Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las rondas campesinas de Piura

 | 
Ludwig Huber

Simirís

Texte intégral

1Terminamos Nuestro panorama de las rondas campesinas en la sierra de Piura con una breve visita a la comunidad campesina de Simirís en el distrito de Santo Domingo.

2Hasta fines de los años cuarenta, Simirís era hacienda; cuando el dueño murió en 1946, dejó seis herederos, quienes no tenían interés en la propiedad. Uno de ellos había estudiado en España y a su regreso aparentemente se acercó al Partido Socialista de Luciano Castillo y Hildebrando Castro Pozo. Como apoderado de los herederos, ofreció la hacienda en su integridad al conjunto de los arrendatarios, es decir, sin recurrir a parcelaciones. Los colonos contribuyeron cada uno según sus posibilidades, y el 9 de setiembre de 1948 se suscribió el contrato; como testigo firmó Sinforoso Benites del PSP.

3El acuerdo contenía dos cláusulas que prohibían la transferencia de las parcelas a foráneos y preveían una parte de la tierra para el uso colectivo. Sin duda, eso se debe a la fuerte influencia de los socialistas en Simirís, quienes trataron de convertir la hacienda inmediatamente en cooperativa. Sin embargo, la Cooperativa de Consumo Simirís Limitada no prosperó porque los campesinos querían explotar sus parcelas individualmente y fue disuelta muy pronto. Cada familia recibió la parte que le correspondía según su contribución en la compra; un sector en la parte baja de la hacienda, que nadie quiso comprar, quedó como pasto natural para el conjunto de los ex-colonos.

4Este terreno colectivo fue veinte años después la principal causa para la transformación de Simirís en comunidad campesina. Como formalmente no tenía dueño, estaba amenazado de ser afectado por la reforma agraria, así que los pobladores solicitaron apresuradamente el reconocimiento como comunidad, solicitud aprobada el 25 de octubre 1977. Desde ese entonces, Simirís cuenta con una Junta Directiva, pero todo quedó en lo formal. Los campesinos continúan usufructuando el pasto colectivo sin retribución a la comunidad, y con ello la organización comunal ha cumplido su rol.

5El impulso para más colectividad vino, como en tantos casos, de la ronda campesina. Sin embargo, esta vez no fue un efecto secundario no intencional, sino planificado concientemente por un grupo de jóvenes comuneros. Muchos de los campesinos en Simirís no habían olvidado sus estrechas relaciones con los socialistas en los años cuarenta y habían trasmitido algo de estas ideas a sus hijos. De tal modo se formó en la comunidad un grupo de jóvenes tempranamente atraídos por la izquierda, y cuando migraron hacia las ciudades de la costa participaron activamente en la vida política.

6Uno de ellos regresó después de varios años de vida nómada en ciudades como Tarma, Arequipa y Lima a su tierra natal y empezó a trabajar como profesor. Fue la época cuando el abigeato había llegado a su punto más crítico; se sabía de las rondas campesinas de Cajamarca y Huancabamba, pero faltaba alguien con el entusiasmo y los conocimientos necesarios para organizar algo semejante en Simirís. Beto, como es llamado por sus amigos, asumió el reto:

“Yo había recorrido toda la zona de Simirís hasta Lima, ya tenía alguna experiencia, conocía la CCP y todo a nivel de libros sobre las rondas, me encontraba con gente de Cajamarca. Entonces vengo acá y hago papelitos en Simirís que invitemos al domingo 10 a formar las rondas campesinas. Y así a toditos los caseríos, casa por casa. Invité a Huala, invité a Santo Domingo, a Jacanacas. Entonces el 10 de marzo de 84 vino la gente, fue una reunión muy grande, pero nadie tenía experiencia, solamente teníamos la experiencia de conocerlas y decir qué se va a organizar.” (Entrevista con E. L., Piura 1.4.89).

7Demoró más de un año para que los ocho sectores de la comunidad formaran su comité de rondas. Mientras tanto, otros migrantes habían regresado a Simirís, entre ellos el hermano menor de Beto. Todos habían sido activistas en partidos de izquierda y se sentían atraídos por la noticia de las rondas campesinas en su tierra:

“Con Beto fuimos ocho de Lima. Nosotros nos comprometimos desde un inicio a trabajar duramente hasta que ya la ronda la dejamos organizada, la dejamos con una estructura de grupos y todo, para que se siga. ... Yo vine el 85, y el 84 ya había regresado mi padrino Juan Sánchez, el justamente es el presidente de la comisión organizadora para las rondas en Simirís. Cuando vengo yo agarramos más fuerza, con materiales que traje yo. Después vino el compañero Felipe Castro de Huacas, también de Lima, que vivimos juntos en una casita por San Martín. Cogimos la experiencia y la iniciativa de fortalecer y de formar las rondas aquí, impulsamos los grupos, organizamos los grupos, el control de grupos, las partes estratégicas, apoyamos hacer las casetas de rondas.... Así fue que nosotros venimos con la idea, gracias a los intercambios que había en la ciudad, con gente de los barrios, gente con que trabajamos nosotros, de provincia también, nos ha servido de mucho.” (Entrevista con C. L., Simirís 26.6.89).

8En muy poco tiempo, todos los cargos de la ronda estaban ocupados por los migrantes retornados. Sin embargo, para ellos la organización de los grupos para enfrentar el abigeato nunca fue la finalidad en sí; en primer lugar, vieron la posibilidad de organizar a un campesinado atomizado alrededor de un fin compartido, para encaminarlo poco a poco hacia otras metas. A mediano plazo, esto significó el fortalecimiento de la comunidad.

9El motivo fue sin duda una visión muy idealizada de la comunidad andina, la cual sólo se la conoce de oídas en la sierra de Piura. Aquí, todo lo que no era hacienda fue sin orden ni concierto considerado comunidad; la “verdadera” comunidad, en cambio, la de los Andes centrales y sureños, era para nuestro grupo sinónimo de solidaridad, de la fuerza del pueblo, en fin: de socialismo. Habían estudiado a su Mariátegui y querían convertir Simirís en "verdadera" comunidad, considerando la ronda campesina como caldo de cultivo:

“La ronda es muy importante, pero tiene que trabajar con las organizaciones creadas, olvidadas como las comunidades. Porque la comunidad aquí surgió antes, pero como la ronda fortaleció la unidad, la ronda es la que está dando a mover la comunidad, entonces debe pasar la fuerza de la ronda a la comunidad. Cuando la ronda apareció con tanta fuerza era la adonde iba todo: problema de tierra, robo, chisme, el esposo pegaba a su esposa, un montón de cosas. Entonces la ronda ha dicho pues la comunidad y las autoridades tienen que ayudar. Entonces en esta medida es que la ronda abre su campo de capacitación o sea como tiene más acogida dice: esto hay que hacer. Hoy en día ya la directiva comunal se ocupa de problemas de tierra y agua dentro del territorio, las rondas campesinas de cada sector se ocupan de pequeños problemitas, el robo de una gallina, que el vecino me ha hecho tal daño, bueno esto.” (C. L.).

10La ronda fue subordinada a la junta directiva comunal como Comité Especial de Autodefensa. Un grupo de trabajo, encabezado por supuesto por uno del grupo innovador, elaboró el reglamento interno de la comunidad. Sin embargo, para ser una auténtica comunidad había que fomentar también la identificación de los pobladores con su tierra natal. Para tal motivo fue creado otro comité especial, el de Educación y Cultura:

“También criticamos a la educación, decimos que la educación apunta para allá (la costa), pero no para aquí. Si les decimos, ¿aquí se estudian las luchas para comprar la hacienda? No. Pero sí se estudia la revolución francesa. ¿Ustedes saben los ríos y las quebradas que tiene nuestra comunidad? No. Pero los ríos de la costa, sí. Entonces alguien que estudia aquí y puede quedarse y no sabe qué recursos tiene, ¿cómo puede mejorar?” (C. L.).

11Con la misma intención, se estimuló la creación de un conjunto musical, se llamó a un concurso de narración entre los alumnos para contar la historia de la comunidad, y se extendió el calendario ceremonial; desde el año 1986 se celebra el Día del Campesino con desfile de antorchas, pelea de gallos, música y sociodramas que cuentan la historia de las rondas campesinas.

12Sus esfuerzos de impulsar la unidad comunal fueron apoyados por una ONG, equipada en parte con personal oriundo del mismo Simirís. Después de las lluvias del 83, CEPESER (Central Peruana de Servicios) ofreció asistencia tecnológica a la comunidad, pero la dirigencia de la ronda pidió además un sociólogo para que les ayude en la activación de sus ideas. La cooperación se materializó en la publicación de algunos libros sobre tecnología campesina, pero también sobre historia y vida cultural en la comunidad. Es sin duda un ensayo interesante; el tiempo nos hará ver los resultados.

© Institut français d’études andines, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr