Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El arte rupestre del antiguo Perú

 | 
Jean Guffroy (†)

Capítulo IV. El arte rupestre pintado durante los últimos períodos prehispánicos

Texte intégral

LAS PINTURAS DE ESTILOS CUPISNIQUE Y RECUAY

1Antes de presentar las manifestaciones más recientes del arte pictográfico peruano, tenemos que estudiar un caso único: las pinturas rupestres realizadas sobre los farallones del Monte Calvario, en la cuenca superior del río Chancay (departamento de Cajamarca). Ahí aparecen, en tres paredones, más de treinta pinturas de dimensiones importantes, que en gran parte se hallan a gran altura, hasta 12 m encima del suelo actual. Lo que hace suponer que su realización ha necesitado el empleo de andamios.

2Según la descripción presentada por T. Mejía Xesspe (1985). en base a los trabajos de A. Petersen. las representaciones se diferencian claramente en dos tipos. El primero agrupa seis figuras antropomorfas, vistas de frente o perfil, y pintadas de diversos colores: blanco, amarillo, rojo, marión, azul y verde. Sus dimensiones varían entre 1,65 x 2,25 m para la más grande y 0,70 x 0,70 m para la más pequeña. Si bien todas las figuras representan seres antropomorfos, es notable el hecho de que cada una muestre diferencias, tanto en su forma general como en los detalles. Sin embargo, aunque su posición es. según T. Mejía Xesspe, independiente una de otra, podrían formar tres pares, de sexo masculino y femenino. La semejanza estilística, así como una cierta complementariedad de atributos, son particularmente notables entre las figuras I y 2 (ibid: lam. 1) (Fig. 18 a-b). En estas imágenes —las más complejas del grupo— los diferentes elementos del cuerpo, así como ornamentos y atributos bastante estereotipados, son pintados de colores variados, destacándose claramente uno del otro.

  • 1 La atribución cultural de las pinturas y petroglifos realizados durante los últimos períodos prehi (...)

3La mayor parte de estos elementos constitutivos: tocado de la cabeza, boca felínica, brazos y manos, cinturones con serpientes, pies, están presentes en varias otras expresiones de la iconografía del Período Inicial (1800-900 años a.C.) y del Horizonte Temprano (900-200 años a.C). diseminadas sobre una amplía área y plasmadas sobre recipientes, lelas, objetos de metal, o pintadas y esculpidas en las paredes de los templos. Existe particularmente un real parecido con las figuras antropomorfas representadas sobre los tejidos de la cultura Paracas atribuidos al final del Horizonte Temprano. Las otras cuatro figuras, vistas de frente o perfil, y más sencillas, presentan rasgos estilísticos comparables, que T. Mejía Xesspe (ibid: 204-205) clasificó como de estilo Chavín1. Por la posición geográfica del sitio, estas pinturas se relacionan también estrechamente con los petroglifos de misma factura, presentes en varios sectores de la zona, y cuya distribución (ver infra) parece corresponder al área de dispersión de la cerámica de tradición Cupisnique.

Fig. 18: Seres sobrenaturales de estilo Chavín pintados en Monte Calvario (departamento de Cajamarca) (según Mejía Xesspe, 1985)

4Si bien estas pinturas son —en el estado actual de los conocimientos— únicas en el arte de aquella época, no están aisladas. En el mismo sector (sitio de Poro-Poro/Fundo de Udima). existen importantes restos de edificaciones monumentales de piedra tallada, altares monolíticos y fragmentos de cerámica temprana, dispersos en un área de 8 km2 (AIva, 1985: 54). El sitio se compone de cinco unidades de edificaciones principales, entre los cuales se nota la presencia de una plaza cuadrángula!’ hundida, pórticos monumentales, canales subterráneos y construcciones circulares. En la parte alta de algunas plataformas se encontró un importante depósito de ofrendas, con piezas típicas del Período Inicial de la región (tradiciones Pacopampa/Pacopampa y Huacaloma Temprano). En la cara de una de las piedras talladas se descubrió un bajo relieve con representaciones mitológicas perteneciendo a dos fases sucesivas, la última de estilo definitivamente Chavínoide (ibid: 57). Existen también, a un kilómetro río arriba del Monte Calvario, dos figuras grabadas que representan a un guerrero (Mejía Xesspe, 1985: fig. 10) y a un músico, de estilo Cupisnique o Chavín.

Fig. 19: Motivos zoomorfos pintados en Monte Calvario (departamento de Cajamarca) (según Mejía Xesspe, 1985)

5Las otras figuras pintadas en Monte Calvario consisten en figuras zoomorfas y antropomorfas pintadas en rojo y/o marrón, que alcanzan más de un metro de largo. Entre las primeras, se reconocen (Eig. 19) un puma o jaguar, visto de perfil; un ave, probablemente un buho, visto de líente; figuras que parecen ser sapos; y una serpiente. Según Mejía Xesspe (ibid: 203), los antropomorfos —bícromos— que se caracterizan por los brazos y piernas flexionados, podrían ser estilizaciones de seres mitológicos. Existen también seis figuras diversas que corresponden a motivos geométricos, y —en el paredón 1 —, manos pintadas que miden 50 cm de largo. Parte de estas pinturas, y particularmente las representaciones de sapo y de búho, son parecidas a las que aparecen en el arte lítico y cerámico de las culturas Salinar, Ríecuay y Moche, durante el período Intermedio Temprano (200 a.C. - 600 d.C). Finalmente, se nota la presencia de signos verosímilmente más modernos, bajo la forma de un grabado cruciforme y otro diseño en negro.

6Hay que preguntarse sin embargo si las diferencias estilísticas observadas entre los dos principales grupos traducen realmente épocas de realizaciones sucesivas —tal como lo pensaba T. Mejía Xesspe— o más bien tratamientos específicos por tema, en una época de transición. Así, los seres sobrenaturales podrían haber sido pintados en un estilo convencional, todavía influenciado por Chavín, mientras que los seres humanos y animales habrían sido dibujados de manera menos formal que anuncia Recuay. Tal atribución fecharía estas representaciones rupestres en Jos últimos siglos antes de nuestra Era, época que marca el fin del Horizonte Temprano y el principio del período Intermedio Temprano. Podrían corresponder a una etapa final de la ocupación del sitio de Poro-Poro, posterior a la construcción del conjunto arquitectural. Estilísticamente, la atribución de las grandes figuras policromas a una fase tardía del estilo Cupinisque no plantea mucho problema y correspondería bien al parentesco existente entre este trabajo y ciertas obras de orfebrería (Chongoyape) o telas (Paracas) que también son testimonios del arte de esta época.

7Por otra parte, como ya lo indicamos, a esta misma época de transición corresponde un desarrollo importante del arte rupestre, bajo la modalidad de los petroglifos. Los más antiguos representantes de esta tradición —que va a desarrollarse en siglos posteriores en toda la costa norte y central— aparecen en esta misma región, bajo influencia Cupisnique. Otra producción artística muy particular son los geoglifos. de los cuales existen ejemplares al parecer tempranos, en los valles de Santa y Saña (Alva, 1985: 58-63). Desde esta perspectiva, los murales de Udima podrían ubicarse entre los primeros representantes —únicos en su genero— de una tradición que tendrá un importante desarrollo posterior. Se caracteriza por la representación de figuras (pintadas o grabadas) en lugares, destinados a ciertas actividades públicas que, en varios casos, podrían definirse (Guffroy, 1987) como verdaderos “templos al aire libre”. Parecen representar, como lo piensa D. Bonavia (1985: 6, 181) una transición entre las paredes rocosas pintadas y las verdaderas pinturas murales.

EL ESTILO ESQUEMATIZADO Y GEOMÉTRICO

8Con el estilo anterior, hemos visto el estrecho parentesco que existe, desde la aparición de las primeras sociedades complejas, entre las pinturas y otras manifestaciones artísticas contemporáneas, particularmente los petroglifos. que forman —en toda la costa— la modalidad rupestre más difundida durante los dos últimos milenios prehispánicos. Aunque probablemente más escasas, las pinturas siguen, sin embargo, ejecutándose hasta después de la Conquista, en ciertas zonas del Perú. Las figuras pintadas durante estos períodos son, en muchos casos, similares a las figuras grabadas en otros sitios, y a veces en el mismo lugar. Están caracterizadas por una representación esquematizada de hombres y animales, en asociación con dibujos geométricos o no figurativos. En la mayoría de los casos, las siluetas están representadas sin movimiento, por unos simples rayos. Las figuras están frecuentemente agrupadas en filas o una encima de otra, en posiciones también comunes entre los petroglifos. Son numerosas las máscaras, los seres sobrenaturales y las figuras geométricas, cuyos motivos correspondientes se encuentran grabados sobre piedra, plasmados en arcilla o pintados sobre tela.

9En esta época, todo indica una gran similitud de contenido —y tal vez de función—entre las dos manifestaciones rupestres. Su dispersión relativa parece ser. por lo tanto, de orden cultural. Las pinturas de este estilo son particularmente numerosas en el departamento de Huánuco, alrededor de esta ciudad, así como en la zona del Alto Marañón. Varias decenas de sitios han sido registrados en las provincias de Pachitea. Huánuco, Ambo. Huamalíes y Dos de Mayo, entre los cuales los mejor conocidos son los de Letramachay, Quillarumi. Cuellayhuanca y Liuyajmachay (Pulgar Vidal, 1962; L976; Ravines, 1986: 27-31) (Eig. 20). El sitio de Quillarumi (Palacios Jiménez. 1988) es particularmente interesante por su cercanía al conjunto monumental de Kotosh. con ocupaciones importantes del Período Inicial, Horizonte Temprano y Período Intermedio Temprano. Se trata de un abrigo rocoso de 15 m de ancho y 3 m de alto, en el cual han sido pintadas más de 450 figuras, todas de color rojo excepto una de color negro, muy borrosa. Parte de este arle (ibid: 4) podría estar asociado a la llamada “cultura Higueras”, difundida en toda la región durante los primeros siglos de nuestra Era.

Fig. 20: Pictografías del departamento de Huánuco: a- Quillarumí, b- Guellayhuanca, c- Liuyajmachay (según Pulgar Vidal, 1962)

10Más al norte, esta tradición está bien representada en el departamento de Cajamarca (Callacpuma. El Guitarrero. Llipa), y sobre todo en la provincia selvática de San Ignacio, en la cuenca del río Chinchipe (Shipal. El Faical, Quebrada Potrero. Gramalote). Las figuras pintadas en esta zona fronteriza se encuentran dispersas en varios sectores, y decenas de sitios, en la cercanía de la ciudad de San Ignacio (Bueno y Lozano. 1982). Representan a seres antropomorfos, en diversas actitudes (Fig. 21), máscaras, animales y figuras complejas, pintadas en rojo. En el sitio de Shipal 1, al lado del las figuras pintadas, aparecen figuras grabadas del mismo estilo. Muestras de arte rupestre comparables son igualmente conocidas en el departamento vecino de Amazonas, en las provincias de Chachapoyas y Utcumbamba: cueva de Chaupurco, Chiñuna, Limones (Ravines, 1986: 9-10).

Fig. 21: Pinturas rupestres de Gramalote (departamento de Cajamarca) (según Bueno y lozano, 1982)

11Otras representaciones pintadas de este estilo existen en los departamentos sureños de Puno (Quelcatani, Pizacoma—provincia de Chucuito—) y de Cuzco (Huayokhari y Toq’o Toq’o —provincia de Urubamba—) (Ravines, 1986). En Quelcatani (terrenos de Chichillape) (Sphani, 1971). está pintada una escena muy interesante conformada por 17 figuras, todas diferentes, que parecen representar varios estados de transformación de seres antropozoomorfos (teniendo como base un pequeño animal y punto de llegada un posible ser humano) (Fig. 22).

Fig. 22: Escena pintada en Chichillape (departamento de Puno) (según Sphani, 1971)

  • 2 Recientemente (Chauchat et. al. 1998: 81) se ha señalado la presencia de motivos pintados en un ab (...)

12Se puede agregar a este mismo grupo los dos únieos sitios con pinturas registrados en la zona costera (provincia de Chancay): Quebrada Palo (Pulgar Vidal, 1976) (Fig. 23) y Lachay (Núñez Jiménez. 1986)2. En este último abrigo, se encuentran figuras pintadas de color rojo; figuras grabadas; y otras hechas por medio de líneas talladas, sobre las que se ha pintado con colores verde, blanco y rojo. Aunque de atribución dudosa —la presencia, en la misma cueva, de una representación pintada de la Virgen indica la existencia de agregados modernos—, estas figuras constituyen uno de los únicos ejemplos conservados del uso combinado de las dos técnicas. La ejecución de pinturas en este reducido sector de la costa central podría estar ligada a la presencia, en la misma zona, de la cerámica de estilo Teatino, y resultar de la venida de grupos de origen serrano, al principio del Horizonte Medio (Bonavia, 1969). El parentesco que existe entre las figuras pintadas en la Quebrada Palo (Fig. 23) y los motivos incisos sobre ciertas vasijas de cerámica (ibid: Lam. IV-A/B, V-B) (Fig. 24) parece sostener esta hipótesis.

13Las pinturas presentadas en este capítulo están claramente ligadas con las tradiciones culturales desarrolladas en ciertos sectores de los Andes, y particularmente la “Ceja de Selva”, durante los últimos mil quinientos años de la historia prehispánica. Tienen, verosímilmente, una relación bastante estrecha con los petroglifos realizados, durante los mismos períodos, en regiones o zonas vecinas y. a veces, en los mismos sitios.

Fig. 23: Pinturas de la quebrada Palo (departamento de Lima) (según Pulgar Vidal, 1962)

Fig. 24: Motivo decorativo inciso sobre un recipiente de estilo Teatino (según Bonavia, 1969: lam. V - B)

Notes

1 La atribución cultural de las pinturas y petroglifos realizados durante los últimos períodos prehispánicos plantea diversos problemas. Así, existe a menudo una confusión entre el estilo Chavín (tomado en su sentido el más amplio), la tradición cultural Chavín (tal como se desarrolla en el sitio epónimo), y las otras tradiciones contemporáneas más o menos emparentadas (Cupisnique, Paracas ...). Hemos tratado en el texto de separar claramente estas diversas tradiciones que consideramos en mayor parle como independientes. Sin embargo, esta situación parece cambiar durante la última fase del Horizonte Temprano (fase Janabarriu de Chavín de Huantar-500/200 años a.C). durante la cual existe una mayor homogeneidad entre los diversos sectores, lo que podría justificar la adopción de una denominación común (tal como fase Cupisnique/ Chavín o Cupisnique/Janabarriu). Otro problema concierne el uso frecuente en la literatura moderna de los términos período Formativo o época Formativa para designar a las primeras etapas de desarrollo de las sociedades complejas con producción cerámica. Preferimos seguir aquí el cuadro cronológico propuesto por J. Rowe (1960) y emplear los términos período Inicial y Horizonte Temprano, limitando el uso del calificativo “formativo” a unas escasas acepciones genéricas (poblaciones formativas ...).

2 Recientemente (Chauchat et. al. 1998: 81) se ha señalado la presencia de motivos pintados en un abrigo rocoso ubicado en la parte alta de la quebrada de Cupisnique. Para los autores (ibid: 159): “por el hecho que no hay cerámica sobre el suelo del abrigo ni en los alrededores, y que hay algún material lítico (batán, denticulados) que muy bien cabe en el material que se suele encontrar con el Paijanense. consideramos como muy seria la posibilidad que se trate de pinturas pai janenses. a pesar que no hay ninguna prueba de eso actualmente”. El grupo principal de pinturas ilustradas (ibid: fig. 37) corresponden a motivos compuestos de líneas paralelas, quebradas u onduladas, pintadas de rojo o gris oscuro. Estilísticamente, tienen muchos parecidos con otras figuras esquematizadas, pintadas o grabadas durante los últimos períodos prehispánicos. Por lo tanto, no se puede excluir la hipótesis de una relación con la tradición desarrollada en esa misma época en el vecino de.partamento de Cajamarca. Existen también figuras pintadas asociadas con petroglifos en el sitio de Querullpa Chico, ubicado a unos 530 m de altura, cerca a Toro Muerto en el departamento de Arequipa (Núñez Jiménez. 1986: 531).

Table des illustrations

Légende Fig. 18: Seres sobrenaturales de estilo Chavín pintados en Monte Calvario (departamento de Cajamarca) (según Mejía Xesspe, 1985)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3401/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 472k
Légende Fig. 19: Motivos zoomorfos pintados en Monte Calvario (departamento de Cajamarca) (según Mejía Xesspe, 1985)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3401/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 614k
Légende Fig. 20: Pictografías del departamento de Huánuco: a- Quillarumí, b- Guellayhuanca, c- Liuyajmachay (según Pulgar Vidal, 1962)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3401/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 946k
Légende Fig. 21: Pinturas rupestres de Gramalote (departamento de Cajamarca) (según Bueno y lozano, 1982)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3401/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 789k
Légende Fig. 22: Escena pintada en Chichillape (departamento de Puno) (según Sphani, 1971)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3401/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 746k
Légende Fig. 23: Pinturas de la quebrada Palo (departamento de Lima) (según Pulgar Vidal, 1962)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3401/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 582k
Légende Fig. 24: Motivo decorativo inciso sobre un recipiente de estilo Teatino (según Bonavia, 1969: lam. V - B)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3401/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 639k

© Institut français d’études andines, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr