Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte primera. Historia oral e historia social

Pasión, casamiento y poder: tradición oral y memoria en familias latifundistas del café (Minas Gerais, Brasil)

Adriana G. Piscitelli

Texte intégral

1La propuesta de este texto es explorar, en una perspectiva antropológica y a partir de un estudio de caso específico que incorpora la temporalidad, las posibilidades ofrecidas por el trabajo simultáneo con tradiciones orales e historias de vida en la investigación de las construcciones de género. Recalco lo de simultáneo porque tradiciones orales e historias de vida no son metodologías utilizadas necesariamente en conjunto.

2La antropología, que ha trabajado con tradiciones orales desde los primeros momentos de su desarrollo, tiene una larga e ininterrumpida tradición en el manejo de materiales orales. Éstos fueron privilegiados pues constituían el objeto de la antropología. Sin embargo, son los historiadores, particularmente aquellos interesados en la reconstrucción histórica de las sociedades sin escritura, los que desarrollaron una metodología sofisticada que asocia el estudio de tradiciones orales a una preocupación por la temporalidad.

3Para estos historiadores, el interés de las tradiciones orales reside en que trasmiten oralmente y a lo largo del tiempo, información proveniente del pasado. Ellos se preocupan por la fiabilidad de esta información, motivo por el cual toman seriamente en cuenta los problemas presentados por la cualidad retrospectiva de la memoria, y someten el material al conjunto habitual de reglas de evidencia histórica —consistencia interna y externa, confirmación a través de consulta a otras fuentes, conciencia de los «sesgos» potenciales, etc. En esta línea de trabajo sólo se consideran como evidencias históricas las tradiciones que se originaron en observaciones de una situación determinada. Por lo tanto, es fundamental establecer qué parte del mensaje, recreado a lo largo de las generaciones, es «verdaderamente» antigua y la medida en que esa parte expresa una relación de contemporaneidad entre registro y observación.

  • 1 Jan Vansina, Oral Tradition as History, Wisconsin, The University of Wisconsin Press, 1985, p. 27.
  • 2 Ibid.

4En esta línea de trabajo, las diversas tradiciones orales de una comunidad deben ser trabajadas depurando el material con el fin de establecer secuencias y cronologías. Sólo son consideradas tradiciones orales «aquellos testimonios verbales que se refieren a acontecimientos del pasado sucedidos con una distancia de por lo menos, una generación. Es decir, no presenciados ni recordados por los narradores, sino “aprendidos oralmente”».1 En el proceso de depuración, se deben realizar básicamente dos separaciones. En primer lugar, es necesario limpiarlas de toda observación contemporánea al investigador, separando las tradiciones orales tanto de rumores contemporáneos, como de historia oral y reminiscencias personales. Se establecen así límites definidos —en principio por la exigencia de una distancia temporal— en relación al trabajo con historias de vida. En segundo lugar, es necesario realizar una depuración dentro de las tradiciones orales. Los historiadores reconocen el valor que ellas tienen como parte del proceso de establecimiento de representaciones colectivas y admiten la importancia del conjunto de tradiciones orales en tanto expresión de opiniones, valores y mentalidades. Sin embargo, interesados en utilizar las tradiciones orales a la manera de «fuentes históricas», privilegian aquellas que permiten obtener testimonios de «hechos» o eventos, sobre las tradiciones que, describiendo comportamientos o tendencias, derivan de normas y generalizaciones formuladas a partir de experiencias. Se supone que estas últimas, aun cuando pueden basarse en observaciones, incorporan la opinión de la comunidad acerca de distintos temas. Por eso, ese tipo de tradiciones son consideradas testimonios no de hechos, sino de opiniones y valores, en los que resulta particularmente difícil poder aislar «eventos».2

5En esta línea de trabajo, la reconstrucción de una sucesión de «eventos», organizados cronológicamente, se logra mediante la separación entre un tipo de tradiciones orales, que se prestan a la localización de «hechos» y una masa de material que aparece más oscura y secuencialmente dudosa. La porción sacrificada se remite a normas y generalizaciones, es decir, a aquellas porciones que no facilitan la recopilación de «testimonios de eventos» y las historias de vida. Unas y otras remiten a experiencias.

  • 3 Una amplia descripción de las diferentes perspectivas en América Latina es ofrecida en Aspasia Cam (...)
  • 4 Mintz se refiere a las resistencias de Boas a las autobiografías, un poco en función del interés b (...)
  • 5 En este sentido las instrucciones a seguir del manual de Magrassi y Rocca referidas a cruzar infor (...)

6El término «historias de vida» abarca procedimientos y perspectivas extremadamente diversas, algunas de las cuales se vieron tan afectadas como las tradiciones orales por la preocupación relacionada con criterios de verdad y de historia «objetiva» o verdadera.3 Algunas líneas de pensamiento preocupadas por los datos de hechos confiables y representativos, despreciaron las autobiografías, entre otros motivos, porque consideraron que no podían escapar de la «perversión de la verdad producida por el juego de la memoria con el pasado».4 Otras líneas que promueven el trabajo con historias de vida tratan de controlar, a través de diversos mecanismos, la «verdad» de los datos recogidos par evitar los peligros implícitos en la memoria.5

  • 6 Véase Aspasia Camargo, «Os usos da historia oral e da historia de vida: trabalhando com elites pol (...)

7Sin embargo, es posible afirmar que en la actualidad existe un cierto consenso acerca de la riqueza ofrecida por el trabajo con historias de vida. Ésta reside en otorgar un lugar de privilegio a la experiencia vivida, en sentido longitudinal, y en posibilitar la integración de percepciones individuales y pautas universales de relaciones humanas, a través de articulaciones temporales. En este sentido, el trabajo sobre las experiencias de los sujetos es fundamental para la comprensión de los actores a partir de sus propios puntos de vista, y para la comprensión de procesos sociales más amplios que los individuos.6

  • 7 Françoise Morin, «Practiques anthropologiques et histoire de vie», en Daniel Bertaux, Cahiers Inte (...)

8En una perspectiva antropológica, la parte excluida en el proceso de depuración de las tradiciones orales —historias de vida y tradiciones que remiten a normas y generalizaciones— es precisamente la más prometedora. Ésta se integra en las zonas «sombreadas» —tomando prestadas las palabras de Françoise Morin—, en las que es posible encontrar sentidos.7 La subjetividad inherente a unas y otras dificulta la clasificación de los datos proporcionados por ellas, a la manera de «cosas» distribuidas en el espacio o en el tiempo. Pero, dotadas por la densidad de la experiencia, abren el camino para interpretaciones.

9Mi propuesta aquí es reunir estas metodologías considerando que su articulación puede ser particularmente fructífera en una perspectiva que asocie temporalidad y experiencia. Intentaré explorar las posibilidades ofrecidas por una articulación entre el conjunto de las tradiciones orales presentes en una comunidad y las historias de vida de generaciones sucesivas. Mi idea es reunir experiencias, representaciones y tiempo en el intento de describir una realidad sexuada.

10Estableceré un contrapunto con el material oral trabajado con la finalidad de comprender las estrategias matrimoniales desarrolladas en cinco generaciones —entre 1880 y 1970— por dos grupos de parentesco de caficultores, en una pequeña ciudad de poco menos de diez mil habitantes en el sur de Minas Gerais, región sudeste del Brasil. En este municipio, la tierra, la producción agropecuaria y los lazos de parentesco han sido factores, práctica y simbólicamente, aglutinantes en las distintas camadas sociales. El café, principal motor económico de la ciudad en la segunda mitad del siglo pasado, continúa siendo la principal riqueza de la región en la actualidad.

11Las parentelas en estudio, integradas originalmente por portugueses, en un caso, y por descendientes de portugueses, en el otro, se instalaron en la ciudad en la segunda mitad del siglo xix. El poder político y económico local estuvo centralizado primero —y hasta la década de 1920— en un grupo de parentesco y, después de una larga disputa, en el otro, que mantuvo el poder político hasta la década de 1980. A partir de ese momento, otros grupos e intereses se sobrepusieron a la disputa de familias. A lo largo del proceso, esta «élite» de parentelas comenzó a considerarse y ser considerada diferencialmente: unos nuevos ricos; los otros como vieja élite.

  • 8 En las primeras generaciones de los dos grupos se alternaron exogamia y endogamia en relación con (...)

12En las dos parentelas, las estrategias matrimoniales siguieron pautas que variaron en cada generación y que, articuladas a los cambios políticos, sociales y económicos, tendieron a lograr la mejora o, al menos el mantenimiento del estatus familiar. La preocupación fundamental que parece haber guiado los intereses de las dos parentelas, desde su instalación en la ciudad —acumular capital a toda velocidad y enriquecerse a través de la concentración de tierras—, se refleja en la orientación seguida por las alianzas.8 Estas estrategias se desarrollaron sobre la base de un elevado costo emocional para los jóvenes: inmersos en un ideal de amor romántico cada vez más inmenso, fueron sometidos a un control absoluto sobre las escogencias de pareja —femeninas y masculinas— hasta la década de 1920 y, a partir de entonces y hasta la década de 1970, exclusivamente las escogencias femeninas.

13La disputa política y económica entre las parentelas fue delineando límites en las relaciones entre los integrantes de los dos grupos de familias. Entre ellos, una brecha particularmente espinosa (y atractiva) fue la prohibición de relaciones amorosas entre los integrantes de los dos grupos de parentesco. Estos límites fueron trasmitidos en cada generación y dieron lugar a «pasiones arrebatadas» y a algunos «casamientos rebeldes», que incidieron en el tránsito del poder local entre una y otra parentela. Estas historias de amor constituyen casos que se volvieron famosos en el lugar y que envuelven mujeres que se enamoraron de manera peligrosa, desde el punto de vista de sus familias, en cada generación, arriesgando, en nombre del «amor», los intereses familiares. Son historias en las que el amor es desindividualizado, estetizado e incorporado en una narrativa que trasciende lo específicamente íntimo.

14El tránsito amoroso, económico y político recorrido por las pasiones es el centro de una serie de tradiciones orales que circulan por toda la ciudad, extrapolando ampliamente a los grupos de familia, y recreadas por voces masculinas y femeninas con matices diferenciados. Aunque las historias de amor y pasión ocupan un lugar importante en estas tradiciones, no van más allá de las sagas de enriquecimiento y politiquería familiares.

15En el intento por trazar las estrategias matrimoniales seguidas por los dos grupos, he trabajado con estas narrativas en un doble sentido. En mi investigación, la posibilidad de seguir el ritmo de las generaciones relacionándolo con reproducciones y con cambios socioestructurales requería establecer cronologías y secuencias. En este sentido trabajé con las tradiciones orales a la manera de los historiadores mencionados más arriba. El material que ellas me ofrecían fue confrontado y articulado con toda una serie de registros y documentos —genealogías, registros de casamientos, nacimientos, hábitos, inventarios, material publicado en revistas, en periódicos locales. La reconstrucción de «eventos» en una narrativa histórica, permitió montar el esqueleto para pensar, las estrategias matrimoniales seguidas en cada generación. Al mismo tiempo, las tan temidas «generalizaciones» provenientes de algunas tradiciones orales ofrecieron un material extremadamente rico en términos de representaciones. En lugar de separarlas, a la manera de Vansina, el haberlas articulado posibilitó uno de los caminos más provechosos en la exploración de la diferencia sexual.

  • 9 Las historias de vida que sirvieron de base para este trabajo fueron realizadas con dos mujeres y (...)

16El trabajo con historias de vida —con personas de diversas generaciones— se impuso en la medida en que permitía la aclaración de las motivaciones individuales en la elección de estrategias, en los diversos «lugares» familiares ocupados en las fases sucesivas de la vida. A partir de él se fueron relevando interacciones, conflictos, pérdidas y ganancias. Trabajé con historias de vida temáticas, sin pretender reconstruirlas exhaustivamente, pero si tratando de trazar las trayectorias individuales, privilegiando innumerables aspectos relacionados con estrategias matrimoniales: trayectorias familiares, estilos de vida, organización de lo cotidiano, educación, valores religiosos, participación política y, claro está, las pautas seguidas en las elecciones de pareja.9

17¿Qué ideas acerca de la «diferencia sexual» resultan de este trabajo en conjunto?

18Me atendré, en primer lugar, a los ejes de organización del recuerdo y al nivel expresivo en las historias de vida. Es decir, a la manera en que hombres y mujeres cuentan de sus vidas y a lo que de ellas relatan. En el universo en que trabajé, hombres y mujeres otorgan un valor profundo a los lazos de parentesco. En las dos primeras generaciones del grupo en estudio, la memoria genealógica tiene gran importancia, es extremadamente detallada y mantiene la misma profundidad en hombres y mujeres. Ellas y ellos trazan sus genealogías con precisión equivalente y comentan, a partir de los bisabuelos, casamientos, nacimientos, enfermedades, alejamiento por migración y muertes.

  • 10 Me refiero a lo expresado por Perrot, Fine y Bertaux, en «Histoire orale et histoire des femmes. T (...)

19Las líneas de investigación que se preocupan por las particularidades del trabajo sexuado de la memoria, sostienen, a partir de investigaciones específicas, que existe una relación entre memoria femenina y tradición genealógica: son los recuerdos de las mujeres los que se relacionan con el dominio de la familia, de la vida privada y doméstica.10 Sostienen que la memoria femenina establece referencias temporales asociadas al ciclo familiar, diferenciándose de la masculina, que es datada con precisión. Afirman que los recuerdos de la mujeres preservan temas integrados en un dominio en el que lo afectivo y lo individual son fundamentales, en tanto los de los hombres guardan relatos de una historia no necesariamente oficial, pero sí una historia espectáculo, colectiva.

20En el grupo en estudio, hay diferencias entre los recuerdos femeninos y masculinos. Estas existen y aparecen mostrando la diversidad de matices en las historias de vida. Aún cuando hombres y mujeres hablen de los mismos temas, son las mujeres las que evocan, con complacencia o rebeldía, la demarcación de lo permitido y posible para el comportamiento femenino en las épocas sucesivas. El parámetro de la vida masculina se hace siempre presente cuando las mujeres narran sus trayectorias de vida, las dificultades o imposibilidades para imponer los novios deseados y las limitaciones profesionales. Los recuerdos geográficos son importantes para hombres y mujeres, la disposición de los espacios de recreación, las construcciones, las lagunas, montes y arboledas de las haciendas. Pero son ellas las que se complacen en detallar los espacios en los que se flirteaba en el paseo, la disposición en el salón de baile en el momento de la primera danza con el joven que se amaba. En general, las mujeres parecen ser las guardianas de detalles decorativos y lujosos que se multiplican en el terreno romántico.

21Sin embargo, debo subrayar que, en el grupo en estudio, las diferencias expresadas por voces masculinas y femeninas se diluyen en otras diferencias delineadas con mayor intensidad. Estas últimas se relacionan con el sector y el grupo de parentesco al que se pertenece —lo que significa en la ciudad la pertenencia a uno u otro partido político— y con una división de edad que separa a la tercera generación, integrada por personas entre treinta y cuarenta años en el momento de la investigación, y los de más edad.

22La organización de los recuerdos de hombres y mujeres de las dos primeras generaciones de los «nuevos ricos» está datada tanto por los acontecimientos personales —sucesos notables de la infancia, noviazgo, casamiento, nacimientos, como por la incorporación o pérdida de las haciendas, las crisis del café, y las disputas políticas. Es necesario aclarar que, en el nivel local, todos estos acontecimientos atañen a la vida familiar y están dotados de elevada carga afectiva. La historia de las haciendas, compras, ventas, herencias, disputas por límites, anexiones, vinculaciones, tamaño, construcciones, producción, etc., son temas en que se complacen hombres y mujeres de la rama rica del grupo más poderoso. Las tierras «hablan» de su poderío económico, pero «hablan» además de su triunfo sobre el otro grupo. La sensación de victoria producida por las compras de las haciendas que pertenecieron a la «vieja élite»; el deseo de borrar, mediante la demolición de sus antiguas construcciones todo vestigio del antiguo poder de los enemigos políticos, forman parte de la experiencia femenina y masculina. El orgullo e interés suscitado por las haciendas se equipará con el hecho de que constituyen uno de los aspectos más importantes de la «gloria» familiar. Las actividades relacionadas con la vida en las haciendas, diferenciadas, forman parte de la experiencia de hombres y mujeres.

23En este grupo, algo similar ocurre con las vicisitudes políticas. La vibración con los recuerdos de la vida política, de los momentos álgidos de disputa, la división temporal marcada por los períodos de elección, son evocados con orgullo y valoración positiva por hombres y mujeres del grupo que mantuvo el poder hasta hace muy poco tiempo. Los hombres del grupo tenían acceso al ejercicio de las funciones públicas. El hecho de que éstas estuvieran vedadas a las mujeres del grupo no impide que el sector femenino sienta haber participado activa y plenamente en la vida política. Ese sentimiento resulta de la infinidad de actividades que realizaban en pro de sus candidatos. Realizaban propaganda, controlaban las cédulas electorales de los votantes, cambiándolas si era preciso; preparaban la comida con que «compraban» los votos de los trabajadores. Publicaban manifiestos políticos en los periódicos locales, invocando su posición de hijas, esposas y madres. Y también se divertían provocando la ira de los jaguncos de las facciones opuestas, envueltas en lazos y encajes, pero con un revólver en la cartera, por las deudas. Su condición de mujeres les otorgaba inmunidad como para decir a los enemigos lo que los hombres no podrían expresar sin desatar violencia. Esta experiencia en la participación política comenzaba en la infancia: cuando niñas tuvieron su cuota de actividad, integrándose en las campañas, insultando y tirando del cabello de las hijas de los enemigos políticos. Y, enviadas por sus padres, se acercaban a pedir votos a señoras a las que en circunstancias normales no podían dirigir la mirada: las prostitutas de la ciudad.

24En las historias de vida de las dos primeras generaciones del otro grupo —la «vieja élite» local—, las trayectorias intelectuales, el proceso de sofisticación cultural y el trabajo pionero en las profesiones liberales, parecen ocupar el lugar que la circulación de tierras —de las que mantienen un vago recuerdo, referido al tiempo en que pertenecían a sus antepasados— y la participación política ocupó en la demarcación de la vida de los «nuevos ricos». Los hombres y mujeres de este grupo recuerdan los sucesos, los recrean para desvalorizar la brutalidad y «masculinidad» de las mujeres del otro grupo, pero los sucesos no intervienen como líneas divisorias en la datación de sus vidas.

25El otro corte fundamental en las historias de vida, que sobrepasa la pertenencia a uno u otro grupo de parentesco, es el que divide la parte más joven del grupo —personas entre treinta y cuarenta años— y el resto. Esta parte del grupo tiene una trayectoria de vida diferente. Sus integrantes crecieron en un ambiente en que ya no existían violentas disputas políticas, habían cesado algunas de las prohibiciones amorosas y las pautas de transmisión de propiedad comenzaron a alterarse, al menos en parte, permitiendo al sector femenino la posesión y administración de propiedad —posibilidad que en generaciones anteriores sólo estaba abierta para algunas viudas. Esta parte del grupo en estudio integra la primera generación en que hombres y mujeres tuvieron acceso al mismo nivel de estudios en las ciudades capitales. En este grupo, y sin distinción de sexo, la memoria genealógica tiene una profundidad relativamente menor que en los de más edad. Sus recuerdos parecen pautados por acontecimientos que afectaron con más intensidad a la familia nuclear. Y, entre estos hombres y mujeres más jóvenes, que introducen la sexualidad en sus recuerdos, las elecciones de pareja se relacionan fácilmente con los sentimientos. El intenso romanticismo femenino de las generaciones anteriores parece diluirse en las historias de vida de las más jóvenes, o tal vez sea más preciso decir que se equilibra con la participación en él de los hombres de su misma franja de edad.

  • 11 Sylvie Van de Casteele Schweitzer y Daniele Voldman, «Les Sources Orales pour l'Histoire des femme (...)

26Las historias de vida consideradas parecen apoyar a quienes afirman que las memorias se ven diversificadas, no en función de ser femeninas o masculinas, sino de acuerdo con las trayectorias individuales.11 Esto no quiere decir que los recuerdos no sean sexuados, pues las trayectorias individuales se desarrollan y son recreadas en un universo sexuado.

  • 12 Marilyn Strathern, The Gender of the Gift, Berkeley, University of California Press, 1988, pp. ix- (...)

27Realicé un paralelo sintético entre recuerdos femeninos y masculinos, a la manera de quienes se preocupan por las diferencias de género en el trabajo de la memoria. Creo, sin embargo, que para comprender el universo sexuado en que hombres y mujeres están inmersos es necesario avanzar, considerando una idea de diferencia sexual que llegue más allá de la relación hombre-mujer. Creo que es necesario pensar en el género como en categorizaciones que se basan en el imaginario sexual. Tal vez, a la manera de Strathern, como las formas a través de las que la distinción entre características femeninas y masculinas constituyen ideas concretas acerca de las relaciones sociales.12 Las tradiciones orales aportan elementos que facilitan, precisamente, la aproximación de ese universo sexuado.

28En el grupo en el que trabajé, las tradiciones orales se organizan en torno a tres ejes que se van entrelazando. Historias de amor, de política y de circulación de riquezas son recreadas por personas de los dos sexos y de distintas edades. Cuando se trata de contar las historias de «amores prohibidos», las diferencias más intensas que aparecen en los relatos de historias de vida —aquellas que distinguen las historias de vida de los integrantes de uno y otro grupo de parentesco y las que diferencian, las vidas de los más jóvenes— se atenúan. Y aparecen, ampliadas, las que se refieren a masculinidad y feminidad.

29Los relatos masculinos y femeninos coinciden en lo que se refiere a personajes, eventos y cronologías. Y, sin embargo... son diferentes. En tanto los hombres de las dos parentelas relacionan inmediatamente los casamientos con el detalle de los bienes de los novios, nombres de haciendas y mención de situaciones políticas, los relatos de las mujeres de todas las generaciones muestran en las historias una clasificación sentimental que no se presenta en los masculinos. Ellas separan con precisión distintos tipos y grados de amor y pasión. Cuando se trata de las historias de «casamientos prohibidos», mencionan situaciones políticas y propiedades de un modo más general e insisten en la experiencia personal que tenían de estas situaciones. Y, más allá de las variaciones en el contenido, el modo, las historias, el interés y la agitación que provocan, son diferentes para hombres y mujeres. Son ellas las que muestran un mayor placer al narrar las historias de «amor rebelde» y para las que éstas adquieren un significado más profundo. Este aspecto expresivo de la narrativa parece coincidir con las clasificaciones de lo femenino y masculino que aparecen en los relatos.

30Las narrativas integradas en las tradiciones orales muestran prácticas que fueron variando, en cada generación en el transcurso de las décadas. Muestran también que los cambios se articulan a clasificaciones más estables de la diferencia sexual.

31Los relatos cuentan que en las dos primeras generaciones la educación formal fue claramente diferenciada. Los jóvenes eran enviados a colegios distantes del municipio. El período escolar tenía una duración comparativamente menor para las jovencitas. Retornaban a los quince años, después de haberse perfeccionado en bordados, pintura y haber adquirido un leve dominio de lenguas extranjeras. Sus hermanos, en cambio, completaban el secundario y muchos eligieron continuar los estudios superiores. En la tercera generación, la trayectoria estudiantil femenina y masculina se asemeja. Son, sin embargo, minorías los jóvenes de esta generación que permanecieron «fuera» desarrollando alguna profesión. La mayor parte retornó a la ciudad donde se establecieron como familia.

32La transmisión de los bienes parece seguir pautas semejantes. En todo el período considerado, el sistema de herencia legal garantizó la transmisión en partes iguales a hijas e hijos —a excepción de una pequeña porción de la que los padres pueden disponer a su gusto. En la práctica, el sistema de transmisión de tierras, enteramente masculino, privilegió la concentración en manos de algunos de los hijos. Claro que las hijas también heredaban tierras, que eran entregadas a sus esposos, cuando el grupo de heredados estaba constituido exclusivamente por mujeres, o cuando la cantidad de tierra entregada a los esposos no amenazaba la concentración necesaria en manos de los hermanos. Entre las mujeres de la tercera generación, varias —solteras, separadas y apenas una casada— pelearon a brazo partido por la posesión y administración de las tierras y lograron éxito reconocido en la producción de café y cría de caballos.

33En términos políticos, la experiencia retratada en las historias de vida muestra que la participación femenina estaba, en las dos primeras generaciones, excluida de los canales formales. En la tercera, las jóvenes interesadas presentaban sus candidaturas a cargos políticos.

34En lo que se refiere a las prácticas relacionadas con elección de pareja y casamiento, hubo cambios notables a lo largo de las tres generaciones. Es verdad que, en las tres, las prohibiciones recayeron abrumadoramente sobre las mujeres del grupo. Pero esas prohibiciones fueron articulándose con las tendencias en las elecciones de pareja que se delineaban en las parentelas. En las dos primeras generaciones, era insoportable la idea de aceptar un candidato del grupo opositor. Había, además, otras restricciones: Cuando la tendencia era casar consanguíneamente y lo prohibido era elegir un candidato «externo» a la familia, las jovencitas se enamoraron perdidamente de los de «afuera». En la generación siguiente, la tendencia era casarse con candidatos externos, y muchas derramaron lágrimas por amores prohibidos con primos. En la tercera generación, la disputa política se había calmado y lo único que se pedía a las jóvenes era que eligieran un igual, pero ellas se enamoraron de «pobres» llegando a embarazarse para lograr casarse. Y, generaciones tras generación, las jóvenes que enfrentaban una recia oposición familiar, expresada en castigos, golpes, viajes forzados, etc., recibían el auxilio y la simpatía de familiares distantes y amigos.

35En una primera lectura, la narrativa parece remitir a una división que otorga poder económico y político —y libertad de elección profesional, de cónyuge, etc., al sector masculino. Al femenino, en cambio, le queda reservado el sometimiento y a lo sumo, poderes informales. La «pasión» aparece como la única nota disonante, que dota a las mujeres de algo especial, una especie de manantial, y convierte el sometimiento en una «subversión» extremadamente particular. Particular en la medida en que es la única rebeldía socialmente admitida contra la familia. Sin embargo, las prohibiciones amorosas, el sistema de transmisión de tierras y la posibilidad e imposibilidad de acceder a los canales formales de expresión política parecen remitir a clasificaciones más profundas.

36La contrapartida simbólica de los ideales de casamiento debe ser leída a través de la distinción femenino/masculino. Los candidatos debían presentar un capital determinado, que se traducía en tierras y/o alianzas políticas, que se iban adecuando a las exigencias del momento. Las cualidades femeninas, en cambio, más estables, parecen haber constituido factores más determinantes para la realización de un casamiento. En el municipio estudiado, los juicios sociales ejercidos sobre las mujeres privilegiaron las clasificaciones morales a las clasificaciones basadas en criterios económicos. La reproducción de un cierto tipo de moralidad que se expresaba en virginidad, primero, y en un cierto tipo de castidad, después, aparece como algo verdaderamente fundamental. De hecho, desde el punto de vista de las familias que recibían una candidata, el único impedimento femenino para casarse era la «deshonra» femenina, algo en que las mujeres difícilmente osaron incurrir. La «pasión», el gran elemento subversivo, podía agitar los ánimos familiares, pero no amenazaba lo esperando en términos de atributos en una unión. La única unión social y ampliamente sancionada fue la que pretendió introducir una joven «inmoral» en alguno de los grupos de familias.

37La actividad económica y política remite a otras caracterizaciones de lo femenino y lo masculino. A lo largo de las décadas se fue separando a las mujeres de la tierra, pero no se les fue negando el derecho a la riqueza, por lo menos en términos materiales dado que el bien prestigioso en sí, es la tierra. En el municipio hubo mujeres que, a lo largo de las generaciones, acumularon propiedades y abultadas cuentas bancarias. Pero el enriquecimiento a través de la tierra implicaba, en las dos primeras generaciones, mucho más que suerte en las cosechas; significaba atravesar los límites ajenos, prestar dinero con usura y quedarse después con las tierras de los deudores, inclusive utilizando pequeños grupos de «matadores» profesionales. Así como en la actividad política del mismo período, en la actividad económica era necesario asumir muchos riesgos, desplegando ciertos atributos: destreza, y, sin duda, ambigüedad moral. Lo que se va delineando como masculino no es el poder o la libertad, sino el riesgo. A la inversa, la seguridad es reservada al sector femenino. Una seguridad que se traduce en los bienes que le son adjudicados, en el tipo de solidaridad con que las redes femeninas de los grupos de parentesco siempre las amparan.

38A través de la articulación de tradiciones orales e historias de vida es posible delinear algunos principios de diferenciación sexual. También es posible percibir que estos principios, no significan barreras rígidas que el comportamiento individual no pueda transponer. Las mujeres pudieron tornarse «hacendadas» e, inclusive, en tiempos recientes, separarse y tener varios amantes. Eso no las libra, sin embargo, de ciertos costos, epítetos de «machonas» o «mal amadas» o discriminación matrimonial para sus hijas, si las madres osan incurrir en un comportamiento sexual «libre». En un juego de vaivén, clasificaciones y prácticas participan de la experiencia.

Bibliographie

Bibliografía

Camargo, Aspasia (1984): «Os usos da história oral e da história de vida: trabalhando com elites políticas», Dados, Revista da Ciências Sociais, 27, 1.

—, Hippolito, Lucia y Lima, Valentina de Rocha (1983): «Historias de Vida na América Latina», BIB. Boletim Informativo e Bibliográfico de Ciencias Sociais, R.J., 15 (2.° semestre).

Geiger, Susan (1986): «Women's life histories. Method and content», Signs. A journal of women in culture and Society, 11, 2 (invierno).

Langness, L. (1974): «Usos potenciales de la historia de vida en antropología», en Jorge Balán, Las historias de vida en ciencias sociales, teoría y técnica, Buenos Aires, Nueva Visión.

Magrassi, Guillermo y Rocca, Manuel (1980): La Historia de vida, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina.

Mintz, Sidney M. (1984): «Encontrando Taso, me descobrindo», Dados, Revista de Ciencias Sociais, 27, 1.

Morin, Françoise (1980): «Pratiques anthropologiques et histoire de vie», en Daniel Bertaux, Cahiers Internationaux de Sosiologie, L.XVX (julio-diciembre).

Perrot, Michèle; Fine, Agnès; Bertaux, Isabelle; Tucat, Danièle; Kergoat, Danièle (1982): «Histoire orale et histoire des femmes. Table ronde 16 octobre 1981», Bulletin de l'histoire du temps présent, Supplément No. 3.

Piscitelli, Adriana (1990): «Amor, paixao e casamento. Escolha de conyugues cm familias de camadas medias e altas do sul de Minas», disertación de maestría presentada al Instituto de Filosofía e Ciencias Humanas. Unicamp.

Strathern, Marilyn (1988): The Gender of the Gift, Berkeley, University of California Press.

Thompson, Paul (1978): The Voice of the Past Oral History, Oxford, Oxford University Press.

Van de Casteele Schweitzer, Sylvie y Voldman, Danièle (1984): «Les sources orales pour l'histoire des femmes», en M. Perrot, Une histoire des femmes, est-elle possible?, Paris, Rivages.

Vansina, Jan (1985): Oral tradition as history, Wisconsin, The University of Wisconsin Press.

Notes

1 Jan Vansina, Oral Tradition as History, Wisconsin, The University of Wisconsin Press, 1985, p. 27.

2 Ibid.

3 Una amplia descripción de las diferentes perspectivas en América Latina es ofrecida en Aspasia Camargo, Lucia Hippolito y Valentina de Rocha Lima, «Historias de Vida en América Latina», Boletim Informativo et Bibliográfico de Ciencias Sociais, R.J. 15 (2.° semestre 1983), pp. 5-24.
Paul Thompson atribuye a la influencia de Malinowski y a sus concepciones acerca de las tradiciones orales el estancamiento del trabajo con historias de vida en el período entre las dos guerras. El argumento de Malinowski era que las tradiciones orales no tenían virtualmente valor como historia, en la medida en que su función era justificar y explicar el presente: el mito no sería una historia falsa, ni la narrativa de una realidad muerta. Sería la afirmación de una realidad mayor, parcialmente viva. Para Thompson, a pesar de que los argumentos de Malinowski se aplicaban más a la tradición oral que a la histona de vida, también inhibieron su desarrollo. Paul Thompson, The Voice of the Past, Oral History, Oxford, Oxford University Press, 1978.

4 Mintz se refiere a las resistencias de Boas a las autobiografías, un poco en función del interés boasiano en desarrollar descripciones de la cultura en estudio en términos representativos o normativos, en las que las autobiografías dificultarían la reunión de una variedad suficiente de registros individuales, pero también porque el juego de la memoria con el pasado proporcionaría material adecuado más bien para un estudio de «perversión» de la verdad. De Boas, «Recent Antropology», Science, 98, 943, en S. Mintz, «Encontrando Taso: me Descobrindo», Dados, Revista de Ciencias Sociais, 27, 1 (1984), pp. 45-59.

5 En este sentido las instrucciones a seguir del manual de Magrassi y Rocca referidas a cruzar informaciones de diversos informantes, a realizar controles a través del material de archivos, etc., son particularmente ilustrativas. Guillermo Magrassi y Manuel Rocca, La Historia de Vida, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1980.

6 Véase Aspasia Camargo, «Os usos da historia oral e da historia de vida: trabalhando com elites políticas», Dados, Revista de Ciencias Sociais, 27, 1 (1984), pp. 5-29; L. Langness, «Usos potenciales de la historia de vida en antropología», en Jorge Balan, Las historias de vida en Ciencias Sociales, teoría y técnica, Buenos Aires, Nueva Visión, 1974, pp. 153-175; S. Mintz, «Encontrando Taso: me Descobringo», Dados, Revista de Ciencias Sociais, 27, 1 (1984), pp. 45-59.
Precisamente por tener su centra en la «experiencia» el trabajo con historias de vida sedujo particularmente a investigadoras/es interesados en trabajar con una antropología y una historia de «la mujer». Las historias de vida fueron utilizadas intensamente, consideradas como fuentes primarias para el conocimiento de (hasta entonces silenciadas) vidas femeninas. Llegaron a ser consideradas el método feminista por excelencia, por la posibilidad de acceso que ofrecían para la comprehensión amplia y profunda de las conciencias femeninas garantizando un punto de vista sexuado. Susan N.G. Geiger, «Women's life histories. Method and content», Signs. A Journal of Women in Culture and Society, 11, 2 (invierno 1986), pp. 335-351.

7 Françoise Morin, «Practiques anthropologiques et histoire de vie», en Daniel Bertaux, Cahiers Internationaux de Sociologie, LXVX (julio-diciembre 1980), pp. 313-341.

8 En las primeras generaciones de los dos grupos se alternaron exogamia y endogamia en relación con las parentelas. Una segunda generación exógama —que casó entre las décadas de 1850 y 1870— en que las mujeres casaron con hombres de nivel económico claramente inferior y los hombres con mujeres de familias consideradas «más ricas», apoyados por algún tipo de adelanto de propiedad otorgado por la familia de la novia, básicamente tierras en los dos grupos, fue seguida por una generación cuya tendencia fueron casamientos en el interior de los grupos de parentesco. La tercera generación —que se casó entre las décadas de 1870 y 1900— concentró un alto índice de consanguineidad. En la cuarta y quinta generación —que casó entre las décadas de 1910 y 1930 y de 1950 y 1970 respectivamente— la presencia de solteros parece haber tenido un sentido estratégico que debe ser asociado con una nueva tendencia en los casamientos femeninos y en la transmisión de propiedades, pues las jóvenes debían casar con iguales o realizar casamientos hipergámicos. Para los resultados finales de la investigación véase Adriana Piscitelli, «Amor, paixao e casamento. Escolha de conjugues em familias de camadas médias e altas do sul de Minas», disertación de maestría presentada al Instituto de Filosofía e Ciencias Humanas. Unicamp, 1990.

9 Las historias de vida que sirvieron de base para este trabajo fueron realizadas con dos mujeres y un hombre de setenta y ochenta años; con dos mujeres y un hombre de entre sesenta y setenta años; con una mujer de entre cincuenta y sesenta años; con tres mujeres y un hombre de entre cuarenta y cincuenta años y con dos mujeres y un hombre de entre treinta y cuarenta años. De acuerdo con el corte realizado en la investigación, más allá de la diferenciación otaria, estas personas se integran en tres generaciones: abuelas/os; hijas/os y nietas/os, que corresponden a la tercera, cuarta y quinta generaciones investigadas.

10 Me refiero a lo expresado por Perrot, Fine y Bertaux, en «Histoire orale et histoire des femmes. Table ronde, 16 octobre, 1981», Bulletin de l'histoire du temps present, Supplement No. 3 (1982), pp. 1-61. Michelle Perrot considera que las mujeres son fuentes de información fundamental para acceder a las memorias de familia. A menudo constituyen el único medio de acceso al consumo, a los hábitos culinarios y al vestuario en el pasado. Señala que son, además, excelentes observadoras del espacio urbano y social y de las relaciones del vecindario.

11 Sylvie Van de Casteele Schweitzer y Daniele Voldman, «Les Sources Orales pour l'Histoire des femmes», en M. Perrot, Une Histoire des femmes, est-elle possible?, Paris, Rivages, 1984, pp. 61-70.

12 Marilyn Strathern, The Gender of the Gift, Berkeley, University of California Press, 1988, pp. ix-xiii.

Auteur

Universidad de Campinas, Brasil

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr