Desktop versionMobile version
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. II

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte tercera. Identidad de género, espacio privado, espacio público

Movilidad social y proyecto familiar

María Josefina Villegas

Full text

1Sentado frente a mí en la silla del comedor don Antonio está tenso «¿Que le hable de mi vida? ¿De mi vida?», pregunta con mucha duda. El grabador está girando y él lo mira de reojo. Está tenso y lo ve con desconfianza. El llanero es desconfiado, recuerdo haber oído en alguna parte y aquel llanero de piel curtida que habla de muchos días de sol en sus largos ochenta y siete años, aquel llanero cuyos rasgos hablan de sus antepasados indígenas está a la defensiva y está fuera de sitio. Lo imagino en un caney sentado sobre un tronco o más bien a la luz de la luna en plena sabana reunidos frente a un fuego. En aquel salón moderno de la casa de su hija su figura resulta un tanto extraña.

2Al fin comienza a hablar y así entre sus andanzas y los suyos va cobrando vida su cuerpo, sus manos se mueven describiendo su trabajo de llano. Los ojos le brillan cuando habla de Miguel. Hay picardía cuando habla de Paco el bebedor y mala cabeza que al fin estudió pero que al jubilarse volvió al llano a criar sus vaquitas.

3«Yo siempre fui conforme [y su cuerpo lo dice], pero yo no quería mujer rica, porque me iba a queré manda y yo no me iba a deja» salta la rebeldía.

4Don Antonio ha perdido el temor al aparato que sigue girando y grabando sus palabras, sus silencios, y sus exclamaciones, pero va quedando sin grabar todos aquellos gestos, aquellas posiciones del cuerpo que también me están hablando.

5Luego al oír la grabación voy recordando cada una de aquellas formas de expresión que pasaron frente a mí y cobro conciencia de que una parte muy importante de esa larga experiencia de don Antonio quedó en aquel salón de una casa moderna de Alto Barinas donde un día me contó su vida.

Introducción

6Como parte de los requisitos para la obtención del título de Doctor en Ciencias Sociales se han venido siguiendo seminarios sobre el método biográfico en cuyo desarrollo se ha diseñado un proyecto de investigación y se ha realizado una primera historia familiar constituida por tres historias de vida en tres generaciones.

7Además de cumplir con los requisitos antes señalados se intenta desarrollar un más amplio proyecto de investigación de la movilidad social en lo que se refiere a los aspectos socio-culturales y su forma de abordaje metodológico el cual constituirá la tesis de grado.

8El presente trabajo se orienta hacia el estudio de aspectos socioculturales involucrados en los procesos de movilidad social, a través del análisis de aspectos subjetivos relacionados con la forma como han sido vividos dichos procesos en tres generaciones, en poblaciones migrantes del estado Barinas (Venezuela), en distintos estratos sociales.

9Partiendo de lo que Bertaux llama lo socioestructural (aspectos materiales «objetivos de la movilidad social») y lo simbólico (aspectos subjetivos relacionados con la manera como los procesos de movilidad social han sido vividos por los actores sociales), este estudio se ubica en la dimensión de lo socio-simbólico. Por tal razón, con la utilización del método de relatos de vida, más específicamente de la variante de historia de familia, en este caso, se intenta profundizar en el campo de la praxis humana.

10Con la reflexión sobre la formación de las trayectorias sociales familiares y partiendo del concepto de proyecto familiar se intenta comprender las prácticas elaboradas cotidianamente en cada familia, tratando de captar la dinámica de la trayectoria social.

11Se define el objeto de estudio en función de una cultura internalizada, que se refleja en los modos de conducta cotidiana del grupo social: ¿qué hace?, ¿qué siente?, ¿qué valoriza?, en forma compartida. La cultura internalizada estructura los modos de relación humana en la esfera laboral, en la familia, en la vida social cotidiana y les da sentido. En el presente trabajo, el estudio del área cultural se limita a las formas de conducta cotidiana asociadas a las formas de movilidad social. Se pretende analizar tres grupos de variables consideradas en función del intento de captación de los factores involucrados en la racionalidad histórica que expresa la coherencia existente en la evaluación del sistema entre un conjunto de normas y principios que constituyen valores socialmente aceptados. Estas son:

  • Las prácticas culturales.
  • Las representaciones sociales.
  • Las necesidades y aspiraciones.

12Se llamarán prácticas culturales asociadas a aquellas actividades comunes habituales o ampliamente difundidas en el grupo social que se relaciona con la movilidad social.

13Estas prácticas culturales están referidas al nivel manifiesto de la conducta humana, que se traduce en comportamientos cotidianos comunes a un grupo social fundamentados en una serie de valores, normas, creencias y conocimientos.

Objetivos generales

  1. Cuáles son las representaciones sociales y las necesidades y aspiraciones que actúan como factores involucrados en la formulación de un «proyecto social familiar» de movilidad en tres generaciones.
  2. Hacer un análisis crítico de los instrumentos teóricos conceptuales utilizados en investigaciones sobre aspectos socio económicos y culturales que han permitido la reflexión sobre la realidad social en América Latina, en aspectos relacionados con la movilidad social.

Movilidad social

14Dos grandes posiciones básicas han caracterizado los estudios de movilidad social. Por una parte, se encuentran aquellos que conciben una sociedad dividida en clases y estratos, donde existen oportunidades para los ocupantes de los diferentes estratos y clases para acceder a uno u otro lugar social. Una segunda posición considera, que la igualdad debe ser real y no sólo de oportunidades. Es decir, que las clases deben desaparecer.

15Por movilidad se entiende la capacidad de moverse de un sitio a otro, por tanto, hablar de movilidad social implica establecer la existencia de diferentes posiciones o lugares susceptibles de ser ocupados por los actores sociales. En el estudio sobre la movilidad social en la Venezuela contemporánea, de Roberto Briceño y otros, se la define como «El movimiento que entre ciertos lugares sociales tienen los individuos o las familias». En esta definición se distinguen dos elementos: unos actores, que pueden ser sujetos individuales o familias y unos lugares sociales constituidos por las clases sociales y pueden ser de dos tipos: la clase categoría, que se refiere al lugar en la división social y la clase situación, referida a la división social del consumo.

Movilidad social y familia

16La familia es una unidad de mediación entre los niveles macrosociales de la estructura socioeconómica y las políticas sectoriales y lo microsocial, entre lo estructural y lo individual. Los factores macrosociales influyen en ella, condicionando su organización y su dinámica, dando lugar a una variedad de tipos según los marcos socioeconómicos, ecológicos y culturales. En estos tipos familiares hay diferencias en los roles de sus miembros, que influyen en los procesos de movilidad social: el esquema de análisis de las relaciones entre las estructuras globales, la familia y las conductas individuales, puede expresarse de la siguiente forma:

Movilidad social en Venezuela

17Con el inicio y desarrollo de la explotación petrolera en Venezuela se generan importantes cambios en todos los órdenes del quehacer nacional. De ser un país cuya economía se afincaba en la producción agrícola, pasa a ser un país exportador de petróleo. Bajo los efectos de los cambios estructurales registrados, los procesos de movilidad social presentan características particulares y de singular importancia. En corto tiempo, los procesos migratorios se intensifican y la movilidad social, entendida en términos de estatus o estrato social se dinamiza con el impulso de la mayor apertura y masificación del sistema educativo, propiciada por el aumento de la capacidad redistributiva del Estado, que la administración de la renta petrolera hace posible.

18De igual forma, la consolidación del modelo político de la democracia representativa que se impuso a partir de 1958, ofreció también como vía de ascenso social vertical a la militancia político partidista.

19En los últimos años la bonanza económica que los grandes ingresos generados por el petróleo parecía garantizar para siempre, se vio bruscamente frenada por los procesos económicos y políticos que han afectado a Venezuela. Estos cambios han afectado a su vez tanto a la movilidad intergeneracional como a la intrageneracional. Es por tal razón que el estudio de la movilidad social en tres generaciones parece pertinente, considerándola como proceso, en especial, en aquellos aspectos que se relacionan en la forma cómo han sido vividos los cambios. O, más específicamente, en los términos de Bertaux, con relación a lo sociosimbólico.

Movilidad social y proyecto familiar en Venezuela

20La vida en común del grupo familiar es un campo de iniciativas prácticas, que pueden tener como efecto un cambio en la posición social de la familia, o de alguno de sus miembros. Es en él donde se construyen las estrategias y se establecen los pasos a seguir. Se concibe y formula por tanto, lo que Isabelle Bertaux llama «proyecto familiar», a partir del cual el análisis de los procesos que conducen a la formulación del proyecto familiar remite a la consideración de variables, que constituyen factores involucrados en la praxis social. Entre éstas: las ideas y representaciones sociales y las necesidades y aspiraciones que van a motivar las prácticas culturales. Con el análisis de lo cotidiano, se busca explicar lo sociológico, mediante una metodología que se corresponde con el denominado paradigma cualitativo y que se orienta hacia lo sociosimbólico. En tal sentido, la reflexión sobre la formación de trayectorias sociales familiares intenta a partir de las prácticas cotidianas captar la formulación o no de proyectos familiares y la dinámica de la trayectoria social familiar, en relación con las ideas y representaciones sociales de miembros del grupo familiar. Por cuanto se concibe al «proyecto», como la interiorización de las oportunidades objetivas, conformada por la captación y definición de la situación objetiva que les es exterior, su situación social precisa y el campo limitado de sus opciones probables.

21Con este tipo de análisis de la movilidad social se busca estudiar las variables culturales que influyen en los fenómenos de movilidad social a partir de la historia familiar, la cual comprende el devenir de hermanos y hermanas en cada generación. La comparación de sus destinos ofrece un mejor examen según los rangos y los sexos. Asimismo, también facilita la incorporación de las mujeres en el campo de la movilidad social, en lugar de considerar su posición como simple copia de la posición masculina.

22En Venezuela el rol de la mujer es fundamental en todos los aspectos importantes del grupo familiar. Al considerar el grupo familiar como un espacio donde se formulan las estrategias y se establecen las opciones probables entre una y otra alternativa, es posible concebir a las mujeres como madres de familia y en general, como miembros del grupo familiar, por su papel esencial en la constitución de una praxis familiar. Por tanto en la formulación y ejecución de un proyecto de movilidad social dentro de la estructura familiar venezolana, a través del tiempo la mujer ha debido asumir en amplias capas de la población, sola la jefatura del grupo familiar, por ser difusa o inexistente la figura del padre. De igual forma, su incorporación creciente al campo de trabajo y al proceso educativo, en busca de una mayor capacitación para una más plena y satisfactoria incorporación a dicho campo de trabajo, ha modificado sustancialmente las expectativas y aspiraciones que las mujeres pueden tener para sí y para su familia. La participación femenina en actividades económicas propicia una tendencia hacia una redefinición de funciones de autoridad en los grupos familiares en general, pero muy especialmente en aquellas organizadas en base a una unión consensual.

23Por las razones antes expuestas, cabe preguntarse:

  1. ¿Cuál es la percepción de la movilidad social en términos de su situación social precisa y el campo limitado de las opciones probables que tienen representantes de tres generaciones de un grupo familiar?
  2. ¿Cuál es el papel desempeñado por la mujer en la formulación de proyectos familiares de movilidad social y en el logro de los objetivos propuestos en dichos proyectos, en tres generaciones de un grupo familiar?
  3. ¿Cuáles son las necesidades y aspiraciones que impulsan la conducta de los individuos como miembros del grupo familiar, que pueden asociarse con la movilidad social en tres generaciones de un grupo familiar?
  4. ¿Qué cambios pueden detectarse en cuanto a las respuestas grupales e individuales?

Breve resumen de la historia realizada

24Utilizando el método biográfico, el presente estudio intenta seguir la trayectoria de una familia de Barinas, que partiendo del medio rural, se ha ido proyectando y ha ido evolucionando hacia diferentes rumbos. Las entrevistas de tres representantes de tres generaciones de la misma familia, que se presentan a continuación, representan esa búsqueda de acercamiento a una realidad narrada por los mismos actores que las han vivido.

25En la primera generación, don Antonio, padre de once hijos, comenzó a trabajar a los doce años en el Vegón de Dolores, adonde llegó de cinco años, proveniente del Distrito Sosa, de un pueblo que «se acabó». Don Antonio, fue negociante desde «chicharronerito», en sus primeros años, hasta negociante de productos del agro, con un carretón de bueyes, fue encargado de un fundo y sólo aprendió a leer y escribir, pero sin más estudios.

26De los once hijos de don Antonio, diez son profesionales, habiendo alcanzado esos logros a través del apoyo entre los hermanos «los unos con los otros». Actualmente con ochenta y siete años, el entrevistado vive con una de sus hijas a quien «siempre le dio su apoyo por ser madre soltera».

27Dos de sus otros hijos compraron casa frente adonde vive el papá, en Alto Barinas, es así como las tres casas de los tres hermanos forman una especie de triángulo, en cuyo centro, en plena avenida celebran especialmente la llegada del Año Nuevo y la Navidad «con los muchachos».

28En la segunda generación, Delia (doña Cora), nació en un pequeño fundo, cercano a la población de Dolores, en el medio rural del Estado Barinas. Su padre se casó con Carmen Tapia. Es la mayor de los once hermanos que sobrevivieron de dieciocho. La madre muere temprano y los hermanos mayores se hacen responsables de la familia. Se inicia así la lucha por superarse personalmente y hacer algo para que los hermanos se superen, aun en contra de su voluntad. Cora fue a Barinas a operarse y aprovecha para conseguir un trabajo como maestra en Santa Bárbara de Barinas, en donde no existía carretera todavía. Sin consultar con los padres, se va, siendo bastante joven y debe cruzar todos los días el río en barcaza, para ir a dar clases. De esta manera se inicia su actividad docente, lejos del grupo familiar, pero sin perder el contacto, ya que los visitaba cuando tenía vacaciones, tomando los pequeños aviones que hacían la ruta.

29Después de conseguir cambio para Barinas, Cora Jiménez se casa y con ocho hijos continuará estudiando, hasta culminar su preparación como maestra graduada en Rubio (estado Táchira). Los otros hermanos seguirán también un camino de superación, apoyados en Miguel, el tercero de los hermanos, que se constituye en el soporte y guía de la familia. Con una sola excepción, todos se harán profesionales, en su mayoría maestros.

30Con sus hijos, Doña Cora, también seguirá luchando para que estudien y formen sus familias. Actualmente, tres están graduados, cuatro estudian y una, la menor, se casó «pero seguirá estudiando», así lo prometió. De los hijos graduados, la tercera «la que más se parece a mí», según su mamá, estudió en México con beca del Programa Gran Mariscal, hizo postgrado, sostenida por la familia en conjunto, y vino a trabajar en Puerto Ordaz, donde conoció a un alemán con quien se casó. Ahora vive en Alemania, pero sigue apoyando y ayudando a la familia y le envió a su mamá dinero para que comprara casa en Alto Barinas, la mejor zona residencial de la ciudad. Es así como doña Cora, con sus ahorros, producto de su jubilación como maestra y con lo que le envía su hija, logra salir del barrio «El Infiernito» y se muda a la urbanización Jardines de Alto Barinas, en contra de la voluntad del esposo, quien se niega a mudarse de una casa que «él construyó ladrillo a ladrillo». Doña Cora, a pesar de la crisis matrimonial, se mudó a la nueva casa, pero siguió atendiendo al esposo, que se quedó en la casa del barrio. Luego el esposo cederá y se mudará a la nueva vivienda.

31En la tercera generación, el cuarto hijo de doña Cora, Yon-ni, ha cambiado de carrera dos veces y actualmente sigue estudiando en la universidad, donde «ha perdido mucho tiempo».

32Se casó y se separó, tiene dos hijos y aún vive en la casa familiar, dependiendo de sus padres. Ayuda al padre, en la venta de terminales y hace algún trabajo ocasional. Sus padres están jubilados, la mamá como maestra graduada y el papá como obrero del INOS. Con el ingreso mensual percibido, también sostiene la mamá, a los dos hijos solteros que aún estudian, uno como técnico electricista, a punto de graduarse y la otra como médico.

33Para Yonni, la situación familiar le ha causado traumas, por diferencias en el trato con relación al hermano mayor varón, asimismo, por la relación matrimonial rota. Para él, se justifican algunas de las exigencias que sus padres tuvieron con él, pero se queja de las discriminaciones dentro de la familia.

Breves comentarios de la historia familiar realizada

34La realización de una sola historia familiar conformada por tres historias de vida de representantes de tres generaciones constituyen en términos de lo que a experiencia se refiere, una cantidad bastante reducida. Sin embargo, a partir de lo observado en su realización y de acuerdo con algunas dudas planteadas durante la revisión de algunos autores, se intenta una breve discusión teórica de algunos aspectos de acuerdo a observaciones hechas en el proceso de elaboración de las historias de vida.

35La preeminencia metodológica de la práctica de hablar y escuchar como característica fundamental de las historias de vida, así como la relación intersubjetiva de sentido-presencial en la que el entrevistado y el entrevistador fundan un encuentro cara a cara, emana de un proceso donde se ha venido creando un discurso antivisual que tiene la facultad de librar otros sentidos y otros recursos antes marginados, tales como el oído, lo que va a jerarquizar la palabra. El oído y la palabra no sólo abren una posibilidad paradigmática, también conducen a un nuevo régimen de producción de verdad: según Hannah Arendt, cualquier cosa que el hombre haga, sepa o experimente sólo tiene sentido en el grado en que pueda expresarlo. Tal vez haya verdades más allá del discurso, y tal vez sean de gran importancia para el hombre en singular, es decir, para el hombre en cuanto no sea un ser político, pero los hombres en plural, osea los que viven, se mueven y actúan en este mundo, únicamente experimentan el significado debido a que se hablan y se sienten unos a otros y a sí mismos.

36Anteriormente Hannah Arendt, había planteado que «[...] pudiera ser que seamos incapaces de entender, esto es, de pensar y hablar sobre las cosas que, no obstante, podemos hacer». Por su parte Todorov define el discurso como una manifestación concreta de la lengua, que se produce necesariamente en un contexto particular, en el cual intervienen no solamente los elementos lingüísticos, sino también las circunstancias de su producción: interlocutores, tiempo y lugar, y las relaciones existentes entre estos elementos extralingüísticos.

37Las palabras y las proposiciones adquieren, al insertarse en un discurso, un sentido más particular que aquel que tienen en la lengua; es así como además del sentido directo que las palabras expresan dentro de una fase, existe un sentido indirecto que está presente en todos los discursos y que puede ser interpretado sólo en un contexto concreto.

38Para Todorov el fenómeno simbólico no tiene nada propiamente lingüístico, el lenguaje no es más que un soporte. Los sentidos segundos o indirectos surgen por asociación y la asociación es un proceso psíquico que no es específicamente lingüístico. «Se asocian tanto unos objetos como unas acciones y una situación puede ser simbólica, al igual que un gesto.»

39Llama a reflexión entonces que en la centralización que se hace en la oralidad, en la palabra como régimen productor de verdad especialmente el desplazamiento de la observación que algunos llegan a asumir como sólo escuchar y dejar de ver, pero que en muchos casos en especial cuando se hacen historias de vidas con campesinos o con poblaciones con predominio de grupos primarios se hace evidente la existencia de un lenguaje no verbal que permite la comunicación entre los miembros del grupo, la cual nos lleva a pensar que tal vez sea necesario también oír con los ojos cuando se intenta establecer una auténtica comunicación y captar lo que realmente el interlocutor está expresando.

40Jorge Vergara cuando habla de las sociologías y antropologías de la vida cotidiana señala que «el mundo existía antes de la ciencia y continúa existiendo y que ese mundo tiene un sentido y significado para los hombres que en él viven».

41Asimismo se refiere Vergara a la comprensión planteando que en el análisis de la vida cotidiana la comprensión, no es sólo un método de investigación, sino una condición esencial de la vida social... «Comprender a otros implica entrar en diálogo con ellos y la vida social implica la comprensión como medio condicionante de la predictibilidad social que los actores hacen suceder».

42Por su parte Foucault dice:

Allí donde las palabras parecen haber huido de las cosas y se nos presentan como algo normal, «natural», «inmediato» [...] expresan la ficción del «mundo humano» desprendido del ser, nos ofrecen más una ausencia que una presencia.
Las palabras ya no designan algo, no expresan a nadie, tienen su fin en sí mismas. Ya no es un «yo» quien habla, es el lenguaje quien se habla, el lenguaje como obra, y como obra del lenguaje signo derruido como signo. Huella de huellas [...] sin presencia. Huellas que instauran sin origen el juego de las diferencias y de la diferencia. Es el tiempo de la desposesión y de empezar una escritura que sin embargo, ya viene escribiéndose.

43Si la palabra no designa nada, qué ocurre entonces con la comprensión y, especialmente, qué ocurre en la vida social que exige como condición la comprensión, si es cierto que la palabra al presentarse como algo normal e inmediato expresa la ficción del recuerdo humano.

44Pierre Ansart plantea que la ideología dominante indica de manera más clara y más explícita el sentido de la vida común al establecer una función para cada quien y una identidad social, y al señalar las razones de las divisiones y las desigualdades.

Si la ideología no fuera más que el comentario inocente del sistema social y de sus distribuciones, habría que sorprenderse de los esfuerzos que continuamente se hacen para reproducirla e inculcarla, para renovar la función de las coyunturas y para imponerla en particular sobre aquellas clases consideradas como indiferentes a su prestigio.

45Considera Ansart que:

[...] se puede formular como hipótesis que una ideología de clase dominante o una burocracia dominante constituyen una respuesta activa y continua a las amenazas latentes en el sistema de desigualdad. En aquellas sociedades donde los conflictos podrían renacer en todo momento por la distribución de los bienes económicos, de los bienes de poder, de los bienes de prestigio o por las finalidades de las decisiones políticas, económicas y militares, así como por los medios y ritmos para realizar dichos objetivos, las ideologías dominantes necesitan inculcarse con el mayor cuidado. El nivel mínimo de conflicto, la indiferencia, la apatía, el retroceso en relación con los objetivos del poder, resulta una amenaza que las sociedades con dificultades para renovarse sólo pueden contrarrestar activando hasta un nivel suficiente la movilidad social.

46Resulta ineludible entonces considerar los aspectos que se refieren a dicha activación en la ideología dominante cuando se intenta estudiar las ideas y representaciones sociales reladonadas con la movilidad social a través del estudio de la vida cotidiana.

47Siguiendo con lo expresado por Ansart el autor dice:

El discurso conviene, resulta eficaz en la resolución de los conflictos y en la inhibición de su posibilidad. Al integrar dinámicamente al sujeto en lo social, la ideología interviene la regulación de todas las prácticas inter-individuales. Ella proporciona a todos los miembros una representación homogeneizante y tipificante del prójimo, permite identificar al otro y percibirlo como semejante puesto que se adhiere a los mismos valores».

48Para lograr esta identificación los miembros del grupo comparten un conjunto de signos. En los sistemas de signos cuya función es la comunicación de significados primeros se tiende a dotar al signo del máximo de univocidad, lo contrario de lo que ocurre con los sistemas de signos cuya esencia es la comunicación de significados segundos, donde forzosamente se produce una equivocidad que ha de tender en la medida de lo posible, a evitar la incomunicación y conseguir un determinado grado de univocidad.

49«El análisis semiológico intenta descubrir las representaciones colectivas.» El semiólogo ha de jugar con significados segundos, con la connotación, por ello resulta bastante difícil lograr alcanzar las dimensiones que permiten modelos de significación denotativa, donde es más fácil y viable agotar las significaciones y presentar un código totalizador de sistemas de significación cerrados.

50Estos problemas afectan en su base a los intentos de abordaje de los significados segundos, pero a pesar de saberlo se le presenta como posible camino no como llegada. La búsqueda de mejores formas de aproximación a la realidad y de mayores grados de totalización parte de la certeza de que las características de la llegada sólo son plenamente previsibles en un plano puramente teórico. Hay aspectos de la vida social que únicamente si se analizan traspasándolos, como con los efectos de rayos X, puede descubrirse su verdadera naturaleza. Pero por ahora no conocemos esa especie de rayos X.

51La semiología tiene como objeto de estudio todo sistema de signos en cuanto que constituyan, si no lenguajes, sí sistema de significación. Sin embargo, se considera que sólo en el terreno lingüístico se puede llegar a establecer un código riguroso que explique el funcionamiento del signo lingüístico en sociedad. En el lenguaje las unidades sintagmáticas repercuten unas en otras y obtienen así su significado de connotación. Hay una dependencia recíproca y por ello es posible intentar elaborar con las limitaciones inevitables un eje sintagmático frente a la polisemia esencial.

52Ahora bien, el lenguaje se constituye por un universo de signos y funciona en conexión con ellos. Pero además de la palabra existen elementos supratextuales que funcionan en cuanto la representación es la proyección en el mundo sensible de estados e imágenes ocultas. La manifestación lingüística se acompaña de una serie de signos supratextuales.

53Un ser humano con sus gestos cotidianos y sus características más vistosas se expone con fines representativos. Su representatividad no es la de la representación teatral, es aquella por la que mi signo representa siempre otra cosa para los ojos de alguien, bajo cualquier forma o capacidad.

54Llamar al hecho teatral representación acentúa el carácter sígnico de toda acción teatral, en la que algo ficticio o no, se ostenta a través de alguna forma de ejecución con fines lúdicos, el teatro es también ficción sólo porque es sobre todo signo; pero no es necesario que exista un signo, que el signo lo emita intencionalmente alguien y se construya artificialmente como signo, basta que exista una convención que permita interpretar como signo un acontecimiento incluso natural, como un síntoma y un indicio.

55Un objeto, una vez elegido como signo, funciona como tal por algunas y sólo algunas de sus características, no por lo demás, y por lo tanto constituye ya (en el ámbito de la convención representativa) una abstracción, un módulo reducido, una construcción semiótica.

56Umberto Eco distingue tres posibles campos de investigación semiótica:

57— La kinésica que estudia el significado de los gestos, de las expresiones de la cara, de las actitudes motoras, de las posturas corporales cada una de estas expresiones no verbales está codificada de alguna forma en cada cultura. Con la introducción a la kinésica de Ray Birdwhislell parece iniciarse el estudio metódico de los gestos del cuerpo humano y su naturaleza comunicativa, a aquellos aspectos que se refieren a la expresión corporal. Asimismo Jakobson en su ensayo sobre los gestos motores y Mass en el estudio de las técnicas del cuerpo se han abocado al análisis de estas formas de expresión.

58— La paralingüística estudia las entonaciones, las inflexiones de la voz, el distinto significado de un acento, un susurro, una duda, un fonema, incluso un sollozo o un bostezo. Trager y otros advierten que no hay sonido emitido entre una palabra y otra que no sea significativo casi siempre por convención cultural precisa.

59En cuanto a la prosemia, Hall señala en su libro La dimensión escondida que no existe la más mínima alteración de las distancias espaciales entre dos seres que no tengan un significado diferencial.

60— En la representación teatral actores y directores han resuelto por mucho tiempo de forma instintiva la forma de representar algunas características culturales y de expresión comunicativa que caen en algunas de los antes señalado, campos de investigación semiótica, y es precisamente en el estudio de las técnicas de adiestramiento teatral donde los semiólogos han encontrado importantes pistas para el análisis de códigos extraverbales de gran importancia para la mejor captación del lenguaje oral, de la palabra.

61El lenguaje extraverbal comenzó a ser estudiado como una forma de captar expresiones-, signos comunicativos, que por ser espontáneas formas de expresión cultural, muchas veces están más cercanas a lo genuino de los sentimientos y actitudes que por alguna razón pudieran ser consciente o inconscientemente tergiversados. «[...] Todo hombre es signo a partir del instante en que adquiere conciencia de sí y del entorno, y todo lo que adquiere realidad fuera del hombre es representación del hombre». Señala Helena Sassone, por tanto, la aceptación y hasta la defensa del análisis semiológico resulta más probable. Tal vez la consideración de estos aspectos complique más un campo metódico que aún lucha por ocupar un espacio en el quehacer actual de las ciencias sociales, la reducción a sistemas de la representación de valores ideales, de conceptos morales o contenidos metafísicos que se depositan en los signos, no siempre es posible la hermenéutica, es entonces la opción como disciplina interpretativa de caracteres implícitos cuyos rasgos son típicos de una determinada cultura.

62Durante la realización de las historias de vida especialmente en el caso de don Antonio, un llanero de ochenta y siete años, sin estudio y muy cercano aún a sus raíces culturales se observaron gestos y expresiones que muchas veces completaban la frase, ocupando el lugar de una o varias palabras sin que pudiésemos captar totalmente su sentido indirecto. La solución que se encontró durante el proceso de realización de las entrevistas fue el de repreguntar y tratar de captar lo que se quería decir, de tal forma que quedara grabada la expresión que faltaba. Sin embargo, quedó la duda de si lo que captamos era lo que realmente se quería expresar y que tal vez dentro del mismo grupo de pertenencia de cada generación tiene un sentido que escapó a nuestra comprensión, pero fue evidente que sólo oír sin escuchar con los demás sentidos no basta.

Ubicación relativa del estado Barinas en Venezuela

Ubicación relativa del estado Barinas en Venezuela

63Queda claro que dentro de la investigación social y de las dificultades e inconvenientes que el método biográfico intenta superar con relación a la forma de abordaje metodológico antes dominante que anteponía la observación y la experimentación en la búsqueda de la verdad. Estos aspectos son de mayor dificultad de captación.

64Ahora bien, si la denigración de la observación como regla metódica se lleva al extremo que desde ser todopoderosa se le elimina por completo; esa eliminación total podría dejarnos ciegos, al llevar la preeminencia de la palabra al absoluto. Esa palabra que según Foncault también está vacía de contenido es rescatada en la relación de diálogo que caracteriza las historias de vida, pero en la búsqueda de establecer la comunicación que permita la comprensión no se puede caer en absolutos desde un extremo al otro, y tal vez, en otros campos del quehacer humano algunas respuestas están esperando por nuestra acuciosidad y creatividad.

Bibliography

Bibliografía

Abouhamad, J. (1970): «Los hombres de Venezuela, sus necesidades, sus aspiraciones», Pub. Univ. Central de Venezuela, Caracas.

Ansart, H. (1980): «Sociología del Discurso Política, Sociología de los Conflictos», en El Discurso Político. Recopilación de Mario Monte-forte T. de los trabajos del Seminario Internacional sobre El Discurso Político. Teoría y Análisis, celebrado en México en 1977, Editorial Nueva Imagen, México.

Arendt, H. (1974): La condición humana, Seix Barral, Barcelona.

Bertaux, D. (1987): «Du Monopole au Pluralisme Méthodologique dans la Sociologie de la Mobilité Sociale», Annales de Vaucresson.

— (1980): «L’Approche Biographique: Sa Validité Méthodologique, ses Potentialités», Cahiers Internationaux de Sociologie (Paris).

Bertaux-Wiame, I. (1987): «Le projet familial», Annales de Vaucresson.

Briceño, R., González Telez, S., Phelan, M. y Ruiz, A. (1980): «La movilidad Social en la Venezuela Contemporánea», Mimeo, LIS/UCV, Caracas.

Castro, G. (1988): «Algunos problemas metodológicos derivados de experiencias de investigación sobre cultura cotidianidad y política en el caso Venezolano», Seminario sobre «Cultura, Cotidianidad y Política en América Latina: Cuestiones Metodológicas» organizado por Placso-Ecuador bajo el Patrocinio de Clacso y UNESCO, Caracas.

Cordova, V. (1990): «Historia de Vida: ¿Nuevo enfoque paradigmático?», FACES (Universidad de Carabobo), Año 1, No. 3 (enero-marzo).

De Toro, F. (1987): «La Semiosis Teatral», Cuadernos de Investigación Teatral, CELCIT (Caracas), No. 23.

Díez Bosque, J.M., García, L. y otros (1975): Semiología del teatro, Editorial Planeta, Barcelona.

Eco, H. (1975): en J. Díez Bosque y otros, Semiología del teatro, Planeta, Barcelona.

Foucault, M. (1990): Paráfrasis de un texto de Maurice Blanchet citado por Ángel Gabilondo, El discurso en acción, Anthropos, Barcelona.

Graterol, M. (1990): «Historias de Vida, problemática de interpretación (lo heurístico y lo hermenéutico)», FACES (Universidad de Carabobo), Año 1 (enero-marzo).

Habermas, J. (1982): Conocimiento e intereses, Editorial Taurus, México.

IbÁñez Gracia, T. (1988): Ideologías de la vida cotidiana, Sendal Ediciones, Barcelona.

López, F. (1990): «Las historias de vida y su régimen de producción de verdad», FACES (Universidad de Carabobo), Año 1, No. 3 (enero-marzo).

Maldonado, F. (1987): «La distinción epistemológica entre los niveles lingüístico, conceptual y fáctico», Revista Venezolana de Ciencias Políticas, CEPSAL (Universidad de Los Andes, Mérida).

Sassone, E. «La Semiología aplicada al Teatro», Cuadernos de Investigación Teatral (CONAC, Caracas), No. 3.

Todorov, T. (1982): Simbolismo e Interpretación, Monte Ávila Editores, Caracas.

Vergara, J. (1988): «Las Sociologías y Antropologías de la Vida cotidiana», Seminario Nuevas Alternativas Metodológicas en Ciencias Sociales y Políticas, Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, Universidad Central de Venezuela, Caracas.

List of illustrations

URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3512/img-1.jpg
File image/jpeg, 398k
Title Ubicación relativa del estado Barinas en Venezuela
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3512/img-2.jpg
File image/jpeg, 118k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3512/img-3.jpg
File image/jpeg, 218k

Author

U. Nal. Exp. de los Llanos Occidentales

© Institut français d’études andines, 1998

Terms of use: http://www.openedition.org/6540