Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte segunda. Movilidad social, trayectorias laborales y transformaciones socio-estructurales

Trayectorias laborales en la perspectiva comparativa de obreros en la industria colombiana y la industria alemana

Rainer Dombois

Texte intégral

1El supuesto de que los obreros industriales forman una colectividad, un grupo sui generis, con características sociales comunes a ellos y distintas de las de otros grupos, hace abstracción de la diversidad real que se da dentro del trabajo industrial. Además de la diferenciación social elemental entre capital y trabajo asalariado existe una «diferenciación de poder secundaria» (Kreckel, 1983, 142) dentro de la misma clase obrera. Aunque los obreros industriales comparten algunas condiciones estructurales, como la situación asalariada, la subordinación a regímenes fabriles, el trabajo cooperativo en procesos de producción tecnificados, estas condiciones no revelan sin embargo gran cosa, ni sobre la diferenciación real en las situaciones de trabajo, en las oportunidades en el mercado de trabajo, ni sobre las actitudes y estrategias de los obreros (cfr. Katznelson, 1986).

2Las discusiones recientes sobre la segmentación en el mercado de trabajo han dado aportes importantes al análisis de la diferenciación social de la clase asalariada en el mercado de trabajo, entendido éste como la principal institución social en la asignación de probabilidades sociales desiguales.

3Partiendo de la critica de la economía clásica, según la cual es la demanda y la oferta en el mercado de trabajo que, por la competencia, determina empleo y salarios, se establece que en el interior de la clase salarial existen non competing groups: grupos cuyas oportunidades de trabajo y empleo son regidas por normas e instituciones que limitan la competencia entre los grupos y reglamentan la competencia dentro de los grupos. Tal segmentación se basa en formas del «cierre social» que excluyen a determinadas personas de la participación en la competencia por empleos y trabajos (ed. Kreckel, 1983, 144; Haller et al., 1985).

4Las explicaciones teóricas de la segmentación destacan el papel de instituciones, normas, políticas o intereses que intentan aprovechar calificaciones (Doeringer y Piore, 1972; Lutz y Sengenberger, 1974), mantener el control sobre la mano de obra (Gordon, Edwards y Reich, 1982) y/o reducir la competencia entre la mano de obra por normas de exclusión (Ru-bery, 1978).

5La discusión ha aportado clarificaciones valiosas en cuanto a actores, intereses, estrategias y correlación de fuerzas, que determinan estructuralmente la distribución desigual de oportunidades en el mercado laboral (cfr. Toharía, a 1986).

6Sin embargo, le ha prestado poca atención a los procesos mediante los cuales se ubican las personas en el mercado laboral, en el transcurso de su historia individual, y se transforman mercados de trabajo a la luz de la movilidad laboral individual. Parecería que la diferenciación de la situación actual de personas en un mercado segmentado, en un momento dado, fuera suficiente para explicar las oportunidades vitales y laborales de las personas: las características atribuidas a las personas o adquiridas por éstas, por un lado, y los márgenes de negociación y las oportunidades laborales definidas en los mercados de trabajo, por el otro, corresponderían mutuamente en tal forma, que hicieran superfluo el análisis de la trayectoria vital y laboral de las personas, sus estrategias y sus perspectivas.

7El trabajo y el empleo que realizan las personas en un mercado de trabajo segmentado, representa, para ellas, una situación en su vida laboral. Están, como destaca Bahrdt, involucrados «en relaciones sociales, que traspasan la situacion actual» y tanto el pasado como las expectativas hacia el futuro se entrelazan con la situación actual (Bahrdt, 1987, 79).

8Las personas se encuentran en diferentes fases o ciclos de su vida laboral: unas, de mayor edad, ya han pasado por trayectorias largas de formación y de trabajos, otras apenas se han integrado al mundo del trabajo. Los mayores partieron de condiciones sociales y de mercado de trabajo diferentes a las de los jóvenes. Y la situación laboral actual como etapa de una trayectoria, aunque delimite el espacio social, no necesariamente determina las perspectivas, opciones y estrategias hacia el futuro. La etapa actual puede ser más o menos larga e importante, puede definir sus perspectivas o ser interpretada como transitoria.

9Tanto el análisis de historias de la vida laboral como el de trayectorias laborales enfocan el proceso mediante el cual las personas se ubican en el mercado de trabajo como un proceso en el tiempo biográfico e histórico. Mientras que el primero enfatiza en la biografía individual percibiendo las personas como actores que interpretan su situación frente al trabajo y al mercado de trabajo, desarrollan estrategias y toman decisiones en el marco de su biografía y su contexto social, el análisis de trayectorias enfoca las pautas biográficas típicas de colectividades (Blossfeld, 1989, 15), para identificar formas y determinantes de la diferenciación social.

10Las trayectorias laborales son percibidas como secuencias de experiencias laborales. Se estructuran por el tiempo, en dos dimensiones: en la dimensión del tiempo biográfico se establecen secuencias típicas según los ciclos de vida; en el tiempo histórico se dan diferentes limitaciones y oportunidades, que definen espacios diferentes para trabajos y empleos de generaciones o cohortes distintas.

11Estos supuestos ya implican la normalización social de trayectorias: son instituciones y normas sociales las que estructuran las secuencias laborales y guían las orientaciones y estrategias de los actores, tanto de los trabajadores como de los empleadores, en formas típicas. Así, a la incorporación al trabajo le antecede una fase de educación y a veces de formación; no todos los trabajos son accesibles al joven, puesto que se requieren edades mínimas, certificados como la tarjeta militar, o se exige experiencia en trabajos anteriores. Y por otro lado, la movilidad laboral está reglamentada por normas de la edad y antigüedad.

12El análisis de trayectorias laborales permite reconstruir el proceso de asignación de «personas a posiciones sociales como un proceso relacionado con el tiempo de la vida de las personas, pero al mismo tiempo con una determinada perspectiva del tiempo histórico» (Mayer, 1987, 51 y ss.) Tiene un doble objetivo: analizar la diferenciación social como un proceso, a través de las pautas típicas de la movilidad intrageneracional, los cambios en las posiciones laborales en el transcurso de la vida laboral, su continuidad y determinación, por un lado; establecer el impacto de procesos, instituciones y normas sociales y sus cambios sobre la estructuración de estas pautas. Entre las instituciones importantes están la educación y formación, los pasos de transición entre educación y trabajo y las instituciones del mismo mercado de trabajo: las empresas, los oficios y profesiones, la formalidad de relaciones de empleo, etc.

13El análisis de trayectorias parece útil no solamente para estudiar la diferenciación en el mercado de trabajo y sus cambios históricos a través de pautas típicas de la movilidad intrageneracional. También, parece un enfoque fértil para la comparación internacional: permite analizar el impacto que tienen los procesos socioeconómicos e instituciones específicas de países sobre la estructuración de las trayectorias y la diferenciación en el mercado de trabajo.

  • 1 La investigación comprendió 18 empresas pequeñas, medianas y grandes de la industria metalmecánica (...)
  • 2 Principalmente en los resultados del proyecto representativo del Max-Planck-Institut fuer Bildungs (...)

14A continuación, quiero presentar unos resultados del proyecto de investigación sobre «condiciones de trabajo en la industria colombiana» uno de cuyos enfoques fue el análisis de las trayectorias laborales de obreros en la industria;1 voy a analizar trayectorias laborales de obreros colombianos en diferentes grupos ocupacionales y compararlas con trayectorias de obreros en la industria alemana, apoyándome en investigaciones recientes.2

15La comparación internacional corre el riesgo de varias trampas: de comparar algo que no tiene las mismas características y de reducir los elementos contextuales que explican o dan sentido a las particularidades. Este riesgo aumenta cuando uno utiliza datos e investigaciones diferentes que tienen diferentes objetivos, conceptualizaciones y metodologías. Para efectos de comparación de trayectorias será necesario escoger trabajadores que, por las características de sus trabajos y la situación en el mercado de trabajo, se encuentran en grupos ocupacionales comparables; por otro lado hay que escoger instituciones que supuestamente tienen un impacto fuerte sobre la estructuración de trayectorias y que, por lo tanto, pueden explicar las diferencias en las trayectorias. En este caso se compararán obreros de la industria. Partimos de una diferenciación interna básica en los dos países:

  • obreros en «mercados de oficios» que se desempeñan en trabajos que exigen calificaciones técnicas y sociales ampliamente reconocidas y valorizadas en el mercado de trabajo y adquiridas en algún proceso de aprendizaje;
  • obreros en «mercados abiertos» o «mercados internos» que realizan trabajos que no requieren calificaciones determinadas o exigen «calificaciones específicas» solamente reconocidas y valorizadas en el contexto de la misma empresa.

16Preguntamos, si a esta diferenciación (actual) en el mercado de trabajo, en los dos países, corresponden pautas normalizadas diferentes en las trayectorias anteriores como caminos de acceso a la situación actual; y preguntamos qué perspectivas hacia el futuro están prefiguradas por la situación actual en el mercado de trabajo. Como procesos e instituciones sociales que supuestamente tienen un impacto sobre las trayectorias y por lo tanto explicarían las diferencias, tomamos en cuenta: los sistemas de educación y la formación profesional; los pasos de transición: las formas de incorporación al trabajo; el papel del trabajo industrial, del oficio y de la empresa en la conformación y estructuración de las trayectorias.

Obreros en la industria colombiana: situación actual, trayectorias y perspectivas

17Partimos de algunos procesos sociales particulares para Colombia que marcarían las estructuras del mercado de trabajo y de las trayectorias.

18— Industrialización tardía y heterogeneidad estructural.

19Apenas en los últimos treinta años ha surgido en el país una industria digna de consideración —encaminada especialmente a la producción de bienes de consumo y de bienes durables de consumo. Pero la contribución general de la industria al conjunto del empleo ha sido modesta, y se encuentra más o menos estancada desde mediados de los años sesenta, mientras que el sector de los servicios se ha convertido en el más grande y dinámico en los mercados laborales urbanos. El trabajo asalariado continúa representando sólo una de las formas de ocupación, aunque la más importante. En casi todas las ramas de actividad económica se encuentra un sector amplio de trabajo autónomo, resultando posible, e inclusive atractivo para muchas personas, trabajar por cuenta propia o como microempresarios (cfr. Misión de Empleo, 1986; López, 1987; Dombois, 1991).

20El trabajo industrial se ubica, por lo tanto, en un ámbito socioeconómico muy diferente al de países industrializados: los obreros —así, también los obreros en nuestra investigación— forman una primera generación de obreros en la industria; el trabajo industrial no es, para obreros en los mercados urbanos, el tipo dominante de trabajo; las diferentes opciones de la reproducción van más allá del mercado de trabajo y del trabajo asalariado.

21A la heterogeneidad de la economía corresponde una gran heterogeneidad de las empresas y de las condiciones laborales y ocupacionales imperantes en ellas, reforzada por la baja cobertura y atomización de las organizaciones sindicales y de la negociación colectiva basándose en un régimen laboral legal de normas mínimas con un nivel relativamente bajo. En relación con las oportunidades de calificación, ingreso y reproducción a largo plazo, el contexto empresarial tiene un significado incomparablemente mayor que en las naciones industrializadas.

22— Urbanización y migración.

  • 3 Sobre la historia económica de Colombia cfr. Kalmanovitz, 1986; Ocampo, 1987; sobte el mercado lab (...)

23Colombia ha experimentado en los últimos cincuenta años un proceso acelerado de urbanización; éste incluye una fuerte migración de las regiones rurales, producida no sólo por los problemas de subsistencia de la población rural, sino también por graves conflictos internos violentos. Aunque la migración ha disminuido en los últimos veinte años, una gran parte de la población urbana es de origen rural y su educación y primera experiencia laboral ha estado determinada por las condiciones sociales del campo;3 los migrantes se ubican, en mercados laborales urbanos, en actividades totalmente diferentes a las del campo. Entre los obreros industriales implicados en nuestra investigación más de la mitad no crecieron en Bogotá, sino que migraron como adolescentes o adultos, la mayor parte del campo.

24— La tradición artesanal de oficios y de la formación.

25En el país ya había una tradición artesanal de oficios que se transmitía, hasta hoy, en formas empíricas de aprendizaje: el joven acompaña, de ayudante, al artesano experimentado y aprende el oficio en el mismo trabajo práctico y por la cooperación. Este tipo de aprendizaje continuó aplicándose en los oficios «modernos» que surgían con la difusión de bienes técnicos de consumo, como carros y electrodomésticos, y con la demanda creciente de su mantenimiento. Los conocimientos y habilidades que se transfieren en este proceso de aprendizaje, dependen de las calificaciones y de la experiencia del artesano. Oficios, por lo tanto, tradicionalmente no implicaban perfiles normalizados precisos de calificaciones mínimas.

26La joven industria generó ocupaciones que no tenían tradición en el país y no pudo inicialmente encontrar fuerza de trabajo con experiencia en el trabajo industrial o en ocupaciones industriales específicas, sino que más bien enganchó trabajadores que adquirieron en la empresa las calificaciones y comportamientos específicos requeridos (Castañeda, 1989).

27El papel de la capacitación empírica interna se fue reduciendo posteriormente por la oferta creciente de fuerza laboral joven y calificada, que provenía de las instituciones formales de formación profesional o de los sectores de servicios urbanos en expansión (cfr. Weiss y Grisales, 1990; Dombois, 1990).

28— Expansión del sistema de educación.

29En los años sesenta se expandió el sistema educativo, tanto en profundidad como en extensión: se generalizó la escuela elemental, y crecieron rápidamente la educación secundaria y la formación universitaria, con una amplia gama de instituciones públicas y privadas. Sin embargo, no existe una cobertura general ni hay un compromiso por ley de una asistencia mínima, y, por lo tanto, son posibles salidas del sistema educacional a cualquier nivel. Además, muchas instituciones ofrecen programas de educación continuada para personas que ya están en el mercado laboral.

30Independientemente del sistema de educación general se establecieron diversas formas nuevas de formación profesional: al final de los años cincuenta fue fundado el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), una institución estatal de formación profesional, la cual proporciona capacitación, especialmente en los nuevos oficios de los sectores modernos industrial y de servicios. Estas nuevas modalidades de formación institucional coexisten con formas de aprendizaje y adiestramiento empírico y no han logrado normalizar los perfiles de oficios o generalizarse como forma de aprendizaje de oficios.

31Suponemos, por lo tanto, que el acceso a los oficios y ocupaciones en la industria es relativamente «abierto», poco normalizado y reglamentado. Eso implica no sólo la posibilidad de cambios de ocupaciones a lo largo de la trayectoria; también hace que las fases de capacitación en las trayectorias laborales puedan ser definidas de manera menos estricta y que se pueda tener acceso a los oficios en diferentes fases de la vida. La combinación de perfiles ocupacionales frecuentemente muy poco definidos socialmente y de capacitación ocupa-cional poco institucionalizada, debiera manifestarse también en las orientaciones y estrategias subjetivas: la identificación con el oficio y la orientación vocacional están débilmente desarrolladas.

32En primer lugar veremos en líneas generales la diferenciación ocupacional actual de los trabajadores industriales colombianos. A continuación, para los distintos grupos, se investigarán las trayectorias ocupacionales, y su continuidad. Se enfocará el papel que tienen en la estructuración de la trayectoria ocupacional, el oficio, la empresa y la forma contractual. Finalmente indagaré por las perspectivas futuras de los trabajadores.

Diferenciación ocupacional actual de los trabajadores industriales

  • 4 Nos apoyamos en la discusión sobre la segmentación en el mercado de trabajo (cfr. Doeringery Piore (...)

33Los obreros en la industria colombiana incluidos en nuestra investigación trabajan en empresas, procesos de trabajo y condiciones de trabajo y empleo muy heterogéneas. Diferenciamos varios grupos ocupacionales que se distinguen por configuraciones típicas de oportunidades ligadas 1) al proceso de trabajo, como sus exigencias de calificación y formas de control y 2) a la relación de empleo y contexto institucional en que se realiza el trabajo: como las oportunidades de adquirir y utilizar calificaciones, su valoración dentro de la empresa y en el mercado de trabajo, ascensos y estabilidad en el empleo.4

  • 5 No incluimos en el análisis dos grupos más: el «trabajo protegido no calificado», porque está muy (...)

34Básicamente, podemos distinguir cuatro grupos ocupacio-nales diferentes entre los obreros industriales incluidos en nuestra investigación.5

Trabajo no calificado en mercados abiertos

35En una empresa mediana de alimentos los obreros y obreras desempeñan trabajos de control del producto en las líneas de producción o en el empaque. Son trabajos monótonos con un ritmo elevado. El adiestramiento puede demorarse algunas horas; sobre todo cuenta la destreza manual y la velocidad. No se permite hablar y los supervisores ejercen un régimen autoritario y arbitrario. Los obreros ganan el salario mínimo legal o un poco más. Entre los hombres la rotación alcanza varios cientos por ciento al año; las mujeres tienden a permanecer.

36Este grupo ocupacional se caracteriza por trabajos restrictivos y rutinarios bajo supervisión directa y autoritaria, que no permiten adquirir ni aplicar calificaciones (específicas o de oficios), con pocas probabilidades de ascenso interno. Este tipo de trabajos se combina con condiciones de empleo poco favorables: salarios bajos y poco diferenciados, alta sustituibilidad y poca estabilidad; los obreros entran y salen con frecuencia.

37Típicamente este tipo de trabajo se concentra en la empresa pequeña y mediana con producción en serie, a menudo empresas familiares y sin sindicato. Es ésta la configuración en que están casi todas las mujeres implicadas en nuestra investigación, pero solamente una minoría de los hombres.

Trabajo con calificaciones específicas en mercados laborales internos

38En una empresa grande que fabrica tejas y tubos de asbesto, todos los obreros de producción ingresan como temporales en oficios varios y con un salario bajo. Después de ser asignados a un departamento y con un contrato permanente comienzan en un cargo bajo del escalafón. Con alguna antigüedad, ascienden al puesto inmediatamente superior (y de mejor remuneración) en el escalafón, cuando se presenta una vacante, adquiriendo sucesivamente calificaciones específicas. Para llegar a los cargos de alta calificación específica, alta responsabilidad y remuneración, necesitan largos años de servicio.

39Este grupo ocupacional comprende un amplio espectro de tipos de trabajo, gran parte de los cuales requieren de calificaciones específicas. El control sobre el trabajo se establece principalmente por medio de normas y/o ritmos incorporados en el proceso técnico que se aprenden en el mismo proceso de trabajo cooperativo. Los puestos se jerarquizan en escalafones; la asignación se rige por normas institucionales de reclutamiento interno y de ascensos, y por una estructura salarial diferenciada. Los obreros adquieren sus calificaciones dentro de la misma empresa. El proceso de adiestramiento es informal y se realiza en los mismos trabajos, asignados consecutivamente; por lo tanto, entran a puestos que no requieren determinadas calificaciones y adquieren y acumulan conocimientos específicos y experiencia. Los obreros cuentan con perspectivas de ascenso, de aumento salarial y de estabilidad dentro de la empresa; sus oportunidades, sin embargo, por el tipo de sus calificaciones están atadas a la empresa y sus normas internas. Los obreros tienden a permanecer en la empresa.

40Los mercados internos de trabajo se encuentran, al lado de otras configuraciones, en empresas medianas y grandes, con procesos de producción y organización complejos. El sindicato y la negociación colectiva son de larga trayectoria.

Oficios artesanales-industríales

41En las áreas de armado, de latonería y de pintura, la sucursal de la General Motors en Colombia ocupa obreros con experiencia en los oficios correspondientes. La mayor parte adquirió sus calificaciones en talleres pequeños; la empresa no da tiempo para el adiestramiento. Trabajan en tareas especializadas en la línea de producción, con ciclos cortos y normatizados (10 minutos); sin embargo, necesitan conocimientos y experiencias en las técnicas correspondientes, para cumplir con las normas de calidad en el marco de los estándares de tiempo.

42Como todos los obreros en la empresa, los obreros de estos oficios ganan un salario alto; las probabilidades de ascenso se limitan al aumento salarial.

  • 6 En nuestra muestra no se incluían empresas con una participación fuerte de oficios industriales en (...)

43Los trabajos en oficios artesanales-industriales en nuestra muestra de investigación incluyen latonería, pintura, soldadura; corresponden a oficios que son más frecuentes en los talleres de mantenimiento que en la industria y que, por su base técnica rudimentaria y poco estandarizada, mantienen un carácter artesanal.6 En la industria este tipo de trabajos, aunque sean fragmentados, rutinizados y cíclicos, exigen técnicas y habilidades que corresponden a oficios. En su trabajo están sometidos a un control por las normas de la organización taylo-rista de trabajo.

44Los obreros cuentan con calificaciones que pueden aplicar y valorizar en otras empresas, más bien en talleres que en la industria. La diferenciación interna, por categorías y salarios, no es alta. La permanencia en la empresa depende de la medida, en que las remuneraciones y demás condiciones de empleo sobrepasan los mínimos profesionales en el mercado.

45Encontramos estos grupos ocupacionales en empresas medianas y grandes de metalmecánica, con producción en serie de productos más o menos estandarizados.

Oficios industríales

46Los torneros y fresadores de una empresa metalmecánica fabrican dispositivos y herramientas de repuesto para las máquinas herramientas y prensas de la misma empresa. El trabajo requiere suma precisión, y los obreros necesitan amplios conocimientos teóricos y experiencia práctica en las técnicas metalmecánicas y en el manejo de las máquinas de precisión. Trabajan con planos complicados. En la empresa misma devengan los salarios más altos entre los obreros. Típicamente han terminado alguna formación técnica institucionalizada y profundizan sus calificaciones básicas con la experiencia en el oficio; además, pueden ampliarlas en el manejo de máquinas y operaciones cada vez más complejas, al ascender desde la categoría del tornero hasta la del matricero.

47Los trabajos en oficios industriales —en nuestro caso los trabajos de mecánicos industriales y de mantenimiento y los de los electricistas— corresponden a oficios propios a la industria que tienen definiciones relativamente claras y un amplio reconocimiento. Los trabajos, en su mayor parte, son complejos y poco rutinarios y requieren amplios conocimientos prácticos y teóricos; sobre todo exigen, dentro del marco de las tareas, formas de autocontrol.

48Los obreros cuentan con buenas probabilidades en el mercado de trabajo.

  • 7 Entre las empresas hay tanto empresas «modernas», en cuanto a sus productos y tecnologías, como em (...)

49Los perfiles diferentes de los grupos ocupacionales, que no se definen a lo largo ni de líneas de sectores, ni de empresas ni de tendencias tecnológicas,7 enmarcan una diferenciación en las situaciones de obreros industriales en el mercado de trabajo: formas diferentes del uso de mano de obra, con oportunidades distintas para los obreros, no solamente por el tipo de trabajo —repetitividad, autonomía y posibilidades de adquirir y aplicar conocimientos y habilidades—, sino también en cuanto a las perspectivas dentro y fuera de la empresa, las remuneraciones y prestaciones y la permanencia dentro de la empresa.

50A estas diferencias entre los grupos se sobreponen diferencias por empresas: las probabilidades en cada grupo, sobre todo con respecto a salarios y prestaciones, varían de manera considerable.

Trayectorias ocupacionales de obreros en la industria colombiana

51La ubicación actual de los obreros en la empresa y en el mercado de trabajo no nos permite sacar conclusiones sobre las características sociales o los antecedentes de las personas.

52Ahora bien, suponemos que la probabilidad de encontrarse hoy en uno de los grupos ocupacionales se estructura a partir de las trayectorias laborales y de las condiciones sociales en que las personas crecieron. El análisis de los antecedentes nos permite establecer los patrones y la estabilidad de la asignación de probabilidades en el mercado de trabajo.

53Las personas incluidas en nuestra investigación no llegaron como «obreros vírgenes» a la empresa actual; muy pocos empezaron su vida laboral aquí. En promedio, comenzaron a trabajar a la edad de catorce años y entraron a la empresa actual a los veinticinco años; en los once años de trabajo anteriores al ingreso habían pasado por tres o cuatro «estadios» o «experiencias laborales»; en la empresa actual llevan ocho años.

  • 8 Todos llegaron a una edad de doce años o más a Bogotá

54Iniciaron sus trayectorias bajo diferentes condiciones histó-rico-sociales: en promedio cursaron siete años en el colegio, con niveles más altos de escolaridad las personas jóvenes y de origen urbano, y menores los migrantes del campo. Menos de la mitad nació y creció en Bogotá, ciudad con amplia cobertura de colegios y con un mercado de trabajo urbano diversificado. Más de la tercera parte creció8 en el campo y comenzó su trayectoria en el contexto de las oportunidades limitadas que ofrece la vida rural a las gentes de escasos recursos: incorporación al trabajo agrícola desde la infancia; bajo nivel escolar y limitado acceso a labores cuya formación facilitaría la integración posterior al mercado de trabajo urbano.

Grupos ocupacionales y probabilidades ligadas al origen regional y educación

55¿Qué impacto tienen los procesos sociales en las fases anteriores a la incorporación al mundo del trabajo —el origen regional, el nivel escolar y la formación— sobre las probabilidades en el trabajo? ¿En qué medida las condiciones de partida predeterminan el acceso futuro a empleos, los niveles de remuneración y estabilidad y las oportunidades de adquirir calificaciones?

56Se puede pensar en dos hipótesis alternativas:

  1. El origen social y la educación constituyen el filtro principal de selección para el acceso a mercados de trabajo con diferentes probabilidades. De acuerdo con esta hipótesis, que puede fundamentarse en la función de la educación bien sea como formación de capital humano o como medio del creden-cialismo, encontraríamos en los oficios y en los mercados internos personas con niveles más altos de escolaridad y de formación profesional. Debido a las desventajas que tienen los migrantes del campo, ellos tendrían que conformarse con trabajos no calificados en empleos abiertos, conjuntamente con el grupo más bien residual de obreros urbanos con poca escolaridad.
  2. El papel del origen regional y de la educación es corregido, compensado o neutralizado por patrones sociales que influyen posteriormente en la formación y en la trayectoria laboral. Esto implicaría que el origen regional y el nivel educativo no estructuran y canalizan el acceso a los diferentes grupos ocupacionales, no son criterios de la selección de personas ni elementos clave de la formación para sus trabajos.

57A continuación un resumen de los datos principales acerca del origen regional y educación de las personas de dos cohortes de celad y el impacto sobre el acceso a la situacion laboral actual:

  • 9 Los migrantes se definen como las personas que llegaron a Bogotá a la edad de doce o más años

581. Migración. En la cohorte mayor (de personas de más de treinta y tres años de edad) hay un gran grupo de migrantes del campo en todos los grupos ocupacionales.9 Sin embargo, se indican diferencias en las probabilidades de acceso a los grupos ocupacionales: en los mercados internos la representación de los migrantes es muy alta (50 %), mientras en los oficios y particularmente en los oficios industriales predominan personas de origen urbano (58 % frente al 62 %). En la cohorte joven ha aumentado generalmente el número de obreros urbanos. Empero, de una manera mucho más marcada que en la cohorte mayor, se manifiestan disparidades entre los grupos ocupacionales: los obreros en oficios industriales se han convertido en un grupo casi puramente reclutado por personas de origen urbano (90 %); en los otros grupos ocupacionales los migrantes del campo todavía representan minorías considerables (entre 31 % y 38 %), es decir que los migrantes aún tenían posibilidades de acceso a estos grupos.

592. Escolaridad. En la cohorte mayor el nivel escolar (promedio) de los diferentes grupos ocupacionales muestra unas diferencias que oscilan entre la primaria completa (para los obreros sin oficios) y el segundo año de bachillerato (para obreros en oficios industriales); hay muy pocos bachilleres. En los grupos de oficios dominan obreros urbanos con algunos años de bachillerato y obreros migrantes con primaria. La cohorte joven muestra un aumento muy fuerte de la escolaridad en todos los grupos. Sin embargo, llama la atención que el grupo de los obreros en oficios artesanales-industriales tiene un nivel escolar inferior al de los grupos sin oficios; por otro lado, el grupo de los obreros en oficios industriales se destaca por su nivel relativamente alto de escolaridad (promedio de nueve, siete años respecto a una media de once años) y el aumento fuerte que se ha dado entre las dos cohortes (de media seis, cinco a once años). En todos los grupos ocupacionales hay un número considerable de bachilleres; entre los obreros en oficios industriales, la mayoría, incluso, terminó bachillerato.

60Se puede concluir que el nivel escolar no estructura el acceso a los diferentes grupos ocupacionales, por lo menos a los grupos sin oficios y al grupo de oficios artesanales-industriales: ser bachiller, por ejemplo no da ventajas de acceso a mercados internos u oficios artesanales-industriales; tampoco, al parecer, los migrantes con un nivel escolar inferior se ven en desventaja frente a sus colegas con más educación en la ciudad.

613. Formación. La formacion profesional está estrechamente vinculada a los oficios industriales: la gran mayoría de los obreros —los mayores (57 %) y aún más los jóvenes (68 %)— de este grupo, participó en un tipo de formación institucional. En los otros grupos, incluso el de los oficios artesanales-industriales, se encuentran muy pocos obreros con una formación institucionalizada, lo que parece ser un criterio excluyente: en general, obreros con formación, no se presentan en mercados abiertos, en mercados internos, o en trabajos propios de oficios artesanales-industriales. Y esto, por otro lado, implica que la formación profesional estructura de manera estricta el camino a oficios modernos industriales: la gran mayoría de los obreros con formación (75 %) trabaja actualmente en los oficios industriales; en cambio, para los obreros sin formación técnica es muy poco probable el acceso a estos trabajos (6 %).

624. Formación y educación. Si bien la formación profesional parece ser clave para ambas cohortes de obreros en oficios industriales, las condiciones de acceso a la misma formación han cambiado sobremanera: el acceso a los diferentes tipos de la formación intermedia se limita cada vez más a personas con bachillerato; obreros con el nivel básico de la primaria están más o menos excluidos. Mientras que los obreros de la cohorte mayor entraron a la formación con un nivel escolar de primaria o secundaria no completa, a la mayor parte de los jóvenes se les exigía el bachillerato.

63Se puede concluir que solamente en el caso de los oficios industriales el origen regional, el nivel escolar y la formación generan una configuración cada vez más consistente de condiciones que estructuran el acceso a su grupo ocupacional de manera más o menos excluyente. La formación institucional vinculada con un alto nivel escolar como condición de acceso tiende a excluir personas que en la cohorte mayor todavía tenían acceso. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que (todavía) hay ingresos «atípicos» a estos oficios: por el camino de la formación empírica, bien sea en talleres o en la misma empresa.

64El grupo de obreros en oficios industriales se perfila, cada vez más, como una «élite» de obreros urbanos. Sobre todo los jóvenes se distinguen de los obreros en oficios artesanales-in-dustriales, por su alto nivel escolar y formación. Estos últimos tienen más en común con los obreros sin oficios: la participación de migrantes, el bajo nivel escolar y la poca importancia que tiene una formación profesional para el acceso al trabajo actual. Son instituciones diferentes a la educación y formación institucional las que regulan el acceso a los oficios artesanales-industriales.

65A pesar de las probabilidades tan diferentes respecto al tipo de trabajos, remuneraciones y estabilidad, las condiciones de partida —el origen regional, el nivel escolar y la formación profesional— para la gran mayoría de obreros no son patrones que estructuren el acceso a la situación actual de manera excluyente: el origen rural y un bajo nivel escolar no restringen el acceso a mercados internos u oficios artesanales-industria-les; el origen urbano y un alto nivel escolar, por otro lado, no impide la asignación en un grupo ocupacional poco favorable como el de empleos abiertos.

66No solamente por el aumento generalizado del nivel de escolaridad se frustran muchas ilusiones de llegar a trabajos apetecidos; para la mayor parte no son la educación general y la formación institucional las encrucijadas que predeterminan los destinos diferentes. Para estos grupos, el acceso al grupo ocupacional actual no se determina por las condiciones sociales iniciales, sino se define en el transcurso de la trayectoria laboral posterior, sobre todo por otras modalidades de formación y por las políticas de las empresas.

Estructura de experiencias laborales anteriores

  • 10 En la encuesta, preguntamos por tocias las experiencias laborales, incluyendo tiempo y edad al com (...)

67En consecuencia nos interesa reconstruir las trayectorias laborales.10 Partimos de la ubicación actual de los obreros e indagamos sobre las condiciones, caminos y estrategias que han conducido a la situación actual en el mercado de trabajo.

68Mediante las trayectorias laborales se busca identificar si la diferenciación actual ya era predeterminada por pautas típicas diferenciadas, por continuidades y consistencias en el acceso al trabajo actual. Estas pautas pueden manifestarse en la continuidad en las ocupaciones y los oficios que las personas ejercen a lo largo de su trayectoria y que conforman paulatinamente una carrera; o pueden expresarse también en la continuidad progresiva de trabajos en el sector de la industria; o pueden mostrarse en las formas de empleo.

69La estructura de las experiencias laborales que, en total, conforman las trayectorias, indica que los obreros pasaron la menor parte de sus experiencias laborales en la industria (32 %; ver diagrama 1). Los antecedentes muestran una amplia dispersión respecto a ocupaciones y sectores.

70Esta estructura general se diferencia por los grupos ocupacionales; los obreros, que hoy en día no se desempeñan en oficios —bien sea en mercados abiertos o en mercados internos—, son los que tienen pocos antecedentes en el trabajo industrial (una entre cuatro experiencias) y tienen escasas experiencias laborales en oficios (industriales o artesanales-indus-triales). Los antecedentes laborales se distribuyeron sobre una amplia gama de actividades y sectores, en los servicios, la agricultura o la construcción.

71Mientras tanto, los obreros que hoy trabajan en oficios, pasaron la mayor parte y el mayor tiempo de sus trayectorias en trabajos que corresponden a sus oficios actuales o afines.

72La estructura indica, por lo tanto, caminos de acceso y ma neras de formación muy dispersos en el caso de los obreros no calificados o en mercados internos y más homogéneos en el caso de los obreros en oficios.

Diagrama I. TOTAL DE OCUPACIONES EN LA TRAYECTORIA LABORAL ANTES DE 1NGRESAP A LA EMPRESA ACTUAL (POR GRUPOS OCUPACIONALES)

Diagrama I. TOTAL DE OCUPACIONES EN LA TRAYECTORIA LABORAL ANTES DE 1NGRESAP A LA EMPRESA ACTUAL (POR GRUPOS OCUPACIONALES)

Trayectorias como experiencias secuenciales

73Sin embargo, la estructura de las experiencias laborales no nos revela nada sobre el orden de estas experiencias en las trayectorias. Aunque los obreros no llevaran la mayor parte ni el mayor tiempo de su trayectoria en la industria o en oficios, sí pueden haber recorrido caminos que, desde puntos de partida diferentes, conducían con cada vez más consistencia y convergencia hacia su ocupación u oficio actual en la industria: comenzando en otros sectores habrían encaminado trayectorias en la industria o en oficios que ya apuntaron al trabajo actual. Metodológicamente, el análisis de secuencias en las experiencias permite evaluar la consistencia interna de las trayectorias.

74La comparación entre la primera experiencia laboral y la inmediatamente anterior a la actual indica que el trabajo inicial predetermina muy poco la trayectoria posterior. Se muestran migraciones ocupacionales típicas a lo largo de la trayectoria, sobre todo la migración desde la agricultura a otros sectores. Más de la tercera parte de los obreros tuvieron sus primeras experiencias laborales en la agricultura; no obstante, muy pocos trabajaban en el campo en su último estadio anterior. Es decir, el camino desde el campo a la empresa actual pasa por algunas ocupaciones en actividades urbanas; es muy raro un tránsito directo entre el campo y la empresa actual.

75Por otro lado, la industria absorbe gran parte de los migrantes desde otros sectores: mientras que solamente un 20 % comienza su trayectoria laboral en la industria, el último empleo registrado para la mitad de ellos se ubica en la industria —sea en trabajos no calificados, sea en trabajos de oficio.

Trayectorias laborales de obreros en diferentes grupos ocupacionales

76Los accesos de los obreros colombianos a la situación actual en el mercado de trabajo muestran, en general, una gran heterogeneidad; los caminos al grupo ocupacional actual revelan un alto grado de apertura, una amplia variedad de opciones diferentes. Para la mayor parte de los obreros, ni el origen urbano o campesino, ni el nivel escolar, ni la ocupación inicial predeterminan la trayectoria y el camino al grupo ocupacional actual.

77Sin embargo, entre los grupos se muestran fuertes diferencias en las trayectorias con respecto al grado de la dispersión estructural de caminos de acceso, a la continuidad individual de sus ocupaciones en las trayectorias y a la estructuración de las trayectorias ocupacionales a lo largo de la edad.

781. Las trayectorias de los trabajadores que no trabajan en oficios (sino en mercados secundarios o mercados internos) no tienen ni perfiles ni exigencias normalizados; dependen más bien de las empresas, de sus políticas y formas de organización del trabajo. Como los obreros se adiestran y socializan en la misma empresa, los accesos a estos tipos de trabajo son relativamente abiertos, poco normalizados o excluyentes.

79La gráfica 1 muestra las actividades de los obreros en sus trayectorias antes de entrar a la empresa actual. Ingresan a la empresa actual desde sectores y ocupaciones muy distintos que no necesariamente tienen relación alguna con los contenidos y exigencias del trabajo actual. En las trayectorias de la mayor parte de estos obreros no se percibe una tendencia dominante hacia el trabajo industrial o hacia oficios relacionados con la industria.

80Todavía a la edad de veinte años la gran mayoría trabajaba en la agricultura o en los servicios y solamente un grupo muy pequeño en la industria. Muy pocos de los hoy trabajadores en la industria tenían antecedentes en la industria y aún menos en oficios relacionados con la industria.

81La dispersión estructural de los caminos de acceso se combina con la alta discontinuidad dentro de las trayectorias individuales: entre los obreros hay muchos que han realizado migraciones profundas, no solamente entre regiones, del campo a la ciudad, sino también entre sectores y ocupaciones diferentes. Se detectan migraciones típicas desde otros sectores, sobre todo de la agricultura y la construcción hacia los servicios, y en menor medida hacia trabajos en la industria.

82Aunque los caminos aparecen abiertos, muy poco estructurados y aunque los trabajos actuales tienen vínculos muy débiles con los antecedentes laborales, estos trabajos atraen solamente a obreros que no tienen antecedentes en oficios o profesiones modernos ni una formación ocupacional.

83Sin embargo, es válido subrayar algunas diferencias en los perfiles de los dos grupos que no trabajan en oficios:

Grafica 1: .Trayectorias Laborales asterioro de obreros en mercados abiertos e interuos. Distribucion de ocupaciones por años de edad

Grafica 1: .Trayectorias Laborales asterioro de obreros en mercados abiertos e interuos. Distribucion de ocupaciones por años de edad

Grafica 2: Trayectorias laborales anteriores de obreros en oficios. Distríbucion de ocupaciones por años de edad

Grafica 2: Trayectorias laborales anteriores de obreros en oficios. Distríbucion de ocupaciones por años de edad

1) Las áreas distintas representan actividades laborales diferentes

1) Las áreas distintas representan actividades laborales diferentes

Para cada edad las gráficas indican la distribucion de los obreros sobre las diferentes actividades laborales. Para cada año los cien por ciento se constituyen por las personas que a esta edad trabajaban. En los datos no está incluido el empleo actual se toma en cuerta solamente la trayectoria anterior al ingreso a la empresa actual

  1. Los obreros que ahora se desempeñan en mercados secundarios conforman un grupo joven de procedencia urbana. Ingresan a la empresa actual desde sectores y ocupaciones muy dispersos, sobre todo desde los servicios; trabajaban siempre en ocupaciones que no necesitan una formación: hasta la experiencia actual, la trayectoria no ha salido de un círculo cerrado de probabilidades muy limitadas. Ni sus estrategias en el mercado de trabajo, el tipo de trabajo, o la empresa actual tienen un enfoque orientador: para los hombres el trabajo en la empresa actual tiene más bien un carácter transitorio, mientras que las mujeres tienden a permanecer, por falta de alternativas.
  2. Los obreros en mercados internos, tanto los jóvenes como los mayores, constituyen un grupo, sobre todo, de origen campesino. El trabajo agrícola domina una larga parte de las trayectorias, aunque muchos obreros emprendan trabajos en los servicios o en el trabajo no calificado en la industria. El ingreso en el mercado interno de la empresa actual da inicio a una carrera dentro de la empresa que tiene muy poco que ver con los antecedentes laborales. Muchos obreros relacionan sus perspectivas y proyectos a largo plazo con la empresa.

842. Con respecto a estos dos grupos se distinguen los obreros de oficios por la relativamente poca dispersión estructural de los caminos que conducen al oficio y por la continuidad de las ocupaciones en la trayectoria. Las trayectorias de obreros de este grupo tienen alguna normalización biográfica: la mayor parte inicia trabajos en su oficio antes de los veinte años de edad y el trabajo en la empresa actual continúa la trayectoria estructurada por trabajos en el oficio: muchos de ellos transcurren por catreras consistentes y orientan sus estrategias en el mercado de trabajo en función de su oficio (ver gráfica 2).

85Los dos tipos de oficios tienen sus propios canales de acceso típicos y más o menos excluyentes; sin embargo, coexisten caminos de acceso alternos:

86a) Solamente los oficios industriales muestran perfiles altamente institucionalizados y el sistema de educación y formación asume un papel importante en la estructuración de las trayectorias. Los obreros pasan por aprendizajes formalizados, en la mayor parte en el SENA u otras instituciones; normalmente, el período de aprendizaje continúa después del colegio. Estas formas de aprendizaje se basan en códigos de conocimientos teóricos y habilidades mínimas institucionalizados y los obreros pueden, en el mercado, contar con salarios mínimos propios de su oficio. Debido a los perfiles tan claramente definidos, el acceso a trabajos en el marco de estos oficios es más o menos excluyente: personas que no pasaron por el aprendizaje formal, tienen pocas probabilidades de trabajar en algunos oficios, como el del mecánico industrial.

87La gran mayoría de los obreros con formación (75 %) trabaja actualmente en estos oficios industriales de mantenimiento; en cambio, para los obreros sin formación técnica es muy poco probable el acceso a estos trabajos (6 %).

  • 11 A diferencia de la trayectoria, que tiene, como único criterio de ordenamiento la dimensión del ti (...)

88Son estos los oficios, que más estructuran las trayectorias en forma de carreras:11 los obreros cambian de empresas (y, a menudo, las formas de contrato), pero siguen trabajando en el marco de los oficios y en la industria, así profundizan en sus conocimientos profesionales. Los cambios de empresas pueden entenderse como un proceso de acumulación de experiencias en el oficio. Con la experiencia, los obreros amplían las probabilidades de tener acceso a trabajos más exigentes y/o mejor remunerados, generalmente concentrados en la empresa grande.

89Estas características generales se diferencian según los grupos. Algunos oficios industriales tienen perfiles más desdibujados: paralelamente al aprendizaje institucionalizado, aquí coexisten formas empíricas de aprendizaje, bien sea en talleres, o en la misma empresa; por lo tanto, el acceso al oficio es más abierto y la definición de los conocimientos y habilidades mínimos que se exigen a un obrero del oficio, es mucho más variable y menos normalizada. Sin embargo, estas formas menos institucionalizadas pierden, cada vez más peso.

90El acceso a la formación técnica y, por lo tanto, a los oficios industriales se canaliza en forma creciente por la educación y se limita cada vez más a personas con el bachillerato, mientras que obreros con el nivel básico de la primaria están más o menos excluidos. Migrantes del campo tienen, por su inferior nivel escolar, muy pocas oportunidades de formación, y los pocos bachilleres entre ellos, además, ya no encuentran un acceso: aproximadamente uno de cada cinco obreros jóvenes de origen urbano combina el bachillerato con una formación profesional, en tanto que esto solamente se cumple para uno de cada cien de los migrantes del campo.

91b) Mientras que la educación y la formación (y por lo tanto la fase formativa en el contexto urbano) tienen un impacto fuerte en la «admisión» o exclusión de obreros en oficios industriales, en el caso de los obreros en oficios artesanales-industriales son otras instituciones menos formales las que regulan el acceso a sus oficios. Estos oficios tienen un menor grado de institucionalización. Las instituciones de formación, como el SENA, desempeñan solamente un papel marginal; la forma habitual es el aprendizaje empírico e informal en un taller, con oficiales más o menos experimentados, a menudo familiares.

92El acceso a este tipo de oficios es mucho más abierto, tanto para migrantes y personas de mayor edad como para hombres con un bajo nivel escolar y sin formación profesional; y es sobre todo en el ámbito de estos oficios, donde encontramos que el aprendizaje empírico se lleva a cabo en la misma empresa industrial, en formas similares a las de los mercados internos: a la manera de tránsito por trabajos fragmentados y estandarizados.

93Sin embargo, los oficios de este tipo, estructuran de alguna manera las trayectorias de la mayor parte de las personas. Aquellos que entran en un proceso de aprendizaje empírico en los talleres, muestran una alta disposición a permanecer en el oficio en los estadios siguientes y existen pocas probabilidades de que en adelante trabajen en mercados secundarios o mercados internos. Al contrario, uno puede percibir las trayectorias de muchos de estos obreros como procesos de aprendizaje, de acumulación de experiencia, es decir como carreras, que mejoran las condiciones de trabajo y de empleo.

943. En muchas áreas coexisten y «compiten» varias formas de capacitación y de acceso a oficios: el aprendizaje institucional, el aprendizaje empírico e informal en talleres y el adiestramiento interno en la misma empresa. Este hecho indica el gran papel que tiene la empresa en la estructuración de trayectorias: las empresas disponen sobre opciones sociales alternativas de selección y de capacitación, y de sus tradiciones y políticas dependen, también, el perfil de los obreros que reciben. No obstante, se perciben tendencias del cambio. La forma más tradicional de acceso a los oficios —la capacitación interna dentro de la empresa— se ve desplazada cada vez más por el reclutamiento externo de personas que llegan ya capacitadas; y en los oficios industriales el aprendizaje institucional está sustituyendo el aprendizaje empírico e informal. Estas tendencias se deben tanto a la oferta creciente de obreros calificados como a la racionalicación interna de la organización y de las políticas de personal de las empresas.

Trayectorias como procesos de formalización en las relaciones de empleo

  • 12 Retomamos el concepto de la «informalidad», que sociológicamente carece de precisión, en este sent (...)

95La continuidad dentro de las trayectorias no solamente se manifiesta en los contenidos de las ocupaciones. Puede, también, constituirse a través de las condiciones de empleo: como estrategias para mejorar las remuneraciones o para conseguir mejor estabilidad mediante el cambio del empleo (que even-tualmente puede implicar un cambio de ocupación). Los obreros pasaron por empleos con formas contractuales muy diferentes: trabajos que no tenían una forma contractual, empleos según acuerdos verbales o contratos escritos «formales». Trabajos en relaciones no contractuales o en relaciones asalariadas no formales, implican la falta de garantías normativas (legales o convencionales) con respecto a remuneraciones, prestaciones y estabilidad; los definimos en este sentido como «trabajos informales».12

96Nos interesan ahora las trayectorias laborales en el aspecto de la formalidad.

97Los obreros que hoy se encuentran en relaciones formales de empleo, o con un contrato indefinido o un contrato temporal, trabajaron durante gran parte de sus trayectorias ocupacionales en empleos que carecían de una relación contractual «normal»: casi la mitad de las experiencias anteriores (45 %) se realizaron bien como trabajo no asalariado —como ayudante familiar o trabajador independiente— o sin contrato formal —es decir, mediante relaciones de empleo que de derecho o de hecho no permiten reclamar las normas mínimas y garantías legales o convencionales ligadas al trabajo formal. Por otro lado, solamente una tercera parte de todos los trabajos anteriores gozó de la forma contractual a término indefinido. De esta manera, el empleo «informal» era la relación laboral normal, si se toma en cuenta toda la trayectoria y los frecuentes cambios entre empleos «formales» e «informales».

98Entre los grupos ocupacionales se muestran diferencias significativas: en el conjunto de sus experiencias, el trabajo con un contrato indefinido significa más la excepción que la regla para los obreros sin oficio. Entre tanto para el caso de los obreros de oficios, son menos frecuentes las experiencias sin contrato o por acuerdo verbal; para ellos, ya en el pasado, el contrato indefinido era la forma contractual más frecuente.

99En las trayectorias anteriores al empleo actual se manifiestan cambios típicos desde el trabajo «informal» al empleo formal. Los jóvenes iniciaron su vida laboral en la finca o en el negocio familiar, con trabajos ocasionales o como ayudantes de talleres. En sus últimas experiencias, previas al ingreso a la empresa actual predominaron los empleos «formales», bien sea con contratos indefinidos o contratos temporales. Después se observa una continua formalización, aún con ritmos diferentes en los distintos grupos ocupacionales: a la edad de veinte años, esto se cumplía para el 70 % de los obreros en oficios, pero solamente para el 40 % de los demás grupos. Hasta la edad de veinticinco años la relación laboral formal —con contrato indefinido o temporal— se volvió la forma dominante: para el 90 % de los obreros de oficios y para el 60 % de los obreros en los demás grupos.

Grafica 3: Forma de la relación laboral en las trayectorias. Por edad en años (incluye el empleo actual)

Grafica 3: Forma de la relación laboral en las trayectorias. Por edad en años (incluye el empleo actual)

edad (años)

100No obstante, paralelamente a la tendencia hacia el trabajo asalariado y la relación laboral formal coexiste la tendencia hacia el trabajo independiente, sobre todo entre obreros en oficios artesanales-industriales.

101En resumen, la mayor parte de la gente ha pasado alguna vez entre empleos formales e informales. Para muchos obreros sin oficios, las condiciones de trabajo, indicadas por la formalidad, forman un punto más importante de referencia que los contenidos en sus orientaciones laborales: cambian ocupaciones, para entrar en relaciones contractuales formales.

  • 13 De tal manera, comprueban las conclusiones de Escobar 1986.

102Por otro lado, sobre todo los obreros con oficios, cambian la forma contractual, sin dejar su ocupación. En las trayectorias no hay una «segmentación» entre sector formal e informal.13

Trabajo por cuenta propia como proyecto del futuro

103La formalización de las relaciones laborales, que observamos en las trayectorias, resulta tanto de las políticas de selección como de las estrategias de los obreros. Por un lado, muchas empresas «formales» no reciben obreros jóvenes y exigen el certificado de servicio militar. Por otro lado, entre los veinte y veinticinco años de edad funda la mayor parte de los obreros su familia y busca por tanto condiciones mucho más estables que antes: prefieren empleos formales.

  • 14 Ahorro obligatorio previsto por la ley y consignado por la empresa, que debe ser pagado al trabaja (...)

104Esta tendencia hacia el empleo formal, sin embargo, no es irreversible. Como muestran los estudios de López para Colombia, muchas personas vuelven, después de un cambio de trabajos informales a empleos formales, en el último tercio de su trayectoria laboral otra vez a trabajos informales, normalmente a actividades por cuenta propia (Misión de Empleo, 1986, p. 64; López y otros, 1987). En Colombia, como en otros países latinoamericanos, el trabajo independiente sigue siendo una alternativa realista, accesible y para muchos deseable. Muchos trabajadores asalariados utilizan las cesantías,14 o inclusive la indemnización otorgada por el despido, como capital inicial para establecer el negocio o la microempresa propia. Las actividades informales en esta tercera fase de la vida laboral tienen entonces un contexto social distinto al de las actividades informales «precarias» al comienzo de la vida laboral: las personas tienen con frecuencia un capital, si bien modesto, cuentan con calificaciones y relaciones sociales y tienen posibilidad de convertirse en trabajadores independientes «de carrera» (Bromley y Birkbeck, 1988).

105Aunque los obreros en nuestra investigación quieran permanecer en la empresa actual o vean sus alternativas en el mercado con optimismo, sus proyectos van más allá de la empresa y del mercado de trabajo. La gran mayoría de todos los grupos ocupacionales manifiesta el deseo de independizarse más tarde (ver gráfica 4).

106La figura del trabajo independiente representa una nego ciación del trabajo asalariado; a ella están ligadas las imágenes de libertad con respecto a la imposición autoritaria y de propiedad personal; frente a ellas, la perspectiva de un nivel más alto de vida tiene menor peso.

Gráfica 4: Intención de independentizarse y razones

Gráfica 4: Intención de independentizarse y razones

Alemania

107Para analizar la estructura del mercado de trabajo y las trayectorias laborales en Alemania, hay que tomar en cuenta algunas condiciones socioeconómicas básicas, por un lado, e instituciones particulares, por el otro:

108— Generalización del trabajo asalariado y fuerte tradición del trabajo industrial.

109En la época de la posguerra, período de un fuerte crecimiento económico, el trabajo asalariado se generalizó como fuente de reproducción. El sistema y las políticas de Relaciones Industriales han contribuido a estandarizar las condiciones de empleo y de reproducción, en general, a través de la legislación laboral y social y de la negociación colectiva que cubre la mayor parte de las relaciones salariales (véase Lutz, 1984; Muec-kenberger, 1985). Tanto el trabajo agrícola como el trabajo por cuenta propia en otros sectores tienen un cometido bastante reducido y las diferencias entre la ciudad y el campo se han nivelado.

110Por otro lado, la industria y el trabajo industrial tienen una tradición larga social y políticamente muy importante. Desde el comienzo de siglo los obreros formaban el grupo —mejor dicho: el estamento— social más numeroso y entre ellos la mayor parte trabajaba en la industria.

111Los obreros en la industria y en los talleres manufactureros formaban el núcleo de una «subcultura obrera», con una red de organizaciones sociales y políticas de corte clasista, como sindicatos, partidos, cooperativas y asociaciones que conservaron un ámbito social relativamente homogéneo: los hijos de obreros industriales siguieron en el trabajo industrial, se casaron con hijas de obreros y se afiliaron a las organizaciones tradicionales. Solamente en las últimas décadas, cuando confluyen los procesos de apertura del sistema de educación y de «terciariza-ción», el trabajo industrial «manual» ha perdido peso y se ha erosionado la «subcultura obrera» (véase Mooser, 1984).

112— El sistema de educación y de formación profesional «dual».

113Tanto para la constitución de la «subcultura obrera» como para la estructuración del mercado de trabajo y de las biografías laborales, el sistema de educación y formación profesional ha sido un elemento clave.

114La educación general es pública y se realiza en colegios elementales y colegios superiores (Oberschulen oder Gymna-sien). La asistencia a los colegios es obligatoria.

115El sistema de educación general se complementa por un sistema «dual» de formación profesional: el aprendizaje de un oficio técnico, administrativo o comercial en una empresa u organización para la parte práctica, acompañado de la visita a un colegio técnico para la parte general y teórica de la formación. Esta formación, reglamentada por instituciones tripartitas y normas generales y currículos específicos, concluye con un examen práctico y teórico y un certificado profesional.

  • 15 Mientras que anteriormente los adolescentes empezaron el aprendizaje en oficios como mecánico indu (...)

116La formación profesional en el esquema dual es bastante generalizada. Quienes no prosiguen en universidades o politécnicos, realizan un aprendizaje. Tradicionalmente, los hijos de la clase obrera salieron del colegio elemental para empezar un aprendizaje de un oficio manual en un taller o en una fábrica (y las hijas un oficio en el comercio), mientras los hijos de la clase media pasaron desde el colegio superior a un aprendizaje administrativo o comercial a menos que hayan continuado en las universidades después del bachillerato. Con la expansión y la integración del sistema de educación en las últimas tres décadas, se ha ampliado la base social en los colegios superiores, con el resultado de que se ha elevado el nivel escolar de aprendices en muchos oficios manuales apetecidos.15 Y por otro lado, las probabilidades de seguir en la educación superior general y pasar a la universidad a través de colegios especiales, han aumentado para trabajadores con formación profesional.

117El sistema de formación profesional y de oficios con perfiles institucionalizados marca el mercado de trabajo en Alemania. El acceso a trabajos adscritos a oficios o profesiones es reservado a personas con un certificado profesional correspondiente. Por lo tanto, con razón se ha destacado la «profesiona-lidad» como una característica del mercado en Alemania: más que la empresa es el oficio o la profesión la que estructura las trayectorias laborales y orienta a los trabajadores en sus estrategias del mercado de trabajo (véase Pries, 1989; Haller, 1985).

118Suponemos que estas condiciones y particularidades repercuten sobre las trayectorias.

Educación y formación profesional

119Para las personas que no siguen en las universidades o politécnicos, es común, después de salir del colegio, buscar una empresa o institución que ofrezca cupos de aprendizaje en el oficio apetecido. En las últimas décadas, este tipo tradicional de formación profesional incluso ha aumentado su cobertura. Entre las personas incluidas en la investigación más comprehensiva sobre trayectorias en Alemania en la cohorte de los nacidos entre 1949 y 1951 solamente 12 % no terminaron una formación profesional, mientras que 74 % realizaron un aprendizaje y 14 % ingresaron en universidades o politécnicos (Blossfeld, 1989, p. 72). La combinación más frecuente de nivel escolar y de formación es la del aprendizaje en un oficio con el colegio elemental completo (50 % de la cohorte) o con el nivel intermedio del colegio superior (20 %).

120De tal manera, que tanto entre obreros como entre empleados de los sectores diferentes, predominan personas con formación; en una encuesta representativa que realizamos en la región de Bremen, en promedio, cuatro de cada cinco obreros de diferentes edades habían pasado por un aprendizaje y casi todos después del colegio elemental (Pfau-Effinger, 1990).

  • 16 De los hombres de la cohorte 1949-1951, 79 % entraron al aprendizaje inmediatamente y 14 % dentro (...)

121Como los jóvenes casi todos empiezan el aprendizaje inmediatamente después de salir del colegio,16 la educación y formación representa una fase bastante normalizada de la trayectoria: los niños salen del colegio a los quince o dieciséis años y terminan el aprendizaje cuando tienen dieciocho o diecinueve años.

Trayectorias laborales

122El aprendizaje es la fase típica de transición e integración entre educación y trabajo. Los jóvenes se califican y socializan ya en el ámbito del trabajo en las empresas. Es su primera experiencia laboral; el contrato temporal por el tiempo de aprendizaje no les da ninguna garantía para seguir en su oficio y en la misma empresa.

123Por varias razones se ven presionados a cambiar de empresa o incluso a dejar el oficio:

124Una gran parte recibió su formación en talleres pequeños y en una gama muy limitada de oficios. Entre los obreros en nuestra investigación en Bremen, por ejemplo, 40 % habían aprendido oficios de metalmecánica, 11 % oficios de construcción y otro 11 % el oficio de electricista. Los principales agentes de la formación, los talleres o empresas pequeñas en estas ramas, tradicionalmente ofrecen cupos para aprovecharse de los aprendices como mano de obra barata y no tienen un interés en seguir empleándoles una vez terminada la formación; estructuralmente, para muchos oficios, existe una «sobreproducción» por encima de la demanda que predetermina que muchos trabajadores dejen su oficio.

125Además, el nivel relativamente bajo de salarios y prestaciones, y el régimen personalizado hacen que a la mayor parte de los obreros no le parezca muy atractivo permanecer en el mismo taller; salen inmediatamente después de terminar el aprendizaje o dentro de los cinco años siguientes.

126Las investigaciones destacan el gran impacto de la ocupación inicial sobre la trayectoria laboral posterior, como indica la gráfica 5.

127Entre la ocupación en que se desempeñaban los obreros a la edad de treinta años y la ocupación inicial, se muestra una alta continuidad. Nueve entre diez obreros que a los treinta trabajaban en oficios, ya habían iniciado su trayectoria en el oficio —o sea: quien no había comenzado su vida laboral en el oficio, no tenía casi ninguna posibilidad de acceso a trabajos en oficios después (ver gráfica 6). Por otro lado, llama la atención la continuidad en el grupo de obreros que realizan trabajos en la industria que no corresponden a oficios, también: casi la mitad de las personas reclutadas en este grupo había comenzado su trayectoria como obrero no calificado en la industria y la otra tercera parle estaba conformada por personas que habián empezado sus trayectorias en oficios industriales o artesano-industriales, mientras que la migración desde otros sectores jugaba un papel muy reducido. Se indican, en este grupo, además de una continuidad estable en el trabajo industrial, migraciones desde oficios a trabajos que no exigen la calificación de un oficio.

128En las trayectorias de obreros industriales (a diferencia de las mujeres) pueden distinguirse tres fases: a la fase del apren dizaje sigue una fase de migración y búsqueda que, según la encuesta de Bremen, demora hasta quince años y pasa por 3-4 empleos hasta que los obreros, ahora comprometidos con la subsistencia de la familia, encuentren una empresa en la que intentan permanecer a largo plazo, es decir hasta la jubilación (fase de permanencia). Estos cambios siguen pautas normalizadas, no solamente en términos de edad: los obreros «mi-gran» de empresas y talleres pequeños a empresas grandes o corporaciones públicas, bien sea a empresas que tienen una demanda de mano de obra calificada superior a sus cupos de aprendizaje, o a empresas grandes con mercados internos, que, mediante sus probabilidades de remuneraciones y ascensos recompensan el trabajo ajeno al oficio. Otro grupo de obreros con formación profesional regresa a instituciones de educación y se forma, a través del estudio en universidades o politécnicos, en profesionales, a menudo en disciplinas técnicas relacionadas con su formación inicial. Un último grupo busca, en relación con su oficio, el ascenso a empleado técnico o maestro en la empresa grande. Mientras tanto, la perspectiva de independizarse en el oficio se encuentra obstaculizada por reglamentos institucionales que exigen una formación profesional adicional para establecer su propio taller.

Gráfica 5: Ocupación inicial y ocupación actual de obreros industriales (nacidos entre 1949 y 1951) en Alemania

Gráfica 5: Ocupación inicial y ocupación actual de obreros industriales (nacidos entre 1949 y 1951) en Alemania

Fuente: Blossfeld. pag 98, cálculos propios aproximados

Gráfica 6: Ocupación en 1979 de personas con una formación en un oficio relacionado con la industria en Alemania

Gráfica 6: Ocupación en 1979 de personas con una formación en un oficio relacionado con la industria en Alemania

(Fuente Hofbauer, pag 127)

129Un estudio representativo sobre las trayectorias de personas con una formación en un oficio relacionado con la industria llega a los siguientes resultados acerca de la continuidad en el oficio:

Conclusiones

130Los datos muestran trayectorias típicas muy diferentes, para obreros de los dos países en trabajos parecidos de la industria.

131El análisis de las condiciones sociales y trayectorias laborales de los obreros colombianos revela que la diferenciación actual en las situaciones ocupacionales no equivale a una segmentación rígida en el mercado de trabajo: se muestran múltiples caminos de acceso y tránsitos hacia ocupaciones y oficios y muchas personas cambian entre grupos ocupacionales y tipos de relaciones contractuales.

132Para la mayor parte de los obreros, los accesos a la situación laboral actual están muy poco normalizados. El mercado de trabajo industrial es bastante abierto y poco excluyente, y el grado de institucionalización y normalización es bajo, respecto a la definición de antecedentes laborales, condiciones sociales y edades de acceso. El origen regional o el nivel escolar no se relacionan con pautas excluyentes de las trayectorias laborales y el trabajo industrial y el trabajo en la ocupación actual puede iniciarse desde antecedentes diferentes y edades diferentes.

133Esta «apertura» relativa incluye también los oficios, sobre todo los oficios artesanales-industriales: por la tradición de la capacitación interna e informal en las empresas, los obreros que no han adquirido experiencia en talleres a lo largo de su trayectoria anterior, tienen oportunidades de aprender sus oficios en la organización de mercados internos.

134Por otro lado, los obreros en oficios industriales, siguen caminos más bien estandarizados que conforman carreras institucionalizadas. Para este grupo, el origen urbano, el nivel escolar elevado y la formación institucional predetermina, cada vez más, la trayectoria laboral de una manera excluyente.

135Los dos tipos de oficios representan tipos sociales diferentes que se distinguen por el impacto de instituciones formales: por el papel de la educación, por el acceso al aprendizaje y por la modalidad del aprendizaje. Ambos tipos de oficios orientan a las personas en sus estrategias en el mercado de trabajo: ellas buscan y cambian empleos según sus oficios. Son sus oficios más que el contexto de la empresa los que establecen un marco social estable para orientaciones y estrategias profesionales en el mercado de trabajo.

136Ni el trabajo industrial ni determinada ocupación forma, para la mayor parte de los obreros, un punto de orientación de sus estrategias en el mercado de trabajo. Importa más la forma contractual del empleo, el nivel de las remuneraciones y prestaciones y la estabilidad del empleo; por lo tanto, la empresa y las condiciones, que ofrece, influyen mucho más sobre las estrategias en el mercado de trabajo que la ocupación en la industria.

137En los proyectos y perspectivas futuras el trabajo asalariado (industrial) no parece la forma de trabajo deseable o inevitable. Los obreros sueñan con un futuro independiente. En resumen, los obreros, por sus trayectorias, tanto como por sus orientaciones, son más trabajadores en la industria que obreros industriales.

138Las trayectorias de los obreros alemanes muestran una normalización fuerte, respecto a la integración de la educación y formación profesional con la experiencia laboral. Los obreros, a una edad determinada, pasan de la educación general a formación profesional en un oficio. La formación profesional está altamente institucionalizada y generalizada y predetermina en un alto grado la trayectoria siguiente. Quienes no han finalizado un aprendizaje como adolescentes, no logran un acceso a trabajos en oficios en su trayectoria posterior. Los oficios tienen perfiles claramente definidos, con normas de exclusión más o menos estrictas, y forman la base para una segmentación fuerte en el mercado de trabajo. Les corresponden actitudes profesionales y percepciones sociales de los trabajadores que se orientan, en sus estrategias en el mercado de trabajo, en su oficio (véase Bollinger et al., 1991). Las trayectorias de los obreros se diferencian, más bien, después de la fase inicial de formación en el sistema «dual»: mientras que la gran mayoría permanece en su oficio o busca, a través de ascensos o de la formación adicional, superarse de acuerdo con su oficio, una minoría lo deja para ingresar en mercados internos o mercados abiertos.

139De todos modos, la industria es, desde el principio y a lo largo de las trayectorias, el principal contexto social de trabajo de los obreros, y sus perspectivas hacia el futuro se orientan en el trabajo asalariado y sobre todo en la industria; una perspectiva del trabajo independiente no parece realista ni atractiva.

140En este sentido, forman un grupo social que, a pesar de su diferenciación interna, mantienen una conciencia colectiva fuerte como obreros industriales.

Bibliographie

Bibliografía

Bahrdt, H.P. (1987): «Autobiographische Methoden. Lebensverlaufsforschung und Soziologie», en W. Voges (ed.), Methoden der Biographie- und Lebenslaufforschung, Opladen.

Balan, J., Browning, H. y Jelin, E. (1977): El hombre en una sociedad en desarrollo, México.

Baumeister, H., Bollinger, D., Geissler, B. y Osterland, M. (1991): Berufsbiographie und Arbeitsmarktkrise, Opladen.

Blossfeld, H.P. (1989): Kohortendifferenzierung und Karriereprozess, Frankfurt / Nueva York.

— y Mayer, K.U. (1988): «Arbeitsmarktsegmentation in der Bundesre-publik Deutschland», Koelner Zeilschrift fuer Soziologie und Sozialpsychologie, No. 2, pp. 262 y ss.

—, Hamerle, A. y Mayer, K.U. (1986): Ereignisanalyse, Frankfurt / Nueva York.

Bromley, R. y Birkbeck, C. (1988): «Urban economy and employment», en M. Pacione (ed.), The Geography of treh Third World: Progress and Prospect, Londres, pp. 114-147.

Castañeda, W. (1989): Bogotá: Industria y trabajadores 1900-1945, tesis del grado, Universidad Nacional, Bogotá.

Doeringer, P. y Piore, M. (1971): Internal Labor Markets, Lexington.

Dombois, R. (1986): Betriebliche Beschaeftigungspólitik und Arbeitsmarktrisiken, Bremen.

— (1989): «Flexibility by Law? The West German Employment Promotion Act and Temporary Employment», Cambridge Journal of Economics, 13, pp. 359-371.

— (1990): Organización empresarial y formacion de obreros en la industria. Estudio de caso de una empresa del sector automotriz, Bogotá, Universidad Nacional.

— (1991): «¿Empleo “atípico” en economías sin empleo típico?». Ponencia para el Seminario «Reestructuración y Regulacion Institucional del Mercado de Trabajo en América Latina», 2-5 de julio, Buenos Aires.

Escobar, L.A. (1986): Con el sudor de tu frente. Mercado de Trabajo y clase obrera en Guadalajara, Guadalajara.

Gordon, R., Edwards, R., Reich, M. (1982): Segmenled Work, divided Workers, Cambridge.

Haller, M. Koenig, W., Krause, P., Kurz, K. (1985): «Patterns of Career Mobility and Structural Positions in Advanced Capitalist Societies: A Comparison of Men in Austria, France and the United States», AJS, vol. 50, pp. 579-603.

Hofbauer, H. (1981): «Berufswege von Erwerbstaetigen mit Facharbeiterausbildung», Mitteilungen aus der Arbeitsmarkt- und Berufs-forschung, 14, pp. 127-138.

Kalmanovitz, S. (1986): Economía y Nación, Bogotá.

Katznelson, I. (1986): «Working Class Formation. Constructing Cases and Comparisons», en I. Katznelson y A. Zolberg (eds.), Working Class Formation, Princeton, pp. 3 y ss.

Kreckel, R. (1983): «Soziale Ungleichheit und Arbeitsmarktsegmentierung», en R. Kreckel (ed.), Soziale Ungleichheiten, Gottinga.

López, C.M. y Romero, G. (1990): Condiciones empresariales y su incidencia en la diferenciación obrera. Estudio de caso en empresa de Aceites y Crasas, Bogotá, Universidad Nacional.

López, H., Sierra, O., Henao, M.L. (1987): «Sector informal: entronque económico y desconexión jurídico-política con la sociedad moderna», en J.A. Ocampo y M. Ramírez (eds.), El problema laboral colombiano, Bogotá, tomo II, pp. 9 y ss.

Lutz, B. (1984): Der kurze Traum immerwaehrender Prosperilaet, Frankfurt / Nueva York.

— y Sengenberger, W. (1974): Arbeitsmarktstrakturen und oeffentliche Arbeitsmarktpolitik, Gottinga.

Mayer, K.U. (1987): «Lebenslaufforschung», en W. Voges (ed.), Methoden der Biographie- und Lebenslaufforschung, Opladen, pp. 51 y ss.

— (1984): Lebensverlaeufe und Wohlfahrtsentwicklung, Frankfurt / Mannheim.

Misión de Empleo (1986): «El Problema Laboral Colombiano», Economía Colombiana, Separata 10.

Mueckenberger, U. (1985): «Die Krise des Normalarbeitsverhaeltnisses», Zeitschrift fuer Sozialreform, 7-8.

Mooser, J. (1984): Arbeiterleben in Deutschland 1900-1970, Frankfurt.

Muñoz, O. (1977): Dualismo, organización industrial y empleo, Santiago.

Ocampo, J.A. (ed.) (1987): Historia económica de Colombia, Bogotá.

— y Ramírez, M. (eds.) (1987): El problema laboral colombiano, 2 tomos, Bogotá.

Pfau-Eefinger, B. (1990): Erwerbsverlauf und Risiko, Weinheim.

Quijano, A. (1974): «Marginaler Pol der Wirtschaft und marginalisierte Arbeitskraft», en D. Senghaas (ed.), Peripherer Kapitalismus, Frankfurt.

Rubery, J. (1978): «Structured Labour Markets, Worker Organization and Loa Pay», Cambridge Journal of Economy, No. 2.

Sengenberger, W. (1977): Struktur und Funktionsweise von Arbeitsmaerkten, Frankfurt, 1987.

Toharía, L. (ed.) (1983): El mercado de trabajo: teorías y aplicaciones, Madrid.

Weiss de Belalcázar, A. y Castañeda, W. (1990): Condiciones empresariales y diferenciación obrera: estudio de caso en la empresa Colpartes, Bogotá, Universidad Nacional.

— y Grisales, O. (1990): «Calificacion y profesionalización obrera en la industria colombiana». Ponencia al XII Congreso Mundial de Sociología, Madrid.

Notes

1 La investigación comprendió 18 empresas pequeñas, medianas y grandes de la industria metalmecánica, de alimentos y de materiales de construcción; se realizaron en conjunto 250 entrevistas sobre la organización empresarial y políticas de personal en las empresas y se encuestaron 513 obreros de las mismas empresas en lo tocante a sus trayectorias laborales, su situación laboral presente y sus expectativas ulteriores. La investigación formó parte de un proyecto de cooperación entre la Universidad Nacional de Colombia y la Universidad de Bremen, bajo la dirección de Anita Weiss de Belalcázar. Se realizó entre 1987 y 1991. Para los primeros resultados, véase Dom-bois, 1990; López y Romero, 1990; Weiss y Grisales, 1990; Weiss y Castañeda, 1990.

2 Principalmente en los resultados del proyecto representativo del Max-Planck-Institut fuer Bildungsforschung, Berlín / DFG-Sonderforschungsbereich 3 que investigó y comparó las trayectorias laborales de 8 cohortes de edad de personas nacidas entre 1919 y 1956 (véase Mayor, 1984; Blossfeld, 1989); del proyecto de la Universidad de Bremen sobre «mercado regional de Bremen» (véase Baumeister, Bollinger, Geissler, Osterland, 1991; Pfau-Effinger, 1990; Dombois, 1986 y 1989) y del proyecto del 1AB/BIBB sobre «trayectorias de formación y de trabajo y estructura de calificaciones de trabajadores alemanes» (véase Hofbauer, 1981).

3 Sobre la historia económica de Colombia cfr. Kalmanovitz, 1986; Ocampo, 1987; sobte el mercado laboral y sus cambios: Ocampo y Ramírez 1987; Misión de Empleo, 1986.

4 Nos apoyamos en la discusión sobre la segmentación en el mercado de trabajo (cfr. Doeringery Piore 1971; Edwards, Gordon y Reich, 1982; Sengenberger, 1987); la conceptualización de las diferentes probabilidades en el mercado de trabajo principalmente estructuradas por intereses y estrategias que apuntan al uso y al control de la mano de obra nos parece más productiva que los conceptos de corte dualista, frecuentemente aplicados en el análisis de la diferenciación social en América Latina, como «sector tradicional/marginal/informal» vs. «sector moderno/integrado/ fomral» (cfr. Muñoz, 1977; Quijano, 1974; Balan, Browning y Jelin, 1977; de manera crítica: Escobar, 1986).

5 No incluimos en el análisis dos grupos más: el «trabajo protegido no calificado», porque está muy poco representado en nuestra muestra. A este grupo se adscriben áreas de trabajo en que no se necesitan ni se adquieren calificaciones, pero sí se le dan garantías salariales y prestacionales y una relativa estabilidad en el empleo. Tampoco incluimos a los supervisores, por ser un grupo demasiado heterogéneo en sí mismo.

6 En nuestra muestra no se incluían empresas con una participación fuerte de oficios industriales en producción. Esto se explica en menor grado por nuestros criterios de selección, sino más bien por la poca importancia que ha logrado la industria de bienes de capital en Colombia.

7 Entre las empresas hay tanto empresas «modernas», en cuanto a sus productos y tecnologías, como empresas de industrias tradicionales. Encontramos perfiles parecidos en empresas de cortes muy diferentes. Por otro lado, en la mayor parte de las empresas coexisten varios grupos ocupacionales. Los perfiles tampoco se diferencian por los procesos de producción: los trabajos no cualificados e inestables se encuentran en las tres ramas y en procesos de producción muy diferentes. Trabajos restrictivos se presentan tanto en procesos automatizados, como en procesos esencialmente manuales: por otro lado, encontramos trabajos con altas calificaciones en procesos poco mecanizados, como también en procesos automatizados.

8 Todos llegaron a una edad de doce años o más a Bogotá

9 Los migrantes se definen como las personas que llegaron a Bogotá a la edad de doce o más años

10 En la encuesta, preguntamos por tocias las experiencias laborales, incluyendo tiempo y edad al comienzo y al fin, tipo de empresa y trabajo, tipo de contrato y motivos del retiro. Con estos datos no solamente podíamos analizar la estructura y los cambios típicos de ocupaciones y empleos por grupos de edad, sino también aplicar el método del life event analisis que permite reconstruir trayectorias como procesos continuos en el tiempo (cfr. Blossfeld, Hamerle y Mayer, 1986).

11 A diferencia de la trayectoria, que tiene, como único criterio de ordenamiento la dimensión del tiempo, la carrera, en la definición de Balan et al., «[...] es un conjunto de ocupaciones ordenadas entre si funcional y jerárquicamente, de tal modo que la experiencia en una de ellas es un requisito para entrar en la siguiente» (Balan et al., 1977, p. 134).

12 Retomamos el concepto de la «informalidad», que sociológicamente carece de precisión, en este sentido normativo; no implica supuestos sobre las formas y los niveles de reproducción imperantes en las diferentes actividades llamadas, «informales».

13 De tal manera, comprueban las conclusiones de Escobar 1986.

14 Ahorro obligatorio previsto por la ley y consignado por la empresa, que debe ser pagado al trabajador a más tardar en el momento de su retiro.

15 Mientras que anteriormente los adolescentes empezaron el aprendizaje en oficios como mecánico industrial o electricista después del colegio elemental o de unos años en el colegio superior, ahora se ha generalizado el bachillerato o el nivel medio del colegio superior como nivel escolar de entrada (véase Dombois, 1986).

16 De los hombres de la cohorte 1949-1951, 79 % entraron al aprendizaje inmediatamente y 14 % dentro de los tres años siguientes al aprendizaje; el resto, 7 %, quedó sin aprendizaje (comp. Blossfeld, 1989, 78 ss.).

Table des illustrations

Titre Diagrama I. TOTAL DE OCUPACIONES EN LA TRAYECTORIA LABORAL ANTES DE 1NGRESAP A LA EMPRESA ACTUAL (POR GRUPOS OCUPACIONALES)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3481/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Titre Grafica 1: .Trayectorias Laborales asterioro de obreros en mercados abiertos e interuos. Distribucion de ocupaciones por años de edad
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3481/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 197k
Titre Grafica 2: Trayectorias laborales anteriores de obreros en oficios. Distríbucion de ocupaciones por años de edad
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3481/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 226k
Titre 1) Las áreas distintas representan actividades laborales diferentes
Légende Para cada edad las gráficas indican la distribucion de los obreros sobre las diferentes actividades laborales. Para cada año los cien por ciento se constituyen por las personas que a esta edad trabajaban. En los datos no está incluido el empleo actual se toma en cuerta solamente la trayectoria anterior al ingreso a la empresa actual
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3481/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre Grafica 3: Forma de la relación laboral en las trayectorias. Por edad en años (incluye el empleo actual)
Légende edad (años)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3481/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 166k
Titre Gráfica 4: Intención de independentizarse y razones
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3481/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 98k
Titre Gráfica 5: Ocupación inicial y ocupación actual de obreros industriales (nacidos entre 1949 y 1951) en Alemania
Légende Fuente: Blossfeld. pag 98, cálculos propios aproximados
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3481/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 95k
Titre Gráfica 6: Ocupación en 1979 de personas con una formación en un oficio relacionado con la industria en Alemania
Légende (Fuente Hofbauer, pag 127)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3481/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 150k

Auteur

Universidad de Bremen

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr