Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte primera. Historia oral e historia social

Historias de vida: notas acerca de la tradición polaca*

Francisco Gutiérrez S.

Texte intégral

  • * Todas las traducciones de citas al español hechas en este artículo son responsabilidad del autor.

1Esta exposición tiene por objetivo dar una visión general del uso dado a la metodología de las historias de vida en la tradición sociológica polaca para, a partir de ahí, recoger pistas interesantes de reflexión y confrontarlas con algunos problemas típicos de nuestra literatura especializada.

2La experiencia polaca en investigación sobre la base de historias de vida tiene especificidades que suscitan preguntas en cuatro terrenos: uno histórico (cómo se desarrolló la tradición, cuáles han sido sus perfiles gruesos); otro descriptivo (en qué consiste, cuál es su know-how); otro teórico-metodológico; y finalmente, unas conclusiones generales.

Un breve recuento histórico

  • 1 Ciertamente, Znaniecki había sentado ya las bases teóricas de su concepción de la sociedad, de la (...)
  • 2 Jakubowska Golebiowski, Robotnicy o sobie, IBKR, Warszawa, 1989, p. 7.

3El comienzo del uso de historias de vida («autobiografías») en Polonia está íntimamente ligado al nombre de Florian Znaniecki, quien, en su calidad de director del Instituto de Sociologia de la Universidad de Poznan, lanzó en 1921 un concurso de recuerdos autobiográficos dirigido a los obreros.1 Desde entonces, y hasta 1989, en Polonia se llevaron a cabo cerca de 1.200 concursos semejantes, que involucraron a aproximadamente un millón de personas.2

  • 3 J. Chalasinski, Mlode pokolenie Chlopów, Warszawa, 1938.

4Znaniecki creó escuela, y uno de sus discípulos, J. Chalasinski, que comenzó su carrera con un estudio de movilidad social obrera apoyándose sobre los materiales del mismo concurso que concibió Znaniecki en 1921, logró «masificar» el método con la obra de su vida (Joven generación de campesinos),3 en la que aprovechó 1.544 autobiografías recogidas en un concurso que lanzó como director del Instituto de Cultura Agraria.

  • 4 Golebiowski, «Memoirs as a basis for a typology of Aspirations», Sisyphus, II (1981).
  • 5 Krzywcki, Pamietniki bezrobotnych, Warszawa, 1967.

5Como desarrollaremos con alguna amplitud más adelante, Znaniecki consideraba que las autobiografías eran «documentos de la vida personal consciente del autor, una manifestación de su experiencia subjetiva... [su gran valor] se debía al hecho de que da expresión a un gran número de experiencias diversas pero interconectadas que, completándose e iluminándose mutuamente, crean un todo que permite al investigador entenderlas, analizarlas y verificarlas mucho mejor que si se encontrara frente a un cuestionario, una entrevista o una carta».4 Así, en realidad, las historias de vida eran más una herramienta para estudiar lo que Znaniecki llamaba la «conciencia histórica» que la realidad factual. Algunos de sus discípulos más brillantes, empero, sostenían un punto de vista diferente. L. Krzywicki, por ejemplo, en su excelente material sobre los desempleados, recogido en plena crisis mundial, explicaba en 1933 que «la ciega fuerza de la anarquía económica se refleja en las vidas y las conciencias de la gente», añadiendo además que ese punto de vista era compartido explícitamente por los autobiógrafos (los llamados pamietnikarze; «recordadores»).5

  • 6 Nowakowski y Hochfeld, «O wykorzystaniu panietników do badan na swiado-moscia proletariatu», Mysl (...)

6Los años inmediatamente posteriores a los cambios de la segunda posguerra fueron más bien desfavorables. Un debate sobre las historias de vida, en donde éstas resultaron condenadas por sociólogos de primera línea (Adam Schaff, por ejemplo) como método «burgués» e «idealista», llevó a una autocrítica de Chalasinski. Sin embargo, ya en los primeros años de la década de los cincuenta surgieron defensores de la tradición de estudios sociológicos sobre la base de las autobiografías. Así, Hochfeld y Nowakowski,6 reinvindicando las historias de vida, destacaban cuatro posibles errores del sociólogo al abordarlas: a) confundir la conciencia del autobiógrafo con un fenómeno objetivo, susceptible de ser tipificado y clasificado; b) construir ex ante tipologías que pueden actuar como camisas de fuerza e impedir el buen aprovechamiento del material; c) llevar a cabo un análisis ahistórico del estado de conciencia de los autobiógrafos; d) el economismo vulgar, consistente en hacer énfasis en las relaciones lineales y directas entre infraestructura económica y herramientas de trabajo, por un lado, y conciencia social, por otro. En cambio, señalaban el eventual valor de las historias de vida para la reconstrucción de los hechos históricos, el análisis de testimonios de culturas (de clase, de sector, de grupo social) y la reconstrucción de la dinámica de la conciencia social.

  • 7 Véase J. Leonski, Drogi zyciowe i swiadomosci spoleczua robotników polskich, PWN, Wairszawa-Poznan (...)

7Indudablemente, esta última función cognitiva tuvo mucho que ver con la subsistencia y el posterior auge del método. En un ambiente de relativa inestabilidad y grandes crisis políticas de carácter cíclico, los más lúcidos entre los tomadores de decisiones —que ciertamente creían a pie juntillas en el valor transformador inmediato de las Ciencias Sociales y Humanas, lo que los llevó a usarlas como una «ingeniería social»— estaban vitalmente interesados en conocer los mecanismos internos de producción de conciencia histórica, particularmente de la clase obrera. Sin embargo, la década de los sesenta significó una rutinización de los estudios sobre la base de historias de vida, así como su alejamiento de la clase obrera. Las razones posibles de ello son básicamente tres: el enfriamiento del contexto social después del período telúrico 1956-1957; la transformación de las autobiografías en «movimiento» (¡se creó incluso una Asociación de Amigos de la Autobiografía!), con su consiguiente burocratización y trivialización; y la falta de enriquecimientos teóricos paralelos al manejo puramente instrumental.7

  • 8 Véase, por ejemplo, I. Krzeminski, Solidarnosc 80, Wola, Warszawa, 1989.

8Dos décadas, la del setenta y sobre todo la del ochenta, contemplaron un nuevo auge de las historias de vida. Un ambiente más libre y autónomo para la sociología, la puesta en primer plano de la cuestión obrera, la sensación de los dirigentes de vivir sitiados, en terreno ajeno, llevó a que varios sociólogos de talla (Golebiowski, Topolski, Szczepanski) se preocuparan por utilizar las formas más variadas de acercarse a la realidad social. Los institutos de opinión —mucho más autónomos en sus relaciones con los círculos de poder— como el CBOS y el OBOP jugaron un papel fundamental, de suerte que hoy podemos de alguna manera reconstruir con datos aceptablemente confiables el gran proceso de desagregación del socialismo real. Otros, como el Instituto de Investigaciones Sobre la Clase Obrera (Instytut Badan Klasy Robotniczej), adjunto a la Academia de Ciencias Sociales —que, a su vez, pertenecía al partido gobernante— llevaron a cabo un amplio programa de investigaciones sobre la clase obrera, en las que el método de las historias de vida fue utilizado generosamente. Es curioso constatar que, a medida que la crisis se profundizaba, tales trabajos eran mejores, más independientes y, a la vez, contaban con menor retroalimentación por parte del sector social al que se dirigían. La oposición también recurrió a este recurso metodológico que, mucho más que los sondeos de opinión, le permitía tener una visión de sectores muy focalizados (obreros militantes, por ejemplo), ubicar dinámicas específicas de conflicto y reconstruir situaciones paradigmáticas con un doble valor político y académico. Así, aparte del conocido trabajo de Touraine, hay excelentes textos basados en un uso mucho menos formal y envarado de las historias de vida que el que provenía de la tradición de Znaniecki.8 Por supuesto, todo tiene un precio, y es perfectamente factible que lo que se ganó en agilidad se haya perdido en profundidad.

Instrumentario de las historias de vida «a la polaca»

9Como acabamos de ver, podemos distinguir dos vertientes: la primera, que proviene de Znaniecki, y la segunda más «occidentalizada» y que tiene su origen básicamente en la crisis de 1980. Haremos aquí énfasis en la primera.

10Desde el comienzo, las historias de vida escritas para un concurso implican una doble definición metodológica: respecto al sujeto de la autobiografía (que debe ser un letrado activo, con interés de dejar testimonio en un espacio público) y respecto al espíritu de ella (única e irrepetible, escrita «para» una institución, provocada masivamente, a veces con reglamentaciones, no espontánea). Se trata de la renuncia a sondear en las capas más profundas de la sociedad, la renuncia a generar productos sociológicos «puros», «incontaminados»; a buscar expresiones culturales distintas y frescas. De hecho, las historias de vida así vistas:

  1. no proporcionan el tipo de material que pudiera dar origen a un análisis puramente cuantitativo (como sí lo haría un sondeo de opinión, por ejemplo), porque carecen de las condiciones mínimas para establecer la representatividad. Es verdad que Krzywicki pensaba lo contrario, pero en esta materia constituyó una voz aislada;
  2. tampoco otorgan las ventajas que habitualmente se atribuyen a la investigación participativa (capacidad de dirigirse a las capas más profundas de la sociedad en calidad de sujetos históricos, espontaneidad, producción de realidades culturales «otras», etc.).
  • 9 Citada en Leonski, op. cit., p. 52.

11¿Qué se le puede pedir, pues, a esta modalidad de historias de vida? ¿Qué ganan con las renuncias antedichas? M. Dabrowska sugirió una interesante respuesta: los autobiógrafos son miembros de «esa reducida minoría que existe en cada capa de la sociedad como, digámoslo así, un estado transicional, estado o categoría de personas parcialmente “salientes” (wyszlych) y desde diversos puntos de vista diferenciadas de su propia clase y esfera pero no integradas a ninguna otra [...] Tales gentes, sin ser típicos representantes de su propio sector, son en cambio los únicos que, en su medio original —precisamente porque lo observan de alguna manera desde afuera—, pueden dar un testimonio lo más veraz y plenamente humano».9

12Intentemos una síntesis de lo que pensaban obtener los sociólogos polacos con el uso del método; una síntesis que vaya de lo más simple a lo más complejo, sin respetar la linealidad histórica:

  1. A un primer nivel, es posible construir tipologías, sobre todo alrededor de aspiraciones, orientaciones y valores. Esta tendencia ha sido trabajada sobre todo por B. Golebiowski.10 Los argumentos de Golebiowski son del siguiente tenor: «El principio general fue seleccionar los materiales con los que se trabajaría11 para diferenciar la población por sexo, edad, nivel de educación y vocación, porque estábamos interesados en una tipología de las aspiraciones y en su descripción sociológica, pero no en frecuencias de ocurrencias en la población ni en la medición de su nivel, lo que sería imposible sin una muestra representativa».12 Una autobiografía, continúa Golebiowski, «es un recuento sui generis de los destinos sociales de los individuos vistos contra el trasfondo del desarrollo social, la historia y la cultura; un recuento en el que los complejos más o menos realizados de aspiraciones dominantes en la vida real del individuo salen a primer plano».13 Una sencilla hermenéutica de las autobiografías permitiría establecer grandes categorías de aspiraciones —en tanto pulsiones individuales que reciben significado gracias a su contexto social—, y a su vez cruzarlas con tipos de personas o simplemente con número de ocurrencias. También facultaría al investigador para hallar, sobre la base de vidas paradigmáticas, «rutas generacionales», periplos típicos de un grupo social en un período determinado.
  2. En un segundo nivel, entraría un análisis de discurso. Éste se ha abordado sobre todo a partir de la década de los ochenla, adoptando herramientas provenientes del gran desarrollo de las técnicas de análisis de contenido que ha habido de un tiempo para acá. Particularmente, se ha utilizado la identificación de campos semánticos, palabras-clave y palabras típicas, como «indicadores de la percepción de la realidad social».14 Los campos semánticos se construyen de acuerdo con la frecuencia con que diversas expresiones aparecen asociadas. Esto ha permitido realizar investigaciones extremadamente ricas; da la impresión de que queda todo un terreno por explorar. Es importante, empero, observar que el análisis de las historias de vida se hace con interés básicamente sociológico, no lingüístico. Otro problema es que se pierde la estructura del relato que podría llegar a ser fundamental, sin embargo, para ciertos propósitos analíticos.
  3. Hay todavía un tercer nivel, que corresponde en rigor al programa de Znaniecki: captar la «conciencia histórica» de los autobiógrafos, y la evolución de dicha conciencia. Aquí nos encontraríamos con un instrumento fundamental para la construcción de una sociología del cambio. Captar la manera como se transforman las interrelaciones de los sujetos con su entorno y cómo son percibidas estas evoluciones desde el punto de llegada, nos permitiría de alguna manera trazar una imagen de sujetos históricos en curso. Entender, por ejemplo, en qué se diferencian un obrero de hoy y uno de hace 25 años, y cómo perciben los obreros, precisamente, esa diferencia; nos movemos como en un juego de espejos, de complejidad creciente (comenzamos con la identificación de ciertos hechos, pasamos a la de conciencias y, finalmente, a la de visiones y recuerdos sobre la conciencia que se tuvo en el pasado). Esto nos permitiría redefinir las mismas categorías analíticas con las que estamos trabajando. ¿Qué entendemos por «pobladores», «obreros», «indígenas», «regiones»? ¿En realidad, cuando nos referimos a sujetos históricos colectivos, que estamos significando? Aunque no hay muchos trabajos de los que se pueda decir que produzcan una ruptura al respecto, es claro que al menos se planteó el problema y se intentó darle una respuesta inicial. Queremos enfatizar que es precisamente aquí donde la tradición polaca aparece más rica y fértil; donde ofrece un amplio campo de exploración al investigador.

Las historias de vida en el marco de la reflexión teórica y metodológica

13Comentamos al comienzo que la investigación a partir de historias de vida en Polonia es producto no de una innovación puramente instrumental, sino de un programa teórico. Delineemos algunos de sus aspectos fundamentales.

  • 15 Znaniecld, Sociología wychowania, Warszawa, 1928, t. 1, p. 40.

14Para Znaniecki, el sociólogo debía encontrar la articulación entre valores y actitudes, por un lado, y grupos sociales, por el otro. Esta articulación se puede hallar en las actividades (dzialalnosc) que explicitan los valores y realizan (llevan a cabo), en el mundo social las actitudes. Pero las actitudes y los valores adquieren significado (mejor: son significados) por un contexto social. ¿Cómo se relaciona la actividad individual con los sujetos sociales que existen en un panorama histórico dado? Para Znaniecki, los grupos sociales «existen sobre todo porque sus miembros creen que existen, como realidad independiente del resto del mundo; cada uno de sus miembros pertenecen a ellos sobre todo porque otros se dirigen a él y él mismo a otros como miembros de ese mismo grupo, a diferencia de los no miembros. Éste es el contenido necesario, más profundo, de los grupos».15 Ahora es fácil comprender el porqué puede plantearse la idea fructífera pero debatible de los sujetos históricos en curso: es el sentido de pertenencia, la «conciencia histórica» de ser parte de ellos, lo que define su existencia misma. Cabría preguntar cómo, trabajando con personas que en la expresión de Dabrowska «están saliendo» de su sector o grupo, se puede construir una visión sociológica cuyo fundamento último es el sentido de la pertenencia. Otra duda que surge es hasta qué punto la conciencia histórica se puede «leer» a partir de un conjunto de acciones en un contexto determinado. En realidad, lo que nos llega a las manos es un discurso, que con su propia sintaxis agrupa eventos que pudieron haber sucedido o no.

15Dejemos estas críticas planteadas, y volvamos al cuerpo de nuestra reflexión. Para Znaniecld, el conjunto de valores podría deducirse de un patrón de decisiones (decisiones acerca de acciones; o, también, decisiones acerca de qué contar). Todo ello puede formalizarse, y constituye un campo bastante amplio de reflexión, no sólo del uso de las historias de vida sino del contenido de nuestras búsquedas teóricas. Si los valores constituyen una significación social o grupal dada a un objeto (social) y explicitada a través de un conjunto de acciones, nos encontramos frente a diversos modelos de comportamiento que podrían significar un importante punto de encuentro entre las lecturas estratégica y hermenéutica de la realidad. La ventaja de todo ello es que estaríamos así acercándonos a una teoría del cambio más abstracta y quizás más completa: los grupos no sólo están constituidos por sentidos de pertenencia sino por combinaciones de patrones de comportamiento, remitidas a referentes sociales más permanentes. Por ejemplo, algunos investigadores de la cultura sobre la base de las historias de vida —como Golebiowski, ya citado varias veces— en-fatizan en los diversos ritmos de temporalidad en los procesos sociales de cambio (vinculados, evidentemente, a las múltiples maneras de construir, nombrar y vivir los «nosotros» que nos atraviesan).

  • 16 Una mención, así sea oblicua, a Foucault parece inevitable. Cuando Touraine («An introduction to t (...)

16Lo sugestivo de este aporte reside ante todo en poner sobre el tapete el carácter fluido e inestable de los sujetos históricos.16 A partir de allí, se puede comenzar a estudiar su desagregación y recomposición en temporalidades diversas y, correlativamente, la evolución de las estrategias y de los intereses a aquéllas asociada. Las historias de vida quedarían en este tipo de investigación elevadas a la categoría de herramienta de primera importancia.

Comentarios finales

17La tradición polaca de trabajo con historias de vida posiblemente no encaje con otras, más comprometidas con reconstituir al otro como realidad social, y a la vez con catalizar un proceso de sujetación (compartida entre sociólogo y biografiado). En este sentido, se acerca más al hiato convencional de la sociología, entre sujeto y objeto de la investigación. A nivel puramente técnico, posiblemente limite el rango de personas a quienes se acerca, así como el de temáticas y contenidos de la narrativa que logra recoger.

18Sin embargo, plantea interesantes desafíos que no están contemplados, o apenas lo están en parte, por la sociología convencional. Habría que destacar: la confluencia de métodos formalizados y no formalizados; la posibilidad de utilizar una gran masa de información, confrontando así varias experiencias vitales; la pista que forma el relato mismo (que se podría tratar con una amplia gama de métodos, desde el simple análisis de frecuencia hasta manejarlo como un mito); la relevancia dada a la fluidez de los sujetos históricos colectivos, y al programa consistente en recoger los procesos permanentes de desagregación y reconstitución de dichos sujetos; la posibilidad de manejar distintas categorías (aquí hemos propuesto dos, valores y estrategias) para remitirse a diversos referentes sociales y a temporalidades heterogéneas.

19Al mismo tiempo, la confrontación de la tradición polaca con la nuestra puede revestir un alto interés. Hay, en particular, dos preguntas que surgen de esta confrontación. La primera se refiere a las razones profundas de las decisiones investigativas. ¿Qué es lo que definimos como «interesante» desde el punto de vista sociológico? ¿Por qué entre «más otro» nos parece mejor el testimonio? La segunda tiene que ver con la relación entre compromiso y conocimiento, un conocido leitmotiv de la sociología latinoamericana. Se mantienen los ya maduros presupuestos de la «investigación-acción», sin caer en la cuenta de que vivimos cada vez más en un universo social fragmentado, en el que la violencia y las relaciones de dominación y opresión se reproducen desde el ámbito más macro hasta el último rincón de la vida cotidiana, como en un objeto fractual. A nivel teórico, es claro que las grandes unidades analíticas utilizadas hasta hace poco (Nación, clase obrera, campesinos, burguesía) se han ajado, algunas, o han salido de circulación casi por completo, otras. Si se quiere mantener el vínculo entre compromiso y conocimiento y a la vez aceptar ese universo social desacralizado (sin «buenos» ni «malos», lleno de relaciones complejas y ambivalentes), todo ello sin desmedro de la mínima coherencia intelectual, es preciso un esfuerzo de envergadura para pensar la reconstitución de los sujetos históricos en este período.

20Como se ve, pues, la tradición polaca de uso de historias de vida es rica, en ambas acepciones del término, con una propuesta y un programa que, por varias razones históricas, no han sido realizados en su totalidad.

Notes

1 Ciertamente, Znaniecki había sentado ya las bases teóricas de su concepción de la sociedad, de la que derivaría sistemáticamente su método de historias de vida. Para el estudio de ésta su visión, cfr. Florian Znaniecki, Nauki o latíame, PWN, Warszawa, 1992. Es bien conocido, por otra parte, que el clásico de Znaniecki y Thomas (Chlop polski w Europie i Ameryce, Warszawa, 1976) tuvo valor fundacional tanto para el método de las historias de vida a nivel mundial como para la Escuela de Chicago en particular.

2 Jakubowska Golebiowski, Robotnicy o sobie, IBKR, Warszawa, 1989, p. 7.

3 J. Chalasinski, Mlode pokolenie Chlopów, Warszawa, 1938.

4 Golebiowski, «Memoirs as a basis for a typology of Aspirations», Sisyphus, II (1981).

5 Krzywcki, Pamietniki bezrobotnych, Warszawa, 1967.

6 Nowakowski y Hochfeld, «O wykorzystaniu panietników do badan na swiado-moscia proletariatu», Mysl filozoficzna, 4 (1953).

7 Véase J. Leonski, Drogi zyciowe i swiadomosci spoleczua robotników polskich, PWN, Wairszawa-Poznan, 1987.

8 Véase, por ejemplo, I. Krzeminski, Solidarnosc 80, Wola, Warszawa, 1989.

9 Citada en Leonski, op. cit., p. 52.

10 Véase B. Golebiowski, Rural Social Change in Poland, Ossolineum, 1976; ídem, «Próba typologii postaw 600 pamielnikarzy», Przeglad Socjiologiczny, 22 (1968); ídem, «Spór o kulture robotnicza», Kultura i Spoleczenstwo, 1 (1984); ídem, «Transformations of polish culture in the light of memoirs», Dialectics and Humanism, 4 (1974); e ídem, «Memoirs as a Basis for a Typology of Aspirations», Sysiphus, II (1981).

11 Por ser muy numerosas las autobiografías recibidas y carecer los científicos sociales polacos de ordenadores, casi siempre escogían un subconjunto para hacer manejable la información.

12 Golebiowski, «Memoirs as a Basis...».

13 Ibíd.

14 Leonski, op. cit., p. 60.

15 Znaniecld, Sociología wychowania, Warszawa, 1928, t. 1, p. 40.

16 Una mención, así sea oblicua, a Foucault parece inevitable. Cuando Touraine («An introduction to the study of social movements», Social Research, 52, 4 [1985]) acusa a Foucault de imaginar una sociedad sin actores (sin sujetos, diríamos nosotros), a duras penas se le puede acusar de estar exagerando. Por eso, la brillante prosa foucaultiana, al superar el determinismo estructural, se acerca al problema que estamos señalando (el de aprehender a los grupos en su dinámica, como realidades sociales que nacen, se desarrollan y mueren), pero finalmente lo evade al construir una visión del universo social en la que los sujetos colectivos con voluntad autónoma apenas tienen lugar. Obviamente, el tratamiento de la cuestión rebasa con mucho los límites de este trabajo.

Notes de fin

* Todas las traducciones de citas al español hechas en este artículo son responsabilidad del autor.

Auteur

Universidad Nacional de Colombia

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540