Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte segunda. Movilidad social, trayectorias laborales y transformaciones socio-estructurales

El aporte teórico del enfoque biográfico para el estudio de un medio social dominado: los obreros de São Paulo (Brasil)1

Robert Cabanes

Texte intégral

Introducción

  • 1 Traducido por Hernando Salcedo Fidalgo.

1Casi siempre se ha analizado el medio o la clase obrera en f0orma macrológica: recomponiendo la división del trabajo en la escala internacional, mediante el impacto de la evolución tecnológica, de las políticas económicas y regímenes de acumulación, etc., considerando sus consecuencias sobre el movimiento obrero. Pero si consideramos hoy como objeto de estudio al movimiento social obrero, tal como se concibe en un nivel de sociología política, nos vemos obligados a tratarlo por oposición, abordando sus carencias y dificultades.

  • 1 El término corresponde a la traducción literal de la categoría creada por el autor. En adelante le (...)

2El interés occidental, al inicio de los ochenta, por el tema de la relación trabajo/fuera del trabajo1 tuvo dos orígenes: uno, científico basado en las insuficiencias del modelo de análisis de «clase obrera», trabajado en Occidente y refutado en el extranjero, fundamentalmente centrado en el lugar de trabajo y el movimiento obrero en sí, como factor y expresión de una consciencia de clase impulsora de una dinámica sobre el conjunto social; el otro, político, no podía más que constatar el hecho de que con la crisis —no siendo ésta probablemente sino la metáfora de una depresión social más profunda— el movimiento obrero perdía fuerza en aquellas partes del mundo en las que existía, y que tenía muchas dificultades para consolidarse donde no existía. Sin duda, las ciencias sociales sólo se plantean preguntas que la actualidad les propone y no son sino el producto de un desarrollo endógeno; pero esta actualidad puede permitir plantear en forma novedosa una pregunta que ha preocupado a la sociología desde su origen: ¿Cuáles son las posibilidades de impulsar dinámicas sociales desde las clases dominadas?

3He abordado la socio-antropología política de la relación laboral/extralaboral por dos vías: la empresa, los relatos de vida de las parejas obreras. Después de haber mostrado rápidamente el interés y los límites de la primera vía, voy a tratar de mostrar particularmente el interés de la segunda, desde un punto de vista metodológico (que ha sido y es la opción más desprestigiada), luego desde un punto de vista teórico, mostrando el interés de un enfoque que articule campos u órdenes habitualmente separados, orden público y orden privado. Ilustraré luego el método comparando un grupo de obreros que llegó a los grados más altos de cualificación profesional (con algunos casos de completa integración al orden social dominante en comparación con los que tomaron una distancia crítica frente a éste) con otro grupo estancado en los niveles más bajos de esta cualificación. Dos interrogantes tendrán un interés particular: cómo dar cuenta de la diferencia de trayectorias socio-profesionales entre los tres grupos, cómo se da el juego de interferencias entre lo que se refiere al orden público (la relación entre el individuo y su medio social y la sociedad global) y lo que se refiere al orden privado (la relación del individuo consigo mismo).

La empresa

4La aproximación a la empresa es necesaria para «sentir el ambiente», en la contextualización de un medio industrial y obrero determinado. Pareció útil estudiar varias empresas en la región de Sao Paulo en Brasil, muy diferentes desde un punto de vista socio-técnico, con el fin de establecer la diversidad social obrera, la diversidad de las modalidades de gestión de la mano de obra, de las carreras y opciones profesionales que ofrecen (o no) de acuerdo con las divisiones industriales, la diversidad de los medios laborales, con respecto a la autonomía de las relaciones laborales como factor que favorece la aparición de nuevas identidades sociales profesionales, en comparación con aquellos medios laborales más permeables a las relaciones establecidas en la sociedad.

5Dentro de la diversidad de relaciones sociales que se establecen en las empresas, se puede observar la penetración de las relaciones sociales de la sociedad global y de la sociedad local. Cada una de ellas presenta diversas contrariedades técnicas que, sin modificar la relación social de producción que representa el salario, sostienen un amplio espectro de relaciones sociales internas. Esta base material, tecnología y tipo de producción, contraría, sin determinarlas, a estas relaciones sociales internas presentando solamente una gama de obstáculos o posibilidades. De ahí la necesidad de conocerla y de conocer el sentido de su evolución global, sin cometer el error recurrente del determinismo tecnológico. Ciertamente estos cambios internos en la empresa también se originan con políticas industriales o con la competencia internacional, y no hay que perder de vista estos elementos; pero al mismo tiempo no pueden, por sí solos, dar cuenta de los cambios sociales que afectan al medio obrero.

6Al limitarse únicamente al estudio de la empresa o del lugar de trabajo, ingresa automáticamente en el campo de la sociología de las organizaciones, aunque se le trate en forma más antropológica o más sociológica. Se valora en este caso un momento y un lugar contemporáneos que definen necesariamente un problema de ese momento y ese lugar, sin recurrir al pasado obrero (con excepción del que está incluido en la organización misma). Hay, sin duda, una diferencia entre el enfoque sociológico para el cual la organización constituye la periferia de su objeto de investigación, y el enfoque antropológico que busca conocer, por fuera de la organización, los medios sociales obreros y las relaciones de la sociedad global que dan información sobre el funcionamiento de esta organización; ambos delimitan, sin embargo, un objeto «organización» que no tiene en cuenta la historia de las capas sociales obreras (historia individual e historia social) y que limita el análisis de estrategias o tácticas de estas últimas, con respecto al mercado del trabajo o al trabajo en general, a corta duración.

7Sin oponerse al interés y legitimidad del enfoque empresarial, podemos tomar partido subordinándolo al enfoque que considera al medio obrero. Sin embargo, si no se tiene un conocimiento directo de las empresas, se hace muy difícil la ubicación e interpretación de sus discursos, la formulación de interrogantes o preguntas, incluso cuando se trata de testimonios de obreros hablando de sus trayectorias. El conocimiento de diferentes tipos de empresas es necesario para impregnarse del medio social industrial en el que los obreros se desarrollan. Podemos considerar que los obreros no están simplemente distribuidos a lo largo del mercado del trabajo, sino que atraviesan y conocen este mercado: la conformación de su cultura y de su medio social pueden aprehenderse mejor al tomar sus trayectorias como objetos de estudio, en vez de tomar únicamente a la empresa como tal.

Los relatos de vida o relatos de prácticas socio-profesionales

  • 2 R. Da Malta, A casa e a rua. Espaco, cidadania, mulher e morte no Brasil, Ed. Brasiliense, 1985.
  • 3 M. Agier, «Le sexe de la pauvreté», Cahiers du Brésil Contemporain, 8 (diciembre 1989), pp. 81-112.

8Recordemos dos puntos de partida críticos: uno situado en la tradición macro-antropológica brasilera2 que explica la división social y sexual del trabajo por la especificidad y complementariedad de las relaciones sociales propias a las esferas públicas y privadas. Entre el universo de la casa (casa, grupo familiar, lugar de la «persona», en donde cada uno según su posición ejerce un papel determinado y complementario al de los demás) metáfora de la sociedad brasileña, y el de la rua (la calle, el dominio público, lugar del anonimato para el ciudadano cualquiera, donde se ejercen relaciones de fuerza universalmente practicadas en el mundo) metáfora de la nación brasileña, ocurre un juego de complementariedades y de «compensaciones» que permitiría navegar de uno a otro respetando sus reglas específicas de funcionamiento. Finalmente la existencia de un tercer universo, el de la renuncia, ritualizado o no, privado o público, pero de orden religioso, permite al autor pensar el encierro de un universo «nacional» a través de las relaciones de complementariedad establecidas entre los tres sistemas. Si desde un punto de vista teórico estos cortes son buenos, puesto que permiten el reconocimiento de universos diferentes, la hipótesis de su autonomía en primer lugar y de su complementariedad en segundo lugar, plantea un problema. Cada uno de estos universos está simultáneamente presente en cada individuo, en todo medio o movimiento social, en las modalidades del conflicto o de la inestabilidad del compromiso, así como en el de la complementariedad. Por otra parte, los cambios sociales urbanos contemporáneos: crecimiento de los hogares en los que el jefe de la familia es una mujer3 —ya que el hombre, o los hombres que se sucedieron, no pudieron asegurar una estabilidad económica—, desarrollo del trabajo asalariado femenino fuera del domicilio, no pueden más que cuestionar este esquema.

  • 4 M. Auge, Pouvoirs de vie, pouvoirs de mort, Flammarion, 1977, p. 10.

9Existe también la idea de que los individuos atraviesan su sociedad, y que, en un momento o en otro, la consciencia de su propio fin, mientras la sociedad continúa, les confiere necesariamente un retroceso con respecto a esta última, y obliga a pensar, sociológicamente o antropológicamente, en su propia autonomía. En general, ¿quiénes creen en la sociedad como trama o universo social por construir, si no son por un lado los integristas más vehementes, y por otro, eventualmente, los agentes de las ciencias sociales? ¿No tendrían estas últimas la tendencia a pasar del hecho que el individuo es inmediatamente social al postulado de que es totalmente social? Esta autonomía, la relación del individuo consigo mismo, faz oscura de la sociología, no es pensable independientemente de la relación entre la ley social y el individuo (sujeciones materiales como sistema de representaciones), y de la relación entre los dominantes y los dominados.4 El enfoque biográfico en sociología como en antropología parece ser el único capaz de llevar a término el examen de la combinación de estas tres relaciones, puesto que es el único que no excluye el primero; de este hecho, se desprende que pueda cuestionar las interpretaciones macrológicas de la sociedad. Ello implica superar el ámbito de la interpretación individual.

Orden privado y orden público

10Este enfoque, aplicado al caso obrero, puede orientarse sobre el análisis de la constitución de la relación entre orden privado y orden público a lo largo de una trayectoria individual. Es entonces una problematización que difiere de la relación laboral/extralaboral, puesto que hemos partido todo el tiempo del supuesto implícito de que lo laboral y lo extralaboral formaban parte del orden social o público y que la explicación de sus relaciones no podía escudriñarse sino a este nivel. ¿Qué implicaciones teóricamente y problemáticamente tiene este paso?

  1. Hay que hacer de entrada la distinción entre la realidad empírica del individuo y del grupo doméstico (el espacio privado), y el orden de apropiación privado que es una construcción social. Lo que es privado no está exento de determinaciones sociales; diversos individuos pueden compartir el mismo comportamiento privado, y es necesario entonces calificar esta construcción social del orden privado. Pero es también un proceso de apropiación que la persona asume como suyo, propio, aun cuando estima que está socialmente determinado. ¿En qué condiciones y siguiendo qué procesos se hace una representación de apropiación privada de algo que proviene de determinaciones sociales? En este proceso de apropiación privada, ¿cómo analizar los mecanismos que provienen de mecanismos de recogimiento o de defensa, y los que provienen de la innovación social?, ¿sucesivamente o simultáneamente?

  2. ¿Qué relaciones hay entre orden privado y orden público? Partir del grupo doméstico que es el mundo privado más fácilmente observable empíricamente nos ha parecido necesario por razones de orden metodológico y teórico.

11Metodológicas porque la relación entre los medios obreros de las regiones más desarrolladas del Brasil con el conjunto nacional no puede representarse como partícipe de un tipo de sociedad holística extraída de un enfoque macro-antropológico que podría construir ambos órdenes y sus relaciones. Por otra parte el grupo doméstico, sea cual fuere su forma de presentación, provisional o duradera, entera o trunca, es la forma social que, material y simbólicamente, es necesaria para la actividad reproductiva. Autónomo y aislado de las descendencias respectivas del hombre o de la mujer, o por el contrario atado a una y/u otra, es el operario (y no el objeto) que constituye estructuras familiares cuya geometría varía y, que en tal sentido es simbólicamente irreductible, aun cuando su existencia concreta sea vacilante.

  • 5 Histoire de la vie privée, 5 vols., Seuil, 1987.

12Teóricas porque el espacio privado se define más bien como «lo que queda» en el enfoque sociológico o histórico5 y su articulación con el espacio público o social no está nunca definida. El orden privado no tiene estatus sociológico, o cuando lo tiene se descalifica; es un espacio (frecuentemente la familia o la vida sexual) y no un orden. Mientras que un orden de lo privado puede estar un poco por todas partes y allí donde uno no se lo espera: en el trabajo por ejemplo, en donde a pesar de los problemas sociales que son la necesidad misma de vivir, las modalidades de acceso al empleo, las relaciones del trabajo, un individuo puede vivir estos problemas en términos de experiencia individual, privatizándolos totalmente. Si los privatiza, es necesario explicitar el proceso. Y este fenómeno no es individual, sino social.

  • 6 L. Seve, «La personnalité en gestation», en Je, sur l'individualite, Messidor, París, 1987, pp. 209 (...)
  • 7 C. Dejours, «Adolescence: le masculin entre sexualité et société», Adolescence, 6 (1988), pp. 89-11 (...)

13Desde el inicio hay que dar entonces a estos órdenes el mismo estatus, colocarlos en un mismo plano, y no hacer depender funcionalmente el orden privado del orden público. Porque el orden privado posee una autonomía relativa, y existe una sanción del orden público en el nivel privado.6 De igual manera, todo «recogimiento» sobre un orden privado puede ser analizado bien como una sanción, como un juicio desinteresado en la cosa pública, bien como una inversión para una nueva partida hacia la esfera pública. Y si un orden público puede moldear enteramente un orden privado (el grupo doméstico puede analizarse como el simple lugar de producción y reproducción de toda clase de capitales y limitaciones y de todas las relaciones de la sociedad dominante) mientras que el contrario no es posible, y es, sin embargo, en el orden de lo privado que pueden nacer los sujetos7 y más tarde los movimientos sociales susceptibles de cuestionar el orden público.

  • 8 A. Cottereau, «Préface» a D. Poulot, Le sublime, Maspero, 1980.

14Es sobre este eje orden privado/orden público que se construyen «formas de vida cultural»8 o culturas. Es el mismo tipo de problema encontrado en el análisis de la relación entre el individuo y el movimiento social: puede moldearse enteramente por el medio o por el movimiento (relación de integración) o puede también invertir en él modos de funcionamiento provenientes de una operación de privatización de su experiencia individual y social; en este caso los determinantes sociales dejan su lugar a dimensiones éticas o estéticas, eventualmente utópicas.

  • 9 D. Kergoat, «Plaidoyer pour une sociologie des rapports sociaux», en Le sexe du travail, PUG, 1984, (...)

15Podemos, por ejemplo, situar este enfoque analítico en el eje privado/público con respecto al de D. Kergoat.9 Esta autora toma como objeto las relaciones sociales de sexo y de clase en el medio obrero. Ella problematiza las relaciones de trabajo y las relaciones laborales y extralaborales utilizando conceptos de explotación y patriarcado. La diferencia sexual es aún más fuerte en Brasil que en Francia, y nada impide que se problematice de esta manera la relación laboral/extralaboral. Pero, ¿es acaso a través de lo patriarcal que puede hacerse un análisis de conjunto de la relación laboral/extralaboral? Una problemática centrada en los procesos de construcción de órdenes privados y públicos no sería acaso más global, justamente porque se tomaría más en cuenta la posición del grupo doméstico en la sociedad brasileña. Posición central en cuanto designada por la ideología dominante como el lugar de la reproducción moral de las personas, y precaria, porque su reproducción física es aleatoria. En el medio obrero esta fragilidad parece menor, y por razones opuestas, a la de medios subproletarios sometidos por razones económicas a una media en la que una problemática de igualdad de sexos aparece mucho más evidente. El grupo doméstico en el medio obrero, parece constituir una unidad relativamente estable en la que se elabora, para cada uno de sus miembros y en su conjunto, la constitución de los órdenes público y privado y la de sus relaciones. Si proponemos como objeto la naturaleza del lazo social que un medio dado ha elaborado con su propia sociedad, pero sin expulsar de este ámbito la relación del individuo (y del grupo doméstico) consigo mismo, es necesario partir metodológicamente de esta unidad elemental de reproducción y de sus relaciones internas, dejando en un segundo plano la problemática de relaciones entre sexos.

Espacio social, lazo social, clase social

  • 10 E. Balibar, I. Walerstein, Race, Nation, classe, les identités ambigues, La Découverte, 1988.
  • 11 A. Touraine, «Syndicalisme et société en Amérique Latine», Revue Française de Sociologie, XXIX-1 (1 (...)

16No todo medio social se define por sus códigos y relaciones internas, sino también por su relación con la sociedad global. El medio no se define como el núcleo fundador de identidad más pequeño; se toma, por el contrario, en la extensión máxima de espacios sociales yuxtapuestos a grupos domésticos. Este tipo de definición tiene, en nuestro sentido, la ventaja de circunscribir la realidad concreta (nivel empírico), y de remoldear el término clase asociándolo al de espacio y de lazo social (nivel teórico). No es posible establecer una separación entre espacio social y lazo social. Remito al lector al libro de Balibar y Wallerstein10 y al artículo de Touraine,11 que releyendo la historia del mundo y de América Latina, muestran que no han habido luchas de clases «puras», sino que siempre ha habido en ellas un elemento relacionado con la idea de nación u otro contenido social o político. Estas dos aproximaciones resaltan de hecho que cualquier conflicto conlleva un lazo (podemos decir por el contrario que no todo lazo social está exento de conflictos); proponemos la aplicación de este esquema de análisis sociopolítico al análisis antropológico del espacio social obrero. Este espacio que nos proponemos describir por medio de procesos de constitución de variadas formas de relación entre un orden privado y un orden público, está estructurado por el lazo (diferentes formas no contradictorias de ser obrero, observables en los estilos de vida, por ejemplo) tanto por el conflicto: formas opuestas de ser obrero que pueden aparecer en el espacio del trabajo, o en forma más visible cuando se manifiestan los conflictos entre las instancias de representación profesional; entran en juego entonces los tipos de lazos socio-políticos que aseguran la relación entre el medio obrero y la nación (Estado, empleadores, otras capas sociales).

  • 12 G. Mauger, L'approche biographique en sociologie: une démarche contestataire, Mesa redonda de l'Ins (...)

17Pero cómo construir esta antropología política de la relación privado/público en un medio social dado sin comenzar a construir la totalidad individual y doméstica en un primer momento. De lo contrario perdemos los eslabones aparentemente individuales, que son al mismo tiempo eslabones sociales. Lo que la aproximación biográfica aporta además es la objetivación de los cambios sociales a través de un individuo, y no su propia subjetivación como podría pensarse. La subjetivación es parte de la realidad social objetiva; es la singular apropiación, o la interpretación por parte del individuo de una estructura social.12 Si nos negamos a integrarla, nos estamos limitando a no ver sino la faz de adaptación de unos individuos a una realidad social objetiva, y a no percibir resistencias más que en su faz visible, social o colectiva. Las formas de adaptación y resistencia individual y colectivas tienen el estatus de un producto social, es decir, de un fenómeno observable y objetivable. Solamente la observación de procesos individuales puede permitirnos, ubicando antes lo ocurrido en el orden privado, dar cuenta del paso de un orden privado a un orden público, y de relacionarlo con los acontecimientos y con las coyunturas de la historia colectiva.

18Tomando este mismo asunto por el extremo opuesto, en el proceso actual de mundialización en que se encuentra comprometida la actividad económica, las diferentes naciones se encuentran en posiciones que les han sido asignadas, así, sus dirigentes traten de reproducirlo o evitarlo; no parece inútil examinar, a partir de políticas industriales y sociales definidas por las capas dirigentes, cómo se instaura el lazo social o sociopolítico entre un medio obrero dominado y su nación. En este lazo, el análisis en la relación con el trabajo es ineludible, puesto que este último es quien define prioritariamente la inserción del medio social en el conjunto nacional; pero no solamente, el interés de una socioantropología política de la relación laboral/extralaboral proviene del hecho de que toda integración a una sociedad (en este caso una nación) pasa por la integración de un medio social dado. Pero este par de integraciones son impensables sin la comodidad de una articulación, por una parte del individuo a su medio social, y por otra de este medio social al conjunto nacional, so pena de evitar pensar en un punto importante del cambio social. ¿Conducen estos procesos de integración a construcciones de identidad? El término de identidad social nos lleva a una relación de oposición en otros grupos sociales o en el Estado. ¿Existe entonces una o varias «identidades» obreras en el Brasil que mantienen diferentes relaciones con el patronato, el Estado, y en las que se constituyen espacios cívicos diferentes? Por el momento preferimos, frente al término de identidad social obrera, que sugiere la imagen de un bloque obrero, o al de identidades sociales obreras, que sugiere la imagen de oposiciones fuertes entre grupos sociales con identidad, el de culturas obreras que acepta la diversidad sin sugerir oposición.

La experiencia del trabajo y las escalas de los tiempos sociales

19La experiencia del trabajo es central hipotéticamente puesto que se estudia el medio obrero que está fundamentado en el trabajo. Tautología, acaso, pero hay que valorar el hecho de que el trabajo asalariado es vivido como una condición ineludible pero deseable a la que un escape por lo alto (ganarse la vida trabajando por su cuenta) es más un sueño que una posibilidad, y a la que un escape por lo bajo (escaso salario del sector informal) no es deseable pero continúa siendo una amenaza para las categorías más bajas. La experiencia de esta condición como medio de vida y de inserción social no puede dejar de marcar las estrategias.

20Nos proponemos examinar de qué manera la experiencia deja su marca mediante el análisis de la relación en los puestos de trabajo, las relaciones del trabajo en las empresas, la relación con el sindicalismo y, más generalemente, las representaciones, acciones y comportamientos que se estructuran en el conjunto de la vida social por cierta imagen del trabajo y de la condición de trabajador. Y si elementos objetivos (niveles de instrucción, cualificación, capital social inicial, etc.) logran que regularidades en la estructuración del mercado del trabajo aparezcan, estas regularidades pueden entonces ser insuficientes para dar cuenta del conjunto «mercado de trabajo» puesto que los individuos no se comportan únicamente como homo sociologicus racional definidos por el «campo» de este mercado. Tampoco es porque la condición de trabajador es ineludible o duradera que determina todas las estrategias sociales tanto en el trabajo como fuera de él.

21Los términos experiencia de trabajo o condición de trabajador asalariado, asociados con los de espacio social y lazo social, relativizan, en tanto que términos teóricos de referencia, a los de proceso de trabajo (que supuestamente dan cuenta de las relaciones sociales del trabajo, pero ignoran los determinantes extralaborales que influyen sobre los trabajadores), modo de producción (que supuestamente se construyen únicamente a partir de las relaciones sociales del trabajo asalariado, de las superestructuras que contribuyen a la reproducción de las relaciones de producción) y relaciones de producción (puesto que están articuladas únicamente por el salario dentro de la actividad económica). Sin embargo, salario y capitalismo son dos realidades empíricas fuertes. Si el segundo es susceptible de ser conceptualizado teóricamente con respecto a su movimiento y contradicciones propias, no ocurre lo mismo con el primero. Si alguno de los términos de la contradicción no pudiera ser identificado, la relación entre los dos, la contradicción misma, tampoco podría identificarse. Lo que nos proponemos es entonces ampliar la reflexión sobre el concepto de salario con la ayuda de las nociones expresadas anteriormente. El problema planteado es el de la relación en el tiempo entre individuo y sociedad.

22¿Cómo pasar de una totalidad singular (el grupo doméstico) a una totalidad social que también es temporal? Si el orden del tiempo es el mismo, ya que el individuo es social de inmediato, las escalas de tiempo son diferentes: los tiempos sociales que dan estructura a las trayectorias individuales son diferentes de los que dan estructura al movimiento y a los hechos sociales. Relacionar estas dos series de tiempos sociales puede hacerse a través del sujeto mismo o a través del interrogatorio del encuestador. Una nueva forma de inteligibilidad puede surgir aclarando al mismo tiempo las trayectorias individuales tal y como han sido presentadas por los sujetos, y los hechos sociales como los representan los análisis de las ciencias sociales. Los registros lógico-temporales que sirven para el análisis de los relatos hacen que aparezcan correspondencias, graduaciones y encabalgamientos entre estas dos escalas de tiempo y muestran la riqueza y la diversidad de la relación individuo/sociedad.

  • 13 F. de Coninck, F. Godard, «L'approche biographiquc a l'épreuve de l'interprétation, les formes temp (...)

23La formalización de esta descripción fue hecha por F. Coninck y F. Godard a través de la noción de «formas temporales de causalidad».13 Los relatos de los sujetos pueden analizarse según algunos modelos lógico-temporales poco numerosos (arqueológico, procesal, estructural) que, relacionándose con ellos mediante un número limitado de combinaciones (casamiento, consonancia, discordancia, reacuerdo tangencial), definía cada vez los modos de acción y los tipos de agente. Esta «formalización» del tiempo permite «comparar las retóricas interpretativas entre ellas», y no solamente establecer un lazo (social) entre relatos, que al principio son irreductibles por su singularidad, sino también retomar el problema de la escala los tiempos sociales establecida hasta ahora por la ciencia social.

Algunas reflexiones metodológicas

  • 14 P. Bourdieu, «L'illusion biographique», Actes de la Recherche en Sciences Sociales, 62-63 (junio 19 (...)
  • 15 R. Cabanes, «Cultures ouvrières militantes et récits de vie: une approche méthodologique», Pratique (...)
  • 16 P. Ricoeur, Soi même comme un autre, Seuil, 1990.
  • 17 P. Ricoeur, Temps et rêcit, Ed Seuil, 1983, capítulo 2.

24No insistiremos mucho sobre la oposición que se ha hecho al enfoque biográfico y de la que P. Bourdieu hizo en un artículo titulado «La ilusión biográfica».14 Hemos dado respuesta15 a sus argumentos sobre «la inconstancia del yo», o al argumento contrario que sería «el artefacto [...] de una presentación pública, luego de una oficialiación, de una representación privada de su propia vida, pública o privada [...]», o incluso al de la «ilusión retórica» de la que está preso, «con su complicidad» el sociólogo, queriendo «tratar a la vida como si fuera una historia, es decir como el relato coherente de una secuencia de acontecimientos significativa y orientada». Recordemos simplemente algunos de nuestros argumentos: la estructura del relato, su «carácter de intriga»,16 dan su sentido; y esta intriga está referida permanentemente al mundo social.17 Ya habíamos concluido que esta desconfianza con respecto al individuo o al sujeto, este celo en cortar la realidad en «campos» que fragmentan a la persona, provenía de una «estrategia de monopolización de la definición de lo social» por parte del sociólogo, y que por el contrario era conveniente «volver a constituir» al sujeto por medio de una larga entrevista para permitirle la articulación de los agentes dobles o triples que habitan y actúan en él sin articulación en los campos de los sociólogos.

  • 18 P. Bourdieu, «Introduction a la socioannalyse», Acles de la Recherche en Sciences Sociales, 90 (dic (...)

25Encontramos en un artículo reciente18 que precede a una obra importante de P. Bourdieu, la defensa, sin emplear la palabra, del enfoque biográfico, justificándolo con los mismos argumentos que hemos citado hasta aquí, y en resumen la necesidad de incorporar lo subjetivo en el análisis objetivo. Sorprendido por la fuerza veraz que aparece en este tipo de «autoanálisis asistido», P. Bourdieu estima que la gente que sufre, las «víctimas estructurales», «no pueden expresar lo más personal sin desvelar al mismo tiempo la verdad más profunda de un lugar social» (p. 3). Sin llegar a emplear el término de verdad, nosotros nos contentamos con el de inteligibilidad. En el Brasil en particular, pero en muchos otros lugares comenzando por las periferias urbanas occidentales, aunque las verdades se gritan simultáneamente con su impotencia para transformar la realidad, pero siempre es bueno decirlas.

Lógicas sociales en construcción dentro del medio obrero

26Las lógicas individuales de grupos domésticos no pueden sino estar referidas a la sociedad dominante existente. Se oponen en esto por una parte trayectorias «triunfantes», es decir grupos domésticos en los más altos grados de calificación obrera y para los que el paso a un nivel superior se estrella con la barrera de los estudios universitarios y personas que, teniendo en cuenta su nivel de partida, se sienten integradas socialmente por su actividad en la industria y, por otra parte, grupos domésticos «abandonados a su cuenta y riesgo» en medio del desarrollo industrial, quedándose en los escalafones más bajos de la calificación obrera: después de salir del campo, no tuvieron más remedio que sobrevivir en la ciudad.

27En el primer grupo encontramos, por oposición, aquellos para quienes la integración social ocurrió según las normas de la sociedad dominante y aquellos para quienes la integración ocurrió con una distancia crítica tratando de, por medio de esta comparación, descubrir los procesos de tal diferenciación.

28Paralelamente tomaremos las trayectorias de estos obreros integrados con las de los obreros abandonados a su suerte para investigar la manera cómo se toman las distancias u ocurren las integraciones, ora en el orden social dominante, ora en el medio o en el movimiento social, y deducir la forma cómo se constituyen los espacios de acción de cada uno de los grupos.

Obreros integrados

29Estrategias de integración individual y de éxito social, una aspiración al estatus de «clase media», pueden ser posibles a través de la realización profesional. La estabilidad y placidez material implicadas en este éxito (obreros altamente calificados, contramaestros, supervisores) se cristalizan en el marco de la vida cotidiana del lugar de residencia por actividades en que el estatus social se hace visible (responsabilidades en el seno de asociaciones, de grupos, de partidos). Esta inversión local puede iniciarse y ser manejada por la esposa; en la mayoría de los casos ella es quien toma partido. Ocurre menos frecuentemente que dicho estatus se quede en el nivel del consumo. En cualquier caso, pero en grados muy variables, la ayuda a toda la parentela se activa por dicho éxito. Por el contrario, el destino profesional de los niños sufre muchas variaciones; no depende únicamente del éxito socioprofesional de los padres, sino del tipo de equilibrio existente en el seno mismo de la pareja, y particularmente de la forma como esta última exhibe su estatus social: una actitud «discreta» incita un modelo de éxito profesional calcado al de los padres, con la adición de un nivel escolar; una actitud menos discreta incita a la búsqueda, dentro de las redes sociales construidas por los padres, de oportunidades de vida profesional.

30Al nivel del trabajo, estos obreros están «por fuera del rango» de su generación, y han construido en las relaciones del trabajo una fuerte consciencia profesional unida a una actividad sindical ejercida en el marco de los sindicatos oficiales totalmente integrados al sistema brasileño de relaciones profesionales. Fue justamente porque representaban este modelo de obreros salidos del rango que fueron estimulados por la jerarquía de sus empresas a ingresar en la competencia sindical; es de algún modo una persecución a sus obligaciones profesionales. Son los obreros quienes más se beneficiaron del período de crecimiento iniciado por el régimen militar en 1964; abandonaron la agricultura y llegaron a Sao Paulo al inicio de este período; actualmente tienen entre cuarenta y cinco y cincuenta años. Casados en su lugar de procedencia o muy poco tiempo después de su llegada a Sao Paulo, sus mujeres no trabajaron fuera del hogar, sino en el momento más difícil de su itinerario, esto es al comienzo.

31Esta descripción de un resultado, o del punto de llegada, que, de alguna manera, es externa al individuo, cubre procesos que han estructurado su propia trayectoria. Estos procesos se perciben y exponen como provenientes a veces, de un orden individual y otras como originarios de un orden social; ¿cómo hacer para describirlos desde ambos puntos de vista? ¿Cuáles son los modelos lógico-temporales en construcción, ya explícitamente expresados por los individuos o eventualmente reinterpretados por nosotros, o interpretados directamente en nuestro análisis en ausencia de una interpretación de nuestros interlocutores?

32Ninguno presenta su éxito como el resultado de una estrategia razonada o como el fruto de cualidades personales innatas; en el mejor de los casos indican de paso algún rasgo de su carácter que haya podido ayudarles. Todos, por el contrario, indican el esfuerzo que tuvieron que hacer por adquirir conocimientos formales. Pero su éxito estaría dado más bien, en el fondo, por un azar de circunstancias o de encuentros que supieron, sin haberlo buscado y casi sin quererlo, utilizar para su bien. Detrás de esta modestia totalmente construida, yace una profunda comprensión del sistema empresarial: lograr permanecer en su lugar sin tener que plegarse, siendo al mismo tiempo irreprochable profesionalmente. Habría ocurrido un desplazamiento de una estrategia de movilidad social en este grupo de obreros poco o nada instruidos; es el descubrimiento de un protector (padrino) en una empresa, ingeniero la mayoría de la veces (que a menudo se encuentra relacionado con el origen del contrato) lo que permitió una rápida socialización y sin tropiezos con el mundo industrial. La buena voluntad (horas suplementarias, cursos nocturnos, y más tardíamente integración al sindicalismo oficial) hizo el resto.

33Este descubrimiento comienza en la desembocadura de dos procesos mezclados: un período de tres a cinco años de trabajos duros y poco cualificados en pequeñas empresas o en empresas de interinidad (podríamos comparar en este sentido el polo petroquímico de Cubatao en los años cincuenta y sesenta con el de Camaçari en los años ochenta: los obreros eficientes ubicados en las empresas de trabajo intermedio son contratados por las grandes empresas); un matrimonio de principios del período o antes de la migración, desempeña un papel estabilizador de organización táctica; si es de final de período se embarca en una intensa movilidad profesional frente a la que los años pasados en la industria permiten pensar que puede ser productiva.

34Cada vez, después del inicio de la promoción, se expresa el gusto por dirigir subalternos, hasta el punto de hacerse estimar, incluso querer, por ellos. Búsqueda de gratificación adicional que legitima la promoción por la calidad de su relación con la base; más o menos presente pero nunca ausente del discurso y seguramente sí en la práctica. Este celo de legitimidad de la base, siempre referido al recuerdo de su origen modesto, se une con el reconocimiento de legitimación de sus superiores nunca rechazado fundamentalmente; si tuvieron lugar rechazos ocasionales, nunca tuvieron consecuencias importantes ni sobre su representación positiva de la organización industrial en su conjunto, ni sobre su carrera personal.

35Esta actitud con respecto al trabajo industrial es la clave para comprender su itinerario. Ni el nivel de escolaridad (muy diferente en cada caso: el final de los estudios primarios ocurre entre los doce y los veintisiete años), ni las diferencias (ligeras) de origen social, ni el hecho de haber migrado o no en busca de trabajo, ni el hecho de haberse desplazado solo o con el conjunto de la familia, ni el modo cómo se accedió al empleo estable o cuasi definitivo, pueden explicar esta movilidad profesional. Esta actitud puede forjarse en la dureza de una experiencia industrial inicial en la que la condición del hombre se encuentra en múltiples aspectos muy resentida, o en una dulce socialización dentro del sistema industrial (conocimiento previo del medio para los no inmigrantes, apoyo de una red local o familiar para acceder al contrato adecuado) pero estas diferencias se aniquilan por la fuerte movilidad social que confiere a unos y otros el mismo tipo de legitimidad socioprofesional y determina el mismo tipo de comportamiento con respecto a los inferiores, a los superiores, al sindicalismo y a la política, y el mismo celo al exhibir localmente el estatus de este logro profesional. Esta identidad profesional es central; sus caminos de expresión son muy diversos en el espacio social de la localidad residencial.

36Esta diversidad no tiene, en sí misma, mayor importancia en la medida en que no expresa un estatus externo. Pero entramos aquí a un nuevo campo social que posee sus propias reglas y en el que las personas pueden escoger con mayor libertad los lugares y modalidades para sus inversiones, comparativamente con la empresa.

37Entre aquel que intenta frecuentar las reuniones católicas dirigidas a la clase media, más por la presión de su esposa y de su entorno profesional que por convencimiento personal, aquel que invierte su tiempo de ocio en obras de caridad o movimientos de renovación cristiana hasta el punto de convertirse en uno de los responsables, y aquel que endiosa la imagen de la ciudad en que vive convirtiéndose activamente en miembro de los medios del deporte y del ambiente, hay claras diferencias que nos remiten a la forma en que cada uno ha tomado experiencias de su propia socialización. El espacio social local, siempre presente, no tiene para cada uno de ellos ni la misma dimensión, ni la misma intensidad.

38El espacio familiar en particular (sostenimiento de los hermanos y hermanas que han migrado recientemente) puede parecer prioritario con respecto al espacio local. También la elección de construirse una casa hermosa fácilmente transformable en superficie comercial, es algo muy diferente del militante permanente de obras cristianas que casi le impiden poder tener una casa propia. La diversidad de estas investigaciones sociales, de las que podríamos comprender su genealogía mediante la confrontación de los itinerarios individuales con los itinerarios posibles que ofrece el estatus de una posición social determinada, no puede esconder el hecho de que es justamente un estatus profesional idéntico el que se invierte en esta diversidad, y que se trata simultáneamente de una libre relación del individuo consigo mismo. Pero puede ocurrir también que esta inversión sea una preparación hacia el futuro, un cambio de profesión o la actividad más importante durante el tiempo de pensión: consejero municipal, comerciante, dirigente asalariado de asociaciones de beneficencia, son algunas actividades posibles antes del retiro y probables después del mismo.

39En segundo lugar la diversidad de estos espacios sociales no puede enmascarar a la comunidad el lazo social entre las personas. Aparecen entonces las diferencias de la experiencia individual y se erige, con algunos matices, una actitud común frente al sindicalismo, la política, la sociedad, que aparece como una prolongación del éxito profesional. Podríamos resumirla como sigue.

40La comunidad obrera constituida en sindicato, cualquiera que sea la orientación y la acción de este último, no puede ser criticada en ningún caso. Puesto que las empresas no aportan en salarios sino lo que ellas quieran dar, aún conociendo la difícil o dramática situación de algunas categorías de su personal, la organización sindical es algo absolutamente necesario en sí misma. Pero las organizaciones sindicales pueden tener estrategias opuestas que a veces se confrontan; en este caso, es imposible separarlas y juzgarlas; excepto cuando un sujeto ha sido víctima de una injusticia personal y ésta es tomada en cuenta por un sindicato y no por otro. Por un lado, tenemos entonces una masa inseparable de obreros que comparten la misma condición o el mismo destino de dominados con el que no puede haber más que solidaridad, puesto que se forma parte del mismo, y por otro, una unión de individuos que han tomado partido en alma y consciencia. Entre los dos una articulación contingente y la puerta abierta a todos los arreglos «impuestos por las circunstancias». La experiencia del trabajo se socializa en un primer tiempo, pero se conserva individual a pesar de ello, puesto que no puede dar lugar a un tipo de organización colectiva cuya orientación esté ya determinada y sea estable y duradera.

41El sindicalismo puede también poner en contacto con un campo todavía más contingente y aleatorio, el de la política. Es, en efecto, un campo en el que una expresión parece legítima para quienes gozan de un estatus socialmente integrado y reconocido de ciudadano (los demás, los no ciudadanos, se expresan por medio del recogimiento o la violencia). Luego es desde un principio, dentro de una matriz de integración conservadora, en donde se establece esta relación. Simultáneamente, la política es un campo peligroso en tanto que propiedad de profesionales que definen las reglas y códigos, y en donde se puede ser fácilmente manipulado y engañado. Con respecto al sistema de relaciones rigente en la industria que ha permitido su movilidad, apreciada puesto que ha reconocido valores reales (asiduidad del trabajo, adquisición de nuevos conocimientos, un sistema de trabajo en el que han sido definidas y sancionadas las funciones independientes de cada uno), el sistema de relaciones en el campo político es desviador. Las reglas, menos conocidas, son en cualquier caso mucho más flexibles, y los objetivos explicitados enmascaran los objetivos reales. De igual manera es preferible permanecer en el nivel político local en el que los conocimientos de los hombres concretos pueden limitar las incertidumbres del sistema. Es incluso de esta manera como hacen su presentación en el campo político: el celo por trabajar con hombres de buena voluntad, preocupados únicamente por el bien común, sea cual sea la tendencia política de la que provengan. Enunciado más ambicioso: instrumentalizar el sistema de relaciones políticas con objetivos que las desbordan. Si el deseo por participar en el universo político parece constante en este medio, los grados de esta participación son muy variables sin alcanzar jamás la regularidad de su inversión sindical, permaneciendo ésta como rampa de acceso al campo político.

42En el fondo y, a pesar de esta atracción, su posición de intermediarios, de técnicos ubicados entre los ingenieros y los obreros, podría representar más bien, y con cierta certeza, de lo que carece la sociedad brasileña para asegurar su desarrollo económico y político, su paso a una sociedad del «primer mundo», una población de sergents, es decir gente que conoce los problemas concretos (referencia a su pasado) y cuya posición permite resolverlos (referencia a su presente); todas las profesiones de un nivel más elevado que el suyo propio deberían pasar por este estadio intermediario, tanto en el medio industrial como en la sociedad, con el fin de que la experiencia del contacto con las realidades de base pueda generar la cualidad de su futura función directriz. El espíritu del self made man se asocia al de una identidad profesional fuerte. Es su manera de criticar la jerarquía sobre el terreno técnico-social, de la puesta en marcha de la técnica. Y accesoriamente, puesto que la metáfora militar no es neutra en el aspecto de la comandancia, esta crítica no se hace nunca explícita. Versión atenuada de esta posición: «hacer bien y dejar hacer», y contentarse con una posición en la que la identidad social y profesional es reconocida.

43El papel de las esposas en este contexto de movilidad social varía con respecto al esquema tradicional en el que el estatus de la mujer está totalmente definido por la relación conyugal sin que la movilidad social conlleve cualquier modificación del comportamiento, hacia un esquema del tipo clase media «arribista», en el que se expone en el consumo tomando la apariencia sobre un registro diferente y vecino, de una valoración del estatus del marido; pasando por el esquema clase media «moderna» en el que la esposa organiza las actividades extraprofesionales de su marido, hacia su lado. En todos los casos, la división sexual del trabajo y la asignación del trabajo doméstico sigue siendo el modelo vigente.

44Los tiempos sociales de la historia individual y de la historia colectiva progresan paralela y armoniosamente. No hay ningún obstáculo en esta progresión. Puesto que la movilidad de las capacidades individuales de tales agentes no se ha efectuado nunca en su encuentro con las disfunciones o injusticias. No, puesto que algún juicio de valor se opone a esta función crítica, pero en nombre de un principio de realidad que pone en relación, a nivel individual y colectivo, los posibles resultados de la acción con sus riesgos. Estrategia bien calculada según los códigos sociales dominantes. De este hecho se desprende el que la historia social colectiva no aparezca en sus retalos como un lugar en movimiento, sometido a oposiciones o contradicciones, sino como un tiempo inmóvil que estructura permanente y progresivamente sus estrategias, a imagen de la progresión continua de la actividad económica, del contrato, del desarrollo industrial.

45No es, sin embargo, ésta la única manera en que se anudan las relaciones de la historia social individual con la historia social colectiva. Vamos a verlo analizando otros itinerarios obreros exitosos. El régimen militar y el crecimiento económico de los años sesenta y ochenta también han producido categorías obreras que han dado nacimiento a un tipo de sindicalismo que ha sido a su vez el origen del cambio de régimen. Entonces, la confrontación entre los tiempos sociales de historias individuales y los tiempos sociales de la historia colectiva adquiere todo su interés, ya que nos permite el examen de procesos que han conducido, algunas veces, a una integración acrítica y en otras a una integración crítica.

Obreros integrados pero críticos

46Obreros que han tenido éxito logran integrarse también de manera crítica a su sociedad. En lugar de colocar en la vida local, política u otra, su éxito profesional mediante la exhibición de un estatus social, desarrollan dicho estatus formando parte de la organización de trabajadores, ora en el lugar de trabajo, ora fuera en las organizaciones sindicales y políticas que se han propuesto modificar profundamente tanto el sistema sindical o político mismo, como la distribución de papeles entre los diferentes actores de estos sistemas.

47En el último caso el rol de las esposas cambia de una asistencia permanente, pero en el lugar doméstico de acuerdo con las normas de la sociedad global, a una actitud de reserva que se desplaza entre la tolerancia amistosa y la exteriorización. Distinguiéndolas del otro grupo, tienen menos lugar en la inversión social (militante esencialmente) de su marido. La inserción del grupo doméstico en la parentela del hombre o de la mujer está subordinada a la práctica militante, dependiente de sus horarios y sus «disparos»; por lo tanto es menos intensa que la del grupo precedente. En cuanto al futuro profesional de los niños, éste debe asegurarse, como para el primer grupo, mediante una formación escolar lo más completa posible.

48Fuera del rango de su generación, gracias a su éxito en el trabajo industrial, exhibiendo igualmente una fuerte consciencia profesional, ¿cómo llegan entonces a estar en organizaciones con grupos políticos obreros que no se contentan con administrar el sistema de relaciones profesionales según el esquema dominante legalmente vigente, sino que intentan fortalecer la organización obrera actuando si es necesario al margen de los cuadros legales existentes?

49Habiéndose beneficiado de la misma coyuntura de desarrollo económico, a veces con una experiencia de trabajo anterior al período de régimen militar, no aparecen como presos de este logro. Y, evitando como los primeros, su presentación como fruto de una estrategia personal, consideran que este período de desarrollo industrial tuvo un costo colectivo (a veces un costo individual). Es de alguna manera como pago de este costo que se organizan y organizan a sus compañeros. ¿Por qué llegan a estar en tal posición?

50Separemos la pregunta del logro profesional de la iniciativa social.

51La trayectoria profesional sigue un proceso parecido al que los obreros del primer grupo han expresado: origen social modesto o muy modesto, niveles escolares medios, trabajo regular y serio, estrategias de educación formal, alcance y toma de oportunidades de mejoramiento de conocimientos no formales y aprovechamiento del sistema racional de orden privado (el padrino) existente en todas las empresas. Una ligera diferencia, sin embargo, en lo referente a la adquisición un poco más rápida de la competencia profesional, defensa y valoración de la misma desde el inicio hasta el final de la carrera.

52Si queremos comprender cómo se ha constituido la distancia crítica con respecto al orden social existente, es necesario adentrarse en los detalles de la historia individual para ligarlos al contexto del movimiento social.

  • 19 Colectivo Révoltes Logiques, Esthétiques du peuple, PUV La Découverte, 1985.

53Para uno de ellos, descendiente de italianos comunistas (pero católicos), quien se enorgullece de tan feliz socialización desde la edad fetal (su madre, como su padre, estuvo en prisión mientras le esperaba en su vientre) y quien vivió, con curiosidad aprobada, su adolescencia y el inicio de la edad adulta en el contexto de los movimientos sociales del período populista (1958-1964), siendo la persecución de un espíritu crítico social un fenómeno posiblemente determinado socialmente. El hecho de que tal posibilidad haya llegado a término en este caso (y probablemente también para uno de sus cuatro hermanos y hermanas), señala muy bien la importancia de las elecciones individuales. La prisión, conocida por él durante el régimen militar en 1972, no le hará dudar de su elección inicial. Pero, de la misma manera en que podemos constatar que en la época de la primera socialización gracias al trabajo industrial, el vigor c importancia del movimiento social se relacionan armoniosamente con el proceso de su socialización familiar, constatamos también que tal elección se perpetúa en medio de la adversidad (la fragilidad del movimiento social y la cárcel) y posterior a la adversidad, cuando renace el movimiento social. La historia individual aparece entonces como estructuradora de una ipseidad19 o una fidelidad a sí misma, un tiempo personal que utiliza los recursos sociales cuando existen o que se resiste frente a su desintegración.

54Sin embargo, la preocupación por organizar a los obreros no le representa una necesidad vital, de una necesidad de enfrentar la opresión y la injusticia, sino más bien el deseo frío y calculado de democratizar las relaciones del trabajo para asegurar una repartición más justa de los beneficios. Deseo que parece yacer en sus características de organizador. Pero habríamos podido aplicar esto a cualquier otro campo, el de la producción, por ejemplo, que nunca lo ha tentado. Digamos que el deseo de ser reconocido por sus pares es suficientemente poderoso para perdurar a lo largo de los caprichos del tiempo.

55Tomemos un caso totalmente opuesto. U. es negro y el hijo mayor de trabajadores agrícolas expulsados de su tierra tras un conflicto entre su padre y su patrón. Llega con diez años a Río (1933) y hasta los veinticinco tiene una trayectoria clásica: escuela hasta los trece, trabajitos, industria textil, servicio militar, metalurgia y adecuado inicio de formación profesional. Podríamos decir que si en 1948 ingresa en el Partido Comunista Brasileño en su empresa, aceptando luego entre 1952 y 1955 ser «empleado» del partido (encargado de la búsqueda de empleo y organización de células en las empresas que el partido ha escogido como estratégicas), es porque en la posguerra y en Río en particular, el PCB (legalizado de 1945 a 1947) representaba un movimiento social fuerte y capaz de proponer una alternativa social y política para el medio obrero.

56Podríamos decir también que si en 1955, con treinta y dos años, decide cambiar completamente de orientación (sale de Río hacia Sao Paulo, interrumpe sus relaciones, se casa, compra una tierra y construye su casa, se enrola en un intenso proceso de formación profesional y, con la ayuda de un padrino, vence los escalones de la jerarquía hasta convertirse en 1969 y ocho años antes de su retiro, supervisor de una sección de 80 personas, todo esto en la misma empresa), es porque ha percibido que el movimiento social no puede ofrecerle, sino una precaria y aleatoria carrera, hecha de empleos subcalificados (a causa del cambio permanente de empresas) y entrecortada por encarcelamientos intimidatorios. Esta línea que seguirá durante 22 años hasta el retiro, no se desviará ni por los violentos sobresaltos del movimiento social del año 1968, ni por la posterior reorganización del PCB en los años setenta. Sabía que no había justa medida posible, y que era necesario durante este período escoger una u otra alternativa. Difícil elección puesto que lodo el período de logros y ascenso profesional se valora muy poco en su relato, en oposición frente al pronto retiro de la vida activa (es posible que en el Brasil se prolongue la actividad dentro de una empresa más allá de la llegada normal del retiro después de treinta y cinco años de servicio), para retomar una actividad militante de tiempo completo.

57El movimiento de la historia da estructura aquí a una identidad doble de la persona; la oposición radical entre el tiempo social del movimiento y el de la sociedad dominante, ubica al individuo en una situación de esquizofrenia, ya que su referencia permanente sigue siendo la del movimiento social: los años más ricos de su vida son estos tres años como empleado del partido. Pero su promoción sucesiva y siguiente por la cual se moviliza completamente, no lo autoriza a participar, ni material ni moralmente, en el movimiento social.

58La observación de armonías y discordancias entre el tiempo social individual y los tiempos sociales colectivos, entre, por una parte, un orden privado que da estructura a la inversión social y que establece un diálogo con el orden público, representado aquí por el movimiento social, creando así un «círculo virtuoso» de intercambio, y por otro, un orden privado creado, roto, recuperado por los tiempos sociales colectivos opuestos (el del movimiento social, el de la sociedad dominante), sugiere que las estructuraciones sociales que han dado forma al individuo en su juventud pesan más que aquellas más tardías. Ya que el riesgo propuesto por el movimiento social en cada caso es más o menos idéntico (también era peligroso ser militante clandestino del Partido Comunista en 1952-1955 como en 1970-1972); y la edad de los sujetos confrontados a esta elección es más o menos idéntica: treinta y dos y veintiocho años. Pero uno es soltero, recientemente calificado sin poder ejercer su calificación, negro, socializado en el universo de un partido clandestino a título individual y bastante tarde (a los veinticinco años, por medio de un profesor técnico); el otro, el más joven, casado, blanco, ejerce desde hace siete años su calificación en una multinacional automovilística reputada por sus exigencias profesionales, está acostumbrado desde la infancia a la clandestinidad. Tantas incertidumbres, por un lado, tantas certezas por el otro; en el primer caso, el modelo lógico-temporal del camino se va construyendo (las decisiones se toman dentro de la sucesión de coyunturas); en el segundo caso, es un modelo arqueológico: una socialización inicial determina la continuidad de las escogencias.

59¿Cómo analizar la construcción de la diferencia entre comportamientos críticos que, cada uno a su manera, se hacen partícipes del movimiento social y lo hacen evolucionar, y la conformidad de los comportamientos de integración de los obreros del primer grupo?

60La crítica social expresada por los obreros del segundo grupo no está exenta de retornos o ambivalencias, pero expresa en cualquier caso una distancia con respecto al orden social dominante que no encontramos en los obreros del primer grupo. Este distanciamienio tiene su origen en los procesos de socialización de la infancia, de la adolescencia o del inicio de la edad adulta que permitieron a los actores integrarse a la segunda vertiente de la historia social colectiva, la del movimiento social opuesto al orden social dominante. Los obreros del primer grupo se enfrentaron igualmente a esta alternativa, pero fuera del hecho de que ningún elemento de su socialización anterior los preparaba para tal eventualidad, hicieron, cuando la ocasión se les presentó, una elección diferente. Sin embargo, esta ocasión se había presentado en un momento en que, comprometidos en un proceso de movilidad profesional y, abriéndose claramente la alternativa de proseguir o interrumpir el proceso, no habían adquirido, ni era socialmente reconocido, el estatus socioprofesional. Cuando estos momentos, trivializados en el relato, dieron lugar a debates de consciencia, fue en nombre del realismo (evitar un salto hacia lo desconocido) que se tomaron las decisiones.

61Sin embargo, entre los obreros del primer grupo, ¿conformidad es acaso sinónimo de conformismo? Detrás de la sumisión, ¿qué prácticas había de evasión o de resistencia? Ya que, por fuera de las oposiciones conformismo/rebeldía, integración/crítica social, que indican una relación diferente con la ley social y relaciones diferentes entre dominantes y dominados, ¿qué hechos son los que en la relación —social— que el individuo sostiene consigo mismo, o en la relación que el grupo doméstico sostiene con su orden privado, parecen indicar vías de renovación social, no a nivel social en la relación dominante/dominado ya que este problema ya fue tratado, sino en el nivel privado? ¿Cuáles son los hechos y valores, poco puestos en escena por la sociedad dominante, que parecen por el contrario ser muy valorados por los individuos? ¿Y cuáles fueron los procesos de este descubrimiento y de esta valoración?

62En el campo de la inversión extralaboral, hemos observado un mecanismo común: la muestra del logro profesional. Pero, ¿habría acaso en escena una dimensión más personal de estas actividades? En uno de los casos, parecería que ninguna: los placeres personales y sociales de la integración y del reconocimiento social parecen suficientes. Mientras que otros incluyen en su discurso una nota adicional: una que nos remite a un sueño de infancia que permite decir y ser escuchado, encontrando su realización en un movimiento religioso de inspiración carismática, caracterizable por su nivel social de clase media, al mismo tiempo que por el aspecto caluroso y optimista de las ceremonias; oportunidad social entregada a la expresión y probablemente a la innovación personal. Proceso comparable al de aquel que tiende a reconstruir generosamente (tiene los medios) y gratuitamente (no existe estrategia escondida o por mostrar) el modelo casa grande/familia grande, que fue en algún momento el de su infancia rural; por el placer del recuerdo de una armonía pasada, que de alguna manera debe servirle al presente.

63A los obreros del segundo grupo, el campo de la crítica social les queda abierto en el marco del trabajo; disponen del espacio de autonomía más amplio. Pero opera una distinción entre quienes se privan voluntariamente de toda autonomía privada, la mirada fija sobre el cambio de la sociedad, mientras que los otros descubren un placer mayor en la organización misma de los procesos de cambio, los desafíos y las innovaciones que ofrecen las coyunturas en el orden público. Y si el orden privado pasa a un segundo plano, tiene la tendencia a estructurarse según el orden público, en una especie de búsqueda de renovación, más imprevista que planificada.

64No trataremos este problema hasta el final del artículo, ya que concierne a todas las categorías de obreros. Señalaremos simplemente por el momento, que estas fuentes de renovación, presentes en cada una de las categorías, son más intensas en aquellos que establecen una distancia social crítica. La pregunta planteada entonces es saber si, a nivel público o social, estos comportamientos empíricamente ubicados que provienen de cierta autonomía de escogencia entre los obreros de los dos primeros grupos, pueden encontrarse igualmente en los obreros del tercer grupo. Es decir, ¿existen casos en los que estos comportamientos son socialmente imposibles? Es la pregunta que podemos plantear al examinar las trayectorias de personas de la base de la escala social obrera que se conciben, en grados variados, en situación de fracaso social. Un fracaso social en todo caso relativo puesto que una buena parte de la población activa no llega nunca a tener un empleo más o menos estable.

Los que se han entregado a su suerte

65Se trata aquí de obreros y obreras que después de 10, 20 y 30 años de trabajo, o ya en retiro, han quedado en los más bajos escalafones de la calificación profesional. Habían migrado, sin embargo, a Sao Paulo con miras de mejorar su situación económica, y todos lucharon, o luchan aún con esta meta, pero perciben tener más o menos posibilidades (según su edad).

66Mano de obra u obreros especializados, trabajadores a domicilio para la industria, la situación de precariedad es idéntica. Precariedad económica: los fines de mes son siempre difíciles, la mínima interrupción de los ingresos plantea graves problemas: venta del mobiliario, cambio de habitat, recurrir a la ayuda social pública (municipalidad) o privada (iglesias y diversas asociaciones). Precariedad social: los lazos familiares se relajan, probablemente a causa de la distancia geográfica en los lugares de migración, pero también y sobre todo porque cada uno sabe, al llegar, que afrontará individualmente un destino, en particular al casarse y tener hijos; y si la solidaridad familiar existe, es muy pocas veces el resultado de una estructura social que organizara su reproducción, aunque la expresión de preceptos humanitarios más amplios puedan ser privilegiados en el ámbito familiar. En el caso de los más desfavorecidos, caso del conjunto de hermanos y hermanas de una misma generación que se encuentran en idéntica situación sin que ninguno pueda ayudar a los demás, caso de un hogar que se considera demasiado inferior frente al conjunto de hermanos y hermanas para tomar la iniciativa en la demanda de ayuda. Esta última puede provenir en cambio de la iniciativa del más acomodado.

67A estas dos formas de precariedad se agregan a menudo problemas de apariencia particular, en realidad sociales, manifestados como enfermedades crónicas (físicas o mentales) o «carencia de suerte»: el hombre que bebe, problemas de pareja ligados a las dificultades materiales. El futuro de los niños no es objeto de grandes proyectos: bastaría con que tengan una vida más fácil a la de sus padres; esto daría por lo menos sentido a su propia existencia.

68Desde el comienzo estas carencias no han sido claramente identificadas (ausencia total o casi total de escolaridad, sufrimientos en el medio familiar de origen) aunque pueden hipotecar la continuidad de una trayectoria y podrían explicar un relativo estancamiento. Por otra parte, el espíritu, quizás el gusto, por el trabajo, la seguridad de que constituye el único medio para «salirse con la suya» no son elementos menores a los de aquellos que han logrado una fuerte progresión profesional. No percibimos tampoco efecto de generación (las edades varían de treinta y cinco a sesenta años) o con respecto a la edad de llegada a la ciudad (la mayoría de ellos han migra-do entre los veinte y veinticinco años), ni tampoco efecto a partir de las modalidades de migración (migración aislada o migración de una familia entera) en lo que podríamos denominar como dificultades de adaptación al medio urbano.

69Debemos entonces adentrarnos en la historia particular de cada trayectoria y notar como cada relato representa las situaciones y los procesos del fracaso. Si es fácil representarse y presentar a los demás, con modestia, el éxito (ver los obreros del primer grupo), no es fácil explicar verbalmente el fracaso. Primero porque a nadie le gusta hablar de sus fracasos, en particular en Brasil en donde el dicho: «La esperanza es lo último que se pierde» está muy extendido. Sería sin duda útil intentar hacer una repartición entre los que creyeron en el éxito social y los que nunca han compartido estos valores: toda renunciación sugiere el fin de un anuncio. ¿Cuál es entonces el proceso de renuncia? ¿Anuncia éste algún valor nuevo o diferente, y de qué manera lo hace? ¿Continúa siendo moldeado por el anuncio que hace la sociedad dominante?

70Las situaciones de precariedad económica sobrepasan las dificultades de acceso a las personas para realizar las entrevistas; es muy difícil, casi imposible, hablar con personas que están o se sienten «en el fondo del abismo». No nos entrevistamos sino con personas que tuvieron situaciones más difíciles que la que tienen en el momento de la primera entrevista y, que están, de alguna manera, en una pendiente en ascenso.

71En el marco global en que la pobreza es considerada en principio como una desgracia personal, hay dos formas de hablar de la pobreza personal y colectiva.

72Unos presentan el encadenamiento de aspectos concretos con bastantes detalles, sin caer en la miseria, pero como para ver mejor la poca mejoría alcanzada hasta el momento actual. Al mismo tiempo la destreza, en el momento en que se vive como su faz opuesta, la prueba, al sobrepasar la primera, no se representan ni como un destino personal (otros están en la misma situación y algunos han sido solidarios en este caso), ni como un problema colectivo, como una situación susceptible de análisis global. El sentimiento de imposibilidad o de impotencia es muy fuerte. Por el contrario, este paso difícil queda en la memoria como una posibilidad de retorno y las manifestaciones de solidaridad del pasado (recibidas) se unen a las de la solidaridad actual (dada). Una solidaridad activa se manifiesta en forma privada en las relaciones de vecindad, pero el apoyo requerido de instancias especializadas, privadas o públicas, sigue siendo un proceso recursivo individual poco vergonzoso.

73Los demás sugieren más de lo que describen en cuanto a su pasado. Este pudor no significa, sin embargo, que el problema de la pobreza esté aún más privatizado. Significaría más bien inversamente que el problema es poco expresable individualmente y que debe ser tratado socialmente. Socialmente y no políticamente: las capas dominantes tienen su parte de responsabilidad frente al problema de la pobreza, más por omisión que por voluntad deliberada. La solidaridad de los pobres o la salida de la pobreza es su asunto colectivo y no un asunto de la sociedad en su conjunto. Comportamientos de solidaridad individual sistemática o comportamientos más colectivos organizativos para salir de la pobreza, están referidos a un fundamento más religioso (el «reino de Dios» sobre la tierra sólo es posible en las condiciones actuales, los pobres deben organizarse entre ellos) que político o social (¿por qué medios asegurar una distribución de la riqueza diferente?).

74En este contexto, el empleo, que es la única manera de salir de una situación como ésta, está inicialmente marcado por la fragilidad. Estabilizarlo obliga a pasar, sin discusión posible, por encima de las exigencias de los empleadores a nivel laboral. No es sino tras un reconocimiento de cualificación personal (registrada en la hoja personal de trabajo) que algunas tácticas se posibilitan: cambiar de empleo para acercarse al lugar de residencia, para buscar un mejor salario, para pasar a una empresa que ofrece más oportunidades de promoción, u horarios que permiten un trabajo informal. Pero es siempre riesgoso en el caso de ser obrero especializado sin profesión definida, el cambiar deliberadamente de empresa; el riesgo es el de ser contratado como operador. La táctica más segura sigue siendo la de quedarse en la misma empresa, aun sin muchas esperanzas en cuanto a la mejoría en cualificación y salario, con el fin de crear relaciones de fidelidad con un superior jerárquico, que puede eventualmente evitar una licencia en caso de coyuntura desfavorable. Táctica precaria, más bien fructífera a largo plazo, socialmente valorada pero cuyas consecuencias a nivel psicológico, son a menudo importantes. Otros intentan armonizar la aceptación a este sometimiento por medio de una lucha colectiva prudente pero tenaz, llevada a cabo con sus pares en el lugar de trabajo. Otros renuncian finalmente a cualquier posibilidad de progreso y deciden ignorar su precariedad adoptando un libre comportamiento crítico en las situaciones del trabajo. Los cambios de empleo son frecuentes y la precariedad se hace doble. Hay que ser propietario de su casa para utilizar esta táctica sin lesiones personales, el caso contrario será el tugurio; lo que explica la importancia material y simbólica de la movilidad alrededor de la autoconstrucción, o eventualmente la adquisición de una casa. Es en nombre de valores personales, tales como la libertad y el honor, que se construye esta actitud. La libertad o el honor, en la pobreza parte de la ideología dominante y constante en la historia social del país.

75¿Cómo analizar el proceso de activación de un itinerario de estancamiento o regresión? ¿Cómo analizar el encuentro entre tiempo social de la historia individual, fundador de una dinámica privada y el tiempo social de una historia colectiva que es a la vez el de los dominantes y el de la historia social? Tomemos dos casos bien diferentes.

76Para A. los acontecimientos se anunciaban más o menos bien hasta la edad de treinta y cinco años. Nivel escolar medio (la mitad de los cursos primarios completados a los veinticinco años), 6 años de trabajos diversificados en empresas de interinidad industrial y de construcción, y un primer contrato estable a los veintiséis años. Una primera licencia a los treinta años le permitiría encontrar a los militantes; prosigue con los cursos profesionales que había comenzado antes de la licencia, obteniendo a medias (meio-oficial) la cualificación que desea. Se le entrega una segunda licencia por motivos sindicales, y una tercera vez por motivos económicos al inicio de la recesión de 1980, a los treinta y cinco años. Ejerció el mismo empleo en todas las empresas en que trabajó, sin haber logrado incluir su calificación en la hoja de trabajo, inscripción a la que tenía derecho dado su tiempo de práctica; pero habría tenido que saber negociar mejor con sus jefes, sin ser expulsado por motivos sindicales. Pudo comprar sin embargo un terreno y construir la planta baja de su casa.

77De 1980 a 1985, período durante el que se alargan los episodios de enfermedad mental de su esposa, estará varias veces desempleado, con entremeces de empleos subcalificados que no corresponden a su oficio, a menudo en empresas de interinidad por tiempo limitado. Se siente en constante regresión («cualquier empleo nuevo que encuentro es peor que el anterior») y cuando vuelve a encontrar la estabilidad laboral en 1985 en una pequeña empresa de reparación de calderas de centrales térmicas, se da a sí mismo una nueva esperanza.

78El inicio de este período de recesión es el efecto conjugado de la crisis y el agravamiento de la enfermedad de su esposa. Pero se encuentra felizmente inserto en un grupo de militantes que lo han ayudado bastante, moral y materialmente; de lo contrario habría caído más bajo: vender su casa o entregar a los niños bajo asistencia. Así resume su trayectoria hacia finales de 1987: «Yo venía a triunfar y no hice más que descubrir». Y si en la actualidad se organiza para resistir colectivamente las prácticas de una empresa de segunda que trata de engañar regularmente a los obreros en el asunto salarial, y si piensa que no hay más salidas individuales fuera de la colectiva, es porque la dureza de una coyuntura de la historia colectiva ha deshecho los sueños de éxito individual simultáneamente con el descubrimiento, en la realidad concreta, del movimiento social, una alternativa posible frente al aplastamiento individual.

79Por el contrario, P., sesenta años actualmente, conoció un período inicial (1950-1968) de buena estabilidad en la industria que nunca pudo concretar en el plano de la cualificación profesional, por no encontrarle un interés (no había cursos de formación profesional) y porque esperaba con el tiempo justicia por parte de la industria. Cansado a los treinta y cinco años de esta trayectoria de sometimiento que no producía ningún resultado, propietario también de su casa, y en circunstancias de completa opresión sindical y política (1968), reaccionó expresando su opinión cada vez que un superior jerárquico le sometía a una humillación o injusticia. Se trata de una trayectoria llena de empleos de corta duración cada vez más descalificados, hasta llegar al de barrendero de calles, con períodos de subempleo y desempleo más o menos voluntarios, presentados como un desprendimiento con respecto al sistema de relaciones en la empresa que obliga a la complacencia. Mientras descubre por medio de la religión y el recuerdo de su padre una especie de rigor moral que lo compromete, fuera del trabajo, en prácticas deliberadas de asistencia y solidaridad hacia la familia o hacia cualquier persona que lo requiera. Inversión completa, en el plano simbólico, de su situación: el más pobre está decidido a ejercer la caridad.

80Vemos cómo en estos casos difíciles en que el individuo parece disponer de pocos recursos, se construye parte de la autonomía individual; el individuo parece poder preservar siempre por medio de lácticas variadas y combinadas, repliegue y resistencia, antes que tomar impulso por medio de estrategias duraderas, un espacio de autonomía; no es posible sin embargo afirmar que el mecanismo funciona en todas las situaciones, en particular las más precarias. Podemos al menos decir que un acceso duradero al trabajo industrial (o sin dudas a una actividad económica regular) permite una estructuración de la unidad social «sujeto». Esta autonomía excava su fuente en el encuentro de un tiempo social individual o de una experiencia privatizada que se reactiva y reinterpreta cuando algunas coyunturas sociales parecen poder ser dominadas o evitadas. Táctica que permite la auténtica preservación del sujeto. A la forma lenta de intervención, del orden de la usura, del tiempo social colectivo, corresponde una lógica del tiempo social individual o del orden privado que parece ordenar sus variaciones o sus adversidades. Por el contrario, son las coyunturas sociales fuertes las que pueden, suscitando en el individuo tácticas de defensa, hacerle descubrir el interés del movimiento social. La intervención del tiempo social colectivo, dulce al principio, se hace entonces brutal, como si diera estructura a la historia social individual. El sujeto sigue siendo el único operador de sus formas de acción, aun si son socialmente ubicables, a la vez como formas comunes o colectivas y en su contenido. Socialmente limitado por un número reducido de posibilidades, es a su vez el actor el que ejerce estas elecciones.

81La expresión social o pública de los obreros de este tercer grupo está limitada en el campo del trabajo aun cuando es muy fuerte individualmente; fuera del trabajo, los espacios sociales de expresión toman a veces un sentido con respecto al trabajo, como recuperación de un estatus que fuera rehusado (y en dicho momento la forma recuperación se asocia con un sentido que puede ser independiente, dado por el nuevo campo social invertido), y a veces aparecen también independientemente. Por el contrario, estos obreros se encuentran frecuentemente impedidos para la innovación en su orden de relaciones privadas, puesto que el orden social no los reconoce en absoluto, para poder representarse a sí mismos su propia autonomía. «Innovación» que se refiere a menudo a formas y contenidos sociales e históricos. Pero, ¿acaso el retorno al pasado «anacrónico» pero inevitablemente reinterpretado puede representarse como una forma social que muere? Son de alguna manera «testigos de civilización» fuera de la historia, pero no de su propia historia. Civilización construida por fuerza en la penuria y la pobreza. De otra parte, estas formas innovadoras no se refieren necesariamente al pasado. La instalación discreta en una suerte de invisibilidad social es a menudo rica en poética popular —«la pasión por la libre apariencia»— de la que nadie puede afirmar si es enriquecedora hacia el futuro o simple promesa del olvido.

Conclusión

82Oponiendo los de abajo y los de arriba, hemos partido de las categorías de mayor contraste. Las categorías intermedias son probablemente las más ricas para un estudio, desde el punto de vista del análisis biográfico, ya que ponen en escena una gran variedad de bifurcaciones e inversiones, y entremezclan mucho el orden público y el privado. Por ejemplo puede haber sucesión e inversión, luego paso de un orden dominado por lo público a un orden dominado por lo privado y viceversa (ciclo de vida y ciclo social); pueden existir interpretaciones privadas de experiencias sociales y una inserción permanente de las primeras en las segundas. Un inventario de estas formas es equivalente a un inventario de circunstancias de la constitución de culturas obreras; un contenido, y un sentido, son dados a las diferentes «retóricas interpretativas» de la combinación de tiempos sociales individuales y colectivos que habrían sido ubicados por los sujetos y por el sociólogo. Pero el modo de constitución de tales culturas sobre el eje de los tiempos sociales como sobre el eje privado-público es tan importante como el resultado de los productos finales.

Notes

1 El término corresponde a la traducción literal de la categoría creada por el autor. En adelante le denominaremos laboral-extralaboral

2 R. Da Malta, A casa e a rua. Espaco, cidadania, mulher e morte no Brasil, Ed. Brasiliense, 1985.

3 M. Agier, «Le sexe de la pauvreté», Cahiers du Brésil Contemporain, 8 (diciembre 1989), pp. 81-112.

4 M. Auge, Pouvoirs de vie, pouvoirs de mort, Flammarion, 1977, p. 10.

5 Histoire de la vie privée, 5 vols., Seuil, 1987.

6 L. Seve, «La personnalité en gestation», en Je, sur l'individualite, Messidor, París, 1987, pp. 209-250. «L'immense panoplie des formes historiques d'individualité éparpillées dans l'espace social ne se recompose en système que dans les vies individuelles ou s'eprouve la cohérence ou l'incohérence, la viabilité ou l'inviabilité humaine de la formation sociale elle-même.»

7 C. Dejours, «Adolescence: le masculin entre sexualité et société», Adolescence, 6 (1988), pp. 89-116.

8 A. Cottereau, «Préface» a D. Poulot, Le sublime, Maspero, 1980.

9 D. Kergoat, «Plaidoyer pour une sociologie des rapports sociaux», en Le sexe du travail, PUG, 1984, pp. 207-220.

10 E. Balibar, I. Walerstein, Race, Nation, classe, les identités ambigues, La Découverte, 1988.

11 A. Touraine, «Syndicalisme et société en Amérique Latine», Revue Française de Sociologie, XXIX-1 (1988), pp. 117-142.

12 G. Mauger, L'approche biographique en sociologie: une démarche contestataire, Mesa redonda de l'Institut d'Histoire de Temps Présent, 10 de junio de 1988, p. 21.

13 F. de Coninck, F. Godard, «L'approche biographiquc a l'épreuve de l'interprétation, les formes temporelles de la cuasalité», Revue Française de Sociologie, XXXI-1 (1990), pp. 23-54.

14 P. Bourdieu, «L'illusion biographique», Actes de la Recherche en Sciences Sociales, 62-63 (junio 1986), pp. 69-73.

15 R. Cabanes, «Cultures ouvrières militantes et récits de vie: une approche méthodologique», Pratiques Sociales et Travail en Milieu Urbain, 11 (1989), pp. 69-107.

16 P. Ricoeur, Soi même comme un autre, Seuil, 1990.

17 P. Ricoeur, Temps et rêcit, Ed Seuil, 1983, capítulo 2.

18 P. Bourdieu, «Introduction a la socioannalyse», Acles de la Recherche en Sciences Sociales, 90 (diciembre 1991), pp. 3-6.

19 Colectivo Révoltes Logiques, Esthétiques du peuple, PUV La Découverte, 1985.

Notes de fin

1 Traducido por Hernando Salcedo Fidalgo.

Auteur

ORSTOM. Instituto de Investigación Científica para el Desarrollo en Cooperación.

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr