Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El área septentrional andina

La metalurgia del cobre en la costa norte del Ecuador durante el período de integración

Mercedes Guinea

Résumé

Todo parece indicar que el cobre fue unos de los productos que los habitantes del norte del Perú intercambiaban con los de las costas ecuatorianas por las preciadas valvas de Spondylus. Presentamos los útiles y adornos de este metal recuperados en el yacimiento de Atacames, así como los instrumentos comprometidos en su proceso de elaboración.
Parece haber un cierto consenso acerca del hecho de que los habitantes prehispánicos de las costas del Ecuador, especialmente los grupos vinculados con la cultura Manteño-Huancavilca, obtenían cobre, proveniente de la región montañosa central y norte del Perú, a cambio de las valvas rojas del preciado Spondylus. Trueque que se realizaba dentro de la red comercial que, con esta concha como artículo estrella, se movía por la costa pacífica desde Perú hasta México (Bergsoe,
1982:54; Mayers, 1992:42; Shimada, 1995:158-59 entre otros). Apoyando esta impresión, el inventario que figura en la Relación Sámano (Sámano, 1844 (1525):200) de los objetos que los comerciantes manteños llevaban en la famosa balsa de Salango para" rescatar por unas conchas de pescado de que ellos hazen quentas coloradas" incluye diferentes objetos de oro y plata y otros, tenazuelas y cascabeles, que podrían ser de cobre metal. Lo que ya no es tán fácil, es evaluar si el comercio era sólo de objetos elaborados o incluía la materia prima. No conozco ningún hallazgo en las costas ecuatorianas de mineral de cobre importado y realmente no parece lógico comerciar con algo tan pesado. Hay que pensar, como ejemplifica el caso de Batán Grande en el norte de Perú (Shimada y Merkel,1991: 63), que el mineral se fundiría cerca de su lugar de extracción, comerciándose con el metal en su forma más inmediata, los pequeños nódulos esféricos de cobre ("prills"), que se obtenían después de la trituración de la matriz escoriacea en la que quedaban incluidos trás el proceso de fundición, con la condensación de éstos en pequeños lingotes refundidos ó en láminas martilladas de tamaño, forma y peso uniforme (naipes), las cuales facilitarían el intercambio y su posterior conversión en diversos objetos (Shimada, 1995:158-59).
Los objetos metálicos recuperados por "Proyecto Esmeraldas"(1971-75) (Alcina, 1979) en la excavaciones del yacimiento de Ataca-mes, quizás puedan arrojar alguna luz a este respecto. La bahía de Ataca-mes, que muestra evidencias de ocupación desde el período Formativo, acoge en el último período prehispánico (700-1526 d.C) un poblado semiurbano de más de 5.000 habitantes, cuya principal ocupación era la pesca y el comercio de
Spondylus dentro de la red de intercambio controlada por los manteños, en el límite norte de la influencia directa de éstos (Guinea, 1984). Los materiales citados son diferentes tipos de instrumentos, adornos y restos de fundición, hasta un total de cuarenta. La mayor parte -treinta y ocho- son de cobre con ninguno o muy bajo contenido de arsénico, aunque cuatro de ellos podrían considerarse cobre arsenical (< 1% As) y cinco son de cobre dorado. Completa el conjunto un goterón de plomo y una problemática cuenta de hierro.
No se han encontrado objetos de oro en las excavaciones. Con todas las reservas que merecen las piezas que no son obtenidas de este modo, tenemos noticias de algunos objetos de aleaciones Au-Cu-Ag con contenidos variables de platino (Bergsoe, 1982 (1937) y Rivet y Arsandaux, 1946) que se atribuyen a Atacames. Posiblemente fechables en el período anterior al que nos ocupa.
Afortunadamente, disponemos de un cuidadoso estudio arqueome-talúrgico de casi la totalidad (35) de las piezas de cobre atacameñas. Salva
dor Rovira fue el encargado de realizar el análisis de la composición de los metales y aleaciones, así como del estudio metalográfico para determinar la tecnología de fabricación de los diversos objetos. Todos estos datos se encuentran, de forma pormenorizada, en la publicación de su Tesis Doctoral (Rovira, 1990) y a élla remitimos al lector interesado en estas cuestiones. Mi trabajo se centra en el estudio tipológico, y en el de las asociaciones, los contextos y las otras evidencias culturales relacionadas con la fundición y conformación de los metales.

Texte intégral

1. Objetos de metal recuperados en las excavaciones de Atacames

1Antes de la presentación de las piezas quiero resaltar algunos aspectos de su composición y elaboración que pesarán en las conclusiones finales. Uno, su contenido de arsénico: 17 no contienen este mineral, 14 tienen entre 0.08 % y 0.52 % y sólo 4 estarían, como hemos dicho, por encima del umbral de los cobres arsenicales, si bien ninguna de ellas llegaría al 2%. El otro, el hecho de que las láminas que cubren las piezas doradas, siempre por depósito electroquímico, presentan todas aleaciones Au-Ag muy similares en la proporción de plata (2.4% - 4.3%) y con total ausencia de platino en la liga, metal que sería esperable en un oro obtenido en las cuencas fluviales de Esmeraldas. Desde el punto de vista tecnológico, además de la técnica de dorado citada, tenemos: fundición, martillado en frio y en caliente, recocido, soldadura en general, un nivel similar al del Perú en el Período Intermedio Temprano (V-VI d.C) (Rovira,1990:884).

Utensilios

2Dentro de esta categoría tenemos 4 herramientas relacionadas con el trabajo del propio metal, 15 agujas y 2 anzuelos ( Lám. 1).

Lámina 1. Utensilios de cobre del yacimiento de Atacames: Cinceles-punzones (A)
y agujas (B).

Lámina 1. Utensilios de cobre del yacimiento de Atacames: Cinceles-punzones (A)y agujas (B).

3Los cinceles y punzones de Atacames parecen pertenecer, por su forma y medidas, a lo que Mayer (1992:58) llama "cinceles-punzones" para el trabajo de los metales. Tienen un extremo de sección rectangular y otro biselado, con el filo en línea perpendicular al eje de la herramienta y unas medidas similares (largo: 6.1-8.5 cms, ancho: 0.3-0.4 cms., grosor: 0.2-0.3 cms.) (Fig. 1-A), salvo una pieza más corta (largo: 3.1 cms.) (Fig. 1-B). Este tipo de piezas eran fundidas y luego forjadas en frio para endurecer el metal(Rovira,1990:822). No hay asociaciones claras. Problema que nos vamos a encontrar a lo largo de todo este trabajo, dado el antiguo sistema de excavación por niveles artificiales, pero un punzón, el único de cobre arsenical, se encontró en uno de los niveles que parecen representar la segunda ocupación de la tola E-69 (por encima de una fecha radiocarbónica calibrada de 1180-+1-50 BP, 890 d.C). En dichos niveles se recuperaron también una aguja, restos de cobre, un martillo y un crisol. Como veremos, muchas de las piedras muestran las incisiones de estos cinceles y uno de los fragmentos de yunque tiene unas marcas clarísimas producidas por el trabajo con estos objetos, coincidiendo estas huellas con las medidas de las piezas.

Figura 1. Objetos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Cinceles-punzones (A-B), aguja (C), alfileres (D-E), cascabel (F), cuenta (G), corchete ? (H), nariguera (I) y paleta ? (J).

Figura 1. Objetos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Cinceles-punzones (A-B), aguja (C), alfileres (D-E), cascabel (F), cuenta (G), corchete ? (H), nariguera (I) y paleta ? (J).

4Las agujas (Fig. 1-C) son los objetos metálicos más frecuentes en Atacames, sustituyendo a las de hueso en uso durante el Desarrollo Regional. Son 15 y salvo una de las piezas de cobre arsenical, la mayoría es de cobre muy puro (98-99% Cu), lo que parece ser una característica de estos instrumentos, como demuestra la coincidencia en la pureza del cobre, tanto de la colección chimú que guarda el Museo de América (38 agujas), estudiada por Rovira (1990:694-95), como de la colección procedente de La Tolita (32 agujas) que presenta Bergsoe (1982 (1938):44-46), yacimiento en el que también hay agujas de oro. Las dimensiones de nuestras piezas oscilan entre 6.2 y 2.9 cms. de largo, y su grosor es uniforme: 2 mms. en la base del ojo y 1 mm. en la punta (Lám. 1-B). Es posible que las diferencias en el tamaño del largo tengan alguna relación con su funcionalidad. Aunque la muestra es pequeña, podemos ensayar una tipología de 5,5 cms. (9, 60%), 4 cms. (4, 27%) y 3 cms. (2, 13%) de largo. Los tres tipos aparecen repartidos de forma indiferenciada por las distintas tolas y niveles. En comparación con la colección peruana citada, éstas son más pequeñas, ya que las del norte del Perú tienen una medida media de 11 cms., y si lo hacemos con las doce que ilustra Bergsoe para La Tolita (4 de 2.5 cms., 3 de 3 cms. 4 de 4 cms. y sólo 1 de 5 cms.)(Bergsoe, 1982 (1938), Lám. II, fig. 16), son, en general, más grandes. No nos dice nada este último sobre su técnica de fabricación, pero Rovira (1990:824-25) dá como idéntico el método termo-mecánico seguido por los chimues, los atacamenos e incluso los cañaris en la fabricación de estos instrumentos: El extremo en el que se situará el ojo es martillado en frio hasta convertir el alambre en una delgada lámina. Esta se recorta en forma de tira, se dobla sobre sí misma dejando el hueco del ojo, quedando sujeta por dos pequeñas pestañas preparadas en su base. La pieza es calentada al rojo hasta recristalizar. Probablemente de recuece antes y después de doblar la laminilla.

5Ocho de las agujas aparecieron en la Tola E-71, excavada por niveles naturales, encontrandose seis de ellas en asociación a dos ganchos y un cascabel de cobre.

6Los dos ganchos de cobre, uno de ellos de cobre arsenical, parecen anzuelos. Su tamaño es pequeño, 2 cms. de altura y un grosor de 0.2 cms. Fueron forjados en frio y luego templados (Rovira, 1990:826).

Adornos

7En este apartado entran tres piezas laminares, una cuenta de collar, cuatro aros para colgantes de orejeras u otros, dos cascabeles, dos alfileres y algunos objetos no identificados (Láms. 2 y 3).

Lámina 2. Adornos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Piezas laminares: nariguera, corchete y paleta (A) y alfileres (B).

Lámina 2. Adornos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Piezas laminares: nariguera, corchete y paleta (A) y alfileres (B).

8Las piezas laminares son: Una nariguera semilunar de cobre dorado entera, aunque fragmentada, de 4.2 cms de largo y 0.1 cms. de espesor (Fig. 1-1), una especie de corchete también de cobre dorado (2.2 cms. de largo, 0.4 cms. de ancho y 0.2 de espesor (Fig. 1-H) y un aplique o paleta de cobre extremadamente fina, de medio milímetro de espesor (6.3 cms de largo y 3.1-0.8 cms de ancho) (Fig. 1-J). (Lám. 2_A). La placa de cobre de la nariguera fue laminada en frio, y cubierta por una película delgada y uniforme de oro de algo más de dos micras de espesor mediante un proceso electroquímico, y recocida de nuevo (Rovira,1990:828-31).

Lámina 3. Adornos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Cascabeles (A), cuenta (B) y arcos (C).

Lámina 3. Adornos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Cascabeles (A), cuenta (B) y arcos (C).

9En una ofrenda, relacionada con el enterramiento de un niño (tola E-101), apareció una cuenta hueca perforada de cobre con un 2.5% de oro y de 1.3 cms. de diámetro y 0.8 cms. de grosor (Fig. 1-G y Lám. 3-B). Está fabricada mediante la soldadura por exudado de dos casquetes semiesféricos. Cabría mencionar que las cuentas metálicas no son muy frecuentes en la arqueología de la costa ecuatoriana y ésta es única en Atacames, donde las cuentas de collar de concha y pasta cerámica son abundantísimas. Debía de ser algo valioso, como valiosos son el resto de los objetos que la acompañan en la ofrenda: 15 Pinctada matzalanica, 1 Strombus peruvianus y otras 10 caracolas, 2 manos de metate y un modelo en miniatura de uno de los tipos de copa más frecuentes en el yacimiento.

10Solo tres de los cuatro aros recuperados en el yacimiento de Ataca-mes han sido analizados, y los tres son de cobre muy puro y con el mismo grosor del alambre, 1 mm., variando solo en sus diámetros (0.8,1.2. y 2.1 cms.) (Lám. 3-C). El más pequeño está recubierto de una película gruesa de oro (15 mieras). La técnica de elaboración es mediante fundición en barra, que luego se dobla para darle la forma y es similar a la de la sierra sur de Ecuador (Rovira, 1990: 825). La pieza no analizada parece ser de cobre dorado y sostiene una piedra verde cuadrada (5x5 mms.) perforada. El diámetro del aro de metal es de 3 mms.y su grosor de 0.5 mms.

11Dado que son solo dos los cascabeles hallados (Lám. 3-A), los hemos incluido con los adornos, aunque también habrían podido ser clasificados como instrumentos musicales. Han sido recuperados en distintas tolas pero son practicamente idénticos en sus dimensiones y ejecución, no así en su composición metalográfica. Son dos esferas bivalvas con un diámetro de 1.2 cms. y dos perforaciones (Fig. 1-F). Están elaborados a partir de una lámina previamente recocida y luego martillada en frio y doblada. (Rovira, 1990:825). Ninguno de ellos contiene arsénico, pero uno tiene 1.47% de plomo en su composición (Lám. 3-A derecha), aunque esta es una cantidad pequeña que podría formar parte de las impurezas del metalotecto, no deja de ser curioso que la presencia de plomo en los cascabeles encontrados en Ecuador es bastante común. De una sarta de 32 cascabeles ecuatorianos estudiada por Rovira, 18 resultaron tener más de 1% de plomo en su composición.

12La cabeza de uno de los dos alfileres de Atacames es también un cascabel similar a los anteriores, aunque ligeramente más pequeño, 0.9 cms. (Fig. 1-E). Ha sido ejecutada laminando en frio el extremo de la aguja fundida, para luego modelar el cascabel como los arriba citados, con la salvedad lógica de las dos perforaciones (Rovira, 1990:826). Tiene un largo de 4.3 cms. y 0.2 cms. de grosor en la base del cascabel y 0.1 cms. en la punta al igual que las agujas descritas con anterioridad (Lám. 2-B derecha). Del mismo grosor, pero un poco más corto, 3 cms., es el otro alfiler con una cabeza de 0.6 cms.(Fig. 1-D). Este está además recubierto por una lámina de oro (Lám. 2-B izquierda).

13Las piezas no identificadas son pequeños fragmentos. Uno de ellos de 1.6 cms de largo y 0.2 cms de grosor pudiera ser un fragmento de aguja. Dos fragmentos de alambre de cobre dorado de 0.2 cms de grosor y 2 cms. y 1.5 cms. de largo, tienen características similares al aro dorado citado más arriba. Otro objeto, de cobre arsenical, es de más difícil interpretación. Es una lámina abombada, de 1,5x1.3 cms., muy corroída y con una lengueta doblada que pudo servir para enganchar algo o coserla a algún lugar, posiblemente parte de un corchete o un botón.

14Mención aparte requiere, ya que no es de cobre y que su consideración como un objeto prehispánico es dudosa debido a su material de fabricación, el hallazgo en el nivel 21 de la tola E-69 de una pequeñísima cuenta perforada de hierro ferrítico laminado, con un diámetro de 0.4 cms. y un grosor de 0.16 cms.. El nivel en el que fue recogida la pieza está a más de 3 ms. de profundidad y tiene una fecha calibrada de Carbono-14 de 1180-+50 BP, 890 d.C Evidentemente, esto no es ningún problema para considerarla posthispánica, ya que pudiera haber caído desde la superficie al fondo del pozo cuando éste estaba abierto, o haber llegado allí por algún otro fenómeno bioturbador, aunque en su momento no se apreció ninguno. La singularidad de la pieza consiste en que no se ha encontrado en los Andes ningún objeto de hierro fundido, pero la tecnología del orificio central es claramente indígena. Este se ha conseguido con un perforador de vaivén, abordando la cuenta por ambas caras y dejando en el corte un característico perfil en X. Podemos aventurar varias hipótesis: 1) es intrusiva, y resultado de la manipulación por un indígena de hierro colado traído por los españoles;2) No lo es, y en ese caso o bien es un resultado azaroso, dado el uso de minerales ferruginosos como fundentes, ó bien vino, quién sabe cómo, de lugares bastante lejanos.

Restos de fundición

15No son muy numerosos, sólo cuatro, pero son suficientes para probar la existencia de actividad metalúrgica en el sitio arqueológico. Tres de éllos aparecieron asociados en una zona sin tolas, cerca de un enterramiento y de huellas de postes, sin que se pueda determinar un área de actividad. Dos son goterones de cobre, uno de 1.1 cms. de largo, 0.5 de ancho y otro, el más claro, tiene un largo de 2.5 cms, un ancho de 1.5 y 0.3 de grosor. Este presenta una" estructura de bruto de colada, con númerosas inclusiones minerales y escoriáceas, quizás debido a su procesamiento en un horno de bajo rendimiento. (Rovira, 1990;839). De explicación dudosa es la presencia junto a éste de un nodulillo de plomo, que Rovira (ibidem) piensa pueda ser un perdigón intrusivo, aunque cita un método, descrito por Bergsoe(1938), según el cual los indígenas de Esmeraldas obtenían bolitas de plomo a partir de galena. Sin tener problemas para considerarlo intrusivo, creo que hay que tener en cuenta las circunstancias de su hallazgo, asociado a otros restos de fundición y en un área de yacimiento en la que en la proximidades del enterramiento citado se han encontrado, dos yunques, un martillo, una aguja y dos aros.

16El último resto de fundición es una escoria en forma de un pequeño nódulo, aproximadamente de 1 cm. de diámetro, que no figura entre las piezas presentadas por Rovira en la publicación ampliamente citada, por lo que extraemos los datos de un reciente informe analítico del mismo autor. Es un material ligero, poroso y de color verde oscuro. El análisis cualitativo indica la presencia de compuestos de cobre y hierro, con pequeñas cantidades de arsénico, antimonio y plata. Su morfología corresponde a un producto escoriáceo de la metalurgia del cobre. Tras varias consideraciones, Rovira concluye que lo más probable es que se trate de una gota de escoria, formada en un crisol en el que se hubiera refundido o afinado cobre metálico. Como otro dato, es interesante el hecho de que está recubierta de arena y otros materiales orgánicos, entre los que cabe destacar unas pequeñas astillas de carbón de leña. Esto concuerda perfectamente con la práctica de los indígenas ecuatorianos de colocar el crisol directamente sobre el fuego, tal y como veremos un poco más adelante.

2. OBJETOS RELACIONADOS CON LA FUNDICIÓN Y CONFORMACIÓN DE LOS METALES

17No es precisamente fácil reconocer fuera de contexto los útiles implicados en los diferentes procesos de fabricación de los objetos metálicos. Tampoco son demasiados los hallazgos contextualizados en talleres, hornos de fundición o ajuares de tumbas de los que disponemos. Quizá muchos materiales están sin publicar, ya que el centro de la mayor parte de las investigaciones son los objetos metálicos en sí mismos. En Atacames los útiles más claramente implicados en el trabajo metalúrgico y metalistero son las toberas y los yunques, pero hay algunos otros; martillos, crisoles, moldes., etc. que presentaremos agrupados en función de su materia prima.

Cerámica

18Los extremos cerámicos de los tubos de soplado, las toberas, han podido ser facilmente identificadas dada su similitud con las recuperadas por Shimada y otros (1983:41) en Batán Grande, así como por sus claras huellas de uso (Lám. 4).

Lámina 4. Toberas. Yacimiento de Atacames.

Lámina 4. Toberas. Yacimiento de Atacames.

19La función de estos tubos es avivar el fuego insuflando en su interior una corriente de aire dirigida, lo que aumenta considerablemente la temperatura. La materia prima de estos es variada, caña, cerámica e incluso cobre. Estos instrumentos eran de uso generalizado en la metalurgia de la América precolombina, como se puede comprobar por las descripciones de los primeros cronistas. Donnan (1973:292) cita cuatro de estas descripciones tempranas: Cieza de León, 1553; Benzoni,1565; Raleigh,1596 y Garcilaso de la Vega, 1609, en las que se menciona el uso de los sopladores dentro de las labores de la fundición de los metales y hay otros más. Tomaremos como ejemplo la narración de Girolamo Benzoni, dado que es la visión de un experto, puesto que el mismo era platero en su país de origen:

20"Esta provincia de Quito es de clima templado...Había muchos orfebres que, pese no utilizar ningún instrumento de hierro, hacían, aunque de manera rudimentaria cosas maravillosas, trabajando de la manera que se referirá. Primero cuando funden el oro y la plata, los meten en un crisol largo o redondo, hecho de un pedazo de tela embadurnada con tierra y carbón triturado. Trás dejarlo secar, lo ponen al fuego con la cantidad de metal que cabe dentro junto con cinco o seís tubos de caña, unas veces más y otras menos, y soplan por ellos hasta que se vuelve líquido. Luego lo sacan, y los orfebres sentados en el suelo, con unas piedras negras expresamente dispuestas, y ayudándose unos a otros, trabajan y hacen, o mejor dicho, hacían en su época de prosperidad, lo que se les había encargado, es decir, estatuas vacias, vasijas, ovejas y joyas, y todos los animales conocidos" (Ben-zoni, 1985 (1547-1550): 322).

Figura 2. Fundición y trabajo indígena de los metales, según un grabado de la Historia del Nuevo Mundo de Girolamo Benzoni (1547-50).

Figura 2. Fundición y trabajo indígena de los metales, según un grabado de la Historia del Nuevo Mundo de Girolamo Benzoni (1547-50).

21Los canutos del dibujo (Fig. 2) con que Benzoni ilustra esta descripción del proceso metalúrgico en la sierra norte de Ecuador no parecen tener una boquilla de cerámica en su extremo, como tampoco se observa en otras ilustraciones tempranas de las áreas andina o mesoaméricana, ni en las escasas representaciones prehispánicas. Por lo que se puede hipotetizar, que el tubo de soplado compuesto por una caña en cuyo extremo se inserta una boquilla de cerámica, que permite acercarlo más al fuego y facilita la dirección del caudal del aire, pudo ser una aportación de la cultura Sicán, en cuyos talleres de Batán Grande se han encontrado cerca de un centenar (Shimada y otros, ibidem). La única pervivencia etnográfica que conocemos la documenta Olaf Holm (1968) en varios lugares de Manabí. En la costa ecuatoriana lo más usual es avivar el fuego con un abanico, salvo en las diez localidades que él cita. Los tubos son de caña Guadua, con un largo de 35 cms. y un diámetro exterior de 4 cms., y es curioso que a la hora de soplar se mantiene a cierta distancia de la boca (5 cms.), lo que coincide con el dibujo de Benzoni.

22Once son las toberas recuperadas en Atacames todas éllas rotas, lo cual no es de extrañar dada su función. Basicamente representan un conjunto bastante homogéneo, con algunas pequeñas diferencias en su forma. La forma elemental es cilindrica (Fig. 3), aunque la parte de la boquilla que queda al exterior puede ser apuntada (6), recta (3), ó abombada (2), y la que se encaja en la caña, recta o ligeramente apuntada. En los casos en que se conserva la parte de la pieza correspondiente a la unión entre ambas, la presencia ó no de un escalón (5-8 mms.) entre ellas, también marca cierta diferencia formal. En cuanto al tamaño, una sola de las toberas está completa pero representa fielmente las cifras medias del resto (Fig. 3-B). El largo total del instrumento es de 6 cms., correspondiendo 4.5 a la boquilla exterior y 1.5 al embutidor. La boquilla tiene un diámetro medio de 2.3 cms. y el embutidor 1.7 cms. El orificio central, por el que corre el caudal de aire, tiene un diámetro de 0.6 cms. en la entrada y 0.5 en la salida. Coinciden con estas dimensiones ocho de las piezas, las tres restantes, son algo más largas y estrechas y pudieran ser soldadores. De éstas, la única boquilla entera mide un centímetro más que las primeras, 5.5 cms, de largo y medio de diámetro, 1.8 cms..No tenemos datos sobre el largo de el embutidor pero su diámetro - 2 cms.- es algo mayor. El orificio es más estrecho con un diámetro de entrada de 0.5 cms. y 0.4 cms de salida (Lám. 4-derecha).

Figura 3. Tipos de Toberas del yacimiento de Atacames: Tipo apuntado (A), tipo abombado (B) y soladador decorado (C).

Figura 3. Tipos de Toberas del yacimiento de Atacames: Tipo apuntado (A), tipo abombado (B) y soladador decorado (C).

23En cuanto al método de fabricación, están modeladas a partir de un rollo de arcilla, que bien llevaría en su interior un nucleo de algún material perecedero que desapareceria con la cocción dejando un canal central, o sería perforado longitudinalmente con algún instrumento antes del cocido. En la mayoría de las toberas parece que la parte que debe encajar en la caña se modeló rebajando el rollo básico antes de cocer la pieza, pero en tres de ellas se siguió otro procedimiento: Al primer rollo se le añadió una tira de refuerzo que constituye la boquilla. En otra se observa claramente que el embutidor ha sido rebajado después de la cocción. La atmósfera de cocción fue oxidante, aunque incompleta en la mitad de las piezas.

24La superficie presenta un estado de conservación irregular, la mayor parte con huellas de uso en forma de quemazones, tiznes ó deformaciones de vitrificación. Las boquillas están engobadas en ocre claro y pulidas, aunque hay una fuerte variación en el grosor del engobe y en el grado de pulimento. La dureza, medida en la escala de Mohs, es de 7 en 7 de las toberas y de 6 en 4.

25Solo tres toberas están decoradas. Dos tienen la boquilla con un ligero facetado octogonal, teniéndola una de éllas además pintada y pulida en blanco con el embutidor pintado en rojo. La tercera presenta una decoración más profusa y es una de las que hemos apuntado más arriba que su función pudiera ser la de soldar. Tiene en la punta un resalte en forma de cono truncado, con una decoración incisa y pintada en rojo y el resto de la boquilla solo pintada en rojo. El diseño inciso y el pintado son muy similares, una combinación de puntos y líneas rojas verticales y horizontales, frecuente en las vasijas decoradas del yacimiento. Las incisiones están rellenas de una pasta blanca y los resaltes pintados en rojo (Fig. 3-C).

26Estos extremos cerámicos de los tubos de soplado han aparecido en casi todas las tolas excavadas y la diferencia en número entre unas y otras parece estar únicamente relacionada con el mayor o menor volumen excavado, igual que en el caso de los objetos metálicos. Más de la mitad (7) se encontraron en la tola E-69, y a pesar de que la evidencia no es muy grande se podría hipotetizar que la forma de boquilla abombada y sin escalón entre ésta y el embutidor, precede a la recta con escalón. Tres aparecieron asociadas a carbón, leña quemada y pellas de barro semicocido. En la tola E-71, se recuperaron dos que parecen ser soldadores, encontrándose en su mismo nivel de ocupación unos yunques y martillos de piedra para el trabajo de los metales que describiremos más adelante, así como la nariguera de cobre dorado a la que nos hemos referido con anterioridad.

27Si comparamos las toberas de Atacames con las de Batán Grande (Shimada et al,1983:41), las últimas son de un tamaño mayor "10 a 13 centímetros" y tienen el orificio del extremo distal más grande "0.8, más o menos 0.1 centímetro". También es interesante la observación de Shimada y Merkel (1991:64) de que las toberas de Sicán Medio se hacían a mano y se decoraban con simples motivos geométricos, mientras que las de los períodos chimú e inca son más grandes y muchas parecen estar hechas a molde.

28Otro de los objetos cerámicos relacionados con la fundición de los metales son los crisoles. Sólo hemos encontrado uno en nuestro yacimiento. Es un recipiente pequeño, irregularmente globular y de acabado muy tosco. Tiene 3 cms de alto, su diámetro máximo es de 6 cms. y el de la embocadora de 5 cms. El espesor medio de las paredes es de 0.8 cms. La pasta es dura (6 en la escala de Mohs), de un color negruzco y presenta una oxidación imcompleta. Ha sido modelado a mano y conserva las huellas de repetidas presiones con los dedos. La superficie, además de estas huellas, evidencia haber estado en contacto con el fuego.

29Benzoni, en la cita que hemos reproducido más arriba, nos refiere la manera que tenían de fabricar un crisol los habitantes prehispánicos de la sierra norte de Ecuador. Embadurnaban una tela con tierra y carbón triturado y la dejaban secar. Parece ser que la mezcla de arcilla con tejido y con algún componente que acumule calor es un procedimiento adecuado para fabricar un crisol. La preparación de barro para la fabricación de crisoles y moldes es una tarea muy específica para los plateros de San Pablo cerca de Cuzco. Se utiliza un barro especial muy rico en oligistos que se deja en remojo 24 horas, se muele sobre un batán y se mezcla con pequeños trozos de lana escarmenada. "Cuando el barro está bien preparado en el marán, revienta con los golpes del martillo, nuevamente se prueba con las yemas de los dedos, en este momento si se asemeja a la mantequilla es cuando esta listo para ser utilizado en la fabricación de moldes y crisoles." (Valencia, 1978:537). Lamentablemente, no tenemos el análisis de la composición de la pasta de nuestro crisol, pero es de un color oscuro y muy fina, con las huellas de los dedos que la presionaron para comprobar su estado y conseguir que adquiriera suficiente solidez claramente marcadas. Si comparamos sus dimensiones con las de los modelos etnográficos de los plateros citados, entraría dentro de los considerados de tamaño mediano. Por supuesto, no sabemos si fue usado para fundir oro o cobre.

30Con respecto a los moldes, sólo se ha recuperado un fragmento de lo que pudo haber sido un molde univalvo para dar forma a un cuchillo con mango vertical (Lám. 5-A). Es una cerámica muy dura (8 Mohs), de pasta muy negra. La superficie está totalmente cubierta con un engobe grueso, que en algunos lugares del interior muestra los efectos del calor. Tiene la base ligeramente cóncava y el fondo plano, las paredes rectas y el borde perpendicular. La altura total de la pieza es de 1.3 cms. y la de la pared es de 0.8 cms. En un contexto funerario manteño en La Libertad, provincia del Guayas, se encontraron tres moldes de arcilla enteros, uno para fundir un hacha plana, otro para fundir un hacha en forma de pala y un tercero para fundir un cuchillo con mango vertical (Mayer, 1992:69).

Lámina 5. Diversos utensilios para el trabajo de los metales recuperados del montículo E-71 del yacimiento de Atacames: Fragmento de molde (A) y fragmento de yunque, en el que se observan la huellas de uso producidas por el cincel (B).

Lámina 5. Diversos utensilios para el trabajo de los metales recuperados del montículo E-71 del yacimiento de Atacames: Fragmento de molde (A) y fragmento de yunque, en el que se observan la huellas de uso producidas por el cincel (B).

31La forma apariencia y dimensiones de éste último (ibidem: 108) son las que nos han permitido, de una manera muy tentativa, identificar nuestro fragmento como procedente de un molde con esta función. Estos cuchillos parecen ser de uso común en las culturas Milagro Quevedo y Man-teño-Huancavilca y "deben de haber sido empleados preferentemente para la matanza, el descuartizamiento y el sacrificio" (Mayer, 1992:58-59). El fragmento de molde se localizó en una de las tolas que ha proporcionado más hallazgos de implementos relacionados con el trabajo de los metales, la E-71.

Piedra

32En Atacantes han sido recuperados siete yunques - dos enteros, cinco fragmentados - y once martillos -siete enteros y cuatro rotos. En total, 18 utensilios de piedra relacionados con el trabajo de los metales. Hay otros ocho objetos de piedra, que quizás pudieran incluirse aquí y que habrían sido utilizados como pulidores o alisadores, pero su uso y su relación con los metales es difícil de precisar.

33Los dos yunques enteros son las piezas con una ejecución más cuidada dentro del conjunto y aparecieron, como única ofrenda funeraria, junto al cráneo de un esqueleto perteneciente a un varón senil (Lám. 6). Este enterramiento se localizó debajo de la tola E-101. El yunque de la Lámina 6-A está conformado a partir de una piedra dura y pulida verde oliva, de forma irregularmente ovoide, truncada en uno de sus extremos por una de las tres superficies de trabajo. Tiene una altura de 14.3 cms., un ancho máximo de 11.5 y pesa 2.600 k.. De las tres superficies de trabajo citadas, dos se presentan en los lados largos de la pieza y una a lo ancho. Esta última está cuidadosamente pulida y sería usada para el laminado fino y las labores de acabado, las otras dos, perfectamente definidas, presentan huellas de su utilización para el martillado, una en plano y la otra en curvo. El yunque de la Lámina 6-B es una piedra dura y pulida, negra veteada, de aspecto ovoide truncado como la anterior, aunque ligeramente más corta y ancha. Mide 10.5 cms. de alto, 13.3 cms de ancho y pesa 2.260 K.. Tiene una sola superfice de trabajo, singularmente coincidente en forma y medidas (13*8 cms.) con la de martillado plano de la pieza anteriormente descrita, aunque la que ahora nos ocupa era de doble uso. En la parte central, lisa, muy pulida y con algunas huellas del cincel se ejecutarían las labores de laminación y acabado, mientras que en la perimetral se llevaría a cabo el martillado. Es posible interpretar por su contexto que ambas fueron suficientemente apreciadas y valiosas para su dueño, un anciano orfebre o metalistero, como para ser enterrado con ellas.

Lámina 6. Dos yunques depositados como ofrendas en un entierro del montículo E-101 del yaciminto de Atacames.

Lámina 6. Dos yunques depositados como ofrendas en un entierro del montículo E-101 del yaciminto de Atacames.

34Referente al uso de estos yunques tenemos la descripción de Benzoni, citada más arriba, "los orfebres, sentados en el suelo, con unas piedras negras expresamente dispuestas", faena que él ilustra con uno de estos orfebres sujetando el yunque entre los pies (Fig. 2). Aunque trabajar así sería posible con los yunques de Atacames, parece más adecuado a su forma y tamaño la manera en que lo ilustra Grossman (1972:525, Fig. 4), en su artículo sobre los hallazgos de Muyu Moco Waywaka, en el centro-sur de los andes peruanos, con el orfebre sujetando el yunque entre las rodillas.

35Además de estas piezas enteras hay otros cinco fragmentos de yunque, siendo fácil identificar la parte a la que corresponden dentro de una forma y tamaño similar a la que hemos descrito para los yunques enteros, generalmente uno de los extremos apuntados. Los cinco son piedras duras y negras extremadamente pulidas. Las abundantes huellas de uso son diferentes en cada caso. Respecto a éstas destaca uno de los fragmentos, localizado en la tola E-71 (Lámina 5-B), en el mismo nivel que un martillo para laminar del que hablaremos más adelante. De sus cuatro lados uno corresponde a la rotura y los otros tres son superficies de trabajo, una lisa para laminado y dos con huellas clarísimas de trabajo con cincel. La presión de éste ha dejado la superficie de la piedra extremadamente bruñida en líneas. Es posible reconstruir a partir de éllas la forma y tamaño del cincel que las produjo y que, tal y como hemos apuntado más arriba, coinciden totalmente con los dos extremos de uno de los cinceles biselados de nuestra colección. Otro de los fragmentos presenta hasta cinco superficies de trabajo, tres para laminado, una para martillado y otra para cortar con el cincel.

36Aunque no son muchos los hallazgos, quisiera hacer notar que en los basureros sólo se han encontrado yunques rotos nunca enteros. Las dos piezas completas aparecieron, como hemos dicho, en un enterramiento y es posible que el resto de los yunques en uso por los metalisteros atacameños se encuentren enterrados acompañando a sus dueños. Nos hemos referido más arriba a la platería tradicional cerca de Cuzco en relación a la fabricación de crisoles y moldes. Dentro del mundo mágico y de creencias que rodea esta metalurgia "se cree que no se deben de comprar herramientas usadas porque llevan consigo maldiciones y mañoserías del que las utilizó. Es preferible comprar nuevas para que se familiaricen con el carácter del platero" (Valencia, 1978:551). Una mentalidad similar conincidiría con nuestras evidencias.

37Los martillos son otros de los útiles de piedra con los que los atacameños trabajaban los metales (Lám. 7). Su descripción no es fácil ya que las piedras que han sido utilizadas para tal fin son irregulares y presentan múltiples facetas; no obstante fueron seleccionadas aquellas que tenían unas ciertas formas y pesos adecuados a su función. Hay dos tipos más claros, que hemos llamado martillos grandes y martillos pequeños, en los que, con un largo similar, los primeros doblan en peso y anchura los segundos. También hay dos piezas intermedias y un martillo discoidal.

Lámina 7. Martillos: tipo pequeño (A), tipo grande (B) y discoidal (C).

Lámina 7. Martillos: tipo pequeño (A), tipo grande (B) y discoidal (C).

38Tenemos dos martillos grandes completos y dos fragmentos. Su forma es compuesta, ligeramente ovoidal, tienen un extremo troncopiramidal y otro redondeado, con unas muescas laterales en el medio para facilitar el agarre. Son piedras negras algo pulidas, cuyas medidas típicas rondan los 10 cms. de largo, 6 de ancho y 500 grs. de peso, con la superficie de martillado del extremo troncopiramidal de unos 2 cms de diámetro. En los dos que conservan la parte redondeada, ésta acoge en un caso, dos superficies de trabajo curvas para laminar, y en otro, una faceta para laminado plano muy pulida y otra para martillado dependiendo del modo de agarre del martillo. Esta última pieza es bastante más pesada (722 grs.).

39El tipo pequeño tiene unas medidas aproximadas de 9 cms. de largo 3 de ancho y 200 grs. de peso. Su forma básica es tenuemente cónica, con corte elipsoidal, con un pequeño resalte natural por el que se agarra fácilmente (Lám. 7-B). Presentan facetas de trabajo en ambos extremos, con un diámetro en torno a 1.5 cms. Son cuatro, uno de ellos incompleto. Tres piedras negras pulidas y una blanquecina.

40De las dos piezas intermedias destaca una que, con una forma básica similar al tipo grande, es más pequeña (8 cms.de largo, 4.4*3 cms de ancho) y mucho más ligera (183 cms. de peso). Está muy pulida y parece un instrumento multifuncional, con una superficie de trabajo muy lisa y pulida, otra poco definida para martillar y numerosas huellas de presión y corte con el cincel. Finalmente, hay un martillo de piedra verde oliva pulida y de forma casi discoidal a la que le falta un pequeño segmento. El diámetro es de 6 cms, grosor de 2.8. y pesa 171 grs. La superficie de trabajo corre a lo largo del perímetro del disco, con excepción del segmento truncado (Lám. 7-C).

41La tola E-71 es en la que aparecieron más instrumentos de piedra, dos yunques y cinco martillos, así como varios alisadores y pulidores. La asociación más clara se encontró en el nivel 1, entre el yunque que hemos destacado arriba por sus claras huellas del cincel, uno de los martillos grandes y el discoidal. Estos aparecieron junto con otras dos piedras pulidas fragmentadas por el calor. Hay que resaltar también, que uno de los martillos grandes, el más pesado y pulido apareció formando parte de una ofrenda en el contexto de un enterramiento.

3. CONCLUSIONES

42Los utensilios metálicos recuperados en Atacames estarían en uso dentro de tres actividades del poblado, metalistería, tejido y pesca, que están sobradamente probadas por otra clase de evidencias (Guinea, 1984; 1995a y 1995b). Del mismo modo, los adornos de cobre que hemos descrito, narigueras, orejeras y cuentas de collar, forman parte de los atavíos habituales representados en las figurillas cerámicas del mismo yacimiento (Sánchez Montañés, 1981). Nos quedaría entonces por ver, si los análisis y consideraciones que hemos presentado en los apartados anteriores nos permiten responder a la pregunta que nos hacíamos al comienzo de este artículo: ¿Los habitantes de Atacames recibían de los comerciantes el metal de cobre o los objetos elaborados?. Creo que las evidencias analíticas e instrumentales prueban que, a través de las rutas comerciales procedentes del sur, llegaban a Atacames no sólo objetos de cobre, sino también metal de cobre preparado para fundir y con él las transferencias tecnológicas para hacerlo (Fig. 4).

Figura 4. Diagrama de flujo de las evidencias metalúrgicas del yacimiento de Atacames: adaptado de la figura 8 en Shimada, 1995.

Figura 4. Diagrama de flujo de las evidencias metalúrgicas del yacimiento de Atacames: adaptado de la figura 8 en Shimada, 1995.

43La clave de esta conclusión se encuentra en las pruebas de que al menos las segunda y tercera parte del proceso de transformación del mineral de cobre en objetos de cobre metálico se efectuaba en el poblado. ¿Por qué descartamos la primera parte del proceso, la fundicón del mineral?. No hay minas de cobre en la zona. Ya dijimos que no parece lógico comerciar con el mineral. Y no se ha detectado en el yacimiento ningún indicio de dicha actividad. Además, hay otro dato que aboga en favor de que a Atacames llegaba el mineral fundido e incluso refundido, como es el bajo contenido en arsénico de las piezas, ya que los sucesivos afines por refundición bajan la tasa de este metal. Los productos de la metalurgia primaria del cobre tanto en el norte del Perú como en Cañar tienen mucho más arsénico en su composición, sea esto intencional o no. Por lo tanto, se puede pensar que a Atacames llegaban lingotes o láminas refundidas, probablemente más de una vez, a conveniencia de los intermediarios.

44Los restos de fundición encontrados en el yacimiento, junto con las toberas, el crisol e incluso los restos de leña adheridos a una escoria, nos prueban que en Atacames se llevaba a cabo la segunda parte del proceso metalúrgico, es decir, la refundición y refinamiento del metal obtenido por el comercio. Actividad que debió de efectuarse, tal y como hemos citado en palabras de Benzoni, colocando un crisol en fuego abierto avivado con tubos de soplado. Hemos visto que las boquillas cerámicas de estos tubos, aunque formalmente casi idénticas, son más cortas que las encontradas en Batán Grande en un contexto de fundición de primaria. Asimismo, el orificio es también algo más estrecho. Diferencias que pueden ser debidas a que las de Atacames se usaron precisamente en la segunda parte del proceso

45Los estudios metalográficos de los objetos acabados revelan, como hemos citado, que en esta tercera y última etapa de trabajo, los atacameños tenían un nivel tecnológico similar al del norte de Perú. Además, tenemos una serie de instrumentos relacionados con esta tarea, como son los cinceles, yunques y martillos. A lo largo de esta exposición hemos ido comentando las distintas asociaciones detectadas entre los objetos metálicos y los utensilios para su fabricación. En otro orden de cosas, merece destacarse la presencia de los dos únicos yunques enteros, como ofrenda en un entierro, al igual que una pieza clasificada como martillo, pero que tiene ciertas características: peso y forma, que indican que quizás pudiera haber funcionado ocasionalmente como un yunque, la cual también aparece en otro contexto funerario. Ya nos hemos referido en el texto, a la posible explicación de esta asociación dentro de un mundo de creencias, todavía vigentes en la platería tradicional peruana, acerca de que los instrumentos de trabajo no deben de pasar de un artesano a otro.

46Quedaría por justificar por qué pensamos que el metal de cobre llega del norte de Perú a través de la red comercial Huancavilca. Dejando a un lado que la inclusión de Atacames en esta red parece fuera de duda (Sá-mano,1844 (1525):19) y que por lo tanto no sería lógico no aprovecharla, hay una fuerte similitud tecnológica e instrumental con los materiales peruanos de Sicán Medio (900-1100 d.C), cuyas fechas coinciden a la perfección con las de los niveles de aparición de las evidencias de metalurgia en el yacimiento (890-1000 d.C), junto con otras como, por ejemplo, la sustitución de las agujas de hueso por las de cobre. Incidiendo en esta apreciación está el asunto de la procedencia del oro utilizado en el proceso de dorado. Como hemos dicho, nuestras piezas doradas contienen plata en la liga, estando ausente el platino, lo cual es lo normal en el oro peruano, mientras que el procedente de los placeres de la zona de Esmeraldas, aunque hay alguna excepción, contiene cantidades variables de platino. Por otro lado, los objetos de oro de la zona estudiados por Bergsoe y Rivet y Arsandaux, a los que nos hemos referido con anterioridad, dan todos platino en sus análisis cuantitativos, habiendo sido fabricados en un período anterior a la generalización de la red comercial. Todo parece indicar que, ó bien los objetos dorados llegaban del sur ya acabados, ó bien para los habitantes de Atacames, en ese momento, era más cómodo comprar el oro que los comerciantes sureños ofrecían junto con el cobre, que extraerlo directamente de la zona.

47Agradecimientos: Esta investigación ha sido parcialmente financiada por la Universidad Complutense de Madrid y la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (Proyecto Tel96-1276)

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ALCINA FRANCH, José
1979.
La Arqueología de Esmeraldas (Ecuador). Memorias de la Misión Arqueológica Española en el Ecuador, Vol. i. Ministerio de Asuntos Exteriores. Madrid.

ALVAREZ, A; ALVAREZ.S; FAURIA,C y J. MARCOS (Editores)
1995.
Primer Encuentro de Investigadores de la Costa Ecuatoriana en Europa. Ediciones Abya-Yala.Quito

BENZONI, Girolamo
1985.
Historia del Nuevo Mundo. Alianza Editorial. Col. (1547-1550) 500 años n° 1395. Madrid.

BERGSOE, Paul
1982.
Metalurgia y tecnología de cobre y platino y
1937-8 Proceso de dorado y metalurgia de cobre y plomo entre los indios precolombinos. Traducción de Clemencia Plazas, Alec Bright y Vidal Antonio Rozo. Plazas, C (ed.). Svend Bergsoe Fund de Copenhague y Cia. Metalúrgica Bera de Colombia, Cali.

DONNAN, C. B.

1973. A Precolumbian smelter from Nothern Perú. Archaeology, 26(4):289-297.

GROSSMAN, J.W.
1972. An Ancient Gold Worker's Toolkit: The Earliest Metal Technology in Perú.
Archaeology, 25(4):270- 275.

GUINEA, Mercedes
1984.
Patrones de Asentamiento en la arqueología de Esmeraldas (Ecuador). Memorias de la Misión Arqueológica Española en el Ecuador. Vol.8. Ministerio de Asuntos Exteriores. Madrid.
1995 Ecología y Cultura en el área de la desembocadura del río Esmeraldas, Ecuador. Cultura y medio ambiente en el Área Andina Septentrional. (Guinea
et al. eds.): 165-194.

GUINEA, M; J.F. BOUCHARD y J. MARCOS (EDS.)
1995.
Cultura y medio ambiente en el Área Andina Septentrional. Biblioteca Abyayala, n° 21 Ediciones Abya-yala. Quito.

HOLM, Olaf
1968.
Fuelles que son unos canutos: Un comentario Etno- Arqueológico. Guayaquil.

MAYER, Eugen F.
1992.
Armas y herramientas de metal prehispánicas en el Ecuador. Verlag Philipp von Zabern. Mainz Am Rhein

RAVINES, Roger
1978.
Tecnología Andina. Instituto de Estudios Peruanos e Instituto de Investigación Tecnológica Industrial y de Normas Técnicas. Lima

RIVET, P. y ARSANDAUX.H.
1949.
La metallurgie en Amerique précolombienne. Travaux et Memoires de l'Institutut d'Etnologie, XXXIX. París

ROVIRA, Salvador
1990.
La metalurgia Américana: Análisis tecnológico de materiales prehis-pánicos y coloniales. Editora de la Universidad Complutense de Madrid. Madrid.

SAMANO, Juan de
1884. Relación de los primeros descubrimientos de [1526] Francisco Pizarro y Diego de Almagro, sacada del códice número CXX de la Biblioteca Imperial de Viena.
Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España. Tomo V:193-201. Madrid.

SANCHEZ MONTAÑES, E.
1981.
Las figurillas de Esmeraldas: Tipología y Función.Memorias de la Misión Española en el Ecuador, Vol.7. Ministerio de Asuntos Exteriores. Madrid. SHIMADA, Izumi
1995.
Cultura Sicán. Dios, riqueza y poder en la costa Norte del Perú. Fundación del Banco Continental para en Fomento de la Educación y la Cultura, Edubanco. Lima. SHIMADA, I; EPSTEIN, S y A.K. GRAIG.
1983. The metallurgical Process in Ancient North Perú.
Archaeology,36 (5):38-45. SHIMADA, I. y J. f. MERKEL
1991. Metalurgia de aleaciones de cobre en el Perú antiguo.
Investigación y Ciencia, n° 180 : 60-67.

VALENCIA, Abrahan
1978. La platería tradicional de un pueblo del sur del Perú.
Tecnología Andina (Ravines ed.): 535-554.

Table des illustrations

Titre Lámina 1. Utensilios de cobre del yacimiento de Atacames: Cinceles-punzones (A)y agujas (B).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Figura 1. Objetos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Cinceles-punzones (A-B), aguja (C), alfileres (D-E), cascabel (F), cuenta (G), corchete ? (H), nariguera (I) y paleta ? (J).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 252k
Titre Lámina 2. Adornos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Piezas laminares: nariguera, corchete y paleta (A) y alfileres (B).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Titre Lámina 3. Adornos de cobre y cobre dorado del yacimiento de Atacames: Cascabeles (A), cuenta (B) y arcos (C).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Lámina 4. Toberas. Yacimiento de Atacames.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 392k
Titre Figura 2. Fundición y trabajo indígena de los metales, según un grabado de la Historia del Nuevo Mundo de Girolamo Benzoni (1547-50).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 708k
Titre Figura 3. Tipos de Toberas del yacimiento de Atacames: Tipo apuntado (A), tipo abombado (B) y soladador decorado (C).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Titre Lámina 5. Diversos utensilios para el trabajo de los metales recuperados del montículo E-71 del yacimiento de Atacames: Fragmento de molde (A) y fragmento de yunque, en el que se observan la huellas de uso producidas por el cincel (B).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Titre Lámina 6. Dos yunques depositados como ofrendas en un entierro del montículo E-101 del yaciminto de Atacames.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
Titre Lámina 7. Martillos: tipo pequeño (A), tipo grande (B) y discoidal (C).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Titre Figura 4. Diagrama de flujo de las evidencias metalúrgicas del yacimiento de Atacames: adaptado de la figura 8 en Shimada, 1995.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3366/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 198k

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter