Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte primera. Historia oral e historia social

Mi historia de vida con las historias de vida*

Alfredo Molano

Texte intégral

  • * Reproducimos a continuación, la transcripción de la intervención oral del sociólogo colombiano Alf (...)

1Quiero despejar de entrada una duda. No quiero tratar este tema de una manera teórica. Creo que la teoría en cierta medida congela y seca lo que uno quiere trabajar.

2Para mí la historia de vida como metodología, como opción en las ciencias sociales, tiene la ventaja de mantenerse siempre viva. Mi miedo o temor al hacer estas reflexiones colectivas, es que la discusión metodológica sobre las historias de vida, nos conduzca hacia dimensiones teóricas, hacia dimensiones un poco espesas, un poco aburridoras, un poco secas, que impidan que la historia de vida viva como metodología.

3Yo por eso más que una reflexión, quiero contarles una historia de vida: la historia de mi vida en relación con las historias de vida; cómo llegué a esa metodología de una manera un poco ingenua, de una manera más o menos espontánea.

4Regresaba de París, de estudiar un tiempo sociología y llegaba con el compromiso de por dónde y cómo metérmele al problema de la tesis. Había recogido una enorme cantidad de información cuantitativa y de información primaria y secundaria en los Llanos, para hacer una tesis acerca de la renta de la tierra en el caso del arroz. Ese terna espeso, como ustedes ya lo adivinan, me comenzó a desbordar por la cantidad de información que tenía, la imposibilidad de manejarla y, sobre todo, la imposibilidad de devolver algo a la gente que me había dado la información. La mayor parte de esa información provenía de entrevistas. Y cuando uno entrevista a la gente, hay algo que se crea en esa relación, que es invisible, que se escapa a la reflexión, es un componente emocional, un canal que relaciona a dos personas y que permite a alguien decirle a otro, cosas que no le dice tan sólo con las palabras. Esa sensación, ese color emotivo de lo que a mí la gente me daba, no lo podía traducir en figuras, ni en palabras, ni en textos en el trabajo de la tesis, y yo creía que eso era algo esencial, porque la historia de vida es una manera de evadirse de la reflexión intelectual, del trabajo intelectual, y dirigirse más hacia el conocimiento emotivo y digámoslo de una vez, subjetivo.

  • 1 Investigador e intelectual colombiano (Medellín 1935 - Cali 1990) cuya obra se ubicó originalmente (...)

5Me hallaba pues en ese remolino dando vueltas, buscándole salida, habiendo trabajado naturalmente durante todo el periodo de la universidad, y parte en el exterior, sobre problemas metodológicos. Yo en ese momento había completado ya la lectura muy sistemática de El Capital, que había iniciado con Estanislao Zuleta,1 a través de lecturas metodológicas, epistemológicas, y por lo tanto tenía aquel instrumental, pero no tenía cómo captar las realidades que yo sentía por medio de esos instrumentos.

  • 2 Denominación dada a un período (1948-1953) traumático de la historia política y social del país.

6Un día se produjo el milagro. El estadio de Neiva había sido invadido por unos campesinos que venían huyendo de un bombardeo del ejército en la región de El Pato, una región colonizada durante la guerra, durante La Violencia,2 y de allí, con la gente de ese estadio, comencé a tratar de captar, de hacer entrevistas para atrapar la situación que ellos vivían y el problema que los traía. La primera mirada revelaba que estaban en el estadio, que estaban rodeados por el ejército, y que en sus tierras de origen estaban siendo bombardeados.

7Pero, ¿cómo metérsele a eso? Hice entonces algunas entrevistas de forma no muy sistemática, explorando posibilidades, investigando alternativas e improvisando más bien lo que yo quería trabajar. El resultado fue un material sumamente vivo, furriamente rico, que en parte está coloreado y lo repito, está coloreado y determinado por la relación que había establecido con la gente. Creo que ése es el punto de partida, insisto, de las historias de vida: la relación que uno establece con el entrevistado. Ahí hay algo emocional, hay algo amoroso, si ustedes quieren, que permite comprender mucho más allá de las palabras lo que la gente quiere decir.

8Comencé a ordenar ese material y a sistematizarlo para sacarlo, para escribir un trabajo que en ese momento había contratado con el Centro de Investigaciones y Educación Popular (CINEP). Pero allí yo encontraba un lenguaje superior al lenguaje con el que la gente me lo había contado. Las versiones eran diferentes, pero eran más bien matices de una misma versión, y haciendo a un lado los libros, haciendo a un lado las normas metodológicas, los esquemas, decidí coger el material y trabajarlo tal como yo sentía que tenía que trabajarlo: simplemente poniendo un poco entre paréntesis la singularidad de las historias, para captar la generalidad de la historia que me estaban contando, manteniendo un respeto absoluto por el lenguaje de la gente. Creo que esa es una de las cosas que también reivindica la historia de vida, el lenguaje en que la gente cuenta su vida y su historia. Para mí ese lenguaje, esa riqueza, ese colorido, es superior a la carga teórica de cualquier escrito, es mucho más rico y va mucho más directamente al centro de los problemas, de la vida y de la historia, que las grandes reflexiones y que los grandes conceptos.

9Digámoslo en dos palabras. Frente a los conceptos de la academia, creo que el lenguaje de la gente, el lenguaje directo es el gran instrumento de análisis.

10Una vez que redacté el texto, que salió publicado como Los Bombardeos de El Pato, tuve un éxito enorme dentro del círculo inmediato, porque la gente lo entendió rápidamente y además, se había superado en parte la pesadez del lenguaje teórico y del lenguaje un poco intelectual. Pero la sorpresa para mí no estuvo ahí, o la convalidación del trabajo no fue la publicación, sino más bien la gente, la gente de la que provenía el trabajo, la misma gente de Neiva, la misma gente de El Pato, que lo leyó, lo captó inmediatamente, y como que se miró en aquel espejo. Creo que aquí se encuentra otra gran ventaja de las historias de vida. Para la gente que la inspira, para la gente que nos cuenta la historia, que nos concede las entrevistas, que nos da la información, se trata de un espejo reestructurado, y nada produce más conciencia que verse uno tal cual es. Creo que esta es una gran ventaja y una virtud de la historia de vida. Es la toma de conciencia por parte de la gente inmediata, y también por parte del investigador. Porque si este último mira con cuidado una historia de vida, encuentra parte de su vida y parte de los elementos que maneja y que se hacen visibles con la posibilidad de diferenciar qué es propio y qué es ajeno, y en el fondo no hay más que una diferencia aparente, porque los afanes, toda la vida subjetiva y afectiva, las ilusiones, los sueños, son en parte los mismos, y entonces la historia de vida es una trenza en la que no se distingue lo uno de lo otro.

11Aparentemente, puede un metodólogo decir que se trata de un invento. Yo estoy de acuerdo y reivindico la cuestión del invento, de la elaboración y de la creación, pero es un invento de carácter, digámoslo así, objetivo. Hay allí una creación objetiva, no un simple capricho de la subjetividad o del ego, sino que se trata de una reelaboración de la historia de la gente con elementos analíticos. Éste es otro tema que quisiera trabajar.

12En la elaboración de una historia de vida, yo veo dos momentos definitivos: el momento en que uno capta, en que uno recoge la información, que es un momento en que uno vuelve a hacer lo que casi nunca hace: escuchar. Escuchar a otra persona es una disciplina difícil en la medida en que uno no está escuchando sino que está objetando lo que la otra persona dice. En una historia con la gente, en una entrevista, es necesario abrirse realmente sin consideraciones, sin consideraciones sobre uno, abrirse a lo que la otra persona está diciendo sin objetarla, aceptar sin prejuicios, sin críticas, sin distancias lo que la otra persona va diciendo y ése es un ejercicio difícil, porque nosotros queremos poner sobre lo que oímos, lo que decimos y eso implica sacrificios, implica también formación, capacitación y ejercitación en ese arte de escuchar.

13La historia de vida le permite a uno oír. No le permite, le debería permitir o lo debería a uno obligar a oír; es por lo tanto un momento de gran creatividad porque está entrando algo nuevo en uno. Si uno lo permite, hay algo nuevo que está entrando y que después debe dársele salida en el momento de elaboración de la historia.

14Hay un paso previo al análisis que es relacional. Yo personalmente cuando trabajo con esta metodología, grabo muchas historias sobre el mismo tema, o muchos personajes que tienen que ver con el mismo evento. Del conjunto de entrevistas, sale una historia, una historia que uno ve naturalmente en un promedio, la historia de vida es una metodología radicalmente opuesta a la metodología cuantitativa estadística, es si ustedes quieren, la sistematización de un síntoma pero no el análisis de la frecuencia de casos, es el caso hecho historia y el caso de su síntoma, es decir, uno no puede apelar a la teoría del general, del comandante de la policía, porque hay muchos policías. Un solo caso es una historia y una historia condensa las historias que están alrededor de esa historia, de tal manera que un conjunto de entrevistas le permite a uno trabajar una historia.

15Ahora, cómo encuentra uno, cómo selecciona lo esencial del objetivo. Éste es un problema que a todos se nos plantea y yo creo que ahí hay algo que tiene que ver en primer lugar con la intuición, en segundo lugar con esa relación que se creó con la gente en el origen de la entrevista, cuando uno está escuchando. Ahí es donde sale algo que le ilumina a uno la manera de elaborar la historia, que le permite reescribirla.

16¿Cuál es aquí el papel de la teoría de la formación teórica e intelectual del investigador? La teoría en las historias de vida debe mantener y conservar un papel sumamente discreto y sumamente modesto, debe entrelazarse como la misma historia de vida que uno está contando sin que se note por ningún lado. Es algo así como el papel que puede tener el director de una orquesta en una pieza: se ve pero no se oye. El papel de la teoría debe mantener una posición muy discreta y muy original, pero debe estar presente, por lo tanto, en la selección, en la elaboración de la historia. A partir de las historias hay un proceso analítico y hay un proceso crítico.

17Sobre el proceso de análisis es muy difícil y hasta peligroso, entrar a teorizar, porque la teoría tiende a reemplazar la vía de las historias. Yo creo que en el fondo hay algo, lo digo realmente sin pretensión, en la elaboración de la historia de vida hay algo creativo, hay algo que emparenta este trabajo intelectual con el trabajo de un artista, es decir hay que crear, y no le debemos tener miedo a la creación, ni podemos ceder a la intimidación por el coco de la subjetividad. A la subjetividad no hay que tenerle miedo, yo creo que las historias de vida deben evadirse del campo de acción puramente intelectual, para ir buscando campos más emocionales de trabajo; lo que debe reivindicar la historia de vida es una estructura emocional en su conjunto, debe poner en primer plano los sentimientos de la gente y debe buscar entre sus colores y no entre el plano frío de la elaboración intelectual puramente teórica.

18Una vez redactado el informe sobre los bombardeos de El Pato y descubierta de una manera ingenua una opción metodológica como es la historia de vida, me lancé a utilizar el material de la tesis para hacer historias de vida y dejar a un lado todo el análisis, todos los requisitos académicos de una tesis, el resultado fue unas historias de vida sobre la colonización del Ariari. Creé básicamente dos historias: una la del empresario agrícola y otra la del colono. El uno prospera, el otro se quiebra y las dos historias están relacionadas y compendian el drama de toda colonización. La colonización es una forma que tienen los colonos de vivir para hacerles la finca a los latifundistas, esa es la lógica de toda colonización y ésas dos historias sintetizaban ese proceso.

19Envié la tesis a París y naturalmente me la rechazaron porque no tenía las características que las tesis debían tener. Ni siquiera para los especialistas en historias de vida. La tesis fue rechazada entonces de plano en todos los niveles: académico y metodológico. En ese momento tenía dos alternativas: volverla a hacer otra vez, o quedarme con lo que ya tenía hecho e insistir en mi camino. Por soberbia, por terquedad, por vanidad, porque me aburrían las otras cosas, opté por insistir en la línea de trabajo que venía desarrollando.

20Salté del Ariari al Guaviare, o sea un poco más al suroriente, a otra región más virgen desde el punto de vista de la colonización, más precaria todavía, con el fin de adelantar otros trabajos con la Corporación del Araracuara y todo eso me llevó a recoger otra enorme cantidad de material que finalmente se vino a plasmar en dos textos: uno, un libro que escribí sobre la colonización y la coca que se llamó Selva adentro y otro que se llama Siguiendo el corte, ambos con historias de vida. Son libros hermanos pero son dos tomos diferentes, son libros hermanos porque se usó el mismo material y con eso quiero contarles, no realmente la historia de los libros, sino más bien las posibilidades, las alternativas que puede tener una misma materia prima.

21El libro Selva adentro es una crónica, una historia contada en primera persona, desde la mirada de un investigador o de un cronista, o de un aventurero, o como lo quieran llamar, que va describiendo a partir del material que ha conseguido con otras personas la historia de una región. Las historias de vida tienen esa alternativa de servir como base para la escritura de la crónica, y creo que el lenguaje de la crónica ha sido un lenguaje que en mal momento la historia ha olvidado, la historia ha olvidado una forma muy bella, por lo demás, de contar la historia.

22Ese lenguaje de la crónica, que también es un lenguaje subjetivo, le permite al lector relacionarse con la materia que se está contando y vivirla en alguna medida. La otra alternativa es la de la historia de vida más o menos clásica, contada, relatada en primera persona o en singular o plural, no interesa, lo importante de esas historias de vida, es que a pesar de tener la misma base, expresan dos aspectos diferentes de una misma realidad: el aspecto más subjetivo que sería el de la historia de vida y el aspecto más objetivo que sería el de la crónica. También en ambos casos, tuve la feliz sorpresa de que la gente de las colonizaciones lee esos textos y los entiende sin ningún tipo de explicaciones. Se encuentra inmediatamente en ellos, y eso, además de ser satisfactorio, ofrece una enorme posibilidad pedagógica en términos políticos, ideológicos o simplemente en términos de la posibilidad de vivir.

23Las dos historias mencionadas, pero sobre todo Siguiendo el corte, me permitieron ver, entre otras cosas, cómo guarda la gente una historia riquísima de la que no existe conciencia, y me refiero aquí a un personaje histórico que a mí me ha seducido siempre: Mario Aljure. Se trata de un guerrillero del Llano de los años cincuenta, que está vivo en la memoria de la gente, en todos sus detalles, no solamente en lo que se refiere a la relación personal, sino también en lo que se relaciona con la historia de Aljure, la historia que conoce la gente y que uno podría seguir a través de sus recuerdos.

24Los recuerdos de la gente sobre un personaje son muy fieles, aunque en este caso se trata de un personaje con cierta altura, que sobresalió. Los recuerdos son muy ricos y son muy amplios, y por lo mismo, cada vez que uno abría un capítulo, aparecían inmensas posibilidades de conocimiento de Aljure, del personaje en concreto.

25A mí se me ocurrió en esa oportunidad seguir a los personajes secundarios que surgían a lo largo de la narración y que presentaban la posibilidad de profundizar en cada uno de ellos, a partir de las posibilidades ofrecidas por una matriz original. Hay cientos de personajes alrededor de alguien, que van haciendo el tejido de la historia en su conjunto, de la historia, no de la persona, sino una historia más amplia de toda una región o de toda una situación y, finalmente, de todo un proceso.

26No interesa si el personaje es conocido o desconocido. La historia de la gente anónima es tan vigorosa, tan atractiva como la historia de los héroes. En general buscamos la historia de los héroes, y dejamos en un segundo plano las historias anónimas de las personas comentes. Yo creo que uno de los mayores méritos, virtudes y posibilidades de las historias de vida, es reivindicar la historia anónima, esencial y elemental de la gente.

Debate

27En esta segunda parte, hemos incluido el texto transcrito que contiene apartes del debate sostenido por el ponente y el público, durante su intervención.

Objetividad científica

28La ciencia no acepta el enfoque de las historias de vida, no lo acepta porque sesga. Y cuando uno dice sesga está hablando de una norma. Y yo creo que la gran posibilidad de movernos en ese plano más subjetivo es que en él no hay sesgos, todo vale, vale desde un sueño hasta un resbalón, vale desde la comida de yuca hasta el cáncer. Por ejemplo en medicina, yo hice una historia de la muerte de mi mamá para un congreso de derechos humanos del enfermo, y cuando yo lo expuse delante de los médicos, no entendían de qué se trataba, porque nunca han tratado seres humanos. Pero entonces era posible reivindicar una dimensión importantísima: el derecho del enfermo. Reivindicación posible tan sólo a través de normas jurídicas, que sé que existen y nunca se han respetado, o a través de historias de vida para sacar un problema a la luz del día. La historia de vida es un canal para poderse relacionar con una dimensión temida, pero en la que vivimos inmersos y de la que no podemos excluirnos. Por más esfuerzos que la ciencia haya hecho por el mito de la objetividad, no ha logrado zafarse de las ataduras emocionales que el escritor, el científico, la persona que hace la ciencia o la supuesta ciencia, tiene. No hay que temerle a ello que, creo, está más desacreditado que los sueños del socialismo.

29Las historias de vida no son la versión de la realidad, son una versión de la realidad, y esto tiene que quedar muy claro. Tampoco podemos pedirle a esta metodología más de lo que ella puede dar, es decir, una faceta de la realidad, una faceta importantísima, difícil de obtener con otra metodología; pero no es más que una versión y nunca la versión de la realidad.

Entre lo genérico y lo particular

30Yo creo que a veces esa diferencia entre lo genérico y lo particular es un poquito estéril en el sentido en que todo lo particular, si uno lo mira dentro su contexto y lo vincula con ese contexto, es genérico, y lo genérico es una forma también de lo particular. La vida es una totalidad, un conjunto, un fluir de algo particular y genérico al mismo tiempo. Si uno le coge el hilito a algo particular, ese particular lo lleva a la relación entre eso y otras muchas partes, eso ya es el conjunto, es una totalidad, y como totalidad es algo parecido a la vida y la vida es lo que estamos tratando nosotros de captar, no diría estudiar ni reproducir, sino sentir, pues el hilito del problema de la renta de la tierra en el arroz, lo podemos llevar a múltiples relaciones, y por lo tanto, a una pequeña parcela de la realidad. Pero los lenguajes, también la diferencia entre un lenguaje popular y un lenguaje académico, es que el lenguaje académico es completamente seco, es un lenguaje al que se le ha quitado la emoción o al que se le ha tratado de quitar la emoción. La condición de lo científico, por lo menos hasta hace muy poco tiempo, era eso: que no tuviera nada subjetivo, nada de nuestros sentimientos, que no expresara ira ni dolor, la asepsia de que habla el doctor... Esa asepsia es la asepsia del lenguaje de Naciones Unidas, por ejemplo. Lean ustedes un trabajo de Naciones Unidas, y no dice nada contra nadie, ni siquiera describe la realidad, no dice nada y es un lenguaje incoloro, insaboro, no provoca ira ni dolor, nada.

«¿Qué tan cierto es —le preguntan a uno— lo que la gente dice?»

31La mentira también es cierta, la mentira es una forma de verdad de la gente y debe ser aceptada como tal, porque es una fantasía, y como fantasía es un acto objetivo, o si usted quiere un sueño. ¿Acaso no es verdad un sueño?

Notes

1 Investigador e intelectual colombiano (Medellín 1935 - Cali 1990) cuya obra se ubicó originalmente en un punto intermedio entre filosofía, psicoanálisis y creación y que tuvo gran impacto sobre la formación de jóvenes investigadores de la época.

2 Denominación dada a un período (1948-1953) traumático de la historia política y social del país.

Notes de fin

* Reproducimos a continuación, la transcripción de la intervención oral del sociólogo colombiano Alfredo Molano Bravo durante el Seminado. Por tratarse de una intervención oral, el texto conserva su forma coloquial y de relato comentado, muy acorde con el contexto teórico y con las posiciones metodológicas del ponente frente al uso de la historia de vida como recuperación de la historia social, económica y política de una legión, a través del testimonio de sus actores. En una segunda parte, hemos incluido el texto transcrito que contiene aportes del debate sostenido por el ponente y el público, durante su intervención.

Auteur

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr