Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El área septentrional andina

Sociedades Complejas en Tumaco: Asentamiento, Subsistencia e Intercambio

Diógenes Patiño

Résumé

En la costa Pacífica de Colombia y Ecuador las sociedades complejas Tumaco-La Tolita (ca. 350 a.C.-350 d.C) se caracterizan por conjuntos de montículos, campos de cultivo, sofisticada industria orfebre y cerámica, intercambio a larga distancia y por una economía de subsistencia basada en la agricultura y recursos marinos. Este trabajo busca explicar cómo estas sociedades lograron florecer por cerca de 700 años en un ambiente tropical extremadamente húmedo (4000-6000 mm/año). Reconocimientos sistemáticos, excavaciones y análisis espaciales son usados para determinar: (1) asentamientos y patrones de subsistencia; (2) interrelaciones culturales; (3) redes de intercambio y (4) para proveer una cronología más refinada de la región.

In the Pacific coast of Colombia and Ecuador the complex societies of Tumaco-La Tolita (ca. 350a.C-350 d.C.) are characterized by mounds, rised fields, sophisticated metallurgy and ceramic industry, long distance exchange, and by an economy of subsistence based on agriculture and marine resources. This work seeks for explaining how these societies flourished for almost 700 years in a very humid tropical area (4000-6000 mm/year). Systematic survey, excavations, and spacial analysis are used to determine (1) settlement patterns and subsistence, (2) cultural interrelations, (3) exchange circulation, and (4) to provide a fine chronology in the area.

Texte intégral

1. La Investigación en Tumaco

1El proyecto Tumaco iniciado en 1995 consiste en un estudio regional costero orientado hacia la problemática de la arqueología de esta zona. Tumaco y La Tolita, en la región de fontera entre Colombia y Ecuador, han sido dos centros prehispánicos de alta influencia cultural a lo largo de la costa Pacífica del norte de Sur América (Figura 1). Tumaco a pesar de ser un centro cultural importante que refleja características de sociedades complejas en el pasado, ha sido objeto de pocos estudios arqueológicos en las últimas décadas (Bouchard 1982-83; Patiño 1993). Esta área cultural se destaca por innumerables restos arqueológicos en arcilla, metales, concha, piedra, etc. La gran cantidad de sitios de interés arqueológico en la zona ha conducido al saqueo desmesurado del patrimonio lo que constituye uno de los mayores problemas para la región y para la investigación de las culturas costeras.

2Para el presente estudio se realizaron prospecciones sistemáticas, sondeos y excavaciones durante una prolongada temporada de campo a comienzos de 1995. Se recuperó abundante información sobre la distribución de los asentamientos, centros poblados con montículos, campos agrícolas prehispánicos y evidencias de la cultura; material que reflejan niveles de complejidad tal que nos conduce a plantear que formaciones cacicales importantes se desarrollaron en estas tierras húmedas costeras.

2. El Area de Estudio: Localización y Ambiente

3El área de estudio en Tumaco se localiza entre los 1°- 30' and 1° 50' Latitud Norte. La temperatura anual promedio es de 26°C con una plu-viosidad anual entre 4000 y 6000 mm. Su vegetación es clasificada como bosque tropical muy húmedo (bmh-T). Durante el año, el "verano" se presenta entre los meses de enero, febrero, julio y agosto; el invierno en los meses restantes (Cortés 1981; IGAC 1985). La región costera se caracteriza por tener una llanura aluvial plana disecada por muchas corrientes de agua (e.g., Patía, Mira, Rosario) y por tener colinas que ganan altura hacia las estribaciones occidentales de los Andes que alcanza los 3000 m.s.n.m. La parte baja del litoral Pacífico esta formado por una extensa y rica franja de manglares, afectada por las mareas y cruzada por ríos y esteros que facilitan la navegación, desde tiempos prehispánicos, entre los poblados y caceríos del área (Figuras 1 y 2).

3. Fases Arqueológicas en Tumaco

4En la región no se han observado evidencias de grupos precerámi-cos, ni tampoco ha existido un claro proceso formativo de culturas conocedoras de la agricultura o de la industria cerámica. Estos fenómenos culturales ocurren con mayor significación al sur de la provincia de Esmeraldas, Ecuador (Guinea 1986). Entre Colombia y Ecuador, por el contrario, las evidencias de restos arqueológicos apuntan a sociedades complejas cuyo mayor grado cultural fue alcanzado por los cacicazgos del área Tumaco (Fase Inguapí II) (Patiño 1997) y La Tolita (etapa Clásica) (Valdez 1987:17).

5Para los análisis de materiales del proyecto nos basamos en los trabajos realizados por J. F. Bouchard (1982-83). La clasificación de materiales fue a su vez encaminada hacia un análisis de seriación que junto con fechas de C-14 determinaron posiciones cronológicas para una secuencia de 4 fases arqueológicas en la región de Tumaco: Inguapí I (500-350 a.C); Inguapí II (350 a.C.-350 d.C); El Morro (350-600 d.C.) y Bucheli-Caunapí (700-1500 d.C). En realidad pocos sitios mostraron evidencias del período colonial.

4. Al Rescate de las Evidencias

6Los trabajos de campo en Tumaco fueron adelantados en un área de 25 km que comprende las regiones del bajo río Rosario y Caunapí, zona costera de Tumaco y la zona plana interfluvial (vía Tumaco) (Figura 1). De acuerdo con nuestros propósitos investigativos, la región fue dividida en tres zonas fisiográficas claramente definidas como: (1) zona de manglares, (2) zona interfluvial y (3) zona fluvial (Figura 2). En el terreno el trabajo de investigación tuvo dos secciones importantes, una encaminada a elaborar un registro de las pautas de asentamiento costero y su relación con los ecosistemas, y otra, a realizar excavaciones en sitios arqueológicos que aportaran evidencias culturales relevantes sobre las sociedades prehispáni-cas.

7Patrones de Asentamiento. En el terreno, la prospección sistemática se realizó en un trayecto de 40 km. que va de Espriella a Tumaco. En este tran-secto se rastreó una franja de 600 metros de ancho lo que sumó casi el 50% del total de sitios arqueológicos en la región de estudio. El otro 50% fue detectado en las zonas de manglar y en los ríos interiores mediante prospecciones al azar que, aunque poco sistemática debido a las dificultades en áreas de bosque húmedo, arrojó importantes resultados para nuestro estudio. La prospección total en las zonas fisiográficas arrojó un total de 97 sitios arqueológicos (Figura 2). Estos fueron ocupados bien por una o dos viviendas en espacios de menos de 1 ha. como por un conjunto de viviendas o poblados con montículos artificiales (tolas) más complejo en espacios de 8 a 20 ha (Figura 3 y 4). Otros sitios en zonas planas alcanzan más de 100 hectáreas, donde se combinan campos de cultivo y áreas de vivienda con montículos (Figura 5) (Foto 1 y 2). De los sitios habitados se analizaron construcciones de montículos artificiales, los cuales se usaron para vivienda, posibles talleres y enterramientos funerarios. También son comunes las áreas de ocupación con altas concentraciones de basuras prehis-pánicas. De acuerdo con las zonas fisiográficas tres son los patrones de asentamiento en Tumaco: (1) ocupación en zonas de manglares con viviendas probablemente levantadas del suelo para evitar la humedad; también existe el uso de montículos artificiales de varios tamaños. Según los restos arqueológicos, los moradores estuvieron muy relacionados con los recursos de estuarios, bocanas y mar abierto. Sitios típicos de esta zona fueron San Luís (S02), Tambillo (S04) y Nerete (S03); (2) asentamientos en las tierras planas fértiles de la llanura aluvial colindante con la zona de manglares. Estos centros poblados tienden a ser los más grandes en la región con concentraciones de montículos, campos de cultivos y abundantes restos culturales diseminados en la superficie. Como ejemplo importante de este patrón tenemos la zona de Chilví e Inguapí con sitios como La Magnolia (S14), La Catedral (S19) e Inguapí (S13) y los campos de cultivo de Piñal Salado (S06) (Foto 1), Las Marías (S12) (Foto 2) y La Tirsa (S59); (3) ocupación de áreas de colinas y zonas aluviales interiores caracterizada por suelos poco fértiles. Los sitios generalmente se componen de 1 o 2 montículos pequeños y dispersos, así como de sitios sin montículos, como los hallados en los ríos Caunapí y Rosario: La Remigia (S53), La Esperanza (S58) y La Cortadura (S65). También existió asentamiento con montículos en la isla de El Morro, sitios Exporcol (S01) en las cercanías de la Capitanía del Puerto; sin embargo, el patrón de asentamiento en zonas de playas arenosas no fue muy común.

8Con la ayuda de Sistemas de Información Geográfica (SIG) (Idrisi) y el uso de la base de datos del proyecto, se generaron mapas analíticos que combinan las fases arqueológicas, sitios y las diferentes zonas fisiográficas de las tierras bajas de Tumaco (Alien et. al. 1992). En los mapas los sitios distribuidos por las fases arqueológicas revelan concentración o dispersión de acuerdo a pautas de asentamiento en diferentes momentos temporales. Es evidente que durante la ocupación más densa en Tumaco, fase Inguapí II, se observa una mayor concentración de sitios en los ecosistemas de manglares, ricos en pesca y la llanura aluvial plana de suelos fértiles. Esta pauta contrasta con los asentamientos tardíos de la fase Bucheli-Caunapí los cuales tienden a concentrarse en los ambientes fluviales y de colinas donde los suelos ácidos son poco fértiles y la pesca es limitada. Para la fase El Morro, la distribución de sitios muestra la ocupación de diferentes ambientes tanto en la costa como en el interior de la llanura aluvial, aunque su patrón de asentamiento no es muy claro. Es importante anotar que a partir del 600 d.C. al parecer, el área costera es abandonada y las zonas de estuarios y manglares lentamente dejan de ser explotadas. Los registros arqueológicos tardíos muestran patrones de asentamiento más o menos similares a aquellos observados en grupos del Chocó y amazónicos contemporáneos con una subsistencia basada en la agricultura y suple-mentada con la pesca y caza en zonas interiores ribereñas (Meggers 1971; Vargas 1993).

9Patrones de Subsistencia. Aportes para el estudio de la subsistencia provienen del análisis del polen de campos de cultivo e inferencias a partir de restos materiales. El maíz (Zea mays) se ratifica como uno de los principales alimentos en la dieta de las sociedades costeras. En la actualidad parece aceptarse la correlación entre la intensificación de la agricultura del maíz como principal producto y la emergencia de sociedades complejas en las zonas tropicales del Nuevo Mundo (Drennan 1995:306; Raymond et. al. 1993). Sin embargo, la agricultura de la yuca (Manihoc esculenta) al parecer fue determinante como producto básico entre grupos humanos del trópico húmedo (DeBoer 1975; Lathrap 1970:47-57; Sanoja 1981). La agricultura entre las sociedades Tumaco-La Tolita fue intensamente desarrollada. En nuestra área de estudio, por primera vez se reportan extensos campos de cultivo prehispánicos (Foto 1 y 2). Hasta el momento este tipo de tecnología agraria sólo se había observado en las regiones inundables del río Guayas y en algunos sectores de Esmeraldas, Ecuador (Buys and Muse 1987; Denevan and Mathewson 1983; Montaño 1991; Parsons 1973; Parsons y Schlemon 1982; Stemper 1993; Tihay y Usellman 1995). Este tipo de rasgos fué observado tanto en el terreno como en fotografías aéreas de buena resolución (escala 1:13.700). Los campos de cultivo están principalmente basados en camellones paralelos y largas zanjas de más de 1 km. de largo. El complejo sistema tiene canales que oscilan entre los 4 y 9 metros de ancho y camellones entre los 4 y 20 metros de ancho levantados 50 ó 60 cm. de la superficie actual. En algunos casos los canales vierten las aguas directamente en esteros como en el sitio de Piñal Salado (S06) (Figura 5). En el estero de este sitio se observan antiguos cursos o madres viejas donde desaguan varios canales paralelos. En zonas donde hoy existe pastoreo los canales han perdido parte de la estructura original a causa de la erosión y compactación del suelo. La geometría de los canales tiende a formar "haches" ó se asemejan a un "peine" con varios canales cortos de 100 y 250 metros.

10En Tumaco los campos de cultivo en muchos casos sólo estan parcialmente descubiertos, lo que indica que sus áreas pueden ser mayores. Los sitios más destacados son: (1) Piñal Salado (S06) (Foto 1) a 4 m.s.n.m. se localiza al noroeste del pueblo El Piñal, en una zona intermedia entre la llanura aluvial y la selva de manglares. Una extensa área de unas 100 hectáreas está cubierta por largos canales con camellones paralelos que drenan las aguas en el estero del mismo nombre; (2) Las Tres Marías (S12) (Foto 2) (Bucheli) a 5 m.s.n.m. en esta finca los campos de cultivo aparecen asociados a montículos que han sido destruidos para la fabricación de ladrillo en el sector de El Esfuerzo (S09), cerca al cacerío Guayabal. Los campos para cultivos se basan en dos grandes zanjas que drenan múltiples canales paralelos en una área aproximada de 50 hectáreas; (3) La Tirsa (S59) a 15 m.s.n.m. en el área de Chilví, cerca del sitio La Catedral (S19) (Figura 3), se encuentran los campos de dos tipos: uno en zanjas y camellones en áreas pequeñas despejadas y otros en campos con largos canales paralelos de más de 1 km. cortados por la vía que va de Pasto a Tumaco. Este sistema parcialmente despejado ocupa aproximadamente unas 50 hectáreas; (4) Inguapí del Carmen (S11), parches despejados de selva dejan observar campos de cultivo consistentes en patrones de líneas paralelas en predios frente a Maragrícola S.A., en dirección al río Mira. Su extensión puede abarcar unos 50 a 60 hectáreas en las áreas despejadas; (5) Finca de Teodulinda Carabalí, localizada a 6 km. de Chilví, en dirección al río Mira. Este sitio fue observado en fotos aéreas y reviste especial interés debido a que los campos elevados son curvos y rectilíneos que ocupan una extensión de 5 a 7 hectáreas en zonas despejadas; (6) Sitio El Gran Cebú (S50) a 50 m.s.n.m., localizados en el km. 35 de la vía Pasto-Tumaco, se observan largas zanjas y canales erosionados por el pastoreo actual en una área de unas 50 hectáreas. Otros sitios que contienen canales y zanjas se hallan en pequeñas parcelas de propietarios de fincas que están siendo desmontadas del bosque natural. Con seguridad éstos son secciones de campos de cultivo antiguos que apenas estan siendo descubiertos en la zona.

11En los sitios Las Tres Marías (S12) y La Tirsa (S59) se realizaron excavaciones de camellones y canales. En ambos sitios se rescataron pocos materiales culturales (e.g. cerámicas con soportes mamiformes) de filiación Tumaco-La Tolita (Fase Inguapí II) y algunos restos botánicos. En Las Tres Marías el nivel freático aparece a los l0cm. de excavación en la parte del canal y se puede decir que el sistema prehispánico de canales aún funciona para drenar los terrenos de pastoreo. Al parecer los camellones eran más altos con respecto al nivel actual y el canal más profundo. Esto se deduce a partir de la acción de la erosión y sedimentación causada desde el momento de abandono del sistema. En la capa B grís clara arcillo-arenosa se hallaron varias semillas de palma Tagua (Phytelephas seemannii) y polen de especies arbóreas y esporas de heléchos hasta los 30cm. de profundidad. En el sedimento oscurecido por descomposición orgánica, Capa C, se hallaron semillas de palma Chunga (Astrocaryum standleyanum) hasta los 43 cm. asociadas a polen de las mismas especies de humedales arriba anotadas. Las especies de palmas mencionadas son ampliamente usadas en la costa para estructuras y techos de las viviendas. De otro lado, no existe polen de especies cultivadas en esta excavación, aunque se esperan los análisis de fitolitos. En la excavación de La Tirsa (S59) se observan más o menos las mismas características del sitio anterior, allí los camellones estan mejor conservados. Sólo en la capa gris clara arcillosa, Capa B, oxidada por las fluctuaciones del nivel freático, se halló polen de maíz (Zea mays) y de especies arbóreas. Otras plantas cultivadas como la calabaza ó ahuyama (Curcubita sp.) fueron motivo de representación en formas cerámicas, como la excavada en el sitio La Magnolia.

12Otras fuentes de subsistencia son identificadas a partir de los materiales cerámicos y líticos. Los típicos ralladores de arcilla con incrustaciones en piedra parecen haber sido utilizados para varios fines, especialmente en la preparación de peces y probablemente en el rallado de tubérculos como la yuca (Manihoc esculenta). Este producto asociado al maíz, fue reconocido a través de muestras de polen del sitio La Cocotera (Patio 1988a, 1995). En el mar abierto y los estuarios la pesca y recolección de mariscos fueron actividades importantes para la dieta de estas sociedades. Innumerables pesas de red líticas son recolectadas en sitios de manglares y ríos interiores. Pocos restos óseos y de conchas se hallaron en el sitio La Magnolia (S14) en estratos profundos de un montículo ocupado durante la fase Inguapí II. Estudios sobre este tema aún son incompletos e inexistentes especialmente debido a la alta descomposión de los materiales orgánicos en los sitios. Igualmente podemos decir de la fauna selvática, algunas de las especies de aves, reptiles y mamíferos sólo se reconocen a través de la plástica cerámica Tumaco-La Tolita.

13Redes de Intercambio. A un nivel más amplio podemos destacar la importancia del intercambio regional marítimo y terrestre mantenido por los principales centros Tumaco-La Tolita. Existen evidencias en el registro arqueológico que sugieren la existencia de rutas marítimas que conectaban puertos de comercio desde el sur de Esmeraldas a la bahía de Tumaco y de allí hasta Buenaventura (Bouchard 1992; Casas 1991; Patiño 1988a, 1988b; Salgado y Stemper 1995). En la parte continental productos costeros aparecen en el interior de las tierras altas andinas (e.g., conchas, caracoles, cerámicas, etc.) y viceversa productos de los Andes en la costa (Figura 1).

14Las sociedades Tumaco-La Tolita incluyeron dentro de sus bienes suntuarios piezas de obsidiana, gracias a las posibilidades de un intercambio a larga distancia. En Tumaco varios sitios arqueológicos reportan obsidianas que se distribuyen tanto en la zona de manglares como en la planicie aluvial. En total se han hallado 28 fragmentos de obsidiana, incluidos 4 fragmentos hallados con anterioridad por Bouchard (1982-83:218; Fig. 20). Este tipo de materiales exóticos se hallan mezclados con cerámicas de las fases Inguapí II y El Morro. En nuestro proyecto las obsidianas que se asocian a materiales de la fase Inguapí II suman en total 23 fragmentos encontrados en bajas cantidades de 1 a 4 por sitio y en cantidad de 11 fragmentos en un sólo sitio, como es el caso de La Miranda (S97) a orillas del río Mira. Estos materiales se asocian a montículos artificiales y a basureros. Para la fase El Morro sólo contamos con un fragmento hallado en un basurero del sitio Exporcol (S01) en la isla de El Morro. En Tumaco las zonas de mayor concentración de fragmentos de obsidiana son los alrededores de Inguapí, el área de La Magnolia cerca a los manglares y el área de La Miranda (S97) en el río Mira, a unos 40 km. de su desembocadura en el mar. La obsidiana también se halla asociada a fragmentos de figurinas Tumaco-La Tolita en montículos que han sido ocupados para viviendas y entierros secundarios. Este es el caso del sitio La Remigia (S53), río Caunapí, donde se excavaron 4 fragmentos de obsidiana asociados a una urna funeraria y a un piso de vivienda en un montículo que data en 60 A 120 a.C. (Patiño 1997). La mayoría de las piezas de obsidiana son fragmentos pequeños y medianos entre 1 y 4 cm. que corresponden a lascas, núcleos corticales, desechos de núcleo y a posibles navajas y raspadores con huellas de uso. De acuerdo a Salazar (1992:126), se cree que debido a la restringida diversidad tipológica de estos implementos en la costa, estos no fueron usados en tareas domésticas diarias, sino más bien para uso primordial-mente ritual, lo cual generaba una demanda especial de estos materiales. Por ejemplo, espejos de obsidiana tallada y pulida recuperados en la región de Esmeraldas se los ha interpretado como objetos de poder ritual entre chamanes (Burger et. al. 1994:246; Salazar 1992:126; Uhle 1927:248; Valdez 1987:72).

15A nivel local, la industria metalurgica fue importante en Tumaco. Nuevas evidencias sobre estas actividades son reportadas en esta región. En el sitio La Magnolia (S14) (Chilví) constituido por dos grandes montículos de más o menos 40 m. de largo por 20 m. de ancho y alturas entre los 2 y 2.5 metros, se excavaron pequeñas muestras orfebres. El sitio se encuentra inscrito dentro de una extensa área de campos de cultivo prehispánicos de la región de Inguapí y Chilví (Figura 4).

  • 1 Estas nuevas muestras de carbono 14 fueron enviadas por el Museo del Oro (Santafé de Bogotá) al lab (...)

16En la Tola 1, Tr-2 se excavaron estratos y rellenos con materiales culturales de las fases Inguapí I y II. El hallazgo de pequeños vestigios orfebres se realizó en los niveles más antiguos. En el nivel 200-210 cm. dos fragmentos de láminas repujadas y diminutos alambres de oro fueron fechados en 470 ± 90 a.C. (Beta 82931). En el nivel 310-320 cm. sólo alambres de oro fueron excavados en asociación con materiales carbonizados fechados en 370 ± 60 a.C. (Beta 82930)1 (Figura 4). Aunque las fechas aparecen invertidas por causa de los depósitos de rellenos, estas resultan contemporáneas para el momento inicial de la ocupación del sitio donde se aprecia un patrón de asentamiento sobre el terreno original y luego durante los primeros rellenos del montículo. De acuerdo con las excavaciones las muestras orfebres fueron recuperadas en suelos antropogénicos asociados a huellas de postes, figurillas clásicas, fragmentos de vasijas y pocos restos de conchas y peces. Estos rasgos en su conjunto sugieren áreas de actividad, donde labores artesanales como la orfebrería pudieron desarrollarse. Las pequeñas piezas en sí se consideran como desperdicios de talleres ubicados en las mismas tolas, pues los materiales hallados no tienen asociaciones con enterramientos. Técnicamente, las dos pequeñas láminas de oro de aluvión fueron fundidas y repujadas, una de ellas contiene componentes de plata y cobre en pequeñas cantidades. Los alambres de oro, observados bajo el microscopio tiene secciones rectangulares lo que indica que estos fueron elaborados intencionalmente. Scott (1991:73-74) anota que existen dificultades para reconstruir la técnica de elaboración de estos hilos y sugiere que este tipo de alambres pudieron ser fabricados mediante el corte de tiras de láminas de oro martilladas; sin embargo, aún es complicado explicar la delicadeza y regularidad de los mismos.

17Desde el punto de vista cronológico, las fechas obtenidas para las piezas orfebres de La Magnolia son una evidencia más de la antiguedad del uso de los metales en la costa, remontándose al siglo V a.C. Este mismo tipo de materiales, hilos y laminillas de oro han sido reportados en excavaciones tanto de Tumaco y La Tolita como en la costa caucana. En Inguapí, Montículo 5, en estratos similares a los de La Magnolia, se obtuvieron hilos de oro fechados en 325 a.C. (Bouchard 1982-83:221; Scott y Bouchard 1988:7); mientras que en La Tolita una muestra de pequeñas piezas laminadas del sitio Cancha se ubican en el 90 d.C. (Ibid:5).

5. Hipótesis de los Cacicazgos Costeros

18En los últimos años la teoría del surgimiento y desarrollo de los cacicazgos (chiefdoms) en América ha sido alimentada paulatinamente tanto por nuevos enfoques como por nuevas evidencias arqueológicas y etnográficas. Los nuevos enfoques basados en registros arqueológicos y en casos respaldados por la etnografía, examinan los procesos e instancias del control socio- político y económico desarrollado por aquellas sociedades que se definen como cacicales. De igual manera, las sociedades complejas pueden ser conocidas a través de procesos a largo plazo, ya que estas forman parte de sistemas amplios de relaciones sociales y económicas (Dren-nan y Quattrin 1995; Early 1991; Gilman 1991; Steponaitis 1991).

19En las zonas tropicales de América, se han analizado modelos de cacicazgos como expresiones de complejidad cultural (Drennan 1995; Drennan y Uribe 1987; Langebaek y Cárdenas 1996). Dentro de estos modelos se tienen en cuenta diferentes formas de control por parte de las élites, donde las relaciones de poder muestran diferentes actividades como la producción de alimentos, intercambios a corta y larga distancia, distribución de asentamientos, uso de la tierra, movilidad, manufactura de bienes, mercados y guerras. Con estos elementos se da una mayor profundidad a la interpretación y dinámica de estas sociedades las cuales no fueron igualitarias relativamente simples ni tampoco su complejidad alcanzó la magnitud organizativa y coercitiva de los estados (Drennan 1992; Earle 1991; Johnson y Earle 1987; Langebaek y Cárdenas 1996; Patterson y Gayle 1987).

20En la costa Pacífica colombo-ecuatoriana estudios recientes (Stem-per 1993; Zeidler y Pearsall 1995) han subrayado la existencia de sociedades cacicales de carácter regional como entidades culturales con niveles de complejidad variada. Aunque no se han realizado trabajos completos e integrados de estos procesos, se observa que evidencias de estas sociedades aparecen desde el Formativo, se consolidan en los Desarrollos Regionales y persisten en el período de Integración no sólo en la costa sino también en los valles y altiplanos andinos (Athens 1980; Echeverría 1988; Uribe 1986). En varias regiones, como en Tumaco y La Tolita, el desarrollo de estas sociedades perduró por largos períodos temporales pero nunca llegaron a constituirse en sociedades estatales (Marcos 1986; Stemper 1993:4-16; Zeidler y Pearsall 1994:2).

21En la costa uno de los tópicos que más llama la atención de los investigadores ha sido aquel de los sistemas de intercambio debido al hallazgo y persistencia de objetos suntuarios o "bienes de élite", tales como cuentas, conchas Spondylus sp., obsidianas y objetos de metal en diferentes sitios arqueológicos, lo que ha indicado la variabilidad de acceso a los recursos y materias primas. Estos items pudieron haber sido usados como bienes de prestigio por las élites de estas sociedades, lo cual se constituye en una característica importante de las sociedades de rango (Currie 1995; De-boer 1996; Drennan 1995; Fried 1967; Gnecco 1996; Marcos 1986; Mester 1985; Zeidler 1994). Feldman (1987:13) es enfático en asegurar que los miembros de la élite tienen los medios para adquirir bienes especiales que sirven a la vez como símbolo de su status. La demanda por aquellos bienes de uso suntuario estimula la producción artesanal de especialistas y su intercambio.

22La investigación en la costa también resalta la constitución de poblados y centros ceremoniales que en la mayoría de los casos, ocuparon aquellas tierras de mejor productividad. Varias zonas de las tierras bajas costeras con altos niveles de humedad, fueron adaptadas para la agricultura extensiva mediante grandes obras de infraestructura -e.g., zanjas, canales, camellones y diques- que regularon los excesos de agua. Este es el caso de las áreas bajas costeras de las regiones del Guayas, La Tolita y Tumaco (Buys y Muse 1987; Denevan y Mathewson 1983; Parsons y Schlemon 1982; Patiño 1993; Stemper 1993). Por otro lado los ríos, bocanas y mar abierto, además de proveer recursos de subsistencia, interconectaron diferentes zonas fisiográficas haciendo posible la movilidad e intercambio de productos entre estas sociedades.

Figura 1. Distribución de sitios arqueológicos en la Costa Pacífica de Colombia y Ecuador

Figura 1. Distribución de sitios arqueológicos en la Costa Pacífica de Colombia y Ecuador

Figura 2. Sitios Arqueologicos prospectados en la Región de Tumaco

Figura 2. Sitios Arqueologicos prospectados en la Región de Tumaco

Figura 3. Sitio La Catedral (S19). Montículo Central y Satélites en las Orillas del Río Chilví. Tumaco

Figura 3. Sitio La Catedral (S19). Montículo Central y Satélites en las Orillas del Río Chilví. Tumaco

Figura 4. Sitio La Magnolia (S14) Montículo 1 estratigrafía

Figura 4. Sitio La Magnolia (S14) Montículo 1 estratigrafía

Figura 5. Sitio Piñal Salado (S06) campos de cultivo Prehispánicos

Figura 5. Sitio Piñal Salado (S06) campos de cultivo Prehispánicos

Foto 1. Campos de cultivo prehispánicos en el sitio Piñal Salado (S06). Tumaco. Colombia Aerofono escala Aprox. 1=25000

Foto 1. Campos de cultivo prehispánicos en el sitio Piñal Salado (S06). Tumaco. Colombia Aerofono escala Aprox. 1=25000

Foto 2. Campos de cultivo prehispánicos en el sitio Las Tres Marías (S12).Tumaco. Colombia aerofono, escala 1:6000

Foto 2. Campos de cultivo prehispánicos en el sitio Las Tres Marías (S12).Tumaco. Colombia aerofono, escala 1:6000

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Athens, Stephen
1980
El proceso evolutivo en las sociedades complejas y la ocupación del período Tardío-Cara en los Andes septentrionales del Ecuador. Colección Pendoneros No.2. Otavalo: Instituto Otavaleño de Antropología.

Allen, K; S. Green, and E. Zubrow (Editors)
1992
Interpreting Space: GIS and Archaeology. Tylor & Francis. Bouchard, J. F.

1982-83 Excavaciones arqueológicas en la región de Tumaco, Nariño, Colombia. Revista Colombiana de Antropología 14:125-334. Bogotá.
1992 El formativo final y el desarrollo regional en el litoral Pacífico Nor-Ecuatorial. Gaceta Arqueológica Andina 6(22):5-21.
Burger, R; F. Asaro; H. Michel; F. Stross and E. Salazar
1994 An initial consideration of obsidian procurement and exchange in prehispanic Ecuador. Latin American Antiquity 5(3):228-256.
Buys, J. E., and M. Muse
1987
Arqueología de asentamientos asociados a los campos elevados de Peñón del Río, Guayas, Ecuador. In Prehispanic Agricultural Fields in the Andean Region: Part i, edited by W.M. Denevan, K. Mathewson, and G. Knapp. British Archaeological Reports, International Series 359(i), pp: 225-248, Oxford.
Casas, P.
1991 La Gorgona en tiempos precolombinos. Revista de Antropología 7(l-2):95-119.

Cortés L. A.
1981 Los suelos del anden Pacífico y su aptitud de uso. Instituto Geográfico Agustín Codazzi. Bogotá.

Currie, E.
1995 Archaeology, ethnohistory and exchange along the coast of Ecuador. Antiquity 69:511-526.

DeBoer, W.
1975 The Archaeological Evidence for Manioc Cultivation.
American Antiquity 40(4):419-432.

1996 Traces Behind the Esmeraldas Shore: Prehistory of the Santiago-Cayapas Region, Ecuador. The University of Alabama Press.

Denevan, W. and K. Mathewson
1983 Preliminary results of the Samborondon raised field project, Guayas Basin, Ecuador. In Drained Field Agriculture in central and South America, edited by J.P. Darch, pp: 167-182. BAR International Series 189.

Drennan, R.
1992 Sociedades complejas precolombinas: variación y trayectoria de cambio. En La Construcción de las Americas, pp:31- 50. Memorias del VI Congreso de Antropología en Colombia. Editado por Carlos A. Uribe. Universidad de Los Andes.

1995 Chiefdoms in northern South America. Journal of World Prehistory 9(3):301-340. Drennan, R. and C. Alberto Uribe (eds).
1987 Chiefdoms in the Americas. Lanham, MD: University Press of America.

Drennan, R. and D. Quattrin
1995 Social inequality and agricultural resources in the
Valle de La Plata, Colombia. In Fundations of social inequality. Edited by T. Douglas Price and Gary M. Feinnman, pp:207-233. New York: Plenum Press.

Earle, T.K. (Editor)
1991
Chiefdoms: Power, Economy, and Ideology. Cambridge University Press, Cambridge.

Echeverria A., José.
1988 Los primero poblados. En Nueva Historia del Ecuador, Vol. 1. pp: 185-222. Quito: Editora Grijalbo Ecuatoriana Ltda.

Feldman, R.
1987 Architectural evidence for the development of nonegalitarian social systems in coastal Peru. In The origins and development of the Andean state. Edited by J. Haas; S. Pozorski and T. Pozorski, pp:9-14. Cambridge: Cambridge University Press.

Fried, M.
1967
The evolution of political society: An essay in political anthropology. New York: Random House.

Gilman, A.
1991 Trajectories toward social complexity in the later prehistory of the Mediterranean, pp: 146-168. In
Chiefdoms: power, economy, and ideology, Timothy Early, ed. Cambridge: Cambridge University Press.

Gnecco, C.
1996 Relaciones de intercambio y bienes de élite entre los cacicazgos del suroccidente de Colombia.
In Caciques, Intercambio y poder: Interacción Regional en el Area Intermedia de las Américas, pp: 175-196. Ed. por C. Langebaek y F. Cárdenas. Bogotá: Universidad de Los Andes.

Guinea, M.
1986
El Formativo de la región sur de Esmeraldas visto desde el yacimiento Chévele. Simposio del 45 Congreso Internacional de Americanistas: Arqueología y Etnohistoria del sur de Colombia y norte del Ecuador. Miscelania Antropológica Ecuatoriana (6):19- 46.

IGAC.
1985
Nariño aspectos geográficos. Instituto Geográfico "Agustín Codaz-zi"-IGAC. Bogotá.

Johnson, Alien and Timoty, Earle
1987
The evolution of human societies. Stanford: Stanford University Press.

Langebaek, C. y F. Cárdenas (eds.)

1996 Caciques, Intercambio y poder: Interacción Regional en el Area Intermedia de las Américas. Bogotá: Universidad de Los Andes.

Lathrap, D.
1970
The Upper Amazon. London. Thames and Hudson.

Marcos, J. (ed.)
1986 Arqueología de la costa ecuatoriana: Nuevos enfoques. Corporación Editora Nacional. Quito, Ecuador.

Meggers, B.J.
1971
Amazonia: man in a counterfiet paradise. Chicago, Aldine-Atherton.

Mester, A. M.
1985 Un taller Manteño de la concha madre perla del sitio Los Frailes, Manabí.
Miscelania Antropológica 5:101-111.

Montaño, M. C.
1991 El manejo de los recursos naturales en La Tolita en su etapa clásica. En
Encuentro Investigaciones Arqueológicas de Culturas Comunes de la Costa Pacífica. Esmeraldas.

Parsons, J.
1973 Campos de cultivos prehispánicos con camellones paralelos, en la cuenca del río Guayas, Ecuador. Cuadernos de Historia y Arqueología (40): 185-202.

Parsons, J. y R. Schlemon
1982 Nuevo informe sobre los campos elevados prehistóricos de la Cuenca del Guayas, Ecuador. Miscelania Antropológica Ecuatoriana, año 2 (2):31-37.

Patterson, T. and Gailey, C.
1987 Power Relations and State Formation. Salem: Sheffield Publishing Company.

Patiño, D.
1988a
Asentamientos prehispánicos en la costa Pacífica Caucana. FIAN. Bogotá.
1988b Orfebrería prehispánica en la costa Pacífica de Colombia y Ecuador. Tumaco-La Tolita.
Boletín del Museo del Oro 22:17-31.
1993 Investigaciones arqueológicas en la región de Tumaco, Colombia. Boletín de Arqueología (3)3-39.
1995 Asentamiento, economía y ecología en el Pacífico de Colombia y Ecuador. En Perspectivas regionales en la Arqueología del Surocciden-te de Colombia y Norte del Ecuador, pp:164-178. Editado por C. Gnecco. Popayán: Editorial Universidad del Cauca.
1997 Asentamiento, Subsistencia e Intercambio Prehispánico en Tumaco, costa Pacífica de Colombia. Ph.D. Thesis, Department of Anthropology, Temple University, Philadelphia, USA.
Raymond, Scott; N. van der Merwe and J.A. Lee-Thorp
1993
Staple foods in Formative Coastal Ecuador: Maize, Manioc, Fish? Paper presented in Tropical Coastal Subsistence symposium at the 58th Annual Meeting of the Society for American Archaeology, April 14-18, 1993. St. Louis, Missouri.
Salazar, E.
1988 El proceso cultural en el Ecuador aborigen y en América. En Nueva Historia del Ecuador, Vol. 1. pp:43-73. Quito: Editorial Grijalbo Ecuatoriana Ltda.
Salgado, H. y D. Stemper
1995
Cambios en alfareria y agricultura en el centro del litoral Pacífico colombiano durante los dos últimos milenios. Bogotá: FIAN e INCIVA.
Sanoja, Mario.
1981 Los hombres de la yuca y el maíz. Caracas: Monte Avila Editores.
Scott, D.
1991 Thecnical examination of some gold wire from pre- Hispanic South America. Studies in Conservation 36(2):65-75.
Stemper, D.
1993
The persistence of prehispanic chiefdoms on the Río Daule, Coastal Ecuador. University of Pittsburgh Memoirs in Latin American Archaeology No.7. Pittsburgh-Quito: University of Pittsburgh, Ediciones Libri Mundi.
Steponaitis, V.P.
1991 Contrasting patterns of Mississippian development. In
Chiefdoms: power, economy and ideology, pp: 193-228. edited by T.K. Earle. Cambridge: Cambridge University Press. Tihay, Jean-Pierre and Pierre Usselmann
1995 Medio ambiente y ocupación humana en el litoral Pacífico Colom-bo-ecuatoriano. En Cultura y Medio Ambiente en el Area Andina Septentrional. Editado por M. Guinea, J. F. Bouchard y J. Marcos, 21:377-399. Quito: Abya-Yala.
Uhle, Max
1927 Las antiguas civilizaciones esmeraldeñas. Anales de la Universidad Central del Ecuador. Vol. 38. Quito.

Uribe, M. V.
1986 Pastos y Protopastos: la red regional de intercambio de productos y materias primas de los siglos x a xvi D.C. Maguaré 3:33-46.

Valdez, F.
1987 Proyecto arqueológico La Tolita (1983-86). Quito: Museo del Banco Central del Ecuador.
Vargas, P.
1993 Los Emberá, los Waunana y los Cunas. En Colombia Pacífico. Editado por P. Leyva. Tomo I: 292-309. BioPacífico, Fen Colombia.
Zeidler, J. and D. Pearsall
1994 Regional Archaeology in Northern Manabí (Vol 1): Environment, Cultural Chronology and Prehistoric Subsistence in the Jama river valley. University of Pittsburgh Memoirs in Latin American Archaeology No.8. Pittsburgh-Quito: University of Pittsburgh, Ediciones Libri Mundi.

Notes

1 Estas nuevas muestras de carbono 14 fueron enviadas por el Museo del Oro (Santafé de Bogotá) al laboratorio Beta, Miami, FL. su importancia estriba en una mayor antiguedad para la orfebreria costera del sur de Colombia, la que se remonta a más de 500 a.C.

Table des illustrations

Titre Figura 1. Distribución de sitios arqueológicos en la Costa Pacífica de Colombia y Ecuador
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3362/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Figura 2. Sitios Arqueologicos prospectados en la Región de Tumaco
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3362/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Titre Figura 3. Sitio La Catedral (S19). Montículo Central y Satélites en las Orillas del Río Chilví. Tumaco
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3362/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Titre Figura 4. Sitio La Magnolia (S14) Montículo 1 estratigrafía
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3362/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Titre Figura 5. Sitio Piñal Salado (S06) campos de cultivo Prehispánicos
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3362/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre Foto 1. Campos de cultivo prehispánicos en el sitio Piñal Salado (S06). Tumaco. Colombia Aerofono escala Aprox. 1=25000
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3362/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Titre Foto 2. Campos de cultivo prehispánicos en el sitio Las Tres Marías (S12).Tumaco. Colombia aerofono, escala 1:6000
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3362/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 258k

Auteur

Dept. de Antropología Universidad del Cauca, Popayán, Col. Dept. of Anthropology, Temple University, Philadelphia, USA. FIAN, Bogotá, Col.

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540