Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La ilusión del poder

 | 
Rafael Varón Gabai

Primera parte. La dinámica de la empresa

Capítulo 2. Capitulación, mercedes y fiscalización

Texte intégral

LA CAPITULACIÓN DE TOLEDO Y LAS PRIMERAS MERCEDES

1El reconocimiento regio de la empresa pizarrista sería tan importante como su organización financiera: en efecto, permitió neutralizar las aspiraciones de otros conquistadores, también tentados por las noticias que llegaban del sur. La exclusividad de la empresa reduciría el riesgo que podría enfrentar la tercera expedición conquistadora —es decir, desde el punto de vista de una competencia entre españoles— facilitando simultáneamente el otorgamiento de créditos. Estas fueron las motivaciones que impulsaron a Pizarro a interrumpir sus avances en el terreno, en favor de una visita a la metrópoli.

2El acceso a los círculos de poder de la corte castellana requería de una gran dedicación y habilidad que condujese a la comunicación con secretarios, consejeros y el rey. Howard Keniston, en la extraordinaria biografía titulada Francisco de los Cobos. Secretario de Carlos V, ofrece una imagen de las más altas jerarquías del aparato burocrático español, que ha sido descrito por Antonio Rodríguez-Moñino, en la introducción del libro, como:

  • 1 Rafael Rodríguez-Moñino Soriano en la introducción a Keniston, Francisco de los Cobos, xxi.

Un organismo vivo con las intrigas, las mezquindades, las ambiciones y las ansias de poder de unos hombres. También caen dentro de esa descripción el trabajo infatigable de los mismos y su constante dedicación a la empresa imperial.1

  • 2 Porras, Nombre del Perú, 61.

3En un medio de tales características, Pizarro debió acudir a España premunido no únicamente de la narración hiperbólica del fantasioso griego Pedro de Candía y su hato de camélidos americanos, sino también de contactos seguros. La estrategia del conquistador debió iniciarse en Tierra Firme, cuando se vinculó con hombres poderosos que contaban con influencias personales en la corte. El más notorio de ellos fue el licenciado Espinosa, quien mantenía informadas de los asuntos americanos, por medio de su correspondencia, a diversas personas del más alto nivel en la metrópoli. Pero también resulta patente el contrato firmado con el tesorero Puente en Panamá, el 27 de enero de 1526, en el que Almagro y Luque, en nombre de Pizarro, le ofrecían oro a cambio de su influencia ante el rey.2

  • 3 Keniston, Francisco de los Cobos, 13.

4Por último, debe recordarse que el conquistador había actuado en una expedición con el cuñado del poderoso secretario real Lope Conchillos. En 1507 Conchillos y el obispo Juan Rodríguez de Fonseca habían sido designados por el rey Fernando responsables de los asuntos de Indias. Un año después, Francisco de los Cobos, que iniciaba su meteórica carrera, aparecía como criado, oficial o escribiente de Conchillos.3

  • 4 Samano había sido nombrado secretario de Indias y secretario de Cobos el 15.11.1519, manteniendo la (...)

5Cuando Pizarro llegó a España, Cobos era uno de los personajes más poderosos de la corte castellana de Carlos V. Puede deducirse, en base a la documentación que muestra los nexos de Pizarro en años posteriores, que gran parte de su esfuerzo se dirigió a buscar un acercamiento hacia Cobos y las personas que lo rodeaban. Entre éstos destacaban Juan de Samano y Juan Vázquez de Molina.4

  • 5 Ibid., 53.
  • 6 Lee, “Algunos documentos sobre los primeros conquistadores”, 372-374.
  • 7 Ibid., 374-375.
  • 8 Lohmann, Francisco Pizarro, 37.
  • 9 Keniston, Francisco de los Cobos, 151.

6Una merced que obtuvo Cobos el 20 de noviembre de 1519 fue el nombramiento de fundidor y marcador mayor de Yucatán y los territorios conquistados por Diego Velázquez. Pero al recibir las noticias de nuevos descubrimientos, desde su ventajosa posición en el Consejo de Indias, Cobos solicitaba la extensión inmediata de sus privilegios. Cuando se descubrieron los tesoros de México y del Perú, este rubro se convirtió en la principal fuente de su riqueza.5 Durante la visita de Pizarro, Cobos tomó las previsiones para asegurar la adecuada recolección de sus dineros. El 6 de marzo de 1529 el funcionario imperial otorgó un poder a Juan de Samano para cobrar lo procedente de la merced que había recibido y que consistía en “20 mil ducados librados en las Islas Española, San Juan, y Cuba y Nueva España, y de las salinas de Indias y del oficio de fundidor y marcador mayor del oro y plata.”6 El 23 de noviembre Samano sustituyó ese poder para que lo usasen Pizarro y los tres oficiales reales que habían sido asignados a la expedición del Perú: Alonso Riquelme, Antonio Navarro y García de Salcedo.7 En una carta enviada por Pizarro a Samano desde Cajamarca, el 8 de junio de 1533, directamente le pedía ayuda en la corte para conseguir mercedes, especialmente para ampliar los límites de su jurisdicción. A cambio, Pizarro ofrecía “aprovechar las cosas de su servicio”, pero también anotaba que enviaba oro a Cobos, procedente de sus rentas.8 Dos meses después, cuando Espinosa escribió a Cobos sobre el enorme tesoro de Atahualpa, le ofreció encargarse de hacerle llegar su parte del tesoro.9

  • 10 Victoria Carmona Vergara, “Informadores en la corte y consecuencias políticas en el Perú temprano. (...)

7Un reciente trabajo muestra interés en el tema de las decisiones metropolitanas ligadas al Perú. Ahí se señala que algunos otros personajes favorecieron a Pizarro en España. El más notorio fue el cardenal Loaysa, presidente del Consejo de Indias, pero también fueron importantes el consejero de Indias, Diego Beltrán, y el obispo de Lugo, Juan Suárez de Carvajal. Beltrán debía a Pizarro los favores prestados a sus hijos Antonio Beltrán y Bernardiño de Mella en el Perú. El obispo recomendó a sus hermanos Illán Suárez de Carvajal y el licenciado Benito Suárez de Carvajal, quienes acompañaron a Hernando Pizarro al Perú.10

  • 11 En el documento no se ve a quién iba dirigido, quizá por haber sido cortado en su extremo superior. (...)
  • 12 Ballesteros, Francisco Pizarro, 52.

8La llegada a España no debió ser placentera. Pizarro y el licenciado Corral fueron encarcelados a causa de una deuda colectiva que habían asumido “los concejos y vezinos de la ciudad de Darién y villas de Acia y el Nombre de Dios”. Sin embargo, una provisión librada en el Consejo Real mandó que los liberaran bajo juramento de presentarse personalmente en aquel Consejo “y con esto les alcen la carcelería o prisión que les está hecha”.11 El cronista Antonio de Herrera y Tordesillas asegura que fue Hernando Cortés quien usó sus influencias para conseguir la liberación de su paisano,12 aunque no se tiene evidencia alguna que respalde esta afirmación.

  • 13 Góngora, Colonial Spanish America, 21.
  • 14 El original fue hallado por Porras, según su propio testimonio, en AGÍ, Patronato 90, n. 1, r. 3. E (...)
  • 15 El texto completo fue publicado en Porras, Cedulario del Perú, 1:18-24 y los documentos conexos en (...)

9Luego de las gestiones iniciales de Pizarro en la corte, se pasó al aspecto práctico de dar forma legal al acuerdo que firmarían ambas partes. El documento fundamental para estos casos era la Capitulación, originada en la Edad Media española y que, desde entonces, tenía como finalidad asegurar el derecho prescriptivo a una recompensa para el conquistador que a su propia costa servía a la corona.13 La Capitulación suscrita entre Pizarro y la emperatriz Isabel fue fechada el 26 de julio, pero firmada el 17 de agosto de 1529.14 En ella se concedía al conquistador la licencia para continuar con sus descubrimientos, conquista y población del Perú.15 Para este fin se ofrecía en el mismo documento una serie de mercedes que se harían efectivas cuando se tomase posesión de la tierra, pero la cautela de los funcionarios castellanos era el aspecto más saltante del documento. Si bien a primera vista podría sorprender una aparente magnanimidad real, la revisión detenida muestra únicamente dos compromisos importantes que la corona asumía en firme: primero, entregar la exclusividad de la empresa a la compañía de Pizarro y Almagro, y, segundo, apoyar la adquisición de armas de fuego e insumos para su uso y caballos. Los títulos y rentas para los conquistadores llegarían a materializarse solamente en caso de existir la riqueza que ellos prometían, así como su capacidad para conquistarla.

  • 16 Porras, Cedulario del Perú, 1:20, 35.

10La Capitulación ofrecía ampliar los privilegios concedidos a los conquistadores cuando se tuviese conocimiento pleno del nuevo territorio, especialmente para Pizarro, quien, según se deduce del propio texto de la Capitulación, solicitó con bastante detalle sus pretensiones. El pedido de vasallos se dejó pendiente, pero mientras tanto se le otorgó la vigésima parte de los tributos de la tierra, siempre que no excedieran de mil quinientos ducados, de los cuales mil serían para Pizarro y quinientos para Almagro.16

  • 17 Ibid., 20-21.

11De manera similar se trató el asunto de las ansiadas encomiendas de indígenas, con el cauto ofrecimiento de otorgarle en el futuro “poder para que en nuestro nombre... fagays la encomienda de los yndios de la dicha tierra, guardando en ellas las ynstruciones e hordenancas que vos serán dadas17. Dinero e indios eran sin duda alguna las dos materias más delicadas y atractivas de la invasión al Perú. Sin embargo, por el momento se déjàban en suspenso, aunque la actitud real en los años venideros demostraría la voluntad de cumplir con las promesas referentes tanto a los vasallos como a las encomiendas, por lo menos mientras se mantuviese el estado de guerra y se concluyese la organización de la explotación europea del territorio.

12La Capitulación estuvo acompañada de un conjunto de cédulas, emitidas en el mismo lugar y con igual fecha, que otorgaban las mercedes ofrecidas contractualmente en la Capitulación, además de algunas adicionales. De esta manera, Pizarro recibió los títulos de Gobernador y Justicia, Capitán General, Adelantado y Alguacil Mayor; además, se le otorgaba un salario de 1,000 ducados al año de por vida, de las rentas que produjese su gobernación, y la Tenencia de las fortalezas del Perú. Por otro lado, se le proveía con la gobernación de la Isla de las Flores, cercana a Panamá, mientras la quisiese, a cambio de un pago de 200,000 maravedís al ciño. Finalmente, se mantenían tanto a Pizarro como a Luque y Almagro sus encomiendas de indios y propiedades en Tierra Firme (ver anexo 1).

  • 18 Las referencias se encuentran en el anexo 1. La entrega de armamento real a esta expedición de conq (...)

13Una categoría diferente de mercedes era la que otorgaba exoneraciones tributarias. Así, se daba licencia al conquistador para pasar cincuenta esclavos sin derechos, se le exoneraba de almojarifazgo hasta por valor de 3,000 pesos de oro de mercaderías y se le proveería de 40 quintales de salitre al precio reducido al que lo compraba la corona. Sin embargo, más importante fue el apoyo directo que se le prestó, especialmente en cuanto a la financiación para adquirir armas de fuego e insumos. Una cédula autorizaba a Pizarro a comprar piezas de artillería hasta por valor de 300,000 maravedís, cuyo costo le sería reembolsado de la Real Hacienda en Tierra Firme. Más aún, se le darían, libres de pago, tres tiros de bronce que la corona tenía en Nombre de Dios; asimismo le proveerían de azufre, salitre, plomo, almires y calderas, que pagaría cuando su gobernación dispusiese de rentas.18

  • 19 Porras, Pizarro, 45-95 estudió minuciosamente esta Información para aclarar aspectos tempranos de l (...)
  • 20 Lohmann, Espinosa, 265.

14En cuanto a las mercedes honoríficas más tempranas, destacan dos que fueron pedidas por Pizarro en la corte: el escudo de armas, otorgado el 13 de noviembre de 1529 — el primero de tres que le concederían —, y su incorporación como caballero de la orden de Santiago. Para esta última se ordenó efectuar una Información de su linaje en su Trujillo natal, la que fue efectuada en el año 1529.19 A fines de ese mismo año Pizarro pedía que se le impusiera el hábito de Santiago en Sevilla, donde se encontraba preparando la armada que llevaría al Mar del Sur.20 Tanto la Capitulación como el conjunto de documentos que forman el acuerdo contractual de Pizarro con la corona traslucen la confianza de ambas partes así como la necesidad mutua para que la empresa se lleve a cabo.

  • 21 Un registro de las mercedes otorgadas a los Pizarro se encuentra en el anexo 1.

15Si bien Pizarro había llevado indígenas de la periferia del territorio incaico a la corte, así como animales y productos varios, que por su exotismo debieron impresionar al emperador, no deja de llamar la atención el hecho de que la corona aportase capital para la financiación de la empresa. El monto no era exorbitante, pero sí ilustra el papel activo que tuvo el estado en la penetración europea de América, tanto en el aspecto económico como en la fiscalización que ejerció en las expediciones a través del control sobre ciertos insumos estratégicos, las armas de fuego y los metales para fabricarlas.21

  • 22 Cieza, Crónica del Perú. Tercera parte, 81.
  • 23 Trujillo, 24.4.1566, AGÍ, Escribanía 496-A, ff.685v-686v. A pesar de sus esfuerzos, Porras, Pizarro (...)
  • 24 Cieza, Crónica del Perú. Tercera parte, 82.
  • 25 Documento resumido en Lohmann, Francisco Pizarro, 327. Procede de la crónica de Cieza, el expedient (...)

16Concluidas las gestiones de la Capitulación, Pizarro se dirigió por breve tiempo a Trujillo.22 El cura Pedro Martínez Calero asegura que vio al conquistador “en esta cibdad de Truxillo, siendo este testigo pequeño, y que fue quando vino la primera vez a España el dicho marqués don Francisco Pizarro de Yndias. ”23 Sin duda Pizarro partió apresurado de Trujillo y de España, “porque, lo uno, él tenía pocos dineros que gastar, y lo otro, no vía ya la hora que estar en la tierra que dexaba descubierta”.24 Las condiciones pactadas con la corona tuvieron eco en aquellas acordadas entre Pizarro, Almagro y Luque, quienes, posiblemente a raíz de la Capitulación, decidieron suscribir un convenio de renovación de sociedad en Panamá, el 12 de mayo de 1530.25

Las autoridades de Panamá

17Las expediciones organizadas desde Tierra Firme en la época del gobernador Pedrarias, lo tuvieron a éste no solamente como promotor y partícipe directo sino también como responsable ante las autoridades metropolitanas. Las comunicaciones que enviaban al rey y al Consejo de Indias los capitanes de las expediciones y los conquistadores fueron motivadas por la expectativa de obtener mayores prerrogativas y mercedes que las que pudiese ofrecer el gobernador. Sin embargo, una vez obtenida la Capitulación real para emprender una expedición, los funcionarios de los territorios que contaban con una organización jurisdiccional se constituían en fuente de información y, en ocasiones, de ejecución de la autoridad real.

  • 26 R.C. al Lic. Juan de Salmerón, Madrid, 10.8.1530. Publicada en Porras, Cedulario del Perú, 1:89-90.
  • 27 Una referencia decía que “son aquellas islas [de las Perlas] la primera tierra que los que vienen d (...)
  • 28 Lic. De la Gama a S.M., Nombre de Dios, 24.5.1531. AGÍ, Patronato 194, r. 3, ff. 3-4v.

18La expedición del Perú había seguido los pasos acostumbrados y, desde la partida de las naves de España, en 1530, se habían cursado comunicaciones a las autoridades de Tierra Firme, así como al licenciado Juan de Salmerón, oidor de la Nueva España, solicitándoles una Información que explicara la ausencia en ella de oficiales reales.26 Aprovechando las circunstancias, el licenciado Antonio de la Gama, juez de residencia y gobernador de Panamá, pretendió demostrar el celo con que cumplía su cargo. En carta dirigida al rey desde Nombre de Dios, el 24 de mayo de 1531, acusaba a los expedicionarios de diversas irregularidades. Al llegar el licenciado a Panamá, Pizarro ya había partido a la Isla de las Perlas, en el golfo de Panamá, por lo que, en su seguimiento, envió a un subalterno a que efectuase una “visita”.27 De la Gama informó que sólo encontró a dos de los frailes dominicos, mas no a los oficiales reales, aunque Riquelme acompañaba al visitador para unirse a la expedición. Además, la mitad de la gente que llevaba Pizarro era “muy ruyn e dohente [y] no llevaba bastimentó ni armas que convenía28.

  • 29 Ibid.

19No ha de sorprender que el capitán Cristóbal de Mena no permitiese el ingreso del visitador a su navio. Los motivos de la resistencia eran dos, según De la Gama: primero, algunos de los expedicionarios, escondidos en el interior del navio, se habían marchado de Panamá a pesar de “que estaban sobre juramento que no saldrían de la tierra sin pagar algunas deudas, e se fueron escondidamente a donde el dicho Pizarro”. En segundo lugar, parece que se estaba tratando de apoyar la financiación del costoso viaje que se avecinaba y “el dicho Hernando Pizarro mandó sacar perlas a ciertos indios, sin para ello tener licencia”. Una apreciación de De la Gama, que se volvería una constante entre aquellos que conocieron a Hernando Pizarro, fue que “llevaba medio alterada e amotinada alguna gente della que iba con el dicho Pizarro”, agregando una plegaria por que “allá [en el Perú] no les acaesa algo de lo que acá todos piensan. ”29

  • 30 La reina al Lic. De la Gama, juez de residencia de Tierra Firme, Medina del Campo, 19.12.1531. AGÍ, (...)
  • 31 Lic. De la Gama a S.M., Panamá, 25.2.1532, AGÍ, Patronato 194, r. 9, f. 24. La penetración del terr (...)

20El licenciado De la Gama halló acogida a sus comunicaciones, recibiendo una cédula y una carta de la reina. En la primera se le ordenaba llamar a las partes implicadas en el asunto de la Isla de las Perlas para administrar justicia. La carta agradecía la noticia de la llegada de Pizarro “a la tierra” y el envío que se haría de oro y plata, según las cartas que los oficiales del Perú le habían enviado al licenciado, de lo que la reina se encontraba satisfecha.30 Posteriormente, De la Gama informaba que un navio había llevado a Panamá “unos frailes dominicos y otros franciscos” que habían ido al Perú desde Nicaragua. No había venido oro en ese navio, decía, pero se esperaba otro que sí traería el ansiado metal. El licenciado volvía a preocuparse por el comportamiento de los conquistadores, enviando una Información sobre el trato que daba Almagro a los indios que tenía en la Isla de las Flores, por la que se vería “cómo son tratados e trabajados e cómo convendría quitarlos del arrendamiento en questán, ques muy grande cargo de conciencia que estén ansí”.31

21La denuncia aparentemente tuvo efecto, ya que algunos meses después la reina emitía una cédula en la que recordaba las condiciones en que la Isla de las Flores había sido concedida a Pizarro en la Capitulación de 1529, haciendo hincapié en las Informaciones recibidas sobre su incumplimiento. En cuanto a los indios decía que

  • 32 La reina al gobernador o juez de residencia de Tierra Firme, Segovia, 28.9.1532, AGÍ, Indiferente 4 (...)

los travaja mucho sacándolos de su tierra y llevándolos a otras partes a travajar, e hazer canoas, e a guardar puercos e acarrear madera para un navio quel dicho Francisco Pizarro dizque haze en esa tierra... e que la persona quel dicho Francisco Pizarro tiene en la dicha isla para que los granjee los llama perros, y les da palos, y les haze comer hiervas, y que a esta causa muchos de los dichos indios se an ydo e ausentado de la dicha isla.32

  • 33 Ibid.

22La cédula finalizaba ordenando una averiguación que impidiese el maltrato de los naturales.33

  • 34 El rey al gobernador de Tierra Firme, Toledo, 18.4.1534, AGÍ, Panamá 234, lib. 5, f. 158.

23A pesar del aparente enfrentamiento que se dio entre los conquistadores y el funcionario, la situación cambió radicalmente luego del viaje de Hernando Pizarro a España. El rey había ordenado, entre otras cosas, que no se privara a Almagro de sus bienes en Tierra Firme ni tampoco de aquellos que tenía en la Isla de las Flores, sino que por el contrario “le hayáis por encomendado y le ayudéis y favorescáis que en ello me serviréis”.34

  • 35 El rey a Francisco de Barrionuevo, gobernador, y a los oficiales de Tierra Firme, Valladolid, 19.7. (...)
  • 36 Descargo del Lic. De la Gama en su juicio de residencia, Panamá, 17.3.1534, en Barriga, Los mercena (...)

24Es probable que el favor real que destellaba alrededor de Hernando convenciera a De la Gama que más le convenía hacer frente común con los Pizarro, especialmente ante la sospecha del viaje que próximamente emprendería al Perú en misión oficial. Así, había escrito al emperador quejándose de las molestias causadas a Hernando en Tierra Firme por el nuevo gobernador Francisco de Barrionuevo, por lo que el monarca respondió con una orden para que las autoridades de Tierra Firme no molestasen ni a De la Gama ni a Hernando Pizarro.35 Para entonces, Hernando Pizarro y el licenciado habían encontrado el camino de la amistad, comían de la misma mesa en Panamá e intercambiaban presentes. Incluso viajaron juntos a Nombre de Dios para hacer la visita del navio que llevaría a Hernando a España, con el oro del Perú.36

NUEVAS NEGOCIACIONES DE HERNANDO PIZARRO EN LA CORTE

25Inicialmente los españoles habían conseguido penetrar en el territorio y obtener la iniciativa militar y política en el enfrentamiento contra el estado incaico. El marco legal hasta entonces había sido la Capitulación de Toledo y los documentos conexos de 1529. Resulta inevitable la conclusión de que el aparato legal tuvo un efecto favorable sobre la empresa pizarrista. Como se vio anteriormente, la exclusividad pactada para la empresa generó una cédula, el 10 de agosto de 1530, por la que se prohibía a Pedrarias Dávila, promovido a gobernador y capitán general de la provincia de Nicaragua, que enviase a la provincia de Tumbes (es decir al Perú) una expedición que tenía planeada a cargo de los capitanes Hernando de Soto y Pedro de Arbites, con ciento cincuenta hombres, así como las cabalgadas y entradas, o aun contratar con indios en la gobernación de Pizarro. Años después, el 8 de marzo de 1533, se emitía otra cédula con similar prohibición dirigida esta vez al gobernador de Guatemala, Pedro de Alvarado y su gente. La corona cumplía así con su compromiso más importante: asegurar que empresarios-conquistadores independientes, o con otras concesiones que resultaban comparativamente menos atractivas, no se entrometiesen en la conquista del Perú.

  • 37 Porras, Cedulario del Perú, V.passim; Lockhart, Men of Cajamarca, 235; Hemming, Conquest of the Inc (...)
  • 38 Porras, Cedulario del Perú, 1:125.
  • 39 Ibid., 127. Lamentablemente no se conocen esta relación ni la descripción del Perú.
  • 40 Ibid., 1:126-129.

26Pizarro debía mantener la comunicación con la corona, informando de sus avances y necesidades, y demandando prerrogativas según lo exigiese la dinámica de la conquista y los posibles grupos adversos. Ya de la Isla de la Puna, Pizarro había enviado a Rodrigo de Mazuelas, a comienzos de 1532, con la misión de interceder en su favor y en el de otros conquistadores ante la corte.37 Además, el mismo Mazuelas llevaba una Relación de Pizarro al Consejo de Indias,38 la que pronto sería respondida con el pedido de remitir una “descripción del Perú”, así como de una información en detalle de los servicios de los conquistadores “e lo que después que ansy la conquistaron e poblaron an sydo aprovecha dos, ansy del repartimiento de yndios como de otra manera”.39 La motivación de esta orden era la intención manifiesta de entregar los repartimientos de indígenas en perpetuidad.40

27En cuanto al gobierno español del nuevo territorio, la corona seguía interesada en mantener la preeminencia del grupo pizarrista, otorgándole paulatinamente las facultades restantes de las ofrecidas en la Capitulación de 1529. El 8 de marzo de 1533 la emperatriz Isabel declaraba la intención de entregar los repartimientos en perpetuidad a aquellos conquistadores que quisiesen quedarse en la tierra, debiéndose reservar algunos repartimientos para la propia corona y para posibles necesidades futuras. Considerando que Pizarro era quien tenía el control de la distribución de los repartimientos de indios hasta ese momento, los monarcas en la práctica estaban confirmando la exclusividad del conquistador para asentar su base de poder y, a la vez, moldear el establecimiento europeo en el Perú.

28En la corte Mazuelas consiguió avivar el interés real por la empresa peruana, mientras presionaba para que se siguiese dotando a Pizarro y a los otros conquistadores de recompensas por su labor contra los indígenas. Sin embargo, se hacía indispensable obtener un verdadero impulso que, a iniciativa de los Pizarro, forzase a la corona a renovar aquel marco legal y político otorgado en 1529. El momento vendría luego de la captura del Inca Atahualpa, cuando quedaría demostrado que el poder indígena había sido doblegado. Luego de la distribución del oro y plata procedentes de los saqueos iniciales y del rescate del Inca, se darían las condiciones para inaugurar la instalación de una infraestructura de explotación de acuerdo con los intereses de la metrópoli. Hernando Pizarro buscaría en esa coyuntura demostrar que su grupo de conquistadores seguía conviniendo a los intereses políticos y económicos de la corona, pero ya no en términos de promesas sino de realidades.

  • 41 Véase al respecto Martín Acosta, El dinero americano, 39-42.

29Hernando Pizarro enrumbó a España para cumplir esa misión al finalizar el reparto de Cajamarca, cargado de metales preciosos. Al llegar a Sevilla en 1534, el más conflictivo y mejor educado de los hermanos portaba los tesoros que entregó a los oficiales de hacienda por corresponder a los quintos reales; este primer aporte del Perú serviría como instrumento de negociación para obtener el apoyo de la corona en las sucesivas fases de la conquista.41 Inicialmente, la Real Hacienda quedó satisfecha con su primera recepción de quintos provenientes del Perú pero, además, Hernando tuvo la suficiente habilidad como para comprometerse a llevar personalmente embarques sucesivos.

  • 42 R.C. a FP, Monzón, 10.10.1537, en Levillier, Gobernantes del Perú, 2:54.
  • 43 No se ha encontrado el pedido escrito de las mercedes, pero cada cédula hace mención a una solicitu (...)
  • 44 Esta ampliación del territorio de Pizarro se contradice con la Capitulación firmada entre la corona (...)

30Hernando evidentemente actuaba en nombre de su hermano Francisco, que comandaba la empresa. Si bien Hernando aprovechó la ocasión para mejorar su propia condición personal pidiendo algunas mercedes, la documentación revisada no indica que hubiese pretendido menospreciar la autoridad de su hermano. Así fue comprendido por las autoridades metropolitanas, que algún tiempo después harían referencia a estos momentos, anotando que eran “vos y él una misma cosa”.42 Al llegar a la corte Hernando contrató los servicios del conocido procurador Sebastián Rodríguez, quien en adelante representaría los intereses de los Pizarro. Luego de la presentación de Hernando ante el emperador, se debieron de hacer una serie de pedidos.43 La corona aceptó la actualización de las condiciones acordadas con los Pizarro. Para ello se emitió un conjunto de reales cédulas entre mayo y octubre de 1534, apreciándose también en esta oportunidad, así como había sido en 1529, diversas categorías de ordenanzas. Mientras que algunas apuntaban directamente a fortalecer el poder político de los Pizarro y a proveerlos de mercedes honoríficas, otras favorecerían la explotación colonial del territorio. Entre las primeras destacaba, sin lugar a dudas, la ampliación de la gobernación de Pizarro hasta doscientas setenta leguas al sur de la fundación española de Santiago o Zemunqueya, en lugar de las doscientas otorgadas inicialmente.44

31También se le autorizaba por medio de otra cédula para que nombrase sucesor en la gobernación a Almagro, Hernando Pizarro u otra persona que él designase. Pero es posible que más importante que lo anterior hubiese sido la cédula que autorizaba a Pizarro a otorgar repartimientos a los conquistadores, aunque con la obligación de enviar los nombramientos a España para que el rey los “proveyese”. Si bien en la Capitulación de 1529 se ofrecía otorgar tal autoridad a Pizarro, ésta aún no había sido sancionada legalmente, por lo que la fórmula utilizada en los repartimientos peruanos todavía reflejaba una condición interina. En esta ocasión la corona ponía en manos de Pizarro la jurisdicción necesaria, observándose muy pronto un cambio en el formulismo empleado para las cédulas de concesión de los repartimientos. Además, Pizarro podría proveer tres regidores perpetuos en cada uno de los regimientos o cabildos fundados en su gobernación.

  • 45 Emilio Harth-Terré, “Esclavas blancas en Lima”, afirma que muchas mujeres de esta condición habían (...)

32En cuanto a las mercedes honoríficas, destacaba la concesión a Hernando tanto del hábito de Santiago como de un sueldo de 200,000 maravedís al año, de por vida, de las rentas del Perú, por sus servicios en la conquista, así como la autorización para que Hernando y Francisco pudiesen llevar al Perú cuatro esclavas blancas, pagando un arancel de 4 ducados por cada una.45

  • 46 Porras, Cedulario del Perú, 1:160.
  • 47 Sevilla, 5.6.1534, en CAPS, 6:54.
  • 48 Carlos V al gobernador de Tierra Firme, AGÍ, Panamá 234, lib. 5, ff. 174v-175.

33No obstante, las concesiones dirigidas a implantar las bases de la producción colonial eran las más importantes, tanto para la corona como para los Pizarro, constituyendo, en gran medida, un subsidio que en primera instancia favorecería la utilización de bienes de capital y tecnologías metropolitanas. Adicionalmente, el apoyo regio recibido por los Pizarro los reafirmaría en su condición de principales empresarios del Perú. Así, la corona otorgó a Francisco Pizarro lo mismo que a Hernando una licencia para pasar cada uno cien esclavos, sin derechos, “por que con ellos se sacaría oro en las dichas minas [que se han descubierto] de que nuestras rentas serían acrecentadas”.46 A Hernando, que acababa de comprar en sociedad con Francisco de Zavala la nao llamada “María Ana” de ciento veinticinco toneladas de desplazamiento, por el precio de 1,000 ducados de oro, y tenía una embarcación, cargada de mercaderías en Sevilla (presumiblemente esta misma), se le nombraba Capitán de la armada en la que iría al Perú, hasta que llegase donde su hermano el gobernador, y se le autorizaba a pasar al Perú a cincuenta pasajeros.47 Además se le eximía del pago de almojarifazgo, correspondiente tanto a 1,000 ducados de mercadería, que podría venderse en el camino, como a seis caballos y seis acémilas. Y previendo las necesidades de su tropa, consiguió autorización para sacar mujeres indígenas de la Isla de las Perlas, que serían destinadas a preparar la comida de sus soldados mientras estuviesen en Panamá, “por no haberlas ahí suficientes”, con la condición de devolverlas a su lugar de origen, pagarles su trabajo y contar con la voluntad de sus maridos, en caso de ser casadas, o de sus padres siendo solteras.48 El formulismo legal no podía ocultar este abuso hacia la población indígena.

  • 49 León-Portilla, Hernán Cortés y la Mar del Sur.

34Finalmente, los Pizarro aprovecharon la favorable disposición imperial para exigir la exclusividad de su compañía en la conquista del Perú. Como resultado de este pedido Hernando obtuvo dos cédulas destinadas a neutralizar intereses ajenos: una dirigida al marqués del Valle, a quien se prohibía que pasase al Perú con la armada que estaba haciendo en Nueva España; la otra dirigida al gobernador de Tierra Firme, Francisco de Barrionuevo, quien debería de “echar” de las provincias del Perú a Pedro de Alvarado, gobernador de Guatemala49.

  • 50 Esta cifra es anterior a la que Lohmann, “Cifras y claves indianas”, 22, considera la primera de ca (...)
  • 51 Porras, Cedulario del Perú, 1:188-189.

35Pero las ordenanzas emitidas por estas fechas también tenían otra cara, que era la que representaba los intereses de la corona y planteaba sus exigencias y limitaciones a los Pizarro. Dos cédulas ordenaban tanto a Pizarro como a los oficiales reales del Perú que entregasen a Hernando lo que hubiese de quintos, con la finalidad de que lo llevara a España. Más aún, se le entregaba una Instrucción en detalle de cómo debería llevar el oro, pedir un donativo a Pizarro, Almagro y el resto de los conquistadores y, por último, de cómo comunicar a la corona la cantidad de oro y plata que traería en su siguiente viaje, según el código que se le dio para el envío de la carta cifrada.50 Precavido, Hernando obtuvo una cédula real, dirigida a su hermano el gobernador, en la que se protegía de los perjuicios que podían resultar de haber estado fuera del Perú, especialmente en aquello relativo a repartos de tesoros, encomiendas o cargos. Carlos V dejaba claro que estaba “muy servido” del viaje de Hernando Pizarro a España y por lo tanto deseaba que “en sus haziendas y aprovechamientos desa tierra [del Perú] no reciba agravio por aver estado ausente”.51

36Hernando Pizarro demostró haber sido la persona idónea para realizar las gestiones ante la corte: había convencido a la burocracia imperial de que los Pizarro seguían siendo la mejor opción para continuar con la conquista del Perú. Por un lado la Real Hacienda había recibido parte de sus quintos y la promesa de mayores remesas en el futuro inmediato. En contraparte, los Pizarro obtuvieron la renovación de las condiciones pactadas en 1529, reafirmándose en el dominio político y ampliando sus prerrogativas para el gobierno del país. Por otro lado, las ventajas políticas venían aunadas a la preeminencia que se concedía a los Pizarro para la explotación de los recursos peruanos. Hernando había conseguido una serie de licencias y exoneraciones tributarias dirigidas especialmente a la introducción de bienes de capital y tecnologías metropolitanas en el campo minero. Si bien todos estos preparativos iban dirigidos a los trabajos que se continuarían con mayor ahínco en el Perú, también en España Hernando dejaba una organización que debía responder a las nuevas condiciones. Además del procurador que quedaba autorizado para representar a los Pizarro ante la corte, Hernando había hecho algunas inversiones propias y de sus hermanos en juros, rentas varias y bienes raíces, especialmente en Trujillo y alrededores. Los mercaderes y banqueros que lo representaban en Sevilla, así como sus criados en Trujillo, tenían instrucciones precisas para mantener activo el extremo europeo de la empresa. Así, la organización dejada en España aseguraba la comunicación directa con la burocracia imperial a la vez que dirigía las inversiones familiares hacia los rubros designados por los conquistadores ausentes. La presencia de Hernando en España no haría más que confirmar a los funcionarios reales que los hermanos trujillanos eran los que efectivamente estaban al frente de la empresa.

  • 52 Cieza, Crónica del Perú. Tercera parte, 262-263.

37Diego de Almagro había otorgado poder a Hernando para solicitar mercedes en su nombre, y en efecto la corona le concedió algunas. Sin embargo, resulta más verosímil pensar que también en esta ocasión Almagro había sido desplazado por un Pizarro, tal como había sucedido en 1529, y las pocas mercedes que recibió tuvieron su origen en los pedidos de sus otros dos enviados, Cristóbal de Mena y Juan de Sosa. Para entonces, en el Perú las fricciones entre los Pizarro y Almagro habían llegado a un punto crítico. Sin querer asumir la veracidad de su testimonio, el cronista Cieza de León es bastante claro cuando resume el enfrentamiento, al afirmar que Hernando “procurava por las vías que podía de aniquilar la persona de Almagro oscureciendo sus servicios”. Sin embargo, Mena “informó al contrario de aquello”, consiguiendo la gobernación de Nueva Toledo para Almagro.52 La acusación almagrista de que Hernando había tratado de ocultar las cédulas reales, y el hecho de que las copias que finalmente recibió Almagro hubiesen sido enviadas por conductos diferentes al de Hernando, tendería a confirmar la acusación.

38En cuanto al grupo familiar de los Pizarro, Francisco destacaba por ser el más favorecido, no solamente por su condición de gobernador sino también por las ventajas que le otorgaban en el campo económico. Hernando, por su parte, había conseguido una serie de honores y mercedes que lo ubicaban a continuación del gobernador. Si bien esto era de esperarse, considerando que era él quien había acudido a la corte, no deja de llamar la atención que ninguno de los otros tres hermanos hubiese sido mencionado en los documentos. Incluso teniendo en cuenta que la empresa ubicaba a los hermanos Pizarro como grupo dirigente indiscutible, la ausencia de mercedes reales para Juan, Gonzalo y Francisco Martín de Alcántara allanaba el camino para futuras tensiones.

LA FISCALIZACIÓN METROPOLITANA

39La expedición de conquista estuvo sometida a las directrices políticas y al control económico emanado de la metrópoli, tanto durante las primeras acciones de guerra como una vez que se comenzó a asentar el gobierno invasor en el Perú. Inicialmente el control se basó en la amenaza del juicio de residencia al gobernador de Tierra Firme, bajo cuya jurisdicción estaba la empresa peruana, recogiendo la información de los mismos expedicionarios y otras personas que mantenían correspondencia con la corte. De la confrontación de las noticias y la confianza e influencia del corresponsal, es que partían las órdenes de efectuar investigaciones o someter a la justicia a los presuntos culpables, cuyos cargos por lo general eran de maltrato a los indígenas o uso indebido del dinero perteneciente a la caja real. Pizarro y Almagro debieron de rendir cuentas en un primer momento a Pedrarias, gobernador de Tierra Firme y primer empresario de las expediciones que partían de Panamá, mientras que después de la Capitulación lo harían ante la autoridad metropolitana a través del Consejo de Indias.

40En los primeros momentos, quizá hasta 1540, los Pizarro pudieron actuar en la práctica con autonomía casi total, enfrentándose en contadas ocasiones a los representantes de la corona, pero por lo general llegando a acuerdos de convivencia que beneficiaron a ambas partes. Para hacer efectiva su presencia en la empresa peruana, la corona recurrió a diversas estrategias, ninguna suficiente en sí misma, aunque todas complementarias. La autoridad del gobernador Pizarro fue enfrentada por la corona con la de los oficiales de la Real Hacienda. Además, se pretendió limitar la de todos ellos con la presencia de eclesiásticos, quienes llevaban al Perú una misión específica, relacionada con el fisco real, con la población indígena, y con otros asuntos de gobierno. Finalmente, tuvo injerencia fiscalizadora sobre el gobierno peruano la autoridad establecida en los territorios previamente conquistados.

41Esta etapa de los primeros controles, es decir, los más débiles, se cierra hacia 1540, cuando los asesinatos de Diego de Almagro y Francisco Pizarro hicieron irreversible la espiral de violencia que, en breve plazo, finalizaría el dominio absoluto del Perú por la familia del conquistador. Coincidió con estos hechos la llegada del licenciado Cristóbal Vaca de Castro, nombrado presidente de la Audiencia de Lima, quien traía amplios poderes para reorganizar el gobierno, restringir la autoridad pizarrista y redistribuir las encomiendas de indígenas. Si bien Vaca de Castro no se interesó demasiado en su misión oficial, indudablemente tuvo éxito en desvincular a los Pizarro de su patrimonio en el Perú, al explotarlo para su propio beneficio y el de sus allegados. A continuación se tratará sobre algunas de las herramientas empleadas por la corona para imponer el control metropolitano en la empresa de conquista y gobierno del Perú.

  • 53 RR.CC. de Toledo, 24.5.1529, nombrando a Alonso Riquelme tesorero de la provincia de Tumbes, Antoni (...)
  • 54 Ibid., 1:10-13.
  • 55 Ibid., 1:13-14.
  • 56 Las tres cédulas se encuentran en ibid., 1:60, 83-84 y 85.

42La Capitulación obligaba explícitamente a Pizarro a llevar a los oficiales de la Real Hacienda desde el momento de la partida de España. Para tal fin, ya dos meses antes de la fecha de expedición de la Capitulación se habían emitido cédulas nombrando a los tres funcionarios que acompañarían a los conquistadores, quienes tendrían como misión asegurar el cumplimiento de las obligaciones pactadas por Pizarro.53 Estos funcionarios fueron favorecidos con una serie de ventajas, tales como exoneración de pago de almojarifazgo y licencia para llevar plata labrada y esclavos libres de derechos.54 Además se les hacía regidores del futuro municipio de Tumbes,55 con lo que se extendía la presencia directa de la corona hacia una institución capaz de generar legislación y fidelidades, en momentos en que las alianzas jugaban un papel de primer orden en la repartición de cargos y tierras. Sin embargo, por el momento, era más importante para motivar a estos oficiales en su paso a las Indias la autorización para “tratar y contratar” solos o formando compañía, siempre que fuese en productos de la tierra y no españoles.56

  • 57 Si bien se había suscitado un problema a causa del reducido número de expedicionarios, menor que lo (...)
  • 58 Ibid., 1:87-88.
  • 59 Ibid., 1:86.

43Entre los tres oficiales, el que lograría mayor notoriedad por su actuación en el Perú sería Alonso Riquelme, quien antes de partir de España protagonizó su primer incidente. Algún desacuerdo con Pizarro había motivado que la armada partiese antes de que se embarcaran los tres oficiales nombrados, quienes a su vez habrían actuado para que el factor real de la Casa de la Contratación dirigiese requisitorias a las autoridades de Tierra Firme, en las que se ordenaba la detención de Pizarro.57 Sin embargo, la corona optó por apoyar al conquistador, a pesar de las evidentes irregularidades. Usando toda la cautela del caso, la reina aprobó la actitud del factor de la Contratación, pero dejó sin efecto las requisitorias que su celoso servidor había enviado a Tierra Firme, a la vez que emitía una reprimenda a los oficiales, quienes debían embarcarse en el primer navio disponible o enfrentar la amenaza regia de ser sustituidos.58 A Pizarro simplemente le exigía, por cédula fechada en Madrid el 18 de enero de 1530, que en conjunto con el prelado de los dominicos que lo acompañaban, nombrase a tres personas que temporalmente se ocupasen de la hacienda real, hasta que los oficiales designados se incorporaran a la expedición.59

  • 60 Ibid., 1:94-96.
  • 61 Ibid., 1:101-102.

44No pasaría mucho tiempo antes de que se efectuara una nueva designación en el equipo de oficiales que acompañaba a Pizarro: en sustitución de Antonio Navarro, que pedía ser destinado a Nicaragua, se nombraba a Pedro de los Ríos,60 el personaje que había sucedido a Pedrarias en la gobernación de Tierra Firme, y curiosamente ahora era enviado como contador al territorio de Pizarro. De los Ríos no mostró inconveniente en explorar las interesantes posibilidades que le ofrecería el Perú, pero Navarro se retractó de sus intenciones de ir a Nicaragua, informando “hallarse bien” en la provincia de Tumbes, por lo que de inmediato recuperó su cargo.61

  • 62 Si bien Pizarro recibió una comunicación real de disgusto por la muerte de Atahualpa “por ser señor (...)

45La práctica del control metropolitano en esta expedición, al igual que en muchas otras, consistió en exigir a oficiales y gobernadores el envío de información detallada sobre los distintos acontecimientos y personas relevantes al desarrollo de la conquista y gobierno del territorio. En estas versiones, por lo general enfrentadas, basaba la corona las órdenes y comunicaciones que mantenían su presencia entre los funcionarios y pobladores europeos de América. Excepto en momentos de grandes conflictos entre la política imperial y los grupos de poder locales, los lineamientos propuestos por la corona sirvieron para mantener un cierto equilibrio en la sociedad colonial, a pesar de las fuertes tensiones internas. Dentro de este ordenamiento encontraron un lugar significativo los oficiales reales, quienes sin embargo no tenían asegurada su fidelidad a la corona como tampoco la tenían los gobernadores. En los primeros años de la expedición al Perú, la corona mostró su casi permanente favor hacia Pizarro, y por extensión al grupo de gobierno conformado principalmente por sus hermanos y paisanos, restando importancia a las decisiones que los funcionarios metropolitanos encontraron inadecuadas, tales como el uso del dinero de las cajas reales tomado por Pizarro para la defensa del Cuzco en 1536 y 1537, o incluso los ajusticiamientos del inca Atahualpa o Almagro.62

  • 63 Por ejemplo, una R.C. del 8.3.1533 mandaba a los oficiales reales del Perú que “entendáis tan solam (...)
  • 64 Instrucción en ibid., 1:126-129. No hay ninguna indicación de que se cumpliese este mandato, ni que (...)

46La actitud complaciente que adoptó la corona era a todas luces la más adecuada, ya que mientras gobernaron el Perú los Pizarro difícilmente se pudo encontrar un reto serio a su poderío, como lo comprendió el mismo Almagro al emprender la búsqueda de un espacio propio en Chile. Menos aún podía pensarse en la presencia imperial directa a través de oficiales que tenían bastante más interés en enriquecerse saqueando y comerciando que en cumplir su misión burocrática. Pero esto no quiere decir, de ninguna manera, que no existiera influencia real en el gobierno sino que ésta evolucionó de acuerdo con el continuo fortalecimiento del poderío español en el Perú, en un doble juego que utilizaría a los Pizarro hasta que el estado contase con fuerza suficiente para extirparlos de tierras americanas. Así, cuando Pizarro exigió a la corona que los oficiales reales no participasen en asuntos de gobierno, ésta accedió, ordenándoles ocuparse exclusivamente de sus oficios.63 Sin embargo, una Instrucción real de la misma fecha ordenaba a Pizarro que se reuniera con los oficiales reales, los dos regidores más antiguos y un representante de cada una de las ciudades de españoles, con la finalidad de elaborar una amplia Información sobre la tierra, que abarcase asuntos geográficos, políticos, poblacionales y productivos referentes a los indígenas, así como una detenida exposición de la actuación de los conquistadores, la modalidad que debería emplearse para repartir cargos y títulos y las compensaciones recibidas, incluyendo una lista de los repartimientos otorgados.64 Parece que esta Información era requerida, entre otros motivos, para obtener una medida de la penetración europea en el territorio, que a su vez sirviese para ampliar en el futuro la base del grupo dirigente de la naciente gobernación de Nueva Castilla, buscando trazar un límite a la autoridad de los Pizarro.

  • 65 Instrucción, Palencia, 6.8.1534, en Porras, Cedulario del Perú, 2:21-25. La razón para enviar al fa (...)

47Uno de los intereses inmediatos de la corona era mantener la cobranza de sus rentas de los tesoros peruanos y acelerar el flujo de los metales preciosos hacia España. Durante la estancia de Hernando Pizarro, los funcionarios del gobierno metropolitano debieron haber decidido que les sería beneficioso conceder los privilegios que el conquistador demandaba a cambio de utilizarlo como transportista del tesoro real. Así, se reafirmó y prorrogó el acuerdo de mutua dependencia entre los Pizarro y la corona española, aunque Hernando en definitiva no llegaría a efectuar otros viajes con el tesoro real. Sin embargo, para estas épocas se había decidido enviar un cuarto oficial de hacienda al Perú, con el cargo de factor, para el que se nombró a Yllán Suárez de Carvajal, a quien se instruyó que consultase con los otros oficiales y Pizarro los asuntos más importantes. Trasluce de las Instrucciones entregadas a este funcionario que la corona no pretendía enfrentarlo al gobernador ni a los otros oficiales, mas sí ampliar la presencia directa de la metrópoli en el territorio de los Pizarro.65

EL CLERO Y LA FISCALIZACIÓN IMPERIAL66

  • 66 Una versión previa de esta sección fue publicada en Varón, “El clero y la fiscalización imperial”.

48El producto que obtenía una empresa de conquista como resultado de sus actividades de saqueo u otras, era repartido entre los inversionistas y los participantes en la expedición, de acuerdo al aporte personal de cada uno. En consecuencia, los conquistadores no tenían reparos en tratar de obtener el mayor beneficio de sus expediciones y sólo el poder estatal ponía freno a sus inmensas expectativas. La fiscalización quedaba a cargo de oficiales reales nombrados específicamente para cada expedición, según los términos pactados en las capitulaciones.

  • 67 Pietschmann, El Estado y su evolución, 108-109.

49La presencia de religiosos en las expediciones de conquista obedecía a la necesidad de proveer a la empresa del sustento ideológico, pero éstos también cumplieron el papel de informantes y fiscalizadores en favor de la corona. En opinión de Horst Pietschmann, durante la etapa de colonización de los territorios, las órdenes — que aportaron casi la totalidad del clero en los primeros momentos de la conquista— se convirtieron en el aliado natural de la corona en su enfrentamiento con los encomenderos. Por un lado, las órdenes precisaban de un alto grado de autoridad para llevar a cabo con éxito su labor evangelizadora, para lo cual se encontraban en una desagradable relación de dependencia hacia los encomenderos. Por otro, las órdenes y los encomenderos se encontraron disputándose la fuerza de trabajo indígena.67 Sin embargo, mientras los Pizarro gobernaron el Perú las órdenes, especialmente la dominica y la mercedaria, fueron sus fieles aliadas, aun durante el período rebelde de Gonzalo. Los Pizarro no compitieron con los frailes por los recursos sino que, por el contrario, les concedieron tierras e indígenas para su sustento. Esta alianza entre las órdenes religiosas y la corona, dentro del marco del patronato real, permitió que el Estado colonial emplease a los sacerdotes como fiscalizadores de las expediciones de conquista y, luego, de los gobiernos embrionarios surgidos de éstas.

50En las siguientes líneas se prestará atención a la fugaz presencia de Hernando de Luque como socio de la empresa de conquista del Perú, a fray Vicente de Valverde, legendario partícipe en la captura del Inca Atahualpa, y a fray Tomás de Berlanga, enviado real comisionado para fiscalizar la compañía de conquista del Perú y buscar una solución a las desavenencias entre Pizarro y Almagro.

51En un primer momento el padre Hernando de Luque fue el religioso de mayor importancia en la empresa peruana, pero al poco tiempo cedió su lugar al dominico fray Vicente de Valverde. Luque había estado involucrado, de algún modo, en la financiación de la empresa, de manera que en la Capitulación la corona lo designó titular de la sede del obispado que se establecería en el nuevo territorio. Por motivos vinculados a sus ocupaciones en Panamá, según las explicaciones que diera él mismo, y luego por enfermedad y muerte en 1534, este clérigo nunca llegaría a pisar tierra peruana.

  • 68 Carlos V al embajador en Roma y al papa, Barcelona, 20.7.1529, en Porras, Cedulario del Perú, 1:63- (...)
  • 69 R.C. de la reina, Toledo, 26.7.1529, en ibid., 1:32-34.
  • 70 R.C. a Reginaldo de Pedraza, Ocaña, 11.3.1531. En la misma fecha se comunicó este nombramiento a Pi (...)
  • 71 R.C. a Luque, Medina del Campo, 9.5.1532, en ibid., 1:103-104.
  • 72 La reina al embajador en Roma, Medina del Campo, 9.5.1532, en ibid., 1:103; El rey al embajador en (...)

52Durante las negociaciones de Pizarro con la corona, Luque había sido presentado al papa para el obispado de la provincia de Tumbes, es decir del Perú, por medio del embajador español ante la corte de Roma.68 Luego, como parte de los acuerdos de la Capitulación, Luque era nombrado protector de los indios de su futura jurisdicción.69 Sin embargo, al no aceptar el cargo de protector, debido a sus ocupaciones y enfermedades, la autoridad metropolitana lo sustituyó por el fraile dominico Reginaldo de Pedraza.70 Pero al poco tiempo Luque se dirigió a la corona por medio de su procurador Juan de Perea, explicando que no había podido acudir a su diócesis por haber tenido que proveer dos navios para Pizarro, que se encontraba en el Perú, además de rendir cuenta de la iglesia que había estado a su cargo. Ahora pedía que se le restituyese en la protecturía de los naturales, a pesar del nombramiento de Pedraza como reemplazante, lo que fue aprobado y sancionado por la reina.71 Además, se envió una comunicación al embajador en Roma recordándole la solicitud de las bulas que confirmasen la concesión del obispado de Tumbes a Luque, las que aún no habían sido despachadas dos años después, a pesar de las insistencias reales.72

  • 73 La reina al provincial en España de la orden de Santo Domingo, Toledo, 21.4.1529, AGÍ, Panamá 234, (...)
  • 74 Lic. Antonio de la Gama a S.M., Nombre de Dios, 24.5.1531, AGÍ, Patronato 194, r. 3, f. 3.
  • 75 Pedraza murió en mayo de 1532 (Hampe, “La actuación del obispo Valverde”, 112). Por otro lado, Hern (...)
  • 76 Ver su biografía en Lockhart, Men of Cajamarca, 201-207.

53Una de las primeras previsiones que había tomado la corona al llegar Pizarro a España, varios meses antes de la firma de la Capitulación, fue acudir al Provincial de la orden de Santo Domingo para solicitarle que escogiese “quatro religiosos de la dicha vuestra orden que sean personas de buena vida y ejemplo... y así nombrados les mandéis que vengan a mí que yo los mandaré despachar con toda brevedad”.73 Al partir Pizarro de España el número de sus acompañantes dominicos se había incrementado a seis, que viajaban bajo la dirección de fray Reginaldo de Pedraza. Dos de los frailes permanecieron en Panamá, uno volvió a España y únicamente los tres restantes se integraron a la expedición de Pizarro.74 Uno de ellos, sin embargo, murió en el trayecto al Perú, y Pedraza interrumpió su marcha en Coaque, desde donde volvió a Panamá para fallecer en breve plazo.75 De esta sucesión de hechos fortuitos resultó fray Vicente de Valverde el único sobreviviente del grupo, llegando a internarse en territorio peruano y protagonizar la mitificada actuación de Cajamarca.76

  • 77 Además de los mencionados religiosos, formaba parte de la expedición Juan de Sosa, clérigo que habí (...)

54Valverde supo agregar el valor para resistir las penurias propias del conquistador, a la casualidad que lo convirtió en el único fraile entre los expedicionarios.77 Valverde no desperdició la oportunidad de escribir al rey. Así, el 7 de junio de 1533, informaba del “buen suceso... [en el enfrentamiento] contra el cacique Atabaliba e de la suma de oro y plata que en ella se hobo”. Hacia mediados de 1534 el fraile partió del Perú con la intención de tramitar ante la corte los privilegios que habían dejado vacantes Luque y Pedraza.

  • 78 Ibid., 203; Hampe, “La actuación del obispo Valverde”, 116-117. Las comunicaciones, fechadas en Tol (...)

55Por la misma época la corona le hizo llegar dos comunicaciones, que debieron ser motivadas por sus propias misivas o por influencias de sus allegados en la metrópoli (en especial del conocido licenciado Gaspar de Espinosa). Sin embargo, es improbable que las recibiese por encontrarse camino a España, adonde llegaría hacia febrero de 1535. En la primera se acusaba recibo de su carta. En respuesta el rey, muy cauto, le encargaba del “cuidado de la instrucción y conversión de los indios desa gobernación en las cosas de nuestra santa fee. ” En la otra comunicación había una mayor familiaridad de la corona con el fraile, al que se informaba que Hernando Pizarro le transmitiría verbalmente “lo que del sabréis”, refiriéndose al encargo de recolectar dinero para la corona, a la vez que se le ofrecía tenerlo en cuenta para concederle alguna merced.78

  • 79 La emperatriz Isabel a Valverde, Madrid, 14.8.1535, en Porras, Cedulario del Perú, 2:104. Carlos V (...)
  • 80 La reina al general de la orden de Santo Domingo en España, Madrid, 30.9.1535, en ibid., 2:112.
  • 81 La reina al embajador en Roma, Madrid, 5.10.1535, en ibid., 2:114. Contrato de la reina con Esteban (...)

56Pocos meses después de su llegada a España Valverde era presentado para el obispado del Perú y citado a la corte por la reina, “para entender en vuestro despacho y platicar con vos algunas cosas del servicio de Dios nuestro señor”.79Mientras tanto, al hacer los preparativos para enviarlo de regreso al Perú, la reina anunciaba su nombramiento al general de los dominicos españoles, ocasión en la que además le solicitaba diez frailes para que se le uniesen en su misión.80 Para evitar las demoras experimentadas por su predecesor en la obtención de las bulas pontificias, fueron contratados los servicios del genovés Esteban Doria y de Pantaleon de Negro, quienes irían a Roma a realizar las gestiones necesarias.81

  • 82 Lockhart, Men of Cajamarca, 204.
  • 83 Instrucción de la reina a Valverde, Valladolid, 19.7.1536, AGÍ, Lima 565, lib. 2. Publicada en Porr (...)
  • 84 Varias RR.CC. de la reina a Valverde sobre los fraudes de los oficiales reales y su rendición de cu (...)

57Resulta relevante la apreciación de James Lockhart, quien apunta que el Consejo de Indias esperó encontrar en Valverde un brazo independiente que controlase el gobierno de Pizarro, además de convertirlo en una fuente de información alternativa al mismo Pizarro.82 En efecto, Valverde recibió todo el apoyo legal a la vez que se le encargaba de informar sobre los asuntos de gobierno más significativos. En la Instrucción que se le proporcionó en julio de 1536, se hacía hincapié en que debía cumplir los siguientes asuntos: observar que los repartimientos fuesen moderados, efectuar una tasación minuciosa de los tributos de la tierra, tomar cuentas a los oficiales reales, verificar la honestidad en el pago de los reales quintos, asegurar el buen trato de los naturales, edificar la catedral de su diócesis, hacer una Relación detallada del país y, finalmente, organizar el cobro de los diezmos para el sustento de la iglesia.83 El eficaz cumplimiento de los acápites precedentes sería tomado como un reto al gobierno pizarrista, en el momento en que estaba sentando sus bases y gratificando a los primeros pobladores europeos. Sin embargo, el tono de la Instrucción así como las cédulas y sobrecartas adicionales, sugieren que el deseo de la corona era hacer sentir por varios cauces simultáneamente su presencia en el nuevo territorio, a la vez que intentaba prevenir la característica monopolización de los recursos por los primeros conquistadores. Tanto o más que Pizarro debían de temer los oficiales de la Real Hacienda, quienes habían gozado de plena tranquilidad hasta entonces, debido a que pronto serían examinados exhaustivamente por Valverde y dos especialistas en cuentas.84

  • 85 En España Valverde seguía siendo una útil fuente de información. Así, el 25.1.1536 envió a la reina (...)
  • 86 Hampe, “La actuación del obispo Valverde”, 120.
  • 87 Porras, Cedulario del Perú, 2:287-291. Además previamente se había autorizado que pasasen al Perú o (...)

58La misión de Valverde se vio complicada, aun antes de dejar España, por las noticias que llegaban sobre las graves dificultades entre los conquistadores: por un lado, las desavenencias entre Pizarro y Almagro; por otro, la explosión de la resistencia indígena.85 Valverde no se dejó amedrentar y por el contrario aceleró su partida, rodeado de un séquito de más de cincuenta personas, compuesto en su mayoría por familiares y paisanos.86 Además, lo acompañarían cien escopeteros y ballesteros al mando de Andrés Jiménez, que pasaban al Perú para apoyar a Pizarro en la guerra contra los indígenas.87

  • 88 Publicados en ibid., 2:4-8; también en CDIAO, 23:414-422 y resumido en CDIU, 15:115-117. Otra copia (...)

59Antes del establecimiento de la capital española en Lima, o de la toma de posesión de la primera sede eclesiástica en el Cuzco, la corona decidió poner en marcha lo que en la práctica se convertiría en la primera visita oficial efectuada al gobernador Pizarro y a los funcionarios de la Real Hacienda. Fray Tomás de Berlanga había recibido el nombramiento al decaído obispado de Tierra Firme, con sede en Panamá. Aprovechando su viaje, la corona consideró oportuno encargarle la elaboración de una detallada Información del Perú, que tendría como finalidad evaluar los numerosos problemas que se habían suscitado entre los españoles. Por tal motivo, en Valladolid, el 19 de julio de 1534, Carlos V firmó las cartas, provisiones e instrucciones que le harían falta al prelado para cumplir su misión. Quedaba claro que Berlanga debía tomar posesión de su sede y pasar al Perú, en persona y sin pérdida de tiempo, dada la urgencia de las circunstancias. Simultáneamente se emitían comunicaciones para Pizarro y los oficiales reales del Perú, haciéndoles saber el nombramiento de Berlanga y ordenándoles prestarle todo el apoyo necesario para el buen cumplimiento de su misión.88

  • 89 Ibid.

60La Instrucción general refleja la necesidad metropolitana de lograr un conocimiento pleno del territorio incógnito, para lo que se pedía una variada información. En primer lugar, una descripción geográfica de la tierra, nombrando puertos, pueblos, ríos, montes, dehesas y animales, al igual que los nuevos asentamientos de europeos. En segundo lugar, detalles de la población indígena que aclarasen su forma de gobierno, ritos y costumbres, ocupaciones y riquezas. En tercer lugar, una evaluación de la administración pizarrista. En sus acápites específicos abarcaba asuntos tan variados como la ubicación de la catedral, cobranza de diezmos, administración de justicia, recaudación de rentas, minas y una moderada vigilancia de la labor de Pizarro y de los oficiales reales. En especial se ordenaba prestar atención al tratamiento de los indígenas y a la tasación de los tributos, y que en caso de haberse cometido excesos en el repartimiento de indígenas, “platiquéis con el dicho governador y de mi parte le digáis que lo enmiende y modere”.89

61Evidentemente los oficiales de la metrópoli adolecían de falta de información sobre el Perú y, por lo tanto, no había llegado aún el momento de pretender un gobierno directo ni una injerencia en debida forma para limitar el poder de los conquistadores. A falta de mejores medios, seguirían dependiendo de la mediación de los Pizarro, aun a sabiendas del costo que esto acarreaba en cuanto a la concentración del poder político, y que por consiguiente se reflejaba en la apropiación de los recursos que la familia del conquistador orientaba hacia su empresa.

  • 90 La emperatriz Isabel a Berlanga, Madrid, 31.5.1535, en Porras, Cedulario del Perú, 2:94-95.

62Estando Berlanga en Panamá a punto de proseguir su viaje al Perú, y cuando las noticias llegadas a la corte ya no dejaban duda de que las querellas entre Pizarro y Almagro no serían resueltas con mucha facilidad — en momentos en que Hernando Pizarro y los procuradores de Almagro se encontraban en España, empeñados en ampliar las mercedes de sus representados— una provisión de la emperatriz Isabel instruía al obispo y visitador Berlanga que en adición a lo ordenado previamente debía señalar los límites de las gobernaciones de Pizarro y Almagro, otorgando al primero el territorio ya extendido hasta las 270 leguas.90

  • 91 Traslado de la Información en CDIA 0,10:237-307.

63Berlanga cumplió su misión, pasando al Perú luego de tomar posesión de la sede eclesiástica de Panamá en 1533. En Lima, sin pérdida de tiempo, efectuó una Información secreta que corrió desde el 20 de agosto hasta el 13 de noviembre de 1535. A juzgar por la documentación, el prelado siguió fielmente las indicaciones que había recibido. Con la colaboración del licenciado Pedro Barna entrevistó a numerosos testigos sobre las actitudes tomadas por el gobernador y por los oficiales reales. El rubro de la Real Hacienda fue el que recibió mayor atención. Así, abrió el interrogatorio preguntando si el pago de los quintos reales había sido efectuado en la forma debida, hurgando las posibilidades de fraude. A continuación cuestionó a los testigos sobre los tributos que los curacas pagaban a sus señores españoles, en especial los pagos en oro, y cuánto de ello habían entregado los conquistadores a la Real Hacienda. Finalmente, luego de detenerse en los repartimientos de indígenas que debían haber sido otorgados a la corona —es decir, las llamadas “cabeceras” —, para su usufructo directo por el fisco a manera de tributo y mano de obra, cerró el interrogatorio.91

  • 92 Lockhart, Men of Cajamarca, 468, afirma que si bien Pedro Díaz no estuvo en Cajamarca al momento de (...)
  • 93 Boyd-Bowman, Índice geobiográfico, 21

64Algunos aspectos de particular interés fueron revelados en la declaración de los testigos, comenzando por el mismo reparto del botín de Cajamarca. El fundidor Pedro Díaz, vecino de Lima, declaró haber visto quintar metales y piedras preciosas a todas las personas que lo habían hecho en los pasados cinco años, es decir desde Cajamarca.92 Este testigo aseguró que la plata obtenida por el fisco en Cajamarca fue vendida por Pizarro y los oficiales “a peso e ducado [cada marco], poco más o menos”. Otro testigo, el cronista Pedro Sancho, que había sido secretario de Pizarro, aseguró que Hernando Pizarro llevó a España “cinco mil y tantos” marcos de esta plata, pero que los 5,074 restantes se vendieron ahí mismo en almoneda, siendo adquiridos por Almagro, quien pagó un peso y once reales de oro por cada marco de plata. El mismo Sancho había actuado como escribano de la transacción. Otros testigos que ayudaron a evocar este episodio fueron el capitán Hernando de Soto, el bachiller Pedro Bravo y Beltrán de Castro. Soto regresaría a España al año siguiente,93 al darse cuenta de que los Pizarro no le permitirían encontrar el lugar que deseaba en el Perú.

  • 94 Información, en CDIAO, 10:237-307.

65En su declaración a Berlanga, Soto se rigió únicamente por su interés personal y, quizá también, por el desafío a los Pizarro. Así, manifestó que cuando los oficiales pidieron indios a Pizarro en Cajamarca, para transportar la plata del quinto, éste dijo que no los había. En consecuencia, se tuvo que hacer la venta del tesoro real, en la que se perdió —siempre según Soto— unos veinte mil ducados. El bachiller Bravo indicó que después de realizada la venta de la plata los compradores la transportaron a Jauja, para lo cual necesariamente debieron emplear indígenas.94

  • 95 Hemming, Conquest of the Incas, 141.
  • 96 Información, en CDIAO, 10:237-307.

66Beltrán de Castro tampoco había estado presente en la captura del Inca en Cajamarca, pero luego Francisco Pizarro lo había nombrado teniente de gobernador en el Cuzco, en 1534, en compañía de Juan Pizarro.95 Berlanga lo interrogó en Nombre de Dios, lejos del Perú y de la amenaza pizarrista, cuando Castro se dirigía a España. En su declaración acusaba a Pizarro de haber evadido el pago del quinto en la fundición de Cajamarca, refiriendo un pintoresco caso de fraude. Dijo que en Cajamarca, cuando pasaba por la casa de la fundición, se había topado con un criado o mayordomo de Pizarro, a quien “le vio sacar de la bragueta unos tejuelos de oro, y que con el cuño echaba la marca de Su Magestad”.96 En otras palabras, se acusaba a Pizarro de mandar a marcar su oro evadiendo el pago al fisco, y sin tomar demasiadas precauciones para esconder el delito.

  • 97 Francisqui estaba en el Perú desde enero de 1534, según se desprende de su propia declaración. Fran (...)
  • 98 Información, en CDIAO, 10:237-307.
  • 99 Ibid.

67Las denuncias contra Pizarro, resultantes de la posterior fundición realizada en el Cuzco, son similares a las de Cajamarca. Cabe mencionar el testimonio excepcional del mercader florentino Neri Francisqui.97 Como especialista en la materia hizo notar que en lugar de registrarse el oro que se fundía por piezas individuales, anotándose la pureza o ley de cada una, éste se totalizaba y se anotaba el registro en su equivalente en “pesos de buen oro”. En consecuencia, “dijo que pueden [defraudar a Su Majestad] por la mejoría o peoría que puede haber en el oro”. Esta acusación vendría a confirmar las frecuentes diferencias encontradas entre la quilatación efectuada en campaña en el Perú y aquella determinada posteriormente sobre las mismas piezas en España. El testigo agregó un dato del que luego se arrepentiría: el cuño y marca real se encontraban en un cofre en poder del contador, cuya llave se había perdido. Por tal motivo, “para sacallo del cofre quitaba el contador Mercado dos clavos de la cerradura y lo sacaba y daba al veedor, el cual lo metía en un cofre suyo con su llave, la cual tenía el veedor”.98 Pocos días después, Francisqui rectificó su testimonio aclarando que la llave perdida había aparecido al cabo de ocho días. Otro testigo, insistiendo en el mal recaudo que se tenía con el cuño y marca, afirmó que “lo vido muchas veces en poder de un negro que era pregonero en el Cuzco, e otras veces en poder de un truhán que está aquí que se dice Juan de Lepe”.99 Al margen de lo anecdótico, puede sospecharse que en vista de las condiciones de la guerra, llenas de dificultades mayores y grandes ansiedades, y donde la reglamentación oficial más simple perdía vigencia, era fácil dar paso a la informalidad y a la permanente corrupción como norma cotidiana.

  • 100 Ibid.

68Todos los testigos coincidieron en sus declaraciones sobre el metal incautado por el fisco a los conquistadores en el Cuzco. Este provenía de los “rescates” y donativos forzosos de los más grandes señores indígenas, fue marcado en Jauja sin pagar el quinto y entregado al conquistador Pedro de Alvarado para arreglar las cuentas que tenía pendientes con la compañía de Pizarro y Almagro.100 El delito era doble, ya que la corona había ordenado que esos tesoros cuzqueños pasasen directamente a las arcas reales.

  • 101 Lockhart, Men of Cajamarca, 241-243.
  • 102 En la documentación se le nombra indistintamente Salcedo o Saucedo.
  • 103 Información, en CDIAO, 10:237-307.

69Las acusaciones más serias de la visita fueron hechas contra los oficiales reales. Así, el conquistador Gregorio de Sotelo, vecino de Los Reyes y presente en el Perú desde que llegó con la expedición de Benalcázar procedente de Nicaragua, ofreció uno de los testimonios más severos, apuntando que tenía “a los oficiales [reales] por hombres que no son fieles en su oficio”. Sotelo contaba con la confianza de sus paisanos leoneses por su habilidad y honestidad en asuntos de dinero, y causó impresión tan favorable a Berlanga que lo recomendó al Consejo de Indias para que lo nombrasen tesorero del Perú.101 Sotelo confirmó lo que diría la mayoría de interrogados en cuanto al desinterés de los oficiales para la cobranza de los tributos correspondientes a los repartimientos de la corona, pero sus cargos más severos los hizo contra el temible veedor García de Salcedo,102 a quien acusó tanto de negligencia como de ocuparse de intereses particulares evidentemente más urgentes que la Real Hacienda. Así, dijo que por cobrar ciertas mercaderías permaneció en la Isla de la Puna, enviando la caja que contenía el cuño y marca del rey a Tumbes, donde se perdió. Luego se detuvo en San Miguel (Piura) a comprar mercadería para llevar a Cajamarca, motivo por el cual no se encontró en la fundición que ahí se hizo.103 Si bien los oficiales gozaban de licencia para negociar, era bastante grave haber perdido las herramientas monopólicas entregadas por la corona para legalizar el metal conquistado, y el no haber estado presente en la fundición de Cajamarca por dedicarse a los negocios propios.

  • 104 Sobre la llamada Compañía de La Nasca véase el capítulo 8.

70En cuanto a las relaciones entre Pizarro y los oficiales, se mantuvieron difíciles por un tiempo luego de la turbulenta partida de España. En Tumbes, Pizarro hizo una probanza contra los oficiales ante su teniente Soto, “en la cual se contenían muchas cosas en deservicio de Su Majestad y de su real hacienda”. Sorprendentemente, esta probanza “se la hurtaron con otras escrituras” al escribano Jerónimo de Aliaga, quien declaró que el robo había sido ordenado por el gobernador Pizarro. No sería de sorprender que para estas épocas Pizarro hubiese llegado a un entendimiento con Salcedo, con quien formaría una compañía agropecuaria en el valle de Nazca.104

  • 105 Información, en CD1AO, 10:237-307.

71Finalmente, el último asunto de importancia que se desprende del interrogatorio se refiere a los repartimientos de la corona. A Pizarro se le acusaba de no haber reservado suficientes tributarios, ya que según distintos testimonios los repartimientos de la corona eran únicamente los siguientes: la Isla de la Puna, “que está por ganarse”; Guanaco (Huánuco), en “términos de Xauxa”, y “el Inca” del Cuzco, además de un repartimiento en el Collao y otro en Trujillo. El conquistador Fernán González, vecino de Los Reyes y uno de los de Cajamarca, agregó que “no señalaron por cabecera a Chincha para Su Majestad, siendo la principal cabecera desta tierra, por no hacer enojo al gobernador para dallo a Hernando Pizarro”. Pero todo esto, además de ser poco, era ficticio, porque aunque los repartimientos mencionados hubiesen sido concedidos al fisco los oficiales reales nunca se preocuparon de recolectar el tributo que, como apuntaba el mismo González refiriéndose “al Inca” del Cuzco, “del se aprovechan gobernador e oficiales e otras personas”, acusación reiterada en numerosas oportunidades.105

  • 106 Se le nombra indistintamente Estete, Astete o Hastete. Pasó a Tierra Firme en 1514, donde participó (...)
  • 107 El Requerimiento y su respuesta se encuentran en AGÍ, Patronato 192, n. 1, r. 12. Otra versión ha s (...)

72Una vez concluido el examen de los testigos, el obispo Berlanga resumió sus observaciones en un Requerimiento que expuso a Pizarro, Riquelme y Salcedo, ante el escribano Pedro de Salinas, en Lima, el 6 de noviembre de 1535. Los primeros puntos se referían al mayor cuidado que debiera tenerse con el dinero de la Real Hacienda. Así, Pizarro debía nombrar un contador, que entonces no había, poner el cuño y marca en lugar adecuado y guardar el oro en un local seguro. Berlanga también recordó que los oficiales debían estar presentes en las fundiciones. En cuanto a los repartimientos de la corona, se aclaraba que “el Inca del Cuzco” tributaría únicamente al rey y que por ningún motivo se le “hiciese justicia”, aunque en caso necesario se le debía hacer proceso y enviar personalmente a España. El resto de repartimientos reales, aunque pequeños e insuficientes en opinión del visitador, no habían beneficiado a la corona por desidia de los oficiales responsables. Se exigía, por otro lado, que se señalase lugar apropiado para las casas reales de Lima, las que debían construirse “haciendo venir a servir a los indios de Guanaco”, así como se había hecho con la iglesia catedral. A continuación se llamaba la atención sobre el supuesto descubrimiento que había hecho Martín de Estete —teniente de gobernador en Trujillo y compañero de andanzas de Pizarro de las épocas de Tierra Firme— de un santuario nativo con grandes cantidades de oro.106 En opinión de los declarantes, este tesoro, que había sido tomado en secreto, ascendía a más de cien mil pesos.107

  • 108 AGÍ, Patronato 192, n. 1, r. 12.

73En cuanto a los problemas habidos en el manejo de la Real Hacienda, como la venta de la plata de los quintos en Cajamarca o la anotación indebida del oro y plata en los libros de fundición, Berlanga amonestó a los responsables y les dio directivas para el futuro. Ante la evidente deshonestidad de los funcionarios reales, el obispo optó por evitar la condena formal y mantener las buenas relaciones, aunque sin por ello exponerse a las sanciones que se pudiesen generar luego en España, contra su persona, por falta de eficacia en el cumplimiento de su misión. El tono moralista y generalizante de Berlanga quedó sintetizado en su sentencia, que aclaraba que “los oficiales no han de ser distribuidores de la hacienda real, sino guardadores”.108

  • 109 Erróneamente dice “tratasen” en la transcripción.
  • 110 Requerimiento, AGÍ, Patronato 192, n. 1, r. 12.

74La repartición de encomiendas de indígenas era un asunto grave entre los conquistadores, y como tal Berlanga se vio obligado a mencionarlo, aunque tampoco entonces pretendió llegar a las últimas consecuencias. Luego de aclarar “que yo no tenía voluntad de entender en el dicho repartimiento, ni entenderé, pues estoy de camino”, hizo notar que se decía públicamente que Pizarro y sus hermanos, como los oficiales, “tenían demasiados indios”, mientras que otros conquistadores a quienes les correspondían no los tenían. Tan importante como la cantidad de indígenas repartidos resultaba la sugerencia de Berlanga de que se debían “quitar los rescates [con los indios] hasta que se tasasen109 los dichos tributos”, ya que esto implicaba definir cantidades fijas de tributo en lugar de tratar de conseguir lo que se pudiese por medio de extorsiones y amenazas. Ante la negativa de Pizarro de suspender los “rescates”, Berlanga dejó pendiente este asunto para que se resolviese en España.110

  • 111 Boyd-Bowman, Índice geobiográfico, 137.
  • 112 Reyes Testa, Taboga, 49. Berlanga había recibido licencia para llevar 24 escla-vos libres de derech (...)

75La respuesta al Requerimiento no se hizo esperar y el 13 de noviembre Pizarro, el tesorero Riquelme y el veedor Salcedo presentaron un escrito conjunto. En principio negaron todos los cargos, uno a uno, aunque sin acudir a testigos, ni a pruebas, ni a aclaraciones específicas que desmintiesen la acusación de Berlanga. Cabe poner énfasis en tres puntos de interés. El primero se refiere a la burda acusación hecha por Pizarro y los oficiales contra la persona del obispo. Berlanga había sido nombrado a la sede eclesiástica de Panamá, importante algunos años atrás, pero que ahora se encontraba en plena decadencia y sufriendo de una endémica despoblación de indígenas y españoles, en gran medida a causa de las mejores posibilidades que ofrecía el Perú. El gobernador y los oficiales afirmaron que el obispo había pretendido hacer sonar mal algunas de sus denuncias por su “deseo de ser proveído e inviado a estas partes por Su Majestad”. Quizá también Berlanga pensara en ello, ya que cuando en 1543 partió de Panamá y volvió enfermo a España,111 parece que no dejó más obra que los cimientos de la catedral.112 El segundo punto se refiere al ajusticiamiento de Atahualpa. La argumentación pizarrista nuevamente se valió de la falacia de descalificar a Berlanga en su persona y no en el contenido de su acusación:

  • 113 AGÍ, Patronato 192, n. 1, r. 12.

y a lo que toca a aver sucedido en deservicio de Su Majestad la muerte de Atabaliba, bien parece que vuestra señoría habla de tal manera y que vino a la tierra en tiempo que no le alcanzaron los temores pasados, porque tenemos que fuera en más deservicio que los españoles todos murieran y que Su Majestad perdiera la tierra, e desto se mostrará descargo tal de que Su Majestad se tenga por servido.113

  • 114 Ibid.

76Era cierto que durante la estancia de Berlanga el Perú se hallaba relativamente más tranquilo para los europeos que dos años antes, pero Berlanga pretendía amonestar a Pizarro y, además, dejar en claro que no debía repetirse el ajusticiamiento del soberano de la tierra, siguiendo fielmente las instrucciones traídas de España. El tercer y último punto referido al asunto del acaparamiento de repartimientos de indígenas por los hermanos Pizarro y los oficiales, fue respondido con franca ironía al afirmar que lo que tenían era “mucho menos de aquello de que Su Majestad esperamos que nos hará merced, por los trabajos y costas que en la guerra y conquista de la tierra hemos pasado. ”114 La ironía radica, como puede observarse, en que efectivamente los Pizarro habían acaparado los mejores repartimientos de indígenas del Perú, pero también era cierto que pretendían conseguir muchos más, ya que mientras Pizarro hacía estas declaraciones en Lima, su hermano Hernando se encontraba en España tratando de conseguir la confirmación de una inmensa cantidad de repartimientos, además de otros numerosos beneficios para la familia del conquistador.

  • 115 Vargas Ugarte, Historia general del Perú, 1:106.
  • 116 Ibid., 105-106.
  • 117 La reina a Pizarro, Valladolid, 9.9.1536, publicada en Porras, Cedulario del Perú, 2:221-222. Según (...)

77Es muy posible que Pizarro hubiese considerado inocua la visita de Berlanga, quien de los muchos presentes que le ofreció el gobernador sólo aceptó mil pesos para repartir entre los hospitales de Nicaragua y Panamá.115 Es el propio Pizarro quien con lucidez evaluó las intenciones regias, según el relato de Berlanga al emperador, al decir “que en tiempo que anduvo conquistando la tierra y anduvo con la mochila a cuestas nunca se le dio ayuda, y agora que la tiene conquistada y ganada se le envía padrastro”.116 Berlanga no logró hacer una indagación a profundidad de lo que sucedía en el Perú — hubiese sido imposible hacerla en los menos de tres meses que pasó en Lima,— pero su visita fue de utilidad a la corona para obtener información que sería empleada posteriormente cuando se procediera a la sustitución de los Pizarro y de sus allegados. Es cierto que la reina envió una comunicación a Pizarro indicando su satisfacción por la actuación del gobernador con Berlanga, pero no mucho después se culminaban los preparativos para despachar al licenciado Cristóbal Vaca de Castro, y en esta ocasión el representante metropolitano venía investido de amplia autoridad para enfrentar y reducir el poderío de los Pizarro en el Perú.117

78Esta etapa de los primeros controles a los Pizarro, es decir los más débiles, se cierra hacia 1540, cuando el asesinato de Diego de Almagro, primero, y después el de Francisco Pizarro hicieron ineludible la oleada de violencia que en breve llevaría a su fin el dominio casi absoluto que había ejercido en el Perú la familia del conquistador. Coincidió con estos hechos la llegada del licenciado Cristóbal Vaca de Castro, quien traía amplios poderes para restringir la autoridad pizarrista, remplazar al gobernador en caso de fallecimiento y redistribuir las encomiendas de indígenas, de acuerdo a los acertados pronósticos de las autoridades metropolitanas. Si bien Vaca de Castro no se interesó en exceso por cumplir las instrucciones que le habían sido dadas, su éxito en desvincular a los Pizarro de los principales centros productivos en el Perú fue notable, al explotarlos para su propio beneficio o asignarlos a sus allegados.

79La simpatía que lograron construir los Pizarro en la corte fue producto de una conjunción de intereses entre la corona, sus funcionarios y los conquistadores. Sin embargo, aquel equilibrio inicial se rompió luego del asesinato de Almagro. En adelante, las guerras civiles postergarían por una década la imposición del gobierno directo de la burocracia española, en el que los mecanismos de fiscalización adoptarían una mayor institucionalización que en el período de la conquista.

Notes

1 Rafael Rodríguez-Moñino Soriano en la introducción a Keniston, Francisco de los Cobos, xxi.

2 Porras, Nombre del Perú, 61.

3 Keniston, Francisco de los Cobos, 13.

4 Samano había sido nombrado secretario de Indias y secretario de Cobos el 15.11.1519, manteniendo la amistad hasta el fin de sus días (ibid., 46).

5 Ibid., 53.

6 Lee, “Algunos documentos sobre los primeros conquistadores”, 372-374.

7 Ibid., 374-375.

8 Lohmann, Francisco Pizarro, 37.

9 Keniston, Francisco de los Cobos, 151.

10 Victoria Carmona Vergara, “Informadores en la corte y consecuencias políticas en el Perú temprano. ” Ponencia leída en el Tercer Congreso de Estudiantes de Historia, Universidad Católica del Perú (Lima, 1993). El factor Illán Suárez de Carvajal fue asesinado por el primer virrey Blasco Núñez Vela, hecho que motivó a Benito Suárez de Carvajal a tomar venganza y ordenar la muerte del virrey en el campo de Añaquito, durante el alzamiento de Gonzalo Pizarro.

11 En el documento no se ve a quién iba dirigido, quizá por haber sido cortado en su extremo superior. Está fechado en Toledo, el 6.2.1529, AGÍ, Panamá 234, lib. 3, f. 280. Este episodio ha sido narrado por Busto, Francisco Pizarro, 44-45 y por Ballesteros, Francisco Pizarro, 51-52, careciendo ambos de referencias documentales. Por otra parte, el Consejo de Justicia de Castilla era conocido también con el nombre de Consejo Real. Este designaba a los jueces de la Cnancillería de Valladolid y luego a los de Granada e Indias. Hasta fines del reinado de Fernando, los asuntos de Indias, incluida la Casa de Contratación, eran administrados por una subcomisión del Consejo Real (Keniston, Francisco de los Cobos, 9-10).

12 Ballesteros, Francisco Pizarro, 52.

13 Góngora, Colonial Spanish America, 21.

14 El original fue hallado por Porras, según su propio testimonio, en AGÍ, Patronato 90, n. 1, r. 3. El mismo deduce que fue la emperatriz Isabel, esposa de Carlos V, y no su madre la reina Juana, quien firmó la Capitulación con Pizarro (Porras, Cedulario del Perú, l:xix y xxii). Nótese que, coincidentemente, sería también un 26 de julio, en 1533, cuando se ejecutaría al Inca Atahualpa.

15 El texto completo fue publicado en Porras, Cedulario del Perú, 1:18-24 y los documentos conexos en las páginas siguientes. Vas Mingo, Capitulaciones de Indias, 259-265 transcribe de AGÍ, Indiferente 415, lib. 1, ff. 115-120, el texto de la capitulación, sin los documentos conexos.

16 Porras, Cedulario del Perú, 1:20, 35.

17 Ibid., 20-21.

18 Las referencias se encuentran en el anexo 1. La entrega de armamento real a esta expedición de conquista no fue excepcional, según se desprende de una visita hecha por el Lic. Cristóbal Vaca de Castro a su paso por la fortaleza de Santo Domingo, de la que era alcaide Gonzalo Fernández de Oviedo, el 7.1.1541. En el inventario aparecen numerosas ocasiones en que se entregó ballestas, tiros, bronce y otros implementos a diversas expediciones, aunque no se menciona la del Perú (AGÍ, Patronato 173, n. 1, r. 9. Publicado en CHDT, 1:273-302).

19 Porras, Pizarro, 45-95 estudió minuciosamente esta Información para aclarar aspectos tempranos de la biografía de Pizarro.

20 Lohmann, Espinosa, 265.

21 Un registro de las mercedes otorgadas a los Pizarro se encuentra en el anexo 1.

22 Cieza, Crónica del Perú. Tercera parte, 81.

23 Trujillo, 24.4.1566, AGÍ, Escribanía 496-A, ff.685v-686v. A pesar de sus esfuerzos, Porras, Pizarro, 17, no encontró documentación local que demostrase esta visita.

24 Cieza, Crónica del Perú. Tercera parte, 82.

25 Documento resumido en Lohmann, Francisco Pizarro, 327. Procede de la crónica de Cieza, el expediente judicial de Almagro contra los Pizarro (AGÍ, Escribanía 1007-B, f. 720) y la CDIHCIt, 5:236. Como otros documentos relacionados al tema, su autenticidad aún está por demostrarse.

26 R.C. al Lic. Juan de Salmerón, Madrid, 10.8.1530. Publicada en Porras, Cedulario del Perú, 1:89-90.

27 Una referencia decía que “son aquellas islas [de las Perlas] la primera tierra que los que vienen del Perú reconocen” (Gasea a Guillermo de Malineo, Palencia, 23.8.1553, en Pérez de Tudela Bueso, Documentos de Casca y Gonzalo Pizarro, 1:208).

28 Lic. De la Gama a S.M., Nombre de Dios, 24.5.1531. AGÍ, Patronato 194, r. 3, ff. 3-4v.

29 Ibid.

30 La reina al Lic. De la Gama, juez de residencia de Tierra Firme, Medina del Campo, 19.12.1531. AGÍ, Panamá 234, lib. 5, f. 8.

31 Lic. De la Gama a S.M., Panamá, 25.2.1532, AGÍ, Patronato 194, r. 9, f. 24. La penetración del territorio incaico se produciría algunos meses después de la fecha de esta carta, ya que Pizarro partiría de Tumbes hacia el interior recién en mayo de 1532. En cuanto a la Isla de las Flores, ésta había sido tomada en posesión para la corona española el 29.1.1519, según testimonio enviado por Pedrarias al rey (CD1AO, 10:12-18).

32 La reina al gobernador o juez de residencia de Tierra Firme, Segovia, 28.9.1532, AGÍ, Indiferente 415, lib. 1, ff. 131v-133.

33 Ibid.

34 El rey al gobernador de Tierra Firme, Toledo, 18.4.1534, AGÍ, Panamá 234, lib. 5, f. 158.

35 El rey a Francisco de Barrionuevo, gobernador, y a los oficiales de Tierra Firme, Valladolid, 19.7.1534, ibid., f. 174.

36 Descargo del Lic. De la Gama en su juicio de residencia, Panamá, 17.3.1534, en Barriga, Los mercenarios en el Perú, 2:53-54. También participó de esta nueva amistad el capitán Mena a su regreso del Perú, y el grupo se vio incrementado con la presencia de Sebastián de la Gama, hermano del licenciado.

37 Porras, Cedulario del Perú, V.passim; Lockhart, Men of Cajamarca, 235; Hemming, Conquest of the Incas, 147-148.

38 Porras, Cedulario del Perú, 1:125.

39 Ibid., 127. Lamentablemente no se conocen esta relación ni la descripción del Perú.

40 Ibid., 1:126-129.

41 Véase al respecto Martín Acosta, El dinero americano, 39-42.

42 R.C. a FP, Monzón, 10.10.1537, en Levillier, Gobernantes del Perú, 2:54.

43 No se ha encontrado el pedido escrito de las mercedes, pero cada cédula hace mención a una solicitud específica.

44 Esta ampliación del territorio de Pizarro se contradice con la Capitulación firmada entre la corona y Almagro, en el mismo año, en la que se le otorgan 200 leguas hacia el sur, a continuación de las 200 de Pizarro.

45 Emilio Harth-Terré, “Esclavas blancas en Lima”, afirma que muchas mujeres de esta condición habían pasado a América, en particular a Nueva España, entre 1506 y 1527. En cuanto al Perú, indica la consignación de una Isabel de Manduja en el protocolo del escribano Francisco Pinto, que se guarda en el AGNP, aunque no completa la referencia archivística. Más interesante aún es la mención que hace el mismo autor sobre la compra realizada por Juan de Vallejo de una esclava blanca por 1,200 castellanos, en junio de 1537, y la carta de libertad otorgada en el mismo mes por Lope de Idiáquez a otra esclava blanca de su propiedad, nombrada Beatriz y herrada en la barba, “por los buenos servicios que le ha prestado”.

46 Porras, Cedulario del Perú, 1:160.

47 Sevilla, 5.6.1534, en CAPS, 6:54.

48 Carlos V al gobernador de Tierra Firme, AGÍ, Panamá 234, lib. 5, ff. 174v-175.

49 León-Portilla, Hernán Cortés y la Mar del Sur.

50 Esta cifra es anterior a la que Lohmann, “Cifras y claves indianas”, 22, considera la primera de carácter oficial de que se tiene noticia, que ubica en la época de Gasea.

51 Porras, Cedulario del Perú, 1:188-189.

52 Cieza, Crónica del Perú. Tercera parte, 262-263.

53 RR.CC. de Toledo, 24.5.1529, nombrando a Alonso Riquelme tesorero de la provincia de Tumbes, Antonio Navarro como contador y García de Salcedo como veedor de fundiciones. Estas cédulas dan inicio al “Registro de reales órdenes dirigidas a las autoridades del distrito de la Audiencia de Lima”, AGÍ, Lima 565 y cuyos dos primeros libros han sido publicados íntegramente en Porras, Cedulario del Perú. Las cédulas citadas en 1:3-7.

54 Ibid., 1:10-13.

55 Ibid., 1:13-14.

56 Las tres cédulas se encuentran en ibid., 1:60, 83-84 y 85.

57 Si bien se había suscitado un problema a causa del reducido número de expedicionarios, menor que los ciento cincuenta que debían salir de España de acuerdo a la Capitulación, no debe descartarse algún incidente vinculado a las pertenencias personales o mercaderías de estos emprendedores funcionarios. Ver ibid., 1:23, 83, 87 y 89-90.

58 Ibid., 1:87-88.

59 Ibid., 1:86.

60 Ibid., 1:94-96.

61 Ibid., 1:101-102.

62 Si bien Pizarro recibió una comunicación real de disgusto por la muerte de Atahualpa “por ser señor”, ésta concluía diciendo que “pues a vos os pareció que convenía está bien por el presente, hasta que ynformados del negocio mandemos proveer lo que convenga” (ibid., 1:191). Esta moderada reprimenda posiblemente estaba dirigida a acallar las presiones de las órdenes religiosas, en especial la dominica, más que a sancionar al ejecutor. En cuanto al uso del dinero de la caja real, fue aceptado inicialmente, con cargo a su posterior devolución (Levillier, Gobernantes del Perú, 2:52), pero luego se incluyó como una más de las acusaciones en el juicio a los herederos de Pizarro.

63 Por ejemplo, una R.C. del 8.3.1533 mandaba a los oficiales reales del Perú que “entendáis tan solamente en lo que tocare a vuestros oficios... y no os entremetáis en las cosas de la gobernación desa dicha tierra porque de lo contrario seré deservida” (Porras, Cedulario del Perú, 1:120-121). Es de suponer que esta orden fue motivada por un reclamo de Pizarro.

64 Instrucción en ibid., 1:126-129. No hay ninguna indicación de que se cumpliese este mandato, ni que se efectuase el reconocimiento necesario, ni tampoco el informe solicitado. Peor aún, los conquistadores tardarían algunos años más en disponer de los datos que se les pedía.

65 Instrucción, Palencia, 6.8.1534, en Porras, Cedulario del Perú, 2:21-25. La razón para enviar al factor podría entenderse en los numerosos cuestionamientos al reparto del botín de Cajamarca y la inexactitud de la quilatación, todo lo que perjudicaba la cobranza de los quintos. Una R.C. de Toledo, 13.3.1534, ordenaba suspender todas las fundiciones hasta que llegase una persona especialmente enviada para “lo que toca al buen recaudo de nuestra hacienda” (ibid., 1:148).

66 Una versión previa de esta sección fue publicada en Varón, “El clero y la fiscalización imperial”.

67 Pietschmann, El Estado y su evolución, 108-109.

68 Carlos V al embajador en Roma y al papa, Barcelona, 20.7.1529, en Porras, Cedulario del Perú, 1:63-65.

69 R.C. de la reina, Toledo, 26.7.1529, en ibid., 1:32-34.

70 R.C. a Reginaldo de Pedraza, Ocaña, 11.3.1531. En la misma fecha se comunicó este nombramiento a Pizarro. En ibid., 1:90-91.

71 R.C. a Luque, Medina del Campo, 9.5.1532, en ibid., 1:103-104.

72 La reina al embajador en Roma, Medina del Campo, 9.5.1532, en ibid., 1:103; El rey al embajador en Roma y al papa, Toledo, 20.2.1534, en ibid., 1:142-144.

73 La reina al provincial en España de la orden de Santo Domingo, Toledo, 21.4.1529, AGÍ, Panamá 234, lib. 3, ff. 303v-304v.

74 Lic. Antonio de la Gama a S.M., Nombre de Dios, 24.5.1531, AGÍ, Patronato 194, r. 3, f. 3.

75 Pedraza murió en mayo de 1532 (Hampe, “La actuación del obispo Valverde”, 112). Por otro lado, Hernando Pizarro había aprovechado el viaje de Pedraza, quien pensaba volver a España, para enviar algunos caudales a casa. Así, entregó 300 pesos de oro y despachos para sus “hermanas beatas” que se encontraban “en tierra de Trujillo”. Poco después Hernando reclamaría el dinero y las misivas que habían sido encontrados entre los bienes del difunto fraile en Panamá (La reina al gobernador o juez de residencia de Tierra Firme, Madrid, 28.1.1533, AGÍ, Panamá 234, lib. 5, f. 87).

76 Ver su biografía en Lockhart, Men of Cajamarca, 201-207.

77 Además de los mencionados religiosos, formaba parte de la expedición Juan de Sosa, clérigo que había permanecido en Piura con la retaguardia (ibid., 465).

78 Ibid., 203; Hampe, “La actuación del obispo Valverde”, 116-117. Las comunicaciones, fechadas en Toledo el 21.5.1534 y en Valladolid el 19.7.1534, están publicadas en Porras, Cedulario del Perú, 1:196-197 y 207-208.

79 La emperatriz Isabel a Valverde, Madrid, 14.8.1535, en Porras, Cedulario del Perú, 2:104. Carlos V al embajador en Roma, que incluye la presentación de Valverde al papa, lleva fecha de Barcelona, a 27.5.1535, en ibid., 2:236-238). La emperatriz al embajador en Roma, incluyendo otra presentación de Val-verde al papa, Madrid, 5.10.1535, en ibid., 2:112-113.

80 La reina al general de la orden de Santo Domingo en España, Madrid, 30.9.1535, en ibid., 2:112.

81 La reina al embajador en Roma, Madrid, 5.10.1535, en ibid., 2:114. Contrato de la reina con Esteban Doria y Pantaleon de Negro, Madrid, 15.10.1535, en ibid., 2:117.

82 Lockhart, Men of Cajamarca, 204.

83 Instrucción de la reina a Valverde, Valladolid, 19.7.1536, AGÍ, Lima 565, lib. 2. Publicada en Porras, Cedulario del Peni, 2:177-195 y en CDIAO, 23:446-453 (fechada, sin embargo, el 7 del mismo mes y año). Otra copia en AGÍ, Indiferente 415, lib. 2, ff. 53v y ss.

84 Varias RR.CC. de la reina a Valverde sobre los fraudes de los oficiales reales y su rendición de cuentas, condición sin la cual no podrían abandonar el Perú, Valladolid, 19.7.1536, en Porras, Cedulario del Perú, 2:187-193.

85 En España Valverde seguía siendo una útil fuente de información. Así, el 25.1.1536 envió a la reina una carta con el traslado de una comunicación de Hernando Pizarro, en la que narraba los sucesos entre su hermano Francisco y Almagro (La reina a Valverde, Madrid, 15.2.1536, en ibid., 2:133-134).

86 Hampe, “La actuación del obispo Valverde”, 120.

87 Porras, Cedulario del Perú, 2:287-291. Además previamente se había autorizado que pasasen al Perú otros cien arcabuceros y escopeteros que Pizarro había pedido a Francisco de Zavala por medio de Peranzures, a quien se nombró capitán (ibid., 2:259). En ambos casos la corona otorgó un subsidio para los gastos del viaje.

88 Publicados en ibid., 2:4-8; también en CDIAO, 23:414-422 y resumido en CDIU, 15:115-117. Otra copia en AGÍ, Indiferente 415, lib. 2, ff. 50-53.

89 Ibid.

90 La emperatriz Isabel a Berlanga, Madrid, 31.5.1535, en Porras, Cedulario del Perú, 2:94-95.

91 Traslado de la Información en CDIA 0,10:237-307.

92 Lockhart, Men of Cajamarca, 468, afirma que si bien Pedro Díaz no estuvo en Cajamarca al momento de la captura del Inca, llegó al poco tiempo y fue el fundidor y ensayador de la expedición.

93 Boyd-Bowman, Índice geobiográfico, 21

94 Información, en CDIAO, 10:237-307.

95 Hemming, Conquest of the Incas, 141.

96 Información, en CDIAO, 10:237-307.

97 Francisqui estaba en el Perú desde enero de 1534, según se desprende de su propia declaración. Francisqui actuó en el Perú entre 1534 y 1536, y fue uno de los pocos mercaderes extranjeros verdaderamente profesionales en su oficio. Vendió productos españoles, ganado y esclavos indígenas a los conquistadores, y especuló con metales preciosos y joyas (Lockhart, Spanish Perú, 128).

98 Información, en CDIAO, 10:237-307.

99 Ibid.

100 Ibid.

101 Lockhart, Men of Cajamarca, 241-243.

102 En la documentación se le nombra indistintamente Salcedo o Saucedo.

103 Información, en CDIAO, 10:237-307.

104 Sobre la llamada Compañía de La Nasca véase el capítulo 8.

105 Información, en CD1AO, 10:237-307.

106 Se le nombra indistintamente Estete, Astete o Hastete. Pasó a Tierra Firme en 1514, donde participó en expediciones de saqueo y conquista, algunas de ellas con Pizarro. Al poco tiempo de recibir grandes tesoros del curaca de su encomienda de Chimú, el conquistador falleció. María de Escobar, su viuda, casó luego con Francisco de Chávez y reclamó esos tesoros en herencia (R.C. de Valladolid, 7.12.1537, ordenando que se envíe el proceso a España, publicada en Porras, Cedulario del Perú, 2:373-375). A la muerte de Estete, Pizarro tomó la encomienda para su hija doña Francisca. Véanse, al respecto, los capítulos 4 y 8.

107 El Requerimiento y su respuesta se encuentran en AGÍ, Patronato 192, n. 1, r. 12. Otra versión ha sido publicada en CDIAO, 10:237-307.

108 AGÍ, Patronato 192, n. 1, r. 12.

109 Erróneamente dice “tratasen” en la transcripción.

110 Requerimiento, AGÍ, Patronato 192, n. 1, r. 12.

111 Boyd-Bowman, Índice geobiográfico, 137.

112 Reyes Testa, Taboga, 49. Berlanga había recibido licencia para llevar 24 escla-vos libres de derechos, destinados a la obra del templo y a sus propias “granjerias” (RR.CC. de Madrid, 15.4.1540 y 4.6.1540, citadas en Mena García, Sociedad de Panamá, 88).

113 AGÍ, Patronato 192, n. 1, r. 12.

114 Ibid.

115 Vargas Ugarte, Historia general del Perú, 1:106.

116 Ibid., 105-106.

117 La reina a Pizarro, Valladolid, 9.9.1536, publicada en Porras, Cedulario del Perú, 2:221-222. Según se indica en este documento, Pizarro se había dirigido a la reina el 26.11.1535 informándole lo ocurrido con Berlanga. La carta, junto con otros encargos y peticiones de mercedes, la envió a España con Antonio Téllez de Guzmán, quien había llegado a Lima hacia enero de 1535, enviado por la Audiencia de Santo Domingo como juez comisario para mantener la paz entre Pizarro y Alvarado. Este juez, que declaró conocer a Pizarro desde hacía veinte años, intervino como testigo en la visita de Berlanga (CDIAO, 10:258-260 y 42:139-141). La Instrucción a Vaca de Castro lleva fecha de Madrid, 15.6.1540, AGÍ, Lima 109-7-2, lib. 4, f. 1, publicada en CDIU, 10:481-516. Otra copia en AGÍ, Indiferente 415, lib. 2, f. 70-83.

© Institut français d’études andines, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr