Version classiqueVersion mobile

El área septentrional andina

Evidencias líticas de los procesos de apropiación y procesamiento en la actividad de subsistencia de la cultura Atacames, Asmeraldas, Ecuador

José Ramón Iglesias Aliaga et Andrés Gutiérrez Usillos

Résumé

Durante el Período de Integración en la Costa Norte del Ecuador, las principales actividades de subsistencia fueron la agricultura del maíz y la pesca. El análisis que proponemos de los diferentes artefactos líticos recuperados en el yacimiento de Atacames complementa los estudios de subsistencia, y nos permite establecer asociaciones funcionales y tipológicas que evidencian el proceso de producción y apropiación.

Texte intégral

1. INTRODUCCIÓN

1La Cultura Atacames es la expresión más septentrional del Período de Integración en la costa del Ecuador. Se ubica en la provincia de Esmeraldas, y ha sido definida fundamentalmente por las excavaciones arqueológicas de los sitios de Atacames, Balao y Tonsupa, todos en la línea costera (mapa 1), llevadas a cabo por la Misión Arqueológica Española en los años '70.

2• Atacames-Castelnuovo: Es el sitio principal en el que se delimitó la cultura que comentamos. El yacimiento ocupa unas 127 hectáreas, donde se localizaron 65 montículos habitacionales, aunque existen evidencias de otros muchos (Guinea 1995a:53). Está ubicado en la bahía de Atacames, a 20,5 Km. hacia el sur de la desembocadura del río Esmeraldas y tiene una extensión de 6 Km.

3Las investigaciones en este yacimiento, han permitido distinguir dos fases: Atacames Temprano (700-1100 d.C.) y Atacames Tardío (1100-1526 d.C.). En esta última se intensifican los rasgos ya delineados en la primera (Alcina 1979: 122; Guinea 1995a) y se vincula con la fase Balao.

4El asentamiento, tal y como fue visto por los españoles en 1527, era un gran poblado con 1000 ó 1500 casas, con calles y plazas (Sámano 1985: 181; Xerez 1985: 66). La zona debía estar altamente poblada, como se desprende del comentario de Xerez (1985: 66), seguramente exagerado, cuando menciona que, les "salieron a recibir más de diez mil indios de guerra".

5• Balao (E-1): situado sobre un pequeño acantilado, junto al estero del mismo nombre, muestra un asentamiento de tipo disperso; este hecho, junto con la ausencia de cerámica de lujo constituyen rasgos que lo diferencian de Atacames (Alcina 1979: 130-139). Sin embargo, la similitud de los tipos cerámicos ordinarios con los de Atacames sugiere que se trata de una aldea o estación dependiente, posiblemente de pescadores que se dedicaban a capturar, ahumar y comercializar el pescado con las poblaciones del interior, o incluso de asentamientos costeros mayores. Balao se ha fechado entre 860 y 1390 d.C. (Alcina 1979: 130).

6• Tonsupa: yacimiento investigado también por la Misión Arqueológica Española en los años 70, aportó datos de interés para definir la fase Atacames (Alcina 1989: 53).

7En la cuenca del mismo estero y colinas circundantes se localizaron otros yacimientos (Alcina 1989: 53) pertenecientes a la fase Balao: Totumo (E-18), Talambó (E-19), Cangrejo (E-20), Arenas (E-21), El Maizal (E-22), entre otros.

2. EVIDENCIAS ARQUEOLÓGICAS DE LA PESCA

8Las evidencias arqueológicas de las que podemos deducir las diferentes artes de pesca desarrolladas por los pobladores de Atacames son de dos tipos, por un lado los restos zooarqueológicos y por otro los útiles líticos. El primer aspecto ha sido un trabajo acometido por Guinea en años anteriores (1982, 1984), por lo que nos centraremos en el estudio y clasificación de los artefactos líticos, poniéndolos en relación con los distintos sistemas de pesca. Además de las evidencias arqueológicas, el análisis de las fuentes históricas es fundamental a la hora de interpretar y comprender la estructuración y el funcionamiento de estas sociedades, y como veremos, será de gran utilidad para entender los diferentes sistemas de pesca desarrollados en la cultura Atacames.

9El tamaño de la luz de la malla sería un indicativo fiable del tipo de capturas, o cuando menos del tamaño de las mismas. En una serie de fragmentos de red analizados en varios sitios precerámicos de Ancón-Chillón, se evidenció que el 75% tenían una abertura de malla entre 0,5 y 1,5 cms. y ninguna sobrepasaba los 2,5 cms. (Moseley et al. 1988: 130). Se destinaban evidentemente para capturar peces de pequeño tamaño como la anchoveta. Ante la ausencia de restos de malla en Atacames, trataremos de dilucidar el tipo de red, y finalmente de captura, a través de las pesas utilizas como lastres.

2.1. Útiles Líticos para la actividad pesquera. Estudios Previos

10La forma de estos objetos líticos es una constante: cantos de río, ovalados, con perfil aplanado y con muescas mediales en los laterales para fijar las cuerdas o hilos con las que se atan a la relinga inferior de la red. El tamaño oscila entre los 4,5 y 8 cms. de largo, con un ancho de 3,2 a 6 cms., y un máximo espesor de 1 a 2,5 cms. Se han identificado pesas de este tipo desde contextos arqueológicos del período Formativo, tanto Valdivia (Meggers, Evans y Estrada, 1965: 33) como Chorrera (Estrada, 1958: 95).

11Otros yacimientos costeros manifestan útiles idénticos. En las excavaciones del sitio de Inguapí, de la cultura Tumaco-Tolita, se señalan numerosas pesas de red (Labbe 1988: 30), vinculadas al período Clásico. En Esmeraldas, se identificaron similares pesos de red en el yacimiento de La Propicia (Rodríguez Eyré, 1984: 170-171), de la fase Tiaone, manifestación regional tardía de la Tolita. En el período de Integración también se mantiene la utilización de este tipo de útiles, como evidencian tanto las pesas de red recuperadas en la fase manteña del sitio Salango (Norton, Lunis et al. 1983), como las que ahora describimos del yacimiento de Atacames.

12Pese a que son objetos que como vemos se encuentran en contextos arqueológicos desde el período Formativo Temprano hasta el de Integración, hasta ahora no se había intentado un estudio contextualizado de los mismos, que sirviera de base para la identificación de las distintas artes de pesca. Este es el objetivo en el análisis de las numerosas pesas recuperadas en las excavaciones del poblado de Atacames.

2.2. Las Pesas Líticas de Atacames

13Hemos señalado anteriormente los distintos yacimientos investigados por la Misión Arqueológica Española, pero como también apuntamos, el peso de la investigación recayó en el sitio de Atacames, por lo que no es de extrañar que la mayoría de los objetos procedan de este sitio. En la Tabla 1 ofrecemos una primera aproximación a estos objetos, distinguiendo ya algunos de los tipos a los que haremos referencia a continuación, pero atendiendo únicamente a su distribución cuantitativa por niveles.

14Las pesas de Atacames están fabricadas con cantos rodados, piedras duras de origen volcánico o de origen terciario marino. García-Gelabert (1978: 93) menciona para estas pesas, el predominio de la arenisca arcillosa de grano fino, entre otros tipos de areniscas, así como basalto, gabro y diorita.

15La resistencia del material empleado, es una de las razones fundamentales de la profusión de este tipo de objetos en los yacimientos arqueológicos costeros, pero evidentemente, la utilización conjunta de series de pesos para conformar los lastres de las redes, contribuye a que esta abundancia sea notoria. Debemos tener en cuenta que, en general, no se trata de objetos independientes o aislados, sino que forman parte de un conjunto.

16Considerando el número de ejemplares recuperados, debemos destacar las tolas E-69 y E-101. En ambas, aunque de forma más evidente en la primera de ellas, puede observarse una distribución de pesas líticas en todos los niveles (artificiales), hasta los más profundos, mientras que en el resto de los sondeos de tolas y pozos plaza se aprecia una mayor concentración de material en los primeros niveles.

2.3. Tipología de Pesas líticas en Atacames

17Para la clasificación de los objetos líticos que proponemos en este trabajo hemos procurado atender tanto al aspecto morfológico como al funcional. De esta manera, dividimos los diferentes objetos recuperados en 4 categorías 1) Pesas para anzuelo, 2) Pesas para red, 3) Pesas para buceo, y 4) Pesas discoidales con perforación central.

18En el Gráfico 1 ofrecemos la distribución por Tolas de todas los lastres de piedra, según el peso de los mismos. Podemos ver que existen unos ejemplares de peso muy reducido, que corresponden a las pesas de anzuelo, un gran grupo, que ocupa casi todo el gráfico de manera bastante uniforme, que identificamos como pesas para ciertos tipos de red (entre los 15 y los 45 gramos), otro grupo, hasta los 700 gramos (pesas para redes de mayor tamaño), y tres ejemplares más que completan el cuadro hasta los 1600 gramos (pesas de buceo).

• Tipo 1: Pesas para Anzuelos

19Se trata de pequeños objetos líticos, y en algún caso aislado de cerámica, cuya función es la de lastrar el anzuelo con la carnada o cebo. Dentro de este primer grupo distinguimos, según la morfología, dos tipos (En la Tabla 2, presentamos las medidas y pesos de todos ellos):

  • Subtipo 1a: tiene la forma idéntica a las pesas para redes, ovaladas, planas y con muescas en los laterales, pero su tamaño y peso son mucho más reducidos (Figura 1b). Hemos identificado varios ejemplares en Atacames, presentes tanto en la Tola 101 (1 objeto), como en la E-69 (3 objetos) y en el Pozo Plaza 2 (6 ejemplares), probablemente asociado a los enterramientos. Se encuentran ejemplares aislados o en grupos de dos, lo que evidencia su utilización individual.

  • Subtipo 1b: muestra forma ahusada, con una perforación en el extremo apuntado (Figura 1c). De esta variedad hemos identificado tan sólo 3 ejemplares en Atacames, de forma idéntica, si bien uno de ellos, nunca llegó a utilizarse, pues se fragmentó en el proceso de fabricación de la perforación.

Figura 1. Pesas de Anzuelo

Figura 1. Pesas de Anzuelo

20La presencia de estos pesos para el sedal del anzuelo evidencia la utilización de este arte de pesca. Sin embargo, en Atacames no se recuperaron anzuelos, a excepción de dos ejemplares de cobre (Guinea 1997), lo que sugiere su fabricación con materiales orgánicos, seguramente vegetales.

21En la Figura la, hemos reconstruido la posible utilización de estos dos tipos de objetos. En el dibujo puede observarse el tipo la, un simple canto de río con muescas para atar el sedal. Esta forma de atar el peso, condiciona la disposición del mismo a cierta altura del sedal, tal como puede observarse en algunos dibujos realizados por artistas mochica en la costa norte del Perú (Figura 2: Rostworowski de Díez, 1970: fig. 1, pág. 156).

22En la representación del tipo 1b, se observa cómo en lugar de disponer el anzuelo en la extremidad del sedal, el extremo estaría ocupado por la pesa, lo que permite la utilización del propio sedal como soporte para ramificaciones de anzuelos. Este sistema es denominado palangre, calandra o espinel, y aún es utilizado por los Chachis de Esmeraldas (Mitlewski 1985: 70).

Figura 2. Pescadores en la Costa Ecuatoriana

Figura 2. Pescadores en la Costa Ecuatoriana

• Tipo 2: Pesas de Red

  • 1 - Debemos tener en cuenta que sólo se excavó parcialmente, y que no se recogieron todas las pesas d (...)

23Son, con mucho, las más abundantes de todo el registro arqueológico, puesto que hemos contabilizado 151 ejemplares1. Se estacan asimismo por mantener una similitud morfológica, en todos ellos, así como con las pesas de red que hemos mencionado para culturas anteriores, es decir, cantos de río de forma ovalada, arriñonada o redondeada con unas muescas en los laterales, más o menos profundas, realizadas para la sujeción de la cuerda que la une a la malla.

Figura 3. Pesas de Red

Figura 3. Pesas de Red

24El uso del sistema de redes para pescar, en la región de Atacames queda atestiguada por el cronista Trujillo (1985: 193) cuando comenta sorprendido a su llegada al pueblo de Cancebí, las "muchas redes de pescar" que tenían. A continuación veremos también los diferentes tipos de artes utilizados.

25En la Tabla 3, se observa el gran número de pesas de red recuperadas en Atacames, así como los tamaños y pesos correspondientes, ordenadas por tolas y niveles. Según estas variantes (tamaño y peso) podemos distinguir dos grupos principales, por un lado aquellas que miden entre los 3,5 y los 7 cms. y un peso que varía entre 17 y 100 gramos, que suponen la mayor parte; por otro lado, las de mayor tamaño y peso, que alcanzan hasta 700 gramos.

  • 2 - Esparavel: "Red r edonda para pescar, que se arroja a fuerza de brazo en los ríos y parajes de po (...)

26- Subtipo 2a: Con estas reducidas pesas seguramente se construía redes de pequeño tamaño, como la Atarraya o Esparavel2, una red en forma de embudo, que se lanza directamente sobre el agua desde lugares elevados, o desde la misma canoa, realizando al mismo tiempo un movimiento de rotación que provoca la apertura del manto circular. Al chocar con el agua, cesa el impulso centrífugo y la misma fuerza de la gravedad hace descender y juntar rápidamente las pesas. En el vértice pende una cuerda, para elevar lentamente la red, una vez capturada la presa. Se utiliza en aguas de poca profundidad, o en la orilla del mar.

27Reichel-Dolmatoff (1960: 88) describe el uso de la Atarraya entre los Emberá y Noanamá del Chocó colombiano, y Mitlewski (1985) la menciona como arte de uso estacional, entre los indios Chachis de Esmeraldas, aunque sugiere su introducción por parte de grupos mulatos, ya que el lenguaje Chachi carece de un vocablo explícito para este arte. A esta misma conclusión llega Wilbert (1956: 103), sobre las atarrayas que se utilizan en la montaña peruana.

28El lastre utilizado en estos ejemplos, son piedras como las que describimos, aunque hoy día se sustituyen por plomos. El tamaño total de la red varía entre 1 y 3 metros de diámetro y de malla apretada pues se suelen utilizar para la captura de peces pequeños.

29Otras redes de pequeño tamaño, aunque de manto rectangular y no circular, fueron empleadas en la costa ecuatoriana durante el período de Integración. En el dibujo de la balsa manteña realizado por Benzoni (1989: 314) (Figura 3), observamos las figuras de dos pescadores, sentados sobre unas balsas, construidas con tres estrechos troncos atados, y que sostienen entre ellos una red rectangular. La escena, según interpretamos, muestra en un primer plano a un hombre realizando una "ofrenda" de productos al mar, ofrenda que debemos poner en relación con la acción de pesca que se está realizando en ese momento, en un segundo plano. Las ofrendas al mar, seguramente maíz y otros productos alimenticios, atraerían voraces cardúmenes de peces, que serían pescados por grupos de pequeñas embarcaciones con redes manejadas entre dos personas, o bien que serían arrastradas posteriormente hacia la costa por medio de cuerdas atadas a los extremos, empleando para ello el tipo de red que a continuación describimos.

Figura 3. Pescadores con azuelo en caballitos de Totora cerámica Mochica.

Figura 3. Pescadores con azuelo en caballitos de Totora cerámica Mochica.

30- Subtipo 2b: Las pesas de mayor tamaño debieron formar parte del lastre de dos tipos similares de red de arrastre, la Jábega, y el chinchorro, y una de trampa, el trasmayo. El peso de cada uno de estos objetos oscilaría entre los 100 y los 700 gramos (Tabla 4) y su colocación en la relinga inferior complementaría o sustituiría el uso de las pesas anteriores, disponiendo dos de estas grandes pesas en los extremos.

31El Chinchorro es un arte de pesca utilizado en el poblado de Ataca-mes hacia 1527, según nos cuenta Gonzalo Fernández de Oviedo (1959. Cap. V, 13; o cap. IV: 122). Bernabé Cobo describe el mismo sistema, con el nombre de Cala, para la costa peruana. Este arte implicaría el uso de embarcaciones con las que introducir las redes en el mar, que posteriormente son arrastradas hacia la playa por las gentes que permanecen en la orilla, o incluso por los mismos pescadores, a nado o en las embarcaciones. Para mantenerlas de manera vertical durante el arrastre hacia la playa, las redes debían contar con una relinga con lastre, y otra con flotadores. Estos estarían fabricados bien de madera de balsa (como en la actualidad realizan los indígenas Chachis (Mitlewski 1985) o bien con calabazas, como en la costa peruana.

32En la actualidad se utilizan en la Península de Santa Elena (Meggers et al. 1965: 13), como en Atacames, redes que, colocadas en aguas algo profundas próximas a la orilla, se arrastran hacia la costa. Las capturas que se obtienen con este sistema son de pequeño tamaño, puesto que los peces de grandes dimensiones habitan en aguas profundas.

33Otros tipos de redes de gran tamaño son los Trasmayos, grandes redes fijas de manto rectangular, que entre los Chachis alcanzan unos 3 metros de ancho y hasta 30 de largo, y con una malla media de unos 7 centímetros, que se destinan a la captura del sábalo (Mitlewski 1985: 65). Son redes de colocación vertical, por lo que necesitan lastres, (realizados con piedras de cierto peso, en relación con el tamaño de la malla) y flotadores, formados con madera de balsa. Sirven tanto para cerrar el paso en los ríos, a los peces que han subido con la marea, y que al bajar quedan atrapados. O bien fijando un extremo en la orilla, forma un embudo para los peces que suben río arriba.

• Tipo 3: Pesas para bucear

34En este caso se trata de grandes y pesados objetos líticos cuya función es la de facilitar una rápida inmersión de los buceadores, a pleno pulmón y la retención en el fondo durante la recolección de moluscos que, como el Spondylus o la Pinctada mazatlánica, se encuentran a cierta profundidad en el mar. Las pesas de buceo reseñadas para otras culturas ecuatorianas tienen forma ahusada, con un rebaje alrededor de la parte central, donde se ata la soga con la que se recupera la pesa una vez el buceador se ha desprendido de ella. En el caso de Atacames, teniendo en cuenta el tamaño y peso tan sólo podemos reseñar como pesas para buceo tres ejemplares, dos de ellos rondando los 1500 gramos y el tercero los 900 gramos (Tabla 4).

Figura 5. Pesas para Bucear

Figura 5. Pesas para Bucear

35Si bien para Atacames no hemos constatado en las fuentes la presencia de buceadores especializados, podemos suponer su existencia en razón a la gran cantidad de conchas de Spóndylus, cuyo hábitat se encuentra a cierta profundidad, que se recuperaron en el yacimiento. Sabemos, por otro lado, que han existido buceadores especializados en la costa ecuatoriana, dentro de la cultura manteña y mantenidos época en colonial, como apunta Olaf Holm (1953: 79), al recordar la existencia de 15 indios buceadores en Chanduy, que desde sus balsas se lanzaban alcanzando los 25 metros de profundidad a pleno pulmón.

• Tipo 4: Pesas discoidales con perforación central

36Se trata de objetos de piedra tallada en forma discoidal, aplanados, con una perforación central, y que usualmente se relacionan con el arte de la pesca (Echeverría 1981: 226-227), pero que también se describen, entre otros usos, como cabezas de macanas y contrapesos para el palo cavador

37(Sanoja, 1981:55). En realidad no conocemos a ciencia cierta qué función desempeñaban estos objetos líticos, puesto que se encuentran de distintos tamaños y pesos, desde unos 40 gramos a más de 200. Esta variedad de tamaño descarta el uso como macanas o como pesas, y afianza su utilización como contrapesos, posiblemente relacionadas con el arte de la pesca.

Figura 6. Pesas discoidales con deformación central

Figura 6. Pesas discoidales con deformación central

38García Gelabert (1978: 98) se percató además, de que el orificio de esas pesas no estaba centrado, lo que si bien no es un obstáculo para un lastre, sí sería un inconveniente para la utilización como macanas.

39Según interpretamos, a modo de hipótesis, estos objetos discoidales perforados estarían relacionados con la utilización de nasas y trampas. Es evidente que los distintos sistemas de pesca con trampa, conocidos en la

40América andina prehispánica necesitan de unos lastres para hundir los artefactos construidos con cañas y materiales vegetales. La posibilidad de variar el lastre, introduciendo más o menos pesos en el cordel central (a través de la perforación de las pesas), permitiría controlar la altura a la que se disponen las trampas, y de esta forma acceder tanto a especies diferentes, bien sea peces que nadan libremente o crustáceos que habitan los fondos marinos.

2.4. La fabricación de las redes a través de un rasgo característico: el tintado

41Al revisar el material lítico de Atacames, observamos en algunas de las pesas de red, la presencia de unas bandas transversales, generalmente de color marrón rojizo, y con un ancho constante (0,5 cms.), entre las dos muescas de las piedras. En otros casos la mancha no es una banda de color, sino que, enmarcando el mismo ancho de la mencionada banda, se observan unas manchas pardo-amarillentas.

42Pensamos que esas "bandas de color" sobre la superficie de contacto de la atadura de las pesas de red, son las improntas producidas por el astringente-colorante utilizado para curtir las redes, cuyo material de fabricación debía ser algodón y/u otras fibras vegetales. En regiones más secas, como el yacimiento de "Lo Demás" en la costa centro-sur peruana, se han conservado fragmentos de redes en los que se confirma la utilización de taninos vegetales para este fin (Sandweiss 1992: 73, 79).

  • 3 - Según el Diccionario de la Lengua Española, "Catecú" o "cato" es una substancia obtenida por deco (...)

43En sentido estricto no se trata de un teñido de la red, sino más bien de un curtido. Esta es una práctica tan extendida como la utilización de las mismas, empleándose recurrentemente semejantes tipos de astringente-colorante, los taninos, óxidos o sales de cobre, el catecú3 y el alquitrán (Lozano Cabo, 1978, Tomo 2: 307). Los taninos son uno de los curtientes más abundantes en la naturaleza, y en el área de Atacames, son fácilmente obtenidos de las raíces de manglar.

44Los taninos no son en sí tintes, sino curtientes. Son substancias orgánicas, de origen vegetal, solubles en el agua, de carácter ácido y un fuerte poder astringente, que protegen las fibras vegetales (orgánicas) de las redes, de la corrupción que provocaría el contacto con el agua del mar. También se han empleado para curtir cueros, ya que absorben rápidamente el agua de las pieles o tejidos. Al mismo tiempo, proporcionan una coloración parduzca que camuflaría las redes de algodón bajo el agua.

45Ejemplos de la utilización de taninos en el curtido de las redes de fibra vegetal se encuentran tanto en el Viejo Mundo, (en España se seguían tiñendo redes con taninos hasta tiempos recientes) (Romani, A. 1988: 94), como en el Nuevo, tanto en Mesoamérica (en el Museo Nacional de Antropología se exponen unas redes de pesca, procedentes de Coahuila de colores sienas, pardos y rosados, característicos de los taninos) (Roquero, 1995), o como en el área Andina donde también se ha realizado un breve estudio sobre los colorantes en las redes recuperadas en Las Aldas y Paracas, en la costa de Perú) (Yoshitaro Amano 1975).

46En una de las pesas de red de Atacames también hemos constatado la presencia de una mancha espesa de color negro, que aparentemente es brea. Southon (1986: 15) en su estudio sobre la pesca de arrastre en el poblado de Salango, menciona la utilización de alquitrán o brea, que como ya dijimos es de uso generalizado, para evitar que el algodón se pudra. No creemos que en Atacames se empleara la brea para curtir las redes, pues es más fácil la obtención de taninos (por ejemplo, en las raíces de los mangles), si bien en la Península de Santa Elena los afloramientos de brea son frecuentes, por lo que es lógico que allá se utilice preferentemente esta substancia. El ejemplo de Atacames constituye un caso aislado, y creemos más probable que se utilizara para asegurar y fijar el atado de hilo a las pesas, (o incluso podría tratarse de una evidencia de importación de redes manteñas).

3. INSTRUMENTOS LÍTICOS DE MOLIENDA Y UTENSILIOS DE LABRANZA EN ATACAMES

3.1. Introducción

47Al igual que las pesas de red suponen una evidencia de la utilización de este arte de pesca, los metates y otros útiles de molienda sugieren el procesamiento de determinados vegetales, producto de las labores agrícolas. En concreto, en los Trópicos Húmedos, como indica Jorge Marcos (1988:147) los instrumentos para procesar las plantas alimenticias, que en regiones templadas pueden asociarse a la recolección, son indicadores fiables de la presencia de la agricultura.

48En las excavaciones del yacimiento de Atacames se recuperaron varios tipos de evidencias del cultivo de las plantas, unas directas, como son los propios restos de vegetales y los útiles para su producción y procesamiento, y otras indirectas, como improntas de textiles, torteros y agujas (Guinea 1995a: 54).

49En cuanto a los restos vegetales recuperados en Atacames, sólo se han hallado unos granos carbonizados de maíz dentro de un cuenco cerámico junto con huesos de bagre, y una calabaza trabajada que había sido utilizada como recipiente (Guinea 1995b:181 y 1982:139). Por lo tanto, para la comprensión de la utilización que de las plantas hacían los atacameños, debemos centrarnos en el análisis de los instrumentos líticos de molienda y labranza, mucho más frecuentes que los restos orgánicos. Para ello clasificaremos estos objetos a partir del análisis morfológico y funcional.

50Los artefactos de molienda han servido para la trituración y machacado de varios tipos de plantas, transformando un alimento sólido en pasta o en partículas, por medio de acciones de presión, frotamiento o percusión. Los útiles más frecuentes, para este tipo de procesamiento son manos, metates, morteros y machacadores. Otros utensilios de piedra, como las hachas, manos de amolar y azadas recuperadas en el yacimiento de Atacames, constatan la práctica de las labores agrícolas de desmonte, y labrado de la tierra.

51Una de las características principales de los utensilios de molienda de Atacames es que su forma final se determinó en la mayoría de los casos por el uso. No podemos decir que se trate de piedras seleccionadas por su forma sin mayor modificación que unas muescas, como en el caso de las pesas de red, sino que fueron manufacturadas de acuerdo a un diseño muy específico, de ahí la variedad de formas para una misma función. Entre las señales distinguimos las cicatrices y astilladuras producidas por golpes o picado originadas durante la manufactura de los utensilios, y las huellas de uso provocadas por la fricción. Los utensilios elaborados con una única técnica son muy escasos, presentando en general una combinación de golpeado, picado y alisado por fricción. Así, manos, metates, morteros y machacadores muestran en común una superficie pulida y picoteada a la vez.

52Por su parte, los utensilios de labranza se han empleado en el desmonte y recolección de plantas domésticas y su forma ha sido modelada intencionalmente, tendiendo siempre a utilizar el mismo tipo de piedra dura que hace que el utensilio sea más perdurable.

53Observando la distribución de los útiles de la Tola 69 por niveles, que es la que ofrece la secuencia más extensa (Tabla 6), se pueden apreciar dos momentos del uso de estos artefactos en la ocupación de Atacames. Un momento más antiguo, representado por los materiales de los niveles 17 al 25, que correspondería a la fase de Atacames Temprano, y otro más reciente, que incluye los niveles 1 al 12, con un vacío entre los niveles 12 al 17, momento de reestructuración de la tola.

54En la fase más temprana (700-1100 d.C), se aprecia una mayor cantidad de útiles líticos. En el nivel 22, por ejemplo, el 21,67% de los materiales recuperados son de piedra (García Gelabert, 1978). En el caso de las pesas de red, también se ha observado esta abundancia relativa (Tabla 1). Sin embargo, los útiles agrícolas son, proporcionalmente, muy escasos. Sólo se recuperó un metate de arenisca muy fragmentado con la superficie de trabajo muy pulida; tres fragmentos de manos de metates con huellas de quemado; y dos manos de amolar de arenisca de grano fino, fragmentadas por la mitad, que presentan fuertes huellas de fricción. Por ultimo, destaca el ejemplar de hacha mejor conservado y manufacturado de los recuperados en Atacames.

55El segundo período, Atacames Tardío (1100-1526 d.C), estaría representado por los materiales recuperados entre los niveles 1 y 12 (Alcina, 1979:125) y se correspondería con un tipo de asentamiento semiurbano. En estos niveles se detecta material más especializado, y mayor cantidad de instrumentos de molienda y útiles agrícolas. Las manos y metates no solo aumentan en número sino que se produce una mayor diversificación de formas. Según Guinea (1994:110) se produce un considerable aumento de población, una organización espacial diferente, una mayor uniformidad en los montículos y una aceleración del cambio en el registro arqueológico con abundancia de aquellos materiales que reflejan comercio y especialización.

56Hay niveles intermedios, en la Tola 69 (del 12 al 17), en los que no se ha recuperado ningún instrumento lítico en relación con la agricultura, lo que nos podría indicar una posible fase de transición, posiblemente una recesión del poblamiento, seguida del repentino aumento en la siguiente fase, correspondiente a Atacames Tardío.

3.2. Manos de Metate

57Son los agentes activos en la molienda, de los que se recuperaron un total de 23 fragmentos. Se trata de objetos fabricados intencionalmente, con sus superficies trabajadas tanto unifacial como bifacial o multifacial-mente, por piqueteado inicialmente y pulidas con posterioridad. El material empleado es muy variado, incluyendo desde arenisca (arcillosa y poligénica) hasta basalto, conglomerado poligénico, gabro y microconglomerado poligénico (García Gelabert, 1978:116). Para la clasificación tipológica que ofrecemos a continuación, nos basaremos en la morfología observada en la sección transversal.

Figura 7. Manos de Metate

Figura 7. Manos de Metate

58A. Ovoidales: Se han encontrado 11 fragmentos y 2 manos completas en buen estado de conservación. Son en su mayoría fragmentos de los extremos de grandes manos oscilando sus dimensiones entre los 8 y 23 cms. Las superficies están pulidas y trabajadas bifacialmente. Podemos destacar la piezas completas. Una de ellas ha sido recuperada en un contexto superficial y muestra una terminación del extremo biselada. Posiblemente fue usada como batan, es decir, para moler siguiendo un movimiento de vaivén entre ambas manos. Muestra señales de reutilización con muescas para su atado y con un pequeño orificio piqueteado en el centro de una de sus superficies. La otra presenta señales de reutilización: escotaduras laterales que posiblemente hayan servido para su fijación a un mango con el fin de ser utilizada como azadón ya que los extremos se encuentran rotos por haber efectuado alguna presión sobre ellos. En las otras se muele por desgaste.

59B. Elípticas: (3 fragmento). Son piezas que han sido trabajadas bifacial-mente.

60C. Circulares: (5 fragmentos distales). Son cilíndricas y su utilización es a manera de rodillo pues presentan huellas de haber sido usadas de esta manera. Sólo han sido manufacturadas en dos tipos de rocas (arenisca arcillosa y toba areniscosa). Las dimensiones de su diámetro varía poco, mostrando 7 cm. de diámetro en cuatro de las piezas y 11 cms. en la otra. Se les dio forma primero por piqueteado antes de ser pulidas, y han sido trabajadas perimetralmente. En los extremos redondeados aún podemos observar las huellas de piqueteado de la fabricación. Un rasgo característico de las piezas de 7 cm. de diámetro es que presentan uno o dos pequeños rehundimientos en su superficie cerca del extremo. La mayor es bastante pesada lo que facilita el proceso de molienda.

61D. Rectangulares: (1 fragmento). Ha sido manufacturada con un pulido tetrafacial con las aristas redondeadas. Presenta dos rehundimientos en una de sus caras.

62E. Trapezoidales: (1 fragmento de grandes dimensiones). La superficie ha sido pulida por todas sus caras.

63F. Plano-Convexas: (1 fragmento). Ha sido utilizada unifacialmente, es decir, las huellas de uso se encuentran solamente en la cara plana. La superficie de fricción está en perfecto estado de conservación. Es de arenisca, de forma ovalada y de grandes dimensiones.

3.3. Metates

64Son los instrumentos que sirven de base o soporte para la molienda. Podemos incluir en esta categoría 34 fragmentos, cuyo estado de conservación varía según la profundidad. A mayor profundidad los fragmentos son más pequeños y se encuentran en peor estado de conservación. Entre los materiales utilizados se identifican la arenisca tobacea, la arenisca poligénica y la arenisca de grano fino. Sus formas suelen ser rectangulares o circulares, con la superficie de trabajo ligeramente cóncava por el desgaste. Podemos distinguir dos tipos:

3.3.1. Sin forma determinada

65Aquellos en los que no existe o no puede observarse una forma final del instrumento. Son 8 bloques de piedra con la superficie de uso muy lisa, algo áspera y pulida y con una ligera concavidad producida por la molienda. En algunos se encuentran huellas de reutilización, como son marcas para afilado de utensilios.

3.3.2. Con forma

66Aquellos en los que puede observarse una forma específica. Algunos ejemplares, son de excelente manufactura con superficies muy regulares, lisas y pulidas y de base plana. En muchos casos se ve el piqueteado de la manufactura sobre la superficie. En ellos se observan marcas del movimiento longitudinal realizado en la molienda.

67A.Redondeados: (16 fragmentos). Algunos de éstos ejemplares presentan un perfecto acabado de la superficie. Bases planas o ligeramente convexas.

68B. Rectangulares: (9 fragmentos y 1 completo). Su forma es rectangular con esquinas redondeadas. Sus superficies son las mejor trabajadas, con un pulimento muy fino y con marcas de haber sido utilizadas para moler siguiendo longitudinalmente el eje mayor. Dos ejemplares, uno de ellos de arenisca tobácea, presenta paredes casi verticales. Esta forma se encuentra desde Valdivia a lo largo de todas las culturas.

69Los metates y las manos constituyen una evidencia indirecta de la agricultura del maíz en el yacimiento. Son muchos los yacimientos, en la secuencia cronológico-cultural ecuatoriana, donde han aparecido estos útiles en asociación con pruebas de la agricultura del maíz como fitolitos o granos de maíz (Piperno, 1988:213; Lathrap 1974:129, etc). Se ha documentado etnohistóricamente la utilización hacia 1549, entre los indios de la Amazonia peruana, de batanes de piedra o de madera para triturar el maíz (Palomino, 1965:187). En la sierra el uso del metate está también muy difundido como nos informa el Anónimo de Quito en 1573 (Ponce Leiva, 1991:198)

"El maíz se muele a mano con trabajo en unas piedras, y sería dificultoso entre los naturales introducir otro modo"

70Además del uso doméstico, la utilización ritual de las piedras de molienda es frecuente en la costa ecuatoriana. Así los túmulos de manos y metates rotos son indicativos de la presencia de un rito relacionado con el maíz y con la productividad agrícola (Marcos, Lathrap y Zeiler, 1976:6). Lo encontramos en Valdivia (Marcos 1988), en Guangala (Stothert, 1993:16) y en Atacames, lo que muestra la importancia del maíz en la cosmovisión en estas culturas. En este último yacimiento la ofrenda de mayor importancia se localizaba en el pozo PP1b, ya en la arena de la playa, como parte de un enterramiento cuyo cuerpo estaba en posición de cúbito supino, con los brazos cruzados y las rodillas flexionadas con orientación NW. Junto al cráneo de éste se encontró una ofrenda que constaba de medio plato de gran tamaño con cenizas adheridas, el cuello y parte del galbo de una olla, fragmentos cerámicos de diversos recipientes, seis grandes caracolas alrededor de la cerámica y junto a ellas gran cantidad de pequeños churos o caracoles, y un fragmento de metate que sujeta parte de la cerámica (Barriuso 1979:248).

71Este tipo de ofrenda es común desde Valdivia, donde las ofrendas funerarias podían consistir en una piedra de moler con su mano respectiva, un hacha de piedra, o simplemente un fragmento grande de vasija y unas conchas para simbolizar el alimento necesario para el viaje hacia el mas allá (Crespo 1976:28). Entre los manteños el mismo ritual nos lo describe Olaf Holm en el recinto ceremonial de la Loma de los Cangrejitos y apunta que entre las ofrendas se encontraban maíz y un entierro cuya cabeza descansaba sobre una mano de moler (Holm 1985:32). El ritual es similar en la Sierra ecuatoriana, donde el Anómino de Quito nos describe como:

"El ajuar es una piedra de moler y ollas y tinajuelas en que hacen vino, que allá llaman azua, y nos vasos a manera de cubiletes, con que beben, que cabrán a media azumbre" (Ponce Leiva, 1991:215)

72Estrada (1957:39) observa en la zona Manteña dos dietas básicas diferentes, puesto que en el sur (Guayas) no encuentra ralladores de yuca, al contrario que en la zona norte (Manabí). Hemos de apuntar que en Atacames, se recuperan manos de moler pero no ralladores de yuca. Por el contrario, en la fase anterior en la provincia de Esmeraldas, en el yacimiento de La Propicia aparecen con más frecuencia los ralladores que los metates, lo que podría indicar que el maíz constituía un cultivo complementario (Rodríguez, 1984:226). Según esto, y como ha observado Mercedes Guinea (1995:54), en el período de Integración en Atacames se produce una modificación en el patrón de subsistencia respecto al período precedente. El maíz adquiere relevancia en la dieta, observándose la sustitución de los ralladores del Desarrollo Regional por los metates y grandes comales asociados para el consumo de la harina de maíz en forma de tortillas. No es un fenómeno aislado sino que se observa en otros lugares de la costa norte. Para la doctora Guinea este cambio viene asociado a "nuevos intereses socio-económicos, en los que culturalmente el maíz 'andino', acompañado del Spondylus, sustituye a la 'amazónica' yuca" (1995:58).

3.4. Manos de Mortero o Machacadores

73Se han conservado numerosos machacadores tanto de piedra como de cerámica. Nosotros sólo analizaremos las manos de piedra utilizadas para machacar, aplastar y moler vegetales. Podemos incluir en esta categoría 3 piezas completas. Han sido manufacturadas a partir de un bloque de piedra trabajado perimetralmente, por picoteado y pulido de la superficie, hasta darle forma cilíndrica. Las piedras seleccionadas son blandas (pómez y arenisca) por lo que con el uso terminan desgastándose y mezclándose con lo triturado. Son relativamente cortas y gruesas, con forma acampanada y de sección transversal circular. La superficie de contacto con el mortero está desgastada por el uso, mostrando una forma convexa debida al movimiento rotatorio producido al golpear y friccionar sucesivamente durante la molienda.

Figura 8 "B". Machacador

Figura 8 "B". Machacador

3.5. Morteros

74Se emplean para aplastar y triturar semillas y vegetales con una técnica diferente que en los metates. En la mayoría de los morteros su forma es similar a un cuenco, siendo la superficie de trabajo circular cóncava. El ejemplar que se conserva ha sido manufacturado en piedra pómez por piqueteado y presenta una base plana. Junto a este mortero, en la parte central del pozo, se encontró una acumulación de caracoles y Spondylus enteros.

3.6. Hachas

75La hacha es un útil de piedra pulimentada, generalmente de perfil elíptico, con un corte comúnmente en bisel simple o doble, y que puede presentar una estrangulación o acanaladura, bien en el centro o en una extremidad. Las hachas se utilizaban principalmente para actividades vinculadas a labores agrícolas puesto que eran imprescindibles para el desmonte, la tala de árboles, el movimiento de tierra, y el trabajo sobre madera. Los ejemplares de Atacames muestran también en el talón huellas de haber sido empleadas como martillo.

76En los ejemplares de Atacames la superficie presenta un pulimento perfecto, aunque en algunos casos está muy erosionado. Se han fabricado sobre piedras de gran dureza y muy compactas, como el gabro y la arenisca tobacea. La mayor pulimentación se circunscribe al extremo cortante, estando el resto de la pieza menos trabajado. En las más desgastadas el filo está bastante romo, exhibiendo los negativos de las lascas. Algunas de ellas tienen a pocos centímetros del talón un surco picoteado que contornea el instrumento, para facilitar el enmangamiento. Otras hachas no poseen esta acanaladura sino pequeñas muescas picoteadas en los bordes del artefacto para ser engastadas en madera.

77Hachas de piedra pulimentada, con entalle junto al extremo para enmangado en madera por medio de fibras, están documentadas etnográficamente en muchas culturas amazónicas como los Japurá. Se emplean para cortar la maleza, para partir madera para la construcción de las casas, para hacer canoas y para variadas tareas (Forde, 1966:414). El Dr. Jacob Friesen trabajó con hachas de silex lasqueado y con hachas de silex pulido para comparar su eficacia respectiva. Tardó siete minutos para derribar un pino de 17 cm de diámetro con un hacha de piedra lasqueada, mientras que obtuvo el mismo resultado en cinco minutos con un hacha de piedra pulida (Tabio, 1989:56). Coles (1977:113) ha realizado también pruebas para cortar árboles pequeños con este tipo de hachas, comprobando igualmente su eficacia.

78Las hemos clasificado atendiendo a la forma del talón puesto que casi todos los ejemplares recuperados lo mantienen, mientras que muchos han perdido el corte. Tenemos así:

3.6.1. Por la forma del talón

79un hacha neolítica simple, de talón redondeado o truncado (es decir que no presentan ningún saliente en el talón).

80A. De Talón Truncado: (2 completos y 2 fragmentos) Se distinguen por la forma recta de su talón, aunque los extremos del mismo suelen estar redondeados. La superficie y el filo muestran un pulido muy fino, sobre todo los filos. El talón es más estrecho que el filo y su sección transversal es rectangular u ovalada. Los talones están muy desgastados e incluso con muescas que sugieren su reutilizaron como percutores o como martillos. En la zona de enmangue se observa un rehundimiento o acanaladura, y para enmangarla se realizaron además dos escotaduras simples medias o proximales. En el corte observamos señales de uso continuado.

81El ejemplar que mejor se conserva de Atacames pertenece a este tipo. Éste no presenta señales de uso ni tiene escotaduras para el enmangue. Se pueden observar en el talón ciertas huellas producidas por la fricción del útil con algo duro y pulido. García Gelabert (1978:119) piensa que estaría destinada como hacha ceremonial o votiva. Es una pieza de gran simetría.

82B. De Talón Redondeado: (5 ejemplares). Se caracterizan por el talón de forma redondeada o convexa. Su superficie está pulida aunque en los casos que muestran escotaduras, la conservación de la superficie no es buena. Para enmangarla se realizaron dos escotaduras simples proximales. En los que se conserva el filo éste es de bisel doble y el talón más estrecho que el corte. La sección transversal es elíptica. Muestran señales de reutilización como percutores y como pulidores o afiladores.

83C. Hachas Tipo T: (1 fragmento del talón). La superficie ha sido pulida. Estas hachas permiten un mejor enmagamiento por sus aletas, haciendo casi imposible que se desprendan o se aflojen en las tareas de corte. De las hachas en forma de T se tiene conocimiento desde Vegas para actividades de labranza como desmonte y trabajo de la madera (John Cole 1977:108-109). Hachas similares son empleadas en tiempos recientes para despejar el terreno para el cultivo en las selvas tropicales (Lathrap, 1975:64). Lathrap asume que proceden de la Amazonia afirmando que dichas hachas son típicas de Valdivia. Cole, por el contrario, piensa que la forma es demasiado simple como para no poder haber sido inventada de forma independiente (Villalba 1988:305).

3.6.2. Por el bisel o filo:

84A. Hacha con bisel doble: Incluimos en este tipo 2 ejemplares en los que no conservamos el talón. El rasgo que la define es que el corte está afilado bifacialmente con un pulido muy fino.

3.7. Azadas

85Tan solo contamos con un ejemplar, manufacturado en gabro o basalto, que se encuentra en buen estado de conservación. La superficie está pulida y su sección es elíptica. Su filo, de bisel simple, está muy desgastado. Las escotaduras para fijar el mango son simples medias. Por su forma y filo grueso y tosco, la identificamos como azada, y debió ser utilizada en labores agrícolas.

3.8. Estecas o manos de amolar

86Las estecas, manufacturadas en arenisca de grano fino, presentan la superficie solo pulida, de forma levemente convexa y sección transversal lenticular fuertemente carenada. En su superficie se pueden distinguir varias sendas de alisado que forman las carenas del artefacto. No existe explicación satisfactoria de como se utilizaban estas estecas, aunque la selección del tipo de materia prima y las sendas de alisado nos indicaría un uso como manos de amolar, para reavivar el filo de hachas u otros instrumentos cortantes, como sostiene Abbot (en Hilbert 1991:23).

CONCLUSIONES

87En este trabajo hemos procurado establecer una clasificación de los artefactos líticos recuperados en Atacames, relacionados con la subsistencia, con el fin de contribuir a la comprensión de los patrones de subsistencia y de la evolución de dichas pautas dentro del yacimiento.

88Ante la ausencia directa de mallas de red, hemos conjugado los datos etnohistóricos y zooarqueológicos con la morfología y el criterio del tamaño/peso de las pesas de red para establecer varios tipos de artes de la pesca, unas para sedales y otras para redes o buceo. Las conclusiones que podemos obtener de esta clasificación hacen referencia no sólo a los tipos de artes utilizados por los atacameños, como hemos visto, sino también, al sistema y los hábitos de pesca en esta fase cultural de la costa ecuatoriana.

89De la proporción de los tipos de pesas, podemos deducir una utilización constante de las que hemos denominado 2a, pesas para atarraya. Estas serían habitualmente utilizadas por los pescadores del poblado de Atacames, en el estero, el río y la bahía.

90Con las otras artes de pesca, tanto chinchorro, red de arrastre, o el trasmayo, red de trampa, los habitantes del poblado de Atacames debían practicar una pesca estacional o temporal, probablemente durante las migraciones de determinadas especies de peces, tanto a lo largo de la costa, como en el ascenso/descenso desde el mar río arriba.

91Esta diferenciación entre los sistemas de pesca, pensamos que se refleja en el tipo de especies de peces identificados. En Atacames destaca mayoritariamente, de entre los 14.210 restos de peces analizados por Mercedes Guinea (1981: 224) la presencia de bagres o peces gato (Ariidae). Lo más probable es que, junto a otros sistemas de pesca, éstos fueran capturados con atarrayas.

92Cooke (1992: 28-29) observó en los yacimientos de Vidor (Costa Rica) y Salango (Ecuador), una dicotomía entre los restos de bagres y de atunes, llegando a la conclusión que existe una proporción inversa entre esas especies: a mayor número de atúnidos, menor número de bagres. Cooke interpretaba esta diferenciación en razón a la dedicación de la pesca en estuario (bagre) o epipelágica (atúnidos). Nosotros creemos que, además es un reflejo del arte de pesca utilizado. Las redes pequeñas como atarrayas permitirían la captura de bagres, mientras que los rápidos atunes deben ser capturados por medio de redes de cerco y arrastre. Por otro lado, el atún es un pez migratorio, lo que condicionaría el uso de las redes a determinadas temporadas.

93Las redes de arrastre, como el Chinchorro, son de utilización comunal, y necesitan la participación de varios pescadores trabajando conjuntamente. Es muy posible que su uso estuviera restringido y regulado de alguna manera, distribuyéndose la propiedad de estos medios de producción según las reglas de jerarquización, estructuración social y parentesco. Si nos atenemos al número de pesas de red de gran tamaño (tipo 2b), en Atacames no son muy abundantes.

94En el estuario, como en el mar, se utilizarían otros artes de pesca, como el anzuelo con sedal, arpones, etc., con los que se pescarían otras especies, como el róbalo (Centropomus sp.). A partir del análisis de los pesos de piedra, hemos definido dos tipos de lastres para anzuelos. Según esta clasificación, observamos una concentración de las pesas para anzuelo en los primeros niveles, estando ausentes del resto de la estratigrafía.

95Además de la pesca, la base energética alimenticia fundamental en Atacames es el maíz, que se completaría con otros vegetales como raíces y tubérculos, habas, frijoles, calabazas, frutas, etc. La siembra se realizaría con el tradicional sistema de desmonte, para lo que se utilizarían las hachas, el palo cavador y los azadones.

96Hemos visto que las hachas de Atacames son de pequeño tamaño y la mayoría con huellas de enmange de menor potencia con escotaduras cercanas al talón y por consiguiente más apropiadas para cortar materias poco consistentes como pueden ser las cañas de plantas y para la recolección.

97La presencia de azadas, según algunos autores (Sanoja, 1981:55), señalaría la práctica del cultivo de ciertos tipos de raíces o tubérculos. La siembra del maíz no precisa más que de la utilización del palo cavador, mientras que la remoción de tierra y extracción de tubérculos es más eficaz con la azada. En Atacames solamente identificamos un ejemplar, lo que confirmaría, junto con la ausencia de ralladores, la preponderancia del maíz frente al cultivo de tubérculos, si bien es una evidencia indirecta del cultivo de tubérculos en el poblado.

98Finalmente, observamos una distribución diferencial según los niveles de la Tola 69. Como mencionamos se establecieron dos fases, Ataca-mes Temprano y Atacames Tardío. La escasez de artefactos agrícolas, en Atacames Temprano, y cierta abundancia proporcional de las pesas de red, sugiere una economía más orientada hacia otro tipo de subsistencia como la pesca, y el cultivo de productos vegetales que no necesitan ser molidos (yuca, maíz reventón...).

99Por el contrario, el aumento observado en Atacames Tardío, nos indica que en este período se produce la intensificación de la agricultura del maíz, caracterizándose ésta por el aumento y eficacia de los instrumentos de cultivo y molienda, sin disminución marcada de la pesca. Esta circunstancia sugiere que se ha producido un cambio cultural o, lo que es más probable, un aumento de población, que deriva en la especialización en una economía basada más en la agricultura del maíz como M. Guinea (1994, 1995) viene defendiendo en los últimos años.

Tabla 1. Relación Tolas-Pesas de Red según niveles

Tabla 1. Relación Tolas-Pesas de Red según niveles

Tabla 1 (Continuación). Relación Tolas-Pesas de Red según niveles

Tabla 1 (Continuación). Relación Tolas-Pesas de Red según niveles

Tala 2. Pesas de Anzuelo

Tala 2. Pesas de Anzuelo

Tabla 3. Pesas de Red tipo 2A

Tabla 3. Pesas de Red tipo 2A

Tabla 3 (Continuación). Pesas de Red tipo 2 A

Tabla 3 (Continuación). Pesas de Red tipo 2 A

Tabla 4. Pesas de Red tipo 2B y pesas de Buceo

Tabla 4. Pesas de Red tipo 2B y pesas de Buceo

Tabla 5. Pesas Discoidales

Tabla 5. Pesas Discoidales

Tabla 6. Distribución de útiles líticos agricolas por niveles y totales

Tabla 6. Distribución de útiles líticos agricolas por niveles y totales

Grafico 1. Pesas de Atacames ordenadas por totales

Grafico 1. Pesas de Atacames ordenadas por totales

Bibliographie

Bibliografía

ALCINA FRANCH, José
1979
La Arqueología de Esmeraldas (Ecuador). Introducción General. Madrid: Ministerio de Asuntos Exteriores.
1989 Arqueología del Área Esmeraldas-Atacames" en
Antropología del Ecuador. 47-60. Comp. Moreno Yáñez Quito: Abva Yala.

AMANO, Yoshitaro
1975 "Redes Teñidas" en
La Pesca en el Perú Prehispánico: 79-81. Lima: Ed. Unidas S.A.

ANONIMO DE QUITO
1991 "Descripción de la ciudad de San Francisco de Quito. 1573" en Relaciones Histórico-Geográficas de la Audiencia de Quito: 183-222. (Ed. Pilar Ponce Leiva). Madrid: CSIC.

BARRIUSO, M.A.
1979 "Atacames: Ceremonialismo y Ritual Funerario" I Congreso Nacional de Antropología II: 361-370 Barcelona: Universidad de Barcelona.

BENZONI, Girolamo
1989 Historia del Nuevo Mundo. Madrid: Alianza Editorial, 500 Años, n° 1395.

BUSE DE LA GUERRA, H. et al.
1975 La Pesca en el Perú Prehispánico. Lima: Ed. Unidas S.A.

CLEYET-MERLE, Jean-Jacques
1990 La Prehistoire de la pêche. París: Editions Errance

COLE, J.
1977
Stone tools from Ceramic Period Cutures of West Ecuador. Ann Arbor: University Microfilms

COOKE, Richard
1992 "Prehistoric Nearshore and Littoral Fishing in the Eastern Tropical Pacific: An Ichthyological Evaluation"
Journal of World Prehistory, 6-1: 1-49. New York: Plenum Publ. Corp.

CRESPO TORAL, H.
1976
Tesoros del Ecuado. Madrid: M.E.C.

ECHEVERRÍA, José
1981 Glosario Arqueológico. Otavalo: I.O.A.

ESTRADA, Emilio
1957 Prehistoria de Manabí. Guayaquil: Museo Victor E. Estrada
1958 Las Culturas Pre-Clásicas, Formativas o Arcaicas del Ecuador. Guayaquil: Pub. Museo Victor E. Estrada, n°5.

FERNÁNDEZ DE OVIEDO, G.
1959 Historia Nutural y General de las Indias, Islas y Tierra Firme del Mar Océano. Madrid: Atlas

FORDE, D.
1966 Hábitat, Economía y Sociedad. Barcelona: Oikos Tau. GARCÍA-GELABERT, María Paz
1978 El Arte Lítico en Atacames, Esmeraldas (Ecuador). Ms: Tesis de Licenciatura, U.C.M. GUINEA BUENO, Mercedes
1981 Patrones de Asentamiento en Esmeraldas (Ecuador). Madrid: Ed. de la Universidad Complutense.
1982 "Subsistencia, Ecología y Explotación Territorial en el Poblado de Atacames, Ecuador (800-1526 d.C.)" en Revista Española de Antropología Americana, XII: 131-156. Madrid: U.C.M.
1984 Patrones de Asentamiento en Esmeraldas (Ecuador). Madrid: U.C.M. 1994 "El Desarrollo del Poblado de Atacames, Esmeraldas (Ecuador)". Revista Española de Antropología Americana, 24: 93-112. Madrid: U.C.M.
1995a Diferentes Mecanismos de Articulación Hombre-Entorno en la Costa Norte del Ecuador: La Desembocadura del Esmeraldas del Principio de Nuestra Era al Año
1527" Primer Encuentro de Investigadores de la Costa Ecuatoriana en Europa: 47-66 Quito: Abya-Yala
1995b "Ecología y Cultura en el Área de la Desembocadura del Río Esmeraldas, Ecuador"
Cultura y Medioambiente en el Área Septentrional Andina: 165-194 Quito: Abya-Yala

HILBERT, K.
1991 Aspectos de la Arqueología en el Uruguay. Mainz am Rhim: Verlang Philip

HOLM, O.
1953 "El
Tatuaje entre los Aborígenes de la Costa Ecuatoriana" Cuadernos de Historia y Arqueología, 7-8: 135-143. Guayaquil: Casa de la Cultura Ecuatoriana.
1985 Arquitectura Precolombina en el Litoral. Guayaquil: Banco Central del Ecuador.

LABBE, A.
1988
Colombia antes de Colón. Bogotá: Carlos Valencia Ed. LOZANO CABO, Fernando
1978
Oceanografía. Biología Marina y Pesca. Madrid: Paraninfo.

MARCOS, G.
1988
Real Alto. Guayaquil: ESPOL
1993 "Los Agroalfareros Valdivia de Real Alto, en el Antiguo Ecuador: Un Moldelo para la Revolución Neolítica en el Nuevo Mundo"
Gaceta Arqueologica Andina, 23: 11-31. Lima: Instituto Andino

MEGGERS, B.; EVANS, C & ESTRADA, E.
1965
Early Formtive Period of Coastal Ecuador. The Valdivia and Machalilla
Phases.
Washington: Smithsonian Institution.

MITLEWSKI, Bernd
1985 "Pesca Cayapa" en
Miscelánea Antropológica Ecuatoriana, 5: 63-87.
Guayaquil: Museos del Banco Central.

MOSELEY, Michael & Feldman, Robert A.
1988 "Fishing, Farming and the Foundation of Andean Civilization" en
The Archaeology of Prehistoric Coastlines: 125-134. Cambridge: Cambridge University Press.

NORTON, Presley; LUNIS, Richard et al.
1983 "Excavaciones en Salango, Provincia de Manabí, Ecuador" en
Cambio y Continuidad en Salango. Miscelánea Antropológica Ecuatoriana, 3: 9-72. Guayaquil: Casa de la Cultura Ecuatoriana.

PALOMINO, Diego
1965 "Relación de las Provincias que hay en la Conquista del Chuquimayo que yo el Capitán Diego Palomino...destos reynos del Perú" en
Relaciones Geográficas de Indias. Perú, IV: 185-188. Madrid: Atlas. BAE 185.

PARDUCCI, R. Y PARDUCCI, I.
1970 "Un sitio arqueológico al norte de la ciudad: Fase Guayaquil"
Cuadernos de historia y arqueología 37:57-115Guayaquil: Casa de la Cultura PIPERNO, D.
1988 "Informe sobre los Fitolitos de las Plantas del OGSE-80 y la evidencia del Cultivo de Maíz en el Ecuador"
La prehistoria temprana de la Península de Santa Elena, Ecuador.203-214 K. Stothert. Guayaquil: Mueso del Banco Central del Ecuador.

PONCE LEIVA, Pilar
1991
Relaciones Histórico-Geográficas de la Audiencia de Quito (Siglo XVI-XIX). Madrid: CSIC.

REICHEL-DOLMATOFF, Gerardo
1960 "Notas Etnográficas sobre los Indios del Chocó" en
Revista Colombiana de Antropología, IX: 73-158. Bogotá: Ministerio de Educación Nacional.

RODRÍGUEZ EYRE, Ana
1984 "Utensilios" en
La Cultura Tiaone: 133-230. (Eds. Rivera et al.) Madrid: Ministerio de Asuntos Exteriores.

ROMANI, A.
1988 "Xeito"
Coloquio de Etnografía Marina: 93-105 Vigo: Xunta de Galicia

ROQUERO, Ana
1995 "Colores y Colorantes de América" en
Anales del Museo de América, 3:
145-160. Madrid: Museo de América.

ROSTWOROSWKY, María
1970 "Mercaderes del Valle de Chinca en la época prehispánica: un documento y unos comentarios"
Revista Española de Antropología Americana, 5: 135-178. Madrid: Universidad Complutense de Madrid.
1975 "Pescadores, Artesanos y Mercaderes Costeños en el Perú Prehispánico" en
Revista del Museo Nacional, XLI. Lima.

SÁMANO
1985 "Relación Sámano" en
Verdadera Relación de la Conquista del Perú: 175-184 Madrid: Historia 16.

SANDWEISS, Daniel
1992
The Archaeology of Chincha Fishermen: Specialization and Status in Inka Peru. Pitssburg: Bull. of Carengie Inst. of Nat. Hist. 29.

SANOJA OBEDIENTE, Mario
1981
Los hombres de la yuca y el maíz. Caracas: Monte Ávila Editores

SAHRHAGE, Dietrich & Johannes Lundbeck
1992
A History of Fishing. Springer-Verlag.

STOTHERT, K.
1993
Un sitio de Guangala Temprano en el Suroeste del Ecuador. Guayaquil: Banco Central Del Ecuador.

TABIO, E.
1989
Arqueología. Agricultura aborigen antillana. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales

TORRES, Fray Gaspar de
1976 "Memorial de las cosas notables y sucesos que en este viaje de la conversión de los naturales de la provincia de cayapa y cunaha... nos sucedieron... 1597"
Textos para la Etnohistoria de Esmeraldas, 5: 20-37. Madrid: Univesidad Complutense de Madrid.

TRUJILLO, D.
1985 "Relación del Descubrimiento del Reino del Perú que hizo Diego de Trujillo..."
Verdadera Relación de la Conquista del Perú: 191-206. Madrid: Historia 16

WILBERT, Johannes
1956 "La Pesca en la Montaña" en
Memoria de la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle.99-124. Caracas, Sociedad de Ciencias Naturales.

XEREZ, Francisco de
1985
Verdadera Relación de la Conquista del Perú. Madrid: Historia 16.

ZEVALLOS, Carlos y Olaf HOLM.
1962
"Los Anzuelos de Concha y su Valor como Elemento Diagnóstico en las Culturas Ecuatorianas" en XXXIV Congreso Internacional de Americanistas: 404-410. Wienn: Verlag Ferdinand Berger.

Notes

1 - Debemos tener en cuenta que sólo se excavó parcialmente, y que no se recogieron todas las pesas de red.

2 - Esparavel: "Red r edonda para pescar, que se arroja a fuerza de brazo en los ríos y parajes de poco fondo" (Diccionario de la Lengua Española).

3 - Según el Diccionario de la Lengua Española, "Catecú" o "cato" es una substancia obtenida por decocción, de algunos frutos verdes y de partes del tronco de la acacia que "se usa industrialmente para proteger redes de pesca contra la putrefacción".

Table des illustrations

Titre MAPA
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre Figura 1. Pesas de Anzuelo
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Titre Figura 2. Pescadores en la Costa Ecuatoriana
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Titre Figura 3. Pesas de Red
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Pesas con red
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Titre Figura 3. Pescadores con azuelo en caballitos de Totora cerámica Mochica.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Titre Figura 5. Pesas para Bucear
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Titre Figura 6. Pesas discoidales con deformación central
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Titre Figura 7. Manos de Metate
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 324k
Titre Figura 8 "B". Machacador
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Titre Figura 8 "C"
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
Titre Tabla 1. Relación Tolas-Pesas de Red según niveles
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 480k
Titre Tabla 1 (Continuación). Relación Tolas-Pesas de Red según niveles
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 480k
Titre Tala 2. Pesas de Anzuelo
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Titre Tabla 3. Pesas de Red tipo 2A
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 916k
Titre Tabla 3 (Continuación). Pesas de Red tipo 2 A
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre Tabla 4. Pesas de Red tipo 2B y pesas de Buceo
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 556k
Titre Tabla 5. Pesas Discoidales
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Titre Tabla 6. Distribución de útiles líticos agricolas por niveles y totales
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 480k
Titre Grafico 1. Pesas de Atacames ordenadas por totales
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3367/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 495k

Auteurs

Universidad Complutense de Madrid

Universidad Complutense de Madrid

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search