Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte segunda. Movilidad social, trayectorias laborales y transformaciones socio-estructurales

Fuentes orales e historia obrera

Mauricio Archila Neira

Texto completo

La historia no ha dejado de ser una ciencia social sui generis, irremediablemente vinculada con lo concreto. Si bien el historiador no puede referirse, ni explícita ni implícitamente, a series de fenómenos comparables, su estrategia cognoscitiva, así como sus códigos expresivos, permanecen intrínsecamente individualizantes (aunque el “individuo” sea, dado el caso, un grupo social o toda una sociedad).
Carlo Ginzburg, Mitos, emblemas, indicios, Barcelona, Gedisa, 1989, p. 148

1El oficio del historiador, nunca bien comprendido, ha sido sometido recientemente a severo escrutinio en nuestro medio. La aparición de obras históricas de amplia circulación y la cercanía de la conmemoración de los 500 años de presencia europea en América, lo coloca en la mira crítica de la sociedad y de sus intelectuales. De alguna forma es la discusión a la que en buena hora nos convoca este seminario sobre Historias de Vida. Lo que aquí presentaré es un camino investigativo en el cual se han usado metodologías orales; es una práctica particular de ese oficio de historiador.

2La ponencia se divide en cuatro partes: la primera versa sobre mi propósito investigativo. En un segundo conjunto de temas trataré la utilización de las fuentes orales; en tercera instancia desarrollaré las dificultades de esas fuentes. Por último explicaré mi experiencia concreta de investigación.

La construcción del tema de investigación

  • 1 Las estadísticas huelguísticas en Álvaro Delgado, «Doce años de luchas obreras». Separata de Estud (...)

3Yo, como muchos miembros de mi generación, la de los sesenta y setenta, partía del imaginario de una «revolución» dirigida por la clase obrera, a pesar de las evidencias contrarias. En el contexto colombiano, aunque se percibía un renacer de la lucha obrera, eran los campesinos, estudiantes y luchadores cívicos los que básicamente adelantaban la protesta social.1 Estas evidencias nos importaban poco pues nuestro imaginario seguía firmemente anclado en un futuro socialista dirigido por el proletariado. De esta forma participábamos en los Primero de Mayo, acudíamos a las carpas de huelguistas y hasta hacíamos «pintas» nocturnas reproduciendo eslogans revolucionarios. En ese ambiente, mis inquietudes académicas giraban en torno al supuesto papel de vanguardia de la clase obrera. Para ello estudiaba su pasado buscando las claves revolucionarias que, a mis ojos, se habían perdido. Por distintas vías, desde el desencanto con la izquierda política hasta la lectura de textos críticos del paradigma leninista, ese imaginario dejó de apelarme. Al alejarme de esa motivación original, me encontré que detrás de eso que llamábamos el proletariado existían seres humanos de carne y hueso que vivían y sentían diferente de otros colombianos como yo. Su historia me fascinó y comencé a reconstruirla pero no con la intención de descubrir si eran revolucionarios o no, sino con el deseo de entender cómo habían enfrentado las circunstancias que les había tocado vivir.

4Inicié un acercamiento a una comunidad especial: los obreros y obreras, a quienes veía como seres humanos y no como una abstracta categoría social. Se trataba de una comunidad sin identidad étnica, como es el caso de los indígenas, no estaba ubicada en un territorio particular ni se concentraba en ningún oficio concreto, y tampoco tenía una sola expresión cultural. Al mismo tiempo no los podía confundir con el pueblo en general o con los pobres, sino que formaban parte de una clase social específica determinada por la relación salarial.

  • 2 Véase los textos de Ignacio Torres G., Los inconfornes (5 vols.), Bogotá, Ed. Margen Izquierdo, 19 (...)
  • 3 Esta nueva temática se refleja en el reciente trabajo de Charles Bergquist, Los trabajadores en la (...)
  • 4 Me refiero al libro de Agnes Heller, Historia y vida cotidiana, Barcelona, Crítica, 1985.

5Mi interés se desplazó de la historia «épica» de la clase obrera —líderes, sindicatos, huelgas y partidos políticos— a otras dimensiones que habían sido poco trabajadas por la historiografía laboral.2 Centré la investigación en los valores, tradiciones, actitudes, lenguaje, diversiones y, en fin, en la vida cotidiana de obreros y obreras.3 Sin que aún hubiera leído textos como los de Agnes Heller, intuía que la vida cotidiana era el centro de la sociedad y escenario de múltiples contradicciones.4

6Traté, por tanto, realizar una reconstrucción de la historia de los trabajadores que no les exigiera como deber ser un proyecto revolucionario. Pretendía un acercamiento, lo más desprevenido posible, a su transcurrir cotidiano. En síntesis, intenté estudiarlos como ellos fueron.

El recurso a las fuentes orales

  • 5 Sigo las pautas trazadas por quienes han incursionado con rigor histórico en estos problemas. Me r (...)

7Resulta lógico, desde la aproximación propuesta, que hubiera recurrido a las fuentes orales y, por esa vía, a las historias de vida. Sin embargo, es conveniente hacer algunas precisiones antes de explicar este paso metodológico. Digo metodológico porque creo que la llamada «historia oral» no es más que un conjunto de metodologías para acercarnos al pasado.5 Pertenezco al reducido grupo de historiadores que, sin compartir el triunfalismo de quienes proponen a la historia oral como la ruptura epistemológica en las ciencias sociales, sí creemos en sus aportes al conocimiento del pasado. Es cierto que en el gremio de historiadores esta metodología no es muy aceptada, pero en gran parte, ello se debe a su desconocimiento y en parte a prejuicios positivistas que van siendo cada vez más superados. Más adelante volveremos sobre este punto.

8Prefiero no hablar de historia oral porque implica, de alguna manera, aceptar la oposición entre una supuesta reconstrucción oral del pasado y otra escrita. Hay tradiciones orales pero en sentido preciso, desde los tiempos de Herodoto y Tucídides, no existe una historia exclusivamente oral, como tampoco la hay enteramente escrita. Además contraponer lo oral a lo escrito puede dejar de lado otro tipo de huellas del pasado que no son estrictamente ni lo uno ni lo otro. Piénsese, por ejemplo, en los monumentos, la arquitectura, las expresiones artísticas, la fotografía o el cine. El debate es alrededor de la utilización de fuentes y no sobre la constitución de la disciplina histórica en el campo de las ciencias sociales, ni sobre sus distintos objetivos investigativos. El tipo de fuente usada no determina que haya una rama especial de la historia.

9Las fuentes orales —terminología más apropiada para la disciplina histórica— están emparentadas con las tradiciones orales, pero no son exactamente lo mismo. Las fuentes orales forman parte de los métodos construidos por los historiadores y por los científicos sociales, para recoger las tradiciones orales y aquellas dimensiones del pasado que no se reflejan en otras huellas. Una de esas fuentes son las historias de vida, que más que indagar segmentos o períodos de una historia colectiva, enfatizan el transcurrir individual del entrevistado. A su vez, ellas se diferencian de géneros históricos cercanos como la biografía y autobiografía en que son fruto de entrevistas y no se traducen necesariamente en una narrativa escrita.

  • 6 Para esta parte nos fueron útiles las reflexiones de Víctor Acuña, Historia oral e historia de vid (...)

10Aunque fuentes y tradiciones orales parten del elemento común de la memoria, se diferencian en que unas son constracciones para entender el pasado y las otras existen independientemente de ese interés. Como se evidencia en las historias de vida, las fuentes orales son fruto de un acuerdo entre entrevistado y entrevistador, y eso restringe el flujo natural de la memoria que yace en las tradiciones orales.6

  • 7 Emilia Vioti Da Acosta ha contrastado estos paradigmas para la historia laboral latinoamericana en (...)
  • 8 Véase Víctor Acuña, «La historia oral, las historias de vida y las ciencias sociales», en Elizabet (...)

11Parece importante, antes de señalar por qué utilicé las fuentes orales, hacer unas últimas precisiones historiográficas. Las fuentes orales, y en particular las historias de vida, por destacar la experiencia cotidiana, foman parte de unos métodos que fueron despreciados por las corrientes teóricas que se centraron en el estudio de lo estructural.7 Pero en la actualidad hay un relativo agotamiento de los métodos emparentados con el estructuralismo. Quienes explicaban la historia en términos de meras estructuras, nos ilustraron sobre tendencias y hasta sobre leyes del devenir, pero no nos mostraron a los seres de carne y hueso que hacían la historia. Por ello, junto con las historias de vida, reviven géneros subjetivos o personales como la biografía, la autobiografía, las memorias, los diarios, los anecdotarios, es decir todo lo que algunos historiadores designan como la microhistoria —aquella que da cuenta de lo particular, lo subjetivo y la experiencia.8

  • 9 En este sentido justo es reconocer el impacto que han tenido historiadores europeos que han incurs (...)

12Nótese que este revivir reciente de la microhistoria se hace, por lo menos en América Latina, en un sentido bien diferente a como lo hacía la historiografía tradicional. Antes se recurría, por ejemplo, a las biografías de los próceres (varones, blancos, ricos, políticos, religiosos o militares). Ahora estamos haciendo biografías de seres anónimos, de gentes excluidas o pertenecientes a las minorías.9 Además, y no menos importante, aunque se privilegie un acercamiento micro, no se desconoce el contexto estructural en el que lo pequeño se desenvuelve. La pretensión de síntesis histórica no se ha abandonado; se construye desde otro ángulo.

13Es éste el momento de responder a la pregunta de por qué recurrió a las fuentes orales. Yo daría tres razones básicas: primero, porque son unas metodologías que nos permiten acercarnos a seres humanos tradicionalmente excluidos; segundo, porque ayudan a oír las diferentes voces del pasado; y, finalmente, porque ayudan a reconstruir historias de lo diferente y no exclusivamente de lo homogéneo.

  • 10 En esta última dirección vale la pena mencionar dos trabajos pioneros en la reconstrucción de esa (...)

14En el caso de los obreros y las obreras, sus historias no aparecían en las historias patrias ni aun en las versiones oficiales de las organizaciones sindicales o políticas. Ello se explica porque, además de ser socialmente excluidos, no habían dejado muchos testimonios escritos pues eran, en su gran mayoría, analfabetos. Si dejaban algún registro escrito se refería sobre todo a eventos épicos —huelgas, fundación de partidos o formación de sindicatos—, mas no a su vida cotidiana. Estas circunstancias no eran exclusivas del mundo obrero. Por el contrario, innumerables hombres y mujeres populares estaban en similares o peores condiciones.10

  • 11 Este intento se plasmó en tres textos sobre historias locales obreras, en las que las entrevistas (...)

15Hay una segunda razón para utilizar las fuentes orales. Yo tuve la intención de reconstruir la historia a partir de muchas voces. Pretendía oír no sólo a los de arriba (los vencedores que normalmente han escrito la historia), ni siquiera a aquellos de abajo que lograron destacarse como líderes sindicales o políticos. Traté, con un éxito discutible, de recoger las voces de los que no tenían presencia en ninguna historia.11

16También intentaba, con el uso de las fuentes orales, reconstruir una historia, no sólo de lo homogéneo, sino de la diferencia. Los análisis estructurales aportaron luces para entender el pasado de lo común y de lo normal. Con esa base se construían tendencias y hasta leyes. Pero era difícil captar lo que se salía de las normas, lo que era diferente. Las fuentes orales, por tocar el mundo de la experiencia, hacen posible ese último acercamiento. Hacer entrevistas a quienes se salieron de la normatividad de una época o de los ideales de los grupos sociales, posibilita una reconstrucción más compleja del pasado y, por ende, más enriquecedora.

  • 12 Aunque escasos, comienzan a conocerse en nuestro medio trabajos sobre el pasado de estas minorías. (...)

17Finalmente, quisiera señalar una implicación que tiene el uso de las fuentes orales, aunque no es exclusiva de ellas: la afirmación de identidades, en este caso de obreros y obreras. Para identificarse necesitan dignidad los seres humanos. Para ello hay que recuperarlos del olvido recordándoles recordar que ellos tienen historia. Un problema que el entrevistador se encuentra en la práctica es que mucha gente tiende a negar su pasado. Esto se cumple en el caso obrero, campesino y de los pobladores urbanos, pero también en las minorías negras, algunos grupos indígenas —aunque ellos son de los pocos que afirman con valentía su pasado—, y de muchas mujeres.12

18En la interacción que implica la entrevista, se hace propicia la afirmación de que sí hay historias que valen la pena recordar. Desde el inicio del diálogo, el sólo pedir la entrevista contribuye a fortalecer la dignidad del entrevistado. Muchas personas populares, especialmente los viejos y viejas, sienten que sus historias nadie las oye, empezando por su familia que los relega al cuarto del olvido. Al oírlos en una entrevista se valora su pasado y, con ello, se contribuye a reafirmar una dignidad que es básica para cualquier identidad personal y colectiva.

Las dificultades del historiador

19A las fuentes orales, y a la llamada historia oral, se les critica desde las viejas y las nuevas academias. Vale la pena, entonces, escudriñar la validez de esas críticas y su alcance. Resumo en tres, las dificultades comunmente atribuidas a estas fuentes: primera, la fragilidad de la memoria; segunda, la subjetividad de las fuentes orales; y tercera, el énfasis en lo particular.

20Una crítica muy extendida a las fuentes orales y a las historias de vida, es que se apoyan en un mecanismo humano muy frágil: la memoria.

21Pero el problema no es sólo éste, sino que el pasado se reconstruye y reinterpreta desde el presente. No es lo mismo haber vivido los sucesos, que recordarlos desde hoy. En otras palabras, no sólo es difícil recordar, sino que ese recuerdo está marcado por lo que hoy vivimos. Parecería, en consecuencia, que lo que se reconstruye a partir de una entrevista es de poca credibilidad pues no refleja mucho del pasado.

  • 13 Las entrevistas han sido utilizadas en la reconstrucción de la violencia, desde el trabajo pionero (...)

22Yo a esta doble crítica, respondo que sí existe memoria, no de todo el pasado sino de lo que ha sido significativo en la vida individual y colectiva. Hay memoria, pero también hay silencios y aun olvidos. Ellos responden a que las experiencias vividas no fueron significativas, o si lo fueron, hay mecanismos de control o censura que impiden que se vuelvan recuerdos conscientes. El arte de la entrevista estaría en romper esos mecanismos para que fluya la memoria. Ahora bien, las técnicas mismas de las fuentes orales colocan a veces dificultades adicionales al recuerdo de los entrevistados. Hay temáticas que no son fáciles de abordar. Por ejemplo, en el caso de entrevistar a mujeres, si uno es varón, hay dimensiones de su vida que no brotan fácilmente en la conversación. Sin embargo, con paciencia y construyendo confianza, la barrera de la incomunicación en algo se puede derribar. Otro ejemplo de la limitación técnica de las entrevistas está en las reconstrucciones sobre la violencia. Casi nadie va a confesar «yo maté a tantos». Aquí se puede recurrir al mecanismo de invocar a un tercero: «hubo una persona que mató a tantos». Como el interés del historiador es conocerlos hechos y no realizar un juicio penal, nos basta con que la memoria fluya.13

  • 14 Discurso aparecido en el «Magazín Dominical» de El Espectador, No. 151 (16 de febrero de 1986), p. (...)

23Gabriel García Márquez señalaba en un encuentro de intelectuales en La Habana: «Por fortuna, la reserva determinante de la América Latina y el Caribe es una energía capaz de mover al mundo; es la peligrosa memoria de nuestros pueblos».14 Yo comparto esa afirmación pero me pregunto qué es lo que la gente recuerda. Aquí vuelvo a repetir lo que enunciaba antes: se tiene memoria de lo que ha sido significativo en la vida personal y colectiva. Este recuerdo constituye una de las huellas del pasado sobre las que trabajamos los historiadores. El que la memoria esté marcada por el presente no es un problema exclusivo de las fuentes orales. Al fin y al cabo toda huella del pasado es interrogada desde hoy y toda reconstrucción histórica se realiza desde sucesivos presentes.

  • 15 Aquí seguimos las pautas acuñadas por generaciones de historiadores y reproducidas por Ciro F.S. C (...)

24El segundo aspecto con que se critica usualmente a las fuentes orales es su subjetividad. En realidad la memoria es subjetiva y doblemente: además de la subjetividad del entrevistado está la del entrevistador. Pero si miramos más detalladamente, toda fuente histórica —oral o escrita, primaria o secundaria— tiene algo de subjetividad.15 Fuentes orales y escritas necesitan de alguien que las interrogue. En las entrevistas ello se hace más evidente, pero no está ausente en otro tipo de pesquisa histórica.

25Ahora bien, el hecho de que haya subjetividad en las fuentes, no las invalida. Son dos problemas diferentes que se resuelven indicando el grado de credibilidad de cada fuente. La verosimilitud que le atribuimos a la fuente oral es diferente de la asignada al testimonio escrito o a las estadísticas. Si lo que pretendo es reconstruir una serie de salarios o de precios, las entrevistas van a ser poco útiles. Recurro más bien a las estadísticas históricas existentes. Pero si estoy indagando la vida cotidiana, la percepción obrera de los salarios, y la cultura popular, las fuentes orales son un recurso legítimo y rico en información.

26Sobre la subjetividad del entrevistador, que es parte de la subjetividad del historiador, más que ocultarla es legítimo hacerla explícita. Hay que decir desde dónde parto, qué busco, por qué acudo a las entrevistas y qué pretendo de ellas. Además las ciencias sociales tienen mecanismos para procurar que la voz del entrevistador no silencie la del entrevistado; que la actividad del historiador no interfiera en la información que ofrece la fuente consultada. En Historia, los mecanismos más frecuentes son la reconstrucción fidedigna del documento —al transcribir una entrevista se convierte también en documento— y el aparataje crítico de toda reconstrucción del pasado, es decir, la cita textual y la referencia a las fuentes usadas.

27La tercera dificultad asignada a las fuentes orales es su particularismo. Pero éste es común a los géneros que hemos llamado «la microhistoria» —las historias de vida, la biografía, las historias locales, etc. Es cierto, las fuentes orales como la microhistoria se apoyan en la experiencia, en lo particular, en lo individual, en el caso. El problema radica, entonces, en cómo generalizar a partir de enfoques limitados. Ésa es, curiosamente, una de las grandes preguntas de la ciencia.

  • 16 Véase la denuncia de tales historias en Rodolfo de Roux, «Los Catecismos Patrios», «Magazín Domini (...)

28Antes de responder directamente a este interrogante vale la pena llamar la antención sobre el peligro de confundir generalización con homogeneización. Una cosa es buscar universalizar al máximo las hipótesis y otra suprimir las diferencias en aras de un elemento uniforme. Las historias patrias, por ejemplo, pretendían ofrecer modelos de imitación para todos los colombianos, ricos y pobres, hombre y mujeres, blancos, negros e indígenas.16 La pluralidad de historias se impone en una sociedad heterogénea como la nuestra.

  • 17 A modo de ejemplo, consúltese el capítulo segundo del citado libro de Ciro F.S. Cardoso, Introducc (...)
  • 18 Michel Vovelle, «De la biographie a l’étude de cas», en Actas del Coloquio Internacional sobre la (...)

29Pero volvamos sobre el problema de lo particular y lo general, que tanta tinta ha consumido en las ciencias sociales,17 Michel Vovelle, hablando de la historia de casos, plantea que lo importante es escoger seres marginales pero representativos de la crisis de una época —estilo Menoccio, el protagonista del conocido libro de Cario Ginzburg, El queso y los gusanos.18 La dificultad que nos surge es cómo determinar la representatividad de ciertos seres marginales y con relación a qué crisis.

30Yo prefiero decir que trabajo con seres anónimos para ver qué nos dicen de sus vidas, independientemente de si son o no representativos de su clase, género o etnia. Claro que si después de varias entrevistas anónimas, se encuentran constantes de la memoria, hay allí elementos generalizables para la comunidad investigada. Lo que habría que hacer sería contextualizar tanto esas constantes como las variantes significativas. En algunos casos la labor de reconstrucción del pasado asumiría una vía negativa: cuánta normalidad social nos reflejan los «anormales»; qué tanto de la sociedad colombiana nos proyectan los excluidos de ella. Este es un camino que no han transitado muchos de nuestros historiadores y que vale la pena transitar para enriquecer la reconstrucción del pasado.

31Trabajos que son historias de vida magistralmente reconstruidas —como los de Ginzburg o de Le Roy Ladurie sobre Montaillou, o de Natalie Davis sobre Martin Guerre—, muestran cómo a partir de la anormalidad de una época se aprende también sobre ella. Pero en estos ejemplos hay que resaltar el papel de los investigadores al contextualizar las historias de vida, trascendiendo los mitos e imaginarios de la época trabajada para enfrentarse a sus objetos (sujetos) de investigación. De esta forma logran mostrar que hubo, y hay, seres humanos que al negar los ideales de su sociedad, nos permiten conocer otras facetas de la mentalidad de ella.

  • 19 En una reflexión sobre las nuevas tendencias historiográficas y el uso de métodos orales, dice así (...)

32Con lo dicho hasta ahora no hemos desmontado totalmente las objeciones que se levantan contra las fuentes orales y otros géneros emparentados con ellas. La subjetividad, la fragilidad de la memoria y el particularismo de esas fuentes siguen existiendo. Pero ese hecho no implica que sean invalidadas. Tampoco, en sentido estricto, que existan fuentes mejores que otras. Todo depende del objeto de investigación y, como lo afirma Eric Hobsbawm, de la trama o la interpretación con la que reconstruimos el pasado.19

33La combinación de fuentes —escritas, orales, pictográficas y de todo tipo— se impone. Cuantas más huellas del pasado pueda reunir un historiador, mejor será su reconstrucción. Pero además se requiere de una buena dosis de imaginación y de teoría para armar la trama, el gran rompecabezas del pasado. De esta forma, los historiadores vamos entregando reconstrucciones parciales del pasado que son válidas por cierto tiempo pero que, afortunadamente para la disciplina histórica, son refutadas tiempo después por nuevas investigaciones. El secreto del oficio del historiador es la permanente construcción del pasado.

4. Una experiencia investigativa

  • 20 Frutos de esta investigación son, además de los libros ya citados, las ponencias a diversos semina (...)

34Analicemos brevemente la última sección de esta ponencia: mi experiencia investigativa. Realicé cerca de 100 entrevistas a obreros y obreras en cuatro ciudades del país: Barrancabermeja —centro petrolero del país situado en el río Magdalena—, Barranquilla —principal puerto sobre el río Magdalena y el mar Caribe—, Medellín —primera ciudad industrial hastalos años cuarenta— y Bogotá —capital política y económica del país.20

35Buscaba hacer una historia «desde abajo hacia arriba» apoyándome en obreros y obreras anónimos. Pero tuve dificultades, especialmente con las últimas. Ellas difícilmente accedían a ser entrevistadas porque sentían que no tenían qué contar o por razones prácticas (al ser yo varón y forastero). En un caso me pasó que al ir a entrevistar a una profesora de quien me habían hablado otros testigos, ella me dijo: «mire hable con mi esposo que él es quien sabe lo que pasó». Cuando comencé a conversar con él me dijo: «Usted debe hablar con tal dirigente sindical porque él sí sabe cómo fue la historia». Pero como no era esa historia oficial la que me interesaba, logré convencerlos —más a él que a ella— de que me contaran sus historias. Por dificultades similares, e incluso por imposibilidad física de muchos seres anónimos de expresarse, los resultados no son tan alagadores como esperaba. Terminé dialogando con más hombres que mujeres y combinando entrevistas a gentes de base y a dirigentes sindicales o políticos.

36A pesar de estas limitaciones creo que hay un buen porcentaje de entrevistas desprevenidas, con un resultado bastante cercano a lo que buscaba. Seguí luego los parámetros comunes a la investigación histórica: transcripción de las entrevistas, corrección (por ellos mismos en algunos casos), edición de las mismas y confrontación con otras fuentes. En la construcción de la trama interpretativa me surgió el problema de la relación entre historia y literatura. Las fuentes orales, y en particular las historias de vida, tienen su narrativa. Periodistas e investigadores sociales como Germán Castro (El Karina), Alfredo Molano (Siguiendo el Corte, Selva Adentro, y Aguas Arriba) o Alonso Salazar (No Nacimos Va Semilla), que basan su trabajo en fuentes orales, se acercan cada vez más a la literatura.

37Sin descalificar esos trabajos, creo que el historiador tiene otra perspectiva metodológica. La literatura busca producir placer estético con imágenes propias. Si es buena la narrativa, se puede llegar a tener el éxito editorial de los autores señalados. La historia, por el contrario, busca, producir conocimientos verdaderos; parciales como decíamos, pero conocimientos a fin de cuentas. Esto la coloca en el campo de las ciencias sociales. La disciplina histórica requiere, en primera instancia, un cuidadoso trabajo de crítica interna y externa a las fuentes. Y en segunda instancia necesita la validación de dicho conocimiento por las comunidades interesadas en él. Pero, indudablemente, por ser la reconstrucción histórica una narrativa con una trama, hay un punto de contacto con la literatura que le sigue siendo muy cercano.

38En el oficio del historiador existe la crítica interna al documento para ver si es fidedigno y cuánta credibilidad arroja. En el caso de la entrevista —que puede ser considerada como un documento oral—, se deben explicitar las condiciones en que ella se dio, la coherencia narrativa del entrevistado y hasta las mentiras aparentes. Para la historia, en la medida en que no hay una verdad total, es imposible el mundo de la mentira total. Los entrevistados al recordar su vida, pueden decir «mentiras» —cosas que a todas luces no fueron ciertas—, pero aun ellas encierran algo de «verdad». Un ejemplo de ello me ocurrió cuando hice las entrevistas en Barrancabermeja. Algunas personas señalaron que María Cano y Jorge E. Gaitán estuvieron en la primera huelga petrolera de Octubre de 1924. Eso no pudo ser cierto pues María Cano estaba dando sus primeros pasos de acercamiento al mundo obrero en Medellín y Jorge E. Gaitán estaba terminando su carrera de abogado en la Universidad Nacional. Sin embargo, detrás de esa aparente mentira hay una afirmación interesante: la gente de Barranca siente que María Cano y Gaitán estuvieron siempre presentes en sus luchas. Es una afirmación significativa para la identidad del pueblo barranqueño. Develar la verdad oculta en la narrativa oral es parte del trabajo que debe hacer el investigador.

39Junto a la crítica interna, el historiador debe hacer la confrontación con las otras fuentes. Es la llamada crítica externa. Se trata de establecer qué fuente ratifica o niega a otra, y establecer a cuál se le cree más. Según el objeto de investigación, unas tendrán más credibilidad que otras. Aquí lo que se impone es la complementariedad de las fuentes, más que una superioridad a priori de las escritas sobre las orales o viceversa.

40El segundo elemento que se constituye como definitivo para la producción del conocimiento histórico es la validación que hacen las diferentes comunidades de la reconstrucción hecha. Incluyo dentro de las comunidades a la académica, de la cual formo parte, pero no es la única ciertamente. Si se está haciendo la historia de un barrio, o de una comunidad indígena, o de un grupo obrero, es importante que la gente conozca esa reconstrucción y opine sobre ella. Es una «devolución» del conocimiento y una validación, crítica en el mejor de los casos, de dichas reconstrucciones del pasado. En historia, como en cualquier ciencia, el conocimiento que no se difunde no cuenta.

  • 21 Cuando estuve en el Primer Taller Latinoamericano de Historia Oral en Lima (septiembre de 1986), s (...)

41Pero si además de la mera difusión de los hallazgos científicos consideramos la pretensión de reafirmar indentidades populares, la «devolución» de las historias recuperadas se hace indispensable. La forma como se hace es muy diversa: desde el libro y las cartillas hasta los vídeos o conferencias.21 En esto, como en todo procedimiento científico y educativo, no hay fórmulas mágicas; andando se hace el camino.

42En la estrategia narrativa para la entrega o devolución de la investigación encontré de nuevo dificultades. El dilema estaba entre una narrativa fluida, sin diferenciar testigos e investigador, o una construcción del texto dentro de los parámetros del oficio del historiador. Por supuesto escogí la segunda, no sólo porque dudé de mi fluidez en la escritura, sino porque me parece que es la mejor estrategia para construir un lector «maduro». Si la entrevista, y en últimas el diálogo con cualquier fuente, exige un papel activo del historiador, eso se tiene que reflejar en el texto final. No se trata de que el investigador desaparezca como sujeto activo para que sólo hablen los testigos o las huellas del pasado. Él tiene que hablar evitando, eso sí, que el texto final se convierta en un monólogo. Es necesario dejar hablar a las fuentes, máxime si son orales, pero en forma crítica. El lector puede, entonces, saber hasta dónde están hablando las fuentes o los testigos, y hasta dónde el historiador.

  • 22 A este respecto es útil el debate adelantado entre el historiador norteamericano Charles Bergquist (...)

43En la otra opción narrativa, al borrarse las barreras entre historiador y fuentes, no se sabe a ciencia cierta cuál es el límite de la imaginación del narrador y cuál el de los testigos. La ausencia del aparato crítico de los historiadores —citas, referencias, notas a pie de página, bibliografía y fuentes usadas—, no es sólo un detalle de forma sino que es una alternativa diferente en la reconstrucción histórica y en la formación del lector.22

44Quisiera concluir apropiándome de una frase que encontré al final del texto de Tzvetan Todorov dedicado a la Conquista de América:

  • 23 La conquista de América, la cuestión del otro, México, Siglo xxi, 1987, p. 260.

He querido evitar dos extremos en este libro. El primero, es la tentación de hacer oír la voz de estos personajes, tal como es en sí; de tratar de desaparecer yo para servir mejor al otro. El segundo, es someter a los otros a mí mismo, convirtiéndolos en marionetas cuyos hilos están enteramente bajo mi control. No busqué entre las dos tentaciones un terreno de compromiso sino la vía del diálogo. Interpelo esos textos, los transpongo, los interpreto, pero también los dejo hablar y defenderse por ellos mismos.23

Notas

1 Las estadísticas huelguísticas en Álvaro Delgado, «Doce años de luchas obreras». Separata de Estudios Marxistas (1975) y «El decenio huelguístico, 1971-1980», Estudios Marxistas, No. 13 (1982). Para las luchas cívicas véase Javier Gualdo, La reivindicación urbana, serie Controversia 138-139 (Bogotá, Ed. CINEP) (1987), y Marta C. García, «Las cifras de las luchas cívicas», Documentos Ocasionales, No. 62 (1990). Sobre el reciente movimiento campesino el mejor trabajo de síntesis es el de Leon Zamosc, Los usuarios campesinos y las luchas por la tierra en los años setenta, Bogotá, Ed. CINEP, 1984.

2 Véase los textos de Ignacio Torres G., Los inconfornes (5 vols.), Bogotá, Ed. Margen Izquierdo, 1973; Miguel Urrutia, Historia del sindicalismo en Colombia, Bogotá, Uniandes, 1969; Edgar Caicedo, Las luchas sindicales en Colombia, Bogotá, CEIS, 1971; y Daniel Pecaut, Política y sindicalismo en Colombia, Medellín, La Carreta, 1973.

3 Esta nueva temática se refleja en el reciente trabajo de Charles Bergquist, Los trabajadores en la historia latinoamericana, Bogotá, Siglo xxi, 1988, capítulo 5 y en mi último libro, Cultura a identidad obrera, Bogotá, Ed. CINEP, 1991.

4 Me refiero al libro de Agnes Heller, Historia y vida cotidiana, Barcelona, Crítica, 1985.

5 Sigo las pautas trazadas por quienes han incursionado con rigor histórico en estos problemas. Me refiero a Paul Thompson, The Voice of the Past, Oxford, Oxford University Press, 1978; y Philippe Joutard, Esas voces qua nos llegan del pasado, Mexico, Fondo de Cultura Económica, 1986.

6 Para esta parte nos fueron útiles las reflexiones de Víctor Acuña, Historia oral e historia de vida, San José, Flacso, 1988.

7 Emilia Vioti Da Acosta ha contrastado estos paradigmas para la historia laboral latinoamericana en «Experience versus Structures», I.L.W.C.H., No. 36 (otoño 1989), pp. 3-24.

8 Véase Víctor Acuña, «La historia oral, las historias de vida y las ciencias sociales», en Elizabeth Fonseca (comp.), Historia (teoría y métodos), San José, Ceuca, 1989. El término de microhistoria se está usando en la literatura anglosajona. Véase, por ejemplo, la reseña crítica de Thomas Kuehn, «Reading Microhistory: The Example of Giovanni and Lusanna», Journal of Modern History, No. 61 (septiembre 1989), pp. 512-534.

9 En este sentido justo es reconocer el impacto que han tenido historiadores europeos que han incursionado en esta nueva perspectiva. Mencionamos a Emmanuel Le Roy Ladurie (Montaillou, Nueva York, Vintage Books, 1979. Hay traducción española en Taurus) y Carlo Ginzburg (The Cheese and the Worms, Nueva York, Peguin Books, 1982. Hay traducción española en Munchnick Eds.).

10 En esta última dirección vale la pena mencionar dos trabajos pioneros en la reconstrucción de esa memoria popular: Alfredo Molano (Años del tropel, Bogotá, CINEP-CEREC, 1985) y Orlando Fals Borda (Historía dable de la costa, 4 vols., Bogotá, Carlos Valencia Eds., 1979).

11 Este intento se plasmó en tres textos sobre historias locales obreras, en las que las entrevistas fueron la fuente principal: Aquí nadie es forastero; Barranquilla y el río; y Ni amos ni siervos, publicados en la serie Controversia del CINEP, números 133-134 (1986); 142 (1987); y 156-157 (1989), respectivamente.

12 Aunque escasos, comienzan a conocerse en nuestro medio trabajos sobre el pasado de estas minorías. En el caso de las mujeres merece la pena citar los textos de Luz Gabriela Arango, Mujer, religión e industria, Medellín, Universidad de Antioquia y Universidad Externdo, 1991, y Suzy Bermúdez, Hijas, esposas y amantes, Bogotá, Uniandes, 1992.

13 Las entrevistas han sido utilizadas en la reconstrucción de la violencia, desde el trabajo pionero de Germán Guzmán, Orlando Fals Borda y Eduardo Umaña, La violencia en Colombia, Bogotá, Carlos Valencia Eds., 1980, 9.a edición. Textos como el citado de Alfredo Molano (Años del tropel) y el de Jaime Arocha (La violencia en el quindio, Bogotá, Tercer Mundo, 1979), la colocan como elemento central en sus estudios. Su uso, sin embargo, está lleno de problemas, incluso de segundad de los entrevistados, por lo que los autores recurren a distintos mecanismos como la creación de personajes colectivos (Molano) o el uso de seudónimos (Arocha).

14 Discurso aparecido en el «Magazín Dominical» de El Espectador, No. 151 (16 de febrero de 1986), p. 17.

15 Aquí seguimos las pautas acuñadas por generaciones de historiadores y reproducidas por Ciro F.S. Cardoso y Héctor Pérez, Los métodos de la historia, Barcelona, Critica, 1976 y Cardoso en Introducción al trabajo de investigación histórica, Barcelona, Crítica, 1981, capítulo 5.

16 Véase la denuncia de tales historias en Rodolfo de Roux, «Los Catecismos Patrios», «Magazín Dominical», El Espectador (4 de junio de 1989).

17 A modo de ejemplo, consúltese el capítulo segundo del citado libro de Ciro F.S. Cardoso, Introducción...

18 Michel Vovelle, «De la biographie a l’étude de cas», en Actas del Coloquio Internacional sobre la Biografía, París, 1985. Con ello no se haría más que seguir el «paradigma indicial» —inferir hipótesis a partir de indicios sin responder a una lógica estadística— tan caro a la disciplina histórica. Cario Ginzburg, en el ya citado Mitos, emblemas, indicios, concluye que, «...el conocimiento histórico, como el del medico, es indirecto, indicial y conjetural» (p. 148).

19 En una reflexión sobre las nuevas tendencias historiográficas y el uso de métodos orales, dice así el historiador inglés: «What we need, both to make sense of what the inarticulate thought (says), and to verify or falsify our hypoteses about it, is a coherent picture, or if you prefer the term, a model. For our problem is not so much to discover one good source... What we must normally do is to put together a wide variety of often fragmentary information: and to do what we must, if you’ll excuse the phrase, construct a jig-saw puzzle ourselves» («History from Bellow, some Reflections», en Frederick Krantz [ed.], History from Bellow, Montreal, Concordia Unversity Press, 1985, p. 69. El subrayado es nuestro).

20 Frutos de esta investigación son, además de los libros ya citados, las ponencias a diversos seminarios sobre investigación obrera: «La recuperación de la memoria histórica de la clase obrera», en Darío Acevedo y otros, «La investigación sobre el movimiento obrero en Colombia», Medellín, IPC-ENS-CINEP, 1985, y «Aspectos comparativos en la formación de la clase obrera colombiana (1920-1948)», en Jorge Bernal y otros, «Historia y cultura obrera», Medellín, IPC-ENS-CINEP, 1987. Para el caso de Medellín he contado con la colaboración de Jorge Bernal, Ana María Jarami-11o y Juan José Cañas.

21 Cuando estuve en el Primer Taller Latinoamericano de Historia Oral en Lima (septiembre de 1986), se mencionó el caso de una comunidad semiurbana cercana a dicha ciudad. Los investigadores pensaron que la mejor forma de «devolver» la historia reconstruida era a través de un vídeo. A la comunidad le gustó, pero luego exigieron el libro pues querían que su historia quedara escrita.

22 A este respecto es útil el debate adelantado entre el historiador norteamericano Charles Bergquist y el sociólogo colombiano Orlando Fals Borda en tomo al quehacer histórico. Como se desprende de lo anotado, me inclino por la argumentación de Bergquist. (Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, Nos. 16-17 [1988-1989], pp. 205-240.)

23 La conquista de América, la cuestión del otro, México, Siglo xxi, 1987, p. 260.

Autor

Universidad Nacional de Colombia

© Institut français d’études andines, 1998

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Comprar

Volumen papel

amazon.fr