Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Comprender la agricultura campesina en los Andes Centrales

 | 
Pierre Morlon

Primera parte. “Obertura”

Capítulo 1. Una herramienta, un símbolo, un debate: la chaquitaclla y su persistencia en la agricultura andina*

Pierre Morlon, Jean Bourliaud, Raymond Réau et Dominique Hervé

Texte intégral

1. LA CHAQUITACLLA, EMBLEMA DE LA AGRICULTURA ANDINA

  • * Este título se inspira en aquél del artículo de Gade y Rios (1972).

“Es tan abundante y fértil esta tierra de cualquier cosa que en ella se siembra, que de una hanega de trigo salen ciento y cinquenta, y á veces docientas, y lo ordinario es ciento, con no haber arados con que labrar la tierra, sino unas palas agudas con que los indios la revuelven” (de Zarate, 1555, lib. I, cap. 8).

1El estudio de esta pala aguda será el punto de partida que nos permitirá “reconstruir” la agricultura andina. Hubiéramos podido elegir cualquier otro objeto. Pero éste se nos impuso: desde unos diez o quince años, su representación, realista o estilizada, es omnipresente y está reproducida hasta la obsesión en la mayoría de las publicaciones recientes sobre la agricultura andina, de la que aparece como símbolo indiscutible (figs. 12 a 16).

  • 1 En la lengua quechua, chaqui=pie. Taclla (o taqlla) designa originalmente un palo en general, lueg (...)

2¿Qué cosa es, pués, esta herramienta? ¿Por qué ella, siempre ella? La chaquitaclla o taclla1 es, pues, pintoresca, y su diseño es tan fácilmente reconocido como realizado. Pero esta explicación no es suficiente.

3La identificación de la agricultura andina con la chaquitaclla se remonta a tiempos lejanos. Algunas decenas de años después de la conquista española, el indio Guaman Poma fue uno de los mejores ilustradores de la civilización andina. Representándose la historia como una serie de edades sucesivas, separadas por catástrofes, escribe:

“Desde la segunda edad de indios (...) comenzaron a trabajar hicieron chacras andenes y sacaron acequias de agua de los ríos y lagunas y depósitos y así lo llaman patachacra larcayacu. (...) “de como los antiguos indios (...) no tenían oficios ni artificios (...) si no entendían romper tierra virgen y hacer andenes en las quebradas y en peñas y la tierra comenzaron a cernir y escoger todas las piedrecitas y sacaban agua de acequia” (Guaman Poma, [1613-1620] 1936, p. 54-55).

4Dibuja a Adán en el “primer mundo” trabajando la tierra con la chaquitaclla, y también trabajando con la chaquitaclla a los primeros indios de América (fig. 17). Así, no concibe al hombre sin la agricultura, ni a ésta sin dominio del medio mediante la irrigación y los andenes, y los asocia estrechamente con la chaquitaclla. No sabemos si esta concepción le era propia o si por el contrario estuvo expandida en su época, por lo que recurriremos a los datos de la arqueología.

Fig. 12: Calendario del cultivo de la papa en la región de Huancayo (Revista MINKA, N° 17).

Fig. 13: Dibujos esquematizados de la labranza de la tierra con chaquitaclla (en las épocas actual, MINKA N°10 y precolombina, MINKA N° 21).

Fig. 14 : Dibujos esquematizados de la labranza y la cosecha con chaquitaclla (MINKA, N° 17, 21).

Fig. 15 : a) Fotografía de chaquitacllas, sacada mientras los campesinos descansaban en un trabajo colectivo (Centro Las Casas); b) y c) Dibujos de chaquitaclla en un billete de banco y en el titulo de un boletín informativo.

Fig 16: Carátulas de revistas, con dibujo y fotografía de trabajos con chaquitaclla.

Fig. 17: Adán y Eva; los primeros indios (Guamán Poma, hacia 1615).

5Durante mucho tiempo, sobre la base de representaciones que se encontraban en ceramios, la chaquitaclla fue considerada como un invento de la época incaica, por lo tanto tardía y bastante posterior al desarrollo de la agricultura andina (Horkheimer, 1960; Lanning, 1967, p. 165; Gade y Rios, 1972).

6Ahora bien, excavaciones arqueológicas recientes han permitido exhumar cuchillas de piedra que sirvieron para trabajar el suelo. Estas cuchillas han sido identificadas como siendo de chaquitacllas, si bien no se ha demostrado la presencia del estribo en el mango. Fueron encontradas tanto en los más antiguos restos de andenería que se conoce en la región del Cuzco —Marcavalle, fechados entre el 800 y el 900 a.C. (Barreda Murillo, com. pers.; Valencia Zegarra, 1986)— como en los restos más antiguos de camellones en el Altiplano del Lago Titicaca, fechados entre el 650 y el 900 a.C. (Erickson, 1985): ¿se debe al azar la coincidencia entre estos dos datos?, o bien, ¿fue la invención de la taclla la que permitió el acondicionamiento y el cultivo de estos altos valles y llanuras? ¿Sería esta herramienta, por así decirlo, el “padre” de la agricultura andina...? Estas infraestructuras exigían, pues, labores muy importantes. Ya que no disponían de animales de tiro, la chaquitaclla era la herramienta más eficiente de América: en las reconstrucciones de camellones precolombinos sobre el Altiplano (fig. 18) (cf. cap. 4), cada trabajador desplazó en promedio 5 m3 de tierra por día, o sea de dos a cuatro veces más que las mediciones o estimaciones correspondiendo al mismo trabajo con otras herramientas tradicionales, en otras regiones (Erickson, 1982).

“Con la taclla se puede cortar también bloques de turba y extraerlos con el fin de construir con ellos cercas; un hombre puede hacer en un día de 200 a 300 bloques y puede construir de 20 a 30 metros de cerca. También se puede cavar con este instrumento huecos para cimientos, postes, trabajos de irrigación y drenaje" o construir carreteras (Gade y Rios, 1972, 1976).

Fig. 18: Reconstrucción de antiguos camellones precolombinos. El trabajo en equipo con la chaquitaclla permite levantar y voltear grandes terrones (mayo; Alto Catachi, Puno, 3900 msnm). PM.

  • 2 Y esto por personalidades tan poco sospechosas de despreciar el mundo indio o las técnicas tradici (...)

7Pero este retorno al pasado, ¿puede ser de alguna utilidad para los campesinos ahora que nos encontramos a fines del siglo xx? El carácter arcaico de la herramienta ha sido subrayado muchas veces2:

“Como se ve, la industria agrícola ganadera de nuestros ayllus está en pañales: aún conserva de los tiempos incaicos su rudimentarismo primitivo. (...) Como herencia legendaria de sus antepasados, quienes removieron el suelo con el ‘chaqui-taclla’ o arado andino, ellos continúan usándolo tradicionalmente para roturar aquél en la misma profundidad que el abuelo les enseñó; pues como el instrumento no ha sufrido modificación alguna y ha sido ideado para usarse por dos obreros en la tierra cuyo declive no permite el trabajo de las yuntas, el resultado en las condiciones dadas viene a ser el mismo. (...). Si el indio no sabe remover sus tierras, tampoco ha aprendido a seleccionar la semilla. (...) La República, que ha debido y está obligada a introducir y hacer popular en la Sierra el arado de hierro de revertedera, hasta el presente no ha abordado el problema” (Castro Pozo, 1924, p. 307).
“La agricultura quechua típica está caracterizada por el apego a una tecnología tradicional elemental y a una división del trabajo complicada e igualmente superada. En general no utilizan animales de tiro, y la herramienta más complicada utilizada por los agricultores quechua, no es más que un primitivo bastón cavador, cuya sola concesión a la modernidad es de ser provisto con una cuchilla de hierro" (Mishkin, 1946).
“El bastón cavador es el más rústico de las herramientas aratorias. Es característica común de grupos de recolectores o de agricultores rudimentarios. (...) Hecho singular, el Perú incaico no superó el bastón cavador. Hay que haber manipulado uno mismo durante algunas horas este palo puntiagudo para saber cuánto su manejo es penoso y poco eficaz. Aunque fue modificado por los peruanos, ya que tenía una cuchilla de algunos centímetros de ancho y una barra lateral para apoyar el pie, queda sorprendente comparar los resultados logrados por este pueblo, cuya economía era básicamente agrícola, con el carácter irrisorio de esta herramienta. Este bastón peruano, sin embargo, es casi una laya” (Leroi-Gourhan, [1945] 1973, p. 119-120).

8¿No es acaso el emblema tan obsoleto como el objeto mismo?

9¿Será por apego a la tradición y a las costumbres de sus antepasados que decenas de miles de campesinos andinos se obstinan aún en nuestros días en utilizar la taclla? Desde la conquista española fueron introducidas otras herramientas y fuentes de energía: el tractor y el arado de discos en el siglo xx, y antes el arado jalado por bueyes en el siglo xvi:

“Los primeros bueyes que ví arar fue en el valle del Cuzco, año de mil y quinientos y cincuenta, uno más o menos (...); no eran más de tres yuntas; (...) llevóme a verlos un ejército de indios que de todas partes iban a lo mismo, atónitos y asombrados de una cosa tan monstruosa y nueva para ellos y para mí. Decían que los españoles, de haraganes, por no trabajar, forzaban a aquellos grandes animales a que hiciesen lo que ellos habían de hacer; (...) los gañanes que araban eran indios; los bueyes domaron fuera de la ciudad, en un cortijo, y cuando los tuvieron diestros, los trajeron al Cuzco, y creo que los más solemnes triunfos de la grandeza de Roma no fueron más mirados que los bueyes aquel día”. (Garcilaso de La vega, 1609, libro 9, cap. 17)

10Si las razones de esta persistencia aparentemente anacrónica fuesen sólamente culturales, mal se comprendería que la chaquitaclla sea utilizada aún en el alto valle del río Cañete por jóvenes aculturados que pasan parte del año en la muy próxima ciudad de Lima, mientras que inversamente ha sido abandonada en provecho del arado (fig. 19) en una provincia, la de Andahuaylas, considerada especialmente atrasada, como lo atestigua el uso metafórico de la expresión “indio de Andahuaylas” en la literatura.

  • 3 Es necesario definir el objetivo relativamente al cual se juzga, y el conjunto de valores de refer (...)

11Ahora bien, juzgar a una técnica como obsoleta, se refiere necesariamente a una comparación de eficacias3como lo sugiere Castro Pozo (1924) en el mismo texto:

“De la Colonia, por ejemplo, sólo ha adquirido el buey como animal de labranza y el arado de madera, inferior al ‘chaqui-taclla’, que no le sirven sino para sus tierras bajas”.

12Esto transforma, pues, las preguntas precedentes en otras nuevas, más precisas: ¿para qué sirve la chaquitaclla? ¿Qué trabajo o trabajos realiza y en qué condiciones? Es en los documentos más antiguos que conocemos en donde buscaremos la respuesta.

Fig. 19: Barbecho en ayuda mutual (ayni) en un sector de barbecho sectorial (agosto; Chuccecancha, Andahuaylas, 3700 msnm). PM.

1.1. FORMA, MANEJO Y FUNCIÓN: LOS TEXTOS ANTIGUOS

13Los dibujos de Guaman Poma (fig. 20) nos muestran trabajos agrícolas hechos con chaquitaclla a lo largo del año: arado (chacra iapui) en agosto; siembra de maíz (zara tarpui) en setiembre, y de tubérculos, papa y oca (papa oca tarpui) en diciembre; cosecha de papa {papa allai) en junio. Sabemos así que la taclla podía ser empleada en trabajos tan disímiles como el arado, la siembra y la cosecha de tubérculos.

14Pero Guaman Poma, nacido en el Perú sin jamás haber salido de él, no juzgó útil comentar sus dibujos en el texto. Nos será, pues, preciso apelar a los de sus contemporáneos nacidos en España o que hayan escrito allí su crónica, a fin de contar con una explicación destinada a los que no conocían la herramienta. Es Garcilaso de La Vega (1609), como a menudo sucede cuando él evoca lo que ha visto personalmente, quien proporciona la descripción más clara, precisa y completa del empleo de la taclla -y la que da la primera respuesta a nuestra interrogante:

“Traen por arado un palo de una braza en largo; es llano por delante y rollizo por detrás; tiene cuatro dedos de ancho; hácenle una punta para que entre en la tierra; media vara de la punta hacen un estribo de dos palos atados fuertemente al palo principal, donde el indio pone el pie de salto, y con la fuerza hinca el arado hasta el estribo. Andan en cuadrillas de siete en siete y de ocho en ocho, más y menos, como en la parentela o camarada, y, apalancando todos juntos a una, levantan grandísimos céspedes, increíbles a quien no los ha visto. Y es admiración ver que con tan flacos instrumentos hagan obra tan grande, y la hacen con grandísima facilidad, sin perder el compás del canto. Las mujeres andan contrapuestas a los varones, para ayudar con las manos a levantar los céspedes y volcar las raíces de las yerbas hacia arriba, para que se sequen y mueran y haya menos que escardar. Ayudan también a cantar a sus maridos, particularmente con el retruécano hailli”. Libro V, capítulo 2).

Fig. 20: Trabajos agrícolas (Guamán Poma, hacia 1615): a- Labranza del suelo por un équipo de 4 varones y 3 mujeres; b- Agosto, mes de la labranza; c-Setiembre, siembra del maíz; d- Diciembre, siembra de las papas; e- Junio, cosecha de las papas.

15En cambio, con respecto a las tierras arenosas de la costa,

“no las barbechan ni cosechan, porque no lo han menester. Siémbranlas con estacas gruesas a compás y medida, haziendo hoyos, en los cuales entierran las cabezas de las sardinas, con dos o tres granos de maíz dentro dellas” (Libro V, capítulo 3).

16Así, si bien pudiendo ser empleada en otros trabajos, la función o destino de la chaquitaclla era voltear céspedes (o, si se prefiere otros términos, pastizales o praderas). Sabiendo que “el césped es el más difícil de los medios que sirven para la agricultura” (Sigaut, 1975), hay que precisar aún dónde y por qué se voltea el césped en los Andes. Es lo que hizo O.F. Cook en 1920, situándose de pronto dentro del marco de la estratificación ecológica de los Andes:

  • 4 Agricultura itinerante con quema. Cook se refiere sin duda a la vertiente amazónica de los Andes.

“Tres principales tipos o sistemas deben ser distinguidos en el estudio de la agricultura altamente especializada de los Andes peruanos. En los valles bajos, por debajo de los 1 500 metros de altitud, el cultivo estaba limitado probablemente al sistema más primitivo de “milpa”4, el mismo que aún se practica por lo general a baja altitud en América tropical. (...) Por encima de este piso, en los valles intermedios o templados de los Andes orientales, entre los 1 500 y 3 300 metros, la agricultura descansaba en el sistema de andenes, que los antiguos peruanos llevaron a un grado extremo de desarrollo, mayor aún que el de otros pueblos. (...) En los valles aún más altos, entre los 3 300 y 4 200 metros, el clima es más frio, la humedad más abundante y las pendientes más suaves. Hay menor necesidad de andenes o de irrigación, pero las gramíneas de altura y otras plantas pequeñas forman un césped denso y fibroso, una condición similar a la de los países del norte en donde el arado es la herramienta básica de la agricultura. Si bien los relatos antiguos muestran que las llamas eran empleadas a gran escala como bestias de carga, los antiguos peruanos parecen no haber encontrado los medios para emplearlos como animales de tiro o para facilitar el trabajo en los campos. El cultivo de las praderas de altura se realizaba con el trabajo humano, facilitado por un instrumento especial para romper el césped”.

17Luego de describir la chaquitaclla y el trabajo extenuante que ella exige pese a su empleo en equipo, Cook expone tres diferencias notables con la utilización de la laya: el modo de agarrar la herramienta, el hecho de que se desgaje el césped en lugar de cortarlo, y su volteado con la mano en vez de levantarlo y volcarlo con la cuchilla”.

18A continuación describe la rotación, “estrictamente subordinada a las actividades pastorales”, observada en La Raya, a más de 4 200 metros de altura: a fines de la estación de lluvias (abril)

“se han volteado en esta época sólo estrechas fajas de césped, marcando las líneas en donde se plantarán las papas, pero la totalidad del terreno se rompe más tarde y el césped duro se descompone en un suelo suelto y oscuro durante la larga temporada de crecimiento”.

19Al año siguiente, se siembra cañihua*, sin preparación adicional del suelo:

  • 5 En la pradera, este modo de volteado no modifica la estructura de los terrones mantenidos coherent (...)

“Las adventicias y las hierbas vuelven a tomar posesión del suelo mientras que la cañihua crece, y enseguida se deja el terreno en pastoreo durante varios años antes de una nueva labor. Los períodos de culti vo son demasiado breves como para destruir las raíces fibrosas de las gramíneas y otras plantasen el suelo, de modo que sólo puede haber muy poca erosión5. En las zonas favorables este sistema es permanente, y nada indica desde cuándo se le practica o cuántas veces el césped ha sido volteado.”

20Después de una comparación con una herramienta similar, el caschrom, empleado al noroeste de las Islas Británicas, Cook concluye:

“Esta herramienta bien puede simbolizar la agricultura de las tierras altas. Las praderas de altura planteaban un problema especial que fue resuelto por la chaquitaclla”.

21Si hemos citado este texto de manera tan extensa, es porque ya en 1920 se había dicho en él lo esencial sobre:

  • el papel y el lugar de la chaquitaclla en la agricultura andina: romper pastos para el cultivo de la papa en las rotaciones de altura donde un corto número de años de cultivo se alterna con un largo período de descanso pastoreado.
  • la perennidad de este papel, ya que la utilización descrita no provoca erosión significativa.

22Por un lado, una herramienta elegida como emblema por investigadores modernos, que resuelve un problema difícil minimizando la erosión, y cuyo resultado es sorprendente para quien no lo haya visto; y de otro lado esta misma herramienta considerada como arcaica, obsoleta, irrisoria: ¿cómo entenderlo?

23Los resultados agronómicos del trabajo con la chaquitaclla son en efecto del todo notables y los rendimientos por hectárea que permite alcanzar lo demuestran bien (cf. capítulo 5). Pero es al precio de un trabajo a la vez extenuante, como Cook lo ha señalado, y muy lento —la calidad agronómica del trabajo es independiente de su productividad (medida en superficie trabajada por día)—; pues un cambio técnico que ocasionará progreso a una de estas dos áreas no hará forzosamente progresar a la otra:

  • 6 El valor máximo fue medido haciendo un esfuerzo muy intenso: subir corriendo escaleras llevando un (...)

“La actividad más dura y prolongada realizada por los hombres de Nuñoa [distrito ubicado a más de 4 000 metros de altura, fig. 82] es la labranza con la chaquitaclla que con frecuencia dura un día entero. El consumo de oxígeno y de energía por trabajador sobrepasa el 60% de los valores máximos 6”, y es superior al de todas las demás actividades agrícolas (fig. 21). Para realizar eficazmente esta actividad, la cuchilla debe ser hundida totalmente en el suelo, y se debe levantar un bloque de tierra, el más grande posible, para cavar el surco profundo necesario para el crecimiento de las papas. La persona que emplea la chaquitaclla debe, pues, poseer fuerza y resistencia, así como ser bastante pesada, ya que de su peso depende la profundidad de penetración en el suelo. Por lo general son entonces los hombres entre 19 y 40 años los que utilizan la chaquitaclla. Rara vez hemos observado jóvenes de menos de 18 años, aun cuando se precisaba de una persona más" (Thomas, 1972, p. 138-139). La labranza con la chaquitaclla no es un trabajo de niños, de mujeres ni de ancianos.

24Y son necesarios en total más de cuarenta días de trabajo por hectárea...

Fig. 21 : Consumo de energía por el organismo para diferentes trabajos agrícolas en el distrito de Nuñoa (según Thomas, 1972).

25Es este problema de la lentitud del trabajo, agravado por las restricciones climáticas, que los campesinos han tenido y tienen aún que resolver. Por ello asocian varias soluciones: la velocidad del trabajo (es decir la extensión arada por persona y por día se incrementa con el trabajo en equipo; y la combinación de diferentes modalidades de labranza permite a la vez reducir la extensión que se tiene que labrar, y distribuir el trabajo en diferentes épocas del año.

2. LA LABRANZA EN LA ORGANIZACION DEL TRABAJO Y DEL ESPACIO

2.1. TRABAJO EN EQUIPO, EMULACIÓN Y AYUDA MUTUA

“La taclla difiere de la mayoría de herramientas manuales en la medida que no está concebida para un trabajo solitario. Un equipo de trabajo compuesto pordos a cinco personas, llamado “masa”, realiza este pesado trabajo (yapuy en quechua, “barbecho” en español) (...). Varios equipos pueden trabajar al mismo tiempo en diferentes lugares del campo. El más tradicional, si bien ya no tan común, es el equipo de trabajo de cinco personas, reunidas para labrar los terrenos comunales o bien como partes de un acuerdo recíproco (ayni* o minka*) (Gade y Rios, 1972).

26Volvamos al texto ya citado de Garcilaso de La Vega (1609):

Andan en cuadrillas de siete en siete y de ocho en ocho, y, apalancando todos juntos a una, levantan grandísimos céspedes, increíbles a quien no los ha visto. Y es admiración ver que con tan flacos instrumentos hagan obra tan grande, y la hacen con grandísima facilidad”.

27En los dos dibujos de labranza de Guaman Poma (fig. 20, a y b), se representa a cuatro hombres trabajando juntos, frente a tres o cuatro mujeres. Brunschwig, en nuestros días, informa sobre la existencia aún de equipo de trabajo semejantes en Laraos, en el valle del rio Cañete:

“un grupo de 3 a 6 hombres, provistos de chaqui taqllas y dispuestos en semicírculo, cortan y levantan un terrón de gran tamaño. Frente a los hombres, una o dos mujeres cogen, con la mano o con ayuda de un racuacho, este terrón mientras se encuentra en el aire, lo voltean y lo rompen en 2 ó 3 pedazos, dejándolo caer. Aquello necesita una buena sincronización, pues la elevación del terrón y su vuelta se realizan en un mismo movimiento”. (1986; una foto, de A.-M. Brougère, se encuentra en la misma publicación, p. 98).

28Corrientemente se admite que la productividad del trabajo varía en el mismo sentido que el tamaño de los equipos. Esta relación que, según sepamos, no ha sido medida para la labranza con la chaquitaclla en los Andes, es atestiguada para formas de labranza muy comparables en Europa:

  • 7 Forma de labranza del pastizal practicada antiguamente al noroeste de las Islas Británicas. “Consi (...)

“El interés de estas técnicas es (...) que ellas aprovechan para destruir el césped su misma estructura y propiedades. De allí una economía de trabajo considerable. Es en la técnica de lazy-beds7 y en la de labranza colectiva que se observa mejor esta economía de trabajo (...)
Los lazy-beds son una forma de labranza. La labranza colectiva no es más que una de sus modalidades de ejecución, aunque importante. En este método, varios trabajadores juntos se ponen a desprender y levantar un mismo bloque de césped; la estructura fibrosa de éste les permite apartarse en cierta medida unos de otros, es decir hacer un corte más ancho que la suma del ancho de la hoja de sus herramientas, tomados individualmente. De manera que varios trabajadores que aran colectivamente van más rapido que si trabajaran cada uno de forma individual (...). La labranza colectiva también ha sido practicada en el centro de Francia en el siglo xix, y esto es lo que decía de ella Baudet-Lafarge en 1860:
“La costumbre de labrar la tierra con layas, reuniendo los esfuerzos de tres o cuatro hombres sobre el mismo bloque de tierra de gran volumen, ha contribuido bastante, en los últimos tiempos, a extender el empico de la laya. Una labranza ejecutada de este modo cuesta apenas la tercera parte de la que se hace según la manera ordinaria. También se ha terminado por aplicarla a todos los suelos que tienen la consistencia que ella exige para hacerse posible” (...)” (Sigaut, 1975).

29Si, manejada individualmente, “la chaquitaclla no está hecha para levantar, sacudir y arrojar el terrón a un lado” (Gade y Rios, 1972), ella lo permite cuando en trabajo colectivo el ritmo de los labriegos es sostenido y su sincronización perfecta (Peña, 1975): en este caso la mujer aprovecha el vuelco del terrón, para colocarlo en la posición deseada.

30Y, sin embargo, “más comúnmente en nuestros días, la labranza para construir camellones de papas (...) la realiza un equipo más pequeño de dos aradores y un ayudante (fig. 22), o incluso de un solo arador y un ayudante: este último caso refleja la importancia creciente de la unidad familiar nuclear, y el ocaso concomitante de las parcelas trabajadas comunalmente, aun cuando se mantenga la propiedad comunal de la tierra” (Gade y Rios,1972).

Fig. 22: Barbecho con chaquitaclla, en equipo (masa) de 2 labradores y un ayudante (marzo, Cala-Cala, Puno, 4000 msnm). PM.

31La rapidez del trabajo aumenta por la emulación, o la competición, cuando varios equipos trabajan al mismo tiempo:

“es una costumbre en los indios animarse mutuamente trabajando en común; y tantos trabajadores como sea posible reunir hacen la misma cosa al mismo tiempo. El entusiasmo que se obtiene de este trabajo en conjunto alivia la monotonía de este duro esfuerzo a gran altura” (Bingham, 1916).

32La reunión de varios equipos para realizar el mismo trabajo al mismo tiempo se consigue gracias a la ayuda recíproca, llamada ayni (cf. fig. 19), mencionada por Garcilaso de La Vega en el mismo capítulo —“Labradas ¡as tierras de los pobres, labraba cada uno las suyas, ayudándose unos a otros, como dicen, a tornapeón”—. He aquí un ejemplo de su actual organización práctica en la región del Cuzco:

“El propietario o chacrachicuy avisa a sus colaboradores en las primeras horas del amanecer la fecha del trabajo. (...) La labor de barbecho se empieza temprano en comparación con otras actividades agrícolas, generalmente a las ocho de la mañana, formando grupos de tres personas llamados masa (...) Las masas están organizadas por un qollana o capitán, cuya función es distribuir el área del trabajo equitativamente de acuerdo a la edad y contextura física de los componentes de la masa e impone el ritmo de trabajo. El “capitán” es generalmente pariente del dueño de la chacra (yerno o hermano). Además existe el qayawa o segundo, quien verifica la perfección del trabajo, sobre todo el grado de remoción del suelo. (...) luego viene el descanso grande al mediodía, donde el dueño del terreno ofrece almuerzo (...), todo mezclado se coloca al centro de la rueda formada por los trabajadores, de donde todos comen a discreción (...). Los trabajos de barbecho de cada propietario se realizan en un solo día, pasando de una parcela a otra si tiene varias parcelas” (Tapia, 1986).

33El ayni reduce poco el tiempo total de labranza ya que, por el principio de reciprocidad, el propietario del campo devuelve a sus colaboradores el mismo tiempo de trabajo que cada uno de ellos le ha proporcionado, día por día. Su papel es, empero, fundamental en la organización del trabajo. Para aprovechar al máximo las primeras lluvias que a menudo caen sólo en determinados lugares y son seguidas de períodos secos, la preparación del suelo y la siembra deben realizarse muy rápidamente, en una sola jornada, antes de que el suelo se vuelva a poner seco y duro. Ocurre lo mismo después de una irrigación. El ayni permite entonces reunir un número suficiente de trabajadores en las parcelas consideradas. Es, pues, una de las condiciones de la realización en las mejores fechas posibles de las diferentes modalidades de labranza empleadas por los campesinos luego del descanso.

2.2. ESTRATEGIAS DE LABRANZA (fig. 23)

2.2.1. Las restricciones climáticas

34En los Andes del Perú y Bolivia, el clima está marcado por la alternancia entre una breve estación de lluvias y una larga estación seca. El fin de las lluvias, en abril o mayo, está seguido por el agotamiento de la humedad en el suelo, que se vuelve demasiado duro como para ser trabajado; la falta de agua supone el fin del crecimiento de las plantas, y luego su muerte, provocada de todas maneras por las heladas nocturnas que, a gran altura, se producen desde que la cobertura de nubes desaparece (cf. capítulo 4.3).

35Es preciso, pues, que todos los cultivos hayan llegado a su madurez al fin de la estación de lluvias; y para ello deberán haber sido sembrados -y por tanto arados-con suficiente anticipación:

“El trabajo es romper tierras vírgenes, que ellos llaman chacmay mita; pasando este tiempo, no se puede romper tierra y para arar la sementera que ellos llaman yapuy-pacha, sembrar tarpuypacha -chacmaypacha y no sembrando en aquel mes y día señalado, si pasa un punto, ya se pierde la sementera” (Guaman Poma, [1613-1620] 1936, p. 860)

36En altura, todas las siembras deben realizarse entre el momento en que llegan las primeras lluvias, de setiembre a diciembre dependiendo del año y de la región, y aquel en que ya es demasiado tarde para sembrar, que se sitúa entre octubre y diciembre, según la altura y el tipo de cultivo: ¡un margen bien estrecho! (cf. Thomas, 1972, p. 114). En estas condiciones, el hecho de que una familia, con su propia mano de obra, tenga necesidad de casi un mes de trabajo por cada hectárea labrada, aparece como realmente crítico...

37La solución más evidente a este problema es adelantar la labranza a la estación seca, irrigando el suelo para que sea menos duro. Es sin duda el papel principal del riego, puesto que después “normalmente” las lluvias son suficientes para asegurar la alimentación hídrica de los cultivos:

“En este mes de julio (...) es tiempo de llevarse mucho estiércol a las chacras y sementeras y limpiar las acequias y pozos lagunas de las aguas para comenzar a regarse las sementeras para michica sara mais temprano y para papas chaucha papa maway papa - y zapallos tempranos” (Guaman Poma, [1613-1620] 1936, p. 1149).

“...si era tierra de acequias, que en toda la mayor parte de este reino las había y las usaban; aunque fuese en la sierra donde llueve, usaban de ellas para (...) arar las tierras y sembrar, y después quedaba a las lluvias. Esto era en la sierra”. (Pedro Pizarro, 1571, f. 57v).
“El riego no es indispensable para que los sembríos se desarrollen. En estos valles, muchas veces el agua sólo se usa para ablandar la tierra, no así para humedecer las plantas. (...) el riego sólo se utiliza para facilitar inicialmente el laboreo de la tierra, y no para regar las plantas”. (Kaerger, [1899] 1979, pp. 22 y 27; cf.. igualmente Salis, 1987, p. 9.18).

Fig. 23: Restricciones climáticas y modalidades del barbecho.

38Pero es exactamente en el momento en que es más necesaria para la labranza y la siembra, que el agua de regadío es menos abundante y la más disputada: muy pocos son los lugares en que todos los campesinos disponen de ella para todas sus parcelas. Ha sido preciso, pues, inventar otras soluciones que descansen en la combinación entre modalidades de labranza realizadas en períodos diferentes, y en la reducción del número de labranzas en la rotación de cultivos.

2.2.2. Fechas y modalidades de labranza89

  • 8 Para esta sección, hemos completado nuestras propias observaciones (Bourliaud el al, 1986 y 1988) (...)
  • 9 Este parágrafo, como el siguiente, es una adaptación de los trabajos de Bourliaud et al, 1986 y 19 (...)

“En este mes de febrero han de romper tierra virgen para mays o trigo o papas que ellos le llaman chacmayquilla (...) es la gran fuerza del agua del cielo que traspasa la tierra y así se dice chacmayquilla (...) en este mes tengan gran cuenta de que se rompa tierra virgen para sembrar mais o trigo papas (...) porque la tierra está blanda (...) ”(Guaman Poma, [1613] 1936, p. 1134).

39Febrero: ¡se está en lo más fuerte de la estación de lluvias, y en pleno período de crecimiento de los cultivos ! A falta de irrigación, una solución para sortear las restricciones climáticas consiste en adelantar la labranza a la mitad o al fin de la estación de lluvias precedente —lo que, por supuesto, sólo es posible en terrenos no cultivados: si el descanso pastoreado hace difícil la labranza, permite también su anticipación—. Ello hace posible que al tiempo de la plantación se haga solamente un trabajo superficial del suelo.

40Por el contrario, otra solución es postergar la labranza hasta un momento en que haya menos trabajo o el suelo esté húmedo en profundidad. Como la siembra misma no puede ser demorada, se planta primero las papas en el césped, y luego se voltea la tierra cuando las plantas han brotado de la tierra.

41Las labranzas están así distribuidas en 3 ó 4 épocas diferentes:

  • adelantadas al final de la época de lluvias que precede (febrero a abril),
  • cuando el riego lo permite, adelantadas en temporada seca,
  • realizadas inmediatamente antes o después de la siembra,
  • postergadas (noviembre a enero).

42La fracción de la superficie efectivamente volteada varía también, y con ella el tiempo de trabajo por hectárea:

a) La labranza completa (t’aya en la región del Cuzco, mutta о 1luja en el Altiplano de Puno)

43La totalidad de la superficie de la parcela es trabajada (fig. 24) —lo que por cierto sólo es posible antes de la plantación—. Un grupo compuesto de dos o tres hombres, cada uno manejando una chaquitaclla, en un solo movimiento coordinado de herramientas corta un prisma de 40 a 70 cm de largo, 30 a 40 cm de ancho y 15 a 30 cm de altura, al que luego se le da un cuarto de vuelta, lo que confiere a la parcela así trabajada el mismo aspecto que después de una labranza con arado de discos jalado por tractor.

44El volteado completo de una parcela exige un trabajo tedioso: un grupo de dos chaquitacllas voltea sólo entre 150 y 250 m2 por día. Además, no se puede sembrar directamente una parcela labrada de esa manera: se necesita una preparación secundaria que consiste en romper con mazas y pulverizar los terrones, y sacar los restos de hierba seca que después se quema. Y dos aporques son luego necesarios.

Fig. 24: Labranza completa con chaquitaclla (agosto, Huancaya, alto Cañete, 3 650 msnm). PM.

Fig. 25: a- Labranza en camellones antes de la siembra (volteando la tercera parte de la superficie).
b- Técnica de la labranza volteando las dos terceras partes de la superficie en las comunidades de altura de Ambana, Bolivia (Greslou, 1980).

45Desde un punto de vista agronómico, la materia orgánica (que proviene del césped volteado y del estiércol aportado) está distribuida en la totalidad de la capa arada, la que está completamente colonizada por un sistema radicular denso. Los tubérculos se forman en todo el volumen del camellón. De manera general, es la labranza completa la que permite lograr los más altos rendimientos por hectárea, en el primer año de cultivo.

b) La labranza en camellones antes de la plantación, (wachu en quechua del Cuzco; chajmay o chapa en el Altiplano)

“Tres hombres trabajan lado a lado en una línea: el del centro, chaupi, marca el ritmo a los otros dos (...). Dos mujeres o niños, rapa, se agachan a ambos lados del surco para voltear el terrón de césped. champa, al lado de éste. (...) Cada faja de terreno así excavada, de unos 30 cm de ancho, se alterna con un terreno más elevado, de unos 45 cm de ancho, formado por los terrones colocados sobre terreno sin trabajar” (Gade y Rios, 1972) (cf. fig. 22).

46La proporción de la superficie de la parcela labrada varía entre 1/3 y 2/3 (fig. 25), lo que reduce en proporción el tiempo de trabajo. La labranza en camellones es más rápida que una labranza completa: un grupo de tres personas ara una parcela de 500 a 1 000 m2 en una jornada de trabajo. Ésta no sólo permite ganar tiempo al momento de la labranza y de la siembra, sino que limita también las operaciones de trabajo del suelo posteriores a un solo aporque. Los camellones se destruyen en la cosecha de papas y, si el cultivo siguiente es de nuevo un tubérculo, los nuevos camellones se hacen en el lugar de los surcos y así recíprocamente.

47Es la más profusamente descrita, en parte porque es con ella que el terreno es ocupado el más temprano y el más largo tiempo por las redes y encrucijadas de camellones (figs. 26, 27, 28), destinados principalmente a evacuar el exceso de agua, limitando la erosión y, por el contrario, en los años secos, a retener el agua de la escasas lluvias. Tomaremos la explicación de Lescano (1979):

Fig. 26: Parcela de Gregorio (familia III, cap. 6.1.1) labrada con chaquitaclla con un diseño que permita controlar el escurrimiento del agua (julio, Huancho, Puno, 3 850 msnm). PM.

Fig. 27: Riego de un campo labrado con chaquitaclla. En el fondo, laderas con antiguos andenes y límites parcelarios en “faja vertical” (Chujucuyo, Puno, 3 820 msnm). Foto Serge Verliat

Fig. 28: Chacras labradas con chaquitaclla en la pampa. Las laderas, con antiguos andenes, están erosionadas (Chujucuyo, Puno, 3 815/4 000 msnm). Foto Serge Verliat.

  • 10 Los campesinos andinos clasifican en general los años en cinco categorías de acuerdo a las lluvias (...)

“... Posteriormente se reúnen los más viejos y conocedores agrícolas juntamente con el Ccollana (...) para decidir la forma de realizar esta labor fundamental para una buena producción. ‘Imaynatata chajmasunchis’, es decir ¿cómo vamos a barbechar? (...) decisión que se hace en función a los pronósticos del clima a largo plazo'10. Para los años lluviosos se realiza la ‘Chaapa’, es decir que se realizan los surcos en línea y elevados (fig. 29); cuando el año será seco o de poca lluvia se hace la ‘Lluja’ es decir sin formar surcos, al igual que un tractor, en cuyo caso la mujer del equipo va volteando las champas a un solo lado. (...). Cuando el barbecho es en cerro o ladera y se pronostica año seco, el surcado es oblicuo. A esta modalidad se le llama ‘Secquen’; en esta forma se retiene más la escasa agua de lluvia para el mejor aprovechamiento. Si el pronóstico del año es lluvioso, los surcos son en el sentido de la pendiente, y se le llama ‘Checcan’. Existe una tercera modalidad de barbecho en cerro: cuando los pronósticos no son confiables, los surcos son dobles oblicuos con un canal en el centro y en sentido de la pendiente, de tal forma que cumple las funciones para años secos o lluviosos. A esta modalidad se le llama ‘Kinray’. Cuando el barbecho es en la pampa, para año seco existe la modalidad llamada ‘Simppa’; la misma que consiste en intercalar los surcos a manera de atajos, de tal forma que se aproveche mejor el agua de lluvia”, (ver también Rivero, 1987, p. 53-58).

Fig. 29: Formas de labranza en camellones según la topografía y el pronóstico climático (Lescano, 1978).

48En el suelo, la materia orgánica se queda concentrada al nivel de la doble capa de césped enterrado. Este no parece ser un obstáculo infranqueable por las raíces, y tampoco una zona de asfixia: ¿podría constituir al contrario un camino de evacuación del agua excedentaria hacia los surcos a cada lado? Los tubérculos, que no parecen desarrollarse fuera de las zonas blandas del perfil, se forman entre las capas de césped enterrado, y en la parte del camellón ablandada antes de la plantación.

- La labranza en camellones después de plantación directa en el pastizal del descanso

49Cada tubérculo se coloca en el fondo de un hoyo, bajo un terrón cortado con un golpe de chaquitaclla. Llamada ccaja o q’aha en el Altiplano de Puno, ticpa en el valle del Mantaro, permite sembrar en poco tiempo extensiones importantes; la fecha de siembra depende menos de la humedad del suelo. Es la modalidad menos erosiva, la que necesita menos abono, “ya que al no remover la tierra (fig. 30), ésta conserva su abono natural” (sic) acumulado en cuando menos cinco años de descanso. Finalmente, atenuaría los ataques de las larvas de insectos, retardando la labranza que destruye numerosos depredadores.

50Los tubérculos no se desarrollan sino en el hueco donde la semilla ha sido colocada, y al borde del terrón que la cubre. Se quedan pequeños, lo que es favorable para la deshidratación en chuño*; y si durante el primer año el rendimiento de papa así plantada es bajo, en el segundo año el rendimiento del cultivo que la sigue es con frecuencia más elevado que en las otras modalidades.

- Una cuarta modalidad

51Está descrita por Rivero (1987, p. 61-62) : el varón abre con su chaquitaclla estrechos surcos, profundos de 10 a 15 cm y distantes de 80 cm, en los cuales la mujer deposita la semilla. En seguida el varón voltea completamente el terreno entre los surcos, cubriendo parcialmente la semilla. La mujer no participa en el volteo de los terrones, sino que los desmenuza con una maza, cubriendo totalmente la semilla y nivelando el terreno donde los surcos ya no se pueden divisar. No hemos estudiado la lógica ni los resultados de esta modalidad.

Fig. 30: Plantación directa de las papas en el pasto después de varios años de descanso. El barbecho se hará poste­riormente, cuando las plantas hayan brotado (Chumbivilcas, Cuzco). Foto Jean Bourliaud, Raymond Réau.

2.2.3. Rendimientos por hectárea y productividad dei trabajo

  • 11 Como veremos en el capítulo 5, los rendimientos por hectárea son extremadamente variables. Los ren (...)

52Según los resultados de producción campesina medidos en la provincia de Chumbivilcas (Cuzco) en 1985, año en el cual, al decir de los campesinos, el clima fue “normal”, es en las parcelas a labranza completa que la papa da el mejor rendimiento por hectárea: hasta 50 toneladas en variedades híbridas y 25 toneladas en variedades nativas11. En parcelas labradas en camellones, el rendimiento no pasa de 20 toneladas por hectárea, sin que aparezcan diferencias significativas entre variedades “mejoradas” y nativas.

  • 12 En los Andes -como en otras partes del mundo, y hace algunos decenios en Europa- las unidades de s (...)

53Para juzgar y comparar la eficiencia de las técnicas empleadas, nosotros los agrónomos acostumbramos calcular la producción por unidad de superficie, que llamamos “rendimiento” del cultivo. Pero, ¿es este “rendimiento” el que interesa a los campesinos? Cuando el factor que perciben como el más restrictivo en la unidad de producción es el tiempo de trabajo disponible en la época de la labranza, ¿no será la producción conseguida por día de trabajo de labranza lo que les interesa y que guía sus decisiones?12 (ver cap. 5).

54Como la labranza completa exige mucho más tiempo que la en camellones, la jerarquía entre modalidades se invierte cuando se la establece según la productividad física del trabajo de labranza: la producción de papa por días de trabajo invertido en la labranza de terrenos en descanso es más elevada en las parcelas labradas en camellones que en las de labranza completa (cuadro 1.1). Esto se vuelve más cierto todavía si se considera el conjunto de los trabajos del suelo, antes de la siembra (desmenuzar los terrones) o después (aporcar). Pero el volteado completo es, en la estrategia campesina, una inversión para razonar a nivel de toda la rotación y no de un solo año de cultivo. Los campesinos lo expresan bien cuando explican que la labranza completa se reserva para las tierras destinadas a numerosos años de cultivo: es una inversión plurianual cuya rentabilidad se aprecia en la totalidad del ciclo.

55La elección de la modalidad de labranza, pues, no corresponde solamente a la relación entre las disponibilidades de trabajo y de tierra, ya que todas las superficies no son idénticas ni equivalentes. Los problemas que se tiene que resolver (sequedad o exceso de agua, ...) así como los riesgos de erosión y de mala cosecha difieren mucho de un lugar al otro, en función de la pendiente y, más que todo, de la altura. Cada modalidad de labranza es el primer eslabón de una cadena de operaciones técnicas adaptada a condiciones ambientales y a niveles de riesgo —es decir, a niveles de producción esperada- diferentes—. Así la jerarquía de los rendimientos por unidad de superficie corresponde a la de las capacidades de producción de las parcelas debido a sus condiciones de medio y a la forma de cultivo más o menos intensivo: labranza completa en las parcelas más productivas, labranza en camellones en condiciones de alto riesgo:

56- La labranza completa, adaptada a suelos poco compactos, a terrenos sin problemas de exceso de agua y a años de precipitaciones “normales”, favorece la aireación del suelo y la infiltración de lluvias en el subsuelo. Sin embargo, en pendientes muy empinadas, deviene azarosa y peligrosa: la tierra mullida es fácilmente llevada a la pendiente por el peso del agua que allí se acumula.

Cuadro 1: Tiempo de trabajo y productividad del trabajo de labranza.
Fuentes: Mishkin, 1946; Rostworowski, 1960; Cade y Rios, 1972; Tilomas, 1972; Goineau, 1973; Peña Bellido, 1975; Lescano, 1979; Zambrana, 1981; Tapia, 1986; Rengifo, 1987; Salis, 1987; Kervyn et al., 1989 y observaciones personales de los autores de este capitulo.

Cuadro 1: Tiempo de trabajo y productividad del trabajo de labranza.Fuentes: Mishkin, 1946; Rostworowski, 1960; Cade y Rios, 1972; Tilomas, 1972; Goineau, 1973; Peña Bellido, 1975; Lescano, 1979; Zambrana, 1981; Tapia, 1986; Rengifo, 1987; Salis, 1987; Kervyn et al., 1989 y observaciones personales de los autores de este capitulo.

(1) La proporción del área volteada varía entre 1/3 y 2/3.
(2) Con un pico en Andahuaylas, Goineau (1973) indica "110 días de trabajo despues del descanso de la tierra", más 55 días de desterronamiento.

57- La labranza en camellones antes de la plantación se practica en las parcelas en donde los riesgos (clima, erosión) son más importantes. El manejo de los cultivos es por lo general menos intensivo. Los campesinos, en estas parcelas, plantan especialmente variedades nativas; los tratamientos fitosanitarios son poco frecuentes.

58- Si bien no hay unanimidad sobre el asunto, la labranza en camellones después de la siembra parece ser la más apropiada para los años muy lluviosos y las zonas húmedas, tal la vertiente oriental amazónica de los Andes. Con ella, el campesino dispone de una modalidad a la que recurre en las condiciones de cultivo más hostiles, allí donde los riesgos son los más elevados, particularmente al límite superiorde los cultivos en la altura. Esta modalidad otorga igualmente al campesino una capacidad de adaptación en función de las circunstancias al finalizar la época de plantación. Al efectuar ésta antes que la labranza, el campesino, en esta época tardía, puede retrasar la decisión de cultivar, que solamente tomará si juzga que la campaña agrícola lo permite o lo reclama. También puede decidirse a plantar aun cuando le haya faltado antes tiempo para arar, o a cultivar más si él logra conseguir medios de producción suplementarios (semilla, créditos...). Esta modalidad limita las inversiones al estricto mínimo necesario.

59En algunas comunidades o algunos valles, los campesinos utilizan todas esas modalidades; en otras, solamente una o dos. Para entender mejor la lógica de su uso, presentaremos el ejemplo de una comunidad que las practica todas.

2.2.4. Manejo del territorio comunal y labranzas en Pullpuri (departamento de Cuzco, Perú) (fig. 31)

Fig. 31 : Ubicación de las zonas de producción agrícola y del uso de las herramientas y de las modalidades de labranza (comunidad de Pullpuri, Cuzco).
La ubicación de los laymes cultivados corresponde a un año particular en la rotación de cultivos (cf. cap. 2).

60Pullpuri, situada en una de las “provincias altas” de la región del Cuzco, zona dedicada básicamente a la ganadería extensiva, es una comunidad de más de 300 familias. Cada campesino explota sus parcelas, con frecuencia varias decenas, repartidas en diferentes sectores, algunos de los cuales son sometidos a decisiones colectivas de cultivo.

61Para efectuar las labranzas de implantación de los cultivos anuales, se emplean dos instrumentos: el arado de palo y la chaquitaclla. Esta última es la única empleada para el volteado de las tierras después de varios años de descanso.

  • 13 Daremos una definición precisa de esta noción en el capítulo 3.

62Entre los 3 250 y los 4 600 metros, Pullpuri comprende cuatro zonas de producción 13que se diferencian por las producciones y los modos de gestión:

63a) Los pastizales de altura están en principio a disposición de todos los campesinos de la comunidad que tienen animales, cualquiera que sea su número.

64b) Los laymes. La mayor parte del territorio cultivable de Pullpuri, como de muchas otras comunidades, está situada por encima de los 3 600 m de altura. La comunidad administra este piso siguiendo el sistema de barbecho sectorial descrito en el capítulo 2 de este libro. Las parcelas son de propiedad individual, pero cada campesino tiene derecho de cultivar las suyas sólo al momento definido por la comunidad para el sector (layme) en que ellas se encuentran. La papa encabeza el ciclo de rotación después de haber labrado con la chaquitaclla. Siguen uno o dos años de cultivos implantados con arado de palo (cereales, habas) o con chaquitaclla (tubérculos), y luego diez años de descanso pastoreado.

65En esta parte alta, las lluvias son abundantes durante la estación de lluvias. Al escoger la labranza en camellones y al orientar éstos en el sentido de la pendiente, el agricultor favorece la evacuación directa del agua en exceso, para evitar la asfixia de la planta cultivada. El canal formado durante la labranza con la chaquitaclla resiste a la erosión, ya que su superficie no ha sido mullida, y su fondo irregular reduce la velocidad de escurrimiento del agua.

66La labranza en camellones después de la plantación permite prevenir mejor el riesgo de erosión que la que se realiza antes de la plantación. En efecto, su ejecución es llevada a cabo lo más tarde posible en la estación de lluvias y con ella el desmenuzamiento de la tierra y la concentración de aguas de escorrentía.

67c) Las parcelas llamadas localmente “rotativas”, entre los 3 500 y los 3 800 metros de altura. La naturaleza y la duración de las rotaciones corresponden a decisiones individuales y son, pues, muy variables. En la práctica, la duración del período de cultivos es superior a tres años y el descanso pastoreado es breve (menos de cinco años), incluso inexistente gracias al aporte de fertilizantes orgánicos o minerales. La labranza de los terrenos en descanso se efectúa solamente con la chaquitaclla, mientras que el arado se emplea para los cultivos siguientes. Pero en estas zonas, los suelos arcillosos, las fuertes pendientes y la ausencia de irrigación limitan el empleo del arado.

68En la parte baja en donde las lluvias son menos abundantes, el agricultor puede intentar, según los años y según los momentos, evacuar el exceso de agua o favorecer su infiltración. Este objetivo se logra mediante la labranza completa. En la medida que toda la superficie de la parcela se encuentre volteada, es sólo al momento de la plantación cuando se determina la orientación de los camellones. Pues en ese momento el agricultor dispone de elementos más exactos en cuanto al “pronóstico” climático para la estación de lluvias. Puede entonces elegir con conocimiento de causa la organización de los camellones que condicionará la circulación del agua en la parcela.

69Asimismo, el número de años de cultivo permite valorizar la fuerte inversión que constituye la labranza completa. Este no es el caso de los laymes en que el descanso vuelve a lo sumo luego de tres años de cultivo.

70d) El maizal: es una zona irrigada por debajo de los 3 500 m de altura, dispuesta en terrazas en donde se practica el monocultivo de maíz en parcelas individuales. Estas parcelas preferentemente son trabajadas con arado de palo. El ancho de las terrazas permite que una yunta de bueyes evolucione fácilmente. Después de la recogida de los rastrojos de maíz y del pastoreo de los animales, quedan pocos residuos de cultivo por enterrar; entonces el rasguño del suelo con el arado basta para la instalación del maíz en estos suelos aluviales que ofrecen poca resistencia. Finalmente, la labranza con arado de palo es más rápida y menos penosa: dos personas con una yunta trabajan el doble de la superficie que harían con dos chaquitacllas en el mismo tiempo.

71Presentamos al inicio el uso complementario de las diferentes modalidades de labranza con la chaquitaclla como un medio para reducir la cantidad total de trabajo en la labranza, y sobre todo para distribuirla en diferentes épocas del año, en vez de tener que realizar un trabajo enorme en poco tiempo cuando llegan las primeras lluvias. Ahora bien, ya que estas modalidades están adaptadas a condiciones ecológicas y a objetivos agronómicos diferentes, su distribución en el espacio está fuertemente condicionada por el escalonamiento altitudinal y por la topografía. Y esta distribución en el espacio toma en cuenta otras herramientas, otras fuentes de energía.

“Aunque resulte posible trabajar con la chaquitaclla en terrenos de los pisos bajos, se prefiere hacerlo con el arado de palo. Esta última incrementa la productividad del trabajo y en este sentido resulta más eficiente que cualquier otro instrumento manual. Similar situación sucede cuando se emplean tractores con sistemas de labranza adecuados. Por similar razón, en terrenos de pendiente pronunciada y de suelos con problemas de drenaje, la labranza ejecutada por la chaquitaclla resulta más eficiente y en ciertos casos la única posible. (...) Por estas razones la versatilidad [de cada herramienta] tiene que complementarse con la diversidad de herramientas.” (Rengifo, 1987, p.51).

3. CHAQUITACLLA, ARADO DE PALO, TRACTOR... ¿QUÉ PERSPECTIVAS EXISTEN PARA EL FUTURO?

3.1. ARADO Y CHAQUITACLLA: SUSTITUCIÓN Y COMPLEMENTARIEDAD14

  • 14 Este parágrafo y el siguiente son desarrollos de “Trabajo del suelo y mecanización agrícola” (Morl (...)

72Antes de la conquista española, la agricultura andina no disponía de animales de tiro. Los animales domésticos más grandes, las llamas, mucho menos pesadas y potentes que los bovinos, caballos y camélidos del Antiguo Mundo, sólo eran utilizados para el transporte. Todos los trabajos agrícolas se realizaban manualmente, y se entiende bien las relaciones entre la productividad de la chaquitaclla, muy superior al de las otras herramientas manuales conocidas, y el desarrollo de esta agricultura que tanto deslumbró a los conquistadores cuando atravesaron por primera vez “toda esta tierra muy abundante de ganado y de maíz” (Francisco de Jeréz, compañero de Pizarro, 1534).

  • 15 Cuando la población es a la vez sedentaria y densa, las agriculturas preindustriales son incapaces (...)

73Pero, diga lo que se diga, esta agricultura precolombina alimentaba muy difícilmente a la gente, como lo testimonia la importancia del tema del hambre antes de la cosecha, cada año y no sólo como consecuencia de accidentes climáticos, según la descripción que Guaman Poma hace de esa época15. Ahora bien, no había entonces ni explotación colonial, ni acaparamiento de tierras por las grandes propiedades; el medio natural era acondicionado y valorizado al máximo (cf. capítulo 4). La insuficiencia regular de la producción alimentaria puede atribuirse entonces, sin riesgo de equivocarse, a la baja productividad del trabajo manual, y más exactamente al “cuello de botella” constituido por el período de labranza y siembra.

74Es de esa manera como entendemos el texto de Cobo ([1653] 1956, p. 250-251):

“El arte de la agricultura consiste en labrar y sembrar la tierra y criar toda suerte de plantas con observancia de tiempos, de lugares y cosas. Désta alcanzaron estos indios peruanos más que de ninguna otra de las necesarias al hombre (...) Porque en lo esencial de la agricultura no han tomado ni mudado nada de lo que ellos usaban más de algunos de nuestros instrumentos, con que se les ha disminuido el trabajo que antes tenían: como el uso de arar con bueyes, y hacer ahora con herramientas de hierro mucho de lo que solían hacer con palos y piedras y otros instrumentos de cobre”.

75Y es por cierto el problema de la falta de mano de obra durante las puntas de trabajo agrícola lo que explica su asombro frente a

“la afición con que la ejercitaban (la agricultura), que es tan extraordinaria que no hay ninguno que no la prefiera a cualquiera otra ocupación, en tanto grado, que aun a los mismos oficiales de nuestros oficios, como plateros, pintores y los demás, no podemos persuadirles que no los interrumpan por acudir a sus sementeras, sino que en llegando el tiempo de hacerlas, dan de mano a cuanto hay por acudir a su chácaras, y es cosa que admira y con que yo he intentado desengañar a algunos, que por coger un poco de maíz con su propio trabajo, pierdan diez veces más de lo que vale su cosecha en el tiempo que, por acudir a la labranza, interrumpen sus oficios y dejan de ganar con ellos”.

76De allí el ahinco para construir canales de irrigación que permiten prolongar este período crucial de labranza y siembra.

  • 16 Esta transferencia de tecnología no fue en sentido único. En el mismo capítulo. Cobo señala que “e (...)

77De allí igualmente la rápida adopción del arado, aun cuando aparentemente no se hizo de por sí, ya que treinta años después de la primera escena de labranza en el Cuzco reportada por Garcilaso, el virrey del Perú, Francisco de Toledo, publicó una ordenanza obligando a cada comunidad de indios a adquirir un arado y un par de bueyes para su uso colectivo, “para que con menor trabajo y ocupación de indios y tiempo las puedan arar y beneficiar (...)” (Levillier, 1925)16. La introducción del arado jalado por bueyes correspondía a una necesidad real. Resulta lógico que todos los campesinos que pueden disponer de él, lo utilicen en lugar de las herramientas manuales, allí en donde sea posible, y para todos los trabajos realizables correctamente con el arado.

78¿Qué trabajos el arado de palo puede realizar?

“Que el extenuante sistema indígena de arado de terrenos de papa haya sobrevivido a la conquista española resulta fácil de comprender, ya que los colonizadores españoles no tenían nada mejor con qué remplazarlo. Las técnicas españolas de arado con bueyes son ahora de un uso general en los valles intermedios secos del Perú, en donde el maíz y el trigo son los principales cultivos; pero estas técnicas difícilmente se adaptan a los pastizales del piso de la papa a alturas más elevadas. Los arados primitivos de las comarcas mediterráneas secas sirven solamente para romper y voltear la capa superficial del suelo, y no para cortar y levantar una dura alfombra vegetal. Hasta parece que falta un nombre en español para designar a esta alfombra vegetal: la palabra quechua es champa, pero en los diccionarios quechua-español debe ser explicitado como “césped de tierra con raíces” o “terrón de césped”” (Cook, 1920).

  • 17 En Europa, la misma repartición del trabajo entre el arado de palo mediterráneo “que no hace más q (...)

79Contrariamente a la chaquitaclla, el arado no voltea el suelo y por tanto no puede enterrar el césped. Introducido al momento de la conquista española para el cultivo de trigo y cebada, no ha sufrido desde entonces adaptación técnica alguna para este tipo de labranza: disloca un triángulo de suelo a unos quince centímetros de profundidad, como máximo. Además los vacunos locales que lo jalan no son lo suficientemente potentes como para abrir un denso manto de raíces. Es por eso que cuando se vuelve a cultivar un terreno en descanso, el arado por lo general sólo se emplea después de la destrucción del césped en el primer año de cultivo17. Para los años siguientes, y también pues en las parcelas cultivadas todos los años (siembra de maíz, trigo, cebada...), suelta y prepara la capa superficial para la siembra. El arado se utiliza directamente después del descanso sólo cuando éste no ha permitido la reconstitución de una vegetación con un denso manto de raíces:

  • sea porque el clima es demasiado seco, como es el caso del sur del Altiplano boliviano (Hatch et al., 1983) o en algunos valles de la vertiente occidental de los Andes -de cualquier modo allí el suelo es a menudo más arenoso y por tanto más fácil de romper;
  • sea porque está sobrepastoreado como ocurre en la provincia de Andahuaylas, en el Perú, a causa de la muy fuerte presión sobre la tierra, acaparada por las haciendas;
  • o por estas dos razones a la vez, en laderas muy erosionadas, como sucede en la región de Potosí, en Bolivia, en la que durante siglos las familias de los mineros sobreexplotaron la tierra sin ninguna perspectiva para el futuro.

80En estas regiones, cuando el suelo es demasiado duro para que el arado lo penetre, los campesinos lo labran con pico (Andahuaylas), o con la barramina; ¡el trabajo es aún más lento y agotador que con la chaquitaclla, y muy diferente su resultado agronómico (fig. 32)!

81Podemos esquematizar así la complementariedad de estas dos herramientas:

82- en el espacio (fig. 33), la chaquitaclla corresponde a las zonas de gran altura en donde predomina la papa. A causa del clima frío y más humedo, los suelos son muy ricos en materia orgánica que el volteado del terreno reparte sobre una gran profundidad. El arado de palo está relacionado a alturas má bajas en donde predominan el maíz y los cereales. El clima allíes más cálido y seco, y la débil capa de materia orgánica que protege la superficie del suelo contra la erosión no debe ser enterrada; se procura más bien retener el agua en vez de evacuar su exceso (Rengifo, 1987).

Fig. 32: Barbecho manual con zapapico (abril; Andahuaylas). PM.

83- en el tiempo, la labranza con la taclla se realiza una sola vez en la rotación, para romper el césped del descanso, sobre un suelo compactado por el pisoteo de los animales, destruirlo volteándolo (su descomposición fertilizará el suelo) y fabricar camellones en donde las papas puedan crecer sin temer el exceso de agua.

84Son, pues, los mismos campesinos los que eligen bien el arado, bien la taclla, para efectuar operaciones de cultivo completamente diferentes, según el tipo de agricultura que ellos practiquen en cada piso ecológico, y según el momento en que la parcela se halle en la rotación de cultivos (Franco et al., 1979, p. 41).

Disponer de una yunta en el momento deseado

85Los campesinos más pobres no pueden adquirir un par de bovinos; o a lo más juntan dos animales de sexo o de edad, o sea de fuerza, diferentes, lo que reduce la rapidez y calidad del trabajo. Los bovinos de tiro deben ser alimentados y vigilados durante todo el año, mientras que ellos sólo trabajan durante un período muy reducido: para los campesinos que únicamente disponen de escasas superficies, ello puede compensar o incluso superar el ahorro de tiempo de labranza.

Fig. 33: Relación entre la altura y el número de chaquitacllas por cada 100 hectáreas cultivadas, en el departamento del Cuzco, 1972 (según Hopkins, 1981).

86De todas maneras, la tracción animal es menos necesaria cuando la superficie para trabajar es pequeña. Pero el empleo de una u otra herramienta no está vinculado geográficamente a las superficies cultivables en manos de las familias campesinas. A la orilla noreste del Lago Titicaca como en la región de Uncía de Bolivia, ¡hay hombres y mujeres que no vacilan en jalar a pequeños arados, al menos para sembrar (fig. 34)!

- Acceder a las parcelas y maniobrar en ellas

“La mayoría de nosotros trabajamos solamente con la yunta en todos los terrenos. Trabajamos con el huiri (nombre local de la taclla) en las parcelas pequeñas donde el suelo es duro, arcilloso, donde hay cascajo o rocas.” (Gregorio, campesino del Altiplano).

87Es la razón que más se suele dar para explicar el no empleo del arado y, por tanto, la persistencia de la taclla: bien que el camino para acceder a la parcela sea demasiado largo o escarpado, bien que la yunta no pueda maniobrar en pendientes muy pronunciadas, en terrenos irregulares o rocosos, o en parcelas demasiado pequeñas (Castro Pozo, 1924; Vargas,1936; Gade y Rios,1972; Galindez, 1979; Greslou,1980; Julian, 1983; Caceda y Rossel, 1985; Bourliaud et al., 1986 y 1988; Tapia, 1986)

“La yunta se utiliza para parcelas mayores de 800 m2, en suelos cuyas pendientes permitan su manejo. La primera arada se llama kuskiy y la segunda pasada en forma cruzada o diagonal segundeo. Los bordes del terreno donde el arado no llega a roturar el suelo se completan con picos o chaquitaclla” (Tapia, 1986).

Fig. 34: En algunas regiones del Altiplano, hombres o mujeres jalan el arado, aquí para sembrar cebada (noviembre; Pampino, Nor-Potosí, Bolivia, 3 700 msnm). PM.

88Con frecuencia, las parcelas que resultan demasiado pequeñas como para manejar la yunta son andenes (fig. 35), pues, contrariamente a lo que ocurrió alrededor del mar Mediterráneo o en el Sudeste Asiático, es para el cultivo manual que se concibieron y realizaron las andenerías durante 2000 años en los Andes; la incompatibilidad entre estas infraestructuras y la tracción animal ocasionó en determinados casos, según se prefiriera lo uno o lo otro:

  • o la destrucción de los andenes, que cancela así siglos de creación de suelo y de lucha contra la erosión, para obtener parcelas suficientemente grandes en donde se pueda utilizar la yunta (Ellenberg, 1979, p. 411; cf. Fonseca, 1977, p. 92);
  • o bien el trabajo exclusivamente manual en estos andenes, y esto mismo en las regiones más abiertas a las influencias modernas.
  • 18 En San Juan de Uchucuanicu. en el alto valle del Chancay al norte de Lima, hacia 1930 los campesin (...)

89Esta conclusión sobre la transferencia de tecnología realizada hace cuatro siglos nos permitirá enfocar de la misma manera la mecanización, etapa posterior en el mejoramiento de la productividad del trabajo. En las condiciones de los Andes, la introducción de una nueva técnica no hace caducas a las que la han precedido; el progreso técnico no consiste en remplazar totalmente una herramienta por otra, pero sí en sumarlas para ampliar el abánico de herramientas disponibles, en la que el mismo campesino elegirá la mejor que le convenga según sea el caso. No existe una jerarquía, una relación de “superioridad” a “inferioridad” entre chaquitaclla, arado y tractor, sino que cada uno de éstos se adapta más o menos a condiciones y objetivos diferentes18.

“En ese sentido es probable, por ejemplo, que un arado con vertedera que rotura y voltea el suelo pueda incrementar la diversidad del stock existente, pues existen terrenos donde se practica el sistema de roturación-inversión, y que no presentan obstáculos topográficos para su funcionamiento. No hay pues razones técnicas para que ello no ocurra.” (Rengifo, 1987, p. 53).

Fig. 35: Los campos demasiado pequeños para utilizar una yunta están, lo más de las veces, sobre andenes (Huancaya, alto Cañete, 3900 msnm). PM.

3.2. ¿Y EL TRACTOR...?

90Se ha dicho todo sobre “el tractor” en el Perú. Todo y su contrario, partiendo de posiciones dogmáticas a priori “pro” o “contra”, o de lugares comunes, pero apoyándose en muy pocas observaciones de campo... y de preguntas correctamente planteadas. Retomemos las tres preguntas planteadas sobre el arado:

-¿Para qué tipo de trabajo?

“En las parcelas estudiadas, el trabajo profundo del suelo, con tractor o con chaquitaclla estuvo asociado con rendimientos relativamente altos de papa, en relación con el trabajo superficial, con yuntas, en parcelas descansadas. La siembra sin labranza (ticpa) estuvo asociada con rendimientos intermedios. La labranza profunda y la labranza mínima están entonces adaptadas a sus condiciones de medio ambiente. En cambio, la labranza con arado tradicional parecería ser inadecuada en las condiciones en que se le utiliza en parcelas descansadas”. (Horton et al., 1980).

91La labranza completa con la chaquitaclla es “casi similar a la que se realiza con máquinas” (Peña, 1975).

92Se concluirá fácilmente de estas observaciones lo que ya se sabía: a diferencia del arado de palo, pero lo mismo que la chaquitaclla, “el tractor” es capaz de voltear completamente el suelo y es lo suficientemente potente como para abrir el césped del descanso pastoreado. Puede, pues, remplazar a la chaquitaclla para la labranza. Pero lo que es sorprendente en estas citas, características del modo de enfocar el problema en la región, es que en ellas sólo se considera al tractor y no a la herramienta. En efecto, existe confusión entre mecanización agrícola y motorización (o más bien tractorización):

  • se pretende mecanizar cuando lo único que tienen la mayoría de los tractores es un arado de discos grande, uno pequeño para rastrojar y una rastra rígida clásica; los arados con vertedera y las herramientas con dientes flexibles o vibrantes son desconocidos, para no hablar del arado-laya cuyo trabajo se aproxima al de la chaquitaclla, que empuja al tractor y que puede vérselas con suelos secos y duros. Planteamos aquí el problema de la coherencia del conjunto de herramientas para el manejo de todo el ciclo de cultivo hasta la cosecha.
  • la experiencia del tractorista deja a menudo mucho que desear; los programas de mecanización agrícola tienen como criterios de reclutamiento los conocimientos en mecánica diesel para el mantenimiento del tractor, y muy rara vez los conocimientos agrícolas del candidato. Hemos visto, pues, tractoristas que creían arar entre 30 y 35 cm de profundidad, cuando en realidad lo hacían entre 7 y 15 cm. Tal vez lo que define una tecnología “tradicional” es precisamente estaexperiencia del utilizador, y entonces lo que se le puede desear al tractor es que se convierta en una herramienta “tradicional”.

93Además, mientras que la chaquitaclla o el arado siempre son empleados por los productores mismos, individualmente o en ayni (ayuda mutua), en sus propias tierras que ellos conocen y allí donde intentan realizar el mejor trabajo posible, el tractor en cambio, es con frecuencia alquilado y conducido a las tierras de otras personas que el tractorista no conoce y en donde su objetivo no es la calidad del trabajo, sino el máximo de superficie trabajada por día, ya que el pago es por superficie y no por tiempo.

  • 19 En el Altiplano, ¡a un tractor en plena faena se le localiza a varios kilómetros de distancia grac (...)

94Todo esto, se entiende, da numerosos argumentos a los adversarios de la mecanización. En efecto, se podría pensar en resultados catastróficos. Pues bien, hasta el momento, y según las observaciones que hemos realizado en el Altiplano, lo son probablemente sólo por la erosión eólica19.La calidad visual de la labranza es de hecho bastante mediocre (fig. 36): labranza “sucia”, mal enterramiento de las hierbas, pero no hay ninguna razón para exigir por doquier un volteado completo y profundo y una labranza “limpia” en donde no subsista en la superficie ninguna “mala hierba” (éstas, de otro lado, protegen contra la erosión y sirven sobre todo de forraje para el ganado -cf. anexo al capítulo 5).

95Y sobre todo, estas críticas se dirigen a la “tractorización” tal como ha sido aplicada en general hasta el presente, que no toma en cuenta el saber acumulado por los campesinos para el aprovechamiento de los medios que ellos explotan. Se podría imaginar otro tipo de mecanización; ya que las herramientas existentes, muchas de las cuales según nuestro conocimiento jamás han sido probadas en los Andes Centrales, permiten realizar con un tractor todos los tipos de preparación del suelo que se desee, todos los que los campesinos ejecutan con las herramientas manuales o el arado: desde un raspado superficial del suelo hasta un volteado profundo y completo y la fabricación de camellones.

Fig. 36: Resultado de un barbecho con arado de discos jalado por un tractor (mayo; Antauta, Puno, 4 070 msnm). PM.

96Los problemas más serios planteados por la mecanización son otros:

- ¿quién puede rentabilizar el uso de un tractor?

97El razonamiento hecho con respecto al arado parece aplicarse con mayor razón al tractor: muchos campesinos pobres no cuentan con los medios para adquirir uno, y las extensiones que poseen son demasiado pequeñas como para que realmente tengan necesidad de él. Quedan por otro lado importantes posibilidades de aumento de los rendimientos al interior de estas pequeñas explotaciones... Y no faltan algunos que señalen que si la economía nacional no está en condiciones de dar empleo a toda la mano de obra, no hay necesidad urgente de invertir en el equipo mecánico del campo, lo que aumentaría la desocupación (Peña, 1975; Rea, 1978).

98Pero nuestros estudios en el Altiplano (capítulo 6) han mostrado que bastaba una superficie cultivada de 2 a 2,5 ha para que una familia campesina no pueda efectuar en el tiempo deseado el total de los trabajos sin recurrir a un tractor alquilado (con su chofero “tractorista”) al Ministerio de Agricultura, aun proyecto de desarrollo, o aun gran propietario que tenga uno. Es preciso todavía que el tractor esté disponible en el momento oportuno: los pequeños productores que no lo poseen siempre resultarán desfavorecidos. Pero lo esencial está en otra parte: la rentabilización del tractor (alquilado o comprado) sólo puede obtenerse por la venta de la cosecha de las parcelas que permite culti var: el paso de la chaquitaclla al tractor supone el paso de una agricultura de autoconsumo a una agricultura comercial. Los riesgos climáticos y el bajo precio pagado a los productores son así una de las razones del pobre éxito de la mecanización.

99Y la topografía de los Andes Centrales hace que lo terrenos "mecanizables" se hallen en su mayoría en el límite superior actual de los cultivos, y aun a mayores alturas, allí donde los riesgos climáticos son demasiado elevados como para invertir tanto en fertilizantes químicos, como en el empleo de un tractor (Peña, 1975; Morlon, 1985).

- ¿en qué parcelas y en qué terrenos?

100A condición de estar bien implementado y ser bien utilizado, “el tractor” puede efectuar todos los tipos de trabajo tradicionalmente hechos con la chaquitaclla y el arado. Pero evidentemente está áun más impedido que este último para acceder a numerosas parcelas y poder allí maniobrar. Esto es tanto más cierto en la medida que hasta el presente se han importado tractores clásicos; los ensayos de pequeña mecanización adaptable a las condiciones de los Andes (motocultores o “mulas mecánicas”, minitractores o tractores de montaña, de los que en el mundo existe una gran variedad) son bastante escasos si bien no dejan de ser prometedores (fig. 37): en cierto modo, la persistencia de la chaquitaclla pone en evidencia las carencias en la investigación y de la difusión de tecnologías modernas en los Andes.

101Es notable que los que han calificado a la taclla como herramienta arcaica, primitiva, obsoleta... son exactamente los mismos que no han observado para qué sirve ni en qué tipo de terrenos. Los que en cambio sí lo hicieron, se preguntaron automáticamente si las otras herramientas disponibles podían remplazaría. La respuesta actualmente es negativa, lo que conduce a no considerar a la chaquitaclla como obsoleta, a menos que se diga que no es la herramienta sino las condiciones que exigen su empleo las que son “obsoletas” (ya que las herramientas “modernas” no pueden ser utilizadas), considerando como no cultivables las tierras que actualmente no son mecanizables: eso es que hacen alegremente los reglamentos oficiales de clasificación de suelos en el Perú a partir de las normas norteamericanas vinculadas exclusivamente (pero sin decirlo) con la agricultura de las grandes llanuras de regiones templadas.

Fig. 37: Ensayo de un motocultor (mini-tractor) (noviembre; Berenguela, Nor-Potosí, Bolívia, 3750 msnm). PM.

  • 20 El camino que sugerimos es otro: primeramente identificar los problemas agronómicos a los que resp (...)

102Estamos convencidos de que hasta la fecha, y salvo raras excepciones, el problema ha sido mal planteado. Se han juzgado a priori caducas las herramientas tradicionales y, para remplazarías, se ha importado una parte del material empleado en la agricultura considerada como la más “desarrollada”20. Pero lo que se importa entonces no son sólo herramientas sino un “tipo de agricultura” (Tapia, 1986), y este tipo de agricultura sólo se adapta a un conjunto de condiciones topográficas y económicas rara vez encontradas en los Andes.

103Volveremos sobre este punto capital en los capítulos 4 a 7; nos es preciso sin embargo reconocer que necesariamente se plantea la pregunta acerca del futuro agrícola de estas regiones frente a la competencia de aquellas que se benefician con enormes ventajas diferenciales. Caballero (1979) concluye que:

“Es probable que finalmente deba promoverse el abandono progresivo de las áreas agrícolas peores de la sierra andina (para ser dedicadas a la reforestación o el pastoreo), y la incorporación de sus ocupantes a otro empleos, a medida que éstos vayan siendo creados. Pero esto sólo podría producirse en escala al cabo de un período considerablede tiempo. Entretanto hay que garantizar a los campesinos ocupantes de esas áreas peores un nivel razonable de ingresos”.

104¿Tendríamos que aceptar esta propuesta? En la concepción andina (capítulo 3), no es en términos de oposición, sino de complementariedad, que se debe enfocar la existencia de zonas ecológicas muy diferenciadas.

3.3. CONCLUSIÓN

105El trabajo con la chaquitaclla exige hasta un mes de trabajo por hectárea para una pareja. Esta técnica, pues, no le permite a una familia campesina cultivar anualmente más de una o dos hectáreas, según las condiciones locales. El nivel de vida que permite es entonces limitado, a menos que los rendimientos o los precios de los productos cosechados estén muy altos....

106Para la misma pareja, el paso al arado jalado por bueyes —cuando sea utilizable— permite arar un hectárea en tres a cinco días; la superficie máxima cultivable por familia es entonces de tres a seis hectáreas. Pero el arado de palo no realiza el mismo trabajo que la chaquitaclla.

107El tractor permite que estas cifras pasen a ser algunas horas por hectárea, y de 10 a 30 hectáreas por familia —¡a condición de poseer el tractor y las hectáreas—!

108Para roturar el césped, sólo el empleo del tractor ofrece una alternativa a la chaquitaclla mejorando enormemente la rapidez del trabajo. Los campesinos adoptarían de muy buen grado la mecanización allí donde ésta se adapte:

“La experiencia campesina pone de relieve también un proceso histórico de cambios e innovaciones. Lo que hace presumir que existe siempre la posibilidad de introducir cambios, siempre y cuando, claro está, éstos se adecúen a su contexto” (Rengifo, 1987, p. 52).

109Comenzamos este capítulo preguntándonos por qué la chaquitaclla se había impuesto como símbolo de la agricultura andina. El estudio de las funciones de esta herramienta, así como de la repartición de las tareas con otros instrumentos, nos remite al del uso del territorio y de la organización social correspondiente. Empezaremos por las rotaciones colectivas después de un largo descanso a gran altura, ya que la chaquitaclla está destinada ante todo a la labranza de esos terrenos: su extensión geográfica es históricamente la misma, y su porvenir estrechamente relacionado.

ANEXO AL CAPÍTULO 1: LAS CHAQUITACLLAS

110Es por abuso de lenguaje que hablamos de “la” chaquitaclla: deberíamos decir más bien las chaquitacllas. Toda una variedad de nombres dan fe a la vez de la antigüedad de la herramienta y de la diversidad de sus formas (fig. 38) (Gade y Rios, 1972 ; Rivero, 1983 ; Donkin, 1979):

  • en quechua Rhuki, Shuki, Sapankiri, Hualhuaco, Callpachuma, Yapuna, y numerosos compuestos con toclla,
  • en aymara y quechua del Altiplano: wiri, uyso y sus variantes.

Fig. 38: Diferentes formas de chaquitacllas.

111En el curso de su larga historia, la chaquitaclla, como todas las demás herramientas “tradicionales”, ha sido permanentemente modificada para adaptarla a los diferentes trabajos a efectuarse en diferentes medios (tipos de suelo), así como a los materiales disponibles para su fabricación.

112Probable evolución del palo cavador (las palabras wiri y taqlla designan más específicamente el mango de la herramienta), la chaquitaclla ofrece con relación a aquél tres ventajas combinadas (Gade y Rios, 1972):

113a) La eficacia de la cuchilla, antiguamente de madera endurecida al fuego o de piedra, ha sido mejorada gracias a la metalurgia andina: cobre puro o en aleación: “Las herramientas de que ellos se sirven son todas de cobre” (Garci Diez, [1567] 1964, p. 163).

114Desde fines del siglo xix, piezas de hierro importadas de Inglaterra se emplean como cuchillas (Piel, 1975). A partir del desarrollo de la red vial, en el siglo xx, los campesinos rescatan los muelles rotos de suspensión de los camiones: una materia prima abundante, barata y de excelente calidad. En el valle de Cañete, hojas de muelle muy largas cuya elasticidad facilita la acción de palanca, refuerzan el mango en toda su extensión o incluso lo remplazan completamente.

115La cuchilla o qorana varía según la calidad del suelo:

116La cuchilla se termina en punta para la siembra y, al contrario, se ensancha en la base para la labranza y el aporque (Galindez, 1979; Rivero, 1983; Caceda y Rossel, 1985...).

117La cuchilla puede ser insertada en la madera; también puede ser montada en el mango, o aprisionada entre el mango y la base del estribo: en estos dos últimos casos, amarrada con cintas de cuero, puede ser reversible y tener dos extremidades de forma diferente.

118En Laraos, en el valle alto del Cañete, al sur de Lima, un campesino ha fabricado recientemente una chaquitaclla con doble cuchilla (fig. 39), soldando dos muelles de suspensión de camioneta. Esta innovación aumenta la velocidad del trabajo en los suelos sueltos; permite también evacuar la tierra a un costado y arrancar fácilmente los grandes manojos de hierba atrapados entre las dos cuchillas (Brunschwig, com. pers.).

  • 21 En el valle del Coica, cerca de Arequipa, takilpo designa las largas piedras salientes que forman (...)

119b) El estribo o takillpu21 permite que la fuerza ejercida por la herramienta sea aproximadamente el tercio del peso del hombre que la manipula, proporción muy superior a la realizada tanto por las herramientas enteramente manuales como el pico, que exigen el doble de tiempo para efectuar el mismo trabajo (Maezono y Oshige, 1980), como por la tracción animal en que la fuerza de tracción no alcanza más que el décimo del peso del animal.

Fig. 39: Campesino de Laraos mostrando la chaquitaccla de doble hoja que inventó para trabajar los suelos blandos del maizal. Foto Gilles Brunschwig.

120c) La empuñadura y la forma del mango permiten igualmente hacer palanca con la mayor fuerza posible: en los terrenos de pendiente suave, el mango recto sería utilizado con gran facilidad, mientras que el mango corto y curvado en forma de cayado a 90° (sin empuñadura) permitiría al operador hacer fuerza con casi todo el cuerpo. En las fuertes pendientes, sería preferible un mango muy largo y ligeramente curvo; y el equilibrio necesario para trabajar en tales pendientes está dado por la curvatura del cuerpo exigida por la posición muy baja de la empuñadura en el mango, muy cerca del estribo (Gade y Rios, 1972; Galindez, 1979) —pero estas explicaciones son parcialmente contradictorias entre ellas... El mango, como el de las otras herramientas manuales, es lo más frecuentemente fabricado con la madera de los árboles locales que el campesino planta siempre al lado de su casa:

  • 22 Otro árbol de altura (Polylepis sp.) ha dado su nombre a la lampa, probablemente una de las herram (...)

“La madera de este árbol (el quishuar o qolle, Buddleia coriacea) es muy recia, y de las varas hacen los indios sus tacllas, que son los arados de mano con que ellos labran la tierra, y para este efecto los plantan en sus casas”. (Cobo, [1653] 1956 p. 255)22.

121Cuando no hay madera en el lugar, se la importa de los valles o de la vertiente amazónica, utilizándose diferentes especies según las regiones.

Fig. 40: Escalera entre dos andenes, característica de la época inca (Pisaq, Cuzco). PM.

  • 23 En las comunidades muy pobladas de las orillas del lago Titicaca, el número total de chaquitacllas (...)

122Esta enumeración de la variedad de formas adaptadas a cada operación y a cada terreno permitiría suponer que cada campesino posee varias tacllas de formas diferentes, o que por lo menos se encuentra una variedad semejante a escala de la comunidad o del valle, ya que los campesinos procuran siempre explotar la mayor diversidad de terrenos posible (capítulo 3). Pues bien, en general no ocurre nada de eso; a lo más la variedad se limita a las dos extremidades diferentes de la cuchilla, ancha para los suelos profundos y puntiaguda para las laderas rocosas; algunos campesinos poseen una chaquitaclla liviana con cuchilla angosta para la siembra, y otra pesada y robusta para la labranza. Es sólo por término medio que se realiza la adaptación a los terrenos en cada región, cuyo tipo de taclla es tan característico como el vestido: de la misma manera que el vestido, ¿sería, pues, esta forma esencialmente de orden “cultural”? Nosotros no nos podemos satisfacer con semejante explicación sin haber agotado todas las de orden técnico. Más allá de esta adaptación “media”, ¿las formas regionales se deberían acaso a las características de la madera disponible para el mango? ¿Tienen los campesinos los medios económicos de poseer varias herramientas especializadas?23. No tenemos actualmente respuesta alguna a estas interrogantes.

Notes

1 En la lengua quechua, chaqui=pie. Taclla (o taqlla) designa originalmente un palo en general, luego el mango de la herramienta; en la región de Andahuaylas, taqllay=golpear.

2 Y esto por personalidades tan poco sospechosas de despreciar el mundo indio o las técnicas tradicionales como: -Hildebrando Castro Pozo, abogado peruano defensor de los indios durante el periodo "indigenista" de los años 20; -Bernard Mishkin (norteamericano), uno de los primeros antropólogos en haber vivido largo tiempo en una comunidad campesina andina y en haber descrito "desde adentro" las prácticas cotidianas; -André Leroi-Gourhan, etnólogo y prehistoriador francés, especialista en técnicas.

3 Es necesario definir el objetivo relativamente al cual se juzga, y el conjunto de valores de referencia que permiten contrastar el juicio.

4 Agricultura itinerante con quema. Cook se refiere sin duda a la vertiente amazónica de los Andes.

5 En la pradera, este modo de volteado no modifica la estructura de los terrones mantenidos coherentes por las raíces. Kaerger ([1899] 1979) señala que “algunos indios cuidadosos suelen separar un poco la parte superior de los terrones con estacas hasta que todo el bancal quede cubierto con tierra suelta, pero evitando que los terrones se desintegren” (p. 19).

6 El valor máximo fue medido haciendo un esfuerzo muy intenso: subir corriendo escaleras llevando una pesada carga.

7 Forma de labranza del pastizal practicada antiguamente al noroeste de las Islas Británicas. “Consiste en destruir un pasto volteando una mitad sobre otra, para hacer pudrirlo todo”, “no se labra más que la mitad del terreno: los terrones de césped cortados con la laya son volteados de lado sobre el suelo intacto (...). Se obtiene así camellones paralelos, separados por surcos cuya profundidad aparente [desde la cumbre de los camellones] es doble de la profundidad real de la labranza” (Sigaut, 1975. p. 75 y 236).

8 Para esta sección, hemos completado nuestras propias observaciones (Bourliaud el al, 1986 y 1988) por las de Cook, 1920; Mishkin, 1946; Gadey Ríos, 1972; Peña, 1975; Lescano, 1979; Ноrton et al., 1980; Greslou, 1980; Mayer, 1981 ; Lescano et al, 1982; Hatch et al, 1983; MINKA, 1983; Julian, 1983; Boletín de Cultivos andinos, 1984; Ramos, 1984; Cáceda y Rossel, 1985; Tapia, 1986; Rengifo, 1987; Rivero, 1987.

9 Este parágrafo, como el siguiente, es una adaptación de los trabajos de Bourliaud et al, 1986 y 1988.

10 Los campesinos andinos clasifican en general los años en cinco categorías de acuerdo a las lluvias: ch’aki wata=año de sequía; para wata=año pluvioso; ñawpaq tarpuy=siembra precoz; q’hepa tarpuy=siembra tardía; allin wata=buen año. La previsión a mediano plazo del clima mismo es imposible, aun cuando existe en el Perú abundante literatura al respecto... Lo que se puede prever en cambio son los efectos secundarios del clima a inicios de estación, sea por la circulación del agua en el suelo y el subsuelo de una ladera (cf. Greslou y Ney, 1984), sea por un enraizamiento más o menos desarrollado de las plantas que serán entonces más o menos sensibles a las sequías o heladas ulteriores.

11 Como veremos en el capítulo 5, los rendimientos por hectárea son extremadamente variables. Los rendimientos más bajos pueden deberse a factores limitantes muy diversos y no permiten comparar las diferentes modalidades de labranza entre ellas, lo que sólo es posible a partir de los rendimientos más elevados.

12 En los Andes -como en otras partes del mundo, y hace algunos decenios en Europa- las unidades de superficie agrícola no son constantes, sino que miden la superficie labrada en un día: masa con la chaquitaclla, yunta o jornal con el arado, etc... En estos casos, calcular un rendimiento por “unidad de superficie” llega de hecho a medir la productividad del trabajo.

13 Daremos una definición precisa de esta noción en el capítulo 3.

14 Este parágrafo y el siguiente son desarrollos de “Trabajo del suelo y mecanización agrícola” (Morlon et al., 1982, p. 42-45).

15 Cuando la población es a la vez sedentaria y densa, las agriculturas preindustriales son incapaces de alimentarla en caso de accidente climático o fitosanitario (F. Sigaut, com. pers.). De otro lado, la totalidad de la alimentación no provenía de la agricultura, que se completaba con la pesca, la caza y la recolección (cf. la insistencia de Guaman Poma sobre “coger yuyos verduras”).

16 Esta transferencia de tecnología no fue en sentido único. En el mismo capítulo. Cobo señala que “en suma, ellos eran tan excelentes labradores de sus legumbres y plantas y con la larga experiencia habían alcanzado tanta inteligencia de la agricultura, que nosotros habernos aprendido dellos todo el modo de sembrar y beneficiar sus semillas, y mucho para el buen beneficio de las nuestras; como es la manera de guanear o estercolar los sembrados en algunas partes, que es muy particular y diferente de como se hace en España, y otros semejantes usos”. Y en lo que concierne específicamente a las herramientas agrícolas: “para escardar los sembrados y hacer los hoyos en que enterraban el maíz al sembrarlo, usaban de “lampas”, que los mexicanos llaman coas, y es un instrumento como azada, salvo que el hierro era de cobre, y no corvo, sino llano como pala corta de homo; y el día de hoy usan muchos los españoles destas “lampas” hechas de hierro, en sus labranzas, particularmente para desherbar las huertas y viñas, que en esta tierra llaman cuspar”. (El término lampa ha pasado al español). La chaquitaclla misma podría ser el origen de las “layas” del norte de España, instrumento de labranza colectiva cuyo manejo es comparable al de la chaquitaclla, y del que no se conoce mención alguna antes del siglo xvi (Baudin, 1927; cf. Tauzia, 1977).

17 En Europa, la misma repartición del trabajo entre el arado de palo mediterráneo “que no hace más que dividir la tierra y no la voltea”, “que no tiene más poder que el de resquebrajar el terrón sólo volteándolo muy poco”, y el arado de vertedera, ha sido explicada por los grandes agrónomos de siglos pasados: Olivier de Serres (1600), Duhamel du Monceau (1762), Tull (1762), Paléologue (1829), etc.

18 En San Juan de Uchucuanicu. en el alto valle del Chancay al norte de Lima, hacia 1930 los campesinos utilizaban el arado parael cultivodel trigoen secano en las cumbres de los cerros. Más tarde abandonaron los arados que algunos guardan en sus depósitos, utilizando sólo la taclla y la barramina. Dos explicaciones son posibles: la falta de forraje para los bovinos de tiro luego de las sucesivas sequías, y el abandono del cultivo del trigo en secano a causa de la competencia del trigo importado. Se encuentraen los Andes otros ejemplos de "regresiones" similares (O. Dollfus y F. Greslou, com. pers).

19 En el Altiplano, ¡a un tractor en plena faena se le localiza a varios kilómetros de distancia gracias a la nube de polvo, es decir de tierra transportada por el viento, que levanta! Sería muy útil una irrigación preliminar allí donde sea posible. “El tractor” permite labrar más rápidamente cuando la humedad del suelo es adecuada, pero no ensancha el abanico de humedades del suelo —y por tanto el período del año— en que se puede trabajar: con relación a la chaquitaclla, sus condiciones de empleo son aun inclusive más restrictivas.

20 El camino que sugerimos es otro: primeramente identificar los problemas agronómicos a los que responde la chaquitaclla (¿para qué sirve?), y las condiciones y objetivos económicos de las diferentes categorías de productores. Luego buscar, en la enorme diversidad de las herramientas y máquinas existentes en el mundo, las que puedan adaptarse a cada caso en particular.

21 En el valle del Coica, cerca de Arequipa, takilpo designa las largas piedras salientes que forman escaleras entre dos terrazas de cultivo (Zvietcovich et al., 1985, p. 36, (cf. fig. 40).

22 Otro árbol de altura (Polylepis sp.) ha dado su nombre a la lampa, probablemente una de las herramientas más antiguas.

23 En las comunidades muy pobladas de las orillas del lago Titicaca, el número total de chaquitacllas es muy inferior al de familias (Lescano et al., 1982, p. 59). Pero el caso de las 5 familias presentadas en el capítulo 6.1. sugiere que, cuando tienen suficientes medios económicos, los campesinos poseen 2 tacllas por cada varón adulto, lo que sólo se explica si son adaptadas a labores o a terrenos diferentes.

Notes de fin

* Este título se inspira en aquél del artículo de Gade y Rios (1972).

Table des illustrations

Légende Fig. 12: Calendario del cultivo de la papa en la región de Huancayo (Revista MINKA, N° 17).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 960k
Légende Fig. 13: Dibujos esquematizados de la labranza de la tierra con chaquitaclla (en las épocas actual, MINKA N°10 y precolombina, MINKA N° 21).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 895k
Légende Fig. 14 : Dibujos esquematizados de la labranza y la cosecha con chaquitaclla (MINKA, N° 17, 21).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Fig. 15 : a) Fotografía de chaquitacllas, sacada mientras los campesinos descansaban en un trabajo colectivo (Centro Las Casas); b) y c) Dibujos de chaquitaclla en un billete de banco y en el titulo de un boletín informativo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 876k
Légende Fig 16: Carátulas de revistas, con dibujo y fotografía de trabajos con chaquitaclla.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 888k
Légende Fig. 17: Adán y Eva; los primeros indios (Guamán Poma, hacia 1615).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 305k
Légende Fig. 18: Reconstrucción de antiguos camellones precolombinos. El trabajo en equipo con la chaquitaclla permite levantar y voltear grandes terrones (mayo; Alto Catachi, Puno, 3900 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 800k
Légende Fig. 19: Barbecho en ayuda mutual (ayni) en un sector de barbecho sectorial (agosto; Chuccecancha, Andahuaylas, 3700 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 592k
Légende Fig. 20: Trabajos agrícolas (Guamán Poma, hacia 1615): a- Labranza del suelo por un équipo de 4 varones y 3 mujeres; b- Agosto, mes de la labranza; c-Setiembre, siembra del maíz; d- Diciembre, siembra de las papas; e- Junio, cosecha de las papas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 588k
Légende Fig. 21 : Consumo de energía por el organismo para diferentes trabajos agrícolas en el distrito de Nuñoa (según Thomas, 1972).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Légende Fig. 22: Barbecho con chaquitaclla, en equipo (masa) de 2 labradores y un ayudante (marzo, Cala-Cala, Puno, 4000 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 594k
Légende Fig. 23: Restricciones climáticas y modalidades del barbecho.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 500k
Légende Fig. 24: Labranza completa con chaquitaclla (agosto, Huancaya, alto Cañete, 3 650 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 732k
Légende Fig. 25: a- Labranza en camellones antes de la siembra (volteando la tercera parte de la superficie).b- Técnica de la labranza volteando las dos terceras partes de la superficie en las comunidades de altura de Ambana, Bolivia (Greslou, 1980).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 257k
Légende Fig. 26: Parcela de Gregorio (familia III, cap. 6.1.1) labrada con chaquitaclla con un diseño que permita controlar el escurrimiento del agua (julio, Huancho, Puno, 3 850 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 392k
Légende Fig. 27: Riego de un campo labrado con chaquitaclla. En el fondo, laderas con antiguos andenes y límites parcelarios en “faja vertical” (Chujucuyo, Puno, 3 820 msnm). Foto Serge Verliat
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 536k
Légende Fig. 28: Chacras labradas con chaquitaclla en la pampa. Las laderas, con antiguos andenes, están erosionadas (Chujucuyo, Puno, 3 815/4 000 msnm). Foto Serge Verliat.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 521k
Légende Fig. 29: Formas de labranza en camellones según la topografía y el pronóstico climático (Lescano, 1978).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
Légende Fig. 30: Plantación directa de las papas en el pasto después de varios años de descanso. El barbecho se hará poste­riormente, cuando las plantas hayan brotado (Chumbivilcas, Cuzco). Foto Jean Bourliaud, Raymond Réau.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 405k
Titre Cuadro 1: Tiempo de trabajo y productividad del trabajo de labranza.Fuentes: Mishkin, 1946; Rostworowski, 1960; Cade y Rios, 1972; Tilomas, 1972; Goineau, 1973; Peña Bellido, 1975; Lescano, 1979; Zambrana, 1981; Tapia, 1986; Rengifo, 1987; Salis, 1987; Kervyn et al., 1989 y observaciones personales de los autores de este capitulo.
Légende (1) La proporción del área volteada varía entre 1/3 y 2/3.(2) Con un pico en Andahuaylas, Goineau (1973) indica "110 días de trabajo despues del descanso de la tierra", más 55 días de desterronamiento.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 202k
Légende Fig. 31 : Ubicación de las zonas de producción agrícola y del uso de las herramientas y de las modalidades de labranza (comunidad de Pullpuri, Cuzco).La ubicación de los laymes cultivados corresponde a un año particular en la rotación de cultivos (cf. cap. 2).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 178k
Légende Fig. 32: Barbecho manual con zapapico (abril; Andahuaylas). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 617k
Légende Fig. 33: Relación entre la altura y el número de chaquitacllas por cada 100 hectáreas cultivadas, en el departamento del Cuzco, 1972 (según Hopkins, 1981).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 291k
Légende Fig. 34: En algunas regiones del Altiplano, hombres o mujeres jalan el arado, aquí para sembrar cebada (noviembre; Pampino, Nor-Potosí, Bolivia, 3 700 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 413k
Légende Fig. 35: Los campos demasiado pequeños para utilizar una yunta están, lo más de las veces, sobre andenes (Huancaya, alto Cañete, 3900 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 390k
Légende Fig. 36: Resultado de un barbecho con arado de discos jalado por un tractor (mayo; Antauta, Puno, 4 070 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 783k
Légende Fig. 37: Ensayo de un motocultor (mini-tractor) (noviembre; Berenguela, Nor-Potosí, Bolívia, 3750 msnm). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 705k
Légende Fig. 38: Diferentes formas de chaquitacllas.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Légende Fig. 39: Campesino de Laraos mostrando la chaquitaccla de doble hoja que inventó para trabajar los suelos blandos del maizal. Foto Gilles Brunschwig.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 503k
Légende Fig. 40: Escalera entre dos andenes, característica de la época inca (Pisaq, Cuzco). PM.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2651/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 400k

Auteurs

© Institut français d’études andines, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter