Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El temblor y la luna. Tomo II

 | 
Irène Bellier

Anexo 1. Las unidades residenciales de las tres comunidades

Texte intégral

1En la comunidad de Yanayacu, las 27 casas (de las cuales 5 son plurifamiliares) se organizan en cuatro conjuntos. Dos casas al centro forman un conjunto particular, asociado a la escuela.

Grupo de vecindad de Puerto Huamán

Primer conjunto

2Los hermanos y hermanas de un linaje de descendencia paterna, del clan oyo baht, originario de Sucusari, dominado numéricamente por los hombres, permanecen juntos y han integrado sus aliados respectivos (dei bah e ye bah). El conjunto (cuatro linajes de descendencia paterna, tres clanes) está compuesto, ahora, por cinco casas, construidas por separaciones sucesivas de la casa-madre ocupada por el padre del linaje. Representando tres generaciones, los hermanos y hermanas permanecen juntos (salvo un hombre integrado por alianza); los hombres de la segunda generación, habiendo desposado a sus primas cruzadas bilaterales, o personas equivalentes por su edad y la pertenencia ciánica. (FeFeSP y FeFMM). Los hombres de la primera generación volvieron a vivir en el linaje paterno a la muerte de su suegro, lo cual crea la ilusión de una localidad paterna. Este conjunto revela una aspiración profunda por la endogamia.

Segundo conjunto

3Este conjunto, compuesto de nueve casas agrupa cinco linajes paternos: tres pertenecen a los clanes dei bah e iye bah provenientes de Zapote; el cuarto pertenece al clan oyo bah originario de Yanayacu; el quinto pertenece a un clan ya citado, originario de Sucusari (dei bah). El polo dominante está constituido por una casa-madre, la cual estaba dirigida hasta 1984 por un chamán, junto a quien vivían su hijo, casado con una mestiza, y sus yernos, hermanos entre ellos. A su muerte, su mujer y su hijo construyeron una nueva casa, vecina a la de los yernos. Bastante cerca reside el tercer yerno, quien recibió de manos de un patrón de Zapote, una segunda esposa, hermana clasificadora de la primera. Este patrón, haciendo uso del prestigio que confiere la poligamia, le nombró capitán de grupo, por medio de esta estratagema. Por su posición política, el hombre polígamo se estableció independientemente para desarrollar, a su vez, un núcleo constituido por dos casas.

4La primera junto al único suegro aún con vida (muerto en 1984) es vecina de las casas de sus hijos (uno de los cuales es el segundo marido de una mestiza -poliandra- casada en primeras nupcias con un hombre de Sucusari) y de su yerno. La segunda casa, río abajo, está cerca de las casas de sus dos hijas casadas con mestizos. La última casa de este conjunto es la de un cuñado, casado con la hermana de su segunda esposa.

Tercer conjunto

5Este conjunto se compone de una casa central animada por una mujer mestiza, casada primero con un hombre de Sucusari (dei bah), y que posteriormente llegó a ser profesor en la comunidad del Yanayacu. Ella tomó un segundo marido (ye bah) cuando el primer marido fue trasladado al Napo; durante muchos años el segundo marido partía a la selva cuando regresaba el primero. Luego los dos hombres vivieron en la misma casa, ya que el profesor tomaba varias mujeres "pasa-tiempo" (expresión de un Mai huna).

6Su hijo (dei bahi) se casó con una Mai huna perteneciente al grupo que vivía río arriba, pero se rehusó a vivir con su suegro (iye bah). Construyó su casa frente a la de su madre, en la otra orilla. Este conjunto, con relación a los otros conjuntos tiene el siguiente aspecto particular: a causa de la posición de "patrona" de la mujer, es central en lo referente a los intercambios comerciales y monetarios y está muy orientado hacia el modernismo, por el puesto de profesor del primer marido, de asistente sanitario del segundo marido y de presidente del Club Deportivo del hijo mayor. Esta casa organiza, con mucho éxito para quienes viven río abajo, todas las fiestas practicadas por los mestizos y está muy marginada en los intercambios tradicionales. Los dos maridos no tienen suegros a quienes servir, si ellos lo quisieran; el hijo se rehusa a servir a su suegro y todos están de acuerdo para cambiar de "identidad culturaren cierta forma. El profesor es además teniente-gobernador y por su manera de actuar, es responsable en gran parte de la separación del grupo que vive ahora río arriba.

Grupo de vecindad de Mama Dadi

Cuarto conjunto

7Está constituido por cinco casas (cinco linajes paternos, tres clanes), a las cuales se añade la casa de un yerno quien comparte el conjunto dirigido por su suegro y el conjunto dirigido por su padre. Al principio existían dos casas, cada una dirigida por un suegro (dei bah). El hijo del primer hombre se casó con una mestiza y se instaló al otro lado del río, quedando la casa-madre en manos de su hermana y de su esposo (oyo bah) quien llegó a ser suegro. La mujer mestiza atrajo a su hermano casado y a los cuatro hijos de éste, luego a su madre y a cuatro otros hijos: esta última se volvió a casar con un Mai huna, proveniente de la segunda casa. Esta casa permaneció, a la muerte del suegro, dirigida por el yerno (1981) (iye bah) (primo cruzado de la mujer de la primera casa). Su propio yerno (dei bah) permaneció dos años con él, luego se instaló bastante cerca, entre su suegro y su padre.

Quinto conjunto

8Compuesto por seis casas (cinco linajes paternos, tres clanes) está centrado en un chamán (dei bah), quien durante un tiempo fue jefe de la comunidad. Este hombre reside cerca de su suegro (ye bah): viudo, casado con una mujer de Sucusari de la cual está separado. Permanece solo, para cuidar de sus tres hijos. A la muerte de su madre, de su hermana y del marido de ésta, el jefe chamán, recibió a su padre. Un yerno (mestizo) y un hijo mayor permanecen con él: este último compartía dos residencias cuando su suegro (oyo bah), perteneciente a la comunidad del Algodón, vivía aún. El hijo menor se instaló en las cercanías para no separarse de su suegro. Un hermano menor, venido de río arriba, recientemente se unió al conjunto, dejando a las dos hijas de su hermano mayor, huérfanas con mestizos. Estas dos casas geográficamente distantes, están sociológicamente integradas al conjunto descrito en este párrafo. En la comunidad de Sucusari, las catorce casas constituyen tres conjuntos, una casa se comparte con el primer conjunto y su residencia forestal, río arriba, aislado de todos.

9El primer conjunto está formado por tres casas (cinco linajes paternos, dos clanes): dos casas están dirigidas por hermanos clasificadores (iye bah) casados con hermanas clasificadoras (dei bah), la tercera es la casa del yerno (dei bah) de uno de los hombres.

10El segundo conjunto está compuesto por tres casas (tres linajes paternos, dos clanes). La primera casa estaba dirigida hasta 1981 por un chamán (dei bah) quien agrupaba a dos yernos (oyo bah y mestizos). A la muerte del suegro, uno de los yernos se instaló aparte. El hijo menor, abandonado por su mujer (casada dos veces con Mea hunas del Yanayacu, ella vive ahora con un mestizo en la comunidad de yanayacu y en Mazán, alternadamente) vive solo, contribuyendo en parte al cuidado de sus hijos quienes están confiados a su abuela.

11El tercer conjunto está compuesto de siete casas (cinco linajes paternos, tres clanes) de las cuales dos acaban últimamente de separarse espacialmente. El conjunto está centrado en un hombre (dei bah) y una mujer (ye bah). El primero, privado de hijas, vive con sus hijos o en sus cercanías. La segunda que se ha vuelto a casar, vive con sus hijos pequeños, su hijo mayor (dei bahῖ) y un yerno, hijo del primer hombre. Más de 22 Mai huna, representando tres clanes y cuatro linajes paternos, han emigrado a Tamanco, pueblo mestizo a orillas del Napo, donde viven cerca, unos y otros. En la comunidad de Algodón, las siete casas (8 en 1984) forman un solo conjunto pues todas están reunidas sobre una elevación del terreno. Están representados siete linajes paternos y tres clanes. El centro está constituido por un chamán (oyo bah) quien reemplaza a su hermano muerto en 1984. Uno de sus hijos reside en la misma casa, los otros dos han construido su residencia al lado, justo luego de la casa del yerno (dei bahῖ). En cuanto a las tres casas restantes, la primera está ocupada por dos hermanos (oyo bah), quienes están separados de sus respectivas mujeres Bora y Huitoto, pero conservan el cuidado de sus hijos. Las otras dos casas pertenecen a dos hermanos (ye bah). Los otros miembros de los linajes paternos residen en casas cercanas a El Estrecho, pueblo mestizo construido sobre el Putumayo y que atrae día a día a los jóvenes, o sobre el Ampiyacu, en donde existen otros lugares que no he visitado.

© Institut français d’études andines, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.