Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Frontera y poblamiento: estudios de historia y antropología de Colombia y Ecuador

 | 
Chantal Caillavet
, 
Ximena Pachón

Las Fronteras de Guerra en la Conquista y Colonización de Colombia1

Monique Lepage

Texte intégral

  • 1 Traducción del texto en francés realizada por Ximena Pachón.
  • 3 Nathan Wachtel La Vision des Vaincus. Les Indiens du Pérou devant la Conquête espagnole. -: 04.
  • 4 "Porque los Capitanes del Perú poblaron y descubrieron esta provincia de Popayán, la porné con la (...)
  • 5 G. Colmenares precisa que en 1547 se designó bajo el nombre de Nuevo Reyno a las Provincias de San (...)

1Aunque la "Gobernación de Popayán" fue asimilada al Perú por parte de los primeros conquistadores, los españoles se percataron de que este territorio tenía rasgos particulares que lo hacían diferente del antiguo imperio inca, mientras que por otros aspectos, parecía prolongarlo hacia el norte. Primero que todo, esta región no había sufrido la dominación incaica, por lo cual, dentro de muchas zonas, se rechazaba la dominación de los españoles. Los grupos indígenas de este territorio no ofrecían la cohesión de un Estado estructurado, como en el caso de los incas. Estos últimos, como lo señala muy apropiadamente N. Wachtel "han proyectado sus categorías y han tratado de acoplar las instituciones preincaicas con su esquema unificador"3. Los incas fundaron un imperio jerarquizado. Nada parecido existía en la Gobernación de Popayán, donde nos encontramos sobre todo en presencia de grupos indígenas independientes, y cuya variedad deslumbró a Cieza de León quien recorrió estas regiones de Antioquia a Pasto hacia 15474. El mismo autor insistía, entonces, en los intercambios que se practicaban entre estos diversos grupos y se prolongaban aun más allá de la "Gobernación" hasta el Nuevo Reyno5.

  • 6 G. Colmenares señala: "Los textos de los cronistas y los documentos oficiales revelan la existenci (...)

2Entre los objetos de intercambio, era reservado un lugar especial para el oro -abundante en el territorio de Popayán - y para las "mantas" de algodón, fabricadas en cantidad por los chibchas, tejedores, pero también orfebres famosos que no disponían del precioso metal. Partiendo de estos dos productos, que dentro de sus sociedades tenían un valor ritual tan importante, trataremos de aproximarnos a la vida cultural de los indígenas de Popayán y del Nuevo Reino para aprehender la complementariedad de sus intercambios y el sentido del "comercio" que los unían en el momento de la conquista6.

1: ECONOMÍA Y RUTAS INDÍGENAS AL MOMENTO DE LA LLEGADA DE LOS ESPAÑOLES.

  • 7 Cieza de León, op. cit.:87.
  • 8 Existe la tendencia de algunos cronistas de atribuir, generalizando, la hostilidad que podía exist (...)
  • 9 J. Friede Los Andaki 1538-1947. Historia de la Aculturación de una tribu selvática..-:100.
  • 10 "A lo cual diré que todos los indios subjetos a la Gobernación de Popayán han sido siempre y lo so (...)
  • 11 J. Friede señala: "A nuestro modo de ver, la faja despoblada era una especie de ‘Tierra de nadie’ (...)
  • 12 J. Friede, evocando a los indígenas del Alto Magdalena, señalaba: "Se trataba de libres agrupacion (...)
  • 13 "Los del Perú sirven bien y son domables porque tienen más razón que éstos, y porque todos fueron (...)

3Afirmar que las sociedades indígenas de la "Gobernación" de Popayán estaban continuamente en guerra unas contra otras antes de la conquista, no parece ser una afirmación fundada en una documentación precisa. El viajero Cieza de León constata por el contrario que numerosos grupos indígenas, los de Ancerma y Caramanta por ejemplo, los quimbayas más al sur y los indígenas de Cali, mantenían entre ellos relaciones de paz y de unión porque, escribía él, "son todos los desta provincia amigos y confederados"7. Los quimbayas colaboraron pacíficamente con los españoles en la fundación de Cartago en 1540 y J. Friede señala en este sentido: "Lo que sí es cierto, es que los documentos y la información de los testigos que evocan la pretendida lucha entre los quimbayas y las tribus vecinas son escasos.. "8. Los primeros levantamientos de estos indígenas se sucedieron solamente en 1542, contra la opresión española. De esta manera, en el caso de los indígenas de Popayán, habitantes ubicados a lo largo del curso del río Cauca, lo mismo que para los indígenas del Alto Magdalena - los dos territorios conformaban la Gobernación de Popayán descrita por Cieza de León - lo único que uno puede afirmar es la resistencia, de diversos grados, que estos indígenas opusieron a sus invasores9. Esta resistencia se encontraba propiciada por la estructura de sus sociedades. Cieza de León hace una sorprendente descripción de estos grupos indígenas, poniendo en evidencia la libertad de movimiento que existía y como ésta se relacionaba con su rechazo a someterse a una ley extranjera10. La armonía de la vida en estos grupos se encontraba fundamentada sobre los espacios vacíos que los separaban, siendo cada uno amo de un territorio suficientemente amplio para asegurar su subsistencia y sus desplazamientos sin molestar a sus vecinos11. Estos grupos tenían su propio jefe o cacique, pero ninguno de estos caciques parecía ejercer una autoridad sobre los caciques vecinos12, 10 que acentuaba la diferencia entre la organización de las sociedades de Popayán y aquellas sometidas a los incas13. Sin embargo, y sin hablar del "tributo" en el sentido como lo entendía el Inca, los caciques de Popayán eran honrados por sus subditos y recibían numerosos regalos; entre estos, el oro y las "mantas" de algodón constituían dos componentes fundamentales de la vida cultural de dichos grupos. Pero mientras que la "Gobernación" de Popayán poseía oro en abundancia, principalmente en sus ríos, las "mantas" cuyo uso era generalizado en estas sociedades, no eran fabricadas sino por los quimbayas. Este hecho hizo crear un sistema de intercambio con los chibchas, relación que se comprenderá mejor si determinamos el lugar que ocupaban el oro y las "mantas’ dentro de la cultura de Popayán.

  • 14 Según H. Trimborn (Señorío y Barbarie en el Valle del Cauca: 172-173) toda la vida indígena, está (...)
  • 15 Cieza de León, op. cit.:78.
  • 16 Ibídem,:87.
  • 17 Ibídem,: 110.

4Estos indígenas veneraban los ríos, ricos en oro de aluvión, y no tomaban sino el metal precioso necesario para sus ritos puesto que en caso contrario "el dios del río no se lo regalaría nunca más"14. Este oro sagrado permeaba la vida social del grupo. Era fundido, transformado en joya, ofrecido al cacique para obtener a cambio el beneficio de su protección15. Dentro de este sistema de regalos y contrarregalos de valores muy sacralizados, siguiendo las reglas de la reciprocidad, los indígenas rivalizaban de tal manera entre ellos por agradar a su jefe que Cieza subraya que, en esta provincia de Popayán, "los señores son en extremo regalados"16. El cacique detentaba un poder mágico y religioso que era exaltado por la abundancia de regalos. Honrando al jefe, se veneraba el espíritu de los ancestros que lo habitaban. Entre la vida y la muerte, no existía, según estos indígenas, la separación que nosotros establecemos según nuestra óptica europea. El espíritu de los ancestros animaba a los vivos a tal punto que Cieza señalaba: estos indígenas "creen que sus mayores tornan a vivir, y algunos tienen que las ánimas de los que mueren entran en los cuerpos de los que nascen... "17 El oro, regalo de los dioses, les llegaba por derecho. Este aseguraba la cohesión de la creencia de estos grupos; era entonces normal el ofrecérselo a aquel que establecía la ligazón entre el mundo de los vivos y el de los muertos, al cacique que detentaba el más alto poder. El oro servía de adorno al jefe, o lo acompañaba en su tumba, en homenaje al espíritu de los ancestros.

  • 18 M. Mauss "Essai sur le Don" en Sociologie et Anthropologie: 165. El autor evoca las sociedades de (...)
  • 19 Cieza de León, op. cit.: 68 y 71. Algunas veces los Señores eran enterrados "en lo alto de los cer (...)

5M. Mauss escribía: "Los intercambios de regalos entre los hombres, homónimos de los espíritus, incitan los espíritus de los muertos, los dioses, las cosas, los animales y la naturaleza a ser generosos hacia ellos"18. La prodigalidad de los indígenas de Ancerma hacia sus señores, maravillaron al viajero Cieza de León. El describía los cántaros llenos de joyas de oro fino que eran puestos junto al cacique difunto. Su cuerpo se envolvía en ricas "mantas" de algodón, y luego se depositaba en su tumba, cavada algunas veces en la misma casa cuya puerta se ubicaba hacia el nacimiento del sol19.

  • 20 Debe exceptuarse a los indígenas quimbayas, recolectores de algodón y fabricantes de "mantas". Per (...)
  • 21 J. Friede quien presenta a los chibchas "como un pueblo eminentemente industrioso con un balance a (...)
  • 22 Cieza de León evoca los intercambios que unían a los indígenas de Arma con aquellos "de las nacion (...)

6Llegamos aquí a un punto muy interesante en la vida de estos grupos. El uso ritual de las "mantas" de algodón es atestiguado por numerosos informantes, pero no parece que la materia prima, el algodón silvestre, haya sido suficiente para cubrir sus necesidades20. Este hecho distinguía a los indígenas de Popayán de los chibchas del Nuevo Reyno que, como sabemos, obtenían el algodón silvestre de los valles cálidos vecinos a su territorio y elaboraban sus vestimentas, no sólo para satisfacer sus propias necesidades, sino también para exportarlas al exterior, hasta el valle del río Cauca21. Todo esto hizo que se creara una corriente de intercambios entre los indígenas chibchas y los indígenas de Popayán, ricos en oro, pero que debían satisfacer sus necesidades en "mantas"22.

  • 23 J. Friede Invasión del País de los Chibchas, op. cit.:17.
  • 24 J. Pérez de Barradas: "Los Muiscas antes de la Conquista", Volumen 2:139.
  • 25 Epítome de la Conquista del Nuevo Reyno de Granada, transcripción completa del manuscrito por D. R (...)
  • 26 Fernández de Oviedo: "Historia Natural y General de las Indias" Tomo III: 128.
  • 27 "Sus tractos e mercaderías son muy ordinario, trocando unas cosas por otras e con mucho silencio e (...)
  • 28 H. Trimborn anota que entre los grupos indígenas de Popayán no existía una moneda independiente de (...)
  • 29 Marcel Mauss diferenciaba tres etapas para llegar a la noción de moneda:
    -Una fase estática en la q (...)
  • 30 J. Pérez de Barradas "Los Muiscas antes de la Conquista", op. cit. volumen 1:146.

7J. Friede enfatiza la dinámica de estos intercambios fortalecida por la vida pacífica de los indígenas chibchas: "La cultura chibcha no puede ser considerada como una cultura de conquista, como fue el caso de los Incas o de los Aztecas. Se encontraban pueblos de agricultores, que poseían industrias muy desarrolladas, pero sin ambición política. Las construcciones típicamente militares son desconocidas. Los chibchas exportan sus excedentes de producción hacia las regiones vecinas como medios de intercambios muy activos. Una de las principales divinidades chibchas, Chibchacum, era la divinidad de los mercaderes, orfebres y agricultores"23. Pero será Bochica, el dios civilizador, quien habría enseñado a los Chibchas el arte de hilar el algodón y de tejer las "mantas"24. Esto explica porqué esta industria tan desarrollada entre los chibchas, cobrase al igual que el trabajo del oro, un origen mítico. La habilidad manual de los tejedores y de los orfebres era considerada como el efecto de una fuerza mágica, dada por el dios, la cual conllevaba múltiples obligaciones sociales, en especial los regalos que debían ofrecer a los caciques25. Estos indígenas - escribe el cronista Fernández de Oviedo- apreciaban el oro y las piedras preciosas mucho más que los cristianos. Utilizaban el oro en joyas, como dádivas, armas, y con frecuencia para muchos otros usos, a fin de ofrecerlo en sus templos, crear sus ídolos, o bien honrar a sus muertos26. Nada dentro de esta descripción deja suponer que estos objetos en oro sirvieran de moneda en el sentido que hoy la conocemos. G. Fernández de Oviedo lo dice formalmente: estos indios "no tienen moneda"27. La misma observación se aplica a los indígenas de Popayán28. En estas dos culturas el valor del oro venía de su virtud mágica: el oro contenía la fuerza. Y cuanto más lejos los intercambios traspasaban el seno del grupo, difundiéndose en múltiples grupos y favoreciendo la emulación, mayor riqueza cultural adquirían estas sociedades, porque estimulaba la creatividad de sus artistas29. Sus obras les permitían la realización de sus ritos. Y siguiendo la observación de J. Pérez de Barradas, "las ofrendas a los dioses no creaban una base a la especulación, puesto que el exceso se enterraba y era tabú"30.

  • 31 Ver Fray Pedro de Aguado Historia de la Provincia de Santa Marta y Nuevo Reyno de Granada Volumen (...)
  • 32 Ver J. Friede "Invasión del País de los Chibchas", op. cit.: 18. Reuniendo las informaciones de di (...)
  • 33 P. Rivet señala: "A pesar de las diferencias morfológicas que existen entre las industrias de Anti (...)
  • 34 Cieza de León, op. cit.: 73. Para situar los territorios nombrados por los antiguos cronistas - lo (...)

8Es interesante tratar de trazar las rutas que siguieron los indígenas para realizar estos intercambios. En primera instancia, los chibchas frecuentaban la región de Mariquita, rica en oro, donde obtenían el metal en bruto31. Atravesaban el río Magdalena por el "paso de Mariquita" y penetraban en el territorio que recibía, antiguamente, el nombre de Arbi, el cual parece corresponder al actual "páramo Herveo"32 La ruta, que pasaba por el territorio de los indios "carrapas", al norte de los quimbayas, atravesaba el río Cauca en el "paso de Irra", uniéndolos a la región de Ancerma y de Antioquia33. Podían también, sin atravesar el río, bordeando la ribera derecha, coger los caminos que llevaban directamente a Arma, gran lugar de encuentro de mercaderes. Así lo señala Cieza de León, quien escribía que de Arma se iba hacia Mugia, y más al este, se pasaba la cordillera de los Andes, tomando "un camino antiguo muy grande, y otros, por donde contratan con las naciones que están al oriente que son muchas y grandes... "34.

9Entre los habitantes del valle de los chibchas y aquellos del territorio de Popayán, se establecieron relaciones pacíficas, fundadas sobre valores de orden cultural que conllevaban la complementariedad de los intercambios y la reciprocidad de regalos. La llegada de los españoles a estos territorios debió perturbar la armonía de estos intercambios y el desfase de sus objetivos.

2: EL CIRCUITO COLONIAL DE LAS MANTAS Y SU IMPACTO SOBRE EL POBLAMIENTO AUTÓCTONO.

  • 35 Ver G. Colmenares: Economie Miniere et Société... op. cit.: 16-19

10La conquista española de la Nueva Granada fue determinada por la unión de las fundaciones de Popayán, sobre el eje del río Cauca, a las fundaciones del Nuevo Reino. Gracias al paso del Quindío, a través de la cordillera Central, Santa Fé fue unida a Cartago con la fundación de Ibagué, en 1552. Una antigua ruta indígena se convirtió en una vía de comunicación española35.

  • 36 Ibídem,: 26
  • 37 ARAH/M 9-25-4-4661.
  • 38 La fundación de la "Casa de la Moneda" tuvo lugar el 1 de abril de 1620. (Ver M. Barriga Villalba: (...)
  • 39 Ver H. F. Burzio: Diccionario de la Moneda Hispanoamericana.- Volumen II: 173.

11El proceso de dominación de los indígenas del altiplano de Bogotá-Tunja se realizó fácilmente. "La presencia de un pueblo indígena pacífico y que ya poseía un esbozo de organización social y política simplificó el proceso de apropiación de excedentes económicos que debían alimentar la ‘República española’, es decir el primer núcleo de un establecimiento urbano"36. Pero la apropiación de los "excedentes económicos" de los chibchas se realizó, por parte de los españoles, sobre una base nueva: aquella de las leyes monetarias importadas por los conquistadores en la Nueva Granada. Un documento de 1560, que describe el Nuevo Reino y la Gobernación de Popayán, muestra las aplicaciones de esta ley, en el medio indígena, en este país del oro37. En 1560, no existen en la Nueva Granada, monedas acuñadas, ya que no existe Casa de la Moneda38. El oro en polvo sacado de las minas, o las pequeñas piezas de orfebrería indígena son fundidas, aleadas, marcadas con la marca real y sometidas a los derechos fiscales. Son los "tejos" de baja ley, que salen de la orfebrería indígena, o las barras, lingotes de alta ley. Para efectuar estas operaciones de fundición se aplicaba la ley de un patrón de valor fijo, de una moneda de cuenta: el peso de "buen oro" que representaba un peso de 4,6 gramos de oro, de 22,5 quilates, con un valor de 450 maravedíes durante la época que nos ocupa39. La aplicación de esta ley no fue la misma en el medio indígena de la sabana de Bogotá - Tunja que dentro de aquel de la Gobernación de Popayán.

  • 40 Ver Aguado, op. cit. Tomo 1: 365. El autor subraya que los chibchas, carentes del oro nativo, lo a (...)

12En la sabana chibcha, sin territorio aurífero, los "excedentes económicos" de los indígenas estaban compuestos por piezas de orfebrería de baja ley, en promedio 7,5 quilates40 y por "mantas" de algodón en gran cantidad. En 1560, los chibchas son tasados no sólo en mantas sino también en "pesos de buen oro", como lo india el visitador cuyos datos resumimos en la Tabla 1:

TABLA 1. Tasaciones anuales de los Distritos de Bogotá -Tunja

TABLA 1. Tasaciones anuales de los Distritos de Bogotá -Tunja
  • 41 Ver H. F. Burzio (op. cit. Tomo II: 184) quien da un ejemplo de una conversión del mismo orden.

13Las tasaciones en oro, en apariencia moderadas, eran en realidad aniquilantes para los indígenas, porque se hacía necesario triplicar el número de piezas de orfebrería indígena, de 7,5 quilates, para conformarse a las exigencias del "peso de buen oro" de 22,5 quilates. Se efectuaban conversiones, aplicando el sistema vigente, dada la ausencia de moneda acuñada41.22.752 pesos de 4,6 gramos cada uno equivalían a 107,1 kilos de oro de 22,5 quilates; bien 107,1 x 3 = 321 kilos de oro de 7,5 quilates que los indígenas debían entregar al año.

  • 42 G. Colmenares Historia Económica y Social de Colombia. 1537-1719 op. cit.:.100.
  • 43 Ibid.: 100

14Una opresión semejante sobre la producción tradicional, que para los indígenas tenía un valor cultural, desembocaba en una desestructuración de la sociedad indígena. Como es natural, con sus reservas agotadas, el indígena prefería convertir en "mantas" fabricadas localmente, el tributo en oro que no podía entregar. Pero la conmutación en "mantas" del tributo en oro implicaba una elevación del precio de la "manta". Este se establecía, de la manera más baja posible para los encomenderos42 Con el fin de evitar el abuso, en 1560 el Oidor Tomás López fijó este precio en medio peso, precio discutido por los encomenderos deseosos de recaudar la mayor cantidad de mantas a mejor precio. Los indígenas aceptaban sus condiciones, porque el tesorero de la Audiencia, García de Valverde, constataba que los indígenas se resistían de tal forma a pagar las tasaciones en oro, "que ellos estaban dispuestos a dar una cantidad más grande de ‘mantas’ que su equivalente en oro... "43. Basándose solamente en el precio oficial, medio peso la "manta", se puede formar una idea del número de "mantas" recuperadas gratuitamente por los encomenderos, gracias al tributo.

1522.752 pesos = 45.504 "mantas" que se añadían a la tasación.

1645.504 "mantas" + 43.490 "mantas" = 88.994 "mantas"

17Tenemos, entonces, la cantidad de 90.000 "mantas", monto que se encuentra probablemente muy por debajo de la realidad. Estas "mantas" van ahora, en un fructuoso comercio para los españoles, a reencontrar el camino de la Gobernación de Popayán. Pero este circuito se articulará a un sistema comercial totalmente extraño a los ritos de intercambio practicados en otros tiempos por los indígenas ahora desposeídos.

18Nuestra atención se focalizará en la Gobernación de Popayán para seguir el circuito de las "mantas" en esta zona dominada por los españoles. En 1560, el visitador no menciona tasaciones en oro en este territorio, tradicionalmente productor de oro. Tal paradoja puede sorprender aún más, cuando constatamos que las únicas tasaciones en oro se hacían en el altiplano chibcha que no poseía tal metal. El visitador indica que las tasaciones de la Gobernación recaían principalmente en el suministro, por parte de los tributarios, de "mantas" a sus encomenderos. Hemos visto que los indígenas de Popayán - a excepción de los quimbayas - obtenían sus mantas del exterior. Las costumbres tradicionales se oponían entonces, en muchos lugares, a la realización de esta tasación.

  • 44 "La tasación debía hacerse en productos de la tierra, sin imponer trabajos en las estancias o mina (...)
  • 45 ARAH/M Relación de 1560; folio 7 verso.

19Tal tasación parece, por su moderación, acatar las ordenanzas de la Corona44. Sobre 13 villas censadas en 1560 que totalizaban 62.299 tributarios, se encontraron 5 villas tasadas con 35.280 "mantas" y 8 villas no tasadas donde el tributo se dejaba a la estimación del encomendero, obligado solamente a moderar sus exigencias. Para resumir la situación, habría sido exigido, en promedio, una "manta" por tributario45. Pero en realidad, las tasas en "mantas" - no entregadas - van a servir de pretexto a los encomenderos:

  • Sea para obligar al indígena a ir a la mina para poder pagar a su encomendero el valor de la "manta" en oro. Este es el caso de los tributarios de Cali46.
  • Sea para obligar al indígena a comprar las "mantas" venidas del exterior, con el objeto de cumplir con su tributo, como lo constata, en 1568, el oidor Pedro de Hinojosa47.
  • 48 En el curso de la visita de Angulo de Castejón a Cartago, en 1568, los encomenderos hicieron alusi (...)
  • 49 Relación de 1560, folio 10 verso

20En estos dos casos, existía conmutación en oro del valor de la "manta" en la Gobernación de Popayán, y este sistema era exactamente a la inversa del que se utilizaba en la región de Bogotá - Tunja. Existía entonces repercusión sobre los precios: la "manta" chibcha era avaluada muy bajo y la "manta" de Popayán alcanzaba un valor máximo, siempre sobre la base del "peso de buen oro", del cual la ley manejaba el conjunto de sus operaciones. En Cartago, por ejemplo, donde la producción habitual de "mantas" quimbayas se reducía, una "manta" tradicional costaba el precio exorbitante de 4 pesos la unidad, mientras que aquella importada del Nuevo Reino se vendía alrededor de 2 pesos48. Se va a crear entonces un comercio entre los encomenderos y mercaderes del Nuevo Reino, por una parte, y la Gobernación de Popayán por la otra, que obligaba a los tributarios a comprar cada año "gran cantidad de mantas de Tunja y de Santa Fé"49. Esto significa que se sobrepasaba ampliamente la tasa, o que en las villas no tasadas no se tenían en cuenta los consejos de "moderación".

  • 50 Cédula Real del 30 de marzo de 1549, citada por Juan Friede en Documentos inéditos para la histori (...)
  • 51 El visitador de 1560, dando las cuentas generales de la producción minera para el año en la Nueva (...)
  • 52 Hablando del punto de partida del circuito, Bogotá-Tunja, donde los encomenderos recuperaban las " (...)

21Para tener una idea aproximada de la importancia de estos tráficos extraoficiales - ya que las conmutaciones estaban prohibidas por la Corona50 - plantearemos una hipótesis: el tributo chibcha proporcionaba, al menos, 90.000 "mantas" a los encomenderos de Bogotá -Tunja. Estas, enviadas a la Gobernación de Popayán, eran vendidas a 2 pesos la unidad. Esto representa 180.000 "pesos de buen oro" a los beneficiarios. Y como no existe moneda acuñada, los encomenderos recibían de sus tributarios, o bien el oró en polvo extraído de las minas, o joyas indígenas obtenidas mediante intercambio. El interés de este comercio se basa en que se mantenía completamente al margen del control del Estado. En efecto, el Rey percibe derechos fiscales de la producción en las minas51, pero dentro de este circuito, oficialmente no aparecen más que las "mantas" tanto en el Nuevo Reino como en la Gobernación de Popayán. Y los tributos en "mantas" no pagaban derechos al fisco. Estamos entonces ante un circuito de fraudes, al cual el visitador de 1560 hace alusión en su informe52.

  • 53 Los Oficiales Reales de Santa Fé, en su relación de 1571 informan "del oro fundido que lo funden l (...)
  • 54 Cieza de León escribía: "Los indios desta tierra alcanzaban mucho oro de baja ley. También poseyer (...)
  • 55 "La situación que se encuentra entre los indios es lamentable. Se les trata como esclavos, vendién (...)

22La operación es aun más interesante porque, sobre el oro de las minas, se daba el "diezmo" al estado, mientras que las joyas de la producción indígena, recogidas en abundancia por los encomenderos de Popayán, eran tasadas al "cuarto" por el fisco53. Y por estar en la tierra del oro, muchas de estas joyas tenían un quilataje generalmente más elevado que aquel de la orfebrería chibcha54. Los encomenderos acumulaban así una riqueza que escapaba al control del Estado. Pero, para conformar este tesoro, era necesario una mano de obra no declarada enviada a las minas. Absorber clandestinamente la producción indígena consistía, en primera instancia, en utilizar su trabajo. Esta situación llevaba naturalmente a los encomenderos a emplear a los indígenas como esclavos. Y precisamente, Juan del Valle, obispo de Popayán entre 1550 y 1559, denunciaba el tráfico efectuado con la mano de obra indígena, empleada como esclava por los encomenderos para el trabajo en las minas55.

23Esta es la nueva finalidad de este circuito de las "mantas", del cual los españoles sacaban provecho moldeando su nuevo comercio sobre las costumbres indígenas preexistentes. El indígena se mantiene como el soporte del sistema. Es él el trabajador, el productor, pero también el desposeído, ya que los bienes que elabora para el español son arrancados a su cultura y pierden así su valor espiritual. "Mantas", "joyas", oro, antes objetos sagrados, se convierten ahora, para los indígenas, en bienes muertos en el momento en que son entregados al opresor español quien, a través de un tributo de esta naturaleza, transforma en esclavos a estos hombres libres.

3: RECUPERACIÓN DE ESCLAVOS Y REBELIÓN EN LA GOBERNACIÓN DE POPAYÁN: 1560 -1573.

  • 56 "Relación sobre la provincia de Popayán, sus pueblos, productos e Indios". Publicada en la Colecci (...)

24Entre 1560 y 1573, la Gobernación de Popayán vivió una fuerte disminución de población, a la cual podemos aproximarnos comparando los censos realizados por el visitador de 1560, con aquellos hechos por otro informante, Fray Gerónimo de Escobar56. (Tabla 2).

TABLA 2. Disminución de la población en la Gobernación de Popayán

TABLA 2. Disminución de la población en la Gobernación de Popayán

25Según estos resultados, se observa que a pesar de la fuerte disminución de tributarios se encuentra una débil disminución de encomenderos. El caso de tres grandes centros mineros de la Gobernación son asombrosos: allí se constata el aumento de los encomenderos, a pesar de la disminución oficial de la mano de obra:

TABLA 3. Disminución de tributarios y encomenderos.

TABLA 3. Disminución de tributarios y encomenderos.

26Si a pesar de esta caída demográfica, los encomenderos mantienen aún el control de estas zonas auríferas - o del nudo de paso de Cartago - significa que las minas están siendo explotadas. Las cifras oficiales de la producción minera contribuyen a apoyar esta afirmación:

  • En 1560, el visitador informa sobre el monto anual para las 13 villas del territorio de Popayán: una vez efectuadas las operaciones de fundición, quedaban oficialmente 189.006 "pesos de buen oro"57.
  • En 1573, Fray Gerónimo Descobar, detallando la producción anual de los 7 principales centros mineros activos en la Gobernación, llega a un monto total oficial de 234.000 "pesos de buen oro"58.

27El aumento de la producción minera, a pesar de la disminución de la mano de obra indígena, conduce a formular dos hipótesis:

  • Los encomenderos podían utilizar una mano de obra supletoria, la cual sería la mano de obra esclava negra.
  • Los encomenderos recuperan una mano de obra no declarada: el esclavo indígena. En estos dos casos, esta clase de utilización de la mercancía humana, abre las puertas a los fraudes en la producción minera.
  • 59 G. Colmenares Historia económica y social, op.cit.: 206. Según este autor, las autoridades locales (...)

28Nos detendremos entonces, en primera instancia, en el caso de la llegada de los esclavos negros a las minas. Su compra es reglamentada por la Corona que, en el período que nos ocupa, otorgaba las licencias para esta operación. Para eludir los derechos fiscales, los españoles declaraban la compra de algunos negros, efectuando clandestinamente el contrabando de la mercancía esclava desembarcada en Cartagena59.

  • 60 Hacia 1547, el visitador Sebastián de Magaña, evocando la situación de las minas de Ancerma, evalú (...)

29Es difícil evaluar la importancia de este negocio. Sin embargo, Gerónimo de Escobar brinda una preciosa información relacionada con los dos centros mineros importantes de la Gobernación en 1573: Antioquia emplearía en las minas 800 indígenas acompañados por 600 negros. Ancerma, por su parte, utilizaría 800 indígenas con 1000 negros. En esta época, un esclavo negro rentable se compraba alrededor de 250 pesos en Cartagena60. Comparemos el capital invertido en esclavos negros con la producción oficial de estos dos centros en 1573:

TABLA 4. Capital invertido en esclavos negros y producción, 2573.

TABLA 4. Capital invertido en esclavos negros y producción, 2573.
  • 61 Insiste en "la función de motor esencial que jugaba el oro en la economía del Nuevo Reyno y por lo (...)
  • 62 J. López de Velazco: Geografía y Descripción Universal de las Indias: 175
  • 63 Gerónimo de Escobar habla en principio de todo el oro, sacado de las minas de la Gobernación de Po (...)

30Una producción oficial tan corta no parece capaz de sustentar inversiones semejantes, sobre todo teniendo en cuenta que el capital negro es frágil, perecedero y, por lo tanto, constantemente renovado. Aquí palpamos, como lo resalta P. Chaunu61’ el fraude en las declaraciones oficiales de producción minera. El alto rendimiento de las minas es real. Evaluarlo fuera de los circuitos oficiales, no puede admitirse sino a título de hipótesis. Sin embargo, una afirmación de J.López de Velasco, hecha hacia 1573, da una idea de la situación en la vecina provincia de Veragua: "Cada negro", dice el cosmógrafo, "saca por lo menos un peso cada día., y el oro llega a la ley"62. Por su parte, Escobar escribía, en la misma época, que los fraudes practicados en la Gobernación de Veragua podían compararse a aquellos que se daban en las minas de Popayán63. Formularemos entonces, una hipótesis sobre la producción minera de Antioquiay Ancerma hacia 1573:

  • 3.200 trabajadores indios y negros son empleados en las minas.
  • Ellos trabajan 250 días al año.
  • Ellos extraían, en promedio, un peso de oro al finalizar cada día.

31Los datos anteriores nos señalan una producción real mínima de 800.000 pesos al año, contra 120.000 pesos declarados en estos dos centros. Esta evaluación de la producción real no parece exagerada, si uno tiene en cuenta que el capital negro invertido representa 400.000 pesos.

  • 64 Fray Pedro de Aguado precisa que los Panches "fueron ahuyentados de los nuestros, dejando sus casa (...)
  • 65 El visitador escribe: "Tendrá hasta mili yndios que estan de guerra; causola tener a las espaldas (...)

32Pero este capital negro es, igualmente, un "lujo insensato". Los encomenderos tenían entonces interés en mantener a los indígenas en las minas, recuperando esclavos con ocasión de las rebeliones indígenas. Esta oportunidad se ofrecía a los españoles, en particular, en el territorio de Arma, antiguo lugar de convergencia de intercambios pacíficos entre los indígenas. Arma es ocupado a la fecha por los españoles y se convierte en un centro de guerra causada por la huida de los panches, quienes son expulsados de Tocayma y Mariquita por los españoles64. Los panches atraviesan la cordillera central e invaden la zona de Arma. Habríase dado entonces un choque entre las dos tribus y el grupo arma, dueño de su territorio y quien habría defendido su espacio vital amenazado. Esta situación es evocada por el visitador de 156065 y podría ser explicada, dentro de ciertos límites, por la reducción del espacio vital de los grupos indígenas causada por la implantación española.

  • 66 Ver J. Friede Los Quimbayas

33Pero mientras que el visitador de 1560 hace alusión a esta guerra intertribal, no menciona la acción cruel llevada a cabo contra estos indígenas por los españoles implantados en el territorio de Arma. En particular fue el capitán Muñoz, adjunto del gobernador de Cartago y fundador de la villa española de Arma, quien provocó con su violencia el odio de los indígenas en 1543. Con ocasión de una nueva revuelta en 1554, ejerce una terrible represión, siendo asesinado por sus tributarios, quienes continuaban, según parece, la lucha contra la opresión española66.

  • 67 "gente desnuda y caribe y mayores carniceros que ay en rodas las Indias de suerte que los vivos so (...)
  • 68 A pesar de las controversias nacidas entre los teólogos sobre este problema, la Corona se mostró m (...)
  • 69 Gerónimo de Escobar Relación de la Provincia de Popayán op. cit.: 478
  • 70 Relación de 1560, folio 12.
  • 71 J. Friede: Los Quimbayas... op. cit.:87

34Toda la habilidad del texto del visitador de 1560, se dirige a asegurar que las causas de la revuelta que se dio en Arma, son únicamente imputables a los indígenas; los españoles, en este episodio, no actúan sino como "pacificadores". Su acción no sería más que benéfica, puesto que los de Arma se devoraban entre ellos en tales proporciones que se trataba de una verdadera carnicería67. Recordemos al respecto que las costumbres de antropofagia, que existían en algunas de estas sociedades, y en particular entre los panches, tenían un sentido ritual cuyo alcance es necesario comprender y medir. Su evocación, hecha por los cronistas, debe ser tomada con reserva, ya que ésta hace parte de sus frecuentes exageraciones. La magnificación de los hechos presentados por los españoles se explica porque la antropofagia era una de las principales razones que legitimaba la esclavitud de los indígenas68. Y precisamente, Arma, después de la conquista, era un centro esencial de esclavización de los indigenas. La caída demográfica de la población autóctona es allí intensa: de 30.000 tributarios que existían a la llegada de los españoles en 154269, sólo quedan unos 1885 en 156070. En veinte años, se registra una disminución del 93,7 % de la población. La principal razón de este hecho es resaltada por J. Friede, quien habla del intenso tráfico de esclavos en Arma, bajo la cobertura de rebeliones indígenas. No era preocupación el solicitar la licencia del Rey para capturar a los revoltosos. Se reducían a esclavos, sin medida, se vendían en cantidad en las regiones vecinas o aún en territorios más lejanos71. Y estos indígenas iban a engrosar el número de trabajadores de las minas. Los indios panches, por ejemplo, cuya presencia fue evocada en el territorio de los indios arma en 1562, fueron esclavizados y mandados a trabajar en las explotaciones mineras de los españoles. Es esto lo que denunciaba, en su visita de 1560, el oidor Melchor Pérez de Arteaga:

  • 72 "Relacion de los Pueblos de la Audiencia y Chancelleria del Nuevo Reyno de Granada, Gobernación de (...)

"Y aunque está prohibido que no se hechen yndios a las mynas con fraudes y cautelas les hacen sacar oro a buelta de los negros que ay en quadrillas en las minas"72.

35En esta misma época, los indígenas de la Gobernación de Popayán y del Nuevo Reino, aún no habían sido vencidos. Si bien las zonas mineras y el altiplano chibcha eran dominados por los españoles, existían rutas transversales de una gran importancia, que se mantenían en poder de los indígenas rebeldes. Ellos cortaban vías que unían el Nuevo Reino con la Gobernación de Popayán y amenazan el equilibrio del sistema económico organizado por los españoles. La lucha de los indígenas se manifiesta aquí por la protección celosa de sus caminos tradicionales.

36Comparemos el mapa de los caminos de los indígenas antes de la conquista, con aquel de los transportes entre las minas de los españoles en 1560. Dos vías principales, que atraviesan la cordillera central, han desaparecido:

  • Al norte, aquella que unía Mariquita con Arma, antiguo camino de los chibchas.
  • Al sur, aquella que unía Santa Fé -Neiva- Timaná- Popayán- Pasto. Era el acceso, por el valle del Alto Magdalena, del Nuevo Reyno con Pera.

37Estas dos zonas de guerra fueron ocupadas por algunos grupos indígenas, para quienes la lucha adquiría rasgos particulares; las causas de su resistencia y sus objetivos de combate presentaban variaciones entre los indígenas del norte y los del sur. Estos factores explican la extensión de la rebelión, la cual era limitada hacia el norte y mucho más extendida en el sur.

  • 73 "Es platica muy comun entre los que tienen noticia desta tierra que seria cossa de mucha ymportanc (...)
  • 74 Fray Pedro de Aguado escribe: "Los indios, como su intento jamás fue de perder su libertad ni suje (...)
  • 75 Relación de 1560, Folio 13 verso
  • 76 Ibidem, folio 15
  • 77 Ibid, Fol. 10v.

38La ruta del norte era aquella del oro y los oficiales reales insistían sobre los peligros de los transportes por este camino entre Mariquita y Arma73. Los rebeldes, reducidos a las montañas, huyeron del yugo español. El visitador de 1560 señala, por ejemplo, que en Mariquita los tributarios colaboraron con los españoles a su llegada a esta región. Pero la causa fundamental de la deserción entre estos indígenas, era el deseo de conservar su libertad a todo precio74. En un segundo lugar, se puede mencionar la existencia de una "guerrilla", siendo los indios de Mariquita quienes "vienen al asiento de las minas continuamente y matan españoles... y yndios y negros questan labrando las dichas minas"75. El objetivo de los combates es entonces el de mantener la fabricación tradicional de orfebrería. Los grupos rebeldes de Mariquita y Vitueyma - escribe el visitador de 1560 -"es gente rica de oro y que lo poseen en joyas y lo sacan de las mynas y lo sacaban antes que los españoles viniesen"76. El mismo objetivo incitaba a la revuelta a los grupos de la región de Ancerma, al extremo de la antigua ruta del intercambio del oro77. Estos hechos ponen en evidencia las rupturas generadas por la intrusión de los españoles en el mundo indígena: dos polos se constituyen - con estadios intermedios que matizan las posiciones extremas - aquel de los indígenas sumisos al yugo español y aquel de los rebeldes que desea mantener sus tradiciones de orfebrería, y por lo tanto, su culto.

MAPA 1. Caminos indígenas antes de la conquista.

MAPA 1. Caminos indígenas antes de la conquista.

MAPA 2. Caminos de transportes entre las minas de los españoles en 1560.

MAPA 2. Caminos de transportes entre las minas de los españoles en 1560.

39Entre los grupos que obedecían a un cacique, jefe hereditario poseedor de poderes religiosos y políticos, como el caso de los chibchas por ejemplo, que habían desarrollado un esbozo de organización estatal - la persistencia de estos cultos clandestinos en 1560 era un fenómeno importante. En el punto de partida de la ruta secreta del oro, la sociedad chibcha desarrolló una importante resistencia cultural que se manifestaba por el rechazo a la evangelización. El visitador de 1560 escribe que estos indígenas:

  • 78 Ibid. Fol 17.

"tienen susydolosy santuarios como antes que entrasen los españoles y tan secretos que no se puede averiguar donde estan. Hasta agora, no se ha convertido ningun cacique ni señor prencipal; y si alguno dellos se ha bautizado, viven en sus ritos y çerimonyas que antes tenían"78.

  • 79 Ibid. Fol.16r.

40Pero los lugares de rebelión se mantenían reducidos en la zona norte, y si bien la resistencia cultural se afirmaba, la expansión de las rebeliones se mantenía limitada. El visitador hablaba de dos mil "alzados" en la cordillera de Mariquita, o bien de mil rebeldes en Ancerma79. Vemos cómo las zonas claves de la producción minera se conservaban en poder de los españoles.

  • 80 Fray Gerónimo de Escobar evoca las prácticas de los indígenas que escondían el oro en las cavernas (...)
  • 81 Relación de 1560, folio 4
  • 82 Ibídem, folio 2. En su carta al Rey, datada en noviembre de 1549, Belalcázar escribía que los indí (...)
  • 83 En el Alto Magdalena, estaríamos en presencia de familias, viviendo entre ellas, o de pequeños gru (...)

41A pesar de esto, la persistencia de los cultos secretos se manifestaba igualmente en el territorio de Popayán. Los grupos sumisos a la autoridad de caciques hereditarios, que veneraban el oro, mantenían sus ritos tradicionales después de la conquista80. Pero el hecho más llamativo de la oposición de estos indígenas a los métodos de colonización española, es su rechazo a las "reducciones" en 1560. El visitador advierte este fracaso y atribuye su causa a la dispersión de la población de estos pequeños grupos, a la facilidad ofrecida por un medio montañoso para escapar al control, reencontrar la libertad y alojarse donde ellos tuvieran a bien81. En Chapanchica, por ejemplo, los indígenas eran inalcanzables, y "por ser la tierra donde abitan de gran montaña y doblada a esta causa esta la paz y al guerra en su voluntad"82. Nos detenemos aquí en el sur de la Gobernación de Popayán donde se prevé una resistencia de los indígenas ayudada por la dispersión del habitat, pero ésta depende del nomadismo de los grupos, como lo señala Cieza de León. Y este nomadismo es mucho más fuerte en el sur, en el Alto Magdalena, que al norte de la Gobernación o sobre el altiplano chibcha que aloja poblaciones ya sedentarias. La conquista favorece, en el sur, la segmentación de estos grupos móviles, y su concentración fuera del alcance de los invasores83. Este fue el caso de los grupos paeces y pijaos, habitantes del Alto Magdalena, al igual que los grupos musos y colimas que prolongaban, a lo largo del curso medio del Magdalena, una amplia zona de guerra, independiente de los centros mineros, pero que hacía pesar sobre el establecimiento español, una amenaza constante.

  • 84 "La tierra donde viven estos indios pijaos es muy áspera y fragosa y toda la más de montañas brava (...)
  • 85 El oidor Arteaga evoca el caso de musos y colimas que eligieron a un cacique de la provincia de Vé (...)
  • 86 Juan Friede: Los Andakis. op. cit.:106.
  • 87 Relación de 1560, folio 6 verso.
  • 88 Los Inconquistables....op. cit. nota (1):106.
  • 89 Fray Pedro de Aguado, Tomo III: 333
  • 90 N. Wachtel quien analiza las guerras de los araucanos, constata que con la adopción del caballo, e (...)
  • 91 "Ya se les acaba la pólvora con que tiran, y van ya huyendo..." declara el jefe arengando a sus in (...)
  • 92 Juan Friede señala: "Los Pijaos, Páez, Timanáes y Yalcones formaban un compacto grupo de tribus be (...)
  • 93 El padre Aguado escribía que los pijaos "se ponían en los caminos pasajeros que los españoles segu (...)

42Esta amenaza se volvía más fuerte a medida que la resistencia indígena se organizaba. Después de la segmentación de los grupos, se producía una nueva concentración de fuerzas. La invasión española provocó entonces, una reestructuración de los indígenas sobrevivientes. Se constata la fácil formación de alianzas entre diversas tribus en el Alto Magdalena, en especial entre los paeces y pijaos84. Estas familias, estos clanes unidos elegían su jefe de guerra para el tiempo que durara el combate, un guerrero valeroso para defenderlos85. Ellos se refugiaban en la montaña, asegurando su subsistencia gracias a los pequeños cultivos dispersos en los lugares abruptos de la cordillera86. De esta manera, fuera del alcance del enemigo, ellos lo observaban y así aprendían a vencerlo. Numéricamente estos indígenas, en 1560, debieron haber logrado una cantidad importante: el visitador de 1560 habla de 30.000 guerreros paeces y pijaos87. Hacia 1565 otro informador, más razonablemente, evocaba a 17.000 combatientes concentrados entre Timaná y Neiva88. Contra ellos, los españoles se encontraban en situación de inferioridad numérica, ya que López de Velasco censó, hacia 1573, alrededor de 2500 "vecinos" y encomenderos en el Nuevo Reino y la Gobernación de Popayán. En promedio, los españoles que partían al combate llevaban alrededor de 80 soldados en cada salida, procurando no exponerlos. En 1560, Domingo Lozano partió a pelear contra los paeces con 70 hombres, pero él poseía además 25 caballos de guerra, otros 60 de carga, 24 arcabuces, "y todas las cosas necesarias a la guerra"89. Sin adoptar como los araucanos el caballo en su lucha contra el enemigo90, los paeces y pijaos comprendieron muy rápidamente la estrategia del adversario y le quitaron sus armas y municiones. En 1560, el jefe de los indígenas paeces, Icuan, rompió las vías de comunicación que podían traerle refuerzos a Domingo Lozano, arengó a sus indígenas y puso en retirada a la expedición española91. La derrota fue total en una amplia porción del territorio dominado por los paeces y pijaos92 Estos indígenas continuaron hostigando a los españoles, interceptando todas las vías de comunicación hacia el sur las cuales unían el Nuevo Reino con Perú y por las cuales les llegaban los refuerzos a los españoles: caballos, armas y municiones93. En 1569, Neiva fue rodeada; en 1573, San Sebastián de la Plata fue destruido.

43Una acción así de fuerte, la organización de una guerrilla implacable, las alianzas espontáneas y durables, dejan ver ahora cuál era el objetivo que buscaban los combatientes. Ya no se trata de una acción parcial que buscaba conservar una orfebrería tradicional - como fue el caso de las rebeliones entre Mariquita y Arma - ahora la meta es un objetivo total: sacar al invasor de su tierra. Para estos indígenas, su "tierra" se integra dentro de su visión del espacio y del tiempo. En el espacio, es el suelo que señorean por tradición y que les proporciona los medios de subsistencia. Un dominio fecundo y sagrado. En el tiempo, es donde han vivido sus ancestros. La tierra conlleva ese sentimiento de duración por la comunicación con los espíritus de los ancestros que prodigan la fuerza y aseguran la continuidad de las relaciones con los vivos. Estos indígenas quieren sacar a los invasores de sus tierras para conservar, en su integridad, la vida tradicional.

  • 94 El Capitán Diego de Bocanegra informó a la Audiencia de Santa Fé de su lucha contra los pijaos: "L (...)

44Pero este objetivo no es estático: los indígenas saben adaptarse a los métodos de combate español para así mejor vencerlos. Existe entonces, al tiempo que una permanencia de la tradición, una innovación en la defensa, una flexibilidad en la invención, una inteligencia del combate, que constituyen novedades introducidas en estos grupos indígenas94. De manera muy especial, ellos supieron utilizar las condiciones favorables del medio natural para desarrollar contra los españoles una ludia que duraría más de un siglo.

45Veinte años después de la conquista, constatamos entonces los contrastes que presentaban las sociedades indígenas del Nuevo Reino y de la Gobernación de Popayán. Estas diferencias, anteriormente al contacto con los españoles, no eran indudablemente tan marcadas como las encontramos ahora. Pero el invasor español, determinando rupturas en la vida social de estas etnias, hizo nacer su resistencia, la cual es más viva en aquellos grupos que eran menos sumisos a las estructuras de tipo estatal, y más tenue entre los grupos ya organizados alrededor de caciques independientes unos de los otros, pero hereditarios, que poseían una cultura del oro tradicional, codiciado por los españoles. A pesar de la conservación de los cultos secretos, esta resistencia se iba debilitando en la sociedad chibcha, económicamente más desarrollada, pero estructuiralmente más vulnerable.

  • 95 Ver N.Wachtel: La Vision des Vaincus op. cit.: 115 -120.

46En Popayán y en el Nuevo Reyno existían entonces variaciones en la reacción del mundo indígena y en los métodos de conquista y colonización española. La aplicación de éstos en los dos territorios que estamos analizando, muestra en principio cómo los conquistadores utilizaron hábilmente y a su favor los intercambios complementarios que unían a las sociedades indígenas de estos dos territorios. Los intercambios reposaban en el sistema de valores que reflejaba la vida cultural de estas sociedades. Si los españoles hubieran conservado el equilibrio de estos intercambios, la reciprocidad de regalos, en una palabra: la cultura de estos grupos, los hubieran podido ampliar, respetando su finalidad y preservando así una población indígena capaz de acrecentar su producción conservando su vida tradicional. El sistema de reciprocidad hubiera podido también acompañarse de un sistema de redistribución, como lo comprendieron los conquistadores incas95. En lugar de establecer este equilibrio, los españoles, esquilmando las reservas tradicionales, sin reemplazarlas por ninguna fuente de producción que tuviera un valor tanto cultural como material - para los indígenas el trabajo tenía un valor cultural que aseguraba al mismo tiempo la subsistencia y la permanencia de los grupos - realizaron una desestructuración del medio indígena por la imposición de un tributo. Este era una obligación extraña a la vida del grupo, y el cual fue monopolizado por el invasor sin asegurar, en cambio, la posibilidad de vida, y aún la supervivencia de estas sociedades. Esta situación nos conduce directamente a la esclavitud de los indígenas, la cual es ahora justificada por la presencia de las rebeliones indígenas. Este método de conquista generó, en la Gobernación de Popayán y principalmente entre los grupos del Alto Magdalena, una resistencia que se hizo más fuerte a medida que el yugo se hacía más opresivo. Entre los indígenas de economía menos desarrollada, la Conquista española suscitó una resistencia encarnizada por defender su vida tradicional. Esta defensa generó entonces una adaptación a los métodos de combate de los invasores con el fin de poderlos vencer. Se constata una reestructuración del mundo indígena que habitaba este territorio como el método más eficaz para oponerse a las expoliaciones que los aquejaban. Este ejemplo abre la puerta a una investigación más profunda sobre las estructuras de estas sociedades, el dinamismo de su combate y la vida de estos grupos nómadas, tan diferentes de sus vecinos próximos, los incas vencidos.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Abreviaturas:

AGI/S: Archivo General de Indias, Sevilla.

ARAH/M: Archivo de la Real Academia de la Historia, Madrid.

Fuentes primarias publicadas:

ACEVEDO LATORRE, Eduardo (editor) Atlas de mapas antiguos de Colombia.- Bogotá, (s.f.)

AGUADO, Pedro de (1568) Historia de la Provincia de Santa Marta y Nuevo Reyno de Granada.- Espasa-Calpe, Madrid, 1930

CASTELLANOS, Juan de (1589) Elegías de varones ilustres de Indias. - Ed. Paz y Melia, Madrid, 1886

CIEZA de LEÓN, Pedro (1553) Primera parte de la Crónica del Perú. - Espasa-Calpe, Madrid, 1962

ESCOBAR, Gerónimo de (1582) "Relación sobre la provincia de Popayán, sus pueblos, productos e Indios" Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y organización de las provincias españolas de América. - la serie, Madrid, 1864-1884. Tomo 1:438492

FERNANDEZ de OVIEDO, Gonzalo (1542) Historia natural y general de las Indias.- Atlas, Madrid, 1959

FRIEDE, Juan Documentos inéditos para la historia de Colombia coleccionados en el Archivo General de Indias de Sevilla.-, Bogotá, 1960

GARCÉS, Jorge Colección de documentos inéditos relativos al Adelantado Capitán Don Sebastián de Benalcázar. 1535-1565 - Archivo municipal, Quito, 1936

LÓPEZ de VELASCO, Juan (1574) Geografía y Descripción Universal de las Indias.- Atlas, Madrid, 1971

ORTEGA RICAURTE, Enrique (dir) Los inconquistables. La guerra de los Pifaos. 1602-1603- Archivo Nacional de Colombia, Bogotá, 1949

RAMOS PÉREZ, Demetrio Ximénez de Quesada, cronista._ CSIC, Sevilla, 1972

SARMIENTO de GAMBOA, Pedro (1572) Historia Indica.- Atlas, Madrid, 1960

SIMÓN, Pedro (Fray) (1626) Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales.- Bogotá, 1892

SOLORZANO y PEREIRA, Juan de (1629) Política indiana.-Atlas, Madrid, 1972

TORRES DE MENDOZA, Luis (ed) Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y organización de las antiguas posesiones españolas de América y Oceania. - Madrid, 1864-1932

XIMENEZ DE QUESADA Gonzalo (1539) Epítome de la conquista del Nuevo Reyno de Granada.-ver RAMOS PÉREZ

Fuentes secundarias:

BARRIGA VILLALBA, M.Historia de la Casa de la Moneda.- Bogotá, 1969.

BURZIO, Humberto Diccionario de la moneda hispanoamericana.- Santiago de Chile, 1958

CHAUNU, Pierre y Huguette Séville et l’Atlantique (1540-1650).- Tomo VIII Les structures. - París, 1959

COLMENARES, Germán Economie minière et société dans la Nouvelle-Grenade, 1550-1717.-Université de Paris-Nanterre, 1972
Historia económica y social de Colombia, 1537-1719.- Universidad del Valle, Cali, 1973

FRIEDE, Juan "Don Juan delValle, primer obispo de Popayán" Estudios segovianos. - Segovia, 1952, Tomo IV
Los Quimbayas bajo la dominación española, 1539-1810.- Banco de la República, Bogotá, 1963
Invasión del país de los Chibchas.- Bogotá, 1966
Los Andaki, 1538-1947. Historia de la aculturación de una tribu selvática.-México, 1967

JARA, Alvaro Guerre et société au Chili. Essai de sociologie coloniale-Institut des Hautes Etudes de l’Amérique Latine, París, 1961

MAUSS, Marcel "Essai sur le don" Sociologie et anthropologie.- PUF, Paris, 1973

PÉREZ DE BARRADAS, José Los Muiscas antes de la conquista.- CSIC, Madrid, 1951

RIVET, Paul "L’orfèvrerie Colombienne" Actes du XXIIème Congrès international des Américanistes, 1924

TRIMBORN, Hermann Señorío y barbarie en el Valle del Cauca.- CSIC, Madrid, 1949

WACHTEL, Nathan La vision des vaincus.- Gallimard, París, 1971

Notes

1 Traducción del texto en francés realizada por Ximena Pachón.

3 Nathan Wachtel La Vision des Vaincus. Les Indiens du Pérou devant la Conquête espagnole. -: 04.

4 "Porque los Capitanes del Perú poblaron y descubrieron esta provincia de Popayán, la porné con la misma tierra del Perú, haciéndola toda una; más no la apropiaré a ella, porque es muy diferente la gente, la disposición de la tierra y todo lo demás della". Pedro Cieza de León (1553) Primera parte de la Crónica del Perú.-:63.

5 G. Colmenares precisa que en 1547 se designó bajo el nombre de Nuevo Reyno a las Provincias de Santa Fé y de Tunja. El añade: "En la época se diferenciaba el Nuevo Reyno y la Provincia de Popayán, las partes orientales y occidentales de la Nueva Granada". Economie miniere et Société dans la Nouvelle Grenada 1550-1717.-:16.

6 G. Colmenares señala: "Los textos de los cronistas y los documentos oficiales revelan la existencia de una variedad asombrosa de agrupaciones indígenas en el momento de los primeros contactos con los españoles. La ubicación geográfica exacta de sus nombres o su identificación con un grupo que haya sobrevivido resulta generalmente imposible". (Ibidem: 56). Sin embargo hemos tratado de trazar, con base en las fuentes de la época y en obras modernas de las que se puede extraer mucha información, el mapa adjunto que presenta, no obstante algunas lagunas, el territorio aproximado ocupado por las principales agrupaciones indígenas de la época que nos ocupa.

7 Cieza de León, op. cit.:87.

8 Existe la tendencia de algunos cronistas de atribuir, generalizando, la hostilidad que podía existir entre unas y otras tribus por razones económicas o políticas, a todas las tribus americanas sin excepción, y a presentar a los españoles más como pacificadores que como conquistadores". J. Friede Los Quimbayas bajo la dominación española. 1539-1810..- Bogotá 1963,:14.

9 J. Friede Los Andaki 1538-1947. Historia de la Aculturación de una tribu selvática..-:100.

10 "A lo cual diré que todos los indios subjetos a la Gobernación de Popayán han sido siempre y lo son behetrías. No hubo entre ellos señores que se hiciesen temer. Son flojos, perezosos y sobre todo aborrescen el servir y estar subjetos; que es causa bastante para que recelasen de estar debajo de gente extraña y en su servicio... Y como los españoles los aprieten, vanse una legua de allí o dos, o lo que quieren, y en tres o cuatro días hacen una casa, y en otros tantos siembran la cantidad de maíz que quieren y lo cogen dentro de cuatro meses. Y si allí también los van a buscar, dejando aquel sitio van adelante, o vuelven atrás, y adonde quiera que van o estan, hallan qué comer y tierra fértil y aparejada y dispuesta para darles fruto; y por esto sirven cuando quieren y es en su mano la guerra o la paz". Cieza de León op cit: 64.

11 J. Friede señala: "A nuestro modo de ver, la faja despoblada era una especie de ‘Tierra de nadie’ que, como pudimos constatar en otra ocasión, separaba frecuentemente las posesiones de una tribu de las de sus vecinas... " (Los Quimbayas. op. cit.:. 14)

12 J. Friede, evocando a los indígenas del Alto Magdalena, señalaba: "Se trataba de libres agrupaciones alrededor de sus caciques o mandones, quienes carecían de un firme y autocrático dominio sobre sus indios. Además ningún cacique aparece con mando sobre otros caciques". (Los Andakis, op. cit: 86)

13 "Los del Perú sirven bien y son domables porque tienen más razón que éstos, y porque todos fueron subjetados por los reyes ingas, a los cuales dieron tributo, sirviéndoles siempre y con aquella condición nascían. " (Primera Parte de la Crónica del Perú, op. cit.:65.)

14 Según H. Trimborn (Señorío y Barbarie en el Valle del Cauca: 172-173) toda la vida indígena, está penetrada de conceptos mágicos, y los indígenas, adoradores del agua y del sol, ofrecen ídolos en oro a sus dioses para demandarles su ayuda en la vida agrícola.

15 Cieza de León, op. cit.:78.

16 Ibídem,:87.

17 Ibídem,: 110.

18 M. Mauss "Essai sur le Don" en Sociologie et Anthropologie: 165. El autor evoca las sociedades de Norteamérica, pero su observación, según nuestro punto de vista, se puede aplicar a los grupos indígenas a los que nos referimos.

19 Cieza de León, op. cit.: 68 y 71. Algunas veces los Señores eran enterrados "en lo alto de los cerros". Las tumbas se distinguían a lo lejos, teniendo el aspecto de una pequeña montaña. Era el caso en Antioquia o Arma.

20 Debe exceptuarse a los indígenas quimbayas, recolectores de algodón y fabricantes de "mantas". Pero la difusión de estas "mantas" - salvo posiblemente hacia la región vecina de Ancerma - no ha sido atestiguada. H. Trimborn señala por ejemplo: "...en el fenómeno de política comercial... no intervinieron los Quimbayas, sino que tuvo lugar en la meseta de Bogotá". (Señorío y Barbarie en el Valle del Cauca op. cit.: 191)

21 J. Friede quien presenta a los chibchas "como un pueblo eminentemente industrioso con un balance activo de su comercio exterior", resaltaba que estos indígenas exportaban "mantas finas de algodón" mucho mas allá de sus fronteras políticas hasta el Valle del Río Cauca. (Invasión del País de los Chibchas,:18).

22 Cieza de León evoca los intercambios que unían a los indígenas de Arma con aquellos "de las naciones que están al oriente", una vez atravesada la cordillera central. En estas operaciones, las mercancías intercambiadas eran "mucha suma de oro y ropa de algodón. " (Primera Parte de la Crónica del Perú, op. Cit.: 73).

23 J. Friede Invasión del País de los Chibchas, op. cit.:17.

24 J. Pérez de Barradas: "Los Muiscas antes de la Conquista", Volumen 2:139.

25 Epítome de la Conquista del Nuevo Reyno de Granada, transcripción completa del manuscrito por D. Ramos Pérez, en "Ximenez de Quesada Cronista":2l6-307. El autor del Epítome evoca las bellas "mantas" coloreadas y ornadas de dibujos que servían de dádivas a los jefes. El cuerpo del cacique difunto, era envuelto en estas "mantas", antes de ser enterrado en el santuario o sepultado en los lagos sagrados con todo el oro que impusiera su alto rango. Esta es la razón por la cual un indígena hubiera preferido padecer la muerte antes que tocar estos lugares sagrados. (Ver la obra citada: 300 y 301).

26 Fernández de Oviedo: "Historia Natural y General de las Indias" Tomo III: 128.

27 "Sus tractos e mercaderías son muy ordinario, trocando unas cosas por otras e con mucho silencio e sin voces; e no tienen moneda." (Oviedo, op. cit. III: 126). En cambio, el Padre Simón por ejemplo, (Noticias Historiales de las Conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales,) hace alusión a "unos tejuelos redondos" que podían servir de moneda pero se debe señalar que la relación de Simón, a principios del siglo xvii, es muy posterior a aquella de Oviedo, hacia 1549. Compartimos la opinión de J. Pérez de Barradas quien escribe: "El uso de los tejos como moneda fue costumbre introducida por los Españoles..." (Los Muiscas Antes de la Conquista, Op. Cit.:159)

28 H. Trimborn anota que entre los grupos indígenas de Popayán no existía una moneda independiente del valor de las cosas y que hubiese adquirido validez mediante un decreto del poder público, (op, cit: 188)

29 Marcel Mauss diferenciaba tres etapas para llegar a la noción de moneda:
-Una fase estática en la que el valor mágico de un objeto pertenecía exclusivamente a un grupo. No existía comunicación con otros grupos.
-Una fase dinámica en la cual los objetos mágicos se cambiaban, creando una corriente de fuerzas espirituales, instaurada por el cambio mismo, dádivas y presentes entre los grupos. Las sociedades gozaban de los intercambios para cumplir los ritos propios a su cultura. Como hipótesis, es a este nivel donde nosotros encontramos los intercambios entre la sociedad chibcha y la de Popayán.
- Finalmente, la tercera fase, la nuestra, corresponde al desprendimiento de estos bienes de los grupos y de las personas. Salimos del dominio mágico y penetramos en aquel, impersonal, arbitrario, de la noción de moneda dependiente de la autoridad española que la acuña. ("Essai sur le Don", en Sociologie et Antropologie, op. cit. Volumen II: 146.)

30 J. Pérez de Barradas "Los Muiscas antes de la Conquista", op. cit. volumen 1:146.

31 Ver Fray Pedro de Aguado Historia de la Provincia de Santa Marta y Nuevo Reyno de Granada Volumen 1:178-179.

32 Ver J. Friede "Invasión del País de los Chibchas", op. cit.: 18. Reuniendo las informaciones de diversos autores, hemos elaborado el mapa adjunto: "Los caminos de los indígenas antes de la Conquista".

33 P. Rivet señala: "A pesar de las diferencias morfológicas que existen entre las industrias de Antioquia y el País de los chibchas, la técnica de los orfebres de estas dos regiones es, en sus grandes lineas, idéntica. "L’Orfévrerie Colombienne" conferencia del XXI Congreso de Americanistas. Agosto de 1924.:21. Sabemos que los célebres orfebres chibchas del centro de Guatavita iban a impartir sus enseñanzas mucho más allá de su territorio. (Ver Juan de Castellanos: Historia del Reyno de Nueva Granada, Volumen I,: 24-25.)

34 Cieza de León, op. cit.: 73. Para situar los territorios nombrados por los antiguos cronistas - los nombres hoy en día han desaparecido - se puede consultar la bella obra "Atlas de Mapas Antiguos de Colombia - Siglos xvi a xix".

35 Ver G. Colmenares: Economie Miniere et Société... op. cit.: 16-19

36 Ibídem,: 26

37 ARAH/M 9-25-4-4661.

38 La fundación de la "Casa de la Moneda" tuvo lugar el 1 de abril de 1620. (Ver M. Barriga Villalba: "Historia de la casa de la Moneda", Volumen 1:13-14)

39 Ver H. F. Burzio: Diccionario de la Moneda Hispanoamericana.- Volumen II: 173.

40 Ver Aguado, op. cit. Tomo 1: 365. El autor subraya que los chibchas, carentes del oro nativo, lo aliaban en fuerte proporción con el cobre.

41 Ver H. F. Burzio (op. cit. Tomo II: 184) quien da un ejemplo de una conversión del mismo orden.

42 G. Colmenares Historia Económica y Social de Colombia. 1537-1719 op. cit.:.100.

43 Ibid.: 100

44 "La tasación debía hacerse en productos de la tierra, sin imponer trabajos en las estancias o minas, tomando en consideración las necesidades vitales de los naturales" (Citado por J. Friede: "Los Quimbayas..." op. cit.: 94)

45 ARAH/M Relación de 1560; folio 7 verso.

46 El visitador de 1560 escribía: "Los que traen yndios a las minas son los que están tasados en mantas y no las hacen. Dan yndios para sacar oro para que se paguen los encomenderos el valor de las mantas." (Folio 8 verso)

47 Pedro de Hinojosa declaraba: "Los yndios de la provincia se veían constreñidos a comprar mantas para satisfacer el tributo o pagar simplemente su equivalente en oro". Archivo General de Indias. Justicia. L.369. Doc. 1, Folio 31v. Citado por G. Colmenares Historia Económica y Social de Colombia op. cit.:124

48 En el curso de la visita de Angulo de Castejón a Cartago, en 1568, los encomenderos hicieron alusión a estos precios. (Ver J. Friede: "Los Quimbayas..." op. cit.:. 120) Se observan los beneficios de los encomenderos del Nuevo Reino que obtenían gratuitamente las "mantas" chibchas, sobre la base de medio peso la unidad y las vendían a 2 pesos en Popayán.

49 Relación de 1560, folio 10 verso

50 Cédula Real del 30 de marzo de 1549, citada por Juan Friede en Documentos inéditos para la historia de Colombia coleccionados en el Archivo General de Indias de Sevilla Tomo X: 1549-1550. Documento 2131: 58 y 59.

51 El visitador de 1560, dando las cuentas generales de la producción minera para el año en la Nueva Granada, indicaba: "Del oro de las minas se paga el diezmo por mando de Su Majestad". (Folio 36 verso)

52 Hablando del punto de partida del circuito, Bogotá-Tunja, donde los encomenderos recuperaban las "mantas", el visitador de 1560 escribía: "Está el engaño que los encomenderos conmutan las tasas de oro en mantas porque los yndios las dan con menos pesadumbre y a los encomenderos les es más interés las mantas porque dellas ni pagan diezmos a su Majestad ni al Obispo. " (Folio 36 verso.)
Evocando ahora el punto de llegada de este circuito, la Gobernación de Popayán, donde los indígenas, extraoficialmente son obligados a comprar mantas para cumplir con el tributo y por lo tanto a dar clandestinamente oro a los encomenderos, el visitador constata: "Es causa desto contar con el oro en polvo con los yndios y no aber horden en el venir a fundir, y que los plateros de oro labran el oro que quisieren sin registrar el oro ni sin que se sepa que esté diezmado o quintado. Puede un platero fundir todo el oro en polvo que quisiera sin pagar quinto y hacello joyas". (Relación de 1560, folio 36 verso)

53 Los Oficiales Reales de Santa Fé, en su relación de 1571 informan "del oro fundido que lo funden los yndios según su costumbre para pagar los tributos, se paga a su majestad el quarto". (Descripción de la Ciudad de Santa Fé de Bogotá del Nuevo Reyno de Granada, 1571, ARAH/M.9-254-4661, no. 14, fol 7).

54 Cieza de León escribía: "Los indios desta tierra alcanzaban mucho oro de baja ley. También poseyeron oro fino, de que hadan joyas.." (Primera Parte de la Crónica del Perú, op. cit.:108)

55 "La situación que se encuentra entre los indios es lamentable. Se les trata como esclavos, vendiéndoles a traficantes, se les obliga a trabajar en minas sin dejarle tiempo para hacer sus labranzas, se le quita sus bienes, se les azota si no quieren trabajar". (Ver J. Friede: Don Juan del Valle Primer Obispo de Popayán": 10)

56 "Relación sobre la provincia de Popayán, sus pueblos, productos e Indios". Publicada en la Colección de documentos inéditos relativos al Descubrimiento, Conquista y Organización de las provincias Españolas de América. Primera serie, Tomo 41: 438-492. El texto de este autor no se encuentra datado. Pero se sabe que Gerónimo de Escobar fue cura de Cartago en 1573. J. Friede escribe, por ejemplo, que este eclesiástico era "conocedor de la región por haberla visitado y vivido en ella como cura hacia 1573..." (Los Quimbayas, op. cit.:106).

57 Relación de 1560, folio 35 verso /36 recto. El visitador precisa que 300 negros van a las minas con los indígenas, y el añade: ".. Trabajan estos doscientos y cincuenta días en el año."

58 Gerónimo de Escobar precisa la producción de cada centro: Almaguer: 30.000 pesos, Popayán: 40.000 pesos, Chapanchica: 8.000 pesos. Ancerma: 70.000. Arma 6.000 pesos. Antioquia: 50.000 pesos.

59 G. Colmenares Historia económica y social, op.cit.: 206. Según este autor, las autoridades locales hadan la vista gorda ante el tráfico de esclavos negros.

60 Hacia 1547, el visitador Sebastián de Magaña, evocando la situación de las minas de Ancerma, evalúa la pérdida que representa la muerte de un esclavo negro, deceso casi cotidiano, a más o menos 300 pesos. (Carta de Sebastián de Magaña, visitador de la Real Caja de Popayán, en Documentos Inéditos relativos al Adelantado Sebastián de Belalcazar. op. cit: 284). En 1585, estos precios - entre 250 - 300 pesos la unidad - se mantenían. (G. Colmenares, Historia Económica y Social de Colombia, op. cit.: 210)

61 Insiste en "la función de motor esencial que jugaba el oro en la economía del Nuevo Reyno y por lo tanto de Cartagena. " Pero añade: "finalmente, el oro lleva al fraude porque necesita de un poblamiento negro. El oro de Buritica utiliza, en gran cantidad, a la mano de obra negra. Particularidad esencial. Esta presencia negra se debe posiblemente a factores locales que se nos escapan pero se puede suponer, dado el precio de la mano de obra servil africana de importación’, que el oro más que la plata permite, por un gran rendimiento, este lujo insensato." H. y P. Chaunu: "Seville et l’Atlantique (1540-1650) " Tomo VIII -1 Les Structures. 1024-1025

62 J. López de Velazco: Geografía y Descripción Universal de las Indias: 175

63 Gerónimo de Escobar habla en principio de todo el oro, sacado de las minas de la Gobernación de Popayán y que se evade por los caminos del fraude: ".. se pierden los quintos de Vuestra Alteza, por causa de que corre el oro por toda la tierra en polvo.." Relación de la Provincia de Popayán. op. cit.:483. El autor evoca a continuación el oro que se evade del Reyno, desde Santa Fé de Antioquía, hacia Cartagena: "Cantidad de oro que cobran e lo pueden sacar fuera del Reyno (ibid.: 486). El tráfico negrero desempeña un papel importante en estas evasiones. Compara Escobar esta situación con la de la gobernación de Veragua "que corre este daño por urtar la mitad del oro que sacan los negros", (ibid: 489.).

64 Fray Pedro de Aguado precisa que los Panches "fueron ahuyentados de los nuestros, dejando sus casas y haciendas, frágiles y de poco precio, en poder de los Españoles". (Tomo 1: 407)

65 El visitador escribe: "Tendrá hasta mili yndios que estan de guerra; causola tener a las espaldas yndios que estan alzados de la ciudad de Tocayma y Mariquita". (1560, Folio 9)

66 Ver J. Friede Los Quimbayas

67 "gente desnuda y caribe y mayores carniceros que ay en rodas las Indias de suerte que los vivos son sepulturas de los muertos...y a habido tanto exceso en esta villa que se han comido unos a otros en mas cantidad de ocho mill yndios... " Relación de 1560, folio 12

68 A pesar de las controversias nacidas entre los teólogos sobre este problema, la Corona se mostró muy prudente sobre la legitimidad de la esclavitud de los indígenas. Llega hasta prohibirla, con la excepción de Chile y entre los indígenas "sumamente fieros y bárbaros, y que comían carne humana... " (Ver J. de Solórzano y Pereira Política Indiana Volumen 1:136)

69 Gerónimo de Escobar Relación de la Provincia de Popayán op. cit.: 478

70 Relación de 1560, folio 12.

71 J. Friede: Los Quimbayas... op. cit.:87

72 "Relacion de los Pueblos de la Audiencia y Chancelleria del Nuevo Reyno de Granada, Gobernación de Santa Marta, Cartagena, Popayan" ARAH/M. 9-2544661- Doc. X.

73 "Es platica muy comun entre los que tienen noticia desta tierra que seria cossa de mucha ymportancia se poblase una villeta e poblazon que sería asegurar aquellos camynos e probinçias. Es tierra de oro e todas las comarcas serian muy aprovechadas e los yndios de aquella probincia se allanarían. Estan indomitos y acostumbrados a ser omiçidos". Relación del Nuevo Reyno, 1571 ARAH/M 9-25-4-4661- fol 5r.

74 Fray Pedro de Aguado escribe: "Los indios, como su intento jamás fue de perder su libertad ni sujetarse a nadie... no se hallando por ninguna ley obligados a volver al trato de los españoles, se tornan a sus casas, y algunas veces... se van a partes donde procuran asegurar sus personas, mujeres y hijos y haciendas... " (Tomo II; 241)

75 Relación de 1560, Folio 13 verso

76 Ibidem, folio 15

77 Ibid, Fol. 10v.

78 Ibid. Fol 17.

79 Ibid. Fol.16r.

80 Fray Gerónimo de Escobar evoca las prácticas de los indígenas que escondían el oro en las cavernas, otros en las altas montañas, otros finalmente en las lagunas que ellos guardaban preservadas para el demonio de su antigüedad, (op. cit.:. 485)

81 Relación de 1560, folio 4

82 Ibídem, folio 2. En su carta al Rey, datada en noviembre de 1549, Belalcázar escribía que los indígenas del Perú "viven en República y en cuenta y razón", mientras que los indígenas de Popayán "viven cada uno por si, muy lejos unas casas de las otras, que en distancia de dos leguas suele haber pueblos de quince o veinte casas. " (Documentos inéditos relativos al Adelantado Sebastián de Belalcázar, op. cit.: 350)

83 En el Alto Magdalena, estaríamos en presencia de familias, viviendo entre ellas, o de pequeños grupos que se unían por necesidades de guerra. Estas estructuras recuerdan aquellas de los araucanos, en el sur del Río Bío-Bío. Alvaro Jara hablando de los araucanos, describe "los pequeños núcleos familiares", que viven de una agricultura rudimentaria, complementada por la recolección, la caza y la pesca. Estos grupos vivían en modestas aglomeraciones, una cincuentena en promedio. Pero ellos tenían por costumbre unirse espontáneamente "por razones de defensa mútua", fundamentalmente, para realizar un combate riesgoso contra los españoles. (Ver Guerre et Société au Chili. Essai de Sociologie Coloniale.: 52-53). Esta misma unión entre los grupos indígenas del Alto Magdalena, al norte del antiguo Imperio inca, va a existir de manera particular entre los paeces y pijaos.

84 "La tierra donde viven estos indios pijaos es muy áspera y fragosa y toda la más de montañas bravas... En distancia de cuarenta leguas hay mil y quinientos indios... júntanse con facilidad todas las veces que salen a saltear, robar y matar gente. "Los inconquistables. La Guerra de los Pijaos, 1602-1603-:106. Por otra parte, Juan Friede señala: "Las alianzas entre las tribus del Alto Magdalena se hacían en forma fácil. (Los Andakis... op cit.: 100).

85 El oidor Arteaga evoca el caso de musos y colimas que eligieron a un cacique de la provincia de Vélez, evadido del yugo español, "y a este hicieron los Musos su Capitán, los cuales con el se defendieron, que mataron muchos españoles y desbarataron tres capitanes. " (Oidor Arteaga, op. cit. Folio 7.) En 1572, evocando el caso de los indígenas rebeldes de Chile, Pedro Sarmiento de Gamboa describía las mismas costumbres. (Historia Indica: 210-211). Es interesante relacionar las situaciones existentes en dos extremidades del antiguo imperio Inca, al norte y al sur, donde sucedieron las rebeliones de paeces y pijaos, y la de los araucanos.

86 Juan Friede: Los Andakis. op. cit.:106.

87 Relación de 1560, folio 6 verso.

88 Los Inconquistables....op. cit. nota (1):106.

89 Fray Pedro de Aguado, Tomo III: 333

90 N. Wachtel quien analiza las guerras de los araucanos, constata que con la adopción del caballo, estos indígenas "enriquecieron sus técnicas con un elemento nuevo a fin de luchar contra la dominación española y defender sus tradiciones. " (La Visión des Vaincuss. op. cit.: 296)

91 "Ya se les acaba la pólvora con que tiran, y van ya huyendo..." declara el jefe arengando a sus indígenas contra los españoles. (Aguado Tomo III.: 399)

92 Juan Friede señala: "Los Pijaos, Páez, Timanáes y Yalcones formaban un compacto grupo de tribus belicosas que ocupaban la cadena andina que se interpone entre los altos cursos del Cauca y Magdalena e interferían la comunicación entre las dos porciones de un vasto territorio ya conquistado por los españoles: La sección oriental - el Nuevo Reino de Granada - y la occidental - La Gobernación de Popayán -."Los Quimbayas... op. cit.: 158.

93 El padre Aguado escribía que los pijaos "se ponían en los caminos pasajeros que los españoles seguían del Nuevo Reino a la Gobernación de Popayán, y allí, a manera de salteadores, mataban a los soldados españoles y se recogían con soberbia de gente vitoriosa a sus casas y cumbres de la sierra". (Aguado Tomo III: 329).

94 El Capitán Diego de Bocanegra informó a la Audiencia de Santa Fé de su lucha contra los pijaos: "La orden y astucia de pelear de estos indios pijaos es terrible y pone cuidado y recelo a los más prácticos y valientes capitanes y soldados... Son astutos, vigilantes, ingeniosos y muy hábiles en revolver y menear las lanzas y dardos con que pelean de tal manera, que no les impide ni embaraza la montaña. Cuando acometen de noche a los españoles no se reparan ni detienen hasta llegar cuerpo a cuerpo". (Los Inconquistables...op. cit.: 107).

95 Ver N.Wachtel: La Vision des Vaincus op. cit.: 115 -120.

Table des illustrations

Titre TABLA 1. Tasaciones anuales de los Distritos de Bogotá -Tunja
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2504/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre TABLA 2. Disminución de la población en la Gobernación de Popayán
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2504/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 122k
Titre TABLA 3. Disminución de tributarios y encomenderos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2504/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 185k
Titre TABLA 4. Capital invertido en esclavos negros y producción, 2573.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2504/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Titre MAPA 1. Caminos indígenas antes de la conquista.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2504/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 563k
Titre MAPA 2. Caminos de transportes entre las minas de los españoles en 1560.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/2504/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 584k

© Institut français d’études andines, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.