Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Bogotá: nacimiento de una metrópoli

 | 
Vincent Goueset

Primera Parte. La cuadricefalia urbana de colombia

Capítulo 1. La “cuadricefalia” colombiana, un esquema original de concentración urbana en América Latina

Texte intégral

1Desde hace mucho tiempo se ha venido señalando, en la abundante literatura sobre la concentración urbana en el siglo xx, el carácter marcadamente polarizado de las redes urbanas latinoamericanas, aun cuando un número reducido de países -entre ellos Colombia- se apartan de esta tendencia.

RECAPITULACIÓN SOBRE LA CONCENTRACIÓN PRIMACIAL Y LA MACROCEFALIA URBANA EN AMÉRICA LATINA

  • 1 Dos excelentes síntesis sobre el tema se encuentran en Denise Pumain, La dynamique des villes, Par (...)

2Los procesos de concentración urbana acelerada en América Latina, de jerarqui-zación progresiva de las redes urbanas nacionales y de metropolización, han sido ampliamente estudiados desde 1950. En particular, desde el inicio sorprendió a los investigadores la similitud con la cual casi todos los estados de la región experimentaron una concentración de tendencia “unipolar”, con una supremacía cada vez más fuerte de la ciudad de mayor importancia sobre el resto de la red urbana. Se designa a este fenómeno con el término de “primacía urbana”1. Creado en otra época y otro lugar (para caracterizar las situaciones norteamericana y europea a principios del siglo xx), el concepto de primacía urbana se adecua perfectamente a la realidad latinoamericana de los últimos 60 años, en la que la combinación del éxodo rural masivo, la explosión demográfica y la industrialización acelerada han tenido como resultado una concentración urbana particularmente rápida, con un carácter primacial muy marcado.

3En efecto, las metrópolis de la región figuran entre las más grandes ciudades del mundo (tratándose de países que no se cuentan entre los más poblados -exceptuando a Brasil y México-) y no sufren generalmente de ninguna rivalidad nacional (cuadro 6).

4El carácter primacial de las redes urbanas lo han estudiado dos escuelas, muy diferentes una de otra:

  • 2 La dynamique des villes, op. cit.
  • 3 C. Clark, Population Growth and Land Use, London, Macmillan, 1967, pp. 318-327.

51. El “análisis espacial”. Cuervo lo llama “el empirismo lógico”; la síntesis de sus trabajos la hizo Denise Pumain2. Esta escuela, esencialmente americana, se ha interesado en el estudio matemático y estadístico de la relativa regularidad observable en la jerarquía y el tamaño de las ciudades. Siguiendo los pasos de Zipf, que elaboró la teoría de la “ley rango-tamaño” de las redes urbanas, numerosos autores trataron de “modelizar” el perfil de las diferentes redes y de dar cuenta matemáticamente de las frecuentes variaciones con respecto a la “norma”. Las redes urbanas “primaciales”, en particular, han sido objeto de numerosas especulaciones estadísticas, siguiendo a Clark3 que ha establecido tres grandes tipos de redes:

  • Las “redes primaciales”, dominadas por una gran ciudad y que son las más numerosas (casi todos los países de América Latina),
  • Las “redes oligárquicas” que no son dominadas por una sola metrópoli, sino al contrario por un número reducido de ciudades (es el caso de Colombia),
  • Las “redes antiprimaciales” en las que las grandes ciudades están subre-presentadas (como en Suiza o en la ex Unión Soviética).
  • 4 “La forma de la distribución del tamaño de las ciudades ha ejercido, y sigue ejerciendo probableme (...)

6Pumain ha mostrado claramente los límites de esta escuela. Además del carácter empírico, demasiado descriptivo y “determinista” de sus estudios que, de alguna manera, tratan de reducir a unas cuantas ecuaciones matemáticas la realidad compleja y fluctuante de la concentración urbana (y que parten por lo general de una idea preconcebida sin fundamento sobre la “normalidad” en la distribución de los tamaños de las ciudades), sus intentos de interpretación de los fenómenos observados denotan una gran pobreza que contrasta con la enorme cantidad de trabajos estadísticos de descripción de las redes4. Así fue como fracasaron todas las tentativas de interpretación de desviaciones con respecto a las leyes rango-tamaño.

  • 5 Las dos obras fundamentales de esta escuela son: Manuel Castells (compilador), Imperialismo y urba (...)
  • 6 Manuel Castells, “L’urbanisation dépendante en Amérique Latine”, rev. Espaces et Sociétes, Paris, (...)
  • 7 A excepción de Singer (1973), todos los autores, tanto latinoamericanos (Santos, Furtado, Jaramill (...)

72. La teoría de la urbanización dependiente. Esta escuela se ha especializado en la concentración primacial en América Latina (y por extensión en todos los países en vías de desarrollo. Partió de una constatación empírica incuestionable: la concentración primacial en América Latina, por su rapidez e intensidad, alcanza niveles desconocidos en el resto del mundo. Esta peculiaridad ha sido considerada como una consecuencia de la relación de dependencia económica con los países industrializados capitalistas5. Castells propuso el término de “macrocefalia urbana” para designar la concentración primacial acelerada que caracteriza toda la región6. Esta fórmula se extendió rápidamente fuera del cenáculo de la escuela de la urbanización dependiente y se convirtió en una expresión consagrada, particularmente en boga en los grandes organismos internacionales (FMI, Banco Mundial, BID, Cepal, etc...) y que se utiliza para designar el “flagelo” que aqueja a los países en vías de desarrollo7. Es un término de origen médico (por analogía con la hidrocefalia, enfermedad caracterizada por la hipertrofia de la cabeza con relación al resto del cuerpo), que supone que la “hipertrofia” de las metrópolis de América Latina es una patología y que la concentración de actividades y de población en un número muy reducido de ciudades es excesiva y constituye un obstáculo al desarrollo.

  • 8 Luis Mauricio Cuervo, La primauté urbaine..., op. cit.
  • 9 Paul Singer, Urbanización, dependencia y marginalidad en América Latina, en M. Schteingart (compil (...)
  • 10 Este “europeocentrismo” está influenciado en parte por los trabajos de “modelización empírica”, qu (...)

8El concepto de macrocefalia dio lugar a una larga y rica polémica, resumida en la reciente tesis de Cuervo8. Dicho concepto ha sido muy criticado por su connotación médica, que da la imagen equívoca de una suerte de “enfermedad monstruosa” y porque presupone que la macrocefalia es una anormalidad, una desviación de la regla. Singer9 ha observado que no existe regla de “normalidad” en la configuración de las redes urbanas, como lo hacía suponer Castells, y que se han considerado como modelos de redes urbanas “equilibradas”, en general de manera implícita, los de los países industrializados10. La mayoría de los autores concuerdan hoy en que la macrocefalia es la forma “normal” de concentración urbana en América Latina (ya que existe en casi todos los países de la región), o para ser más preciso, que no es pertinente plantear el problema en término de normalidad/anormalidad, so pena de hacer determinismo excesivamente generalizador. Recientemente, Cuervo ha enriquecido el debate al criticar en particular la pobreza de los indicadores utilizados para “diagnosticar” los casos de macrocefalia en el mundo entero, que son únicamente demográficos y no toman en cuenta sino la población de las ciudades más grandes, sin considerar todas las redes urbanas; por lo tanto, propone utilizar este concepto con la mayor prudencia y solamente en un sentido descriptivo (estadístico), dando la preferencia al término más neutro de “monocefalia” o, mejor aun, al de “primacía”, que ya tiene la ventaja de ser muy utilizado.

LA EXCEPCIÓN COLOMBIANA RESPECTO AL ESQUEMA LATINOAMERICANO DE CONCENTRACIÓN PRIMACIAL

Los hechos estadísticos

  • 11 Numerosos autores han señalado la peculiaridad colombiana. Véase en particular Pedro Cunill, Améri (...)
  • 12 Alan Gilbert, op. cit., p. 92.

9Hace tiempo que Colombia ha sido señalada como una excepción en América Latina, al lado de las “semiexcepciones” de Brasil y Ecuador11. Como lo manifiesta Gilbert, “de todos los países del continente, Colombia es el único que en realidad presenta la jerarquía rango-tamaño que numerosos autores consideran como deseable. En este caso, Bogotá es aproximadamente dos veces mayor que Medellín, representa tres veces el tamaño de Cali y cuatro veces la población de Barranquilla”12. Subrayemos al mismo tiempo que Gilbert emplea el término de “deseable”, en una época en que se consideraba que la “macrocefalia” en América Latina era “anormal” y en que había la tendencia a considerar la red urbana de Colombia como una red “normal”. Desde que se criticó la noción de macrocefalia, se insiste más en la desviación colombiana con relación al modelo latinoamericano que en su coincidencia con las “normas internacionales”, cuyo carácter relativo hemos señalado. Dicho de otra manera y en términos estrictamente estadísticos, en los años 70 había la tendencia a considerar a Colombia como un “caso normal” de concentración urbana, mientras que hoy se hace más hincapié en su “anormalidad” (estadísticamente hablando) en el contexto latinoamericano.

10En efecto, el examen de los cuadros 2, 2, 3, 4 y 5 revela que:

  • La concentración urbana sí ocurrió en Colombia, igual que en los países vecinos (cuadro 3) y más o menos en el mismo período (a partir de los años 30)13.. Simplemente, no se hizo alrededor de una sola ciudad, sino de varias: tres (Bogotá, Medellín y Cali), cuatro (las mismas, más Barranquilla), y más si añadimos las ciudades que siguen a las mencionadas (cuadros 1 y 2).
  • La ciudad más grande, Bogotá, no agrupa una parte muy importante de la población nacional (14% en el último censo de 1985) y, sobre todo, no hay “ruptura demográfica” entre la capital y las otras grandes ciudades: Bogotá es sólo dos veces más grande que Medellín. Es en particular importante señalar que entre 1905 y 1951 Bogotá creció globalmente en forma más lenta que las tres ciudades que la siguen (cuadro 5), y que sólo a partir de esta fecha su crecimiento ha sido más rápido.
  • El “cuadrinomio” Bogotá-Medellín-Cali-Barranquilla destaca claramente del grupo de las grandes ciudades colombianas, al sobrepasar el umbral simbólico del millón de habitantes, muy adelante de las dos ciudades siguientes (Bucaramanga y Cartagena). La brecha entre las “metrópolis nacionales” y las simples “grandes ciudades” no se sitúa entre Cali y Barranquilla (la relación entre las dos ciudades era de 1 a 1,3 en 1985), sino entre Barranquilla y Cartagena (relación de 1 a 1,9). Señalemos de paso que el conjunto de las cuatro ciudades, con el 29% de la población colombiana (cuadro 4), representa más o menos el mismo porcentaje de la población nacional que la ciudad más grande de los países de América Latina de red urbana primacial -y hasta menos, como en el caso de Argentina o Chile (cuadro 6).
  • Finalmente, el esquema actual de concentración urbana alrededor de cuatro ciudades es un fenómeno reciente, posterior a los años 1930. La red urbana colombiana (cuadro 2) era poco jerarquizada a principios de siglo y la clasificación ha sido extremadamente fluctuante durante todo el siglo, con numerosas variaciones tanto en la base como en la parte superior del cuadro. Las cuatro grandes metrópolis sólo comienzan a despegar después de 1938 (cuadro 5); fue hace poco, a partir de los años 1960, cuando se estableció la jerarquización entre ellas y dejaron atrás al resto de la red urbana. Las otras grandes ciudades también han experimentado importantes variaciones entre los dos últimos censos (1973 y 1985). Tales fluctuaciones no son frecuentes, ya que, como lo señala Pumain, en la mayoría de los países del mundo el crecimiento urbano no modifica la jerarquía de las redes urbanas14

CUADRO 1. CRECIMIENTO DE LOS DIEZ PRINCIPALES CENTROS URBANOS COLOMBIANOS (1905-1990)

CUADRO 1. CRECIMIENTO DE LOS DIEZ PRINCIPALES CENTROS URBANOS COLOMBIANOS (1905-1990)

Fuente: DANE, Censos de población y Proyección quinquenal de población (1990).
Nota: “MEDELLIN” = Municipio de Medellín + área metropolitana de Medellín.
(1) En 1954, seis municipios periféricos fueron anexados a Bogotá para formar el Distrito Especial, que se convirtió en Distrito Capital en 1991.
(2) El “área metropolitana” de Bogotá, que no tiene existencia jurídica, se compone de Distrito Capital + Soacha.
(3) Medellín + Barbosa + Bello + Caldas + Copacabana + Envigado + Girardota + Itagüí + La Estrella + Sabaneta.
(4) Cali + Jumbo.
(5) Barranquilla + Soledad.
(6) Bucaramanga + Floridablanca + Girón.
(7) Cúcuta + Villa del Rosario + el Zulia (para 1905, la cifra es de 1912).
(8) Pereira + Dosquebradas.
(9) Manizales + Villamaría.

CUADRO 2. LAS 20 CIUDADES MÁS GRANDES DE COLOMBA (1918-1985)

CUADRO 2. LAS 20 CIUDADES MÁS GRANDES DE COLOMBA (1918-1985)

Fuente: DANE, Censos de Población (censos 1973 y 1985 con ajuste).
Nota: En 1918 y 1938, se consideraron solamente los municipios; a partir de 1951, se consideraron las áreas metropolitanas para las ciudades más grandes, y el Distrito Capital para Bogotá.
Las ciudades en itálicas no son capitales de departamentos.

CUADRO 3. LA TRANSICIÓN URBANA EN COLOMBIA (1938-1985).

CUADRO 3. LA TRANSICIÓN URBANA EN COLOMBIA (1938-1985).

Fuente: DANE, y J. O. RUEDA, Historia de la población en Colombia, 1989, vol. V, p. 378.
Nota: En 1985, “población urbana” = “cabecera” y “población rural” = “resto”.

CUADRO 4. LA IMPORTANCIA DE CUATRO METRÓPOLIS EN LA POBLACIÓN COLOMBIANA (1938-1985)

CUADRO 4. LA IMPORTANCIA DE CUATRO METRÓPOLIS EN LA POBLACIÓN COLOMBIANA (1938-1985)

Fuente: DANE, (Censos y Proyección quinquenal para 1990) y J. Rueda, Historia de la población en Colombia (1880-2000), 1989, vol. v, p. 378.
Nota: Para 1985, “población urbana” = “cabecera” y “población rural” = “resto”.

CUADRO 5. TASA DE CRECIMIENTO ANUAL DE CUATRO METRÓPOLIS COLOMBIANAS (1905-1990)

CUADRO 5. TASA DE CRECIMIENTO ANUAL DE CUATRO METRÓPOLIS COLOMBIANAS (1905-1990)

Fuente: DANE, Censos y Proyección quinquenal de población (1990).

CUADRO 6. LA PRIMACÍA URBANA EN AMÉRICA LATINA: ALGUNOS INDICADORES ESTADÍSTICOS.

CUADRO 6. LA PRIMACÍA URBANA EN AMÉRICA LATINA: ALGUNOS INDICADORES ESTADÍSTICOS.

Fuente: L. M. CUERVO, La primauté urbaine en Amérique Latine, Paris, tesis de doctorado, 1990 (cuadro J).
IPT = Pob. la. ciudad / Pob. total.
IQV = Pob. la. ciudad / (Pob. 2a. + Pob. 3a. + Pob. 4a. ciudad).
(1) “Ratio de intensidad cronológica” = (IPTf - IPTi) / f - i.
(f = Año final de crecimiento de la primacía urbana; i = año inicial de crecimiento de la primacía urbana).

11Así mismo, conviene precisar que el auge de las cuatro grandes metrópolis colombianas no es únicamente una realidad demográfica. Estas ciudades crecieron porque eran dinámicas en el plano económico, como lo muestran los cuadros 7 y 8. Representan casi la mitad del producto interno bruto (PIB) de la nación, más de los dos tercios de su industria, y estas proporciones van creciendo.

12Una importante característica de la economía regional colombiana es su fragmentación territorial, más marcada que en muchos países vecinos (como Ecuador o Perú). Las actividades productivas (industria, minería y agricultura comercial) están diseminadas en todo el territorio, sin que una región domine ampliamente a las demás. El peso de los distritos de Bogotá, de Antioquia y del Valle en la distribución del PIB por departamentos es relativamente equilibrado; y a pesar de un progreso rápido de la capital colombiana entre 1945 y 1990, se notará que en Colombia existen tradicionalmente cuatro focos industriales importantes, relativamente especializados: Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.

13Fuera de la industria, la economía de las cuatro metrópolis es diferenciada:

  • Barranquilla es la sede de una importante actividad portuaria,
  • La región de Cali es conocida por sus actividades agroindustriales (papel y azúcar principalmente),
  • Medellín es un centro cafetero y minero de primer orden -sin hablar del narcotráfico- (capítulo 4),
  • Bogotá es ante todo la capital nacional y permanece paradójicamente apartada de las numerosas actividades de producción (minas, agroexportación, comercio internacional, turismo).

14Esta “repartición de las tareas” entre las cuatro ciudades, así como la relativa posición de enclave de Bogotá, constituyen sin duda alguna elementos explicativos de la fragmentación de la concentración urbana alrededor de cuatro polos.

CUADRO 7. DISTRIBUCIÓN DEL PIB EN CUATRO DEPARTAMENTOS (1960-1989)

CUADRO 7. DISTRIBUCIÓN DEL PIB EN CUATRO DEPARTAMENTOS (1960-1989)

Fuente: DNP, Cuentas regionales (1960-75) y dane, Cuentas regionales (1980-85).

El concepto de “cuadricefalia urbana”

15¿Cómo designar esta peculiaridad colombiana? ¿Qué nombre dar a una red urbana dominada por cuatro metrópolis?

CUADRO 8. DISTRIBUCIÓN DE LA INDUSTRIA EN CUATRO ÁREAS METROPOLITANAS (1945-1990).

CUADRO 8. DISTRIBUCIÓN DE LA INDUSTRIA EN CUATRO ÁREAS METROPOLITANAS (1945-1990).

Fuente: Contraloría (1945) y dane (otras fechas); para 1956, estimado del autor.
(1) Establecimientos de más de 10 empleados únicamente (estimado del autor).
(2) Resultados provisionales.
(3) Estimado del autor.

  • 15 Frédéric Mauro, “Comentarios comparativos sobre el desarrollo de Medellín”, en Jaime Jaramillo et (...)

16En un breve estudio comparativo sobre México y Colombia, Mauro proponía el término de “tetrarquía urbana”, un concepto que había elaborado partiendo de la realidad mexicana en la cual, hasta fines de los años 50, la red urbana estaba dominada de alguna forma por cuatro ciudades que desempeñaban un papel específico en la economía nacional (México, Guadalajara, Monterrey y Tampico)15. Pero este concepto nos parece inapropiado, pues hoy la realidad de México y de Colombia es muy diferente.

  • 16 Además, las palabras “bicefalia” y “tricefalia” ya se utilizan en el vocabulario de la geografía u (...)

17Habiéndose desacreditado el concepto de macrocefalia en beneficio del de “primacía”, y ya que se ha recurrido con frecuencia a los adjetivos “policefálico” (o pluricefálico")16 para designar un conjunto dominado por varias entidades, utilizaremos el neologismo “cuadricefalia” (y el adjetivo cuadricefálico) para caracterizar la red urbana colombiana que no está dominada por una sola ciudad sino por cuatro. Es un fenómeno único en América Latina que se ha señalado a menudo, pero que se ha explicado poco. Queda bien establecido que utilizaremos este término sólo en un sentido descriptivo, de ninguna manera genético, para designar una situación objetiva: la concentración urbana colombiana, percibida a través de indicadores estadísticos.

ALTERACIÓN DE LA CUADRICEFALIA Y DESPEGUE DE LA PRIMACÍA DE BOGOTÁ: PROBLEMÁTICA DE LA CONCENTRACIÓN URBANA EN COLOMBIA

18El ejemplo de la concentración urbana en Colombia entre 1930 y 1990 es interesante por más de una razón. Hemos podido observar dos hechos importantes, aparentemente contradictorios:

  • La concentración urbana se ha hecho alrededor de cuatro ciudades en lugar de sólo una, entre 1930 (fecha que corresponde al principio de la urbanización acelerada en Colombia y al despegue de las cuatro metrópolis) y ± 1960 (fecha en la que el esquema de cuadricefalia se estabiliza por unos diez a veinte años).
  • La situación actual es notablemente diferente (la periodicidad de los censos poblacionales no nos permite saber con precisión cuándo se produjo el “viraje”), ya que una brecha demográfica se está ahondando entre Bogotá y las otras tres ciudades. Esta brecha existe también en el plano económico (industria y PIB).
  • 17 Luis Mauricio Cuervo, La primauté urbaine..., op. cit.

19Hemos señalado dónde reside la originalidad de la cuadricefalia en América Latina. Del mismo modo, podríamos mencionar que la evolución primacial actual aproxima a Colombia, tardíamente, a su entorno regional. La cuestión sería entonces saber si los procesos responsables de la concentración primacial actualmente observables en Colombia son los mismos que los que intervinieron en los otros países de América Latina unas décadas antes. Lamentablemente, no vamos a poder ir muy lejos con nuestro estudio, en términos comparativos, ya que Cuervo ha mostrado claramente las dificultades metodológicas de una tarea como ésta: lo único realizable en el largo plazo y a nivel de continente es una comparación de indicadores estadísticos simples, y todo lo que era posible efectuar en la materia ya ha sido hecho (y bien hecho) por él17. Por lo tanto, nuestro trabajo será más bien de orden cualitativo y se referirá únicamente al caso colombiano, pues sería demasiado pesado llevar a cabo un estudio como éste sobre varios países. Además, parece útil profundizar este estudio de casos, procurando estudiar, cada vez que sea posible, los aspectos cuantitativos, tanto de la cuadricefalia como de la primacía naciente de Bogotá.

20El estudio de la concentración urbana en Colombia se plantea entonces en términos dialécticos, y gira alrededor de dos interrogantes fundamentales:

  • ¿Por qué la concentración se ha realizado alrededor de cuatro ciudades en lugar de sólo una? ¿Por qué y cómo se ha establecido el esquema de cuadricefalia?
  • ¿Por qué este esquema se está alterando en la actualidad? ¿Por qué Bogotá, tardíamente, parece distanciarse de sus tres rivales?

211. Respecto a la primera interrogante, puede uno preguntarse por qué son cuatro las metrópolis que se han desarrollado, y no dos, tres o más. Dicho de otra manera, ¿por qué justamente Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla? ¿Cuáles son las condiciones nacionales y regionales que posibilitaron esta evolución?, y ¿cómo emergió la cuadricefalia todavía observable hoy? ¿Cuál es la validez de los elementos a veces invocados, tales como el encasillamiento del relieve, el desarrollo tardío de las vías de comunicación terrestres, la polarización de los flujos de éxodo rural, etc....? ¿Existen otros factores?

  • 18 S. Jaramillo y L. M. Cuervo, La configuración del espacio..., op. cit.

222. La segunda interrogante nos lleva inevitablemente a cuestionar la validez del postulado de la cuadricefalia. ¿Estamos seguros de que sí ha existido la cuadricefalia? El diagnóstico se ha hecho principalmente a partir de indicadores demográficos y accesoriamente industriales; ¿son suficientes estos indicadores? ¿Un examen más a fondo de la economía colombiana confirma o infirma su existencia? Del mismo modo, ¿es seguro que la alteración de la cuadricefalia, ligada al crecimiento demográfico de Bogotá, esté comprobada en el plano económico? Es preciso hacer un estudio detallado para saber si la evolución actual es un fenómeno superficial (¿pasajero?) o una evolución de fondo. En particular, nos parece importante tomar en cuenta las actividades terciarias y en especial el sector terciario superior, que ha sido poco estudiado. Esto nos llevará a reconsiderar los pormenores de la discusión iniciada por Jaramillo y Cuervo sobre el papel respectivo de la industria y del sector terciario en la concentración urbana18. Contrariamente a Europa, donde la revolución industrial y la terciarización se produjeron en épocas bien distintas y donde cada fenómeno correspondió a etapas diferentes de la concentración urbana, en Colombia (como en casi toda América Latina), industrialización y terciarización han tenido lugar casi al mismo tiempo y han coincidido cronológicamente con la urbanización acelerada y la concentración urbana, primero cuadricefálica y luego primacial. ¿Cuál es la parte respectiva de responsabilidades? ¿En qué la industria y el terciario han favorecido o no la cuadricefalia, y luego la primacía de Bogotá?

Notes

1 Dos excelentes síntesis sobre el tema se encuentran en Denise Pumain, La dynamique des villes, Paris, Economica, 1982, 231 pp.; y Luis Mauricio Cuervo, La primauté urbaine en Amérique Latine: une étude historique comparative, Thèse de Doctorat, Institut d’Urbanisme de Paris, Université de Paris XII, novembre 1990, 469 pp. De estos dos documentos se desprende que la tendencia mundial a la primacía urbana ha sido evidenciada y estudiada desde principios de este siglo, con los trabajos de Auerbach (1913), Lotka (1924), Gibrat (1931), Jefferson (1939) y sobre todo Zipf (1941). Luego de la Segunda Guerra Mundial, los estudios sobre este tema se han multiplicado (con autores, como P. Allen, B. Berry, C. Clark, Simon, Yule, Steindl, etc...), a medida que la primacía urbana se convertía en un fenómeno mundial de primera importancia.

2 La dynamique des villes, op. cit.

3 C. Clark, Population Growth and Land Use, London, Macmillan, 1967, pp. 318-327.

4 “La forma de la distribución del tamaño de las ciudades ha ejercido, y sigue ejerciendo probablemente, una fascinación muy a menudo desproporcionada con el objetivo científico que ella representa para el análisis de los sistemas urbanos”. D. Pumain, op. cit., p. 70.

5 Las dos obras fundamentales de esta escuela son: Manuel Castells (compilador), Imperialismo y urbanización en América Latina, Barcelona, Gustavo Gili, 1973, 464 pp.; y Martha Steingart (compiladora), Urbanización y dependencia en América Latina, Buenos Aires, siap, 1973, 374 pp. La teoría de la urbanización dependiente ha tenido una gran influencia en los estudios sobre la concentración urbana en América Latina, así como en la Cepal (Comisión Económica para América Latina) a partir de los años 70.

6 Manuel Castells, “L’urbanisation dépendante en Amérique Latine”, rev. Espaces et Sociétes, Paris, n. 3, Juillet 1971. Este articulo fundamental ha sido traducido y publicado en las dos obras citadas arriba.

7 A excepción de Singer (1973), todos los autores, tanto latinoamericanos (Santos, Furtado, Jaramillo, etc....) como europeos (Castells, Lacoste, Claval, etc....) coinciden en ver en este fenómeno una consecuencia del subdesarrollo, y un obstáculo al desarrollo.

8 Luis Mauricio Cuervo, La primauté urbaine..., op. cit.

9 Paul Singer, Urbanización, dependencia y marginalidad en América Latina, en M. Schteingart (compilador), Urbanización y dependencia..., op. cit., pp. 93-122. Véase también la crítica de Samuel Jaramillo, “Sobre la macrocefalia en América Latina”, rev. Desarrollo y sociedad, Bogotá, cede, Universidad de los Andes, no. 1, enero 1979, pp. 11.132. Finalmente, véase la crítica de Luis Maurico Cuervo, op. cit.

10 Este “europeocentrismo” está influenciado en parte por los trabajos de “modelización empírica”, que han estudiado principalmente las redes urbanas de América del Norte y Europa. No es una casualidad, por lo tanto, si las críticas más virulentas contra la macrocefalia emanaron de los intelectuales de los países del Tercer Mundo, en particular latinoamericanos. Pero la crítica también se hizo en Francia: Claval, por ejemplo, aunque no cita explícitamente la palabra macrocefalia, dice que “es claro que los países del Tercer Mundo no reproducirán, en su trayectoria de desarrollo, la evolución geográfica que se ha descrito en Occidente, con la emergencia de redes regularmente estructuradas y jerarquizadas”. Paul Claval, La logique des villes, Paris, Litec, 1990, 633 pp. (p. 410). Denise Pumain condena también el prejuicio sobre la “normalidad” en la distribución del tamaño de las ciudades; La dynamique..., p. 70.

11 Numerosos autores han señalado la peculiaridad colombiana. Véase en particular Pedro Cunill, América andina, Barcelona, Ariel, 1978, 522 pp.; y Alan gilbert, Latin American Development: A Geografical Perspective, Harmondsworth, Penguin Modern Economics Readings, 1974.

12 Alan Gilbert, op. cit., p. 92.

13 Aloar Passos propone separar los países latinoamericanos en tres categorías:

  • Los países de urbanización precoz, en los que más de un tercio de la población era urbana en 1950. Se trata del Cono Sur (Argentina, Chile, Uruguay);
  • Los países de urbanización tardía, en donde menos de la quinta parte de la población era urbana en 1950, y donde la mayoría sigue siendo rural hasta hoy. Se trata de Bolivia y de algunos pequeños países de América Central;
  • Los otros, que constituyen la gran mayoría, cuya urbanización, sobre todo posterior a 1930, es a la vez reciente y acelerada. Colombia pertenece a esta categoría, al lado de México, Brasil, Venezuela, Ecuador, etc. en “Tendencias y dirección del crecimiento urbano en América Latina entre 1950 y 1970”, Revista Interamericana de Planificación, siaf, 1972, vol. VI, no. 24.

14 Denise Pumain, La dynamique des villes, op. cit., p. 8.

15 Frédéric Mauro, “Comentarios comparativos sobre el desarrollo de Medellín”, en Jaime Jaramillo et al (compiladores), Memoria del simposio. Los estudios regionales en Colombia: el caso de Antioquia, Medellín, faes, 1982, 308 pp. (pp. 155-170). Ya en los años 50 eran numerosas las divergencias entre los dos países y si bien la comparación entre Medellín y Monterrey era pertinente, resultaba más difícil establecer un paralelo entre Cali y Guadalajara, Barranquilla y Tampico, Bogotá y México.

16 Además, las palabras “bicefalia” y “tricefalia” ya se utilizan en el vocabulario de la geografía urbana: se habla, por ejemplo, de la bicefalia ecuatoriana. Leer Henri Godard, “Quito-Guayaquil: ¿Eje central o bicefalia?”, en El espacio urbano en el Ecuador, Quito, Cedig, 1987, pp. 108-135.

17 Luis Mauricio Cuervo, La primauté urbaine..., op. cit.

18 S. Jaramillo y L. M. Cuervo, La configuración del espacio..., op. cit.

Table des illustrations

Titre CUADRO 1. CRECIMIENTO DE LOS DIEZ PRINCIPALES CENTROS URBANOS COLOMBIANOS (1905-1990)
Légende Fuente: DANE, Censos de población y Proyección quinquenal de población (1990).Nota: “MEDELLIN” = Municipio de Medellín + área metropolitana de Medellín.(1) En 1954, seis municipios periféricos fueron anexados a Bogotá para formar el Distrito Especial, que se convirtió en Distrito Capital en 1991.(2) El “área metropolitana” de Bogotá, que no tiene existencia jurídica, se compone de Distrito Capital + Soacha.(3) Medellín + Barbosa + Bello + Caldas + Copacabana + Envigado + Girardota + Itagüí + La Estrella + Sabaneta.(4) Cali + Jumbo.(5) Barranquilla + Soledad.(6) Bucaramanga + Floridablanca + Girón.(7) Cúcuta + Villa del Rosario + el Zulia (para 1905, la cifra es de 1912).(8) Pereira + Dosquebradas.(9) Manizales + Villamaría.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3262/img-1.jpg
Fichier image/, 499k
Titre CUADRO 2. LAS 20 CIUDADES MÁS GRANDES DE COLOMBA (1918-1985)
Légende Fuente: DANE, Censos de Población (censos 1973 y 1985 con ajuste).Nota: En 1918 y 1938, se consideraron solamente los municipios; a partir de 1951, se consideraron las áreas metropolitanas para las ciudades más grandes, y el Distrito Capital para Bogotá.Las ciudades en itálicas no son capitales de departamentos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3262/img-2.jpg
Fichier image/, 474k
Titre CUADRO 3. LA TRANSICIÓN URBANA EN COLOMBIA (1938-1985).
Légende Fuente: DANE, y J. O. RUEDA, Historia de la población en Colombia, 1989, vol. V, p. 378.Nota: En 1985, “población urbana” = “cabecera” y “población rural” = “resto”.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3262/img-3.jpg
Fichier image/, 81k
Titre CUADRO 4. LA IMPORTANCIA DE CUATRO METRÓPOLIS EN LA POBLACIÓN COLOMBIANA (1938-1985)
Légende Fuente: DANE, (Censos y Proyección quinquenal para 1990) y J. Rueda, Historia de la población en Colombia (1880-2000), 1989, vol. v, p. 378.Nota: Para 1985, “población urbana” = “cabecera” y “población rural” = “resto”.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3262/img-4.jpg
Fichier image/, 169k
Titre CUADRO 5. TASA DE CRECIMIENTO ANUAL DE CUATRO METRÓPOLIS COLOMBIANAS (1905-1990)
Légende Fuente: DANE, Censos y Proyección quinquenal de población (1990).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3262/img-5.jpg
Fichier image/, 93k
Titre CUADRO 6. LA PRIMACÍA URBANA EN AMÉRICA LATINA: ALGUNOS INDICADORES ESTADÍSTICOS.
Légende Fuente: L. M. CUERVO, La primauté urbaine en Amérique Latine, Paris, tesis de doctorado, 1990 (cuadro J).IPT = Pob. la. ciudad / Pob. total.IQV = Pob. la. ciudad / (Pob. 2a. + Pob. 3a. + Pob. 4a. ciudad).(1) “Ratio de intensidad cronológica” = (IPTf - IPTi) / f - i.(f = Año final de crecimiento de la primacía urbana; i = año inicial de crecimiento de la primacía urbana).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3262/img-6.jpg
Fichier image/, 172k
Titre CUADRO 7. DISTRIBUCIÓN DEL PIB EN CUATRO DEPARTAMENTOS (1960-1989)
Légende Fuente: DNP, Cuentas regionales (1960-75) y dane, Cuentas regionales (1980-85).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3262/img-7.jpg
Fichier image/, 537k
Titre CUADRO 8. DISTRIBUCIÓN DE LA INDUSTRIA EN CUATRO ÁREAS METROPOLITANAS (1945-1990).
Légende Fuente: Contraloría (1945) y dane (otras fechas); para 1956, estimado del autor.(1) Establecimientos de más de 10 empleados únicamente (estimado del autor).(2) Resultados provisionales.(3) Estimado del autor.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/3262/img-8.jpg
Fichier image/, 274k

© Institut français d’études andines, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540