Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Quito y la crisis de la alcabala (1580-1600)

 | 
Bernard Lavallé

Capítulo VI. La tormenta julio de 1592 - abril de 1593

Texte intégral

1El 12 de junio de 1592, el virrey D. García Hurtado de Mendoza dirigió a Quito las cédulas del primero de noviembre del año precedente que instituían la alcabala y los nuevos impuestos. Adjuntó tres cartas personales destinadas a la Audiencia así como a los cabildos secular y eclesiástico, en las que exponía y explicaba las razones de Su Magestad. Como se solía hacer. D. García solicitaba a esas tres instancias, cada una en su esfera de competencia, que garantizaran la favorable acogida a las innovaciones fiscales y. sobre todo, su pronta ejecución. El correo llegó a su destino a fines de julio, el 23 o el 24 según las fuentes, esto es. varios meses después de planteado el problema en Lima.

2Según la costumbre, los oidores convocaron a los miembros del cabildo. Leyeron los textos de las cédulas y pronunciaron durante el acto las consabidas palabras en que se exhortaba a los subditos a respetar la voluntad del soberano. En conformidad con los expresos deseos de éste, pero también presintiendo alguna mala voluntad de parte de los quiteños, los oidores insistieron ante los ediles sobre las dificultades financieras en las que se debatía el erario público, lo que había llevado a agravar la presión fiscal, principalmente en América. Al día siguiente. Moreno de Mera, acompañado del secretario de la Audiencia, fue comisionado para difundir oficialmente el texto entre la población, con toda la solemnidad exigida por el derecho consuetudinario. En ese pregón, la fecha del 16 de agosto siguiente (otro día después de la Señora de agosto) –es decir, tres semanas más tarde– se indicaba para el estreno quiteño de la alcabala. Acto seguido, se mandó a los oficiales reales que abrieran los libros contables y nombraran a los cobradores.

  • * Como siempre en casos semejantes, los protagonistas han dejado sus versiones de los hechos, a menud (...)

3Como lo confesó más tarde en una carta al rey. D. García Hurtado de Mendoza pensaba que Quito sería la ciudad en que la instauración de los nuevos impuestos plantearía menos problemas. Los hechos no tardaron en desmentirlo*.

I. PRIMEROS NUBARRONES

1. Julio-Agosto: la fase de observación

4Los habitantes de la ciudad, prevenidos de aquello que había pasado en Lima con anterioridad, estaban ya al corriente del asunto aún antes de que la Audiencia los informara oficialmente. Las conversaciones acerca del tema de la alcabala no habían faltado durante los días y semanas precedentes. Lo confirmaba la reacción inmediata y organizada del cabildo. En efecto, al día siguiente, por de su procurador general, que para el caso era el representante legal de la municipalidad, el cabildo presentó una petición insistente. Solicitó a la Audiencia exonerar a la ciudad del pago de la alcabala en espera de la respuesta del soberano a la solicitud que se sometía a su consideración. El procurador general. Alonso Moreno Bellido –también conocido como el depositario, apodo que le correspondía por el cargo municipal que ocupaba– se convirtió en elocuente portavoz de los cabildantes. Esgrimió el bien conocido argumento de la pobreza de la ciudad y de la difícil situación económica que ésta atravesaba desde hacía mucho tiempo.

5Un hecho merece ser señalado. En esa ocasión –y. por consiguiente, aún antes de que la crisis hubiese estallado- los oidores no se encontraron frente a una mera delegación municipal como las que a menudo recibían. En efecto, para dar mayor peso a la misión de sus representantes, pero también por la angustia que suscitaba el resultado de la demanda de éstos, una muchedumbre considerable compuesta por la mayor parte de la población quiteña –los testimonios en este punto son convergentes– se había concentrado en la calle donde funcionaba la Audiencia. Más tarde, un rumor, sin confirmar, hay que decirlo, había de afirmar que esa especie de manifestación en cuyas primeras filas se podía distinguir a los mercaderes de la ciudad, no había sido espontánea:

  • 1 Relation de las alteraciones/... de Quito. § 3 (A.G.I. Lima 33).

"...para esto se dize que tenían una seña a cuyo reclamo se juntava todo el pueblo y de mancomún y lo presentavan"1.

6Como era previsible, la Audiencia no quiso recibir esa demanda presentada bajo la presión multitudinaria. Con argumentos que, por supuesto, no convencieron a su auditorio, destacó que no estaba en su poder el suspender la aplicación de una Cédula Real de tal importancia y sugirió elevar el asunto al Consejo de Indias, procedimiento de apelación muy aleatorio y, de todos modos, muy lento. Sin embargo, los oidores quisieron dar pruebas de su buena voluntad, afirmando que nadie tanto como ellos deseaba la prosperidad de Quito y de su región. El propósito de esa maniobra, en verdad un poco burda, era disminuir la tensión a la que estaba sometida la Audiencia, pero sin ceder nada sustancial. Los oidores se contentaron con aplazar los nombramientos de las personas encargadas de cobrar la alcabala. En rigor, eso podía pasar a ojos de los quiteños como una manera disfrazada de dilatar los plazos, pero probablemente traducía también las dificultades de la administración para encontrar voluntarios dispuestos a una tarea que, en un contexto tan desfavorable, no iba a ser muy agradable ni fácil, y sería sumamente impopular, lo cual no auguraba nada bueno para los futuros recaudadores.

7Deseosos de no actuar más bajo la presión de la muchedumbre y de la calle, los representantes reales ordenaron nítidamente a los alcaldes y regidores que, en adelante, las solicitudes de ese género no fueran presentadas por el cabildo en pleno, y menos aún con el apoyo de la multitud, sino por el solo procurador de la ciudad. Toda infracción a esta orden implicaría para los contraventores una multa de 500 pesos y 6 años de destierro del distrito de la Audiencia. La advertencia no podía ser más clara.

  • 2 A.G.I. -E.C. 912 A.

8Ambas partes permanecieron en sus respectivas posiciones. En varias ocasiones, los cabildantes consignaron por escrito y con detalles sus argumentaciones sobre aspectos diferentes los días 24, 28 y 31 de julio2. Pese a los instantes llamados al orden emitidos por la Audiencia, cada vez el cabildo acudió ante los representantes reales acompañado de la multitud, y de alguna manera, contando con su ayuda potencialmente algo inquietante. Los ediles se dirigieron también a sus homólogos de las principales ciudades peruanas, en particular las de Lima y Cuzco, y emprendieron diligencias más directas para que los cabildantes de las otras ciudades de la región, Guayaquil y Cuenca, se adhirieran a sus posiciones y no vacilaran en proporcionarles apoyo inmediato. Sin embargo, sus gestiones quedaron sin efecto. Guayaquil aceptó la alcabala sin chistar. En cuanto a Cuenca, alineada en principio sobre las posiciones quiteñas, fue rápidamente disuadida de seguir esa línea por el corregidor y el tesorero real.

9Por su parte, la Audiencia persistió en su negativa y decidió advertir al virrey sobre la situación, mientras en la ciudad los espíritus se encendían y las iniciativas se tornaban cada vez más osadas. Desde el principio de la crisis, que a ojos vistas se estaba gestando, el oidor Matías Moreno de Mera había ocupado la delantera del escenario, pero como las cosas se iban complicando, el presidente Barros tuvo cada vez mayor protagonismo. Fiel a la actitud que adoptó siempre desde su llegada a Quito, duro e inflexible, y fácilmente irónico, a la menor ocasión intimaba a sus administrados que se sometiesen y pagasen la alcabala. De lo contrario, anunciaba él –esto es, al menos, lo que dirían más tarde sus adversarios– 500 hombres armados de mosquetes vendrían de Lima para obligarlos, y por la fuerza si las advertencias no eran suficientes.

10Cuando el 15 de agosto, día señalado para el inicio de la alcabala, el corregidor D. Diego López de Zúñiga la pregonó por las calles de la ciudad, los quiteños lo recibieron como una provocación. El cabildo reaccionó inmediatamente y volvió donde los oidores, cuya respuesta fue más violenta que las anteriores. Barros de San Millán, con altanería, se pronunció con su brusquedad habitual. En cuanto a Moreno de Mera, se dejó arrebatar por la ira de une manera poco conforme con la dignidad de su cargo.

11La situación casi no evolucionó durante mes y medio. Cada uno vigilaba al otro. La atmósfera estaba tensa de ambas partes. Los quiteños persistían, de momento, en rechazar el pago de la alcabala y de los nuevos impuestos. La Audiencia, ya de nuevo dirigida fuertemente por su presidente, se mantenía en su posición. En una palabra, nada estaba resuelto.

12No obstante, durante esas semanas ciertos matices ya sensibles entre los representantes reales sobre el tema en cuestión no dejaron de acentuarse. Varios testimonios insisten sobre las maniobras de los oidores que, por temor o por cálculo -pero también acostumbrados a las renuencias de sus gobernados en materia fiscal- esperaban que. con el tiempo, las nubes se disiparan y las cosas retornaran por sí mismas a la normalidad. De su parte, el presidente Barros nada hacía por apaciguar las pasiones, todo lo contrario. Se mofaba abiertamente de los personajes más notables del cabildo, llamando burlonamente al licenciado Ximeno. abogado de la ciudad y regidor. Catalina Ximeno, a Joan de La Vega, Juan Calceta o Juan Camiseta, y a Moreno Bellido, el cacique de Turmequé, por el nombre del pueblo donde éste había nacido y también –al parecer– por dejar insinuaciones sobre su origen étnico. De todas formas, para remarcar su desprecio por los habitantes del lugar, afirmaba Barros de San Millán, sin empacho alguno, que todos los quiteños eran gentes apenas dignas de llevar zapatos y borceguíes, dando a entender con ello que ninguno tenía el alma noble y guerrera y, por lo tanto, merecía calzar botas. En definitiva, todo aquello no era sino una manifestación más, de su comportamiento desatinado y torpe, sobre todo en semejantes circunstancias, del que había dado muestras tantas veces desde su llegada a Quito y que le había traído tan grandes disgustos.

13Pero había algo más grave. Barros de San Millán hizo vigilar en adelante su puerta por hombres armados. Informado de ello y aparentando ingenuidad, el cabildo preguntó si se había anunciado frente a Guayaquil algún nuevo desembarco de piratas susceptible de justificar tal despliegue de fuerzas. Moreno Bellido había propuesto a la Audiencia hacerla proteger con un piquete de la milicia municipal, lo que era bastante ambiguo. Algunos testimonios, muy desfavorables al presidente, llegaron a afirmar, aunque sin prueba alguna, que éste habría escrito al virrey pidiéndole que interviniese por la fuerza. Habría deplorado que sus colegas manifestaran tan poca inquietud por el futuro de la alcabala. Estaban demasiado preocupados por su bienestar personal, lo que los empujaba imperativamente -en este asunto como anteriormente en otros tantos- a cuidar las susceptibilidades e intereses locales con los cuales estaban tan estrechamente vinculados.

2. Primeros rumores, primeros errores de la Audiencia

14En pocos días, a mediados de septiembre, los acontecimientos tomaron un nuevo giro y. sobre todo, una amplitud inquietante. El provincial dominicano, fray Jerónimo de Mendoza, proporcionó de manera confidencial a la Audiencia una importantísima información llegada a sus oídos: varias personas de la ciudad se habían reunido en repetidas ocasiones con culpables propósitos, que se pondrían en práctica en caso de que el poder real y sus representantes persistieran en la decisión de imponer la alcabala. El proyecto estaba tan avanzado que –según afirmaba el dominico– los confabulados se habían repartido ya las responsabilidades militares. Dos capitanes, un general y un maestre de campo habían sido designados.

15El provincial presionó a los oidores para que actuasen e hiciesen abortar tan funestos designios, pero sus interlocutores, por prudencia –así lo afirmaron más tarde en su defensa– por dejadez o falta de carácter –lo cual es más probable– decidieron no dar crédito a esa versión y, en todo caso, no hacer nada. Estaban seguros, dirían después, de una ciudad que, en el pasado, había dado tantas pruebas de su lealtad a la Corona. Esto era una manera un tanto simplista de reescribir la joven historia quiteña y, sobre todo, de esquivar el problema inesperado que de repente se planteaba en la Audiencia.

16No obstante, algunos días más tarde, la versión del provincial dominico fue corroborada de una manera tan directa que disipó toda duda. Uno de los personajes implicados -contra su voluntad, según dijo don Juan Sánchez de Jerez Bohórquez, lo fue a denunciar todo al oidor Moreno de Mera el 13 de septiembre sobre las seis de la noche. Dijo hablar por lealtad a la Corona, pero probablemente también con la esperanza de librarse de responsabilidades en el caso, muy probable, de que el asunto terminara mal.

  • 3 Quaderno de la délation fecha por el capitàn Joan Sànche: de Bohórque: y don Filipe de Herrera y o (...)

17Juan Sánchez de Jerez Bohórquez, encomendero de 35 años de edad, oriundo no de Quito sino de Pasto, en la región de Popayán, era hijo de uno de los primeros conquistadores de la tierra, y compañero del célebre Benalcázar. Las informaciones dadas por Sánchez de Jerez eran numerosas y muy precisas. Conocemos el tenor de su declaración gracias a una copia que le fue remitida el 4 de mayo de 1593, después del desenlace de la crisis y a solicitud suya con el fin de sacar algún provecho material de su actitud (pага cierta probanza de servicios)3. Después de solicitar el más absoluto silencio acerca de su gestión, pues temía por su vida. Sánchez de Jerez Bohórquez explicó cómo quince o veinte días antes había sido contactado por un grupo de personas principales de la ciudad. Sus reuniones, siempre envueltas en el más absoluto secreto y casi todas de noche, habían tenido lugar, sea en los alrededores de Quito, en Guápulo por ejemplo, sea al atardecer en alguna plaza, o en el propio domicilio de Moreno Bellido. A través de su testimonio, se transparentan claramente las viejas frustraciones y los rencores entonces expresados, que distaban mucho de estar todos relacionados con el problema de la alcabala. Los asistentes a esos conciliábulos, cada uno a su manera, tenían de tiempo atrás largas cuentas pendientes con el poder colonial: peticiones rechazadas por la administración, aspiraciones frustradas, procesos judiciales que se dilataban, temor a que su familia fuera despojada de una encomienda, odio a los oidores y. sobre todo, al presidente Barros de San Millán, etc.

18Lo esencial de sus discusiones giraba alrededor de proyectos a muy corto plazo. Se trataba, ni más ni menos, de asesinar al presidente, a los oidores y al fiscal de la Audiencia, si éstos decidieran utilizar la fuerza para imponer los nuevos gravámenes. Para cuando se pasara a los actos, los papeles habían sido distribuidos ya: Moreno Bellido sería maestre de campo: Juan de Galarza, general: Juan de La Vega, capitán de caballería: el mismo Sánchez, capitán de infantería; Alonso de Figueroa, sargento mayor; y Martín Ximeno, gobernador de la provincia. Por lo visto, se trataba pues de una verdadera conjuración -además. Sánchez de Jerez así la designaba varias veces- cuyo objetivo final era alzarse con la tierra, según la vieja expresión tantas veces utilizada en el contexto de las guerras civiles algunos decenios antes y. después, durante los múltiples motines, levantamientos, rebeliones o alborotos que había conocido el virreinato.

19Los ánimos estaban particularmente enardecidos, sobre todo los de los tres cabecillas. Juan de La Vega, Moreno Bellido y Martín Ximeno. Por añadidura, este último era el autor de un pasquín repleto de amenazas que él mismo había pegado una noche en las paredes de la plaza mayor y llevaba dibujado un brazo armado con una espada que atravesaba un corazón. Pero había algo más grave. Presionado para declarar sobre si las personas cuyos nombres había delatado eran las únicas implicadas en la conspiración, Juan Sánchez de Jerez no había vacilado en negarlo. Por lo contrario, todo la ciudad, según afirmó, estaba dispuesta a secundarlos:

  • 4 Ibid.

"Digo que sé que todo este pueblo está muy desvergonsado y que la mayor parte del no trata otra cosa y esto, como tengo dicho, a solicitud de dicho depositario"4.

20El cabildo, del cual formaban parte algunos confabulados, parecía también implicado de una u otra manera. Además estaba previsto asesinar a los oidores, durante una manifestación multitudinaria organizada por los ediles para impresionar a los representantes reales:

  • 5 Ibid.

"Yria todo el cabildo desta ciudad y llebaria, como antes avia dicho, todo el pueblo /.../ ninguna persona dexaria de meter prenda"5.

  • 6 Mémorial de cargos contra el licenciado Cabezas. cargo n= 61 (A.G.I. Quito 1).

21El asunto no podía ser más claro. Los oidores debían hacer abortar el complot, actuar sin demora y golpear fuerte, tanto más cuanto que eran los primeros y los más directamente concernidos. Más tarde, el virrey y el Consejo de Indias les reprocharían no haber actuado entonces. Al final de la crisis, entre los cargos contra el oidor de Las Cabezas de Meneses, ese punto figura de manera expresa. Siete testigos de los hechos declararon que hubiera sido necesario arrestar sin demora a Moreno Bellido, otros nueve planteaban que la Audiencia debía haber encarcelado a todos aquellos que le habían sido denunciados. En su defensa, de Las Cabezas de Meneses precisó simplemente, y sin explicarse a fondo, que en un principio sus colegas habían pensado más conveniente no dar la voz de alerta6.

22De manera bastante curiosa, los representantes reales decidieron no actuar en tanto no contaran con todas las evidencias sobre la veracidad de las denuncias. Esta actitud resulta extraña y sorprendente ante la abundancia y precisión de sus informaciones convergentes. En varias ocasiones anteriores, tanto en Quito como en el resto de América, y por asuntos que distaban mucho de ser tan transparentes, se había visto a las Audiencias más expeditas y menos preocupadas por tantas garantías. A cada oidor, a fin de cuentas, se le encargó simplemente informarse y ello no deja de sorprender.

  • 7 Quaderno de delación...(op. cit.).

23Sin embargo, los representantes reales no permanecieron inactivos. Como si realmente hubieran necesitado pruebas suplementarias, no sin dificultad lograron persuadir a otra persona implicada en el asunto para que confesara lo que sabía. El 14 de octubre. Felipe de Herrera, un joven oriundo de Popayán, descendiente de Benalcázar, y que se encontraba temporalmente en Quito, confirmó todos los testimonios de Juan Sánchez de Jerez7.

24So pretexto de impedir la imposición de la aborrecida alcabala, en la ciudad se multiplicaban reuniones de todo género. En medio de esa atmósfera cada vez más tensa, la Audiencia o. mejor dicho, una vez más Moreno de Mera, recibió una nueva advertencia. Un tal Francisco Moreno Costilla le escribió desde Latacunga para informarle de una terrible noticia, pues ignoraba que los oidores estaban al tanto de ella: una conjuración se estaba tramando en Quito. El sabía, por cosa cierta, que tres hombres, de los que daba los nombres y que gozaban de numerosas complicidades, habían preparado un plan audaz dirigido a apoderarse de la ciudad en el momento que juzgaran oportuno:

  • 8 (AGI. Quito 23). Se trata de una copia de la carta dirigida por Moreno Costilla en septembre u oct (...)

"Tienen conbocada [toda la ciudad] sobre esto de las alcabalas, y de tal suerte que es cossa de admiración, porque tienen apercivido todo el pueblo que, en oyendo un clarín en las casas del cabildo, se juntan todos allí con sus armas y caballos y matan a los presidente y oydores"8.

25Prácticamente todos en Quito (todos los más del pueblo) estaban listos. Las armas habían sido contabilizadas. Los jefes del plan eran Joan de la Vega. Martín Ximeno y el depositario Moreno Bellido. Según Francisco Moreno Costilla, el cabildo, comenzando por los dos alcaldes, estaba perfectamente al corriente de todo.

26Ya ninguna duda más era posible para los oidores que se habían mostrado bien lentos en asimilar lo que estaba ocurriendo. Cada nueva confidencia reflejaba la maduración del proyecto. De otro lado, la atmósfera de la ciudad se hacía paulatinamente más pesada. Una mañana. Quito se encontró al despertar con la plaza mayor y las paredes de la casa del oidor de Las Cabezas de Meneses llenas de nuevos pasquines, en los que las amenazas ya no eran veladas. Más tarde se reconoció que la autoría era de Martín Ximeno, en colaboración con Moreno Bellido y Joan de la Vega. El pasquín anunciaba con un laconismo que quería ser muy explícito:

"¡A la alcabala balas, a la libertad lealtad!"

27Ya era necesario actuar sin demora. Esperar hubiera sido criminal en el plano político y suicida para los oidores, en vista de tales amenazas. De todas maneras, en lugar de efectuar el arresto, siquiera a título preventivo, de todos aquellos cuyos nombres conocía –y no eran numerosos– la Audiencia, por prudencia y talvez pensando en el futuro, una vez más transigió y decidió no capturar sino al procurador de la ciudad, el depositario Alonso Moreno Bellido, quien por su función era el interlocutor principal de los representantes reales, y además el alma del complot, como lo confirmaban todas las informaciones.

  • 9 Op. cit.

28Pero, si Moreno Bellido era el más destacado, el más comprometido, el más exitado (el más arriscado, fiero, libre y endiablado), en una palabra el más peligroso como lo describiría más tarde el oidor de Las Cabezas de Meneses9, un argumento más y de peso jugaba en su contra. El depositario era, como se diría hoy, el eslabón débil de la conjuración: no era oriundo de la ciudad, y no se había casado en ella. No podía, entonces, contar con una parentela poderosa y amplia cuya reacción pudiera atemorizar en caso de que se lo detuviera. En otros términos, los oidores, siempre preocupados por sus relaciones con la ciudad, juzgaron, y así lo declararon más tarde, que apresando a Moreno Bellido se golpeaba al elemento más sobresaliente de la conspiración, pero contando también con que se trataba de la persona cuyo arresto sería de menos costo para el orden político y emocional.

29El 28 de septiembre, víspera de San Miguel, mientras se encontraba de noche jugando a las cartas. Moreno Bellido fue detenido por el alguacil mayor Juan de Galarza, de quien se sabe, como ya hemos visto, su participación al menos en los primeros encuentros secretos de que nació la conjuración, y por Gaspar Suárez, secretario de la Audiencia. Moreno Bellido fue recluido inmediatamente, encadenado, y ninguna explicación se dio a su encarcelamiento.

30Si bien, por el momento, el arresto pasó desapercibido, no permaneció así mucho tiempo, dado lo pequeño del microcosmos quiteño de entonces. Informado el cabildo, alcaldes y regidores reaccionaron rápidamente. Una vez más, acompañados de una muchedumbre enardecida, se presentaron ante los oidores, quienes reconocieron al frente de la delegación a casi todas las personas que estaban denunciadas como iniciadoras de la confabulación. Los cabildantes no tuvieron dificultad alguna en argumentar que la ciudad estaba al borde de la explosión. Por el bien del orden público, era necesario liberar sin demora a Moreno Bellido, quien por su calidad de procurador de la municipalidad no debía estar encarcelado en la prisión pública, sino solamente detenido en la del cabildo. Para que la Audiencia no pareciese quedar mal, alcaldes y regidores propusieron entonces darse como garantes del depositario, quien, en espera de los resultados de la investigación abierta en su contra, sería confinado en los locales de la municipalidad.

31La noche había caído. Argumentando, de otro lado, que no todos habían asistido a la sesión, los oidores lograron ganar tiempo. Prometieron tomar una decisión al día siguiente y, frente a los cuestionamientos que se les hizo, afirmaron que el depositario de ninguna manera había sido detenido por su combate contra la alcabala, sino por motivos de orden estrictamente personal. ¿Se han de creer los testimonios que, más tarde, afirmarían que el presidente Barros de San Millán, de manera disonante y riesgosa, no dejó entonces de afirmar lo contrario.

  • 10 Relatión de las alteraciones/…/ de Quito, §11 (op.at).

32Durante todo ese tiempo, los accesos y hasta los corredores mismos de la Audiencia estuvieron invadidos por una multitud siempre más exigente y, sin duda, amenazante. Esta reclamaba abiertamente la liberación de su líder (con mucha osadía y desvergüenza dezían palabras muy libres)10. Ordóñez de Cevallos, no sin segundas intenciones, precisó que las más exaltadas eran las mujeres quiteñas atapadas, esto es envueltas en sus sayas y mantos. Entre razonamientos y chistes, estaban seguras de salir con la suya sin la ayuda de sus maridos...

33Impacientada porque nada se hacía, la multitud se armó de hachas y barras. Sus intenciones eran claras. Numerosos frailes acudieron para tratar de apaciguar los espíritus, aunque sin resultado alguno. A las nueve de la noche, los oidores se reunieron nuevamente, pero los manifestantes, exasperados, se negaron a escucharlos y a dispersarse. Completamente derrotada, la Audiencia se vio entonces en la obligación de soltar a Moreno de Bellido. Lo hizo al día siguiente y lo entregó al cabildo, mientras que en las calles se celebraba, como se puede imaginar, la vuelta del depositario a la casi libertad y la afrenta infligida a los oidores.

34A principios del mes de octubre los oidores escribieron al virrey para informarle sobre el giro de los acontecimientos. Por medio de un correo secreto, le pidieron la aplicación de un castigo que ellos no podían (o no se atrevían) a aplicar. Como explicaban, los encomenderos, que normalmente debían constituir un frente de fidelidad al rey, estaban todos, en mayor o menor grado, emparentados con los conjurados, y estos últimos, a decir de los oidores, estaban prácticamente emparentados con todo el mundo. Sus partidarios eran numerosos y la gente baja se adhería enteramente a su causa. En definitiva, siempre en opinión de los oidores, la ciudad entera estaba coaligada en contra de la Audiencia, pero, para la mayoría de los habitantes de Quito, se trataba únicamente de combatir la alcabala, y no de involucrarse en una aventura azarosa contra la autoridad real como tal.

35Siempre en falso relativamente a sus colegas, por esas fechas el presidente Barros de San Millán escribió también por su cuenta al virrey. De manera insistente, le solicitó enviar sin demora a Quito un escuadrón de 300 hombres, único modo, según su criterio, para restaurar la autoridad y restablecer el orden.

II. EL TIEMPO DE LA CRISIS

3. La tropa marcha sobre Quito

  • 11 Para más detalles sobre les antécédentes de Arana. v. el articulo que le dedica Salvador ROMERO SO (...)
  • 12 Sobre las peculiaridades de este cuerpo v. G. LOHMANN VILLENA– "Las compañias de gentileshombres l (...)

36En cierta medida, el virrey accedió a la apremiante demanda del presidente. Bajo las órdenes de un militar veterano de toda su confianza, el capitán general Pedro de Arana11, ayudado por los capitanes Francisco Zapata Vicente, sargento mayor, y Francisco Proaño, jefe de la caballería, decidió enviar a Quito unos sesenta hombres –los más de ellos soldados de oficio– y algunos gentileshombres de la guardia del virreinato12. Se trataba pues de una tropa relativamente modesta, aunque bien armada con cincuenta mosquetes e igual número de arcabuces. D. García dio directivas muy precisas. En particular recomendó actuar en el más absoluto secreto a fin de no despertar sospechas e utilizar al máximo el efecto sorpresa. Además, considerando que Quito se encendía a la menor novedad, fuese o no cierta. Pedro de Arana tendría que entrar en Quito de noche (a ora que no fuese sentido), capturar al mayor número de culpables y entregarlos a la Audiencia para ser juzgados. En principio, entonces, en la mente del virrey, no se trataba propiamente de armar una expedición militar, sino una especie de operativo policial, aunque, por cierto, de alguna envergadura.

  • 13 V. La carta del virrey al soberano con fecha del 15 de enero de 1593 (A.G.I. Lima 33) y la Conusió (...)

37Por razones financieras –costo de la operación– y políticas –intención de no escandalizar o atemorizar a la opinión quiteña– D. García Hurtado de Mendoza rehusó comprometer el número de hombres que solicitaba Barros de San Millán. Por el contrario, ordenó a Pedro de Arana reclutar a los encomenderos de la región. Esta era una manera de reforzar sin gastos sus efectivos, y. sobre todo, de reunir bajo el pabellón real lo esencial de la aristocracia regional, sobre cuya lealtad tantas dudas se habían emitido hasta entonces13.

  • 14 V. la Carta que escnbió él gênerai Pedro de Arana de lo subcedido en el viaje a Quito hasta los ve (...)

38Arana siguió las instrucciones que le fueron dadas. Dejando el Callao desembarcó en Guayaquil y. sin demora, el 28 de noviembre, tomó con sus hombres la dirección de la Sierra a marcha forzada. Se encumbró a veces por caminos desviados para pasar desapercibido, cosa bien ilusoria (con la mayor priessa que fue possible, con intento de llegar a Quito antes que pudiesen tener nuebas de mí)14. En el ambiente que reinaba en Quito desde hacía entonces varios meses, el secreto no podía quedar guardado durante mucho tiempo. De hecho, estando próxima a Riobamba, la tropa fue avistada, según una versión, por dos jóvenes criollos quiteños que inspeccionaban sus haciendas, según otra fuente, por un mestizo y un español. Aunque que los soldados reales cortaron inmediatamente las carreteras, los dos hombres lograron pasar por los pueblos indígenas para dar la voz de alerta.

39Apenas reportada la noticia, el 4 de diciembre de 1592 cerca de las dos de la tarde, el cabildo se reunió en sesión extraordinaria y en el acto impartió a los quiteños la orden de armarse para hacer frente a cualquier eventualidad. Los ánimos se encendieron al calor de las discusiones. De todos los barrios de la ciudad acudió la gente como si la entrada de Arana fuera inminente. A las cinco de la tarde, los jefes arengaban a la multitud que convergía hacia la plaza mayor y las calles contiguas. Se decidió que, bajo la conducción del alférez de la ciudad, un grupo de personas fuera a buscar el pabellón real que se conservaba en el cabildo, hecho que se cumplió en presencia de una muchedumbre considerable.

40El estandarte fue instalado en uno de los balcones de la sala de reunión del cabildo, como símbolo de la resistencia que se organizaba, pero también, y ante todo, como prueba manifiesta de que todos esos preparativos bélicos se hacían en nombre de la fidelidad a la Corona y, por consiguiente, con el aval implícito del rey. En efecto, algunos en Quito fingían ignorar la naturaleza e intenciones de la tropa que marchaba sobre la ciudad, así como su origen, y simulaban preguntarse si no se trataría de enemigos del soberano...

41De hecho, los responsables y la población quiteña en su conjunto sabían muy bien que los soldados venían a instaurar la alcabala a la fuerza. En sus arengas, los jefes no dejaron de recalcar en eso que atemorizaba a todos los espíritus y los angustiaba. Durante ese día de máxima tensión, el primero de una larga serie, dos hechos se hicieron más evidentes aún: los oidores, de quienes se sospechaba, no sin razón, un doble juego, fueron mantenidos al margen de lo que pasaba y Moreno Bellido, omnipresente, se afirmó más que nunca como el verdadero jefe del alma de la resistencia quiteña.

42Cerca de la medianoche, sucedió un lance imprevisto. Una falsa noticia, venida de quién sabe dónde, hizo el efecto de una bomba. ¡Arana estaba llegando! ¡Arana se encontraba a una legua de Quito! Inmediatamente, las campanas de la catedral tocaron a rebato por orden de los capitanes. En pocos instantes, las calles fueron recorridas de nuevo por grupos armados, con las mechas encendidas y los mosquetes listos para disparar, mientras la municipalidad servía de cuartel general para la milicia que se organizaba apresuradamente para resistir la entrada y el posible asalto de las tropas reales.

43La noche demostró a los quiteños que todos sus temores habían sido infundados, al menos por el momento. Estando entonces la ciudad provisionalmente tranquilizada, los jefes fueron donde los oidores. Les explicaron, aunque un poco tarde, el porqué de su actuación de la víspera y las razones que habían tenido para mantenerlos al margen de todo. Insistieron, además, para que la Audiencia, mediando con todo su peso, lograra que la tropa no pusiera en ejecución su misión de entrar en Quito.

44Cogidos desprevenidos, habiendo perdido ya todo control sobre los acontecimientos que se desarrollaban bajo sus ventanas, los oidores se cuidaron de hacer la menor amonestación sobre los desbordamientos del día anterior y el poco caso que se había hecho a su autoridad. Fieles, en suma, a la actitud que desde hacía varios meses les servía de política, una vez más estimaron urgente esperar sin hacer nada y se contentaron con palabras vagas que se pudieran tomar como promesas a propósito de la embajada ante Pedro de Arana que el cabildo les había encomendado.

  • 15 Relación de las alteraciones/.../ de Quito, § 19 (op. cit.).

45Durante ese tiempo, la tropa real había continuado avanzando. Acampaba entonces en Latacunga, apenas a una docena de leguas hacia el sur de Quito. Se le hizo saber a Pedro de Arana la acogida que le estaba reservada en la ciudad. Sus informadores, que sin duda no estaban desprovistos de segundas intenciones, le informaron que 2 600 hombres decididos y armados de 600 arcabuces constituían la milicia urbana que lo esperaba en pie de guerra. La exageración era manifiesta, pero Arana no estaba en posición de juzgarla. De todas maneras, su misión adoptaba a las claras un nuevo giro, muy distinto de lo que se había previsto al salir de Lima. Estimó entonces más prudente detenerse, y escribió dos cartas sobre las razones de su venida, una a la Audiencia, otra a los cabildantes: no se trataba de imponer la alcabala, sino de castigar, en justicia, a algunos individuos que se avían desvergonzado contra el servicio de Su Magestad15.

46Apenas recibida, la carta destinada al cabildo fue leída a los quiteños congregados en la plaza mayor. Los cabecillas de la resistencia, a justo título se sintieron aludidos. Fue fácil demostrar que las personas de que se hablaba en la carta eran aquellas que, desde el mes de julio, habían llevado el combate contra la alcabala. De hecho, Pedro de Arana no buscaba sino dividir a los quiteños, esperando sin duda que el interés egoísta y la cobardía solapada del sálvese quién pueda, de que hace prueba a menudo la naturaleza humana en circunstancias semejantes, harían que la mayoría aceptaría una rendición total a cambio de unas pocas sanciones contra unas cuantas personas bien definidas.

47En medio del entusiasmo popular, los oradores recordaron cómo ese asunto, que ya duraba desde hacía meses, concernía a todos, y que, en caso de necesidad, debían enfrentarse colectivamente con el invasor. Se montó un plan de batalla por si acaso, mientras que los oidores, cuyo prestigio ante sus administrados había desaparecido casi totalmente, fueron abucheados y acusados de todos los males.

48En realidad. Pedro de Arana estaba fingiendo. Muy rápidamente, se había dado cuenta de las dificultades que traía hacer gente, esto es reclutar in situ los refuerzos para su tropa. Por añadidura, un informador sin duda bien intencionado, Rodrigo Núñez de Bonilla, le puso rápidamente al tanto de una carta en la que se señalaba que la ciudad de Pasto estaba lista para enviar 400 hombres a Quito con el fin de enfrentarse con él. Como el capitán general lo confesó durante su informe del 11 de diciembre ya citado, si no avanzaba más y se limitaba a escribir, era por no poder hacer otra cosa (porque no tengo fuer gas para otra cosa).

49Frente a la exaltación creciente de las pasiones, y talvez con la esperanza de retomar la iniciativa -pero, en realidad, con el fin de cumplir con lo que se les había pedido- los oidores organizaron una delegación encabezada por de Las Cabezas de Meneses. Provisto de diversos documentos de la ciudad firmados los 4. 6 y 7 de diciembre, se encaminó a Latacunga para presentarse ante Arana en compañía de su fiscal Orozco, de algunos vecinos honrados (D. Rodrigo Núñez de Bonilla, D. Juan de Londoño, D. Pedro de Guzmán), de los provinciales de las órdenes religiosas, y de tres capitanes (entre ellos, Pedro de Castro, un allegado del depositario, y Gaspar Suárez) encargados, seguramente, de medir las fuerzas del adversario. El objetivo inmediato de los oidores era pedir a las tropas reales que se retirasen para que decreciera la tensión reinante en la ciudad y para demostrar la falsedad de ciertas acusaciones esgrimidas en cuanto a las intenciones de Arana. Después de hacerse rogar, como conviene en semejantes circunstancias, y sobre todo en espera de las órdenes del virrey, Arana consentió replegarse primero a Chimbo, a treinta leguas de Quito, y luego a Riobamba. Trató de obtener, en contrapartida, el desarme de los quiteños y la disolución de los batallones de la milicia, cuidando siempre de controlar el paso de Pucará, del que los alterados querían apoderarse a fin de cortarle la posibilidad de recibir los socorros procedentes de Guayaquil y Lima.

  • 16 Esas cartes fueron publicadas por F. Gonzalez Suàrez en su articulo "Cartas al general Pedro de Ar (...)

50Una correspondencia regular se había establecido entre Pedro de Arana y el cabildo. Éste se había dirigido al capitán general los días 6, 11 y 15 de diciembre, fecha esta última en la que lo hizo dos veces. Todas las cartas insistían en la fidelidad que la ciudad profesaba al rey, en su voluntad de mantenerse en la legalidad, pero también en los temores que provocaba la inminente llegada de la tropa, toda vez que el secreto del que se había rodeado el capitán general daba lugar a las más descabelladas interpretaciones. Para los cabildantes, no existía sino una sola salida a la crisis: el regreso de Pedro de Arana y de sus soldados a Guayaquil...16.

51Para comprender la expectativa, incluso la perplejidad, del jefe de las tropas reales, hay que tener en cuenta otros factores. Se había dado perfecta cuenta del rencor acumulado que existía contra la persona del presidente Barros de San Millán en todos los sectores de la sociedad, tal como lo confesó al virrey:

  • 17 V. nota 14.

"Es [el presidente] de las cosas aborrecidas de todos los estados que ay en todas las Yndias, porque con lengua y malos embustes a sido la causa principal destos alborotos, y frayles, clérigos, vezinos, soldados, labradores, pastores, pobres y ricos de su juridición le quieren tanto mal que pondrán a rriesgo sus haziendas y personas por vengarse dél, y así dizen públicamente que le quiten de la irreal Audiencia y que estarán muy sujetos a las alcabalas y a todo lo que Vuestra Exelencia mandare, y parece que para aplacar llamas y fragor de enemistad que están encendidos contra él, es bien que Vuestra Exelencia lo mande quitar porque será facilitar todo lo de acá y acudir con justicia al servicio de Su Magestad y al bien general desta república"17 .

  • 18 V. nota 16.

52Además, al momento de salir al encuentro de la delegación de la Audiencia, Arana había recibido mensajes contradictorios. Algunos regidores, preocupados por garantizar su futuro, le mandaron en secreto cartas muy ambiguas, como la del capitán F. de Olmos Pizarro, que atribuía la responsabilidad de los disturbios a gente foránea, o Martín de Ayzaga, quien, en un texto muy alambicado, no escondía su ardiente deseo de que los soldados del rey entrasen a Quito18.

53De otro lado, todos los oidores habían escrito a Pedro de Arana para suplicarle que regresara a Guayaquil, único recurso capaz, según les parecía, de restablecer el orden y servir eficazmente al rey. Pero Barros de San Millán, que firmaba junto a sus colegas esa carta, le había enviado en secreto a Arana una nota, escueta de apenas tres renglones intimándole sin comentario que cumpliera con su misión. Contribuyendo a la confusión, la ciudad había delegado a Latacunga otra embajada, más modesta, encabezada por el rector del colegio de los jesuitas. Quito prometía 100 000 pesos y la expulsión de la gente venida de fuera para pelear, a cambio de que la tropa se regresara...

  • 19 Mémorial de cargos contra el licenciado Cabezas, cargo n= 62 (op. cit.).

54Durante todo ese tiempo, en la ciudad el cabildo se mantuvo en sesión permanente para poder controlar la situación pero también para mantener la presión. Varios grupos de voluntarios recorrían las calles, mientras quesalían muchas gentes a los caminos con armas en esquadrones para detener a Arana19. Nuevos capitanes fueron nombrados. Francisco de Olmos Pizarro hizo desfilar las tropas frente a la casa de la Audiencia. Ésta comprendió muy bien el sentido explícito de semejante despliegue bélico desprovisto de ambigüedad. Al verlas pasar, los oidores se limitaron a tomar nota del saludo que les fue dirigido por la milicia, sus banderas y su jefe, quien prometió lealtad a la Corona. Entre otras cosas, de Olmos habría declarado:

  • 20 Relazión en lo tocante al reveliôn de Quito (op. cit.).

"... que el menor de los que allí yban moriria mill muertes por el servicio de su rrey y como tal servidor lo avia"20.

55Al menos en apariencia, el presidente se mostró muy satisfecho, tanto como Moreno de Bellido, que se encontraba colmado por su título de maestre de campo al que había aspirado desde el inicio de los acontecimientos.

56Antes de regresar, puesto que su embajada se prolongó casi tres semanas, el oidor de Las Cabezas de Meneses escribió a Quito para comunicar aquello que juzgaba como el éxito de sus diligencias, frenar el avance de Arana y la orden dada a los corregidores de Cuenca y Loja de no proporcionarle nuevos contingentes. En realidad, D. Alonso de Peñafiel, corregidor de Ambato, había logrado apenas convencer a unos cincuenta hombres para que marcharan con el capitán general, y eso que con los más había tenido que actuar con austucia, mientras que con los otros se vió en la precisión de obligarlos sin miramientos. Según las estimaciones de Pedro de Arana, le hacían falta 200 mosquetes y 200 arcabuceros más...

4. Quito, ciudad sitiada

  • 21 Antonio Morán, Quito, 23 X 1600 (A.G.I. Quito 25).

57No por eso disminuía la angustia en Quito. Los habitantes temían que, según una costumbre muy establecida de la época, su ciudad fuera saqueda si la tropa entraba. El temor se agravaba por el hecho de que Pedro de Arana había reclutado sobre la marcha a unos individuos de sospechosas intenciones, cuyas reacciones talvez no controlaría tan bien como las de sus propios soldados. Corría en la ciudad la voz de que estaban dispuestos a repartirse las mujeres como un vulgar botín y, según una expresión muy ilustrativa, a medir la seda y el terciopelo con sus picas21.

58Para implicar a la Audiencia en el proceso en curso, o asegurar su respaldo en función de lo que pudiera pasar y, de todas maneras, para manifestar una vez más su pretensión de actuar a nombre del rey, el maestre de campo Moreno Bellido, los capitanes de Olmos, de La Vega y Ximeno, así como el sargento mayor A. de Figueroa decidieron colocarse bajo la autoridad de un general que fuera al mismo tiempo un alto funcionario, es decir un representante legal. La elección recayó en el licenciado Zorrilla, el único miembro de la Audiencia en quien los quiteños tenían aún algo de confianza. Zorrilla aceptó sin dificultad semejante honor a pesar de su carácter peligroso dada su total ambigüedad.

  • 22 Relazión en lo tocante al revelión de Quito (op. cit.).

59El oidor recibió, pues, a nombre del rey, el bastón de mando, símbolo de su nuevo grado, luego sin tardanza pasó revista a "sus" tropas en compañía de su hijo quien, por las circunstancias, había abandonado apresuradamente su hábito eclesiástico. Para destacar el nuevo giro tomado por la conducción de las operaciones, y con el fin de dotarle de un sentido simbólico evidente, el nuevo general hizo transportar los estandartes a los locales de la Audiencia, donde tenía sus cuarteles custodiados día y noche por gente armada. Reunió a los capitanes y discutió con ellos sobre cómo rechazar a Pedro de Arana. Esto es, al menos, lo que plantea una versión de los hechos ciertamente desfavorable a los oidores (y preguntava qué traga se daría para echar a Pedro de Arana de donde estava)22.

60Como se puede apreciar, todo aquello no permitía poner término a la confusión que reinaba en la ciudad. Además, rumores persistentes, a veces comprobados, provocaban deserciones y cambios de bando en favor del enemigo, debidos sin duda a la presencia invisible pero obsesionante de Arana que justificaba todos los temores ante lo que podía suceder. También fue tomada la decisión de cortar los accesos a la ciudad en cinco leguas a la redonda. Quito se autoreconocía como una ciudad sitiada y, poco a poco, empezó a comportarse como tal.

61A su regreso, de Las Cabezas de Meneses recibió una acogida mitigada. Los unos celebraron sus logros, los otros le reprocharon no haber obtenido ningún esclarecimiento sobre las intenciones de fondo de Arana, quien, lejos de regresar, permanecía en Riobamba donde sus soldados, según los rumores, se portaban de forma muy reprochable, lo que constituía un sombrío presagio para el futuro de Quito si un día consiguieran entrar en la ciudad. Ciertos testimonios afirmaban que la actitud del oidor de Las Cabezas de Meneses había sido sorprendente. Sin duda, por ganarse los favores quiteños, no había vacilado en vanagloriarse de haber echado a Arana. Además, a su regreso, a la ciudad, uno de sus esclavos había vendido, a un precio que desafiaba toda competencia, una gran cantidad de pólvora, producto raro y codiciado, como se puede imaginar, pero que en todo caso no podía contribuir precisamente a apaciguar la situación. Por añadidura, parece también que el negro en cuestión, sin duda para atraer a los clientes, pregonaba riendo que esa pólvora serviría para matar a Arana. Más tarde, esa acusación contra el oidor no pudo ser probada, pero tampoco ayudó a disculparlo del todo.

62De Las Cabezas de Meneses logró desarmar una gran parte de la milicia, y no conservó sino una pequeña guardia alrededor del estandarte real. La municipalidad, abiertamente desafiante, decidió enviar ante Arana sus propios emisarios. Martín de Ayzaga y Sebastián Hidalgo, para exigirle el regreso a Guayaquil. Nada se logró. Aquél les recibió profiriendo contra la ciudad muchas palabras malsonantes en tanto que sus soldados calificaban de traidores a los habitantes de Quito...

  • 23 Relatión de las alteraciones/…/ J de Quito § 24 (op. cit.).

63Según diversas estimaciones, había en la ciudad cerca de mil quinientos hombres capaces de defenderla. Esta fue además la cifra proporcionada finalmente a Pedro de Arana. Considerando la población de la ciudad, el número parece exagerado, aún si se toma en cuenta que, atraídos por la perspectiva si no de combatir al menos de pescar en río revuelto, numerosos personajes poco recomendables habían confluido a Quito. Entre ellos, los más destacados eran un puñado de soldados viandantes, la mayor parte venidos de España tras muchas peripecias, gente sin escrúpulos y soldados de fortuna (al parecer gente desgarrada y muy entretenida),23 el alférez Alvarez Calderón que había ido a reclutar una docena de ellos en Loja y Cuenca, Juan Juárez, Diego de Ahites de La Cadena, Francisco Cordero de la Lombana llamado el Campanero, muy preciado por sus conocimientos de artillería, Diego de Aguilar, así como un quiteño de nombre Ortiz, tendero antes de ser atrapado por la fiebre militar. Rápidamente convertidos en tenientes y sobre todo sicarios de los capitanes, esto no les impedía trabajar por cuenta propia. No respetaban ninguna autoridad, haciendo correr los rumores más descabellados como, por ejemplo, que capitanes y oidores pensaban asesinarse unos a otros.

64Después de la exaltación y frente a la acumulación de posibles e, incluso, inminentes peligros, el miedo se había instalado en la ciudad. La gente escondía el dinero y las joyas en los monasterios, ponía a salvo a sus hijas en lugares seguros. Cada mañana aportaba su porción de pasquines vengativos y cargados de amenazas que manos anónimas habían colocado durante la noche ilustrándolos a veces con dibujos poco equívocos:

  • 24 A.G.I.-E.C. 912 A.

Cabildo fuerte de Quito
que os ovéis también mostrado
por aqueste pueblo aflicto,
mirad bien que os trae engañado
aqueste eunuco maldito.
Si el segundo mando es malo,
dejaldos, que en su rincón
están los que el coracón
les sacarán por un lado
a los cuatro como son.
Cabildo de Quito tan fuerte
que nosotros te seguiremos
y defenderemos con las vidas
aunque cuesten las suyas
a aquien pretendiere estorvar
tu buen yntento y, si te faltare el ánimo,
yrás por lun azero con ellos.
Gente de poco brío que aguardáis a los cumplimientos y engaños de Barros, hazé lo que ovéis de hazer pues conocéis nuestro ánimo y voluntad. Y si luego no se remedia nuestra aflición, para luego está de matallos24

III. EL TIEMPO DE LOS DRAMAS

5. Primer drama, primera sangre

65La víspera de los Santos Inocentes, esto es el tercer día de las fiestas navideñas, un nuevo suceso inesperado aumentó repentinamente la tensión y las angustias. Después de una larga reunión en la sala de guardia del cabildo, los principales jefes de la milicia decidieron volver a casa a eso de las once de la noche. Pasando por la calle llamada de las Casas Reales, esto es de la Audiencia, se escucharon cinco arcabuzazos disparados contra el maestre de campo Moreno Bellido, el capitán Pedro de Castro y un paje que los alumbraba con una antorcha. Los dos últimos, que sin duda no eran blanco del ataque, salieron incólumes, pero Moreno Bellido, de manera manifiesta víctima designada de esa emboscada, cayó desmayado al suelo, herido de gravedad por dos balas en una pierna. Los que le acompañaban y las demás personas que habían asistido a la reunión del cabildo y volvieron al escuchar los disparos, pensaron que había muerto. Una campana se puso a tocar a rebato, poniendo en alerta a la ciudad que despertó sobresaltada, imaginando lo peor.

66Bien se comprende el pavor de la Audiencia. Orozco, que estaba acostado, se reunió con el presidente acompañado de algunos vecinos fieles, y se atrincheraron en la casa de Barros de San Millán hasta el día siguiente. A primera hora, Zorrilla y Moreno de Mera se fueron a encontrar con de Las Cabezas de Meneses para visitar al herido que había recobrado el sentido pero seguía muy delicado. Los oidores le animaron. De Las Cabezas le abrazó, prometiéndole en nombre de sus colegas que se buscaría activamente a sus agresores. Las sospechas convergieron en seguida contra el presidente Barros. Pedro de Castro lo acusó sin rodeos. Recordó el odio bien conocido de todos del presidente para con el maestre de campo. Moreno, muy debilitado, pudo sin embargo precisar que había visto cómo un grupo de hombres armados penetraba en casa de Barros justo antes de los disparos. Sin embargo, eran éstos apenas indicios...

67En pocas horas, toda la ciudad estuvo revuelta. Por las calles andaban grupos armados bien decididos a tener una agarrada con los culpables y los partidarios del presidente. Los capitanes de la milicia se fueron a entrevistar con el oidor de Las Cabezas de Meneses y le exigieron, en su cualidad de oidor decano, que destituyera a Barros. Éste, el día anterior, siguiendo con sus provocaciones, se había señalado una vez más a la vindicta popular mandando quitar el estandarte real de la fachada del cabildo. Un incidente que pudo tener las peores consecuencias demostró bien el extremado nerviosismo que reinaba en la ciudad y la extraordinaria tensión de la milicia. Habiéndose negado a abrir el portero de la Audiencia como se lo habían ordenada los jefes de la milicia urbana, mientras parlamentaba con ellos, el capitán Francisco de Olmos Pizarra, exasperado, le disparó un arcabuzazo que por muy poco lo alcanzaba...

68De Las Cabezas y su colega el fiscal Orozco decidieron, pues, bajo la presión reinante, y sin que hubiera siquiera un comienzo de investigación para determinar las responsabilidades, que los hombres del capitán Francisco de Olmos Pizarra desarmasen la guardia personal del presidente. Luego, al lado de Barros de San Millán se asomaron a un ventana y anunciaron que éste se consideraba como suspendido de facto. No asistiría ya a las sesiones de la Audiencia y se quedaría recluido en una sala de las Casas Reales. Muy excitada, la muchedumbre exigía la muerte del presidente y desoyó las palabras apaciguadoras tanto de los oidores como de los jefes de la milicia. Quería que todas las personas presentes en las Casas Reales en el momento del atentado, unas quince, fueran detenidas en el acto, en la medida en que no dudaba de su culpabilidad. Viendo que eran incapaces de tranquilizar a la gente, de Las Cabezas de Meneses y Orozco volvieron adentro para discutir. Cuando salieron de nuevo al balcón, fue par anunciar que Barros de San Millán quedaría confinado en casa del fiscal, lo que aceptaron los asistentes. "Protegido" por unos cuarenta milicianos, el presidente depuesto se fue a su lugar de arresto bajo la mofa y el escarnio de la gente que le acompañó rudamente hasta la casa de Orozco. Mientras tanto, el capitán de Olmos mandó buscar por todas partes la pólvora que, según se rumoreaba, la Audiencia tenía almacenada. Se removió hasta la tierra del huerto, pero en vano.

69¿Cuál era la responsabilidad real de Barros de San Millán en ese episodio misterioso. Es imposible contestar ya que los autores no fueron nunca identificados. Esto es de extrañar, dado el número de testigos, la prontitud de su reacción y, sobre todo, el marco espacial y social muy reducido en el cual todo eso había sucedido. Parece poco probable que Barros fuera el instigador de una emboscada que, además, había tenido lugar bajo sus ventanas. ¿Tratóse de una acción desconsiderada de sus partidarios más excitados, ya que de nuevo los tenía, aunque no abiertamente, desde la llegada de Arana y la perspectiva para algunos ineluctable del castigo real? ¿Había que ver en ella la mano de provocadores, numerosos en Quito, que buscaban forzar el destino esperando así ver estallar la crisis entre la ciudad, que no pocos juzgaban a punto de transigir y flaquear, y la Audiencia acusada de abrigar los más negros designios y todas las traiciones?

  • 25 Relatión de las alteraaones/... /de Quito, § 25 (op.cit). Segùn el padre Juan de Velasco. esos agi (...)

70Después del desenlace final, se dio otra explicación. Consciente de haberse propasado. Moreno Bellido habría querido, desde algún tiempo atrás, congraciarse con "el servicio del rey". Habría entrado en conversaciones secretas con los oidores, dándoles consejos de prudencia, ya que flotaban en el aire proyectos de asesinato. Entre los propios partidarios de Moreno Bellido, algunos habrían decidido, pues, eliminar a ese traidor. Un grupo de sicarios y soldados mestizos habrían recibido el encargo de eliminarlo25.

71Barros de San Millán se quedó dos días en la casa del fiscal, pero se vio rápidamente que so pretexto de hablar con éste, unas gentes seguían visitando al presidente. En particular, parece que sus colegas Zorrilla y Orozco, con la ayuda del mariscal Pedro Ortega de Valencia y del comisario de la Inquisición, pensaron seriamente en devolverle la libertad y sus funciones. Por ello, los capitanes de la milicia mandaron que Barros de San Millán fuera transferido a una casa particular situada detrás del colegio de la Compañía. Permaneció allí incomunicado, vigilado día y noche por soldados armados bajo las órdenes de Francisco de Olmos Pizarro y Joan de la Vega, los únicos habilitados en autorizar contactos con el preso. Este, que temía por su vida, escuchaba a cada rato las peores pullas que le lanzaban sus ex­administrados cuando pasaban bajo sus ventanas.

  • 26 A.G.I.-E.C.912A.
  • 27 Ver sobre esto su caria del 4IV 1587 (A.G.I. Quito 26).

72Una verdadera fobia anti-Barros se desataba en la ciudad. Todo Quito, o poco menos, escribió al rey para denunciar las responsabilidades de su presidente: el 29 de diciembre, dos días después del atentado, los encomenderos, los capitanes de la milicia, el cabildo en una carta que llevaba ocho páginas de firmas. Francisco de Olmos Pizarro a título personal, un poco más tarde Antonio Morán, e incluso, el 12 de enero, el propio Moreno Bellido que tuvo que contentarse con firmar porque estaba extramadamente grave26. Murió poco después y, aunque con algún retraso, el atentado de que fuera víctima, consiguió pues su propósito: hacerle despejar definitivamente el escenario quiteño. En cierta medida, el vacío que dejaba iba sin embargo a llenarse en seguida con otro personaje, él también relativamente marginal desde el punto de vista social, pero cuya estrella no dejaba de subir. Pedro de Llerena Castañeda, antiguo tesorero de Popayán venido a Quito para defenderse de acusaciones. Se afanaba, pero en vano, por conseguir el cargo de protector de los naturales de Quito, del que esperaba desde tiempo atrás que le sacaría de la mucha estrechez y travajo en que malvivía con su familia27.

73Todos proclamaban su indefectible lealtad a la Corona, pero todos disparaban con bala roja contra Barros de San Millán. Le acusaban indistintamente de todos los pecados, recordaban su supuesta homosexualidad, sus diferencias pasadas con sus administrados y los demás funcionarios reales, colegas o predecesores, sus excesos verbales, su falta de discreción sobre temas sensibles. Le hacían responsable sobre todo de la venida de Arana, y, por lo tanto, de los desatres que esto iba a originar. Francisco de Olmos Pizarro escribió que, cuando las cosas estaban en lo peor y las angustias de los quiteños en su colmo, para que nadie dudara del poco ciudado que todo eso le causaba, retomando versos famosos Barros de San Millán habría exclamado en público, con el tonillo sarcástico que se le conocía de sobra:

Mira Nero de Tarpeya
a Roma como se ardía.
Lloran niños y viejos
y él, de nada se dolía.

74Con una situación que se le escapa por completo, temiendo sin duda haber ido demasiado lejos en las concesiones, la Audiencia, o por lo menos lo que quedaba de ella, propuso colocar de nuevo a todos bajo la autoridad de uno de sus miembros. Esta era una manera de poder argüir más tarde que el arrinconamiento de Barros de San Millán sólo había sido fingido y destinado a retomar la iniciativa. Como todos, oidores, milicia y cabildo, pretendían actuar en nombre del rey, el oidor Zorrilla consintió en ser propulsado otra vez en primera fila. Sus colegas le nombraron capitán general con el asentimiento de la población. Aparentemente poco desanimado por el fracaso de su promoción pasada, sin demora se fue a mudar de ropa, se hizo aclamar por la milicia, recuperó las banderas, designó capitanes y, poco a poco, todo volvió a la normalidad. Todo o casi todo, porque todavía en Quito hubo gentes que distaban mucho de estar convencidas de que los oidores no abrigaran segundas intenciones poco confesables:

  • 28 Relación de las alteraciones/.../ de Quito. § 30 (op. cit.).

"Y por este medio tuvo la real Audiencia algunas más mano con ella [la ciudad] aunque no mucho, porque siempre se recelava de los oydores"28.

75Las reacciones de la Audiencia, en tal contexto, parecen casi ridiculas, en la medida en que su impotencia era patente para todos. Así. el 9 de enero, prohibió llevar armas, de día como de noche, so pena de confiscación y de un año de destierro... El procurador Joan de la Vega fue a representar a los oidores su rotunda oposición a tal medida. La Audiencia se mantuvo firme, pero nadie la acató. Por otro lado, el regidor Diego de Arcos se fue a Latacunga para hacer pólvora. Se ordenó entonces al corregidor de ese pueblo que escondiese el material necesario a su fabricación, en vano, porque cuando llegó la orden. Arcos había cumplido ya con su misión...

6. Huida hacia adelante: la Audiencia en perdición

76Pocas semanas después, una noticia que resultaría ser falsa encendió una vez más la ciudad: ¡Arana, con sus refuerzos, se dirigía a marcha forzada hacia Quito donde estaba a punto de llegar! En seguida el cabildo conminó a la Audiencia a que tomase contacto con él y le exigiera que se regresara a sus acantonamientos de Riobamba. Sobre ese momento, los testimonios divergen. Según los unos, los oidores asintieron sin chistar, pero, según los otros, se habrían mostrado más que rehacios. Fuera lo que fuere, acabaron por obedecer pero sólo después de que insistiera más de la cuenta su colega de Las Cabezas de Meneses. Este pregonaba –¿con qué fundamentos?– que Arana y sus hombres no entrarían ni habían de entrar, de ningún modo, en Quito. Otras fuentes afirman que la decisión finalemente tomada por la Audiencia después de muchas vacilaciones y palabrería no era sino fingimiento. Si, de hecho, los oidores habían escrito a Arana como se lo habían pedido los ediles, en otra, carta, ésta secreta, habrían insistido para que no lo hiciera. Arana habría aceptado, pero no quiso moverse mientras no le llegaban instrucciones más precisas de Lima.

77Es que el virrey también estaba muy perplejo. Recibía sobre la situación en Quito cartas nada concordantes de los oidores, de su presidente, del cabildo y de Pedro de Arana. Hasta el rector del colegio de la Compañía había ido a Lima con mensajes instantes. Mal informado. D. García quedaba convencido de que los últimos acontecimientos eran meros avatares de la guerrilla ya antigua que enfrentaba al presidente Barros con sus colegas de la Audiencia. Le parecía que las cosas no podían seguir así y era necesario cortar por lo sano para zanjar el diferendo. Sin embargo, en el fondo, el virrey tampoco estaba seguro de que su análisis era correcto. Sus reflexiones sobre el problema atestiguan de sus interrogaciones:

  • 29 15 I 1593 (A.G.I. Lima 33). Sobre la prudencia del reino de Nueva Granada frente a los eventos de (...)

"Si la alcabala no estuviera ya tan establecida y recivida en todas partes, pudiérase tratar con ellos [los quiteños] de alguna suspensión, pero no conviene porque el día que en el reino [de Nueva Granada] se entendiese que su desvergüença y atrevimiento les havia valido para no pagar la alcabala, seria ocasión para que en él hiziese lo mismo y causaría alboroto y levantamiento29.

  • 30 Consulta del 31 MI 1593 (A.G.I. Quito 1).

78Sea que hubiese apreciado mal la gravedad de la situación, sea que titubeara en cuanto a cómo proceder, ello fue que D. García esperó mucho antes de informar al soberano sobre los sucesos de Quito. Lo hizo sólo, por primera vez, en una carta del 13 de enero de 1593. Como ese pliego tardó unos seis meses en llegar a Madrid, se entiende por qué, en términos apenas velados, los Consejeros de Indias le reprocharían su falta de prontitud en dar cuenta de una situación muy preocupante y sobre la cual, de manera evidente, no había podido y/o sabido intervenir a tiempo como era de su incumbencia30.

79Pero volvamos al escenario del drama. En esos comienzos de 1593, para los quiteños, por lo menos los más comprometidos, era evidente que habían perdido gran parte de la poca confianza que les inspiraba todavía la Audiencia. El nuevo cabildo elegido en los primeros días del mes estaba, como el anterior, bien decidido a resistir, de todas formas, los dos alcaldes. Francisco de Olmos Pizarro y García de Vargas, habían estado en el corazón de la contienda desde el inicio. Además, uno de sus primeros actos oficiales había sido ir a pedir a los oidores la autorización de fabricar pólvora...

80Diversos signos, todos convergentes, venían a reforzar las sospechas, o la convicción, de los medios quiteños más decididos a luchar hasta las últimas: se habían visto hombres armados que entraban en la casa de Moreno de Mera. De Las Cabezas de Meneses había mandado a su esposa fuera de la ciudad, sin duda por temer algo grave. Moreno de Mera, otra vez él, también lo había hecho con doña María de Arellano, con la que estaba comprometido. En fin, se rumoreaba que los oidores habían escondido su dinero en diversos conventos. Los funcionarios reales, eso sí, tenían algunas razones para estar inquietos. Así, el 18 de enero, dos soldados habían informado en secreto a la esposa de Zorrilla, doña Francisca Sanguino, que un grupo de exaltados iban a asesinar a los funcionarios de la Audiencia. Acto seguido, el hijo de Zorrilla había reunido a unos amigos y los oidores habían celebrado una sesión solemne, pero nada había pasado.

81En tal ambiente de sospechas para con los oidores y de rumores más descabellados, el jueves 21 de enero, el capitán Joan de la Vega ya procurador general de la ciudad, se personó con unos veinte soldados ante la Audiencia so pretexto de pedirle aclaraciones. En efecto, cundía insistentemente la voz de que, desde algunos días atrás, los oidores, estaban resueltos a huir hacia Riobamba con el sello real, para ir a ampararse con Arana. La soldadesca entró en las Casas Reales sin anunciarse, con los mosquetes listos para disparar. Dos soldados, Ortiz y Ribas, éste armado de un arcabuz y una pistola, gritaron a los oidores, abiertamente acusados de traición, que se diesen presos.

82El secretario de la Audiencia, Juárez, trató de hacer entrar en razón a los asaltantes. En vano. Incluso lo amenazaron de muerte. El soldado Ortiz exigió a Joan de La Vega que se apoderase del Sello Real y regresase con el estandarte al cabildo. De Las Cabezas de Meneses, esta vez muy dueño de sí mismo, representó que tal eventualidad equivalía a detener al propio rey (así se prende al rey). Más tarde, Joan de la Vega diría, por supuesto, que los soldados se le habían desmandado y que su primer objetivo era muy diferente, lo cual negaron enérgicamente los soldados cuando fueron juzgados. De repente, el hijo de Zorrilla. Diego, irrumpió con mosquetes. A falta de poder controlar la situación, Joan de la Vega liberó al oidor Moreno de Mera y al fiscal Orozco que se ingeniaron en tranquilizar a todos.

83En un momento dado, enfrascados en sus discusiones, los asaltantes salieron al patio, oportunidad de la cual se aprovecharon de Las Cabezas y Zorrilla para salir corriendo y gritando hasta la plaza mayor:

"¡Aquí del rey, gente leal de Quito! ¡Aquí leales senadores del rey!"

84La confusión estaba en su colmo. Llegado a la casa del cabildo, de Las Cabezas se asomó al balcón, con el real estandarte en la mano. Ahí, reiteró sus vivas al rey y a la lealtad a la Corona, voces que coreó con entusiasmo la muchedumbre de la cual algunos no vacilaron en echarse a los piés del decano cuando éste bajó a la plaza llevado en hombros. De Las Cabezas volvió a las Casas Reales y se reunió con sus colegas que habían permanecido en ellas, sin duda muy perplejos ante el giro que tomaban los acontecimientos. Las discusiones de los oidores duraron hasta muy tarde en la noche, prueba de sus discrepancias o, por lo menos, de las dudas que experimentaban algunos de ellos.

85La presencia de ánimo del oidor de Las Cabezas y sus vibrantes llamados en defensa del deber y de la lealtad no bastan por sí solos para explicar ese repentino entusiasmo popular. Por supuesto, desde hacía algún tiempo, no pocos quiteños se hacían preguntas sobre su porvenir, pero varias versiones del episodio precisan sin ambigüedades que, entre otras cosas, el oidor decano reiteró claramente que Arana no entraría en Quito. Incluso, en un momento, de Las Cabezas declaró que esto era para él un asunto personal sobre el cual se comprometía. Se dijo que, llevado por el fuego de su perorata, habría afirmado:

  • 31 Relazión en lo tocante al revelión de Quito (op. cit.). Esta actitud es confirmada por más de diez (...)

"¡Biva el rey y cavalleros! ¡Alcabalas, yo os hago cierto que no las ha de aver asta que el rey mande otra cosa, ni Pedro de Arana a de entrar, ni siete Aranas! Yo estoy aquí, que se lo defenderé y saldré a ello"31.

86Como ya había sucedido varias veces, el brote de fiebre y tensión fue tan breve como violente y repentino. Bajó rápidamente, pese a que el cabildo seguía vigilado ya no por un pequeño grupo de hombres armados, sino por tres o cuatro docenas de soldados dispuestos a todo. Deseosa de aprovechar su ventaja y pensando jugar con los sentimientos demostrados la réespera por la ciudad, al día siguiente, la Audiencia pidió a los ediles que le entregasen el estandarte real ya que todos, más que nunca, pretendían actuar en nombre del soberano. Martín Ximeno, al que se había visto a menudo desde el inicio de la crisis dada sus dos funciones de alcalde para 1592 y de abogado de la ciudad, vino a pedir públicamente perdón a los oidores molestados por los soldados. Magnánimo, de Las Cabezas lo consintió en nombre de sus colegas después de hablar con ellos. En ese mismo sentido de la búsqueda de la paz, el rector del colegio de la Compañía, el padre Diego de Torres, consiguió también la liberación de Barros de San Millán, que pidió ir a vivir con el mariscal Ortega.

7. Violencia y demagogia al borde del abismo

87Sin embargo, nada había terminado, muy al contrario. El día después, el sábado en la noche. Sebastián Hidalgo que había sido uno de los emisarios de la ciudad ante Arana en Riobamba. habría oido decir en casa de Joan de la Vega que éste y Martín Ximeno habían decidido asesinar a todos los oidores durante una procesión prevista para el domingo en la catedral. Ambos confabulados habrían intervenido una carta muy comprometedora de la Audiencia al corregidor de Riobamba, carta que no dejaba ninguna duda sobre las intenciones verdaderas de los representantes reales... Hidalgo advirtió en seguida a las personas concernidas, las cuales, de todos modos, estaban sobre aviso y convocaron sin demora a sus partidarios en las Casas Reales. Se atrincheraron en ellas con las armas en la mano detrás de parapetos hechos con los colchones, mientras que unos frailes escuchaban sus confesiones y les traían comida para sostener un verdadero sitio.

88Otra versión, tan credible como la otra, afirmó que, en realidad, después de momentos de gran perturbación en que se sucedieron provocaciones, falsas noticias alarmistas y ásperas discusiones por recuperar el estandarte real, un grupo de milicianos había decidido ir a buscar, con la fuerza si fuera necesario, a los oidores que, en cuanto lo supieron, se habían parapetado.

89Cualquiera que haya sido el detonador de ese nuevo episodio, ello es que el centro de Quito conoció una tensión tremenda como la ciudad, sin embargo ya acostumbrada a tales sucesos, no había conocido jamás desde el inicio de los acontecimientos. La Audiencia, apoyada por sus partidarios armados, estaba sitiada en su casa. Fuera, una gran muchedumbre parecía decidida a acabar con ella. Algunos documentos, fácilmente exagerados en semejantes circunstancias, hablan de mil personas congregadas ante la Audiencia. Se le había cortado el suministro de agua para impedir que resistiera mucho tiempo, y se había convocado a un gran número de indios armados de barras y arietes, para abrir boquetes en las paredes de las Casas Reales y hacer más fácil el asalto. En medio de la confusión general, unos frailes, entre ellos el prior dominico, varios clérigos de los que algunos llevaban armas, y el deán del cabildo eclesiástico trataban de servir de intermediarios o manifestaban su apoyo a los oidores. Todos los presentes, sin confesárselo, temían el primer disparo que. en tales circunstancias, hubiera dado la señal ya no del drama sino de la tragedia.

90El provisor del cabildo catedralicio se fue a la iglesia mayor acompañado de varios frailes y de algunos sacerdotes. Volvió en hábitos de misa y con el Santísimo Sacramento. Enseñándolo con toda solemnidad a la gente, pidió a los soldados que se retirasen. Ante su negativa, los eclesiásticos entraron en las Casas Reales y fueron a exponer la ostia consagrada en una ventana del edificio, lo cual tuvo por efecto inmediato de que se inclinaron las armas y se inició una especie de tregua. Más tarde, la Audiencia por su parte. Ordóñez de Cevallos por otra, se atribuirían el mérito y paternidad de esa feliz iniciativa...

91Hacia las cuatro de la tarde, un rumor, otra vez el mismo, circuló como un reguero de pólvora. ¡Arana había decidido dar el asalto! García de Vargas y Sebastián Hidalgo se fueron a informar a los oidores. Rápidamente, unos grupos se formaron en torno a ellos, mientras que Pedro de Léniz, un rico vizcaíno, los precedía corriendo. No bien llegó frente a las Casas Reales, se puso a vociferar de manera totalemente desconsiderada:

"¡Arma, arma, que vienen a dar 600 hombres en las casas reales!"

92Sus alaridos aumentaron la angustia, tanto más cuanto que en su prisa, al subir las escaleras, Léniz chocó contra una alabarda, se lastimó la cara y quedó todo ensangrentado. Viéndole en tal estado, los oidores y los demás sitiados –unas cien personas– pensaron de buena fe que el gentío en su desenfreno le había pegado. Es fácil imaginar la emoción y el pavor de todos aquellos que estaban entonces con la Audiencia.

93A las siete de la noche, el regidor Juan Velázquez de Avila llegó a Quito con cartas de Arana para el cabildo. Los ediles las leyeron en público y contribuyeron así a enconar aún más la cólera de la gente. Sin rodeos, el capitán general, ya seguro de sí mismo, según parece, trataba más de doce veces a los quiteños de traidores y rebeldes. Queriendo de nuevo asumir algún protagonismo y aprochechando un remanso de tranquilidad, de Las Cabezas de Meneses se asomó al balcón. Preguntó a las gentes lo que querían. Estas respondieron que todos los hombres armados y atrincherados con los oidores tenían que abandonar las Casas Reales. Después de consultarlo, lo consintieron y salieron todos en pequeños grupos detrás del Santísimo para ir a la iglesia más cercana y acogerse a sagrado, como entonces se decía.

94El oidor decano, como solía, endilgó, según los testigos presenciales, un larguísimo discurso. Tomó nota del pedido que le hacía la muchedumbre de mandar a alguien al encuentro de Arana para ordenarle que abandonara definitivamente la región. El superior de los jesuitas, el padre Torres, sirvió de intermediario para convencer a Moreno de Mera y al fiscal Orozco. Estos acabaron por aceptar esa nueva embajada que se anunciaba muy difícil y de un resultado muy aleatorio dadas las circunstancias. El padre Torres consiguió también apaciguar a los más exaltados, porque precisamente Moreno de Mera y Orozco eran considerados como los oidores menos accesibles a los argumentos de la ciudad, por lo tanto, los menos idóneos para una misión de ese tipo que podía prestarse a todas las dobleces. Después, de Las Cabezas de Meneses mandó abrir las puertas de las Casas Reales y, llevando su vara de justicia en la mano, se fue a caballo hasta la catedral donde se celebró una reconciliación solemne en presencia de una gran congregación de gente. En el camino, el oidor decano no dejaba de gritar ¡Viva el rey! lo que tuvo por efecto de provocar no pocas y vehementes manifestaciones de lealtad a la Corona con las que, cuando se le pidieron cuentas más tarde, justificaría su actuación durante esos días de verdadera locura.

IV. EL TIEMPO DE LAS TRAGEDIAS

8. El anunciado fin de los soldados

95Desde hacía algún tiempo ya, los soldados, muy presentes en la escena quiteña, se convirtieron en un verdadero peligro incluso para quienes, hasta ese momento, los habían utilizado de manera desvergonzada para dar confianza a sus partidarios o intimidar a sus adversarios. A todas luces, los últimos acontecimientos daban prueba de ello. En momentos en los que algunos quiteños, cada vez más numerosos, pensaban que se había ido demasiado lejos y tomaban precauciones en la perspectiva cada vez más probable y próxima de un desenlace de la crisis, las provocaciones de esos aventureros o sus actos alocados, podían, a cada instante, precipitar situaciones ya de por sí muy complejas, incluso comprometidas.

  • 32 Ibid.

96Por esto, los alcaldes decidieron, algunos días más tarde, cortar por lo sano. Acompañados por personas de confianza. García de Vargas arrestó sorpresivamente, dado que todavía estaban armados, a los dos soldados que se habían señalado más durante las agitadas jornadas que la ciudad acababa de vivir: los cuñados Pedro Ortiz y Pedro de Ribas. La operación no careció de dificultades, porque ambos se resistieron durante largos momentos a ser transferidos a la cárcel municipal. García de Vargas les dio un confesor y, sin más. los condenó al garrote. Más tarde, sus cadáveres fueron expuestos en la plaza mayor hasta que la Audiencia los hizo retirar y pidió explicaciones al alcalde por esa "justicia" tan expeditiva. Tal actitud vulneraba, en efecto, prerrogativas reales que únicamente los oidores podían ejercer. El cabildo se disculpó haciendo notar que, en este caso, su actitud expresaba la voluntad unánime de los quiteños deseosos de mostrar su fidelidad a la Corona (no avía echo nada en matarlos, que quien lo avía echo avía sido la gente de la ciudad y su fidelidad)32.

97Luego de la afrenta inflingida por los soldados a los representantes del rey, la brutal reacción de los alcaldes (que, sin embargo, tampoco habían actuado siempre frente a éstos con extremada cortesía) era una advertencia evidente para el resto de los soldados. Todo se comprende mejor si tenemos en cuenta que, hacia esa misma época, llegaron a Quito dos soldados viandantes que decían venir de Cuzco. Se trataba de un tal Artiaga y de Esteban Polo Palomino que se hacía llamar "capitán" a pesar de su estado más prosaico de sastre en Almaguer. Polo se alojó en casa del mismo Joan de La Vega, que lo llevó al cabildo. Ante los alcaldes y la ciudad, Polo pronunció discursos incendiarios, exhortando a resistir hasta el inminente arribo de considerables refuerzos en hombres y dinero, que según él, enviaba la municipalidad de la antigua capital de los Incas.

  • 33 Ibid. Para más detalles sobre este asunto. v. el expediente de ese singular personaje (AGI. Quito (...)

"Avia dicho que la ciudad tuviese fuerte, que benia ynbiado de la ciudad del Cuzco aquella de su parte a ofrescer dos mill hombres y cient mill pesos, que ya benían y será breve en aquella ciudad, y otras palabras graves y de escándalo"33.

98El mensajero fue debidamente festejado, pero su popularidad no duró mucho. Descubierto el fraude, García de Vargas lo arrestó y también lo condenó a muerte. Sin embargo, el autonombrado capitán Polo Palomino tuvo más suerte que Ribas y Ortiz. Apeló la sentencia ante la Audiencia y estimó más prudente aprovechar su traslado a la cárcel real para escabullirse. Recapturado meses más tarde, sería condenado a doscientos latigazos y a la prohibición de acercarse a menos cien leguas de Quito.

99La suerte de los demás soldados fue decidida, en un primer momento, de manera menos expeditiva pero igualmente eficaz. Calderón, Alvites, Aguilar y Campuzano, luego del acuerdo del cabildo y de los oidores, fueron expulsados de la ciudad. El ejemplo de Ribas y Ortiz los convenció de aceptar sin chistar. Provistos cada uno de un viático de 100 pesos otorgados por los alcaldes, se retiraron a dos días de Quito, en una región de difícil acceso, llamada de los Yumbos, donde convivieron con los indios en espera de días mejores.

  • 34 Más tarde, en Quito, no faltó quien subravara la extraiña mansedumbre, e incluso la amistad, que A (...)

100Es probable, por otra parte, que su expulsión se hiciera, en realidad, a instigación de Arana. Es, por lo menos, lo que dejan entrever ciertas versiones de los hechos. En realidad desde hacía algún tiempo, había negociaciones secretas, llevadas adelante por mediadores, en particular el jesuita Morillo, entre el jefe de las tropas reales y ciertos capitanes de la milicia. De esta forma. Pedro de Arana habría tomado contacto, pero en vano, con Joan de La Vega, el verdadero jefe de la resistencia después de la desaparición del depositario, para convencerle de marchar bajo su bandera. Francisco de Olmos Pizarro, por su parte, habría ofrecido espontáneamente sus servicios e. incluso, avanzó la idea de ir a Riobamba. Arana no lo habría consentido, prefiriendo mantenerlo bien colocado en el campo adverso. El capitán habría rehusado primero el papel poco brillante que se le ofrecía, pero finalmente habría aceptado. Así se explicaría más tarde la clemencia con que fue tratado. Sin embargo, después de todo, tal vez las cosas fueron tal vez más sencillas: Pedro de Arana era amigo del padre de Francisco de Olmos...34.

101En medio de estos entretelones. Pedro de Arana recibió órdenes del virrey: tenía que permanecer en Riobamba y no retroceder. De todas formas, la alcabala no era negociable. Quito debía devolver los estandartes, terminar con los alardes de la milicia y abstenerse en adelante de toda proclama oficial a la población. En fin. todo hombre que respondiera a los llamados de los capitanes sería considerado traidor a la Corona y castigado como tal. Semejantes noticias habrían provocado, poco antes, grandes reacciones, pero los tiempos habían cambiado ya. La ciudad no se movió, sea por lealtad a la Corona, tal como lo afirmó más tarde, sea por cansancio o prudencia, caso mucho más probable.

102Los vientos, era evidente, habían cambiado y todos en Quito eran concientes de ello. El cabildo, por intermedio de la Audiencia, pedía, una vez más. a Pedro de Arana que volviese a Lima, pero ya éste conocía bien sus ventajas. Los rumores más diversos, pero todos con el mismo sentido implícito, corrían por la ciudad: Arana habría confiscado las encomiendas de Joan de Galarza y de Luis de Cabrera en la región de los Puruáes; amenazaba con el garrote a Joan de La Vega, bloqueaba los caminos: se habría reforzado con gente armada de Guayaquil y. sombrío presagio, estaría enarbolando la bandera negra sobre Riobamba.

103Un episodio un poco posterior evidencia la táctica y el estado de ánimo del jefe de las tropas reales. El escribano del cabildo, Pedro de Robles, fue enviado en delegación ante Arana. Como no se mostró lo suficientemente respetuoso, fue inmediatamente arrestado y enviado a Lima, escoltado por soldados, con un mensaje para el virrey. En realidad, no se trataba más que de algo fingido para darle un buen escarmiento. Pedro de Arana hizo volver al escribano luego de haberle dejado marchar algunas leguas, el tiempo suficiente para que rumiase su miedo...

104En Quito que se sentía asediada, se sabía que los oficiales reales habían ocultado el dinero en el convento franciscano. Desorientada por el choque de noticias contradictorias pero las más veces amenazadoras, la ciudad vivía momentos críticos de ansiedad y ya no comprendía la actitud de la Audiencia. ¿Por qué reaccionaban los funcionarios de esa manera si no lo hicieron en el momento más serio de la crisis? ¿Cuál era el sentido de su nueva actitud? ¿Qué temían ahora los oficiales reales? Angustiados, pero sin duda también abatidos, tal vez por mera prudencia, los quiteños no hicieron más que una pequeña manifestación sin consecuencias (alboroto). Casi por costumbre y, por lo visto, sin mucha convicción, pidieron una vez más a la Audiencia que gestionase la salida de Pedro de Arana, la cual, si no hiciera desaparecer sus temores, al menos los diluiría.

105Una parte de la delegación enviada al encuentro de las tropas reales regresó entonces. F. Juan de Las Parras, prior de los Agustinos, y Gaspar Suárez volvieron con cartas de Arana para el cabildo. Exigía el envío de una especie de embajada de doce personas debidamente acreditadas por el cabildo. Temiendo alguna trampa y ante la falta de voluntarios, la municipalidad rehusó e informó a la Audiencia. Cuando la ciudad, exasperada, pidió al resto de la delegación que permanecía en Riobamba que volviera a Quito, dado que aparentemente su gestión era inoperante, de Las Cabezas de Meneses no perdió la ocasión de sacar a relucir ante sus interlocutores que él había tenido más éxito que su colega Moreno de Mera.

106La tensión aumentaba. Otra vez cundían en la ciudad los rumores más estrafalarios. Así. corría la voz de que los dos oidores que seguían en Quito estaban a punto de huir con el sello real. Otros afirmaban incluso que tenían la intención de asesinar a Joan de la Vega y a Pedro de Llerena Castañeda. La Audiencia fue obligada a dar explicaciones. De Las Cabezas de Meneses, ante tal demanda reveladora de la desconfianza que él despertaba a pesar de todas las garantías prodigadas, montó en terrible cólera. Prometió incluso, dado que las cosas estaban en ese punto, abandonar la ciudad al día siguiente. Fue necesaria toda la paciencia y persuasión de los alcaldes para calmarlo.

107Algunos días más tarde, el mismo rumor circuló de nuevo: los oidores tenían unos caballos listos para salir y preparaban la ropa para el viaje... Quizás a manera represalia, dos arcabuzazos fueron disparados hacia el alguacil mayor de la Audiencia que se dirigía a las Casas Reales. Por el ruido, varios capitanes y soldados mestizos acudieron sin que se supiera exactamente si querían ayudar a los oidores o cercarlos una vez más para impedirles la huida hacia el campo enemigo.

9. La sangre corre de nuevo

108El lunes 8 de marzo, de repente, todo pareció precipitarse. Sobre las ocho de la noche, el mestizo Diego Ramírez pidió ver a de Las Cabezas de Meneses y Zorrilla que se habían acostado ya. El mestizo insistió para que el decano de la Audiencia huyera y salvara su vida. Le pidió partir donde Arana, ofreciéndole incluso un caballo, un guía seguro y un itinerario discreto. Pese a los consejos apremiantes de Ramírez, de Las Cabezas de Meneses decidió llevar consigo a Zorrilla. La mujer de éste quiso ser del viaje. Negativa de Ramírez. Puestas al corriente de lo que se tramaba, las personas presentes en ese momento en las Casas Reales, unas diez, exigieron también participar en la fuga. Nueva negativa de Ramírez que argumentó que el ruido haría fracasar la operación. Los dos oidores deliberaron. ¿Podían confiar en Ramírez, un hombre al que a menudo se había visto en las primeras filas durante la agitación de las últimas semanas? ¿Sería una trampa? ¿Buscaba rehabilitarse?

109Al final. Zorrilla y de Las Cabezas de Meneses decidieron permanecer en Quito. Pedro de Zorrilla, el hijo del oidor. Pedro de Alvarado y Alonso de la Chica buscaron refuerzos. En total, unos doce hombres entre los cuales figuraban Antonio Diarte. Juan de Londoño y Juan Sánchez de Jerez Bohórquez. Pedro de Alvarado, sorprendido en la ciudad por hombres en armas, fue arrestado y por poco asesinado. Mientras una campana tocaba a rebato, un grupo de personas convocó a la ciudad a las armas. El edificio de la Audiencia fue rodeado por piquetes bajo las órdenes de Pedro de Llerena Castañeda y de Joan de la Vega. Se supo también que los soldados expulsados de la ciudad –conocidos ahora con el nombre de los Yumbos–habían vuelto y. como en los peores días, eran de la partida. Afirmaron después que actuaban en pleno acuerdo con Joan de la Vega. Este, por su parte, reconoció que les había pedido que regresaran, pero con la intención de entragarlos de la Audiencia. Desgraciadamente su plan habría fracasado en la medida en que los soldados se habían confabulado a sus espaldas con Llerena Castañeda, de la Vega y Ximeno. La verdad es bien difícil de establecer.

110De cualquier manera, Juan de Galarza intentó penetrar en las Casas Reales pero fue impedido por Ximeno y Llerena Castañeda. Por despecho, pero también para ponerse a salvo, pidió asilo al convento franciscano. ¿Las razones de esta súbita fiebre? En la ciudad corría un rumor según el cual uno de los hijos del oidor Zorrilla había vuelto de Riobamba y se dedicaba a fortificar las Casas Reales. La Audiencia sufrió entonces, un nuevo asedio. Media docena de tiros de arcabuz se lanzaron al aire para intimidar a los oidores y a quienes los acompañaban.

111La menor chispa podía llevar a una explosión generalizada. El drama que se incubaba se hizo patente al día siguiente. Cuando Hernando Lagarto, el sobrino del oidor Zorrilla, abría una ventana, recibió, en plena cabeza, un arcabuzazo disparado por un soldado mestizo, un tal Jácome. Este miliciano había intentado ya asesinar la noche anterior al procurador de la Audiencia, Baltasar de Alarcón, un anciano parcialmente paralizado que defendía la entrada de las Casas Reales.

112Durante la jornada siguiente, la tensión no aflojó. Todos temían un intento de salida desesperada de los oidores. Semejante acción habría desatado una verdadera matanza. En la ciudad, los capitanes hacían desfilar sus tropas para intimidar a los indecisos, cada vez más numerosos, y sobre todo para impedir eventuales tentativas destinadas a ayudar a la Audiencia, tal como algunos proponían. Sin embargo, la posición de los sitiadores no era tan sólida como podía parecer. Un hecho importante lo iba a probar, en breve, de manera flagrante. Como no podían ganar para su causa a los quiteños y concientes del fracaso del golpe de mano en el que se habían jugado el todo por el todo, hacia la tarde, los jefes de la milicia, Joan de la Vega y Pedro de Llerena Castañeda, decidieron bruscamente huir, abandonando la plaza y a sus tropas.

113Una vez libres, los oidores buscaron los estandartes reales que permanecían bajo la custodia del cabildo. Los dramáticos momentos pasados se atribuyeron a la locura de unos cuantos y todo terminó con una ceremonia de reconciliación en la cual, según su costumbre, de Las Cabezas de Meneses pronunció un largo discurso. El oidor calmó a su auditorio reiterando la seguridad de que Pedro de Arana no entraría en la ciudad, después, con sus colegas se fue a alojar, por prudencia, en el convento franciscano donde la Audiencia permaneció fiel a su pobre reputación. Barros y de Las Cabezas de Meneses se enfrentaron muy violentamente en público. Para matar el tiempo, Zorrilla y el decano organizaron una mesa de juego en una pieza situada encima de la capilla del capitán Salazar. Para escándalo de los quiteños, sus criados atravesaban la iglesia transportando los orinales de esos señores demasiado ocupados en su partida como para abandonarla unos instantes.

  • 35 V. a este propósito el Quaderno de confesiones citado más arriba.

114La Audiencia sólo disponía de una apariencia de poder y dignidad, pero volvió, bien o mal. a funcionar. De Las Cabezas de Meneses quiso, sobre todo, terminar con el asunto de los soldados de los Yumbos. Ayudado por el cabildo, los hizo buscar. Tres de ellos, escondidos en los alrededores, Diego de Alvites, Juan Suárez y Diego de Aguilar, fueron arrestados y ejecutados sin demora, luego de hacer sus debidas confesiones el 11 de marzo35. Otros dos, uno de los cuales era Gaspar Álvarez Calderón, apresados un poco más tarde, fueron ahorcados a fines de mes en la plaza mayor, a pedido de los ediles, para escarmiento de los demás, según dijeron, pero con más probabilidad para exorcizar malos recuerdos. La Audiencia, y más aún. el cabildo, necesitaban chivos expiatorios. En la perspectiva, probable para unos, ineluctable para otros, de la llegada de Pedro de Arana: era necesario a toda costa y sin dilaciones, dar muestras de buena voluntad o tratar de hacer olvidar un pasado tan peligroso como obsesivo.

V. EL DESENLACE

10. Esteban Marañón y los nuevos derroteros de la crisis

115Joan de la Vega y Pedro Llerena Castañeda, ya lo dijimos, habían huido. Abandonaron precipitadamente Quito para refugiarse en Latacunga.

116En efecto, un nuevo elemento de extrema importancia había intervenido poco antes para cambiar de forma radical la mayor parte de los supuestos del problema. Desde hacía mucho tiempo e incluso antes de que surgiera el asunto de la alcabala, un visitador era esperado en Quito para hacer una investigación detallada sobre las múltiples acusaciones levantadas contra Manuel Barros de San Millán. El nuevo giro de los acontecimientos quiteños daba a esta misión una amplitud y un alcance muy distintos. Ahora bien, se acababa de saber que el susodicho visitador estaba casi a las puertas de Quito, más precisamente, en Latacunga.

  • 36 V. su carta del 3 V 1593 (A.G.I. Quito 8).

117De hecho, yendo su encuentro, los dos jefes de la milicia pensaban, como mal menor, ponerse bajo la protección del poder civil. Además, tuvieron la precaución de advertir su llegada a Esteban Marañón36. Se trataba de un magistrado nacido en una familia que había brindado muchos servicios a la Corona: cuatro de sus hermanos habían muerto en Flandes y durante la guerra de Granada contra los moriscos. Anciano ya en el momento de los hechos que relatamos, tenía en su haber una larga carrera de casi treinta y cinco años. Primero fue corregidor en varias ciudades de España, después soldado bajo las órdenes del conde de Alcaudete en África del Norte donde participó en varias operaciones militares en la región de Mostaganem. Herido, hecho prisionero durante el asedio de Oran, pasó en las cárceles argelinas tres años de cautiverio que se terminaron mediante un rescate cuyo monto se elevó a cinco mil ducados. Corregidor nuevamente cuando regresó a España, pasó más tarde a las Indias donde, desde hacía más de doce años, ejercía las funciones de alcalde de corte ante la Audiencia de Lima. A finales de los años ochenta. Esteban Marañón había sido designado visitador de la Audiencia de Charcas en el Alto Perú donde su misión se prolongó más de lo previsto dada la multiplicidad e importancia de los asuntos a tratar.

  • 37 V. A este proposito la consulta del 4 V 1590 (AG.I. Quito 1) v la carta del virrey fechada el 3 V (...)

118En principio, la persona nombrada para investigar el comportamiento de Barros de San Millán debía ser, como vimos en el capítulo anterior. D. Francisco de Cárdenas, presidente de la Audiencia de Panamá. Marañón, hombre de experiencia y magistrado respetado, antiguo militar y administrador probado, sería solamente un sustituto en el caso de que D. Francisco muriera antes de entrar en funciones, lo cual, en efecto, sucedió37. Evidentemente el accidentado giro de la aplicación de la alcabala había modificado completamente el sentido y la urgencia de su misión. Apenas llegado de su largo viaje de regreso, cerca de tres mil kilómetros. Marañón se había visto en la precisión de ponerse otra vez en camino al cabo de tan sólo ocho días para afrontar las casi seiscientas leguas que separaban Lima de Quito.

119De La Vega y Llerena Castañeda fueron recibidos por el visitador que, en signo de su sumisión pero también de la protección que les brindaba, los hizo sentar bajo el pendón real que traía Pedro de Arana. Sin embargo, los dos fugitivos, desconfiados, rehusaron en un primer momento cualquier salvoconducto del jefe de las tropas reales. Finalmente lo aceptaron una vez culminadas las mediaciones realizadas ante Pedro de Arana por don Sancho, el propio hijo del visitador y antiguo corregidor de la provincia de los Carangas en el Perú. D. Pedro de Orozco, hijo del fiscal de la Audiencia quiteña y el padre jesuita Hernando Morillo. Un poco más tarde, los dos exjefes de la milicia abandonaron los cuarteles reales, uno. Joan de La Vega, para Lima donde solicitó el perdón del virrey, y el otro. Llerena Castañeda, hacia Quito donde lo aguardaba su destino.

120La presencia del visitador fue interpretada en Quito como una garantía de que las cosas no terminarían con un asalto en regla sino según las normas de la justicia civil. Esto desbloqueó la situación en una ciudad cansada, dividida, donde cada cual buscaba salir del apuro lo mejor posible, aun, a veces, al precio de inesperados cambios de opinión.

121El cabildo envió al encuentro de Marañón un emisario, el regidor Diego Calderón, para desearle muy respetuosamente la bienvenida de la manera más oficial posible. Cuando cerca de dos semanas más tarde el visitador se puso en camino para alcanzar el término de su viaje, la ciudad le reservó una acogida digna de su función, pero también a la medida de lo que Quito espereba hacerse perdonar y de las angustias que había vivido. Además, frente al hecho de que Arana no había abandonado sus cuarteles riobambeños, la llegada de Esteban Marañón, solo, podía, en extremo rigor, ser considerado por los quiteños como una especie de victoria.

  • 38 V. sus cartas de los 2 y 3 de mayo de 1593 (A.G.I. Quito 8).

122El visitador y su escolta fueron recibidos en una ciudad abierta, en medio de salvas de arcabuces, del sonido de trompetas y de grupos de músicos tocando chirimías. La nobleza de la ciudad, a caballo, caracoleaba en las calles mientras que mujeres y niños escoltaban a los recién llegados hasta las Casas Reales situadas entonces a unas cuantas manzanas de la plaza mayor. En su relato del acontecimiento. Marañón, sin entrar en detalles, no dejó de insistir sobre el calor de la acogida que le fue reservada38. Otros testimonios favorables a los quiteños y. por lo mismo, muy contrarios a la Audiencia, subrayaron que los únicos que no se regocijaron en esa circunstancia fueron los oidores. Tendemos a creerlo. De Las Cabezas de Meneses, siempre sentencioso pero menos elocuente de lo que solía, jugando con el apellido del visitador, que era el del gran río Marañón, habría declarado incluso:

"Marañón, Marañón, es más de un boa..."

123Quería señalar de esta manera que el visitador, como las aguas inquietantes de la selva amazónica, ocultaba en los recovecos de su corazón las peores serpientes, es decir, los más negros designios.

124Mucho antes de la entrada de Marañón en Quito, el cabildo multiplicó visitas y delegaciones, tanto más cuanto que el visitador las recibía sin animosidad aparente e incluso con cierta deferencia. Se unieron también con él en Latacunga los dos regidores Antonio Morán y Martín de Ayzaga, Y más tarde, en Panzaleo. su colega, Francisco de Arcos, y el escribano del cabildo Hidalgo.

125Ya desde su llegada. Esteban Marañón dio pruebas de una actitud que contrastaba completamente con la de la Audiencia a la cual rehusó, en adelante, toda guardia. El visitador dejó abiertas día y noche las Casas Reales donde se alojaba con su séquito, unas veinte personas, y llamó al orden a los oidores para que salieran de su atrincheramiento en el convento franciscano, orden que desoyeron hasta la llegada de Pedro de Arana. Un detalle es significativo. En una de sus cartas, Esteban Marañón, no sin complacencia, cuenta cómo, cuando él estaba todavía en Latacunga, la Audiencia le había escrito para solicitarle, una vez en Quito, que se dirigiese directamente al convento franciscano para liberarlos.

126Mientras tanto, Pedro de Arana y sus tropas esperaban sin preparativo bélico. El visitador insistía ante la ciudad la conveniencia de recibirle con sus hombres. El cabildo, de manera comprensible, se mostraba muy reticente. Una nueva delegación dirigida por Antonio Morán y Miguel de Sandoval fue a su encuentro. La ciudad, que prácticamente no tenía otra salida, consintió, finalmente, en ver llegar al hombre cuya venida, desde hacía más de cuatro meses, tanto temía.

11. Arana entra en Quito

127A la cabeza de una tropa de trescientos soldados, Pedro de Arana entró en Quito el 10 de abril de 1593, el viernes antes del domingo de Ramos. Una multitud, importante si no considerable, fue a su encuentro. Estaban al frente de ella el decano de la Audiencia, De Las Cabezas de Meneses y el cabildo, precedidos ambos de un clarín negro que tocaba aquellos sonidos que solían anunciar la victoria y el fin de los combates. Aunque la ciudad dio una buena acogida a la tropa, distó mucho de las manifestaciones de alegría multitudinaria con que había saludado poco antes la llegada del visitador Marañón y de su escolta.

128Pedro de Arana se paseó por la ciudad. Fue hasta la plaza mayor donde tantas veces durante los meses pasados, había sido abucheado y donde los quiteños solían jurar por su vida que no llegaría jamás. Después, Pedro de Arana fue a alojarse en la casa del capitán Rodrigo Núñez de Bonilla. Al día siguiente, escribió al virrey para informarle del feliz resultado de su misión. Nombró auditor general de su ejército al licenciado Carvajal y, hacia las cinco de la tarde, tuvo al fin una larga entrevista con los oidores en las Casas Reales. La discusión fue, según se dijo, larga y acalorada. Las dos partes se acusaban mutuamente de haber faltado a su deber con el riesgo, por errores, inconsecuencias o testarudez, de llevar a la ciudad hacia el abismo, es decir, a un baño de sangre.

129El domingo de Ramos, el 12 de abril, al regreso de una nueva reunión con los oidores. Pedro de Arana llegó a su casa con cierto número de personalidades quiteñas que le servían de acompañamiento. Una vez allí, invitó a varios de ellas a entrar para tratar un asunto que las concernía. No bien pasada la puerta, el capitán general les comunicó que estaban arrestadas. Mientras tanto, en la ciudad sus soldados hacían lo propio convarios de los agitadores que habían participado en los últimos disturbios.

130Simultáneamente, se encontraron en poder de Pedro de Arana, sin disparar un solo tiro ni que en la ciudad nadie les viniese en ayuda, siquiera verbalmente, el licenciado Martín Ximeno, los hermanos Diego y Francisco de Arcos, el capitán Pedro de Castro, etc. Todos ellos protestaron enérgicamente contra la suerte que se les hacía sufrir, en particular Martín Ximeno, jurista de profesión, que ya no se hacía ninguna ilusión en cuanto a lo que le esperaba:

  • 39 Relazión en lo tocante al revelión de Quito (op. cit.)

"Con gran cólera [gritaba] ¡Estamos en tierra del reyno, no e de ser oydo por un dicho de un judio!. ¡No an de matarme! ¡Quiétese ahí el padre, que no me quiero confesar! ¡Tanta crueldad se a de husar conmigo que no me han de oyr y me an de matar por un dicho de un judio y sin ver a mi muger y a mis hijos"39.

131A pesar de sus 93 (¿?) años. Diego de Arcos que tenía una vitalidad desbordante, protestó igualmente, recordando sin duda al capitán general, como lo había hecho ya, su pasado común, puesto que, años atrás. Arana habría sido su criado según afirma Ordóñez de Cevallos. Ese lazo de dependencia, aunque lejano, era ya molesto, y fue para numerosos quiteños, la verdadera razón de la saña de Arana contra el viejo regidor.

132En los días siguientes, una expeditiva "justicia", sin juicio ni recurso, se ejerció en Quito. La Audiencia, que no había olvidado ninguna de las afrentas sufridas hasta hacía poco, y no deseaba quedarse atrás en la ejecución de los castigos, hizo arrestar a Llerena Castañeda. Encadenado durante dos días, fue finalmente ejecutado en las mismas condiciones que Ximeno y su cuerpo permaneció expuesto ante las miradas de los quiteños, sin duda para que pudiesen meditar sobre la suerte ineluctable de quien osara desafiar al poder real y a sus representantes.

133Durante esos días, en fin de cuentas poco gloriosos. Esteban Marañón parece haber permanecido prudentemente retraído. Su misión era otra. Sin duda afectó no tener cuentas personales que ajustan pensando en el futuro de su actuación en Quito que apenas comenzaba, como también en la perspectiva de un posible nombramiento como presidente de la Audiencia, ambición que varios testigos confirmaron.

134En total, unas doce personas fueron ahorcadas de inmediato. En los días siguientes esa cifra se elevó a diecisiete. Entre los supliciados, a título de ejemplo. Juan Mayor, un sargento que había arrestado a los oidores en una de las agitadas jornadas vividas semanas antes; Jácome, aquel soldado mestizo que mató al sobrino de Zorrilla: Francisco Cordero, apodado el campanero, que inicialmente consiguió escapar cuando los soldados del rey se le vinieron encima; Diego de Torres, al que se había visto con frecencia entre los más exaltados de las asambleas. El caso más trágicamente sentido por la ciudad fue el del joven Juan de Salazar, de apenas dieciocho años, hijo del capitán Alonso de Salazar. Para su desdicha, animado por la fogosidad de su tierna edad, se destacó particularmente en el último disturbio que conoció Quito. La Audiencia no se lo perdonaría. Cierto número de personalidades, como Juan de Lurriaga. Juan de Zamora y Aniano de Ibarra, fueron arrestados durante esas jornadas y conocerían fortunas diversas.

  • 40 14 IV 1593 (A.G.I. Quito M).

135Algo similar ocurrió con el cabildo, pese a que el 14 de abril, es decir sólo cuatro días después de la entrada de los soldados reales, hubiese escrito al rey para informarle del feliz desenlace de los últimos acontecimientos. Los ediles daban fe, en esa carta, de una confesión de su difunto colega Ximeno. Éste habría terminado por reconocer que cuatro meses antes de la llegada a Quito del texto de la alcabala, abrigaba ya el funesto proyecto de sublevarse contra la Corona. Así, se cargaba sobre un supliciado toda la responsabilidad de una eventual conspiración en la cual el cabildo se habría visto envuelto como sin darse cuenta. En otro pasaje, en términos moderados, eso sí, los cabildantes subrayaban que los primeros castigos revelaban cómo Pedro de Arana supo proceder con moderación y cierta habilidad (con mucha prudencia, sin alboroto ni pesadumbre)40. Hacían, en suma, caso omiso de la suerte de sus colegas y pasaban por alto varias medidas con la esperanza de que el poder real y sus representantes se contentarían con esas pocas condenas ejemplares.

136Nadie en Quito protestó mientras arreciaba la represión. La ciudad parecía tan tranquila que Pedro de Arana devolvió a Guayaquil un refuerzo de trescientos hombres, dirigidos por D. Francisco de Cárdenas, enviados por el virrey. Su comportamiento no era, por otra parte, en nada el de un jefe de guerra temeroso de posibles represalias. Más bien participaba en los festejos populares. Sin sombrero y vestido en cuerpo, lo que chocaba a la alta sociedad quiteña, se le veía lanzar jabalinas contra los toros en la plaza mayor mientras que en las salas de las Casas Reales se pronunciaban condenas, a veces muy graves, contra unos treinta hombres.

137El rector del colegio de la Compañía, el padre Diego de Torres, llamó a las personalidades más conspicuas de la ciudad. Para poner fin a los arrestos y volver definitivamente la página de un período trágico de la joven historia de Quito, sugirió que la ciudad escribiese al virrey pidiendo espontáneamente la aplicación de la alcabala y solicitando el perdón general. El cabildo encargó al padre jesuíta Hernando Morillo esta misión, a la cual la Audiencia y el propio Pedro de Arana terminaron por asociarse.

  • 41 Carta del virrey, 12 IV 1594 (A.G.I. Lima 33).

138Cuando el perdón general, firmado el 12 de julio de 1593, llegó a Quito, diecisiete personas habían sido ahorcadas y nueve de los principales condenados habían sido enviados a Lima. Joan de La Vega, que abandonó la ciudad antes del desenlace, fue mandado a la capital del virreinato incluso antes de la entrada de Pedro de Arana en la ciudad. En su ausencia, entonces, la Audiencia lo condenó el 18 de abril a ser ejecutado en las mismas condiciones que Martín Ximeno con quien había compartido responsabilidades en los disturbios: su cabeza sería expuesta en una jaula de hierro, sus bienes, en particular su repartimiento de 6 000 pesos de renta anual, serían confiscados, su casa destruida y el solar sembrado de sal. Afortunadamente para de La Vega, cuando la sentencia se pronunció, él se encontraba encarcelado en Cuenca, bajo guardia de los hombres del virrey. Continuó entonces su periplo hacia Lima donde, el 14 de septiembre. D. García confirmó la sentencia, menos la pena de muerte, conmutada en exilio definitivo de las Indias y en ocho años de galeras. Considerando que Joan de La Vega era el "ídolo" de todo Quito –fue la expresión que él mismo empleó– el virrey juzgó más prudente alejarlo para siempre41. De La Vega no volvería, en efecto, a las Indias, pero debido a circunstancias inesperadas: el cabecilla quiteño moriría en el viaje que lo llevaba a España.

139Es interesante analizar la lista del resto de condenados. Los regidores Francisco de Arcos, Antonio Morán, Martin de Ayzaga y Miguel de Sandoval fueron condenados a la decapitación pero, dada su calidad, el virrey pidió que fueran enviados a Lima para decidir en última instancia y en fin de cuentas no se aplicó la sentencia. El capitán Pedro de Castro, un allegado del difunto depositario, cargó con seis años de galeras, y el exilio definitivo de las Indias más una multa de 1 000 pesos. Igual suerte corrieron el sargento mayor Alonso de Figueroa y Felipe de Herrera, a quien se le reprochó, aparte de su participación en los alardes de la milicia, no pocas palabras particularmente sediciosas. Martín de Araona también fue condenado al exilio y a quinientos pesos de multa por haberse mostrado indulgente con los hermanos de Arcos. Varios funcionarios reales o municipales fueron privados de su cargo y conocieron el exilio: el escribano de provincia Juan de León, su colega del cabildo Sebastián Hidalgo (que cargó además con seis años de galeras). El procurador Hernán González Rengel, Pedro Ruiz y Pedro de Orellana, sufrieron también el exilio definitivo, y a Diego de Villanueva se le condenó a sólo seis años.

  • 42 Para el detalle de las multas decretadas por Arana, v. A.N.E. Real hacienda 3, Libro común y gener (...)

140En el registro de las penas más ligeras, es de mencionar a quienes, como el mercader Melchor Pacho y el vecino Juan de Céspedes, fueron encontrados culpables de haber ofrecido su fortuna para la defensa de la ciudad y de haber proferido expresiones atrevidas. Su castigo consistió en un año de destierro y el pago de fuertes multas, 3 000 pesos para el primero42. El sargento Juan del Castillo, que no era oriundo de Quito y había tenido la idea de cortar el abastecimiento de agua de las Casas Reales cuando los oidores se atrincheraron en ellas, fue liberado con la condición expresa de no reaparecer jamás en la región.

141Varios condenados escaparon a su destino. Algunos desaparecieron, como Pedro Ruiz y Pedro de Orellana o lograron llegar a España para tratar de justificarse allí, como Juan de Zamora y Sebastián Hidalgo. Otros dos, entre los cuales se contaba al capitán San Martín, morirían accidentalemnte bajo un derrumbe en Nombre de Dios, cuando se dirigían a las cárceles españolas.

142Las instrucciones mandadas por el virrey a Pedro de Arana durante las semanas y los meses posteriores a su entrada en Quito así como las disposiciones tomadas en ese entonces, son reveladoras de la política que Lima pretendía seguir. Desde que se hizo justicia, es decir, desde que las condenas de las cuales hemos hablado fueron pronunciadas sin provocar la menor reacción, D. García pidió a su general que después de los agradecimientos de rigor y del premio a los más meritorios, despidiese a los hombres de Cuenca. Loja, Zaruma, Riobamba. Guayaquil, Portoviejo y Paita que se habían unido a su tropa. Arana tan sólo conservó trescientos soldados de los cuales la mitad estaba repartida en pequeños grupos una vez que la alcabala fue definitivamente aceptada por la ciudad. No se desarmó a los quiteños pero, por precaución, tuvieron que entregar sus arcabuces y en adelante les fue prohibido fabricar pólvora.

  • 43 Sobre cosas de Quito. 18 XI 1593 (ibid.).

143El cabildo que había sido el alma de la resistencia fue duramente golpeado. La posibilidad de elegir cada año a dos alcaldes fue suprimida. Nuevos regidores fueron nombrados por la autoridad real, pero no pudieron comprar su cargo, lo que dejaba dudas sobre su futuro. Lo esencial del poder municipal fue confiado a un nuevo corregidor. D. García Hurtado de Mendoza pensó inicialmente para este cargo en Alonso García Ramón, gobernador de Chile, pero se supo a tiempo en el grupo de consejeros del virrey que García Ramón estaba casado con la hija de un conquistador de Quito cuya familia estaba implicada toda en los sucesos... En definitiva, la persona designada fue D. Francisco de Mendoza, de quien se tenían los mejores informes y cuyo principal mérito consistía en haber instaurado sin mayores problemas la alcabala en Cuzco43.

  • 44 20 XI 1593 (A.G.I. Patronato 191 r°13).

144Desde su llegada a Quito, varias veces Pedro de Arana había pedido volver a Lima, dado su estado de salud y su edad. Ya vuelto el orden y la calma, se le dio finalmente satisfacción. Dejó a D. Francisco rodeado solamente de dos docenas de gentileshombres lanceros y pudo retirarse, pues, a disfrutar de los 5 ó 6 000 pesos de renta anual de una encomienda hasta entonces sin atribuir que le fue concedida como gratificación por sus buenos y leales servicios44.

***

145Más allá de las reflexiones o de las conclusiones sobre el conjunto de la crisis, sobre su sentido y su dimensión sociopolítica, que reservamos para páginas posteriores, el capítulo que acabamos de leer, a pesar de su extensión y sus meandros, nos pareció necesario. Sin duda, el historiador hoy en día sabe desde hace mucho tiempo los límites, las ilusiones y las trampas, de una reconstitución minuciosa de los acontecimientos. Se pudo ver, por otra parte, que en varias ocasiones no elegimos entre varias versiones... Por supuesto, la descripción llana y miope de los hechos no va más allá, las más veces, de lo anecdótico, es decir, en el sentido cabal del término, de la insignificancia. Al contrario, la descripción de los comportamientos reveladores de lo no-dicho, de la vida diaria en sus preocupaciones y luchas, de todos los elementos susceptibles de conducirnos más allá del espejo, como lo escribió Marcel Bataillon. "ilumina la historia estructural". Pero ello, a condición de que el historiador, conciente del riesgo de no poder ser, en el mejor de los casos, más que un escenarista del pasado, se dé como objetivo y exigencia el ser también su conciencia.

  • 45 A este propósito, puede sorprender que no hayamos hecho alusión a la desventura carnavalesca de D. (...)

146En ese sentido, durante los largos meses de crisis que se iniciaron en julio de 1592. la ciudad de Quito, es un excelente laboratorio para la comprensión de la psicología colectiva de la época y del medio social considerado. Las aspiraciones de sus habitantes, sus reacciones frente al "enemigo" y a los rumores, su manera de vivir esa especie de enclaustramiento más imaginario que real, la evolución de sus bien fundadas angustias o de los reveladores fantasmas que nos indican realidades más complejas y a menudo inconfesadas, los constantes pensamientos ocultos y los sistemas referenciales que parecen evidentes al analista contemporáneo de las actitudes que se transparentan en los documentos de la época, todo ello obliga, de manera evidente, a tener en cuenta esa dimensión, ese aspecto del problema, para esclarecerlo y tratar de comprenderlo en su globalidad de sentido, pero también en la dinámica y la lógica propias de su desarrollo45.

ANEXO. Cartas de F. Juan de Olmos O. F. M. a su hermano, el capitán Francisco de Olmos Pizarro, alcalde ordinario de Quito.

Carta n° 1

147Señor Hermano,

148Recevi la de Vuestra Merced y con ella holgué mucho; yo escreví a Vuestra Merced como heñía gente de Pasto, y lo que me mobió fue, no dando crédito a don Marcos, sobrino de don Graviel, el de Carangue, que me avisó dello. Tornó a segundar con una carta que escrivió el padre de San Antonio al padre guardián de Otabalo que estaba a la sazón en este San Pablo, que le dezía cómo a Mira vinieron unos alguaziles a apercevir indios para dozientos soldados, y un don Francisco de Corteguera que estava haziendo el puente de Mira dio todos los indios para el efeto y cesó toda la obra y con esto se albotoró toda la tierra. A salido falso muchas. Muchos dizen por acá de Quito que dan pena y, aunque Vuestra Merced no me avisa, lo que más me a dado pena es que dizen que Vuestra Merced y el cabildo an entregado a la Audiencia el estandarte de la ciudad, lo qual no creo. Porque, estando ay Arana y no aviendo seguro, no era rrazón.

149Bien veo que el rrey tiene el Pirú oy, por ser Vuestra Merced tan leal baçallo, y los oydores tienen vida por Vuestra Merced y que, quando le diesen veynte mil pesos de renta perpetuos y un ábito de Santiago, no pagarían a Vuestra Merced con mucho de lo que merece. Y el tener tan obligados a los oydores, plega a Dios lo conoscan y que no den mal por bien, que al cabo lo an de hazer, y no fíe mucho de ellos y, quando ubiere efeto de que Vuestra Merced aya de ir a Castilla, dexe primero quieta toda la tierra y que no aya Arana ni Arañas y, en su lugar, a nuestro ermano Martin de Olmos con la bara y buenos papeles y muchos, y Vuestra Merced dará orden como nos beamos todos los hermanos juntos.

150Pezárame mucho quando se sintiese en alguna manera por ver el fabor que Vuestra Merced da a los oydores que ya se trata, y Vuestra Merced bea la obligación que ay, y si Vuestra Merced puede ser señor y hazer mercedes, más bale que no esperarlas de mano agena.

151Sea en lo de la pólvora, no ay un grano. Vuestra Merced me enbíe con un yndio alguna piedra sufre y del primer salitre que rrefinare Arcos se ará que las manos anden en la maga y, por todas las vías que Vuestra Merced pudiere, hagan pólvora y note Vuestra Merced que a de ser menester.

152Ya tengo escrito a Vuestra Merced las bidas y aziendas y açotes que tienen rrepartidos algunos bellacos de por acá, ya con cuchilladas, y la trama que ay les haze hablar. Considere Vuestra Merced que el Audiencia no a de estar oprimida siempre y que se a de hazer señora y tener libertad, y con ésta a de vengarse a manos llenas. De todo sea yo abisado, y se me embie la piedra çufre.

153A nuestra madre y ermanos y a todos los deudos beso las manos. Guarde Nuestro Señor a Vuestra Merced libre de tiranos como yo deseo. Y de San Pablo, Martes.

Carta n° 2

154De un hermano que todo bien desea, fray Joan Dolmos al capitán Francisco Dolmos Piçarro de la ciudad de Quito y alcalde ordinario de su Magestad, mi hermano

155Señor hermano, ayer martes escreví a Vuestra Merced con un alcalde de mitayos de Otabalo llamado don Alonso de Salazar. Vuestra Merced la cobre, que importa. Tenga Vuestra Merced paciencia en leer mis cartas y más ésta, que como es tanta prenda, la de Vuestra Merced lloro. Le(e) desde aora.

156Yo no pretendo rrentas ni onrras por manos de oydores burladores, sino sólo la vida de Vuestra Merced, y que no dexe Vuestra Merced manchado y desonrrado todo nuestro linage y, pudiendo Vuestra Merced dar ser y onrra, no es rrazón la pierda. Después destos alborotos de Quito, a cobrado el mejor nonbre y más onrroso que ninguno en el mundo y de tan bueno como asta aquí a sido. Ya bolviendo la oja, a de ser el más aborrecido que jamás se aya oydo. Si Vuestra Merced no avía de llevar el negocio hasta el cavo, no lo comensara y, como se me escrive Vuestra Merced que a dado libertad a su patria y librádola de alcavalas y tributos, fuese así, era bueno.

157Pero es posible que vuestra Merced no abre los ojos a ber que le traen engañado y que esos oydores le burlan y que le an de quitar la cabeça y onrra si Barros está ya libre y con el mariscal. No be Vuestra Merced que mañana a de sentarse en la silla y que a de hazer su oficio y executar el rromance que contava, miradero de Tarpeya, y que dixo que Vuestra Merced es rrey de gallos de muchachos de escuela y que, pasada la fiesta, abían de ser asotados del maestro. Pluguiera a Dios y Vuestra Merced estubiera mil leguas de aquí y no se ubiera metido en este negocio, que palabras, que promesas falsas que ubo que a mobido a Vuestra Merced entregar el estandarte a las cassas rreales. Barros saldrá con él y los dos oydores con las dos vanderas y el general que es dicho lo guiará y todo Quito quedarán por traydores. Arana entrará y, quando no, basta Barros.

158Los ojos se me caen de la cara de mal nonbre que Vuestra Merced ba cobrando. A la ciudad está obligado Vuestra Merced, por el común es rrazón que Vuestra Merced muera. No digo yo que aya alsamiento ni muertes, si no que con la hoz del rrey dé libertad Vuestra Merced a gente afligida y desventurada, y que quiten esos perros rrabiosos rroedores y que no aya Audiencia y que rrija el cabildo, y el rrey olgará mucho y abrá perdón mejor por esta vía que por la que ba ordenada. No be Vuestra Merced que no tiene obligación el Audiencia a guardar palabra. ¿Qué le falta a Vuestra Merced para cobrar un nonbre perpetuo de libertador de su patria, de capitán famoso? ¿Dónde se hallará otra ocación como ésta tan justa, tan buena ?

159Vuestra Merced no tiene las espaldas seguras de todo quanto y de toda la tierra. Oya a los que le hablan y tome consejo con los biejos y cabildo. No confie en sí, ni se atenga a balentía y brío, que son los que primero caen. No se atenga Vuestra Merced a que, por aber librado a los oydores de muerte, les a de ser amigos, que ésos le an de cortar la vida y afrentar y senbrar las casas de sal. Mire Vuestra Merced que acá no ay otro nonbre sino que son traydores. Y pues alsaron bandera y todo el pueblo apellida a Vuestra Merced, be una bes con estos negocios, y por govierno de cabildo asiente la tierra. Arana está en Chimbo y no es ido. Como an dado a sus enemigos el estandarte, si trae gente como la traerá, ¿qué seguridad tiene Quyto de benser ni quedar debaxo? ¿Ay tierra en el mundo más abatida, más desonrrada y ultraxada?

160Si con tiempo Vuestra Merced haze su hecho quitando el Audiencia, todos son al pueblo y sino, ay dissensión y bandos y unos a otros se matan, y haziéndolo con tiempo no basta a todo el mundo. Los onbres que ay por acá prometen ya cabesas, acotes y rrentas. Los que son del pueblo lloran sus trabajos, la esclabonía, el pecho, tributos, alcabalas, y esto es la verdad y no dude en ello. Vuestra Merced, pues es alcalde del rrey, lo primero tome la caussa del depositario, pues dizen será ya muerto, y ahorque al médico y a todos los de arcabuzes. Y si Vuestra Merced no lo haze, yo lloro la triste muerte de Vuestra Merced.

161Desde luego no procure Vuestra Merced España ni rrey, ni salir de su cassa, y deje lo todo y bea el bien común y dé libertad de esta tierra. Xo pierda esta ocación. A me desmayado tanto lo del estandarte y suelta de Barros que e despedido a Luis de Arcos para que se baya con Dios y dexe lo que tenia entre manos, y esto será el mesmo día que ubiere rrespuesta a Vuestra Merced si el estandarte no lo an debuelto al cabildo y Barros está como merece aunque llegue ésta ya estará en su silla.

162Y ayer en esos días, oy en plática a muchos rreligiosos y soldados, todos aficionados a Vuestra Merced, que toda la tierra lloran el desmán del depositario y su brio y que, aunque lo muestra y la tiene, que al fallo le a defaltar como a moço poco experimentado, y la peor, que dizen cossas de criollos, hermano de mi alma. Estoy que pierdo fee de ber el mal que a de aber y, quando no fuera mi hermano tan metido en estos negocios asta los codos, no me diera tanta pena. A mí no me muebe la pasión ni ynterese sino digo lo que a de suceder.

163Y si Vuestra Merced no sale a este negocio, procúreme por todas bías con el provincial una licencia para irme adonde no bea más a Quito en mi vida y, estando lexos, sentiré menos los travajos de Quito quando algo aya de dar libertad a Quito. Pues tiene al Cusco seguro y faborable, no ay que rreparar. An me dicho bienen dos onbres, o an llegado a Quito, en busca de Vuestra Merced, de Cusco. Abíseme lo que ay y su benida, y a ésta y a las demás me avise largo Vuestra Merced, que el mensajero es propio y seguro. Y tome todo lo que le digo como de hermano que tanto le ama y bien desea.

164La que ba con ésta de Vuestra Merced al capitán Francisco de Arcos, y cobre rrespuesta y aconséjese con los dos biejos, pues son padres y saven en qué caen estas cossas. Abra Vuestra merced los ojos para que bea quán engañado le traen bellacos traydores.

165Y de San Pablo, miércoles, de un hermano que todo bien desea.

166Fray Joan Dolmos

167(A.G.I. Patronato 191, r° 15)

Notes

1 Relation de las alteraciones/... de Quito. § 3 (A.G.I. Lima 33).

2 A.G.I. -E.C. 912 A.

3 Quaderno de la délation fecha por el capitàn Joan Sànche: de Bohórque: y don Filipe de Herrera y otros, y conffisiones de Martin Ximeno y otros sobre los alborotos de Quito (A.G.I. Quito 24).

4 Ibid.

5 Ibid.

6 Mémorial de cargos contra el licenciado Cabezas. cargo n= 61 (A.G.I. Quito 1).

7 Quaderno de delación...(op. cit.).

8 (AGI. Quito 23). Se trata de una copia de la carta dirigida por Moreno Costilla en septembre u octubre de 1592. El docuraento se encuentra en un expediente reunido en 1599 por su yerno para obtener su perdón mientras estaba desterrado de Quito

9 Op. cit.

10 Relatión de las alteraciones/…/ de Quito, §11 (op.at).

11 Para más detalles sobre les antécédentes de Arana. v. el articulo que le dedica Salvador ROMERO SOTOMAYOR, en Revista Histónca (Lima), t. Mil n= 1-2, 1925, p. 119 sq.

12 Sobre las peculiaridades de este cuerpo v. G. LOHMANN VILLENA– "Las compañias de gentileshombres lanzas y arcabuces de la guarda del vierreinato del Perù", Anuano de Estudios Americanos XII (1956) pp. 141-215.

13 V. La carta del virrey al soberano con fecha del 15 de enero de 1593 (A.G.I. Lima 33) y la Conusión que dio el virrey al general Pedro de Arana (A.G.I. Patronato 191 r°l).

14 V. la Carta que escnbió él gênerai Pedro de Arana de lo subcedido en el viaje a Quito hasta los veinte de diciembre (op. cit.).

15 Relación de las alteraciones/.../ de Quito, § 19 (op. cit.).

16 Esas cartes fueron publicadas por F. Gonzalez Suàrez en su articulo "Cartas al general Pedro de Arana, escritas por el cabildo civil de Quito y algunos de sus miembros", Boletin de la Sociedad ecuatoriana de Estudios históricos americanos, t. I n° 2 (agosto-sept. 1918) pp. 154-158.

17 V. nota 14.

18 V. nota 16.

19 Mémorial de cargos contra el licenciado Cabezas, cargo n= 62 (op. cit.).

20 Relazión en lo tocante al reveliôn de Quito (op. cit.).

21 Antonio Morán, Quito, 23 X 1600 (A.G.I. Quito 25).

22 Relazión en lo tocante al revelión de Quito (op. cit.).

23 Relatión de las alteraciones/…/ J de Quito § 24 (op. cit.).

24 A.G.I.-E.C. 912 A.

25 Relatión de las alteraaones/... /de Quito, § 25 (op.cit). Segùn el padre Juan de Velasco. esos agitadores eran conocidos con el nombre de "capuchinos" o "africanos" por las capuchas con que se tapaban los rostros o el hollin con que se embadurnaban para amedrentar a los tibios. Por nuestra parte, no hemos encontrado esos detalles ni esos términos en la documentacion de la época.

26 A.G.I.-E.C.912A.

27 Ver sobre esto su caria del 4IV 1587 (A.G.I. Quito 26).

28 Relación de las alteraciones/.../ de Quito. § 30 (op. cit.).

29 15 I 1593 (A.G.I. Lima 33). Sobre la prudencia del reino de Nueva Granada frente a los eventos de Quito, v. El carnero. op. cit.. cap. XVII.

30 Consulta del 31 MI 1593 (A.G.I. Quito 1).

31 Relazión en lo tocante al revelión de Quito (op. cit.). Esta actitud es confirmada por más de diez testigos de la acusación en el Mémorial, de cargos ya citado.

32 Ibid.

33 Ibid. Para más detalles sobre este asunto. v. el expediente de ese singular personaje (AGI. Quito 8).

34 Más tarde, en Quito, no faltó quien subravara la extraiña mansedumbre, e incluso la amistad, que Arana mostró hacia F. de Olmos Pizarro. V. a este propósito un fragmenta de una carta del 27 de noviembre de 1593. cuyo autor es desconocido: "...es el más culpable delinqüente de todos y el Audiencia no procede contra él por huir diferencxas con el general, que es publico le a librado por amistad que le tiene."(ibid.) En sus cartas. reproducidas en anexo al présente capitula el padre F. de Olmos Pizarro alude también. de manera velada, a esta extrana situation.

35 V. a este propósito el Quaderno de confesiones citado más arriba.

36 V. su carta del 3 V 1593 (A.G.I. Quito 8).

37 V. A este proposito la consulta del 4 V 1590 (AG.I. Quito 1) v la carta del virrey fechada el 3 V 1592 (AGI. L/ma 32).

38 V. sus cartas de los 2 y 3 de mayo de 1593 (A.G.I. Quito 8).

39 Relazión en lo tocante al revelión de Quito (op. cit.)

40 14 IV 1593 (A.G.I. Quito M).

41 Carta del virrey, 12 IV 1594 (A.G.I. Lima 33).

42 Para el detalle de las multas decretadas por Arana, v. A.N.E. Real hacienda 3, Libro común y general de toda la real hacienda que su Magestad tiene en esta real caja y provincia de San Francisco del Quito del cargo del contador Francisco de Cáceres, afio de 1593, ff. 44-66.

43 Sobre cosas de Quito. 18 XI 1593 (ibid.).

44 20 XI 1593 (A.G.I. Patronato 191 r°13).

45 A este propósito, puede sorprender que no hayamos hecho alusión a la desventura carnavalesca de D. Sancho de la Carrera, quien habría pagado cruelmente su rechazo a ser el rey de la plebe. El P. Juan de Velasco relata ese episodio, pero no hemos encontrado ninguna huella de él en la documentación de la época. Nos parece sobre todo revelador de la imagen mitica que, mas tarde. Quito conservaria, y/o reconstruiría, de los acontecimientos de la alcabala.

Notes de fin

* Como siempre en casos semejantes, los protagonistas han dejado sus versiones de los hechos, a menudo en caliente, por lo tanto llenas de pasión y subjetivismo
- Para la Audiencia, v. tres documentos:
Relación de lo subcedido en la ciudad de Quito después que en ella se pregonaron las alcabalas por mandado de Su Magestad, firmada por el fiscal Miguel de Orozco (A.G.I. Quito 8, ff 812r-829r), bajo el mismo título una versión un poco abreviada (ibid. ff. 830r-846v) y los Recados que esta Real Audiencia de Sant Francisco de Quito embia al rey Nuestro Señor al Real Consejo de Indias (ibid. ff. 884r-893r y 898r-914v).
- Para el punto de vista del cabildo:
Relación de lo subcedido en la ciudad de Quito cerca de la ympusisión de las alcabalas el pasado año de 1593 y éste de 94 (ibid. ff. 851r-857r) y Relazión en lo tocante al revelión de Quito 45 ff. (A.G.I. Quito 26)
- Para el enfoque oficial de los hechos, v. dos documentos redactados sin duda en las oficinas limeñas del virrey:
Relación de las alteraciones que el año mill quinientos y noventa y dos y tres uvo en la ciudad de Quito, 13 ff, 58 § (A.G.I. Lima 33) y Relación de lo sucedido en la ciudad y provincia de Quito cerca de la revelión y alteración y delitos graves que cometieron después que tuvieron noticia que el rey nuestro señor mandaba asentar el dos por ciento de la alcabala, 6 ff. 45 §, (A.G.I. Patronato 191 r=12).
- Algunos momentos se pueden también precisar con documentos particulares:
Carta que escribió el general Pedro de Arana de lo subcedido en el viaje a Quito hasta los veinte de diciembre (1592) B.N.M. Ms. 3044, n°45, ff. 354-363. Se trata de dos largas misivas, de los 11 y 20 de diciembre de 1592 en las que Pedro de Arana expone detalladamente su progresión hacia Quito, sus primeros contactos con la ciudad y sus reflexiones sobre la situación global;
Memorial de cargos (65 §) contra el licenciado de Las Cabezas de Meneses, donde se pormenorizan las acusaciones contra su actuación y comportamiento en varios momentos álgidos de la crisis, así como su defensa ante esas acusaciones (A.G.I. Quito 1); Información de oficio de los servicios y partes de Cristóbal Sanguino hecha en la Real Audiencia, Quito 23 III 1602 (A.N.E. Gobierno 3).

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr