Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte segunda. Movilidad social, trayectorias laborales y transformaciones socio-estructurales

El uso del método biográfico en el estudio de trayectorias sociales precarias

Cecilia Montero Casassus

Texte intégral

Introducción

1El uso de la biografía en las ciencias sociales ha tenido sus altos y bajos. A pesar de ser un método bastante antiguo, pues ya lo utilizaban W. Thomas y R. Park en la Escuela de Sociología de Chicago en los años veinte, no es adoptado oficialmente como técnica de investigación en las cátedras de sociología. Durante los años de mayor desarrollo de la disciplina, los años cincuenta y sesenta, se hace hincapié en los métodos cuantitativos en un afán por conquistar criterios de cientificidad. El hecho es que la sociología y sus métodos surge como alternativa a la literatura y la filosofía social pero a la vez conserva muchas de sus características (Lepenies, 1990). La versatilidad del método biográfico, el que puede ser utilizado eficazmente en el periodismo, la literatura, la antropología e incluso la demografía, no ha impedido que él mismo gane terreno como técnica de investigación sociológica (Courgeau y Leliévre, 1989; Peneff, 1990).

2La tendencia actual en ciencias sociales es de utilizar cada vez más aquellos enfoques que mejor restituyan la complejidad de lo social y no a reducirlo a ciertas dimensiones explicativas. La búsqueda de relaciones causales se abandona y se prefieren las reconstrucciones, aunque parciales, de realidades históricamente determinadas. Por otra parte, se toma conciencia de que los destinos individuales no siguen trayectorias lineales y continuas. Como bien lo expresa M.C. Bateson, antropóloga e hija de Margaret Mead, «la vida es un trabajo continuo de composición». «En una sociedad estable hacer su vida es como construir una casa en forma tradicional, se conocen los materiales, se usan habilidades manuales conocidas... Hoy los materiales y habilidades útiles para la vida no están claros. No es posible seguir los pasos de la generación anterior. Hay que improvisar, y recombinar elementos conocidos de nuevas maneras [...]» (Bateson, 1990).

3En América Latina esta técnica comienza a ser conocida a principios de los sesenta con la publicación de La antropología de la pobreza y de Los Hijos de Sánchez de Osear Lewis. A pesar de su gran impacto estas obras no influyeron decisivamente ya que su uso en ciencias sociales es bastante reciente. Hasta la fecha las ciencias sociales han estado más interesadas en recoger datos estructurales y en el estudio de los movimientos sociales.

4Contrariamente a lo que ocurrió en la sociología europea donde el método biográfico se ha aplicado principalmente a poblaciones obreras, en América Latina es más frecuente encontrarlo en esludios sobre la pobreza y la exclusión social, y más concretamente en los estudios sobre la mujer (Mack y otros, 1986; Valdés, 1989; García y Oliveira, 1991).

5Ciertas características de las sociedades latinoamericanas explican la pertinencia, cada vez mayor, del uso del método biográfico en la investigación empírica. Entre ellas se puede mencionar:

  • la inestabilidad económica y política, fuente de discontinuidad y ruptura en los comportamientos sociales;
  • la heterogeneidad del mercado de trabajo que define modos de inserción inestable en el trabajo asalariado;
  • la persistencia de flujos migratorios y la movilidad geográfica;
  • la escasa codificación de las relaciones laborales y de las estructuras de calificación.
  • 1 La velocidad del cambio social es tal que los datos do los censos de población y de las encuestas (...)

6Estas realidades configuran un cuadro difícil de aprehender con los métodos clásicos de estadísticas y encuestas.1 A esto hay que agregar la escasez de recursos para la investigación empírica en ciencias sociales. Las técnicas cualitativas y en particular las historias de vida permiten, con un ahorro de tiempo y de recursos, conocer la complejidad de los modos de inserción individual en este tipo de sociedades.

  • 2 Estudios sobre los obreros de la siderurgia en México (1986), los trabajadores de la construcción (...)

7Hemos utilizado el método biográfico en una serie de estudios sobre mercados de trabajo sectoriales.2 La recolección de biografías ocupacionales en dichos estudios se hizo con una intención más bien descriptiva, pues fueron diseñados para recoger información sobre las modalidades de acceso al trabajo asalariado y la identificación de canales de movilidad profesional. El material recogido se limitó al aspecto profesional de las biografías por lo que no constituyen historias de vida en el sentido estricto.

8Sobre la base de esos mismos estudios, esta ponencia busca presentar una reflexión más sistemática sobre las potencialidades del método biográfico para identificar los factores y mecanismos de la inserción laboral, de la movilidad profesional y de la construcción de la identidad social. La pregunta que guía este trabajo es la de conocer cómo se construyen los destinos sociales de aquellos individuos que se encuentran en situaciones económicas precarias. El contraste y la comparación entre el sector de empleadas domésticas y de trabajadores de la construcción permite mostrar la estrecha relación que existe entre inserción laboral y condición social. A su vez, la condición social no se puede entender sin considerar la diferenciación por género.

La ciudad y el mercado de trabajo urbano

9Los estudios de movilidad social operan por lo general a partir de la reconstrucción estadística de diferentes «estados», considerados de valor diferente, a los cuales accede un individuo o familia. Dichos estados están definidos por un conjunto de variables que configuran un cierto estatus social (ingreso, educación, vivienda, consumo). Al examinar las trayectorias individuales y el paso sucesivo entre diferentes estados se concluye si existe o no movilidad social, por lo general entendida en términos ascendentes, y cuáles son los canales de movilidad (educación, capital, origen social).

10Este tipo de lógica no se puede aplicar en el caso de poblaciones precarias cuya existencia está más marcada por la lucha por sobrevivir e insertarse en la sociedad que por proyectos de movilidad. Antes de abordar el tema de la movilidad hay que explicar los movimientos de entrada y salida del asalariado, el paso frecuente por la desocupación, por la actividad informal.

11El concepto mismo de mercado de trabajo requiere una re-definición. Tomemos el caso de los jóvenes sin cualificación. La teoría económica clásica nos dice que su inserción en el mercado de trabajo urbano dependerá de su capital humano (cero) y del nivel de desempleo (elevado). Teóricamente el individuo se presenta en un mercado a negociar con potenciales empleadores, su salario se determina en función del exceso o escasez de mano de obra. El resto de su carrera profesional dependerá de lo que vaya acumulando, lo que le confiere una cierta capacidad de negociación: educación, experiencia, cualificación.

12Las biografías ocupacionales muestran que la realidad está lejos de la teoría ya que la entrada en el asalariado se realiza en un espacio social construido, lo que puede significar límites y barreras (no económicas) a la salarización. Para un joven sin preparación, sus posibilidades de inserción laboral están en estrecha relación con su inserción en la ciudad. De las historias profesionales de muchachos y muchachas sin cualificación, se desprende que el acceso a un primer empleo asalariado está definido principalmente por dos variables: sexo y recursos familiares.

13En el caso de los migrantes la presencia de un pariente en la ciudad representa la posibilidad de tener una residencia temporal mientras se encuentra trabajo. Las perspectivas son, sin embargo, muy diferentes para el muchacho y la muchacha. Por lo general, la muchacha que emigra lo hace porque es madre soltera y necesita un empleo remunerado. Deja al hijo en el campo con la familia y parte a la ciudad. Ahora bien, una mujer joven, sin oficio, no puede simplemente llegar a la ciudad en busca de trabajo. El control social funciona de tal manera que la muchacha debe ser confiada a una persona de confianza, un pariente o conocido de la familia, que asegure que la muchacha no «estará en la calle», lo que es casi sinónimo de ejercer la prostitución. Una mujer joven debe tener un domicilio, una residencia.

14El caso del hombre es diferente porque no existirá sospecha alguna sobre un muchacho que se encuentra solo en la ciudad, podrá moverse libremente en la ciudad hasta encontrar una inserción. En general, el muchacho comienza a buscar trabajo en el momento en que termina con el servicio militar obligatorio. El empleo en la construcción representa una primera etapa para seguir hacia otros sectores. La vivienda es también importante para él, pero se trata de una necesidad que puede postergarse hasta el momento en que contrae matrimonio.

15El disponer de un espacio donde residir es una necesidad de tal importancia para una mujer joven que pasa también a limitar sus alternativas de ocupación. Una muchacha joven, soltera, que decide venir a trabajar a la ciudad no tendrá otra alternativa que el servicio doméstico, mientras no contraiga matrimonio o disponga de un cuarto propio. De hecho, la principal diferencia entre empleada «puertas adentro» y empleada «puertas afuera» es que esta última dispone de una vivienda (Girard, 1991).

16La familia representa un domicilio para la mujer y una fuente de apoyo en el caso del hombre. Para la búsqueda de empleo en la ciudad los miembros de la familia pueden facilitar información y contactos sociales. El joven percibe poco a poco que la inserción en el mercado de trabajo pasa por la activación de una red de contactos útiles en la búsqueda de empleo.

17También hemos encontrado situaciones en que la familia interviene de manera negativa, empujando al individuo hacia las fronteras de la exclusión. La muerte prematura de los padres, la ausencia de padre, la necesidad de asumir la crianza de hermanos menores, son factores que frenan una buena inserción profesional. Este tipo de situaciones es muy frecuente en Chile, no así en la Argentina donde la cohesión familiar influye positivamente en la búsqueda de estabilidad ocupacional (Casassus Montero, 1986).

18Lo anterior confirma la hipótesis de Godard y Bouffartigues en el sentido de analizar conjuntamente movilidad geográfica, profesional y familiar. En los países latinoamericanos es frecuente que la unidad familiar esté compuesta solamente por la mujer, jefa del hogar y los hijos. En estos casos se acentúa la dimensión sobrevivencia en la relación con el trabajo asalariado (García y Oliveira, 1991). Como veremos esto es decisivo en el caso de la empleada doméstica que no logra conciliar su maternidad con el trabajo.

19En síntesis, las trayectorias laborales se definen primero por la forma de inserción en un espacio urbano construido socialmente, el cual impone exigencias diferentes a hombres y mujeres. Todo lo cual indica que la relación de tipo salarial es también una relación social. Esto remite tanto al concepto de ciudadanía (Lautier, 1991), a los derechos y deberes civiles como a normas sociales y culturales. El método biográfico, al restituir la configuración real de una carrera profesional, indica los valores y normas que se activan en momentos clave de la vida profesional y que contribuyen a explicar las trayectorias.

Las historias ocupacionales: ¿itinerarios o carreras?

20Para el cientificista social latinoamericano que estudia el mercado de trabajo los temas más recurrentes son: informalidad, inestabilidad profesional, precariedad en el empleo, alta tasa de rotación, escasa correspondencia entre educación, cualificación y salario. Frente a estos fenómenos los métodos clásicos de investigación son de poca utilidad, ya que se basan en la búsqueda de correlaciones entre ciertas variables de tipo estructural (origen socioeconómico, educación) y desempeño en el mercado de trabajo (salario, calificación, carrera). ¿Qué hace entonces un cientificista social cuando no puede establecer dichas correlaciones? Pensamos que el uso de métodos cualitativos permite no sólo dar cuenta de situaciones de inestabilidad sino también cuestionar los propios conceptos que están en la base de dichas metodologías (mercado de trabajo, cualificación, movilidad social).

21Para ejemplificar lo anterior, analizaremos el tema de la movilidad social de los trabajadores de la construcción y de las empleadas domésticas. En ambos casos las historias ocupacionales arrojan el mismo resultado: se trata aparentemente de individuos errantes, sin carrera posible, cuyas vidas profesionales parecen no tener una progresión, su situación no mejora con la edad ni con la experiencia. El muchacho y la muchacha sin calificación entran a trabajar en la construcción y en el servicio doméstico porque no tienen otra alternativa, siempre pensando salir de ahí. Se trata de los empleos menos cualificados que no imponen barreras a la entrada. Concluimos entonces que, para estos casos, es excesivo hablar de una carrera profesional y nos limitamos a hacer una tipología de los itinerarios típicos a partir de los elementos que van repitiendo (Casassus Montero, 1991).

22Hasta aquí el método biográfico nos ha servido sólo para comprobar una hipótesis determinista estructural bastante conocida: las poblaciones pobres, sin capacitación, ocupan los empleos inferiores de la escala ocupacional y no tienen posibilidades de cañera. ¿Para qué utilizar entonces el método biográfico?

23Procedemos entonces a una lectura diferente del mismo material, ya no buscando los rasgos que se repiten sino tratando de identificar los elementos decisivos en una vida profesional. En esta segunda lectura aparecen diferencias de importancia entre los oficios y entre los individuos de la misma profesión.

24Presentamos a continuación algunos aspectos de estas diferencias que dicen en relación con:

  • las formas que adopta el trabajo asalariado en empleos precarios;
  • las posibilidades y trayectos de la movilidad profesional;
  • las representaciones del trabajo y la identidad social.

25Para tratar estos temas la biografía ocupacional representa un material valioso en cuanto recoge la experiencia individual de inserción, algunos de cuyos elementos se repiten en otra biografía. El cientificista social, guiado por alguna pregunta específica o hipótesis de su proyecto, cuestiona el material y comienza a reconstruir las trayectorias sociales.

Formas de inserción en el asalariado

26La comparación entre las condiciones de empleo de las empleadas domésticas y de los trabajadores de la construcción según datos de tipo longitudinal, además de la información que arroja sobre los individuos, hace posible una caracterización «desde abajo» (desde la experiencia individual) de las formas que adopta el trabajo asalariado. En este sentido es complementario de un enfoque más estructural, como el de la sociología del trabajo al analizar las formas de gestión de la mano de obra.

27El empleo en la construcción y en el servicio doméstico presentan características comunes en cuanto forman parte de los sectores menos cualificados de la estructura del empleo: facilidad de entrada, salarios bajos, inestabilidad, escasas perspectivas de carrera. Estas características hacen que se trate de poblaciones que viven en el límite entre la integración y la exclusión social. Se trata sin embargo de dos tipos de asalariado diferentes.

28El trabajo en la construcción representa un empleo asalariado inestable. El empleo asalariado no está generalizado en la construcción pues muchas pequeñas empresas y subcontratistas no cumplen con la legislación social. Sin embargo existen relaciones contractuales entre empleadores y obreros respecto de un horario, un salario, pagos adicionales, feriados. Más importante aún, el obrero de la construcción goza de una cierta autonomía en su trabajo y de una independencia respecto del jefe. Por lo general es remunerado en función del rendimiento, por lo que se trata de un trabajo intenso y despersonalizado. Se puede decir entonces que el obrero, aun no cualificado, está en una situación de asalariado en cuanto existen una serie de derechos y deberes que lo definen. La precariedad de su situación proviene de la inestabilidad en el empleo, el contrato termina con la obra en construcción. La característica principal de este tipo de actividad, además de la inestabilidad, es también la alta frecuencia con que un trabajador de la construcción trabaja de manera informal. Esto ocurre cuando está sin trabajo, los días feriados y después de la jornada laboral.

29El servicio doméstico es un empleo asalariado limitado pero estable. En Chile el contrato de trabajo para las empleadas domésticas es obligatorio y se ha generalizado su aplicación. Esto no significa, sin embargo, que la empleada se encuentre en una situación de asalariada con relaciones contractuales claras y con un trabajo bien definido en materia de horarios y retribuciones adicionales. Existe ciertamente un conjunto de derechos y deberes pero éstos no son explícitos y están sujetos a la discreción de una relación paternalista con el empleador. Por tanto se puede decir que la remuneración de una empleada doméstica no es el precio de su trabajo sino la contraparte de una subordinación. Esto implica una disponibilidad total en materia de horarios y tareas respecto del patrón.

30Considerando el trabajo doméstico un rol femenino y no un trabajo, el servicio doméstico asalariado se rije por las mismas normas del trabajo de toda dueña de casa. Por lo tanto no tiene horario fijo, se la puede interrumpir en sus horas de descanso, trabaja los días feriados, no tiene descanso dominical obligatorio. La legislación laboral no contempla una jornada de trabajo de 48 horas semanales, como para el resto de los asalariados sino solamente un mínimo de horas de descanso, 10 horas semanales (Todaro y Gálvez, 1987).

31En materia de inserción en el mercado de trabajo urbano la diferencia de género es decisiva. La muchacha sin calificación que ingresa en el servicio doméstico queda como atrapada en un estatus salarial y social que no le da la dignidad de un empleo asalariado ni la posibilidad de hacer catrera. En cambio el joven ingresa en la construcción, donde adquiere la disciplina del trabajo asalariado, y desde donde puede concebir otros proyectos. El espacio de libertad y de autonomía también es diferente en ambos casos. No es concebible en el marco de los valores culturales latinoamericanos, que el hombre trabaje en el servicio doméstico y la mujer en la construcción.

32Esta situación va evolucionando ya que con la industrialización van aumentando las oportunidades de empleo asalariado para la mujer. El propio servicio doméstico se profesionaliza y disminuye la subordinación personal de la empleada. Pero mientras exista el problema de la vivienda, mencionado en el capítulo anterior, es difícil que la empleada doméstica pueda conquistar una cierta autonomía en tanto asalariada.

Los canales de la movilidad profesional

33Decíamos que las biografías ocupacionales son un método eficaz para reconstruir los caminos de la movilidad que no corresponden a una progresión ascendente en función de ciertos requisitos. Esto es particularmente cierto en el caso de profesiones que no están estructuradas, en las que no se exige un diploma u otro requisito para acceder a un empleo y que a su vez no proveen al trabajador de medios internos de promoción. Aunque, no todas las trayectorias individuales son relatos de fracaso y de precariedad. Algunos individuos logran insertarse de forma estable en el empleo asalariado e incluso cambiar de posición dentro de la misma profesión. ¿Cómo lo logran?

34En un artículo anterior mostramos cómo en el sector de la construcción, la movilidad profesional se logra mediante la valorización exterior de la experiencia adquirida, es decir fuera de la empresa y especialmente en la actividad informal (Casas-sus Montero, 1987). Esta situación puede ser más acentuada en el caso chileno debido a la fuerte desregulación que hubo del mercado de trabajo durante el período del régimen militar. En los países industrializados se imponen condiciones para acceder al empleo cualificado en la construcción aunque siempre existe lugar para el que viene desde abajo sin pasar por una educación formal.

35Lo importante de retener es que en el caso de la construcción existen posibilidades de promoción, de adquirir una preparación que signifique la capacidad de ejercer nuevas tareas y mejor remuneradas. Esta posibilidad de movilidad profesional es importante, aunque no cambie lo esencial, es decir la inestabilidad del empleo. Pero el obrero cualificado de la construcción tiene más capacidad de negociación en el mercado de trabajo que el no cualificado.

36No ocurre lo mismo con el servicio doméstico. Esta actividad más que ofrecer un espacio de calificación para la mujer trabajadora es un espacio de desvalorización social. Se trata de un oficio desde el cual no se puede progresar de otra manera que dejándolo. La empleada doméstica es consciente de que ejerce una actividad estigmatizada socialmente y por lo tanto no busca una mayor cualificación. Por ejemplo, ninguna empleada doméstica entrevistada tomaba cursos de capacitación. Por el contrario, cualquier aspiración de movilidad se materializaba con el cambio de casa. La movilidad profesional que se observa entre las empleadas domésticas es más bien un mejoramiento del salario por la vía de buscar otro empleo y no mediante una mayor cualificación.

  • 3 En Chile se denomina empleada puertas afuera y empleada puertas adentro.

37Una forma reciente de movilidad para las empleadas domésticas, que se traduce en un cierto cambio de estatus, es el trabajar de forma diaria y no permanente en una o varias casas.3 La clave para lograrlo es obtener una vivienda. En la medida en que el ingreso es insuficiente para el arriendo de una vivienda, sólo el acceso a programas sociales de vivienda o el matrimonio, les permite independizarse.

38Los estudios existentes sobre el servicio doméstico indican sin embargo, que se trata de un empleo de llegada. La situación es paradójica, pues la muchacha emigra desde el campo con una expectativa de independencia que logrará en la ciudad y se encuentra como «enclaustrada» en una vivienda y familia ajenas.

39Nuevamente la distinción de sexo parece decisiva. Para la mujer no cualificada existen escasas posibilidades de movilidad profesional. La movilidad no puede ser sino social: la empleada doméstica deja de serlo cuando contrae matrimonio. Casarse es una aspiración de libertad, ya que el solo hecho de contraer matrimonio es casi sinónimo de abandonar el empleo. Recordemos sin embargo, que un gran número de empleadas domésticas ya es madre soltera al comenzar a trabajar, lo que dificulta aún más sus posibilidades de movilidad. Por otra parte, su ingreso no es suficiente para alimentarla a ella y a sus hijos.

Representaciones e identidad

  • 4 Véase el número especial de la Revue Française de Sociologie, XXXI (1989).

40Una de las principales críticas que se ha hecho al método biográfico es el riesgo de recoger sólo la versión subjetiva que el entrevistado quiere presentar de su vida.4 Pensamos que este riesgo existe pero que es justamente esa reconstrucción subjetiva lo que permite llegar a un nivel de análisis que le está vedado a otros métodos, éste es el análisis de las representaciones y de la identidad social.

41El tema es bastante complejo por lo que nos limitaremos a un aspecto parcial: el significado del trabajo para poblaciones en empleos precarios. La pregunta que nos hacemos es la siguiente: ¿cómo se representan los trabajadores con trayectorias precarias en el trabajo que realizan? Es evidente que dicha representación varía según el estrato social, entre las clases dirigentes, los sectores medios y las clases populares. Siguiendo una tipología de García y Oliveira (1991), se pueden concebir las siguientes alternativas:

  • El trabajo como carrera, asociado a una movilidad profesional.
  • El trabajo para mantener un estatus social, pasa a ser importante en proyectos de movilidad social.
  • El trabajo como actividad secundaria, como complemento de una vida principalmente doméstica de la mujer.
  • El trabajo como algo útil y satisfactorio, es la valorización del trabajo en sí.
  • El trabajo para la educación de los hijos.
  • El trabajo como necesidad, para la sobrevivencia.

42Para los sectores populares, la urgencia de la sobrevivencia es tal, que casi todas estas representaciones del trabajo (con excepción de la última) parecen muy lejanas. La situación de precariedad es tan fuerte que para los propios entrevistadores resulta incómodo plantear preguntas sobre proyectos profesionales. En el curso del relato surgen, sin embargo, elementos respecto de cómo el entrevistado se representaba en el mercado de trabajo y el empleo, lo que aporta algunas luces sobre el significado del trabajo.

Obrero de la construcción: un oficio o un empleo

43En un estudio anterior examinamos el éxito o fracaso de la inserción en el mercado de trabajo urbano de los trabajadores de la construcción en las ciudades de Santiago y Buenos Aires (Casassus Montero, 1987). A pesar de la diversidad aparente de itinerarios ocupacionales logramos identificar dos trayectorias extremas: por un lado, existía un grupo de trabajadores que se encontraban trabajando en la construcción pero que no habían logrado una verdadera inserción profesional y, por otro lado, los trabajadores con cierta cualificación con una inserción más estable.

44Para los primeros, el grueso de la categoría «jornaleros», el empleo en la construcción no es más que un trabajo de los muchos que han tenido en un itinerario marcado por la inestabilidad; es una fuente de ingreso sin otra perspectiva que la de resolver el problema de la sobrevivencia. Para los segundos, los maestros y obreros que están en vías de serlo, el empleo en la construcción significa ejercer un oficio. A pesar de que no tienen la certeza de un empleo estable, ellos se identifican con ese oficio y se proyectan en ese sector para el futuro.

45Esta diferencia se manifiesta en el discurso, en la forma en que responden a la pregunta: ¿Usted, en qué trabaja actualmente? El primer grupo responde refiriéndose al lugar geográfico donde se realiza la obra de construcción o bien al nombre del edificio o conjunto habitacional. Por ejemplo:

  • «Trabajo en San Fernando»;
  • «Estoy en el edificio Los Maitenes».

46En cambio los obreros del segundo grupo responden refiriéndose al oficio con el cual se identifican, aunque no sea el que está ejerciendo en ese momento:

  • «Soy carpintero»;
  • «Yo soy gásfiter».

47La diferencia de salarios suele ser poco significativa entre unos y otros, pero el tipo de identidad profesional es muy diferente. Para los primeros, el trabajo es solamente necesario para la sobrevivencia y su significado se acerca al origen etimológico de la palabra, el trabajo como sufrimiento. Para los más cualificados, los que ejercen un oficio, el trabajo en la construcción tiene un valor en sí.

48Lo anterior lo expresa muy bien un obrero entrevistado en Buenos Aires:

La construcción es el lugar donde trabaja aquel que tiene poco estudio. Es un lugar donde vos no necesitas un diploma. Siempre consideré que 6.° grado era poco para mí pero para muchos ya es demasiado. Yo sé leer, escribir, multiplicar, dividir, como lo sabe cualquiera pero es distinto. Aquellos que tienen dos o tres años de escuela secundaria se expresan mejor, son más rápidos de mente. En cambio, yo en la construcción tengo algo que otros no tienen: ellos trabajan por las circunstancias, yo trabajo también por eso pero además me gusta. Siempre me gustó [Pablo, veintiocho años, Buenos Aires, 1987].

49Existe entonces una posibilidad de identificación donde el trabajo es un valor en sí, es una representación ligada al contenido profesional de éste, que no se asocia con una carrera o proyecto de movilidad o acumulación. Para los que no se identifican con un oficio, y no valoran el contenido del trabajo, el empleo en la construcción es sólo para alimentarse.

El servicio doméstico: una condición social más que un empleo

50Muy distinto es el caso del trabajo para la empleada doméstica. Como veíamos, esta actividad está muy desvalorizada socialmente y representa una solución para mujeres sin cualificación, de origen rural que tienen necesidad de emigrar. Se trata de una actividad que no se trasmite a las hijas; por el contrario, una de las motivaciones de las empleadas es que sus hijas no ejerzan el mismo oficio.

51Tratándose de un empleo tan poco valorado por la sociedad, cabe preguntarse qué significado positivo puede éste tener para la mujer. Veíamos que en el caso de la muchacha joven migrante el servicio doméstico representa una solución de inserción en la ciudad. Durante los primeros años de actividad la empleada imagina un futuro diferente, ser enfermera, trabajar en una peluquería, etc. Pasan los años y se va dando cuenta que está como «atrapada», que no tiene capacidad de ahorro y que tampoco podrá dejar fácilmente ese empleo. La importancia del trabajo se desplaza desde su persona a la de sus hijos. La empleada declara entonces trabajar para que sus hijos se eduquen.

52Los proyectos de movilidad social son posibles para la segunda generación. De hecho raramente se encuentra una empleada cuya madre haya ejercido el mismo oficio. Para la empleada, la única posibilidad de cambiar socialmente es el matrimonio. Como una gran mayoría de ellas son madres solteras, sus proyectos se vuelcan hacia el o los hijos. Si bien en muchos casos los hijos quedaron en el campo, ella desea lo mejor para ellos y sigue trabajando «para mandarles algo».

53En cuanto a cómo la empleada doméstica se representa en el trabajo, predominan las representaciones negativas. El servicio doméstico está definido como un conjunto de tareas domésticas realizado por mujeres remuneradas. El aprendizaje se realiza en la familia de origen y siempre en la esfera doméstica. El trabajo no es concebido como un valor en sí, como fuente de satisfacción. La empleada doméstica es una mujer que, por su condición social, reemplaza a otra para que ésta se libere de sus tareas domésticas.

54Algunas empleadas que quieren expresar la seriedad con que trabajan dicen ser ellas las verdaderas «dueñas de casa», en el sentido en que sustituyen a la empleadora.

55En síntesis, el empleo en el servicio doméstico no ofrece un espacio para una identificación profesional positiva en la medida en que no logra trascender la esfera de lo doméstico. Aunque se trate de un trabajo remunerado, regulado por un contrato, es un trabajo cuya definición es inseparable de lo que es la imagen social de la mujer en el espacio privado.

Conclusiones

56Algunas conclusiones surgen de esta comparación de las trayectorias profesionales y sociales de trabajadores en empleos precarios.

  1. Aunque no se puede hablar de una carrera profesional propiamente como tal, el mercado de trabajo de empleos poco cualificados es un espacio donde se dan trayectorias profesionales más o menos exitosas, en el sentido en que permiten la adquisición de un oficio valorizado social y económicamente. Las biografías permiten identificar los factores que inciden en esa adquisición.
  2. Una trayectoria laboral exitosa, para los individuos que entran al mercado sin estar cualificados, representa una garantía de inserción social estable. A la inversa, una inserción precaria lleva a la exclusión social. El método biográfico muestra que la precariedad proviene, en gran parte de los casos, no del mundo del trabajo sino de las trayectorias sociales y familiares.
  3. Lo anterior indica que por una parte, los itinerarios más o menos erráticos que arrojan las biografías y, por otra, las carreras ascendentes y lineales que supone la teoría es más conveniente utilizar el término de trayectorias sociales. El método biográfico es irremplazable para establecer los vínculos y relaciones que se establecen entre lo social y lo profesional.
  4. La diferencia de género es decisiva. La condición social de la mujer se manifiesta e impregna su destino profesional. Lo que la mujer negocia en el mercado de trabajo urbano es, antes que nada, su condición social, y es esta misma condición la que le resta posibilidades de movilidad profesional. La movilidad social de la mujer que ocupa empleos precarios como el servicio doméstico no pasa por la esfera del trabajo sino por la esfera social: el matrimonio, la educación de los hijos. A su vez, la desvalorización del trabajo doméstico lleva a una falta de identificación profesional con el trabajo.
  5. El uso de las biografías ocupacionales permite identificar las variables relevantes en las trayectorias profesionales y su relación con variables sociales. El método puede entonces ser utilizado en forma previa a estudios cuantitativos o encuestas de empleo, metodologías que están diseñadas para medir la frecuencia y extensión de ciertos comportamientos.

Bibliographie

Bibliografía

Bateson, M.C. (1990): Composing a Life, Plume Books, Nueva York.

Casassus Montero, C. (1987): «L'espace social de la définition des identités professionnelles», Cahiers des Sciences Humaines (ORS-TOM, Paris), No. 23.

— (1987): Espace industriel, espace social, GST-CNRS, CNRS, París.

— (1988): «La industria de la construcción en Chile y Argentina», mimeo, GST-ORSTOM, París.

Courgeau, D. y Lelièvre, E. (1989): L'analyse démographique des biographies, Colección de l'INED, PUF, Paris.

García, B. y Oliveira, O. (1991): «Maternidad y trabajo en México: una aproximación microsocial», mimeo, El Colegio de Mexico.

— (1991): «El significado del trabajo femenino en los sectores populares urbanos», ponencia presentada en el seminario «Mercados de trabajo: una perspectiva comparativa», Centro de Estudios Sociológicos, El Colegio de México.

Girard Nunes, C. y Turchi, L. (199Í): «Trajetórias e estratégias na questao dos empregos. As empregadas domesticas em Brasilia», mimeo, GREITD-IEDES.

Lautier, B. (1991): «Citoyenneté salariale et qualification sociale: vers un modèle européen?», GREITD-IEDES, Paris.

— (1987): «Fixation restreinte dans le salariat, secteur informel et politique d'emploi en Amérique Latine», Revue Tiers Monde (Paris), No. 110.

Lepenies, W. (1990): Les trois cultures. Entre science et littérature, l'avènement de la sociologie, Editions de la Maison des sciences de l'homme, París.

Mack, M., Matta, P. y Valdés, X. (1986): Los trabajos de las mujeres entre el campo y la ciudad 1920-1982, Centro de Estudios de la Mujer, Santiago.

Peneff, J. (1990): La. méthode biographique, Armand Colin, Paris.

Todaro, R. y Gálvez, T. (1987): Trabajo doméstico remunerado, Centro de Estudios de la Mujer, Santiago.

Valdés, T. (1989): Venid benditas de mi padre, FLACSO, Santiago.

Notes

1 La velocidad del cambio social es tal que los datos do los censos de población y de las encuestas de empleo quedan rápidamente caducos.

2 Estudios sobre los obreros de la siderurgia en México (1986), los trabajadores de la construcción en Argentina y Chile (1988), empleadas domésticas y trabajadores de la construcción en Chile (1991).

3 En Chile se denomina empleada puertas afuera y empleada puertas adentro.

4 Véase el número especial de la Revue Française de Sociologie, XXXI (1989).

Auteur

CNRS, Francia / CIEPLAN, Chile

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr