Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Frontera y poblamiento: estudios de historia y antropología de Colombia y Ecuador

 | 
Chantal Caillavet
, 
Ximena Pachón

Fronteras, Colonizaciones, y Construcción Social del Espacio

Dario Fajardo Montaña

Texte intégral

1: INTRODUCCIÓN.

  • 2 Guhl, E. 1991: 31-42.

1Las fronteras constituyen un tema de interés para distintos campos de las ciencias, desde la geografía humana, la antropología y la arqueología hasta la politología. Tal como lo plantean los geógrafos humanos, como Carl Sauer, tanto en el caso de este concepto como en el de "límite" hay una participación de la intervención humana: en las fronteras, según se ha clarificado cada vez mas, se trata de espacios de influencia de sociedades diversas; los límites, que pueden tener correspondencia con aspectos físico-geográficos, guardan relación, igualmente, con el propio desarrollo de las sociedades. En efecto, como lo señala Ernesto Guhl2, al tratar las relaciones entre fronteras políticas y límites naturales, estos últimos, como en el caso de cotas altimétricas o de tipos de suelos, etc., pueden demarcar niveles restrictivos para la ocupación humana, pero ello depende del desarrollo tecnológico con el que cuente una sociedad determinada. Un "límite natural" de ocupación del espacio para una sociedad puede no ser válido para otra que disponga de los medios técnicos y tecnológicos requeridos para superar las restricciones impuestas por dicho límite.

  • 3 Coraggio, J. 1988: 22-23.

2A continuación se presenta un ensayo compuesto, de una parte, por una reflexión teórica en torno a la temática de las relaciones entre las sociedades y sus "espacialidades" (siguiendo la propuesta de J. L. Coraggio3) y, de otra, por dos exposiciones referidas a Colombia: la primera al proceso de colonización de las fronteras en las vertientes y tierras bajas cálidas; la segunda a la incorporación de la frontera amazónica dentro de la territoriedad colombiana. Estas exposiciones ilustran los temas centrales de la reflexión teórica, a saber: las dinámicas de las articulaciones espaciales y los desequilibrios regionales; los impactos de los conflictos generados en el interior de la frontera sobre las regiones en proceso de articulación con el sistema espacial nacional y las relaciones entre las formas de ocupación de las fronteras con las políticas nacionales. Estos textos fueron incorporados inicialmente en la compilación del autor Espacio y sociedad. Formación de las regiones agrarias en Colombia (Bogotá, 1993).

2: EL ESPACIO COMO CONSTRUCCIÓN SOCIAL.

3A finales de los años setenta, se abrió paso el tema de "lo regional" como parte de los debates académicos en torno al Estado y sus relaciones con los distintos sectores sociales, dentro y fuera de las formaciones nacionales y plurinacionales. "Lo regional" pareció reemplazar a la "cuestión campesina", tema que había captado previamente el interés de las ciencias sociales, en particular de la sociología y la antropología.

  • 4 Lipietz, A. 1977: 46-68.
  • 5 Archetti, E. 1989
  • 6 Sormani, H. 1977

4La sucesión de estas dos problemáticas, "campesinos" y "región" no obedeció al azar. El estudio de las economías y sociedades agrarias necesariamente desbordó, desde sus comienzos, las particularidades internas de las mismas, para indagar sobre sus relaciones económicas, sociales, políticas y culturales con el entorno nacional e internacional. Alain Lipietz, pionero de la temática regional, planteó, precisamente, el tema de las relaciones entre campesinos y desarrollos regionales, considerando las alternativas de disolución o articulación de estas unidades de producción al desarrollo económico, de acuerdo con las peculiaridades de unas y otro4. Este ángulo fue destacado posteriormente por Eduardo Archetti, quien señala la estrecha articulación que existe en América Latina entre "cuestión campesina" y "cuestión regional"5. Sin dejar de lado la "temática campesina", la exploración sobre la cuestión regional, debió remontarse al nivel más general de la constitución del espacio y sus implicaciones epistemológicas. Lipietz y Horacio Sormani6 enfatizan la concepción de la construcción histórica, y por tanto social, del espacio, señalando la indisolubilidad de las relaciones entre las agrupaciones humanas y la elaboración física e intelectual de sus hábitats.

5Esta reflexión, en términos más amplios, sustenta cómo ninguna sociedad existe en el vacío, sino que se desarrolla dentro de un espacio concreto, al cual transforma al apropiarse de sus recursos, interpreta y valora, estableciéndose una estrecha y continua relación entre las características de cada sociedad y las de su entorno.

6Esta relación se dinamiza permanentemente, no sólo por el uso que las sociedades hacen de los recursos disponibles y significativos dentro de su hábitat, sino, también, por las transformaciones que ocurren en su haber tecnológico, con el cual la determinación de los límites naturales se convierte en condicionamiento: la disponibilidad de medios técnicos para neutralizar las condiciones climáticas (abrigo, combustibles, etc.) permite ocupar espacios que sin ellos serían inhabitables o aprovecharlos en períodos en los cuales, de otra forma, sería imposible hacerlo (inviernos, etc).

7De la concepción del espacio como construcción social, se desprende un conjunto de derivaciones del cual hacen parte los componentes espaciales de la formación de los mercados, la articulación de regiones en sistemas regionales y el papel del Estado dentro de la operación de estos sistemas.

8Los procesos de producción y circulación de bienes, como todas las demás actividades sociales, ocurren en un espacio; la apropiación de los recursos y la producción de bienes, como resultado de los desarrollos técnicos, adquieren niveles crecientes de espacialización, dando cabida a la división social de la producción, la cual se expresa también en términos espaciales: por razones del acceso a las materias primas, por otras conveniencias técnicas, sociales y culturales, como lo pueden ser la valoración de los espacios, su visualización, etc., ocurre una división social espacial del trabajo. Dentro de esta misma dinámica tiene lugar el desarrollo del intercambio y la circulación de la producción dentro de un ámbito territorial. Los procesos productivos y la circulación (formación y desarrollo del mercado) en espacios característicos, conduce al establecimiento de relaciones entre estos mismos espacios y por ende, a la configuración de sistemas regionales construidos sobre las bases de la especialización productiva y la circulación. Las leyes económicas (formación del valor) se expresan en la construcción de estos sistemas a través de las jerarquizaciones paulatinamente establecidas, cuyos contenidos tienen que ver, fundamentalmente, con la apropiación social y territorial de excedentes generados en la producción y en la circulación.

  • 7 Guhl, E. OP. CIT

9Los estudiosos de las culturas andinas (Troll, Murra, Kauffmann, Ravines, etc. citados por E. Guhl7) han destacado una característica peculiar referida a su despliegue espacial como es la "integración vertical" en la producción y la circulación, resultante de la brusca disposición del relieve, la cual comprende notables elevaciones dentro de cortos espacios. A diferencia de otras estructuras geográficas como las dispuestas en Europa Occidental o Norteamérica, en donde grandes o medianas planicies ofrecen superficies continuas para la producción agrícola y facilitan la circulación, en la América andina el desarrollo agrícola ha debido sustentarse en tecnologías para declives pronunciados (andenes, etc) y configurar una oferta cuya heterogeneidad guarda más relación con los pisos térmicos en los cuales se despliega, que con variaciones estacionales a lo largo del ciclo anual. De esta manera, la satisfacción de las necesidades de estas sociedades se ha consolidado históricamente a través de la integración de una oferta producida en un mosaico espacial dispuesto verticalmente y articulado bajo sistemas políticos operantes durante siglos.

  • 8 Colmenares, G.; González, M., Fajardo, D. 1968

10El desarrollo de la minería colonial en lo que fuera la Nueva Granada (siglos xvii y xviii) se sustentó, a su vez, en procesos de articulación regional, en donde la especialización minera del occidente (desde Barbacoas en el hoy Nariño hasta Nóvita en el Chocó, adentrándose hasta Cáceres y Zaragoza en el nororiente antioqueño) tuvo su complementación en el oriente agrícola (provincia de Tunja y Vélez, etc.) dentro del aparato colonial, el cual estableció las regulaciones para la provisión de mano de obra (conducciones y mitas) y alimentos. Estas regulaciones fueron aplicadas, en gran medida, para garantizar la actividad minera, de importancia vital para el sistema fiscal español; su cumplimiento fue rigurosamente vigilado y constituyó el punto de referencia para las reclamaciones de encomenderos, mineros y comerciantes8.

11Desarrollos económicos más recientes, como lo son la producción azucarera o la bananera afianzada en el Urabá antioqueño en la década de 1960, escenificaron, igualmente, procesos de integración entre las áreas especializadas en cultivos y las de economía campesina, proveedoras de los "bienes salario" requeridos para sustentar la mano de obra aplicada a la producción agroindustrial. Esta misma "lógica" de articulación sustentó la formulación y aplicación de los Programas de Desarrollo Rural Integrado (DRI), generalizados en varios países del "Tercer Mundo", en particular dentro de América Latina, con los cuales se mejoraron las condiciones de la producción y la productividad para estabilizar el desarrollo de componentes más competitivos de las economías nacionales.

12En el caso del régimen colonial y en el de los Programas de Desarrollo Rural en las modernas sociedades latinoamericanas se advierte, con todos los matices de cada caso, el papel asumido por el Estado en la organización del territorio como espacios de producción económica y reproducción social.

13Las observaciones anteriores destacan los temas de interés para las problemáticas referidas a las dinámicas de los asentamientos humanos; ellas son: el espacio como construcción social; la relación entre la diferenciación del espacio y la diferenciación en el desarrollo social y, por último, la función del Estado en la organización del territorio. Los dos últimos temas, diferenciación social y diferenciación espacial, de una parte y Estado-espacio, por otra, serán ampliados a continuación.

3: LA DIFERENCIACIÓN SOCIO-ESPACIAL Y LAS FRONTERAS: LAS COLONIZACIONES DE LA FRONTERA COLOMBIANA.

  • 9 Capraro, H. 1988

14Héctor Capraro, uno de los analistas que recientemente se han ocupado de las relaciones "sociedades-espacio" propone de manera escueta: "la región es una consecuencia de la división social del trabajo"9. Detrás de esta afirmación se encuentra una serie de reflexiones que bien merecen ser consideradas "in extenso" por sus implicaciones.

15En primer lugar, los dos términos de la proposición, el espacial y la actividad social y productiva aparecen entrelazadas en una relación de causalidad; la región (el espacio o una porción específica del mismo) es un resultado de la actividad de la sociedad. No se niegan las características físicas de este fragmento espacial, pero su constitución, su delimitación hacia el exterior y en su interior, es el resultado de la intervención humana, según lo expuesto inicialmente.

16Este razonamiento se proyecta en un sentido dinámico, histórico, al considerar que las sociedades humanas no son estáticas; por su esencia se transforman, se expanden en sus tamaños y en sus necesidades, amplían sus demandas y presiones sobre los recursos a partir de los cuales logran su supervivencia. La expansión de una sociedad, de su actividad productiva conduce a la ampliación de su espacio de influencia; internamente conduce también a la diversificación de sus actividades, al desarrollo de la división del trabajo dentro de sus propios miembros, según líneas de sexo y edad inicialmente. A su vez, en procesos suficientemente conocidos, a la ampliación productiva y a la búsqueda de intercambios de excedentes por bienes deficitarios.

17Teniendo en cuenta que los procesos productivos, como cualquiera otra actividad social, ocurren en un espacio específico, la especialización de las labores también tiende a ocurrir en espacios diferenciados, según la disponibilidad de los recursos y los desarrollos tecnológicos de la sociedad. Obviamente, la recolección, la pesa y la acería, para hablar de etapas tempranas de la historia de las sociedades, ocurrían en espacios diferenciados de aquellos de la vivienda, de la horticultura o la elaboración de instrumentos. Igualmente, dadas las particularidades del desarrollo de las sociedades y de la oferta de los recursos se generaron procesos de especialización productiva de las comunidades, los cuales a su vez dieron pie al establecimiento de relaciones de complementación y de paso, a la articulación de los espacios y el paulatino establecimiento de sistemas jerarquizados de relaciones espaciales. Múltiples son los casos señalados y estudiados, siendo el de la complementación de regiones mineras con regiones agrarias durante los siglos xvi-xviii en la Améria colonial, tal vez, uno de los más conocidos en nuestra historia.

18La expansión de una sociedad sobre un espacio como resultado de su crecimiento demográfico y de la ampliación de sus demandas de recursos, puede implicar procesos de conflicto con otras sociedades ya establecidas en tal espacio y, consecuentemente, el desarrollo de procesos militares o políticas que expresan las nuevas relaciones territoriales. Esta dinámica es una de las múltiples posibilidades de desarrollo de las sociedades; en efecto, una vía evolutiva de una determinada sociedad puede ser su propia diversificación productiva, pero otra, su especialización o también, lo más común, una combinación de distintos grados de especialización y diversificación, con las peculiaridades que ello puede implicar en su organización interna, en sus instituciones políticas y en sus representaciones culturales.

19De acuerdo con esa propia dinámica interna y con las características físicas, ecológicas, culturales, etc., de su entorno, la proyección en el tiempo de una determinada sociedad lleva, necesariamente, a su expansión sobre el espacio y al establecimiento de variados tipos de relaciones con las sociedades circundantes. Este proceso conduce, entonces, a la definición de las fronteras, las cuales resultan de la propia configuración de los asentamientos humanos, de los límites de su capacidad de control de un territorio, en términos técnicos, culturales y militares y de las capacidades de las sociedades vecinas para controlar sus propios territorios.

  • 10 Lattimore, 0. D. 1968

20A este respecto dice Lattimore: "Una frontera se crea cuando una comunidad ocupa un territorio. A partir de allí, la frontera se conforma y modifica de acuerdo con la actividad y el crecimiento de la comunidad o por el impacto causado sobre ella por otra comunidad"10. De esta propuesta sintética se destacan dos elementos para ser desarrollados en torno al tema de las fronteras como núcleo de este ensayo y de la problemática que enlaza a los demás trabajos de este libro: la connotación de construcción histórico-social y las relaciones que se establecen entre las comunidades que eventualmente compiten por un espacio. Este mismo autor destaca, en consonancia con la primera observación, el carácter móvil de las fronteras, su modificabilidad a través del tiempo y como resultado de las trasformaciones ocurridas en las propias sociedades. A este respecto, Lattimore señala cómo un determinado accidente geográfico puede ser calificado como frontera por una comunidad: un borde montañoso, apreciado como inexpugnable. Sin embargo, esta percepción posiblemente se modifica con el paso del tiempo y el desarrollo tecnológico, con lo cual el significado de dicho accidente se altera totalmente; igual puede ocurrir con cualquiera otra "frontera natural" (un río, un lago, una extensión desértica) la cual es apreciada como "insuperable" en virtud de los alcances tecnológicos de esa sociedad en un momento determinado de su desarrollo histórico; sin embargo, transformaciones posteriores de su acervo técnico (medios de transporte, etc.) modifican esta percepción y por tanto su significado como "barrera".

  • 11 Vargas, P. 1993: 39.

21El carácter histórico-social de las fronteras, el estar supeditadas a los procesos de desarrollo de las sociedades que se encuadran dentro de ellas, imprime otro rasgo digno de tenerse en cuenta: las fronteras, más que un corte tajante entre espacios "propios" de determinadas comunidades, constituyen ámbitos de transición en los cuales se hacen sentir las influencias de las comunidades distribuidas a uno y otro lado de tales fronteras. Patricia Vargas, en su estudio sobre las comunidades Embera y Cuna enfrenta la temática de la territorialidad como eje de sus análisis y privilegia el tratamiento de las fronteras, para las cuales propone una definición en el sentido planteado anteriormente: "la frontera la entiendo como la transición entre dos o más territorialidades. Esto es, territorios donde predominan formas culturales de una sociedad específica, se dan avanzadas de otra sociedad en formas tales como la militar, la misional, de economía extractiva, la comercial, la minera, la agrícola, etc."11.

22De esta manera se afianza la apreciación de las fronteras, no como un "simple" límite físico, sino como una construcción social. En términos más amplios, la frontera forma parte del proceso de apropiación de un territorio por una sociedad dada, dentro del cual establece su identidad frente a sí mismo y a las sociedades vecinas y sus límites expresan la capacidad de apropiación de ese espacio. En virtud de la propia dinámica de cada sociedad, las fronteras pueden tener un carácter móvil; una sociedad en proceso expansivo tiende a ampliar su dominio sobre los territorios de otras sociedades con miras en el control de recursos estratégicos, a través de medios militares, culturales, políticos, comerciales, etc.

23La ocupación de las fronteras es, entonces, el proceso a través del cual una sociedad en expansión toma territorios de otras sociedades absorbiéndolas, destruyéndolas o desplazándolas, para entrar posteriormente a articular estos nuevos espacios a su engranaje económico, político y social.

24La expansión territorial implica, para las sociedades que la asumen, la capacidad de acumular y dirigir recursos de distinta índole sobre los espacios disputados para afianzar su dominación en ellos; implica también, la capacidad de afianzar por distintos medios su control, suma que subraya, a su vez, la disponibilidad del aparato político, económico y militar representado por el Estado. Este aparato resume, entonces, la visión estratégico-espacial de los sectores de la sociedad interesados en su expansión, así como su capacidad de intervención sobre el territorio objeto de la expansión. De esta manera, en procesos de expansión territorial, se afirma la función del Estado como integrador del territorio; a dicha función se hará una referencia más detallada posteriormente.

25A continuación se expone, en forma sintética, el proceso histórico de la incorporación de las fronteras al territorio nacional mediante las colonizaciones a partir del siglo xix.

3.1. Las colonizaciones de la frontera colombiana.

26Como lo testimonia un creciente número de trabajos, la colonizacion de las selvas y llanuras subtropicales y tropicales de América, tiende a convertirse en un área especializada de lo que podría llamarse las "sociologías de la colonización". En estos estudios, que muestran con profundidad cada vez mayor las especificidades de este proceso en nuestras latitudes, se plantean distintos temas, como son las tecnologías de uso de los recursos, los choques culturales (que han conducido, por ejemplo, a la liquidación de comunidades indígenas), las relaciones con el Estado, etc. En el caso colombiano tienden a configurarse ciertas peculiaridades que vale resaltar desde ahora: el ciclo migración-colonización-conflicto-"migración", que traslada a muchos de sus actores, inclusive, a través del tiempo y el espacio, como elementos constantes en el proceso de la colonización y que detrás de ellos lleva y reproduce las estructuras agrarias y las contradicciones propias de ellas, prácticamente a todos los rincones de la frontera agrícola. Una segunda particularidad que se va haciendo visible en esta historia, es la presencia de la organización de los colonos, fenómeno que contrasta con el individualismo que comúnmente se presenta en las sociedades de frontera.

27El lector encontrará que este último elemento no constituye propiamente una generalidad en todo el proceso; se origina, según los testimonios, en ciertas regiones del sur y del oriente del Tolima, determinado por condiciones gremiales y políticas características, y de allí se expande, gradualmente, hacia zonas en donde se proyectan las sucesivas corrientes de colonos, expulsados por los continuos conflictos agrarios y políticos. En esta expansión la práctica de la organización deviene, podríamos decirlo, en parte de una cultura de la colonización.

28Un aspecto que amerita mayor estudio y reflexión, es el referido a la configuración social de los espacios en la colonización. Por lo general, en nuestro caso, las apreciaciones sobre la ocupación del espacio en las fronteras reseñan la formación de núcleos pre-urbanos o urbanos, la estructuración de la tenencia y uso de la tierra, la aplicación o construcción de infraestructura, etc.; sin embargo, dichas apreciaciones carecen de "una visión de conjunto" sobre el espacio, sus articulaciones y sus dinámicas. Como se verá más adelante, la ocupación de ese "medio país" que enmarcan la Orinoquia y la Amazonia colombianas, configura, en forma gradual, la prospectiva de integración de un vasto espacio, con características ecológicas, económicas, sociales, políticas y culturales marcadamente disímiles de las que con anterioridad han estado presentes en la integración del país andino o del "país" de las sabanas y litorales caribeños.

29Estos "nuevos" elementos lo son sólo en las proporciones en que intervienen en su mezcla. El "capitalismo rapaz" que hoy actúa en el narcotráfico y actividades asociadas, es nuevo sólo en sus alcances y dimensiones: las tradiciones del campesinado andino hunden sus raíces en las sociedades coloniales y postcoloniales del siglo xix, pintadas por Eugenio Díaz o Medardo Rivas, pero ahora se encuentran en nuevos espacios y disponen de mayores recursos. Pero hay también esos elementos novedosos que antes se señalaban: la organización político-gremial como factor de cultura colonizadora y, con ella, las proyecciones militares que plantean las experiencias guerrilleras. Esto es lo "viejo" y lo "nuevo" que entra a integrar a esta nueva Colombia de las selvas y de las llanuras orientales.

30A continuación se examinan los aspectos históricos de la colonización que se han considerado más relevantes, junto con algunos rasgos de la ocupación de La Macarena, Departamento del Meta.

3.2. La colonización en Colombia.

31Se ha caracterizado como colonización al proceso de apertura de la frontera agrícola, a través de distintos tipos de trabajadores del campo. Las tierras que ha delimitado esta frontera han estado varias veces bajo títulos de uno u otro tipo (mercedes reales, concesiones, haciendas) que son finalmente impugnados, pero sin dejar de constituir un condicionante para el usufructo de las mismas.

32La ocupación del territorio colombiano por parte de los conquistadores europeos se extendió, en lo fundamental, por los valles y cordilleras andinos y por la llanura del Caribe, buscando el acceso de los recursos minerales (oro y plata) a la mano de obra (y subsecuentemente a la tributación indígena). La ocupación se dirigió luego a las tierras que permitían la producción de los alimentos y otros bienes requeridos para los asentamientos, al igual que el control de la misma mano de obra.

33Las características económicas, políticas y culturales de la Conquista definieron una rápida concentración de la propiedad territorial, afectando negativamente tanto a las comunidades indígenas como a las capas de mestizos y "blancos pobres", que comenzaban a configurar el campesinado.

  • 12 Ver, por ejemplo, Fals Borda, o. 1979; Colmenares, g. 1975; Lopez T. A. 1970
  • 13 Palacios M. 1981

34Las diferentes regiones que hacia la terminación del período colonial (finales del Siglo xviii) componían el entonces territorio de la Nueva Granada, sirvieron de marco para la estructuración de sociedades diferenciadas, en las cuales, al parecer, el patrón común lo constituyó la concentración de la propiedad territorial12, si bien con matices de ocurrencia local, según lo señala Marco Palacios en sus referencias a la propiedad agraria en Cundinamarca13.

  • 14 Ver Bejarano, J. A. 1985: 15-16
  • 15 Ver Ocampo, J. A. 1984; Le Grand, C. 1988

35La densificación demográfica ocurrida en las regiones centrales del país a partir de la segunda mitad del Siglo xix14, estimuló el desbordamiento de las fronteras agrícolas. Previamente, algunas zonas habían escenificado procesos puntuales de colonización, esto es, de asentamientos estables en el interior de medios selváticos para desarrollar economías de base agrícola, recolectora y cazadora, como lo fueron los "palenques", de esclavos cimarrones. No obstante, las colonizaciones de este tipo que se sostuvieron durante mayor tiempo, no trascendieron los límites microrregionales, restringiéndose a constituir un componente de la configuración étnica regional. A diferencia de estos últimos movimientos, las colonizaciones desarrolladas en las vertientes andinas entre finales del siglo xviii y comienzos del xx, trascendieron las esferas locales y proporcionaron productos para la articulación de Colombia con los mercados internacionales en diferentes coyunturas del período15.

  • 16 Parsons J. T. 1949
  • 17 López, T. A., op. cit.
  • 18 Arango M. 1977; Christie K. 1986

36Tal vez el más conocido de estos procesos de colonización de vertientes ha sido el antioqueño, analizado en un principio por James Parsons16y reevaluado más adelante por Alvaro López Toro17. Independientemente de la ideologización elaborada sobre este fenómeno, centrada en una imagen democrática e igualitaria de un proceso que en realidad estuvo alejado de tales características18, sus alcances sociales, económicos y espaciales le otorgan un lugar preponderante en la formación de la Colombia rural.

  • 19 López, T.A., op. cit.:19
  • 20 Ibidem: 37 y siguientes
  • 21 Comentando la relación que entonces se dió entre las instituciones estatales y las comunidades de (...)

37Estas características están cimentadas en las relaciones sociales desde las cuales se proyectó la colonización antioqueña. De tales relaciones sociales -generadas por una economía minera de explotaciones pequeñas e inestables, realizada por trabajadores Ubres-estaban completamente ausentes los vínculos propios de las sociedades hacendarias que primaron en otras regiones el país. De igual manera estaban ausentes otras formas de sujeción entre los mineros y comerciantes, como las que tuvieron ocurrencia, por ejemplo, en el Brasil19. Una peculiaridad de la colonización antioqueña consistió en la vinculación temprana que ocurrió entre empresarios capitalistas de la región y los pioneros de la colonización. Esta vinculación, dado el poder de los pioneros y en virtud de su interés por valorizar las tierras que respaldaban los bonos de deuda pública que habían adquirido, se tradujo en la asignación de fondos para la construcción de infraestructura y la legalización de la tenencia de las tierras colonizadas en las primeras etapas de la ampliación de esta frontera. De tal manera, las primeras fases de esta colonización actuaron sobre tierras en concesión, (como ocurriera desde la providencia del oidor Mon y Velarde a finales del siglo xviii). En otros términos, era una colonización que contaba con la anuencia del Estado y de los empresarios locales, factor que facilitó la dinamización del proceso a través del apoyo con infraestructuras, que permitió una más rápida integración económia de la frontera. Los flujos posteriores de la colonización se proyectaron ya sobre tierras baldías20: en este caso, sin embargo, las particularidades de la organización social y de la ideología de estos núcleos de colonos, enfáticamente colectivistas y organizados, dieron vía a una pronta articulación con la administración estatal21.

  • 22 Arango M., Op. cit.

38El modelo inicial de la colonización antioqueña se modificó posteriormente dando paso a procesos de concentración de la propiedad. En estas condiciones los nuevos emigrados no pudieron constituir las pequeñas y medianas empresas agrícolas de la primera etapa y configuraron la base de una población dependiente. El papel de esta última en su carácter de asalariada dentro del proceso de acumulación que dio base a la industrialización del noroccidente colombiano, ha sido estudiado por Mariano Arango, quien, sin embargo, desestima las etapas de mayor equilibrio social y económico que sirvieron de sólido fundamento al posterior desarrollo "22.

  • 23 Villegas, J. 1978S

39El proceso colonizador antioqueño, por su significado económico y social y por su prolongación temporal, que se extiende desde finales del siglo xviii y prácticamente hasta el presente, si se tiene en cuenta la incorporación de tierras en Urabá y el Magdalena Medio, ha opacado en alguna medida fenómenos similares ocurridos en otras regiones del país. Jorge Villegas, en sus estudios sobre la propiedad agraria en Colombia, enmarcó estas historias en el conjunto por él denominado "la colonización de vertiente" y en ella englobó tanto la expansión antioqueña como los procesos que tuvieron lugar en el centro y oriente del país, originados en contextos diferentes del primero23.

40Los testimonios sobre la colonización de occidente insisten en señalar la génesis de la misma en la pobreza de los suelos y la inestabilidad de la explotación de la minería del oro. En el oriente, particularmente en Santander, Jorge Villegas, con base en las cifras de población, considera los efectos de la crisis artesanal resultantes de la política librecambista asumida por los gobiernos nacionales, como factor desencadenante de la expansión sobre las tierras de vertiente en el oriente colombiano. A este respecto es importante considerar cómo determinadas condiciones externas se han constituido en factores de presión para los procesos de ampliación de la frontera agrícola del país con una recurrencia como la que hoy se advierte, cuando diversos frentes de colonización reflejan la impronta, tanto de la crisis de las economías occidentales y sus secuelas de deterioro en las estructuras productivas del Tercer Mundo -además del empobrecimiento de sectores sociales que buscan salidas en la aventura colonizadora- como el floreciente mercado de narcóticos.

41Villegas, en sus estudios, explora, además de las etapas iniciales de la mencionada colonización, su extensión hacia el oriente (Manizales, Pereira y el norte del Tolima) y los procesos ocurridos en Cundinamarca, Boyacá y los Santanderes. La colonización del Viejo Caldas, tal como la revela el autor, con base en las evidencias documentales, definitivamente se aparta de la imagen idílica de la conquista democrática de la frontera. El proceso ya visto en sus desarrollos e implicaciones legales y jurídicas, estuvo desde sus inicios sacudido por conflictos sociales de distinta índole. En un principio, es evidente la diferenciación entre aquellos que disponían de recursos económicos para afrontar la colonización con recuas de muías, bastimentos y herramientas, etc., y aquellos que solamente contaban con su fuerza de trabajo y la de sus familiares, quienes eran frecuentemente contratados como taladores y para que más adelante se convirtiesen en arrendatarios de los poseedores de la tierra. Pero las mayores contradicciones se habrían de desarrollar, a lo largo de todo el siglo xix y a principios del presente, entre los colonos independientes y los favorecidos por concesiones ampliadas de manera fraudulenta, a medida que los peones abrían perspectivas a las selvas de vertiente.

42Estos conflictos los ilustra el autor en torno a las concesiones de Villegas y Aranzazu, y a las sociedades de Gonzaléz Salazar y Burilá. Allí se aprecia cómo el esfuerzo de los concesionarios por extender sus dominios y aprovechar la valorización creada por el trabajo de los colonos, tropezó en forma continua con la resistencia de estos últimos, y cómo la retaliación de los acaparadores se dio entonces bajo la especie de amenazas, incendios de casas y destrucción de enseres, formas de violencia que habrían de repetirse un siglo más tarde en el marco de la crisis política y social que consumió al país por más de una década y en la cual la mayor parte de las víctimas fueron, igualmente, campesinos y colonos

  • 24 Un caso ilustrativo lo constituyó la hacienda de El Hato, al suroriente de Bogotá: luego de haber (...)

43La ampliación de la frontera agrícola en el centro-oriente y el oriente del país -esto es, Cundinamarca, Boyacá y los Santanderes-, la documenta Villegas únicamente con las memorias de Medardo Rivas y Manuel Ancizar. Este proceso ocurrió, según las referencias, dentro de las líneas trazadas por la política de asignación de baldíos que, en particular desde la desamortización de Bienes de Manos Muertas, afianzó y fortaleció la formación del latifundio. En esta modalidad, la población campesina que se desplazó de los antiguos resguardos indígenas y de otros núcleos humanos hacia la frontera agrícola, desmontó las tierras en los bordes de las haciendas, abriendo paso a la expansión de las mismas sobre los baldíos de la nación24.

  • 25 Palacios M. Op. Cit.

44Marco Palacios examina este mismo proceso y reconstruye las etapas de la ocupación del territorio en las zonas aledañas a los altiplanos centro-andinos, considerando, en primer término, la significación de los viejos asentamientos campesinos de Boyacá, que se proyectan posteriormente hacia el occidente de Cundinamarca. De otro lado, resalta la importancia que desde mediados del siglo xix tomó esa sociedad aldeana en la ocupación de las tierras medias, dinamizando los mercados de capital y dejando sin piso la apreciación de Medardo Rivas, según la cual la conquista de estos territorios había sido obra de sus amigos, los "terratenientes de nuevo cuño"25.

45El estudio de Palacios, sustentado en los censos de población de 1843, 1870 y 1912, así como en los estudios geográficos de Alfred Hettner, Agustín Codazzi, J. Holton y, primordialmente en el Catastro de Cundinamarca, pone en evidencia, además, la particular regionalización de la estratificación social de este arraigado asentamiento, mediante la cual se definían -con gran persistencia hasta el presente- nítidas subzonas de pequeña, de mediana y de gran propiedad. Esta red social proyectó "puntas" de colonización hacia tierras templadas y aún frías (Alto Sumapaz), algunas de las cuales fueron protagonistas de los conflictos que más adelante habrían de configurar los desarrollos centrales de este estudio; tal fue el caso de Sumapaz y el del Tequendama, zonas en las cuales se dieron dos tipos de conflictos: el no reconocimiento de la propiedad de las haciendas sobre los baldíos y la lucha por el derecho a la siembra de café: dificultades afrontadas organizadamente por los colonos y los campesinos.

46En esta etapa de la historia de la colonización, correspondió también a otras dos zonas de la región central del país -el oriente y el sur del Tolima-, una participación de especial relevancia por su significado en la posterior ocupación del pie de monte oriental y la llanura de la Orinoquia. A ellas se hará referencia más adelante.

3.3. La política agraria y la colonización a partir de los años 20.

  • 26 Betancur J. S. 1968

47Casi sin excepción, las decisiones del Estado en torno a la problemática agraria se orientaron, hasta la reforma constitucional de 1936, hacia la titulación de baldíos, dejando intocadas las peculiares estructuras que se dieron en el interior de la frontera. Sus rasgos generales los sintetiza Juan Sebastián Betancur al examinar el desarrollo histórico de las políticas agrarias: "El siglo xix termina con un balance de guerras civiles, colonización antioqueña, concentración de la propiedad y cantidades de campesinos sin tierras"26.

  • 27 Ver: Gaitán, G. 1975
  • 28 Ver: Palacios M., op. cit.

48Estas condiciones, dinamizadas por el proceso de desarrollo industrial y la profundización de los vínculos de Colombia con la economía mundial, generaron nuevas presiones sobre las estructuras productivas agrarias; algunas de ellas podrían expresarse en leyes relativas a la importación de alimentos, política que implícitamente induciría cambios en las condiciones productivas de los bienes básicos (Ley de Emergencia de 1927). Este contexto, en el que se hacían evidentes contradicciones entre el gobierno y los grupos terratenientes que previamente hegemonizaban el control del poder político, enmarcó conflictos masivos en determinadas regiones del país27, en donde chocaba la incesante expansión de las haciendas sobre las tierras baldías con el avance de los asentamientos campesinos en los bordes de los latifundios. Tal situación, en que se mezclaba la crisis de las formas de producción, sustentadas en gran medida en las rentas de trabajo, con la pugna entre la usurpación de los baldíos por las haciendas y el no reconocimiento de esta propiedad por los colonos, sirvió a su vez como catalizador para acelerar la descomposición de la hacienda como organización económica y social28

  • 29 Bejarano J. A. 1976

49Los cambios de la economía y de la sociedad, ya ampliamente estudiados por varios autores, significaron modificaciones y "reacomodamientos" de las economías campesinas, pues comenzaron a romperse sus ligaduras con las haciendas, se hicieron más directos sus nexos con los mercados regionales, proyectaron sus "excedentes" de fuerza de trabajo a la producción capitalista y, en fin, se amplió en alguna medida la oferta de tierras, independientemente de sus costos. A través de la política de asignación de baldíos, pero también de las parcelaciones financiadas por el Banco Agrícola Hipotecario, se multiplicó de forma extraordinaria la disponibilidad de tierras para la agricultura campesina. J. A. Bejarano estableció que entre 1910 y 1937 se adjudicaron 1.013.466 hectáreas, si bien la mayor parte de ellas lo fueron en grandes globos, ya que sólo el 8.8 % de las adjudicaciones correspondieron a promedios de 20 hectáreas o menos: Valle, 1.429 adjudicaciones con 15.6 hectáreas en promedio; Caldas, 999 con 13 hectáreas en promedio29. Para entonces comenzó a expresarse un matiz recurrente en la política agraria colombiana, como el de apelar a la colonización, alternativa frente a la inviolabilidad de la estructura agraria en el interior de la frontera. Dentro de esta política, y a partir de 1930, el Estado estimuló la colonización en el Magdalena Medio, Catatumbo, Putumayo, Caquetá, Urabá y Bahía Solano, para más adelante dirigirla hacia los Llanos Orientales.

  • 30 Giraldo L. D. y Ladrón de Guevara L. 198: 56

50Esta tendencia se hizo evidente cuando comenzaba a manifestarse la crisis que condujo a la "violencia", tal como ha sido denominado ese prolongado conflicto civil que asoló a Colombia durante los años 50 y 60 y que aún se manifiesta en varias regiones del país. Precisamente, en 1941, fue creado el Instituto de Parcelaciones, Colonización e Inmigración30. Vale señalar que en los archivos del incora, sucesor en alguna línea de los anteriores institutos de tierras, reposa documentación de los mismos, dentro de la cual figuran algunas recomendaciones políticas de Directorios Conservadores locales, encaminadas a facilitar el asentamiento de militantes de esa colectividad en programas desarrollados por el gobierno. Este último, precisamente en torno a las colonizaciones campesinas que habían surgido en el Sumapaz, cuya lucha por las tierras baldías era en contra del sistema hacendatario.

51La reversión de la Ley 200 de 1936, a través de la Ley 100 de 1944, que reimplantaba la legalidad de los contratos de aparcería y ampliaba los plazos para la exclusión de afectación de los predios inexplotados, se conjugó con las tendencias políticas en el gobierno, favorables a la liquidación de organizaciones campesinas. Esta nueva coyuntura, de signo "restaurador" para las estructuras agrarias, congeló las posibilidades de ampliación de las economías campesinas en el interior de la frontera agrícola, o con acceso a los mercados locales regionales, dejando nuevamente, como válvula de escape, a la inamovible estructura de la propiedad agraria, las tierras marginales de la frontera.

52En este contexto fue muy significativo lo ocurrido con la comunidad indígena de Yaguará, en el municipio de Ortega, Tolima. En esta época, se desarrolló una fuerte movilización de sus miembros en defensa de las tierras que les estaban siendo arrebatadas con brutalidad; la acción del Gobierno consistió en enviar un avión militar, en el que fue trasladada una parte de la comunidad del Caquetá. A través de esta medida, se les trató de reimplantar en el asentamiento que fue denominado Yaguará II, en recuerdo de su lugar de origen.

53Una parte del escenario la configuraron las recomendaciones de la Misión Currie, consignadas en la propuesta Operación Colombia, las cuales partían de un modelo de desarrollo agrario basado en la "modernización" de la gran propiedad.

  • 31 Machado A. 1986: 114 y siguientes.
  • 32 Ibidem

54Dentro de este esquema estaba excluida, obviamente, la participación de la economía campesina, pues se trataba sólo de presionar a los grandes latifundistas mediante instrumentos tributarios para lograr un aprovechamiento de las tierras adecuado a los requerimientos del desarrollo. Pero, según lo expresaba la Sociedad de Agricultores de Colombia, ni siquiera este tipo de intervención podía ser tolerada por los terratenientes31. Más aún, la contrapropuesta ante la Operación Colombia, fue la solicitud de ampliación de los recursos de crédito para los sectores que ya disponían de acceso al mismo, el mejoramiento del transporte regional y, como era de suponer, el incremento de la colonización32.

55Giraldo y Ladrón de Guevara, en su estudio ya citado, destacan la realidad de esta última política, anotando cómo "no obstante la carencia de información que dé cuenta de la magnitud de la colonización espontánea en ese período, su importancia relativa se puede estimar a partir del hecho de que los programas del incora en la década siguiente intentaron darle cauce a focos de colonización pre-existentes, debido al reforzamiento de corrientes migratorias hacia diferentes áreas de colonización que ya estaban abiertas, inmediatamente después del desencadenamiento de la violencia rural, es decir, a partir de 1948". Sin embargo, una medida de la magnitud de la colonización en ese período es el caso del Caquetá, cuya población en 1951 era de 40.950 habitantes, según datos censales, en tanto que en 1964 alcanzó la cifra de 103.718 habitantes, lo que representó casi su triplicación en trece años.

56Pero las cifras referidas a las ejecuciones del incora durante los años de mayor vigor de su acción, son aún más indicativas de la alternativa escogida por el Estado colombiano para afrontar la crisis de las estructuras agrarias. Absalón Machado señala de manera concluyeme: "En el período 1962-1982 se titularon 6.534.472 hectáreas y se otorgaron 225.125 títulos, 5.4 veces más que los adjudicados por el Fondo Nacional Agrario, lo cual muestra que esta actividad de titulación fue mucho más importante que la misma Reforma Agraria". Esta información se sustenta en las siguientes cifras: "hasta 1972 más del 90 % de las tierras entregadas, lo fueron por titulación de baldíos en áreas de colonización - básicamente; entre 1973-1979, el 85 % y entre 1979-1982, más del 90 %. En síntesis, sólo un máximo de 15 % de las tierras otorgadas provinieron de acción de reforma agraria entre 1973-1979 y en todo el período 1962-1982, sólo un 7.9 % en promedio, provinieron del

  • 33 Machado A. 1984

57Fondo Nacional Agrario; es decir, la acción del INCORA estuvo más orientada a la colonización que a la redistribución de la propiedad en el interior de la Frontera Agrícola"33 A pesar de las drásticas limitaciones que se ejercieron sobre la Reforma Agraria, en particular luego del Acuerdo de Chicoral, la presión política de los terratenientes no cesó, hasta prácticamente enterrar al INCORA y a las políticas de tierras que pudieran debilitar la estructura vigente de la propiedad. Tres años después de promulgada la Ley 4a. de 1973, que dio origen legal al Acuerdo de Chicoral con el que se neutralizó la acción expropiatoria de la Reforma Agraria, se comenzó a dar aplicación a los Programas de Desarrollo Rural Integrado, los cuales excluían de plano cualquier intervención de carácter redistributivo de la propiedad rural.

  • 34 Economía Colombiana, Nos. 160-161, (Agost.-Sept. 1984)

58Pero el fantasma era obstinado; a poco de iniciarse la administración Betancur, se hizo explícito su propósito de buscar la paz con los movimientos guerrilleros, y el tema de la reforma agraria se colocó de nuevo sobre el tapete, planteándose en su base el punto de la redistribución de las tierras. Dentro de los planteamientos suscitados por la coyuntura, se destaca el de uno de los más hábiles contradictores de la Reforma, el ex presidente Alfonso López Michelsen, quien advirtió, nada menos que en el XIX Congreso Ganadero: "No reside en la Reforma Agraria la totalidad del problema del campo colombiano, pero tampoco puede concebirse una solución de paz y salvo de productividad sin adelantar una reforma agraria en donde ella sea necesaria"34.

  • 35 Ver: Banco Ganadero, informe anual.- Bogotá, diciembre 1985

59Todo lo anteriormente enunciado puede entonces sintetizarse en lo siguiente: las estructuras agrarias en el interior de la frontera agrícola se han caracterizado por un patrón de concentración de la propiedad que sólo ha cedido ante la racionalización exigida por los procesos mismos de modernización, que desplazan a los grandes latifundios de más de 2.500 hectáreas a zonas marginales. No obstante, en los escenarios de la "modernización agrícola" tampoco hay democratización o siquiera una participación de la renta territorial en los costos de producción35. El resultado de la vigencia de esta estructura y de las opciones tecnológicas adoptadas para el desarrollo agropecuario, es el volumen de "excedentes" laborales, para los cuales la única solución visualizada por las clases dominantes colombianas y por su Estado, es la colonización. A pesar de ello, la atención a las zonas en donde esta política ha cristalizado una alternativa para los desplazados, tampoco ha implicado la asignación de recursos ni el tipo de intervenciones requeridas susceptibles de constituir una solución efectiva. Lo anterior, no obstante la significación que el proceso de apertura fronteriza ha tenido para la expansión de las superficies destinadas a la agricultura y a la ganadería vinculadas al mercado nacional y aún al internacional.

  • 36 Jimeno M. 1983: 66
  • 37 Misión de estudios del sector agropecuario, El Desarrollo Agropecuario en Colombia, Ministerio de (...)

60Esta significación se da en un sentido doble y complementario: de una parte, el volumen de población incorporado en la actualidad a la colonización en las distintas regiones de frontera, calculado en más de un millón doscientas mil personas, según lo ilustra el cuadro 1; y de otra, la expansión tanto de la superficie agrícola como de la producción agropecuaria del país. En cuanto al segundo aspecto, el incora- según referencia de M. Jimeno - ha calculado en 3.4 millones de hectáreas la superficie incorporada por colonizaciones entre 1960 y 198036, a lo que se adiciona la participación de estas tierras en la producción. Esta tendencia la confirman los estudios más recientes sobre la estructura agraria colombiana, consignados en el Informe de la Misión de Estudios del Sector Agropecuario (1990)37.

CUADRO 1. Población total en las áreas de colonización 1951-1980

CUADRO 1. Población total en las áreas de colonización 1951-1980

Fuente: Giraldo D., Ladrón de Guevara L., Desarrollo y Colonización. El caso Colombiano, USTA, Bogotá, 1981, cuadro 17, con base en DANE (censos), SEM y proyecciones de población.

  • 38 Jimeno, M. Ibidem: 73
  • 39 Giraldo D. y Ladrón de Guevara L. Op. Cit.: 101
  • 40 Misión de estudios del sector agropecuario. Op.Cit.: 96-97.

61A pesar del significado que ofrece la colonización para el modelo de desarrollo agrario, cuyas contradicciones aminora en una y otra forma la asignación de los recursos del Estado, pareciera, sin embargo, dirigirse a reproducir los conflictos generados en el interior de la frontera agrícola. Los indicadores de esta tendencia son los siguientes: en primer lugar, y a pesar de privilegiarse la titulación de baldíos frente a otras acciones de reforma agraria, en las zonas de mayor atención del Estado (Arauca, Meta y Caquetá) en 1980, sólo se habían otorgado títulos sobre menos de la mitad de las tierras colonizadas (se titularon cerca de 1.353-000 hectáreas de 3.400.000 colonizadas38). Teniendo en cuenta que el título constituye requisito indispensable para el otorgamiento de los créditos, es fácil suponer que estos recursos se han orientado hacia el desarrollo de la agricultura comercial, y en proporciones inferiores a las del interior de la frontera, para la agricultura tradicional, según se desprende de las cifras sobre producción y la participación en ellas de cada subsector. Así, en las áreas de colonización, la agricultura moderna participa en un 75.8 % dentro de la producción, y los cultivos tradicionales en un 16.1 %, proporciones que para el resto del país son del 45.1 % y del 31.8 %, respectivamente39. Esta composición, identificada por Giraldo y Ladrón de Guevara en 1975 (Ver cuadro No.2), no ha tenido modificaciones substanciales en el período posterior, como lo atestigua el informe de la Misión de Estudios del sector agropecuario en 1990; para cuando se atestiguó como zonas de colonización "clásicas" aportaban volúmenes considerables de la producción de cultivos "modernos": Urabá con el 83 % del banano, Meta y Casanare con el 46.6 % de la palma africana y el 23.4 % del arroz40.

  • 41 Jimeno, M. Op. Cit.: 72

62No deja de ser inquietante que, al menos hasta mediados del decenio de 1970, el 70 % de los recursos aplicados a la colonización, que superaba los 68 millones de dólares, provenían de fuentes externas (aid, bid, birf), según datos del incora41. Teniendo en cuenta el efecto disruptivo que estos recursos tienen en la débil estructuración de la política sectorial colombiana, por las limitaciones institucionales de las entidades responsables del diseño, dirección y coordinación de la misma, es comprensible la falta de coherencia entre los múltiples diagnósticos elaborados sobre los problemas de la estructura agraria y las acciones establecidas para corregirlos. Considerando la estrecha relación existente entre las dinámicas generadas dentro de tales estructuras agrarias, y específicamente entre la violencia de las décadas de 1950 y 1960 y los procesos de ampliación de la frontera, se presenta a continuación una reseña de los principales hitos de la epopeya colonizadora durante este período.

CUADRO 2. Superficie cultivada en el país y en las áreas de colonización según tipos de cultivos, 1975

CUADRO 2. Superficie cultivada en el país y en las áreas de colonización según tipos de cultivos, 1975

Fuente: Giraldo D. y Ladrón de Guevara L., Desarrollo y colonización.....Cuadro 315, con base en Cifras del Sector Agropecuario, Ministerio de Agricultura.

3-4. La violencia y las colonizaciones campesinas.

63La transición de la sociedad colombiana hacia el desarrollo capitalista afrontó la adecuación de un conjunto de estructuras políticas, económicas y sociales a las exigencias del nuevo ordenamiento. Ello hacía referencia a la propiedad territorial, a las formas de trabajo y la organización de la producción, así como a las estructuras del poder a nivel local, regional y nacional. Con ellas se encontraban vinculadas las relaciones internacionales del país, nivel que también incidió en las peculiaridades de la transformación capitalista de Colombia.

64Las estructuras agrarias, sacudidas por décadas de conflictos, se adecuaron en un lento proceso con grandes diferenciaciones regionales, pero sin alterar el patrón de predominio de la gran propiedad. Ciertamente, en muchas zonas desaparecieron las extensas haciendas que habían señoreado hasta la primera mitad del siglo, pero ellas dieron paso a explotaciones de tipo agroindustrial, ya no poseídas por un "señor de la tierra", sino por una sociedad de empresarios en la que, de todas maneras, estaban representados los primeros o sus descendientes

  • 42 Lorente, L, et. al. (s.f.)

65Según un estudio de la Corporación de Estudios Ganaderos y Agrícolas (cega)42, la tendencia de la estructura de la propiedad ha sido la del desplazamiento de las grandes unidades (mayores de 2500 hectáreas) hacia las zonas marginales y con deficiente calidad de suelos. Sin embargo, no puede decirse que las zonas en donde antes primaba una gran hacienda, fueran escenario de una redistribución de la misma: por efectos tributarios, de racionalidad económica y a veces por la presión campesina, los antiguos latifundios de miles de hectáreas fueron divididos, dando lugar a la organización de explotaciones más reducidas, pero sin que por ello concluyera el control monopolístico de la propiedad territorial. Este proceso, muy diferenciado regionalmente de acuerdo con la dinámica de los mercados, el comportamiento de los epicentros locales, etc., no significó entonces un cambio sostenido a favor de las economías campesinas. En algunos lugares, como en el sur del Tolima, o en la vertiente occidental de la Cordillera Central, a raíz de la Ley 200 de 1936 y de procesos anteriores de colonización aldeanas, se habían configurado importantes núcleos campesinos que dieron lugar, inclusive, al surgimiento de mercados locales de cierta importancia (Barragán, Ceilán, Versalles, en la cordillera Central, por ejemplo). Sin embargo, la profundización de los conflictos condujo en muchas zonas a la liquidación de estos núcleos campesinos; en otros casos, se produjeron emigraciones masivas, quedando algunos asentamientos que más adelante lograron alguna recuperación.

66En el tráfago de la guerra, algunos grupos campesinos se desplazaron hacia zonas marginales del interior de la frontera, estableciendo colonizaciones como la de "El Davis" y "Marquetalia" en el Tolima, o la del "Alto Duda" y "Alto Ariari" en el Meta, la del Magdalena Medio y del Urabá principalmente antioqueño. Otras, se orientaron propiamente hacia las fronteras, como ocurrió con Arauca, Caquetá, el Guaviare, etc., en los pliegues de la serranía de La Macarena.

67Varias de estas últimas aventuras colonizadoras, en especial las de "El Davis", "Marquetalia", el "Alto Ariari" y el "Alto Duda", principalmente, ofrecen una particularidad de gran importancia, como es su organización político-gremial, rasgo que en apariencia le ha proporcionado a estos asentamientos una estabilidad comparativa frente a otros casos de colonización campesina. Este rasgo tuvo mucho que ver con la experiencia política de los campesinos que participaron en los conflictos de los años 20 y 30 en las regiones del Tequendama, Sumapaz, oriente y sur del Tolima, al lado de la unir (Unión Nacional Independiente Revolucionaria), del Partido Socialista Revolucionario, y finalmente, del Partido Comunista, con el cual se desarrollaron experiencias de autodefensa y de guerra irregular.

68En este rasgo también han confluido otros elementos de carácter cultural. Marco Palacios, en su estudio ya citado, menciona la persistencia de los lazos familiares en los asentamientos campesinos, lazos que viabilizan el apoyo a las empresas de colonización y que dieron continuidad a los "linajes" en los núcleos de la resistencia armada y en las nuevas colonizaciones. A este respecto, es necesario decir que la organización, ya asumiera funciones políticas, militares, gremiales o familiares, ha constituido definitivamente la clave para comprender la continuidad de un movimiento colonizador que a lo largo de casi un siglo, y partiendo de Nuevo Colón o Ramiriquí, en Boyacá, transmontó una y otra vez la cordillera para llegar a asentarse -por ahora- en las márgenes del Ariario del Güejar. Esta misma organización, que asimiló el aporte del "servicio militar obligatorio... para los de ruana", ha sido capaz de dar una respuesta militar, tanto en las épocas de "la violencia" como en las de la "Seguridad Nacional" a los cuerpos armados del Estado y a las formaciones paramilitares; aunque tal capacidad no puede calificar al conjunto de esta vertiente de colonización campesina, como no la pueden calificar de manera exclusiva otras facetas organizativas que ha debido asumir en su historia.

3-5. La colonización de La Macarena, Meta.

69Al comparar los rasgos del proceso de colonización de las vertientes y pie de montes colombianos con los testimonios recogidos en el trabajo de campo, surge la épica de estos campesinos como una historia cien veces contada. No obstante, la riqueza de las memorias personales pone en evidencia ciertos matices que bien vale la pena resaltar.

70Según vimos, el proceso colonizador que ha expandido la frontera agrícola del país, resulta de las condiciones de la apropiación territorial en el interior de la misma, esto es, el de la estructura agraria. A su vez, este proceso de colonización, estimulado por el propio Estado a través de las políticas sobre baldíos y por sus "colonizaciones dirigidas", se convierte en la "válvula" de escape para las presiones generadas en el interior de la frontera, resultantes de la concentración de la propiedad y de las limitantes para la expansión del empleo urbano.

71Esta constante del proceso colonizador está presente en cada episodio de la expansión sobre el territorio. No obstante, existe un conjunto de particularidades, presente en cada región colonizada de La Macarena; ella se convierte entonces en la "suma" de nuestro proceso de expansión territorial y por tanto, no es de extrañar la inquietud del Estado ante el proceso, pero también ante la convergencia de fuerzas adversas dentro de un contexto que aparece cada vez más articulado con la dinámica política y económica del conjunto de la nación.

3.6. El círculo migración-colonización-conflicto-migración.

72Tal vez es en esta región en donde con mayor nitidez se aprecia esta constante del proceso colonizador del país. El proceso se inició, en no pocos casos y según el testimonio de varios de los viejos pobladores, en el Tolima y en el Valle. Con respecto a La Macarena, los hechos más recientes asociados con el surgimiento de los cultivos ilegales, con la implantación del movimiento guerrillero y con la consolidación de la organización gremial y política de oposición entre buena parte de los colonos, configuran el contexto actual de la movilización campesina. Sin embargo, afloran aquí unas particularidades que es preciso considerar.

73En primer lugar, al examinar las zonas de origen, que como se verá corresponden en algunos casos al Tolima, pero también al Valle y al Magdalena Medio, se destaca cómo ellas corresponden a "fronteras cerradas", esto es, bolsones de baldíos incrustados en el interior de la frontera agrícola. En todos estos casos, el proceso colonizador y la posterior expansión latifundista ganaderas sobre las "mejoras", conduce a la expulsión de colonos contra los "bordes" de estas regiones y de allí hacia las "fronteras abiertas". En los asentamientos de dicha región se han hecho presentes ciertas modalidades, ligadas estrechamente con la configuración histórica de esta corriente colonizadora. En la generación de los conflictos han intervenido con mayor fuerza los componentes políticos y militares, lo cual compromete con mayor profundidad al Estado en la dinámica que allí se genera. Por otra parte, la vinculación relativamente temprana de los cultivos ilegales (marihuana, coca) ha estimulado procesos económicos y sociales (acumulación de base para la diversificación económica), todo lo cual, aunado al carácter "abierto" de esta frontera, ha significado la gradual articulación de una "macro-región" integrada a los mercados cordilleranos aledaños pero poseedora de dinámicas propias en su interior.

743-7. La dinámica regional de la colonización.

  • 43 Ver González, J. J. 1992. Estudio que constituye, hasta ahora, el mas completo y documentado traba (...)

75La perspectiva de la "macro-región" correspondiente a la Orinoquia y la Amazonia, ha sido incluso percibida por algunos políticos, temerosos de la erosión de su poder regional, quienes creen advertir la supuesta amenaza de secesión de una "república amazónica". En esta hipótesis converge como antecedente, la vieja idea de las "repúblicas independientes", como fueron calificadas las zonas de autodefensa campesina, constituidas por colonos de "fronteras internas" en los comienzos de los años 6043. Tal idea fue esgrimida por dirigentes políticos adversos al movimiento agrario y sirvió de base para una compleja estrategia militar y política que apuntó hacia la "reincorporación" de estas zonas al dominio político tradicional liberal-conservador.

76Independientemente de estos antecedentes, la hipótesis de la "república amazónica" corresponde a una interpretación particular de la formación de este nuevo espacio, en el cual la característica de una "frontera abierta", de un gran espacio, equivalente a más del 40 % del territorio nacional, converge con un caudaloso y heterogéneo torrente social, compuesto por individuos, familias y comunidades, que de una u otra forma se han constituido en herederos de las anteriores experiencias de colonización.

77Este último punto da cabida a un contenido aún más complejo, por cuanto el fenómeno colonizador colombiano está estrechamente ligado al conjunto de las sociedades agrarias del país. Remite, así mismo, a los sistemas de relaciones familiares, sociales y políticas del mundo rural colombiano, los cuales han actuado como vehículo en distintos procesos de movilización como las migraciones y la colonización, la autodefensa, los desplazamientos hacia las ciudades y los asentamientos en estas, al igual que en la participación electoral.

78Estos elementos, articulados dentro de esa gran "frontera abierta", permiten reproducir un amplio espectro de procesos sociales, culturales y políticos; allí están, entonces, las tradiciones de los "sindicatos agrarios" de los años 30 y 40 y la disciplina que hizo posible las marchas de "La Galilea", el Sumapaz y "El Duda"; también los "compadrazgos" y clientelas de los "mineros" de Muzo y Cozcuez, entroncados con la organización del narcotráfico, así como las tradiciones de las "guerrillas de paz" y las vindictas "anti-cachiporros", que continúan entrelazadas en guerra a muerte contra los herederos de los viejos guerrilleros comunistas. Pero al lado de tales componentes viajan y se asientan en estos territorios otros elementos de las culturas campesinas andinas, como las prácticas agrícolas y ganaderas -con resultados poco favorables para el habitat amazónico-, ciertas peculiaridades de las tradiciones alimentarias, etc.

79Por otra parte, la estructuración regional a largo plazo ha seguido un patrón tradicional, si bien enriquecido con nuevas dinámicas. En esta, se ubica el surgimiento de los epicentros y su jerarquización de acuerdo con las funciones que cumplen: Villavicencio, proveedor de mercancías (herramientas, medicinas, pólvora, anzuelos, etc.) y centro para la temprana comercialización de la balata y las pieles, al igual que de la "marimba" y la coca más tarde; Granada, posteriormente, Vistahermosa y Piñalito, en la medida en que se retiraba la frontera y, más abajo, una multitud de caseríos (La Carpa, El Silencio, Puerto Nuevo, Cachicamo, Nueva Colombia) cuyo destino depende ahora no solamente de la ventura de los colonizadores, sino de la incógnita de guerra o paz que pende sobre toda la república, pero en particular sobre estos territorios.

80Esta circunstancia enmarca buena parte de los rasgos de la colonización, particularmente en la "macro-región" que nos ocupa. Se trata ahora de un fenómeno vivido con anterioridad, pero con magnitudes nunca alcanzadas previamente: las contradicciones económicas y sociales han llevado a la formación de una nueva sociedad en una frontera donde está ausente el Estado. Sin embargo, su vacío comienza a ser llenado por el desarrollo de los gérmenes de organización que traen los colonos, y con los cuales buscan soluciones a sus necesidades de educación, salud, vías, etc. Es la magnitud del germen de un nuevo Estado.

81Así, el escenario de esta colonización es, definitivamente, el del otro capítulo de la sociedad colombiana, en el cual se proyectan los resultados de la inflexibilidad de las estructuras productivas y políticas de la "frontera interna", pero donde, también, se comienza a construir un espacio y una colectividad, con aprendizajes duramente logrados al conquistar y esculpir este nuevo mundo.

4: ESTADO Y TERRITORIO: LA INCORPORACIÓN DE LA AMAZONÍA COLOMBIANA AL TERRITORIO NACIONAL.

82Las aproximaciones a la temática regional, en particular las relacionadas con los problemas del desarrollo, dan cabida al papel del Estado por sus funciones en cuanto a la regulación de los conflictos sociales, a la apropiación del espacio y sus recursos y al ordenamiento del territorio. La incorporación de la dimensión estatal a los debates en torno a la cuestión regional responde a la necesidad de explicar los crecientes conflictos entre las manifestaciones de las regionalidades y los marcos estatales, así como a la búsqueda de alternativas frente a la incapacidad de los estados para resolver las demandas y conflictos generados en su relación con las regiones.

  • 44 Lipietz, A. Op. Cit.: 174

83Del mismo modo que la espacialidad ha sido explicada previamente como una construcción histórica y resultado de relaciones sociales desarrolladas en el tiempo, el Estado es igualmente un resultado de relaciones sociales; al igual que el espacio, no es un fenómeno externo con respecto a la sociedad: es un producto de ella y se desenvuelve en función de los objetivos propios de esa sociedad: "un país es, desde luego, el espacio en que rige una ley y existen medios para imponerla"44

  • 45 Capraro, H. Op. Cit.: 50-51

84Esta definición de Lipietz anuda los dos términos cuya interrelación explica "lo político" de la territorialidad. En efecto, la dinámica de las sociedades y, como parte de ellas, de las articulaciones de sus distintos sectores (clases, fracciones de clases, etnias, etc.), ocurren dentro de espacialidades concretas que representan la apropiación de un territorio y su distribución social (reparto de la espacialidad de una determinada formación social). En este sentido, el territorio constituye, al tiempo que una construcción histórica -y no únicamente un "dato" en cuanto a extensión, accidentes físicos, etc.- un "campo de relaciones sociales"45. A su vez el Estado, como construcción social, tiene también una espacialidad, un territorio sobre el cual se legitima y cuyo ordenamiento representa, de una u otra manera, la expresión histórica, económica y política de las fuerzas sociales que se correlacionan en su interior y sus ligazones con los espacios exteriores.

85De esta manera, el Estado no solamente "condensa las relaciones de fuerza" entre las clases de una sociedad, sino que también define y expresa el ordenamiento de su territorio, haciéndose un articulador del espacio de cada sociedad.

86Este carácter se aprecia, de manera fundamental, en el proceso de formación de los estados nacionales. En él, los sectores hegemónicos de cada una de estas formaciones definieron su territoriedad frente a los demás estados por medios militares, económicos y políticos, incorporando y dominando espacios y sociedades de acuerdo con sus propios objetivos estratégicos y con la correlación de fuerzas construida y vigente en el "momento fundacional" de dichos estados. Esta territorialidad constituye, en principio, el espacio básico para la reproducción de la sociedad y de las relaciones que le son propias, siendo el capital el prioritario entre ellas.

  • 46 Ibide: 64-65

87También con respecto a la reproducción de la sociedad, el Estado cumple una función de equilibrio espacial ante los efectos mismos del desarrollo del capital. Como una ley de su dinámica, éste tiende a concentrarse y centralizarse, no solamente en términos sociales, sino también territoriales. Frente a dicha tendencia, que induce o profundiza los desequilibrios regionales, comprendidos como desigualdades sociales para el ejercicio político y el acceso a los recursos para la producción y la reproducción, el Estado reivindica permanentemente su territorio como espacialidad de la sociedad que representa. Una cita "in extenso" de H. Capraro, expone los puntos centrales de la problemática: " Si la actividad del Estado no existiera como orientación general, como instancia de la distribución y redistribución del excedente social, el capital tendería -como efectivamente sucede- a centralizarse en aquellos espacios regionales con concentración intensiva, oponiéndose a su propia difusión y extensión. La extensividad quedaría relegada a un segundo plano. Es por ello que la acción estatal es extensiva, amplía la frontera del capital, incorpora a la esfera de influencia porciones territoriales que por las más diversas circunstancias (...) han quedado al margen del proceso. Pero (...) el Estado no sólo se limita a la extensión de la frontera: también cumple un papel clave en la intensificación, en la intensidad del proceso de acumulación, generando espacios privilegiados de reproducción, apoyado por los avances logrados en la ciencia y la técnica"46.

88En esta forma, el capital, a nivel nacional, integra territorios por la vía de la circulación, pero, al mismo tiempo, induce o profundiza desequilibrios en los espacios nacionales a causa de su concentración espacial. Frente a este efecto desarticulador o al menos de profundización de los desequilibrios, el Estado asume un papel regulador en cuanto a los mínimos niveles de equilibrio requeridos en la articulación del espacio para la reproducción de la sociedad.

89La historia de la sociedad colombiana es, de alguna manera, el relato de sus esfuerzos por definir su territorialidad sobre un espacio controlado por su organización social y productiva, pero sin un acompañamiento acorde de su desarrollo estatal. Contemplando esta experiencia podría afirmar que el Estado solamente ha entrado en escena cuando los conflictos generados en la afirmación de la territorialidad por parte de una sociedad dislocada, amenazan la viabilidad de la propia nación. Esta dinámica puede visualizarse en la incorporación de la frontera amazónica, espacio que comprende más del 35 % del territorio colombiano, según se expone a continuación.

4-1. La incorporación de la Amazonia Colombiana al territorio nacional.

90Durante muchos años la región amazónica permaneció relativamente al margen del país; algunas de sus riquezas naturales fueron objeto de explotación a través de actividades extractivas, adelantadas por nacionales y extranjeros, en desmedro de las poblaciones nativas y los propios recursos. En cuanto a la presencia del Estado y a sus funciones con respecto a las comunidades, fueron delegadas, en gran medida, a las misiones católicas, con los resultados conocidos.

  • 47 Ver: González, J. J. Op. Cit. y 1988; Molano, A. 1987

91La violencia de los años 50 desalojó a numerosos campesinos de sus regiones de origen, proyectando a muchos de ellos hacia la frontera amazónica. De esta manera, se profundizaron las líneas de asentamientos que venían perfilándose desde años atrás: desde el Cauca y Nariño hacia el Putumayo, del Huila y Tolima hacia el Meta y el Caquetá, de Cundinamarca, Boyacá y Santander hacia el Meta (Ariari), Guaviare, Vichada47

  • 48 INCORA 1974 (mimeografiado); Informes proyecto PNUD-CT1 COL 072/027, 1976 y DNP "El mercado labora (...)

92Estas avanzadas de colonizaciones y asentamientos fueron afianzadas por la acción del propio Estado, mediante colonizaciones forzosas y dirigidas. Dentro de las primeras se cuentan la organización de la Colonia Penal de Araracuara, la colonización de Yaguará, Caquetá, realizada a través del traslado de varias familias indígenas desde el resguardo de Ortega, Tolima, por parte del ejército en su acción contrainsurgente durante la violencia de los años 50, y la colonización militar de La Tagua. En cuanto a las dirigidas, un estudio pionero del incora, publicado en 1973, presenta referencias a las colonizaciones impulsadas por el Estado y que tuvieron también por marco los bordes del espacio amazónico (Incora, 1973)48

  • 49 Domínguez, C. 1987: 271-278.

93En los años 70 y 80 ocurrió una mayor densificación de las presiones colonizadoras, con características nuevas, como lo fueron el surgimiento de asentamientos urbanos, de carácter epicentral, en las fronteras de colonización ("colonización urbana" Domínguez,491987), el fenómeno del narcotráfico y la intervención guerrillera en el ordenamiento político local. Este conjunto de fenómenos hizo evidente la ausencia del Estado con respecto al ordenamiento espacial, las normas básicas de convivencia y la organización de los servicios públicos.

4-2. La territorialidad amazónica.

94Las tradiciones culturales de las sociedades que han incorporado gradualmente el espacio amazónico al territorio de la nación colombiana (y no es exclusivamente nuestro caso), han sido ajenas al manejo del bosque como espacio ordenable para la presencia permanente, en él, de los asentamientos humanos.

  • 50 50Correa, F. ed. (s.f.) Garzón, N T. y Macuritofe, V. 1991
  • 51 Mora, S. et. al. 1991

95Estudios recientemente publicados50 se ocupan de cómo, dentro de las tradiciones de diversas etnias aborígenes, su reproducción social ha estado ligada a la concepción de la chagra como "bosque humanizado". Con base en la experiencia secular, estas comunidades aprendieron a vivir dentro del bosque, aprovechando su ordenamiento, las relaciones entre las distintas especies vegetales y animales, introduciendo formas de selección que, sin destruirlo, ha permitido una forma estable de intervención humana, ya milenaria51.

96El desarrollo histórico de las sociedades genera un espacio como producto de este mismo desarrollo. Cada una de ellas existe en un medio físico, el cual es apreciado como fuente de recursos, como problema, como incógnitas; es aprovechado, transformado, destruido incluso, e interpretado. En suma, cada sociedad tiene una forma de apropiarse de su espacio según sus propias capacidades. Esto quiere decir que cada espacio ofrece a las sociedades humanas recursos que pueden ser o no aprovechados por ella, de acuerdo a sus desarrollos cognoscitivos, tecnológicos, económicos, demográficos, culturales. Cada espacio ofrece así posibilidades y limitaciones para la permanencia y desarrollo de las sociedades humanas, siempre teniendo en cuenta sus propias capacidades.

  • 52 Guhl, E. 1975

97Desde esta perspectiva, el concepto de "capacidad resistencia] del suelo", referido a las posibilidades que un espacio geográfico, tiene para sustentar a una determinada población52, no corresponde a una situación inmodificable, fija; un mismo territorio, en términos de sus recursos, representa diferentes posibilidades para los asentamientos humanos, según los desarrollos técnicos y tecnológicos, económicos, demográficos, etc., de esas sociedades.

98De esta manera, las comunidades históricamente asentadas dentro de los bosques húmedos de la Amazonia, a través de su experiencia y experimentación, descifraron la "capacidad resistencial" de su espacio. Sus posibilidades de superviviencia y continuidad dentro de la selva, de acuerdo a sus conocimientos, cultura, desarrollo demográfico, han estado dadas por su capacidad para aprovechar esta selva, interviniéndola, transformándola, interpretándola, en síntesis, humanizándola. Para estas culturas, la organización del bosque representa el conocimiento de la capacidad resistencial de su habitat; la chagra expresa el conjunto de estrategias para aprovechar las particularidades de su espacio en función de su supervivencia y proyección en el tiempo.

99Ante las sociedades no amazónicas, este espacio ha planteado, generalmente, significados diferentes. El bosque no es un lugar transformable para vivir dentro de él; es un conjunto de obstáculos para extraer recursos cada vez más escasos, en la medida en que su reproducción (plantaciones) aún ofrece muchas incertidumbres, además de los plazos que representa para la recuperación de las inversiones.

100Para esta perspectiva "no amazónica", la capacidad resistencial de este espacio es enteramente diferente a la de las culturas indígenas desarrolladas en el medio. Como ha sido señalado por muchos autores, la transposición de las técnicas agrícolas y pecuarias del medio "andino" al espacio amazónico, ha inducido la destrucción de los recursos, con exiguas o nulas perspectivas de recuperación.

  • 53 Pijnemburg, T. Cambios de sistemas de producción y adquisición de conocimientos entre colonos blan (...)

101Se perdería, sin embargo, la visión histórica del desarrollo social y cultural, si se desconocieran los matices que plantea la formación de una "cultura mestiza" en el medio amazónico, capaz de asimilar tradiciones, experimentar esta asimilación, interpretarla y desarrollarla, tal como lo hicieron las culturas aborígenes. Algunos estudios53 muestran este aprendizaje, cuyos alcances tienen que ver con todos los órdenes de la vida social, incluyendo la propia organización política

4-3. La ocupación del espacio en la Amazonia colombiana.

  • 54 Jimeno, M, 1987; Pineda, R. 1990; Useche, M. La Cuestión étnica y el desarrollo regional en la Ama (...)

102Los estudios recientes sobre el proceso de ocupación de la Amazonia Colombiana en la historia republicana54 permiten apreciar el proceso de formación de la rala malla de asentamientos que hoy configuran las bases de la territorialidad colombiana en la Amazonia. Por una parte, se ubican en el piedemonte, Mocoa (uno de los más antiguos asentamientos poscoloniales en el área) y Florencia (asosiada con la explotación cauchera); por otra y hacia el interior amazónico, se definieron Calamar, Puerto Leguízamo, La Tagua, Mitú, vinculados también a las caucherías y Leticia, punto central de la geopolítica colombiana. Finalmente y dentro de una tendencia marcadamente particular de ocupación territorial, surgió San José del Guaviare, en la frontera entre la Orinoquia y la Amazonia, creado en 1936 como Corregimiento Comisaria] del Vaupés.

  • 55 Salamanca, D. 1916

103Las tendencias de la ocupación del espacio amazónico fueron agudamente advertidas ya a principios de siglo por Demetrio Salamanca, empresario y hombre público, autor del libro "La Amazonia Colombiana"55. Este abigarrado estudio, compuesto por valiosas observaciones personales sobre el espacio amazónico, el comercio exportador y posibles políticas de colonización, complementado con documentación referente a la diplomacia de fronteras, contiene una identificación de las vías de colonización de la Amazonia:

  1. La que conduce de las poblaciones del sur del Tolima hacia el Río Caquetá.
  2. La que debe poner en comunicación las poblaciones orientales de Cundinamarca con las hoyas de los ríos Negro y Atabapo.
  3. La que debe conducir a los habitantes del sur del Cauca hacia los cauces de los ríos Putumayo y Napo.
  • 56 González, J. J. 1988, 1991; Molano, A. 1987
  • 57 Dominguez, C. 1987

104Estas propuestas, derivadas de la observación sobre los movimientos exploratorios que venían ocurriendo en el siglo pasado, habrían de cumplirse varias décadas más tarde. Los movimientos poblacionales que las han aplicado cuentan ya con estudios que precisan sus tendencias espaciales, al igual que ciertas modalidades de su organización social56. Bajo esta misma perspectiva, se ha comenzado a identificar la configuración de su estructuración como región57.

  • 58 Lipietz, A. 1977; Sormani, H. 1977

105Tales elementos, analizados a la luz de la teoría de "las formaciones sociales y las formaciones espaciales" (Lipietz, 1977)58 así como las tendencias de las relaciones políticas en el país, permiten plantear las siguientes reflexiones sobre el próximo desarrollo de las relaciones sociedad-espacio-estado en la Amazonia Colombiana.

4-4. La perspectiva geopolítica.

  • 59 Domínguez, C. y Gómez, A 1991

106El ya mencionado estudio de Demetrio Salamanca, además de su inocultable inquietud en torno a la economía del caucho, expresó con insistencia su preocupación alrededor de la presencia de Colombia en el territorio amazónico. El indiscutible impacto de la Guerra de los Mil Días -como se ha llamado a la prolongada guerra civil con que dio inicio en Colombia el siglo xx- en las perspectivas económicas de la región59Se hizo presente, sin duda, en las consideraciones de Salamanca, clarificando la vinculación de un interés económico con la demanda de soberanía territorial sobre el espacio en el cual se distribuía nuestro potencial cauchero.

107El conflicto con el Perú, punto más, punto menos, evidenció la presencia de Colombia en la Amazonia y propuso una nueva perspectiva a su explotación económica y a la del caucho, en particular. Estos desarrollos dieron vía al tránsito de este recurso hacia la órbita de influencia norteamericana, hecho que alcanzó un perfil más definido con la presencia de la Rubber Company en la región.

108Estas experiencias demuestran el carácter estratégico de la región amazónica y el significado que posee para el país, del cual aún no es plenamente consciente. Por este mismo carácter, conserva plena validez el propósito de construir una territorialidad colombiana en este espacio, teniendo en cuenta, necesariamente, las condiciones reales de la ocupación histórica de la región, las características de las comunidades y las del propio estado.

  • 60 Pineda, R. 1990; Useche, M. 1990s

109Con respecto a las primeras, los antecedentes ya mencionados presentan a la Amazonia colombiana como un espacio de confluencia pluriétnica, donde han convergido antiquísimos procesos de asentamiento, descomposición y formación reciente de una "cultura mestiza". Esta última etapa ha tenido manifestaciones espaciales en la configuración de redes de asentamientos, articulados por vínculos familiares, sociales, comerciales y político-administrativos. Estos vínculos constituyen, hoy día, la armazón de la territorialidad colombiana sobre este espacio60.

110La territorialidad como representación del espacio sobre el cual se despliega una sociedad, está directamente relacionada con la noción de Estado. Una sociedad existe dentro del espacio que construye y parte de esa construcción es el Estado, como conjunto de normas que rigen su convivencia. La territorialidad, base física de la sociedad, está reconocida por el Estado; dentro de ella tienen validez las normas que componen la formación estatal y, a su vez, la territorialidad ha de estar garantizada por el propio Estado.

111La visión tradicional de la geopolítica hace descansar exclusivamente en la capacidad militar el reconocimiento de la territorialidad: el Estado la garantiza a través de una capacidad militar. En nuestra historia, tal posibilidad ha podido estar representada parcialmente en el desenlace del conflicto armado con el Perú. No obstante, por razones políticas y económicas y a diferencia de algunos de nuestros vecinos más poderosos (Brasil, Venezuela), el aparato militar colombiano se ha centrado en los conflictos internos y difícilmente, una mayor asignación de recursos puede modificar esta orientación y su consecuente composición. Como se advierte en el momento, la ampliación de las asignaciones presupuestales sobre la base de mayores imposiciones tributarias a los contribuyentes, solamente apunta hacia el reforzamiento de la capacidad represiva, pero no tiene propósitos de defensa territorial. Frente a esta última, la tradición de la política internacional colombiana, reiteradamente manifiesta en episodios no muy lejanos, ha sido de otorgamiento y complacencia, en marcado contraste con la rudeza del manejo aplicado a los movimientos sociales contestatarios desarrollados dentro del país.

112En consecuencia, la composición del Estado colombiano, en términos de su capacidad de defensa territorial, no le proporciona ninguna viabilidad ni perspectiva a un cambio estratégico. El descarte de esta posibilidad puede resultar altamente benéfico para el país en su conjunto si la alternativa es percibida, no como un reconocimiento de debilidad frente a potenciales adversarios, sino como resultado de una visión diferente del Estado, de las relaciones sociales y de las relaciones entre estados: en síntesis, de una perspectiva civil de la geopolítica.

113Desde este ángulo, el afianzamiento de la territorialidad en la Amazonia colombiana, sería resultado del desarrollo de una concepción del Estado como campo de encuentro y concertación de las distintas fuerzas sociales, no simplemente como el aparato represivo a servicio de una dominación hegemónica de clase o clases en el poder. Bien se conoce cómo los conflictos sociales han desbordado un modelo de Estado sustentado en esta última concepción, por lo cual ha sido necesario apelar a políticas de concertación entre las distintas fuerzas sociales. Ello, en la práctica, es el reconocimiento de la urgencia de construir una concepción de Estado diferente a la que hasta ahora ha nutrido al régimen político colombiano.

114Un Estado concebido bajo esta perspectiva, que guardaría mayor correspondencia con el discurso oficial de la Constitución de 1991, supone entonces que su territorialidad se sustentaría en la presencia y desarrollo de una fuerte sociedad civil, consistente en términos económicos, político y culturales, en la cual no estarían ausentes los conflictos, pero para cuyo manejo se privilegiarían opciones diferentes a las armadas y simplemente represivas.

115Siguiendo esta lógica, la territorialidad en la Amazonia colombiana estaría construida por una estrecha articulación de las comunidades históricamente afianzadas en este espacio; dicha articulación precisaría la estabilización de estas comunidades, en términos económicos, políticos y culturales. Para estos fines se requeriría un aprovechamiento de los recursos naturales capaz de garantizar su preservación, en equilibrio con las necesidades del bienestar de las poblaciones locales.

116Los requerimientos de este manejo de la relación "población-recursos naturales" son variados y complejos, como consta a quienes han abordado la problemática. Los asentamientos actuales, de indígenas y colonos, tienen requerimientos crecientes, derivados de su desarrollo poblacional, de las demandas generadas por la vinculación al mercado y del propio aniquilamiento de los recursos naturales que previamente sustentaron a las poblaciones aborígenes.

  • 61 Rodríguez, C. 1991

117El cómo resolver estas demandas depende de los conocimientos que se obtengan sobre la "capacidad resistencial" de estos espacios y de la aplicación de los mismos, tal como lo hicieran en su momento los productores de suelos antrópicos y generadores de plantas cultivadas del Medio Caqueta. Hoy son diferentes las condiciones de esa capacidad resistencial: son posiblemente mayores las poblaciones; sus demandas, igualmente, más amplias; sus prácticas productivas y las de consumo más degradativas; de otro lado, los recursos naturales locales han sufrido daños tal vez irreparables, como ha ocurrido con la ictiofauna61 y otras especies animales y vegetales.

118Frente a estas nuevas exigencias, la disponibilidad de tecnologías adecuadas a los problemas planteados es magra. Su ampliación requiere el concurso de las ciencias a nivel internacional, contando dentro de ellas el saber tradicional en todas sus capacidades y alcances reales. No hay que olvidar que éste, preservado en las evidencias arqueológicas y en quienes han logrado transmitirlo a través de sus prácticas productivas y de la tradición oral, tiene un carácter histórico; fue adquirido a través de la experiencia secular, ha respondido a contextos concretos en términos ecológicos y técnicos, por tanto no puede responder a situaciones totalmente diferentes de aquellas dentro de las cuales se desarrolló.

119De esta manera, la estabilización de las comunidades actualmente desplegadas en la Amazonia, requiere un importante apoyo a la consolidación de su capacidad técnica y tecnológica para el manejo de sus recursos. En tal caso, la acción del Estado ha de expresarse en la asignación de los medios adecuados a fin de cumplir este propósito.

120La necesidad de una mayor disponibilidad de recursos a nivel de la región amazónica, obliga a tener en consideración las implicaciones del paso de economías extractivas a economías capaces de lograr una mejor valoración de los productos locales, pero también de obtener una mayor retención de los excedentes de esta producción; para ello se necesita modificar los términos de intercambio que actúan en la región, no soló a nivel internacional sino también nacional.

121Si bien la Constitución de 1991 prevé incrementos en las asignaciones fiscales para los antiguos "territorios nacionales", es necesario analizar hasta dónde esta determinación puede cambiar el sistema jerarquizado de relaciones inter-regionales. Es necesario recordar cómo este sistema traduce formas ya estructuradas de acumulación y desarrollo, dentro de las cuales las regiones centrales han acopiado una masa mayor de los recursos y beneficios del desarrollo, en desmedro de las regiones marginalizadas. La modificación sustancial de estos desequilibrios sería resultado posible de un proceso de concertation, en donde la representación política de las regiones logre una redistribución en su participación en el reparto social del país.

122Estos últimos puntos tienen que ver con el ámbito de la política macroeconómica, al cual se hará referencia más adelante. Por ahora se concluirá lo relacionado con la geopolítica y la función del Estado dentro de ella.

  • 62 Entrevista con don Ignacio Rojas, colono, San José del Guviare, febrero, 1992

123Se advirtió anteriormente cómo la afirmación territorial, dentro de una concepción de fortalecimiento de la sociedad civil, implica el afianzamiento de las sociedades regionales. Un componente del mismo, de carácter político y económico, es el robustecimiento de sus mercados, inicialmente a nivel regional. La activación de las ventajas comparativas de su producción y el mejoramiento de sus canales de comercialización, posibilitan a las economías locales una mayor retención de sus excedentes, reduciendo lo que un colono del Guaviare llamara "el impuesto de la distancia"62 o sea, la pérdida que las regiones marginalizadas, en este caso las comarcas amazónicas, sufren al adquirir bienes manufacturados y al recibir los precios que obtienen para sus productos.

124Como se ha señalado, la red de asentamientos que actualmente sirve de base a la territorialidad colombiana en la Amazonia, se apuntala en el piedemonte (Florencia, Mocoa, Puerto Leguízamo), el borde de la Orinoquia (eje San José del Guaviare-El Retorno-Calamar) y el Trapecio (Leticia). La dinámica de estos puntos liga a los primeros con el interior andino (Nariño, Huila) y a los dos segundos con la región central (Cundinamarca, etc.). En este juego de relaciones es particularmente evidente y costosa la dependencia del Trapecio con la región central, lo que significa que una más intrincada integración regional traería beneficios de distinta índole a las áreas articuladas.

  • 63 González, J. J. 1988

125En efecto, el área del Guaviare tiene poca o ninguna articulación con el Trapecio, y su potencialidad productiva puede brindar a este último soluciones más económicas en productos agrícolas y pecuarios. Esta alternativa abriría mercados a la embotellada producción del eje Guayabero-Guaviare, que continúa siendo una vía de entrada y un espacio de asentamiento dentro de la dinámica de la "colonización fluvial"63 al tiempo que procuraría productos de menores costos al mercado del Trapecio, zona que se beneficiaría de una estrategia de fronteras sustentada en el fortalecimiento de las sociedades regionales.

MAPA 1 Eje Guayabero del Guaviare

126Esta propuesta puede ser objetada si se la analiza desde el punto de vista de su impacto en las economías de las antiguas áreas de colonización del eje San José - El Retorno -Calamar, ya que un mejoramiento de las perspectivas comerciales para los agricultores y ganaderos de esta zona, una modificación positiva en sus términos de intercambio, intensificaría las actividades productivas, con efectos no claramente discernibles en la biota. Pero también debe considerarse que el fortalecimiento económico de estos productores pone a su alcance una mayor diversidad de alternativas tecnológicas, dentro de las cuales tendrían lugar aquellas más adecuadas al manejo armónico de los recursos naturales.

127La situación del Alto Putumayo ofrece condiciones igualmente particulares en cuanto a sus especificidades y articulación con el sistema regional nacional, las que deben ser tenidas en cuenta al intentar identificarlas como espacio de conocimiento y desarrollo tecnológico y luego trazar su prospectiva.

128Según se advirtió anteriormente, el Putumayo fue escenario de tempranos asentamientos coloniales, apuntalados por las misiones católicas. Después, la extracción cauchera de finales del siglo xix y principios del xx, intensificó la presencia de eventuales exploradores y, finalmente, la exploración y explotación petrolera en Orito, desde comienzos de los años 70, sustentó los actuales asentamientos distribuidos entre esa localidad y la capital, Mocoa. La densificación del poblamiento putumayense ha ocurrido de manera notablemente acelerada en los municipios de Orito y Puerto Asís; a cada uno se le pronostica, según el dane, tasas de crecimiento del 3.73 para el período 1995-2000, hecho derivado de comportamientos más bien recientes (1973-1985) y a instancia de dos fenómenos económicos especialmente relevantes y ya mencionados: la explotación petrolera y la producción y procesamiento de coca.

129Dentro del departamento existen dos subregiones de fácil diferenciación en términos físico-geográficos y socio-económicos: el "Alto Putumayo", correspondiente al piedemonte cordillerano y el "Bajo Putumayo", enclavado en la Amazonia. Las divisiones no son tajantes, obviamente, y en la primera subregión, que comparte aspectos ecológicos con la segunda, se observan estructuras vegetales de "alta montaña", distintas a los bosques cordilleranos y posiblemente con nichos de elevada biodiversidad.

130En cuanto a los aspectos relacionados con el desarrollo socioeconómico, la subregión alta parece aproximarse a una etapa de cambios drásticos, resultado de la construcción del puente internacional sobre el río San Miguel, en la frontera con Ecuador. Esta obra y la construcción de la vía que une a Pitalito con Mocoa, trasmontando la cordillera oriental, impulsará la integración económica del "Alto Putumayo" con el Huila y en general, con el eje de la carretera Panamericana, teniendo en cuenta las implicaciones que pueden derivarse del ingreso de capitales a la región: dinamización de la economía y eventuales desplazamientos de población hacia la subregión y desde ella (descomposición campesina, etc). Este último fenómeno, a su vez, sin duda alguna se traducirá en nuevas presiones colonizadoras sobre los reductos del bosque amazónico y sus recursos.

131Lo anterior conduce a considerar la globalidad de la política agraria, en el sentido en que la única forma efectiva de frenar la colonización en las fronteras del bosque húmedo, es aplicando políticas que rompan el monopolio de la propiedad agraria y faciliten el acceso al crédito y a las tecnologías para la producción. Entre tanto, deben afrontarse las realidades regionales descritas, buscando los medios técnicos y económicos que estabilicen los asentamientos actuales, a través de una mayor racionalidad del aprovechamiento de los recursos disponibles e incorporando aquellos con potencial productivo adaptables a las condiciones ecológicas locales.

132Las observaciones anteriores apuntan, de uno y otro ángulo, a criterios y decisiones en torno a la asignación de recursos fiscales para la región amazónica como parte de los espacios marginalizados del desarrollo nacional.

4-5. Significados de la política macroeconómica para las regiones de frontera.

133Las políticas de descentralización han sido propuestas como estrategia para lograr la democratización de las relaciones Estado-Sociedad civil; sin embargo, ellas también tienen implicaciones en los compromisos (nuevos) que se han asignado (y se continúan asignando) a las comunidades, en cuanto a la financiación de los servicios públicos.

134Estas responsabilidades crecientes en la financiación de los servicios por parte de las comunidades, o "búsqueda de un mayor esfuerzo fiscal" por parte de las mismas, han sido dinamizadas con dos instrumentos fiscales: 1) la asignación creciente de porcentajes de iva a las municipalidades, en compensación por la disminución de traslados del presupuesto central y 2) la redefinición de un situado fiscal, igualmente compensatorio de condiciones de participación inferiores en el reparto social. Sin embargo, el carácter estructural de estos desequilibrios genera inercias de una prolongada proyección temporal, que pueden llegar a significar una profundización de los mismos. Las implicaciones de estas relaciones asimétricas amerita una más detallada consideración.

135El desarrollo territorial colombiano no representa una excepción en cuanto a los procesos de concentración y centralización del capital y división social del trabajo. Estas expresiones se manifiestan en las disponibilidades de infraestructuras productivas y sociales, regionalmente desequilibradas, las cuales producen, como resultado, condiciones muy diferenciadas para la vida social y la producción.

136Esta situación tiende a profundizarse en la medida en que las asignaciones del presupuesto nacional se orientan hacia una política retributiva, frente al esfuerzo fiscal de las comunidades y las regiones, y no redistributiva. Con ello se dificulta aún más el fortalecimiento de las economías locales, ya afectadas por las transferencias de términos de intercambio desigual en el sistema regional (relaciones entre "hinterlands" y epicentros, entre regiones epicentrales y regiones marginales).

137Ante la ausencia de complejas estructuras productivas y de comercialización en las regiones marginalizadas, el "esfuerzo fiscal" requerido para complementar la financiación de los servicios públicos termina ejerciendo presiones sobre los recursos naturales de la localidad, generando su sobre-explotación y eventual arrasamiento.

138Esta situación no es enteramente novedosa para las regiones y las comunidades más afectadas por los problemas derivados del centralismo. En efecto, gran parte de estos sectores se encuentra articulada con el sistema nacional (económico-regional, político y social) en términos asimétricos de intercambio, según se ha señalado. Este sentido de su articulación hace que las condiciones locales de acumulación sean particularmente débiles, carentes de recursos de capital y por tanto, orientadas hacia una sobre explotación de los recursos humanos y naturales.

139La aplicación de una política "descentralizadora" en los términos ya descritos, conducente a un incremento de los gravámenes locales con miras a su aplicación en la financiación de los servicios para la comunidad, se traduce en una mayor presión sobre los recursos disponibles. De allí se derivan, previsiblemente, efectos negativos sobre tales recursos, en ausencia de un esfuerzo mayor de los niveles centrales (con mayores posibilidades económicas y técnicas) para incrementar su apoyo a las regiones y las comunidades, a partir de transferencias tecnológicas o de recursos técnicos específicos.

4-6. La nueva territorialidad en la Amazonia colombiana.

  • 64 Pineda, R 1990; Vieco, j. j.; Ramírez de jara, M. C. 1987

140Varios estudiosos64 han analizado los procesos sociales ocurridos luego del retiro de la empresa cauchera peruana conocida como la "Casa Arana", de la región del Bajo Caquetá y Putumayo, destacando tanto la lentitud de la recuperación demográfica como la dinámica generada en la interacción entre diversas etnias indígenas y colonos mestizos.

141La reconstrucción étnica que ha tenido lugar en esta región, tal como lo señala Roberto Pineda, ha involucrado dos procesos convergentes: de una parte, el reagrupamiento y reorganización dentro de una gradual relocalización en los territorios ancestrales y la intervención directa o indirecta del estado colombiano en la demarcación del espacio. Como lo destacan los estudiosos, el primero de estos procesos de reagrupamiento y reorganización ha contemplado transformaciones culturales de distinto alcance y profundidad, como son la configuración de nuevas unidades políticas y étnicas, la adopción de nuevos patrones de asentamiento y de nuevas funciones para las estructuras habitacionales y el abandono de prácticas y tradiciones insostenibles dentro de las condiciones demográficas posteriores al genocidio.

142De otra parte, el asentamiento de pobladores mestizos y blancos de la región, resultante de las actividades extractivas, del desarrollo del comercio, de la decisión de arraigo de veteranos de la guerra con el Perú y, posteriormente, de ex-reclusos y exguardianes de la colonia penal de Araracuara y de la producción de marihuana y coca, ha aportado un importante componente étnico, político y económico al proceso de construcción étnica de la región.

143A su vez, la casi total ausencia del Estado en la región, que dio lugar a la intervención de la empresa cauchera peruana, fue seguida por acciones de distinta índole encaminadas a corregirla. Estas acciones, si bien han configurado un notorio conglomerado de instituciones en la región, también pone de relieve la debilidad del Estado, expresada en la insuficiencia de sus recursos financieros, pero más todavía, en la inconsistencia de sus políticas y en la muy reducida capacidad de coordinación entre las distintas agencias que lo representan.

144Se tiene así un proceso de construcción social de una región, en el cual confluyen diversas entidades étnicas en trance de integración, transformación cultural y definición de su territorio, en el contexto de renovación de las relaciones políticas planteado por la Constitución vigente a partir de 1991.

145La gradual consolidación de esta sociedad pluriétnica ocurre en un espacio reivindicado por las étnias indígenas; no obstante, compiten con ellas, en mayor o menor grado, otros sectores sociales cuya presencia obedece a desequilibrios políticos y económicos en el interior de la sociedad, manifestados en inequidades y contradicciones de las políticas estatales.

146Se trata entonces de un proceso de afirmación territorial afectado por contradicciones sociales, en el marco de la construcción de los acuerdos políticos de una nueva constitución, igualmente marcada por vados e inconsistencias.

  • 65 Vieco, J. J. 1990

147La supervivencia de esta sociedad pluriétnica requiere de una parte, el afianzamiento de su acervo étnico, tecnológico y económico, que le permita alcanzar un manejo de sus recursos capaz de garantizarle su estabilidad. De otra, el acuerdo político, la concertación en torno a sus objetivos de desarrollo y a los medios para lograrlos, los cuales, dadas las características culturales de la región, corresponden, en primera instancia, a las alianzas interétnicas65.

148Este acuerdo político constituye la base para la construcción del nuevo Estado en la región. Colombia, como otros países, ha impulsado una reforma de sus instituciones estatales, como consecuencia de la profundización en el déficit de sus recursos, pero también de la constatación de una creciente incapacidad de las mismas para atender la reproducción de la sociedad. Así, el Estado que garantizaría esta territorialidad, reivindicada por la sociedad pluriétnica en construcción, habría de resultar del acuerdo y la concertación entre sus partes.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

ARANGO M., Café e industria.- Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1977.

ARCHETTI, Eduardo. "Análisis regional y estructura agraria en América Latina", en Coraggio, J.J. et al. (eds) La cuestión regional en América Latina..- IIED-Ciudad, Quito, 1989.

AROCHA, Jaime. La violencia en el Quindío.- Tercer Mundo, Bogotá, 1980.

AYALA, U. "Contribución al diagnóstico sobre la Deuda Social Rural en Colombia", en Informes de los consultores de la Misión PREALC/OIT "Políticas para pagar la deuda social".- Bogotá, 1990.

BANCO GANADERO informe anual- Bogotá, diciembre 1985.

BEJARANO, Jesús A, "Orígenes del problema agrario", en Varios. La Agricultura Colombiana en el Sigo xix Colcultura1 Bogotá, 1976.

BEJARANO, Jesús A., "Campesinado, Luchas Agrarias e Historia Social Colombiana. Notas para un balance histográfico", en: González C. P. (Coordinador), Historia Política de los Campesinos Latinoamericanos.-, Tomo 3, Siglo xxi Editores, México, 1985, pp. 15-16.

BEJARANO, Jesús A, Economía y Poder.- CEREC, Bogotá, 1985.

BETANCUR, Juan S., El Debate sobre Reforma Agraria. - FEDESARROLLO, Bogotá, 1986.

BONILLA, Victor Daniel. Entrevista con la Comisión de Estudios sobre la Violencia.- Bogotá, marzo, 1987.

BUSHNELL, David Eduardo Santos y la Política del Buen Vecino.- El Ancora Editores, Bogotá, 1984.

CAMPO, Urbano, Violencia y Urbanización en el Valle del Cauca.- Ed. Armadillo, Bogotá, 1977.

CAPRARO, Héctor. Norte Grande: Estado, Región y Descentralización - IIPAS, Buenos Aires, 1988.

COLMENARES, G., GONZALEZ, M., FAJARDO, D., Fuentes coloniales para la historia del trabajo en Colombia.-, Universidad de Los Andes, Bogotá, 1968.

COLMENARES, G., Cali: Terratenientes, Mineros y Comerciantes.- U. del Valle, Cali, 1975.

CORAGGIO, José L, Espacios en Transición,.- CIUDAD, Quito, 1988, p.p. 22-23.

CORREA, Francois, (editor) La selva humanizada. Ecología alternativa en el trópico húmedo colombiano.- ICAN-Fondo FEN Colombia-CEREC, Bogotá (s.f.).

CORSETTI, G.C., et.al., Migrantes y colonos de la sierra en la selva tropical colombiana.- Bulzoni Editore, (s.f.)

CHRISTIE, K, Oligarcas, Campesinos y Políticos en Colombia..- U. Nacional, Bogotá, 1986.

DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO DE SEGURIDAD, "Estudio sobre la Criminalidad en Colombia. La Delincuencia Política", (Informe facilitado a la Comisión de Estudios sobre la Violencia), Bogotá, 1987.

DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVO DE SEGURIDAD "Vistazo a la Criminalidad " (Informe facilitado a la Comisión de Estudios sobre la Violencia), Bogotá, 1987.

DE REMENTERIA, Iván, "La Violencia en el Magdalena Medio", Economía Colombiana.- Nos. 160-161, Bogotá, Agosto-Septiembre, 1984.

DOÍINGUEZ, Camilo, "La colonización como ampliación del espacio de dominación"; Simposio Internacional "Hombre y Naturaleza en la Amazonia", Tubingen, 1987, p.p. 271-278.

DOMÍNGUEZ, C, GÓMEZ, A., La economía extractiva en la Amazonia colombiana 1850-1930.- TROPENBOS-Corporación Araracuara, Bogotá, 1991.

ECHAVARRÍA, Juan J., "Concentración de la Propiedad y de la Producción de la Industria Colombiana 1929-1959", (s.f.), mimeografiado.

FAJARDO, Darío, et al., "Estudio Socio-económico del Valle alto del río Tunjuelito" CID, Universidad Nacional, Bogotá, 1975 (mimeografiado).

FAJARDO, Darío, "Historia y sistemas regionales: La conformación de las estructuras agrarias en Colombia", en Espacio y Sociedad. Formación de las regiones agrarias en Colombia.- Corporación Araracuara. Bogotá, 1993.

FALS BORDA, Orlando, Historia Doble de la Costa; Mompoxy Loba.- Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1979.

FINDJI, María T., ROJASJ.M., Territorio, Economía y Sociedad, Páez.- Universidad del Valle, Cali, 1985.

FLUHARTY, Vernon. La Danza de los Millones.- Ancora Editores, Bogotá, 1983.

GAITAN, Gloria, Las luchas por la tierra en Colombia.- Tercer Mundo, Bogotá, 1975.

GARZÓN, Nivia C, MACURITOFE, Vicente, La noche, las plantas y sus dueños.- Corporación Araracuara, Bogotá, 1991.

GIRALDO, L. D., y LADRÓN DE GUEVARA, L, Desarrollo y Colonización, El caso Colombiano.- Universidad de Santo Tomás, Bogotá, 1981, p.56.

GÓMEZ, B., Hernando, La Microempresa Urbana.- Bogotá, 1984.

GÓMEZ, M. I., "Las economías campesinas: su evolución entre 1988 y 1992", en Coyuntura Social No. 9, FEDESARROLLO, Bogotá, 1993, en especial, p.91-94.

GONZÁLEZ, José J., El Estigma de las Repúblicas Independientes ¡955-1965- CINEP, Bogotá, 1992, estudio que constituye, hasta ahora, el más completo y documentado trabajo al respecto. Ver también MOLANO, A., Trochas y fusiles..

GONZÁLEZ, José J., "El Guaviare: una historia de fronteras". Realidad Municipal, No. 10, DAINCO. Bogotá, 1991;

GONZÁLEZ, José J., "El Ariari y el Caguán: dos vertientes colonizadoras de la Amazonia Colombiana", Colombia Amazónica, Vol 3, No. 2, Bogotá, diciembre, 1988.

GUHL, Ernesto, "El Estado, el espacio geográfico. La frontera Política, el límite natural", en Escritos Geográficos. Las fronteras políticas y los límites natruales,.- (capítulo 2), Fondo FEN Colombia, Bogotá, 1991, p.p. 31-42.

GUHL, Ernesto Escritos Geográficos, Las fronteras políticas y los límites naturales..- Fondo FEN Colombia, Bogotá, 1991.

GUHL, Ernesto Colombia, bosquejo de su geografía tropical.- Instituto Colombiano de Cultura, (Bogotá, 1975.

GUZMÁN, et. al. La Violencia en Colombia.- Tercer Mundo, Bogotá, 1962.

HARRISON, P., The Third Revolution. Enviroment, Population anda Sustainable World.- UICN - WWF, London, 1992, p. 274.

INCORA "La Colonización en Colombia."- Bogotá, 1974 (mimeografiado).

INCORA Informes Proyecto PNUD-CTI COL 072/027, 1976; ver también DNP "El Mercado Laboral en Colombia", 1980.

IZAGUIRRE, M., del CASTILLO, C, Reforma Social y Pobreza, BID-PNUD, New York, 1993, p.4

JIMENO, Myriam, "La descomposición de la colonización campesina en Colombia" Estudios Rurales Latinoamericanos.-Vol. 6 N. l, Bogotá, 1983, p. 66.

JIMENO, Myriam, "El poblamiento contemporáneo de la Amazonia", Colombia Amazónica.- Universidad Nacional, Bogotá, 1987.

KALMANOVITZ, S., El desarrollo de la Agricultura en Colombia. DANE, Bogotá, 1982. LANDAZABAL, Fernando, Entrevista con la Comisión de Estudios sobre la Violencia, Bogotá, Marzo, 1987.

LARA, Patricia, Siembra vientos y recogerás tempestades.-Bogotá, 1984.

LATTIMORE, Owen D., "The Frontier in History", en: MANNERS, R., KAPIAN, D. (eds), Theory in Anthropology.-Brandeis University, 1968.

LE GRAND, Catherine, Colonización y protesta campesina en Colombia 1850-1950..- Universidad Nacional, Bogotá, 1988.

LIPIETZ, Alain. El Capital y su Espacio.- Siglo xxi Editores, México, 1977, p.p. 46-68.

LÓPEZ, T. A., Migración y Cambio Social en Antioquia durante el Siglo xix.- CEDE - U. de los Andes, Bogotá, 1970.

LORENTE, Luis, et. al., Distribución de la Propiedad Rural en Colombia 1960-1984.- CEGA, Bogotá (si.)

MACHADO, Absalón, Políticas Agrarias en Colombia, 1900-1960.-CID, Universidad Nacional, Bogotá, 1986.

MACHADO, Absalón, "Reforma Agraria: Una mirada retrospectiva". En Economía Colombiana No. 160-161, Agosto-Septiembre, Bogotá, 1984.

MARULANDA, Elsy, Colonización y conflicto. Las lecciones del Sumapaz.-Tercer: Mundo Editores/Universidad Nacional, Bogotá, 1991.

MARULANDA, Oscar; RAMIREZ C, Política de Empleo y Cambio Tecnológico; El Caso Colombiano.-, SENALDE, Bogotá, 1986.

MEDINA, Medófilo, "Tendencias del Desarrollo Económico entre 1949 y 1975". Universidad Nacional (s.f.) mimeografiado.

MINISTERIO de Agricultura, Situación Social de la Población Rural en Colombia 1970-1983-, s.f.

MISIÓN DE ESTUDIOS DEL SECTOR AGROPECUARIO, El Desarrollo Agropecuario en Colombia:- Ministerio de Agricultura. Departamento Nacional de Planeación, Bogotá, 1990.

MOLANO, Alfredo, "Diagnóstico Socio-Económico del área de Manejo Especial de la Macarena", Bogotá, diciembre 1992, p.p. 17 y siguientes.

MOLANO, Alfredo, "Cultivo y Producción de Amapola en algunos municipios del Sur del Tolima, Occidente del Huila, Cauca y Centro de Nariño", (mecanografiado), Bogotá, 1992, p. l.

MOLANO, Alfredo, Selva adentro.- El Ancora Editores, Bogotá, 1987

MOLANO, Alfredo, Siguiendo el corte.- El Ancora Editores, Bogotá, 1992

MOLANO, Alfredo, Aguas arriba.- El Ancora Editores, Bogotá, 1990

MOLANO, Alfredo, Trochas y fusiles.- El Ancora Editores, Bogotá, 1994.

MORA, Santiago, et. al., "Plantas cultivadas, suelos antrópicos y estabilidad. Informe preliminar sobre la arqueología en Araracuara, Amazonia Colombiana", Programa TROPENBOS- Colombia, University of Pittsburg, Pittsburg, 1991.

MORALES, N. Jairo, "Bases para la formulación de una política de desarrollo en regiones ganaderas de violencia social", 1982, mimeografiado. OCAMPO, José Antonio, Colombia y la Economía Mundial 1830-1910.- Siglo xxi Editores, Bogotá, 1984.

OQUIST, Paul, Violencia, Conflicto y Política en Colombia.- IEC-Banco Popular, Bogotá, 1978. ORTÍZ, S., Carlos, M, Estado y Subversión en Colombia. La violencia en el Quindío años 50,-_. CEREC-CIDER Uniandes, Bogotá, 1985.

PALACIOS, Marcos "La propiedad agraria en Cundinamarca 1880-1970; Un esbozo sobre la sociedad de las tierras templadas". Trabajo presentado ante el Simposio sobre el Mundo Rural Colombiano, FAES, Medellín, 1981.

PARSONS, J. T. Antioqueño Colonization in Western Colombia,.- University of California Press, Berkeley, 1949.

PERFETTI, J. J., GUERRA, M., "Los beneficiarios del gasto público social en las áreas rurales. Estudio de incidencia del gasto público social". DNP, Bogotá, 1993, p. 6.

PIJNEMBURG, Thomas. "Cambios de sistemas de producción y adquisición de conocimientos entre colonos blancos y colonos indígenas en la frontera colombiana", Colombia Amazónica, Vol.3 No.2, Bogotá, 1988.

PINEDA, Roberto, "Hacia una nueva sociedad amazónica: la cultura ancestral ante las transformaciones socio-políticas y culturales en la Amazonia Colombiana", en Varios, Amazonia, Identidad y Desarrollo.- Fondo FEN Colombia - Fundación Manoa, Bogotá, 1990.

PINEDA, Roberto, 1990; VIECO, Juan J., "Predio Putumayo: realidad y perspectivas de los asentamientos humanos", en Varios, Amazonia, Identidad y Desarrollo (ibidem)

POSADA F., Colombia; Violencia y subdesarrollo.- UN, Bogotá, 1968.

PRESIDENCIA de la República, Plan Nacional de Rehabilitación.-Bogota, 1985. Obtención de la Paz.- Bogotá, 1990.

RAMÍREZ DE JARA, María Clemencia, "La relación infraestrucuta-superestructura en el proceso deculturativo de una comunidad indígena colombiana. Análisis del caso de la Comunidad indígena de La Samaritana" (tesis de grado) Departamento de Antropología, Universidad de Los Andes, Bogotá, 1987.

RANDALL, Stephen J., La diplomacia de la Modernización-. Relaciones Colombo-Norteamericanas 1920-1940.- Banco Popular, Bogotá, 1989.

RANDALL, Stephen J. Aliados y distantes, Historia de las relaciones entre Colombia y EE UU desde la independencia hasta la guerra contra las drogas. -Tercer Mundo, Bogotá, 1992.

RODRÍGUEZ, Carlos, Bagres, Malleros y Cuerderos en el Bajo Río Caqueta.- TROPENBOS, Bogotá, 1991.

SALAMANCA, Demetrio, La Amazonia colombiana.- Imprenta Nacional, Bogotá, 1916.

SARMIENTO, Alfredo, "Evolución de la Pobreza y la calidad de vida rural en Colombia, según tipos municipales y regiones, 1972-1992" CID-UN, Bogotá, 1993 (mecanografiado).

SAUER, Carl O., "Foreword to Historical Geography", en Land and Life.- University of California Press, Berkeley & Los Angeles, 1967, p.p. 351-379.

SILVA, A., MONTES, G., "El Sector Agropecuario: una mirada al futuro", Memorias del XXVI Congreso Agrario Nacional, Revista Nacional de Agricultura, No. 898, Bogotá, marzo 1992, p.141.

SORMANI, Horacio. "Formación Social y Formación Espacial. Hacia una dialéctica de los asentamientos humanos", Estudios Sociales Centroamericanos, N.17, San José, 1977.

THOUMI, Francisco. Economía Política y Narcotráfico.- TM Editores, Bogotá, 1994.

URRUTIA, Miguel, Los de arriba y los de abajo.- FEDESARROLLO. Bogotá, 1984.

USECHE, Mariano, "La Cuestión étnica y el desarrollo regional en la Amazona Colombiana", en Varios, Amazonas, Identidad y Desarrollo (citado)

USECHE, Mariano, "Socio-economía y recursos naturales en la Colonia Penal de Araracuara 1938-1971", Bogotá, 1991 (mecanografiado).

VARGAS, Patricia. Los Embera y los Cuna, Impacto y reacción ante la ocupación española, Siglos xvi y xvii-CEREC/Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá, 1993, p.39.

VILLEGAS, Jorge, "La Colonización de vertiente del siglo xix en Colombia". Estudios Rurales Latinoamericanos, Vol. 1 No. 2, Bogotá, 1978.

Notes

2 Guhl, E. 1991: 31-42.

3 Coraggio, J. 1988: 22-23.

4 Lipietz, A. 1977: 46-68.

5 Archetti, E. 1989

6 Sormani, H. 1977

7 Guhl, E. OP. CIT

8 Colmenares, G.; González, M., Fajardo, D. 1968

9 Capraro, H. 1988

10 Lattimore, 0. D. 1968

11 Vargas, P. 1993: 39.

12 Ver, por ejemplo, Fals Borda, o. 1979; Colmenares, g. 1975; Lopez T. A. 1970

13 Palacios M. 1981

14 Ver Bejarano, J. A. 1985: 15-16

15 Ver Ocampo, J. A. 1984; Le Grand, C. 1988

16 Parsons J. T. 1949

17 López, T. A., op. cit.

18 Arango M. 1977; Christie K. 1986

19 López, T.A., op. cit.:19

20 Ibidem: 37 y siguientes

21 Comentando la relación que entonces se dió entre las instituciones estatales y las comunidades de colonos, López Toro advertía con una premonición plenamente válida para las condiciones actuales de la colonización: "Si las expectativas de aquellos pioneros hubiesen auspiciado la consolidación del latifundio en las nuevas colonias, es presumible que la vigencia de la ley, la preservación de orden público y el control de los conflictos sociales se hubieran convertido en problemas insolubles para una administración pública tan inestable como la de Colombia durante el siglo pasado". Op. cit.:.43.

22 Arango M., Op. cit.

23 Villegas, J. 1978S

24 Un caso ilustrativo lo constituyó la hacienda de El Hato, al suroriente de Bogotá: luego de haber pertenecido a una comunidad religiosa, fue adquirida por un laico, cuando apenas contaba con 300 hectáreas; su extensión abarcaba en los años 30, poco más de 12.000 hectáreas. Ver D. Fajardo et al., Estudio Socio-económico del Valle alto del río Tunjuelito, Bogotá: CID, Universidad Nacional, 1975 (mimeografiado).

25 Palacios M. Op. Cit.

26 Betancur J. S. 1968

27 Ver: Gaitán, G. 1975

28 Ver: Palacios M., op. cit.

29 Bejarano J. A. 1976

30 Giraldo L. D. y Ladrón de Guevara L. 198: 56

31 Machado A. 1986: 114 y siguientes.

32 Ibidem

33 Machado A. 1984

34 Economía Colombiana, Nos. 160-161, (Agost.-Sept. 1984)

35 Ver: Banco Ganadero, informe anual.- Bogotá, diciembre 1985

36 Jimeno M. 1983: 66

37 Misión de estudios del sector agropecuario, El Desarrollo Agropecuario en Colombia, Ministerio de Agricultura

38 Jimeno, M. Ibidem: 73

39 Giraldo D. y Ladrón de Guevara L. Op. Cit.: 101

40 Misión de estudios del sector agropecuario. Op.Cit.: 96-97.

41 Jimeno, M. Op. Cit.: 72

42 Lorente, L, et. al. (s.f.)

43 Ver González, J. J. 1992. Estudio que constituye, hasta ahora, el mas completo y documentado trabajo al respecto.

44 Lipietz, A. Op. Cit.: 174

45 Capraro, H. Op. Cit.: 50-51

46 Ibide: 64-65

47 Ver: González, J. J. Op. Cit. y 1988; Molano, A. 1987

48 INCORA 1974 (mimeografiado); Informes proyecto PNUD-CT1 COL 072/027, 1976 y DNP "El mercado laboral en Colombia", 1980

49 Domínguez, C. 1987: 271-278.

50 50Correa, F. ed. (s.f.) Garzón, N T. y Macuritofe, V. 1991

51 Mora, S. et. al. 1991

52 Guhl, E. 1975

53 Pijnemburg, T. Cambios de sistemas de producción y adquisición de conocimientos entre colonos blancos y colonos indígenas en la frontera colombiana.- En: Colombia Amazónica, Vol.3, No.2. Bogotá, 1988.

54 Jimeno, M, 1987; Pineda, R. 1990; Useche, M. La Cuestión étnica y el desarrollo regional en la Amazonia Colombiana- En: varios, Amazonia, Identidad y Desarrollo (citado); del mismo autor, "Socio-economía y recursos naturales en la Colonia Penal de Araracuara 1938-1971", Bogotá, 1991 (mecanografiado).

55 Salamanca, D. 1916

56 González, J. J. 1988, 1991; Molano, A. 1987

57 Dominguez, C. 1987

58 Lipietz, A. 1977; Sormani, H. 1977

59 Domínguez, C. y Gómez, A 1991

60 Pineda, R. 1990; Useche, M. 1990s

61 Rodríguez, C. 1991

62 Entrevista con don Ignacio Rojas, colono, San José del Guviare, febrero, 1992

63 González, J. J. 1988

64 Pineda, R 1990; Vieco, j. j.; Ramírez de jara, M. C. 1987

65 Vieco, J. J. 1990

Table des illustrations

Titre CUADRO 1. Población total en las áreas de colonización 1951-1980
Légende Fuente: Giraldo D., Ladrón de Guevara L., Desarrollo y Colonización. El caso Colombiano, USTA, Bogotá, 1981, cuadro 17, con base en DANE (censos), SEM y proyecciones de población.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2509/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 238k
Titre CUADRO 2. Superficie cultivada en el país y en las áreas de colonización según tipos de cultivos, 1975
Légende Fuente: Giraldo D. y Ladrón de Guevara L., Desarrollo y colonización.....Cuadro 315, con base en Cifras del Sector Agropecuario, Ministerio de Agricultura.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2509/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 166k
Légende MAPA 1 Eje Guayabero del Guaviare
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2509/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 535k

Auteur

Universidad Nacional de Colombia
Instituto Sinchi, Bogotá

© Institut français d’études andines, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr