Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El área septentrional andina

El mercado prehispánico y la sobreposición ideológica del siglo XVI, en el Valle de Quito

Dra. Paulina G. Terán

Texte intégral

1El significado de plaza, si hoy en día preguntamos a cualquier persona, sin vacilación obtendremos una respuesta como lugar espacioso y generalmente asociado a algún monumento o recordatorio específico. Sin lugar a dudas, el término a entrado a un uso laxo de su conceptualización original y como un punto inicial de lugar para rituales o mercado prehispánico. Según lo define Rojas-Mix (1978: 58) “se genera en el Nuevo Mundo español una estructura económica, social y política centrípeda, con foco en la Plaza, que resume la vida del país y constituye el epicentro del acaecer histórico.

2Retomando la frase anterior, la plaza en América permanece como el silencioso espacio de marcha, unión, gobierno o desgobierno y el lugar de brisas frescas de independencia, que habrían de marcar la historia del Nuevo Mundo.

3El entorno plaza, en tiempos actuales, dentro del concepto de urbanismo, está pensado como un lugar de recreo, espacio verde o área para un parque de diversión. Actividades todas ellas, que contribuyen en el mejoramiento de la ciudad o aldea. En tiempos pasados la plaza prehispánica cumplía con actividades un tanto más complejas, como mercado, sitio de rituales o delimitación para la construcción del poder central. El concepto de urbanismo europeo en América marcaría el posible inicio de la diferenciación en el uso del espacio llamado plaza. Erwin Palm, al respecto enuncia una realidad que vemos marcado en varias ciudades del Nuevo Mundo, y dice: “El urbanismo de las ciudades americanas debe ser observado desde el punto de vista civil y eclesiástico, el segundo su preponderancia sobre la arquitectura doméstica”. (1972: l). A la primera consideración, el espacio de la plaza americana tendría varias connotaciones, como lo establece Rojas-Mix con relación a la “plaza colonial” a una estructura característica, prototipo de Plaza Mayor o de Plaza de Armas, que se origina en América con la fundación de las primeras ciudades españolas y que dura en casi todos los países hispanoamericanos, hasta mediados del siglo xix. (1978: 49). Convirtiéndose posteriormente en plazas Mayores, de Armas, o de Independencia. Así como, las trazadas para cumplir con las primeras demandas de los nuevos asentamientos, resguardándose de posibles ataques de los pueblos conquistados, que estarían dentro de “ciudades campamento” o plazas trinchera y empalizadas, siguiendo el mandato de Felipe II de 1573 para nuevas fundaciones. (ibid: 59-60). Esta última Provisión posiblemente reveía a la Cédula de 1568 que establecia la forma que se debia proceder para levantar los nuevos asentamientos, y dice:

“Elegido el lugar donde han de poblar, dareis orden de que se edifiquen sus casas haziendo con ellos alguna manera de fuerça (...).” (ibid 19878:59)

4La “fuerza” o “defensa” arquitectónica se daría con la alineación de fachadas que crearían una muralla defensiva y accesos controlados al pivot de la ciudad: la plaza. Sin embargo la parte civil de la eclesiástica debe ser analizada con su entorno, ya que puede unirse los dos conceptos de acuerdo al contexto tiempo y espacio que en muchos casos puede darse una sincronía de intereses entre los dos emplazamientos, como es el caso de la Plaza de San Francisco en la Ciudad de Quito.

5Con éste trabajo se pretende relacionar la plaza prehispánica y su posterior nexo al nuevo concepto urbanístico surgido con la conquista española. Como punto de partida se tomará el caso de la Plaza de San Francisco en la Ciudad de Quito y las evidencias arqueológicas obtenidas de las excavaciones realizadas en el mayor emplazamiento de ésta plaza, como es el Convento de San Francisco.

Anexo 1. Convento de San Francisco de Quito.

Anexo 1. Convento de San Francisco de Quito.

6Haciendo una revisión histórica, el Convento de San Francisco fue fundado un 25 de enero de 1535, a sólo un mes y veinte días de la fundación de la Villa de San Francisco de Quito. Fray Jodoco Ricke de Gante, Bélgica, solicita las tierras al Cabildo de Quito para la construcción del primer santuario, siéndole asignado el solar entre las calles, hoy conocidas como Cuenca, Imbabura y Mideros y por el frente la Plaza de San Francisco. (Anexo No.l). Por la relación de 1647, este convento habría sido conocido originalmente como de San Pablo de Quito y se fundaría “a dos quadras de la plaza”. (Fernando de Cosar [1647] 1924: 1). Haciendo una relación de este otorgamiento con el plano más antiguo de Quito que data de 1573, debe estar haciendo referencia a la plaza que es mencionada por F. Jurado en su estudio de Plazas y Plazuelas de Quito, encontrándose al norte de la actual Plaza de la Independencia (Calles Olmedo y Cuenca) (Anexo No.2), en donde se levantaría una estructura aledaña a una plaza, que cumpliría con la función de “Casas Reales”.

Anexo 2. Plano Centro de Quito.

Anexo 2. Plano Centro de Quito.

7Aparentemente se mantendría estas dependencias hasta el siglo xvii, cumpliendo con servicios básicos como de cárcel, aposentos para el Presidente y Oidor del Cabildo. En 1612 se trasladarían estas dependencias al lugar del actual Palacio de Gobierno, o sea, en la Plaza de la Independencia. (1989: 27-28). La Ciudad de Quito en su Centro Histórico, mantiene hasta el día de hoy, dos importantes plazas, la de La Independencia delimitada por edificios que representan a los poderes central y local y el eclesiástico. Las construcciones circundantes fueron diseñadas con portales siguiendo una posible influencia andaluza y sobre un lado la Catedral. La otra plaza la de San Francisco, majestuosa por su extensión y emplazamiento del convento mendicante esta rodeada por una arquitectura de uso civil.

8La pristina plaza española ubicándole dentro de la nueva distribución urbanística del siglo xvi, se encontría en forma lineal a tres calles a la asignación franciscana. (Anexo No. 2). Los dos espacios abiertos, están marcando dos momentos históricos, el prehispáncio y colonial y se hallaban separadas por una quebrada de por medio que seguía una orientación este-oeste siguiendo la pendiente del volcán Pichincha. La plaza mendicante se encuentra sobre una planicie estrecha que en tiempos pretéritos estaba delimitada por dos accidentes topográficos. Quebradas, estas últimas, que presentaron, por un lado un elemento de resguardo a los primeros colonos de posibles ataques indígenas, como lo refiere una crónica anónima del siglo xvi. (F. Jurado 1989: 22). En segundo plano, un poderoso impedimento que debía ser soslayado en tiempos futuros a través de inteligentes soluciones arquitectónicas. Para los primeros años luego de la conquista española, esta cavas o quebradas fueron consideradas como un desafío para posteriores edificaciones en una ciudad de mayor tamaño, como lo señala el documento de 1535:

Es tan pequeño el sitio y llanada que se tiene que el tiempo adelante han de edificar con trabajo si la ciudad se quisiese alargar, la cual podrían hacer muy fuerte si fuese necesario. (Cieza de León [1553] 1985: 155).

9En este entorno, la llanada o plataforma topofráfica sirvió en tiempos prehispánicos como un punto de encuentro periodico de diferentes grupos étnicos en el mercado o tianguez para el trueque de diferentes productos. Se subraya en las crónicas tempranas la gran variedad de mercadería que provenían de varios nichos ecológicos y con una red adquisitiva de largo alcance. (Salomon 1980: 159). Actividad que reunía a un gran número de indígenas que se desplazaban desde las cejas de montaña del Este y Oeste de Los Andes, así como de varias partes de la región interandina. A este espacio “mercado”, llamado tianguez o plaza se le conoce hoy en día, en la Plaza de San Francisco. (Anexo No. 3).

Anexo 3. Recostrucción hipotetica de Quito en 1573

Anexo 3. Recostrucción hipotetica de Quito en 1573

Algunos testigos en un juicio afirman que cierto alboroto tomó lugar “en lapuerta de la iglesia que da al tianguez” o “en el tianguez y playuela (sic-por plazuela ?) de San Francisco. (CVG 3a.der.vol.l:2-18). (En: Salomon 1980: 159)

10El uso espacial del mercado continuó luego de la conquista española, estableciéndose por parte de las nuevas autoridades un orden y tranquilidad entre los mercaderes que llegaban a ésta plaza. (ibid 1980). Todo este bullicio y gestión periodica, identifica a esta explanada estrecha como un punto importante en la región andina del área septentrional.

11En este contexto, el bullicio de un mercado, un lugar de concentración indígena a pocos días de la conquista española y la fundación de la Villa de Quito, se dá comienzo a la sobreposición ideológica con la construcción del Convento de San Francisco.

Estudio Arqueológico

12La investigación arqueológica en el Convento de San Francisco, está ligada a un análisis interdisciplinario con los datos históricos y arquitectónicos. Se tomó en consideración el dato de 1647 de Fray Fernando de Cosar que sirvió para establecer inferencias de orden cronológico sobre el aprovechamiento espacial en una primera instancia, en el año de 1535.

13Con la Arqueología-histórica, se dispone de mayores elementos para identificar a sociedades dentro de lo que South (1977) ha llamado Patrones de Sistemas Globales, al contar con documentos históricos que complementen el dato empírico.

14La identificación de patrones, emerge con el análisis de los objetos rescatos al asociarles dentro de una época determinada. Sin embargo, el trabajo de investigación de la Arqueología-histórica, en muchos casos, es el tratar de establecer una secuencia evolutiva del sitio arqueológico que ha sido alterado por apropiaciones posteriores dirigidAs a otros fines. Esta alteración, por consiguiente, se presenta con una modificación en la secuencia cronológica. A primera vista, estos eventos posterires podrían tomarse como una destrucción del contexto. Pero al analizar las evidencias, los estratos removidos cobran un nuevo valor cultural, ya que reflejan un nuevo momento dentro de la problemática ocupacional del sitio. “El contexto, por lo tanto, aparte de su entidad física innegable, fidedigna, comparable, medible y cuantificable, significa intimamente las relaciones entre los objetos.” (Caballero 1987: 18)

15La depositación de los diferentes estratos en un sitio constructivo puede ser encontrada como consecuencia de la acción de la naturaleza, en una sobreposición horizontal y los estratos verticales que corresponden a la acción humana. Los segundos, generalmente se presentan como intrusiones en los estratos naturales. En seguidas ocasiones, dando paso a la creación de una nueva estratigrafía artificial. En el primer caso, el estrato difiere del segundo por los materiales empleados, como la utilización de desechos constructivos mezclados con otros elementos culturales. Una característica de las capas “artificiales” es que generalmente no mantienen una horizontalidad, sino que estan reflejando la acción del hombre. La creación de estos estratos representa un nuevo momento histórico en el aprovechamiento espacial. Sin embargo, el estrato vertical en su proceso de descomposición puede crear una capa horizontal, la cual debe ser analizado dentro del proceso de depositación artificial.

16Para establecer la evolución del edificio y del sitio, se debe tener en cuenta que la evidencia arqueológica (subsuelo) con la parte observable del contexto (edificio) conforman una unidad conseguida por una red de relaciones materiales dadas a través del tiempo histórico en un espacio específico que denominamos edificio. (Caballero 1987: 26)

17En el caso del Convento de San Francisco, la construcción del edificio realizó en un espacio que ocupa tres hectáreas y media de terreno. La homogeneidad de la edificación, esta dada por un concepto constructivo que parte de un espacio central. Esta distribución de los claustros, es planificada a partir de una pared existente que serviría de un cuarto lado al principio cuadrangular de apropiación espacial. El concepto esta claro dentro de una expansión estructural, creando cada uno de los ambientes (claustros) dentro de una unidad, pero a su vez conforman “elementos” de un todo unitario. (Anexo No. 4).

Anexo 4. Croquis

Anexo 4. Croquis

18Para un entendimiento de los diversos niveles constructivos, se requirió de un análisis temporal de las diferentes áreas. Se tomó como base los datos históricos hacia una concatenación con la estratigrafía a lo largo y ancho del área perimetral franciscana. Se desarrolló una metodología de excavación siguiendo al trazo de transeptos y pozos de cateo a intervalos frecuentes. (Anexo No. 5).

Anexo 5. Croquis

Anexo 5. Croquis

19La metodología seguida dió como resultado una macro visión del proceso de apropiación del sitio conventual y los diferentes momentos constructivos, así como inferencias hacia el uso prehispánico de este sector de la actual Ciudad de Quito. Es así como el quehacer inicial se concentra en la reutilización de materiales y estructuras encontradas “in situ” en el lugar para la edificación del espacio central del conjunto conventual, o sea la Iglesia de San Francisco. El sitio mantiene sus características topográficas originales de una explanada. La evidencia de reutilización de cimentaciones encontradas “in situ” se hallan bajo la nave lateral derecha en la Iglesia de San Francisco. Su característica es la de piedras o cantos rodados en los perfiles, piedras pequeñas en el interior a modo de relleno, todo el material se encuentra unido por una argamaza o mortero de arcilla con residuos orgánicos y mica. En la parte superior de la cimentación de la iglesia, una sobreposición tecnológica diferente con piedras de cantera con mortero de cal y arena. La evidencia de la cimentación de cantos rodados se prolonga en la extensión que cubre la nave hasta el inicio del crucero, en total 45 metros en sentido este-oeste. (Anexo No. 6, 7 y 8)

Anexo 6. Iglesia de San Francisco sobreposición de sistemas constructivos.

Anexo 6. Iglesia de San Francisco sobreposición de sistemas constructivos.

Anexo 7. Ordenamiento espacial. Iglesia De San Francisco.

Anexo 7. Ordenamiento espacial. Iglesia De San Francisco.

20La variabilidad de la cimentación entre columnas (primera a quinta) presenta un cuadro de reutilización y modificación de una estructura previa, tanto conceptual como espacial, previa a la construcción de la iglesia. La ampliación de la cimentación corrida, permitió la concatenación en el amarre de las zapatas de las columnas, trabajando como vigas de amarre. Factor este último dado la mayor magnitud constructiva de la edificación franciscana a la estructura previa. (Anexo No. 7)

Anexo 8. Corte longitudinal de la nave lateral derecha de la iglesia / cimentaciones.

Anexo 8. Corte longitudinal de la nave lateral derecha de la iglesia / cimentaciones.

21Una segunda etapa, denota una planificación para la construcción hacia el norte de la iglesia. Planteándose el reordenamiento topográfico mediante el empleo de rellenos. Esta fase constructiva entraría en su implementación con la edificación del Claustro Principal, reflejo de una intervención consolidada socialmente para el desarrollo de la fábrica franciscana. Este giro, implica el empleo de una numerosa mano de obra indígena, para la movilización de enormes cantidades de tierra para relleno y lograr prologar la plataforma original.

22Una tercera etapa constructiva se diferencia de la anterior, por una alteración superficial agresiva para la edificación de los claustros restantes. Existiendo una delimitación espacial de diferentes sectores de acuerdo al quehacer religioso. Se registra una época de complementación y rectificación de estructuras existentes.

23La energía constructiva desplegada en el período anterior se interelaciona con circunstancias sociales con la saturación de áreas delimitadas para enterramientos. Momento que obliga a la comunidad religiosa a la creación de espacios especiales con estos fines, como fue la remodelación y ampliación del prístino atrio.

24Un cuarto y último momento, los trabajos arquitectónicos estan dirigidos al mantenimiento y reemplazo de elementos existentes. Se registra el cambio superficial de pocos centímetros, en algunos casos dió paso al cambio mínimo de niveles, como serían los replantillos por cambio de pisos. El accionar arquitectónico a través del tiempo en un espacio delimitado a partir de 1535 por el Cabildo de Quito, llega a su fin. Las futuras construcciones y fraccionamiento del área conventual en gran medida con consecuencia de los eventos sociales en el siglo xix, que obligó a la comunidad a vender ciertos edificios que no podían ser mantenidos por los franciscanos.

25Para una mejor visión de la expansión espacial durante el período prehispánico y colonial, se realizó una comparación de las líneas de construcción y el nivel natural que se obtuvo en todos los pozos de cateo. En la sección de la Iglesia de San Francisco se anota una superficie casi plana con un ángulo de depresión de 1.60°, máximo 3.49° y 3.56% de pendiente con un máximo de 7.76%.

26En el transepto con sentido norte-sur que cruza la Capilla de Cantuña, Iglesia de San Francisco y Claustro Principal, en las dos primeras dependencias la superficie tiene muy poco cambio, es casi plana. Sin embargo, a partir de las columnas dóricas en el Claustro Principal, se inicia un brusco descenso o ángulo de depresión de 14.00° con una pendiente de 31.10%.

27Similares cálculos se realizaron para la parte posterior del conjunto conventual (Locutorio, Refectorio, Claustro de la Sacristía y Claustro de Servicios), llegándose a la conclusión de un implemento de enormes magnitudes para el desbanque del área conventual en su parte posterior y la consiguiente construcción de muros de contención para sostener la ladera que desciende del volcán Pichincha. El enorme despliegue de fuerza laboral y la cuidadosa planificación por conseguir una plataforma para la extensión de la fábrica franciscana en sentido norte-sur, nos remite a consideraciones del período prehispánico.

28La cimentación de 45 metros de extensión en sentido este-oeste que se encuentra reutilizada en la Iglesia de San Francisco, correspondería al período Inca. Retomando la “Relación, Copia y Descripción desta probincia desan francisco de quito” escrita por Fray Fernando de Cosar en el año de 1647, en este documento establece la sobreposición del Convento de San Francisco sobre “(...) el sitio y lugar quebiuian los capitanes mas poderosos del ynga”. (Cosar [1647] 1924: 1)

29En Quito, los restos arqueológicos de similares características a los encontrados en el sitio franciscano, se hallan en el lugar donde se levantó el Hospital San Juan de Dios (Calles Rocafuerte y García Moreno) (comunicación personal de Agnes Rousseau). (Anexo No. 2). Las dos evidencias podrían tratarse de dos puntos extremos de la plaza prehispánica que podría datar de antes de la conquista inca. Extensión espacial de la plaza se encontraría entre los 300 x 330 m2.

30Para el actual territorio ecuatoriano, varios investigadores han definido el sistema constructivo del período Inca, entre ellos González Suárez (1890), Jacinto Jijón y Caamaño y Manuel Larrea (1918), Gasparini y Margolies (1977). Los estudios posteriores de Kendall (1976) concuerdan con los antes mencionados estudiosos sobre el sistema constructivo de los edificios en el período de expansión Inca. Esto es, el uso de cantos rodados con arcilla rojiza en las cimentaciones. Las paredes fueron de adobe y enlucidas. El adobe en la arquitectura Inca fue usado en casas de uso doméstico, así como en palacios y templos. (Gasparini y Margolies 1977: 131). Según Kendall “las actividades de Huayna Capac, concentradas mayormente al norte del Imperio durante los últimos años, determinaron una cierta paralización en la construcción de edificios en el área del Cusco. Durante este período los principales arquitectos estuvieron trabajando en el Ecuador en obras monumentales, especialmente en Tomebamba e Ingapirca (...). Durante los últimos años de su reinado aumentaron las construcciones civiles, no se emprendieron proyectos de gran envergadura y la construcción tendió a hacerse con materiales de menos prestigio, aunque con mayor énfasis en la decoración, con ornamentación en la superficie y quizás más uso del color”. (1976: 86)

31Las evidencias arqueológicas e históricas presentan un cuadro diacrónico de sobreposición arquitectónica e ideológica para tres períodos, el pre-inca, Inca e hispánico. La plaza de San Francisco por encontrarse circunscrita entre dos quebradas que eran fuente de abastecimiento de agua, pero a su vez cumplían con una función de barrera natural de protección, convirtiendo a la plataforma natural en un sitio estratégico de defensa. Sitio ideal para tener el mercado indígena con accesos controlados por una barrera natural. T. Estupiñan (1984) sugiere como entrada principal a la ciudad incásica la actual Calle Maldonado, basándose en la evidencia de gran cantidad de posadas y tambos registrados para el siglo xvi, y que era este sector conocido como la Calle del Mezón. Sitios que eran un lugar de acogida para los viajeros que llegaban desde el sur y de la costa. El viajero culminaba su jornada luego de cruzar el puente sobre la actual Calle Mal-donado, posiblemente constituyendo este trayecto parte del qapagñan o camino real que conducía a la plaza incásica. (Anexo No. 2)

32Retomando los datos de F. Jurado (1989), la prístina Villa de San Francisco de Quito se fundaría del otro lado de la quebrada que separaba con el espacio indígena. Los datos de la ponencia de E. Palm titulado “Aportación de las Ordenes Mendicantes al Urbanismo” señala como una constante en el establecimiento de sus primeras iglesias en las afueras de las puertas de la ciudad. Con el tiempo, la iglesia precedida por una plaza aún sin forma cierta, que sirve de escenario a los grandes sermones.

33(1972:134). En este punto, es fácil deducir que la importancia de esta plaza de San Francisco no sólo se debió por haber sido un enclave en la conquista Inca dada su estrategia económica, sino que para el período posterior por encontrarse allí una concentración indígena que debía ser cristianizada. Misión que cumplieron los franciscanos en la conquista hispánica. No fue sinó hasta posiblemente 1574 (F. Jurado 1989: 96) que comienza la división damera del espacio de la plaza prehispánica con el otorgamiento de solares a los primeros españoles.

34Para resumir, la importancia de la sobreposición ideológica sobre el mercado prehispánico hoy conocida como la Plaza de San Francisco, retomo a Gutiérrez, Esteras y Málaga (1986) que muy acertadamente definen el aspecto subjetivo de la construcción religiosa llevada la materialización de una expresión tangible e interelación social, como:

La sacralización del ámbito urbano y el templo como centrovital de los sagrado, el atrio juega un papel importante de transición. Una transición que unifica el mundo de los vivos (pueblo) y el de los muertos (atrio) en su proyección a la casa de Dios (templo). (1986: 74)

35Un sincretismo que hoy podemos leer en la expresión arquitectónica y urbanística en la Plaza y Convento de San Francisco de Quito.

BIBLIOGRAFÍA

Bibliographie

Caballero Z., Luis.
1987 El Método Arqueológico en la Comprensión del Edificio. En: Curso de Mecánica y Tecnología de los Edificios Antiguos. Editorial Servicio de Publicaciones del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM). Madrid, España.

Cieza de León, Pedro.
1553 Crónica del Perú. Biblioteca de la Historia. Sarpe 1985. Madrid, España.

Cosar, Fernando. Fray.
1647 Antiguallas Históricas de la Colonia. Descripción Inédita de la Iglesia y Convento de San Francisco de Quito. Publicada por Alfredo Flores y Caamaño. 1924. Lima, Perú.

Estupiñan, Tamara.
1984 El Plano conocido más Antiguo de Quito. Revista TRAMA. Quito, Ecuador.

Gasparini, G; Margolies, L.
1977 Arquitectura Inca. Indiana University Press. Blomington, EEUU.

González Suárez, Federico.
1893 Historia General de la República del Ecuador Publicaciones Educativas “Ariel”. Segunda Edición. Ecuador.

Gutiérrez, Ramón; Esteras, Cristina; Málaga, Alejandro
1986 Valle del Coca (Arequipa). Cinco siglos de Arquitectura y Urbanismo. Libros de Hispanoamérica. Instituto Argentino de Investigaciones de Historia de la Arquitectura y Urbanismo. Buenos Aires, Argentina.

Jijón y Caamaño, Jacinto; Larrea, Carlos M.
1918 Un Cementerio Incásico y Notas de los Incas en el Ecuador. Imprenta de la Universidad Central. Quito, Ecuador.

Jurado Noboa, Fernando
1989 Plazas y Plazuelas de Quito. Banco Central del Ecuador. Quito, Ecuador.

Kendall, Ann
1986 Descripción e Inventario de Formas Arquitectónicas Incas. Patrones de Distribución e Inferencias Cronológicas. Revista del Museo Nacional. Tomo XLII. Lima, Perú.

Palm, Erwin
1972 La Aportación de las Ordenes Mendicantes al Urbanismo en el Virreinato de la Nueva España. Congreso de Americanistas. Stuttgart-Munchen 1968. Vol. IV. pp. 131-140.

Rojas-Mix, Miguel
1978 La Plaza Mayor. El Urbanismo, Instrumento de dominio colonial. Muchnik Editores de Idiomas Vivientes, S.A. Barcelona, España.

Salomon, Frank
1980 Los Señores Etnicos de Quito en la Epoca de los Incas. Colección Pendoneros No. 10. Instituto Otavaleño de Antropología IOA. Otavalo, Ecuador.

South, Stanley
1977 Research Strategies in Historical Archaeology: The Scientific Paradigm. En: Studies in Archaeology. Academic Press, Inc. San Diego, EEUU.

Terán G., Paulina
1995 Evidencia Arqueológica de Interacciones Ecológicas como Sinónimo de Poder y Prestigio en la Sierra del Norte del Ecuador. En: Cultura y Medio Ambiente en el Área Andina Septentrional. Ediciones Abya-Yala. Quito, Ecuador.
1994 Arqueología Histórica. Influencia Inca en el Valle de Quito. Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid. Madrid, España.

Table des illustrations

Titre Anexo 1. Convento de San Francisco de Quito.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3378/img-1.jpg
Fichier image/, 355k
Titre Anexo 2. Plano Centro de Quito.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3378/img-2.jpg
Fichier image/, 224k
Titre Anexo 3. Recostrucción hipotetica de Quito en 1573
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3378/img-3.jpg
Fichier image/, 513k
Titre Anexo 4. Croquis
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3378/img-4.jpg
Fichier image/, 409k
Titre Anexo 5. Croquis
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3378/img-5.jpg
Fichier image/, 374k
Titre Anexo 6. Iglesia de San Francisco sobreposición de sistemas constructivos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3378/img-6.jpg
Fichier image/, 227k
Titre Anexo 7. Ordenamiento espacial. Iglesia De San Francisco.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3378/img-7.jpg
Fichier image/, 246k
Titre Anexo 8. Corte longitudinal de la nave lateral derecha de la iglesia / cimentaciones.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3378/img-8.jpg
Fichier image/, 595k

Auteur

Universidad San Francisco de Quito

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter