Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. II

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte tercera. Identidad de género, espacio privado, espacio público

Los Rodríguez: una familia de la frontera colombo-venezolana

Elizabeth Zamora Cardozo

Texte intégral

Introducción

1En Ureña, un pueblo limítrofe entre Venezuela y Colombia viven los Rodríguez; una familia de frontera, fiel reflejo del modo de vida característico de este tipo de espacio territorial y síntesis expresiva de algunos aspectos concernientes al proceso de movilidad social en Venezuela.

2Esta ponencia señala aspectos de la frontera colombo-venezolana y los particulariza en la familia Rodríguez —en tres generaciones— que emerge como expresión totalizante de esa realidad política, económica y socio-cultural. Presentaremos en estas líneas parte de las conclusiones de un trabajo de investigación realizado en fases sucesivas en el eje fronterizo San Antonio - Ureña - Norte de Santander, donde se estudiaron con detenimiento temas concernientes al modo de vida del habitante de esta región, para lo cual partimos de la siguiente interrogante: ¿cómo es vista la frontera desde la frontera misma? Para tal efecto realizamos diversas entrevistas entre los residentes en dicho espacio, lo cual nos proporcionó resultados de tipo cuantitativo en torno a la idea de frontera que tienen quienes allí conviven, así como situaciones implícitas en el modo de vida que los caracteriza.

3Nuestro acercamiento a la metodología de las historias de familia nos llevó a explorar nuevamente la realidad ya descrita, pero desde una perspectiva cualitativa, y la posibilidad de confrontar una misma realidad por medio de metodologías diferentes. Encontramos así, cómo la historia familiar puede proporcionar dimensiones abarcantes de un todo por medio de relatos, si se quiere, ingenuos.

4Las investigaciones que llevamos a cabo se insertan en dos vertientes: la primera señala aspectos sobre la vida de una familia de frontera, y la segunda ubica a dicha familia en un análisis inscrito dentro de las características de movilidad social, presentes en algunas familias venezolanas. Igualmente nos detendremos en un marco de ideas tendentes a mostrar cuestiones inmersas en las historias de vida, en tanto una metodología cualitativa.

La frontera contada por sus protagonistas

5Los orígenes históricos compartidos, como la similitud idiomática y religiosa, hacen posible que entre Venezuela y Colombia se faciliten conexiones de tipo cultural. La frontera colombo-venezolana es una región que goza de cierta homogeneidad tanto en los códigos cosmogónicos como en los supuestos antropológicos. Puede hablarse de cierta uniformidad socio-cultural entre ambos países, que se pone de manifiesto en sus fronteras; sin embargo, vale decir, que la realidad fronteriza en tanto que tal, diferencia este ámbito de otras zonas del país. A continuación mostraremos algunos aspectos surgida de la historia de los Rodríguez, que se hacen extensivos a la realidad socio-cultural de dicho espacio.

Las migraciones en la frontera

6El proceso migratorio entre Venezuela y Colombia, cuando se visualiza de manera general, incluye situaciones puntuales. En los años cincuenta el gobierno venezolano implanta la política de «puertas abiertas», lo cual hace masiva la inmigración, tanto la de origen europeo como la colombiana. A esto se le suma la época de violencia en Colombia. Para los años setenta, a raíz del boom petrolero son muchos los colombianos que consideran a Venezuela como agente propiciador de movilidad social ascendente; esta visión disminuye desde 1983 cuando se empiriza la crisis económica venezolana. En lo que respecta al proceso migratorio, éste se ha presentado en una forma sui generis en la frontera colombo-venezolana. El desplazamiento de un sitio a otro, transponiendo el límite, aparecía —aún subsiste pero en menor escala— como el recorrido por un espacio territorial que no se visualiza como Venezuela o como Colombia, sino como la frontera. En la familia Rodríguez el proceso migratorio se manifiesta de la siguiente manera:

7Leonarda, la abuela, nació en Colombia y a los tres años de edad se muda a Venezuela con su madre, ya que esta última contrajo nupcias con un obrero venezolano. Sin embargo, esto para ella sólo significó venirse «de allá para acá». «Vivíamos aquí abajo, ahorita está allá la casa de los viejos, pa’ venderla, ellos vivían pa’ los laos de Cúcuta, y de allá nos vinimos». A los 27 años la abuela se casa con Dámaso Rodríguez, campesino colombiano activista político del Partido Liberal, quien se radica en Ureña, huyendo de la violencia política, tras la cual fueron asesinados todos sus hermanos. Si nos ubicamos en el momento histórico venezolano cuando «la abuela» contaba con tres años —1917— gobernaba el país Juan Vicente Gómez, y es en el gobierno siguiente el de Eleazar López Contreras (1936-1941) cuando se inaugura el Puente Internacional Simón Bolívar. De tal manera que en la niñez de Leonarda no existía dicha infraestructura como empirización de límites geográficos. Los Rodríguez en términos de migración muestran la composición de gran parte de familias de la frontera, donde los cónyuges pueden ser: «Los de allá» (Colombia) «uno de allá y otro de acá» (Colombia y Venezuela). Pudimos observar lo antes dicho en las parejas constituidas por los hijos de Leonarda, lo que se hace extensible a la realidad fronteriza.

8Para el habitante de la frontera ésta es más que parte de dos Estados Nacionales específicos, es más que Bogotá o Caracas como centro, en su habitat generador de dimensiones convergentes y divergentes, en tanto grupos sociales que poseen intereses precisos, pero que, sin embargo, interactúan en un mismo suelo, particularizándose con respecto al centro venezolano o al centro colombiano. Por ello acotamos que la frontera debe ser entendida desde la frontera misma y no someterla a disposiciones que no incluyen al ciudadano común, exentas de una realidad específica donde convergen venezolanos y colombianos. Hay que entenderla y tratarla como espacio binacional en lo que a las relaciones sociales respecta.

Legalidad y frontera

9La frontera colombo-venezolana tiene rasgos específicos que la identifican en tanto que tal. Entre éstos tenemos lo relativo a la cedulación. Aunque para Leonarda, mudarse de Colombia a Venezuela sólo significa venirse «de allá para acá», existen hechos que empirizan realidades socio-políticas, entre ellas tenemos la educación.

Yo he tenido problemas con la cédula. Sí, no hubo quién ayudara. Cuando estaba más joven estaban sacando cédulas pero nadie me ayudó [Leonarda, 1.a G.].

10Esto le coarta el desplazamiento hacia otras zonas de Venezuela. Se le presenta el siguiente panorama: Toda su vida ha estado radicada en Ureña, sus lujos son todos venezolanos, por tal razón se ha desprendido de cualquier tipo de relaciones con el centro de Colombia. Su vida está en el lado venezolano, pero no puede desplazarse libremente por este territorio por no poseer cédula... Ni de Colombia, ni de Venezuela, Leonarda, al igual que muchos habitantes de este territorio, es de la frontera.

Frontera y violencia

11El territorio fronterizo es percibido de manera diferente por quienes lo intuyen desde fuera y por quienes lo viven empíricamente. Mientras los medios de comunicación social coinciden en informaciones que lo presentan como zona de tensión, en general sus habitantes lo perciben como lugar igual a cualquier otro del país. Esto lo pudimos corroborar a través de nuestro trabajo de investigación después de entrevistar a habitantes de la frontera. Los jóvenes de la familia Rodríguez lo resumen así:

  • 1 Explosión social venezolana. Denominada «El Sacudón». En 1989.

Aquí no hay bochinche como dicen por ahí... cuando el 27 de febrero1 aquí la gente estuvo quieta [Dimas, 3.a G.].
A mí me gusta vivir en la frontera. Yo no podría vivir en otro lugar, yo estoy acostumbrada a esto. Yo no veo ningún peligro, que aquí hay peligro ¡claro! como en todo pueblo, como en todo barrio, en todas partes hay peligro [Magaly, 3.a G.].

Intercambio comercial y fluctuación de la moneda

12La frontera colombo-venezolana en casi toda su amplitud, puede considerarse una frontera viva, debido a la multiplicidad de relaciones comerciales propias de su entorno, ya sean éstas legales o ilegales. El comercio en cualquiera de sus facetas es inherente a ella, sus habitantes se insertan en procesos de intercambio económico, generador de conexiones sociales. Este contacto está mediado por la variabilidad de la moneda. Existen expectativas en cuanto al valor de ésta en uno u otro país. Los que viven en la nación donde la moneda es «más fuerte», buscarán beneficio «al lado», a través de la adquisición de bienes de consumo.

Aquí hay que estar pendiente si el bolívar sube o baja, es que sufre uno, eso nos pasa a todos, pongamos que si sube el bolívar, ¡ay!, subió el bolívar. Aquí ha subido el bolívar hasta 16 pesos... pero si uno no tiene el bolívar pa' descambiar, mija, la misma vaina [Leonarda, 1.a G.].

13Esta fluctuación también genera el llamado contrabando de extracción o intracción —según desde donde se mire—, por momentos han sido productos colombianos los que invaden el mercado venezolano, en otras oportunidades es a la inversa.

[...] por lo menos ahorita cuando estuvo el bolívar bajo, tan bajo que a veces uno se quedaba aquí sin azúcar, sin harina, pan, porque toda esa mercancía se la llevaban cuando estaban los maleteros, que no existía ni leche ni nada y uno tenía que ir a buscarla a Cúcuta [Jesús, 2.a G.].

14En cuanto al intercambio comercial es sólo la minoría quien dispone de grandes capitales en la frontera —venezolanos o colombianos— la que se beneficia, para obtener ganancias de las fluctuaciones monetarias que se gestan en ambos países.

Explotación de la mano de obra

15En una investigación realizada por Ricardo Torrealba sobre Mercados de Trabajo en Ureña se pone de manifiesto el alto porcentaje de trabajadores colombianos que laboran en las fábricas de Ureña. Este fenómeno ha sido objeto de estudios tendentes a mostrar la explotación de la cual es objeto el trabajador colombiano por parte de algunos industriales. Esto lo expresa Leonarda con las siguientes palabras:

Aquí en la frontera es difícil conseguir trabajo... ¡Ay, mija!, eso es grave ¿no ve crítica la tantísima gente que hay sin trabajo? Porque yo no sé, usted sabe lo que está pasando aquí ahoritica, que aquí están buscando pura gente colombiana, porque los de aquí, cualquier cosa, ellos corren a los sindicatos, a las cosas ésas, entonces ellos buscan es a gente colombiana, como la gente colombiana no tiene papeles de aquí, ¡no pueden reclamar nada a la oficina de trabajo!

16A través de estas líneas Leonarda señala tres situaciones, que por nuestras investigaciones, sabemos características de la frontera.

  1. Que muchos venezolanos no consiguen trabajo en la frontera.
  2. Que no los consiguen porque son los colombianos quienes ocupan dichos empleos.
  3. Que éstos ocupan dichos empleos porque son presa fácil para la explotación de su mano de obra.

El Central Azucarero en Ureña

17La construcción del Central Azucarero irrumpió en Ureña y cambió muchos aspectos del modo de vida de sus habitantes, los cuales incluyen desde hábitos de trabajo hasta condición laboral. Antes del Central los campesinos trabajaban en sus huertas, y en Ureña había variedad de cultivos. Sin embargo, según Aura, una de las hijas mayores de Leonarda:

[...] mi papá decía que antes de hacer el Central Azucarero todas las tierras que habían por aquí eran cultivadas en huertas y pastos... pero después que construyeron el Central Azucarero, entonces la gente ya empezó a sembrar caña... El Central lúe el que perjudicó todo esto [Aura, 2.a G.].

18La visión negativa del Central Azucarero se repite entre los miembros de la familia Rodríguez, así como entre muchos habitantes de Ureña. Además hay que agregar la contaminación que sufren los pobladores de la localidad por los desechos por el Central lo cual enlatiza la visión negativa hacia el mismo.

Aproximación al proceso de movilidad social en Venezuela

19La realidad socio-histórica, económica y política venezolana ha determinado al proceso de movilidad social que define este país. De esta manera, las características del mencionado fenómeno, en un determinado contexto, dependerán del espacio social en el cual se estudia, por tal razón para entender el proceso de movilidad social venezolano, hay que globalizar la macro-estructura a la cual hacemos referencia.

20En el plano económico-social venezolano —que a su vez ha tenido injerencia en lo político— resaltan tres dimensiones definitorias del proceso. En principio, el período agrícola, donde Venezuela engrosa las filas de aquellas naciones donde la agricultura emerge como eje central de la economía, se le define así como el país agro-explotador. Luego con la aparición del petróleo la principal fuente de ingreso será el «oro negro» o «estiércol del diablo», dos acepciones contrapuestas con las que se le ha definido.

21Desde 1920 existe una amplia transición: se pasa de una economía agrícola estancada, a una pujante economía petrolera. Para 1926 las exportaciones petroleras sobrepasan a las agrícolas y hay modificaciones entre las clases sociales. Ya no era el eje la clase terrateniente y se da paso a una incipiente burguesía que comerciaba con la importación de productos.

22La crisis agrícola trae consigo el éxodo campesino hacia las zonas petroleras y áreas urbanas. La petrolización de la economía venezolana incidió en el fortalecimiento económico del Estado, quien se constituyó en eje central. De ente pasivo de la época pre-petrolera se transformó en intermediario del sector comercial y proveedor casi absoluto del sector público.

23Como tercera dimensión aparece la crisis económica-social que vive el país, la cual se pone de manifiesto el 18 de febrero de 1983 cuando el bolívar es devaluado con respecto al dólar. Esta fecha es conocida como «el viernes negro». Después vendrá un proceso de recesión económica, acompañado por una inflación galopante, que modifica muchos esquemas políticos, económicos y sociales, con los cuales se operaba en Venezuela. La crisis se empiriza en Venezuela de manera drástica cuando en febrero de 1989 —27-F— el pueblo sale a la calle y propicia el primer «sacudón» a gran escala en la historia contemporánea de Venezuela.

24Los grupos sociales en Venezuela, presentan con respecto a la movilidad social características analizables en el orden de lo socio-estructural y de lo socio-simbólico. Por lo tanto se hace necesario indagar el proceso de movilidad social venezolano así como sus implicaciones en dicho espacio social, las cuales superan el orden cuantitativo para dar paso a lo cualitativo. Las historias de vida permiten la exploración de ese proceso de dinamismo social.

25La investigación sobre movilidad social en Venezuela en la cual se inserta la familia Rodríguez tiene como objetivo «el estudio de los procesos de movilidad social ocurridos en Venezuela en las tres últimas generaciones y cómo, a consecuencia de estos procesos han evolucionado elementos concretos tales como las estrategias sociales elaboradas para alcanzar trayectorias ascendentes, evolución de la composición y de la estructura familiar, transformando los estatus sociales estructurales en tres generaciones: los niveles de instrucción, trayectorias socio-profesionales, espacios habitables, poder adquisitivo, modos de vida y cambios en los elementos simbólicos como la transformación y transmisión de valores, elaboración de proyectos de vida, expectativas de futuro y representaciones del mundo» (López M., 1992: 1).

26Hasta el momento se han realizado 7 historias de familia, provenientes de distintos estratos, las cuales nos han proporcionado aspectos para el análisis del fenómeno, pero que hasta ahora no se pueden tomar como concluyentes en lo que respecta al proceso de movilidad social en Venezuela. Sin embargo, a partir de algunos aspectos surgidos de las familias en estudio, y tomando en cuenta nuestro conocimiento de la realidad en cuestión, nos permitimos entenderlos como característicos de la sociedad venezolana. Tomaremos algunos ejemplos a partir de la familia Rodríguez. De su narración surgen elementos extensivos a la realidad venezolana.

La casa como templo

27La vivienda como manifestación de logro forma parte de la esencia constitutiva del entorno familiar. La casa es el asiento, la metáfora del mundo, su importancia se sobrepone a la idea de espacio habitable. Cada familia es la casa, cada casa es la familia. Por tal razón se hace común visualizar en el seno de cada familia, la importancia que conceden a la vivienda.

Yo he logrado lo que mi papá quería... lo primero es la casita [Jesusa, 2.a G.].

28Los valores en torno a la importancia de la casa se mantienen. Lo que ha cambiado son las posibilidades de obtener vivienda. En la familia Rodríguez se pone de manifiesto un proceso de movilidad descendente en torno a la vivienda, lo que podemos apreciar en el siguiente gráfico:

29Leonarda, la abuela, construye su casa con un pedazo de terreno que le regalaron: «Yo pedí un pedazo de terreno de aquí, la dueña del terreno, me dijo: “agarre lo que quiera”». Jesusa construye una casa bien amplia porque «cuando eso los materiales eran baratos». En tanto, Magaly vive en casa de sus suegros y debe esperar un sorteo de la Ley de Ahorro habitacional para obtener su casa. Este fenómeno se repite en innumerables familias donde los hijos deben recurrir a los padres para procurarse un espacio, debido a las desfavorables condiciones para la obtención de vivienda que presenta Venezuela.

La educación

30La importancia en la obtención de un título universitario, como agente de movilidad social ascendente, es uno de los valores transmitidos con mayor énfasis en la familia venezolana. Se puede generalizar en torno a cómo los hijos han logrado en su mayoría un nivel educativo superior al de los padres. En la familia Rodríguez se suscita de manera ascendente, tal como lo muestra el gráfico:

Papel de la hermana mayor

31El mito de Ingenia —la idea de sacrificio para dar vida— parece proyectarse en el seno de familias donde uno de los hermanos, usualmente el mayor, asume la responsabilidad de crianza de los demás, en desmedro de sus expectativas.

32Esta estrategia familiar en el caso de los Rodríguez disminuye en la 2.a generación y prácticamente desaparece en la siguiente.

Como yo era la mayor, yo fui la que sufrí más, ayudándole (a la madre) a criar once hijos... yo cuando tenía nueve años ya le cocinaba a ella y a los últimos muchachos que ella tenía [Leonarda, 1.a G.].
En mi niñez yo era el juicio de la casa [Jesusa, 2.a G.].
Mi niñez fue bonita, sana, nunca pasé trabajo [Magaly, 3.a G.].

33Leonarda debe dejar de ir a la escuela para cuidar a sus hermanos, Jesusa aunque asume la responsabilidad de hermana mayor, estudia al igual que los demás hermanos, y Magaly, a pesar de ser también la mayor, no asume responsabilidades maternales para con sus hermanos.

34Estos cambios no pueden verse aislados del proceso de estructuración de la sociedad venezolana, la responsabilidad de un hermano por los demás también responde a criterios de planificación familiar. Años atrás el número promedio de hijos que tenía una mujer era mucho mayor que el actual, de allí que los hijos mayores tuviesen que atenderlos.

35La reducción del número de hijos podría ser un factor que concede oportunidad a los hermanos mayores de independencia con respecto a los menores.

Historias de vida y praxis. Algunas reflexiones

36Realizar una investigación de esta naturaleza nos permitió detenernos en situaciones que sólo la praxis con su realidad envolvente es capaz de mostrar. Mencionaremos algunas de ellas.

37— El hecho de que la familia a la cual se realiza la historia acepte ser entrevistada no es en sí novedoso. Sin embargo, la experiencia nos ha enseñado, que no basta que la entrevista sea concedida sino que la labor entre investigador y entrevistado se asuma en conjunto, de allí que consideremos que para la realización de las historias de vida existe un primer axioma, esencial para la ejecución. La familia debe estar realmente interesada en ser entrevistada, y asumir el proceso como una reconstrucción histórica de un núcleo del cual cada uno de los entrevistados forma parte.

38— El papel protagónico del entrevistado supera el hecho de que él, constituya el centro. Consideramos que un entrevistado asume papel protagónico cuando se le concede la oportunidad —es su derecho— de referirse a temas que suponen importancia en un momento determinado. De allí que a diferencia de otras metodologías, las historias de vida tienen en sí mismas el carácter de lo impredecible, y como sucede usual-mente, supera los objetivos planteados por el investigador para dar paso a otros aspectos que nos muestran facetas de lo social que no buscábamos, lo cual propicia de manera vehemente la serendipity referida por Merton.

El conflicto de la recompensa

39Para el investigador, penetrar en la vida de alguien; hacerse partícipe muchas veces de las historias escondidas que pasarán a formar parte de un «trabajo de investigación» y recibir las historias que yacían guardadas entre baúles, puede generar conflictos en la medida que nos preguntamos: y nosotros, ¿qué dejamos? Sin embargo, si en una historia se cumplen los puntos a y b, que el entrevistado esté realmente interesado en reconstruir su historia y la de su familia, y que además se sepa como el principal protagonista, dicha disyuntiva podría solventarse.

Dos constantes en las historias de vida. La creación literaria

40La literatura contemporánea se ha nutrido de la oralidad. Juan Rulfo logró traducir en su codificación artística el laconismo expresivo de los campesinos. En Venezuela Ramón Palomares ha captado el voseo andino como meta para su idiolecto poético. En la literatura oral hay estructuras de lenguaje y de contenido que pueden documentarse en las historias de vida. A través del manejo de signos y símbolos de validez arquetípica, se pone de manifiesto la elaboración de metáforas, analogías metonimias e imágenes con sentido lírico, así como el manejo de lo insólito en situaciones cotidianas, propiciado-ras de visiones locales de lo real-maravilloso americano.

[...] mi papá tenía las vacas y aquí no habían potreros donde tenerlas... estaban las matas del parque cargadas de mangos y las vacas se venían a comer mangos, entonces los policías las veían y las encerraban y las metían presas... y le mandaba una citación la policía, entonces mi papá iba y las pobres vacas encerradas en los calabozos... mi papá tenía que ir allá a pagar la multa [Aura, 2.a G.].

41En un sentido literario la narración oral puede, como en las historias de familia, dirigirse desde una instancia que funciona como una investigadora de la especificidad de lo otro. Pero la narración oral de fundamento literario no admite, generalmente barreras para la imaginación del hablante, puede expandirse sucesivamente a través de historias intercaladas en pro del suspense y de la intriga; que atrapan al oyente. Así lo hacían los juglares en el entorno medieval y el modelo lo continúan hoy los cuenteros campesinos. Se trata de interpolar una narración en otra, que ejerce una función catalítica, de retardo de desenlace con la práctica de una ley del relato oral: la morosidad narrativa.

42En las historias de familia hay narración oral. Pero el emisor está guiado por quien lo entrevista, se lo regula aunque sea parcialmente —el marco semántico de la emisión. Pero en el nivel formal en el plano de las estructuras del lenguaje, aparecen esquemas de la oralidad. Entonaciones afectivas, apoyo de muletillas, repeticiones enfáticas que pueden citarse, entre otros, como muestras de un repertorio común a los narradores y a los entrevistados en las historias de familia. Aunque exista regulación en la entrevista, esto no impide los niveles de creación en las narraciones hechas por quien cuenta su historia. Con apoyo en Roger Escarpit puede afirmarse que «la literatura no se hace, se tiene».

Remembranza del pasado

43En la mayoría de las historias de vida, dicha remembranza puede estar referida a los valores, al modo de vida, a las posibilidades de obtención de bienes materiales entre otros. En gran parte de las historias, ya sea con respecto a una situación u otra. La mayoría de las veces, la construcción narrativa está imbuida de dicha remembranza y aparece un sentido elegiaco en torno el pasado, se habla de un tiempo feliz a través de un discurso quejumbroso. Distintos emisores coinciden en torno a un mitema de raíz arquetípica: el del paraíso perdido o el de la aetas aurea —la edad dorada— entre los antiguos romanos. Esto lo podemos mostrar con los siguientes ejemplos:

Antes trabajaba todo el mundo mija, tenían sus huertas, todo, no había ese Central... no se ganaba mucho pero alcanzaba la plata [Leonarda, 1.a G.].
Cuando nosotros nos criamos teníamos vacas y todo eso, ovejas, chivos, cochinos, ahora no, porque no se consigue ni vacas [Jesusa, 2.a G.].
[...] y ahorita los tiempos como están, los tiempos de ellos [los padres] eran sanos que podían dormir con las puertas abiertas y ahora en los tiempos de nosotros... ahora yo me pregunto ¿cómo serán los tiempos de mija? [Magaly, 3.a G.].

44Así como los mencionados, existen otros aspectos que se repiten en la estructura narrativa de las historias de vida, y la conforman como una metodología propiciadora de conocimiento de lo social. Está de parte del investigador descubrir cada vez más, dichos elementos para hacer de las historias de vida un modelo a seguir en el quehacer sociológico.

Bibliographie

Bibliografía

Balán, J., Browning, H. y Jelin, E. (1973): Migración estructura ocupacional y movilidad social (el caso Monterrey), Instituto de Investigaciones Sociales, Universidad Autónoma de México, México.

Bertaux, D. (1980): «L'approche biographique: Sa validité méthodologique ses potentialités», Cahiers internationaux de sociologie. No. LXIX, Paris.

— (1991): «Famillies et mobilité socieale. La méthode des généalogies sociales comparées». Ponencia presentada en el Coloquio «Fami-llies et contextes sociaux: les espaces et le temps de la diversité», Universidad de Lisboa.

y Bertaux-Wiame, I. (1988): «Le patrimoine et sa lignée: transmisions et mobilité sociale sur cinq genérations» en Life stories/Recits de vie, No. 4, Asociation «Developement de l'Approche Biographique», París.

Briceño León, R., González Téllez, S., Piñelan, M. y Ruiz A. (1980): «La movilidad social en la Venezuela contemporánea», Mimeo LIS/UCV, Caracas.

González, M. del P. (1991): «Historias de vida de una familia inmigrante». Trabajo presentado dentro del seminario «El método biográfico. Parte II», UCV, Caracas.

Guitián, D. (1991): «Familia movilidad social y espacio habitable. El caso del Guarataro». Trabajo presentado dentro del seminario «El método biográfico. Parte II», UCV, Caracas.

López, M. (1991) : «Una historia en tres partes», Mimeo, CICE, Caracas.

Tur, F. (1991): «Los Blanco Sanoja. Una familia del sector popular urbano». Trabajo presentado dentro del seminario «El método biográfico. Parte II», UCV, Caracas.

Villegas, M.J. (1991) : «Movilidad social en tres generaciones». Trabajo presentado dentro del seminario «El método biográfico. Parte III», UCV, Caracas.

Zamora, E. (1989 ) : Cuando el límite se desdibuja (Aproximación empírica analítica a un perfil sociológico del eje San Antonio - Ureña - Norte de Santander), Caracas, FACES UCV, T. G.

— (1991): «Historia de una familia de frontera». Trabajo presentado dentro del seminario «El método biográfico. Parte II», UCV, Caracas.

Notes de fin

1 Explosión social venezolana. Denominada «El Sacudón». En 1989.

Auteur

Universidad Central de Venezuela

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540