Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las rondas campesinas de Piura

 | 
Ludwig Huber

Huancabamba

Texte intégral

1Al referirnos a las rondas campesinas de Huancabamba, nos limitaremos principalmente al valle interandino del río del mismo nombre, es decir no consideraremos los distritos de San Miguel de El Faique y de Canchaque en la vertiente occidental, los cuales miran más hacia la costa, ni Huarmaca en el sur, que políticamente pertenece a Huancabamba, pero en realidad está más ligado con Chiclayo. Esta región es dominada por la capital de la provincia, ubicada a 1,900 metros de altitud y con una población de ocho a diez mil habitantes, la cual constituye incuestionablemente el centro económico y administrativo de la zona.

2El viaje en ómnibus para cubrir los 213 kilómetros a Piura demora — según la época — entre ocho y diez horas y es sobre todo durante la temporada de lluvias algo arriesgado. Aparte del comercio, la fuente de ingresos más importante en Huancabamba es el turismo; no tanto por el clima, sin duda muy saludable, sino por los numerosos curanderos de la región, los cuales atraen gente de todo el país en búsqueda de socorro para sus defectos físicos y psíquicos, reales y ficticios.

3Desde tiempos inmemoriales, la estructura agraria de la parte alta del valle del río Huancabamba fue dominada por campesinos parcelarios, quienes nunca fueron sometidos a una hacienda. Fundos medianos o pequeños como Ñagalí o Succhil en ningún momento lograron una predominancia comparable a la de las haciendas Poclús y Pariguanás en Frías. Nominalmente, la mayor parte de las tierras pertenece a las tres comunidades campesinas de Huaricancha, Quispampa y Segunda y Cajas; la última, la más grande, se extiende desde los barrios periféricos de la ciudad hasta la vertiente occidental de los Andes y cuenta con más tierras que las trece comunidades de Frías en su conjunto. Si bien las tres comunidades están reconocidas desde los años cuarenta, en realidad la tierra siempre ha sido considerada y tratada como propiedad particular; solamente en Quispampa en los últimos años se ha desarrollado algo de vida comunal.

LAS RONDAS CAMPESINAS DE HUANCACARPA

4Entre las primeras rondas campesinas que se formaron en la sierra de Piura encontramos las de Huancacarpa, dos extensos caseríos — Huancacarpa Alto y Bajo — a unas cinco horas cuesta arriba de la capital de provincia. A diferencia de las rondas de Frías y muchos otros distritos serranos, no existe relación directa entre la organización y los desastres del 83, porque esta zona está demasiado lejos de la costa para ser afectada por las lluvias.

5Pero aún así, al comienzo de los ochenta el abigeato había alcanzado dimensiones insoportables. No sabemos si la situación fue peor que en otras regiones, pero de todas maneras los campesinos reaccionaron más temprano. Gran peso en la formación de las rondas tuvo la intervención de los tenientes gobernadores, quienes después de varios intentos de pedir garantías a las autoridades se vieron obligados a actuar por iniciativa propia:

“Las autoridades de nuestro pueblo no nos daban ninguna facilidad y ningún apoyo. Nosotros no sabíamos por qué no nos querían dar apoyo, pero nosotros con el propio esfuerzo hacíamos la creación de la ronda.” (Entrevista con E. M., Huancacarpa Bajo 19.7.89)

6La decisión de organizar rondas fue tomada a comienzos del año 1983. El 11 de enero se reunieron en Huancabamba los tenientes gobernadores de Huancacarpa Alto y Bajo con algunos ganaderos para constituir un comité de organización. La idea era cubrir toda la provincia y juntar los comités locales en una sola central cuya sede estaría en Huancacarpa Alto. Antes de firmar el acta de fundación, los organizadores pidieron el permiso de las autoridades:

“En Chota, Cutervo y por allí había ronda. Entonces nosotros presentamos un memorial al Ministro de Gobierno a ver si nos da unas garantías, quizás si presentamos un memorial al subprefecto. No nos dio solución de nada.” (Entrevista con P. C, Huancacarpa Bajo 19.7.89).

7A pesar de la negación de apoyo por parte de las autoridades — que más tarde, dado el éxito de las rondas y su influencia en el campesinado, se presentarían como fervientes promotores — los ronderos empezaron con su labor inmediatamente después de la reunión en Huancabamba. Uno de los dos tenientes era licenciado del ejército y daba instrucciones valiosas para la organización, que en rigurosidad y disciplina no tiene igual en la sierra de Piura.

8Para comenzar, se establecieron grupos de diez hombres para las patrullas nocturnas; más tarde, cuando la zona se había tranquilizado, se redujo los grupos a cinco. A fines de los ochenta, cuando llevaba a cabo mi trabajo de campo, Huancacarpa contaba con catorce de estos grupos. El servicio duraba desde las siete de la noche hasta las cinco de la madrugada y era estrictamente controlado; tanto a la salida como al regreso tenían que presentarse ante el dirigente y registrarse en un libro de servicios, además de anotar lo que había ocurrido durante la noche. Todos los hombres entre los 18 y 60 años estaban obligados a participar; quienes faltaban sin pedir permiso tenían que rondar una noche adicional o trabajar un día para el beneficio comunal. Las mujeres eran exoneradas del servicio nocturno, pero apoyaban a las rondas de otra manera, por ejemplo preparaban la comida en las asambleas. Las mujeres solteras poseedoras de ganado aportaban una suma en efectivo, según sus posibilidades.

9Hoy en día la ronda controla la vida pública en Huancacarpa. A los extraños se les aconseja no moverse en su territorio después de anochecer, porque todo desconocido es automáticamente detenido. En las fiestas se prohibe el exceso de alcohol y se decomisa las armas. La ronda coordina con la Asociación de Padres de Familia y toma precauciones para que los padres participen en las asambleas y asuman sus contribuciones; controlan también que los profesores cumplan con su servicio. Cuando en agosto del 88 se terminó la carretera de Huancabamba a Huancacarpa con activa participación de los campesinos, fue la ronda campesina quien vigiló para que nadie evada su turno de trabajo. Hasta con la policía se coordina de vez en cuando: si la PIP se dirige con un oficio al presidente de la ronda campesina pidiendo ayuda para esclarecer algún caso, éste por lo general accede.

10Esto, por supuesto, no fue siempre así. Antes que la ronda se haya legitimado, fueron necesarias muchas semanas de arduo trabajo. Al comienzo, casi diariamente se enviaban grupos para buscar a los abigeos más afamados y llevarlos a un tribunal. Allí permanecieron hasta que — a veces bajo amenazas y con fuerza física — delataron a sus cómplices, quienes a su vez revelaron los nombres de otros maleantes. Así se desató una verdadera reacción de cadena:

“Por este lado de Chulucanas, Talaneo, Quinua ha sido todita la gente casi rateros. Se declararon, realitos se declararon. Los ronderos pasaron vuelta, por acá a otro sitio, donde traían cuatro, cinco. Volvían a declarar vuelta: fulano es, el otro es, fulanos son también. Uuh, la gente, como la trajimos.” (P. C).

11Quien nos cuenta sus peripecias es uno de los tenientes que había formado las rondas. Mientras habla, alza la manga de su camisa y muestra una profunda cicatriz de unos treinta centímetros en el brazo derecho, indicio de que no todos los abigeos se rindieron sin resistencia. Problemas serios se presentaron cuando uno de los detenidos murió; aunque los ronderos aseguran que ya estaba enfermo cuando lo trajeron, fueron enjuiciados y cuatro de ellos — los dos tenientes incluidos — pasaron varios meses en la cárcel; hasta ahora no entienden por qué, atribuyen su reclusión a la complicidad entre abigeos y policía.

“Nos inculpaban que nosotros lo matábamos. Entonces, como estaban en contra de nosotros hasta los de la PIP, como estaban de acuerdo con los rateros, porque ellos llevaban bastante plata, entonces pues les daban salida, y allí tenían más chamba que el Estado les daba. No les convenía cuando nosotros los campesinos controlamos los abigeos. Y por esto ellos han sido en contra de nosotros.” (P. C).

12Sin embargo, hoy en día las rondas están por lo general bien relacionadas con las autoridades. Es evidente que los ronderos no quieren hostigar ni desplazar a los funcionarios del Estado; lo que reclaman es nada más que el cumplimiento responsable de sus funciones:

“No nos vamos hacer juez ni subprefecto. Está bien que sean autoridades, pero no para que usen contra nosotros. Porque somos campesinos, de poncho y sombrero, nos quieren ellos tener debajo del zapato. ¡No pues!” (E. M.).

LA CENTRALIZACIÓN DE LAS RONDAS DE HUANCABAMBA

13Desde el comienzo, la idea era crear una central que agruparía a todos los comités locales de rondas campesinas en la provincia de Huancabamba. Una delegación viajó a Lima para informarse en el Ministerio del Interior sobre el estatus legal de las rondas y para pedir autorización de crear la organización. Ante la negativa, buscaron un abogado en Piura para que les diseñe una solución sin chocar con dispositivos legales, además de elaborarles los estatutos correspondientes.

  • 1 Ocho pueblos de la vecina provincia de Ayabaca se habían afiliado a la central de Huancabamba, de (...)

14El 21 de julio de 1983 se firmó en el municipio de Huancabamba el acta de fundación del “Comité de Defensa de Agricultores y de Ganaderos de las Provincias de Huancabamba y Ayabaca”.1 Aparte de los tenientes gobernadores y los delegados de 29 caseríos estaban presente el subprefecto y el teniente alcalde — las autoridades políticas ya se habían convencido del beneficio de las rondas —, el abogado y un representante de la Guardia Civil y de la PIP. Este último se quejó de excesos y exhortó a los ronderos a no propasarse en los castigos. Sin embargo, el flamante presidente no dejó dudas en su discurso inaugural:

“... si la llamada justicia legal no nos hace justicia a nuestro clamor, la haremos nosotros mismos.” (Tomado del acta de fundación).

  • 2 De todias las rondas campesinas que he estudiado, son las únicas con estatutos propios por escrito

15En la misma asamblea fueron aprobados los estatutos propuestos por el abogado. Que éste era hombre de izquierda se desprende de las formulaciones, una reproducción de los reglamentos impregnados con una retórica marxista-leninista impuestos por Patria Roja en las rondas de Cajamarca. Así los principios fundamentales de la organización serían la autonomía política en unión con otras clases explotadas (“los campesinos tienen derecho de coordinar y luchar junto a los obreros y demás sectores explotados de nuestro país en base a un programa único de lucha”), la crítica y autocrítica (“mediante este principio se solucionan las contradicciones que existen en el seno del pueblo”), el centralismo democrático y la independencia económica. De esta manera, las rondas campesinas de Huancabamba tienen el programa más radical de todas las rondas de la sierra de Piura;2 algo insólito, si se toma en cuenta que casi desde el comienzo fueron ampliamente dominadas por Acción Popular. El reglamento, en cambio, que es parte de los estatutos, se acerca bastante a la realidad:

“... en vista de las múltiples necesidades en que el pequeño agricultor y ganadero, como el trabajador de campo atraviesa, se ve en la imperiosa necesidad de agruparse en pequeños comités de defensa a fin de poder luchar contra los males sociales de ciertos hombres de mal vivir que no dejan tranquilidad al agricultor y ganadero, como es el abigeato o el robo descarado y por la negativa de las malas autoridades y la mala administración de justicia por la que atraviesa nuestra patria....

16Ante este caos en que vive el campesinado peruano se ha visto la necesidad de agruparse a fin de poder hacer justicia por estar marginado el agricultor o productor y más bien con los derechos protegido el malhechor.

17El Comité de Defensa luchará por sus justos derechos, en contra de la explotación, la mala justicia, los abusos por parte de las autoridades, los engaños, calumnias, a que cada día está sometido el campesino huancabambino y ayabaquino.” (Tomado del reglamento del Comité de Defensa).

18En los primeros dos años después de la creación de la central se formaron 66 comités de base. Pero el gran salto hacia adelante se produjo recién en 1985, cuando cambió la dirigencia y se reestructuró la agrupación. Como nuevo presidente fue elegido un ganadero bastante acomodado, influyente y conservador, calificado desdeñosamente por sus adversarios como “gamonalito”, pero muy respetado por su gente, a quien aquí vamos a llamar Manuel Cruz. En los próximos cuatro años Cruz, quien al ser elegido por primera vez tenía unos setenta años, sería el líder máximo de las rondas en Huancabamba; en su casa, donde había instalado una pequeña oficina, convergieron todos los hilos.

19Lo primero que hizo fue reorganizar la estructura de la central, poniendo al frente un Comité Ejecutivo Provincial (CEP), compuesto por el presidente, vicepresidente y seis secretarios. La tarea principal del CEP, que se reúne una vez por mes, es la representación de las rondas ante la burocracia oficial: la policía, la justicia y las autoridades políticas. Aparte de eso, es la máxima instancia para decisiones y apelaciones de todas las rondas de Huancabamba. Es en el CEP en donde se toman los acuerdos en casos de no poder ser resueltos a nivel local, que decide si un abigeo es castigado por la misma ronda o entregado a la justicia formal, y que negocia con las autoridades cuando un rondero cae preso.

20Una peculiaridad de las rondas en Huancabamba son los Comités Especiales agregados a la central y a las subcentrales. Se trata de grupos de dieciocho hombres escogidos, extraordinariamente robustos, quienes entran en acción cuando hay que solucionar casos particularmente difíciles, es decir para “persuadir” a los más renuentes que sólo se dejan convencer por la fuerza. Que estos hombres no están para bromas se ha divulgado rápidamente entre buenos y malos, y por lo general basta con amenazar con su misión para restablecer el orden: “El Grupo Especial viene como la muerte, que no se sabe cuando llega” (E. M., Huanca-carpa Bajo).

21El rápido desenvolvimiento de la rondas en Huancabamba a partir de 1985 se debe en buena medida al prestigio y la energía de Manuel Cruz. Con sus colaboradores recorrió todos los caseríos, convocó a asambleas e impulsó la formación de comités. Para estructurar con más eficiencia las organizaciones — y, como admite, para tener más control —, Cruz insistió en la creación de subcentrales, las cuales según criterios geográficos reunirían un determinado número de comités locales. Además exigió el empadronamiento de todos los ronderos, cada grupo tuvo que depositar en su oficina una nómina de sus miembros. Finalmente, se estipuló una cuota para cada rondero según la propiedad de ganados; la mitad del dinero recaudado quedó en la base para comprar linternas, pilas o cuadernos, la otra mitad estaba a disposición del CEP, en primer lugar como reserva para eventuales procesos.

  • 3 Corporación de Desarrollo de Piura, entidad estatal.

22Para demostrar a las autoridades que de allí en adelante tenían que contar con las rondas, Cruz convocó a una manifestación para el 24 de junio de 1986, el día del campesino. Varios miles de campesinos llenaron la plaza de Huancabamba y desfilaron ante la tribuna, donde al lado de su presidente estaban los representantes del municipio, de la iglesia, de CORPIURA3 y de la policía. Fue una demostración de fuerza que logró su objetivo; desde entonces, dice Cruz, la relación con las autoridades ha mejorado considerablemente.

23Sin embargo, más que un desafío fue una exhortación a los representantes del Estado de respetar sus propios códigos. Toda la gestión de Manuel Cruz estuvo caracterizada por un pronunciado — y como veremos a veces exagerado — legalismo:

“A mi siempre me ha gustado y me gusta respetar las leyes. ... La primera reunión que hice fue en Huancacarpa Alto con el fin de hacer conocer algunos artículos de la ley, de la Constitución del Estado, del Código Civil para que la gente comprenda que no estamos sin ley. Teníamos la ley que nos facultaba, la Constitución del Estado, el artículo 2 en su inciso 11 facultaba organizarnos sin intervención ninguna, como también en el reglamento el Código Civil faculta en el artículo 80 organizarse con fines comunes no lucrativos. ... Entonces, las masas [sic] preguntaron por la Constitución, por el Código Civil, el Código Penal y compraban sus libros, y se dieron cuenta también que era la realidad lo que yo les estaba diciendo.” (Entrevista con Manuel Cruz, Huancabamba 15.6.89).

24En junio de 1989, poco antes de culminar la presidencia de Manuel Cruz, el Comité de Defensa de Huancabamba contaba con el Comité Ejecutivo Provincial con sede en la capital de provincia, la central en Huancacarpa, siete subcentrales y 174 comités locales, y, según las afirmaciones del todo creíbles del mismo Cruz, con un total de alrededor de 14,000 ronderos inscritos.

25Tal potencial resulta atractivo para cualquier político. Aunque el APRA pelea espacios, Huancabamba es un baluarte de Acción Popular, con el cual también simpatizan Manuel Cruz y sus compañeros del CEP. Por más que se propale el carácter apolítico de las rondas, entre bastidores se produce cualquier tipo de riñas para ganarse algunas ventajas; esto ocurre entre la derecha en Huancabamba igual como entre la izquierda en Frías.

  • 4 FRADEPT, Plan de Trabajo 1988.

26Para la FRADEPT, dominada por la izquierda, el pronunciado legalismo de los dirigentes y más aún su afiliación con partidos considerados de derecha, fue motivo de difamar las rondas de Huancabamba y Huancacarpa como “anticampesinas” y “burocráticas”4. Asumir que los campesinos se organizan para actuar en contra de sus intereses es, por supuesto, una tontería; en cambio, la imputación de un exagerado burocratismo infortunadamente no carece de un sustento muy real.

27A fines de los ochenta, uno de los últimos actos de Cruz como presidente fue consagrar la división de la central que él mismo había construido con mucho sacrificio. No estaba de acuerdo con que los dirigentes de la central de Huancacarpa Alto mudaran su sede más al centro del extenso caserío, a “Huancacarpa Centro”. Ahora bien, este caserío no aparece en el catastro, no cuenta con tenientes gobernadores ni agentes municipales, en fin: no existe. Sin hacer caso a argumentos pragmáticos, Cruz se negó aceptar el traslado de la central a un lugar el cual legalmente no existía. Claro, no era ningún secreto que entre los dirigentes de Huancacarpa Alto se encontraban sus adversarios políticos: los apristas. Sea como fuera, cuando ellos seguían insistiendo en su central en “Huancacarpa Centro”, Cruz convocó a una asamblea y sin mayor discusión trasladó la central a Shapaya, en la otra orilla del río.

28Después de haberse culpado mutuamente del divisionismo y de maniobras políticas, y de haberse acusado por la “creación de una ronda paralela” en la sub-prefectura, Cruz se dirigió al fiscal y a la policía, denunció al presidente de Huancacarpa Alto por “abuso de autoridad” y “usurpación de justicia” y demandó la entrega del sello (“Central Huancacarpa Alto”) y del estandarte. Con ello, la división de las rondas en Huancabamba estaba consumada; afortunadamente el impacto en los comités locales fue limitado. Veremos brevemente uno de ellos.

SEGUNDA ALIGUAY

29El burocratismo que la FRADEPT reprocha a las rondas de Huancabamba tiene también su lado positivo: facilita sumamente el trabajo al cronista encontrar todo escrito. El subcomité de Segunda Aliguay al noroeste de la capital, que reúne 162 familias, lleva desde al año 1984 un libro de actas, un cuaderno de denuncias, un cuaderno de arreglos, un cuaderno de observaciones y un libro de servicios nocturnos. Aunque a veces se mezclan los apuntes y es difícil descifrar las escrituras, son una valiosa crónica de seis años de trabajo de las rondas campesinas.

30Entre la extensa correspondencia, la cual como en muchos lugares está a cargo de profesores, se encuentran oficios de jueces de paz y de la Guardia Civil solicitando ayuda para capturar un delincuente o para esclarecer un delito. La ronda de Segunda Aliguay, a su vez, se dirigió en varias oportunidades a otros comités — entre ellos a San Ignacio en el vecino departamento de Cajamarca, adonde migran muchos huancabambi-nos para trabajar en las plantaciones de café — para pedir auxilio. Por lo menos en el papel, la cooperación entre los diferentes comités de ronda campesina y entre ellos y las autoridades parece funcionar bien.

31Lo que llama la atención en los libros de servicio, son las escasas anotaciones. En 360 noches que están registradas en cinco libros, lo que se encuentra son apenas algunas menudencias (“Encontramos a un señor mariado a las 4 horas en la casa de la señora M. Castillo y se portó mal, nos mandó a la mierda”); aparte de eso las observaciones en la columna “sucesos” se limitan a los nombres de los ronderos que habían rehuido al servicio.

32En los cuadernos de denuncias encontramos todos los problemas cotidianos que hemos visto también en Frías: pleitos entre vecinos, ofensas, robos menudos, discordias intrafamiliares y muy raras veces el hurto de ganado mayor. En un caso, el presidente de una junta de regantes se dirigió a la ronda para que garantice la equitativa repartición del agua. De los cinco cuadernos de denuncia para los años 1984 hasta 1989 hemos elaborado el siguiente cuadro, el cual en razón de que las anotaciones a veces son un poco caóticas naturalmente no puede ser completo, no obstante da una fiel imagen del campo de acción de las rondas:

33Es notorio, entonces, que también en Segunda Aliguay las rondas campesinas se dedican principalmente a la solución de problemas cotidianos, y de los libros de arreglo se desprende que en la mayoría de los casos logran un acuerdo satisfactorio. El abigeato, el cual una vez fue la causa de su formación, ha virtualmente desaparecido; sólo para evitar rebrotes, las rondas mantienen su servicio nocturno.

QUISPAMPA

34No podemos dejar las rondas campesinas de Huancabamba sin detenernos por un momento en Quispampa, la comunidad campesina colindante a la ciudad hacia el lado suroeste, la cual ha formado su propio “Comité de Defensa”.

35Aunque mucho más pequeña que las otras dos comunidades en el valle del río Huancabamba, Quis-pampa cuenta con 25 caseríos y unos 2,000 comuneros calificados. La mayor autoridad en los caseríos siempre la tenían los tenientes gobernadores, es decir funcionarios impuestos por el Estado y no elegidos por los comuneros. Las autoridades comunales, fuese antes el personero o más tarde el Consejo de Administración, en cambio casi no se manifestaron. La vida comunal, si es que existía, estaba limitada a los caseríos y no abarcaba a la comunidad en su conjunto.

36Esta situación comenzó a cambiar al inicio de los años ochenta, cuando regresó a Quispampa un comunero quien había vivido varios años en Lima y en la sierra central, donde no solamente entró en contacto con la CCP y partidos de izquierda, sino también había conocido “verdaderas” comunidades campesinas. Fue elegido presidente de la comunidad y junto con algunos correligionarios, todos del ala radical de la izquierda legal, inició el trabajo de cohesión comunal en Quispampa como lo había visto en el valle del Mantaro.

37Gran parte de los problemas en la comunidad, como en toda la sierra de Piura, se dan por tierras. Si antes los tenientes gobernadores fueron aceptados como arbitros, con el tiempo cada vez más comuneros se dirigieron a la justicia formal en Huancabamba.

38La meta principal de la nueva dirigencia, entonces, fue llenar este vacío de autoridad en la comunidad. Al comienzo no tenían mucho éxito. Cierto que los comuneros ahora consultaban primero a su dirigencia, pero cuando no estaban de acuerdo con las decisiones recurrían otra vez a jueces, fiscales, policías o políticos. La autocrítica de un ex-dirigente de la comunidad, uno de los innovadores, enseña que el dilema en el fondo persiste hasta ahora:

“... los dirigentes hemos sido mediocres, no hemos entendido a cabalidad y no hemos tenido la capacidad suficiente para hacerse respetar ... Ya no había realmente autoridad en la comunidad, los tenientes habían perdido su autoridad, su capacidad, actas y más actas, incluso en la misma Administración había actas y más actas que se hacían y al final de cuentas quedaron en nada. ... Los tenientes ya habían perdido su respeto, incluso de arreglos así simples, arreglos de tierras, arreglos de equis. Incluso al teniente si querían le daban sus cuantos golpes y no pasaba nada. ” (Entrevista con A. P., Huancabamba 23.7.89).

39A pesar de las limitaciones, el grupo ha logrado por lo menos una conciencia rudimentaria entre los comuneros sobre el sentido y contenido de una comunidad campesina y reforzado la identificación con su comunidad. Gran influencia en este proceso ha tenido la ronda campesina, creada en 1983 como “Comité de Defensa de Bienes Patrimoniales y Seguridad Social”, que dio a los dirigentes un instrumento para imponer sus decisiones, al menos en algunos casos.

40Llama la atención que los comuneros se burlen de las resoluciones de la dirigencia comunal, pero al mismo tiempo acepten los acuerdos de la ronda. Pero es necesario ser consciente que para ellos el beneficio de una comunidad campesina durante mucho tiempo fue un misterio, mientras que la ronda pudo mostrar su utilidad después de pocos meses de existencia.

  • 5 En las otras dos comunidades, Huaricancha y Segunda y Cajas, la relación es al revés: la comunidad (...)

41Cuando en Huancabamba se notaron los primeros esfuerzos de agrupar todas las rondas campesinas de la provincia en una sola central, los de Quispampa presentaron su propio proyecto. Similar a la ideología de la FRADEPT, con la que siempre han coordinado, para ellos “la comunidad es la madre y la ronda la hija”, de tal manera que formaron su propia central, la cual reúne los comités de los caseríos y funciona como comité especial subordinado a la dirigencia comunal.5

42Hoy en día, los tenientes gobernadores cuentan con el apoyo de las rondas para el arreglo de problemas y han recuperado parte de su autoridad. A diferencia de las rondas de la central en Huancacarpa, las decisiones en Quispampa no son tomadas en asamblea, sino de acuerdo a un reglamento interno que estipula también los castigos. El funcionamiento de las rondas, al menos esa es la idea, se basa más en la conciencia que en la disciplina rígida y la coerción:

“En Quispampa hacemos más trabajo de conciencia, no se les obliga como en Huancacarpa, no les exigimos a la gente, vienen los más conscientes. No se puede hacer bien contra la voluntad. En las asambleas al presidente se puede decir todo, hay discusión. En Huancacarpa no se puede discutir. ” (Entrevista con M. Ch., Huancabamba 20.7.89).

43El leit motiv de la organización de rondas campesinas es el fortalecimiento de la comunidad como fue planteado por el grupo alrededor del migrante de retorno:

“Pensamos que la comunidad debe ser otra, de que debe tener otros servicios. Puede surgir más, puede desarrollar más, y es allí donde la ronda debe estar de todas maneras permanente como autoridad comunal, como refuerzo de la dirigencia comunal, con el fin de que se haga cumplir todos los acuerdos que haiga en beneficio de la comunidad. ” (A. P.).

44Aunque la organización comunal todavía es bastante débil, no se puede negar algunos avances. En comparación con las otras dos comunidades en la zona y con muchas otras en la sierra de Piura, Quispampa presenta una imagen bastante cohesionada. Cuando en Huancabamba se habla de la comunidad, se refiere siempre a Quispampa.

45En la central de Huancacarpa, empero, la posición particular de la comunidad no es bien vista. Detrás de la terca negación de los ronderos de Quispampa de afiliarse a esta central hay por supuesto también razones políticas. Todos los cargos influyentes en la comunidad son ocupados por hombres de izquierda, quienes de ninguna manera quieren someterse a la dirigencia conservadora del Comité Ejecutivo que dirigía Cruz, cuyo legalismo les parece totalmente inoportuno. A raíz de una serie de malas experiencias con las fuerzas policiales, hasta ahora se han negado a toda colaboración.

Notes

1 Ocho pueblos de la vecina provincia de Ayabaca se habían afiliado a la central de Huancabamba, de ahí el nombre.

2 De todias las rondas campesinas que he estudiado, son las únicas con estatutos propios por escrito.

3 Corporación de Desarrollo de Piura, entidad estatal.

4 FRADEPT, Plan de Trabajo 1988.

5 En las otras dos comunidades, Huaricancha y Segunda y Cajas, la relación es al revés: la comunidad es miembro de la central de Huancacarpa y subordinada a sus decisiones: una excepción son los litigios por tierra que no son tratados por la ronda.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2608/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 114k

© Institut français d’études andines, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr