Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. II

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte tercera. Identidad de género, espacio privado, espacio público

Historia de vida: individualidad y proyectos de desarrollo

Ana Selman

Texte intégral

Reconocimiento de la individualidad y humanización de la investigación social

1Cada época ha tenido una expresión cultural que caracteriza las diferentes maneras en que el hombre ha interpretado el mundo y las relaciones histórico-sociales que en él se han gestado. Las Ciencias Sociales, dentro de estas expresiones culturales, han tenido a su vez diversas aproximaciones a la hora de visualizar estas relaciones.

2Vamos a referirnos a la modernidad y a la postmodernidad como expresiones culturales de épocas que, dentro de las Ciencias Sociales, marcaron los medios y los fines de las mismas a la hora de realizar dichas aproximaciones: resaltando en esta última el reconocimiento de la individualidad como factor preponderante de la consecución del proceso que hemos denominado «Humanización de la investigación social».

La modernidad

  • 1 Jorge Cela, «La conquista del espacio: dimensiones urbanísticas de modernidad y postmodemidad en A (...)

3Expresión cultural de una época (siglos xviii y xix) que fue precedida por el desarrollo de las ciencias positivas y las transformaciones económicas y políticas de la nueva burguesía emergente.1 Este desarrollo de las ciencias positivas estaba dirigido, en un primer momento, por la concepción de una racionalidad instrumental que adecuaba los medios a los fines, donde el progreso era una meta ineluctable llevando a una justificación de todos los totalitarismos: es el «mito del progreso ilimitado que permite construir las utopías del bienestar histórico». Esta condición de razón abstracta implicó una pérdida de la valoración de los derechos específicos y las subculturas concretas.

  • 2 Ibíd., p. 3.

4Pero, en un segundo momento denominado «Nueva Modernidad», nos encontramos con la lógica de un pensamiento sistémico: no basta la subordinación de los medios a fines: el orden vital era la organización de un sistema: es la recionalidad concebida «como la mutua relación de todos los elementos de una totalidad, fuera esta relación percibida como dialéctica o como funcional [...] La lógica del sistema justificó (nuevamente) los totalitarismos a nombre de una clase, una nación, una ideología».2

  • 3 Ibíd.

5En ambos momentos de la Modernidad nos encontramos con la negación de un elemento clave: la constitución de los sujetos, que en un primer intento era vista solamente como una exaltación de la razón que libera «a la persona esclava de su ignorancia y le permite, a través de la ciencia positiva y de su aplicación tecnológica, entrar a controlar el mundo».3 La esclavitud de esta «persona» pasó a ser primero instrumentalizada y luego sistematizada.

La postmodernidad

6Ante todo lo anterior, y a partir de la Segunda Guerra Mundial, surge una nueva expresión cultural denominada postmodernidad, y que ha tomado dos caminos a través de dos reacciones:

  1. La afirmación del sujeto contra todo lo que hasta este momento se había subordinado. Para romper las grandes utopías hay que revalorizar la afirmación de sujetos individuales. Es lo individual como valor absoluto. El extremo opuesto de los totalitarismos planteados.
  2. Una segunda reacción es la concepción de la modernidad desde la lógica de la constitución de los sujetos. No podemos subordinar medios a fines, sino cuestionar los fines. Es el desarrollo de una nueva lógica: la revalorización de la conversación, de la reconstrucción de los fines a través del diálogo de los sujetos. Un diálogo «con lodo lo que supone de apertura al otro en cuanto diferente pero a la vez en el disfrute de lo pequeño e instantáneo y la redimensión de los grandes proyectos y utopías».4
  • 5 Ibid., p. 5.

7En América Latina esa sociedad en diálogo necesario retoma un elemento vital: la solidaridad, el reconocimiento de la diversidad de racionalidades, pero diversidad que cuenta a partir de lo afectivo en la creatividad del sujeto. Es el desarrollo de las identidades propias a través de «las redes de solidaridad que han logrado reconstruir las utopías que dan sentido a las luchas, las fiestas y la vida».5

8Es a estos últimos reconocimientos: el de la individualidad, la diversidad, el diálogo y la solidaridad, a los que hemos denominado humanización de las Ciencias Sociales: la ruptura de la visión mecanicista de muchas teorías sociales. Y la inclusión explícita de una dimensión ética cimentada en el ser y sus necesidades. Se cuestionan teorías sociales que se auxiliaban de métodos y técnicas a su vez positivistas, donde todo lo cuantificable era sinónimo de rigor, quedando relegados los métodos cualitativos al ser asociados a una visión impresionista de lo social.

Humanización de las ciencias sociales e historia de vida

9A esta última realidad no escapa la historia de vida como técnica de investigación en las Ciencias Sociales. En Antropología esta técnica surge como un subproducto del trabajo de campo (Víctor Acuña), tal como lo demuestran los trabajos de Nadin y Lewis. En este momento la técnica no logró superar la dimensión descriptiva ni plantear términos teóricos a la investigación.

10No fue sino hasta mediados de la década de los sesenta que se origina el redescubrimiento de esta técnica a partir de la insatisfacción creciente hacia las ciencias funcionalistas y cuan-titativistas, y ante la emergencia de nuevas realidades: los denominados nuevos movimientos sociales, todo esto dentro de los planteamientos de la postmodernidad.

11Como señala Acuña Ortega:

  • 6 Víctor Hugo Acuña Ortega, La historia oral, las historias de vida y las ciencias sociales. Histori (...)

En la práctica y en la teoría ha habido una revalorización del lugar de la praxis humana en la dinámica histórica y en la vida social [...] el enfoque biográfico ha venido a restaurar el papel del individuo, de la acción social y de los aspectos cualitativos en la comprensión de las sociedades contemporáneas.6

12Toda esta revalorización estaba acompañada por el interés de superar la mera descripción en un nuevo planteamiento de intereses teóricos.

  • 7 Ibid., pp. 236-237.

13Así, el uso de esta técnica en las ciencias sociales las introduce en un «universo en donde los procesos de la vida cotidiana, de las relaciones sociales y de la historia son vividas, sufridas, producidas, sentidas, imaginadas, inventadas e interpretadas por los seres humanos de carne y hueso, unos anónimos y los otros conspicuos, pero todos bregando con la fuerza ciega de la necesidad y la determinación, de lo inesperado y lo incontrolable de la historia y la sociedad».7

14Este nuevo universo plantea a su vez dos nuevas visiones en el estudio de las relaciones de los sujetos históricos:

  1. El reconocimiento de la interacción entre el saber del investigador y el saber del investigado, en una relación no neutra, sino de reconocimiento de las diferencias.
  2. Reconocimiento de la presencia o incidencia de la subjetividad, tanto del investigador como del investigado, en esta relación. Estas subjetividades son incorporadas a los procesos dentro de esta nueva vertiente de investigación participativa, íntimamente ligada a las acciones que la validan desde la explicación de los postulados teóricos de la misma.

15Es dentro de esta nueva visión de la utilidad de la historia de vida como técnica de investigación, que planteamos la presente exposición.

16Los postulados teóricos acerca del reconocimiento de la Individualidad, tanto en las elaboraciones teóricas como en la práctica social, serán realizados a través de ir exponiendo lo que fue nuestra experiencia de incorporar la tecina de historias de vida en un proceso de fortalecimiento de la autogestión, el cual podría definirse como un intento de construir una relación que origine nuevos ciudadanos.

Un proceso de autogestión: breve historia1

  • 1 Ana Selman, «Movimiento de pobladores: una alternativa para la participación popular». Ponencia pr (...)

17En el año de 1943 toda la basura del Distrito Nacional era incinerada en una planta, construida durante la tiranía de Rafael Leonidas Trujillo para tales fines, situada en la entonces periferia de la ciudad.

18En el año de 1989 esa Incineradora de basura era el albergue de las familias. El edificio empezó a ser poblado como producto del proceso de endomigración a los centros urbanos, luego que fue abandonado en 1965, durante la Revolución de Abril de ese mismo año.

19A partir de entonces algunas familias iniciaron la construcción de las «viviendas»: habitaciones de cartón y todo tipo de material reciclado. Con una sola entrada al sótano, sin ventilación e iluminación, en fin, condiciones de hacinamiento extremas.

20El mismo crecimiento urbano sitúa al edificio en un lugar estratégico de la ciudad: en su mismo centro, aledaño a su avenida más importante.

21Es por esta razón que los moradores de La Incineradora siempre estuvieron a la espectativa de ser desalojados.

22Posteriormente, dentro de los planes de remodelación de la ciudad, el gobierno contempló la remodelación del edificio para ser donado a una orden religiosa para instalar un centro de reeducación de prostitutas y enfermos de sida.

23Así, en el mes de octubre del 1986 llega la noticia del desalojo. Técnicos del gobierno pasan un censo para tales fines. Su conclusión es que la población no califica para las viviendas construidas por el Estado.

  • 2 Comité para la Defensa de los Derechos Barriales, COPADEBA. Organización Popular fundada en 1979 e (...)

24Los moradores de La Incineradora se acercan al subcomité de COPADEBA2 situado en el barrio más cercano al edificio y se inicia la lucha por un desalojo justo. Se realizan varias actividades de protestas y denuncias en los medios informativos.

  • 3 Ciudad Alternativa, Inc., es una institución sin fines de lucro dedicada a la asesoría, investigac (...)

25Enero de 1989. Conformado el Equipo Técnico de Ciudad Alternativa3 COPADEBA presenta el caso al mismo. Destro del plan masivo de remodelación de la ciudad, el gobierno había desalojado cerca de 20 000 familias y sólo tenía unos 10 000 apartamentos en construcción. Esto hacía improbable que los moradores de La Incineradora consiguieran un apartamento en uno de los proyectos del Gobierno.

26Se inicia entonces un proceso de consultas en asambleas sobre las posibilidades de la lucha y ante todo la resistencia al desalojo.

27Lo primero fue la realización de un censo por los moradores organizados en COPADEBA con la asesoría de Ciudad Alternativa. Necesitábamos tener nuestras propias informaciones. Junto a los moradores estudiamos una serie de alternativas a ser presentadas a las autoridades. Era una serie de demandas escalonadas que permitían un mayor juego ante la negatividad del Estado.

28Producto de las negociaciones y después de meses de visitas y confrontaciones, los moradores lograron un acuerdo. Mediante el mismo, se les asignaría a cada familia un lote de terreno en un proyecto de lotes y servicios mínimos, en construcción en las afueras de la ciudad, llamado Fantojas, así como materiales para construir una vivienda mínima provisional. Además, un documento de derecho a casa o apartamento y el cheque propuesto. Las responsabilidades quedaron establecidas. El gobierno suministraría los lotes y los materiales, las familias organizadas en COPADEBA construirían las viviendas con la asesoría del Equipo Técnico del Proyecto.

29El proceso estaba programado para finalizarse en dos meses, pero el incumplimiento estatal lo prolongó por tres años.

30En resumen, es la historia individual y colectiva de las familias, una Organización Barrial, una organización No Gubernamental, en relación con el Estado, en lo que fue la construcción de una misma cantidad de soluciones habitacionales, que a la vez fue descubriendo nuevas formas de reconocimiento de la individualidad, como motor propulsor de las acciones colectivas, como veremos en el siguiente punto.

Historias de vida paralelas: la subjetividad del investigador

  • 8 Christa Maix, «Algunos aspectos sobre métodos cualitativos y la subjetividad en la investigación e (...)

31El concepto de objetividad científica utilizado en las ciencias sociales — uso tradicional de encuestas, datos estadísticos, entrevistas, en un registro de aspectos «de los cuales los sujetos pueden dar cuenta de manera consecuente» —8 excluyó, en el discurso metodológico de la investigación, la subjetividad del investigador y de los informantes. Pero esta exclusión teórica no logró impedir la presencia de dichas individualidades soterradas, pero palpitantes en los análisis o interpretaciones. Estas individualidades están interrelacionadas de manera tal que el abordaje científico de la realidad a investigar no puede soslayar la incidencia de las mismas en el proceso investigativo.

  • 9 César Rodríguez Rabanal, Cicatrices de la pobreza: un estudio psicoanalítico, Editorial Nuera Soci (...)

32Y es que los acontecimientos analizados tienen una parte individual que evidencia «la correlación entre la manera en que el investigador llega a entender una cultura y cómo va conociéndose a sí mismo, el acceso de categorías de pensar extrañas, indirectamente le transforma, por la confrontación de rasgos desconocidos de su propia personalidad».9

33El investigador, al explicar culturas diferentes a la suya, se explica a sí mismo.

34El uso de las historias de vida nos permite visualizar profundamente los planteamientos anteriores.

  • 10 Christa Maix, op. cit., p. 1.

35La historia de vida, como fuente oral de información y conocimiento de la realidad, tiene un carácter indefectiblemente subjetivo. Son los puntos de vista de la persona que habla, en su individual versión e interpretación de los hechos, que a la vez plantea la subjetividad del investigador en su relación de entender a quien habla. En una relación que es ante todo no mecánica, afloran los conflictos personales del investigador, quien previo reconocimiento de los mismos, para cuidarse de no ser reducido por ellos, puede llegar a operar de dos formas: a través de la distancia personal en su relación con el entrevistado para tratar de evitar dicha seducción, o asumiendo el concepto de Deveraux «del investigador como elemento constitutivo de la investigación».10

36Partiendo de este reconocimiento, la elaboración de una historia de vida cambia radicalmente desde la forma misma en que se realiza hasta los resultados e interpretaciones que podamos hacer a través de la misma. Vamos a ilustrar lo anterior con un ejemplo vivido.

  • 11 Ibid., p. 12.
  • 12 Ibid.

37Muchas veces al escuchar una historia de vida con la finalidad de ir reconociendo las individualidades para luego incorporarlas al proceso participativo de reconstrucción, nos fuimos reconociendo a nosotros mismos, a nuestras formas de interactuar, en una historia de vida paralela, cotidiana, que nos obligaba a vivir situaciones en las que, si no reconocíamos esas individualidades, quedaban incomprensibles y se convertían en un obstáculo para las obligaciones colectivas. Es un proceso en que ambas partes nos observábamos no sólo al hablar, sino también al actuar y así, desde este espacio, las historias de vida adquirían una nueva significación, en la cual «la experiencia propia y la ajena están en una relación dialéctica»,11 que nos permite estar conscientes de todas las distorsiones que un ciencista social y un informante pueden tener con relación a ellos mismos: «la distancia entre el poblador y el investigador debe ser percibida, problematizada y utilizada como importante fuente de reconocimiento».12

38Este reconocimiento de la subjetividad nos facilitó justipreciar la vital importancia del uso de técnicas no tradicionales en un proceso de promoción y participación sociocultural, creando una relación de empata y a la vez originando cambios en las individualidades, tanto de nosotros como de ciencistas sociales, como de los informantes y protagonistas del proceso.

  • 4 Todos los nombres de las historias de vida son ficticios.
  • 5 Enseres domésticos.

39Veamos ahora un poco de la historia de María,4 ex residente en La Incineradora y ahora quien vive en el Proyecto de Lotes y Servicios Mínimos Pantojas. Desde el 82 ella está casada con Pepe. A él nunca le ha gustado que haga trabajos en la comunidad, cosa que a ella siempre le ha encantado. Así se ha visualizado en su entrega y capacidad de las labores comunitarias del proceso. El es en extremo celoso, le ha rolo un brazo y una pierna y en múltiples ocasiones todos los trastes.5 Tuvo que dejar su trabajo porque él dice que la compró para que estuviera en su casa. Las cosas llegaron al extremo una noche, en la que Pepe tuvo un sueño: ella estaba con otro hombre, por eso empezó a beber, luego la golpeó y la «navajeó, por toda la espalda».

  • 6 Vigilante privado.

40En otra ocasión en La Incineradora, él trabajaba de «Gua-chiman».6 Una vez que él llegó a la casa con la escopeta para matarla, pero ella logró quitársela, «usted me ve así, pero yo soy fuerte».

41Estas últimas palabras nos aclararon el porqué María siempre realizaba labores muy fuertes en el proceso de autoconstrucción: «esa mujer trabaja como un hombre», decían sus vecinos. Era una forma de autoafirmar ante el marido y los demás su capacidad de defenderse.

42Los vecinos le preguntan que si iba a esperar que él la matara. Ella no sabía qué hacer, divorciada ya una vez y con dos hijos había temido en estos diez años el «¿qué dirán?», y por ese mismo tiempo se había sometido a una relación brutal, fruto de la cultura del machismo.

43Sin embargo, ahora «ya pronto sale el divorcio» él no lo sabe. «Él siempre dijo que prefería verme muerta que lejos de él o con otro. Ahora pienso que vale la pena arriesgarse, al menos seré yo quien haya decidido sobre mí misma. Cuando me vaya trabajaré en una comunidad con COPADEBA».

44La posibilidad de María de escucharse a ella misma en su historia de vida, anteriormente contada por otros y para otros sin ser interiorizada por ella, y el proceso de incorporación a las labores comunitarias, la llevó a tomar una decisión que temía coger desde antes: «El divorcio». Esta decisión, aún no declarada, es una posibilidad a la mano, diferente a las de años atrás.

45Al asumir esta decisión, que puede parecer fácil a muchos, en la cultura de la postmodernidad, es el fruto del día a día de tres años de trabajo, en los que fuimos haciendo nuestras historias de vida paralelas, viviendo el éxito o el fracaso de las acciones, las enfermedades, las muertes, que iban del presente al pasado y viceversa, marcando nuestra interacción de moradores-promotores y técnicos, en ese proceso participativo.

46El afrontar los roles que se nos asignaron fue otra fuente de reconocimiento de nuestra subjetividad y las angustias que en muchos momentos cruciales de nuestra vida se presentaron. El irnos descubriendo a través de las historias de vida de otros, nos ha facultado para reconocer e interactuar con nuestros límites en estos procesos de desarrollo.

De la historia individual a la historia colectiva

  • 13 Acuña Ortega, op. cit., p. 249.

[...] es posible interpretar la vida de una persona y al hacerlo interpretar el carácter de una sociedad y de su época.13

47En todo este largo proceso de tres años de trabajo las historias de vida individuales nos fueron introduciendo a la historia colectiva de estas familias. La convivencia en el edificio, como espacio de mediación cotidiana y socialización, fue creando un grupo primario, caracterizado por una identidad colectiva, que se traducía en una autopercepción desvalorizada por ellos mismos y por la sociedad en su conjunto.

48Alguien, un día, les llamó «los topos», por la oscuridad permanente de los espacios en que se desarrollaba su cotidianidad: y ellos así lo asumieron, encontrando este término apropiado, no sólo por la connotación de vivir en una madriguera, sino por lo oscura que se traducía para ellos su identidad misma.

  • 7 Expresión dominicana de «mala suerte».

49Como nos decía Teresa en su historia de vida: «yo no sé, pero como el que vive en La Incineradora como que se azara»,7 se olvida que se vive ahí porque no se encontró otro espacio. Es la internalización de condiciones sociales externas en una estructura psíquica que va tornándose independiente de la realidad, haciéndose esta última completamente ajena al sujeto.

50Este sentido de fatalidad como patología de la vida cotidiana está presente en la autopercepción de casi todas las personas que convivían en este espacio de mediación y se manifestaban en la aceptación de una suerte fatídica y el sentimiento de inferioridad, aspectos que fueron formando parte de un inconsciente colectivo que se reflejaba en las relaciones cotidianas. Un ejemplo de lo anterior era la violencia que asomaba cada día, producto quizás de una mala mirada o una herida de arma blanca, sin mediar palabras.

51Las individualidades generalmente generaban conflictos, que originaban desconocimiento de ellas. Pero ¿cómo hablar de una individualidad negada? Un ejemplo de esta negación se vivía muy a menudo. Cada vez que la policía iba al edificio tras la pista de una persona en particular, detenía a la casi totalidad de los adultos, hombres y mujeres, por ser todos «delincuentes y prostitutas».

52Por esta razón, uno de los temas de reflexión que siempre eran abordados en las asambleas de discusiones y definiciones del proceso eran las causas que llevaron a cada cual a vivir en este espacio. Una recuperación histórica que siempre fue difícil por las condiciones de subsistencia en que se desarrollaban las disímiles cotidianidades individuales... Lo colectivo tampoco existía en esa cotidianidad, en el sentido de determinaciones prácticas para lograr una salida común a estas condiciones de subsistencia.

53Para todos, individualmente, su único horizonte de cambio era que el gobierno algún día «los sacara» del lugar «dándoles» una vivienda: era la visión del Estado paternalista al que nuestros múltiples gobiernos nos han acostumbrado.

54Pero esta espera se tradujo en interrogante tan pronto el Estado decidió sacarlos del edificio sin derecho a nada, tan sólo con RD$200.00, el equivalente entonces de US$30.00, por ser calificados de ocupantes ilegales de un inmueble estatal.

55Es decir la autopercepción negativa era alimentada por el mismo Estado: para convertirse en ciudadanos con derecho al disfrute de las facilidades de los espacios urbanos se origina una contradicción básica: una ruptura de la legalidad (la ocupación del edificio) para la consecución de la legalidad (una casa asignada por el Estado). Se atenta contra la propiedad del Estado para tener acceso a un espacio propio.

56Y es que como afirma Acuña:

  • 14 Acuña Ortega, op. cit., p. 257.

Controlar la identidad de los otros y administrar su memoria son requisitos en el ejercicio del poder y de la dominación.14

57Desconfianza, inseguridad e inestabilidad eran los factores comunes de cada una de las individualidades rescatadas en las historias de vida, características interiorizadas por todos, donde la agresividad y la violencia eran los únicos espacios donde se sentía un poco la confianza hacia las salidas y posibilidades individuales ante los problemas.

58El reconocimiento de todo lo anterior nos facilitó el poder entender acciones que en un primer momento nos desconcertaban y rechazábamos, impidiéndonos establecer inicialmente acciones conjuntas.

La historia de vida como eje de constitución de ciudadanos en el marco de los proyectos de desarrollo

59La utilización de la historia de vida como técnica de abordar la realidad y a la vez de promoción de un proyecto concreto de desarrollo (en este caso mejoramiento de las condiciones habitacionales de un grupo determinado), nos clarificó enormemente las posibilidades de ir descubriendo los vínculos necesarios entre este proyecto personal y el movimiento social en el marco de los Proyectos de Desarrollo, revalorizan-do la experiencia humana como el fin y el sentido del conocimiento social.

60El uso de las hostorias de vida nos hizo posible ver, a través del reconocimiento de la individualidad, la relación existente entre el mundo de la población con la cual trabajamos. Es el reconocimiento del individuo en el escenario en el cual puede crecer el conformismo o desarrollarse nuevas formas de enfrentar el contexto social desde la misma cotidianidad.

61El mayor valor del uso de esa técnica es que nos da la lógica interna de los procesos, como la gente visualiza, internaliza y se incorpora a los mismos, desde el campo de la diversidad de las individualidades.

62El principio que guió la selección de las historias realizadas no fue el de la representatividad estadística, sino el de la representatividad cualitativa de los informantes. Así, María, aparte de representar la violencia cotidiana a la que se ven sometidas casi todas las mujeres de la antigua Incineradora, es a la vez el reconocimiento de las posibilidades individuales que van devolviendo a la población en confianza de posibilidades colectivas: «me encantan los trabajos en la comunidad». Así lo manifestó en su historia de vida y así fue coherente en la práctica. En los momentos de realización de encuestas, censos, control de recursos, demostró a los demás que era factible la administración de los recursos por miembros de la misma comunidad.

63Otro caso, el de Ramón, veintisiete años de edad, perseguido por la policía por múltiples delitos, «con siete vidas, como los gatos» según el decir de sus vecinos, por haber sobrevivido a la muerte en múltiples ocasiones, consumidor y traficante de narcóticos, pero quien de manera sorprendente se integró al proceso de autoconstrucción de manera decidida y transparente dejando a sus vecinos boquiabiertos. La asignación de la confianza que siempre se le había negado desde la infancia, afloró en su comportamiento para con el proceso.

64En una población donde la vida cotidiana estaba marcada individual y colectivamente por la subsistencia, donde no había espacios para opciones reflexivas ante la preeminencia de lo fáctico, el reconocimiento de las individualidades y su incorporación al proceso de promoción y participación viabilizó las acciones colectivas.

65Todos los técnicos que participamos en el proceso, así como los promotores, indistintamente de las diversas profesiones, de una manera u otra elaboramos historias de vida, unos de forma empírica y otros empírica y sistemáticamente. Este acercamiento a las individualidades fue la llave maestra que muchas veces hizo posible las acciones conjuntas.

66Creemos que estamos en el momento preciso de hacer una historia colectiva sobre este proyecto y algunas historias de vida «debidas», que por la inmersión de la consecución de los fines nos debemos a nosotros mismos. Porque como señala Acuña:

  • 15 Ibid.

Las historias de vida nos revelan que identidades y memoria marchan de la mano. Tener una identidad en ser portador de un proyecto, tener memoria es construir una identidad.15

67Hemos vivido un proceso de reconocimiento y constitución de individualidades que han ido definiendo situaciones personales en todas las partes involucradas, pero que a la vez han originado un cambio colectivo en el sentido de que lo colectivo ya no es tan sólo sinónimo de conflictos. Es la constitución de ciudadanos que pasaron 20, 15, 10 años en condiciones infrahumanas, pero que al día de hoy cuestionan las condiciones en las cuales se encuentran y se plantean posibilidades de permanecer organizados.

68Pero este proceso de cambios no es radical, tenemos que reconstruir toda esa historia de manera colectiva. Las dificultades en el lugar de traslado nos hacen olvidar nuevamente las conquistas alcanzadas. No nos olvidemos que «en ciertas circunstancias se olvida para sobrevivir».

69Si los proyectos de desarrollo no incorporan la individualidad como parle integral de sus metas y objetivos, entonces ellos mismos serán como esas grandes utopías que se desmoronaron ante lo cotidiano, donde el conformismo no es parte ya de las individualidades, sino de esas grandes y desfasadas utopías impuestas.

70Porque como afirma Lefebre:

  • 16 Citado por Tomes Alfonso, Los otros también cuentan. Elementos para la recuperación colectiva de l (...)

Cambiar el mundo en lugar de interpretarlo, significa no solamente cambiar el mundo exterior, sino sobre todo, cambiar la cotidianidad.16

71Y, diríamos nosotros, también la individualidad.

Notes

1 Jorge Cela, «La conquista del espacio: dimensiones urbanísticas de modernidad y postmodemidad en América Latina». Ponencia presentada en el Tercer Encuentro de Arquitectura y Urbanismo de las Antillas. PCUMM, Santiago, República Dominicana, octubre 1991, p. 2.

2 Ibíd., p. 3.

3 Ibíd.

4 Ibid., p. 4.

5 Ibid., p. 5.

6 Víctor Hugo Acuña Ortega, La historia oral, las historias de vida y las ciencias sociales. Historia, teoría y métodos, Elizabeth Fonseca (comp.), Maestría Centroamericana en Historia/UCR. Editorama, San José, Costa Rica, 1989, p. 231.

7 Ibid., pp. 236-237.

8 Christa Maix, «Algunos aspectos sobre métodos cualitativos y la subjetividad en la investigación en el campo». Material mimeográfico del curso: «Los métodos cualitativos y la investigación en el campo», Universidad Autónoma de Santo Domingo, noviembre 1991, p. 1.

9 César Rodríguez Rabanal, Cicatrices de la pobreza: un estudio psicoanalítico, Editorial Nuera Sociedad, Venezuela, 1989, p. 11.

10 Christa Maix, op. cit., p. 1.

11 Ibid., p. 12.

12 Ibid.

13 Acuña Ortega, op. cit., p. 249.

14 Acuña Ortega, op. cit., p. 257.

15 Ibid.

16 Citado por Tomes Alfonso, Los otros también cuentan. Elementos para la recuperación colectiva de la historia, Dimensión Educativa, Bogotá, Colombia.

Notes de fin

1 Ana Selman, «Movimiento de pobladores: una alternativa para la participación popular». Ponencia presentada en la Conferencia Anual de la Asociación de Estudios del Caribe, La Habana, Cuba, mayo 1991.

2 Comité para la Defensa de los Derechos Barriales, COPADEBA. Organización Popular fundada en 1979 en los barrios de la llamada Zona Norte, de la ciudad de Santo Domingo, R.D., que en su lucha contra el desalojo propone el mejoramiento barrial sin desalojo y con participación popular.

3 Ciudad Alternativa, Inc., es una institución sin fines de lucro dedicada a la asesoría, investigación y acompañamiento en el campo de la problemática urbana de los sectores populares, en orden a la formulación y desarrollo de propuestas que busquen el mejoramiento de su calidad de vida y participación.

4 Todos los nombres de las historias de vida son ficticios.

5 Enseres domésticos.

6 Vigilante privado.

7 Expresión dominicana de «mala suerte».

Auteur

Ciudad Alternativa, Santo Domingo

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540