Desktop versionMobile version
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. II

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte tercera. Identidad de género, espacio privado, espacio público

Testimonio autobiográfico femenino: un camino de conocimiento de las mujeres y los movimientos urbanos en México

Alejandra Massolo

Full text

Introducción

1Durante la década de 1970, numerosas ciudades del mundo capitalista desarrollado y del periférico fueron escenarios de la emergencia ruidosa de inéditas expresiones de protesta y formas de organización social. Se hicieron visibles, entonces, insospechados problemas, conflictos, demandas y objetivos de la sociedad civil contemporánea. Heterogéneos y desconcertantes actores sociales tomaron las calles, avenidas, plazas y edificios, movilizados a partir de uno u otro lugar de la vida cotidiana. Dos extraordinarios movimientos sociales se habían anticipado, sacudiendo los espacios públicos de las ciudades: el movimiento estudiantil del 68 y la segunda ola del feminismo a mediados de los sesenta. Ambos movimientos contestatarios dejaron sus ecos y huellas en la atmósfera social de la vida urbana que inauguró la crisis, cambios y acciones colectivas de los años setenta.

2Del espacio habitacional en barrios populares y zonas periféricas, surgieron rabiosos conflictos y reivindicaciones referidas a la ciudad y dirigidas a los poderes públicos. Espacio de la vida cotidiana, dentro y alrededor de la vivienda, que fue la matriz física-social de formación de nuevos y multifacéticos actores del escenario urbano. Diferentes procesos históricos de urbanización, sistemas políticos e instituciones gubernamentales separaron movimientos y protagonistas de los países del capitalismo avanzado, y del periférico latinoamericano. Pero un común denominador los hermanó en similar escenario de conflictos y acciones: la defensa y mejoramiento de las condiciones de vida urbana, y el rechazo al modelo de ciudad segregador y excluyente.

3Otro importante denominador común los familiarizó: las mujeres. Se reconozca o no, desde sus nacimientos contemporáneos, las luchas inquilinarias y los movimientos sociales urbanos laten por dentro al ritmo e impulso del corazón del género femenino. Es decir que no es la biología del sexo lo que hace que constituyan la densidad social mayoritaria de esos movimientos y organizaciones, sino el género en tanto construcción socio-histórica que establece la estrecha y poderosa vinculación entre la mujer y los problemas de vivienda, consumos colectivos y las políticas urbanas del Estado que las clases populares sufren en las ciudades.

4Sin embargo, los enfoques teóricos predominantes y los intereses de investigación sobre las estructuras y movimientos urbanos, tendieron a omitir la presencia y actuación femenina. Dos paradigmas se combinaron en la aplicación de la metodología de la omisión, o marginal atención: el androcentrismo y el estructuralismo marxista (aunque el funcionalismo tampoco estuvo exento de la misma tendencia). En consecuencia, y como en otros campos del conocimiento humano, también en los estudios urbanos se hizo evidente la paradójica «invisibilidad» —visibilidad de la mujer. La crítica feminista y los estudios de la mujer, a partir de la década de los setenta, lograron abrir nuevas y distintas rutas de indagación, conceptualización y debate. Así, la temática de la mujer, paulatinamente, se introdujo dentro de las disciplinas dedicadas al análisis de las estructuras y procesos urbanos.

5La curiosidad por saber lo que no sabíamos de las mujeres, por su omisión o marginalidad en las investigaciones realizadas y publicaciones en México, nos estimuló a iniciar un trabajo de investigación exploratorio en búsqueda de la presencia y trayectorias de participación de mujeres, activamente involucradas en movimientos populares independientes que emergieron durante la década de 1970, en algunos asentamientos periféricos y barrios de la Ciudad de México (Massolo, 1992). Quiere decir que el objetivo y alcance de exploración, delimitan y caracterizan, tanto la experiencia de investigación como la contribución de conocimientos, interpretaciones y reflexiones que pudimos avanzar. ¿Cómo llevar a cabo la exploración?

Corrientes alternas: la perspectiva feminista y el renacimiento de la historia de vida

6Uno de los resultados académicos del movimiento feminista fue introducir la crítica epistemológica que cuestionó y rechazó los cánones vigentes de «objetividad», que produciría el único conocimiento «válido» y «legítimo» por medio de la cuantificación-medición de los fenómenos sociales, y la dicotomía entre el sujeto investigador y el sujeto investigado. Esos cánones y esa separación implicaban graves consecuencias: objetivizar a la mujer como un «dato», mantener los supuestos sexistas de las categorías estadísticas, negar y deslegitimizar la validez de la subjetividad del conocimiento, la comprensión y significado de la experiencia femenina, puesto que se basan en lo particular, emocional, no racional, íntimo y cotidiano (Cook y Fonow, 1986; Stanley y Wise, 1983).

7Consecuentemente, se multiplicaron las preguntas y discusiones en torno a qué estrategias de investigación se adoptan y qué instrumentos de trabajos se utilizan para aterrizar la perspectiva feminista en una metodología apropiada a los fines y naturaleza del movimiento. Pero, ¿es posible identificar una única y real metodología feminista? Cook y Fonow (1986), haciendo una revisión de investigaciones feministas en sociología, admiten la dificultad de proponer una definición acabada de lo que debería ser una metodología feminista —que aún se encuentra en proceso de elaboración—, y enfatizan la inconveniencia de estipular las técnicas de investigación que serían las «correctas» en esta disciplina. Más bien de lo que se trata es de ciertos principios epistemológicos básicos que sustentan la metodología feminista. Entre esos principios están la categoría y significado del género; la toma de conciencia como herramienta metodológica específica; el desafío a la norma de la «objetividad», que presupone la separación entre sujeto-objeto de investigación, y la experiencia personal como no-científica (ibíd., p. 5).

8La historia de vida y la historia oral forman parte de la gama de procedimientos de investigación acerca de la mujer. Han sido, y son, para empezar, instrumentos claves para combatir la «invisibilidad» —omisión de la existencia de las mujeres dentro de diversas áreas de las humanidades y ciencias sociales. Y para desbloquear el silencio femenino, producto elocuente de la subordinación y discriminación de género. Responden asimismo, a la valorización —como fuente de conocimiento— de la subjetividad y el significado de la experiencia humana, individual y colectiva.

9Susan Geiger, haciendo una revisión y evaluación de los estudios de la mujer con historias de vida, observa que es un «recurso excepcional para estudiar la vida de las mujeres en diferentes puntos de sus ciclos de vida dentro de contextos culturales e históricos específicos». Agrega que la contextualización personal de la vida de las mujeres que se encuentra en las historias de vida, «la hace invaluable para profundizar comparaciones culturales, prevenir generalizaciones fáciles, y evaluar teorías acerca de la experiencia de la mujer o la opresión de la mujer» (1986, p. 338). Esta autora plantea una correcta advertencia respecto al uso de la historia oral (igualmente válida para la historia de vida), en el sentido de que no hay nada «inherentemente feminista» en la historia oral de mujeres, o en las mujeres investigadoras que hacen historia oral, o en el acto femenino de relatar. Solamente se convierte en una metodología feminista, si se utiliza sistemáticamente de determinada manera y para objetivos feministas (Geiger, 1990).

10Me parece importante destacar dos aspectos de los objetivos que se propone la metodología de la historia oral en los estudios de la mujer: servir de correctivo a supuestos andro-céntricos, y producir conocimientos e ideas que beneficien a las mujeres, en el sentido de contribuir a «cambiar las formas de interpretar, apreciar y comprender la vida de las mujeres», a través de la experiencia histórica. La historia oral feminista permite, así, revelar e introducir múltiples verdades en los ambientes académicos (Geiger, ibíd., pp. 178-179).

11Margaret Randall ya hace muchos años que demuestra, a través de sus libros y reflexiones, la importante utilidad de la historia oral y el género del testimonio para abrirle a las mujeres «las compuertas de la historia». Es ampliamente sabido que la palabra escrita ha pertenecido mayoritariamente al dominio masculino, mientras que el entrenamiento ancentral de las mujeres —en la trastienda de la historia y zonas de la cotidianidad— ha sido la palabra hablada. Más aún en las regiones del Tercer Mundo, como América Latina y el Caribe, donde sobrellevan largos rezagos de escolaridad comparados con los de los hombres. Son, además, los sectores sociales rurales y urbanos más afectados por el analfabetismo, y les toca la cara de la moneda que decide que son ellas quienes deben abandonar la escuela ante las exigencias de la pobreza.

12Sonia Montecinos enfatiza, acertadamente, que en América Latina las mujeres más que ningún otro segmento social están sujetas a la opacidad, y se encuentran entre esas voces «silenciadas» que se están buscando mediante el género testimonial: «La recopilación testimonial adquiere así enorme importancia para dilucidar y exponer las formas que toma la identidad femenina en nuestra cultura: las autodefiniciones, las fronteras entre la mujer y el hombre, las formas de constitución de la alteridad» (1987, p. 50).

13Entonces: si la historia de vida, la historial oral y el testimonio constituyen opciones que nos ayudan a trazar el camino metodológico hacia el encuentro, conocimiento y valorización de la mujer, ¿qué ocurrió fuera de los ámbitos de la investigación feminista? Recordemos que durante la década de los años veinte, una ciudad, Chicago, fue objeto de numerosos estudios monográficos que utilizaron privilegiadamente material biográfico e historias de vida. Los investigadores representaban la Escuela de Chicago, fundadora de la sociología urbana contemporánea, de larga y controvertida influencia en los estudios urbanos.

14Quiere decir que, desde un enfoque ecológico y con una preocupación por el significado subjetivo de la vida social y los hechos tangibles de la experiencia humana (Lester, 1986; Co-rradi, 1988), la investigación empírica a partir de la recolección de historias de vida y documentación biográfica, se encuentra en la génesis del campo de estudio de las ciudades capitalistas del siglo xx. Pero los sociólogos de Chicago observaban los procesos urbanos como fenómenos de desorganización social y conductas «desviadas» que evidenciaban ciertos grupos y comunidades, respecto a los valores y normas de una sociedad que se urbanizaba y modernizaba rápidamente, demostrando las bondades del american way of life. Los mundos sociales que eligieron de objeto de estudio, reflejaban esa concepción: vagabundos, pandillas, delincuentes juveniles, muchachas que se ganaban la vida en salones de baile, etc. (ver Hannerz 1986).

15Un «doble imperialismo», como dice Daniel Bertaux (1988), incidió en la fuerte tendencia al abandono y desuso de la metodología cualitativa con material biográfico e historias de vida: el funcionalismo de la sociología norteamericana y el survey research (encuestas), y el estructuralismo de origen europeo. La crítica que desarrolló Bertaux al estructuralismo francés, por ejemplo, certeramente descubre que éste no le dejaba ningún espacio a la autobiografía puesto que negaba la subjetividad, la experiencia humana, la historicidad, y reducía a los hombres a ser soportes pasivos de las estructuras (ibíd.). El empirismo cuantitativo, por su parte, obsesionado por la «confiabilidad» de los datos y la «representatividad» de la encuesta, desplazó a la historia de vida a un rincón oscuro y marginal del conocimiento sociológico. Cundió, en general, la desconfianza y desprestigio asociados a esta metodología cualitativa en la investigación social.

16A pesar de la hegemonía de ambos paradigmas, durante la década de 1970 se fue abriendo paso el renacimiento y revalorización de la historia de vida (life story) dentro de varias disciplinas y temáticas. Distintas causas alimentaron la formación polifacética de una nueva comente de interés —distanciada casi por completo del antecedente fundador de la Escuela de Chicago. Los puntos de vista tienden a coincidir en que fueron los movimientos sociales emergentes de la segunda mitad de los sesenta, que portaban la fuerza de la subjetividad, el valor de la experiencia humana y el reclamo de la propia identidad y la alternativa; el debilitamiento de hegemonías teóricas y crisis de paradigmas; la insatisfacción con el empirismo cuantitativo y críticas al «fetichismo» del dato; la creciente pluralidad de orientaciones teóricas y objetos de estudio; el prestigio y enorme influencia de la obra de Oscar Lewis, particularmente su libro Los hijos de Sánchez.

17El feminismo y los estudios de la mujer, creo que fueron pioneros en adelantar las críticas y rechazos a los monopolios que se atribuyeron la cientificidad, la verdad del conocimiento, la representatividad de los datos (mas no de los sujetos) y la legitimidad de un método de investigación contra otras opciones para penetrar la heterogénea, conflictiva y cambiante realidad de las sociedades contemporáneas. De los años setenta en adelante, han ocurrido inesperadas o esperadas convergencias y la nueva corriente de uso de la historia de vida ha crecido como un abanico de variaciones observado en Europa, los Estados Unidos y América Latina (ver Bertaux, 1986; Bertaux y Kohli, 1984; Camargo et al., 1983; Pina, 1988). Así es que no se prevé una estandarización del uso de la historia de vida, ni que evolucione amarrada a una determinada escuela o enfoque teórico, ni tampoco que represente una tendencia superficial o una «moda» de la época.

Memoria femenina en la memoria colectiva

18La memoria es el dispositivo esencial generador del relato de vida, y es la actividad de la mente humana que labora reconstruyendo el pasado y lo vivido. Produce los recuerdos y también los olvidos, ambos resultados posibles de toda operación de la memoria. Como fuerza subjetiva que penetra y circula a través del pasado personal y colectivo, la memoria reconstruye, reinterpreta y preserva —con las ideas, aprendizajes, alectos e identidades del presente— los sucesos, experiencias y relaciones con las individualidades y colectividades del pasado. Pero no toda la cadena de ese pasado, sino fragmentos de un tejido que entrelaza rostros, palabras, gestos, acciones, espacios, objetos y eventos —según el transcurrir de los distintos tiempos y contingencias de la vida social (Massolo, 1992).

19Una de las facultades más valiosas que contiene el recurso del relato de vida, o el género testimonial, es revelar la imbricación que existe entre tiempo y espacio: ambos son categorías innescindibles, por lo que la interconexión entre las relaciones temporales y las espaciales es consustancial a esta metodología (Cavallaro, 1985). Este autor observa que el recorrido biográfico historiza la experiencia individual (y colectiva), como cadencia temporal de prácticas sociales ligadas a la secuencia de la cotidianidad; por ello hace aflorar el tiempo cotidiano de los actores sociales. A su vez, todo relato se inscribe y mueve dentro de un espacio que es social y concretamente vivido: la ciudad, el barrio, la vivienda, etc., son los topoi del relato y «caparazones» que recubren el significado de sociabilidades unidas a lugares y objetos (ibíd.). Tiempo de la vida cotidiana y espacio vivido cotidianamente, adquieren particular presencia y significación en la memoria de mujeres que reconstruyen memorias colectivas de movimientos populares urbanos, por ejemplo.

20Paolo Jedlowski (1989) señala que el tema de la memoria ha sido poco tratado en sociología, y que el nuevo interés por la sociología de la memoria, además de ser parte del renacimiento de la historia de vida, está vinculado al análisis de las formas de conservación de una identidad colectiva en los movimientos sociales. Es decir que, nuevamente encontramos el efecto de los movimientos sociales en la reorientación y redescubrimiento de aspectos analíticos ignorados o desatendidos en los estudios académicos sometidos a los paradigmas prevalecientes.

21La clave de la memoria colectiva es que no existe una única memoria colectiva, sino pluralidad y multiplicidad de memorias, según grupos sociales, lugares, historias, etc. A más de que los recuerdos y la reconstrucción del pasado desde el presente, no son exactamente iguales ni surgen con la misma intensidad en cada una de las individualidades que integran un grupo o comunidad, o un colectivo protagonista de movimientos sociales.

22La memoria femenina es inherente a esa pluralidad, y la podemos considerar como un punto de vista específico sobre la memoria colectiva de la que es parte integrante y formadora. Se dice normalmente que las mujeres son las «depositarías» y «custodias» de la memoria familiar, y de la memoria del entorno vecinal. ¿Por qué la experiencia cognoscitiva de las mujeres ha sedimentado en su memoria lo que aparece como lagunas o registros imprecisos en la memoria masculina? ¿Porqué nos resulta más «útil» la memoria de la mujer para ciertas cuestiones que la de los hombres, y viceversa?

23Las preguntas no se refieren a un misterio insondable, sino que obtienen respuestas del lugar y posición de la mujer en la sociedad a lo largo del tiempo. Es el sistema sexo/género que ha organizado y regulado las relaciones y divisiones sociales entre los géneros y, consecuentemente, ha conformado los recuerdos y olvidos materia prima de la memoria femenina (Massolo, op cit.). De ahí que la verbalización diferente de la memoria colectiva reconstruida por mujeres, se refleja en el relato de vida o el testimonio. Como lúcidamente lo ha notado Isabelle Bertaux-Wiame (1981), las mujeres hablan más en extenso sobre sus relaciones con «otros», haciendo visible a más gentes y a las relaciones que se establecen entre ellas. El yo femenino más bien se refiere al polo de una relación, es un yo vinculado a otros.

24La memoria de las mujeres en la memoria colectiva es imprescindible e ineludible. Contiene un frondoso vivero de recuerdos que, activados mediante la narración comunicativa, engarzan las iniciativas tomadas y las prácticas realizadas en el transcurrir cotidiano espacio-temporal, con los agentes sociales, los conflictos, acciones colectivas y cambios que se encuentran en el contexto en el que se inscriben sus vidas y experiencias.

25Son recuerdos que localizan la emergencia y mecanismos de resistencia, y los gérmenes de rupturas dentro de las fronteras de la cotidianidad, y que luego saltan hacia afuera. Revelan, asimismo, cómo se reproducen los consensos, disciplinamientos y opresiones, y cómo se manifiestan los disensos, inconformidades y la toma de conciencia autoreflexiva. Es una memoria enraizada en la dinámica de la vida cotidiana, que nos dibuja un mapa cognoscitivo de la ciudad con el paso de sus cuerpos, partiendo del lugar más íntimo de la relación conyugal, pasando por la cocina de la vivienda, continuando por las calles del barrio o las brechas del asentamiento periférico, y probablemente llegando hasta los edificios sede de los máximos poderes públicos.

26También contiene sus olvidos como cualquier memoria humana pero, además, con otras «palancas del olvido» que han operado sobre la existencia de las mujeres. De tal suerte que quedaron sin acceso a dimensiones de la vida social que les correspondía conocer y participar, porque no se lo dijeron o permitieron: como «eso no es para mujeres», la exclusividad del recuerdo le pertenece a los hombres. Y aunque fabricaron cotidianamente procesos de cambios históricos de su país, y se involucraron en organizaciones populares, movimientos sociales, etc., cuando se buscan en discursos, libros o ponencias no se encuentran. Entonces: «si no fui ni hice nada», el olvido se hace cargo de la ausencia y se impone una forma de auto-olvido que reproduce la desvalorización. Por eso es que la memoria de sí misma y la memoria colectiva de la mujer adquiere crucial importancia para el feminismo —y agregaría que para cualquier perspectiva que no avale la omisión y distorsión de conocimientos. Esa memoria es el eje —apunta Annarita Buttafuoco— «en torno al cual se ha desarrollado la investigación histórica surgida de la cultura política del movimiento feminista» (1990, p. 46). La identidad ligada a la memoria es «el corazón del problema»: «Las mujeres, cuya identidad parece haber sido constantemente definida por otros, necesitan más que cualquier otro “grupo” construir una memoria que sirva de autorreconocimiento y valoración» (ibíd., p. 49).

27Una de las valiosas aportaciones que ha hecho la Nueva Historia de la Mujer, de la que nos beneficiamos en otras disciplinas, es reubicar la presencia y participación de la mujer en el estudio de los movimientos sociales; es decir, dejar de considerarla como un mero apéndice y accesorio de la historia de diversos movimientos. Aunque recomienda evitar la concepción bipolar alrededor de la mujer como, o eterna víctima o incansable luchadora (Nash, 1984). El camino de investigación con relatos de vida o testimonio autobiográfico, que permiten la recuperación y reconstrucción de memorias femeninas, ayuda a corregir, enriquecer y complejizar los enfoques, interpretaciones y debates sobre los movimientos urbanos, y en general sobre los llamados «nuevos movimientos sociales».

28Menciono, sintéticamente, las contribuciones que a mi juicio se dan en ese sentido: 1) lleva hacia el primer plano del escenario a sujetos de la acción colectiva, quienes, como las mujeres, suelen quedar atrás, nebulosos e inaudibles, como que solamente «ahí están»; 2) pluraliza, por lo cual evita el reduccionismo o dogmatismo, las motivaciones, objetivos y expectativas de los actores del movimiento; se revierte así la inclinación a considerar a los movimientos como actores colectivos homogéneos y compactos; 3) se introduce la dimensión de las relaciones y divisiones sociales de género en la construcción de las acciones colectivas, los ciclos de vida del movimiento, el juego de las correlaciones de fuerza al interior y hacia el exterior de las organizaciones, los conflictos de poder (masculino y femenino) que alteran o recomponen el tejido social solidario que confeccionan; 4) se matizan o equilibran los entusiasmos (o escepticismos) académicos y políticos acerca de los nuevos movimientos sociales en Latinoamérica, porque se ponen en evidencia más claramente los costos y beneficios de la participación, los significados y experiencias contrapuestos según el género de las personas, la persistencia de «lo viejo» mientras se intenta «lo nuevo» que caracterizaría a los movimientos; 5) diversifica la constitución de la identidad colectiva, incorporando la presencia de las mujeres y la identidad de género; 6) fortalece la preservación de la memoria colectiva de los movimientos y la apropiación de su propia historia, que es una de las reivindicaciones que defienden.

Mujeres en movimientos urbanos: una experiencia de investigación

29En América Latina, el estructuralismo marxista, difundido a través de la llamada «escuela francesa de sociología urbana marxista», ejerció una notable influencia en la mayor parte de los enfoques teóricos, hipótesis y debates sobre los movimientos sociales urbanos y el proceso de urbanización. Bajo ese paradigma, los movimientos —surgidos de la esfera de los consumos colectivos y reproducción de la fuerza de trabajo— eran resultado de las contradicciones y crisis urbanas, y sólo se podían convertir en movimientos sociales si se vinculaban a la lucha de clases y al movimiento obrero organizado (ver Assies, Burgwal y Salman, 1990).

30En México también nos influyó fuertemente la producción académica de la escuela francesa —con la inicial y destacada obra de Manuel Castells. Según mis lecturas y en mi opinión, los análisis del denominado aquí Movimiento Urbano Popular (MUP), tuvieron el sello de un enfoque reductivo de la formación de los movimientos estudiados, al determinismo de las condiciones y contradicciones materiales objetivas, y la naturaleza de las políticas urbanas del Estado mexicano. La construcción de la acción social y la conformación de los actores e identidades colectivas, quedaron comprimidas y subsumidas bajo la explicación estructural de la crisis urbana, y el paquete ideológico de definiciones y fines que intelectuales y líderes le atribuían al MUP y a su coordinación pionera, la Coordinadora Nacional del Movimiento Urbano Popular (CONAMUP, fundada en abril de 1981), en tanto protagonistas homogéneos dirigidos hacia el mismo objetivo (la revolución socialista).

31Si bien las técnicas de investigación utilizadas fueron principalmente de tipo cualitativo (entrevistas, observación participante), en la generalidad, según mi conocimiento, no se intentó hacer visible y articular las dimensiones que comprenden: la subjetividad de las individualidades del actor colectivo; la pluralidad de sentidos y ambivalencias de la participación; las interacciones y mediaciones cotidianas que subyacen y sustentan la construcción de la acción social; las trayectorias de vida de los sujetos involucrados; las necesidades simbólicas, afectivas, de autorrealización y autovaloración de las personas. Entonces, ¿cómo iniciamos la experiencia de conocimiento de algunas mujeres participantes en los MUP?

32Creo que hay que reconocer que quien trabaja en los espacios académicos posee alguna «predisposición» que nos conduce, tarde o temprano, hacia cierta curiosidad, inquietud y búsqueda. Suele ocurrir que la misma realidad se encarga de darnos la oportunidad; también la sensibilidad de leer entre líneas libros y artículos consagrados, y las agallas de zafarse de los moldes convencionales.

33Tres factores se combinaron para dar lugar al proceso de la experiencia: 1) la constatación irrefutable de la visibilidad pública de las mujeres en las demandas, gestiones y luchas urbanas emergentes a lo largo de los años setenta y comienzo de los ochenta; 2) la lectura de dos gruesos libros, uno de corte funcionalista que explícitamente descartaba a las mujeres de la encuesta para conocer la participación política de habitantes de asentamientos populares de la Ciudad de México (Cornelius, 1975), y otro de corte marxista sobre uno de los pioneros y más importantes, movimientos independientes de los setenta, que hace omisión implícita e intencional de la participación de las mujeres (Alonso, ed., 1980); 3) el ambiente propicio y receptivo entre algunos militantes e investigadores vinculados a la CONAMUP, pertenecientes o simpatizantes de la izquierda revolucionaria línea de masas (vertiente maoísta), hegemónica en las organizaciones hasta hace unos años, quienes reconocían la importancia de la participación de las mujeres en los MUP, mayoritaria por cierto, ya que en México los MUP están compuestos en un 80 % por mujeres; no obstante las dirigencias son predominantemente masculinas.

34Dos horizontes territoriales de vida urbana de las clases populares teníamos en la mirada para situar el terreno común de encuentro y comunicación. Por un lado, las periferias desoladas que comenzaron a poblarse a mediados de 1960: asentamientos de origen volcánico ocupados mediante la invasión; y uno de origen lacustre también invadido (colonias Ajusco, Santo Domingo, Los Reyes y Campamento 2 de octubre). Por el otro, el viejo centro de la ciudad y un barrio de «vecindades», fundado a mediados del siglo xix junto a la estación y vías de la primera línea de ferrocarril (colonia Guerrero). Luchas sociales por la posesión de un trozo de suelo urbano, la defensa territorial y el acceso a servicios básicos —en la periferia—, y lucha inquilinaria y por la defensa del arraigo en el barrio —en el centro de la capital de la República mexicana.

35Mujeres y sus narraciones testimoniales, o testimonio autobiográfico —adoptando la distinción que hace Martine Burgos (1989), ya que remiten a experiencias colectivas en el que el «yo» narrante apunta a la preservación y transmisión de esas experiencias. Es un «yo» más «transindividual» porque se inserta en lo procesual colectivo, a diferencia del «yo» del relato de vida (life story) que tiende a referirse más específicamente al curso de una vida personal. Por lo tanto, privilegiamos el núcleo testimonial de la memoria de pobladoras, activamente involucradas en movimientos urbanos independientes. De todos modos, como el «yo» narrante es femenino tenemos la ventaja de que la reconstrucción de la memoria colectiva que realiza, necesariamente incluye y hace visible las dimensiones de la vida personal, familiar y cotidiana: las relaciones con la madre, el padre, la parentela; los amores, el matrimonio, las separaciones, la maternidad y los hijos; los quehaceres domésticos, las enfermedades, la supervivencia material y afectiva. Esto es, la subjetividad de la mujer que permea y pluraliza la memoria colectiva. El testimonio autobiográfico implica, entonces, un sensible acto de reflexión subjetiva y un problemático encuentro con el pasado en el presente —que tiene por delante los problemas e ilusiones del futuro. Surge un doble protagonismo de la mujer puesto que su historia personal está contenida en una historia colectiva, y porque elabora el propio relato a lo largo de un diálogo alternado más o menos intenso. La rápida y confiada «postura autobiográfica» que ellas asumieron, verificó una vez más que las mujeres necesitan y quieren tomar la palabra y demostrar sus conocimientos. Todo expresado entre movimientos del cuerpo, titubeos del pensamiento, emociones de llanto, risa y furia, interrupciones por las mil y una exigencias que tiene la cotidianidad de sus vidas. La narración oral queda registrada en las cintas de la grabadora, y de ahí en adelante el producto visible y socializado dependerá del propósito y alcance de la investigación emprendida, así como de las restricciones o posibilidades de el/la investigador/a. Si está prevista la publicación, una nueva y fatigosa etapa da comienzo, ya que uno pasa de ser el receptor del relato —distingue P. Lejeuve— a ser el emisor «desde el momento en que tendrá que transcribir y montar el relato» (1989, p. 36).

36Acuerdos relativamente unánimes indican que para hacer legible la narración oral, para llegar y retener a los/las lectores/as, se requiere efectuar dos operaciones: 1) De «limpieza» o «retoque negativo» que suprime o atenúa muletillas, repeticiones, vacilaciones, redundancias, etc. Es la solución llamada por Lejeuve de «distancia media» para adaptarla a las reglas básicas de la comunicación escrita. 2) De montaje que implica hacer —previamente al armado del eje temático— como un buceo por dentro del movimiento laberíntico de la memoria «a salto de mata», con sus resistencias, anticipaciones, postergaciones, obsesiones.

37La operación de montaje es, según mi experiencia, la más tensa y delicada (la transcripción es más bien agotadora) al mismo tiempo que desafiante y creativa. Cada relato resulta diferente porque son diferentes las mujeres narradoras, y hay que respetar la lógica y organización de los respectivos discursos testimoniales; pero a la vez hay que ponerles un cierto «orden» para lograr su legibilidad (ver Massolo, 1992). Supongo que del talento, formación y práctica de el/la investigador/a depende el mejor, regular o peor montaje (y en general, el uso de la historia de vida y géneros afines). Por otra parte, me adhiero a la opinión que considera que la metodología de investigación con historias de vida y géneros afines, no excluye el recurso de fuentes escritas documentales de diversa índole. Se trata de consultarlas y utilizarlas a la manera de un «diálogo entre fuentes» (oral y escrita), según la expresión de quienes practican la historia oral (ver Acuña, 1989; Bokser-Liwerant, 1989).

Reflexiones y sugerencias

38No me imagino haber podido aprender lo que aprendí sobre las mujeres, los movimientos urbanos y la ciudad de México, y mi consiguiente formación intelectual en el feminismo, sin el camino exploratorio abierto por la narración testimonial autobiográfica. Asimismo, los aprendizajes y conocimientos obtenidos, creo que han permitido contribuir a modificar ciertas inercias académicas e ideológicas que persistían en ignorar dimensiones problemáticas en los estudios urbanos. Tales como la específica presencia, los papeles y la participación de las mujeres, es decir el género femenino articulado a los aspectos de análisis y debate en torno a los MUP. Hoy en día, aun las mentalidades más obstrusas y androcéntricas no pueden negar el protagonismo de las mujeres, la dimensión cotidiana e intersticial de las interacciones sociales y políticas, y la problemática de género.

39Como suele ocurrir cuando uno se lanza a penetrar un campo sociológico poco transitado o apenas sobrevolado, el avance es tentativo y limitado. La primera experiencia es una mezcla incómoda de satisfacción e insatisfacción, de convencimiento y dudas sobre el trabajo realizado. Tiene mucho que ver en esto, la trayectoria de práctica de investigación con la metodología y la preparación teórica que ayuda a «sacarle el jugo» a la inmensa riqueza analítica que pueden contener las historias de vida o testimonios autobiográficos recogidos. Pero también hay que tener en cuenta que estamos tratando de hacer innovadoras aportaciones, dándole «una nueva mirada a viejas cuestiones» (Bertaux y Kholi, 1984) ya que, por ejemplo, ni la mujer, ni los movimientos populares urbanos ni la ciudad son en realidad «nuevas» temáticas de estudio.

40Además, el producto de investigación obtenido de historias de vida y testimonios de mujeres urbanas (y rurales) representa un significativo y útil material de apoyo, a los esfuerzos y luchas de las organizaciones del movimiento de las mujeres latinoamericanas, que aspiramos a cambios sustanciales que eliminen la opresión, marginación y desvalorización que sufren la mayoría de las mujeres en nuestros países. Quiere decir que los parámetros de evaluación del uso de esta metodología, no tienen para el feminismo una única vara de medida que la califique.

41Respecto a los ámbitos académicos, universidades y centros de investigación en México, considero que es necesario impulsar la introducción de cursos o talleres dentro de los programas de estudio de las diversas disciplinas de las ciencias sociales y humanidades, que formen a los/las estudiantes (y profesores, incluso), en la metodología cualitativa de historia de vida e historia oral.

42Hago la aclaración que no soy una defensora a ultranza del uso de esta metodología en toda investigación —al menos en lo que concierne a la sociología urbana— y, por lo tanto, no me inclino a estipular un deber ser para elegir los intrumentos del trabajo de investigación. Y estoy de acuerdo que se pueden combinar —según el tipo de proyecto, objetivos, recursos, etc.— el uso de cuestionarios y observación participante con la historia de vida o géneros afines.

43Finalmente, también hay que considerar un asunto para nada irrelevante: hacer investigación y pensar con historia de vida es una cuestión de «temperamento», como dice Daniel Bertaux. Si uno lo tiene, y si resiste las fatigosas y hasta conflictivas pruebas que implica, se convierte en la más adecuada y gratificante opción. Si no se lo tiene, es un serio error forzarse y forzar a nadie.

Bibliography

Bibliografía

Acuña, V.U. (1989): «Fuentes orales e historia obrera: el caso de los zapataeros en Costa Rica», Secuencia (México), No. 13 (enero-abril).

Alonso, J. (ed.) (1980): Ludia urbana y acumulación de capital, México, Ediciones de la Casa Chata.

Assies, W., Burgwal, G. y Salman, T. (1990): Structures of Power, Movements of Resistance. An Introduction to the Theories of Urban Movements in Latin America, Holanda, CEDLA, Latin America Studies No. 55.

Bertaux, D. (1988): «El enfoque biográfico: su validez metodològica, sus potencialidades», en Historia oral e historia de vida, Cuadernos de Ciencias Sociales, No. 18, FLACSO - Costa Rica.

— (1986) «Le storie di vita nella cultura contemporanea in Francia», Oralità e vissuto. L'uso delle storie di vita nelle sicienze sociali, Maria I. Macioti (ed.), Nápoles, Liguori Editore.

— y Kohli, M. (1984): «The life story approach: a continental view», Annual Review of Sociology, vol. 10.

Bertaux-Wiame, I. (1981): «The lile history approach to the study of internal migration», en Biography and society. The life history approach in the social sciences, Daniel Bertaux (ed.), Beverley Hills, Sage Publ.

Bokser-Liwerant, .J. (1989): «Reencontrando identidad. Apuntes metodológicos para el estudio de los judios en América Latina», Secuencia (México), No. 13 (enero-abril).

Burgos, M. (1989): «Lile stories, narrativity and the search for the self», Life stories / Récits de vie (París), No. 5.

Buttafuoco, A. (1990): «Historia y memoria de sí. Feminismo e investigación histórica en Italia», en Feminismo y teoría del discurso, Giulia Colaizzi (ed.), Madrid, Ediciones Cátedra.

Camargo, A., et al. (1983): «Historias de vida na América Latina», BID (Río de Janeiro), No. 16.

Castells, M. (1983): The City and the Grassroots. A cross-cultural theory of urban social movements, Berkeley / Los Ángeles, University of California Press.

Cavallaro, R. (1985): «Sociologia e storie di vita: il “testo”, el “tempo”, lo “spazio”», en Biografia, storia e società. L'uso delle storie di vita nelle scienze sociali, María I. Macioti (ed.), Napoles, Liguori Editore.

Cook, J. y Fonow, M. (1986): «Knowledge and women's interest: issues of epistemology and methodology in feminist sociological research”, Sociological Inquiry, No. 1 (invierno).

Cornelius, W. (1975): Los inmigrantes pobres en la ciudad de Mexico y la política, Mexico, FCE.

Corradi, C. (1988): Metodo biografico come metodo ermeneutico. Una rilettura di «Il contadino polacco», Milán, Franco Angeli Ed.

Geiger, S., «Women's life histories: method and content», Signs, No. 2 (invierno 1986).

— (1990): «What's so feminist about women's oral history?», Journal

of Women's History, No. 1 (primavera).

Hannerz, U. (1986): Exploración de la ciudad, México, FCE.

Jedlowski, P. (1989): «La memoria come costruzione sociale. Sulla sociologia della memoria di Maurice Halbwachs», en Sociologia e Cultura, F. Crespi (ed.), Milán, Angeli Editore.

Lejeuve, Ph. (1989): «Memoria, diàlogo y escritura», Historia y Fuente Oral, No. 1.

Lester, K. (1986): Evaluating Chicago Sociology, Chicago, The University of Chicago Press.

Massolo, A. (1992): Por amor y coraje. Mujeres en movimientos urbanos de la ciudad de México, México, PIEM, El Colegio de México.

Montecino, S. (1987): «Tradición oral, identidad femenina», Memoria Histórica y Sujeto Popular, Santiago de Chile, Cuaderno No. 6, ECO.

Nash, M. (1984): «Nuevas dimensiones en la historia de la mujer», Presencia y protagonismo. Aspectos de la historia de la mujer, Madrid, Ediciones del Subal.

Piña, C. (1988): «Historias de vida y ciencias sociales». Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, No. 132 (abril-junio).

Stanley, L. y Wise, S. (1983): Breaking out: feminist consciouness and feminist research, Londres, Routledge and Kegan Paul.

Topalov, C. (1989): Hacer la historia de la investigación urbana: la experiencia francesa desde 1965», en La investigación urbana en América Latina. Las ideas y su contexto, José Luis Coraggio (ed.), Quito, Ciudad.

© Institut français d’études andines, 1998

Terms of use: http://www.openedition.org/6540