Version classiqueVersion mobile

La ilusión del poder

 | 
Rafael Varón Gabai

Prefacio

Texte intégral

1Cuando hace varios años iniciaba esta aventura, mientras mi esposa y yo nos alistábamos para partir a Inglaterra en busca del doctorado, María Rostworowski me hizo saber, con su acostumbrada generosidad, que debía “mirar unos legajos sobre los Pizarro” existentes en el Archivo General de Indias. De su lectura surgiría tiempo después mi tema de tesis, la que a su vez sirvió de fundamento para esta publicación.

2Como es natural, en todos estos años la cuestión de los Pizarro ha estado presente sin tregua en mi pensamiento y, por lo tanto, conversé sobre ella numerosas veces con colegas y amigos. Si bien el intercambio fue fructífero y guardo de cada uno de ellos el más vivo recuerdo, muy a mi pesar no puedo aquí nombrar más que a unos pocos. Sin embargo, todos han tenido parte en la elaboración de este trabajo.

3La dirección recibida de John Lynch, mi supervisor de tesis, muestra la nobleza del maestro; este libro es en gran medida deudor de sus sutiles insistencias y de una fecunda comunicación personal y epistolar de varios años. Debo a Franklin Pease un agradecimiento especial por haberme animado a proseguir con el tema escogido y, luego, por comentar con acuciosidad mis borradores.

4En Londres, en el Instituto de Estudios Latinoamericanos y su Seminario de Historia, ambos dirigidos a la sazón por John Lynch, intercambiamos ideas y experiencias, en especial con Leslie Bethell, Luis Henrique Dias Tavares y Leonardo León Solís. Compartí oficina y amistad con Roberto Escalante y con Hazel Aitken. En Madrid recibí la hospitalidad de Alfredo Moreno Cebrián y Ascensión Martínez Riaza. En Sevilla usé la biblioteca de la Cátedra de Historia de los Descubrimientos gracias a Francisco Morales Padrón. José Jesús Hernández Palomo hizo que nuestra estancia en la ciudad fuese cálida desde el primer momento. Siempre en Sevilla, y en el Archivo General de Indias, hicimos un gran descubrimiento, de mayor trascendencia que cualquier documento oculto. Advertimos que la pasión por la investigación histórica la compartíamos con un entusiasta grupo de colegas, cuya energía y amistad ocupan un lugar imborrable en nuestros recuerdos.

5En Lima fui invitado al Instituto de Estudios Peruanos por María Rostworowski, y de inmediato fui recibido por todos aquellos compañeros con quienes he participado en las labores cotidianas de los últimos años. Miguel León, conocedor del siglo xvi y de la sierra norcentral, ha sido un permanente interlocutor, así como los colegas del área de historia. En otros ámbitos, he dividido preocupaciones e intereses con Lorenzo Huertas, Idilio Santillana, Pedro Guibovich y Felipe Burstein. Pablo Macera apoyó mi investigación con estimulantes comentarios. Noble David Cook, David Brading, Linda Newson y Woodrow Borah hicieron útiles sugerencias. Eduardo Sanseviero, recordado amigo, tiene aquí el libro por el que tantas veces inquirió.

6Mención especial merece el personal de los archivos y bibliotecas que consulté, casi siempre afables con los investigadores, a pesar de su solitario trabajo entre libros y papeles. En Lima, quisiera destacar la atención del Archivo General de la Nación, Sala de Investigaciones de la Biblioteca Nacional y Archivo Arzobispal. En Sucre, descubrí en don Gunnar Mendoza al hombre que había dedicado un cariño inconmensurable al cuidado de la documentación histórica, hoy lamentablemente fallecido. Las pautas y ficheros personales que me proporcionó hicieron más provechosa mi investigación en el ejemplar Archivo Nacional de Bolivia. En Potosí, con más frío que nunca, fui guiado por los amables funcionarios del Archivo Histórico.

7Aprecio la atención del personal del Archivo General de Indias, de la biblioteca de la Escuela de Estudios Hispano-Americanos, del Archivo de Protocolos de Sevilla y de la biblioteca y archivo de la Universidad de Sevilla. También recibí una esmerada atención en el Archivo Municipal de Trujillo, el Archivo General de Simancas y el Archivo Provincial y Universitario de Valladolid. Dejo constancia, asimismo, de la amabilidad con que me recibieron don José Zuleta y Carvajal, Duque de Abrantes, de Jerez de la Frontera, y don García Rueda, nieto de don Miguel Muñoz de San Pedro, Conde de Canilleros, de Cáceres, y por permitirme la consulta de sus archivos privados. En Londres usé, como en casa, la biblioteca del Instituto de Estudios Latinoamericanos, así como las del University College, la Universidad de Londres, el Institute of Historical Research y la Biblioteca Británica.

8En diversas etapas de la investigación y redacción recibí apoyo del Consejo Británico, Central Research Fund de la Universidad de Londres, Instituto de Cooperación Iberoamericana, Fundación Ford, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Perú, Instituto de Estudios Peruanos e Instituto Francés de Estudios Andinos. El tramo final de la publicación se vio favorecido por la corrección de estilo de Gabriel Valle, la lectura y sugerencias de César Augusto Lengua, la diagramación siempre acuciosa de Aída Nagata y la colaboración de Marcos Fishman.

9Por último, mis padres, José y Arlette Varón, estuvieron cerca de nosotros a pesar de los años que pasamos fuera del Perú, así como mi suegra María Eugenia de Suárez. Mi esposa, Margarita Suárez, siguiendo su propio derrotero profesional compartió conmigo estos años llenos de investigación y de intensidad emocional. A José Mauricio, nuestro hijo, dedico este trabajo.

© Institut français d’études andines, 1996

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search