Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. II

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte tercera. Identidad de género, espacio privado, espacio público

Metodología feminista e historias de vida: mujeres, investigación y estado

Marie France Labrecque

Texte intégral

  • 1 Según Ramos Arizpe, la primera historia de vida conocida fue publicada en 1825: Memorias de Cather (...)

1A pesar de que la primera historia de vida conocida fue producida hace más de ciento cincuenta años, y a pesar de que la reflexión en este campo tiene por lo menos medio siglo de edad, varios aspectos de la metodología quedan aún relativamente poco estudiados.1 El significado del uso de las historias de vida para la investigación feminista constituye, sin duda alguna, uno de estos aspectos. Es en base al estudio de las relaciones entre mujeres, investigación y Estado que espero poder contribuir a esta reflexión.

  • 2 Estas tres investigaciones fueron apoyadas por el Conseil de la Recherche en Sciences Humaines du (...)

2Sobre todo, lo que me interesa es aclarar las consecuencias de la interacción entre investigadores e informantes sobre las historias de vida, especialmente cuando los dos protagonistas son mujeres. Mi análisis está concernido por esta interacción, en la medida en que las relaciones jerárquicas son incluidas en la relación entre investigadoras e informantes y en la medida también en que estas relaciones sobrepasan las relaciones personales inmediatas. Este análisis se apoyará sobre los datos obtenidos de mis experiencias de investigación con las mujeres amerindias de Quebec, con las mestizas mayas de México y con las campesinas del sur de Colombia. Estas investigaciones se desarrollaron sucesivamente desde el año de 1982 hasta hoy.2

Las historias de vida y las mujeres

  • 3 Marjorie Shostak, Nisa, The Life and Words of a !Kung Woman, Nueva York, Vintage Books, 1983.

3Si la reflexión feminista todavía está en estado embrionario, eso no significa que las investigadoras no hayan usado a menudo esta técnica. Un trabajo como el de Marjorie Shostak (Nisa: The Life and Words of a !Kung Woman)3 constituye, seguramente, uno de los más prestigiosos ejemplos del uso de la historia de vida en los años ochenta. Organizado en torno a las etapas cronológicas principales de la vida de Nisa, este trabajo nos permite entrar en la intimidad de una mujer !Kung en una época en la cual los vínculos con las otras poblaciones a penas se establecían. El carácter único del documento proviene de la visión femenina de las relaciones entre los hombres y las mujeres de una cultura hoy amenazada.

  • 4 Theodora Kroeber, Ishi: testament du dentier indien sauvage de l'Amérique du Nord, Paris, Plon, Co (...)

4Sin embargo, a pesar de la insistencia de Nisa sobre la descripción de sus relaciones amorosas, se puede decir que el trabajo de Shostak no es muy diferente de otras historias de vida como, por ejemplo, la que fue recogida por Kroeber a principios de siglo con Ishi,4 último sobreviviente de una nación in dígena del sur de los Estados Unidos. La meta principal de los dos trabajos es relatar los elementos fundamentales de unas culturas que están en vías de desaparición o que viven cambios radicales.

  • 5 Domitila Barrios de Chungara, Si on me donne la parole: la vie d'une femme de la mine bolivienne, (...)
  • 6 Rigoberta Menchú, Moi, Rigoberta Menchú, Paris, Maspero, 1983.
  • 7 Andean Oral History Workshop, recopilado por Silvia Rivera Cusicanqui, «Indigenous Women and Commu (...)

5En el contexto latino americano, las historias de vida de la boliviana Domitila Barrios de Chungara (Si me dan la palabra)5 y de la guatemalteca Rigoberta Menchú (Yo, Rigoberta Menchú)6 son seguramente entre las más conocidas en el medio de las ciencias sociales. Estos dos casos son ejemplos de una técnica que ha sido ampliamente usada en los años sesenta, la del testimonio militante, para documentar los aspectos menos conocidos de las luchas sociales como la lucha de clase, y cuyos protagonistas más reconocidos eran los hombres. Este tipo de esfuerzo para reconstituir el papel de las mujeres en las luchas sociales todavía se continúa en América Latina, como es el caso del Taller de Historia Oral Andina, cuyos trabajos y resultados se relacionan a la resistencia de las mujeres indígenas en el contexto de las rebeliones ocurridas en los Andes entre 1910 y 1950. Los trabajos de este Taller tienen el objetivo de ilustrar la participación de las mujeres en las rebeliones, y de explicar las razones por las cuales esta participación fue ocultada por la historia.7

6Las historias de vida de Domitila, de Rigoberta, así como la experiencia del taller de historia oral andina, no son sino unos ejemplos de varios esfuerzos que forman parte de una corriente más amplia en el seno de las ciencias sociales para aclarar el papel de las mujeres en el proceso del cambio político. Este tipo de trabajo contribuyó a concientizar al mundo de la investigación en las relaciones íntimas entre la lucha para los cambios estructurales globales y para los cambios en las relaciones entre los hombres y las mujeres en lo cotidiano.

  • 8 En el caso del Taller de historia oral andina, las autores del artículo consultado no precisan el (...)
  • 9 Shostak relata la siguiente anecdota: «[...] otro antropólogo me contó que en uno de sus divertido (...)

7Tanto en el caso de Nisa como en el de Domitila o de Rigoberta, los testimonios fueron recojidos par una persona que había desarrollado con estas mujeres una relación que uno imagina bastante privilegiada.8 En realidad, no se sabe gran cosa de las relaciones entre las informantes que facilitaron los datos y la investigadora que los recogió. Solamente Shostak nos habla de esta relación, que fue en su caso tanto profesional como cordial. Nisa era remunerada por sus testimonios y Shostak dice, probablemente en contrapeso a las pretensiones de varios antropólogos en cuanto a sus vínculos con sus informantes, que ella no fue la mejor amiga de Nisa (y recíprocamente) a pesar de que las relaciones fueron cordiales. La autora examina con mucha honestidad la influencia que tal vez tuvo de manera inmediata sobre la orientación del propósito de su informante. Reporta que ha sido percibida por los !Kung como una persona especialmente interesada en los relatos sobre su vida sexual.9 Sin embargo, este examen y esta franqueza sirven para contextualizar el testimonio de la informante y nos advierte de sus aspectos idiosincráticos. Si las relaciones de poder entre la investigadora y la informante son mencionadas, por lo tanto no forman parte de la historia de vida de Nisa.

  • 10 Langness y Frank, op. cit., 1981.
  • 11 Se puede citar al libro de Micheline Labelle et al., Histoires d'immigrées: itinéraires d'ouvrière (...)

8Este silencio relativo sobre la interacción de los investigadores y de los informantes no es específico a la investigación feminista. En antropología, cuando se recoje la historia de vida de un informante, nos interesa ilustrar ciertos aspectos de la cultura, sobre todo si ésta se encuentra en un proceso acelerado de cambio; o nos interesa también reconstituir ciertas partes menos conocidas de la historia local; o de dejar claro ciertas categorías sociales de la población como, por ejemplo, el de las mujeres; o tal vez nos interesa también mostrar las relaciones entre un individuo y su propia cultura,10 o entre él y las culturas entre las cuales se desenvolvió.11

  • 12 Nicole Gagnon usa esta expresión en su artículo «Données autobiographiques et praxis culturelle». (...)

9La evolución de la historia de vida entre la metodología de las ciencias sociales ha puesto cada vez más énfasis sobre el individuo como sujeto activo en el proceso de interiorización de su propia cultura. Las versiones más acabadas de este pensamiento consistieron, por otra parte, en reconstituir las maneras cuyos individuos «se distancian de su propia subjetividad».12 Se podría hacer la hipótesis que un proceso similar está involucrado por su distanciación con su interlocutor. Ferrarotti ha evocado el hecho de que:

  • 13 Franco Ferrarotti, Histoire et histoire de vie: la méthode biographique dans les sciences sociales (...)

Cada entrevista biográfica es una interacción social compleja, un sistema de roles, de expectaciones, de normas y de valores implícitos [...]. Cada entrevista biográfica oculta tensiones, conflictos y jerarquías de poder; se apoya en el cansina y el poder social de las instituciones científicas sobre las clases subalternas, reactiva sus reacciones espontáneas de defensa.13

10Esta cita es particularmente estimulante para quien se interesa en las relaciones de poder entre investigadores e informantes. Entre los informantes potenciales, las mujeres forman una categoría específica por situarse en la intersección de una variedad de poderes que a menudo se ejercen sobre ella y que, a veces, ellas mismas ejercen sobre los demás. Será interesante averiguar la reflexión de Ferrarotti cuando se le aplique al caso específico de las relaciones entre investigadoras y informantes.

La investigación feminista y las relaciones jerárquicas14

  • 14 Hablar de relaciones jerárquicas permite vislumbrar la posibilidad de que tales relaciones a pesar (...)
  • 15 Para un acercamiento sistemático a la metodología feminista, véase Huguette Dagenais, «Méthodologi (...)

11Todas las investigaciones que llevé a cabo en estos últimos diez años conciernen a la situación de las mujeres. En cada una de esas investigaciones, traté de aplicar la metodología feminista al estudio del cambio social. El uso de este tipo de metodología significa que la investigadora considera a la o las propuestas de investigación tomando explícitamente el punto de vista de las mujeres. La aplicación de la metodología feminista forma parte de un proyecto científico más amplio que tiene como propósito que las mujeres sean los sujetos activos de la investigación, de manera que ésta se haga con y para ellas. El estudio del conjunto de los procesos sociales abarcados por el cambio social se concentra específicamente sobre las mujeres para que éstas sean más visibles tanto a sus propios ojos como a los de toda la población de la cual forman parte.15

12En la medida en la cual la mujeres forman una categoría heterogénea, sus relaciones entre sí mismas y con las otras categorías de la población varían bastante. De esta manera, una investigación sobre sus situaciones, es también una investigación sobre las relaciones jerárquicas en las cuales se encuentran. Es entonces importante examinar estas jerarquías múltiples mostrando cómo contribuyen ellas también a producir y a reproducirlas. Estas jerarquías son específicamente las de género, de clase, de raza, y de religión. Sobre todo, importa evaluar la importancia relativa de cada una de estas jerarquías cuando se combinan las unas con las otras.

  • 16 Langness y Frank, op. cit., p. 34.

13Debería ser sumamente interesante de aplicar el conjunto del cuestionamiento sobre las jerarquías múltiples con la técnica de la historia de vida. En efecto, Langness y Frank, entre otros, escriben que la calidad del material recogido en una historia de vida, parece depender principalmente, del tipo de relaciones que el investigador y el informante habrán tenido el uno con el otro.16 Estos autores hablan aquí de la relación personal e inmediata de los protagonistas. Sin embargo, ¿cuál es la relación estructural, necesariamente jerárquica, que los vincula también el uno con el otro?

14En los capítulos introductivos de las historias de vida, los autores insisten sobre el carácter personal de sus relaciones con los informantes. Son muy pocos los que se enfrentan con la delicada cuestión de lo que el uno y el otro representan el uno para el otro a nivel estructural. Por lo tanto, estas relaciones son tan importantes como las relaciones personales. Aun yo plantearía que los antropólogos hacen parte, estructural-mente hablando, de las historias de vida de sus informantes en la misma medida en la cual la relación personal habrá sido excelente.

  • 17 Paul Sullivan, Unfinished Conversations. Mayas and Foreigners Between Two Wars, Berkeley y Los Áng (...)

15Esta afirmación tiende a ser confirmada por el trabajo reciente de Paul Sullivan Unfinished Conversations. Mayas and Foreigners Between Two Wars.17 En este trabajo, el autor demuestra que los antropólogos son, quiéranlo o no, integrados en los mitos elaborados por las poblaciones con las cuales trabajan. En este caso particular, los mayas del Quintana Roo, México, trataron de convencer a los numerosos arqueólogos y antropólogos norteamericanos que fueron a trabajar en sus comunidades desde los años treinta de ayudarles a establecer una alianza militar y civil con los Estados Unidos contra los mexicanos. Estos últimos acabaron con la guerra entre los mayas del sureste de México y los blancos que los explotaban a mediados del siglo pasado. A causa de sus connotaciones racistas, esta guerra fue llamada «guerra de castas». Si los mayas pudieron haber alcanzado algunos éxitos militares en esta guerra, es, entre otras cosas, gracias a la ayuda que les brindaron los británicos de Belize vendiéndoles armas.

16El fracaso de la guerra de castas y la larga represión que siguió dieron lugar al surgimiento de un movimiento de tipo milenarista. Los extranjeros fueron incluidos en ese movimiento como la fuente potencial de una alianza que permitirá la liberación final. Cada antropólogo que va al Quintana Roo constituye, hasta nuestra época, un posible representante de las potencias militares con las cuales los mayas podrían aliarse. El libro de Sullivan tiende a mostrar que las relaciones mantenidas por los antropólogos y los mayas son de hecho una conversación no acabada que, a pesar de las variantes, siempre habla de lo mismo.

17Seguramente lodos los antropólogos no nos enfrentamos con este tipo de población como la descrita por Sullivan. El interés de ese ejemplo se ubica en el hecho de que el objetivo de las relaciones que los mayas mantienen con los antropólogos es explícito. Fundamentalmente, lo que me llama la atención de este ejemplo extremo es que las conversaciones entre los representantes de dos culturas diferentes son conversaciones de poder. Una historia de vida hace parte de una conversación más amplia, no solamente entre dos individuos sino también entre dos categorías de individuos. Importa, entonces, concentrarse tanto en el análisis de las relaciones jerárquicas que la historia de vida nos revela de manera inmediata como en el análisis de las relaciones de poder que vinculan investigadores e informantes.

18Las tres investigaciones que me sirven aquí de base para este análisis abarcaron una perspectiva regional. Cada una se desarrolló simultáneamente en varias comunidades escogidas, según ciertas características específicas en las cuales se apoyaría la comparación. El uso de la técnica de la historia de vida se combinó con otras varias técnicas. Para la historia de vida, favorecí la multiplicidad relativa de los casos. Por consecuencia, no se pudo llegar a la profundidad de una meta de saturación de un número más limitado de casos. Para remediar este inconveniente, me dediqué más a la selección de las informantes.

  • 18 En cada una de las investigaciones, las mujeres seleccionadas para las historias de vida fueron pu (...)

19El criterio principal para la selección fue el de la edad.18 Con algunas variantes de una investigación a la otra, establecí unos grupos de edad significativos para la población femenil adulta (o sea, de quince a dieciocho años) en cada una de las regiones: grosso modo, éstas fueron la juventud, la fuerza de la edad, la madurez y la vejez. La edad real en cada uno de estos grupos varía un poco según el medio en el cual se encuentran. A pesar de que no fue siempre posible, procuré seleccionar un número de mujeres proporcional al número total de mujeres en cada uno de los grupos de edad de una comunidad dada.

20La recolección de las historias de vida se efectuó de una manera relativamente similar de una población a la otra. Se trataba de entrevistas formales desarrollándose según un guión articulado más o menos con las etapas importantes de la vida de las mujeres en una progresión cronológica. El guión no era rígido, pues permitía a las mujeres hacer digresiones sobre los temas que más les interesaban. Al final de la entrevista, introducía temas más específicos en relación con las cuestiones centrales de la investigación. El material consiste en una veintena de historias de vida en cada una de las poblaciones. Cada una tiene una duración entre una hora y media a cinco horas, siendo el promedio de dos horas y media. La mitad de las entrevistas fueron grabadas y transcritas íntegramente. Los datos de la otra mitad fueron consignados con palabras claves y reconstituidas inmediatamente después del encuentro.

21El resultado de estas entrevistas corresponde más a entrevistas temáticas, abarcando ciertos aspectos de la vida de las mujeres implicadas, que a historias de vida propiamente dichas. La interacción personal entre las mujeres y yo también fue variable sobre todo dependiendo de nuestras categorías respectivas de edad, siendo más fácil siempre comunicarme con las mujeres de mi edad.

22El punto de partida de la comparación propuesta en este artículo sera la relación entre las poblaciones y el Estado en la medida en la cual éste constituye la síntesis de las relaciones jerárquicas y de las relaciones de poder. Este punto de partida permite contrastar radicalmente las poblaciones entre sí. En unos contextos tan diferentes como lo son los del Québec, de México, y de Colombia, el Estado tiene una influencia muy diferente en el proceso de cambio social. También mis contactos con las poblaciones se hicieron, hasta cierto punto, a través de mis propias relaciones con el Estado, o a través de las ideas que las poblaciones se hicieron de éstas.

El Estado, las mujeres y las relaciones jerárquicas: tres investigaciones feministas

Las mujeres amerindias del Quebec19

  • 19 Los resultados de la investigación con las mujeres amerindias fueron publicados principalmente en (...)

23El Estado canadiense mantiene relaciones bastante paternalistas con las poblaciones amerindias del país en general. Desde el fin del siglo pasado, la Ley sobre indígenas les otorga un estatus especial en relación al resto de los canadienses.

  • 20 A pesar de que el Estado canadiense ejerce un patriarcado sobre las mujeres amerindias, no defino (...)

24Hasta 1985, antes del fin de mi investigación con las mujeres indígenas, el artículo 12(1)b de la Ley sobre indígenas preveía que una mujer indígena al casarse con un hombre no indígena perdería su estatus especial. Al contrario, un hombre indígena casándose con una mujer no indígena no perdía su estatus más aún, esa mujer no indígena devenía legalmente indígena. Este artículo fue modificado después de las reivindicaciones y acciones de las asociaciones de mujeres indígenas con otras asociaciones, incluyendo las Naciones Unidas. Las mujeres no solamente tuvieron que luchar en contra del Estado canadiense, sino también en contra de sus propios hombres, los cuales, en general estaban a favor tanto del artículo como, hasta hoy, de la Ley sobre indígenas. A pesar de los cambios actuales en las relaciones entre el Estado canadiense y los Amerindios, la situación de las mujeres amerindias es sintomática de un doble patriarcado: el de los hombres amerindios, y el del Estado canadiense, y eso, aún después del cambio en los artículos discriminatorios hacia las mujeres.20

25Es en el contexto de los debates en torno al artículo discriminatorio 12(l)b que empecé, con la aprobación de la Asociación de mujeres autóctonas del Quebec (AFAQ), una investigación con las mujeres amerindias viviendo en las reservas aisladas en el territorio del Quebec. Esta investigación se concentró en el estudio de sus condiciones de vida en general, y de la manera en la cual resistían al doble patriarcado de los hombres amerindios y del Estado canadiense.

  • 21 Eleanor B. Leacock, Myths of Male Dominance: Collected Papers on Women Cross-Culturally, Nueva Yor (...)
  • 22 Irene Silverblatt, «Women in States», Annual Review of Anthropology, 17 (1988), pp. 427-460.

26Me importaba demostrar, para seguir el trabajo de Eleanor Leacock,21 que las mujeres amerindias conservaban una cierta autonomía a pesar del hecho de que la colonización había reforzado la dominación masculina, y a pesar del hecho de que el Estado canadiense había plasmado esta dominación en el poder legislativo. La investigación tomaba en cuenta las preocupaciones de las feministas del principio de los años ochenta y se intentaba destacar la importancia de la historia autóctona, para así ilustrar el carácter central de las jerarquías de género en el proceso de cambio social.22

Las mujeres mestizas de México

  • 23 Marie France Labrecque, «Femmes, développement et idéologie: un cas au Mexique», Recherches fémini (...)

27El tipo de relación que el Estado mexicano mantiene con las mujeres campesinas del país se hizo bastante explícito con la reforma agraria de los años treinta. A pesar de que las mujeres habían tenido un papel bastante importante en la Revolución de principio de siglo, y también en la lucha contra el poder de los grandes terratenientes, los beneficios de la reforma agraria fueron otorgados exclusivamente a los hombres. De hecho, las adjudicaciones de tierra que provenían del desmantelamiento de las haciendas que tomaron la forma del ejido, se dirigieron a los jefes de familia. Los legisladores por fin tomaron en cuenta a las mujeres campesinas en la Ley de reforma agraria de 1971. Tres artículos (entre 450) conciernen a las mujeres y favorecieron la creación de las Unidades Agrícolas e Industriales para la Mujer (UAIM), tanto para las mujeres como para las hijas de ejidatarios. En estas unidades, las mujeres podrán emprender actividades generadoras de ingreso «para el bienestar de su familia». La UAIM, como el ejido, está estrechamente regida por unas instituciones del Estado. Es la razón por la cual, durante la investigación, finalicé por hablar de dominación masculina institucional para caracterizar las relaciones mantenidas por el Estado mexicano con las mujeres campesinas.23

  • 24 Felicity Edholm, Olivia Harris y Kate Young, «La conceptualización de la mujer», en Estudios sobre (...)

28El estudio que emprendí con las mujeres campesinas mayas de México se desarrolló en el contexto de la puesta en marcha de las UAIM en una región de monocultivo del hene-quéen (o sisal) en el norte del estado de Yucatán. Las cuestiones de investigación abarcaban la manera en la cual esta medida de desarrollo para las mujeres fue aplicada localmente, y cómo la integración de éstas al mercado de trabajo se traducía a nivel de las relaciones entre los hombres y las mujeres. En relación a la investigación previa con las mujeres amerindias, se consideraba más la manera en la cual los hombres actuaban como intermediarios entre el poder del Estado y las mujeres, no solamente en la producción, sino también en la reproducción social e ideológica. Esta meta se inscribía en los esfuerzos de las feministas quienes intentaban entender el proceso complejo de la elaboración social de los géneros femeninos y masculinos.24

Las mujeres campesinas de Colombia25

  • 25 La investigación sobre Colombia aún no esta terminada. Las publicaciones están en preparación.

29Las relaciones que el Estado colombiano mantiene con el campesinado del sur del país se hacen a través de una serie de agencias gubernamentales, paragubernamentales y privadas. Estas últimas sirven de agencias ejecutivas para el programa de desarrollo rural integral (DRI), un programa mayormente definido por instituciones externas al país. Desde los años sesenta, Colombia constituye el escenario de varias intervenciones de desarrollo internacional. Desde los años ochenta, la mayoría tiene la obligación de prever medidas para la integración de las mujeres al desarrollo en sus proyectos. En la actualidad, me dedico al estudio de estas medidas en la región de La Cocha en el departamento andino de Nariño. Las metas de la investigación conciernen a las consecuencias de los cambios económicos y sociales vinculados a la integración de las mujeres al desarrollo de las relaciones jerárquicas en las cuales ellas están involucradas. Se trata de relaciones entre las clases económicas, entre los géneros y, en fin, entre las generaciones.

30La investigación se propone sobrepasar el debate de la prevalencia de las clases sociales, o de los géneros en la opresión de las mujeres identificando las otras fuentes potenciales de opresión. En esta investigación, se considera a las mujeres como una categoría heterogénea en el cruzamiento de una red compleja de poder, que seguramente ellas aguantan pero también pueden, en ciertas circunstancias, ejercer. En el caso particular de la investigación en Colombia, el hecho de que unos fondos canadienses hieran invertidos en el proyecto de desarrollo en el cual las mujeres trabajan, me da la ocasión de examinar, no solamente la relación entre el Estado colombiano y las mujeres, sino también la relación entre el Estado canadiense y ellas.

31Como se puede constatar, los contextos de estas tres investigaciones varían según la intervención del Estado en el medio estudiado. Varían también según las preguntas de investigación. En la investigación con las mujeres amerindias, se interrogaba sobre el espacio de autonomía del cual las mujeres podían apoderarse a pesar de una presencia tan fuerte y tan represiva del Estado. Se concentraba sobre el estudio de las relaciones directas entre las mujeres y el Estado. En la investigación sobre las Unidades agrícolas e industriales para la mujer (UAIM) en Yucatán, el acento estaba puesto sobre el efecto que los cambios introducidos por el Estado en el área económica tenían sobre las relaciones entre los hombres y las mujeres. En fin, en la investigación en Colombia, la debilidad relativa de la intervención del Estado en el medio estudiado motivó en examinar más detenidamente las otras relaciones jerárquicas que determinan las situaciones de las mujeres, como las relaciones de clase, de género y de generaciones. De un cabo al otro, las variaciones en la definición del poder del Estado implican como consecuencia que las poblaciones y sus diferentes categorías que las componen tendrán una relación diferente con el mundo que les rodea.

32En las líneas siguientes considero de nuevo cada una de mis investigaciones, y trato de ver cómo la relación de las mujeres con el Estado se combinó con la relación personal que desarrollaron conmigo. Trato de ver también cómo esta combinación influyó en la orientación global, así como algunos elementos más relevantes de sus relatos.

La investigadora y las mujeres: tres tipos de relaciones estructurales

Las mujeres amerindias de Quebec: un proyecto político alternativo

33Lo que llama más la atención en las historias de vida recogidas de entre las mujeres amerindias del Quebec, es la distancia que éstas mantienen respecto a la investigadora. Estas mujeres son grandes usuarias de los servicios gubernamentales, y por lo tanto tienen una actitud de clientes en relación con la investigadora. Se informan ellas mismas de los objetivos de la entrevista, del tiempo que durará, y del tipo de retroacción que tendrán después. Con ellas, el guión de la entrevista se presenta de manera inmediata y, en general, no tiene que ser recordado durante el encuentro. Los relatos siempre son cortos y relativamente superficiales. Con algunas excepciones, las mujeres amerindias no permiten que se platique de su vida privada, y menos de sus relaciones conyugales actuales. Sin embargo, discutirán de sus problemas personales aunque siempre lo hacen refiriéndose a la vecina, a una persona que conocen, o a un período ya pasado de su vida. Una de ellas cuenta: «Conozco aquí en la reserva a una mujer golpeada hasta tal punto que se parece al hombre elefante (refiriéndose a la película del mismo nombre)». Otra dice: «Mi marido y yo tomábamos mucho. Pero ahora ya no tomamos, ya terminamos con eso».

34Todas las mujeres no tienen la misma actitud y conversan de sus experiencias directamente. Sin embargo, son las excepciones como lo es la mujer más joven, de unos veinte años, con quien me entrevisté: «Mi hermano se suicidio porque era homosexual. Aquí, la gente no lo tomaba (no lo aceptaba). ¿Cree usted que está mal ser homosexual?».

35Puede ser interesante considerar simultáneamente la actitud global de las mujeres amerindias en las historias de vida, y la relación entre la población de la cual ellas forman parte, y el Estado canadiense. La distancia que mantienen con las personas que no son parte de las naciones amerindias puede ser interpretada en el contexto de las negociaciones actuales con el poder. Estas revindicaciones conciernen no solamente el territorio, sino también a un conjunto de otros elementos en el área de la cultura y de los servicios sociales. Las mujeres son muy discretas en estas revindicaciones. Sin embargo, una mujer amerindia dice:

Si mañana me dicen que ya terminamos con el territorio amerindio, yo me preocuparía en hacer algo. Necesito de la naturaleza. Mi mejor amigo es un árbol. Es el árbol en donde mi mamá me dijo que me encontró (cuando nació). Cuando tengo un problema o una preocupación, voy y le cuento.

  • 26 Véase por ejemplo Kalhleen Jamleson, «Plus ça change, plus c'est pareil? Les femmes autochtones et (...)

36Las naciones amerindias actualmente tienen un proyecto alternativo que pueden confrontar al Estado canadiense. Este proyecto alternativo se concreta cada vez más hoy en día en una revindicación para un gobierno autóctono. En la medida en que las mujeres amerindias no participaron en la elaboración de este proyecto, unas investigadoras se preguntan ¿qué tipo de relaciones de género caracterizarán este Gobierno?26 Si las historias de vida recogidas con estas mujeres son herméticas en este tema cuando se leen en un primer nivel, son por lo contrario transparentes cuando se sitúan en el contexto de las relaciones estructurales. Su relación con el Estado está mediatizada por el proyecto alternativo de la nación a la cual pertenecen. Por consecuencia, las mujeres son poco sensibles a la autoridad que la investigadora podría representar en tanto que miembro de la sociedad dominante. El poder ya se ubica fuera de ésta.

Las mujeres mestizas de Yucatán: unos idiomas de resistencia pasiva

  • 27 Una persona se hace comadre de otra por llevar al hijo de esta última a bautizar, confirmar o a ha (...)

37En todas las comunidades mestizas de Yucatán en las cuales trabajé, varias mujeres quisieron incluirme en sus redes de parentesco ritual haciéndose comadres conmigo.27 Primero creí que pensaban aprovecharse materialmente de la situación, pero después, aceptando la invitación de esas mujeres, me di cuenta que se trataba más de un mecanismo para nivelar mi poder (o el concepto que se tenía de éste) hacia ellas.

38Estas comunidades tienen una experiencia amplia y profunda de la autoridad. Son unas poblaciones que fueron sometidas no durante décadas, sino durante siglos, al poder de los hacendados, y eso, hasta la revolución mexicana de 1910. Los ancianos aún hablan de esa época como del tiempo de la esclavitud. Después de la revolución y de la reforma agraria que promovió la distribución de la tierra a los campesinos que la trabajaban, el poder de los hacendados fue reemplazado por las numerosas agencias gubernamentales concernidas por el campesinado, y los funcionarios de esas agencias ocuparon ya el espacio dejado por los hacendados.

39Las Unidades agrícolas e industriales para las mujeres fueron, en los ochenta, una manera para el Estado mexicano de poner en práctica las recomendaciones del Año Internacional de la Mujer y de favorecer la integración de las mujeres al desarrollo. Una mujer recuerda la irrupción de las Unidades en su comunidad:

Vino un funcionario del Banco Agrario para decirnos que teníamos que ingresar en una Unidad agrícola c industrial, que lo había dicho el Presidente de la República.

40Este testimonio y muchos otros, así como un análisis de la experiencia de las UAIM en Yucatán, confirman el carácter autoritario de esta medida. El poder del Estado tiene su equivalente en el poder ejercido por los hombres mestizos sobre las mujeres. Son las mujeres jóvenes las que aguantan más directamente el poder. Son también ellas las que platican más de ello. Se puede tomar el ejemplo de una entrevista durante la cual me atreví a preguntar a la informante ¿por qué su marido, como me lo había mencionado, tomaba tanto? Oyendo esta pregunta, la informante se hecha a llorar pero insiste en contármelo.

  • 28 En el momento de la investigación en Yucatán, las mujeres necesitaban el permiso de su marido para (...)

Mi marido empezó a tomar cuando le dije que iba a tomar la pastilla. Él me había dado su permiso.28 Al cabo de cuatro años, decidí tener otro hijo. Embaracé. Mi marido ya tomaba bastante. Tomaba con su papá y cuando los dos estaban borrachos, peleaban mucho. (La informante y su marido vivían con el papá de él.) Era tan duro en la casa que fui a vivir con mi mamá (al lado) y después en casa de una amiga. Poco después empezaron los chismes sobre el marido de ella y yo. Mi marido empezó a dudar de mí. Ya no me daba dinero. Y me preguntaba de quién era mi hijo. Me trataba de puta.

41La violencia de una situación como aquella incita a las mujeres a recordarse de sus relaciones amorosas anteriores a su boda, y a pensar simultáneamente en irse. Esta informante sigue:

Entonces recordé lo que me había dicho mi novio antes que le dijiera que se vaya y que me fuera con el que hoy es mi marido: que yo sufriría. Pensando en todo eso, creo que forjé mi cruz y que la tengo que cargar. Mi marido toma más que nunca. Tengo ganas de irme con mis hijas.

42Estos arrepentimientos por un enamorado que despidió, son comunes en muchas jóvenes que huyeron con aquel que ahora es su marido. Huyeron para escapar de la autoridad familiar, pero más tarde se encontraron bajo la autoridad de otra familia, la del marido. Otra mujer muy joven cuenta:

Tenía muchos enamorados antes de casarme. Pero me casé con uno que se parece mucho a mi papá. Él toma como mi padre tomaba. Todos en mi familia querían que yo me casara con él.

43Cansada del hostigamiento familiar, agrega: «Tengo ganas de dejar mis hijos a mi mamá e irme a trabajar como costurera en una fábrica».

44Las mujeres de las generaciones mayores de edad son más discretas sobre sus relaciones amorosas, y ubican su discurso a otro nivel; el de las relaciones sociales en general. En un contexto de autoridad tan fuerte como en Yucatán, las relaciones entre las mujeres no son fáciles. Por eso, toman el rasgo de otros idiomas, por ejemplo como el del hechizo. Una informante que fue presidenta de una UAIM pero que tuvo dificultades con las otras socias dice:

Tu pueden hechizar con la comida. Doña X siempre me daba comida pero mi marido me decía de tener cuidado. Traía la comida a mi casa pero no la comía. Me cuidaba. Es raro ver una persona que no te quiere y que siempre te obsequia comida, ¿no? ¿Cree usted en eso de la hechicería?

45Doña X, por su lado, está molesta del comportamiento de la ex presidenta con la Unidad y hacia las socias:

No sirve ser buena católica como ella (la informante quiere decir piadosa) si siempre se juzga al prójimo. La presidenta dice que mi nuera se acuesta con otros hombres.

  • 29 Véase James C. Scott, Weapons of the Weak: Everyday Forms of Peasant Resistance, New Haven y Londr (...)

46Las mujeres mestizas ya de edad también saben resistir a la autoridad, sea por el discurso sobre la hechicería, o sobre los chismes. Las más jóvenes se refugian en el pasado o elaboran proyectos para el futuro. Las relaciones de autoridad que la investigadora podría eventualmente tener sobre ellas, son niveladas por el establecimiento de vínculos rituales de parentesco. La resistencia de estas mujeres a la autoridad es indirecta o pasiva,29 pero no es, por lo tanto, menos real detrás de la hospitalidad, de la ideología de la maternidad y de la falsa sumisión. Una funcionaría del gobierno mexicano bien me lo había advertido cuando llegué a la región: «Verás, las mujeres mestizas se entregan muy fácilmente, pero mucho cuidado si las traicionas...».

Las mujeres campesinas de Colombia: una retórica del cambio social

47Los datos de las historias de vida de las mujeres campesinas de la región de La Cocha en Colombia deben ser interpretadas en el contexto de la presencia de una organización campesina, la cual, gracias a la ayuda internacional, promueve el cambio económico y social en la región. La investigación tenía como propósito entender la manera en que los cambios fueron recibidos por las diferentes categorías de la población, y que éstas fuesen directamente concernidas o no por los proyectos de desarrollo promovidos por la organización campesina.

48El Estado está presente en la región desde 1974 a través del programa de Desarrollo Rural Integral (DRI) apoyándose en varias agencias encargadas de llevar a cabo las metas económicas y sociales del programa. La mayoría de los funcionarios y de los extranjeros que viajan en la región trabajan con estas agencias. Para la población, también soy parte del desarrollo, pues algunos fondos se originan en Canadá. El campesinado desarrolló un discurso bastante elaborado sobre el desarrollo. Es lo que llamé la retórica del cambio social. Sin embargo, esta retórica no está presente en la misma medida en todas las mujeres. Prácticamente está ausente en las más jóvenes.

49Al final de una entrevista, preguntaba a una soltera de veinte años, viviendo en casa de sus papas, cómo se sentía por haberme contado su vida: «Pues muy bien, me dijo, estoy contenta porque me desahogué». Hay que decir que no es fácil ser una mujer joven en La Cocha. Esta joven se queda en la casa mientras el resto de la familia trabaja, incluyendo a su mamá, en el campo. Tiene que preparar las comidas y llevarla al campo además de asear la casa. Por lo general, las mujeres de La Cocha prefieren trabajar en el campo que encargarse de las comidas.

50La autoridad paterna es muy fuerte en este medio. Las mujeres jóvenes ponen en práctica una forma de contestación de esta autoridad por la maternidad. Un gran número de familias cuentan entre ellas con una madre soltera. El discurso de las jóvenes, fuesen madres solteras o no, relata la manera en que se ejerce la autoridad sobre ella, o cómo la contestan. Si la joven citada previamente quiere irse, pero se la vigila muy bien. «Mi hermana es madre soltera, dice, por eso mis papas piensan que todas somos así». No son todas las mujeres las que hablan de ese fenómeno social con la misma apertura. Por ejemplo, otra mujer soltera, de edad media, madre de dos hijos, me cuenta al principio de la entrevista que su mamá era viuda cuando ella nació.

Pregunta. ¿Todavía vive su papá?
Respuesta. No. Yo había quedado de tres años y mi hermano seis meses cuando él se ha muerto. Yo a él no lo conocí [...]

51Más tarde durante la entrevista:

Pregunta. Y cuando usted se vio embarazada, ¿qué es lo que dijo a su mamá?
Respuesta. Mi mamá, pues ella sabía. Pero ¿para qué si mi mamá en ese particular, ella fue lo mismo?

52La mamá no era viuda sino madre soltera. Siempre en este tema, los fragmentos siguientes de dos entrevistas, una con la madre, casada, participante en la asociación campesina, la otra con la hija, madre soltera, embarazada de un segundo hijo, son bien reveladores.

53La hija:

Mi hijo esta aquí conmigo en la vereda de X. Estamos con mi mamá. Va a cumplir cuatro años en diciembre. Es difícil ser madre soltera porque no hay los recursos, porque la gente critica. Mi mamá no entiende, aunque hay más y más (madres solteras). No me pesa tanto eso, a mi mamá, sí. No me entiendo con mi mamá. No acepta que sea así. No le gusta que mis hijos no tengan papá. Yo... vivir sin marido no me importa [...] No me siento bien aquí pero mejor no estar a fuera; y como hay otro en camino, no hay otro remedio.

54La madre:

Se lo conté a mi hija como era terrible en esa época tener un novio. Los papas nos pegaban con todo lo que les caía en la mano, y nos echaban afuera si lo llegaban a saber. Hoy, no. Ella tuvo un hijo y la recibimos con nosotros. Antes, no se podía [...] Con el nieto, muy bien. Es con ella que nosotros cambiamos porque el hijo no es culpable de nada. A mi hija le reprochamos su conducta. Nos trae chiquillos que no tienen papá y que tenemos que criar. Creo que no está bien que sea madre soltera porque la gente de por acá son muy malos, dicen que se porta mal. Hubiera sido mucho más feliz con sus hijos, casada. Así, no tiene nada. Tiene que quedarse aquí a jabonar, está cansada de todo eso.

55Para la mamá, importa aparentemente proyectar una imagen de dignidad. Para ella, evidentemente «no era lo mismo». Cuenta ella:

Mis papás estaban bien jodidos. Me fui con mi novio porque sabía que ellos no querían que nos casáramos. Nos fuimos con sus papas de él. No estaban contentos pero nos dejaron entrar. Mis papas vinieron al cabo de dos días y querían pegarme pero mis suegros no les dejaron. Mi papá murió ese mismo año polla sorpresa de mi huida, y también del cansancio, porque ayudaba mucho en el trabajo [...]. Me fui pero mis hermanos se quedaron y tuvieron que trabajar más. Estoy contenta de que me fui.

56Mas allá de la preocupación de dignidad de la mamá, los testimonios respectivos de la madre y de la hija se parecen bastante. La mamá se fue de la casa de sus padres porque el trabajo se le hacía muy pesado, y logró casarse. Le hubiera gustado a la hija irse también pero ella aparentemente tuvo menos suerte, aún con dos tentativas. Madre e hija usaron dos formas bastante similares de resistencia pero fueron relatadas de manera diferente.

57Las relaciones de la madre y de la hija con la investigadora fueron también diferentes. La hija, que lloró bastante durante la entrevista, no se siente bien con su mamá y quiere irse de la casa. La madre insiste en distanciarse del comportamiento de la hija y en criticarle, pero cumple con su deber y le da un techo, sobre todo por el pequeño que «no tiene la culpa».

58La actitud de las mujeres de generaciones diferentes varía bastante en relación con la investigadora, y consecuentemente al desarrollo. Al sumarse los años, el discurso se oye más retórico. Se preocupa más por la imagen que se proyecta. Este discurso establece una distancia con la investigadora, pero también busca su complicidad. Las relaciones de las campesinas del sur de Colombia con la autoridad varían según la generación a la cual pertenecen y también según lo que se espera en el proceso del cambio social. Aparentemente, esta esperanza aumenta con la edad.

Conclusión

59Este breve análisis del estilo y del contenido de tres grupos de entrevistas sobre historias de vida muestra que más allá de la relación personal que favoreció su enunciación, se encuentra también una relación que sobrepasa tanto a la investigadora como a la informante. La validez de los resultados o de las interpretaciones de las historias de vida depende, en una gran parte, no solamente de la relación personal con las informantes, sino también de la relación estructural en la cual se hizo la recolección de datos. Esta relación estructural es fundamentalmente jerárquica. Propuse que varía en función a las relaciones que vinculan la población en general, y las mujeres en particular, con el Estado. También propuse que esta relación jerárquica es interpretada diferentemente por las diversas generaciones de mujeres, dado que sus relaciones con la autoridad también varían según su edad.

  • 30 Es preciso recordar que el término Tercer Mundo fue inventado por Alfred Sauvy en los años cuarent (...)

60El contexto estructural en el cual mis investigaciones se llevaron a cabo es el de las relaciones entre los países desarrollados y el Tercer Mundo, y entre las del Estado capitalista y el Cuarto Mundo.30 Como en general las investigadoras vienen de los países desarrollados o de la sociedad dominante, y como las informantes pertenecen al Tercer Mundo o al Cuarto Mundo, la relación estructural que se establece entre las dos categorías de personas forma parte de relaciones específicas de poder y de dominación. Las relaciones entre investigadoras e informantes, forman íntimamente parte de las jerarquías múltiples que la investigación feminista se propone estudiar. Finalmente, la contribución específica de este artículo es la de la inclusión de la relación entre investigadora e informante en el conjunto de las jerarquías que caracterizan la vida de las mujeres.

61La interacción de la cual resulta una historia de vida es mucho más compleja de lo que se quiere admitir en general. Todas las precauciones metodológicas posibles no pueden solucionar la dinámica contradictoria que vincula el desarrollo al subdesarrollo, y que afecta a las relaciones entre las personas que se sitúan a un extremo o al otro del proceso. La metodología feminista evidentemente no puede solucionar por completo las relaciones contradictorias que toman lugar entre la investigadora y las informantes. Sin embargo, me parece que esta metodología contribuye a sobrepasar los límites propios de esta relación desigual y jerárquica, al hacernos más conscientes del peso relativo de cada una de estas jerarquías cuando se combinan las unas con las otras.

62Finalmente, no son los géneros, las clases, las razas o las generaciones en sí lo que importa examinar, sino más bien las relaciones de un género con otro, de una clase con la otra, de una raza con la otra, etc. Las relaciones entre la investigadora y las informantes, como ellas relatan, forman también parte de estas jerarquías. Por lo tanto, es necesario estudiarlas.

Bibliographie

Bibliografía

Andean Oral History Worshop (1990): recopilado por Silvia Rivera Cusicanqui, «Indigenous Women and Community Resistance: History and Memory», en Elizabeth Jelin (ed.), Women and Social Change in Latin America, Londres y New Jersey, Zed Books Ltd., pp. 151-183.

Barrios de Chungara, D. (1978): Si on me donne la parole: la vie d'unes femmes de la mine bolivienne, testimonio recogido por Moema Viezzer, París, Maspero (Actes et mémoires du peuple).

Dagenais, H. (1987): «Méthodologie féministe et anthropologie: une alliance possible», Anthropologie et Sociétés, 11, 1, pp. 19-43.

Delphy, Ch. (1988): «Patriarchy, Domestic Mode of Production, Gender, and Class», en Cary Nelson y Lawrence Grossberg (eds.), Marxism and the Interpretation of Culture, Urbana y Chicago, University of Illinois Press, pp. 259-267.

Edholm, F., O. Harris y K. Young (1982 [1977]): «La conceptualización de la mujer», en Estudios sobre la mujer, tomo 1, México, Secretaría de Programación y Presupuestos (SPP), pp. 345-373.

Ferrarotti, F. (1983): Histoire et histoire de vie: la méthode biographique dans les sciences sociales, Paris, Librairie des Méridiens.

Gagnon, N. (1980): «Données autobiographiques et praxis culturelle», Cahiers Internationaux de Sociologie, LXIX, pp. 291-305.

Graburn, N.H.H. (1981): «1, 2, 3, 4... Anthropology and the Fourth World», Culture, 1, 1, pp. 66-70.

Jahieson, K. (1984): «Plus ça change, plus c'est pareil? Les femmes autochtones et la question du gouvernement indien autonome et du droit coutumier», Recherches amérindiennes au Quebec, 14, 3, pp. 65-74.

Jelin, E. (ed.) (1990): Women and Social Change in Latin America, Londres y New Jersey, Zed Books Ltd.

Kroeber, Th. (1968): Ishi: testament du dernier indien sauvage de l'Amérique du Nord, Paris, Plon, Col. Terre humaine.

Labelle, H, G. Turcotte, M. Kempeneers y D. Heintel (1987): Histoires d'immigrées: itinéraires d'ouvrières colombiennes, grecques, haïtiennes et portuguaises de Montréal, Montreal, Boréal Express.

Labrecque, M.F. (1991): «Les femmes et le développement: de qui par-le-t-on au juste?», Recherches féministes, 4, 2, pp. 9-24.

—, (1988): «Femmes, développement et idéologie: un cas au Mexique», Recherches féministes, 1, 2, pp. 53-67.

—, (1984): «Des femmes de Weymontachie», Recherches amérindiennes au Québec, 14, 3, pp. 3-16.

—, (1984): «Développement du capitalisme dans la region de Weymontachie (Haute-Mauricie). Incidences sur la condition des femmes attikamèques», Recherches amérindiennes au Québec, 14, 3, pp. 75-87.

Langness, L.L. y G. Frank (1981): Lives: An Anthropological Approach to biography, Novato, CA, Chandler and Sharp Publishers.

Leacock, E.B. (1981): Myths of Male Dominance: Collected Papers on Women Cross-Culturally, Nueva York, Monthly Review Press.

Maguire, P. (1987): Doing Participatory Research: A Feminist Approach, Amherst, The Center for International Education, University of Massachussetts.

Menchú, R. (1983): Moi, Rigoberta Menchú, Paris, Maspero.

Mies, M. (1986): Patriarchy and Accumulation on a World Scale. Women in the International Division of Labour, Londres, Zed Books.

Mintz, S. (1979): Taso, un travailleur de la carme, París, Maspero.

Ramos Arizpe, G. (1986): Relatos de don Jesús Ramos Romo. Narración e historia personal, Jiquilpan, Michoacán, México. Centro de Estudios de la Revolución Mexicana «Lázaro Cárdenas», A.C. Archivo de Historia Oral.

Scott, J.C. (1985): Weapons o f the Weak: Everyday Forms of Peasant Resistance, New Haven y Londres, Yale University Press.

Shostak, M. (1983): Nisa. The Life and Words of a !Kung Woman, Nueva York, Vintage Books.

Silverblatt, I. (1988): «Women in States», Annual Review of Anthropology, 17, pp. 427-460.

Sullivan, P. (1991): Unfinished Conversations. Mayas and Foreigners Between Two Wars, Berkeley y Los Angeles, University of California Press.

Notes

1 Según Ramos Arizpe, la primera historia de vida conocida fue publicada en 1825: Memorias de Catherine Crown, india cristiana de la Nación Cherokee. Se desconoce el autor. Véase Guillermo Ramos Arizpe, Relatos de don Jesús Ramos Romo. Narración e historia personal, Jiquilpan, Michoacán, México, Centro de Estudios de la Revolución Mexicana «Lázaro Cárdenas», A.C. Archivo de Historia Oral, 1986, p. 222. Por su parte, Langness y Frank señalan que es a partir de los años veinte que las historias de vida fueron usadas en una perspectiva crítica. L.L. Langness y. G. Frank, Lives: An Anthropological Approach to Biography, Novato, California, Chandler and Sharp Publishers, 1981.

2 Estas tres investigaciones fueron apoyadas por el Conseil de la Recherche en Sciences Humaines du Canada (CRSHC) y por el Ministerio de Educación Superior de la provincia de Quebec, programa de capacitación de investigadores (FCAR) de 1982 a 1985, de 1986 a 1988, y de 1989 a 1991. Además, la investigación en Colombia fue apoyada por el Centro de Investigaciones Internacional para el Desatrollo (CHD) de Canadá. Todas las investigaciones fueron llevadas a cabo por equipos formados de estudiantes de la Universidad de Laval. Son demasiado numerosos para ser nombrados aquí. La mayoría de los datos en este artículo provienen de mi propio trabajo de campo.

3 Marjorie Shostak, Nisa, The Life and Words of a !Kung Woman, Nueva York, Vintage Books, 1983.

4 Theodora Kroeber, Ishi: testament du dentier indien sauvage de l'Amérique du Nord, Paris, Plon, Col. Terre humaine, 1968.

5 Domitila Barrios de Chungara, Si on me donne la parole: la vie d'une femme de la mine bolivienne, testimonio recogido por Moema Viezzer, Paris, Maspero, 1978.

6 Rigoberta Menchú, Moi, Rigoberta Menchú, Paris, Maspero, 1983.

7 Andean Oral History Workshop, recopilado por Silvia Rivera Cusicanqui, «Indigenous Women and Community Resistance: History and Memory», en Elizabeth Jelin (ed.), Women and Social Change in Latin America, Londres y New Jersey, Zed Books Ltd., 1990, p. 151.

8 En el caso del Taller de historia oral andina, las autores del artículo consultado no precisan el tipo de metodología en el cual se apoyaron para recoger las historias de vida. No podemos comentar la interacción, aún si esta recopiladora afirma: «[...] este texto fue escrito por todas las mujeres que participaron (al taller)». Andean Oral History Workshop, op. cit., p. 150.

9 Shostak relata la siguiente anecdota: «[...] otro antropólogo me contó que en uno de sus divertidos retratos [...], fui descrita [por los ¡Kung] como una persona que iba hacia las mujeres, mirándoles hacia los ojos y preguntándoles: “¿Su marido la ha cogido anoche?”» (op. cit., p. 350).

10 Langness y Frank, op. cit., 1981.

11 Se puede citar al libro de Micheline Labelle et al., Histoires d'immigrées: itinéraires d'ouvrières colombiennes, grecques, haïtiennes et portuguaises de Montréal, Montréal, Boréal Express, 1987, el cual concierne las historias de vida de mujeres inmigrantes en Montreal. En este trabajo, las investigadoras reconstituyen el proceso de inserción de las inmigrantes de las Antillas en la sociedad montrealense, no solamente a partir del momento de su llegada, sino también antes de su partida del lugar de origen.

12 Nicole Gagnon usa esta expresión en su artículo «Données autobiographiques et praxis culturelle». Cahiers Internationaux de Sociologie, LXIX (1980), p. 295. El ejemplo más citado de este tipo de historia de vida es el libio de Sidney Mintz, Taso: un travailleur de la canne, Paris, Maspero, 1979.

13 Franco Ferrarotti, Histoire et histoire de vie: la méthode biographique dans les sciences sociales, Paris, Librairie des Méridiens, 1983, p. 52.

14 Hablar de relaciones jerárquicas permite vislumbrar la posibilidad de que tales relaciones a pesar de ser desiguales no son necesariamente de dominación y de explotación.

15 Para un acercamiento sistemático a la metodología feminista, véase Huguette Dagenais, «Méthodologie féministe et anthropologie: une alliance possible». Anthropologie et Sociétés, 11, 1 (1987), pp. 19-43. Para aspectos específicos de tal metodología, véase Patricia Maguire, Doing Participatory Research: A Feminist Aoproach, Amherstm, The Ccnter for International Education, University of Massachussetts, 1987. También Marie France Labrecque, «Les femmes et le développement: de qui parle-t-on au juste?». Recherches féministes, 4, 2 (1991), pp. 9-24.

16 Langness y Frank, op. cit., p. 34.

17 Paul Sullivan, Unfinished Conversations. Mayas and Foreigners Between Two Wars, Berkeley y Los Ángeles, University of California Press, 1991.

18 En cada una de las investigaciones, las mujeres seleccionadas para las historias de vida fueron puestas en pares las unas con las otras según la presencia o ausencia de una característica específica. En México, se recinto mujeres que eran socias de la UAIM y mujeres que no lo eran, pero que tenían las mismas características de edad, nivel económico y el mismo número de hijos. Se usó más o menos la misma metodología en Colombia tomando como criterio discriminatorio la pertenencia o no de las mujeres en la asociación campesina.

19 Los resultados de la investigación con las mujeres amerindias fueron publicados principalmente en Marie France Labrecque, «Des femmes de Weymontachie», Recherches amérindiennes au Québec, 14, 3 (1984), pp. 3-16. y en «Développement du capitalisme dans la région de Weymontachie (Haute-Mauricie). Incidences sur la condition des femmes attikamèques», Recherches amérindiennes au Québec, 14, 3 (1984), pp. 75-87.

20 A pesar de que el Estado canadiense ejerce un patriarcado sobre las mujeres amerindias, no defino a este Estado como patriarcal. Los argumentos teóricos de feministas como Delphy y Mies a favor del uso de este concepto son muy interesantes pero personalmente, en tanto que antropóloga, considero el patriarcado como parte de otra época, y otro pueblo. Delphy afirma que el patriarcado es el sistema de subordinación de las mujeres a los hombres en las sociedades industriales contemporáneas; por su parte, Mies encuentra la expresión «dominación masculina» (de hecho Male domination) con una connotación biológica. Véase Christine Delphy, «Patriarchy, Domestic Mode of Production, Gender, and Class», en Cary Nelson y Lawrence Grossberg (eds.), Marxism and the Interpretation of Culture, Urbana y Chicago, University of Illinois Press, 1988, pp. 259-267. Véase también Maria Mies, Patriarchy and Accimulat ion on a World Scale. Women in the International Division of Labour, Londres, Zed Books, 1986. En vez del concepto de patriarcado, prefiero el de dominación masculina institucional y personal.

21 Eleanor B. Leacock, Myths of Male Dominance: Collected Papers on Women Cross-Culturally, Nueva York, Monthly Review Press, 1981.

22 Irene Silverblatt, «Women in States», Annual Review of Anthropology, 17 (1988), pp. 427-460.

23 Marie France Labrecque, «Femmes, développement et idéologie: un cas au Mexique», Recherches féministes, 1, 2 (1988), pp. 53-67. Este artículo constituye una de las publicaciones usando los resultados de la investigación que nos concierne en esta sección.

24 Felicity Edholm, Olivia Harris y Kate Young, «La conceptualización de la mujer», en Estudios sobre la mujer, tomo 1, México, SPP, 1982 (1977), pp. 345-373.

25 La investigación sobre Colombia aún no esta terminada. Las publicaciones están en preparación.

26 Véase por ejemplo Kalhleen Jamleson, «Plus ça change, plus c'est pareil? Les femmes autochtones et la question du gouvernement indien autonome et du droit coutumier», Recherches amérindiennes an Québec, 14, 3 (1984), pp. 65-74.

27 Una persona se hace comadre de otra por llevar al hijo de esta última a bautizar, confirmar o a hacer la primera comunión, etc. El vínculo global de compadrazgo es de parentesco ritual con todos los privilegios e interdicciones incluidos en el parentesco real.

28 En el momento de la investigación en Yucatán, las mujeres necesitaban el permiso de su marido para conseguir los contraceptivos, incluyendo la pastilla.

29 Véase James C. Scott, Weapons of the Weak: Everyday Forms of Peasant Resistance, New Haven y Londres, Yale University Press, 1985.

30 Es preciso recordar que el término Tercer Mundo fue inventado por Alfred Sauvy en los años cuarenta haciendo una analogía con el Tiers-Etat en Francia antes de la Revolución. El uso del término «Tercer Mundo» distinguía entonces las naciones que quedaron fuera de las esferas de influencia de los países aliados y de los países comunistas. El término que se ha usado ampliamente en esos últimos años cambiará probablemente por completo con el desmantelamiento de la URSS. El término Cuarto Mundo concierne a las poblaciones marginadas de los países desarrollados, poblaciones ocupando a menudo territorios importantes de estos países. Para el uso de este término en el contexto canadiense, véase Nelson H.H. Grabum, «1, 2, 3, 4... Anthropology and the Fourth World», Culture, vol. 1, No. 1 (1981), pp. 66-70.

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540