Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las rondas campesinas de Piura

 | 
Ludwig Huber

A modo de conclusión

Texte intégral

1Las rondas campesinas surgen en una región abandonada por el Estado. Esta ausencia, sin embargo, no es ninguna peculiaridad de la sierra norte; es más bien una característica del Estado peruano, la centralización de las decisiones políticas y económicas y la concentración del aparato administrativo en la capital, Lima. “Es por ello — dice Carlos Franco (1985: 54) — que en la vasta mayoría de demarcaciones de nivel local no se encuentra presente instancia alguna del gobierno con autoridad y competencia para resolver los problemas que en ellas se generan”.

2Lo particular en la sierra norteña es más bien que los campesinos no contaron con mecanismos sociales propios para contrarrestar este vacío de autoridad y sus consecuencias. Mientras que en muchas regiones de la sierra sur o central la naturaleza misma impone una organización social compleja y entrelazada, en otras — como en el valle del Mantaro, o en Catacaos, ilustre comunidad campesina en la costa del departamento Piura — la defensa de la tierra ha conservado o realimentado las estructuras comunales. En la sierra de Piura, las condiciones ecológicas permiten la reproducción a nivel familiar, mientras que la ausencia de grandes valles interandinos y de mercados urbanos impidió la formación de latifundios comparables con los que expulsaron las comunidades de la sierra central de sus tierras. El colapso demográfico durante la época colonial, por su lado, conllevó a una paulatina pérdida de identidades étnicas a través de las cuales los campesinos se hubieran podido definir y organizar.

  • 1 De los trabajos de Gonzales de Olarte, Remy, Degregori y otros autores se desprende que el vacío d (...)

3La ausencia de un organismo regulador se manifestó sobre todo en la vida cotidiana; la región era afamada por peleas sangrientas y hurtos de ganado, que aumentaron después del retiro de los hacendados.1 Sin embargo, los campesinos o la gran mayoría de ellos reaccionaron recién después de los desastres climáticos de 1983, cuando su subsistencia fue puesta seriamente en peligro, copiando las organizaciones de Cajamarca.

4A primera vista se confirmarían así las hipótesis de autores como Scott (1976) quien supone una “crisis de subsistencia”, o Golte (1978) quien conjetura sobre una “restricción de las condiciones de reproducción” como condición previa para la aparición de un movimiento campesino. Sin embargo, los ronderos de Piura — como antes los de Cajamarca — no se contentaron con reponer las condiciones para su subsistencia. En vez de descomponerse como tantos otros movimientos campesinos después de haber logrado su objetivo inmediato — en este caso el exterminio del abigeato — las rondas buscaron nuevas metas. Comenzaron como organismos de autodefensa que rápidamente dejaron su carácter inicial netamente económico, para dedicarse a otras tareas, como velar por la paz social o la protección contra los abusos de autoridades estatales.

5Se ha exagerado mucho, sin embargo, el aspecto conflictivo entre ronderos y autoridades, debido parcialmente a una desinformación premeditada por parte de gremios que pretenden representar al campesinado. Es cierto que con la ronda también en la sierra de Piura la conducta de los campesinos frente a los representantes del Estado tomó rasgos más agresivos de lo acostumbrado; pero lo importante es que fueron hostigadas únicamente las malas autoridades, las cuales no cumplían correctamente con las funciones que les había encargado el Estado, y por lo general fueron denunciadas a autoridades superiores o a la “opinión pública”. La autoridad en sí no es cuestionada, sino su mala conducción; si las rondas “se atribuyen funciones que la sociedad civil ha excluido de su propio ámbito para reservarlas al estado” (Zarzar, 1991: 153), es porque el Estado ha desestimado esta “reservación”.

6Las rondas llenan un vacío que el Estado ha dejado a funcionarios ineptos y/o corruptos y de esta manera contribuyen a lo que Matos Mar (1987: 106) llama la “informalización del Perú”, pero lo hacen obrando como a su entender deberían funcionar las autoridades. Lo que quieren es la imposición de la ley, quieren ser considerados y tratados como ciudadanos, y por eso siempre han dado mucho peso a la legalidad de su actitud. Remy (1992:133) tiene razón cuando dice que “las rondas no son anti-sistema, ni autónomas al punto de desconocer el Estado, a pesar de que ello entusiasmaría a los asesores políticos del movimiento. Todo lo contrario, buscan, al parecer, la estricta aplicación de las leyes del Estado en el campo”. Aun para las rondas más “radicales” que hemos descrito, Quispampa y Simirís, el objetivo es crearse espacios dentro del sistema.

7Hablar de “dos Perúes paralelos” (Matos Mar) o de un “estado paralelo” (Pásara y Zarzar) es una simplificación que no viene al caso; aquí no se trata de competencias ni de dos mundos estáticamente yuxtapuestos. Lo que se da es un proceso dinámico: los campesinos quieren cerrar la brecha entre Estado y sociedad, quieren acercarse al Estado. Su meta es la integración en la sociedad nacional, integración — y aquí sí concuerdo con Matos Mar —

“... entendida como proceso que pasa necesariamente por la democratización del sistema de representación del aparato de gobierno, la transformación de la estructura jurídica y económica del actual Estado y el giro hacia un audaz proyecto de construcción social de un Perú más autóctono.” (Matos Mar, 1987: 20).

  • 2 En la mencionada encuesta entre 100 familias en el distrito Frías, a la pregunta “¿Cree Ud. que al (...)

8La necesidad de pugnar por la inclusión social en vez de exclusión hace que la actitud de las rondas se distinga fundamentalmente de la justicia formal; pero las normas de la “justicia campesina” no son opuestas o contradictorias a las del Estado, no es tanto una justicia (entendida como código, como conjunto de derechos y deberes) paralela sino un instrumento paralelo a la estructura oficial. Sencillamente no existe la tendencia hacia una “autonomía incondicional” frente al Estado que Pásara y Zarzar (1991: 197) les imputan a las rondas. Todo lo contrario. Ni siquiera cuestionan su rol subordinado,2 de allí las limitaciones de su campo de acción. Ceden la iniciativa política de su emancipación a los gobernantes, sin duda una consecuencia de su experiencia histórica marcada por relaciones clientelistas y una impotencia política apabullante.

9Indignación moral y el sentir de injusticia social tiene que descubrirse, dice Barrington Moore (1987: 35), y esto es, en su manera de ser, un proceso histórico. Si antes eran los hacendados quienes trataron a los campesinos como seres inferiores, ahora son las autoridades estatales, los jueces, los policías, los comerciantes, el empleado del Banco Agrario o el ingeniero del Ministerio de Agricultura, a quienes no se les ocurre tratarlos de igual a igual. Pero ellos no tienen el poder que antes tenían los terratenientes, y los campesinos lo saben.

  • 3 Permítanme volver una vez más a la mencionada encuesta. A la pregunta “¿Cree lid. que se puede cam (...)

10Con la asesoría de ONGs, de la FRADEPT o de la iglesia, la creciente presencia de los diferentes partidos políticos en la sierra, la crecida escolarización, los frecuentes viajes a la costa, la llegada de programas radiales, los pobladores del campo se han podido informar del sistema legal del país y de su situación en relación con otros sectores de la sociedad. Han desarrollado un sentido de justicia; sienten que están al margen de las normas legales del Estado y quieren “que se les haga justicia”, es decir ser tratados como ciudadanos, respetando sus derechos como tales. Mientras que muchas autoridades siguen con su habitual conducta, es decir mientras no se les hace justicia, los campesinos mismos imponen el cumplimiento de las normas a través de sus rondas campesinas; han aprendido a tomar la iniciativa si las circunstancias lo exigen.3

11Con su actitud, las rondas campesinas convergen con la multitud de “nuevos movimientos sociales” surgidos en los últimos años en todo el país como respuesta a la ineficiencia de la administración estatal y al fracaso de los partidos políticos. Lo característico de estos movimientos es que no apuntan al poder político, sino que su potencial de cambio social, como dice Evers (1985: 49) “no es político, sino sociocultural”. Lo “novedoso” en los nuevos movimientos sociales, entre ellos las rondas campesinas, sería entonces su penetración en las “microestructuras de la sociedad” (ibíd.: 44, la bastardilla es mía), creándose de esta manera condiciones para la transformación de la vida cotidiana, lo que a largo plazo les daría más efectividad y firmeza que un cambio abrupto en la cumbre de la estructura política. Eso es también, a mi entender, lo que quiere decir Flores Galindo cuando afirma:

“Hacer una revolución desde abajo es poner el mundo al revés y esto, en el Perú, significa cosas tan concretas que, por ejemplo, los campesinos del Cusco no hablen como llorando, o que no cedan el asiento cuando sube un blanco a un ómnibus, o que no miren de abajo hacia arriba. Esto es lo que significa hacer la revolución en un país como éste. Cambiar las relaciones de todos los días. Transformar lo cotidiano.” (Flores Galindo, 1984: 61).

12Tanto los protagonistas ilusos del cambio como sus críticos ven en las rondas una alternativa orgánica — alabada por los primeros, rechazada por los últimos — a la estructura oficial. No lo son, ni lo quieren ser. Solamente quieren “paliar la situación y articular sus demandas para exigirle al Estado la atención que se merecen” (Blondet, 1993: 193). En la medida que lo logren, podrían muy bien ser los “modelos paradigmáticos del cambio social” que Pasara y Zarzar (1991: 179) les quieren denegar.

Notes

1 De los trabajos de Gonzales de Olarte, Remy, Degregori y otros autores se desprende que el vacío de poder en el campo fue generalizado en toda la sierra peruana por lo menos después de la reforma agraria. Sin embargo, las consecuencias no eran siempre las mismas. En muchas regiones, la organización comunal ha comprobado su capacidad para mitigar los efectos de este vacío. En el Cusco, una anomia comparable con la sierra de Piura parece haberse producido solamente en Chumbivilcas (Deborah Poole, “Korilazos, abigeos y comunidades campesinas en la provincia de Chumbivilcas (Cusco)”, en Alberto Flores Galindo (ed.), Comunidades campesinas, cambios y permanencias, Chiclayo, CES Solidaridad, 1987); en las famosas comunidades de abigeos de Cotabambas (véase Carmen Escalante y Ricardo Valderrama. Nosotros los humanos, Cusco, Centro Bartolomé de las Casas, 1992), el abigeato al menos no ha perturbado la vida intra-comunal (“El abigeato es criticado, pero permitido por la comunidad”, p. xx). En Ayacucho. región caracterizada por un vacío de poder mucho antes de la reforma agraria (Carlos Iván Degregori, Sendero Luminoso: I. los hondos y mortales desencuentros. II. Lucha armada y utopía autoritaria. Lima, IEP, 1987). estalló la guerra de Sendero Luminoso.

2 En la mencionada encuesta entre 100 familias en el distrito Frías, a la pregunta “¿Cree Ud. que algunos han nacido para mandar y otros para obedecer?”. 97 contestaron con “sí”, uno con “no”, dos no opinaron. De los comentarios hechos a esta pregunta entendemos que fue percibida en el sentido de “a las autoridades hay que obedecer”.

3 Permítanme volver una vez más a la mencionada encuesta. A la pregunta “¿Cree lid. que se puede cambiar el destino?”. 81 contestaron con “sí”, 15 con “no”, 4 no opinaron. Otra pregunta fue “¿Según su opinión, vale la pena hacer planes para el futuro?”. Esta vez, 85 veces la respuesta fue afirmativa. 8 veces negativa, y siete veces no había opinión. El fatalismo casi patológico del campesinado, postulado en un sinnúmero de estudios sobre modernización, es obviamente un mito.

© Institut français d’études andines, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr