Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Etnias del norte

 | 
Chantal Caillavet

Parte I. Poblamiento, ecología y organización prehispánicas

I.10. Los grupos étnicos prehispánicos del sur de ecuador1

Texte intégral

  • 1 Primera versión en francés como: “Les groupes ethniques préhispaniques du Sud de l'Equateur selon (...)

1Siempre resulta difícil, fiándose de las fuentes etnohistóricas, distinguir lo incaico de lo preincaico dentro de los territorios conquistados por los españoles. Los testimonios (los de los cronistas pero también aquéllos que contiene la documentación de la administración colonial) omiten a menudo distinguir entre culturas autóctonas e imposiciones incaicas, pues para ellos la división significativa es la que separa el pasado prehispánico global, de la colonización española. También existe el exceso opuesto de parte de algunos testigos más curiosos por el pasado americano, es decir la tendencia a oponer de manera demasiado nítida y sistemática, la “barbarie” de los indígenas autóctonos a la obra “civilizadora” de los ocupantes incas (Caillavet 1996 a).

2En lo que se refiere a los Andes septentrionales - y en el marco de este artículo, el Sur de Ecuador- la confusión se explica además por la precipitación de los acontecimientos en algunos decenios: si bien los ejércitos de Huayna Cápac ratifican a fines del siglo xv la conquista llevada a cabo por Túpac Yupanqui, ya desde 1532, los españoles arriban en Túmbez y colonizan definitivamente Loja y su región al terminarse las guerras civiles hacia 1550.

3Utilizando con cautela los documentos de los cronistas (que corroboro con fuentes administrativas tempranas de menor riesgo de deformación), me parece posible proponer un cuadro de los grupos autóctonos del Sur de Ecuador al final del período de la Integración, así como analizar el alcance de la colonización incaica.

1. Los grupos étnicos del sur de Ecuador y su distribución geográfica

4No podemos tratar de entender el poblamiento del Sur de Ecuador sin recordar la singularidad de las condiciones geográficas y climáticas de la región, que por sí solas, pueden ser responsables de algunas características culturales de sus habitantes (Ver Wolf (1892) 1975; Jaramillo Alvarado 1955; Deler, 1981). El ensanchamiento de los Andes en una zona montañosa más baja y en transición más suave hacia el Oeste y el Este constituye una marcada ruptura del callejón interandino: por lo tanto a este nivel una interrupción también en el tipo mismo de la colonización incaica. Además, la compartimentación topográfica y un clima menos riguroso y menos contrastado explican también la ocupación del suelo por grupos étnicos más independientes unos de otros, tanto desde el punto de vista político como económico. Es de notar que el excelente observador Cieza de León (1947: 366 y 409-410) propone el mismo análisis para la región de Popayán y para la de Loja que bordean el Ecuador central al Norte y al Sur. Este cronista explica la belicosidad de sus habitantes por las condiciones ecológicas: un clima templado, tierras fértiles y una geografía compleja les permiten librarse de los conquistadores —sean incas o españoles— trasladándose a otro sitio, si es necesario. Su organización social y política resulta adaptada a este medio ambiente: se trata de pequeños grupos muy móviles, acéfalos (“behetrías”) o de cacicazgos poco complejos (Caillavet 1996 a).

5Para los conquistadores españoles, la provincia de Loja es la de los indígenas palta. Distinguen tres conjuntos muy diferenciados, los cañari al norte en el callejón interandino y la sierra, luego los palta para el conjunto de la sierra meridional, y al este, pasada la cordillera occidental, los pacamoro que ocupan el oriente amazónico: con una gradación desde la civilización hasta la barbarie, siendo muy incaizados los cañari, mucho menos los palta y por fin, los pacamoro “salvajes”, nunca conquistados por los Incas.

6Cieza de León (1947: 409) que sigue el camino incaico hacia 1540, pasa directamente del territorio cañari al de los palta y parece indicar que éste empieza “en el nascimiento del río de Túmbez”, materializado por construcciones incaicas. Podría tratarse de la zona de Saraguro que marcaría el límite norte del territorio palta. Notemos asimismo que según la crónica de Cabello Balboa (1586: 320), los saraguro quedan incluidos en los palta ya que escribe que los palta atrincherados en fortalezas en la sierra de Saraguro, resistieron firmemente a las tropas incas de Túpac Yupanqui.

7Al oeste, la frontera no queda claramente definida con las poblaciones costeñas pero éstas, asentadas en la isla de la Puna y en Túmbez parecen acantonarse en la misma costa, sin extenderse tierradentro. El límite oeste del poblamiento palta alcanzaría Zaruma. Al sur, el río Calvas serviría de frontera y al este la cordillera separaría el poblamiento palta de los grupos étnicos amazónicos, aunque parece encontrarse un enclave palta adentrado profundamente hacia el este (ver infra).

8Los palta dejan a los españoles el recuerdo de poblaciones belicosas, difíciles de conquistar: en 1545, Pedro de Cianca (que será uno de los principales personajes de la ciudad de Loja), viniendo de Túmbez, recorre la tierra palta insumisa para juntarse con el virrey en Quito: “y de allí fue por tierra de guerra en compañía del dicho Vela Nuñez por la provincia de los paltas a se juntar en Quito con el dicho visorrey” (AGI/S Quito, 20: Probanza de Pedro de Cienca, 1561). El conquistador Salinas Loyola, en la misma época, evoca “la conquista de la provincia de los paltas”, difícil por la hostilidad de sus habitantes (AGI/S Patronato 113. R7. Probanza de Juan de Salinas. Lima, 8-5-1565: f lv y 9r/v: “por estar las dichas provincias por conquistar e ser los yndios naturales della muy guerreros y yndomitos”). Otro conquistador puntualiza que los palta son gente de la sierra, lo que corresponde efectivamente al conjunto del territorio definido más arriba (AGI/S Patronato 99. R4. Probanza de Diego de Arcos, 1555: f. 1r: “que tenía todos los yndios de la sierra paltas aleados”).

9Pero si bien es cierto que el término paltas designa a los indígenas de lo que vendría a ser la provincia colonial de Loja, me parece que se trata de un vocablo genérico que se refiere a un conjunto formado por diferentes etnias y que corresponden a varios cacicazgos. Lo sugiere el que las mismas fuentes (crónicas y probanzas de conquistadores) que nos hablan de los palta, introducen en algunos casos una mayor precisión en sus descripciones, y mencionan grupos indígenas de diferentes nombres, todos ubicados en esta “provincia de los paltas”. No obstante la escasa precisión de sus comentarios, intentemos sacar en claro su localización geográfica.

10Entre las fuentes más tempranas y fidedignas, se hallan varias referencias a los indígenas de Chaparra. Según Cieza de León (1947: 411), éstos asaltan a los viajeros que transitan por el camino real, o sea incaico: “porque los españoles que caminaban por el camino real para ir al Quito y a otras partes corrían riesgo de los indios de Carrochamba y de Chaparra se fundó esta ciudad” (= Loja). Un conquistador evoca la conquista de “la provincia de Chaparra que es en los paltas y otros soldados estaban conquistando los naturales de aquella tierra” (AGI/S Patronato 116.R.6 Probanza de Alonso de Cabrera. Quito, 27-8-1569: f. 18r). Opino que este grupo puede ubicarse en el límite sur de Saraguro, en el paso de una vía incaica - como lo señala Cieza de León, citado anteriormente - entre Túmbez y Saraguro; se encuentra en la frontera de las etnias de Cañaribamba según el testimonio siguiente: “si saben quel dicho Ginés Hernandez... salió a servir a su Magestad con el factor Pedro Martin Montanero que iba a apacigoar la provincia de Cañaribamba... en la cual estaban rebelados los naturales, porque en aquella sazón los indios de la provincia de Chaparra y de Viriayanca que eran comarcanos y agora son de la jurisdiccion de la ciudad de Quito habian muerto muchos españoles mercaderes y les habian robado cuanto traían desde la costa de Tumbez a la ciudad de Quito que era en aquella sazon camino real” (AGI/S Patronato 112 R.8 “Información de los méritos y servicios de Ginés Hernández...” Zamora de Yaguarzongo. 14-2-1564: f.7r). Otro documento de 1566 confirma tal localización al norte del territorio palta: la atribución de las doctrinas indígenas a los franciscanos de Loja, les concede un conjunto de etnias situadas al norte, y entre ella, la de Chaparra (AF/Q Leg. 7 n° 13: f 10r. 3-6-1564: ”por la presente nombro y señalo para la dotrina de naturales de Amboca y Caraguro y Chaparra y Auca con todos sus anejos”).

11En cuanto al grupo Carrochamba, quien, según Cieza amenazaba (a la par que el de Chaparra) la seguridad del camino real (ver supra), viene mencionado en relaciones más tardías: se halla a mitad de camino entre Loja y Zaruma. A sus integrantes, se les obliga en 1592 a trabajar en las minas de Zaruma (Jiménez de la Espada 1965: 315 y 321: “La primera jornada saliendo de Zaruma se duerme en el otro río; la segunda en Garruchamba pueblo de indios pequeño y la tercera en el Catamayo y la cuarta se llega a Loxa”).

12Por fin, nos enteramos de la existencia de otro grupo indígena llamado “yaz-ne”, también extremadamente belicoso, gracias a la probanza presentada por un jefe étnico cañari, cuyo padre participa del lado español, en la “pacificación de los braca-moros, paltas y yaznes”, y a quienes sitúa “adelante de Zaruma”, o sea hacia el oeste: formarían pues una transición con los grupos costeños (Bistancela (1594) 1976: 11 y 23).

13Los conquistadores españoles no solían entrar en sutilezas lingüísticas para designar e identificar a las etnias autóctonas: la lectura de la documentación nos demuestra que aplicaban un solo vocablo indistintamente a una etnia o al área geográfica (designada en general como “provincia”) o a su cacique, a quien confunden con la misma etnia. En el ejemplo que sigue, un título de encomienda concedido a la viuda de Alonso de Mercadillo, el fundador de Loja, especifica que se le encomiendan “en términos de la ciudad de Loxa el repartimiento e yndios de Carruchamba de que es cacique Don Diego Caro y los yndios del valle de Changacaro junto a la dicha ciudad de Loxa de que fue cacique Chungacaro (AGI/S. Justicia 672. El Fiscal con Alonso de Aguilar sobre la posesión de los indios de Garuchamba. Quito, 1564)” He podido reunir más datos sobre este jefe étnico, cuya captura por los españoles provoca la pacificación de todos los indígenas palta. Viene evocado por los españoles, como el cacique más importante del valle, y también como el jefe supremo de los palta, lo cual sugiere la existencia de una confederación de etnias autóctonas, quienes, en tiempo de guerra — y eso lo prueba el vocablo “capitán” — respetan la autoridad del mismo jefe. Éste desafía a los españoles desde lo alto de una loma fortificada, pero el texto no especifica si ésta domina o no “el valle de Chungacaro” que podemos identificar como el valle de Loja, hoy día San Juan del Valle (AGI/S Patronato 135.R1. Probanza de Baltazar Calderon. Lima, 1573: f.7r: “y este testigo se halló con el dicho Baltasar Calderón en la toma de un cacique llamado Chungacaro que decían aver sido capitán de todos aquellos paltas y sus provincias...”; f. 1 1 v: “estando toda la tierra aleada y muy apretados los españoles una noche subió en un cerro muy alto donde estaba fortificado un cacique que se llamaba Chungacaro...”; f. 15r: “avía preso el cacique principal de aquel valle”).

14Existe otro valle cuya ubicación resulta de lo más interesante (ver infra). Se trata del de Cangochamba donde Alonso de Mercadillo, por orden de Gonzalo Pizarro, estableció la primera fundación de Loja (llamada la Zarza) al principiar las guerras civiles, hacia 1546. Salinas Loyola (Jiménez de la Espada 1965: 296) explica su traslado al actual valle de Loja por razones ecológicas: “Primero se había poblado en otro asiento y valle que es dicho Cangochamba y por ser tierra algo caliente y no tan fértil como el valle donde agora está, se mudó y reidificó en él”. Un testimonio anterior de otro conquistador confirma aquellas dos fundaciones: “ayudé a poblar e sustentar en las dichas provincias (= “las provincias de los paltas”) en el valle de Canguchamba un pueblo de españoles”. “Después vido que se mudó el dicho pueblo al pueblo de Cusibamba por ser pueblo más cómodo y conviniente para los naturales” (AGI/S Audiencia de Lima 152. “Probanza de Hernando de Barahona”, Zamora de los Alcaides. 9 julio 1568).

15Las opiniones de los historiadores ecuatorianos difieren en cuanto a la identificación del valle cálido que albergara aquella fundación efímera: el del Catamayo o el de Malacatos (Vargas 1977: 104; Anda Aguirre 1980: 60-61).

16Ahora bien, un documento de archivos me lleva a establecer una ubicación diferente para aquel valle de Cangochamba. Se trata de un extracto de un Libro del Cabildo de Loja de 1561: el escribano certifica que un tal Cristóbal Rodríguez recibió una merced de tierras “en el valle del Catamayo... camino de Calva pasado el río Catamayo adelante...”, para sembrar trigo y maíz. En 1564, se le confirman los títulos de propiedad por una “vista de ojos” que ofrece una descripción pormenorizada de las tierras. En 1573, sabemos que renunció a las tales tierras a cambio de otras en el mismo valle de Loja. Por fin en 1574, vuelve a pedir las primeras tierras, de las cuales se vuelve a presentar una descripción que concuerda con la de 1564 (ACS/L “Hordinario entre Antonio Tamayo por sí y sus hermanos y Juan Rodríguez de la Motta sobre unas tierras. 1640”: f.3r: “cuarenta fanegadas de tierra en el valle del Catamayo según parece en un cavildo que parece averse fecho en esta ciudad en 25 días del mes de septiembre de 1561”... “veinte fanegas de trigo de sembradura y veinte de mais que es camino de Calva pasado el río del Catamayo adelante...” f.7v: 1564: “en la parte dicha que por cima de donde está un platanal que se dixo ser de un yndio llamado Gaspar Cango atravesando la dicha quebrada hasta un cerro a modo de pucará de tierra blanca... y siguió midiendo por una quebrada seca abaxo hasta llegar al camino real de Lima”.

17f. 10v: Cédula Real de Philippe II, 1573: “haciendo él dexación de cien fanegas de tierras que tenía en Cangochamba siete leguas desa dicha ciudad (= Loja) se le diesen cinquenta fanegas y tierra para una huerta cerca desa ciudad...”

18f.4r: Copia del 8 de octubre de 1574: “yo tenía por merced deste cavildo en el valle de Cangochamba cien fanegas de tierras y más una huerta y en este camino de los Malacatos un asiento de una estancia e yo hice dejación de todo ello porque me hiziesen merced en el valle de esta cibdad de cinquenta quadras... e yo por no tener pleito porque son amigos e pedido por muchas vezes que se me haga merced de darme alia hazia el Catamayo las cien fanegadas de tierra y la huerta que yo avia dexado y áseme respondido que lo yvan a ver ello es muy lejos que son siete leguas de esta ciudad y asi ninguno no quiere yr alia”... “y digo que el asiento de la estancia es siete leguas desta ciudad poco mas o menos en una quebrada de tierra yunga que esta frontero de la población de los yndios de Goncanamá y cerca de un camino que por alli llegan los propios yndios al pueblo y las tierras están en otra quebrada que esta más acá casi una legua hazia Chapamarca a correr de la tierra el río arriba a mano izquierda la mayor parte de ella... junto a un pucará de tierra alta blanca que allí está...”).

19He transcrito el texto de este documento porque parece ser el mismo que aquél utilizado por Anda Aguirre para concluir que Cangochamba se hallaba en el valle de Malacatos. Aunque este autor no especifica la procedencia de la fuente, la suerte me permitió encontrarlo en el Archivo de la Corte Superior de Justicia de Loja, pero no comparto su interpretación. Si se lee con cuidado todo el pleito de tierras volviendo a ordenar cronológicamente todos los documentos que contiene, el texto recupera su coherencia original y deja claro que Malacatos y Cangochamba son, sin lugar a dudas, dos sitios distintos.

20Otro documento confirma que Cangochamba forma parte de la provincia de Calva: en 1561 el virrey Marqués de Cañete otorga una encomienda y entrega “en la provincia de Calva (al) principal Santiago de Cangochamba” (AGI/S Audiencia de Quito, 20. Probanza de Pedro de Cianca, 1561; ver también, la encomienda que recibe Hernando de Cárdenas “Calva-Cango-Chamba” (sic) in ARAH/M. Colección Muñoz, Tomo 47. A/92: f.70v). Esta descripción permite concluir que las tierras de Cangochamba se sitúan entre el Gonzanamá autóctono (antes de la reducción colonial) y Chapamarca (atestiguado en el mapa de 1750 de Maldonado): se trata del alto valle del Catamayo, en la parte que corresponde hoy día al río “Chinguillamaca”, río Catamayo arriba y abajo del río Solanda (Hojas topográficas del IGM. Mapa 1/50.000. Nambacola CT.NVII. BI. 3781.IV; hoy día se encuentra referencia a una hacienda Chapamarca, al norte de El Tambo). Está situado a 1.400 m de altura lo que confirma que es un valle más cálido que el de la Loja actual.

21Los documentos evocan con frecuencia la provincia de Calvas, o sea, la que se extiende “pasado el río del Catamayo adelante” cuando uno viene de la Loja colonial, o sea a la orilla izquierda del Catamayo: corresponde sin duda alguna a la de Gonzanamá, Cariamanga, Colambo, y a una región muy abrupta, irrigada por los ríos Pindo y Catamayo. En 1588, un oficial de la Corona Real, en una visita a la provincia de Loja “mandó que Julian de la Rua encomendero de los indios de la provincia de Calvas hiciese reducir y poblar los indios de la dicha provincia dentro de seis meses”: los indígenas de Colambo y Changaimina deben reducirse al pueblo de Gonzanamá, los de Tacamoros al pueblo de Otuana, y los de Nongora al de Sosoranga (ANH/Q. Indígenas 22. Doc.6-11-1697: f.26r). Ese documento que nos da indicaciones sobre los asentamientos autóctonos de varios grupos, especifica además los límites geográficos de la provincia de Calvas: al sudoeste Otuana, Sosoranga y Tacamoros, o sea el río Calvas como delimitación probable de un territorio. En ese mismo documento, intervienen varios indígenas nombrados “Calva”, especialmente en el valle de Amaluza, los cuales dependen del cacique de Cariamanga. Amaluza correspondería por lo tanto al límite sudeste del territorio calva (ANH/Q. Cacicazgos 11. Loja. Doc.1787).

22En cambio, parece que Malacatos está considerado como un conjunto distinto, en donde reside otro grupo étnico; ya en 1548, un conquistador quien en las guerras civiles tomó causa por el rey, a raíz de ello perdió gran parte de sus encomiendas del sur de la Audiencia y declara: “teniendo yo los yndios de Calva e Amboca e los Malacatos e Anama, Gonzalo Picarro por no me tener por su amigo me quitó la mayor parte dellos e me dexó solos los de Calva” (AGI/S Audiencia de Lima 204. Probanza de D. Juan de Salinas. Cuzco. 1548. y también AF/Q. leg. 7. n° 13: f.5v: a los franciscanos que se instalan en Loja se les confía “la doctrina de los naturales de la provincia de Amboca y Calba y de Malacatos”). Ahora bien según otro testimonio de 1550, los malacato, vecinos de los palta, hablaban un idioma muy parecido al de los xíbaro: “después de pasado el río (= Paute) torné a marchar e dos leguas de alli alié un bohío de indios en el cual se tomaron ciertas indias que la lengua y habla dellas era como la de los malacatos que está cabe los paltas, porque unos indios que iban consigo (por “conmigo”) las entendían. Dijéronme que se decía aquella tierra Xibaro...”(Jiménez de la Espada 1965: 174). En su Relación de Loja de 1571, Salinas Loyola clasifica a los grupos étnicos de la provincia en tres: cañari, palta y malacato, utilizando para ello como criterio principal la lengua; la que hablan palta y los malacato resulta ser casi idéntica: “questas dos últimas, aunque difieren algo, se entienden”. Y cuando evoca los demás rasgos culturales (costumbres, indumentaria, carácter...) sólo distingue a dos grupos o “naciones”, cañari y palta. Asimila pues implícitamente a los malacato con los palta (Jiménez de la Espada 1965: 301). Recordemos que Jijón y Caamaño (1950. T.II: 45-48) considera que el idioma palta no es sino la denominación histórica del idioma “Jívaro”, vigente hoy día en la Amazonia (Taylor y Descola 1981). En la medida en que no disponemos de datos históricos sobre el idioma palta, resulta difícil un estudio lingüístico, aunque los topónimos de la provincia de Loja podrían proporcionar algunos datos: son muy numerosos y propios de la región aquéllos terminados en - namá y - numa.

23En cuanto a las etnias orientales asentadas en el pie de monte amazónico, las Relaciones (Jiménez de la Espada 1965: 136) sobre Zamora evocan numerosos grupos indígenas bastante apartados unos de otros, y que hablan tres tipos de lenguas (“rabona”, “xiroa” y “bolona”). Pero también parece existir un enclave de un grupo de idioma palta, integrados por cuatro “pueblos” (Gonzaval, Turocapi, Yunchique y Capolanga), separados sólo por una o dos leguas de distancia. El topónimo Gonzaval existe hoy día en zona palta, cerca del Catamayo. Y a diferencia de los grupos en derredor, que ocupan un medio ambiente muy cálido, húmedo y fértil, se nos especifica que dichos autóctonos palta están asentados en una zona alta, fría y poco fértil. Además se diferencian de sus vecinos, por una tasa de mortandad infantil mucho más baja, que podríamos interpretar como un rasgo cultural (¿política natalista?) (Jiménez de la Espada 1965: 140-142).

24Otro enclave palta está señalado en la provincia de Xoroca, zona de sierra al noroeste de Jaén de Bracamoros (Jiménez de la Espada 1965: 142).

25Para comprender sin ambigüedad el testimonio de Cieza de León (1947: 410), conviene tener en mente que cuando pasó el cronista por el Sur de la Audiencia de Quito, sólo conoció la primera fundación de Loja, es decir la Zarza, a la que hemos localizado en el alto valle del Catamayo. En efecto, durante las guerras civiles, sólo existe la primera fundación (AGI/S. Patronato 135. R.I. Un conquistador, compañero de Mercadillo vivió las guerras civiles en la primera Loja: (f.7v): “el dicho capitán Mercadillo... y todos los de su compañía baxaron a la ciudad de Loxa que entonces se llamava la Carza...”). Es cierto que cuando Cieza redacta su crónica, después del episodio de las guerras civiles, evoca la segunda fundación de Loja - de la que habría tenido noticia mientras tanto - pero el texto de su relato, y en particular el contexto geográfico, deben de interpretarse en el marco de su viaje en 1547 cuando salía a reunirse con las tropas realistas del Presidente La Gasea en Túmbez. Esta aclaración permite comprender una expresión interesante de su crónica: acerca de Loja (La Zarza), en el valle de Cangochamba, escribe: “El sitio de la ciudad es el mejor y más conveniente que se le pudo dar, para estar en comarca de la provincia”, es decir con la intención deliberada de situarla estratégicamente en los confines de la provincia, en la frontera entre varios territorios étnicos, ya que el río Catamayo sirve de demarcación (Cieza de León 1947: 411). Pero estos dos grupos vecinos “a una parte y a otra” de Loja, se asemejan culturalmente y sólo se distinguen por su tocado: “A una parte y a otra de donde está fundada esta ciudad de Loja hay muchas y muy grandes poblaciones y los naturales dellas casi guardan y tienen las mismas costumbres que usan sus comarcanos; y para ser conocidos tienen sus llautos o ligaduras en las cabezas” (Cieza de León 1947: 410).

2. Los territorios de los grupos autóctonos: habitat y medio ambiente

26No voy a detenerme en el conjunto de los rasgos culturales de los grupos locales, pues no haría sino utilizar las descripciones que nos dan las Relaciones Geográficas de Indias, que constituyen la única fuente, de sobra conocida, a este respecto. Lo que nos relatan de las costumbres y creencias religiosas, viene tachado, en mi opinión, por ese prejuicio simplista que separa a unos bárbaros poco incaizados de otros grupos más civilizados gracias a la dominación incaica.

27Todos los grupos palta - y esto sería su rasgo más original - comparten una misma forma de organización política: las etnias, aunque vecinas y de mucha importancia numérica, son independientes unas de otras (ver Cieza, cita supra). Esto implica un autoabastecimiento alimenticio que se explica por la geografía compartimentada de la región y por las condiciones climáticas: los indígenas han sabido beneficiar distintos niveles ecológicos, muy variados y todos fácilmente accesibles por un mismo grupo, ya que en un territorio de extensión limitada, coexisten valles cálidos, laderas expuestas a las lluvias y protegidas de las heladas. Pero el habitat puede ubicarse en sierras de altura, frías y más sanas. Es lo que se deduce de varios datos en los documentos (ver los enclaves palta ya citados en el Oriente, y la región de Jaén), y en particular de la detenida lectura de descripciones coloniales de tierras. Ya había dado un ejemplo de la distribución del asentamiento y de los cultivos indígenas en la publicación de mapas y dibujos manuscritos que completan los pleitos de tierras en los archivos coloniales (Caillavet 1983 b): en pleno territorio calva, los indígenas se oponen a la política colonial de las reducciones y al orden que se les impartió de asentarse en los sitios elegidos por los españoles. Esas imposiciones, amén de odiosas, chocaban además con uno de los rasgos culturales más constantes de las poblaciones andinas: su preferencia por un habitat en tierras frías. Los indígenas de la región de Colambo (ver documento citado supra) siguen resistiéndose en 1618, a las reducciones y justifican su negativa con argumentos ecológicos: “a más de setenta años (es decir hacia 1550) desde que los españoles entraron a esta tierra i de antes que tenemos el dicho pueblo y lo hubieron antes nuestros padres abuelos y antepasados y ser nuestro propio natural y donde han ido i van los indios en aumento por ser tierra y fría alta sana i de muy buen temple”. Resulta que el sitio del nuevo Gonzanamá colonial es poco sano por ser cálido y por carecer de los recursos naturales imprescindibles (la madera) y de tierras adaptadas a la cría de ganado y a los cultivos indígenas (ANH/Q Indígenas 22. Doc. 6.11.1697: f.27v/28r: “nuestro pueblo... no ai ningún defecto antes mucha abundancia de tierras para sementeras i para muchos ganados que tenemos maiores y menores y todo lo demás necesario para el sustento de la bida humana”). Este mismo documento revela que en 1650, aquellos indígenas que terminaron por asentarse en el nuevo Gonzanamá, no tienen más remedio que caminar lejos para cultivar su terruño tradicional, que les permite recursos muy diversificados: “teniendo sus ganados vacunos y ovejunos, sus guertas de árboles de guabos, aguacates, platanares y cañaverales en que también siembran maíz, trigo y otras semillas” indígenas (ANH/Q Indígenas 22. Doc. 6.11.1697: f.l03r). El mapa manuscrito presentado en el pleito (ver ilustración 1-10-1) representa claramente los distintos pisos ecológicos del territorio indígena, según reza la leyenda: “tras de estos serros está el pueblo de Colambo de distancia de mas de legua i media atrás donde tienen los indios muchas tierras en parajes templados calientes i fríos” (ANH/Q Indígenas 22. Doc. 6-11-1697: f.l52r). El acceso a tierras de cultivo en un medio ambiente cálido aparece como tradicional en la zona palta: otro ejemplo también está dado para Cangonamá, donde los indígenas se ven obligados a entablar un juicio para recuperar sus platanares y huertas.

Ilustración I. 10. 1: el territorio de la etnia colambo (Foto Caillavet).

Ilustración I. 10. 2: El territorio de la etnia amboca (Foto Caillavet).

28Lo mismo ocurre en la región de Catacocha, donde los rebaños de un terrateniente español pisan y destrozan los platanares y cultivos de los indígenas de Colanuma e Yncunuma (ACS/L Autos entre los yndios de Catacocha y D. Joseph Soto. 1778: f. 1 r). En la zona de Celica también, los indígenas de Dominguillo cultivan tierras que se distribuyen desde pisos de altura (donde se asienta el “pueblo viejo de Posol”) hasta los valles de los ríos Catamayo y Amarillo (ACS/L. 1795 “El protector de naturales por Manuela Quinde india de Celica”: f.83r).

29Los indígenas de Gonzanamá cultivan también las tierras cálidas del valle de Cangochamba (ver documento de 1564 citado supra: f.7v) y poseen platanares; estas tierras en 1640 están descritas como “una quebrada de tierra yunga frontero de donde solía ser la población de los indios de Gonzanamá” (Ver una muy buena descripción del nicho ecológico “yunga” en Cieza de León, 1947: 413-414).

30En la región Amboca, los indígenas de Chuquiribamba (zona fría, a una altura de 2.700 m) también acceden a tierras templadas, “sembrados a modo de huertas de papas y maíz de rosa... trigo por ser caliente”... “en un paraje encajonado a modo de valle entre serros llamado Chandaco”, que corresponden a una altura de 2.200 m (ACS/L 1749. “Autos pertenecientes a la parroquia de Chuquiribamba de la provincia de los ambocas”, documento de 1649: f.l5r; 39v /40r; 41v; 50r). Pero se quejan por el trabajo forzoso en las haciendas de los españoles, en las zonas demasiado cálidas del bajo valle del Catamayo: D.Gaspar Carguay cacique del pueblo de Chuquiribamba suplica que “D. Diego Vaca de Thorres no apremie a los yndios a que le sirvan en la estancia del yunga Gonsavalle y Catamayo por merca y contra su voluntad y que por ser los dichos parajes tan destemplados y calientes an muerto muchos yndios en breve tiempo” (ACS/L 1749. “Autos pertenecientes a la parroquia de Chuquiribamba de la provincia de los ambocas”, documento de 1649: f.15r; 39v/40r; 41v; 50r).

31El grupo étnico amboca parece apegarse aún más que el calva a sus asentamientos de altura. Mientras la reducción colonial que corresponde al San Pedro actual (San Pedro de la Bendita), fija el habitat a sólo 1.700 metros, nos permiten situar el antiguo territorio amboca (“el pueblo viejo de San Pedro de Amboca”) una descripción de tierras y un mapa manuscrito, ambos de 1744 (ACS/L. 1744 “Sobre la hacienda de Guaquichuma i sus linderos”: f.7r; ver Caillavet 1983b) (ver ilustración 1-0-2). Varios sitios se pueden detectar hoy día en las hojas topográficas de la región: “Pueblo Viejo, Loma Pueblo Viejo” hacia 2.000 m, “Corrales de Pueblo viejo” hacia 1.800 m, la zona de la “Cordillera Pueblo Viejo” hacia 2.600 m. El habitat disperso autóctono permitía pues una mejor explotación de tierras diversificadas por su repartición escalonada, al contrario de la política colonial de asentar pueblos nucleares en zonas más bajas y de acceso más fácil (“Corrales de Pueblo Viejo”, “Pueblo Viejo, Loma Pueblo Viejo”; Hoja topográfica 1/50.000. Buenavista. CT. NVI.E4. 3682.11; “Cordillera Pueblo Viejo”: Hoja topográfica 1/100.000. Loja. CT. NVI.F. 3782; “Loma Pueblo Viejo”: Hoja topográfica 1/50.000 La Toma. CT.NVI.F3.3782.III), (ilustración 1-10-2).

3. El impacto incaico

3 a) Conquista y colonización incaicas

32Sabemos que los intentos de conquista del Oriente amazónico por los Incas, fracasaron varias veces. El nombre quechua de los habitantes de la región de Zamora, “Poro-Auca” (los guerreros salvajes) revela la opinión que tenían de aquéllos los Incas: “Llamábase la dicha tierra donde está poblada... todo junto Poro-auca que quiere decir indios de guerra que no habían dado la subjección y dominio a los Incas” (Jiménez de la Espada 1965: 125). Por lo tanto, se podría explicar la cría de llamas y de cuyes por los grupos del pie de monte amazónico en el siglo xvi por posibles contactos e intercambios con las etnias palta, dominadas ellas por los Incas (Jiménez de la Espada 1965: 129; 133).

33Según cuenta Cieza de León (1947: 410), casi todos los grupos palta fueron dominados por los Incas, y “civilizados” a su contacto: “Toda la mayor parte de los pueblos subjetos a esta cibdad (= Loja) fueron señoreados por los Ingas... y no embargante que muchos destos naturales fuesen de poca razón, mediante la comunicación que tuvieron con ellos, se apartaron de muchas cosas que tenían de rústicos, y se llegaron a alguna más policía”.

34Pero la conquista les fue difícil, ya que los palta resistieron violentamente tanto al norte, hasta Saraguro (ver Cabello Balboa 1950: 320, ya citado) como al sur, según Cieza (1947:21-212) quien relata las guerras de conquista encabezadas por Túpac Inca Yupanqui: “en los Paltas y en Guancabamba, Caxas y Ayavaca y sus comarcas, tuvo gran trabajo en sojuzgar aquellas naciones, porque son belicosas y robustas y tuvo guerras con ellos más de cinco lunas”. Una prueba de la dificultad de aquella conquista se trasparenta en la táctica a la que recurrieron los Incas - aquella que usaban en los casos difíciles - la construcción de fortalezas desde donde irradiaban para conquistar y controlar el territorio enemigo: “del tiempo que los Ingas, señores naturales conquistaron las dichas provincias, se aprovecharon de hacer fuerzas en sierras altas haciendo tres y cuatro cercas de pared de piedra, para estar fuertes y seguros y que lo estuviesen las gentes que dejaba en las dichas provincias, hasta domesticarlos y subjetarlos del todo; a las cuales fuerzas llaman en su lengua pucarais” (Jiménez de la Espada 1965: 299). En la toponimia local y en los documentos coloniales sobre los pleitos de tierras, aparecen referencias a los “pucaraes” incas que atestiguan la resistencia de las etnias locales: éste es el caso del valle de Cangochamba, vecino de Colambo (ANH/Q Indígenas 22. Doc. 6.11.1697: f.7r/v); también, cerca de Collingora en la región de Cariamanga (ANH/Q. Caja Indígena 13. Doc. 11 — III-1680: f.52r:“el cerro que llaman de Condur Pucara y Ayro”) y cerca de la Zarza (AGI/S. Patronato 135. RI: f.7v: “el capitán Alonso de Mercadillo... y este testigo... en unas lomas fuertes llamadas Yaganambe estuvieron más de dos meses fortificados”). Yambananga domina el valle de Cangochamba (La Zarza), zona de fortificaciones donde se refugian desde la Zarza los soldados de Mercadillo durante las guerras civiles. (Es localizable en la Hoja topográfica 1/50.000 Nambacola. CTNVII.BI, 3781-IV). Todos estos sitios se sitúan en zona calva, que tal vez podamos considerar como el corazón de la resistencia palta.

35Las etapas sucesivas del dominio inca consisten en la colocación de guarniciones y de colonos oriundos de regiones totalmente incaizadas y en la construcción de depósitos y del “Capac Ñan” (es decir, el “camino real”) que causó una impresión fortísima a los españoles: “y la paz se asentaba hoy y mañana estaba la provincia llena de mitimaes y con gobernadores sin quitar el señorío a los naturales; y se hacían depósitos y ponían en ellos mantenimientos y lo que más se manda poner; y se hacía el real camino con las postas que habían de haber en todo el” (Cieza de León 1947: 211-212). Nos resulta difícil precisar la difusión de estos enclaves mitimaes, pero sugerimos que atestigua su supervivencia en la época colonial, la existencia de grupos llamados “collana”, que remiten a una reorganización incaica de la sociedad autóctona y de los grupos de parentesco. Se encuentran (en la toponimia local y en la documentación colonial) en Cariamanga y en Nambacola, en Catacocha y en Saraguro (ANH/Q. Caja Indígena 13. Doc. 11 -III-1680: “el cacique Don Cristobal Masachi de la parcialidad de Collana del pueblo de Cariamanga”; documentado también en 1714 en ACS/L “Joseph Pardo y los indios de Cariamanga sobre unas tierras” y en 1800, en ACS/L “Liberato Jumbo yndio quinto de la parcialidad de los collanas de Cariamanga”. Para Nambacola: una referencia en un sentido que parece concreto, quizás los depósitos (?) de los indígenas collanas en Nambacola, en zona calva en ANH/Q Indígenas Caja 2. Doc. 26-X-1629: f.8r: “Las casas corrales collanas quinchas”. Para Catacocha, ACS/L “Autos del deslinde de las tierras del común de Catacocha y de Doña Francisca Daza”, 1767: f.3r: “D. Mariano Salangui y D. Miguel Guajala caciques del pueblo de Catacocha... de la parcialidad de Collana”. Para Saraguro, ACS/L “Vista de ojos de las tierras de Uripamba en Saraguro”, 1792: “Don Mateo Sarango cacique de Collana del pueblo de Saraguro”). Notemos además que estos cuatro topónimos son a todas luces quechua (Nambacola aparece también bajo la forma de “Ananbacola”), lo cual se da con poca frecuencia en esa zona, y eso vendría a confirmar el origen inca de estos asentamientos.

36Además de las fortalezas, los documentos señalan otros vestigios arqueológicos incaicos, por ejemplo una acequia en el valle del Catamayo, aparentemente cerca de la Toma (ANH/Q 1a Notaría. Vol. 2o, 1688: f.32v: el testamento de un vecino de Loja en 1587: “tengo en el valle de Catamayo quatro leguas de la dicha ciudad de Loxa ochenta quadras de tierra para una heredad de viña e otras sacada una cequia del inga”.

37Parece que los incas atacaron el territorio palta desde sus bases establecidas anteriormente al oeste, al sur y al norte, para rodear el territorio enemigo (Cieza 1947: 358. describe las construcciones incaicas en Túmbez). En el sur, ya asegurado el dominio sobre los Chachapoyas, el Inca “puso en orden las provincias de Caxas, Ayahuaca, Guancabamba y las demás que con ellas confinan” (Cieza 1947: 212). Guancabamba es en efecto, un centro inca importante: “con templos, palacios y depósitos”. Más al norte, Cieza de León evoca la provincia de Caxas, que sitúa entre Calvas y Ayabaca, éste último lugar siendo otro centro de importancia, poblado por colonos incas (Cieza 1947: 411). Entre Huancabamba y Jaén de Bracamoros, varios enclaves de mitimaes incas mantienen seguro el límite fronterizo: Quirocoto, Chontali, Guaratoca, Zallique, Tabaconas, Pucará, Tomependa (Jiménez de la Espada 1965: 145 “Relación de la tierra de Jaén”).

38Al norte, el callejón interandino ya estaba conquistado y organizado según los criterios incas: la extensa región ocupada por las etnias cañari queda dividida en dos partes, Hurin Saya y Hanan Saya, cada una dominada por una capital, respectivamente Hatun Cañar (Ingapirca) en la mitad de abajo, al norte, y Cañaribamba, en la mitad de arriba, al sur, contigua al territorio palta: Cieza (1947: 396) evoca a dos importantes caciques, Cañaribamba y Hatuncañar, y recalca la profunda incaización de la zona, a nivel de las costumbres, idioma e indumentaria en todo el territorio.

39La mitad que nos interesa - la del sur, Hanan Cañar - comprende las etnias de Cañaribamba y Leoquina (o Pacaybamba) según las RGI de 1582 (Jiménez de la Espada 1965: 278; 281). Pero he encontrado además una prueba de la inclusión de la etnia Saraguro en la mitad Cañar de arriba (Hanan Cañar), gracias a un documento muy temprano. Se trata de la concesión de una encomienda en 1540 por Francisco Pizarro a su hermano Gonzalo: “en la provincia de los Cañares de Hurinsaya el cacique que se dice Xalabaxon señor del pueblo Guaya y otro cacique que se dice Don Pedro señor del pueblo que se llama Cañare y otro cacique que se llama Peraysa señor del pueblo Molloturo y en la provincia de Hanansaya el cacique Xibacera señor del pueblo Caracoro y otro cacique que se llama Chuquimarca señor del pueblo Xalocipa y otro cacique Tenejuenlla señor del pueblo Syquecapa y otro cacique Quiranycaca señor del pueblo Laguan y otro cacique Lliuquenlla señor del pueblo Payguro y otro cacique Duma señor del pueblo Cequeceque” (AGI/S Patronato 90 A. R.23; Los Reyes, 15-6-1540). Este dato nos lleva a pensar que la región de Saraguro fue incaizada más profundamente que el resto de la provincia de los palta, ya que estaba incluida en la zona cañari en tiempo de los Incas. Seguramente había mitimaes allí, pero Cieza, quien lo especifica en otras ocasiones, es silencioso en este caso.

40Según la Relación de 1582, antes de la conquista española, los indígenas de Cañaribamba estaban en estado de guerra con los indígenas de Chaparra, localizables al sur de Saraguro (Jiménez de la Espada 1965: 238: “en aquel tiempo traían guerra contra otra provincia que llaman Chaparra, questa veinte leguas deste pueblo de Cañaribamba”), lo que revela que la conquista incaica de la provincia de Loja se llevaba a cabo a la vez desde el norte.

41En cuanto a la etnia saraguro, a pesar de estar incluida en la mitad Hanan Cañar, se muestra sin embargo hostil a las demás etnias de esta misma mitad (Cañaribamba y Leoquina), ya que después de la llegada de los españoles, viene a ser la única etnia que resiste a la conquista española, mientras que los cañari - para deshacerse del dominio incaico - forman alianza con los españoles (Oberem 1976; Jiménez de la Espada 1965: 279: “Traían guerra con una provincia llamada Saraguros, questa siete y ocho leguas desta tierra; la causa, porquestos eran amigos despañoles, y ansí les dieron la obidiencia a los españoles, y estos Saraguros no, sino que antes mataban en celadas y en caminos muchos españoles y daban guerra a estos y a Cañaribamba, porque no sirviesen a los españoles”.

42Esto podría llevar a la conclusión de que los saraguro constituyen entonces un grupo profundamente inca, en tierra colonizada.

43Otro dato inédito me lleva a pensar que, también más al sur de Saraguro, el norte de la provincia de Loja, o sea “la provincia de Chaparra”, sufría un control incaico aun más estrecho que el resto del territorio palta: en 1545 un conquistador evoca sus hazañas, entre las cuales destaca la captura de varias mujeres, una de ellas resultando ser una hija del Inca Huayna Cápac. Apresan al grupo de mujeres incas en la provincia de Chaparra, o sea en una región que los Incas consideraban segura; esta captura acontece en una fecha muy temprana, antes de la muerte de Francisco Pizarra (asesinado en julio de 1541) (AGI/S Patronato 100.R.10. Probanza de Diego de Sandoval, Cartago, 9-1-1545: f.4v: “siendo el dicho adelantado (= Sebastián de Benalcázar) capitán general del marqués Don Francisco Picarro embió a cierta entrada al dicho capitán Diego de Sandoval con cierta gente en cierto alcance tomo a la dicha Doña Francisca e ciertas mujeres que le servían entonces e le preguntaron con las lenguas e dixo que hera hija del señor del Peru Gayna Caba”; f.5r: “este testigo con el dicho capitán Diego de Sandoval... salieron a ranchear a unas provincias que se decían Chaparra tomaron la dicha cacica que después llamaron Doña Francisca e que luego que la tomaron e antes yban en seguimiento della e se supo ser hija del dicho Gueynacaba... trayda ante el General se esaminó e se supo ser así la verdad e la dio al dicho capitán Diego de Sandoval”; f.5v: “todos los naturales de los dichos reynos del Perú thenian en mucha beneración a la dicha Doña Francisca”).

44Además del norte del territorio palta, los Incas gastaron muchos esfuerzos para conquistar la zona que se extiende entre Valladolid y Malacatos, bien por razones estratégicas y rodear así el territorio palta, bien para hacerse dueños de una vía de comunicación esencial para controlar las cuencas del río Chinchipe al sur, del Catamayo al norte, y cuyo relieve abrupto ayudaba a los pobladores autóctonos a refugiarse en fortalezas inexpugnables y acosar a los soldados incas. Salinas Loyola en la Relación de 1571 recalca una diferencia de poblamiento entre dos zonas: la que se extiende entre Loja y Zamora —la cordillera Oriental— está despoblada mientras que la que separa Loja de Valladolid —el valle de Malacatos y la cordillera de Sabanilla— no presenta solución de continuidad en su poblamiento (Jiménez de la Espada 1965: 291: “y por la vía de Este, parte términos con la ciudad de Zamora, ques toda la cordillera, tierra despoblada hasta diez leguas, y con la de Valladolid hasta doce de tierra poblada”). Sus autóctonos, descritos por los españoles como pacamoro, resistieron largo tiempo a los Incas pero acabaron por ser vencidos: “los naturales deste cibdad de Valladolid viven en lomas y lugares fuertes, por ser gente muy belicosa y gente de behetría y que según dizen desbarataron muchas veces los capitanes del Inga que a subjetallos entraron” (Jiménez de la Espada 1965: 151). De ello que la descripción de su modo de vida según las mismas fuentes, deja entrever rasgos debidos probablemente al dominio incaico: la cría de llamas y cuyes y sobre todo, la organización decimal de las tareas agrícolas (Jiménez de la Espada 1965: 152: “Labraban sus tierras con arados (tacllas) y el que era más rico hacía mejor chacara porque se juntavan a arar unos cien indios e cien indias que les volvían la tierra”).

3 b) El camino incaico

45La construcción del famoso camino incaico que pone en comunicación las regiones conquistadas, es un elemento primordial del dominio incaico. Aunque algunos arqueólogos se han dedicado a estudiar sus vestigios en Ecuador (Fresco 1983: 116-119; Hyslop 1984), su trazado en la zona de Loja no se conoce con precisión. En 1571, se veían con claridad vestigios de tambos bien conservados (Jiménez de la Espada 1965: 296). La temprana documentación colonial puede ofrecer algunos otros indicios ya que el camino incaico deslumhró a los conquistadores españoles, quienes lo usaron como una excepcional vía de penetración: aparece en los textos como “camino real”, traducción literal del quechua.

46Una vez más, la mejor fuente es Cieza de León, quien camina por él en 1547, desde Popayán hasta el Perú (1947: 398; 399: “lo cual yo vi al tiempo que íbamos a juntarnos con el licenciado Gasea, Presidente de Su Magestad”...“aquí dejaré el camino real por donde voy caminando”). Evoca también el viaje desde Túmbez del virrey Blanco Núñez, quien, más allá de los palta, pero antes de la región de Cuenca, pasa por un tramo difícil de transitar, pantanoso y accidentado, que puede corresponder a la zona de Saraguro: “Capítulo de como el visorrey con sus capitanes y jente fue caminando por la montaña y despoblado que esta adelante de los paltas con mui gran trabajo. Muchas vezes emos hecho minción como yendo hazia el Quito antes de allegar a las provincias de Tomebamba hay un despoblado muy trabajoso de ríos ciénagas y malos pasos y que si el poderoso Rey Topa Ynga Yupanqui e Guayna Capa su hijo no mandaran acer por allí el camino real era ymposible poderlo andar” (Cieza de León “Tercer libro de las guerras civiles del Perú” en BRP/M-1873, cap. 122).

47Desde allí, el camino pasa por distintos hitos, donde están edificados depósitos y tambos para albergar a viajeros y soldados: de norte a sur, se suceden “Las Piedras”, ubicado en la zona de Saraguro, luego Tambo Blanco (?), Calva (?), por fin Caxas(?), y Guancabamba (Cieza 1947: 409-411: “Luego que parten del aposento de las Piedras comienza una montaña no muy grande aunque muy fría que dura poco mas de diez leguas al fin de la cual esta otro aposento que tiene por nombre Tambo Blanco; de donde el camino real va a dar al rio llamado Catamayo”).

48Sabemos además, por otra relación de Salinas Loyola, de 1571 (Jiménez de la Espada 1965, T.185: 197), que el camino incaico pasaba por la Loja colonial (segunda fundación, el valle de Cuxibamba): “Loxa... que está poblada y asentada al pie de la dicha cordillera y puerto en un fertil y abundoso valle, sano y de muy buen temple, pasa por medio del el camino real que hicieron los Señores naturales del Piru, llamados Ingas, que va de la ciudad de Quito a la del Cuzco”; luego, según Cieza, cruzaba el río Catamayo, cerca de la primera fundación de Loja-La Zarza (Cangochamba) (Cieza 1947: 410: “A la mano diestra, cerca deste mismo rio esta asentada la ciudad de Loja”), es decir en la orilla izquierda del Catamayo, ya que Cieza viene del norte. Lo cual viene confirmado por el documento ya citado sobre Cangochamba ya que la descripción de tierras de 1564 evoca el paso por allí del “camino real de Lima” (ACS/L “Hordinario entre Antonio Tamayo por si y sus hermanos y Juan Rodriguez de la Motta sobre unas tierras”, 1640: f.7v).

49Por fin la demanda entablada de los indígenas del Gonzanamá aborigen, ya citada, recuerda que el asentamiento autóctono estaba apartado del camino real, lo que protegía a los indígenas de las exacciones de los viajeros, pero que en cambio el Gonzanamá colonial, sí está situado en este mismo camino, lo cual nos proporciona otra indicación de su trazado (ANH/Q. Indígenas 22. Doc. 6-11-1697: f.7r/v: “fuera i apartado del camino real como está en el Consanamá y por helio bexados y maltratados los naturales de los viandantes que bienen i ban al Piru”).

50La etapa Tambo Blanco, en el camino entre Saraguro y la Zarza-Cangochamba, podría corresponder a la confluencia de los ríos Zamora y San Lucas, ya que según las RGI (Jiménez de la Espada 1965: 293), el “rio de Tambo Blanco” parece corresponder al río de las Juntas. El tambo de Calva correspondería al pueblo de Cariamanga, corazón de la región calva, en donde la existencia, ya evocada, de un grupo collana revela la presencia incaica. Quedaría por localizar el tambo Caxas entre Cariamanga y Huancabamba, ya que está era la dirección del camino, pues el trazado por Sosoranga es colonial y corresponde a la nueva ruta comercial abierta por los españoles hacia la ciudad de Piura (Cieza 1947: 411; Cieza, 1979: 229; 230, evoca une expedición de Hernando de Soto, en 1532, a “Caxas, provincia de la sierra”, donde queda impresionado por el camino incaico: “Vido Soto el camino real que llamavan de Guaynacapa que atrabieca por la sierra, de que se espanto contemplando el modo con que iva hecho”) (mapa 1-10-1).

51Este trazado Saraguro, Las Juntas, Loja, Gonzanamá, Cariamanga y Huancabamba corresponde al principal camino incaico (que Cieza llama “el propio camino real de la sierra” 1947: 411), pero no excluye la existencia de caminos secundarios utilizados por los aborígenes o los Incas, y utilizados también en la época colonial, para comunicar entre sí a otros lugares de la región (ver supra, un eje incaico ya señalado, que reúne Túmbez con Saraguro).

Conclusiones

52Ha sido necesario, para poder sacar estas conclusiones, dedicar largas discusiones a la identificación y localización de los topónimos y nombres de etnias revelados por los conquistadores y cronistas españoles, de modo a sacar un partido provechoso de los datos que proporcionan tales fuentes documentales, confusas y fragmentarias pero muy ricas.

53- 1) El sur de Ecuador fue poblado en la época de la Integración — antes de la conquista incaica— por un conjunto de etnias independientes unas de otras tanto en el campo económico como político. Éstas practicaban un autoabastecimiento que posibilitaban totalmente las condiciones ecológicas que ofrecen la geografía y el clima locales: el fácil acceso a tierras frías, templadas y calientes dentro de un territorio de tamaño limitado. No obstante, estas distintas etnias luchaban entre sí sin cesar, como lo demuestra el reanudar de las hostilidades apenas está desbaratado el imperio incaico (1532) hasta la pacificación llevada a cabo por los españoles en la región (1546-1550) (Jiménez de la Espada 1965: 299: “Y despues (= de los Incas) los naturales de las dichas provincias se han aprovechado en las guerras civiles contiendas que han tenido unos con otros de hacer lo propio, fortalesciendo algunas sierras de las que habia mas comodidad en sus poblaciones, para recogerse y manpararse en ellas cuando no podian resistir a sus enemigos”; 303: “que ya no hay guerra entre ellos, porque no las osan tener despues que se conquistaron, por haberles prevenido que han de vivir como hermanos, y ni se han de matar y robar como solian”). Es posible que estos conflictos hayan sido originados por una fuerte presión demográfica, y que cada grupo étnico haya intentado ensanchar su territorio propio a expensas del vecino (Cieza 1947: 411).

Mapa I. 10. 1: El camino incaico en la Sierra Sur de Ecuador

54Esto explicaría muy bien el que el valle de Loja-Cuxibamba fuera tan codiciado, ya que, en todo el sur, es el que ofrece el más dilatado conjunto de tierras a la vez templadas e irrigadas, pero no abruptas; y que en dicho valle, estuviera implantada una explotación colectiva de los recursos agrícolas (atestiguada aun en 1571), por colonos oriundos de todas las etnias de la región. Este rasgo se debe quizás a una iniciativa incaica, pero este tipo de sistema de explotación multiétnico puede también considerarse como tradicional y andino en un sentido amplio. Y desde luego, supervive al dominio incaico: “Que en el valle donde esta poblada la dicha ciudad hay algunos indios naturales del, y ansimismo todos los caciques de todas las provincias y pueblos tienen allí poblados indios, por ser la tierra fertil; y tienen sus heredades que siembran y benefician, de que se les sigue mucho provecho, y asimismo a la dicha ciudad, para su sustento; los cuales indios asi poblados se llama ‘mitimaes’, que quiere decir tanto como advenedizos” (Jiménez de la Espada 1965: 302).

55- 2) Las referencias que han permitido la localización de algunos asentamientos prehispánicos (los “pueblos viejos” de Gonzanamá, Colambo, San Pedro de Ambocas) revelan que estaban situados en tierras frías, lo que aparece como un rasgo típicamente andino, mientras que los cultivos están escalonados desde las tierras altas hasta los “yungas”: cada etnia cultiva productos de tierras calientes como guayabas, aguacates, bananos, guabas. Pero los datos encontrados dejan asomar una diferencia entre las costumbres de los calva y de los amboca. Estos últimos prefieren un nivel climático más alto, y recelan especialmente de las tierras calientes, ¿acaso esta elección constituye una indicación de que los amboca forman parte de las etnias de tierras frías? - ¿podrían ser cañari? - mientras los calva pertenecen al conjunto palta, es decir que ocupan un territorio ecológico intermediario entre Andes de altura y Oriente amazónico. Esta asimilación entre etnia amboca y etnia cañari se encuentra desde luego en una fuente más tardía, de principios del siglo xviii: “Los oficiales que ai en esta probincia de los Paltas son de la probincia de Quito, o de la de los Cañares: solamente sirven los Paltas de hacer adobes para las obras de los Españoles, porque otros son los que los ponen, llamados Ambocas, que son Cañaris” (García 1729: Lib. 30 - cap. IV, 106).

56- 3) Si nos fundamos en la reorganización incaica del territorio ecuatoriano, la línea divisoria entre territorio cañari y territorio palta se sitúa al sur de Saraguro, y esta etnia está incluida en la mitad sur del grupo cañari incaizado (Hanan Cañar, “mitad de arriba”, por ser más cercana al Cuzco). Pero me pregunto si esta frontera ha sido impuesta por los Incas o si corresponde al panorama étnico preincaico. Las fuentes históricas no permiten remontar más allá de los Incas. Es posible que el grupo saraguro de los siglos xv-xvi tenga por origen un poblamiento mitimá inca, en la medida en que éstos desplazaron a muchos colonos hacia los territorios recién conquistados; pero ningún documento histórico, que yo sepa, lo especifica en este caso preciso. La actitud de rebeldía de los saraguro contra los españoles manifiesta su desacuerdo con las demás etnias cañari, bien porque ellos son un grupo inca, o bien porque, ya libres del dominio incaico, retornan a sus costumbres preincaicas, y como los palta - de los cuales podrían formar parte, si creemos a Cabello Balboa -luchan a la vez contra las etnias vecinas y contra los conquistadores españoles.

57- 4) El grupo palta resulta difícil de definir con precisión. ¿Trátase de una apelación genérica con la cual los españoles califican a todos los grupos étnicos del sur de Ecuador? Esta sería mi conclusión ya que ningún documento parece otorgarle un contenido geográfico delimitado, a diferencia de las demás etnias que hemos podido localizar con más precisión. El hecho de que estas etnias, independientes unas de otras políticamente, acuerdan aceptar una sola dirección jerarquizada en tiempo de excepción —resistencia común contra los Incas y luego contra los españoles— prueba una real unidad cultural. Por fin, es posible que el valle de Chungacaro (que vino a llamarse bajo los Incas, Cuxibamba y bajo los españoles Loja), cuyo jefe étnico encabeza a todos los palta, haya sido el corazón geográfico de la etnia, ya que en él, se reunían agricultores oriundos de todos los grupos de la región, en una explotación colectiva del valle.

58Esta unidad cultural parece confirmada por costumbres semejantes (aunque podría tratarse de una generalización poco matizada de parte de los conquistadores españoles) y sobre todo por el uso de un mismo idioma por todos los grupos. Ya que este idioma es comparable con aquellos hablados por los grupos xíbaro del siglo xvi ¿acaso podemos concluir que la población palta tiene un origen amazónico? Recordemos la existencia de dos enclaves palta en zonas serranas más frías, el uno en el Oriente, el otro en la región de Jaén de Bracamoros: éstos podrían corresponder a vestigios de una ocupación anterior más extendida.

59- 5) La documentación histórica permite pues identificar varias “provincias” dentro del grupo palta, es decir los territorios de distintas etnias vecinas: el grupo chaparra al norte, los carrochamba al oeste, los calva al sur y centro, y en la ribera derecha del Catamayo, los malacato. Por fin, en la región de Valladolid, una ocupación por indígenas pacamoro, con la Cordillera de Sabanilla que sirve de frontera entre etnia palta y etnia pacamoro.

60Si todos estos grupos étnicos pertenecen al conjunto palta, entonces no encuentra validez histórica la división administrativa ecuatoriana actual entre “Cantón Palta” y “Cantón Calva” (ver el mapa 1-10-2 para la distribución geográfica de los grupos autóctonos).

61- 6) La conquista por los Incas del sur de Ecuador parece haberles sido difícil; tuvieron aquéllos que rodear el territorio palta y atacarlo a la vez desde el norte (Hanan Cañar) y el sur (frente Huancabamba - Jaén de Bracamoros). Les fue preciso recurrir a la táctica de las fortalezas esparcidas en zona enemiga para acabar con la encarnizada resistencia de los grupos aborígenes, que sabían sacar el máximo partido de la geografía abrupta de su territorio. He encontrado, en particular en la zona calva, varias referencias que revelan la presencia de “pucaraes”.

62Los grupos amazónicos, calificados con el nombre genérico de pacamoro, consiguieron derrotar las tentativas de conquista por parte de los Incas. Éstos sin embargo lograron controlar la región de Valladolid, abriéndose paso así en pleno territorio pacamoro, lo que les brindó una vía de acceso hacia los palta (eje Valladolid - Malacates). Posiblemente este camino - poblado sin discontinuar - correspondía a la tradicional vía que unía tierras altas y pie de monte amazónico (ya que, según vimos, no lo era el paso hacia Zamora), lo cual explica el poblamiento de Malacatos por un grupo de tipo amazónico.

63-7) La colonización por los Incas de las etnias palta se ha apoyado en dos elementos: el asentamiento de pobladores “mitimaes” y la introducción de un sistema social incaico con los grupos “collana” de Saraguro, Catacocha, Cariamanga y Nambacola.

64La construcción del “capac ñan” y de sus “tambos” ha sido sin lugar a duda la realización más espectacular. El estudio de las fuentes históricas sugiere un trazado que vincula Saraguro, y luego la confluencia de los ríos Juntas y Zamora, con el valle de Loja (Cuxibamba); después alcanza Tambo Viejo (Chapamarca) y el valle alto del Catamayo llamado entonces valle de Cangochamba (hoy día “Chinguillamaca”) y por fin el sitio del Gonzanamá actual, luego Cariamanga y Huancabamba en el norte de Perú (ver mapa 1-10-2).

65Durante el intermedio de unos quince o veinte años que separó la caída del imperio inca de la definitiva colonización de la región por los españoles, los grupos autóctonos palta volvieron a sus costumbres preincaicas. Este hecho apunta a un rápido olvido de las normas incaicas (en particular aquéllas de índole económico como la entrega de un tributo estatal). Es probable que ocurriera lo mismo en el campo de las mentalidades y prácticas religiosas. Y de todas formas, en un espacio de tiempo tan limitado como lo fue la dominación incaica, cabe preguntarse si sus imposiciones ideológicas pudieron marcar profundamente las conciencias y las costumbres autóctonas.

Notes

1 Primera versión en francés como: “Les groupes ethniques préhispaniques du Sud de l'Equateur selon les sources ethnohistoriques” en: hoja préhispanique. Recherches archéologiques dans les Andes méridionales de l'Equateur.- (J. GUFFROY ed.) Capítulo 8. Editions ADPF, Paris, 1987: 289-310.
Para el estudio de las relaciones entre sierra y pie de monte amazónico, remitimos al trabajo de A.C. Taylor 1986.

Table des illustrations

Légende Ilustración I. 10. 1: el territorio de la etnia colambo (Foto Caillavet).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2865/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 3,3M
Légende Ilustración I. 10. 2: El territorio de la etnia amboca (Foto Caillavet).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2865/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 3,6M
Légende Mapa I. 10. 1: El camino incaico en la Sierra Sur de Ecuador
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2865/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 928k

© Institut français d’études andines, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter