Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los usos de la historia de vida en las ciencias sociales. I

 | 
Thierry Lulle
, 
Pilar Vargas
, 
Lucero Zamudio

Parte primera. Historia oral e historia social

Biografía e historia social: el caso de Juan de la Cruz Varela y la provincia del Sumapaz

Rocío Londoño Botero

Texte intégral

1La investigación sobre la cual pretendo plantear algunos problemas de «Método» surgió en 1984 de manera casual; se hallaba relacionada directamente con mis intereses intelectuales y profesionales, orientados en ese entonces hacia el estudio de los movimientos sociales urbanos y en particular hacia el sindicalismo colombiano. Aunque había realizado algunos estudios que involucraban una perspectiva histórica, cuando inicié este trabajo carecía de los conocimientos y las destrezas propias del historiador. Por lo demás, la información de que disponía sobre la «cuestión agraria» en Colombia y los movimientos sociales rurales no iba más allá del ABC que los marxistas colombianos solíamos saber sobre los conflictos sociales del país. Sobre Juan de la Cruz Varela apenas sabía que era uno de los líderes campesinos más importantes del Partido Comunista Colombiano, y que había adquirido notoriedad pública como jefe de la guerrilla del Sumapaz en la década de los cincuenta. A pesar de tan serias limitaciones, me dejé seducir por la propuesta de escribir una biografía del legendario líder del Sumapaz, bajo la consideración de que si no se emprendía de inmediato dicho trabajo, Varela, quien por entonces se hallaba cercano a su fin, se llevaría consigo un importante trozo de la historia rural colombiana.

2Infortunadamente este trabajo aún no ha sido escrito en su totalidad, lo que constituye una limitación más para hacer una exposición madura sobre los alcances y limitaciones del uso del género biográfico y de las historias de vida en las ciencias sociales. Tampoco involucra un plano comparativo de tal suerte que su alcance es necesariamente el de un estudio de caso. Con todo, el intento de racionalizar y comunicar los interrogantes y las incertidumbres surgidas en el transcurso de una investigación, parece ser un ejercicio académico interesante y útil.

3Con este preámbulo autobiográfico sólo quiero advertir que las siguientes notas no son las de una experta en la disciplina de la Historia y menos aún en el género biográfico y el uso de historias de vida. Tal vez resulten de alguna utilidad, porque están sustentadas en una experiencia intensa y continua de investigación y debido a la escasez de este tipo de estudios y reflexiones en Colombia.

Las líneas centrales de la investigación

4Desde un comienzo, y sin mucha conciencia de la complejidad de un trabajo de tal naturaleza, me propuse adelantar una indagación simultánea en el plano de la biografía y el de la historia social, con el propósito de establecer los posibles nexos entre la trayectoria individual del líder campesino Juan de la Cruz Varela y los procesos histórico-sociales de la comunidad, que lo convirtió en uno de sus principales voceros. Aunque este propósito parezca obvio y sencillo de enunciar, no ocurre lo mismo con las labores de documentación, análisis y exposición que implica, puesto que no se trata de narrar dos historias paralelas como tampoco de contextualizar la biografía.

  • 1 José Luis Romero, Sobre biografía e historia, Ed. Suramericana, Buenos Aires, 1945, p. 27.

5El lugar central que le hemos atribuido a la historia moderna del Sumapaz obedece a la hipótesis de que el papel histórico de Varela, antes que por una existencia excepcional, fue posible por circunstancias y características muy peculiares del devenir regional. Esta hipótesis de ningún modo ignora las singularidades de la personalidad, el talante y la vida de Varela, sin los cuales tampoco sería explicable su liderazgo, pero enfatiza la significación social del personaje. En este sentido, la biografía de Varela se ajustaría a lo que José Luis Romero denomina una forma límite del género biográfico: «la del arquetipo, esto es, “la del individuo despersonalizado en la medida en que se personaliza en él un proceso colectivo”».1

6El carácter doble de la investigación así como las peculiaridades del personaje biografiado, nos han obligado a enfrentar cuestiones distintas de las que plantearía una biografía convencional y la descripción del grupo o comunidad de referencia del individuo que se pretende biografiar.

7En primer término, la definición del período histórico de referencia no podía circunscribirse al ciclo biográfico propiamente dicho (1902-1984) puesto que, como es sabido, los tiempos y ritmos propios de la trayectoria de vida de un individuo no son los mismos que los de la historia colectiva, aunque en ciertos momentos coincidan e incluso se confundan. En este caso ha sido necesaria una exploración de la historia rural del Sumapaz, a partir de la década de los setenta del siglo pasado, con el fin de comprender cabalmente los procesos socioeconómicos y políticos que le conferirían a dicha región su fisonomía en el transcurso de este siglo. Sin una descripción básica del origen y las manifestaciones de los conflictos y los cambios sociales generados por la adjudicación de baldíos, por los efectos de la expansión cafetera y ganadera en la estructura hacendataria y por las migraciones campesinas provenientes del altiplano cundiboyacense —procesos todos iniciados en la segunda mitad del siglo pasado—, difícilmente se comprendería la dinámica social de la colonización moderna del Sumapaz, las formas de organización y acción del campesinado y los diversos tipos de liderazgo social y político, cuyas manifestaciones más visibles se advierten en las conflictivas décadas de los veinte y los treinta del presente siglo.

8En segundo término, los interrogantes que consideramos claves para una descripción e interpretación sociohistórica de la transformación moderna de la provincia del Sumapaz, interrogantes que van más allá de las coyunturas críticas y de los momentos más críticos de los conflictos rurales, nos condujeron al descubrimiento y al análisis de una abundante documentación sobre los procesos ordinarios y más estructurales de la historia de las comunidades rurales del Sumapaz y de sus miembros.

9Hay que anotar que una de las características más sobresalientes de las organizaciones de los colonos, cuyo origen data de la década de los ochenta del siglo pasado, fue la consignación por escrito, en memoriales, cartas, panfletos, carteles, etc., de sus condiciones de trabajo, intereses, necesidades, reclamaciones y litigios. Por otra parte, entre 1927 y 1934, el denominado Movimiento Agrario del Sumapaz, dirigido entonces por Erasmo Valencia y posteriormente por Varela, contó con el semanario Claridad, periódico que expresaba la versión oficial de los colonos y los arrendatarios sobre sus condiciones sociales y laborales, sus conflictos con los hacendados y las autoridades gubernamentales, sus ideas políticas y sus vínculos con otros grupos y movimientos sociales. La concienciación de la comunidad rural del Sumapaz y las características culturales de sus principales líderes explican en buena medida que ellos mismos produjeran una abundante literatura escrita sobre sus luchas, sus experiencias y su historia.

10En tercer término, el énfasis biográfico de la investigación ha requerido pensar la historia social a partir de actores individualmente considerados y no sólo de los procesos y los actores colectivos, como ha sido usual en la historiografía colombiana. Aunque la trayectoria de Juan de La Cruz Varela constituye el eje biográfico central, hemos hecho un seguimiento biográfico de aquellos actores que, como los hacendados, los activistas y dirigentes del Movimiento Agrario, los curas y los miembros de las élites locales, desempeñaron roles importantes en la historia moderna de la región y fueron interlocutores clave del Movimiento Agrario y de Varela.

11En lo referente a la biografía de Varela, la investigación abarca no solamente su trayectoria como líder agrario y figura pública (1934-1984), sino el conjunto de su ciclo vital y diversos aspectos de su vida privada. Si bien es cierto, que su liderazgo social y político es lo que confiere el sentido primordial a esta biografía, nuestro interés ha sido también, como diría Ginzburg, el de «ampliar hacia abajo la noción histórica de individuo». Por lo demás, la sana curiosidad del biógrafo lo induce a averiguar y a tener en cuenta todo cuanto sea posible acerca de su personaje.

12Por su origen, su forma de vida, su relación con la tierra y sus hábitos y costumbres cotidianas Varela puede ser considerado como un campesino típico; pero no ocurre lo mismo cuando se examina su mundo mental, su curiosidad intelectual y su trayectoria pública. A diferencia de la mayoría de los campesinos y quizás de la mayor parte de los habitantes del Sumapaz, Varela se había formado una cultura autodidacta muy propia de los notables y los políticos de provincia, cultura que, entre otros aspectos, se expresaría en sus hábitos de lectura y escritura y en algunos de los rasgos de su liderazgo. De cierta manera son esas singularidades y su conciencia de hombre público las que explican su especial cuidado de registrar por escrito buena parte de su actividad política y de archivar cualquier papel que considerara importante.

13No obstante, un intento como éste afronta ciertas dificultades; la más evidente es la escasez de fuentes para documentar la vida de un individuo que hasta los treinta años de edad fue un campesino anónimo y común y corriente. Este vacío ha sido suplido parcialmente con el «relato autobiográfico», por fuentes como los registros parroquiales y algunos estudios y crónicas sobre Ráquira —municipio de donde eran oriundos Varela y sus progenitores—, y por memoriales e informes relativos a los colonos del Sumapaz, entre quienes se encontraba el padre de Varela. Sin embargo, las lagunas sobre su infancia en Ráquira y en el Sumapaz, sobre las condiciones de vida y de trabajo de sus padres como arrendatarios de la hacienda Sumapaz, sobre su madre, sus 16 hermanos y el segundo hogar formado por su padre, son considerables. El relato autobiográfico es bastante parco en estos asuntos porque Varela consideraba que los detalles de su vida privada no eran interesantes; y no fue posible obtener testimonios directos de quienes convivieron con él o fueron testigos cercanos en estos episodios de su existencia.

14Por último, la singularidad de los cambios sociales regionales y de los cometidos desempeñados por Varela y otros actores, ha requerido una aproximación relativamente minuciosa al microscosmos del Sumapaz, aproximación que ha estado orientada por los siguientes interrogantes:

15¿Cómo era la vida social y laboral en las haciendas a comienzos de este siglo? ¿Qué tipo de estratificación rural se desarrolló en torno a la colonización y a la expansión de las haciendas cafeteras y ganaderas? ¿Quiénes eran los hacendados, cuáles sus relaciones entre sí, con la provincia del Sumapaz y con la sociedad colombiana? ¿Cuáles fueron los puntos nodales del conflicto agrario, cómo variaron en el transcurso del tiempo y cómo se generalizó la insubordinación iniciada por los colonos? ¿Qué papel desempeñó la fundación de pueblos de colonos en la descomposición de la estructura hacendataria y en la consolidación de nuevos grupos sociales? ¿Cómo fue posible un movimiento rural de tan larga duración y tan versátil en sus formas de organización y de acción? ¿Quiénes fueron sus principales protagonistas y cuáles los tipos y las modalidades de liderazgo? ¿Cuáles eran los vínculos de Los Agrarios con otros grupos sociales, las instituciones, el Estado y la política? ¿Cómo se logró una relativa democratización de la propiedad rural y cierto grado de estabilidad de nuevos grupos sociales? ¿Por qué, a diferencia de lo ocurrido en otras regiones colombianas, los grupos de campesinos que conformaron la resistencia armada del Sumapaz en la década de los cincuenta, lograron hacer el tránsito a las formas civiles de la política y establecer un poder local de hecho y de derecho?

  • 2 . Marc Bloch, Introducción a la historia, Fondo de Cultura Económica, México, 1984, p. 56.

16Por la amplitud de miras y las características de esta investigación ha sido preciso conseguir, elaborar y utilizar fuentes documentales variadas; no se trata entonces de un trabajo de historia oral, aunque las fuentes orales son un componente importante tanto por el enfoque como por el hecho de disponer de testigos importantes de la historia moderna del Sumapaz. Por lo demás, consideramos, como lo anotara Bloch, que «sería una ilusión imaginarse que cada problema histórico se vale de un tipo único de documento, especializado en este empleo», y que «cuanto más se esfuerza la investigación para llegar a los hechos profundos, menos le es permitido esperar la luz si no es por medio de rayos convergentes de testimonios muy diversos en su naturaleza».2

17Ciertamente la historia oral, en sus diversas modalidades, permite nuevas aproximaciones al mundo individual, social y mental de los actores, de las clases y grupos sociales y de los pueblos cuyas tradiciones y expresiones culturales han sido o continúan siendo predominantemente orales. También suple —parcialmente— vacíos de documentación escrita y gráfica. Más aún, cuando los documentos escritos son abundantes, las fuentes orales son útiles para contrastar, complementar, matizar y dar cuenta de tópicos a los cuales no aluden aquéllos o lo hacen desde un ángulo particular. Con todo, nos parece cuestionable la tendencia de algunos investigadores a sobrevalorar el uso de las fuentes orales y de las historias de vida —basadas en la entrevista—, para dar cuenta del mundo cotidiano de los pobres, de la mentalidad y de la cultura popular, y de la historia de los «de abajo».

18Empero no es del caso deternos aquí en una polémica abstracta sobre la historia oral, como tampoco examinar el conjunto de fuentes que constituyen la base factual de esta investigación. Por cuanto el interés de este seminario está centrado en «los alcances y limitaciones del uso de las “historias de vida” en las Ciencias Sociales», nos referiremos con cierto detalle a la matriz biográfica que hemos ido elaborando a partir del relato autobiográfico de Varela, las historias de vida y los testimonios orales y escritos de diversos actores del Sumapaz. En la medida en que sea necesario, haremos alusión a las relaciones entre nuestras fuentes orales y otras clases de documentos cuyo uso resulta ineludible para la elaboración de una biografía desde una perspectiva histórica.

El relato autobiográfico de Varela

19En el preámbulo decíamos que una de las motivaciones iniciales de este trabajo fue la posibilidad de obtener el testimonio de Juan de La Cruz Varela sobre su propia vida y sobre los movimientos y acontecimientos sociales y políticos, que mayor incidencia tuvieron en la región del Sumapaz durante el presente siglo. Sin lugar a dudas, el relato autobiográfico de Varela, denominación que le hemos dado a la serie de entrevistas que sostuvimos con él, constituye una de las piezas documentales más interesantes y sugestivas de esta investigación. Por tal razón y teniendo en cuenta el tema central de este seminario, nos parece pertinente hacer una. presentación relativamente detallada de la forma como procedimos en la entrevista, del resultado obtenido y del uso que hemos hecho de este documento.

Los antecedentes y la «situación» de la entrevista

  • 3 Plinio Apuleyo Mendoza, «Juan de la Cruz Varela», Revista Acción Liberal (Bogotá), No. 1, Segunda (...)

20El primer «reportaje biográfico» de Varela, que tengamos noticia, fue publicado por el periodista Plinio Apuleyo Mendoza en la revista Acción Liberal; tan sólo consta de 4 páginas y por la nota introductoria sabemos que el interés del periodista era «[...] reivindicar para el partido (liberal) a líderes populares tan destacados como Varela [...] en momentos en que ciertos sectores de la derecha liberal tratan de apartarlos de la colectividad».3 El estilo libre en que fue escrito el reportaje no permite diferenciar lo que posiblemente dijo Varela de la versión final elaborada por el periodista. No obstante, constituye un interesante punto de referencia para la contrastación de las versiones que sobre Varela y el Sumapaz comenzaron a circular a raíz de La Violencia.

  • 4 Cfr. Alfonso Moncada, Un aspecto de la violencia, Bogotá, 1963, capítulo VI: «Juan de la Cruz Vare (...)

21A partir de 1958, cuando se firmó la segunda amnistía entre los guerrilleros del Sumapaz y la junta militar, Varela concedió múltiples reportajes y entrevistas a la radio y la prensa colombianas y en ocasiones a medios internacionales. Su figura suscitaba especial curiosidad a los periodistas no sólo porque se trataba del jefe principal de la resistencia armada del Sumapaz, sino porque sobre él circulaban versiones de los servicios de inteligencia que lo catalogaban como uno de los «genocidas más peligrosos y misteriosos del país».4 En estas entrevistas y reportajes los datos autobiográficos son escasos; predominan las denuncias de Varela sobre los dramáticos sucesos y efectos de las guerras en el Sumapaz y sus rectificaciones de las frecuentes calumnias y tergiversaciones de que fuera objeto.

22Sin duda Varela era un personaje bien dispuesto a relatar las luchas, los padecimientos, las necesidades y la épica de las gentes del Sumapaz. Sin embargo, era un hombre bastante suspicaz y muy poco dado a hablar de sus asuntos personales. Sabemos que el escritor Arturo Alape intentó en alguna ocasión una entrevista autobiográfica sin resultados positivos. Muy posiblemente nuestro logro se debió a una situación excepcional: Varela presentía que su muerte estaba próxima y creía que un académico de la Universidad Nacional, que además fuera miembro del Partido Comunista, podría ser más considerado con su biografía y con «las luchas del Sumapaz». Con respecto a esta última afirmación cabe anotar que el historiador Medófilo Medina lo había entrevistado en 1980 y 1982, a efectos de la elaboración del segundo tomo de la Historia del Partido Comunista Colombiano y que nuestros primeros contactos con Varela fueron en gran medida sugeridos y facilitados por el profesor Medina. Igualmente debemos hacer mención de una circunstancia más en nuestro favor: su hijo Juan de Dios, profesor de Física de la Universidad Nacional, no sólo se encargó de animar a su padre para que colaborara en nuestro proyecto sino que ha sido un contacto permanente con sus familiares y con la región del Sumapaz.

23El 20 de junio de 1984 iniciamos nuestros contactos formales con Varela, quien por entonces residía en la vereda de Paquiló del municipio de Cabrera; le envíamos una carta en la cual le hacíamos una presentación sucinta de nuestro proyecto y le solicitábamos una entrevista. De su respuesta, fechada el 2 de julio, nos parece pertinente citar aquellos párrafos que revelan su disposición y sus motivaciones para la realización de este trabajo:

En cuanto al plan de trabajo y metodología, etc., podemos buscar la manera de orientarlo y así adelantar las investigaciones que más se pueda. En cuanto al trámite a través de la Universidad, me gusta más, pues parece que allí hay más amplitud [...].
En cuanto a la entrevista que me insinúa, se puede hacer, pero no para la fecha de mediados de este mes, porque pienso hacer una temperada a tierra caliente a ver si consigo mejoría para mi precaria salud y mi avanzada edad (ochenta y tres) años. A mi regreso puedo pasar por Bogotá y ver si es posible una primera entrevista. De mi parte, acojo con gran entusiasmo sus buenos propósitos, aunque también como le he dicho a mis muchos amigos cuando me exigen que escriba algo sobre mis luchas, les contesto: para qué si eso nadie lo lee. Pero tratándose de un trabajo patrocinado por la Universidad Nacional, tiene mayor interés y quedará como recuerdo para mis herederos y futuras generaciones. Tuve la desgracia de que mis diarios y apuntes que llevaba los perdí cuando me quemaron mis casas, y después no llevé nada por falta de tiempo, porque mi trabajo ha sido siempre muy arduo [...].

24Pocos días después de haber recibido tan estimulante respuesta tuvimos la fortuna de que su plan de temperar en tierra caliente fuera sustituido por una estadía en Bogotá, en la casa de su hijo Juan de Dios, con el fin de hacerse algunos exámenes médicos y recuperar un poco su menguada salud. Procedimos entonces a la realización de la primera serie de entrevistas, entre el 18 y el 26 de julio; el resultado fueron siete horas de grabación, además del conocimiento directo de Varela y de las notas que tomamos sobre sus observaciones, datos y comentarios off the record.

25Por la premura con que debimos proceder no fue posible realizar todas las indagaciones de rigor que suelen preceder a este tipo de entrevista; nos limitamos entonces a unas pocas lecturas previas sobre la región del Sumapaz y a la elaboración de una guía de preguntas abiertas orientadas a estimular el recuerdo, obtener una visión global de su trayectoria vital y profundizar en los tópicos que concitaban nuestro mayor interés.

26A comienzos del mes de octubre, aprovechando una nueva estadía de Varela en Bogotá, inciamos la segunda ronda de entrevistas con el fin de suplir vacíos de información y profundizar en ciertas cuestiones relacionadas con su biografía y con su visión sobre un período particularmente difícil: el de La Violencia o las guerras del Sumapaz (1949-1957). Infortunadamente sólo alcanzamos a realizar dos sesiones; el asma pulmonar, que había contraído tiempo atrás en una de sus travesías por el páramo del Sumapaz, acabó con su fértil existencia el 22 de noviembre de 1984.

El «texto» del relato autobiográfico

  • 5 Aunque en la carta que citamos Varela afirmaba tener 83 años en 1984, por su partida de bautismo s (...)

27Por la excelente memoria y la lucidez de Varela y por el carácter muy abierto de las preguntas, el producto final de la serie de entrevistas fue un relato, en gran medida continuo, sobre sus ochenta y dos años5 de existencia y sobre múltiples aspectos, episodios, acontecimientos, anécdotas y personajes relacionados con la vida social y política de los habitantes del Sumapaz en el transcurso de este siglo.

28Habida cuenta de la extensión y la complejidad del relato no resulta fácil una exposición sucinta del mismo. Tal vez la forma más sencilla y concisa sea enunciar el contenido de cada una de las partes que conforman el «texto» del relato y que a su vez revelan la orientación de la entrevista:

29Infancia y adolescencia. 1902, nacimiento en el pueblo de Ráquira (Boyacá). Alusiones a la condición económica y social de sus progenitores. 1906, migración de la familia a la vereda del Tunal en el páramo del Sumapaz. Rasgos individuales, morales, religiosos y afectivos de su padre Dionisio Varela y de su madre Vicenta Aldana. Las enseñanzas, hábitos y creencias que le inculcaron sus padres. Las relaciones con sus hermanos, el trabajo, los juegos y las diversiones.

30El límite entre la infancia y la adolescencia de Varela aparece marcado por dos acontecimientos, que modificarían de manera importante su vida: el primero de ellos fue la vinculación de su padre al movimiento de los colonos de Cabrera y el traslado de la familia a la vereda de Santa Rita en donde fundaron una estancia propia (1913); el segundo, su ingreso en la escuela rural alternada de Cabrera (1913), episodio sobre el cual el relato es particularmente extenso y sugestivo.

31La juventud. 1918, muerte de la madre. Conflictos con el padre debido a su unión con una segunda mujer y al incumplimiento de sus deberes paternos. Crianza de los hermanos menores. Primeras experiencias laborales como hombre independiente. Influencia de la maestra Ana María Torres Plata. Lectura de textos religiosos y de Los Miserables de Víctor Hugo. Constitución de su primer hogar de hecho con Evidalia Acosta.

32El Movimiento Agrario del Sumapaz (1928-1949). Vínculo casual de Varela con el movimiento de los colonos de Icononzo. Su elección como secretario de la sección agraria del Oriente del Tolima. Erasmo Valencia y Jorge Eliécer Gaitán, primeros modelos políticos de Varela. Parcelación de las principales haciendas, como resultado de las luchas agrarias. Constitución del Partido Agrario Nacional (1934), PAN, bajo el liderazgo de Erasmo Valencia. Primeras experiencias electorales y parlamentarias de los Agrarios (1935). Elección de Juan de la Cruz Varela como diputado y presidente de la Asamblea Departamental del Tolima (1946). Su matrimonio católico con Rosa Mora (1939) y su segundo hogar. Lectura de libros filosóficos, políticos y científicos; su afición por la poesía.

33Las guerras y las amnistías del Sumapaz. La orfandad política de los Agrarios a raíz, del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán en 1948 y de la muerte de Erasmo Valencia, en 1949. La Primera Guerra o la violencia conservadora contra el Sumapaz (1949-1953). Ingreso de Varela al Partido Comunista (1950). Formación de las columnas guerrilleras del Sumapaz y Villarrica. El ataque guerrillero al poblado de La Concepción. La amnistía del general Rojas Pinilla (1953). La guerra desatada por el gobierno del General Rojas Pinilla (1954-1957). El Frente Nacional y la segunda amnistía. El tercer hogar con Juana Molina.

34La Resistencia Cívica del Sumapaz. La autodefensa de las organizaciones agrarias. La alianza de los Agrarios con el Movimiento Revolucionario Liberal, MRL. Elección de Varela como suplente de López Michelsen a la Cámara de Representantes. El ascenso electoral de los Agrarios en los concejos municipales del Sumapaz. Las pugnas por el poder local y las secuelas de la violencia. Varela: diputado de Cundinamarca y líder agrario comunista. Los viajes a Cuba y a la Unión Soviética.

El balance final

35En todas partes donde he estado he propuesto la creación de escuelas, la construcción de locales, el arreglo de los caminos, la lucha por las carreteras, por puentes y por todo aquello que le hace falta a la comunidad. En eso yo soy incansable; yo creo que en los treinta años que le he dedicado a las peticiones, documentos y memoriales he reunido como dos arrobas de papel [...].

36Desgraciadamente me voy a morir sin ver concluida la troncal del Sumapaz, por la que hemos luchado desde el gobierno de Olaya Herrera.

37Mis grandes luchas continúan siendo, mientras se logra un gobierno socialista, por tres principios: primero, la Paz; segundo, Educación; y tercero, Vías de comunicación. Ello en las tierras en donde ya más o menos desapareció el latifundio [...].

Los «usos» del relato autobiográfico

38En el transcurso de este seminario tendremos la oportunidad de conocer una variada muestra de los posibles usos —cualitativos y cuantitativos— de las historias de vida y del enfoque biográfico en disciplinas tales como la Sociología, la Antropología y la Historia. En lo que a nuestro trabajo compete intentaremos una exposición sucinta de las cualidades del relato autobiográfico de Varela como fuente o documento para el análisis histórico y sociológico y como eje de la matriz biográfica del proyecto.

39Comencemos por enumerar sus virtudes como pieza documental insustituible para los siguientes propósitos: 1. la construcción de una imagen de la trayectoria de vida y de la personalidad de Varela a partir de la versión que dio de sí mismo; 2. la definición de las coordenadas y los hitos básicos de la biografía; 3. el seguimiento a las personas y los personajes que mayor incidencia tuvieron en su destino.

40Basándonos en el relato y con propósitos muy prácticos, elaboramos un esquema de su ciclo vital que nos ha guiado en la búsqueda de nuevas fuentes biográficas y en el establecimiento de las correspondencias y discordancias más visibles entre la trayectoria biográfica y los procesos sociales que caracterizan la historia moderna del Sumapaz.

41En segundo lugar, la narración de Varela nos ha permitido una muy sugestiva aproximación al mundo rural del Sumapaz, a la visión de los campesinos acerca de lo que ha sido su historia en el presente siglo y que, en términos genéricos, ellos denominan la lucha por el progreso, denominación que expresa primordialmente sus intereses y aspiraciones con respecto a la propiedad de la tierra, las vías de comunicación, el mercado, la educación, los servicios públicos y la justicia.

42Es necesario advertir que la versión de Varela sobre los acontecimientos sociales y las luchas agrarias del Sumapaz no sólo expresa su punto de vista sino que representa, en buena medida, la versión oficial de la organización campesina más influyente en los cambios sociopolíticos de la región durante el presente siglo.

43En tercer lugar, es también una fuente especialmente rica para el estudio del lenguaje, las formas de pensar, las tradiciones culturales y religiosas y los valores morales de aquellos sectores del campesinado colombiano en los cuales se advierte la simbiosis de tradiciones agrarias antiguas, y de los modos de vida y nuevos valores generados por la colonización. Así mismo, sugiere interesantes pistas para la comprensión del impacto, producido en la mentalidad del campesinado y otros sectores rurales, que tuvieron procesos tan dinámicos y heterogéneos como la colonización de tierras baldías, la expansión cafetera, el desarrollo de los medios modernos de comunicación y la rápida difusión de las ideas «secularizantes» y «civilizatorias» del liberalismo y del socialismo.

44Finalmente, ha sido una guía clave para la selección de los testimonios orales y la consecución de los documentos escritos que permiten un aproximación, desde diferentes ángulos, a la polifacética y controvertida imagen del líder agrario del Sumapaz y a las diversas versiones sobre la conflictiva historia local.

45A este respecto cabe mencionar el empleo que hemos hecho del testimonio oral y las historias de vida para el seguimiento de la trayectoria de los principales hacendados del Sumapaz y como contrapunto a la versión de Varela. También hemos hecho uso de un tipo de documentación hasta ahora poco consultada como son los testamentos, los juicios de sucesión, las escrituras notariales y la correspondencia personal de los hacendados con el presidente Olaya Herrera.

46El conjunto de testimonios orales y las «historias de vida» de diversos actores del Sumapaz junto con los documentos escritos y gráficos sobre la trayectoria individual, familiar y social de los principales personajes de la región, constituye lo que hemos denominado la matriz biográfica del proyecto. En lo que respecta a las fuentes orales, la matriz ha sido conformada con los siguientes relatos autobiográficos y testimonios:

  1. Juan de la Cruz Varela.
  2. Familiares cercanos de Varela: Rosa Mora (segunda esposa); Juana Molina (tercera y última esposa); Juan de Dios Varela (hijo mayor del matrimonio con Rosa Mora).
  3. Militantes del Movimiento Agrario del Sumapaz: Alfonso Poveda, Joaquín Ardila y Josué Díaz.
  4. El «Doctor» Molina, poeta del páramo de Sumapaz.
  5. Dirigentes políticos: Gilberto Vieira (comunista); Alvaro Vásquez (comunista); Alfonso López Michelsen (liberal); Alfonso Rodríguez (liberal); Jacobo Arena (Fuerzas Armadas Revolucionarías de Colombia, FARC).
  6. Descendientes de los hacendados: Jorge caballero; Nicolás Sáenz Dávila; Gabriel Sáenz Fetty; Alfonso Martínez Sáenz; Guillermo Aya Villaveces; Enrique Aya Olaya; Alfonso Vargas;

47Helena Rubiano de Obregón; Dolcey Garcés Molina; Fabio Londoño Gutiérrez.

El tratamiento crítico del relato autobiográfico

48Como fuente o documento, el relato autobiográfico ha sido sometido al tratamiento crítico correspondiente, esto es: contrastación con otras fuentes (orales y escritas); verificación de los datos verificables; y, en la medida de lo posible, diferenciación de lo que corresponde a hechos realmente ocurridos y lo que posiblemente es fruto de la imaginación y de la incorporación que Varela hizo de leyendas y mitos muy difundidos en el Sumapaz a su propia historia.

  • 6 Carlos Pina, La construcción del «sí mismo» en el relato autobiográfico, Documento de trabajo, pro (...)

49A este respecto nos parece conveniente expresar nuestras dudas acerca de aquellas hipótesis, como la desarrollada por Carlos Piña, de que un relato autobiográfico no puede ser examinado a la luz de la pregunta «qué tan “verdadero” o “fiel”» es a los hechos, sino «qué estructuras de atribución de sentido operan en él», puesto que lo que predomina en el relato es «el caudal interpretativo del sujeto» y no «la descripción de hechos históricos».6

50Ciertamente el relato autobiográfico poco tiene que ver con una descripción objetiva de hechos históricos o de cualquier otro tipo, y si con la visión particular que cada uno tiene de sí mismo y de los hechos, sucesos, individuos, etc., que han tenido que ver, directa e indirectamente, con su existencia. Con todo, al igual que fuentes de similar naturaleza como son las memorias, las autobiografías escritas y los diarios, el relato oral autobiográfico suele contener datos, descripciones e informaciones, susceptibles de verificación mediante el cotejo con otras fuentes.

51Compartimos la idea de que un relato autobiográfico en su integridad no puede ser sometido a un proceso de verificación y que uno de los posibles tratamientos es el de texto o discurso específico, elaborado por un personaje, tratamiento que se asemeja al del análisis literario y filológico. Bien sabemos que un mismo relato autobiográfico es susceptible de diferentes usos e interpretaciones. Empero, cuando ha sido asumido como un documento clave para la elaboración de una biografía, como ocurre en este caso, ineludiblemente debe ser confrontado en aquellos fragmentos informativos que contiene con otras visiones, versiones y descripciones de los sucesos, hechos y personajes a los que alude. Por lo demás, este proceso de contrastación también facilita la comprensión de la «atribución de sentido» que el sujeto le haya dado a los hechos, comprensión que de alguna manera es ajena al interés del biógrafo.

52Después de estas breves acotaciones pasemos entonces a ilustrar con dos ejemplos significativos el tipo de crítica y de contrastación a que hemos sometido el relato de Varela.

53Comencemos por señalar que la narración de Varela, como diría Pina, expresa «una reflexión previa y la construcción de una imagen muy sólida de “sí mismo”». Proviene de un individuo muy consciente de su carisma y de su papel público, diestro en la oratoria política y que poseía una cultura autodidacta singular. La riqueza, la consistencia y la fluidez del relato le imprimen tal fuerza y veracidad que no resulta fácil descubrir aquellos tópicos que, bajo la apariencia de datos y descripciones, parecen obedecer más a la autoimagen que, con ciertos matices legendarios, Varela fue construyendo de sí mismo como también a la imaginación y a la reproducción de leyendas y mitos que circulaban en el Sumapaz. De todos modos, como ya lo anotábamos, la crítica implica tener en cuenta tanto las versiones sobre hechos, acontecimientos y personajes reales como el mundo mental e imaginario que deja entrever todo relato autobiográfico.

54Primer ejemplo. La versión de Varela sobre los antecedentes de su familia y la migración al Sumapaz:

Mis padres, ambos nacieron en el pueblo de Ráquira, Boyacá; mi papá era un trabajador del campo completamente agricultor; mi mamá sabía hacer ollas de esas que todavía hacen en Boyacá. Ellos eran sumamente pobres, casi proletarios, porque poseían, no sé si de herencia o cómo sería, una media fanegada de tierra cada uno. Ésas eran sus riquezas. En la Guerra de los Mil Días, mi papá, que se llamaba Dionisio Varela, no quiso prestar servicio al gobierno y el gobierno lo perseguía mucho para obligarlo a ir a la guerra y un día —me contaba él— en que llegó a la casa oyó una voz que gritaba de por allá lejos: «Oh... Dionisio que te cojen», y cuando él fue a salir ya estaba el policía en la puerta de la casa y mi papá le pegó un empellón y lo atropelló y cayó al suelo y le pasó por encima y se fue. El policía se levantó y cogió detrás y mi papá dizque dio el salto por encima de una piedra y el tipo iba a hacer lo mismo y se pegó y ahí se quedó caído.
En otra ocasión el mismo policía lo cogió de manos a boca también de puerta para dentro de la casa y lo alcanzó a parar; mi papá acostumbraba siempre a llevar un zurriago y entontes al verse que lo tuvo lo sacó y le pegó tres garrotazos o siete y el tipo duró como seis meses enfermo. Entonces pasó la Guerra y a él lo seguían persiguiendo ya para castigarlo o echarlo a la cárcel; eso motivó que se fuera para Sumapaz; allá en ese entonces eran muy pocos habitantes y los pueblos más cercanos eran Bogotá o Fusagasugá [...].

55Durante mucho tiempo no tuvimos mayores eludas sobre la asociación que Varela había establecido entre la persecución de su padre durante la guerra de los Mil Días y la migración de su familia al Sumapaz. Advertimos sí, algunas limitaciones de la versión: se trataba de un recuerdo muy lejano de algo que Varela decía haberle escuchado a su padre; parecía un tanto extraño que la «persecución» se hubiera prolongado cuatro años después de concluida la guerra; incluso el término «policía» daba lugar a dudas puesto que en esos tiempos quienes hacían los reclutamientos forzosos eran los soldados del gobierno o los guerrilleros. Pero en realidad no prestamos mayor atención a esos detalles puesto que lo dicho por Varela coincidía en buena medida con lo afirmado en los estudios existentes sobre la influencia de las guerras civiles en las migraciones campesinas hacia el Sumapaz.

56Las dudas más serias comenzaron a surgir a raíz de la comparación del relato autobiográfico, hecho ante nosotros, con las diversas entrevistas que concedió a la prensa después de la Amnistía de 1958 y con el reportaje hecho por Plinio Apuleyo Mendoza. Por ejemplo, en el reportaje del periodista éste afirma que Varela «Era el hijo mayor de una familia de Ráquira que huyó al Sumapaz cuando el padre, un viejo campesino liberal, fue acusado de espía por las tropas del gobierno durante la guerra civil». Es posible que la afirmación «viejo campesino liberal» hubiera sido una inferencia del periodista, pero suponemos que los datos básicos fueron tomados de lo afirmado por Varela. A pesar de que la asociación entre la persecución en la guerra civil y la migración al Sumapaz se repetía, las diferencias entre una y otra versión eran tan evidentes que vimos la necesidad de indagar mucho más en el origen raquireño de la familia Varela Aldana. Hasta ese momento nos habíamos sentido relativamente satisfechos con lo dicho por Varela sobre sus progenitores y su pueblo natal.

57Sabíamos obviamente que, salvo un milagro, jamás podríamos constatar si Dionisio Varela había sido efectivamente perseguido durante la guerra de los Mil Días y si por tal razón se había ido al Sumapaz. No obstante, a través de indagaciones indirectas de la historia de Ráquira, de la situación social de sus habitantes a finales del siglo pasado y comienzos del presente, de las características políticas del pueblo, de los efectos que allí tuvo la última guerra civil, y mediante el rastreo de las familias de Dionisio Varela y Vicenta Aldana en los archivos parroquiales, podríamos, al menos, aceptar con mayor fundamento la versión de Varela o sugerir una hipótesis más plausible.

58Nuestras buscas en Ráquira y sobre Ráquira, le dieron mayor fundamento a nuestras dudas y nos obligaron a una lectura más minuciosa del conjunto del relato. ¿Qué resultados obtuvimos finalmente?

59Primero. Desde finales del siglo pasado Ráquira era una comarca en franca declinación; su población venía disminuyendo aceleradamente y no por efecto directo de las guerras civiles sino por el agotamiento de las minúsculas estancias de labor de los campesinos; con excepción de los monjes del convento de la Candelaria, que poseían varias haciendas, y de dos o tres familias ricas residentes en Villa de Leyva, la mayoría de los raquireños derivaban sus ingresos del cultivo de sus estancias y del pequeño comercio de ollas de barro que mantenían con las aldeas vecinas y al parecer eran bastante pobres. Las familias más notables eran de filiación liberal. Los únicos datos que encontramos sobre la guerra de los Mil Días indican que Ráquira no fue escenario de combates y que posiblemente no hubo muchos reclutamientos forzosos. Desde mediados del siglo pasado la comarca constituía uno de los lugares de tránsito de los migrantes santandereanos y muchos de sus habitantes comenzaron a migrar hacia el occidente de Cundinamarca en búsqueda de trabajo y tierra nueva.

60Segundo. El seguimiento de los ancestros de Varela en los libros parroquiales nos permitió saber que tanto su padre como su madre pertenecían a dos de los linajes campesinos más antiguos de Ráquira, que su origen era indígena y que todos sin excepción habían sido católicos muy estrictos en el cumplimiento de sus obligaciones religiosas. Gracias al dato del nacimiento de Jesús, el segundo de los hijos de Dionisio Varela, en el año de 1905 y puesto que no aparecían registrados los demás hermanos, inferimos que muy posiblemente, como lo afirma Varela, la migración de esta familia fue en 1906.

61Tercero. La relectura del relato autobiográfico nos hizo prestar mayor atención a afirmaciones y datos como los siguientes: «Ellos eran sumamente pobres porque poseían [...] una media fanegada de tierra cada uno; ésas eran sus riquezas [...]». «Ellos no tenían ningún credo político [...] mi papá poco político era [...].» «Yo tenía dos tíos: uno que trabajaba en la hacienda Balsora y otro que se llamaba Pacífico Aldana en la hacienda Canadá, que vinieron mucho tiempo atrás, a fines del siglo pasado y principios de éste, y me contaban de las situaciones tan difíciles que tuvieron que pasar [...] Mi tío Pacífico fue el único que más o menos de su familia se pasó al Movimiento cuando yo ya comencé a trabajar [...].»

62Sobre la base de este conjunto de datos e indicios llegamos a las siguientes conjeturas: parece más plausible que la familia Varela Aldana hubiera migrado al Sumapaz debido a su pobreza y al agotamiento de su pequeña estancia, que por la persecución política en la guerra de los Mil Días; posiblemente el contacto con la hacienda Sumapaz, en la cual Dionisio Varela tuvo su primer contrato como arrendatario, fue hecho a través de los hermanos de Vicenta Aldana, establecidos con anterioridad en el Sumapaz.

63La versión de Varela sobre la pelea de su padre con el «policía» a raíz de su negativa de participar en la guerra, pudo obedecer a su intento por establecer un nexo imaginario entre el pasado de su padre y su propia trayectoria de hombre perseguido y rebelde. O quizás a la influencia de las historias contadas por militantes del movimiento agrario provenientes de pueblos y veredas cundinamarquezas muy afectados por la guerra, como los oriundos de Une, o tal vez, a las leyendas que sobre las guerras civiles aún hoy circulan en el Sumapaz. También es probable que Varela se percibiera a sí mismo como heredero y portavoz de las tradiciones radicales del campesinado.

64Segundo ejemplo. Versión de Varela sobre la vinculación de su padre al movimiento de colonos de Cabrera:

Ya entonces le entregaron una estancia a mi papá y vivimos en lo que hoy se llama la vereda del Tunal y duramos ahí hasta 1913 porque en 1912 se pronunció una reclamación por Pascual Molina, como presunto heredero de una comunidad indígena, y mi papá pues no se mostró de acuerdo con eso y la Hacienda comenzó a perseguirlo; recuerdo que nos llevaba a dormir en el monte, debajo de un helecho que era como un gran paraguas. Eso lo obligó a emigrar a Cabrera donde ya iba a funcionar la primera escuela rural alternada que hubo [...].

  • 7 CIV. Catherine Legrand, «From Public Lands into Private Properties: Landholding and Rural Conflict (...)

65Huelga decir que el dato de la vinculación de Dionisio Várela al movimiento de los colonos del Sumapaz constituía para nosotros una pista clave. La duda sobre la veracidad de lo afirmado por Varela surgió de la constatación de que ninguno de los estudios y documentos que habíamos consultado contenía referencias a conflictos agrarios en Cabrera por aquella época. Ni siquiera el trabajo de Catherine Legrand,7 el mejor documentado sobre los conflictos por la adjudicación de baldíos en el Sumapaz, hacía alusión a la existencia de un movimiento de colonos en Cabrera.

66Con los datos de la fecha y del lugar del movimiento encabezado por Pascual Molina, procedimos a revisar el Fondo de Baldíos del Archivo Histórico Nacional y cuanto documento existiera sobre el Sumapaz de comienzos de este siglo. Finalmente, en la clasificación menos pensada, hallamos un documento titulado «Tierras baldías ubicadas en el municipio de Pandi. Informe del Señor Alcalde relativo a la colonia de Cabrera», fechado en 1914. Además de un interesante y pormenorizado informe del alcalde de Pandi sobre los conflictos de un grupo de colonos con el propietario de la hacienda Sumapaz, dicho documento contiene un «Memorial de los vecinos de Cabrera», encabezado por Pascual Molina y suscrito por 55 colonos de Cabrera, entre quienes ciertamente figura Dionisio Varela.

67Este hallazgo no solamente permitió corroborar lo afirmado por Varela, sino obtener una huella muy importante sobre el origen y las características de los conflictos agrarios en una de las principales zonas de colonización del Sumapaz.

¿Qué podríamos sugerir a partir de nuestra experiencia concreta?

  1. La posibilidad de atribuir a las historias de vida un valor documental importante para el análisis de diversos aspectos personales y sociales de actores pertenecientes a diferentes grupos sociales y no solamente a las clases subalternas. Así, como es posible ampliar hacia abajo la noción histórica de individuo, lo es también ampliar hacia arriba el uso de los testimonios y los relatos autobiográficos orales.
  2. Aunque, por lo general, no se dispone de información abundante sobre los individuos y los grupos sociales subalternos, no puede afirmarse a príori la carencia de fuentes escritas o de otra índole y concederle, en consecuencia, un valor casi absoluto a las fuentes y los testimonios orales. La labor de seguimiento y constrastación de las fuentes orales puede dar lugar al descubrimiento de diversas fuentes que de otra manera pasarían inadvertidas. Lo mismo puede afirmarse en el sentido inverso.
  3. Las historias de vida al igual que otros documentos escritos de similar naturaleza, son una expresión parcial e incompleta de la trayectoria, de la personalidad y la mentalidad de un individuo o de un personaje; no pueden tomarse como una versión válida en sí misma de los hechos y acontecimientos a los que aluden. Que las vidas y las voces de los de abajo no hayan sido debidamente registradas en los archivos oficiales no implica que su recuperación, por vía de la historia oral, sea suficiente para dar cuenta cabal de las mismas.
  4. Insisto en que la interpretación de los testimonios orales y autobiográficos es un asunto difícil y complejo, como también su utilización y citación cuando han de ser articulados con documentos escritos que provienen de fuentes oficiales, aparentemente impersonales, y con informes y documentos que contienen datos estadísticos y aluden a grupos anónimos y situaciones más generales.

68Por último, no nos cabe duda de que hay relatos cuya riqueza y valor histórico e incluso literario es tan evidente que suscitan la tentación de editarlos, publicarlos y dar por terminada la labor. La transcripción, edición y publicación de un relato o de una autobiografía oral en su integridad ciertamente arroja luces sobre diversos aspectos de un individuo y del mundo que lo rodea, pero de alguna manera podría considerarse equivalente a una biografía o a la historia de un grupo o comunidad.

Bibliographie

Bibliografía

Bloch, Marc (1984): Introducción a la historia, Fondo de Cultura Económica, México.

Ginzburg, Cario (1981): El queso y los gusanos, Muchnik Editores, España.

Legrand, Catherine (1980): «From public lands into prívate properties: landholding and rural conflict in Colombia, 1850-1936», tesis doctoral, Stanford University.

Marulanda, Elsy (1991): Colonización y conflicto. Las lecciones del Sutnapaz, Ed. Tercer Mundo e Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional, Bogotá.

Mendoza, Plinio Apuleyo (1960): «Juan de la Cruz Varela», Revista Acción Liberal (Bogotá), No. 1, Segunda Etapa (enero).

Moncada, Alfonso (1963): Un aspecto de la violencia, Bogotá.

Pardo, Carlos Enrique (1968): «Cundinamarca: hacienda cafetera y conflictos agrarios», tesis de grado, Universidad de Los Andes, Bogotá.

Palacios, Marco (1979): El café en Colombia 1850-1970: una historia económica, social y política, Ed. Presencia, Bogotá.

Piña, Carlos (1988): La construcción del «sí mismo» en el relato autobiográfico, Documento de trabajo, Programa Flacso-Chile, No. 383, septiembre.

Romero, José Luis (1945): Sobre biografía e historia, Ed. Suramericana, Buenos Aires.

Notes

1 José Luis Romero, Sobre biografía e historia, Ed. Suramericana, Buenos Aires, 1945, p. 27.

2 . Marc Bloch, Introducción a la historia, Fondo de Cultura Económica, México, 1984, p. 56.

3 Plinio Apuleyo Mendoza, «Juan de la Cruz Varela», Revista Acción Liberal (Bogotá), No. 1, Segunda Etapa (enero 1960), pp. 35-39.

4 Cfr. Alfonso Moncada, Un aspecto de la violencia, Bogotá, 1963, capítulo VI: «Juan de la Cruz Varela».

5 Aunque en la carta que citamos Varela afirmaba tener 83 años en 1984, por su partida de bautismo sabemos que en realidad había nacido en 1902. Parroquia de San Antonio de Ráquira, libro de Bautismos No. 20, fol. 316.

6 Carlos Pina, La construcción del «sí mismo» en el relato autobiográfico, Documento de trabajo, programa Flacso-Chile, No. 383, septiembre de 1988.

7 CIV. Catherine Legrand, «From Public Lands into Private Properties: Landholding and Rural Conflict in Colombia, 1850-1936», tesis doctoral, Stanford University, 1980; Elsy Marulanda, Colonización y conflicto. Las lecciones del Sumapaz, Ed. Tercer Mundo e Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional, Bogotá, 1991; Marco Palacios, El cajeen Colombia, 1850-1970: Una historia económica, social y política, Ed. Presencia, Bogotá, 1979; Carlos Enrique Pardo, «Cundinamarca: hacienda caletera y conflicto; agrarios», tesis de grado, Universidad de los Andes, Bogotá, 1968

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr