Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El temblor y la luna. Tomo II

 | 
Irène Bellier

Anexo 3. Mitología Mai huna

Texte intégral

1Los mitos están ordenados de acuerdo con el número indicado entre paréntesis en el cuerpo de la tesis. Las variantes y las intervenciones del público están insertas entre paréntesis en el cuento principal.

M.1: ÃKƗNA NESE HÃ: Origen de los blancos Alberto, dei bah : Totoya Este episodio viene al final del mito de Bekɨtu (M.4.)

2..."Cuando el árbol de agua cayó, un gusano, ma tara, nadaba en medio del agua tara tara tara... Qué hace allí? El pez piraña llegó corriendo para cortarlo en dos pedazos. De un lado salió una mujer que se puso a nadar, del otro lado, el de la cabeza, salió un hombre. La mujer llevaba un vestido rojo.

3Así fue como se formaron los Blancos. Dos salieron de uno, cortado en dos, en la época en que los grandes ríos se formaron.

4En esa época, fabricaron una canoa que empujaron al agua para viajar en ella. ¿Por qué Maineno, no hizo lo mismo con nosotros? Nos dejó en tierra. He aquí como Maineno creó a los Blancos en aquella época y ahora se pasean con motores..."

M.2 MAI DAISE: la llegada de los hombres Lino ye bah : Mamadadi

5En esos primeros tiempos, el empíreo, matibɨ, estaba cerca de la tierra. El cielo no quería estar allí, quería cambiar. En aquel tiempo, el espacio de la tierra estaba en el cielo, ɨmɨmatɨ, el espacio del cielo estaba entonces en la tierra, yiha baise matɨ. Así estaba bien.

6Cuando el cielo estaba cerca de la tierra, los habitantes enloquecieron. El espacio inferior se enderezó, los gusanos de la tierra, bacina, los cien-pies, koñana, subieron al espacio del cielo. Maineno había creado a la gente sobre la tierra, a los animales, al tapir...Este espacio de tierra que se convirtió en el cielo es mejor, el espacio del cielo que se transformó en la tierra no vale nada. Maineno se fue al cielo llevándose el mejor espacio. Allí vive tranquilamente, tenía ganas de hacer subir el cielo.

7Las gentes subían al cielo con todo su cuerpo. Entre ellos comentaban: "vamos a ver el cielo" El cielo estaba bajo, es por esto que los árboles crecían.

8En la época en la cual Maineno creó a las gentes, el cielo no era alto. La creación se realizó cuando el espacio superior estaba abajo, así lo hizo. Cuando el espacio de abajo se enderezó para subir, ¿no volvió a caer el espacio de arriba para aplastar a las gentes? Este se levantaba cerca de la tierra, sostenido por pilares por donde subían las gentes.

  • 1 Goukoko es el ser mítico responsable, en dos ocasiones, de la separación de los elementos naturale (...)

9Maineno decidió actuar. Mandó a Goukoko.1 y mentalmente, le aconsejó enviar flechas. Y Goukoko reía, más alto lanzaba sus flechas, más se reía...Dejó un bejuco ondulante, Maineno mɨime "escalera de bejuco de Maineno", como las que tienen hoy día los Blancos; una especie de mesa con planchas para subir. Las gentes subían a verlo utilizando la escalera, otro sube y otro más...Ellos iban a ver a Maineno, y los gusanos y los cien-pies también subían.

10Enojado, Goukoko arrancó la liana que servía de escalera. ¿Por qué suben Uds.? Picó el ciclo con su lanza y lo mandó muy arriba.

11En ese momento Maineno pensó: "vendrán otros a verme únicamente después de su muerte".

12¿Por qué subieron sin pensar? Por su culpa subieron todos los animales, para hacernos sufrir, para molestar a las gentes, sus deyecciones ensuciaban el espacio.

13Así hizo cuando la tierra subió al cielo y cuando el cielo bajó a la tierra. Maineno busca a las gentes. No había nadie sobre la tierra. ¿Dónde viven? Todo el mundo fue aplastado bajo la tierra cuando el espacio matɨ se dio la vuelta. Las gentes ya estaban allí. Fueron enterrados cuando se enderezó y se dio la vuelta. ¿Cómo hacer? Maineno pensaba que ellos estaban enterrados allí y se preguntaba cómo podrían vivir. El, vivía arriba. El entró bajo la tierra para hablar a los hombres y vio que estaban totalmente aplastados. Subió al cielo para pensar y les mandó una idea. Pensando en ellos les envía la idea y ellos comienzan a hablar.

14A todos les da la idea de hablar. Como lo hacemos ahora, la gente se reunió en una gran casa y se avisaron unos a otros: "Vamos a vivir afuera, allá, como personas (mai)". Ellos dicen, lo que Maineno les hace pensar. Los hombres -mono capuchino del clan ye bah, se ponen una hoja ye en la boca y la conservan. Los hombres- murciélagos, del clan oyo bah, se ponen una hoja oyo en la boca. Los hombres del árbol del pan del clan de bahῖ se ponen una hoja dei en la boca.

15Con el pensamiento les hace salir. He aquí como salieron los hombres de abajo. Muchos permanecieron en el interior. En el momento en que salían, una mujer "hecha de otra manera" tĩ yočiko, una mujer menstruada se puso en medio de ellos para salir. Se enojaron y se regresaron para siempre bajo tierra. Ellos regresan abajo, por el mismo camino. ¿Por qué vino ella después?. En medio se puso, ella, enferma.

16Arriba ellos miran, ellos ven cuando salen. Se ponen a desbrozar la selva para construir una casa al canto de un rio. Salieron todos aquellos que vinieron a vivir sobre la tierra. Nosotros (Mai huna) venimos de allá. Se multiplicaron. Apenas afuera ellos se contestan. Desbrozan para hacer su casa y vivir allí. Cuando hicieron su casa se pusieron a procrear y por eso es que nosotros existimos.

17Ahí está, Maineno había hecho todo.

M.3: ƗMƗ YAI KƗI HÃ "CUENTO DEL JAGUAR CELESTE"

18Alberto, dei bah : Totoya (Algodón)

19Este mito es el comienzo de la gesta épica del héroe cultural, Maineno, de quien cuenta su origen.

20Voy a contarte una historia de los tiempos antiguos, una historia del pasado, para enseñarte. Voy a contarte lo que tú no sabes.

21Ella, la madre de Maineno, la hermana de los Jaguares celestes, ella hizo devorar a su marido. Ella le mandó a ver los pájaros blancos que comían la uvilla, y engañándole así, lo hizo devorar.

22Después creció su hijo. Cuando estuvo ya grande, su madre le dijo:

  • 2 Uvilla: Powouma cecropiifolia: gere ñi

23-Hijo, muchos pájaros comen los frutos de la uvilla,2 anda a ver este árbol!

24-Mamá, ¿cómo nací yo?

  • 3 Apacharama: Licania Elata: naso ñi

25-Hijo, ¿cómo puedes preguntarme eso? Yo te encontré al voltear una corteza de apacharama3!

26-Mamá, si dices así, me gustaría que encuentres otro bajo la corteza, para que seamos dos!

  • 4 Avortons: garotarama, designa la suave consistencia de los huesos

27-Ahora, solo encuentro engendros (avortons),4 cuando volteo las cortezas. Te digo que ya no hay más. Así es. Ahora hijo, los pájaros están a punto de quebrar las ramas llenas de frutos.

28-Es eso cierto?

  • 5 Inayuga: Maximiliana Venatorum: bao ñi, bao= "flecha"

29Diciendo esto, toma su cerbatana, llena su aljaba con flechas y se va. En el camino hace nuevas flechas con inayuga.5 "te te te te" y las pone en su aljaba. En este mismo instante "él" llega a sus espaldas y le dice:

30-Dime hijo, ¿qué haces?

31-Mi madre me dijo que tallara flechas para matar los pájaros que comen los frutos en el árbol.

32-¿Vas a lanzar flechas sobre los pájaros? ¿De qué manera te contó tu madre tu nacimiento?

33-Mi madre me dijo así (cuando yo se lo pregunté): madre ¿cómo me he formado? Te encontré al voltear una corteza de apacharama!

34Así me dijo. Madre, descubre entonces otro bajo las cortezas! Ella no encontraba más que engendros.

35- Ella te engaña. Yo soy aquel que te concibió hijo!. Tú eres mi hijo, ¿no lo sabes?. Ella me hizo devorar por los jaguares celestes, sus hermanos; ella lo hizo pues quería ir al cielo.

36Oyendo esto, se enojó y lanzó todas sus flechas.

37-Ven, vamos a preguntar a tu abuelo gimnoto.

38-Abuelo ¿qué haces así parado?

39-Nieto, no digas nada, estoy cansado de trabajar.

  • 6 Yanamuko: Neea Parviflora: beoko: tinte de color negro, depositado por masticación de la hoja y de (...)

40-¿No quieres yanamuko ?6

41Inmediatamente sacó de su cabeza "hara hara hara" "soi" la electricidad; hia lo lanzó como un trueno te guru guru guru guru

42-Esta médula de hembra no vale nada!

  • 7 Cumala: Virola Sp. (kuru ñi ): corteza, como la de la theobroma puede ser utilizada como mezcla na (...)

43-Vamos a ver a tu abuelo que está parado en estas hierbas, entre las raíces de cumala.7

44-Entonces, abuelo, qué haces parado?

45-Nieto, no digas nada, estoy cansado!

46-Abuelo, no deseas yanamuko ?

47En ese momento" "Kiri kiri kiri" "soi", sacó, la médula y la lanzó hia te nene nene nene reventó.

48-No hagas eso, tu madre va a oír! Vas a hacer oír a tu madre! Voy a ver. Debes saber que si matas a los hermanos de tu madre, por cólera, ella te dejará para subir al cielo. De día no puedo acompañarte, pero por la noche sí, puedo (estar contigo). Si tu madre te deja para ir al cielo, no tengas miedo, yo también puedo acompañarte.

49Diciendo esto, se fue. Su madre le dijo:

50-Hijo, toma tu comida!

51-No tengo hambre!

52-¿Por qué estás triste, hijo? Estás allí pensando, pareces como un adulto!

53Habiendo descubierto (lo que es) su madre, está enojada. Sube a su hamaca y se extiende de todo su largo. Reflexiona. Baja al amanecer. Escucha a su madre comer las frutas.

54-Hijo, ¿por qué te quedas durmiendo tanto tiempo?

  • 8 Hudo: batracio bufo, hoho ago, comestible si se retira la piel
  • 9 Pifuayo: Bactris Gasipaes: sopa de pifuayo, bia huru: bia designa las sustancias fuertes como la p (...)

55Al aclarar el día sabe que debe tomar su cerbatana y salir. Cuando sale, habiendo tomado su cerbatana, el sapo huab.8 le sigue. Ella (hualo) sale a cazar aves para hacer su sopa de pifuayo.9 Va a sentarse.

56El padre está ya posado/sentado en las ramas del árbol, se instaló en lo más alto. Su hijo está sentado en el suelo y mira los jaguares que bajan hu hu huuu: bajan a un solo tronco. Les ve llevar sus canastos, todas las hembras bajan al mismo árbol. Allá, mucho más lejos, los machos bajan por una cuerda de algodón. Se sientan luego de haber bajado. El hijo, de miedo, comienza a hablar:

57-Vamos papá, es el momento de disparar!

58El padre, al oírle le contesta:

59-Hijo no dispares aún, éste no me ha hecho nada, es otro, tú te asustas de gana!

60Luego ve que por detrás, en último lugar (el gran jaguar) llega y se sienta, con el pecho cubierto de blanco plumón. Lo ve por detrás, hu hu huuupaɨ, cae y se posa como un pájaro.

61-Vamos hijo, ahora puedes disparar!

  • 10 Onomatopeya que retoma el morfema kiu "metal" cuya repetición suena como tantos ruidos de golpe de (...)

62Soltó y envió la médula espinal, čía tei kiu kiu kiu kiu.10 Cortó el jaguar como a machetazos, los pedazos esparcidos se convulsionan en el suelo.

63(Cayeron donde estaba sentada la señora-sapo).

64Ella llora pio pio pio. Como lloraba vino a verla:

65-Tía ¿por qué lloras?

66-Lloro porque me han aplastado

67-Si dices eso, ponte veneno en tu espalda! Seas sapo

68-Cuando tu madre te deje al subir al cielo, no tengas miedo! (dice el padre).

  • 11 Mɨhɨ: Dueño del trueno. Es un personaje mayor de la mitología Siona.

69Baja y se va. Yéndose a su vez, (Maineno) encuentra en el camino a Mɨhɨ.11 aquel que será el Dueño del Trueno.

70-Qué haces?

71-No hago nada! Quiero lo que escuché, dámelo! El se lo da.

72-Lo que tengo lo haré sonar cuando llueva, haré tronar, sí, eso es lo que haré, seré eso, "aquel que hace tronar", lo haré escuchar!

73Diciendo esto se lo da y le pide que lo ensaye para escucharlo: tininini, el trueno será como mi padre, sale y resuena cuando se golpea.

74-Es una cosa buena que debes saber usar bien!

75-Ah mamá! Recién tengo hambre!

  • 12 Toe: Brugmansia: pei, alucinógeno reservado para consumo de los chamanes.

76Al oír esto, la madre sale corriendo y ve que se han secado las plantas de toe12 de los jaguares celestes.

77-Hijo ¿por qué regresas luego de hacer esto a tus hermanos de madre?

78-Mamá, ¿por qué no me dijiste que eran mis tíos? ¿Por qué me engañaste hablándome de pájaros que comen las frutas y rompen las ramas? Ahora que los señalé con mi cerbatana, vete y recógelos para comer, si me riñes de esa manera!

79-Ahora ya no te voy a acompañar sei sei sei, ella vierte sobre el fuego que ya existe, el agua que va a buscar en el río.

80(Orina sobre el fuego sube y se posa sobre una rama para llorar)

81Quiere reformar a sus hermanos. ¿Con qué los va a formar de nuevo?. En lo alto cuelga una soga de algodón ne ne ne (como un resorte) y vuelve a subir por esta liana. Así, aquella que volvió a subir como Dios Padre, Maineno, la Virgen María, Salve María, como Dios ella volvió a subir, tara.

82Cuando ella se fue, el hijo quedó solo. La noche llegó y aquel que le había dejado, el padre, llegó para acompañarle durante la noche.

83-Ahora, ¿con qué fuego voy a hacer la comida?

  • 13 Lagartija de garganta roja: mamo ago (sustantivo femenino).

84Su padre le avisa que lagartija.13 posee el fuego. Antiguamente, la lagartija era avara de su fuego. Cuando salía él, la señora-lagartija se tragaba las brasas, se comía el fuego, le quemaba la garganta. Debía robar el fuego para comer y robar siempre; el fuego se extinguía. Se extinguía cuando Maineno salía a la selva, se extinguía cuando salía a transformar a las gentes.

85-Ahora ¿con qué fuego voy a preparar la comida?

86Entonces entra su padre y le dice:

  • 14 Lobos marinos: ãtakami ago: Ptenorura Brasiliensis (Mustélidos) (sustantivo femenino).

87Ahora no sabes nada, pero allá abajo viven los lobos marinos.14 cerca de las elevaciones. En esta elevación, al borde del río, se juntan y preparan la comida.

  • 15 "Palos de fuego" toa sigiri: planta especial para producir fuego con un movimiento giratorio.
  • 16 Mine mine: grito de los lobos marinos del cual se dice que se parece al de los gatos (Von Ihering (...)

88Siguen el camino. Luego su padre le esconde bajo las hojas y lo deja. Su padre ya había visto este lugar en donde están los fósforos, los "palos de fuego".15 Están suspendidos allí donde están amontonados los peces mine mine.16

89Su padre le hace caminar y le muestra las cosas, no sabe todavía, su padre lo pasea, le enseña, tiene todavía cosas que mostrarle...

90Cuando ellas se ponen a cortar el pescado para cocinarlo, su padre lo toma y le dice:

91-Ahora hijo, agarra estos "palos de fuego"!

92Con estas palabras, čia čia čia los asusta, kopɨ kopɨ, ellas se lanzan al agua. El se levanta para coger los palos puestos en el lugar que ellas ocupaban antes.

93"Aquella que flota en el el río" le dice:

94-Ah! ¿Por qué me robaste el fuego? Devuélvemelo!

95-¿Qué dices?. Ahora vas a comer como yo comía. Ahora comerás carne cruda. Ahora, si no te importa, voy a vivir y comer haciendo fuego!

96La planta para hacer el fuego existe ahora en la selva, porque él cogió el palo de fuego.

97-Ah! Me hablas así, ¿acaso he de volverme completamente negro? ¿Acaso he de quemarme en el fuego para llorar? Verás cómo te pondrán en el fuego! Por esto es que me robaste el fuego.

98Y diciendo esto, ellas se fueron mine mine. Ellas bajan en gran número al río. De esta manera ellas se fueron, fue así como ellas huyeron.

99Maineno toma el fuego y se va.

M.4: BEKƗTU KƗI HÃ "CUENTO DEL TAPIR"

M.4 a: El hombre encinta. (Algodón)

100Alberto, dei bahĩ: Totoya

101-Voy a contarte lo que hizo Bekɨtu

102-Eso es, dínoslo!

103Yiba yibago, "hijita", di a tu marido (Maineno) que vaya a buscar ese gran trozo de leña

104-Mi padre me dijo así: "Anda a buscar leña"! Es lo que él te hace decir.

105Va a buscar. El pedazo de leña es grande y está atascado bajo un árbol. ¿En qué piensa Bekɨtu ? Quiere aplastarme bajo este tronco de árbol...

  • 17 Reflexiones del público
  • 18 Lupuna: Chorisia sp. Su nombre indígena indica su tamaño.

106(¿Cómo es tan sabio para adivinarlo todo? El es el sabio, ¿piensas que podría no saberlo? ¿No sabes que es poderoso en saber?).17 Se endereza y patea (el árbol) con su talón tututu. Hace un gran árbol, hai suki ñi, lupuna,18 hace caer el pedazo y pateándolo tututu hace de él un pedazo tan delgado que lo pone sobre su hombro.

107Se lo da a su suegro

108-Entonces yibago, "hija", ¿qué pasó?

109-Cargó el tronco de árbol, papá!

110¿El es tan sabio para saber hacer esto? (el suegro rabia). ¿Cómo lo sabe? Así lo hace!

111-Hijita, sácame una espina del pie!

112Pregunta a su hija. Aquél habla de dar a luz, va a dar a luz a Ñukekɨ, el padre del terremoto, habla de tener a Ñukɨ...

113Maineno ya se había ido a la selva y se detuvo para escuchar. Cuando ella saca las espinas ñuke ñuke ñuke toda la tierra tiembla, todos los árboles se mueven.

114Bekɨtu hace lo que yo pensé...Es porque él retira esta espina que la tierra tiembla... Pasado, se preguntaba de cuál dedo (del pie o de la mano) había dado a luz. Del pulgar, su hijas vienen del pulgar, es así como ellas vinieron al mundo...

M.4b: Los hijos escondidos (Yanayacu)

115Lino ĩye bahĩ: Mamadadi

116Ella hizo un recipiente con hojas y lo llenó con lo que recogía al limpiarse con las hojas.

117(Esto era antes que las mujeres tuvieran sus reglas)

118El niño que ella tuvo no salió de su vientre, se formó solo, como una personita, como una semilla de este tamaño.

  • 19 Ñase: Rmphatus toco.

119Se formó tucán, ñase.19 como una personita.

120Cuando la semilla, gamaña, creció, le enseñó a poner su mano sobre el pecho. La manita de su hijo deja una huella sobre el pecho.

121-¿Qué clase de animalito tiene las manos así?. Cuñada, mehõ, tienes un niño! Se ve su mano, tengo la impresión de ver una huella de mano sobre tu pecho, se diría que una mano te ha tocado, hahie asayi, "tomado la temperatura".

122-No, no tengo hijo!

123-Dices así, cuando tienes un hijo! ¿Por qué lo guardas para ti?

124-No tengo ninguno!

125Tanto la una como la otra continúan contradiciéndose. La mujer fue al bosque a hacer un niño, ñi neyiko sako. La otra la vio partir.

126El hermano mayor está sentado preparando sus flechas, las tienen en la mano para raspar la madera. Cuando ellas ya se han ido...el hermano mayor ve a esta mujer (llegar). Ellos la vieron y se levantan para salir nɨo nɨo nɨo nɨo nɨo dicen ellos. Sus orejas son blancas, están sentados con sus adornos de orejas, gahõtɨka. Hay uno de éstos, todavía muy pequeño. Están sentados y llenan todo un banco, preparan sus flechas mientras discuten. Cuando ellos ven a la mujer (la otra) llegar...se vuelan turu hacia lo alto, apenas la ven nɨo nɨo nɨo nɨo. Discuten posados en lo alto. Aquél que era muy pequeño quedó solo para llorar, no estaban formadas aún sus alas nɨo nɨo nɨo.

127La madre llega y se pregunta quién vino a asustar a sus hijos, quiénes son estos tucanes que se lamentan. Ella se enoja. Fue entonces cuando se formaron los tucanes. Ella regresa hacia la casa silenciosa de donde se volaron los tucanes, los grandes. Solo, el pequeño llora. Lanza lo que trajo, lo que recogió en un sobre de hojas, para criarlo. Ella no quiere más.

128-Que el vientre les haga daño!

129(¿Cómo va ella a hacerle sentir el dolor?)

130Ella dice a aquella que le había hablado:

131-Tendrás dolor de estómago!

  • 20 Beoko: yanamuko: Neea parviflora

132Ella dice ésto por tener a un niño (llevarlo en el vientre). Luego mastica el yanamuko.20 y hace correr (con su saliva) esta liña negra que viene en el medio del vientre. Es esta línea que muestran las mujeres, hoy día, cuando están en cinta. Ella se quejó, y con cólera, haciendo correr su saliva negra dijo:

133-¿Acaso solamente yo tendría dolor de barriga al llevar a los niños?

134El hijo que ella tuvo en ese momento, luego de hacer correr su saliva, es aquel que brilla en el cielo.

135(Es lo que ella hizo al comienzo. Es por esto que duele el vientre al dar a luz. Si fuera como al comienzo, no se sentiría el dolor y se tendría los hijos limpiándose la vagina simplemente.)

136Salen en busca de frutos maduros de lechecaspi, bito akue.

137Maineno encuentra un árbol al borde del río.

138-Vamos a comer!

139-Llévanos mañana a comer los frutos!

140Al día siguiente, parten y ven que los frutos suspendidos de los árboles están muy maduros. El los corta, no, sube a recogerlos, los hace caer removiendo la rama. Los frutos estaban deliciosamente maduros. Ellas se hartan de los frutos caídos, se llenan, y a fuerza de comer, caen repletas, adormecidas. Se echan.

141Para dormir, Ñuqueo/Anaconda se echa de un lado, Tutu /viento del otro lado. Maineno baja del árbol y trata de hacer el amor. Ellas están extendidas, las piernas abiertas.

142-Las pequeñas hachas me estorban, voy a retirarlas.

  • 21 Piraña: "gũhi bako ago " aquella que tiene dientes"

143Va a buscar un tallo de bambú, y como con un machete corta todo lo que ella posee, ño bakɨna. Quita todo a Ñukeo, y lanzando al agua lo que el quitaba, se forman los peces pirañas.21 Trata de retirarlo de la otra, Tutu se despertó cuando quizo cortar del otro lado.

144Así se formaron los peces pirañas que ahora existen. Ellas viven en el agua, aquellas que eran su vagina. Ella se despertó. Todavía no ha hecho nada con ella. ¿Cómo podría hacerlo? Esto le mordía las manos, el pez piraña le mordía cuando lo tocaba.

145Ahora, tenemos las manos cóncavas, sino habrían sido llanas como las del tapir.

146(Es mejor tener las manos cóncavas, para recoger el agua, conservarla y bebería. Si no, ¿cómo lo haríamos? El agua se escurriría. Si las manos no fueran cóncavas, serían rígidas. Todo habría sido duro, inflexible si no le hubiese mordido lo que él retiró. Es así).

M.4c: E! conflicto entre Bekɨtu Tapir y Maineno.

147Las dos versiones de las comunidades de Algodón y de Yanayacu coinciden en este punto. Las variantes de ciertos episodios están insertas entre parentésis en el cuerpo del texto. El relato principal es el de Alberto (Algodón).

148Al regresar encuentra un nido de abeja gana gana gana, encuentra una colmena.

149-Mañana, regresaré a comer!

150Llega cargando su cerbatana y cuando llega, con su cerbatana al hombro, su cuñado lo abraza ñuke ñuke ñuke, hace temblar todos los árboles. Su padre lo vigila.

151-Hijita, pon muy buena atención en tu hermano menor, este Maineno no es una persona que piensa bien, ɨa besɨ yokɨnai !

152Muy atenta, dice entonces a su hermano:

153-Hermano menor, quédate aquí, sino papá te reñirá!

154El obedece, y se queda de pie. Justo en ese momento, llega el otro del bosque.

155-Descubrí una colmena de miel.

156-Voy a comerla mañana, dice ella

157-Vamos a comer mañana!

158Es por eso que no la trajo en una pequeña calabaza. Pensaba ya hacer algo. Es por eso que dejó la colmena en su sitio, ahora él sabe pensar...

159Cuando se da cuenta que sale el sol, ella coge su olla y se va, coge dos ollas. El lleva sus dos mujeres, coge las mujeres que están con él. ¿Tendría ganas de dejarlas?. Las había buscado como esposas.

160Bien! sube a cortar la colmena kou kou y al momento de cortarla, la miel se escurrió hacia el hueco del árbol. Toma un poco para sus mujeres.

161-Ay! toda la miel se escurrió por el hueco. Ay, Ay, Ay! ¿Qué vamos a hacer ahora?

162El otro dice:

163-Voy a subir para beber!

164El cuñado dice a su cuñado:

165-Voy a subir para beber!

166La hermana mayor le riñe:

167-Papá va a reñirte, piénsalo, ¿por qué subes?

168Maineno había cortado a propósito la colmena. El lo hechizaba y lo hacía pensar. Con el pensamiento, le transmite el deseo de subir. El cuñado, habiendo brincado en lo alto del árbol dice:

169-Cómo haré?

170Ya había probado, metiendo la mano en el hoyo.

171-¿Cómo hacer? Pienso que la beberé inclinándome.

172-Eso es! inclínate!

173Cuando se hubo inclinado para beber "peru", lo hizo entrar para siempre en el hoyo. Empujándole lo hizo hundir. Cuando él entró, -su hermana mayor lo vio caer- ella derramó toda la miel, también derramó la miel de la otra jarra y, de pronto, salió corriendo.

174Viéndola partir a toda velocidad, corta el árbol, trabaja duro para cortar el árbol durante su ausencia seu seu y hacerlo salir. Cuando lo retira, parece un animalito atrapado...

  • 22 Masato: término vernacular medio-amazónico con el que se designa la bebida hecha a base de yuca.

175-Cuando tu padre baje a beber su masato.22 Pensaba ya en transformar a su padre...Cuando tu padre baje a beber su masato, gritarás así cuando lo oigas!

176-Si, dice él. Hablaré así goa goa goa.

  • 23 Sapo de pequeño tamaño cuyo nombre semeja el ruido del agua

177En este momento ha probado su canto. Maineno creó a los pequeños sapos, en el mismo momento, okogana.23 Los coge en la mano y los lanza a un pequeño pantano. Crea también su comida. Lanzando (lo que era su cuñado) contra el tronco le dice:

  • 24 Ma uma: sapo que se alimenta de los anteriores, su nombre se refiere al color Ma y al canto Uma.

178-Tú serás ma urna.24! Tú serás ñukata "el temblor", cantarás cuando tu padre llegue a beber su masato.

179Lanzándole contra el tronco, le hace pensar cómo vivirá.

180Cuando lo lanza, en el instante en que lo lanza, siente el viento. Escucha venir al viento. Tutu llega ai bou ai bou ai bou ai bou, el viento se siente, el viento hace caer los árboles cuando se levanta.

  • 25 Término utilizado actualmente para designar los mosquiteros.

181(Maineno) llega y se mete en la cama nanu.25 del murciélago, oyo, "soi soi soi". Entra. Acaso no supiera? Había lanzado su cerbatana en el río, la había lanzado para meterse en la cama de oyo, "bou bou bou" decía el viento que hacía caer pedazos de leña podrida para aplastarle.

182Cuando pasa el viento, se levanta, coge su cerbatana y regresa portando su aljaba en el hombro. Aparece encima de la balaustrada.

183(Yanayacu: el episodio de la miel está menos detallado pero conserva la transformación del cuñado en sapo. Durante la tempestad, Maineno se refugia en la casa del sapo hualo situada en un árbol y bajo la tierra).

184-¿Cómo llegaste? dice su mujer, Tutu. ¿Cómo llegaste?

185-Yo llego, todavía no estoy muerto, ¿porqué no vendría?

186Se enoja. El suegro está encolerizado porque supo escaparse. Gruñe acostado... Va a intentar otra cosa.

187-Anda traéme ese nido de paucas para criar a sus pequeños!

188Ella dice lo que su padre le ordena. El obedece y sube al árbol de los pájaros. Los hijuelos no estaban muy alto. Cuando él está arriba, llega Tutu corriendo. Tutututu, ella patea el árbol con el talón y lo hace crecer. El estaba de pie. El viento llegó nuevamente. Soplaba violentamente y hacía inclinar al árbol. Ya está, va a romperse. Una madera de color no se rompe fácilmente, resiste, este árbol no puede romperse. El viento sopla violentamente para hacerlo caer. Durante este tiempo el cacique le dice:

189-¿Por qué lloras? Si quieres irte, patea en el lugar en donde estás. Tutututu.

190Al patearlo, el árbol se acerca al suelo y él salta a tierra. Vuelve a coger su cerbatana y regresa. Patea el árbol de nuevo para que se levante. Hace crecer al árbol de los caciques. ¿No ves ahora a qué altura están sus nidos?

191Maineno está cansado de haber vivido esto. Cuando él regresa Tutu le dice:

192-¿Regresas?

193-Héme aquí! ¿Qué he hecho para no volver?

  • 26 Chambira: Astrocaryum chambira.

194El suegro había preparado una trampa de espinas de chambira.26 la cual ya la había colocado.

195-Hijita, habla con él. Ella le escucha para obedecerle. Dile que vaya a ver esta trampa!

196-Papá dice que vayas a ver esta trampa. Anda pues a ver esta trampa!

197Obedeciendo, toma su cerbatana, él, "el Dueño de las personas". La toma para ir a flechar los monos lanudos "que hacen pasear a las personas". Bien!

198Se va, va a ver lo que ha caído en la trampa de Bekɨtu. Hace chasquear una primera trampa con la punta de la cerbatana y el tronco inclinado se endereza.

199Viendo esto deja su cerbatana y con la punta del pie quiere desarmar la trampa dando golpecitos. biu hua biu hua biu hua hua. La trampa lo envía al río celeste de las almas ¿Dejó caer su cerbatana?. Todavía la tiene cuando regresa del río de las almas. Lleva su cerbatana. ¿Cómo habría regresado sin su cerbatana?. ¿Cómo habría bajado a buscarla? Todavía vive con esta...

200(Yanayacu: Maineno se pone por encima de las trampas y las hace estallar una después de otra hasta que sea cogido del trasero y enviado, con la cabeza abajo, hacia el río de arriba, los pies al aire y la cabeza cerca del agua. Durante este tiempo, Ñukeo y Tutu preparan su tortilla de yuca casabe y se preparan a visitarle para comerlo. El no muere. Ellas esperan que caiga... pero él llama a su sobrino).

201-Hijita, anda a ver qué ha caído en la trampa, la trampa de tu papá!

202Está suspendido, cogido en la trampa baɨ baɨ baɨ, la madera de la trampa se mueve. Maineno tiene la cabeza hacia abajo tocando el agua, se ha vuelto calvo. Llama a los caciques. ¿Cómo los llama?

203-Bekɨtu me atrapóóóóó, estoy suspendido!

204Llama. El pato dao, que pasa por el río lo escucha, tuk tuk, el pato que llega con la crecida de las aguas pasa riendo. Los patos pasan sin detenerse a su lado riéndose de su llamado. Turu turu, los caciques lo escuchan y llegan en gran número para doblar la trampa. Llegados en gran número y haciendo lo que él decía, los caciques soltaron a Maineno y lo colocaron en la canoa de pato. Cuando ellos lo soltaron hua, escucharon resonar a la trampa.

205-Hijita, ¿cómo lo hizo? La trampa está vacía.

206-Papá, ¿cómo sabe él?

207(Yanayacu: Maineno llama a su sobrino, hijo de la hermana).

208-¿Quién llama? ¿Diríase que es una persona?

209Dao el pato, se acerca.

210-Tío materno, ¿por qué me llamas?

211-Bekɨtu me hizo caer en la trampa, llamo para que me sueltes, hazme bajar!

  • 27 Barobinia "pequeña Bradipodidés", mai cionina "pequeña cabeza de hombre" (Falconidés), bibenina "p (...)

212Los pequeños perezosos, los pequeños ataureros, las pequeñas águilas,27 todos han sido llamados. Se colocan sobre la rama. Los hace sentar a todos para inclinar el tronco.

213-¿Qué animal es? mɨó mɨó mɨó "sube sube sube" dice el atawero.

214¿Por qué lo hace subir "mɨo mɨo mɨo"?

215-gaso gaso gaso "baja baja baja" contesta Maineno.

216Prestan atención y le hacen bajar gaso gaso gaso. Una vez en tierra, se pone de pie. Está calvo. Amarran una perdiz en su lugar.

217Cuando ellas escuchan resonar a la trampa, Ñukeo y Tutu llegan, cada una con una tortilla de yuca para comerlo. El se fue hace mucho tiempo, dejando en su lugar una perdiz...

218-Diríase una perdiz en el aire...

  • 28 Aguajes: frutas de palmas mauritia Flexousa.

219Ellos lo llevan para pintarlo con yanamuko. Ellos le ponen las fibras de chambira en la cabeza, fibras pintadas de negro para hacerse nuevamente los cabellos. Vuelve a ser como antes y sale a encontrar a su mujer. Ve muchos árboles llenos de aguajes maduros.28 Las frutas forman una colpa llena de espuma. Se parece a un masalo de lagartija.

220Bekɨtu se enoja. Acostado, lleno de cólera, está pensando en su presa. ¿Cómo la trampa ha podido levantarse? Se enoja. Tiene ganas de comer aguajes. Maineno se ríe de lo que le dice. ¿Por qué hablaría él, en vano? Quiere hacerlo engordar con estas frutas.

  • 29 Pifuayo: Bactris Gasipaes.
  • 30 Nañabeku: los pelos que tiene: arcoiris.

221¿Cómo ha hecho con su cabeza? Todavía no ha hecho nada. Han cortado tiritas en las hojas de pifuayo.29 y las han puesto sobre la cabeza como pelo. Después Maineno ha colocado la trampa de Bekitu en el cielo para formar el arcoiris, nañabeku.30

222Ahora piensa lo que va a hacer, a los que han actuado así con él. Sus espíritus, batinabɨ, le hablan.

223-"Dale de comer estos aguajes".

224Se va hacia el tronco de aguaje y coge dos frutas, una madura y otra verde. Las pone en su aljaba y vuelve llevando su pucuna (cerbatana) al hombro.

225-El que da de comer a su mujer llega! Por fin llega!

226-¿Qué he hecho yo? ¿Por qué no vendría? Si es que me hablas así pon en la olla el aguaje que te he traído, para que madure! Lo comeré cuando esté maduro! Vacíalo en la olla (como si hubiera una gran cantidad).

227Ella le obedece giri giri ella echa los frutos, llena una olla grande, y otra más.

228-Prueba ahora el aguaje Está bueno. He traído de dos clases, uno de color y otro blanco.

229(Yanayacu: Su mujer dice que va a tejer una canasta para recoger los frutos y le riñe por no haberlo hecho. El le contesta que coloque en un cedazo los pocos frutos que ha cogido. Los aguajes llenan el cedazo y ella se alegra con su sabor azucarado).

230-Mnnn! papá, prueba estos frutos deliciosos!

231-Hijita, tráemelos aquí para probarlas!

232Ella se los lleva.

233-Hijita, me los voy a comer enteros!

234Ella le dice que se los coma enteros.

235(Yanayacu: Ella le pregunta si no va morirse comiéndolos enteros. El se los traga, y olvida todo, tragándose la fruta y la semilla).

236Se levanta para tragar fácilmente los frutos go go go.

237-Hijita, mañana llévame al árbol, quiero comer los aguajes, echándome!

238-Te dejaré allá mañana.

239-Se duerme. Al amanecer, con las primeras luces del alba, el yerno se va (con ellos).

  • 31 Makinĕõ: sitaracuy: hormigas que provocan una terrible comezón.

240Papá, ten cuidado, hay hormigas, makinĕõ.31

241Tuk tuk (carrera de tapir) huí hui (silbido de tapir). Se va silbando y en el camino se le mete una espina. Maineno las había puesto intencionalmente en el camino.

242-Hijita, las espinas, las espinas me pican!

243-Papá dice que se le metió una espina, pide que tú se la retires. Sácala pues, eres mi marido.

  • 32 Baoti: manojo de dardos de cerbatana, homónimo de las flechitas mágicas.

244El yerno saca sus flechas, baoti.32

245Kɨrɨ kɨrɨ. El se las mete en el pie. ¿En qué piensa para hacer semejante cosa? Actúa así para hacerlo más ágil en la carrera, lo transforma en tapir con sus flechitas mágicas. Llegan a este momento. Cuando él le pone las flechitas mágicas, ya no es una persona. Lo ha transformado en tapir, el padre no piensa más en su hija. Hace esto para que su suegro permanezca cerca del tronco de aguaje.

246(Yanayacu: El episodio de las espinas no existe. La transformación del suegro en tapir está significada por el hecho de tragar las semillas de los frutos).

247Llegan cerca de los árboles. Los frutos están tan maduros que producen espuma. Ella recoge algunos aguajes se los lanza y él se los come, acostado, tragándose todo. Prueba los frutos y permanece acostado.

248-Bueno, vámonos ya es tarde!

249-Hijita, si te vas prepárame un masalo con la primera cosecha de la yuca que cultivé yo. Prepáralo y vas a invitarme aquí mismo.

250Si papá. Haré el masalo y vendré para invitarte aquí.

251Ella se va diciendo esto. Ella saca los tubérculos de yuca, y prepara dos jarras de bebida que se las trae al día siguiente. Ella llega. En el momento que la oye llegar, se da la vuelta, tuk tuk tuk, como lo hace ahora.

252-Papá, toma tu masato ! ¿Por qué me pides masato si no vas a beberlo? Me has engañado y te escapas, si te vas de esta manera es porque no lo quieres!

253Toi toi, ella lanza la jarra contra el árbol, toi, la jarra se rompe. Como él no lo quería... El oye que ella lanza el masato y regresa cerca de su hija. Corre en cuatro patas para ver su hija lanzar la bebida. El ruido le hace regresar.

  • 33 Colpas: čitara: Hojo de agua salina

254(Yanayacu:: El tapir viene a beber su masato en el pantano. Fue así que se formaron las colpas.33, donde beben ahora los tapires).

  • 34 Bekɨ o haiko: Tapirus Americana.

255-Hijita, si oyes decir que matan un tapir bekɨ,34 pide el corazón y el hígado!

256-Sí, responde ella a esta enseñanza.

257-Tú que parecías una persona, seas ahora tapir, haiko, "la gorda"!

258Diciendo esto, él la deja.

259Ella regresa a su casa. De vuelta desde hace ya buen rato...Goukoko sabe ya dónde dejaron el tapir. Este supo verlo muy rápido.

260(Y ahora, si se hace lo mismo, ¿no prestan atención?)

261Aquél que escuchó salió a matarlo. Goukoko se instala al pie del árbol, allí mismo donde se acuesta el tapir para comer los frutos de los alrededores. Mientras come, él le muerde los testículos, kuro naga, se los muerde bien!

262(Habrá disparado con el fusil! ¿Quién estaba allí para ver si mordía? -Los antiguos contaban que él le había mordido y no baleado. Es cierto).

  • 35 Aguajal: nekuaru: extensión pantanosa llena de Mauritia Flexuosa.

263El animal le eleva suspendido a sus testículos. "ho tai tai tai " "tuk tuk tuk"". Lo lleva a un gran aguajal35 para tratar de matarlo. Le sacude en todas las direcciones pero permanece bien enganchado. Cargándolo aún, llega cerca de un lago donde viven las anacondas, quiere librarse de la carga sumergiéndola en el agua. Permanece enganchado rehusándose a morir.

264(¿Si es hombre cómo no muere? ¿Será una persona que Maineno habrá creado intencionalmente?)

  • 36 Patarashca. baisu: preparación culinaria, asar la carne en hojas.

265El animal le lleva allá donde había sido mordido, tobi. Goukoko muerde y corta los testículos. Lo deja muerto, lo deja extendido en el mismo lugar donde le había mordido. Se levanta, toma los testículos y los lleva a su casa para usarlos en patarashca.36 Dice a su mujer, no a su madre...

266Mamá, no me digas esto: "Estoy asando los testículos del tapir, estoy asando los testículos del tapir".

  • 37 Ishishimi: ũku bahĩ: "las gentes-beber", especie de hormiga no identificada.

267La hormiga ishishimi37 que se habría inclinado, escuchó que el hombre hablaba de la muerte del tapir. Goukoko se va. Los hombres-hormiga se van subiendo dónde encontrar el tapir y lo cortan en pedazos. Luego cuando llega Goukoko, ve su carne cortada y a las gentes tejiendo canastos de hojas para transportarlo. Se detiene cerca del animal. ¿Qué dice? Se enoja.

268-Yo soy el dueño!

269-Lo hemos cortado para tí, dicen las hormigas, hemos pedaceado la carne y la envolvemos para tí. He aquí lo que ellos (los hombres-hormigas) responden cuando él se enoja.

270En ese momento llega la hija de Bekɨtu. Ñukeo llega cuando extraen el hígado. Ella lo coje y se va.

271(Yanayacu: Ñukeo pide el corazón al llegar).

272Hicieron sus canastos y se van llevando la carne. Goukoko regresa sin llevar nada porque ellos habían cortado la carne. La otra mujer que él había llevado, regresa con él. Cuando él llega, aún había guardado el agua en un recipiente.

273En el momento en que cocinaron la carne que cogieron, cuando hirvió la olla, él colocó el agua en una jarra.

274(Yanayacu: Goukoko subió el agua al cielo en un gran recipiente, para que mueran de sed las hormigas en la tierra. Se baña en esta agua y las hormigas tienen que lamer el agua que corre gota a gota sobre las hojas).

275-¿Qué agua beberemos al comer?

276Cuando hace esto, la otra mujer que había tomado el hígado, lo coloca en una olla.

277Los hombres-hormiga, comen la carne que habían llevado y discuten sobre la cantidad de grasa que tiene el tapir. Cocinan en el agua que cogieron cuando aún había agua,pero ahora ya no hay agua para beber. La grasa les seca el paladar.

278-Nos morimos de sed!

279Ellos no aguantan un solo día sin agua.

280Al día siguiente de este día sin agua, deciden romper el recipiente donde Goukoko guarda el agua. Ellos comienzan a hacerlo cuando Maineno les habla. El les oye hablar de agua y les pregunta si quieren agua.

281-Si queréis agua, romped el recipiente!

282Maineno les aconseja y ellos trepan para romper. Las hormigas cortan. ¿Quién más corta? Cuando comienzan a cortar el agua se escurre poco a poco. Ellos beben, ellos lamen esta agua que rezuma, beben ya lo que rezuma. Cerca del mediodía, el recipiente va a caer, es tan grande! ¿No ves ahora cuán grande es el gran río, el mar?

283Pou sea cayó para siempre formando los grandes ríos. Ahora el Amazonas, el Napo, son ramales ¿No lo ves? Aquellos que van a ser Blancos hicieron una canoa entonces. La empujaron al agua para salir. ¿Y por qué no hizo lo mismo con nosotros? El nos deja en la tierra. Así se formaron los Blancos, ãktɨna, ahora se pasan con motores. El los creó así en esos tiempos.

284(Yanayacu: los tucanes comienzan a cortar el tronco a ras del agua, base del río erguido. Goukoko lanza sus flechas y ríe tratando de picar el árbol con las flechas.

285-Sobrino, ¿qué haces y por qué ríes?

286-Quiero pinchar esta plancha para subir y no logramos nuestro objetivo.

287-Sobrino, pica tus flechas entre tus dedos, verás, lo alcanzarás. El logra pinchar la plancha.

288-Sube ahora.

  • 38 Bea sɨsɨko: litt. "ardilla de maíz" por su color.

289Al terminar de subir, la ardilla del maíz, bea sɨsɨko.38 Sube igualmente diciendo:

290-Va a caer enseguida, voy a cortarlo ahora.

291La ardilla sube a cortar, los demás tratan de cortar la base, la ardilla va y viene cantando que ya se cae el árbol. Sube nuevamente a cortar y pou el árbol cae.

292Cuando cae, los grandes ríos se ponen en su puesto, se ensanchan. Los ramales, las ramificaciones, se transforman en ríos, son los ríos donde vivimos. El lo puso en la desembocadura de los grandes ríos, allá donde el sol se esconde, allá donde se separan las aguas.

293Cuando cayó el árbol, en medio del río, nadaba el gusano ma tara (cf. M.1 supra).

294Una primera versión del Yanayacu se detiene aquí, la segunda continúa con el episodio del trastorno del cielo y de la tierra, previo a la aparición de los hombres que vivían bajo la tierra. (M.2 supra).

  • 39 Se trata de un miembro del I.L.V. (Instituto Lingüístico de Verano).

295En ese momento formó los tucanes, ñase. Los tucanes son sus hijos. Cuando Dios quedó con su mujer, tuvo sus hijos tucanes. Ellos estaban ensartando perlas...Yo digo que Maineno es Dios. Así dicen las gentes del río Sucusari, lo que les enseñaba el gringo.39 No es su verdadero nombre. Maineno es su verdadero nombre, Magɨ también. Magɨ ya lo dejamos, ¿será tal vez su espíritu? ¿Y Sari que está con él?

Ilustración: El mundo de la tierra

M.5: ORIGEN DEL SOL Y DE LA LUNA

M.5a: Origen del sol y de la luna (Algodón)

296Alberto, del bahĩ : Totoya.

297La hija de Bekɨtu se va.

298Cuando se va al jardín en búsqueda de comida, quita la tapa de la olla y se pone a ensartar perlas o chaquiras. El había oído estallar a las chaquiras tigiri tigiri. Se sienta y se pone a ensartar las chaquiras. Es muy sabio, ¿cómo supo que había esta cosa? Su mujer las había encerrado sin decirle nada! El habrá escuchado estallar las perlas. ¿Qué es lo que él no sabe? Si no hubiera tomado las perlas, ¿qué hubiera hecho más tarde? Tal vez ella le hubiera dicho más tarde. Ella pensó que su marido lo haría, hubiera hecho esto pensando en su marido. El le habrá hecho pensar para que actúe de esta manera!

299Ella llega y ve que los tucanes están sentados con sus adornos de chaquiras.

300-¿De dónde vienen ustedes con estos collares?

  • 40 traducción literal de ima ñase "tucán venenoso".

301El mismo había puesto los collares de chaquiras y se habrá huido a la selva. Había subido a un árbol para escuchar. Cuando regresó los tucanes se asustaron čia turu y volaron con su madre. Ella está aún con ellos ahora. Ella no abandonó a sus criaturas que son los tucanes venenosos.40 Ella no asusta a aquellos de esta tierra, asusta a los tucanes de allá. Habiendo así asustado a los tucanes, ella viene a invitar a las gentes. Se fue a invitar a los guacamayos y a los caciques rojos. Aquella que va a pintar sus ollas llega. Regresa y, al día siguiente, dice a los caciques:

302-Voy a pintar mis ollas, vengan a ver!

303¿Cómo va a hacer su hijo? Lo encierra en su olla. Le avisa que va a cerrar la olla. Habiéndola cerrado, le cuenta. Ella habla a su hijo, a aquel que brilla ahora, aquel que es el sol. Ella lo encierra luego de haberle dado una flauta doble, hetupẽ. Pone la tapa sobre la olla.

304-Cuando sientas que tu cuerpo arde, cuando esté cerca de estallar, sopla en esta flauta para romper la olla.

305-Sí, dice el hijo.

  • 41 Ara: ma "rojo"
  • 42 Aguila colorada: traducción por un Mai huna de ma sea. Especie no identificada.
  • 43 Pájaro no identificado.
  • 44 Canario-el-sabio: trad. española de ɨne tɨo, colector de pifuayo.

306Cuando lo hubo encerrado, comienza a abanicarle paɨ paɨ paɨ. Los guacamayos,41 se acercan al lugar que ella avienta y se abanican. Los aguiluchos de colores.42 tigirigiri pasan por encima en el momento en que estalla la olla. Los pájaros,43 salen del humo tigirigiri y se vuelan cuando la olla estalla. Ella guardó encerrados a los caciques difuntos. ¿Por qué fue avara (en colores) con los caciques? ¿Por qué los guardó encerrados? Para que no hablen, guarda con ella. Luego el pájaro canario-el sabio.44 sale volando del humo. Ella los creó a todos, y cuando se terminó, aquel que será el mono aullador vino a calentarse completamente alrededor del fuego. Haciendo esto, tomó la coloración roja.

307Cuando está bien caliente, sopla sesese huuu. Sopla en el hueco de sus manos, bou turu, todos los árboles se han quemado ne bɨrɨ ne bɨrɨ hia hia, se prendieron con una luz grande...Viendo esto, se levanta ella y corre a ver a su hijo que estaba completamente quemado. Se pregunta cómo hacer. Reflexiona y dice:

308-Ven a ver a nuestro difunto hijo!

309El llega.

310-Tú vas a ser el sol y tú vivirás en el país del sol naciente, estás hecho con madera de sol, de aquel que calienta al levantarse, ¡Vamos! le dice.

311Cuando se le habla diciendo: Qué hermoso día!, se esconde. El lo deja sabiendo lo que dice. Si no supiera no hubiera dicho nada. Cuando se dice "el sol aparece" "el sol recoge su leña", ciu ciu las hojas se queman. El está de pie todo quemado, agarra las chispas para lanzarlas tuk tuk, lanza pequeños fuegos rojos. Ahora que ha transformado a su hijo, va a hacerlo poderoso. Le hace sentar y le dice:

312-Tú, tú vas a ser el que da la luz. Cuando lleguen las nubes que anuncian a lo lejos la lluvia, es porque un lindo día se dijo "Mira, el sol aparece". El se esconde, su luz se apaga, nosotros lo hacemos extinguir con la palabra.

313-Sí, dice el hijo, voy a ser el sol. Su padre continúa enseñándole.

314-Cuando el abuelo-sol se levanta, hay que decir: "Costillas del abuelo cuelga tu bolso (chicra) cuélgalo". Cuando se pronuncian estas palabras el sol reaparece y regresa con toda su belleza.

315El padre le cuenta. Le ha hecho sentar a una mesa para enseñarle. Ha puesto pan y café para que coma. Así lo ha transformado en aquellos tiempos.

316Ahora, tú que eres el padre, ¿qué vamos a hacer?

  • 45 Cetico: Cecropia: leña llena de humedad.

317Levantaron una hoguera con leña de cetico.45 y lanzando al padre en el fuego, se quemó. El padre (Maineno) fue incinerado. Ahora he aquí su padre. ¿No ves su oreja que ilumina el cielo? La luna es el adorno de oreja del padre quemado.

318¿Y tú la madre que llevó al niño en su barriga?

319Ha colgado su hamaca en medio y puesto plumón blanco en su pecho.

320-Vas a hacer escuchar el temblor a las gentes!

321Diciendo esto, forma a la madre del temblor, Ñukeo.

322-Vas a vivir enojada contra las gentes!

  • 46 Chicha de pifuayo: Cerveza de los frutos del Bactris sp.

323Es su chicha de pifuayo.46 que se pone en las pequeñas ollitas, unas al lado de las otras, en fila. Es por ella que colocas los monos lanudos ahumados. Tú sabes hacer como él.

324Si quieren a sus hermanos, doihuna, raspen su comezón para que no haga temblar la tierra! Cuando se la rasca, no hace temblar. El la deja luego de haberle dado su nombre: Tú serás la madre del temblor"

325El ya no es de este mundo, subió al cielo.

M.5b: Origen del sol y de la Luna (Yanayacu)

326Lino, ĩye bahĩ : Mamadadi

327La hija, Ñukeo, llevó el corazón de su padre para ponerlo en una olla. La hija pone el corazón de su padre difunto en una olla, allí, revienta en chaquiras. titi titi ellas revientan al interior de la olla, tigeregere tigeregere

328-¿Qué es lo que tintinea?

329Se levanta para ver. Del corazón que estalla salen las perlas, perlas como grandes semillas. Las toma para hacer un collar para su hijo. Ñukeo llega y ve a su hijo de pie, adornado de perlas.

330-¿Qué has hecho con mi hijo?

  • 47 Huacrapona: Iriartea Ventricosa.

331En su interior, ella pensaba: "Yo también haré algo después". El se fue al bosque para flechar con su cerbatana. Cuando partió, ella salió a cortar leña bien seca de huacrapona.47 y talló una flauta de un bambú. Luego hizo una olla donde encerró a su hijo. Ella hizo un gran montón de leña y le dijo:

332-Cuando estés cerca de hervir, sopla en la flauta simple, hetu ! Cuando estés bien cocido, sopla en la flauta doble, gou hetupẽ !

333-Sí, sí! contesta, soplaré cuando estaré bien cocido.

334La hoguera se encendió y la primera olla ennegreció. Maineno regresa y le pregunta por qué ha vuelto a su hijo completamente negro

335Ella le contesta:

336-¿Dije yo algo cuando pusiste el collar de perlas a mi hijo?

  • 48 Especie no identificada.

337Ella hace una nueva olla que quema muy bien. El no sopla todavía. El águila roja, ma sea, pasa por encima del fuego y se vuela cantando. El gran guacamayo rojo abre sus alas encima del fuego, los tucanes presentan sus traseros y se calientan la cola abierta, las garzas pequeñas pasan una sola vez, los otros guacamayos, los surukuas.48 calientan sus pechos a lo lejos. Cuando ha soplado la quema, dure dure dure, luego se se se se, la flauta doble, su madre le levantó y le colocó en el camino del padre. Cuando el padre llega el hijo se alegra:

338-Papá llega! Papá llega!

339Su padre le pide detenerse en el sitio en donde está ya que hace mucho calor y lo mantiene a distancia. Maineno va a dejar a su hijo del lado de los grandes ríos, allá donde nacen los ríos, allá donde se termina la tierra, en oko čĩõ, "la cabeza del agua".

340-Tú serás el sol que brilla en el día!

341Luego ella cortó leña de cetico, que es una leña húmeda y ella quemó a su marido para que se junte con su hijo. Maineno es el astro de la noche que llega con el frío, con el rocío de la noche. Fue quemado con leña de cetico, está mojado y produce el rocío. Ñukeo fue a dejar a Maineno en la punta del cerrito, en la cabeza del agua, allá donde se termina la tierra, en oko čĩõ. Ella dice a Ñañu, a aquel que fue quemado...se dice Ñañua Maineno:

342-Yo te dejo en donde está tu hijo. Vivirás haciendo llegar las reglas a las mujeres. Harás las cochinadas de las mujeres. En cada luna verde (nueva), ellas tendrán sus reglas.

343-¿Y tú que vas a hacer? ¿Por qué vas a vivir?

344Diciendo esto amarra la hamaca de Ñukeo a los poilares.

345-Tú que me hablas de esta manera, serás el mal agüero de los viejos, tú harás temblar.

346Así se fueron hablándose. Ellos se transformaron. Luna que fue quemado en la leña de cetico, es el Dueño de la noche. Sol que fue quemado en buena leña de huacrapona calienta mucho, el ha soplado en la flauta cuando estaba bien caliente.

M.6: NAIYO KƗI HA "Cuento de la Obscuridad"

347Alberto, Dei bahĩ: Totoya

348Su padre estaba escondido en este lugar. Escondiéndose pensaba hacerle hacer otra cosa.

349Maineno se va, sale a cultivar su jardín. Su padre le ha dejado y se pone a sacar las malas hierbas. En ese tiempo cultivaba su huerta ke ke ke ke. ¿Dónde estará el sol? ¿A qué hora está trabajando?

350Su padre llega con sus lindos adornos de oreja:

351-¿Qué haces Magɨ? Magɨ por qué...

352-Estoy sacando las malas hierbas de mi huerta!

353-Magɨ, al llegar escuché lo que dicen de ti. Ellos dicen esto: "Vamos a matar a Magɨ para hacer el amor con su mujer". Así dicen ellos.

354Quieren quitarle su mujer y vivir con ella.

355-Ellos ya están con ella, ya la han tomado, yo lo ví cuando la abrazaban y la besaban!

356-Magɨ, aún dicen más: "Vamos a matar a Magi y a patear su cuerpo, su vientre". Así dicen ellos.

357-Si me persiguen para matarme, que me maten pues! ¿Quién se dará cuenta si me matan?

358-Magɨ, una vez más Magɨ (yo te lo digo) enójate!

359-Yo no sé vivir con violencia, yo no sé.

360-Sé fuerte. Ponte de cólera!

361-No sé encolerizarme, no sé enojarme, no quiero!

362-Magɨ, si me hablas de esta manera, cuando vaya a perderme en un lugar desconocido, cuando vaya a mi casa, saca los taros, no los peles, lánzalos al fuego, enteros, con todas sus raíces!

363Cuando vio que se iba, Maineno que había escuchado lo que su padre decía, saca los taros de la tierra, atento a su palabra, extrae los taros soi soi soi. Extrae tres sori sori sori y los lanza con todas sus raíces. hori hori hori. Los lanza en el fuego. Sin saber bien todavía los lanza en el fuego. La oscuridad llega, la noche cae.

364Cuando llega la noche, los tizones se transforman en jaguares, las calabazas y las ollas se transforman en águilas. Así se van las ollas transformadas. Aquellos que serán jaguares eran tizones. Las ollas y las calabazas se transforman en jaguares.

  • 49 Fourmilier: aitẽto o aimano: sustantivo femenino.

365El hormiguero49 sacó su mazo (macana):

366-¿Dónde se fueron mis ollas? He trabajado mucho para hacer mis ollas y ahora se han transformado en jaguares.

367Ella habla y se va corriendo seu seu, ella golpea contra sus ollas.

  • 50 Mamachi: nombre de origen quechua según los Mai huna, con relación al parentesco afín; puede ser c (...)

368-Si me matas ahora, si matas lo que eran tus ollas, llevarás ahora otro nombre! Si matas con el mazo de tu yerno, serás mamachi.50

369-En Magɨ, este nombre me gusta mucho, no importa yo seré este animal!

370En la noche oscura, čiyo čiyo čiyo, se fue moviendo la cola como una bandera.

371-Magɨ, está bien !Hum! las gentes se mueren de hambre. ¿Cuándo vendrá el día?

372Así vivían en esa época sombría. El hijo de una mujer ha muerto, lo lanzaron lejos por las hojas del techo. El jaguar, afuera, lo comió tibɨ tibɨ planta sus colmillos, descuartiza, muerde y como todos los pedazos. La madre escucha y llora. ¿Por qué no se levanta el día?

373-Ahora Magɨ, ¿qué haces?

374-Tráeme un tizón de fuego! (dice Magɨ a la mujer) tráeme un tizón!

375Removiendo el tizón ki ki ki ki sube sobre un tronco de inayuga que ya había visto, corta una rama y hace una especie de trampa en la puerta de la casa de la oscuridad: Naiyo.

376Aaah seu la trampa aplastó un poco, allanándola así, apareció el día un poquito. Quiere matar a la mujer de la Oscuridad también, pero ella le dice:

377-Magɨ, no me mates! Si me matas, ¿cómo harás para dormir? Estarás cansado de luz. La noche llega para que puedan vivir durmiendo.

378(Es por esto que se le llama Oscuro a éste).

379Llegó el día completamente. Todas las gentes que se morían de hambre dicen que van a coger los canastos para traer papayas del jardín. Cuando comenzó el día, salen a comer papayas, plátanos maduros y caña de azúcar.

M.7: MAINENO BUSCA A UNA MUJER: la creación ahogada

380Lino, ĩye bahĩ: Mamadadi

381El alma de su padre le había acompañado hasta allí. Ahora Maineno se encuentra solo. Va a hacer el amor por primera vez.

  • 51 Especie no identificada.

382Abre la fruta de raca-caspi, nuehoho,51 y hace una vagina, cava, cava y pone una hoja de yanamuco y un fruto de achiote. Luego se va.

383La mujer se acuesta, abre las piernas y ríe abriendo su sexo: hahai popoi.

384Tiene ganas de hacer el amor y piensa que ella le invita. Hace el amor y siente una gran comezón. Corre a echarse en el agua pensando que una vagina no puede ser así. Decide cambiarla en árbol. Con un golpe de talón, envía el árbol hacia arriba diciéndole: tú serás nue hoho. Este árbol, cuyos frutos están suspendidos en el aire como bolas de perezoso, da hijas a aquellos que pasan sobre sus raíces.

  • 52 Remo Caspi: Aspidosperma Excelsum.
  • 53 Leche caspi: Couma Macrocarpa

385Hace otra mujer. Corta una aleta de remocaspi.52 Cava nuevamente, coloca el fruto del achiote, la hoja del yanamuco, el palito para pintarse, la "lana de hormiga" blanca, el peine y el espejo. Pone todo en su lugar, la resina de leche-caspi,53 la hoja para limarse los labios...

386Se va y se detiene un poco más lejos para escuchar. La escucha bañarse en el río, zambullirse en el agua ko ko ko ko. Se pregunta quién hace este ruido y regresa al mismo sitio. La ve sumergirse en el agua.

387Mágaro-Nao (otro personaje mítico) ha cogido ya una de las mujeres y hace el amor con Totodebo. Maineno se dirige hacia aquella que queda, Maiko, y le pregunta lo que hace allí y dónde está su hermana. Le dice que ella espera a Sarɨ (otro nombre de Maineno) y que su hermana se fue con Mãgaro-Nao.

388El lleva a Maiko, su esposa, y la deja dormir sin tocarla. Al alba decide irse de caza su carcaj y sus flechas han desaparecido. Pide a Maiko que le acompañe y ésta se ríe de su cerbatana minúscula. Entonces, pide a Mãgaro-Nao que le preste su carcaj y Mãgaro se burla de él.

389- No sabes cazar, vas a romper la cerbatana y las flechas!

390Maineno insiste y Mãgaro le presta su cerbatana y una sola flecha para que vaya a romperlas...

391Maineno parte con Maiko, su cerbatana al hombro. El es feo, cubierto de pústulas, como la resina de copal que exsuda sobre los árboles.

392Lanza en el río su cerbatana, la cual se transforma en boa afuaninga y se va ondulando "kego kego kego". Lanza la flecha la cual se transforma en un pez okopueyo y se va a la superficie del agua.

393Dice a Maiko que continúe su camino, mientras el va a orinar. Ella se detiene en medio del camino para esperarle. Entra en tronco ancho, retira las pústulas de las que ésta recubierto y las pega sobre el tronco.

394Luego se pinta con roucou con achiote, pinta los discos de sus orejas y regresa llevando su cerbatana. Está muy hermosa, bien pintada con achiote y perfumada. El mismo, está mucho más simpático. Se junta con su mujer y le pregunta dónde está su marido.

395Ella le contesta que se fue a orinar más lejos. El le pide que lo llame para ver a quién se parece. Ella le llama: Tarɨ Tarɨ Tarɨ Tarɨ. El no viene. Confiesa entonces que él es Tarɨ Sarɨ. Ella piensa que ha cambiado mucho y le acompaña con alegría.

396En el camino, mata un penélope, coge una pluma de la cola y la mete en la vagina de Maiko gane gane gane. El vuelve, revuelve y huele. Cuando siente que Magaro no ha hecho el amor, él hace el amor con ella.

397Despues se va a flechar a los monos lanudos. Mata tantos que llena dos grandes canastos de hojas: una carga para su mujer y la otra para él. Los dejan a la orilla del jardín.

398Maineno regresa hacia el árbol y se cubre nuevamente de pústulas. Regresa llevando la cerbatana de Magaro deo deo deo, bien bien bien!

399La otra mujer, Totodebo, pregunta a Maiko si ha flechado como quería y Maiko le dice que vaya a ver en el camino. Ella va allí. Como Maineno había puesto todos los monos lanudos en el mismo canasto, no puede levantarlo y llama a su marido.

400-Magaroooo !

401Maineno dice a Magaro que él hubiera podido flechar muchos más si él no se hubiera guardado las flechas, estuvo obligado de cortar su única flecha en pedazos... Magaro lleva la presa, va a buscar leña y su mujer quema el pelo de los monos. Comen bien y se van a dormir.

402Durante la noche, Maineno/Sarɨ se acuesta bajo la hamaca de Magaro y Totodebo y se pone a llorar: deo deo. Y él dice:

403-Nao Nao Nao, el agua corre cuando tú haces el amor, el agua corre, Nao Nao Nao, haciendo el amor tu agua se escurre, debo debo debo, Nao Nao Nao!

404Cuando sale el sol, llovía a cántaros. Mojado por la lluvia, Maineno va al ojo de agua, allá donde surge el agua de la tierra. Se hunde en el hueco y juega con el lodo del río. Golpea con el talón y hace resonar: dõgu dõgu dõgu. Ha jugado con el agua mientras los demás comían los monos. Y regresó allá después de la comida.

405Magaro -Nao pide a Debo que riña a su marido quien está como un muchacho, haciendo sus cochinadas. Debo Debo Debo Nao hace el amor, hace escurrir el agua. Insiste para que le riña a su marido y Maineno le contesta que ya no es un niño para escuchar represiones.

406Mientras ellos discuten, se levanta el sol, bajo la lluvia. El agua salía a borbotones del hueco que él había cavado dõgu dõgu dõgu. Totodebo riñe a Maineno, le pregunta si en realidad no es un niño para hacer esas tonterías. Continúa haciendo salir el agua del hoyo, seuuuuu. Rompe el recipiente que contiene el agua y todo queda inundado. Más subía el agua, más alegraba y se hundía en el lodo dõgu dõgu dõgu.

  • 54 Hormigas no identificadas, útiles para la pesca.

407El agua creció mucho. Cubrió a todos los animales y a todas las mujeres. Los hombres subieron a un árbol y se transformaron en termitas. Maineno transformó a Magaro - Nao en pez y como un pez se fue, bu pere kobɨ. Totodebo dice que quiere ser el pez blanco, botiri ago, y ella se va sarɨ kobɨ. Salió justo cuando las aguas subían, en el momento de la creciente. Todos los demás fueron transformados en termitas. Menos el loro beko que se refugió en lo alto. Fue de esta manera como en esos tiempos fueron creadas las hormigas casiseras.54

408La serpiente aña, vino a decirle:

409-Hermano de mi madre, guárdame en una hoja de bambú sino tendré ganas de morder a las gentes!

410Maineno le construye una pequeña canoa con hoja de bambú y le mete en una jarra recordándole de no morder a las gentes y de vivir pensando bien. La serpiente aceptó, pero le engañó.

411Maineno también salvó a Maiko de quien tomó la virginidad. La puso en una jarrita.

412(El público discute con el relator para saber si era una jarra, una canoa, un pedazo de tierra y alguien recuerda la historia del arca de Noé).

413El agua no bajaba. El agua cubría todos los árboles y todas las alturas. Todas las gentes han muerto por vez primera. Todos los antepasados se transformaron en termitas y Maineno creó en seguida otras gentes.

  • 55 Uvos: Spondias Mombin: familia de las Anacardiáceas: dohi ñi

414Un hombre hizo una represa de bambú, por encima de los árboles. Pero las ramas se rompen. Busca un tronco de uvos55 para hacer la represa. Este tronco no se pudre ni se seca tampoco. Al terminar la represa el agua comienza a bajar. Cerró la represa, el agua no subió más arriba. Había colocado al sapo sukuko (femenino) sobre la represa, pensando que moriría. Si ella hubiera muerto, el diluvio-crecida no hubiera terminado nunca y todo el mundo estaría muerto. Porque sukuko está allá, el agua no crece sin fin. Sube, luego baja.

415Los Blancos cuentan que la gran creciente viene porque Dios subió al cielo, y es el fin del mundo. Ahora, en este año (1981), no hubo ni diluvio ni fin del mundo.

M.8: MAI GOGO HẼYARIO: El puente de piernas de Mai gogo Lino, ĩye bahĩ: Mamadadi

416Vio hace mucho tiempo.

417He aquí el cuento de aquel que viajó al cielo. El contó lo que vio cuando se paseó para ir a ver el puente de piernas de Mai gogo.

418Subió para ver cómo las gentes alcanzaban el puente de piernas de Mai Gogo. El ve que pasan sobre sus piernas o que caen cuando ella las recoge.

419Ase vio esto cuando se paseó.

420A su muerte las personas pasan por el puente de piernas de Mai Gogo. Sin avisar, ella recoge sus piernas y les hace sumergir. Ella no hace sumergir a aquellos que vivieron bien, tratando correctamente a sus aliados. Estos pasan tranquilamente.

421El cuenta lo que vio al pasearse. El contó lo que dice la "madre de los cantos".:

Canto: Mai gogo ĩko he bariyaro...
Mai gogo dice: Pasen sobre mis piernas. Ellos van río arriba para ver. Hablan del puente de piernas pintadas. Se van río arriba y ven a la que hace un puente extendiendo sus piernas. Al darse la vuelta como una mariposa Morfé, ella les hace pasar. Ella les hace franquear el gran río. Allá está parada la mujer de senos amarillos, con leche envenenada. Ella está de pie. Mai Guru también está allí. El golpea para atraparles, se coge aquellos que hablaron bien. Le coge como hojas y les riega encima un líquido rojo o azuloso."

422Riega un líquido azul sobre aquellos que han sido enterrados y un líquido rojo sobre los que han sido incinerados. Les habla bañándoles en este líquido. Pincha con su lanza para recoger las almas vagabundas, las pincha, las endereza y las transforma. Cuando las transforma, hace tronar guru guru guru y las hace revivir. Para hacer esto, Mai guru coloca en una gran olla a aquellos que se han posado sobre la viga maestra de la casa, pincha a los muertos cuando se van al cielo arrastrándose. Les hace enderezar guru guru guru. Así hace para revivirlos.

423La mujer con leche envenenada también está allí, trata de matar, haciéndoles mamar, se enoja para hacerles beber su leche envenenada. Dice:

424-Ven a mamar!

425Ella les mira de pie con sus senos amarillos y su leche envenenada.

426Cuando Mai Gogo dobla las piernas para hacerles caer. Mai Guru les recoge con una raqueta. Les hace salir, pincha las almas que se arrastran, las endereza. Luego las baña con ese líquido, rojo para los quemados, azul o blanco para los enterrados. Las almas blanco/azules se enderezan para brillar, las rojas se iluminan. Brillan en la noche. Cuando llega la noche los muertos centellan.

427Ase vino a contar lo que vio al pasearse. Mai Gogo les habla y les hace pasar. Ella dobla las piernas para hacerlos caer, Mai Guru los recoge y los hace levantar.

  • 56 Familia de las Ciclídeas.

428Los que caen definitivamente se transforman en peces bujurquis.56 Estos hablaron mal de sus aliados. Ellos copularon con sus padres. Ella no quiere a aquellos que vivieron sin pensar bien, ellos no le agradan. Aquellos que han tratado bien a sus parientes políticos, pasan tranquilamente sobre el puente de sus piernas. Cuando ya han pasado, la mujer con leche envenenada, se da la vuelta para tentarlos. De pie les mira con sus senos amarillos.

429Mai Guru pincha las almas que se arrastran, les hace salir, les endereza. Empiezan a hablar. Se posa sobre la viga de la cumbre. Les coloca como en una olla de yuca que suena guru guru guru cuando hierve, igual que el zumbido de las abejas. Estas son las almas que hablan cuando se enderezan y cuando les transforma.

430Ase vino a contar lo que vio al pasearse. Cuando voló, se paseó zumbando. Vio lo que pasa arriba en el cielo y vino a contárnoslo.

431Se posó sobre el tronco de las almas, bati kumu, allá adonde van las personas, sobre este inmenso tronco que se ilumina de blancura. Alumbra este tronco que es la casa de la gente primordial, Miña mai.

432Allí se detienen aquellos que no saben pasar.

433-¿Quién llega? ¿Por qué vienes tú?

434-Yo no soy de aquellos que se enderezan allá abajo y lloran bĩo bĩo bĩo bĩo.

435Los otros llegan corriendo y se inclinan para mirar a aquellos que están de pie a punto de llorar. Ase les contesta que no es de aquellos. Los muertos llevan a los recién llegados, tomándoles de la mano.

436Aquel que voló allá contó todo lo que vio. Cómo hacen allá arriba. Cómo Mai Guru les transforma y hace tronar.

437Así hacen las gentes cuando mueren. Se van por ese largo camino, ese largo camino que se ve dirigir hacia arriba. Se van al cielo a posarse sobre el tronco de las almas que no pueden franquear. Se quedan allí llorando.

438-¿Cómo vamos a pasar? Se detienen y lloran delante del tronco de las almas. Los parientes los toman de las manos y los llevan.

439Ase contó lo que vio sobre la tierra primordial Miña bese, donde se paseó volando. El es el que cuenta...Esto pasaba antaño. No es de nuestra época.

440Cuando se fue vio ya un hombre sentado al borde del río, con sus adornos en las orejas. Es la cigarra que canta a medio año, Kũãko.

441Ase se paseaba solo cuando vio al "padre del medio año" venir para acá. Al medio año vino a embarazar a las mujeres de Ɨneyi, el padre de los pifuayos. Ahora se levantan bien maduros, en el tiempo de los pifuayos. Su cara se hace amarilla, su cara se hace roja.

442Paseándose así. Ase el visionario vio todo y vino a contárnoslo.

443Oyó sonar las maracas cuando se paseaba. Vio como el otro sacudía las maracas. Regresó a hacer lo mismo aquí, es por eso que ahora vivimos haciendo cantar las maracas.

444Oyó sonar las maracas "el Dueño del otro lado" se desplaza cantando las maracas. Todos han oído. Paseándose así. Ase oyó todo. Vio toda clase de cosas...

445Cuando Kũãko el "padre del medio año" vino a hablar a los Mai huna, fue a escuchar. Oye a las gentes hablar y busca sus casas.

446-¿No había nadie allá donde vivíamos? ¿Dónde están echadas en sus hamacas para discutir así? ¿Los Dueños de la casa no están aquí?

447La flauta está colgada en el centro de la viga del cumbrero. Trata de soplar, y busca el tono justo. Cuando hace un ruido es un sonido muy diferente: hui hui hui.

448-No toques! le dice un hombre. No hagas eso a tu abuelo!

449Aquel que vio todo, desplazándose vino a contárnoslo.

450Sigue su camino para mirar más lejos. En medio camino ve a un hombre sentado al borde del río, con sus adornos de orejas. Mira correr el río. Va a su encuentro, allá sobre una pequeña elevación, el puerto al borde de la casa, mira el río.

451Ase llega muy cansado.

452-¿Qué voy a tomar? ¿Qué hay para beber? Bebería chicha si hubiera. Me muero de sed.

453A estas palabras responde el otro:

454-Si vieras chicha, ¿pudieras beber como lo dices?

455-Si hubiera, bebería, no veo nada!

456-Sí la hay!

457El Dueño de la casa le invita a beber. Ase se da la vuelta y mira las ollas llenas de chicha, bien asentadas y la chicha hermosamente fermentada.

458Aquel que se paseó para ver contó lo que le dijo. Cuando comprendió estas palabras- "Invítale ahora la chicha es abundante"

459-Oyó hablar de la chicha y bebió en el recipiente que le presentaron.

460Ya lleno, se sienta:

461-Estoy lleno, estoy harto!

462-¿Y cómo te hartas así? ¿Cómo vives para hartarte? Cuando bebo yo no me harto.

463¿Cómo haces tú?

464-Inclínate para ver, saca tus tripas, inclínate y verás!

465En el agua sus tripas flotaban como el aceite de pifuayo y cuando el pez gamitaría vio las tripas en la superficie del agua, vino corriendo a comérselas. Así hacen para vivir!

466La conversación continúa y la chicha se termina.

467-Ahora, tengo ganas de comer! ¿Qué carne sabrosa podríamos comer después de haber bebido? Qué vamos a poner en la sopa de pifuayo?

468-Coge pues en el río y le da una flecha. Coge lo que se pasea abajo. Coge una y la pondremos en la sopa, una de aquellas que ardan flotando abajo.

469Así le dice él. Escuchándole, coge la flecha y trata de picar un pez. Se hiere al pie al pescar. Vuelve a empezar, nuevamente la flecha le hiere el pie sin alcanzar el pez y lo mismo una vez más, el pie le duele de tanto herirse.

470-Pínchate el pie! le dice el otro.

471El sigue sus consejos, pincha su pie y logran alcanzar el pez. Lo trae. Esto se llama saber pinchar!.

472Corta el pescado, le saca la carne del lomo y vuelve a meterlo al agua a donde se va nadando. Nuevamente el pez va de aquí y de allí... Trae la carne del lomo para ponerla en la sopa.

473Aquel que se paseó para ver, comió la sopa de pescado.

474Aquel que se paseó contó así todo lo que había hecho, todo lo que el había visto, el Ase.

475(Lino repite los episodios anteriores resumiéndolos)

476Nosotros vivimos, nosotros los Mai huna, sobre esta tierra que no vale nada. Las gentes primitivas kõsa, kõsa, kõsa viven en el mejor lugar. Ase contó lo que el vio en su viaje, antaño. Esto no es de este tiempo.

477Aquél que aprendió por el viaje fue devorado por los Mabahĩ, para que el pueda viajar, ver. y aprender.

478Esta es su historia, lo que el contó a Ɨmɨnuto, su mujer, cuando tenía el corazón en las manos. Su corazón, su alma cuenta y vive.

479Eso es todo.

M.9: BO PƗPƗRI KƗI HÃ: Historia del Cóndor blanco. La visita al cielo

480Lino, ĩye bahĩ: Mamadadi

481(Amelia, dei bahĩ: Totoya)

482El cóndor blanco llevó al marido difunto.

483Cuando está oscuro, su mujer se pasea bajo las negras nubes de la tormenta, ella sigue a su marido, ella se pasea llorando su muerte. Camina con sus dos hijos, muestra el lugar donde el recogía las hojas para el techo, camina, escucha, espera oírlo. Camina por el jardín hasta la noche.

484Dónde está ella ahora? Ella se detiene en el lugar donde pescaba, le ha oído machacar las raíces de barbasco

485-Hijo, espérame, voy a tomarle en mis brazos!

486El marido mira del otro lado cuando machaca el barbasco. Ella corre a coger, y lo abraza por la espalda. El se enoja:

487-Por qué me asustas!

488-Te amo demasiado! Llévanos arriba al cielo, condúcenos, te hablo así, porque no puedo vivir sin tí! Espera, voy a buscar a mis dos hijos!

489Ella los llama para que abracen a su padre. Ellos llegan.

490-¿Cómo van a hacer ustedes arriba, no hay comida, cómo van a comer allá?

491-Llévame, te amo mucho!

492El los pincha para aligerarlos y coloca a un hijo sobre cada hombro y a su mujer sobre la espalda. Ella le aprieta entre las piernas. Les lleva muy arriba al cielo, por la cuerda de algodón por la que el descendió.

  • 57 Chinchis: Coleóptero cuyo lomo segrega un líquido semejante al jugo de la nicotina.

493(Algodón: les pide que no miren hacia abajo cuando pasen por encima de los árboles, so pena de caer. En el camino la tempestad los alcanza te y al siguiente golpe del trueno, están ya en la tierra de los muertos. Les hace levantar, el mismo da la vuelta como una mariposa hakɨ hakɨ hakɨ hakɨ, "padre padre padre". Los tomadores de yagé (chamanes) están sentados sobre los troncos de inga y comen frutas, igual que los tomadores de toe, los "mascadores de tabaco" comen los chinchis57 La mujer se sienta y mira. Ve que los muertos que quedaron en la selva están tendidos totalmente fríos, podridos, sɨsɨhĩ: tienen abejas y avispas en el cabeza. Al caer la noche se acuestan para dormir.

494Llegan a la noche. Los muertos que han sido incinerados, queman como brasas. Muriendo de frío la mujer trata de calentarse y trata de agarrar un tizón con la mano.

495-Ay, ¿por qué me asustas?

496-Me muero de frío, pensaba que era fuego!

497-Aquí no hay fuego, no hay fuego en el cielo!

498Los otros, los que fueron enterrados, son blancos como luciérnagas, fosforecentes como las hojas, están tendidos podridos totalmente.

499Al amanecer, la mujer va a ver a Maineno:

500-Quiero tener hijos!

501Maineno coge sus cabellos del lado derecho los golpea con el pie derecho y hace aparecer un hombre. Sentada ella los contempla y se da cuenta que se mueren de hambre.

502-Va a ver a tu hermano de madre, el cóndor tijera -chupa, posee el maíz, voy a depositarte allí para que comas, aquí no hay comida. Tu otro hermano de madre, manchaco yacuro posee el camote y el gavilán la yuca.

503Uno de los hijos va a comer maíz, el otro va a comer camote, la madre va a comer yuca donde el gavilán. El está sentado sobre el tronco de las almas, bati kumu y mueve sus alas, poi poi poi. Así lo hace colgado sobre el tronco del árbol que posee el chamanismo.

504La mujer pregunta a su hermano de madre lo que hace. El le pregunta quién es ella para tratarlo así. Ella le explica que tienen hambre y le invita a sacar yuca. Tira las plantas pero no aparece ningún tubérculo. Pregunta a su hermano de madre por qué, y el le contesta que hay que dejar la yuca tirando por las hojas. Piri, salen los peces-gato. Ella corta uno y lo asa para comerlo.

505-Hermano de madre, ¿qué vas a hacer con estos peces?

506-Hija de hermana, déjalos allí, tu hermano de madre comerá más tarde.

507Se sienta a esperar. Por la tarde, las avispas negras llegan uu uu seu. Se posan sobre su pico y se alegran del olor que perciben. ¿Quién es este animal tan grande? se preguntan ellas. En este momento los buitres "come-mierda" llegan para olerlo a su vez. La mujer sale como una golondrina y revolotea de acá y de allá.

508Alguien viene a decir al cóndor que se van a pescar al día siguiente.

509-Mañana voy a pescar, vamos a pescar en un pantano podrido!

510-Llévame, yo cogeré los pequeños peces que se pudrirían en caso contrario (imebeoyi : gusano de carne podrida).

511Los cóndores negros llegan con sus canastos:

512-Llévame!

513-¿Cómo irás?

514Ella llora.

515-No puedo llevarte, mi canoa se inclina mucho, corres el riesgo de caer si yo te llevo! Vete con oyoka el cóndor color de café, su canoa es muy estable!.

516La canoa del cóndor blanco se inclina siempre mucho cuando baja a tierra, vive inclinado. La pone en el cuello de Oyoka. Ella lo ajusta con sus piernas y Oyoka baja derecho donde él pensaba que se encontraba tapir (=pantano). Comienza a comer lo podrido.

517-Anda, recoge los peces!

518-Yo no recojo esa clase de peces!

519-¿Y por qué me has dicho que lo harías?

520-Yo no hago esas cosas. Ella se aleja para mirar.

521Cóndor saca su collar.

522-Yo pongo mi collar aquí, lo pongo de lado.

523No quiere ensuciarlo al comer.

524El cazador se había escondido bajo las hojas, y se preguntaba cómo podría atrapar los collares de los cóndores. De pronto, se levanta, čiaaaa čiaaaa. Les asusta y los hace alejarse, pu pu pu pu, agarra los collares y se va. Cóndor vomita a toda velocidad, mas no tiene tiempo de alcanzar al hombre. La mujer que se fue al cielo partió con él. Es por esto que nosotros sabemos.

525Los cóndores necesitaron dos días para acabar con el tapir. Luego Cóndor Blanco regresó con sus flechitas, su sombrero pintado hermosamente con achiote, sus adornos de orejas muy bien colocados. Llega.

526-Hija de hermana ¿qué haces?

527-Hermano de madre, veo que llegas, ¿no quieres algunos plátanos?

528El está lleno de carne y no puede comer los plátanos.

529-Hija de hermana, no hubiera regresado si no necesitara recobrar el collar que me robaron.

530-Dáselo, dice la mujer al hombre. No va a hechizar. Es muy poderoso ¿por qué no se lo entregas? Tú eres avaro y no vales absolutamente nada!

531-Tomé el collar del otro, sabes de qué tamaño es el collar que yo he cogido.

532-Quiero ver el otro!

533Cóndor les oye discutir:

534-Muéstrame, quiero ver qué tamaño tiene.

535-No tengo nada! ¿Quién habrá cogido mi collar?

536-¿Por qué rehusas entregar lo que has tomado? Si lo conservas vas a perder a tus hijos! Dice el Cóndor Blanco.

537Oyendo esto su mujer le riñe:

538-Dáselo ¿por qué lo has traído?

539-No digas nada, si quieres volver a ponerte el collar! dice el hombre a Cóndor Blanco.

540El está de pie contra los pilares de la casa

541-El es el dueño del collar, dáselo!

542Obedeciendo a su mujer, va a buscar el collar para entregárselo. Lo guardaba en la "lana de hormiga", encima del humo guardaba un paquetito que deshizo para entregarlo.

543-¿Es éste tu collar?

544-¿Cómo lo ha puesto? Voy a probarlo dice el Cóndor.

545Con todo su saber, se pone el collar. Se posó sobre el tronco caído. Sus plumas han crecido y cuando todas hubieran salido se voló, poi poi poipoi para siempre. Se fue llevando su collar. Había llevado a esta mujer que venía del cielo. Se ha muerto ella, picada por una hormiga, pero había contado su historia antes de morir. Sus hijos quedaron en el cielo para siempre, ella sola, volvió a bajar para morir.

M.10: ASERE KƗI HÃ: Historia de ASE

546Francisco, dei bahĩ: Mamadadi

547Mabahɨ ha comido a la mujer de Ase. Ella murió cuando la comía. Cuando la mujer murió, hizo lo mismo con el marido.

548El bebía toe (Brugmansia) y se escapaba sin detenerse cuando quena agarrarle. Le busca. Está parado en la puerta. Va a ver kue kue kue le busca por todas partes para cogerlo.

549Los Mabahĩ le vieron cuando se puso contra la puerta. Ellos lo ven claramente. El mira a los Mabahĩ, él les oye. Le buscan para matarle. Salen a buscarle afuera para matarle. Pero ellos no lo ven.

  • 58 Madera con la cual se fabrican los discos de oreja.

550Aquel que bebió el toe rallado, pei ukučikɨ (chamán), está sentado bien escondido. Ellos le picaron con una flecha de balsa.58 en la oreja, le picaron y cuando le hubieron picado bien, le cogen y le llevan en sus brazos. Le llevan hasta su jardín. Le llevan para comerle.

551Estaba con todo su cuerpo. Le parten para comerle. Devoran todos sus huesos, y su difunta mujer en el cielo se apoderó de su corazón. Mabahĩ coge el corazón de Ase y lo da a su mujer Ɨmɨnuto. Ella le coge, está parada y lleva el corazón.

552El jaguar come los huesos, los huesos que lanzan los Mabahĩ cuando comen. El jaguar come: Cuando el tritura los huesos, el corazón sobresalta y tiembla (de miedo). El jaguar come, el corazón tiembla.

553Cogieron tallos de toe y lo rallaron. Los ponen en lugar de los huesos. Sacan todos los huesos y los reemplazan con tallos de toe, aun las falanges son de toe. Se reparten los sesos y se lo comen. No queda más que un hueco vacío. Aquellos que actuaron de esta forma, vinieron para comerlo completamente.

554Después rehacen al marido como a una persona. Le transforman, regresa y de nuevo se levanta. Un pajarito canta muy enojado: kociri kociri kociri.

  • 59 Sábalos: Brycon sp.; Palometa: familia de los Carcídeos; Lista: familia de los Anastomídeos; Bujur (...)

555Se da la vuelta, piensa escapar, así actúa el que se va kociri. Corre, se escapa. Al poco rato, el hombre (devorado) regresa a la casa, los Mabahĩ le trajeron y en el camino va cazando. Regresa llevando una liana en la que están ensartados los peces sábalos, las palometas y las lisas. Ensartados en la liana, arrastra sus peces. Su bejuco personal estaba lleno de bujurquis, bujurquis de las alturas.59

556-Coman los peces de la gran liana, la otra es para mí. Esa, preparen los peces en sopa de pifuayo ahumado, métanlos en una sopa muy negra.

557Mabahĩ le había dicho que haga así. Le había dicho también:

558-Cuando te vayas, cuando tu mujer te diga: "ven voy a sacarte los piojos", no te sientes, ella te mataría espulgándote (se muere si ella ve que la parte superior de su cráneo está abierta).

559Mabahĩ (mujer) le dice esto antes de mandarle de regreso a su casa.

560El regresa llevando los peces. Ellos ven los peces que él trae y deposita en la palizada.

561Su mujer pregunta: ¿Fuiste de cacería? Te hemos esperado mucho!

562El le entrega los peces que son para él y le pide que los ponga en la olla y haga una sopa de pifuayo ahumado. Ella obedece. Reduce los frutos a polvo, pone el pescado en la olla, los sumerje en el agua bien negra, en el agua cocida como él se lo pidió.

563Haciendo esto, los Mabahĩ le comieron, haciendo esto, el que fue comido revivió.

564Los pifuayos de Ase han madurado. Sus primeros pifuayos que crecían donde vivía su mujer allá donde él vivía antes, sus pifuayos están maduros. Maduran en racimo compacto, cerca de la tierra, están muy bajos estos frutos primordiales.

565-Vamos a cazar monos lanudos con la cerbatana, vamos a buscar los monos.

566Salen a buscar la caza para poder beber, para hacer el rito de las maracas del pifuayo primordial, miña ɨne saña gono. Amontonan la caza, mientras maduran bien los frutos. Luego van a coger los frutos que están muy bajos, allá donde vivían antes.

567Sentados, los hombres rallan el toe. Rallan sobre un pequeño montón de hojas, luego lo mezclan con el agua. Beben el toe, cuando ya están bien borrachos, tocan las maracas sobre los frutos amontonados, tocan las maracas sobre el inmenso montón de frutos que han recogido.

568Ase bebe el toe y canta con las maracas, encima de los frutos, canta en el camino que toman para regresar, canta recogiendo frutos.

569Las mujeres preparan la cerveza.

570-Voy a invitar a los hombres primordiales, Miña Mai (difuntos), voy a invitarles a beber la chicha. Se va a mina bese (tierra primordial en el cielo) a invitar a los hombres primordiales. Ellos siguen machacando los frutos luego de su partida, y los hombres cantan. El dice a su mujer:

571-Cuando los grillos (difuntos) musu, vengan a hablarte, trata de oírles para que respondas.!

572-Sabré oírlos y les responderé!

573Ella se encerró tras de una palizada de cortezas. Se sienta detrás con su hermano Samero.

574-Cuando el grillo venga a hablarte, trata de oír para responderle!

575-Sí sí, lo sabré.

576La mujer a quien dice esto se sienta para escuchar.

577Cuando se va, los grillos llegan, los Mabahɨ llegan, los que comieron a Ase llegan, diska tõge, llegan diska tõge, los Mabahi llegan. Discuten, discuten, al pasar. Sentada la mujer escucha la conversación de los Aikona (almas devoradoras). Ellas pasan. Gogobai ("madre de la selva") viene a discutir, hɨ hɨ hɨ hɨ hɨ hɨ hɨ hɨ hɨ hɨ ge ge ge ge toru toru. Gogobai habla.

578Ella les oye irse más lejos. Luego oye llegar a un chamán difunto, y luego otros más, quienes levantan la viga cumbrera de la casa, tei, la abren tei tei tei. Ahí están parados.

579-Vine en vano para ver la chicha, casi me caí sobre los árboles, no comeré este puré de pifuayo. Vine en vano, chocándome con los pedazos de madera, no ves los gusanos que andan en la cerveza, fue mascada por una mujer de dientes negros, flotan en la superficie, no voy a probarla. Hay gusanos tan grandes como anguilas, no quiero. Voy a llevar esta cerbatana para guardarla conmigo, voy a llevarla para guardarla arriba!.

580-Llévate, dice la mujer, él hará otra después y una más para él.

581-Voy a llevar este paquete de flechas!

582-Llévate, él hará otras para él.

583El chamán se va por la cumbre de la casa, ta sale haciendo sonar el cumbrero de la casa. Cuando este se va, ella oye, desde el lugar donde está sentada; otro grupo llega por la cumbre, algunos salen, otros llegan, ellos se paran "he he he"

584Mira la chicha, parece espesa y bien fermentada! Está bien hecha. Mete su dedo, todavía queda la señal de los dientes de los gusanos.

585Me han engañado, por eso es que he tropezado contra los trozos de madera, voy a sacarlos para comer el puré. Vine de muy lejos y no me iré sin comer la chicha! Saca los gusanos para comer, se ven los gusanos con sus dientes, flotan en la superficie, nadan como pequeñas anguilas. Voy a sacarlos para comer.

586Ellos quitan los gusanos y comen el puré del pifuayo.

587Otros grupos llegan. La dueña de la chicha llega también. Iminuto llega al cielo, pero sale del cielo y llega sobre el techo de la casa, cae al suelo y se para "he he he", llega por la bóveda.

588La hermana mayor viene a hablar con su hermana menor.

589Hemos venido, nosotros, "aquella que fue quemada en un gran fuego" viene a hablarte!

590Hermana mayor, ya que me hablas así (como antes de morir) ¿qué sentiste cuando te quemaron? ¿Sufriste?

591Cuando metes un tizón para calentarte, no sientes nada, igual fui quemada y no sentí nada. ¿Por qué me recuerdas esto?. Mis huesos se quemaron y fueron reducidos a cenizas, mi cuerpo fue completamente quemado, todos mis huesos se quemaron, subí al cielo retorciéndome como gusano. Tocaron la parte superior de mi cráneo para que reviva. Yo reviví, me curé y es por esto que vine a hablarte.

592Otro dice oyéndola: Yo también me quemé en el gran fuego. El hermano Samero dice que fue quemado en el gran fuego cuando murió.

593Tú no sentirás nada cuando ellos te quemen, no vas a arder, los gallinazos te comerán.

594Ella dice una cosa mala: Pienso que los gallinazos pɨpɨrina te comerán. Ella escuchaba esto cuando Okobati "Espíritu del agua" llegó. Okobati entra por el cumbrero de la casa tei he he. Entra por arriba, cae a tierra, se levanta y dice kua kua kua kua kua kua kua kua kua. Se ríe y se alegra de ver la chicha. Se ríe.

595-Cuando yo estaba en el cielo, vi a los monos lanudos, con la boca llena de resina, pues habíanse hartado con frutos de leche-caspi, čĩõ tú. Comen "al que está suspendido (el mono lanudo)", rompen sus huesos seu seu seu seu. Le rompen el cráneo y se alegran comiendo con puré de pifuayo.

596-Nieta ¿en qué pensabas cuando hacías la chicha ?

597-¡Pensé en ti, abuelo, pensé en ti al prepararla!

598-¡Por la chicha que he probado, nieta, te voy a dar leña para que te calientes, voy a inclinarme!. Cuando tu abuelo se inclina hacia adelante, no llueve, es el verano. ¡Siéntate!. Cuando se levanta y se da la vuelta hacia atrás, llueve, cuando se inclina hacia delante no llueve más. Así viene a hablarle su abuelo, el viejo vino a contarle, toe toe toe toe toe. El se ríe.

599Abuelo ponte derecho para comer, te vas a caer! -"he he he he", no me voy a caer. ¿Cómo podría caerme?

  • 60 Phytelephas sp.

600Las almas vienen a hablarle. Aquellas que se fueron tejiendo sus chicras (bolsos) gõẽ gõẽ gõẽ gõẽ, aquellas que se fueron haciendo sus chicras, se fueron comiendo las nueces de shapaja, se fueron golpeando los frutos de shapaja.60

601Ellas hicieron una represa de bambú y se posaron encima en el tiempo de la gran creciente. Cuando Maineno lanzó a Sukuko en la corriente (M.7), ella posó sobre la represa. Ahora es Sukuko quien habla. Ella cuenta como se posó en la represa en donde permanece desde entonces. Sukuko viene a hablarle. Ella le pregunta:

602-¿Tú eres aquella que se posó allí cuando todo se inundó? ¿Llevada por la corriente llegaste con la gran creciente? ¿No es Maiko quien habla? Cuando Maineno hizo la gran creciente, tú te posaste allá, ¿ahí es donde vives?.

603Cuando Sukuko le cuenta, ella escucha al cóndor quien también viene a hablarle. Se queda afuera, está parado al lado de la puerta, en el exterior.

604-Dame también puré de pifuayo. Dámelo en un casco de olla. Voy a tomar allá porque estoy sucio, como lomo podrido, estoy sucio, vivo así, porque como lomo podrido. Ven afuera a darme el puré y la chicha en una olla rota.

605Come parado, afuera, no quiere entrar. Come lo podrido, parado, afuera, en un casco de olla, hɨ hɨ hɨ. Es el cóndor que quiere comer así. Ese come lo podrido, no vale absolutamente nada, come las carnes sucias, no entró, los otros sí entraron.

606Mientras discutían se terminó la chicha. Las saínos llegan gruñendo. Mientras que ellos beben la cerveza, los pecaríes de labios blancos llegan corriendo y gruñendo. Salen corriendo y se dicen el uno al otro:

607-¿Dónde están mis flechas, dónde puse mi paquete de flechas?

608Cada uno coge sus flechas y todos salen a cazar.

609-Nieto, dame una flecha, pide Okobati. Voy a ponerme a un lado!

610Le escucharon y le dieron una flecha al viejo. No le dieron dos.

611Los pecaríes de labios blancos (huanganas) vienen por su lado cuando ellos les asustan por el otro lado. Están rodeados y gruñen, y justo en el momento en que ellos se precipitan les pican con sus lanzas y sus flechas. Los pecaríes atacan uuuuu cuando los hombres atacan, gruñen ɨɨɨɨ. Ellos les pican cuando se acercan a este lado. Un hombre planta su lanza en el suelo, otro alcanza a un pecarí en el centro del pecho, a momento en que pasa la manada corriendo. Y el abuelo a decir que él también plantó su flecha en pleno trasero. Así dice Okobati:

612-Planté mi lanza en la glándula que apesta cerca del trasero! El pecarí está muerto!

613Mató al pecarí de labios blancos que venía en el medio, "aquella" que bebió la chicha.

614Así llegaron cazando contaron sus hazañas.

615-Yo, no hice nada, mi lanza se plantó en el suelo!

616-Yo, lo alcancé en pleno cuerpo.

617Otro pensaba que iban a venir por aquí y se fueron por allá. Van a buscar a los pecarí. Los amarran con cuerdas para llevarlos. Un hombre llega con un pecarí gigantesco, el que fue matado por el abuelo. Lo lleva y regresa cojeando ayudado de un bastón. El lleva al que hace correr mucho, el gran pecarí de labios blancos. Descargan al lado de la casa. ¿Por qué no le dieron más flechas al abuelo finado? El supo matarlo, pinchó al pecarí del medio, es ese el que los mató. ¿Por qué no le dieron más flechas? Le dieron solamente una:

618-Me vieron y no quisieron darme flechas. Las huangaras vinieron a atacarme, vi muy bien que venían sobre mí, pero no tenía más flechas no podía matar más animales.

619Se cuenta la caza. Piden que se lave una olla grande.

620Los que estaban sentados se levantan gɨrɨ gɨrɨ gɨrɨ: ¡vamos a lavar las ollas!

621En el momento en que lavaban las ollas que todavía tenían chicha, se la terminan.

622La mujer oye que despedazan a los pecaríes, rompen la cabeza y lavan los cuerpos con agua. Ahora no hay más chicha. Ella piensa que se la bebieron toda mientras rompían los cráneos, seu seu seu seu rompen las cabezas una tras otra.

623Mirando al cielo, ven a los monos, aquellos que comen los frutos resinosos čĩũ , aquellos que comen las cabezas de los monos, seu rompen los cráneos, rompen los cráneos y se les oye comer la carne.

624Cuando terminan de comer, se van diciendo:

625-¡Voy a llevar esta copa para beber! Dice el hermano menor.

626-¡Lleva para comer, yo haré otra para mí!

627-¡Voy a llevar la cabeza para comer y guardar la chicha en su copa!

628Dice la hermana difunta.

629-¡Lleva para comer, yo haré otra para mí!

630-¡Voy a llevar esta flecha!

631-¡Lleva, él hará otra para él!

632-¡Voy a llevar esta cerbatana para salir de cacería!

633-¡Lleva, él hará otra!

634-¡Así decía ella de su lugar. Ellos salían cuando le dicen aún:

635-¡Voy a llevar esta calabaza y pondré mi chicha para comerla!

636-¡Llévala, yo haré otra!

637Salen por el cumbrero del techo, ta tei tei, salen haciendo sonar la viga maestra.

638Cuando se fueron todos ella se queda un buen rato para escuchar si Ase regresa.

639Las flautas y las calabazas caen del cielo con un gran ruido gere gere gere, las copas, las flechas, yau yau yau, caen con estrépito, caen enteras, caen ruidosamente. Del lugar donde está sentada, ella los escucha.

640Ase regresa ahora luego de su larga ausencia. Cuando el día se levanta, cuando está muy claro, Ase regresa. Aquel que fue a invitar está de regreso. El "Dueño de la chicha" viene a hablarle.

641-Prenda la antorcha, vamos a barrer esta mierda de grillos, prenda pues, vamos a sacar toda esta mierda!

642El yerno le oye y prende el chupihui (antorcha). Ve que la olla de chicha se desborda. Se diría que no bebieron ¡La olla está tan llena que desborda! Se derramaba hasta el suelo.

643Ase vino a contar. Aquel que fue a invitar a los hombres primordiales vuelve para contar. Aquellos que bebieron la chicha sacando los gusanos, aquellos que viven en el país de los muertos, aquellos que vinieron, Okabati quien llegó. Cuenta eso, lo que él vio en el cielo, lo que ha visto paseándose en el cielo su chicha, veía como sacudir las maracas. Aquí no se oye nada, pero los que viven en el cielo, sí escuchan.

644Ase ha oído todo cuando se paseaba así.

645Así hizo cantar su olla de chicha. Es él quien la hizo cantar y ahora nosotros hacemos como él.

646Fue él quien oyó cómo había que hacer la fiesta de los pifuayos primordiales, él quien se paseó en ese lugar. El quien escuchó todos los cantos. Ahora hacemos igual, moviendo las maracas, todo lo que él cantaba antaño. El lo contó, hizo oír a todos, hizo escuchar a Anaconda.

647Es por eso que ellos cantan en la fiesta de los pifuayos primordiales. El comenzó y nosotros hacemos como él lo contó. Fué Ñukeo quien le dio el poder. Ellos cantan para Ñukeo, la "madre de la chicha", ella es la "madre del ritual".

  • 61 Las barras indican el número de repetición de la frase.

Miña ɨne Miña ɨne Miña ɨne Miña ɨne Miña ɨne Miña ɨne
Pifuayo primordial
Voy a hacer lo que piensas y alegrarte.
Haz que nuestros pifuayos se llenen de frutos.
//Yo me voy a la fiesta de los primeros frutos, a tocar los
troncos para que se llenen de frutos//.61
Así los árboles se llenarán de frutos.
Me voy a complacerla.
Vuelva para tocar nuestros árboles si tienes ganas,
///Para que se llenen de frutos///
Blanco plumón que el viento lleva,
De allá donde ella está totalmente extendida.
Baja a probar mi chicha.
Hazme el favor de probar su dulzura
Que venga Ñukeo moviendo sus maracas,
De allá donde está extendida, llevada por el viento.
Que todos aquellos que están extendidos bajen,
Para hacerme el favor de probar mi chicha.
Blancura de plumón, tú que estás extendida,
Que el viento te traiga para probar mi chicha aquí
Blancura de plumón, madre de la ilusión,
Baja suavemente para probar.
Blancura que el viento lleva desde allá,
Madre de la ilusión,
Ven a probar la chicha de los Miña mai
Ñukeo, madre de la ilusión, ven haciendo sonar,
A hacerme el favor de probar,
Ven con el corazón en paz a probar.
Que las almas que duermen allá, bajen a probar
Venid a probar la chicha de los Miña mai
Ñukeo verdadera madre de la chicha,
Para ti toco las maracas,
Las maracas de Ñukeo, la madre de la chicha.
Las palomas de las alturas, palomas de los pifuayos
Cantan también, las sonajas de las palomas.
Ahora toco las sonajas de Ñukeo,
Luego tocaré las sonajas de las palomas.
Haz lindos pifuayos.
Piensa para que los racimos estén cerca de la tierra,
Haz que los lindos pifuayos rojos engorden en los racimos.
Haz que los racimos estén cerca de la tierra
muy cargados de frutos rojos.
La paloma prueba los frutos con la punta del pico.
Ella llega, ella se detiene, ella está cerca de entrar
Ella llega, ella entra, ella silba.
Haz que los lindos pifuayos rojos engorden en los racimos.
Haz que los racimos estén cerca del suelo
muy cargados de frutos rojos.
La paloma entra con su pico rojo, ella silba.

M.11: HATIRE KIƗ HÃ: Historia de la Raya

648Lino, ɨye bahɨ : Mamadadi

649En el tiempo en que la raya era humana, ella vino a decir:

650¿Por qué no lloran ustedes cuando echan los muertos al agua? Nosotros no hacemos así, nosostros lloramos cuando mueren nuestros hermanos! Ustedes, ustedes no los lloran y hechan sus muertos a donde yo vivo!

651Ella subió a tierra para hablarles y salió del agua para enseñarles.

652-¡Hay que llorar así!

653Con su lanza ella corría por todo lado:

654-¡He aquí como los vivos deben llorar a sus muertos!

655Ahora los hombres lloran a sus hermanos difuntos, antes no lo sabían, simplemente echaban sus muertos al agua. Ahora todos lloran y nosotros también. Porque la Raya vino a enseñarles, se pusieron a enterrar a sus muertos, a llorar a sus hermanos.

M.12: ÑUKEČIKƗ NƗHÕ KƗI HÃ: La mujer de Ñukečikɨ

656Lino, ĩye bahĩ: Mamadadi

657Una vieja fue abandonada y vivía totalmente sola. Una mujer muy vieja de cabellos blancos va a transformarse en delfín.

658Ñukečikĩ viene a decirle, habla como un hombre.:

  • 62 Familia de las Ciclídeas.

659-Cuando el pájaro toayo canta en la noche, botobeyo mɨa baihu, toayo tu collar de peces añashuas...62

660Ella responde:

661-¿Y dónde está ese collar de peces?, tráemelo pues, para comérmelo.

662Durante el sueño viene a tocarle:

663-¡ Ah! ¿quién me toca con esas manos heladas? ¿Quién me asusta?

664Ella se enoja, pero él le responde que ha puesto atención en lo que ella había dicho y le trae lo que ella había pedido: el collar de peces. Le dice que prenda la antorcha y, en efecto, ella ve que el collar de peces es muy grande. Lo pone sobre la baranda diciendo:

665-He aquí que traigo lo que pediste, prepara el pescado. Ella sale a escamar el pescado y no ha acabado aún cuando le toca la piel. Todo su cuerpo ha sido pelado, le retira toda la piel y hace una nueva.

666En la casa donde vivía un palo seco, ha vuelto a ser jovencita, tenía los senos duros como una joven mujer. Es ahora que va a ser mujer, es para que sea mujer que hizo de una vieja una jovencita.

667Al día siguiente una de sus nietas dice que va a visitar a su abuela. Van de a dos luego de haber avisado a su madre. En el camino de la casa de la abuela, ven la piel de la abuela. Ñukečikɨ había puesto la piel de la abuela en el camino. Viendo esto regresan y cuentan a su madre:

668-Mamá, ¿qué hizo la abuela? No había más que su piel, era su vieja piel que estaba en el camino. ¿Quién comió a nuestra abuela?

669Oyendo esto la madre decide irse a ver y camina con sus hijos en los brazos. Ella llega con su hijo siempre en los brazos, y ve que de la casa sale humo, ella entra para ver. Ve una gran cantidad de peces ahumándose; toda clase de peces, peces-gato, lisas, palometas, sábalos...

670La que ahumaba el pescado dice a la que acaba de llegar:

671-Hija ven a comer, ahumo el pescado que él me trajo. No mires de este lado de la casa, tu abuelo está allí, no mires, envuelve los peces para comerlos más tarde!

672En este momento, su marido, Ñukečikɨ, comienza a hablar. Está acostado con su gran nariz:

673-Cuando vayas a llevar a tu madre a la hora en que hace frío, te voy a llamar, trata de oír para contestarme!

674-Sí, sí escucharé y te contestaré!

675-No duermas a la hora en que hace frío, a la hora en que cantan las cigarras, čie čie čie, a esa hora yo llevaré a tu madre, me sumergiré con ella.

676-Sí, sí, yo responderé.

677Ella dice esto pero no ha oído. Ella dormía cuando él llamó:

678-Llevo a tu madre, llevo a tu madre al agua!

679Ella no oye nada. Los árboles responden ɨɨɨɨ las serpientes responden hɨ hɨ hɨ hɨ hɨ, la lagartija, la iguana, todos estos animales que no valen nada responden también. Ella, ella duerme, no responde. Así hizo ella. Si ella hubiese contestado, las personas también cambiarían de piel ¿Ves como la madera de capirona cambia de corteza? nosotros hubiéramos cambiado de piel.

680Al día siguiente, ella regresa y encuentra la casa vacía y silenciosa. Ella se sumerge en el agua en búsqueda de su madre, ella llora a su madre. En el agua, ella ve una casa:

681-¿Puedo entrar?

682-No no entres, quédate en la superficie del agua.

683Ella no quiere hacerle entrar en la casa. La hija que se sumergió en el agua se va como un delfín, "sero-pogu" čié eno. Ñukečikɨ envía la madre a decir a su hija que va a ser delfín.

684Cuando se ha sumergido en el agua como un delfín, sus hijos se han quedado en la orilla y lloran:

685-Vengan, no tengan miedo de ahogarse, no se puede ahogar, miren, ¿Yo me ahogo? ¡Entren!

686Ellos no quieren sumergirse, tienen miedo. Ella no puede convencerlos a pesar de sus esfuerzos, permanecen colgados a un pedazo de madera en el agua. Un hijo está colgado como una garza:

687-¡Sumérgete, no dudes!

688Se sumergió y se puso a nadar pohu na na na na, ¡Serán garzas!

689El otro se quedó en la orilla y llora:

690-Mamita, no puedo sumergirme, voy a morir, voy a ahogarme!

691Corre por todos los lados sobre la orilla del río llamando a su madre. Ella le llamó, él rehusa, él se lamenta. Entonces ella le dice:

  • 63 Cripturellus undulatus.

692Quédate ahí, te lanzaré maíz para que picotees en el borde del río Serás panguana.63 toto hɨo toto hɨo toto hɨo. Se va silbando. Ella le da de comer cuando él silba. El no quiso sumergirse y quedó vivo en la tierra. Desde entonces existen los panguanas.

M.13: ÑAKOČRE KƗI HÃ: Historia de la rata: el origen del taro.

693Enrique, ĩye bahĩ : Totoya

694Maineno se va, camina escuchando, está solo, camina, mira, escucha. Ve a la rata que está tratando de sacar y pelar los taros. Ve a su suegro tratando de pelar un gran montón de taros. Maineno se acerca para preguntarle lo que hace y su suegro le responde que extrae los taros del suelo para comerlos.

695Cuando las mujeres cocinan los taros, la lluvia se deja oír a lo lejos. El viento se levanta, la lluvia se deja oír, la olla está a punto de hervir, kuara kuara kuara. Escuchan venir a la lluvia y se preguntan cómo van a cocer los taros si el fuego se apaga.

696-No tengan miedo. No lloverá aquí, la lluvia se irá lejos.

697Maineno se inclina yi yi yi yi, y cuando él se para la lluvia comienza a caer más fuerte uu uu uu. Maineno está de pié, coge los "hijos-taros" que los rompe del taro madre.

698-Rata, quisieras comer sola, yo también voy a cogerlos para sembrarlos...

699El yerno dice esto sacando los taros de la olla. La lluvia viene de este lado haciendo mucho ruido. Las mujeres-rata llevan a sus hijos y se van en fila, unas detrás de otras. No lloran todavía, llorarán cuando la lluvia extinga el fuego.

700-Vamos ríe aún, si ríes de nuevo, la lluvia te inundará por completo.

701Maineno hace subir el agua para inundar la casa de las ratas. Las escucha. Desde hace mucho tiempo robó los taros, y los plantó ya. Los taros no demoran en crecer, y cuando estuvieron grandes, dice:

702-Ahora no serán avaros de taros, los taros aumentan solos cuando plantados.

M.14: ƗNE HOHORE KƗI HÃ: HISTORIA DEL SAPO El origen del pifuayo

703Lino, ĩye bahĩ : Mamadadi

704Nuevamente Maineno se va. Cuando camina, ve al sapo hualo -pifuayo, ĩne hoho, y quiere tenerle por mujer. Ella está a punto de preparar la chicha de pifuayo y machaca los frutos.

705-Mi padre no viene. Está sembrando los frutos de pifuayo, yo le espero, todavía no viene.

706Maineno se va al bosque en busca de su suegro, al mismo que le encuentra sembrando pifuayos.

707-¿Qué siembras sentado de esta manera?

708En ese momento lo aplana, seu, va al río para pelarlo, lo desmenuza y regresa a la casa luego de haberle envuelto en una hoja de Heliconia (patarashca). La hija escuchó el grito, ella se pregunta cómo pudo escuchar gritar al sapo, pero murió gritando y la hija lo escuchó, mientras preparaba la chicha.

709Maineno viene a pedirle que ase su patarashca:

710-Asala para que yo coma algo sabroso.

711Asándole huele el olor de su padre, desenvuelve la hoja y ve a su padre:

712-Por qué mataste a mi padre, por qué me ordenas que lo ase, vas a ver ahora lo que te voy a hacer

713Ella quiere encerrarlo para comerlo, pero él es muy ágil y se escapa cada vez que quiere encerrarlo. El padre de Maineno había hecho exactamente la misma cosa, la historia del padre de Maineno se repite.

714Ella lo empujó afuera y cerró la puerta. Ella se encerró en una casa de piedras y gritaba en su interior. Lloraba a su difunto padre, sollozaba totalmente sola po po po po po la casa entera estaba llorando.

715Afuera Maineno se dice que casi se ha muerto; mira y piensa, él sabe. Cómo va a encontrar a los pifuayos ahora que los perdió, aquí no hay nada todavía. Están todos en la casa de tierra, ella los guarda encerrados, todavía no están sembrados.

716El loro tui no coge los buenos frutos, no coge más que los malos, aquellos que están llenos de agua, aquellos que están al costado. El no cogía los mejores, los del medio. Cuando Maineno ve lo que tui le trae, piensa que son bien diferentes de aquellos que él comía. Para recuperar los frutos transforma su corazón, ãbɨ en loro, be, para que vaya a buscarlos.

717El loro entra a la casa cantando, corta el racimo entero y se lo da a Maineno. Sale por el cumbrero de la casa y se escapa con el racimo entero. Eran los buenos pifuayos, aquellos que él había visto, aquellos que tienen los frutos cerca del suelo, aquellos que podía coger con la mano...

718Ella se enojó cuando vio al loro:

719-¿De dónde viene este be que canta?

720Pou ella cierra de nuevo la puerta. Lo que el tui robó, Maineno lo plantó y el árbol está creciendo. En ese momento, Ɨne hoho llega corriendo. Sembró los pifuayos en mal tiempo.

721-Vas a sufrir recogiendo los frutos!

722Llena de cólera se arranca los pelos del pubis y los lanza contra el tronco para que tenga espinas. ¿Ves cómo ahora los troncos de pifuayo tienen espinas? Luego ella patea el árbol y de un golpe de talón lo envía hacia arriba, es por eso que ahora los racimos se encuentran en lo alto.

723-Ahora tendrás que subir al tronco para comer. ¡Trepen aún bajo la lluvia si quieren comer!

724Esto hizo Ɨne hoho cuando mató a su padre. Ella era la "dueña de los pifuayos" que guardaba en su casa de tierra. Era la "dueña del subsuelo". Esto hizo ella.

M.15: ÃÕ ĨSE - BAUKOKO KƗI HÃ Historia de Baukoko, el miserable

725Lino, ĩye bahĩ Mamadadi

726(Artemio, Oyo bahĩ : Totoya)

727Cuando Baukoko vino por la primera vez, llevaba una cerbatana al hombro. Llega donde Maineno está a punto de tostar su harina de tierra. En esos tiempos vivían con harina de tierra.

728Maineno pide a su hermana que tueste la harina y mientras que él come, Baukoko llega alegremente pintado con achiote, la cerbatana al hombro. Entra en la casa, ellos le hablan y le invitan a comer harina de tierra. Baukoko está tan lleno de comida y de chicha que casi se cae, está borracho. Ellos le preguntan de dónde viene y él les responde que él vive por allá. Maineno le invita a regresar y Baukoko dice que regresará al día siguiente, luego de haber flechado a los monos lanudos, para visitar a la hermana de Maineno. Cuando se va Maineno dice a su hermana que ya no debe vivir sola, y la invita a casarse con este hombre.

729Al día siguiente, Baukoko llega, la cerbatana al hombro, con la caza. Maineno le pregunta si no quiere vivir con su hermana y el hombre responde que está de acuerdo. Maineno les da un cuarto cerrado para que duerman. Una semana después, ella tiene un niño al que acuna. El marido sueña con regresar a su casa.:

730-Voy a buscar una presa para darte de comer!

731Y regresa a la casa de su padre, a tomar la bebida de plátano de su madre. A su vuelta, trae un minúsculo pedazo de tortilla de maíz (o de yuca) que esconde entre las hojas del techo para comérselo a solas. Ella está acostada en la hamaca, acunando a su hijo y él está echado encima en otra hamaca. Cuando come su tortilla (casabe), las migas caen sobre la mujer que, sin ver nada, las recoge y las olfatea:

732-Si fueran de harina de tierra, tendría otro olor, esto es maíz (o yuca).

733Un pedazo más grande cae sobre su pecho, ella lo coge y lo lanza del lado de su hermano.

734Baukoko pregunta a su mujer:

735-¿Dónde está mi pedazo de casabe?

736La levanta y busca en vano su pedazo. Hace mucho ella lo tiró ¿Por qué le avisaría ahora si es tan avaro? Ella no se mueve. El está loco de cólera y se acuesta en su hamaca estirando bien los pies. Al día siguiente sale con su cerbatana al hombro. Maineno pregunta a su hermana:

737-¿Qué va a hacer tu marido? Vete para llevar los monos que cazará. Es necesario que acompañes a tu marido, ¡anda a ver lo que hace!

738Ella obedece y le sigue cuando él sale. Escucha y camina a cierta distancia, lejos, detrás de él para que no la vea. Ella le ve correr por el camino libre, orina, biu bouuuu. Ella corre un poco más lejos, riendo. Se detiene en la orilla del río y dice:

739-Mi pene completamente rojo, "tou tou tou".

740Su mujer se retuerce de la risa al oírlo. Baukoko le pregunta por qué ríe y en qué piensa al venir aquí.

741-¿Quién te llevó? Tú me seguías es por esto que ríes, ¡ándate si quieres!.

742El continúa y ella se pregunta cómo hacer para llegar allá. Regresa a su casa y cuenta la aventura a Maineno: Maineno le recomienda que no ría y que regrese para ver cómo fabrica la tortilla de maíz (o de yuca).

743-¡Síguele! ¡No rías! No hagas ruido, puedes escuchar todo permaneciendo sentada!.

744Baukoko vuelve y nuevamente sale al mismo lugar llevando su cerbatana al hombro: Se da la vuelta y siempre de pie orina, biu buubuu, corre y se da la vuelta orinando. Golpea su pene diciendo: "mi pene totalmente rojo tou tou tou" mirando de todos lados para ver si ella estaba allí:

745-¡Si estuviese allí se la habría oído reír! Pero se había puesto a gatas para mirar y se callaba. En ese momento la sanguijuela grande sale del agua y le hace pasar al otro lado. La mujer llega corriendo para ver justo el instante en que se sumerge en el agua. ¿Cómo hacer ahora?.

746Ella se detiene al borde del río, con las piernas abiertas golpea en su vagina, pou pou pou diciendo: "mi vagina roja pou pou pou". Ella golpea en el enorme hueco que tenía. En ese momento, la sanguijuela sale y le hace pasar del otro lado del río.

747Ella baja a tierra y ve una gran cantidad de plátanos, bosques de piña, amarillas y rojas, troncos de leche-caspi. Ella hace un corte, toma un poco de resina para adornar a su hijo, lo pinta hermosamente y le pone la "lana de hormiga". No come nada aún. Llega a casa y ve que su suegra cierne una bebida de plátanos maduros gɨrɨ taɨ gɨrɨ. Su suegro le pregunta de dónde viene este niño.

748Cuando preguntaba por su hijo, Baukoko respondía que su hijo era muy feo, tan cubierto de pústulas que no parecía una persona. La suegra da conocer a su encantador nieto y da a su nuera plátanos para que coma. Esta se harta de plátanos antes de que su suegra la esconda en un montón de madera. Pero la mujer de Baukoko, la araña, ha oído discutir y pregunta a su suegra con quién conversaba. Esta le responde que echaba pestes a las abejas que comen todos los plátanos. La araña va a avisar a Baukoko gai gai gai, quien llega a toda velocidad.

749-¿Por qué te gozas sin control? Pregunta a su madre.

750Ella le reponde que se goza haciendo caricias a su nieto.

751-¡Ah! ¿y dónde está?

752Toma su lanza y pincha en el montón de madera:

753-¡Mira tu nieto, mira su sangre!

754Le corta en pedazos. Su madre se enoja, eres muy avaro, no eres como todo el mundo, eres un baukoko. Vuelve a coger su lanza y corre por todas partes amenazando a todo el mundo. Mientras tanto el suegro transporta los plátanos al otro lado del río e invita a su nuera que regrese al día siguiente a tomar la bebida.

755Ella regresa a su casa y da una mano de plátanos a Maineno, su hermano mayor. Ella le cuenta:

756-Vi muy buena comida, plátanos, troncos de plátanos echados, mañana iremos a beber hermano mayor, ¡vamos!

757El miserable no quiere dar su comida, diciendo que del otro lado no saben comer eso. El "pica" su chacra con su lanza y la transporta lejos.

758Al amanecer, caen de la hamaca, caminan hacia el río y cuando llegan, ya no ven la chacra. En su lugar no había más que un gran aguajal.

759-¡Hermano mayor, la huerta (la chacra) estaba allá!

760-Pero ¿tú dónde estabas?

761-Desde allá yo vi los plátanos, veía sus hojas. El "Dueño de la chacra" se la ha llevado con él.

762Ellos regresan y discuten. Maineno dice entonces:

763-Que tu hijo vaya a buscar la comida. ¿Hermana, en qué vamos a transformar a tu hijo para que vaya a buscar la comida?.

764Ella no quiere dar a su hijo. Su hermano le dice que no lo guarde para ella, que él no va a morir, que vivirá para siempre. Prepara las perlas (chapuiras) para hacer su collar y las arregla hermosamente alrededor de su cuello. No sé si él puso los discos de orejas. Piensa, le transforma y le pone dientes de animal alrededor de su cuello. ¿No ves el collar que lleva el pájaro carpintero? Le pone cabellos rojos en la cabeza, plumas blancas en el pecho y plumas de todos los colores. Después Maineno dice al hijo de su hermana:

765-Treparás a ese tronco seco y cuando llegues a la chacra de tu padre, él tratará de matarte, entonces te escaparás así.

766Le enseña como hacerlo. Maineno le hace trepar al árbol, trata de flechar con la cerbatana, hori hori hori, y el hijo de su hermana se escapa, saltando detrás del tronco. Cuando está muy aguerrido, Maineno le dice que sabrá escapar a las flechas de su padre. Cuando todas sus plumas se hubieron formado, turu, vuela río abajo. Pega y golpea los troncos con su pico y les avisa que de este lado ya no hay más chacra. Vuela río arriba y allá encuentra la chacra de su padre, muy muy lejos. Se posa sobre un tronco, mira, baja más aún, cerca de la tierra, golpea sobre el tronco tuk tuk tuk. Llega a donde está su padre y golpea con el pico kakadudu kakadudu kakadudu. Canta para avisarles que ha encontrado la comida del jardín. Al día siguiente, al amanecer, el pájaro carpintero recoge su hamaca y la lleva consigo. Golpeando sobre los troncos, él le guía hasta el jardín, ku ku ku ku ku ku ku ku, y todos le siguen luego de una buena noche de sueño. Están a una decena de metros del jardín y llegando el pájaro carpintero se posa sobre un tronco seco y golpea, kokudodu kokudodu kokudodu kokudodu. En este momento su padre saca una flecha y trata de alcanzarle, hori hori hori, pero el pájaro carpintero se escapa y salta de aquí para allá.

767-¿Qué clase de pájaro carpintero es este?

768Ya el miserable Baokoko plantaba sus pilares para transportar su chacra a otra parte. Había ya pelado la mitad del jardín cuando Maineno llega.

769-¿Por qué estás a punto de "pelar" tu jardín? Eres verdaderamente un miserable, de hoy en adelante vivirás como un Baukoko !

770-Poco importa, seré esa clase de águila, gouuuuu. Se vuela gritando esto.

771El padre del miserable llega enseguida a preguntar a Maineno:

772-¿Y yo qué voy a ser? yo que crié a mi hijo con tanta pena y sufrimiento?

773-Tú serás išišiso, zarigueya (u otra clase de águila, según los informadores).

774La madre del miserable pregunta a Maineno:

775-Y yo, que cultivaba el jardín que él comía cuando vivo, ¿qué voy a ser?

776-Tú serás el cangrejo, kami-bai ago.

777Ella se lanza al agua, kopɨ.

778Cuando todos hubieron sido transformados, Maineno y su hermana se van cortando plátanos y desde ese tiempo vivimos con buena comida, podemos comer plátanos maduros.

M. 16: BEA ČIASERE KƗI HÃ: El descubrimiento del maíz

779Lino, ĩye bahĩ: Mamadadi.

  • 64 Familias de los Ciclídeos, (acarahuasus) de los Characídeos (palometa), de los Pimelódidos (zapote

780Un hombre invita a sus padres a pescar en un gran lago de sábalos. Pescan y terminan casi con todos los peces del lago; cogen acarahuasus. palometas, chambira-chayo, zapotes, peces-gato.64 Innumerables peces se encuentran en el agua. Cogen todos los peces del lago y los colocan en cestos tejidos con hojas de Jessenia. Se van llevando los cestos. En el camino un chamán dice a su mujer!:

  • 65 Familia de los Calichtídeos.

781-¿Dónde está mi collar de peces chiruy65 que quería comerlos asados?

782Su mujer le contesta que no lo ha visto y que ha cogido otro collar de peces que estaba en el agua. Lo hizo intencionalmente, quería regresar. Dice a su mujer que vaya delante y que comience a preparar los peces para ahumarlos. El regresa al lago para ver, pero ya no hay agua. Toda el agua estaba junta de un solo lado y en su lugar había una casa muy grande del tamaño del lago.

783Entra en la casa y ve a una mujer que está barriendo la casa:

784-¡Limpio las suciedades de los que se emborracharon!

785Yuta yua yua ella barre; El hombre le pregunta:

786-¡Eh! abuela, ¿qué es lo que así limpias?

787Ella contesta:

788-Limpio lo que ensuciaron cuando bebían.

789El hombre entra bien en la casa y ve que las vigas de la casa están cargadas de mazorcas de maíz. Una mitad está pelada, la otra está entera. Solo ve grandes mazorcas de maíz colgadas en la casa. Mira a Ñukečiko, "el padre del terremoto", más lejos está Ñukečikɨ, con sus grandes ojos rojos. Está completamente borracho. Se da la vuelta al otro lado y ve una especie de caña de pescar, es la boa mantona, yerno de Ñunečiko y de Ñukečikɨ. El también acostado con ojos rojos. La mujer dice al hombre:

790-No mires a tu abuelo que se ha echado en un rincón, no mires a tu viejo abuelo.

791Mientras ella barre la casa, el hombre coge algunos granos de maíz y, de uno en uno, los lleva a la boca. No dice nada a la dueña y se va cuando ella sale a tirar la basura. Vuelve a su casa y no habla con nadie. A su regreso no quiere comer el pescado, no quiere abrir la boca para no perder los granos de maíz. Le hacían preguntas y no respondía a ninguna. Su mujer ahumaba el pescado. Ni quiere hablarle, él no quiere comer y ella permanece toda la noche ahumando el pescado mientras él mira.

792Al amanecer, a la hora del frío, un ser del tamaño de un caimán llegó reptando yogi yogi yogi. Todos lo miran y se preguntan qué viene a hacer un caimán donde ellos. No es un caimán, es la "madre del maíz". Ella regresó, el abuelo regresó a acostarse con su larga nariz. Ella repta y busca y todos la ven. Al comenzar el día, ella se fue. Ellos no durmieron en toda la noche. El cogió los granos de maíz no durmió. Sentía que los granos le caían de la boca cuando ella recogía su maíz. Mordió un grano y lo guardó bien entre sus dientes. Pudo guardar dos granos y al alba se fue.

793Va a la chacra a sembrar los dos granitos. Siembra todo su maíz en su nueva huerta y viene a avisar a los otros que no pongan los pies en su Huerta. Cuando hubo sembrado su maíz, tan solo entonces se puso a comer el pescado. La chacra sonaba pohu pohu. Es la "madre del maíz" quien guarda su grano, toda la noche ella suena, golpea en el corazón de Iriartea, ella hace ese ruido, guardando el maíz y de esta manera lo hace crecer. El maíz está grande y listo para ser comido. Coge una mazorca madura y hace una nueva chacra para plantar su maíz. He ahí como hizo para aumentar el maíz. No comieron la primera huerta. Se repartieron el maíz para hacerlo proliferar. Cada uno hizo su huerta de maíz y de esta manera, tuvieron suficiente para una chicha. Todos juntos pelaron el maíz e hicieron una chicha bien espesa.

794-No rompan las hojas de maíz echándolas en el suelo, pongan en lo alto de la vigas, pónganlas arriba no sobre el suelo. Amarren las hojas en altura. Háganlo bien!

795Fue así como él descubrió el maíz y desde entonces poseemos maíz para hacer chicha. Este viejo era un chamán para encontrar el maíz, desde entonces lo hicimos aumentar. Te hablo del maíz de los Mai huna, el de los Blancos es diferente, otras personas habrán cogido este maíz. Nosotros sabemos únicamente de nuestro maíz. El maíz de los Mai huna es tierno, el de los Blancos es duro.

M.17: DEKOBƗ KƗI HÃ: Historia de Dekobɨ El origen de las plantas alucinógenas

796Lino ĩye bahĩ: Mamadadi

797Dekobĩ, el chamán, "aquel que es como un fruto suspendido" dijo, un día, que en el cielo había yagé.

798-Arriba, así como viven las gentes, hay yagé. Si quieren ustedes voy a traerlo.

799Se fue arriba e hizo bajar el yagé. Cortó pedazos de liana y al caer la noche, los llevó a casa para preparar el yagé. Lo preparó para que lo beban. También preparó tabaco para mascar. Metió su dedo en el yagé y lo hizo probar a todos los niños. Todos los niños, aún los más pequeños, lo probaron. Luego da una pequeña calabaza de yagé a todas las mujeres púberes. Invita a los viejos, a los hombres y a los chamanes a beber un gran árbol de yagé.

800Fue así como Dekobĩ invitó a todos los Mai huna a tomar el yagé. Luego les da a todos tabaco de mascar.

801Los hombres quieren orinar. El yagé le da ganas de orinar pero él les pide que regresen a comer tabaco. Allá por donde camina Dekobĩ, el viento sopla y hace caer los árboles, rompe todo y sopla buru taɨ. Dekobĩ hace caer todos los árboles al venir. Se detiene.

802Dice a todos los hombres que se apresuren a amontonar sus cosas en canastos. Todos los hombres recogen sus posesiones, el viento golpea en la casa, el viento violento. Pero todavía había cosas.

803Quiere llevar a los hombres, por eso les llama:

  • 66 Astrocaryum Huicungo.

804-¡"Cojan hojas de huicungo66 primordial, Dekobĩ, Dekobĩ, Dekobĩ !

805Los hombres cogen hojas de huicungo primordial para que les lleve arriba.

806-¡Cojan estos árboles de piedra Dekobĩ, Dekobĩ, Dekobɨ!

807Repitiendo varias veces esto, comienzan a elevarse y a partir con sus casas.

808Otro día las gentes vienen a buscarles y no ven nada. Quedaban únicamente los huecos de los pilares, de todas las casas que allí había, no quedan más que los huecos de los pilares. Los otros buscan en vano a dónde se fueron.

809Los pifuayos de Dekobĩ estaban maduros. Los hombres trepan para recogerlos. Dekobĩ les mata, caen unos tras otro. Bajan, tratan de escuchar. Cuando llega la noche van a donde oyen que preparan la chicha de pifuayo. Van a beber el yagé, van a ver. Era su primer viaje, lo hizo de día, oía hablar a mucha gente, entonces corrió....Bebieron el yagé por la noche. La antorcha de copal estaba prendida, entra y dice:

810-¿Donde están ustedes? ¿están allí? Vengo a visitarte si estás allí.

811-¡Sí aquí estoy!

812-¿Por qué han tocado mis frutos? Si quieren comer mis pifuayos, cojan los de arriba y dejen los de abajo. Aquellos no los guardo. Pero si cogen los pifuayos que yo cuido, les mataré. Ahora vivo arriba en Miña bese. Estoy en todas partes con el viento de yagé. Bebiendo yagé, ya no soy de aquí abajo, vivo en el cielo, es allá donde todos vivimos.

813Así lo hizo. Vino a contar, a avisarles de lo que podían comer y de lo que debían respetar. Bajó a beber la chicha en esta casa y se fue. LLevó hacia el cielo la casa donde se prepara la chicha. Así vivía Dekobɨ, hacía subir y bajar su casa y la de las gentes, bajaba para beber y luego la subía y la volvía a bajar.

M.18 ÑAMARE KƗI HÃ: MAINENO Ĩ NƗHÕ ČIASE HÃ Maineno busca a una mujer. Historia de la mujer-venado y del desbroce.

814Marcelina, ĩye bahĩ, Mamadadi

815Maineno encuentra a Ñama, Dama Venado, quien está a punto de desbrozar su huerta. Le propone que sea su mujer y ella acepta. El le pregunta:

816-¿Cómo harás para desbrozar tu huerta y alimentar a tus hijos cuando los tengas?

  • 67 Madera muy dura: Iriartea sp.

817Se ponen a desbrozar ambos para hacer una nueva huerta. Desbroza con un mazo de huacrapona67 y avanza rápido, čise čise čise. Ella solo se contenta con rascar el suelo con sus uñas, soi soi soi.

818-¡Está bien voy a ser eso! le responde.

819Ella parte, Maineno se va más lejos y la deja rastrillar sola.

M.19: TOA TOGU AKO KƗI HÃ: Historia de la mujer-tizón

820Marcelina, ĩye bahĩ: Mamadadi

821Maineno habla a su mujer tizón, Toa togu ako, quien llora de miedo. Le pide que se acerque para calentarse:

822-¿No tienes frío?

823Se duerme en medio de sus pensamientos y a media noche, ella viene a tocarle con su mano ardiente.

824-¿Quién me toca de esta menera? pregunta Maineno.

825-He oído lo que has dicho y vengo a calentarte

826Hablan juntos toda la noche.

827Al día siguiente, cortaron una gran huerta y se disponen a quemarlo. Ella le dice:

828-¡Vamos a quemar nuestra huerta!

829Se van. Ella va de un lado a otro, trabaja sola. Su marido enciende el fuego y va a ver lo que sucede del lado de su mujer. No ve más que fuego, todos los arbustos están abrasados, ella quema bien la huerta removiendo por todas partes, todos los troncos se queman. Cuando la huerta está totalmente quemada, ella viene a verla y se sienta a despertarle. Se queda de su lado. El llega y le pregunta:

830-¿Has quemado todo?

831-¡Sí, he terminado!

832Maineno quiere llevarla a bañarse y sus cuñadas le proponen ir al agua pues se mueren de calor. Ella va al puerto con ellas y se baña pero sin meter la cabeza en el agua. Ellas insisten para que nade, pero rehusa diciendo que no sabe nadar y que no quiere mojarse más arriba. Más ella rehusa, más sus cuñadas insisten y para terminar ellas la empujan y hunden su cabeza bajo el agua. La mujer tizón se fue; Toa togu ako parecía un tizón apagado.

M.20: GẼKERE KƗI HÃ: Historia de la mujer-sapo y de las siembras.

833Marcelina, ĩye bahĩ: Mamadadi

834Maineno sigue su camino y se encuentra con la mujer-sapo, Gẽke, Gẽke hacía todo por él. Ella sembraba, ella plantaba, hacía los esquejes, todos los esquejes.

835Si hubiese conservado a esta mujer, no tendríamos ningún trabajo que hacer. ¿Cómo hacía para plantar todo?.

836Otra mujer que tenía sus reglas vino a cambiarlo todo. Ella buscaba una corteza de árbol y cuando la encontró, descubrió a Gẽke, su hermana de padre. Esta se enoja y le dice:

837-¿Qué piensas buscar en los árboles, bajo la corteza de los árboles? ¿Los sapos que cantan en lo alto? ¡No soy yo quién pasará malos días para comer!

838Diciendo esto, saltó de lo alto del árbol y se fue para siempre.

M.21: MAINENO BAI NEHƗ: Maineno hace los animales

839Lino, ĩye bahĩ Mamadadi

840Enrique, ĩye bahĩ: Totoya

841Maineno encuentra a la hija de Tũtibuyi "el que come árboles". Ella recoge las lagartijas que han caído en la trampa. Esta es su caza. ¡Es lo que hubiéramos comido si hubiésemos vivido en esos tiempos!

842La ve y se pregunta:

843-¿Por qué comen lagartijas?

844Lanza una flecha a una ardilla, alza a la trampa, la pone en lugar de la lagartija y cierra la trampa.

845Oyendo el ruido, llega la hija para coger lo que ha caído en la trampa.

846-Hija ¿qué animal cayó en la trampa de tu padre?

847Ella va y mira la trampa.

848-¡Eh! mamá, ¿Cuál es el animal que tiene los ojos como nosotros? ¿Quién es?

849-!Traélo pronto para verlo!

850Maineno escucha todo desde el sitio donde se escondió. Las observa detrás de la raíz de un árbol. Ellas se preguntan qué animal es este, con ojos humanos, le asan la piel, lo cocinan y luego de cocinarlo:

851-¡Eh! mamá esto es comida. Lo que comemos no vale nada.

852-Tu padre, ¿a qué se ha ido?

853-Cuando tu padre regrese, hazle sentar en este sitio, pon aquí su plato de comida.

854Con estas palabras, ella pone el plato en el lugar mencionado. Maineno alza el gran mortero y se esconde detrás. Se esconde para matar a Tũtibuyi.

855Tũtibuyi llega. Trae conchas, caracoles, peces-carachamas, cien-piés y lombrices. Los tira por el suelo y se dispersan como hormigas. Sus hijas corren tras de los chiruy, "seu seu seu", golpean con palos a las lombrices, las anguilas, los cienpiés. Todos mueren.

856-¡Papá coge tu plato, prueba lo que tú no trajiste!

857La escucha y se sienta a comer lo que ella le da y le cuenta. En este preciso momento, hori seu, el gran mortero aplastó a Tũtibuyi.

858-Ahora tú serás Tũtibuyi (especie de gusano arborícola). Este es tu nombre, roerás los árboles de leche-caspi.

859-¡No importa Magĩ, yo seré eso!, ne ne ne se va.

860Maineno transforma también a las hijas.

861¿Ahora dónde voy a ir? Mi camino va más lejos, vengo de aquí voy a ir por allá, piensa Maineno.

862En el camino oye lo que dice la tortuga, ĩto pego.

863-¿Dónde está Sarɨ, el que transforma a las gentes? ¿Dónde está aquel que da la vida con la palabra? ¿Por qué se ha hecho tan poderoso?. Cuando llegue le romperé la cabeza a golpes de mazo.

864Arregla hermosamente su mazo.

865El "transformador" llega.

866-¿Qué dicen ustedes?

867-Corté mi mazo torcido ¿Qué hacer?

868-Yo no escuché que decían eso sino más bien: "Cuando llegue Sari ya no vivirá, le voy a golpear!".

869-¿Habían de matar a Sari? De hoy en adelante vivirán ustedes en los huecos de agua de las palmeras Phytelephas, serán las pequeñas tortugas que dicen ke ke ke cuando amanece. ¡Tú sabes golpear muy bien con el mazo!

870El sabía lo que decían de él, en su corazón el espíritu de su padre le hablaba. El no sabe a solas. Su padre le enseña. Cuando camina, su padre le habla en su corazón (sede del pensamiento).

  • 68 No identificados.

871Continúa su camino cuando oye a los pájaros huinchu -huinchu68 que preparan sus flechas diciendo:

872-Si yo veo a Sarɨ, no le perdonaré; ¡lo traspasaré apenas llegue!

873-¿Qué dicen ustedes?

874-¡Hablamos de ese chico que no tiene nombre! ¿Qué nombre le pondremos?

875-Yo no oí que decían eso, sino que van a matar a Sarɨ. ¿Por si acaso, tienen ganas de matar a Sarɨ!

876-¿Quién habla de matar a Sarɨ? Es un ser simple.

877-Tú serás huinchu -huinchu y hablarás en las tierras bajas.

878-No importa, seré huinchu -huinchu kuekueyu kuekueyu, aquél que canta al borde del agua.

879Ahora ¿qué hacer? Abajo está el camino de donde vine, aquí no hay más camino. Camina y busca, reflexiona.

880Oye caer la lluvia. La lluvia le cae encima cuando está cerca de una casa. Ve un tronco cubierto de hongos. Lo pincha con su lanza y lo hace caer al río. Los hongos se transforman en peces, toda clase de peces que suben por el río en cardúmenes enteros. Maineno hizo también otros peces lanzando los hongos al vuelo. Con la palabra envió al pez mojarrita aquel que atrapas con hormigas. También hizo las variedades cortando los hongos. Hizo el pez yaribai, hizo la caza bai que comemos.

881Los peces se formaron a partir de lo que él lanzó al agua.

882Ahora ¿a dónde ir? Su padre le dirige al camino de la casa, no está muy lejos.

883Se va escuchar las gentes que discuten en la casa:

884-¡Es un mal día para buscar comida! Nos sentimos perezosos. Es lejos y llueve, ¡iremos mañana!

885Están echadas en las hamacas conversando cerca del fuego. Maineno llega con su cerbatana, protegido por hojas de palmera. Está muerto de frío.

886-¿No hay fuego?

887-Sí. Hay este gran fuego donde nos calentamos!

888Va a sentarse, deshace su paquete de flechas para secarlas. Se pregunta con qué va a matar a los monos lanudos. Seca las puntas con las cuales piensa matar a los monos.

889-¿Qué decían? ¿Qué escuché yo?

890-Hermano mayor, yo no dije nada.

891-Sí, oí que decían: "¿Cómo treparemos para coger los frutos?"

892-Sí decíamos eso, pues es un mal día para ir a buscar comida, ¿cómo podríamos trepar?

893-¿Quieren ustedes comer frutas?

894-Sí.

895-Trepa al tronco de genipa y recógelos!

896Ellos suben, cogen genipa y sus mujeres se ponen a rallarlo.

897Ella se unta los brazos con genipa, ella va a ser el mono lanudo negro, nea náso, aquél que será el mono lanudo blanco, bonáso, se cubrió con "lana de hormiga" blanca y con "lana de hormiga con manchas rojas" Cuando terminaron esto, los otros cogieron las cuerdas de la hamaca para hacer las colas. Cuando acabaron les preguntó:

898-¿No tienen más parientes?

899-Sí hay, pero un poco más lejos!

900-¡Corre a avisarles!

901-¡No son pocos, son muy numerosos!

902Ella corre a buscarles. Están reunidos en un solo lugar, ya no serán más personas, les va a transformar para siempre, va a hacer de ellos nuevas personas, los animales. El gran mono aullador está acostado en su hamaca luego de haber tomado toe. Su cuerpo está adornado con "lana de hormiga" hermosamente colocada.

903Primero hace los pecaríes de labios blancos, hungana bai, de la gran manada, haihuna akɨna, a aquellos él les transformó. Ellas raspan las nueces chambira.

904(Les pinta con genipa para hacerles negros y sus cabellos también. Así pintados les manda con la palabra para que sean los pecaríes de labios blancos de la gran manada:

905-¡Sean los pecaríes de la gran manada!

906Los pintó a todos de negro y puso genipa en sus hocicos, así hizo los pecaríes. Hizo los animales que comemos, los transformó para que sean nuestra caza).

907Los pecaríes de collar (sahino) raspan las cáscaras de nuez de huicungo.

908-Ahora, ¿quién va a ser el pecari de labios blancos?

909El pecarí de collar le oye y dice:

910-Yo seré el pecarí de labios blancos.

911-¿Y cómo hablarás cuando busques comida? ¡Habla para que se te oiga!

912Ella va allí y dice:

913-Heu kene

914-No serás el pecan de labios blancos, tu eres el pecarí de collar. Te matarán al interior de un tronco, seu, rompiéndote la cabeza, pinchándote con una lanza de madera, te arrastrarán fuera del tronco. Tú eres el pecarí de collar. (Hace también al pecarí de collar, le pinta un collar y le manda con la palabra. Por esto, hoy día, este pecarí, kaokoa, tiene como un collar alrededor del pescuezo. Lo hizo para que nosotros lo comiéramos. El creó a aquellos que hoy son nuestra caza).

915Los pecaríes de labios blancos se levantan en gran número, gruñen parándose sobre sus patas, hablan:

916-Sean los pecaríes de labios blancos de la gran manada. La manada se levanta, gruñe "uuuuu" y se dispersa con gran ruido. Se van, corren del lado del río, se aglomeran y les hace correr. Así hacen los cazadores para matarlos.

917Hace también al armadillo, totoakĩ, lo transforma para que pueda horadar el suelo. Es nuestra caza. Por esto le dotó de garras.

918Los transformó a todos, todos los seres de la selva que comemos. Les ordena con la palabra.

919Crea también el coatí, šišibɨ. A este lo pinta con achiote y le manda pintado de rojo. Los coatíes son rojos, les manda con la palabra.

920-Sea coatí!

921Les manda con la palabra para que sea coatí, los coatíes se van diciendo titi tititi. Así transformó a los coatíes.

922Ellos suben, cogen genipa y sus mujeres se ponen a rallarlo.

923Ella se unta los brazos con genipa, ella va a ser el mono lanudo negro, nea náso, aquél que será el mono lanudo blanco, bonáso, se cubrió con "lana de hormiga" blanca y con "lana de hormiga con manchas rojas" Cuando terminaron esto, los otros cogieron las cuerdas de la hamaca para hacer las colas. Cuando acabaron les preguntó:

924-¿No tienen más parientes?

925-Sí hay, pero un poco más lejos!

926-¡Corre a avisarles!

927-¡No son pocos, son muy numerosos!

928Ella corre a buscarles. Están reunidos en un solo lugar, ya no serán más personas, les va a transformar para siempre, va a hacer de ellos nuevas personas, los animales. El gran mono aullador está acostado en su hamaca luego de haber tomado toe. Su cuerpo está adornado con "lana de hormiga" hermosamente colocada.

929Primero hace los pecaríes de labios blancos, hungana bai, de la gran manada, haihuna akɨna, a aquellos él les transformó. Ellas raspan las nueces chambira.

930(Les pinta con genipa para hacerles negros y sus cabellos también. Así pintados les manda con la palabra para que sean los pecaríes de labios blancos de la gran manada:

931-¡Sean los pecaríes de la gran manada!

932Los pintó a todos de negro y puso genipa en sus hocicos, así hizo los pecaríes. Hizo los animales que comemos, los transformó para que sean nuestra caza).

933Los pecaríes de collar (sahino) raspan las cáscaras de nuez de huicungo.

934-Ahora, ¿quién va a ser el pecari de labios blancos?

935El pecan de collar le oye y dice:

936-Yo seré el pecarí de labios blancos.

937-¿Y cómo hablarás cuando busques comida? ¡Habla para que se te oiga!

938Ella va allí y dice:

939-Heu kene

940-No serás el pecan de labios blancos, tu eres el pecarí de collar. Te matarán al interior de un tronco, seu, rompiéndote la cabeza, pinchándote con una lanza de madera, te arrastrarán fuera del tronco. Tú eres el pecarí de collar. (Hace también al pecarí de collar, le pinta un collar y le manda con la palabra. Por esto, hoy día, este pecarí, kaokoa, tiene como un collar alrededor del pescuezo. Lo hizo para que nosotros lo comiéramos. El creó a aquellos que hoy son nuestra caza).

941Los pecaríes de labios blancos se levantan en gran número, gruñen parándose sobre sus patas, hablan:

942-Sean los pecaríes de labios blancos de la gran manada. La manada se levanta, gruñe "uuuuu" y se dispersa con gran ruido. Se van, corren del lado del río, se aglomeran y les hace correr. Así hacen los cazadores para matarlos.

943Hace también al armadillo, totoakɨ, lo transforma para que pueda horadar el suelo. Es nuestra caza. Por esto le dotó de garras.

944Los transformó a todos, todos los seres de la selva que comemos. Les ordena con la palabra.

945Crea también el coatí, šišibɨ. A este lo pinta con achiote y le manda pintado de rojo. Los coatíes son rojos, les manda con la palabra.

946-Sea coatí!

947Les manda con la palabra para que sea coatí, los coatíes se van diciendo titi tititi. Así transformó a los coatíes.

948También hace la tortuga terrestre (motelo), meniyo, le manda con la palabra:

949-Sea motelo

950Hace también su lancha. La tortuga va a lo largo del río arrastrándose.

951-Anda a pasearte para vivir, le dice

  • 69 Los animales son colectivamente de género femenino en lengua mai huna

952Así ha formado a "aquellos69 que hablan", así hizo los animales, así les habló. Todas aquellas que fueron mandadas con la palabra llegaron a ser los animales que comemos. Nosotros matamos a aquellas que hablan para comerlas, así vivimos. Hace esto para que tengamos que comer para vivir.

953Hace también los pájaros, miñako. Para que vivan les dio plumas de viruta. Les puso sobre sus cuerpos, por eso vuelan y se pasean en el cielo. Los creó para que vuelen, les manda con la palabra.

  • 70 Estos dos volátiles son de género masculino en mai huna

954Hace el collar de penélope, timɨ, pinta sus plumas de rojo. Pinta también las plumas de penélope, uhe, y les da alas blancas. Les pinta con arcilla blanca, y les pinta las patas de rojo, con achiote.70 Así les envió con la pintura, Así los hizo.

955Cuando hizo los animales, Maineno hizo todos los animales. Pinta a la ardilla, sɨsɨko, en rojo con achiote, y pinta su cola también con rojo. Hace a todos los animales que se pasean en el aire, volando o saltando. También pinta con genipa. Los reúne en un solo lugar y pinta a los animales con genipa.

956El que va a ser el mono lanudo, tiene la cara, la piel, las manos, los puños pintados de negro con genipa.

957Los pinta y los manda con la palabra.

958El que va a ser el mono lanudo se sienta para escucharle. El que ahora es el mono tití, šiši, dice:

959-¡Yo voy a ser el monito lanudo, gahenáso!

960-Si tú vas a ser el monito lanudo, ¿qué vas a decir a la mañana, qué dirás al alba? Anda habla, que se te oiga hablar, ¿cómo hablará al alba el monito lanudo, cuando vaya a recoger sus frutos?

961Ella le oye y sentados en una rama le dice:

962-ši ši ši ši ši ši hĩã hĩã hĩã. Así habló ella.

963-¡Cómo el mono lanudo podría hablar así! Es el mono tití que habla de esta manera!

964-No importa, yo seré tití ! y se va diciendo: ši ši ši ši hĩã hĩã hĩã.

965El que será el mono lanudo está sentado y le escucha. Se pone en una rama y dice:

966-Čĩõ yóyóyóyó čõyò tò tò

967Este es el mono lanudo

968-¿Cuando amanezca, cómo hablarás cuando vivas?

969-Tù čĩõyóyóyóčóyò.

970-¡Sé el mono lanudo, náso !

971Le manda con la palabra para que coma frutos, porque tenían ganas de comer frutos, les mandó con la palabra.

972El mono titi bao, dice:

973-¡Yo voy a ser el mono aullador!

974-Si tú eres el mono aullador de color leonado, ¿cómo vas a hablar? ¡Anda habla, que se te oiga!

975Se instala para escucharle. Salta sobre una rama y dice:

976-òkó òkó òkó òkó òkó òkó òkó òkó òkó

977Le pone en la garganta una pequeña calabaza y le dice:

978-¡Tú no serás el mono aullador! ¡Tú serás titi!

979Le manda con la palabra.

980-No importa, seré tití, y se va cantando čiri čiri čiri čiri.

981Pone una gran calabaza en la garganta del mono aullador. Este será el mono rojo, ma hei agɨ, el gran mono aullador, haikɨ agɨ, trepa a la misma rama y se pone a hablar:

982-gùi gùi gùi kòbí kòbí kòbí kòbí ò ó ò kòbí kòbí

983-¡Serás el mono aullador, kòbí kòbí kòbí ò ó ò go! Eres el mono aullador! kòbí kòbí kòbí kòbí ¡Sé el mono aullador!

984(Yo canto así, dice el mono aullador, ¡yo soy el que toma !).

985Mandó a todos quienes querían comer los frutos de leche -caspi. Les mandó con la palabra. Así formó a los animales.

986(Cuando creó a los animales, les hizo bajar para mandarlos con la palabra. Les indica a dónde ir, reparte la comida por todos lados. Envía la manada feroz de pecaríes por un lado, la otra manada que simplemente se escapa, corre por el otro lado. Envía los monos lanudos en bandadas, envía los pájaros mitu-mitu en grupos, envía los monos saki en bandadas. Todos los animales van al bosque. No queda nadie en casa.

987¿Ahora a dónde voy? No sabe a donde ir. Va a tomar una mujer ahora, tiene ganas de una mujer. Está parado pensando. La humanidad anterior está terminada, los ancestros de las personas se consumieron, va a crear las nuevas personas. (Piensa).

M.22: HIPORE KƗI HÃ: Historia del chota-cabras

988Marcelina, íye bahí: Mamadadi

  • 71 El mito no precisa las personas que dejaron la carne.

989Cuando Maineno tomó a Hipo por mujer, le dijo que ellos.71 habían dejado una piema de huangana para que ella cocine.

990-¡Mi boca es demasiado pequeña! le dice.

991En esos tiempos ella no comía más que pequeños trozos de carne. Regresa por la tarde y busca el pemil de pécari.

992-¿Quién se lo comió?

993Piensa que el perro se lo comió, pero es su mujer quien se lo devoró. Va a transformarse en el chota cabra. Va a verla y llega justo en el momento en que ella vomita el pernil que se había hecho viscoso.

994-¡Fue ella quien se comió el pernil, ella la que decía tener una boca demasiado pequeña!

995Maineno está furioso. Le dice:

996-Ya que eres hipo, glotona, lo serás completamente para que tragues las piernas enteras. Sé el chota cabras!

997Ella se fue diciendo hipòpòpò hipòpòpò hipòpòpò. A ella se le oye cantar por la noche.

M.23: BAROBƗ KƗI HÃ: Historia del Perezoso

998Marcelina, ĩye bahĩ: Mamadadi

999El padre se fue a cazar en la selva. Mientras recorría el bosque en búsqueda de caza para poner en la sopa...

1000-¿Hijas no comen ustedes?

1001-Mamá, no tengo hambre, ¡comeré mañana! ¡Guarda un poco para mí!

1002-¿Por qué comer mañana si entonces sabrá a pasado? ¡Bueno!

1003Con estas palabras y muy enojada se va.

  • ¿Qué hace nuestra hija para no tener hambre?
  • Vete adelante y golpea las raíces de los árboles. Yo me voy a quedar aquí para escuchar.
  • Hakɨ sakɨ kayu kayu Hakɨ sakɨ kayu kayu papá se fue kayu kayu (onomatopeya del movimiento del perezoso).

1004Eyo eyo eyo. El perezoso llega y se suspende a poca altura.

  • ¡Nietita enciende un fuego bajo mi trasero!

1005La nieta obedece y acerca un tizón bajo el trasero del perezoso, neni neni neni neni, la grasa, cae gota a gota tɨkɨ tɨkɨ tɨkɨ, llena muchas ollas con esta grasa. Luego pelan los plátanos y los fríen en la grasa. Llenas de plátanos fritos, se duermen profundamente en el momento en que su padre regresa de la cacería. Regresa al anochecer con la caza para hacer una buena sopa.

1006-¡Hijas, vengan a comer la sopa que preparé para ustedes! ¿Por qué duermen a esta hora?

1007-¡Papá guárdala para mañana, comeré mañana!

1008-¿Por qué guardar para mañana, no estará buena. Come ahora y duerme después?

1009Ellas duermen porque ya comieron.

1010-¡Que duerman pues!

1011Al día siguiente el padre dice:

1012-¡Vamos a pescar con caña!

1013Lleva las cañas y se las da a su mujer, diciéndole:

1014-¡Anda adelante, golpea las raíces de los árboles, yo me escondo aquí para ver qué pasa!

1015Ella obedece lo que le dice, va hacia adelante y de nuevo, las hijas llaman cuando le ven irse.

1016-Hakɨ sakɨ kayu kayu Hakɨ sakɨ kayu kayu Eyo eyo eyo, llega contoneándose suavemente.

1017-¡Nietita ponme un tizón bajo el trasero!

1018La nieta hace lo que él le dice y la grasa comienza a caer. Ellas se ponen a freír plátanos...

1019En ese momento el padre llega corriendo:

1020-¡Estás a punto de matar a mis hijas, las matas dándoles de comer grasa humana! Ahora tengo que matarte, ¡vamos a ver si lo aguantas sin decir nada!

1021Atrapa su mazo y la golpea mientras aún estaba colgada.

1022-¡Si me matas, tus hijas también van a morir! Ellas morirán al mismo tiempo que yo!

1023-¡Les mataste ya llenándoles de grasa, no sufro por mis hijas!

1024Seu seu seu la golpea y la deja muerta, echada, la coge, la corta en pedazos y al momento en que la corta, de su sangre brotando nacen "aquellas que se ven suspendidas al borde del río", donde se encuentran los perezosos para comerlos.

M.24: TOA YAI KƗI HÃ: Historia del jaguar de fuego

1025Amelia, Dei bahĩ: Totoya

1026Se fueron de cacería a la selva y los otros esperaban su regreso. Pensaron que llegarían al caer la noche cuando escucharon:

1027-¡Tráeme fuego, mi fuego se apaga! toa toa dama toayaiyahõgi dare dare dare nigo nigo nigo. Llega, es verdad su fuego se apagó, es por eso que llama. Discuten entre ellos, en la casa, luego un hombre coge un tizón y avanza removiéndolo. Llega y le pide que coja el tizón, pensando que iba a cogerlo, pero le muerde el brazo y lo come. Llama nuevamente. Se preguntan por qué su fuego se apaga tan a menudo y una mujer le trae un tizón. Van entre dos el otro sigue detrás. Llama todavía:

1028-toa toa dama toa yaiyahõgɨ dare dare dare nigo nigo nigo.

1029La mujer le presenta el tizón diciendo que lo tome. En ese momento salta encima de ella quien grita que el jaguar está a punto de comerla. El otro hombre se regresa corriendo por miedo de ser comido él también. Les cuenta a los otros que es el jaguar quien pide fuego para devorar a los hombres, no es una persona, sino el jaguar "la madre del fuego" toa ako.

1030Como ya había comido muchos, nadie quería ir allá. Se preguntan lo que pueden hacer, tienen miedo de ser comidos. Al día siguiente abrieron un tronco de palmera y cogieron la corteza para hacer una empalizada y protegerse. Por la noche, él llama y dice:

1031-toa toa dama toa yaiyahõgɨ dare dare dare nigo nigo nigo.

1032Llama a una jovencita, toa toa dama toa yaiyahõgɨ dare dare dare nigo nigo nigo. Ella le pide que tome el fuego que le pasa bajo la puerta. El le destroza el brazo, y sus padres la empujan afuera para que él se la coma completamente. Luego cierran bien la puerta.

1033Al día siguiente, la abuela entristecida por la muerte de la pequeña, va a buscar resina que cocina para hacer una pasta brea. Enciende un tizón y un poco más abajo pone la resina. El jaguar llama:

1034-toa toa dama yaiyahõgɨ dare dare dare nigo nigo nigo.

1035Va a la puerta, se rasca y dice al jaguar de tomar el fuego. Pensaba agarrar a una persona y lo que atrapa es la resina con sus garras. Se pone a aullar go go go go go. Se quemó las manos, todas sus garras saltaron, toda la piel de sus manos quedó pegada. El fuego se apagó y él se fue.

1036Cuando se fue muchas personas se fueron a la selva a buscar perezosos. Los encuentran y los cocen enteros. En esa época no cortaban la carne en pedazos. Una mujer comía las tripas. Ella está acostada en la hamaca, encolerizada contra los hombres cuando escucha:

Illustración 15: El mundo debajo de la tierra.

1037-¡El que les ha hecho sentir miedo, lo maté en un árbol hueco! Tititi tititi.

1038Ella se pregunta quién habla, piensa que son los grillos que se parecen a las mujeres (musu: las almas de los difuntos).

1039-¡Escuchen quién habla!

1040Los otros escuchan y le preguntan si el grillo no les engaña al hablarles. Le prometen dar costillas de perezoso si no les engaña. Escuchan también lo que dice el grillo y porque dijo la verdad, le dan las costillas enteras de perezoso para que coma. Es desde entonces que los grillos comen carne.

1041Al día siguiente van a ver donde está el tronco, batikumu (tronco de las almas) del cual hablaba la mujer grillo. Cuando ven el tronco por tierra, van a buscar sus lanzas y sus mazos. Se inclinan sobre el hueco del árbol. Está echado, completamente negro, muerto, lleno de termitas, las termitas le han invadido por el ano.

1042-¡Pincha para ver si sale por este lado!

1043Ellos miran bien

1044-¡Yo, voy a pinchar con mi lanza cuando él se escape!

1045Pero él no corre, ellos pensaban pincharlo pero ya está muerto. Entran al árbol, arrastran el cuerpo fuera, lo pelan y lo despedazan. Todas las termitas le habían invadido por el ano. Lo cortan en pequeños pedazos y de la sangre que brota nacen los ocelotes, yari yaininaga, los pumas, ma vai, y todos los jaguares. Ellos salen de la sangre del jaguar de fuego que brotaba haciendo chispas.

M.25: BAI BAKƗRE KƗI HÃ: Historia del Dueño de los Animales

1046Lino, ĩye bahĩ. Mamadadi

1047El padre de los animales de la selva hace chicha e invita a sus hermanos los animales que son su familia.

1048Bi bɨakɨ, ven a beber! Hijo de hermana, jaguar!, ven a beber Hermana de padre, ven a beber. Bahu, gavilán rojo ven a beber.

1049Cuando se lo llama el Tapir se inclina sobre la olla y bebe. La "piel lisa" bebe. El gavilán se pone encima de la olla y bebe, jaguar bebe también, Paca que vino a ver también bebe. Todos los animales beben. ¿Cuántos animales hay? Mitu-Mitu, El hijo de su hermana, Tapir, la hermana de su padre, Paca, la hermana de su padre. El dueño de los animales llama a todos los animales que posee y les invita a beber.

1050Cuando su mujer prepara el masato de yuca, el dueño les invita, pero los animales no quieren venir. No quieren beber sino el masato del hombre, no el de su mujer. Es el hombre quien bebe solo el masato de su mujer.

1051Su mujer le riñe y le pide matar a un mitu-mitu porque tienen hambre. El cría todos los animales de la selva y su mujer le reprende:

1052-¡Mata pues una bestia para que coman tus hijos!

1053-Si yo mato al hijo de mi hermana, voy a tener pena, como podría matarlo, ¡me dará mucha pena!

1054-Aunque tenga pena, no importa, tú piensas mucho en él. ¡Tienen tantos hijos de hermana! Si viene de nuevo. Otro día, preparó el masato e invita a todos, y aún a los otros.

1055-Bi biakĩ, ven a beber, hermana de padre, hijo de hermana, hermana de padre, hijo de hermana: ven a beber.

1056Entran en la casa y se colocan cerca de la olla.

1057Beben parados, mitu-mitu también bebe paradito, el gavilán bebe encima de la olla, este es un verdadero guerrero, jaguar también está allí para beber.

1058El mata a un mitu-mitu cuando los otros Tapir Paca se fueron. Su hijo le dice:

1059-¡Papá mata otro!

1060El coge su mazo y los mata mientras están parados. Mata a dos. Llora, tiene pena por su hijo de hermana. Cocinan la carne y su mujer le invita a comer. El no quiere comer:

1061-¿cómo podría comer? ¿Yo no como a mi sobrino?

1062Su mujer y sus hijos han desplumado al pájaro alegrándose, y habiendo desplumado, lo cocinaron con yuca y ahora lo comen. El que mató no come. El padre mata para que sus hijos coman.

1063Otro día, vuelve a preparar masato de yuca. Les invita a beber y les llama:

1064-Hermana de padre, ¡ven a beber! Hijo de hermana, ¡ven a beber! Bahu ven a tomar!

1065Llama a uno, y a otro y a otro más.

1066-Papá mata a una paca para que comamos, ¡cógele en la trampa!

1067Toman el masato y se van. Con su trampa agarra al paca que se había detenido. Lo coge en una chicra como en una red cae en la trampa. Le tuerce el cuello con la mano, pero tiene pena por su hermano de padre.

1068¿Como pueden todas ellas ser sus hermanas de padre?

1069Sus hijos se alegran. Ponen a cocinar la yuca y comen paca. La madre se alegra de comer.

1070Esto hizo el dueño de los animales. El no come, tiene pena. ¿Cómo voy a comer a mis hermanas de padre?

М.26: ƗMƗ ÃKA NEČIKƗ KƗI HÃ. Historia del hombre que hacía una trampa en el árbol

1071Lino, ĩye bahĩ. Mamadadi

1072(Jorge, oyo bahĩ: Totoya )

  • 72 Euterpe Edulis.
  • 73 Inga Edulis.

1073Un hombre se va a la софа a poner una trampa en el árbol. Trepa a una palmera huasai72 pone la trampa para penélope y cae. LLegando arriba, cae con todo el árbol y se encuentra en el interior de la tierra. Bajo tierra, se posa sobre un tronco de guaba,73 pai, se queda allí.

1074La mujer que primero le encuentra le dice:

  • ¡Este hombre de arriba es malagüero!

1075El le oye y responde:

  • ¿Cómo pueden creer que vine de arriba para traerles la desdicha? ¡Yo hacía una trampa en la palmera y caí con el árbol entero! ¡No ven que soy una persona como ustedes!

1076Con estas palabras baja. Ella lo levanta y lo conduce a su casa, ella va a ser su esposa. Cuando él llega, una manada de pecaríes (huangaras) viene a olerle.

1077Ella lo pinta con achiote, le pone dos capas en todo el cuerpo, lo hace sentar y lo unta con mucho copal. Los pecaríes no le quieren, vienen en su contra para morderle pero esperan todavía un poco. La gran manada de saínos vive bajo tierra. De allá vienen los saínos que comemos. Están en el interior de la tierra, son personas como nosotros que viven bajo tierra. Las "madres de los saínos" (de diferentes manadas) tienen grandes narices, muy largas... Ponen palillos en el tabique nasal.

1078Ella lo lleva, quiere tenerlo por marido

  • ¡Qué mi hija sea tu mujer!

1079Este hombre será su marido. Al día siguiente, ella va a sacar yuca. El suegro ordena a su yerno que vaya a sacar yuca mientras que él irá a buscar el yagé. El yerno cocina el masato, el suegro prepara el yagé.

1080Arrastraron un tronco muy pesado que parecía una gran boa, arrastran este grande asiento y lo dejan.

  • ¡Siéntate para servir! Dice el suegro

1081El asiento era una gran boa y sacaba la lengua cada vez que el se sentaba tigi. Se movía sin parar, y tenía las nalgas al aire por miedo de sentarse. No es un madero pintado, es una boa y tiene miedo. Se sienta con una sola nalga y distribuye el masato (el yagé).

1082(-¡Yerno, ven acá, siéntate al lado de la cola!)

  • ¡Vamos a sentarnos sobre su cabeza!

1083Cuando se sientan sobre la cabeza, el yerno se sienta un poco más, pero no completamente y sirve a sus afínes y a su mujer. Tomaron el yagé al día siguiente, al amanecer, ¿qué hicieron?

1084Bajo tierra hay tambien un río, hay agua. El suegro dice a la esposa, la hija dice a su marido que su padre quiere que vayan a pescar para preparar una sopa de pescado. Ellos se van. El hombre machaca la raíz de veneno. Muchos peces mueren alrededor de él. Sentado al borde del río, no ve sino serpientes venenosas enroscadas por todos lados. ¿Cómo no ve los peces? Desde este sitio mata a una serpiente y se apresta a matar otra cuando llega su mujer y le reprende:

  • -¿Por qué has roto el bote de tabaco de mi padre?

1085¡Está en mil pedazos!

1086¿Cómo podría ser el potecito de tabaco de tu padre? Esta serpiente quería morderme, ¡la maté! ¿Por qué te enojas?

1087Ella recoje los pedazos y los vuelve a pegar. El hombre no se mueve, su mujer coge los peces sola. Cuando termina le dice:

  • ¡Vamonos!

1088Ella prepara una sopa de pescado y la comen. Al día siguiente ella prepara el masato de yuca y él se alegra por este masato que va a probar. Filtra y llena todos los tazones. Su suegro, el "Dueño del masato de yuca" cuelga su hamaca en medio de la casa y manda a su yerno arriba. Le hace trepar al techo de la casa.

  • ¡Hermano mayor ven a beber tu masato!

1089Jaguar le oye y llega corriendo tik tik tik, viene hermosamente adornado y pintado. Salta sobre su pecho y le hace caricias. "El dueño del masato" se alegra de que el jaguar venga cuando le llama. Jaguar no bebe, se va luego de haber hecho sus caricias. Llama al tapir.

1090-¡Hermana mayor, ven a beber tu masato!

  • 74 Saíno es de género femenino en mai huna, y se respeta la marca del género aquí por su significativ (...)

1091La "gorda" llega corriendo tɨk tɨk tɨk. Se sienta para tomar su masato inclinada hacia adelante. Toma tuk tuk tuk y se va. Llama a la gran manada de huanganas, taya nika, la feroz. La gran manada nada en el río, sube, viene gritando, llega gruñendo, uuuu uuu ue ue. Los pequeños saínos gritan y hablan en mai huna. Se les oye trepar por la colina, subir, llegar. Dan vueltas alrededor de la casa. Discuten. Han olido al yerno, saltan y se hacen mucho más feroces tei tei tei tei. El suegro llama a su hija y le dice que no quieren venir por culpa de su marido, tɨrɨ tiri tiri gruñen y olfatean. La hija abre la boca y kuisa escupe piri-piri sobre el cuerpo de su marido. Los saínos vinieron todas74 a beber el masato. Son tan numerosos que los pequeños saínos nadan en la olla. El les mira y se enoja:

  • ¿Por qué beben mi masato, inclinadas todas hacia delante? Esta porquería de animal acaba con todo. Se van cuando ha terminado. Llama a la pequeña manada, itokao, que vino a beber en un grupo pequeño inclinado hacia delante. El saíno de collar que miraba fue a comer las fibras del masato (el afrecho).Aún hoy día, el saino de collar no toma en la colpa. Come todo el tiempo. Los mitu-mitu y las tortugas se tendieron también para comer las fibras de yuca.

1092Cuando los animales se fueron, bajó. Fue solamente cuando se fueron del otro lado que bajó para distribuir el masato. Luego de esto, está cansado. No hace nada más, quiere irse.

  • ¡Quiero ir a mi casa! Dice a su mujer.

1093Su mujer dice a su padre que su yemo quiere irse.

  • Si quieres irte, ¡ándate con la gran manada feroz que sale en el tiempo de los pifuayos!

1094Su mujer le manda con Taya-nɨta. Ella canta: "Du du du du, Taya-nita va a beber su masato, las gentes van a verla, las gentes van a quererla, du du du du".

1095Así canta la "dueña del interior de la tierra" en el tiempo de los aguajes.

1096Pero los saínos quieren morderle. Regresa llorando y cuenta sus desventuras a su mujer. Le contesta que no sabe hacer y que le basta seguirles a distancia para que ellas no le vean. Pone atención en él y le sigue, le acompaña hasta la puerta. Lejos, delante de los saínos que son muy numerosos, brilla un pequeño hueco, titila como una estrella. Lo vio al salir. Reconoció la colpa cerca de su casa. Sale con la más grande de las manadas de saínos, su mujer era la más grande y la más gorda, era la "madre de los saínos de labios blancos": Su mujer parecía un cerdo castrado.

1097Cuando la tuvo por esposa, es a él a quien pide de comer. Cuando iban por el lado del aguajal, ella le pide que recoja los racimos de nueces de chambira. Tayanɨta le ordena:

  • ¡"Trepa y recoge los frutos"!

1098Rompe las ramas con sus manos y fabrica una vara para descolgar los frutos. Las mujeres-saínos giran alrededor del árbol y comen lo que él les manda.

  • ¿Cuál de ellas voy a comer?. se pregunta el hombre
  • ¡Trepa y recoge los frutos! ¡Come lo que rompe Tayanɨta !

1099Les oye romper las cáscaras con los dientes, ellas le tiran algunos, él come lo que ellas le tiran. Su mujer le da de comer rompiendo las cáscaras con los dedos. Va a ver a sus parientes (humanos) y les dice:

  • Matan los saínos pequeños, aquellos que caminan por la orilla, matan para comerlos pensando que son grandes bestias. Los hay más grandes, ésta es muy grande, es un gran saíno!
  • ¡Voy a amarrarlos! piensa él.

1100Tuerce fibras de chambira para hacer una cuerda. Los demás hacen lo mismo y él coge todas las cuerdas. Quiere matar a todos los saínos para comerlos.

1101Los hace caminar, se pone detrás de las hojas de chambira para esconderse y conduce la manada. Mientras los saínos duermen, amarra los más grandes, el esposo y su mujer, sus suegros. Al amanecer, cuando él se va, los saínos tratan de levantarse, gritan, cada uno tira de la cuerda gruñendo. Los otros hombres llegan corriendo para pincharlos con sus lanzas, los atraviesan completamente con muchos pinchazos.

  • Te sigo, dice a su mujer.

1102Ella no quiere, está enojada. Ella le pregunta por qué hizo matar a su padre y a su madre. No le quiere más por marido, y lo manda. El hombre a quien habla así regresó para morir. Está muerto para siempre. Llegó a su casa para morir. Sus suegros a los que había amarrado tenían mucha brasa.

1103(La mujer-saíno no quiso salir. El hombre dice a su mujer humana:

  • ¡Vamos a ver de donde vengo! ¡Vamos a ver la puerta! El busca y horada...

1104¿Dónde estará la casa? Ella la gabrá recubierto y enterrado).

M.27: GẼKERE KƗI HÃ: Historia de Gẽke, (cacería)

1105Jorge, oyo bahĩ: Totoya

1106Un hombre dice a su cuñado: –Ven a escuchar, vamos a escuchar a aquellos que cantan en las alturas, vamos a cazarlos con cerbatanas, ¡vamos a dormir una noche allá!

1107Se van y hacen sus chocitas en el bosque. El cuñado dice:

  • Tú vas a escuchar a aquel que canta más fuerte (el mitu-mitu) yo ¡voy a escuchar al que duerme en el día (el hocco nocturno)!
  • Bien, le contesta el otro.

1108Al anochecer, el sapo, Géke, se puso a cantar, "ke ke ke hei hei hei poi poi poi poi ke ke ke". El hombre dice a la mujer-sapo:

  • Se diría que ríes como una persona, ¡ven aquí para que calentemos nuestros cuerpos!

1109El cuñado le riñe:

  • ¿Por qué la llamas? ¿Conoces tan bien las alturas de la selva para llamar a las hembras que viven allí? ¿Por qué no trajiste a tu mujer?

1110Se duermen: A medianoche, ella llegó a tocarle, en medio de su sueño, aϊe.

  • ¿Quién me llamó? ¡Oí tu llamado, heme aquí!

1111Ella olía muy bien, venía vestida con perfume de flores. Entra en la casa, sube a su hamaca y le dice:

  • Todavía no me han hecho el amor, haz el amor conmigo y cuando estés para terminar, avísame, ¡avísame cuando estes ponterminar!
  • ¡Sí! dice el hombre, te avisaré.

1112Y hacen el amor. La avisa cuando está por terminar. En ese momento la golpea en las nalgas con la palma de la mano, pohu, kuri kuri kuri su pene se bajó. Ella salta a un árbol y dice:

  • He aquí el cuñado que iba a escuchar el mitu-mitu!
  • ¡Ay cuñado! ¡Ay cuñado! se lamenta el hombre.

1113El otro le contesta:

  • ¿Qué dices? cuñado, anda pues a ver el árbol del que me hablaste, anda pues a escuchar.

1114Coge su antorcha y va a escuchar al hocco nocturno que silba a lo lejos. Manda sus flechas y dice a su mujer.

  • ¡Vamos a ver a tu hermano mayor!

1115El, se había ido con su mujer.

1116Al llegar, ve que las abejas rojas llegaron en una nube "ganɨ ganɨ ganɨ ganɨ ganɨ".

  • ¡Ay cuñado, por no haber querido traer a tu mujer has perdido tu pene!

1117El hombre sano regresó y el hombre enfermo tejió un canasto con hojas para llevar su pene. Está muy enfadado. Se detiene a la orilla del río, kopi, mete su pene en el agua para lavarlo.

1118Regresa a la casa de su mujer y se acuesta en la hamaca. El pene que Gẽke hizo caer era tan grande que tranquilamente podía hacer el amor como de aquí a El Estrecho (un día de camino).

1119Estirándolo por aquí, estirándolo por allá, el hacía el amor, suñakɨ suñakɨ suñakɨ...se alargaba.

1120Estirándolo así, encontró a una mujer. Esta había hecho un hermoso y limpio huequito por donde pasaba el pene para hacerle el amor. Su hermano mayor descubre que hace el amor y le pregunta: Hermana menor, ahí donde te acuestas para dormir ¿qué animalito pasa por ese hueco tan limpio?.

1121Prepara una trampa para ver de qué animal se trata. Cuando arma la trampa, la hermana baja para desarmarla. Se pregunta quién puede actuar de esa manera. Adormece a su hermana y escondiéndose arma la trampa. Al amanecer, el "pene de Gẽke" llega y cuando le penetra, "hẽõ tãhí ɨɨɨɨ, la trampa cae sobre el gran pene. Al ser aplastado el hermano mayor llega corriendo para ver y, "kiu tõẽ" él le corta; "Henu", el pene se vuelve pequeño.

1122El hombre está cerca de morir. Pide a su mujer que vaya a enterrar el pene con el cual hacía el amor. Ella le obedece, coge el pene de sus amores y lo entierra.

1123He aquí el pene que el sapo hizo crecer, está muerto. Fue así como me contaron la historia de Gẽke, yo la conté muy bien.

M. 28: NÁSO RE KƗI HÃ: Historia de Náso, el mono lanudo

1124Jorge, oyo bahĩ: Totoya.

1125Se van a poner trampas para el mono lanudo. Uno lleva a su mujer, el otro no. Al partir......

1126-¡Vamos a escoger monos lanudos!

1127Hija, déjame ir, quiero ir, dice la madre.

1128-Anda si quieres, yo me quedo en casa.

1129El que iba con su mujer miraba.

1130Suben a lo alto de un árbol para poner la trampa para monos. La atan entre las ramas de leche-caspi a donde viene siempre el mono lanudo que se harta con sus frutos. La amarran a un lado, por donde va a caer. Cuando el mono cae en la trampa, llora, cóyu gagagagaga, y el que puso la trampa le oye llorar del otro lado por donde cayó.

1131Los demás ponen otra trampa en otro lado, pero nada cae. El mono desconfía, escucha, obra con astucia. Al anochecer hacen chocitas para dormir.

1132La mujer que acompañó a su marido, llevó su hamaca. Atan sus dos hamacas. La otra, aquella que quería hacer el amor con su yemo, no trajo su hamaca, intencionalmente. Vino sin nada. Solo él tenía su hamaca. Hace eso porque quiere hacer el amor con su yemo...

1133De la otra chocita, ellos escuchan:

1134-¡Ay! las hormigas me pican, ¡ay! las hormigas me pican!

1135Ella decía eso sin parar. Ella estaba acostada sobre hojas.

1136-¿Por qué no trajiste tu hamaca?, me molestas. ¿Por qué no trajiste nada? ¡me molestas!

1137-¡Hay tantas hormigas que me pican! ¡Si no fueran tan numerosas, podría dormir sobre el suelo!

1138-Hablas todo el tiempo, ¡no sabes callarte! Sube de este lado de la hamaca cuando te piquen. Me molestas hablando todo el tiempo, y todo esto por no traer tu hamaca!

1139Ella sube a la hamaca y se acuesta para hacer el amor con su yerno. Todavía hacía el amor cuando el día se levantó. Ningún mono había caído. Vio que nada había caído en la trampa y se regresan sin nada. Porque ella hacía el amor con su yerno, solo cayó una perdiz, pero nada de carne, absolutamente nada.

1140El otro, aquel que había llevado a su mujer, tenía mucho. Su mujer llevaba un canasto lleno, él llevaba otro. Había tantos monos lanudos, bien gordos que queman su piel para ponerlos a ahumar.

1141La que hizo el amor con su yerno regresa sin nada. Nada cayó en la trampa de los amantes. Los monos tuvieron miedo viéndoles hacer así el amor, y no quisieron caer en la trampa. Sin nada regresaron.

1142El que tenía una buena trampa, bien colocada, regresó al día siguiente y mató muchos más.

1143La hija dice a su madre:

1144-¡Está bien! ¡Vamonos!

1145El que había hecho el amor con su suegra ha visto solamente, regresa sin nada, Solo hicieron el amor. Los otros avanzan llevando dos canastos con monos.

1146-¿Dónde está aquella que fue a escoger los monos lanudos? Actuando como tú lo hiciste, ¡no corrías ningún riesgo al escoger los monos!

1147Los otros le habían contado que no había llevado su hamaca y que, en pretexto, decía que le picaban las hormigas, eso para subir a la hamaca de su yemo.

1148-¡Dices que vas a escoger los monos cuando vas a hacer el amor! Anda y aprovecha, ¡haz el amor con él!

1149La hija grita a su madre.

M.29: ÑUKEČlKO KƗI HÃ: Historia de Ñukečiko

1150Lino, ĩye bahĩ: Mamadadi.

1151Un hombre sale de pesca. Se va al amanecer iluminándose con una antorcha. Se sienta al borde del agua para pescar sábalos. Los agarra uno tras de otro y otro más y más. Mira el borde del agua cuando ve venir un ãĩko.

1152La "madre del agua", Ñukečiko, llega con el cuerpo hermosamente pintado, la ve venir hacia él.

1153-Nieto, ¿qué haces sentado? Nieto, ¿qué pescas?

1154-¡Yo pesco!

1155-¿No quieres tomar esta comida? Lo que te doy no hace daño, ¡come lo que te ofrezco!

1156-¡Voy a comer!

1157Ella le toca la mano para que trague la comida. Cuando la tienen en la mano, todo penetra en él. Está penetrado de lo que ella le da a comer. Ella le dice:

1158-Nieto, no te quedes allí hasta muy tarde, no te atrases, ¡regresa a tu casa antes del anochecer! Pesca rápido para que regreses a casa, tu abuelo Ñukečikɨ está en camino.

1159Con estas palabras regresa pronto. Su abuelo le da maíz, que es como pescado.

1160-Pon tu comida en lo alto para que regrese tu abuelo

1161Ella se va diciendo esto. La "madre" le habla.

1162Otro pez muerde el anzuelo. Los peces suben e invaden el río. Llegan todos al mismo sitio. El pescador los atrapa con un solo anzuelo y los saca del agua. Pesca muchos peces y los ensarta en muchas lianas. Corta una hoja de Jessenia para hacer un canasto y los pone adentro a todos. Como lo predijo ella, en un instante pescó muchos peces que dio a su mujer.

1163La mujer prepara los peces y los cocina. Mɨsa oyo prepara los pescados de su marido.

1164Ñukečiko dice a otro pescador:

1165-Nieto, ¡toma esta comida (puré espeso)! ¿No quieres de esta comida?

1166A esta pregunta le responde:

1167-¡No, no quiero de esta clase de comida!

1168Ella vino con la apariencia de una mujer.

1169-¡Quiero hacer el amor con esta mujer!

1170-¡Eso lo rechazo! Yo no acepto, dice Ñukečiko.

1171Ella vino, su vagina pintada.

1172-¡Ah! qué bueno, qué bella eres, qué placer!

1173La besa y la abraza.

1174-No quiero hacer el amor dice Ñukeéiko. ¡No quiero! ¿Acaso vine para eso?

1175-Esta comida, ¡no la quiero! ¡No como esto! Quiero hacer el amor.

1176Ella le escucha y aunque se rehusa a hacer el amor, él la empuja y la penetra. Cuando se enderezó, ella le tomó el corazón.

1177-¡Vamos ! dice él.

1178Ñukečiko se sumerje en el agua.

1179-¡Vamos al agua! dice ella.

1180Ella se sumerje y lo lleva con ella.

1181El pescador regresa a su casa.

1182-¿Qué has hecho para regresar así? (con las manos vacías) le pregunta su mujer.

1183-Me muero de frío. El dice esto: Me muero de frío tengo frío, tengo frío, tengo frío.

1184El repite esto sin parar. Se acuesta en su hamaca.

1185-¡Basta! dice su mujer.

1186Este pescador tenía una mujer, una mujer con la cual vivía, su mujer vivía todavía.

1187-¿No tuviste miedo de hacer el amor con esa mujer que iba a comerte? ¿Por qué hiciste el amor con ella?

1188Luego de haber hecho el amor con ãĩko, con Ñukečiko, con "la madre del agua y de los peces", ella le maldijo al entrar al agua.

1189-Este hombre morirá por haberme "tirado" aún caliente, este hombre ya está frío, ya está muerto. Ella le había tomado el corazón.

1190Hacen una gran hoguera para quemarlo. Era su culpa. El repetía a solas:

1191-Tengo frío, tengo frío, tengo frío...

1192Estaba vivo aún al decir estas palabras. Allí donde le quemaron se escucha aún, se escucha "sonar" el jardín del difunto.

1193Obrando de esta manera, Ñukečiko lo comió. El primer pescador era una buena persona. Aceptó la comida para pescar mejor, ella se la daba para esto. Sentado comió, entrado pescó. El segundo quiso hacer el amor con la mujer. No supo aprovechar para pescar. Ella le llevó con ella, bajo el agua para hacer el amor...

1194(En otra versión de Lino, la comida de Ñukečiko es el poder chamánico de flema, dabi-gara, que cuando penetra en el hombre, hace caer su esperma).

Notes

1 Goukoko es el ser mítico responsable, en dos ocasiones, de la separación de los elementos naturales-agua/tierra - (M.1) y cósmicos -cielo/tierra- (M. 2).

2 Uvilla: Powouma cecropiifolia: gere ñi

3 Apacharama: Licania Elata: naso ñi

4 Avortons: garotarama, designa la suave consistencia de los huesos

5 Inayuga: Maximiliana Venatorum: bao ñi, bao= "flecha"

6 Yanamuko: Neea Parviflora: beoko: tinte de color negro, depositado por masticación de la hoja y de cenizas en los labios previamente "limados" con la hoja de"uvilla" salvaje.

7 Cumala: Virola Sp. (kuru ñi ): corteza, como la de la theobroma puede ser utilizada como mezcla narcótica con el tabaco.

8 Hudo: batracio bufo, hoho ago, comestible si se retira la piel

9 Pifuayo: Bactris Gasipaes: sopa de pifuayo, bia huru: bia designa las sustancias fuertes como la pimienta.

10 Onomatopeya que retoma el morfema kiu "metal" cuya repetición suena como tantos ruidos de golpe de machete.

11 Mɨhɨ: Dueño del trueno. Es un personaje mayor de la mitología Siona.

12 Toe: Brugmansia: pei, alucinógeno reservado para consumo de los chamanes.

13 Lagartija de garganta roja: mamo ago (sustantivo femenino).

14 Lobos marinos: ãtakami ago: Ptenorura Brasiliensis (Mustélidos) (sustantivo femenino).

15 "Palos de fuego" toa sigiri: planta especial para producir fuego con un movimiento giratorio.

16 Mine mine: grito de los lobos marinos del cual se dice que se parece al de los gatos (Von Ihering 1968: 108)

17 Reflexiones del público

18 Lupuna: Chorisia sp. Su nombre indígena indica su tamaño.

19 Ñase: Rmphatus toco.

20 Beoko: yanamuko: Neea parviflora

21 Piraña: "gũhi bako ago " aquella que tiene dientes"

22 Masato: término vernacular medio-amazónico con el que se designa la bebida hecha a base de yuca.

23 Sapo de pequeño tamaño cuyo nombre semeja el ruido del agua

24 Ma uma: sapo que se alimenta de los anteriores, su nombre se refiere al color Ma y al canto Uma.

25 Término utilizado actualmente para designar los mosquiteros.

26 Chambira: Astrocaryum chambira.

27 Barobinia "pequeña Bradipodidés", mai cionina "pequeña cabeza de hombre" (Falconidés), bibenina "pequeña Falconidés".

28 Aguajes: frutas de palmas mauritia Flexousa.

29 Pifuayo: Bactris Gasipaes.

30 Nañabeku: los pelos que tiene: arcoiris.

31 Makinĕõ: sitaracuy: hormigas que provocan una terrible comezón.

32 Baoti: manojo de dardos de cerbatana, homónimo de las flechitas mágicas.

33 Colpas: čitara: Hojo de agua salina

34 Bekɨ o haiko: Tapirus Americana.

35 Aguajal: nekuaru: extensión pantanosa llena de Mauritia Flexuosa.

36 Patarashca. baisu: preparación culinaria, asar la carne en hojas.

37 Ishishimi: ũku bahĩ: "las gentes-beber", especie de hormiga no identificada.

38 Bea sɨsɨko: litt. "ardilla de maíz" por su color.

39 Se trata de un miembro del I.L.V. (Instituto Lingüístico de Verano).

40 traducción literal de ima ñase "tucán venenoso".

41 Ara: ma "rojo"

42 Aguila colorada: traducción por un Mai huna de ma sea. Especie no identificada.

43 Pájaro no identificado.

44 Canario-el-sabio: trad. española de ɨne tɨo, colector de pifuayo.

45 Cetico: Cecropia: leña llena de humedad.

46 Chicha de pifuayo: Cerveza de los frutos del Bactris sp.

47 Huacrapona: Iriartea Ventricosa.

48 Especie no identificada.

49 Fourmilier: aitẽto o aimano: sustantivo femenino.

50 Mamachi: nombre de origen quechua según los Mai huna, con relación al parentesco afín; puede ser cuñado.

51 Especie no identificada.

52 Remo Caspi: Aspidosperma Excelsum.

53 Leche caspi: Couma Macrocarpa

54 Hormigas no identificadas, útiles para la pesca.

55 Uvos: Spondias Mombin: familia de las Anacardiáceas: dohi ñi

56 Familia de las Ciclídeas.

57 Chinchis: Coleóptero cuyo lomo segrega un líquido semejante al jugo de la nicotina.

58 Madera con la cual se fabrican los discos de oreja.

59 Sábalos: Brycon sp.; Palometa: familia de los Carcídeos; Lista: familia de los Anastomídeos; Bujurqui: de los Ciclídeos.

60 Phytelephas sp.

61 Las barras indican el número de repetición de la frase.

62 Familia de las Ciclídeas.

63 Cripturellus undulatus.

64 Familias de los Ciclídeos, (acarahuasus) de los Characídeos (palometa), de los Pimelódidos (zapote)

65 Familia de los Calichtídeos.

66 Astrocaryum Huicungo.

67 Madera muy dura: Iriartea sp.

68 No identificados.

69 Los animales son colectivamente de género femenino en lengua mai huna

70 Estos dos volátiles son de género masculino en mai huna

71 El mito no precisa las personas que dejaron la carne.

72 Euterpe Edulis.

73 Inga Edulis.

74 Saíno es de género femenino en mai huna, y se respeta la marca del género aquí por su significativa de las relaciones entre hombres y animales.

Table des illustrations

Légende Ilustración: El mundo de la tierra
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2792/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Légende Illustración 15: El mundo debajo de la tierra.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2792/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M

© Institut français d’études andines, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.