Version classiqueVersion mobile

El área septentrional andina

Intercambio y Producción de Cerámica durante el período Guangala Temprano en la Cordillera Colonche-Chongón, Ecuador

Karen E. Stothert, Amelia Sánchez Mosquera et César Veintimilla

Texte intégral

1Resumen
Se presenta la evidencia de especialización artesanal encontrada en sitios del período Guangala Temprano en la Cordillera Colonche-Chonogón, y se utilizan evidencias paleobotánicas y paleozoológicas para lanzar la hipótesis que durante los últimos siglos antes de nuestra era existía un patrón de intercambio entre asentamientos ubicados tierra adentro y otros en la franja costera en el suroeste del Ecuador.

La Cordillera Colonche-Chongón

2Excavaciones en la Comuna Las Balsas, en la Cordillera Colonche-Chongón, resultaron en la descripción de sitios arqueológicos en los cerros que separan la costa de la cuenca del Rio Guayas (Figura 1). Nuevos datos nos ofrecen una perspectiva más amplia sobre la interacción entre comunidades de Guangala Temprano en la costa.

Figura 1
Mapa del suroeste del Ecuador

Figura 1Mapa del suroeste del Ecuador

3La mayor parte de los antiguos asentamientos previamente estudiados se encuentran en la árida franja costera de la Provincia del Guayas. En cambio, los asentamientos de Las Balsas se ubican a una distancia lineal de unos 40 kilómetros tierra adentro, a una altura de entrel 10 hasta 250 metros sobre el nivel de mar, en los estribones de los cerros que alcanzan unos 600 metros (Figura 2).

Fifura 2
Mapa de la costa de la provincia del Guayas

Fifura 2Mapa de la costa de la provincia del Guayas

4La región de Las Balsas contrasta con la del litoral porque los cerros reciben más precipitación, y en el verano se caracteriza por frecuentes garuas (brumas). En los cerros se encuentra un bosque tropical de tipo seco, con una fauna robusta y fuentes permanentes de agua.

5En nuestro siglo, la economía de los moradores de la Cordillera se ha basado en la explotación de árboles maderables (para ferrocarriles, construcción urbana, y producción de carbón vegetal). Hoy en día, debido a la deforestación, esta actividad está por extinguirse. La gente sigue explotando unos pocos productos del bosque, como son fibra (lana) de ceibo, animales silvestres, miel, cera, y tagua, pero las artesanías tradicionales están por desaparecer: los jóvenes no saben fabricar sombreros de paja toquilla, alforjas de hilo en telar, ollas de barro (cerámica), y artefactos de metal (bronce). La ebanistería está en crisis. La gente de la cordillera se sotiene por medio de la agricultura. Familias cultivan comida para su consumo, y también producen para la venta higuerilla, paja toquilla, fruta, y maíz (cuando hay excedentes de este producto). La venta de productos está frustrada por la falta de transporte. La mayor parte de la población masculina necesita trabajar fuera de la comunidad, y las familias mandan a sus hijos a los pueblos de la costa para seguir sus estudios después de que terminan el quinto grado de la primaria.

6Hoy en día la gente de la Cordillera Colonche-Chongón parece marginada y aislada en lo que fue su medio forestal ahora privado de árboles. Es probable que los pobladores antiguos también fueran agricultores, pero contaban con algunos recursos más abundantes y un mejor sistema económico.

Ocupación Temprana de Las Balsas

7Los tres asentamientos investigados (M5-B-1-01, -02 y -03) tienen cerámica del período Guangala Temprano, la cual es parecida a la de la Península de Santa Elena (Paulsen 1971; Masucci 1992; Bischof 1982; Zeller y Bischof 1960), y también demuestra semejanzas con cerámica de la Cuenca del Guayas (fases Daule, Tejar, y Silencio; Meggers 1966; Stemper 1989). Ya que los sitios de Las Balsas y el OGSE-MA-172 (ubicado en el pueblo moderno de Valdivia) tienen materiales muy parecidos, se puede fechar la ocupación Guangala Temprano en Las Balsas aprovechando de las dos dataciones radiocarbónicas del Sitio 172: estas son, 2030±60 y 2370±60 antes del presente (Stothert 1993: 7).

8Los sitios de Las Balsas se destacan por evidencia de la producción de cerámica y por el consumo de pescado marino. Esta evidencia nos conduce a sugerir que durante el período Guangala Temprano se desarrolló una estrategia de interdependencia económica, abarcando el intercambio de productos entre las distintas zonas de la costa del Guayas.

La Producción de Cerámica

9Mucha cerámica decorada, figurillas: fragmentos de pitos y ocarinas, y un número elevado de vasijas grandes (compoteras o asientos) se presentaron en las excavaciones en Las Balsas. La calidad de los artefactos también llamaba la atención, dando evidencia de la destreza de los artesanos y del grado de elaboración de la vida ceremonial en la fase Guangala Temprano. Junto con los desperdicios de habitación doméstica en Las Balsas, encontramos estas evidencias de la producción de cerámica:

10(1) Primero, se presentaron en los basurales en varios sitios tiestos de vasijas (previamente sujetadas a la cocción), sobre los cuales se observan unas tiras de un material arcilloso y poroso no quemado (Figura 3). Estas aplicaciones servían para elaborar una decoración “negativa.” Las vasijas preparadas con las tiras de material resistente esperaban la segunda cocción que, en estos casos, nunca se realizó.

Figura 3
Fragmento de un cuenco de cerámica encontrada en la superficie del sitio M5B1-04.

Figura 3Fragmento de un cuenco de cerámica encontrada en la superficie del sitio M5B1-04.

11(2) Segundo, se recuperó del Sitio 01, en el medio de una área de actividad antigua, una bola de arcilla cruda. El análisis petrográfico de María Masucci comprobó que la arcilla encontrada era idéntica con respeto a mineralogía y textura a la arcilla del río local. Sin embargo, la bola de material contenía un ingrediente agregado, un desengrasante de piedra pómez molida. Masucci (1994) arguye que la piedra pómez no ocurre naturalmente en la zona de la costa, y dado el hecho de que varias cuencas finas de la cultura Guangala tenían este desengrasante, podemos concluir que la bola había sido preparada para luego hacer una vasija. Esta evidencia apoya a la idea de que en el sitio la gente fabricó cerámica Guangala.

12(3) Los basurales de los sitios estudiados en Las Balsas presentaron piedras quemadas y concentraciones de ceniza con terrones quemados que indican algún proceso pirotécnico. La presencia en el basural de varios pedazos de escoria, los resultados de la sobre-cocción de barro o bajareque a temperaturas elevadas, apoya la hipótesis de la producción de cerámica en el sitio. Entre los desperdicios en el Sitio 01, a pocos metros de la bola de arcilla ya mencionada, se reconoció un tiesto de vasija Guangala dañado por el calor excesivo del fuego, evidencia de la quema de cerámica en el mismo lugar.

13(4) Otra prueba de la producción de cerámica en los sitios de Las Balsas es la cantidad grande de pigmentos minerales (ocre) recuperados en la basura. Es llamativo que los pigmentos incluyen tonos de rojo, blanco y amarillo, colores que se observan en las vasijas y figurillas Guangala encontradas en los mismos sitios.

14Se puede plantear como hipótesis que la alfarería fue la especialización económica de familias que habitaron los sitios de Las Balsas, y que esta producción hizo posible la participación del grupo local en el intercambio regional en la fase Guangala Temprano. Nos imaginamos que la artesanía se organizó al nivel de familias, y que el trabajo involucó a todos los miembros de las familias grandes (extendidas). La etnografía nos enseña que la producción de cerámica al nivel de familia abarca una serie de actividades llevada a cabo por el grupo doméstico: estas incluyen la recolección de barro, su transporte y preparación; la preparación de desengrasantes y engobes; el proceso de formar y decorar los artefactos; la recolección de combustible; la cocción y la repetición del proceso para hacer la decoración negativa; y, al final, la distribución del producto. Al principio del siglo veinte las familias olleras de Río Verde realizaron todas estas actividades, y al final vendían sus productos, caminando por los recintos de la Parroquia Chanduy.

15Tenemos el propósito de comprobar la hipótesis de producción de cerámica en estos sitios por medio de más excavaciones en Las Balsas. Llama la atención que hasta la fecha no se ha identificado ningún otro taller de alfarería del período Guangala, y no se sabe si la exquisita cerámica Guangala fue manufacturada en varios lugares, o en un solo centro de producción. La falta de evidencia de producción en sitios en la Península de Santa Elena nos hace pensar que en los pueblos la gente utilizaba vasijas finas producidas en talleres ajenos a la comunidad. La semejanza impresionante entre las vasijas finas Guangala en toda la región nos hace pensar que habían unas pocas fábricas y un sistema de distribución regional (Ma-succi 1994; véase también Masucci y MacFarlane 1994). Es posible que en Las Balsas hemos descubierto un local donde producían cerámica especial no sólo para su consumo, sino para el intercambio con otras poblaciones.

16Las condiciones ambientales de Las Balsas son aptas para la producción de cerámica, mientras que la mayor parte de los sitios Guangala ya estudiados se ubican en la zona árida o semi-árida. Es posible que el combustible era un recurso limitado que impidió la producción de cerámica en la Península de Santa Elena, y que resultó más factible y económico hacer cerámica en los cerros donde el combustible abundaba en el bosque, y donde había arcilla (barro), agua y mano de obra.

17Otros datos también apoyan al argumento: durante la ocupación posterior de la misma zona, en el Período Manteño, construyeron hornos especiales de hasta seis metros de diámetro, los cuales fueron fabricados de barro y carrizo y utilizados para la cocción de vasijas grandes (Stothert 1994). Opinamos que la especialización artesanal reconocida en los tiempos tardíos es evidencia de continuidad, y que tenía raíces en el período Guangala Temprano.

18Si los moradores de Las Balsas se dedicaron a la producción de cerámica para intercambiarla, no es un caso aislado. Algunos cuerpos de evidencia nos hacen pensar que había un patrón de especialización en el período Guangala Temprano. Por ejemplo, en algunos asentamientos Guangala se reconocieron talleres de adornos de concha (Masucci 1995) y de manos de moler de piedra (Stothert y Freire 1997; Stothert 1994). Además, algunos pueblos que se dedicaron a la pesca tenían el potencial de exportar una porción de su producción (Stothert 1993).

La Arqueofauna

19El análisis de los restos de animales en contextos arqueológicos Guangala nos enseña la variación de sitio en sitio. Por ejemplo, en Las Balsas la gente explotó los animales del bosque, pero dos terceras partes de los 6198 elementos óseos de los tres sitios de Las Balsas son restos de peces marinos, evidencia prima facie del transporte de productos marinos valle arriba en la época Guangala Temprano (Tabla 1; Sánchez Mosquera 1995).

Tabla 1
Análisis de los restos óseos de animales identificados en los tres sitios de Las Balsas.

Tabla 1Análisis de los restos óseos de animales identificados en los tres sitios de Las Balsas.

20Además, se observó poca diferencia entre los tres asentamientos, indicando el consumo de pescado en todos: el porcentaje de fragmentos de pescado marino varía entre el 69 y el 90 porciento en las muestras estudiadas. En comparación, en un sitio contemporáneo especializado en la pesca y ubicado en la playa (Sitio 172), entre un 91 y un 97 porciento de los restos faúnicos son de peces marinos (Stothert 1993). Durante la ocupación Guangala Medio de un asentamiento en El Azúcar, a unos 20 kilómetros tierra adentro en la Península de Santa Elena, el porcentaje de fragmentos de peces marinos era solo 67 (Reitz 1990; Masucci 1995). En El Azúcar y también en Las Balsas las especies dominantes en el conjunto de restos son tiburones y rayas, justo especies que no aparecen con frecuencia en el Sitio 172 en la playa.

21Las muestras de Las Balsas están conformadas por números elevados de huesos de peces grandes, como bonito, atún y macarelas (familia Scombridae), que son de mar adentro, así como sardinas y anchoas, capturados en redes fuera de la playa. Las especies presentes en Las Balsas fueron capturadas en una variedad de medios ambientes marinos, usando no sólo anzuelos, arpones, y trampas, sino redes también. En los sitios 01 y 02 había una cantidad mayor de pescado con hueso (Osteictios), mientras que en el sitio 03 había una cantidad mayor de especies cartilaginosas (tiburones). Se notaban en las excavaciones en el Sitio 03 conjuntos de vértebras de tiburones. En todos los sitios las vértebras frecuentemente se encuentran articuladas, en grupos de tres a 11 huesos, señalando el consumo de porciones de pescado cortado en pedazos grandes (Sánchez 1995).

22Moluscos marinos también se incorporaron en los basurales como restos de comidas antiguas, y algunas especies fueron utilizadas como artefactos y adornos. En El Azúcar un taller de concha fue identificado (Ma-succi 1995), pero en Las Balsas los desperdicios de manufactura no se destacaron. Los moluscos deben haber sido traídos de la costa. Henning Bischof (comunicación personal a Stothert, 1996) observó que conchales Guangala acumularon posteriormente cerca de la desembocadura del río en la zona de Colonche. Esto es evidencia de la intensificación de la explotación de moluscos en el período Guangala, quizás motivado por el desarrollo de un patrón de intercambio.

23El análisis de los restos de mamíferos demuestra que más huesos de venado se descartaron en el Sito 03 (ubicado en un rió tributario), que en los Sitios 01 y 02 (ubicados juntos en el rió principal). En los últimos sitios mencionados se observó una variedad más amplia de especies de animales, incluyendo esqueletos completos de un lobo (Dusicyon sp.) y cuy (Cavia porcellus). Es posible que los desperdicios en estos dos sitios son evidencia de actividades ceremoniales o del consumo doméstico de familias de rango elevado.

24Es llamativo que en un corte del Sitio 01 se recuperó una cantidad sorprendente de huesos de Bufo marinus (Tabla 2). Este sapo, que vive en el bosque húmedo, sirve como comida, es una fuente de un veneno utilizado para la caza, y también proporciona una sustancia psicoactiva. Tiene un papel importante como símbolo entre grupos autóctonos de América. En sitios arqueológicos en Centro América y Mesoamerica, los huesos de Bufo se encuentran en concentraciones, como en unas zonas de procesamiento de estos animales. La explotación de Bufo, y otros sapos más, está asociado con belicosidad en el bosque tropical (Redmond 1994: 84-87).

Tabla 2
Reconstrución de la biomasa (peso en Kilogramos de la porción comestible del animal) expresadad por clase de fauna y por sitio. El Cálculo se basa en el número mínimo de individuos indentificado para cada especie

Tabla 2Reconstrución de la biomasa (peso en Kilogramos de la porción comestible del animal) expresadad por clase de fauna y por sitio. El Cálculo se basa en el número mínimo de individuos indentificado para cada especie

25Otros restos faúnicos también sugieren usos rituales. No se identificaron huesos de perro, pero el esqueleto de un individuo de Dusicyon llama la atención porque este animal figuraba en las ceremonias mortuorias de la cultura Las Vegas en el período precerámico (Wing 1988), y más tarde aparece en contextos mortuorios y también en escenas míticas en el arte del norte del Perú. Dos flautas de Las Balsas (Sitio 02) fueron elaboradas en húmeros izquierdos de Dusicyon. El esqueleto de este animal apareció en la parte del sitio donde se recuperaron el número mayor de artefactos y adornos especiales, y los restos de cuyes (Cavia porcellus), otro animal utilizado en actividades ceremoniales y shamánicas.

26El análisis zooarqueológico de materiales de Las Balsas nos lleva a concluir que la gente antigua explotaba las especies del bosque y también tenían acceso a cantidades de pescado transportado valle arriba en la época Guangala Temprano. Se supone que su punto de origen era los pueblos de pescadores localizados en el litoral, cerca de Colonche, o más al norte en Valdivia. Excavaciones comprueban que pueblos existían en las dos zonas mencionas en el período Guangala Temprano (véase Bischof 1982 y la descripción del Sitio 172 que sigue). Es probable que la gente de estos paraderos pescó el tiburón y la raya, y lo preservó (salado o ahumado), para luego intercambiarlo con la gente de los cerros. Por otro lado, el pescado fresco podría llevarse en un día a Las Balsas, pero esta interpretación implicaría el consumo rápido, o el transporte valle arriba de cantidades de sal.

Los Restos Arqueobotánicos

27Semillas carbonizadas y fragmentos de carbón de leña fueron recuperados por medio de la flotación de la tierra arqueológica (Tablas 3-5; Veintimilla 1995). Estas evidencias arqueobotánicos demuestran un patrón de variabilidad entre sitios. Estos datos apoyan a nuestra idea de especialización e intercambio, aunque nos faltan suficientes datos para realizar comparaciones confiables entre sitios al nivel regional. Además la interpretación de restos botánicos es siempre insegura por el número pequeño de muestras. En los tres sitios de Las Balsas, algunas muestras son de contexto domésticos, y otras, especialmente las que provienen del Sitio 02, son los resultados de actividades ceremoniales.

28Entre las semillas preservadas se identificó Trianthema portulacastrum (llamada también Susuvium portulacastrum) que en la costa se conoce como verdolaga marina. Es una anual suculenta que se desarrolla en las dunas de la playa, y en riscos o acantilados marinos (Svenson 1946; Gentry 1993). Restos de esta planta fueron comunes en varios contextos arqueológicos en los tres sitios de Las Balsas, y también en Sitio 172 en Valdivia. Hoy en día la planta tiene usos medicinales, aunque Deborah Pearsall opina que la planta tierna podría ser comestible. Falta información etnobotánica, entonces no hay hipótesis que explique el transporte frecuente de la planta (o su semilla) valle arriba. No se sabe si fue llevado a propósito, como medicina, un condimento, o para comer; por otro lado, podría haber servido como embalaje o preservativo para otros frutos del mar.

29La mayor parte de los restos botánicos son evidencia del uso de recursos locales del bosque. Semillas en los tres sitios indican la presencia en el medio ambiente de árboles pequeños, los mismos utilizados por campesinos en nuestros días (Lindao y Stothert 1994 y 1995). Entre estos árboles figuran el algarrobo (Prosopis sp.) que proporciona comida, medicina, leña y materiales de construcción; licuanco (Coccoloba sp.), preferido para hacer agujas utilizadas para tejer las redes de pesca; mullullu (Cordia lutea), que sirve para leña y construcción de cercas; chiquigua (Byttneria globroscens), que proporciona un elemento del telar tradicional y que tiene usos medicinales; y piñón (Jatropha sp.), utilizado como cerca viva y purgativo (Guerrero y López 1993).

30Por la primera vez en el Ecuador las semillas de Passiflora sp. fueron identificadas en contextos arqueológicos: este genero abarca especies como maracuyá (P. edulis) y granadilla (P. ligularis). Las semillas de tuna (Opuntia sp.), planta característica de la zona árida, aparecen en los basurales de los tres sitios de Las Balsas, así como en el Sitio 172.

31Los abundantes restos de plantas silvestres contrastan con los de plantas domesticadas. Aunque los guangaleños antiguos fueron agricultores, en Las Balsas sólo se identificaron unas pocas evidencias de tal actividad. Fréjoles (Phaseolus sp., quizás vulgaris) fueron recuperados en varios contextos en el Sitio 03. En comparación, estos aparecieron en un solo contexto en el Sitio 172. La semilla de zapallo que se recuperó del basural del Sitio 01 indica su uso no muy frecuente como comida remedio vernáculo (Estrella 1990). Zapallo no apareció en el sitio contemporáneo en Valdivia.

32Es sorprendente que solo 6.1% de las semillas identificadas en los tres sitios de Las Balsas fueron de plantas cultivadas (Tabla 4), mientras que 82.2% fueron las de plantas silvestres (y otras fueron no analizables). Es curioso que no habían restos de maíz, aunque había sido cultivado en épocas anteriores y era común en otros sitios Guangala, como el 172. ¿Cuál es la explicación del número reducido de plantas comestibles con respecto a plantas no comestibles, y el número reducido de plantas cultivadas con respecto a las silvestres? Una causa probable es que la gente de Las Balsas se especializó en la explotación de productos del bosque y también se preocupó de traer leña al asentamiento donde se realizó la cocción de cerámica. También debemos preguntar si es por casualidad que muchas de las plantas tienen usos medicinales. ¿Es que la gente preparaba medicinas para su consumo, o, por otra parte, era entre ellos la preparación de sustancias medicinales una especialidad económica? Por ahora no hay datos suficientes para distinguir entre la explotación de recursos silvestres para el consumo doméstico, y la producción de bienes para intercambio.

33Es probable que la gente de Las Balsas cultivaba maíz, como hacen hoy en día en la zona, pero que la manera de su preparación no resultó en restos carbonizados en la zona de habitación. Es posible que toda la cosecha fue intercambiada o convertida en chicha para brindar a los invitados durante las ceremonias sociales que acompañaban el intercambio de bienes. La evidencia es clara: otras comunidades en la época Guangala Temprana sí consumían maíz. No sabemos quien lo cultivó y quien lo importó, pero sí existía bastante variación entre los sitios en la presencia y ausencia de ciertos productos.

34Un escenario alternativo es que la gente de Las Balsas cultivaba yuca, achira, zapallo, fréjoles, maní, y frutas en huertos pequeños cerca de las casas, pero no se preocupaba de hacer chacras grandes (desmontes) en los cerros como hacen los agricultores modernos. Es posible que la mano de obra fue utilizada principalmente en la explotación del bosque y en artesanías caseras: de esta manera fueron productores y así participaron en el intercambio regional.

35El análisis de carbón vegetal de los tres sitios indica que los siguientes árboles estuvieron presentes en el ambiente y que servían para combustible (véase Tabla 5): fernansánchez (Triplaris sp., hoy utilizado para construir casas); algarrobo (Prosopis sp.); guayacán (Cassia sp.); guayacán (Tabebuia cf. chrysantha, un excelente combustible); otros leguminosos; árbol de mate o pilche (Crescentia cf. Cujute, especie industrial importante); seca (Geoffroea cf. spinosa, que tiene múltiples usos y produce unas pepas comestibles); ébano (Zizyphus sp.); y otros no identificados. Los tres sitios demuestran diferentes distribuciones de especies: la variedad más grande de taxas aparece en el Sitio 03, donde hay tres únicas (Tabla 5). Ya que campesinos modernos escogen distintos tipos de madera para distintas tareas pirotécnicas, es posible que así fue en el pasado. Para poder inferir las preferencias antiguas, nos falta describir las actividades realizadas en cada uno de los sitios. Los datos indican que fernansánchez era el combustible más generalizado en los tres sitios estudiados (Veintimilla 1995:21).

La Pesca en el Sitio 172

36La hipótesis de que había especialización económica entre los sitios Guangala Temprano se fortalece con la comparación entre los sitios de Las Balsas y el OGSE-MA-172, un sitio ubicado detrás de la playa, un poco al sur del estuario del Río Valdivia en el pueblo moderno del mismo nombre. En el período Guangala Temprano los pobladores de este paradero utilizaban cerámica muy similar a la de Las Balsas. Parece posible que los dos pueblos participaban en el mismo sistema sociocultural.

37La pesca era la especialización de la gente del Sitio 172 en el período Guangala Temprano. En la muestra de restos faúnicos, 94% de los huesos eran de pescado marino (Wing y Scudder 1984). La variedad de especies indica una gama amplia de técnicas de captura de peces marinos, incluyendo el uso de redes y trampas, anzuelos, y el uso de veneno en los esteros. En el sitio se encontraron anzuelos y pesos de red, artefactos que no aparecieron en Las Balsas. Los restos de moluscos son evidencia de la recolección de recursos locales en el estuario y el manglar. Los pescadores del sitio 172 capturaron todas las especies que observamos en los sitios arqueológicos de Las Balsas.

38Podemos inferir que la gente del Sitio 172 se preocupó de preparar el excedente de producción para el intercambio. Hoy en día todavía es la costumbre salar o secar el pescado que no se consume el mismo día de la pesca. El consumo de Carangidae (jurel) y Scombridae (bonito y atún) era, en términos de calorías, muy importante para la gente del sitio (Wing y Scudder 1984). Estas especies no eran las transportadas con más frecuencia a Las Balsas. La dieta en el Sitio 172 era similar a la de Las Balsas en que también abarcaba venado, cuy, conejo, y otros roedores. Sólo se puede especular que los pescadores cambiaron su excedente por carne de venado y conejos traídos por los vecinos del bosque tierra adentro.

39Los vestigios de plantas recuperados en el Sitio 172, y estudiados por Pearsall (1984; véase Stothert 1993:88), abarcaban varios granos de maíz, pocos fréjoles, y frutas cultivadas y silvestres. Una fruta de palma (posiblemente la del Phytelephas aequatorialis Spruce) es típica del bosque húmedo, y por eso debe haber sido traído del norte o de los cerros húmedos de la Cordillera. La frecuencia de semillas carbonizadas de la verdolaga marina (Trianthema portulacastrum) no es sorprendente porque la planta es de playa, pero la concentración de estas semillas en uno de los pozos sugiere que tenía una función especial. Es posible que su uso medicinal, culinario, o como envoltura o preservativo tenía por resultado su transporte, y su presencia en basurales de comunidades de la fase Guangala Temprano en zonas ecológicas distintas.

Interdependencia

40El argumento que había un sistema caracterizado por especialización económica e interdependencia entre comunidades Guangala en la fase temprana está apoyada por los abundantes restos de pescado marino, moluscos del mar, y una planta de la playa en Las Balsas. La evidencia nos indica un intercambio bien desarrollado entre comunidades vecinas, además de una red de intercambio de larga distancia, también inferida a base de la presencia de piedra pómez, obsidiana, cristal de roca y otras piedras exóticas y metales en el récord arqueológico. Además, la evidencia de la producción de cerámica, incluyendo vasijas finas y decoradas, es otra pista que nos conduce a pensar en especializaciones al nivel de comunidad. Es posible que la gente de Las Balsas también recolectaba productos del bosque tropical, no solo para su consumo, sino también para poder participar en el intercambio con otras comunidades. Hasta tiempos modernos persiste en el bosque tropical de Sudamérica un patrón de intercambio de veneno para dardos, drogas y medicinas, y animales del bosque importantes en la celebración de rituales. Nuestro argumento se fortalece por medio de la especialización identificado en el Sitio 172.

41La identificación de un patrón de especialización e intercambio en los tiempos tempranos de la fase Guangala recibe un apoyo más de la evidencia posterior de talleres especiales en contextos domésticos. Un ejemplo merece describirse.

Talleres Guangala

42En el pequeño Sitio OGSE-392, en la Península de Santa Elena, se excavó un basural somero que acumulaba durante la fase media de Guangala. Una o dos familias habitaron la loma, a lado de un extensión de tierra aluvial en el Río Tambo, y fabricaron manos de moler de piedra. Todos los desperdicios de la producción se recuperaron en los alrededores de las casas. No habían entierros en el sitio, dando la impresión que era un asentamiento ocupado por poco tiempo, o posiblemente temporalmente para cuidar las chacras. Parece que un pequeño grupo familiar invirtió sus esfuerzos no sólo en cultivar, sino también en convertir la piedra local del río en artefactos en exceso de sus necesidades propias. Es seguro que esta familia mantuvo relaciones sociales con una comunidad más amplia: quizás tenía una casa grande en uno de los pueblos nucleados de la península, donde enterraban a sus difuntos y participaban en otras actividades más.

43Cerca de nuestra zona de estudio, en el recinto El Coroso, identificamos otro sitio caracterizado por desperdicios de la producción de manos de moler (Sitio M5-B1-032). Este sitio no ha sido excavado, pero parece más grande que el taller de Santa Elena: la zona de producción de manos es parte de un sitio habitacional extenso que también tiene cementerio. Es posible que varias familias residentes en el sitio se dedicaron a esta artesanía. Llama la atención que aún en nuestro siglo las comunidades campesinas, como Chanduy, fueron compuestas por individuos y familias con distintas ocupaciones (u oficios), cada uno necesario para satisfacer las necesidades del grupo social.

44En otro caso, un taller de cuentas de concha fue identificado por Masucci (1995:80) basándose en excavaciones en un asentamiento Guangala en El Azúcar. Esta investigadora opina que había un patrón de producción en contextos domésticos en sitios habitacionales de esta cultura. En su modelo, miembros de la familia participaron en la agricultura pero también produjeron artefactos de concha no para su consumo, sino para participar en un intercambio social fuera de casa.

CONCLUSIÓN

45Sólo recién nos embarcamos en el estudio profundo del patrón de especialización e intercambio en el período Guangala. Sabemos que en general los guangaleños antiguos eran agricultores, pescadores y grandes artesanos, pero ahora es más claro como organizaron sus actividades artesanales y la explotación de recursos en distintos microambientes. Las excavaciones en Las Balsas nos ayuda divisar el patrón de relaciones sociales que permitieron el flujo de productos de comunidad a comunidad. Mientras que los campesinos de la Cordillera Colonche-Chongón de nuestros días se encuentran en los márgenes de un sistema comercial que tiene sus centros importantes en las ciudades, las antiguas comunidades Guangala del suroeste del Ecuador fueron organizadas en una manera más igualitaria: la evidencia arqueológica da la impresión que muchas comunidades producían y tenían acceso a recursos y productos de otras zonas. Aún en Guangala Temprano habían muchos caseríos substanciosos donde la gente gozaba de una cultura material bien elaborada, y una vida socio-ceremonial admirable. Quizás la gente cultivaba las relaciones sociales y mantenían vínculos de parentesco con grupos vecinos. El patrón de distribución de bienes provenientes de distintas zonas ecológicas y también materiales exóticos de otras regiones es evidencia que los moradores de muchos sitios tenían la habilidad de conseguir bienes a cambio de sus productos. Se puede imaginar una serie de estratégias sociales que facilitaron el intercambio, pero no es seguro que los guangaleños gozaban de paz y bienestar todo el tiempo. El cráneo de un hombre joven enterrado en el Sito 172 demostró una depresión en la frente causada por trauma, evidencia de violencia interpersonal (Ubelaker 1993: 104). Es posible que la gente en aquel entonces se dedicaba a la producción, el intercambio, y también a correrías contra algunos vecinos.

46La evidencia de los sitios excavados en Las Balsas nos conduce a la conclusión que en el período Guangala Temprano cantidades de pescado y moluscos fueron llevados desde el litoral hasta las comunidades de los cerros. Es llamativo que había variación entre sitios Guangala: esto refleja no sólo la distribución de recursos naturales, sino también el sistema de intercambio que existía. Falta entender la ausencia de maíz en los asentamientos de Las Balsas, pero es probable que la explicación tiene que ver con el patrón de especialización e intercambio entre comunidades.

47La distribución de la cerámica ceremonial Guangala, junto con la evidencia de la producción de cerámica en el Sitio 01, y la evidencia de talleres en la Península de Santa Elena, todo nos convence que la gente Guangala Temprano participó en un sistema económico que integró a varias comunidades, creando así un patrón de interdependencia. Este sistema se basó en la especialización de actividades al nivel de familia y comunidad (Stothert 1993:92). Parece que las distintas comunidades de Guangala Temprano mantuvieron sus relaciones sociales con otras comunidades: todas tenían una estrategia para mantener abiertas las fronteras sociales, políticas, y económicas. En este período la cerámica utilitaria demostró su carácter estilístico local (véase Masucci 1993), pero en cambio, los rasgos decorativos de la cerámica fina tenían distribuciones regionales muy amplias, abarcando la Cuenca del Río Guayas, y las provincias adyacentes de El Oro y Manabí. Esta distribución es evidencia de la intensidad de interacción social en la costa en las primeras fases de Guangala. En contraste, en el período posterior, en la Guangala Media, por ejemplo, la cerámica refleja más regionalización, y nos hace pensar que se desarrollaron más grupos centralizados y jerarquizados, los cuales trataron de independizarse, cerrando sus fronteras y creando estilos cerámicos regionales (la Bahía, La Jama-Coaque, la Tiaone, y la Tejar/Daule). En el período Guangala Medio se nota un aumento en la cantidad de bienes exóticos, como obsidiana, piedras semipreciosas y metales, demostrando que los guanga-leños se organizaron mejor para importar volúmenes grandes de bienes por medio de intercambio a larga distancia. Faltan datos para la reconstrucción del intercambio al nivel local en estos períodos posteriores a la ocupación de Las Balsas, pero se puede imaginar que el patrón de especialización artesanal al nivel de familia y comunidad hizo posible la producción y distribución de los exquisitos objetos característicos del estilo Guangala.

AGRADECIMIENTOS

48Las investigaciones en Las Balsas fueron patrocinadas por el H. John Heinz III Charitable Fund Grant Program for Latin American Archaeo-logy, y por una beca de Dumbarton Oaks (1993-94 Project Grant in Pre-Columbian Studies). También recibimos el patrocinio valioso del Museo Antropológico del Banco Central del Ecuador (Guayaquil), encabezado por el Arq. Freddy Olmedo; y Petro-Península (filial de Petro-Ecuador), y su Superintendente el Dr. Jacinto Díaz; y la Casa del la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas. El trabajo de campo no hubiera sido posible sin la colaboración excelente de personal del instituto Nacional de Patrimonio cultural, y su directora, la Arq. Sonia Coronel Lolín.

49Los autores y el co-director de campo, el Sr. Guillermo Hurel, deseamos agradecer a las siguientes personas que brindaron su apoyo y trabajo: José Chancay, Maritza Freire, Carmen Burgos, Olaf Holm, Neil Maurer, Rita Molina, Denby Freeland, Michele Hafner, Tanya Kaplan, Kelly Seal, Steve Velas-quez, Elias González, Eladio Guale, Antonio Guale, Secundino Guale, Félix Guale, Jorge Guale, Roberto Lindao, Alcides Vera, Carlos Suárez Lindao, Sofía Genoveva Tomala, y Judith Suárez. Stothert agradece a la difunta arqueó-loga Frances Meskill por su conversación y sugerencias. Sánchez expresa su agradecimiento a sus padres por su apoyo constante.

BIBLIOGRAFÍA

Lista de Figuras y Tablas

50Figura 1. Mapa del suroeste del Ecuador. Se ubica el área de estudio en Comuna Las Balsas, y se representan los distintos ambientes de la región: la zona árida de La Península de Santa Elena; una zona semi-árida más hacía el este; luego la sábana, y en el norte y noreste, la zona sub-húmeda.

51Figura 2. Mapa de la costa de la provincia del Guayas ubicando la Cordillera Colonche-Chongón, los recintos de la Comuna Las Balsas, y otros lugares mencionados en el texto.

52Figura 3. Fragmento de un cuenco de cerámica encontrado en la superficie del sitio M5-B1-04 (Fase Guangala) que proporciona evidencia de la producción de cerámica con decoración negativa. El fragmento tiene tiras sobrepuestas que hubieran permitido el desarrollo de motivos en negativo por medio de una segunda cocción que nunca fue realizada.

53Tabla 1. Análisis de los restos óseos de animales identificados en los tres sitios de Las Balsas. Se presenta el número de elementos óseos identificados por clase y por sitio. El total de elementos es 6198.

54Tabla 2. Reconstrucción de la biomasa (peso en kilogramos de la porción comestible del animal) expresada por clase de fauna y por sitio. El cálculo se basa en el número mínimo de individuos indentificado para cada especie.

55Tabla 3. Análisis de las semillas identificadas en distintos contextos en los sitios M5-B1-01, -02 y -03, todos afiliados a la fase Guangala Temprano y ubicados cerca de Los Ceibitos, en Comuna Las Balsas.

56Tabla 4. Clasificación de las especies identificadas en los tres sitios estudiados basándose sólo en las semillas.

57Tabla 5. Análisis de las especies de plantas identificadas en los tres sitios de Las Balsas, basándose sólo en los fragmentos carbonizados de madera. Se presentan los porcentajes de las taxas por sitio.

Tabla 3
Análisis de las semillas identificadas en distintos contextos en los sitios M5-B1-01, -02 y 03, todos afiliados a la fase Guangala Temprano y ubicados cerca de Los Ceibos, en Comuna Las Balsas.

Tabla 3Análisis de las semillas identificadas en distintos contextos en los sitios M5-B1-01, -02 y 03, todos afiliados a la fase Guangala Temprano y ubicados cerca de Los Ceibos, en Comuna Las Balsas.

Tabla 4.
Clasificación de las especies identificadas en los tres sitios estudiados basándose sólo en las semillas.

Tabla 4.Clasificación de las especies identificadas en los tres sitios estudiados basándose sólo en las semillas.

Tabla 5.
Análisis de las especies de plantas identificadas en los tres sitios de Las Balsas, basándose sólo en los fragmentos carbonizados de madera.

Tabla 5.Análisis de las especies de plantas identificadas en los tres sitios de Las Balsas, basándose sólo en los fragmentos carbonizados de madera.

Bibliographie

Bischof, Henning
1982 La Fase Engoroy: Períodos, Cronología y Relaciones, En Primer Simposio de Correlaciones Antropológicas Andino-Mesoamericano, ed. por J. Marcos y P. Norton, pp. 135-176. Escuela Superior Politécnica del Litoral, Guayaquil.

Estrella, E.
1990 El Pan de América: Etnohistoria de los Alimentos Aborígenes en el Ecuador. Ediciones Abya-Yala, Quito.

Gentry, A.H.
1993 A Field Guide to the Families and Genera of Woody Plants of North West South America (Colombia, Ecuador and Peru), with Supplementary Notes on Herbaceous Taxa. Conservation International, Washington, D.C.

Guerrero, C, y F. López
1993 Arboles Nativos de la Provincia de Loja. Fundación Ecológica Arcoiris, Loja.

Lindao Quimí, Roberto, y Karen E. Stothert
1994 El Uso Vernáculo de los Arboles y Plantas en la Península de Santa Elena. Fundación Pro-Pueblo, Cemento Nacional, y Subdirección de Programas Culturales, Banco Central del Ecuador, Guayaquil.

Lindao Quimí, Roberto, y Karen E. Stothert
1995 Así Fue Mi Crianza: Recuerdos de Un Nativo de la Parroquia Chanduy. Fundación Pro-Pueblo de La Cemento Nacional, Guayaquil.

Masucci, Maria
1992 Ceramic Change in the Guangalal Phase, Southwest Ecuador: A Ty-poology and Chronology. Tésis doctoral, Southern Methodist University, Dallas. University Microfilms, Ann Arbor.
1994 Temper, Pots, and Interregional Trade in Southwest Ecuador. Ponencia en la reunión anual de la Society for American Archaeology, Anaheim, California.
1995 Marine Shell Bead Production and the Role of Domestic Craft Activity in the Economy of the Guangala Phase, Southwest Ecuador. Latin American Antiquity 6(1):70-84.

Masucci, M. and A. Macfarlane
1994 Tracing Ancient Ecuadorian Trade Routes: Application of Geological Survey and Ceramic Petrology to Provenance Studies. Manuscrito para publicación.

Meggers, Betty J.
1966 Ecuador. Praeger Publishers, New York.

Pearsall, Deborah M.
1984 Preliminary Report on Botanical Materials Recovered from Sites OGSE-MA-172, OGSE-82C, OGSE-337, and OGSE-406, Ecuador. Informe no publicado. University of Missouri, Columbia, Missouri.

Redmond, Elsa M.
1994 Tribal and Chiefly Warfare in South America. Studies in Latin American Ethnohistory and Archaeology. Studies in Latin American Ethnohistory & Archaeology, Vol. 5 (Joyce Marcus, editor general). Memoirs of the Museum of Anthropology, University of Michigan, No. 28. Ann Arbor, Michigan.

Reitz, Elizabeth
1990 Vertebrate Fauna from El Azucar 30, Ecuador. Trabajo presentado en la sexta conferencia de la International Council for Archaeozoology, Washington, D.C.

Sánchez Mosquera, Amelia M.
1995 Fauna Vertebrada del Sitio Las Balsas, Provincia del Guayas, Ecuador. Boletín Arqueológico 5:72-92 (Avances de Investigación 6:72-92). Escuela Politécnica, Guayaquil.

Stemper, David M.
1989 The Persistence of Prehispanic Chiefdom Formations, Rio Daule, Coastal Ecuador. Tésis doctoral, University of Misconsin, Madison. University Microfilms Internation, Ann Arbor.

Stothert, Karen E.
1993 Un Sitio de Guangala Temprano en el Suroeste del Ecuador. National Museum of Natural History, Smithsonian Institution, Washington, D.C., and Museo Antropológico, Banco Central del Ecaudor, Guayaquil.
1994 Cermamic Production and Exchange Viewed from the Colonche Hills of Southwest Ecuador. Ponencia en la reunión anual de la Society for American Archaeology, Anaheim, California.

Stothert, Karen E. And Ana Maritza Freire
1997 Sumpa: Historia de la Peninsula de Santa Elena (Guia del Museo Los Amantes de Sumpa). Banco Central del Ecuador y Plan Internacional Guayaquil.

Svenson, H. K.
1946 The Vegetation of the Coast of Ecuador and Peru and Its Relation to the Galapagos Islands. American Journal of Botany 33:394-498.

Ubelaker, Douglas H.
1993 Restos Humanos Esqueleticos de OGSE-MA-172, Un Sitio Guangala Temprano en la Costa del Ecuador. In Un Sitio de Guangala Temprano en el Suroeste del Ecuador, National Museum of Natural History, Smithsonian Institution, Washington, DC, and Museo Antropológico, Banco Central del Ecaudor, Guayaquil.

Veintimilla B., César I.
1995 Las Plantas de Una Sociedad Guangala Temprana: 100 AC-100 DC, Región de Balsas, Provincia del Guayas, Ecuador. Informe no publicado. Escuela Politécnica, Guayaquil.

Wing, Elizabeth
1988 El Dusicyon sechurae en el Sitio OGSE-80. In La Prehistoria Temprana de la Penénsula de Santa Elena: Cultura Las Vegas, por K. E. Stothert. Miscelanea Antropológica Ecuatoriana, Serie Monográfica, No. 10. Banco Central del Ecuador, Guayaquil.

Wing, Elizabeth S., y Sylvia J. Scudder.
1984 Faunal Remains from the Valdivia Village Site, OGSE-MA-172. Informe no publicado. Florida State Museum, Gainesville, Florida.

Table des illustrations

Titre Figura 1Mapa del suroeste del Ecuador
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 351k
Titre Fifura 2Mapa de la costa de la provincia del Guayas
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 262k
Titre Figura 3Fragmento de un cuenco de cerámica encontrada en la superficie del sitio M5B1-04.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 277k
Titre Tabla 1Análisis de los restos óseos de animales identificados en los tres sitios de Las Balsas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 229k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 181k
Titre Tabla 2Reconstrución de la biomasa (peso en Kilogramos de la porción comestible del animal) expresadad por clase de fauna y por sitio. El Cálculo se basa en el número mínimo de individuos indentificado para cada especie
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 145k
Titre Tabla 3Análisis de las semillas identificadas en distintos contextos en los sitios M5-B1-01, -02 y 03, todos afiliados a la fase Guangala Temprano y ubicados cerca de Los Ceibos, en Comuna Las Balsas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 109k
Titre Tabla 4.Clasificación de las especies identificadas en los tres sitios estudiados basándose sólo en las semillas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 183k
Titre Tabla 5.Análisis de las especies de plantas identificadas en los tres sitios de Las Balsas, basándose sólo en los fragmentos carbonizados de madera.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3372/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 210k

Auteurs

Escuela Superior Politécnica del Litoral
Guayaquil

Escuela Superior Politécnica del Litoral
Guayaquil

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search