nombrarlas explícitamente; dicho en otras palabras, cuando uno quiere evacuar por un lado los problemas de la causalidad, la retórica del discurso sociológico los hace reaparecer por el otro.

18Tía Susana es una de las principales referencias del enfoque biográfico. Maurizio Catani (1982) no utiliza la historia de tía Susana para contar la historia de un oficio o de una región, él utiliza esta biografía como objeto de estudio. Prefiere la lógica de exposición de la tía Susana y somete luego allí su propio análisis. Nos invita mucho más a la exploración de un universo existencial que al análisis de las disposiciones temporales de una biografía o a una tentativa de explicación de la producción de una existencia. Sin embargo, para la claridad de la exposición, está obligado a recoger en tres páginas «algunos puntos de referencia en relación con los hechos». El análisis que viene después no se refiere pues al conjunto de la obra en su intención global y no cuestiona la legitimidad de esta perspectiva. Por el contrario, se interroga sobre el sentido de esos pocos indicios temporales que, aunque han sido anunciados como una simple presentación, escritos así, tal y como aparecen, nos revelan los inconvenientes que existen cuando se subestima la importancia de la puesta en perspectiva cronológica de los acontecimientos.

19El hilo conductor del análisis de Maurizio Catani es el de la demostración de una continuidad en la existencia de tía Susana. Continuidad marcada por lo perdurable de las relaciones con la familia de Mayenne y de Anjou, (dos regiones de Francia) continuidad marcada igualmente por el lugar simbólico central de la huerta parisina/provincial en la existencia y el relato de la tía Susana.

20Esta continuidad pasa por una ruptura ambigua, puesto que la tía Susana «abandona dos conjuntos locales, Mayenne y Anjou, lugares adonde la madre y la tía trataron cada una a su turno de arraigarla», para terminar yéndose a París a los veintiún años para su matrimonio con un hombre de origen angevino, hermano del marido de una prima. Este orden temporal que se arraiga en una continuidad mítica con una familia/localidad, se repite permanentemente por la lógica de las relaciones familiares que unen a Anjou con París y por la lógica de las vacaciones en Anjou. He aquí el fondo del problema. Sin embargo, el autor no reduce el conjunto de figuras causales explicativas consignadas en las tres paginitas de puntos de referencia sobre los hechos, a esta lógica arqueológica.

21Para comenzar, consideremos la trayectoria residencial. Ya hemos visto que la bifurcación crítica consistía en el hecho de partir hacia París. El autor nos dice: «Es así como la tía Susana al casarse con un parisino, rechazará de alguna manera la región de Mayenne y la de Anjou, pero guardando relación con su patria del recuerdo, el Oeste». Aparentemente, la figura causal es simple: la tía Susana rechaza la región de Mayenne y la de Anjou porque decidió irse a París (explicación decisional). Pero rechaza «de alguna manera», dicho de otra manera, todo ocurre como si ella rechazara, es decir, como si objetivamente ella rechazara sin tomar la decisión de rechazar. Como mantiene relaciones (por el matrimonio con un angevino, por los viajes frecuentes y por la adquisición más tarde de una huerta u-tópica y u-crónica), todo ocurre como si realmente ella no la rechazara. Esta bifurcación es un compendio de determinaciones y de figuras causales.

22Antes de esta bifurcación principal se producen algunas bifurcaciones secundarias. Cuando tenía cuatro años, su familia abandona la región de Mayenne para ir a vivir en los alrededores de la ciudad de Angers, «como tantas otras a principios de siglo», porque «una hermana del padre les había hablado de las posibilidades que ofrecía la ciudad». Causa directa aparente: los consejos de la hermana del padre. En realidad, parecería que esta mudanza se inscribiera en un proceso de mayor amplitud, ligado al traslado hacia ciudades de familias populares (efecto de generación). A los doce años, la tía Susana regresa a Mayenne, a casa de su hermana, como «criada» a causa de la movilización del padre debido a la Primera Guerra Mundial (efecto de período). Este regreso «preludio» de la instalación definitiva en París —otra forma causal: la condición de posibilidad.

23Al final de la guerra, la tía Susana «se negará» a volver a su tierra (explicación decisional). ¿Por qué se negará? Vimos anteriormente el complejo haz de explicaciones ligado a ese ver-dadero-falso rechazo. También se habría podido avanzar siguiendo un modelo de evolución clásico en el que luego de nueve años vividos fuera de la casa paterna, se atraviesa un punto de no-regreso (efecto del tiempo de residencia: haber permanecido lejos de un lugar disminuye las posibilidades de regresar a él).

24Ignoramos las condiciones y las razones de la compra del apartamento de París y de la huerta de Bessancourt. Uno sabe que la tía Susana y su marido venden la huerta por una módica suma, la explicación reside en el hecho de que estaban muy viejos. Así suprimimos el símbolo mismo de la continuidad. Pero la explicación ya no se sitúa en el mismo registro que en el que había permitido poner de manifiesto el rol de la huerta, es decir, el registro simbólico de la continuidad. Resaltamos un efecto de edad. Explicación pobre.

25Si pasamos ahora a la historia profesional, resulta que Susana aprendió, en casa de su tía, el oficio de modista que abandona cuando llega a París. Bifurcación importante. Como siempre, la razón se presenta en forma de decisión: por una parte, porque ella no se sentía «modista de nivel, suficientemente reconocida», por otra, porque ella se considera «esposa de un artesano». Al cederle la palabra a la tía Susana, podríamos decir que el autor deja al lector literalmente «tirado», abandonado. Puesto que uno supone todo tipo de razones ligadas a la pertenencia de clase o a la familia. La pareja que trabajaba en casa del cuñado de la tía Susana se establece por su cuenta: bifurcación principal sin explicación.

26Otra bifurcación: «la tía Susana y su marido trabajarán hasta la edad de setenta y dos años sin lograr vender su negocio». Aquí uno se entera que son víctimas de las mutaciones tecnológicas y sociales de la profesión de relojero (efecto de período). Durante la guerra de 1940, el marido cae prisionero. La tía Susana rechaza un puesto en una oficina a la que tenía derecho por ser esposa de prisionero, para permanecer cerca de sus hijos y empuja a su hijo menor para que siga una formación de relojero. Una vez más dos decisiones puras. Sigue una explicación muy sutil: «Se había cerrado el almacén, había que proteger el futuro». Se sugiere un movimiento de continuidad.

27El problema surge del hecho de que ciertas bifurcaciones son simplemente enunciadas sin explicación; otras van acompañadas de explicaciones que se atribuyen a la tía Susana y que a veces se completan con una sugerencia de explicación. Los modelos explicativos siempre se sugieren.

28Este texto, por la riqueza misma de su contenido y por el hecho de que se trata de una de las pocas historias de vida tan completas, nos lleva a plantear algunos problemas. ¿Por qué uno decide explicar algunos hechos y simplemente enunciar otros que, no obstante, parecen decisivos en el desarrollo de una vida? ¿Qué sucede cuando se pasa permanentemente de un registro explicativo a otro sin aclarar dichos cambios de registro? ¿Qué estatus debe dársele a las explicaciones por las decisiones de Ego que emanan a la vista del discurso espontáneo si la explicación a veces se completa, incluso se comenta, y a veces no? Todo ocurre como si uno no asumiera el modelo decisional puesto en práctica cuando se afirma que el curso de una existencia se ha desviado en razón de una decisión del agente y si, por consiguiente, y a falta de una solución mejor, uno descargara en el agente la responsabilidad de dar sentido a una bifurcación.

29Pero algunos podrán decir, como en cualquier investigación cualitativa, que uno gana en riqueza de sentido lo que pierde en capacidad de explicación de los enlaces cronológicos. La pregunta seguramente no reside aquí ya que, como lo demuestran los análisis que les presentamos a continuación, por una parte, uno puede perfectamente practicar el análisis cualitativo señalando claramente lógicas causo-temporales y, por otra, las redes de interpretación utilizadas en las encuestas estadísticas no son, por naturaleza, diferentes a las que pueden utilizarse en las encuestas cualitativas.

30La biografía no puede evitar el tema de los enlaces cronológicos de acontecimientos excepto, como lo vimos anteriormente, si se diluye y se confunde pura y simplemente con una exploración de los sistemas de representación, situación que no resulta vergonzosa, pero que sí es un cosa muy diferente.

31El autor tuvo, en un momento dado, que preparar el terreno desde el punto de vista cronológico, pero, como parece que rechaza por principio el análisis sociológico de un trayecto de vida, lo hace un poco a título informativo y, al no asumir realmente esta parte del proceso, deja ver la ambigüedad que existe al querer enmascarar la propia intriga del sociólogo.

Formas de temporalidad, formas de causalidad3

  • 3 Apoyaremos nuestra demostración en cierto número de ejemplos. Se sobrentiende que ninguna de las i (...)

32Los diferentes esquemas formales puestos en práctica a través del conjunto de estudios biográficos han sido tomados de otras disciplinas. Proponemos agruparlos según tres modelos. Los hemos llamado: modelo arqueológico, modelo centrado en la trayectoria (o modelo procesual) y modelo estructural. El modelo arqueológico está centrado en torno a la investigación de un punto de origen pertinente a partir del cual se ubican otros acontecimientos. El modelo centrado en la trayectoria, estudiará la forma del proceso en sí mismo y, a través de esta forma, los elementos causales que intervienen. El modelo estructural se interesará por las temporalidades que se desprenden de una biografía particular y en poner en relación esta biografía con dichas temporalidades. Por el momento, no hemos brindado muchas precisiones acerca de los enlaces causales; así pues los iremos detallando en cada una de las partes.

  • 4 Poco importa pues, en esta etapa del análisis, que el segundo aspecto de esta bipartición asocie p (...)

33Para clasificar los enfoques que toman en consideración la temporalidad, a menudo se recurre a una bipartición con, de un lado, procesos objetivantes que a veces se califican como balísticos, en la medida en que éstos buscan ante todo trazar trayectorias o evoluciones, independientemente del sentido que los sujetos les confieran; y, de otro lado, procesos que, por el contrario, resaltan el sentido que los actores le clan a su vida o a su acción. Esta bipartición clásica nos parece menos fundamental que la tripartición que proponemos,4 por esto la utilizaremos subordinándola a la primera. En el transcurso del texto, veremos cómo procesos tradicionalmente opuestos, a menudo se fundamentan en esquemas causo-temporales muy cercanos.

34Así mismo, podemos repartir los trabajos longitudinales según hagan intervenir más o menos elementos exógenos de una biografía en la interpretación. Ya estamos más cerca de la trama que proponemos: uno no imagina, por ejemplo, un enfoque estructural completamente endógeno; cada uno de los tres modelos pueden incorporar una parte mayor o menor de endógeno o de exógeno; es la manera de incorporarla lo que difiere sobre todo de un modelo a otro.

35Para cada modelo y en función de las diferentes combinaciones construidas, se diseña entonces una serie de biografemas diferentes y, como lo veremos más tarde, cada uno de estos registros lógico-temporales puede asociarse con la definición de ciertos tipos de agentes sociales y de modelos de acción.

Modelo arqueológico

36El conjunto de esta familia se estructura alrededor de una cuestión. Se trata de ubicar el punto inicial de donde se desprende lo esencial.

37El trabajo de Claude Thélot en Tel père, tel fils? (1986) se construye a partir de este problema. Así pues, uno intenta sucesivamente saber si la posición social al inicio de la vida activa es un punto fuerte que resume convenientemente la historia anterior del sujeto (incluyendo la historia de sus ascendientes) y luego, si el diploma obtenido puede desempeñar este papel; o si, a la inversa, la historia anterior del sujeto no se resume en ninguna cristalización intermedia y sigue actuando más allá de puntos de paso, que sin embargo son cruciales. Finalmente, uno busca un acontecimiento fundador que recapitule todas sus causalidades anteriores y que fundamente todas las que vendrán. Un tipo de nacimiento sociológico.

38La noción de «punto» debe por supuesto ampliarse. Un período puede reemplazarlo. Una problemática como la del habitus en Bourdieu, con el peso que allí tiene la socialización inicial puede clasificarse en ese orden, de la misma manera, el conjunto de conflictos que se traman y se resuelven (más o menos bien) alrededor del Edipo, en Freud. Pero el conjunto de trabajos que incluimos en ese grupo, diverge en cuanto al acontecimiento fundador que se escoge, nos parece que diverge sobre todo, a partir de la cuestión del modo de existencia y de eficacia de la causa inicial. Nos encontramos claramente frente a lo que se considera procesos de tipo endógeno. En términos de escritura científica, la cuestión es la de los modos según los cuales pueden establecerse las relaciones del pasado y del presente.

391) Alrededor de los procesos que se concentran en torno a la construcción del sentido, se pueden distinguir tres variantes.

40a) El psicoanálisis podrá recurrir al modo de entrelazamiento (los fantasmas del pasado actúan en el presente), de repetición (uno reproduce al otro de otra forma), del equívoco y del quiproquo (qué está en el lugar de qué, juego de máscaras de ambigüedad) (De Certeau, 1987).

41b) El modelo del habitus también convoca la presencia del pasado en el presente, pero se apoya en un pasado cuya eficacia es acumulativa. Como lo subraya François Héran (1987), el habitus en Pierre Bourdieu es un conjunto de virtualidades que se actualizan a partir de una situación que les permite hacerlo. Pero la construcción de dichas virtualidades se describe a partir de la metáfora del sedimento: es la sedimentación de capas sucesivas de prácticas que describen de manera adecuada los esquemas disponibles para la práctica de hoy. Sobre ese punto, se puede establecer una analogía con la constitución de estructuras inconscientes en capas de cebolla a partir de la historia de identidades sucesivas. Pero los cambios en este contexto se hacen al margen y muy progresivamente, contrariamente a los procesos inconscientes que pueden hacer surgir brutalmente el pasado.

42En lodos los casos debería poderse dar cuenta de los modos de eficacia del pasado. Según Pierre Bourdieu, el pasado es, ya sea interiorizado en forma de habitus, o bien objetivado como es el caso del diploma, por ejemplo. Pero en el caso del habitus, no se aprecian bien los mecanismos de refuerzo que permiten que los esquemas de comportamiento perduren. Con el psicoanálisis, es por intermedio de los demás, quienes según mecanismos de proyección y de repetición aparecen como identificaciones y situaciones intra-psíquicas pasadas, que el pasado actúa. Aquí, lo muerto se apodera permanentemente de lo vivo y al mismo tiempo es capturado por él.

43c) A partir de los trabajos de Paul Ricoeur finalmente, uno puede describir el pasado del sujeto como si tuviera una pluralidad de sentido. El hecho de releer su existencia pasada es entonces lo que gobierna el proyecto actual del individuo. En función de cada situación, éste reconstruye un sentido actual, que convierte su existencia en historia.

44De estas familias teóricas se desprenden por lo menos tres formas temporales.

  • La forma del après-coup en donde un trauma (y lo más común el trauma infantil original) viene a actuar a distancia en otro momento, por otras razones, según un sentido modificado, en otro contenido pero según una misma estructura repetitiva. El sujeto interpreta, pues, una situación según un esquema muy antiguo y revive de cierta manera (la de la proyección) una situación pasada, una «escena primitiva». Aquí encontramos todos los guiones de segundo nacimiento.
  • La forma de la histéresis en donde un esquema de comportamiento tiende por inercia a perdurar antes de transformarse, confrontado a una nueva situación. El tiempo es en este caso amorfo.
  • La forma de la retrodicción, según el término de Paul Veyne, en donde, a la inversa del aprés-coup, no se le atribuye un sentido pasado a una situación presente, sino se le atribuye un sentido presente a una situación pasada.

452) Dentro de los procesos balísticos más objetivantes, el concepto cardinal es de pendiente social. Este también se encuentra en el núcleo de los procedimientos de la escuela de Pierre Bourdieu.

46Uno se preocupa aquí por investigar predisposiciones o incluso aquello que en términos médico-sociales algunos llaman «terreno». Nos encontramos frente a un problema clásico y permanente: un acontecimiento parece provocar otro, pero, ¿acaso no provoca el primero la causa del segundo? Podemos tomar aquí varios ejemplos.

  • El diploma tiene un efecto sobre la situación profesional. Pero, ¿acaso no es lo que permitió la obtención del diploma, a saber, la situación social familiar, lo que permite igualmente el acceso a cierta situación profesional?
  • Uno puede pensar que el hecho de haber vivido una o dos situaciones de desempleo aumenta la probabilidad de vivir una segunda o tercera. Pero, ¿acaso no es la misma situación que provocó el primer desempleo (una situación de fragilidad familiar o de problemas de salud) la que provoca igualmente las siguientes?
  • Daniel Courgeau y Eva Leliévre (1987) comprueban que cuantos menos hijos tienen las familias que viven en un ambiente rural, lo abandonan con mayor frecuencia por un ambiente urbano. ¿Es entonces, preguntan ellos, el número de hijos la condición de posibilidad o la causa directa de la partida hacia la ciudad, o el número de hijos no es más bien la resultante de otra cosa (como un cierto tipo de modo de vida y de consumo y de relación con la descendencia...) que anticipa la vida en ambiente urbano y que explica la partida?

47He aquí un modo de existencia particular de las variables ocultas cuando trabajan en el tiempo. Un acontecimiento considerado como acontecimiento inicial constituye ya el efecto de otro acontecimiento que seguirá trabajando más allá del acontecimiento considerado como inicial. Pero entonces, ¿hasta dónde debe hacerse regresar la explicación? Uno detecta bien el problema crucial, en este caso, de configuración de la definición del acontecimiento fundador.

48Allí también, las modalidades de intervención del pasado en el presente pueden ser muy diferentes. El pasado puede enganchársele al presente condicionando, como en el caso del habitus, el modo de ser a lo cotidiano. Igualmente éste puede actuar intermitentemente, a distancia. Un acontecimiento, que permaneció sin importancia durante mucho tiempo, desempeña, llegado el momento, un rol decisivo en función de las nuevas circunstancias. A partir del análisis cruzado de dos biografías, hemos puesto de manifiesto un proceso de este tipo (Godard y Bouffartigue, 1988). En los años sesenta, dos hijos de familias obreras que vivían en la región de Lorena entran a trabajar en la empresa Sollac a los catorce años. A la edad de dieciocho años, uno de ellos hace un año de formación en electrónica pagado por la fábrica. En esa época, el otro, de origen italiano, regresa a pasar algunos años a Italia a solicitud de su madre por lo que no puede hacer su curso de capacitación. Vuelve luego a la Sollac. Los años pasan, a los dos les hacen pequeños ascensos y se convierten en técnicos superiores en la Solmer adonde llegó un buen número de empleados de la Sollac. A finales de los años setenta e inicios de los ochenta, la empresa se reestructura. Los «técnicos formados en la misma empresa» se ven naturalmente atraídos hacia dos polos: el de los obreros calificados y los electricistas por un lado, y el de los técnicos electrónicos por el otro. Nuestros dos técnicos irán a polos diferentes: el cursillo de capacitación hecho a los 18 años parece haber producido sus efectos a largo plazo.

49Las pequeñas causas pueden, a distancia en el tiempo, tener grandes efectos y los hechos pasados, que pasaron inadvertidos durante su desarrollo, pueden convertirse en acontecimientos críticos de la vida.

50A los modelos «arqueológicos» se asocian agentes obsesionados por su pasado que estructura su presente y prefigura su futuro. En ciertos casos, estos agentes son portadores de patterns de actitudes y de una propensión a la repetición o a la reiteración de dichos patterns. Hablan un lenguaje secreto, portador del sentido de momentos decisivos pasados o de un sentido genealógico. Es pues tarea del analista interpretar estas huellas. En otros casos, son portadores de un tipo de «congelador simbólico» que guarda frescas las fuentes movilizables. El inventario de dichos recursos y la posibilidad de movilizarlos constituyen entonces el centro de las investigaciones que deben llevarse a cabo.

El modelo de trayectorias

51De los tres modelos, éste es el más abundante, en la medida en que lo que está en juego aquí es la descripción del proceso en sí, de tal manera que aun si uno no escoge este modelo como base de la descripción y de la interpretación, por lo menos debe, si desea darle forma al tiempo, pedir prestados ciertos elementos. Es aquí realmente en donde la cuestión de la forma es más aguda y está más directamente relacionada con la noción de causa. Es a través de la puesta en forma del proceso estudiado, a través de la construcción de la lógica del desarrollo o del enlace de acontecimientos, que se concretarán las conexiones causales.

52La cuestión central es entonces la de la transición de un estado a otro. Según la manera en la que uno considere el tiempo, se distinguen cuatro grandes submodelos. Uno puede considerar que el mismo tiempo, como duración o como cronología, produce cambio (submodelo 1). En los otros casos, por el contrario, observaremos más bien cómo las transiciones se inscriben en el tiempo. Si uno considera que el tiempo es homogéneo, se dirá que el cambio puede producirse en cualquier momento, sólo se calificará la probabilidad que tiene de producirse en cualquier momento (submodelo 4, llamado diferencial). Si, por el contrario, uno construye un tiempo heterogéneo, se puede, ya sea estudiar los momentos de ruptura en sí mismos (submodelo 2, llamado bifurcativo), o bien estudiar las inversiones necesarias para producir dichas rupturas (submodelo 3, llamado energético). Restituir la dinámica procesual es pues enlazar las transiciones unas con otras.

531) Una primera manera de proceder es entonces considerar el efecto propio de la temporalidad de los acontecimientos o incluso su orden de aparición. Los enfoques de tipo balístico separan claramente pasado y presente y colocan, por ejemplo, los tiempos uno al lado del otro. Se habla de sucesividad (uno luego del otro), de efecto directo (uno sigue al otro), de disyunción (uno o el otro, pero no los dos a la vez), de «datación». Pero se pueden imaginar modelos, aun balísticos, más elaborados.

  1. Así pues podemos razonar a partir de los tiempos de permanencia en un estado: el hecho de haber permanecido un determinado tiempo en el mismo domicilio, o en el mismo empleo, disminuye las «posibilidades» de salir de allí. Así hablamos de constitución progresiva de redes de sociabilidad o de habituarse a un trabajo, la idea es que al término de un cierto período de tiempo «cuesta». Esta idea se ha puesto en práctica frecuentemente, para estudiar la movilidad profesional o la movilidad residencial.
  2. Así mismo podemos evocar una causalidad lenta, teniendo en cuenta que ciertas causas no funcionan sino con el desgaste, o bien que ciertas causas toman tiempo para producir efectos. Por ejemplo, estar tres días desempleado no necesariamente es un handicap, una desventaja; lo que sí produce un efecto negativo (en términos de imagen de sí mismo o de percepción por parte de un empleador), es estar desempleado durante un año.
  3. Igualmente podemos situar aquí el concepto de moratoria que se refiere a la idea de una especie de suspensión del tiempo de desarrollo de un proceso. Pensamos en los análisis bien conocidos por todos que intentan explicar la postergación, el aplazamiento de la entrada a la vida adulta. Uno lo explica ya sea por el simple efecto de «cola de espera», o bien por el hecho de que los jóvenes postponen acontecimientos como la entrada a un oficio o el matrimonio.
  4. Finalmente, podemos evocar los análisis que se basan en simples efectos de cronología, es decir, en donde el orden de desarrollo de acontecimientos pasados tiene un efecto en el orden de aparición o las probabilidades de aparición de un acontecimiento futuro. En este caso, tomaremos como objeto el orden en el cual aparecen los acontecimientos. Podemos observar, por ejemplo, que el orden en el cual se producen el matrimonio y la finalización de los estudios respectivamente, conducirá a mayor o menor número de divorcios a largo plazo, o incluso que el orden de aparición de los hijos y del acceso a la propiedad en las parejas jóvenes permite comprender las modalidades concretas del acceso (Cuturello, 1987). También se pueden observar efectos de cronología de los acontecimientos en la estimación por parte de los sujetos de su impacto en el propio desarrollo de la identidad. Dentro de esta perspectiva, ciertos investigadores como Massonat y Lecacheur (1987) —luego de haber definido acontecimientos críticos («aquellos que marcan un estrechamiento en el campo de las actividades y de los intereses»; en la definición se incluyen los acontecimientos «ineluctables» y los acontecimientos «de crisis») y no críticos («aquellos que evocan un ensanchamiento del campo de la experiencia de los individuos») al interior de la familia de los acontecimientos de vida destacados— muestran el efecto del lugar y de la sucesión de los acontecimientos sobre la estimación de los cambios de identidad. Ellos explican que «un simple cambio de cronología para dos acontecimientos se acompaña de una modificación de las condiciones de percepción y de recepción del mensaje». Por percepción y recepción del mensaje, hay que entender el modo en el que interpreta el sujeto el efecto de dichos acontecimientos en la evolución de su propia persona. Ya no nos encontramos en el campo de la balística, sino en el de las percepciones de identidad, y sin embargo, las relaciones que están en juego son las mismas.

542) La segunda subfamilia está constituida por los modelos llamados bifurcativos. En este contexto, cada existencia se divide en trozos tranquilos, en donde las cosas siguen su curso, y en momentos decisivos en donde todo se pone en juego, en donde los destinos se bifurcan. Aquí se pueden distinguir diversas variantes.

  1. Se puede considerar que tales bifurcaciones son completamente imprevisibles, totalmente probables, aunque observables. La única cosa susceptible de un discurso sociológico es el espacio de tiempo entre dos bifurcaciones. En este espacio de tiempo, una lógica arqueológica predomina: la salida de la última bifurcación define las condiciones iniciales pertinentes de este trozo homogéneo, hasta la ruptura siguiente que va a modificar completamente los datos del problema. Por ejemplo, se pueden detallar las consecuencias sociales de una enfermedad, acontecimiento imprevisible que abre una nueva fase de la existencia. Los azares del tiempo histórico pueden igualmente, en su exogeneidad con respecto a los calendarios individuales que los atraviesan, brindar un buen ejemplo de este tipo de enfoque. Françoise Cribier (1978) destaca así que los hombres nacidos en 1910 vieron su carrera obstaculizada por la guerra. Pero algunos de ellos, podrán «recuperarse»: en 1950 se inicia el auge económico, ellos tienen cuarenta años, es la edad perfecta para los ejecutivos, pero demasiado tarde para los demás. Tenemos aquí una figura bien clara de la contingencia a través de estas observaciones, nada determina a priori estos acontecimientos que surgen completamente de improviso. Pero, una vez dichos acontecimientos hayan pasado, pesarán mucho en el futuro de las carreras profesionales.
  2. Una pizca adicional de ambición puede conducir a la idea de punto crítico. La bifurcación sigue siendo una caja negra; por el contrario, al estilo de la teoría de las catástrofes, se pueden ubicar los puntos críticos en donde se corre el riesgo de que se produzca. Para retomar el ejemplo anterior, uno determina edades críticas y probabilidades de aparición según factores de riesgo.
  3. Las ideas de Piaget para el niño presentan una versión totalmente endógena de este modelo: las crisis son previsibles, su salida igualmente, ellas son el fruto del desarrollo de la persona y su condición. Nada extraño a la lógica del desarrollo viene a interferir en lo anterior. En el núcleo de este enfoque, se encuentra un concepto de ciclo de vida construido basándose en la imagen de una sucesión de fases que los individuos recorren automáticamente según las etapas de una socialización que conduce a la madurez y luego al envejecimiento y a la muerte. El desarrollo individual de la existencia, marcados por tales procesos, por pasos y rupturas, es analizado según los principios de una sociología genética centrada en las aventuras de la socialización individual. Los trabajos de Daniel J. Levinson son la expresión más lograda de una tendencia de este tipo.5 En la línea de los trabajos de Carl C. Jung, Erik H. Erikson, José Ortega y Gasset, el autor propone definir el modelo subyacente de las etapas «estándares» que organizan el desarrollo de la existencia. El modelo está constituido por una alternancia de segmentos estables y de períodos de transición que se presentan a edades constantes (con diferencia entre cuatro y cinco años). Un período estable comienza cuando se redefine un pattern estable de nuevas tareas que se deben emprender. Los acontecimientos importantes, más o menos aleatorios, que pueden ocurrir en el curso del desarrollo de la existencia no pueden modificar el modelo. Por el contrario, toman su sentido, a partir del lugar que ocupen allí.
  4. Pero todas estas variantes no analizan de cerca lo que ocurre alrededor de la bifurcación. Un paso en esa dirección sería el de interrogarse con anterioridad sobre lo que las provoca. Tendremos entonces una lógica de perturbación: se toman individuos tan parecidos como sea posible y se observa en qué ocasión y de qué manera sus destinos divergen unos de otros. Por ejemplo: Victor Scardigli y Pierre-Alain Mercier (1978), a partir de una población inicial lo más homogénea posible (padre obrero, nivel de estudios: CEP [Certificado de Estudios Primarios] como máximo, entre treinta y cinco y cincuenta y cinco años en el momento de realizarse la encuesta), quieren poner en evidencia los elementos que provocarán su diferenciación progresiva. Las bifurcaciones estudiadas se ponen en relación con lo que estos autores, luego de P. Sorokin y R. Boudon, llaman instancias de orientación social (escuela, primer empleo, etc.). La lógica destacada es claramente de tipo perturbativo: «Algunas huellas de diferencias al principio subsisten entre nuestros entrevistados. Son sólo pequeñas huellas, pero que pronto se transforman en caminos claramente divergentes». Aquí se estudian pues las «perturbaciones» que provocan estas divergencias en puntos críticos. La lógica está en este caso más orientada hacia lo exógeno. Desde el punto de vista del sujeto, hablaremos de prueba asociada a una transición. Desde el punto de vista de los mecanismos de distribución, se utilizarán conceptos como el de instancia social de orientación.
  5. Mejor aún, no sólo es posible observar lo que provoca las bifurcaciones, sino también hacia qué se abren: se consideran individuos diferentes y, en los puntos críticos, se observa cómo sus características influyen en su salida de momentos cruciales. La idea que predomina es la de que las características sociológicas, lejos de perder todo sentido en esos momentos de transición, en realidad sólo desempeñan un papel en esas fases de transición. Es así como se pudo mostrar que la transición-clave que constituye el paso de la escuela al primer empleo dependía del espacio recorrido durante la niñez. Las personas que han recorrido un vasto espacio durante su niñez, tienen tendencia a darle mayor importancia a sus diplomas, puesto que su campo de posibilidades socio espaciales es más amplio (de Coninck, 1986). Así mismo, el paso al desempleo será más dramático si se está encerrado en un espacio, que si se tiene la posibilidad de superarlo mudándose a otro lugar.

55A través de este tipo de razonamiento podemos enlazar lógica bifurcativa y la lógica arqueológica. Scardigli y Mercier (1978) señalan por ejemplo, la relación que se puede observar entre causas accidentales (lógica bifurcativa) y causas arqueológicas: por un lado, las causas arqueológicas actúan sobre la frecuencia de los accidentes, por otro, los mismos accidentes no tienen las mismas consecuencias en función del ambiente en el cual surgen. En especial, la acumulación de dos accidentes siempre tiene efectos particularmente negativos, y aún más si el medio del que se proviene es un ambiente desfavorecido.

56La idea que se defiende es la de una desigualdad arqueológica, que se actualizará regularmente en cada bifurcación: «Ellos tienden a tomar siempre la misma orientación, ascendente o descendente, en el espacio social, en cada una de las etapas decisivas de su itinerario: niñez, escolaridad [...], elección a nivel profesional o demográfico» (ibíd., p. 63).

57Así mismo, Françoise Cribier (1978), comentando sobre las diferencias hombre/mujer, señala que estas diferencias aparecen desde la juventud y no cesan de acentuarse luego. El handicap de ser mujer es de tipo arqueológico en la medida en que éste se manifiesta desde la juventud, pero no se definirá plenamente sino a través de una serie de bifurcaciones en donde este elemento arqueológico reaparecerá regularmente en descrédito de las mujeres. Hay una lógica de acumulación ligada a este elemento que siempre se actualiza en el mismo sentido: duración de los estudios, libertad de elección del trabajo, tipo de trabajo obtenido con diploma similar y tipo de carrera (más discontinua)..., son tantos elementos, de tipo acontecimiento o de tipo duración, los que acentuarán las desigualdades iniciales.

  • 6 Podemos pensar aquí en el concepto de movilización de recursos materiales, monetarios y morales de (...)

583) Otra subfamilia es la que está constituida por los modelos que llamaremos energéticos. La idea central en la que se basan es que existen destinos probables y que, para evitarlos, es necesario gastar energía. Pero cada individuo posee un stock limitado de energía y debe decidir en dónde quiere invertirla.6 El estudio longitudinal consiste entonces en diseñar el ritmo temporal de las inversiones energéticas y su ubicación.

  1. Mientras que unos no necesitan recursos propios (sus ascendientes trabajan para ellos) para llegar a un estado determinado, otros deben movilizar continuamente recursos para lograr el mismo resultado, no importa si se trata de un diploma, del acceso a la propiedad, de la permanencia en una categoría social o de cualquier estado deseado.
  2. Si en este contexto nos centramos en las rupturas, diremos que hay un curso normal de acontecimientos que sólo puede ser roto por un aumento local de energía. Lo que sería la pendiente en el sentido balístico del término, se ve puesto en duda por esta movilización particular. Así pues, si el joven delincuente tiene la tendencia de verse marginalizado, puede salir de este círculo vicioso mediante una inversión afectiva en una relación humana vivida de manera positiva (Léomant y Sotteau-Léomant, 1987). Para una mujer, escapar del modelo materno no es evidente y requiere una fuerte movilización simbólica (Battagliola, 1987).

594) Una última subfamilia importante es la que está constituida por aquellos modelos que estaríamos tentados en calificar como diferenciales, en la medida en que, contrariamente a los modelos bifurcativos o energéticos, éstos consideran el tiempo como un continuum y se ubican permanentemente en el instante t, observando evoluciones casi instantáneas al estilo del cálculo diferencial.

  • 7 En este caso especialmente, es imposible resumir estos trabajos en las pocas observaciones que hac (...)

60a) En este modelo se ubican los modelos de supervivencia en donde, cada instante, uno tiene la posibilidad de pasar de un estado a otro en función de características determinadas. La toma en consideración del tiempo se hace según el modo de integración (del tiempo t0 al tiempo t) (Courgeau, 1985). Por supuesto que a estos modelos se les pueden incorporar elementos arqueológicos, como lo hacen D. Courgeau y E. Le-lièvre (1986 y 1987), quienes ponderan la probabilidad de salir de la agricultura o de pasar de lo rural a lo urbano (como lugar de residencia) por variables que preceden al proceso mismo.7

61b) También es posible relacionar aquí los enfoques estratégicos. En este caso, las decisiones del sujeto están determinadas cada instante, por la anticipación que él hace de los posibles y de los probables. Uno supone que en función de las estimaciones que son suyas, busca maximizar, a lo largo de toda su existencia, los beneficios que espera. Nos encontramos en el típico registro de los sistemas de acción.

62La figura témporo-causal central, para el conjunto de estos enfoques centrados en la evolución, es la del proceso y, por ende, de una causalidad dinámica. Ya no tenemos una causa presente que contiene el pasado y determina el futuro, sino acontecimientos cuyo sentido y eficacia evolucionan a lo largo del proceso.

63Por ejemplo, uno puede considerar dos acontecimientos A y B que son la causa del inicio de una secuencia de acontecimientos. Si tomamos por ejemplo el acceso a la propiedad, en donde A es una motivación ligada a valores familiares y B un cálculo económico, diremos que A y B se redefinen permanentemente durante el desarrollo de la secuencia. Así pues, la imagen de una inversión económica pudo dominar la de los valores familiares para iniciar el proceso. Luego, cuando la inversión parece ser incierta, uno coloca en primer plano los valores familiares. O incluso, uno puede anteponer los valores de arraigo familiar ante una posibilidad de compra, y posteriormente, luego de una mudanza forzada por una causa profesional, uno antepondrá la dimensión de valor de cambio de dicha compra.

64No se puede explicar un proceso solamente a partir de su estado inicial o de las causas iniciales que originaron su puesta en movimiento. De paso vemos qué tan insuficientes pueden ser los enfoques exclusivamente arqueológicos. Las causalidades siempre son condicionales y las condiciones varían. Una vez se produce el efecto, un proceso puede vivir independientemente de su causa inicial (uno puede comprar una casa en función de cierta ética familiar propicia para el fortalecimiento de la pareja y, si un divorcio interviene, hacer entrar la casa en otra cadena ética: la de la transmisión a los hijos, por ejemplo). El proceso se redefine pues permanentemente en función de situaciones nuevas. Françoise Cribier (1978) muestra cómo, según la edad a la que sobreviene la enfermedad, ésta tiene diferentes sentidos. Cercana a la pensión, ésta la precipita; antes, ésta es susceptible esencialmente de estropear la carrera profesional; después, puede conducir al abandono de una residencia independiente.

65A los modelos «procesuales» se asocian agentes que se constituyen en la corriente misma de su acción. Ellos gastan tiempo en ello y la estructura de este tiempo desempeña un papel en la definición misma del agente. Pueden constituirse bajo la influencia de cierta estructura temporal inherente al desarrollo de los procesos, ya sea de una manera mecánica, según una estructura de orden, o según un modelo probabilista. Pueden constituirse según un proceso de asignación de recursos (temporales, monetarios...) destinado a modificar el desarrollo probable de las evoluciones biográficas. Pueden constituirse a partir de cálculos y de decisiones que anticipan el curso de las cosas en un campo de fuerza determinado. El agente estratégico ve lejos delante de él, pero no conoce su historia. O mejor, lleva consigo su historia como un capital para invertir o para realizar y nada más.

El modelo estructural

66En este modelo predomina la idea de preestructurar los trayectos de vida o las historias de vida por temporalidades externas organizadas según cadenas causales independientes y preexistentes al desarrollo de las vidas individuales. Insistiremos, según el caso, ya sea en el juego de temporalidades históricas que marcan las biografías, o en la existencia de formas sociales dotadas de temporalidades propias y que constituyen formas necesarias de la actividad y de la organización de la existencia.

67En todos los casos, nos vemos confrontados a un problema teórico inevitable, en donde lo que está en juego es saber si se debe llevar la lógica exógena hasta sus últimos términos para desembocar en un estructuralismo. El enfoque estructural plantea que la organización de cada existencia está confrontada a marcas externas. Cada una de estas confrontaciones crea coyunturas en donde los agentes son provocados o convocados y en donde se abren espacios de posibles que designan nuevos cursos de la existencia o nuevos trayectos y nuevos espacios simbólicos de auto-representación de la vida. El estructuralismo por su lado, tiende a borrar la lógica interna de los acontecimientos y los juegos de apertura/cierre del espacio de los posibles detrás de las combinaciones de ritmos estructurales. Cada biografía se presenta como el soporte de ritmos externos y constituye una especie de objeto virtual sin existencia real, es decir, un nudo específico de temporalidades externas.

68El modelo estructural no implica en sí mismo el estructuralismo, simplemente plantea la existencia de temporalidades externas preexistentes al desarrollo de vidas singulares. La clave es saber hasta que punto se deben llevar las lógicas estructurales. Ahora podemos retomar los dos casos de figuras, enunciados anteriormente.

1) El juego de temporalidades históricas

  • 8 La Méditerránee el le monde méditerranéen á l'époque de Philippe II (1966) constituye el modelo de (...)

69a) El parangón de este enfoque es el proceso iniciado por Fernand Braudel para el análisis histórico. Los desfases y entrelazamientos entre diferentes temporalidades tales como tiempo corto del acontecimiento, tiempo de la mediana duración, de la coyuntura, larga duración de las mentalidades, muy larga duración de las matrices simbólicas, constituyen numerosos movimientos objetivos, cuyo encuentro marcaría las biografías.8 Nos encontramos aquí en el campo de la reflexión histórica que supone una teoría del desarrollo histórico propia de los campos previamente definidos, es decir, campos de historicidad, y una teoría de las periodizaciones que impone el ritmo a sus evoluciones. Nos encontramos en un modo de problematización que, en general, le da preferencia a las temporalidades largas. Uno puede, obviamente, cortar estas cadenas causo-temporales de otras maneras, poniendo en evidencia otras temporalidades. Distinguiremos, por ejemplo, temporalidades ligadas a las evoluciones del empleo, de la familia, de modos de consumo.

  • 9 Así por ejemplo (para un análisis detallado de este ejemplo, cf. Baudelot, 1982) en 1970, se calcu (...)

70b) Existen otros modos de conceptualización de los efectos temporales que se basan en otras lógicas de contextualización temporal de las prácticas. Esto ocurre cuando se considera el análisis de un comportamiento o de una actitud como un efecto de edad, es decir, como el efecto del envejecimiento (calculado a partir de la duración transcurrida desde el nacimiento o eventualmente otro acontecimiento) o de la posición en el ciclo de vida. Tomar en consideración únicamente este efecto de edad es a menudo insuficiente en la medida en que éste puede ocultar un efecto de generación en donde la variación de las actitudes está relacionada con la pertenencia a un grupo, es decir, al hecho de haber vivido los mismos acontecimientos a la misma edad. Si se toma en cuenta únicamente el efecto de edad se produce este efecto de óptica temporal de los «falsos contemporáneos»,9 de allí la insistencia de numerosos autores en la toma en consideración de un efecto de generación.

  • 10 Para una definición teórica argumentada, cf. Kessler y Masson (1985). Para una ilustración de algu (...)

71Lo que está relacionado con la edad cambia con las duraciones de envejecimiento y se reproduce en la generación siguiente. Los otros dos efectos introducen la idea de una huella de la historia en la duración biográfica: lo que está ligado a la generación, o bien perdura con el envejecimiento, o se pone de manifiesto según una lógica histórica que no es la de la historia de la generación, pero desaparece en la generación siguiente. Lo que está relacionado con el período influye más o menos claramente en todas las categorías de edad e introduce la idea de que las configuraciones históricas varían.10 La dificultad proviene del hecho de que estos efectos no son independientes: el efecto de generación no es uniforme en todas las edades. No siempre es posible diferenciar empíricamente lo que uno había distinguido lógicamente.

72Estos diversos «efectos» pueden constituir pasarelas interesantes entre enfoques estructurales y enfoques centrados en la trayectoria. Así pues, G.M. Main (1971) utiliza el concepto de efecto de generación para revaluar un cierto número de modelos procesuales. Él estudia una población femenina, escogiendo como factor explicativo central el hecho de que ellas no pertenecen a la misma generación. Esta pertenencia generacional estructura de manera diferente su evolución profesional. El modelo estructural dirige la explicación y el modelo procesual, la descripción.

73Así pues, de una generación a otra, la alternancia actividad/inactividad profesional se modifica. Numerosos trayectos de vida que se terminaban por la inactividad dan lugar, hoy en día, a una reanudación de la actividad. El ritmo de la existencia se modifica entonces por elementos generacionales. La noción de supervivencia igualmente se moviliza aquí, puesto que también observamos que las interrupciones en la actividad profesional, además de que son menos frecuentes, también son menos largas. En términos de supervivencia, diríamos que la «esperanza de vida profesional» se ha extendido, mientras que la esperanza de vida fuera de la actividad profesional se ha acortado.

74La noción de bifurcación también se reajusta a partir de esta estructuración generacional ya que se estudia la influencia de la presencia del niño en el futuro de la carrera. El nacimiento de un hijo desemboca en mayor trabajo de medio tiempo y en un empleo menos calificado, habiendo iniciado con un empleo idéntico. Estamos realmente frente a un fenómeno bifurcativo. Una vez más, el modelo se articula sobre un modelo estructural, ya que es a las generaciones más jóvenes a quienes más atañe el medio tiempo, mientras que a las generaciones más antiguas, la descalificación.

75Otros autores (Festy, 1982; Roussel, 1980) insisten más en los efectos de período que en los de generación para explicar en detalle los cambios de comportamientos y de actitudes frente a la familia. En este caso todos los grupos están afectados al mismo tiempo y en la misma dirección por un cambio histórico irreversible. Este esquema de irrupción de una crisis está bien ilustrada por la biografía de una familia de obreros metalúrgicos de un valle del Mosa (Pinçon y Rendu, 1986). La genealogía familiar se remonta lejos en el tiempo y se basa en la historia de una casta de obreros metalúrgicos. Este arraigo lejano se expresa de dos maneras: por la existencia de una vocación, algo así como un destino al cual uno está «ligado» en virtud de una misión ligada a una especie de origen más o menos mítico y por el desarrollo de una temporalidad dinástica por la cual, el saber para los unos y los haberes para los otros, se transmiten a través de las descendencias. Un acontecimiento histórico ocurre, lo que en otros términos se podría designar como un efecto de período, caracterizado por un cambio en las formas de producción, la introducción de nuevas relaciones salariales y la descalificación en serie. Toda esta lógica arqueológica se rompe. La descendencia sufre una ruptura con la partida del hijo, con el cambio de oficio y con la desconstrucción de la identidad del padre, la transformación de los habitus obreros de toda una comunidad.

  • 11 «Todo se basa en una idea que tiene la fuerza de la evidencia. Es a la misma edad, entre dieciocho (...)

76c) Otros tratan de poner en evidencia formas de temporalidad cíclicas. En este caso, nos situamos en una perspectiva muy determinista. Es el caso de la teoría de Easterlin y de los trabajos de ciertos demógrafos franceses (Easterlin, 1961; Bo-yer y Lévy, 1979). Según ellos, los movimientos de los nacimientos y del empleo evolucionarían según lógicas temporales estrictamente paralelas, un Kondratieff demográfico que vendría a articularse a un Kondratieff económico.11

77La acción del tiempo histórico sobre las biografías puede entonces ser concebida de diferentes maneras: como puesta en fase de temporalidades de frecuencias más o menos largas; como una persistencia de comportamientos o de atributos ligada a generaciones o, a la inversa, como el surgimiento de acontecimientos «históricos» (efectos de período); como sistema cíclico basado en equilibrios económico-demográficos.

2) Las formas sociales de organización temporal de la existencia

  • 12 Kohli (1968). Este autor mostró recientemente (1988) que la institucionaliza-ción creciente del cu (...)

78a) Si en una primera etapa uno se ciñe a la dimensión balística, se distingue un primer tipo de análisis que pone de manifiesto la estandarización de las edades de la vida para dar cuenta del desarrollo de las existencias.12 Esta estandarización puede ser de orden institucional cuando se muestra los efectos de la división de las edades de la vida y de las prohibiciones y obligaciones que le son propias.

79Insistimos aquí en el rol del Estado en la multiplicación de los derechos y deberes ligados a la edad que tienden a dar mayor importancia a la edad civil o legal en la definición de los comportamientos posibles.

80Es el caso del análisis del ciclo de vida judicial de los jóvenes delincuentes presentado por C. Léomant y N. Sotteau-Léomant (1988). Los autores describen la imposición de la temporalidad judicial en biografías individuales. Ellos presentan primero la temporalidad del derecho francés que marca la vida del individuo entre los trece, dieciséis y dieciocho años, ya que cada edad da lugar a una responsabilidad penal mayor. Toda biografía se confronta con estos umbrales. Presentan luego una lógica de acumulación, ya que el menor acumula condenas condicionales. Las prórrogas les serán revocadas a la primera condena si es mayor de edad, aunque esta condena sea leve. Esta lógica jurídica de la acumulación existe además de la trayectoria que el joven pueda vivir por fuera, ya que la prórroga puede ser revocada incluso cuando la pena que lo ha privado de libertad ya haya sido purgada (por razones de términos administrativos). Esta lentitud de los procedimientos judiciales provoca una discordancia con el calendario familiar. El joven, que funde un hogar, que tenga un hijo, soñando que se va a «sentar cabeza», recibe una condena por infracciones cometidas varios años antes. Así pues, cuando el sujeto busca reconstruir su vida lejos de la institución judicial, esta última impone su temporalidad propia a la existencia singular en cuestión. El delincuente ve su vida enmarcada por el tiempo de la justicia: su temporalidad personal debe conformarse o de lo contrario, vivir profundas rupturas.

81La estandarización de las edades de la vida puede ser de orden cultural, cuando se muestran los efectos de las prescripciones morales para desanimar o fomentar algunas prácticas en ciertas edades de la vida. Éste es el caso de muchos intentos de moralización, divulgados en los medios de comunicación mediante consejos prácticos a hombres o mujeres de treinta, cuarenta o cincuenta años. Esto le hace pensar a uno en las presiones de una parte del cuerpo médico sobre la fecundación precoz de las mujeres de categorías populares (Langevin, 1987). La combinación de un modelo arqueológico y del modelo estructural de las formas sociales del desarrollo de la existencia permite mostrar los desfases posibles del trayecto de Ego y de las biografías institucionales, como en el ejemplo que presentamos a continuación en donde, como en el caso de los procesos ondulatorios, dos ondas, en lugar de entrar en resonancia (como en el caso del ejecutivo con muchos estudios que siempre está allí donde lo necesitan, cuando lo necesitan), se neutralizan una a la otra porque están en fases opuestas.

82Así pues, Luc Boltanski (1982) construye el prólogo de una importante obra dedicada a los ejecutivos de empresa alrededor de una historia y de un análisis biográfico de ejecutivo autodidacta. Podríamos tratar de resumir el caso de la manera siguiente: uno parte de un punto inicial que es el diploma de Ego. Se trata de un diploma de ingeniero, sin ningún valor simbólico, obtenido en una escuela común y corriente luego de haber terminado estudios en un liceo técnico. El problema de regresión causal del diploma hacia el origen familiar no se plantea (sólo se sabe que los padres son pequeños comerciantes). El razonamiento basado en la evolución profesional parte, según nuestros propios términos, de un modelo arqueológico: es la naturaleza del título y la historia del mismo quienes hacen de hilo conductor de la explicación. Pero el razonamiento no termina ahí. Mientras que para ciertos títulos (los diplomas de ingeniero de las «grandes escuelas»), se puede «colocar en un mismo eje y en una relación de causa a efecto, como en las carreras canónicas, el curriculum escolar y la vida profesional», en el caso estudiado, el título entra a partir de un cierto punto del itinerario profesional en disonancia con la función. Disonancia desde el punto de vista del desarrollo temporal de la carrera: existen planes de carrera listos (aquí encontramos la idea de temporalidades sociales que marcan las trayectorias individuales) a recibir ciertos diplomas. Pero este diploma no encuentra un plan de carrera en donde pueda realizarse y la evolución de Ego, en razón de este desfase, se convierte en un juego de ensayos/errores, una serie de ires y venires sin lógica de acumulación. De alguna manera, es el destino de este tipo de título, pero un destino que proviene del hecho de que no existe ninguna evolución profesional institucionalmente estructurada para recibirlo y dar un ritmo a su realización. La disonancia aparece igualmente desde el punto de vista del relato de Ego en su existencia y del modo de conocimiento que él manifiesta: de una parte, discurso de dominio del individuo seguro de sí mismo y de sus atributos que realiza un trayecto de ingeniero; de otra, discurso picaresco, «cadena imprevisible de fortunas y desfortunas en un universo de arbitrariedades», cadena de pruebas que cuestionan en su totalidad el sentido de las evoluciones pasadas.

83b) Los trabajos sobre formas narrativas nacen gracias a un enfoque de este tipo. Partiendo de la comprobación de que las formas de la historia disponibles en una época determinada no varían infinitamente, podemos distinguir esquemas narrativos que constituyen las matrices simbólicas de cualquier historia de vida. Estos esquemas, al preformar historias singulares, le imponen modos de disposición de los hechos y por lo tanto, formas temporales explicativas. Estas formas latentes de ordenamiento de los elementos narrativos en secuencias indican un orden de planificación cronológica.

84Podemos presentar algunos ejemplos. Así pues, según Mar-tine Burgos, las historias autobiográficas de los obreros de los años 1830, analizadas en el libro de Jacques Ranciére (1981), muestran cómo estos obreros autodidactas calcan sus historias del esquema de las Confessions de J.-J. Rousseau. Vincent Merle (1986), a la manera de V. Propp, descubre detrás de las historias pedidas a alumnos de 4.° año de bachillerato, el modelo de historia iniciática compuesta tanto por pruebas que deben ser superadas, como por un Graal que debe descubrirse. Ivar Ekerland (1984), luego de haber distinguido dos concepciones opuestas del tiempo en matemáticas (transcurso balístico del tiempo de geometría y transcurso del tiempo como sucesión de estados independientes en una gran medida), ilustra su discurso a partir de la pareja formada por La Iliada y La Odisea. Él opone la concepción determinista de La Odisea, en donde el transcurso del tiempo corresponde al desarrollo de un programa registrado de antemano, a la concepción indeterminista de La Iliada, en donde el presente construye el futuro de manera imprevisible. En el primer caso, adivinos y dioses predijeron el desarrollo de una historia que es como la ineluctable realización de tales predicciones, y toda la obra está armada alrededor del regreso de Ulíses. Penélope marca el signo de un pasado siempre presente y las pruebas presentes anuncian el futuro. Nos encontramos en el universo de la necesidad. En el segundo caso, la acción dura algunos días y se construye alrededor de las decisiones de Aquiles. El pasado no pesa sobre personajes que no tienen ningún destino que cumplir. La cólera de Aquiles es el motor del asunto y no un gran proyecto que realizar. Las decisiones crean situaciones nuevas. He aquí dos modelos puros, dos estructuras básicas utilizables en cualquier historia.

  • 13 «Cada tipo de memoria depende de un cronótopo particular en el sentido que M. Baktine le atribuye (...)
  • 14 ¿Acaso hay que ubicar este tipo de memoria en el mismo plano que los demás, como lo hace Régine Ro (...)

85Como lo señala enérgicamente Régine Robin, cada historia de vida está «colmada de imágenes-fuerzas» de cada memoria y de «cronótopos» que le están asociados.13 Por esta razón, el autor desearía que se llevarán las historias de vida «a esta circulación discursiva y memorial que marca a la vez la memoria nacional, la memoria científica, la memoria colectiva y la memoria cultural» (ibíd.). A la memoria cultural a la cual se relacionan los ejemplos citados anteriormente, se agrega entonces una memoria nacional «monumental» y «pública» que se inscribe en el tiempo-origen de los héroes nacionales; una memoria colectiva, la de las sagas familiares y de los grupos organizados, y la memoria científica de las ciencias sociales.14 De allí se desprende la idea de considerar las historias de vida como «novelas memoriales», especie de manejos de las huellas en donde la (re)construcción del pasado está regida por las formas sociales de la reminiscencia.

86¿Hasta dónde las evoluciones pueden independizarse de un cierto número de condiciones iniciales que parecen pre-estructurar las existencias? Inversamente, ¿en qué medida esta lógica de pre-estructuración se modifica o se independiza de la construcción propia de los acontecimientos que constituyen una existencia?

87La respuesta a esta pregunta destaca dos tipos de agente.

88a) El del análisis estructural en donde el sujeto que habla está dividido, atravesado por voces e intencionalidades diversas y a veces opuestas (Chabrol, 1983). Se constituye entonces como un espectro (en el sentido óptico) de discursos que concurren, cada uno con su propia lógica. Pero combina en síntesis originales los diferentes discursos y crea entonces, por allí mismo, acontecimientos. «[...] El individuo marcado por todos estos escenarios que pueden reforzarse uno al otro pero también contradecirse, el individuo, digo, construye como mejor puede su representación del pasado, son imaginería, su historia, en el orden de un molde narrativo impuesto o en la dispersión de los recuerdos-flash, en un sentido pre-establecido en un combate de identidad, en una contra-memoria fragmentaria, o en una dispersión de memorias migrantes» (Robin, 1988b).

89En otro plano, se dirá que el sujeto es provocado y puesto a prueba por acontecimientos externos y que él se da maña para fabricar sus soluciones (Clot, 1988). Los sujetos combinan en coyunturas determinadas, a la manera de un director de orquesta sin partitura, los diferentes ritmos en los cuales ellos se encuentran involucrados.

  • 15 «Tratar de comprender una vida como una serie única y autosuficiente de acontecimientos sucesivos (...)

90b) El del análisis estructuralista, en donde el agente, soporte de procesos externos, se anula como sujeto y se constituye como lugar de paso y de disposición de temporalidades externas. El agente asociado a este modelo no posee consistencia propia, es simple catalizador de elementos externos. Éste no crea acontecimientos puesto que los acontecimientos sólo son nudos en el sentido de las coyunturas mecánicamente producidas por la confluencia de procesos con temporalidades diferentes.15

91Pero este sujeto no es el del psicoanálisis y del modelo arqueológico. En el caso del análisis de las formas narrativas por ejemplo, el sujeto es la expresión de una «instancia narrativa», es decir, de una función moderada por la forma social preexistente a la misma historia particular (Burgos, 1979).

Conclusión: modos de inteligibilidad de los itinerarios biográficos

92Hemos situado, pues, el punto central de la unidad del campo biográfico en los principios temporales de inteligibilidad de lo social puesto en práctica en las investigaciones biográficas. Esta inteligibilidad se apoya en los modelos que acabamos de esbozar, sin embargo, en ninguna investigación ésta proviene del recurso a un solo modelo. Aquí o allí, hemos evocado trabajos que relacionaban dos diferentes tipos de modelo. Y, como lo dijimos, reducir cada investigación a un único modelo de los que acabamos de exponer, empobrece la interpretación siguiendo la pendiente de un logicismo algo estéril. Por esta razón, como conclusión, debemos retomar el problema de la producción de la inteligibilidad, y esto pasa por la aclaración de los diferentes modos de combinación de los modelos entre sí.

93El orden de presentación de los enfoques —arqueológicos, procesuales, y para terminar, estructurales— no es casualidad. Esto aflora aquí y allá en las páginas anteriores. La descripción procesual es la crítica de un arqueologismo demasiado estricto para aquellos que consideran que todo está determinado de antemano; y la descripción estructural es la crítica de una descripción demasiado endógena que no admite ninguna exterioridad a la evolución estudiada. En este sentido, el primer modo de combinación —modo cardinal como lo llamaríamos— es aquel de la inserción. Las «variables» arqueológicas toman sentido cuando forman parte de un proceso. Y el proceso en sí mismo, toma sentido cuando se ve referido a una temporalidad de mayor amplitud.

  • 16 Es aquello que Paul Veyne (1971) había mostrado como historiador «Un acontecimiento no es un ser, (...)

94Este modo cardinal nos brinda además una pista para aclarar definitivamente el problema de la inteligibilidad específica de los enfoques biográficos. En realidad, parece que el centro de la argumentación en estos trabajos siempre se sitúa en el cruce de dos modelos temporales y que es la descripción de la articulación concreta de estos modelos la que brinda el máximo de inteligibilidad posible. En efecto, los esquemas de interpretación en el análisis de las historias de vida se basan en la construcción de acontecimientos o de coyunturas biográficas, que constituyen las unidades de base en el análisis de las series temporales. Pero un acontecimiento o una coyuntura biográfica no se da como un objeto ya construido que entra en el orden de las buenas causas, es el investigador quien debe construirlo,16 y es en esta misma construcción que el acontecimiento (o la coyuntura) aparece como el cruce de dos modelos temporales que él condensa en ese momento.

95Ciertamente todos estos cruces no funcionan en el modo de inserción. Los dos modelos considerados se describen en general como modelos que tienen dinámica propia. A partir de allí, pueden ser: concordantes, discordantes o tangenciales.

96El ejemplo de la tía Susana que comentamos ampliamente insiste en la concordancia. La tía Susana toma decisiones, pero el curso de las cosas no se modifica en su estructura. El conjunto de bifurcaciones creadas por dichas decisiones no cambian radicalmente los ritmos largos de la continuidad familiar relativos al terruño de origen. Temporalidades de trayectorias y temporalidades largas ligadas a un punto de origen, están en consonancia.

97Las biografías de los jóvenes delincuentes presentadas por Christian Léomant y Nicole Sotteau-Léomant (1988) se orientan deliberadamente, por el contrario, hacia una lógica de la discordancia. La lógica estructural de la institucionalización del curso de la vida por el aparato judicial viene a perturbar la de la evolución familiar marcada por la constitución de la pareja. El joven con sentencia en suspenso está inscrito en dos series temporales en la que una le impone su ritmo a la otra, de alguna manera sancionando a la otra.

  • 17 Cf. Boudon (1984). Para retomar el problema en otro registro diremos que, según el efecto Cournot, (...)

98Para terminar, el ejemplo de las generaciones interrumpidas en su carrera por la Segunda Guerra Mundial, que estudia Françoise Cribier (1978), representa lo que hemos llamado enlace tangencial. En un momento de la historia, algunas biografías encuentran un tiempo histórico, pero este enlace no se prolonga en el tiempo. Estas dos series temporales se enlazan a la manera del efecto Cournot:17 el tiempo histórico destaca puntos de paso que caen bien o mal según el momento de la biografía en donde nos encontremos.

99No obstante, en cada caso —inserción, concordancia, discordancia, tangencia—, la inteligibilidad se produce a partir de la puesta en concordancia de dos de los modelos temporales que describimos en detalle, y es este modo de producción de la inteligibilidad que nos parece es propio del campo biográfico.

100Claro está, el ejercicio de reconstrucción teórica al cual acabamos de dedicarnos resulta de un cierto voluntarismo teórico, pero, recordemos que éste no agota, estaría lejos de hacerlo, el sentido de las investigaciones así evocadas.

101Al insistir en los modos de inteligibilidad sociológicos que resultan del encuentro de dos o de varias series temporales, se trató de poner en evidencia la construcción de un espacio teórico común a investigaciones que, no obstante, tratan sobre objetos empíricos totalmente diferentes. Puede ser que así estemos dándonos la posibilidad de abrir un nuevo espacio de debate sociológico.

102La navegación biográfica se balancea continuamente entre dos obstáculos. O bien uno considera que la biografía singular sólo es un caso particular de un fenómeno social general y uno se ve en la necesidad de conferir a casos particulares el estatus de tipo social, o bien uno considera que cada biografía es absolutamente única y específica y, al no disponer de otros puntos de referencia para escoger los rasgos pertinentes, uno crea montajes epistemológicamente aberrantes en donde el sentido prolifera. Es lo que Jean-Claude Passeron (1990) describe como una «pan-pertinencia».

103De allí la necesidad de crear conceptos biográficos intermedios «de alcance limitado», mediaciones entre enunciados singulares mínimos y enunciados «universales» que se basan en «la referencia a una identidad de estructura construida progresivamente entre datos observados» (Passeron, 1980).

104De allí igualmente la necesidad de mostrar que el conjunto de investigaciones biográficas o longitudinales se reúnen en la fase interpretativa del trabajo sociológico. Desde entonces, hemos marcado puntos de referencia para permitir comparar, unas con otras, las retóricas interpretativas. Esta demarcación del diálogo intersubjetivo nos parece ser, hoy en día, una tarea esencial para este campo de la investigación si éste quiere escapar de la multiplicación de casos particulares sin que exista una relación entre ellos.

105Concluiremos sobre dos aspectos.

106Poner de manifiesto relaciones causales que sobrepasan los casos individuales autoriza una operación de comparación sobre algunas regularidades puestas así en evidencia y no significa necesariamente que el investigador se arrogue una capacidad de predicción sobre las trayectorias individuales. Uno nunca conocerá el conjunto de condiciones históricas en las cuales éstas aparecen: «[...] Si una relación causal es repetible, nunca podrá asegurarse formalmente cuándo y en qué condiciones se repetirá: la causalidad es confusa y global, la historia sólo conoce casos particulares de causalidad que no se podrían convertir en regla: las lecciones de la historia siempre se acompañan de restricción mental. Es justamente por esta razón que la experiencia histórica no es formulable, que el Ktéma es aei no puede aislarse del caso particular en el cual se comprobó» (Veyne, 1971).

107La operación de rarefacción del sentido que permite brindar eslabones posibles de explicación no presupone ninguna idea preconcebida ontológica y, en particular, no significa que una biografía es reducible a la combinación de series cronológicas construidas por el investigador. El sentido de la vida de los sujetos siempre es irreducible e indecidible, éste pertenece al registro de aquellas verdades últimas que ya no atañen a las ciencias sociales,

Bibliographie

Bibliografía

Barthes, R. (1971): Sade, Fourier, Loyola, París, Le Seuil.

Battagliola, F. (1987): «Le temps des insertions. Itinéraires féminins et histoires de familles, trajectoires de vie; histoires de familles, trajectoires sociales», Annales de Vaucresson, No. 26.

Baudelot, Ch. (1982): «L’evolution des salaires: une nouvelle appro-che», Economie et statistique, No. 149 (noviembre).

Boltanski, L. (1982): Les cadres. La formation d’un groupe social, París, Editions de Minuit.

Boudon, R. (1984): La place du désordre, París, Presses Universitaires de France.

Bourdieu, P. (1986): «L’illusion biographique», Actes de la Recherche en Sciences Sociales, No. 62-63 (junio).

Boyer, P. y M.-L. Lévy (1979): «Cycles démographiques et cycles économiques de longues durées: vers une synthèse?», Revue d’économie politique, 89, No. 6.

Braudel, F. (1966): La Méditerranée et le monde méditerranéen à l’époque de Philippe II, París, Armand Colin.

Burgos, M. (1979): «Sujet historique ou sujet fictif: le problème de l’histoire de vie», Informations sur les sciences sociales, No. 18, 1.

Catani, M. y S. Mazé (1982): Tante Suzanne. Une histoire de vie sociale, París, Librairie des Méridiens.

Certeau, M. de (1987): Histoire de psychanalyse entre science et fiction, París, Gallimard.

Chabrol, C. (1983): «Psycho-socio-sémiotique», en «Récits de vie», Revue des sciences humaines de Lille III, No. 191.

Clot, Y. (1988): L’autre illusion biographique, comunicación en el coloquio «Biographie et cycle de vie», Marsella, Vieille Charité, Associa-tion Internationale de Sociologie, junio.

Coninck, F. de (1986): «Champ du possible spatial et cycles de vie», en Notes et documents du CERCOM, Marsella.

Courgeau, D. (1985): «Interaction between spatial mobility, family and career life-cycle: a French survey», European Sociological Review, vol. 1, No. 2.

Courgeau, D. y E. Lelièvre (1986): «Nuptialité ct agriculture», Population, No. 2.

— (1987): «Constitution de la famille et urbanisation», Population, No. 1.

Cribier, F. (1978): Une génération de Pansiens arrive a la retraite, informe CORDES-CNRS, Laboratoire de Géographie Humaine, junio.

Cuturello, P. (1987): Les nouveaux «Castors». Des solidarités collectives aux solidantes familiales, Marsella/Niza, GERM-CERCOM.

Easterlin, R.A. (1961): «The American baby-boom in historical perspective», American Economie Review, No. 51.

Ekeland, I. (1984): Le calcul, l’imprévu. Les figures du temps de Kepler à Thom, París, Le Seuil.

Festy, P. (1992): «Quelques changements de calendriers du cycle de vie», en Les ages de la vie, París, Presses Universitaires de France.

Godard, F. (1985): Quelle génération! Quelle génération?, ponencia presentada en el Coloquio Nacional de la Sociedad de Etnología Francesa, Le Creusot, mayo.

— y P. Bouffartigu (1988): D’une génération ouvrière à l’autre, París, Syros.

— y P. Cuturello (1982): Familles mobilisées, París, MUL.

Héran, F. (1987): «La seconde nature de l’habitus. Tradition philosophique et sens commun dans le langage sociologiquc», Revue Française de Sociologie, 28 (3), pp. 385-416.

Kessler, D. y A. Masson (1985): «Petit guide pour décomposer l’évolution d’un phénomène en termes d’effet d’âge, de cohorte et de moment», en D. Kessler y A. Masson (eds.), Cycles de vie et générations, París, Economica.

Kohli, M. (1986): «The world we forgot: a historical review of the life course», en Victor W. Marshall (ed.), Later Life: the Social Psychology of Aging, Beverly Hills, Sage.

— (1988): Institutionnalisation et désinstitutionnalisation du cours de la vie, ponencia presentada en el Coloquio «Biografía y ciclos de vida», Marsella Vieille Chanté, Association Internationale de Sociologie, junio.

Langevin, A. (1987): «Rythmes sociaux et réinterprétation individuelle en le parcours de vie», en «Histoires de vie, histoires de familles, trajectoires sociales», Annales de Vaucresson, No. 26.

Levinson, D.J. (1985): The seasons of a man’s life, Nueva York, Alfred A. Knopf.

Leómant, Ch. y N. Sotteau-Léomant (1987): «Itinéraires de vie et trajectoires institutionnelles de jeunes délinquants», en «Histoires de vie, histoires de familles, trajectoires sociales», Annales de Vaucresson, No. 26.

— (1988): Cycle judiciaire et itinéraires de vie de jeunes délinquants, ponencia presentada en el Coloquio «Biografía y ciclos de vida», Marsella, Vieille Charité, Association Internationale de Sociologie, junio.

Main, G.M. (1987): «The lifetime attachment of women to the labour market», en Women and paid work, Londres, Macmillan Press.

Massonnat, J. y M. Lecacheur (1987): Impact de différentes séquences d’événements sur l’estimation des changements identitaires, ponencia presentada en el Coloquio «Siquismo e Historia», Aix-en-Provence, noviembre.

Merle, V. (1986): «Ils étaient une fois», en Les jeunes et les autres, tomo 2, Vaucresson, Ediciones CRIV.

Passeron, J.C. (1980): Les mots de la sociologie, Nantes.

— (1990): «Biographies, flux, itinéraires, trajectoires», Revue française de sociologie, 31 (1), pp. 3-22.

Pinçon, M. y P. Rendu (1986): «Un ouvrier désenchanté», Actes de la recherche en sciences sociales, No. 62-63, junio.

Rancière, J. (1981): La nuit des prolétaires, París, Fayard.

Robín, R. (1988a): L’histoire orale: quelques interrogations sur une prati-que, y Frontières du fantasme ou récit du vécu, Montreal, Universidad del Quebec en Montreal.

— (1988b): Structures mémorielles, littérature et biographie, comunicación a la ponencia presentada en el Coloquio «Biografía y ciclos de vida», Marsella, Vieille Chanté, Association Internationale de Sociologie, junio.

Roussel, L. (1980): «A propos de l’évolution de la divorcialité aux Etats-Unis», Population, No. 4-5, julio-octubre.

Saraceno, Ch. (1988): The time structure of biographies, communication au Colloque «Biographie et cycles de vie», Marsella, Vieille Chanté, Association Internationale et Sociologie, junio.

Scardigli, V. y P.-A. Mercier (1978): Ascension sociale et pauvreté. La différenciation progressive d’une génération de fils d’ouvriers, París, Ediciones del Centre National de la Recherche Scientifique.

Thélot, C. (1986): Tel père, tel fils?, París, Dunod.

Veyne, P. (1971): Comment on écrit l’histoire, París, Le Seuil.

Notes

1 Referirse al artículo de Jean-Claude Passeron. «Biographies, flux, itinéraires, trajectoires», Revue Française de Sociologie, XXXJ, 1 (enero-marzo 1990), pp. 3-22.

2 Este concepto de biografema ya ha sido utilizado por Roland Barthes (1971) en un sentido casi totalmente opuesto: para él, los biografemas designan algunas «inflexiones» o «detalles» de la existencia «cuya distinción y movilidad podrían viajar por fuera de cualquier destino». El punctum (detalle que choca y rebosa de sentido) se opone a studium que informa y da significado. Detrás de la pequeña disputa sobre el sentido de la palabra, toman forma dos estrategias de investigación. Una está bien descrita por Régine Robin (1988a). Para oponerse a todo intento de «enlace», de «relleno/encierro» al cual se dedica la construcción institucional sabia de las historias, ésta busca evitar que «la masa tome consistencia», practica el «desenlace, el exceso, la división» y elige la indecidibilidad y la polisemia de la ficción. La otra estrategia, de la cual nos negamos a pensar que constituya un studium inocentemente informativo, burocráticamente racionalizador y productor de construcciones lineales, consistirá en dilucidar dichas constmeciones temporales múltiples por las cuales las ciencias de la observación histórica se dotan de principios de conocimientos reutilizables y disponibles para cada nueva investigación. A cada quien le corresponde, pues, su propio biografema.

3 Apoyaremos nuestra demostración en cierto número de ejemplos. Se sobrentiende que ninguna de las investigaciones mencionadas puede identificarse con uno de los paradigmas definidos aquí. Como lo veremos, lo que caracteriza las investigaciones empíricas es la utilización simultánea de estos distintos paradigmas. Pero es necesario distinguir estos modelos de base antes de ver cómo se combinan en los análisis concretos.

4 Poco importa pues, en esta etapa del análisis, que el segundo aspecto de esta bipartición asocie problemáticas totalmente diferentes de la hermenéutica al análisis estratégico de los móviles de acción, esquemas de comportamientos y ethos a los juegos de sentido del inconsciente, formas narrativas a estrategias...

5 «A developmental approach to the pre-adult years means, too, that we can discem an underlying order in the child's movement through them. It is now gene-rally accepted that all lives are govemed by common developmental principies in childhood and adolescence and go through a common sequence of developmental periods. [...] A developmental approach is needed in the study of adulthood» (Levinson, 1985).

6 Podemos pensar aquí en el concepto de movilización de recursos materiales, monetarios y morales desarrollado por Godard y Cuturello (1982).

7 En este caso especialmente, es imposible resumir estos trabajos en las pocas observaciones que hacemos. El objetivo de los análisis de supervivencia semiparamétricos desarrollados por estos dos autores es precisamente el de permitir cruzar, en un primer estudio, varios modelos que desarrollamos aquí.

8 La Méditerránee el le monde méditerranéen á l'époque de Philippe II (1966) constituye el modelo del género.

9 Así por ejemplo (para un análisis detallado de este ejemplo, cf. Baudelot, 1982) en 1970, se calcula que los obreros (hombres) de cincuenta y cinco años tienen un salario inferior a los obreros de treinta años. Si la forma de temporalidad escogida para la explicación es la del envejecimiento, es decir del efecto de edad, se concluye entonces que la característica de los ciclos de vida obreros es la base de los ingresos hacia el final de la vida activa. Si escogemos ahora como forma de temporalidad la de la generación, entonces se estudiará la evolución de los salarios del grupo de hombres que hayan cumplido cincuenta y cinco años en 1970 y que hayan entrado en el mercado de trabajo alrededor del año 1930 (si se toman los catorce años como punto de partida) y la evolución del grupo de los hombres de treinta y cinco años que hayan entrado en el mercado de trabajo alrededor del año 1950, y comprobamos que, en los dos casos, la curva de los salarios asciende regularmente en el transcurso de la existencia para los dos grupos. El nivel de salario más elevado del grupo de obreros de treinta y cinco años proviene de un efecto de generación y, en este caso del hecho que este grupo ha vivido condiciones económicas y de formación más favorables que el otro y que, al haber comenzado su vida profesional con salarios más altos y conservado su ventaja inicial a lo largo del tiempo, a los treinta y cinco años tiene salarios igualmente más altos. Podemos considerar el problema bajo otro aspecto. Así pues parece que la tasa de actividad observada en una fecha determinada para mujeres de una edad determinada resulta de dos componentes. El primero agrupa la influencia de los fenómenos relacionados con la edad y con la posición en el ciclo de vida, independientemente de la fecha. A este respecto diremos que las mujeres de treinta y cinco años en 1975 a menudo son menos activas que cuando tenían veinticuatro años, porque tienen más hijos. El segundo toma en consideración los efectos de generación y lleva a poner de manifiesto el hecho de que las mujeres de treinta y cinco años son más activas en 1975 que aquellas de la misma edad en 1960, en razón de las situaciones diferentes del mercado del trabajo femenino.

10 Para una definición teórica argumentada, cf. Kessler y Masson (1985). Para una ilustración de algunos debates histórico-demográficos sobre la cuestión, cf. Godard (1985). Se observa que las investigaciones sociológicas americanas en su mayoría, han tratado las cuestiones biográficas a partir de este punto de vista. Para un breve y denso resumen de estos trabajos, cf. Saraceno (1988).

11 «Todo se basa en una idea que tiene la fuerza de la evidencia. Es a la misma edad, entre dieciocho y treinta años, que los jóvenes consiguen un empleo y crean una familia. En período de crisis, los dos procesos se detienen simultáneamente [...] el mercado del trabajo y la fecundidad se condicionan pues, recíprocamente. Las variaciones en la natalidad provocan oscilaciones en la proporción de jóvenes y crean, quince a veinte años más tarde, desequilibrios en el mercado de trabajo. Inversamente [...] la falta de aptitud del sistema productivo para crear un número de empleos correspondiente a la densidad de jóvenes, crea para las familias una serie de obstáculos que actúan como reguladores de la fecundidad del momento» (Boyer y Lévy, 1979).
En período de crisis, el descenso en el nivel de vida y las oscuras perspectivas de futuro tienden a retrasar el calendario de nacimientos y a reducir los nacimientos del momento. Quince a veinte años después, la proporción de jóvenes en la población activa disminuirá, lo que traerá como consecuencia una disminución en la presión en el mercado de trabajo, lo que genera un aumento en la fecundidad que, quince a veinte años más tarde, producirá una nueva aglomeración en el mercado de trabajo. En treinta o cuarenta años el círculo se cierra.

12 Kohli (1968). Este autor mostró recientemente (1988) que la institucionaliza-ción creciente del curso de la vida que predominó desde el siglo xix choca ahora con otra tendencia que va en el sentido de la individualización de la gestión del curso de la vida.

13 «Cada tipo de memoria depende de un cronótopo particular en el sentido que M. Baktine le atribuye a este término, es decir, de una condensación específica del espacio-tiempo que constituye el tipo de memoria considerado como género específico» (Robin, 19886).

14 ¿Acaso hay que ubicar este tipo de memoria en el mismo plano que los demás, como lo hace Régine Robin, o considerarlo aparte por el hecho de que es el único sobre los demás, capaz de una reflexividad y de una actualización de sus propios principios de elaboración?

15 «Tratar de comprender una vida como una serie única y autosuficiente de acontecimientos sucesivos sin otro lazo que la simple asociación a un "sujeto", cuya constancia no es probablemente sino la de un nombre propio, es casi tan absurdo como tratar de explicar un trayecto en el metra sin tomar en cuenta la estructura de la red, es decir, la matriz de las relaciones objetivas entre las diferentes estaciones. Los acontecimientos biográficos se definen como ubicaciones y desplazamientos en el espacio social, es decir, más claramente, en los diferentes estados sucesivos de la estructura de la distribución de las diferentes especies de capital que están en juego en el campo considerado» (Bourdieu, 1986).

16 Es aquello que Paul Veyne (1971) había mostrado como historiador «Un acontecimiento no es un ser, sino un cruce de itinerarios posibles [...]. Ahora bien, los «acontecimientos» no son totalidades, sino nudos de relaciones [...]. Los acontecimientos no son cosas, objetos consistentes, substancias; los acontecimientos son un corte que hacemos libremente en la realidad, un conglomerado de procesos en donde actúan y sufren substancias en interacción, hombres y cosas. Los acontecimientos no tienen unidad natural; uno no puede, como el buen cocinero de Fedra, cortarlos por sus articulaciones verdaderas, puesto que no tienen».

17 Cf. Boudon (1984). Para retomar el problema en otro registro diremos que, según el efecto Cournot, el acontecimiento aparece de manera aleatoria: se observa algo así como una conjunción de series temporales que guardan cada una su lógica propia —puede ser una etapa en un proceso; opondremos «el acontecimiento Cournot» al acontecimiento—, paso obligado ligado a una conjunción necesaria, o incluso al acontecimiento que se construye como conjunción de series temporales que desaparecen para producir un nuevo campo de posibles y una nueva serie temporal. Una analogía física (que como cualquier analogía de este tipo tiene sus límites) está constituida por la teoría de ondas vibrantes: dos ondas se cruzan y sólo provocan una perturbación local, o bien, éstas coexisten en el mismo lugar de manera durable. Si la amplitud de una de las dos es muy superior, la otra se amortiza siempre y cuando no esté en fase con la onda dominante. Ésta sólo puede contribuir con la primera. Si las dos ondas son de amplitud comparable y de frecuencia cercana, se observa un fenómeno de intervalos, con una longitud de onda muy superior a la de las ondas de base que desaparecen en beneficio de este nuevo fenómeno.

Notes de fin

* Traducido por Mónica Silva.

Auteurs

CNRS, Francia

CNRS, Francia

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540