Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. II

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte cuarta. Identidad cultural, valores y representaciones sociales

La élite por sí misma

Las trayectorias de los dirigentes políticos ecuatorianos

Simón Pachano

Texte intégral

Introducción

  • 1 Cf. Wirth, Louis: The Ghetto, Chicago, Thomas, W. y Znaniecki, F.: The polish peasant in Europa an (...)

1De manera generalizada, las historias de vida se han utilizado para el estudio de los sectores populares. Los trabajos que podrían considerarse clásicos dentro del género se refieren casi exclusivamente a esos estratos y, de algún modo, han llegado a establecer una identificación entre el objeto, el método y las técnicas.1

  • 2 Expresiones de esto son los trabajos de Marcel Mauss y de E.E. Evans Pritchard.

2Inclusive, buena parte de los estudios pioneros de la antropología —que, como se sabe, se centraron sobre pueblos considerados primitivos desde la perspectiva europea— utilizaron técnicas cercanas a lo que más adelante se conocería como historias de vida. Ellos tuvieron también ese sesgo y dejaron su huella sobre la metodología.2

3Esta identificación entre el método y el objeto ha dado como resultado que se cuente con escasos intentos de aplicarlo al estudio de otros grupos sociales. A pesar de que no hay argumentos de peso para no hacerlo, es casi insignificante su utilización en el análisis de los grupos que podrían englobarse en el concepto de élite.

4Ciertamente, existe en este nivel la biografía, un género muy desarrollado en América Latina, que se construye ocasionalmente a partir del trabajo de historias de vida y que trata fundamentalmente de los personajes que conforman la élite política y/o económica. Sin embargo, como se verá a lo largo del presente artículo, ese género y su tratamiento guardan diferencias significativas con los estudios basados en historias de vida.

5Pero, más allá de la constatación de este hecho, surge la preocupación de la validez de este método para rebasar el ámbito que le ha sido consustancial y lograr su aplicación en otros sectores sociales que los que tradicionalmente han sido objeto de su atención. Dicho de otra manera, cabe preguntarse en qué medida es posible utilizarlo para el estudio de grupos sociales elitarios y qué beneficios pueden desprenderse de esa utilización.

6El objetivo del presente artículo es intentar algunas respuestas preliminares a esos interrogantes, a través de la presentación de los problemas surgidos en un caso concreto de estudio desarrollado en Ecuador. Como se verá, los intentos de encontrar esas respuestas suponen una mayor complejidad que la que se puede esperar cuando se considera solamente como un problema de relación entre el método y el objeto.

7En este artículo comienzo por acotar el campo de estudio a la élite política, diferenciándola de la élite económica. Para ello desarrollo una breve discusión conceptual; esto implica, en realidad, adentrarse en las condiciones de surgimiento y de existencia de esos grupos sociales, lo que constituye el núcleo central de cualquier estudio acerca de las élites.

8Luego me concentro en los métodos tradicionalmente empleados por las ciencias sociales para este tipo de estudios, que tienden a privilegiar los que supuestamente asegurarían mayor objetividad, mientras que rechazan los que incluyen alguna carga subjetiva. Ya que entre estos últimos se encuentran los que se basan en historias de vida, es importante realizar algunas reflexiones al respecto.

9Por último, destaco algunos problemas y algunas ventajas que se derivan de la utilización de la técnica de historias de vida en el estudio de las élites políticas. De manera especial me preocupa la relación que puede establecerse entre la historia personal de los dirigentes políticos y los procesos sociales globales, así como el problema del nivel de análisis en que se mueve un estudio de élites basado en esa técnica.

La élite política

10El interés por la presencia de las élites políticas aparece solamente cuando la sociedad se ha desacralizado y la política se ha liberado de los lazos que la ataban directa y exclusivamente a grupos sociales predeterminados el monarca, los príncipes, la aristocracia, la oligarquía de la tierra, etc.

11Cuando el ejercicio del poder estaba predeterminado por cualquier atributo no cabía ninguna duda acerca de las características de las élites políticas: ellas se confundían con las élites económicas (que son a la vez los grupos socialmente dominantes). Pero, al desencadenarse los procesos de modernización, surge como problema a resolver el de la existencia de pequeños sectores que logran el acceso a los niveles de decisión política.

  • 3 Ggermani, Gino: «Democracia y autoritarismo en la sociedad moderna», en VV.AA.: Los límites de la (...)

12La modernización implica el paulatino abandono de pautas preestablecidas de conducta —ajustadas a un derecho natural que reconocía como sujetos políticos solamente a los sectores dominantes— y su sustitución por las de carácter electivo. Por consiguiente, se pueden identificar normas que enmarcan a las relaciones y comportamientos sociales, bajo la forma de «criterios de elección u opción y no modelos de conducta atribuidos de modo rígido a cada situación socialmente definida».3

13Por tanto, la modernización lleva a la constitución de un marco de acción claramente diferenciado del que prevalecía anteriormente y, aún cuando sea un proceso inacabado como lo es en el caso ecuatoriano, tiene necesariamente su expresión en el nivel del ordenamiento político. Esta expresión se materializa, fundamentalmente, en la constitución de un sistema político dotado de cierto grado de autonomía con respecto a la sociedad y en la diferenciación entre actores sociales y actores políticos.

14Al constituirse instancias de intermediación y fortalecerse los partidos políticos, necesariamente deben consolidarse formas de representación adecuadas a la nueva situación. Estas implican la mediatización de la presencia directa de los grupos de presión. Es a partir de esta situación cuando la existencia y la constitución de las élites políticas se convierten en problemas que exigen explicación.

  • 4 Mosca, Gaetano: La clase política, Fondo de Cultura Económica, México, 1984, p. 106 (en el origina (...)

15Extrañamente, el planteamiento clásico acerca de las élites (desarrollado por Gaetano Mosca), no reconocía estos elementos condicionantes. Según esa visión, en todas las sociedades «existen dos clases de personas: la de los gobernantes y la de los gobernados. La primera, que es siempre la menos numerosa, desempeña todas las funciones políticas, monopoliza el poder y disfruta de las ventajas que van unidas a él. En tanto, la segunda, más numerosa, es dirigida y regulada por la primera de una manera más o menos legal, o bien de un modo más o menos arbitrario y violento [...] En la práctica de la vida, todos reconocemos la existencia de esta clase dirigente o clase política».4

  • 5 Véase Touraine, Alain: El regreso del actor, EUDEBA, Buenos Aires, 1987.

16En esta apreciación se confunden dos niveles que son irreductibles en términos conceptuales: el de la clase (como agregado socioeconómico) y el de la dirigencia política. El uno hace referencia a las estructuras, mientras el otro alude a la acción.5 Se establece una continuidad entre élite económica y élite política, lo que, como he señalado, solamente ocurre en situaciones de premodernidad.

  • 6 Al respecto véase Mills, C. Wright: La élite del poder, Fondo de Cultura Económica, México, 1987 ( (...)

17En la actualidad, un estudio de élites políticas no puede partir de esa premisa. Por el contrario, debe reconocer la diferencia que se establece entre ambos niveles y, sobre todo, debe preocuparse de establecer con claridad que el objetivo último del estudio es explicitar los atributos que necesita el individuo para acceder a la dirigencia política.6

18Precisamente, cuando se habla de élite política se alude a esos atributos. Ellos no son universales ni inamovibles y responden a condiciones concretas de la sociedad. A su vez, esas condiciones se materializan en la cultura política, entendida como el conjunto de valores, normas, conductas y actitudes de los diversos grupos sociales que interactúan en una sociedad.

19En este sentido, la cultura política es una construcción social, un resultado nunca definitivo de la interacción de diversos sectores que pugnan por hacer prevalecer sus intereses. Es por ello que cada sociedad desarrolla su propia cultura política y, con ella, mecanismos y normas de acceso a la dirigencia política.

  • 7 El concepto de legitimidad utilizado aquí es absolutamente operativo y se refiere a la aceptación (...)
  • 8 Inclusive desde una visión tan reduccionista como la Mosca se señala que existe una «fórmula juríd (...)

20Dicho de otra manera, cada sociedad escoge a sus dirigentes de acuerdo a las pautas, normas, conductas, actitudes y valores que predominan en ella. Es por esto que las élites precisan de legitimación social: deben convertirse en la expresión más fiel de la cultura política. El éxito del desempeño de la clase política está condicionado por el grado en que sus integrantes logren legitimidad;7 es decir, que puedan convertirse en los representantes idóneos de la cultura política.8

  • 9 El mismo Mosca reconoce que «las minorías gobernantes están constituidas por lo común de una maner (...)

21En síntesis, al separarse la élite política de la élite económica se plantea el problema de la constitución de la primera. Ese problema se centra, fundamentalmente, en los atributos que deben poseer los individuos para formar parte de ella. A su vez, esos atributos mantienen estrecha relación con la cultura política imperante en la sociedad.9

22Como se verá en las siguientes secciones, cuando se enfrenta un estudio de élites políticas con la utilización de la metodología de historias de vida, estos elementos rebasan el nivel puramente conceptual y se transforman en aspectos de primera importancia. Cualquier individuo que forma parte de la élite política está plenamente consciente de la existencia de esos condicionantes, de la necesidad de contar con los atributos exigidos y aceptados por la sociedad, por lo que en la reconstrucción de la historia de vida debe ponerse mucho cuidado en discriminar entre lo ocurrido y lo deseado.

Riesgos y temores: los problemas del método

  • 10 Es conocida al respecto la preocupación de Weber, que atraviesa prácticamente toda su obra (que en (...)

23Es usual apelar a la necesidad de objetividad en las ciencias sociales. Aún más, buena parte de la literatura sociológica clásica se ocupa de este tema que, por cierto, marca fronteras entre tendencias, escuelas, autores y disciplinas.10 Sin embargo, en esto como en todas las cosas de la vida, no está dicha la última palabra. Especialmente en la sociología política, difícilmente se puede apostar por un método en contra de otro, mucho menos si se trata de estudiar las élites.

24No obstante, la búsqueda de objetividad ha conducido a que se privilegien unos métodos y técnicas en perjuicio de otros. Obviamente, se ha dado importancia a los que, por diversos criterios, se supone aseguran la objetividad. Éstos trabajan en dos niveles de análisis diametralmente diferentes: el de los hechos concretos y el de la abstracción conceptual. Ciertamente, se reconoce que no existe exclusión entre ambos y más bien puede darse —como en efecto se da con mucha frecuencia— una constante interacción, pero se parte marcando la diferencia.

25En el primer nivel se destacan datos, fechas, acontecimientos, personajes, etc., en una visión que puede ir desde la descripción hasta el estudio profundo de su desempeño. En el segundo se construyen hipótesis, se desarrollan conceptos y se establecen relaciones lógicas. En ambos se puede estudiar a las élites, pero cada uno de ellos plantea problemas muy diferentes en cuanto a niveles de abstracción, a diseños metodológicos y a unidades de análisis.

  • 11 Es interesante en este aspecto el lugar que asigna Linz a la voluntad de los actores y dentro de é (...)

26Si bien en cualquiera de ellos se puede recurrir a las historias de vida como eje metodológico, éstas encuentran mayor viabilidad en el primero, ya que concuerdan con el nivel de abstracción en que se mueve éste. Allí, entre los hechos concretos tienen cabida las opiniones (o el punto de vista) de los actores, así como el testimonio y la biografía. Sin embargo, por lo general la tienen solamente en tanto opiniones sobre la situación y sobre los procesos que se viven o se han vivido; o, en el caso extremo, sobre las alternativas que estuvieron presentes al momento de la toma de decisiones.11 La opinión de los actores vendría a ser tanto más objetiva cuanto menos trate de explicar su propio accionar: aparece allí el temor a sustituir la explicación por la justificación.

  • 12 Es interesante el tratamiento de James W. Wilkie sobre este aspecto. Véase su artículo «Elitelore» (...)

27Por ello, un género como la autobiografía mantiene un lugar secundario dentro del análisis político: se la reconoce como testimonio válido de una persona en un tiempo determinado, pero se la valora muy pobremente frente a los otros (incluso frente a la biografía, donde la objetividad quedaría salva guardada por la intervención de una tercera persona).12 De esta subvaloración no se escapa la historia oral.

  • 13 Mi trabajo sobre la élite política ecuatoriana está cargado de este sesgo. Véase Pachano, S.: Los (...)
  • 14 Al respecto véase Smith, P.: Los laberintos del poder. El colegio de México, México, 1981. El exce (...)

28No debe extrañar, por consiguiente, que los estudios sobre élites políticas en América Latina se asienten fundamentalmente sobre cifras y datos «objetivos», que para el efecto significa que sean empíricamente comprobables.13 Sólo en menor medida acuden a biografías de los personajes estudiados, mucho menos a sus propios testimonios y casi nada a las historias de vida. Sin embargo, los trabajos más completos y profundos sobre el lema son los que integran también esas otras fuentes, es decir, los menos ortodoxos.14

  • 15 Basta revisar las primeras páginas de los libros que contienen aquellos estudios, para encontrar, (...)

29No deja de llamar la atención esta orientación en los estudios sobre élites, cuando se comprueba que, por el contrario, buena parte de la sociología política que trata sobre otros temas se apoya en entrevistas y opiniones de los dirigentes políticos. Es usual que cuando se busca reconstruir épocas y acontecimientos históricos recientes o cuando se trata de explicar determinados fenómenos políticos novedosos y poco estudiados, se acuda a la opinión directa de los actores.15

30Esto parecería demostrar que la objetividad no está cuestionada cuando la entrevista o la opinión de los dirigentes políticos trata sobre temas que están fuera de su propia situación o, más aún, de su propia vida. Evidentemente, por detrás se encuentra el temor a algo que ya señalé antes: la certeza de que el dirigente político conoce los elementos condicionantes y los atributos exigidos por la sociedad para acceder a la dirigencia, de manera que al verbalizar su historia de vida puede adecuarla a ellos.

31Este temor no es de ninguna manera infundado. Tiene mucha validez planteárselo ya que constituye la expresión de un problema central de carácter metodológico que, en última instancia, define las posibilidades de utilización de la técnica de historias de vida en los estudios de élites políticas. En realidad, de éste dependen, en gran medida, tanto la utilización o no de aquella técnica como también el lugar y el peso que se le asigna dentro del estudio global.

32Dicho de otra manera, el cuestionamiento implícito en este temor debe quedar claramente establecido de forma previa en cualquier estudio que pretenda utilizar la historia de vida en el tratamiento de las élites políticas. Si existe conciencia de que los dirigentes políticos pueden manipular su historia para presentarla de acuerdo a los valores imperantes en la sociedad, entonces caben dos caminos: desechar radicalmente cualquier técnica de recolección de información que permita esa manipulación, o establecer determinados mecanismos para controlarla y explicitarla. Como se verá en la siguiente sección, esta última opción implica algo más que un problema puramente técnico.

La intencionada construcción de la historia gloriosa

33Es innegable que el político, en mayor medida que el ciudadano común, tiende a revestir su propia historia de un halo glorioso que generalmente no tiene. Su conocimiento del medio y de los mecanismos de ascenso político lo llevan necesariamente a adecuar su propia imagen a los valores imperantes. El político está, plena y permanentemente, consciente de que debe encarnar los valores aceptados en el medio para así utilizar los mecanismos de ascenso político.

  • 16 Véase al respecto: Barranco, F. Técnicas de marketing político, Pirámide, Madrid, 1982; Moodie, G. (...)

34De ahí que una de sus actividades como político es precisamente la de «trabajar su imagen». Buena parte de su tiempo debe invertirlo en el aprendizaje de técnicas cada vez más complicadas que demandan no solamente la utilización de una máscara útil para los eventos políticos exclusivamente, sino en general de una forma de vida adecuada para lo que se considera debe ser un político.16

35Esto lleva a que su autopercepción se encuentre dominada por los valores que pretende encarnar. Más allá de un problema de veracidad o falsedad y de una visión de sí mismo como individuo, esa autopercepción contiene una específica visión del mundo y una apreciación del deber ser del político. En el fondo, constituye una visión de su circunstancia y de lo que, dentro de ella, debería ser su papel.

  • 17 Por lo general se realiza una lectura que busca desentrañar los contenidos ideológicos del discurs (...)

36Por consiguiente, de partida se presentan dos niveles que pueden ser claramente identificados por el investigador: el de la reseña de los hechos ocurridos y el de la ubicación y actuación que, dentro de ellos, se atribuye el político. En conjunto, ambos constituyen su historia de vida o, más precisamente, lo que se puede obtener al aplicar una técnica de ese tipo. Por lo general, los dos forman parte de una sola unidad discursiva y tienden a confundirse, ante lo cual existe la tendencia generalizada —dentro del proceso de investigación— de colocar a cada uno en un nivel específico. Se establece así la separación entre los hechos, que tendrían patente de objetividad, y la autopercepción del papel del político, que estaría cargada de subjetivismo.17 Esta última, se supone, tendería siempre a crear una imagen gloriosa del dirigente.

  • 18 Wilkie destaca algunos casos de este tipo de manejo de los hechos. Refiriéndose al dirigente nazi (...)

37A pesar de la capacidad de seducción que puede tener este tipo de acercamiento, es necesario alertar sobre los posibles inconvenientes que se pueden desprender de su utilización en un estudio sobre las élites políticas. Al proceder de esta manera se establece una línea divisoria que no siempre tiene justificación: que el relato de los hechos se apega a la realidad, mientras que la imagen autoconstruida puede tergiversarla. En realidad, nada puede llevar a asegurar que no se opere la misma manipulación en la reconstrucción de los hechos. El relato de éstos no es neutro ni está aislado de las intenciones y subjetividades del dirigente; aún más, puede hacer «una lectura» que lleve a acomodarlos a sus objetivos, aun manteniendo la veracidad sobre los acontecimientos.18

38Por consiguiente, establecer esa línea divisoria puede no resultar de mayor ayuda en el estudio de la élites políticas, especialmente si se considera que el fin de ese tipo de estudios es desentrañar las condiciones de surgimiento y de existencia de esos grupos sociales. En ese marco, la autopercepción —por lo dicho más arriba en cuanto a que ella contiene una específica visión del mundo y una apreciación del deber ser del político— puede muy bien expresar una parte importante de esas condiciones. Dicho de otra manera, en la imagen autoconstruida por el dirigente político se pueden encontrar elementos muy valiosos para desentrañar el entorno social y político en que él desarrolla su acción, especialmente en cuanto se trata de una visión ideológicamente adecuada a ese contexto.

  • 19 Por lo general si está presente en la biografía política. Además, aquí entra un elemento de mucho (...)

39De esto resulta evidente que la información obtenida a través de la reconstrucción de historias de vida de integrantes de la élite política no puede ser tratada de manera similar a la que se puede obtener de otras fuentes, aun cuando se trate de entrevistas (como las que se realizan con «informantes calificados»). La diferencia radica fundamentalmente en la autopercepción y, de allí, en la interpretación que se hace de los hechos: entre ambos aspectos existe estrecha vinculación y condicionamientos, ya que el dirigente se construye una imagen adecuada a las condiciones y, a la vez, interpreta esas condiciones de acuerdo a la imagen que intenta preservar. Esa relación no está presente en el caso de otros informantes.19

40Eso no quiere decir que en la visión de los informantes exista garantía de mayor objetividad. Como es sobradamente conocido, la «lectura» de los hechos está siempre condicionada por las propias percepciones del mundo. La diferencia radica en que en el caso de un informante que no forma parle de la élite —o que, formando parte de ella, no está directamente vinculado con los hechos estudiados— no existe la necesidad de construir y defender una imagen propia.

41Si se deja de lado el problema de la objetividad, en los términos señalados, se puede entender mejor la utilidad de las historias de vida para el estudio de las élites políticas. La aplicación de esta técnica tiene validez en la medida en que permite construir una explicación que integra la visión de los actores sociales estudiados.

42Evidentemente, es necesario establecer con claridad, como premisa metodológica, el nivel en que se sitúa el estudio. Esto significa definir desde el inicio los elementos conceptuales y metodológicos adecuados para el análisis no sólo de los hechos en sí mismos, sino también y de manera fundamental, de la percepción que tiene de ellos el integrante de la élite, así como de la manera en que construye su propia imagen.

43Por tanto, dentro del discurso se puede establecer aquella diferencia ya señalada antes entre los hechos y la autoimagen, pero no para analizarlos desde la óptica de los grados de objetividad que puede tener cada uno, sino entendiendo a ambos como la expresión de un mismo elemento de análisis: la percepción que tiene el dirigente político sobre su circunstancia y sobre su papel dentro de ella.

44En consecuencia, se debe prever el análisis de los elementos que se contienen en la imagen autoconstruida por el dirigente político y que pueden entregar insumos muy valiosos para desentrañar el entorno social y político en que él desarrolla su acción. Es decir, es posible hacer una «lectura inversa» de esa imagen: al desentrañar los elementos con que ha sido construida, se podrá inferir muchos aspectos relativos a los valores imperantes en la sociedad concreta en que el personaje desarrolla su acción.

45A partir de ello —y con el apoyo de otro tipo de información—, se podrán hacer ciertas precisiones sobre la trayectoria y los mecanismos de reclutamiento de la élite política. Adicionalmente, se contará con valioso material para trabajar sobre el tema de la cultura política que, como señalaba inicialmente, está directamente relacionado con esos aspectos. En fin, antes que desdeñar la historia gloriosa construida por el dirigente, cabe utilizarla para los fines del estudio.

Notes

1 Cf. Wirth, Louis: The Ghetto, Chicago, Thomas, W. y Znaniecki, F.: The polish peasant in Europa and America, Boston, 1918; Lewis, Oscar: La vida, Joaquín Mortiz, México, 1968; Lewis, Oscar: Los hijos de Sánchez, Joaquín Mortiz, México, 1968.

2 Expresiones de esto son los trabajos de Marcel Mauss y de E.E. Evans Pritchard.

3 Ggermani, Gino: «Democracia y autoritarismo en la sociedad moderna», en VV.AA.: Los límites de la democracia, CLACSO, Buenos Aires, 1985, Tomo I, p. 26. Subrayado en el original.

4 Mosca, Gaetano: La clase política, Fondo de Cultura Económica, México, 1984, p. 106 (en el original italiano, publicado en 1896, este texto se denominó Elementi di scienza política).

5 Véase Touraine, Alain: El regreso del actor, EUDEBA, Buenos Aires, 1987.

6 Al respecto véase Mills, C. Wright: La élite del poder, Fondo de Cultura Económica, México, 1987 (9.a), pp. 26 y ss. También Bachrach, Peter: The theory of democratic elitsm. A critique, University Press of America, Washington DC, 1980.

7 El concepto de legitimidad utilizado aquí es absolutamente operativo y se refiere a la aceptación social de la dominación. Los tipos de legitimidad están en función del carácter de la dominación: «ninguna dominación se contenta voluntariamente con tener como probabilidades de su persistencia motivos puramente materiales, afectivos o racionales con arreglo a valores. Antes bien, todas procuran despertar y fomentar la creencia en su «legitimidad». Según sea la calse de legitimidad pretendida es fundamentalmente diferente tanto el tipo de la obediencia, como el cuadro administrativo destinado a garantizarla, como el carácter que toma el ejercicio de la dominación», Weber, Max, Economía y sociedad, Fondo de Cultura Económica, México, 1977 (3.a), tomo I, p. 170.

8 Inclusive desde una visión tan reduccionista como la Mosca se señala que existe una «fórmula jurídica», entendida como la «base jurídica y moral sobre la que se apoya el poder de la clase política en todas las sociedades», op. cit., p. 132. Esta fórmula jurídica es «el conjunto de creencias aceptadas que le otorga a una clase política un fundamento de legitimidad, y que hace [...] de un poder de hecho un poder legíntimo; esto es, de un poder que puede haber tenido origen únicamente en la fuerza, un poder que será obedecido no sólo por el temor sino también por íntimo respecto», Bobbio, Norberto: «Introducción», en Mosca, op. cit., p. 23.

9 El mismo Mosca reconoce que «las minorías gobernantes están constituidas por lo común de una manera tal, que los individuos que las componen se distinguen de la masa de los gobernados por ciertas cualidades [...] deben poseer algún requisito, verdadero o aparente, que sea altamente apreciado y se valore mucho en la sociedad donde viven», Mosca, Gaetano: La clase..., op. cit., p. 110.

10 Es conocida al respecto la preocupación de Weber, que atraviesa prácticamente toda su obra (que en realidad se construye a partir del debate sobre el método y la objetividad). Algo similar se puede decir de Durkheim, que en esa búsqueda entrega valiosos aportes sobre el método (experimental y comparativo). Más adelante, el camino sería continuado por los funcionalistas, con Parsons a la cabeza. Entre los contemporáneos cabe destacar los aportes de Gouldner, de Touraine, de Berger y Luckman, de Goffman y de Horovvitz.

11 Es interesante en este aspecto el lugar que asigna Linz a la voluntad de los actores y dentro de ésta, al liderazgo. Véase Linz, Juan J.: La quiebra de las democracias, Alianza, Madrid, 1987.

12 Es interesante el tratamiento de James W. Wilkie sobre este aspecto. Véase su artículo «Elitelore», en Balan, J. (comp.): Las historias de vida en ciencias sociales, Nueva Visión, Buenos Aires, 1974, pp. 93-151, especialmente pp. 108 y ss. Éste es, según la información a mi alance, el único trabajo que desarrolla una discusión sobre el problema metodológico de las historias de vida aplicadas al estudio de las élites.

13 Mi trabajo sobre la élite política ecuatoriana está cargado de este sesgo. Véase Pachano, S.: Los diputados: una élite política, Corporación Editora Nacional, Quilo, 1991.

14 Al respecto véase Smith, P.: Los laberintos del poder. El colegio de México, México, 1981. El excelente análisis que logra el autor se asienta no solamente en la información «objetiva», sino también en la utilización de una amplia documentación biográfica y testimonial.

15 Basta revisar las primeras páginas de los libros que contienen aquellos estudios, para encontrar, en los agradecimientos a los entrevistados, el peso de aquella técnica.

16 Véase al respecto: Barranco, F. Técnicas de marketing político, Pirámide, Madrid, 1982; Moodie, G. y G. Studdert-Kennedy: Opciones, públicos y grupos de presión, Fondo de Cultura Económica, México, 1975.

17 Por lo general se realiza una lectura que busca desentrañar los contenidos ideológicos del discurso, a través del enfrentamiento entre el testimonio o la entrevista y lo que se considera «la realidad de los hechos».

18 Wilkie destaca algunos casos de este tipo de manejo de los hechos. Refiriéndose al dirigente nazi Alfred Speer, señala que «podía haber seleccionado ciertas estadísticas con el objeto de colocar la historia de la producción de guerra alemana bajo una luz falsamente dramática sin distorsionar necesariamente los hechos». Wilkie, James: «Elitlore», op. cit., p. 108 (el subrayado es mío).

19 Por lo general si está presente en la biografía política. Además, aquí entra un elemento de mucho interés en cuanto se trata también de construir —y juzgar— una imagen, pero «desde fuera». Trabajos como los de Isaac Deutcher sobre Trotsky, constituyen algo más que una pormenorizada relación de hechos: buscan reinsertar la imagen del personaje en un contexto del cual fue excluido por la historia oficial. Para lograrlo —para que la imagen tenga cabida—, debe construir necesariamente una interpretación alternativa de los hechos.

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540